Version classiqueVersion mobile

Sobre las estadísticas de infancia y trabajo en Colombia

 | 
Giampietro Schibotto

IV. Datos estadísticos de Colombia para el periodo 2001-2007

Texte intégral

A. DATOS GENERALES DEL INFORME COMPARATIVO 2001-2007

  • 37 Ibíd.

1Todos los datos referidos a los años 2001-2007 fueron unificados y comparados en una publicación del dane titulada “Análisis en profundidad y términos comparativos de los años 2001, 2003, 2005 y 2007 sobre trabajo infantil”37, que representa para este periodo la fuente única de datos disponibles a nivel nacional y también con desagregaciones referidas a trece ciudades principales.

2En estos años la dinámica demográfica relativa a la población de 5 a 17 años evidencia un aumento en términos absolutos, pero con una disminución del peso en porcentaje de este rango de edad con relación a la población total, como se puede apreciar en la tabla 1.

3Ello nos dice que también en Colombia hay un proceso de envejecimiento de la población y que todavía se trata de un proceso muy lento y gradual, que no ha modificado sustantivamente en este periodo la distribución etaria y generacional.

TABLA 1. EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN TOTAL Y DE 5 A 17 AÑOS. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

Años

Población total

Población de 5 a 17 años

Porcentaje

2001

40 306 313

10 921 899

27,1

2003

41 847 421

10 925 930

26,1

2005

42 888 592

11 215 504

26,2

2007

43 926 034

11 358 054

25,9

Fuente: dane. Proyecciones de población, base censo 2005.

4Con relación al trabajo de los niños y adolescentes hay que considerar que el indicador clave lo constituye la cifra de niños, niñas y adolescentes que en el momento de la encuesta declararon haber participado en una ocupación remunerada o no, la semana inmediatamente anterior, en la producción de bienes y servicios para el mercado.

5Los resultados fundamentales nos dicen que para este lapso la magnitud de niños, niñas y adolescentes que participan en el mercado laboral ha disminuido de manera continua durante los años investigados: 623.210 niños, niñas y adolescentes menos en el mercado laboral. Este resultado se debe considerar dentro de un periodo de buenos indicadores económicos. En el gráfico 2 se resume la evolución en el periodo considerado.

6La reducción resulta significativa también comparando cabecera y resto. Y si consideramos la tasa de participación laboral de los niños, registramos a nivel nacional una baja del 12,9% en 2001 al 6,9% en 2007.

7Sin embargo, los datos mencionados se refieren al trabajo infantil, con exclusión de los oficios del hogar. Como ya hemos recordado, en la mencionada Decimoctava Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo se retomó la antigua y candente cuestión de si el trabajo familiar no remunerado debe considerarse trabajo y, por ende, entrar en las estadísticas o no, con indicaciones un tanto ambiguas.

GRÁFICO 2. EVOLUCIÓN DE LA MAGNITUD DEL TRABAJO INFANTIL, SEGÚN AÑO Y POR ÁREA. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 2. EVOLUCIÓN DE LA MAGNITUD DEL TRABAJO INFANTIL, SEGÚN AÑO Y POR ÁREA. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y módulos de trabajo infantil en ech 2003-2005 y geih 2007.

  • 38 Lo mismo no se puede decir de los medios de comunicación masivos, que tendencialmente refieren solo (...)

8En este contexto hay que reconocerle al dane la honestidad de haber cumplido con la responsabilidad de ofrecernos datos relativos también a lo que se denomina “trabajo infantil en un sentido amplio” y que comprende también a los niños y adolescentes que cumplen tareas domésticas en su propio hogar por 15 o más horas semanales38. Entonces el cuadro de conjunto para el periodo considerado, ajustado con los indicadores referidos a los oficios del hogar, resulta ser el siguiente:

TABLA 2. EVOLUCIÓN DE LA MAGNITUD DEL TRABAJO INFANTIL EN EL SENTIDO AMPLIO, SEGÚN AÑO. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

Años

Trabajo infantil sentido amplio

Trabajo infantil

15 y más horas en oficios del hogar

2001

2 126 340

1 409 777

716 563

2003

2 090 347

1 180 864

909 486

2005

1 886 640

999 896

886 744

2007

1 628 300

786 567

841 733

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005 y geih 2007.

GRÁFICO 3. EVOLUCIÓN DE LA MAGNITUD DEL TRABAJO INFANTIL EN EL SENTIDO AMPLIO, SEGÚN AÑO. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 3. EVOLUCIÓN DE LA MAGNITUD DEL TRABAJO INFANTIL EN EL SENTIDO AMPLIO, SEGÚN AÑO. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005 y geih 2007.

9La cifra total, entonces, de niños trabajadores colombianos de 5 a 17 años en el 2007 era de 1’628.300. La reducción del trabajo infantil, con el criterio de sentido amplio, se verifica en forma más lenta entre 2001 y 2007, pues la reducción en 498.040 personas equivale al 23,4% de la cifra constatada en 2001, mientras que los 623.210 niños que dejan de trabajar equivalen al 44,2% de ese mismo año.

10Considerar que el trabajo infantil en un sentido amplio sumaba en 2007 más de un millón y medio de niños y adolescentes (y que como veremos aumentaron considerablemente entre 2007 y 2009) nos permite fundamentar una primera reflexión, relativa a que la participación laboral de la infancia es un hecho social y económico de notable envergadura, al punto que es necesario asumirlo como un fenómeno no marginal o residual a nivel cuantitativo. En este sentido, cualquier intento de minimización está fuera de la realidad.

11Pero estos datos también nos dicen que su mismo tamaño numérico coloca este fenómeno en un nivel estructural que le quita fundamento a cualquier lectura simplemente comportamentista, moralizante o condicionada por una perspectiva de judicialización del fenómeno mismo. Esto no significa regresar a una lectura burdamente estructuralista de la realidad. Bien sabemos que el fenómeno del trabajo infantil, en cuanto multifacético, es también multicausal y multifactorial, que en su determinación entran factores económicos, pero también culturales y comportamentales. Sin embargo, el elemento estructural que finalmente se focaliza en una condición de pobreza, constituye de todas maneras un trasfondo difuso, un telón de fondo y un escenario en el cual, y tan solo en el cual, otras determinantes pueden actuar y jugar su rol.

12Es interesante considerar los datos desagregados por rango de edad, que nos permiten unas consideraciones analíticas. El panorama que se nos presenta es el siguiente para los años 2001-2007 (ver gráfico 4).

13Como era de esperarse, el porcentaje mayor de menores trabajando se refiere a los adolescentes de 15 a 17 años. Queda el interrogante de cuánto estos datos sean confiables, pues el rango de edad mencionado es también aquel en que el trabajo se vuelve legítimo y por ende declarable, sin mayores problemas, a los investigadores. Por ende, nos inclinamos a pensar que para los otros rangos de edad los datos podrían estar subestimados, debido al carácter clandestino, oculto y autocensurado del fenómeno estudiado. De todos modos, resulta evidente la urgencia y necesidad de articular programas de prevención del trabajo infantil con programas de protección del trabajo adolescente y juvenil, pues es en este recorte etario que se concentra la mayoría de los menores trabajadores.

GRÁFICO 4. EVOLUCIÓN DE LAS TASAS DE PARTICIPACIÓN DEL TRABAJO INFANTIL, SEGÚN GRUPO DE EDAD Y POR AÑO. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 4. EVOLUCIÓN DE LAS TASAS DE PARTICIPACIÓN DEL TRABAJO INFANTIL, SEGÚN GRUPO DE EDAD Y POR AÑO. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005 y geih 2007.

B. NIÑOS TRABAJADORES Y ESCOLARIZACIÓN EN EL INFORME COMPARATIVO 2001-2007

14Los datos que nos proporciona el documento del dane que estamos considerando son ambivalentes y no permiten dirimir el debate sobre el rol de obstáculo a la escolarización que jugaría la incorporación temprana de los niños al mercado laboral en un sentido amplio. En primer lugar, se destaca un supuesto nexo causal entre el decrecimiento del trabajo infantil y el crecimiento de la tasa global de escolarización que del 2001 al 2007 pasó del 85,0% al 88,4%. En otras palabras, el comportamiento de la tasa de asistencia mantiene una tendencia constante con unos incrementos moderados (de 0,8% a 2,1%) entre cada periodo. Si bien la progresión ha sido moderada entre los periodos analizados, es necesario resaltar que, en comparación con el 2001, el 2007 registra un incremento de 748.572 niños, niñas y adolescentes que hacen parte del sistema educativo, supuestamente congruente con una disminución del 44,2% de la población infantil que trabaja.

15Sin embargo, sorprendentemente encontramos en otro gráfico (el 22 del documento del dane) que los niños trabajadores que realizan oficios del hogar tienen una tasa de asistencia escolar superior al conjunto de los otros niños, sugiriendo entonces la posibilidad de que ciertos tipos de trabajos más bien favorezcan los procesos educativos.

16Consideremos de todas maneras los gráficos generales 5 y 6 que nos presenta el análisis comparativo del dane.

GRÁFICO 5. TASAS DE ASISTENCIA ESCOLAR, SEGÚN TIPO DE ACTIVIDAD Y POR AÑO. CABECERA. 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 5. TASAS DE ASISTENCIA ESCOLAR, SEGÚN TIPO DE ACTIVIDAD Y POR AÑO. CABECERA. 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005 y geih 2007.

  • 39 Notamos, por otro lado, que los datos de asistencia escolar de los niños que buscan trabajo son en (...)

17Como ya hemos recordado, los niños que más acuden a la escuela son los que trabajan en oficios del hogar, con un porcentaje mayor que el conjunto de todos los niños; por otro lado, los que menos acuden al servicio escolar no son los niños trabajadores, sino los que ‘buscan trabajo’, es decir, los niños desempleados39. Es interesante esta constatación, pues resulta que la condición de desempleo es la más hostil a los procesos formativos institucionalizados, una condición de desempleo a la que en muchos casos los niños son llevados también a raíz de las políticas erradicacionistas.

GRÁFICO 6. TASAS DE ASISTENCIA ESCOLAR, SEGÚN TIPO DE ACTIVIDAD Y POR AÑO. RESTO. 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 6. TASAS DE ASISTENCIA ESCOLAR, SEGÚN TIPO DE ACTIVIDAD Y POR AÑO. RESTO. 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y Módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005 y geih 2007.

  • 40 Así, por ejemplo, se expresa Francisco M. Aliaga Abad: “A nuestro entender, aún no se han analizado (...)

18Los gráficos anteriores evidencian claramente que, de todos modos, los niños trabajadores acuden a la escuela en menor porcentaje con relación al total de la población infantil. Pero sería equivocado extraer de ello una relación unívoca y rígidamente uniforme sobre un supuesto nexo causal negativo entre trabajo y educación. En primer lugar, el niño trabajador no es solo eso, sino que es también un niño que vive en la ciudad o en el campo, pobre y carente en la mayoría de los casos, perteneciente a distintos tipos de familias, en fin, es un conjunto complejo de circunstancias e identidades, cada una de las cuales puede jugar un papel significativo en la determinación de ir o no ir a la escuela. Por ende, sería necesario cruzar todas estas variables y medir el peso de cada una de ellas40. En particular, consideramos que una gran parte de los niños y adolescentes trabajadores son del campo y que justamente en el campo la oferta educativa es mucho menos atractiva por la calidad de la misma, el número de planteles escolares, la distancia, etc. Entonces, en parte la menor escolarización de los niños trabajadores podría depender no tanto, o no exclusivamente, del hecho de que trabajen, sino también del hecho de que en gran parte son niños del campo. Y así mismo podríamos reflexionar sobre el peso de otras variables.

19Igualmente interesante es la mirada y percepción propia de los sujetos interesados, es decir, los mismos niños y sus familias, que ofrecen respuestas sorprendentes sobre las razones del porqué de las resistencias a los procesos de escolarización.

  • 41 Testimonio recogido por Rubiela Godín Díaz en Aproximación a los derechos de la infancia y adolesce (...)

20Como se puede apreciar en el gráfico 7, el trabajo, tanto en un sentido estrecho como en un sentido ampliado, suma porcentajes absolutamente insignificantes como razón principal para la no asistencia escolar. Las dos razones que suman más o menos el 50% son una económica, es decir, la falta de dinero para costear los estudios, la otra más bien de carácter subjetivo, es decir, el hecho que la escuela no les gusta a estos niños. Si a esto le sumamos que en unos casos no hay cupos o no hay centros educativos cercanos, podemos concluir que la responsabilidad que demasiado apresuradamente se le atribuye al trabajo infantil depende, por el contrario, de las carencias de la oferta educativa y de un modelo extremadamente rígido de educación que predomina en nuestro medio. Así, por ejemplo, se expresa un niño del departamento de Sucre con relación a este aspecto: “Es que uno sale del colegio y ya, uno no es nadie porque no se defiende en nada, y aprende química, aprende matemática, aprende inglés, aprende muchas cosas que en realidad no van a servir y que de pronto no sé […] le gusta algo en especial y de eso quiere defenderse en la vida, entonces yo pienso que la educación en Colombia debería cambiar en ese aspecto y enseñar lo que a uno le gusta, desarrollar esas habilidades que uno tiene, que uno quiere, para que puedas salir del colegio sabiendo algo”41.

GRÁFICO 7. PORCENTAJE DE POBLACIÓN DE 5 A 17 AÑOS QUE NO ASISTE A UN ESTABLECIMIENTO ESCOLAR, SEGÚN RAZÓN PRINCIPAL DE NO ASISTENCIA Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 7. PORCENTAJE DE POBLACIÓN DE 5 A 17 AÑOS QUE NO ASISTE A UN ESTABLECIMIENTO ESCOLAR, SEGÚN RAZÓN PRINCIPAL DE NO ASISTENCIA Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y Módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005 y geih 2007.

21A conclusiones parecidas, aunque expresadas con otro lenguaje, llega el mismo dane, pues frente a estos datos tan contradictorios entre ellos, no se niega, en el mismo informe de análisis comparativo, a afirmar lo que sigue:

  • 42 Ver dane, “Análisis en profundidad y términos comparativos…”, ob. cit., p. 127.

Al estudiar el trabajo infantil y las tasas de escolaridad, se infieren dos argumentos. En primer lugar, que existe un considerable grupo de niños, niñas y adolescentes que trabajan y estudian de manera simultánea en las cabeceras. Esto sugiere que el trabajo no es un elemento que lleve a la deserción estudiantil, sino el trabajo bajo ciertas condiciones laborales y otras asociadas a las necesidades del individuo y el sistema educativo. Un segundo argumento está relacionado con la rigidez de los sistemas educativos; en ese sentido, el área rural ilustra, de manera elocuente, cómo la educación en el campo no respeta las condiciones de vida de los niños, niñas y adolescentes que encuentran en la escuela una institución hostil a sus intereses, expectativas y forma de vida42.

22Estas afirmaciones del dane, por llegar de tan importante fuente de información, son en lo extremo interesantes y sorpresivas, pues se admite abiertamente que:

  1. La mayoría de los niños y adolescentes trabajadores trabajan y simultáneamente estudian, lo que pone en tela de juicio el supuesto de que trabajo y educación sean antagónicos.

  2. No es el trabajo en sí el que traba los procesos de escolarización, sino más bien el trabajo bajo ciertas condiciones.

  3. En muchos casos los procesos de deserción escolar son imputables, más que a la inserción temprana de los niños en el mercado laboral, a la escasa calidad y a la rigidez excluyente de la oferta educativa.

  • 43 Procusto o Procrustes era un bandido de la mitología griega que tenía dos lechos, uno corto y otro (...)

23Estas observaciones, que provienen de una institución estatal que se supone tenga efectivamente el pulso de la situación nacional acerca del trabajo infantil, se supondría hubieran estimulado un debate de revisión crítica de las políticas educativas colombianas. Nada de eso ocurrió. Las conclusiones y recomendaciones del dane quedaron en letra muerta. El enfoque erradicacionista resultó ser absolutamente impermeable en su dogmático prejuicio teórico y en su determinismo pragmático, al punto que no hubo ningún intento de reconsideración más abierta de los esquemas dominantes: no se habló de programas de educación más atentos a las necesidades de los niños y adolescentes trabajadores, no se intentó de ningún modo construir programas de atención al niño trabajador y de mejoramiento de las condiciones laborales del mismo, no se intentó mejorar la oferta educativa, sobre todo articulándola a los distintos contextos socioculturales. Otra vez se prefirió obligar al trabajo infantil a meterse en un auténtico “lecho de Procrustes”43. Es decir, se reafirmó el paradigma del abolicionismo en su versión más apodíctica y axiomática, que no entiende razón alguna para aflojar críticamente la rigidez del esquema en función de los hallazgos estadísticos encontrados.

C. RAMA DE ACTIV IDAD, POSICIÓ N OCU PACIONAL Y CONDICIONES DE TRABAJO EN EL INFORME COMPARATIVO 2001-2007

24Otras observaciones interesantes se pueden hacer al analizar el cuadro estadístico relativo a las ramas de actividad en las que están empleados los niños y adolescentes trabajadores en Colombia.

25Estos son los datos que nos proporciona el dane, siempre considerando el periodo 2001-2007 (ver gráfico 8).

GRÁFICO 8. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES OCUPADOS, SEGÚN RAMA DE ACTIVIDAD Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 8. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES OCUPADOS, SEGÚN RAMA DE ACTIVIDAD Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. NOVIEMBRE 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y Módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005 y geih 2007.

  • 44 Para Wallerstein, los “mitos organizativos” son metarrelatos aceptados a ojos cerrados y repetidos (...)

26Se trata de datos que nos proporcionan importantes informaciones y que nos permiten restarles piso a ciertos “mitos organizativos”44 o imaginarios sociales que se han construido en Colombia acerca del trabajo de los niños y adolescentes:

  • 45 Ver de Víctor Manuel Moncayo Cruz el acápite “La explotación subsiste pero ya no reside en el régim (...)

27• La mayor parte de niños, niñas y adolescentes trabajan en la agricultura y el comercio, sectores que tienden a agrupar cerca del 68% de la población infantil trabajadora. Este dato nos dice que hay que abandonar definitivamente la vieja imagen engelsiana de los niños trabajadores en las industrias fabriles del siglo XIX. En Colombia los niños y adolescentes que trabajan en la industria representan un porcentaje muy reducido, apenas el 11,6%, calculado sobre el 6,9% del total de los niños trabajadores, lo que significa poco menos de 80.000 niños en toda Colombia, es decir, una cifra sin peso con relación a la población económicamente activa que en el mismo año sumaba 19.264.670. Este dato nos dice que el argumento de que el trabajo infantil ejercería una acción de competencia con relación al trabajo adulto no tiene fundamento, pues demuestra que las razones del desempleo masivo son otras y remontan al nuevo modelo de acumulación capitalista basado en un difuso y estructural proceso de “desalarización” de la relaciones laborales45.

28• Los niños trabajadores en las minas y en las canteras, por otro lado, representan bien cómo se puede construir un imaginario social totalmente alejado de la realidad. La campaña de satanización del trabajo de los niños que hace unas décadas condiciona una consideración más reflexiva y articulada del fenómeno ha encontrado en los niños mineros su caballito de Troya para insinuarse en las conciencias de la gente e instalar en ellas una visión piadosa, escandalizante y patológica del fenómeno en su conjunto. El pequeño rostro del niño ensuciado por el polvo del carbón ha sido para muchos colombianos el filtro ideológico con que se ha querido que se acerquen e interpreten la relación socioeconómica entre infancia y trabajo. Si vamos a ver la primeras imágenes que encontramos en internet sobre trabajo infantil en Colombia encontramos fotos de este tipo:

29La idea que uno puede hacerse es que la mayoría de los niños y adolescentes colombianos trabajan en minas y canteras, en condiciones de explotación inmisericorde y de insoportable sobrecarga física. De allí que se han hecho en estos años muchas campañas y sobre todo se han elaborado muchos programas para la “erradicación del trabajo infantil minero”.

30Pero los datos nos dicen toda otra cosa. En 2001 los niños trabajadores empleados en las minas y las canteras eran el 0,1% de los niños trabajadores colombianos en su conjunto, es decir, 786. Es cierto que es necesario resolver el problema de las condiciones de trabajo de estos niños, pero no se puede utilizarlos para construir un metarrelato ideológico sobre el conjunto de los niños trabajadores en Colombia. Si consideramos que hay más de un millón de niños desplazados, de los cuales casi no se habla y sobre los cuales no se ratifican convenios internacionales, nos preguntamos con base en qué criterios se establecen las prioridades y las emergencias que el país debe enfrentar con relación a los derechos de la infancia. Claro está que estos criterios no pueden ser tan solo de magnitud cuantitativa del fenómeno, pero tampoco podemos descuidar completamente este aspecto y crear alarmas sociales desproporcionadas, por un lado, o por el otro subestimar otras emergencias más graves.

31En estas décadas, como ya hemos recordado, sobre los niños mineros se han desatado no solo campañas de sensibilización de la opinión pública, sino también se han promovido muchos programas de erradicación. El resultado de todo ello es graficado en los datos arriba recordados: de 2001 a 2007 los niños trabajadores en minas y canteras aumentan del 0,1% al 1,0%, lo que significa en términos absolutos que se han incrementado de 786,5 a 7.865, es decir, más o menos 7.000 niños más. Frente a tamaño desastre uno esperaría un repensamiento crítico de los modelos de intervención, que apuntara por ejemplo a reconocer la inaplicabilidad e ineficacia de rígidos esquemas erradicacionistas, que no sean suportados por acciones complementarias de creación de distintas y más aceptables alternativas laborales. Nada de todo esto se ha dado. Parece como si los únicos que no han leído este informe y las conclusiones que de ello traen los mismos extensores del dane (además se trata de un informe con firma del mismo icbf) sean los responsables de las políticas públicas con relación a trabajo infantil, sean ellos instituciones estatales o grandes organismos internacionales como oit y su expresión operativa ipec.

  • 46 Es la posición que la persona adquiere en el ejercicio de su trabajo, ya sea como trabajador famili (...)

32Otro gráfico que resulta muy interesante es el referido a la posición ocupacional46 de los niños. La posición ocupacional determina varios aspectos que se señalan como características del trabajo en general y, en particular, del trabajo infantil. Por una parte, es posible considerar diferentes formas de relacionarse con los otros en el ámbito laboral, teniendo mayor o menor autonomía, y por otra, la posición que se tenga determina, en buena medida, la remuneración recibida a cambio de la tarea que se realiza.

33También frente a este gráfico se pueden hacer varias observaciones analíticas.

34• La primera se refiere al hecho de que resulta evidente un fenómeno parecido a los que acontecen en el ámbito del trabajo adulto, es decir, una progresiva pero contundente flexibilización, precarización, desalarización y familiarización de las relaciones laborales. Es lo que se ha convenido llamar el poscontractualismo, consecuente del proceso de superación del modelo keynesiano (primero en la modalidad del así llamado ‘toyotismo’ y luego directamente con un patrón de producción ‘biopolítica’), al desmantelamiento del Estado del welfare, y finalmente a la imposición de un nuevo modelo de acumulación capitalista. Todo ello, que parece muy lejos de la problemática del trabajo infantil, se refleja de hecho en el gráfico arriba reportado, donde se nota una considerable disminución del empleo formal a favor de posiciones ocupacionales más ligadas a la esfera de lo privado y del autoempleo. Ello significa que en gran medida las políticas erradicacionistas tienen un potente efecto de privatización e ‘informalización’ del trabajo de los niños, lo que trae consigo varias consecuencias todavía por analizar, pero que seguramente en muchos casos no son positivas. El mismo dane, por ejemplo, reconoce:

GRÁFICO 9. POBLACIÓN ENTRE 5 Y 17 AÑOS QUE TRABAJA, SEGÚN POSICIÓN OCUPACIONAL Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 9. POBLACIÓN ENTRE 5 Y 17 AÑOS QUE TRABAJA, SEGÚN POSICIÓN OCUPACIONAL Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y Módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005. Estimaciones de tendencia para 2007.

Para el trabajador familiar la dependencia incluye una doble relación de patrón y padre o madre, que a la vez que disminuye la autonomía, permite remuneraciones confusas o, en la mayoría de los casos, inexistentes, y mucho menos formalizadas por contratos, hecho que solo se da aplicando la costumbre y relaciones familiares… Por otro lado, el trabajador doméstico, además de que pierde autonomía, encuentra relaciones laborales que lo dejan en gran desventaja, pues al estar próximas a la servidumbre, hacen que para los niños, niñas y adolescentes sea esta una posición ocupacional que obliga a considerar a quienes la desempeñan, dentro de las peores formas de trabajo infantil.

35• Hay un comportamiento distinto de la fuerza laboral con base en el género. Para los niños es más marcado el abandono del empleo formal, disminuye aún más la figura del trabajador doméstico hombre, aumenta enormemente el trabajo independiente. En el caso de las niñas el dato más relevante es el aumento del trabajo independiente, lo que sorprende y contrasta con la idea de que las niñas se dedican prevalecientemente a los oficios del hogar. De todas maneras, este fuerte aumento del trabajo independiente significa que muchos niños y niñas simplemente deben “arreglárselas por su cuenta” y denota entonces una aumentada imposibilidad de las familias para hacerse cargo de los niños. También todo esto puede ser el resultado de políticas erradicacionistas excesivamente esquemáticas. Pongamos por ejemplo el caso del mercado bogotano de Paloquemao. Allí muchos niños y adolescentes trabajaban junto a sus padres en una posición ocupacional de trabajadores familiares no remunerados. La aplicación de una severa y rígida política de represión del trabajo infantil hizo que muchos niños trabajadores tuvieran que desplazarse a trabajar en las cercanías, transformándose así en trabajadores independientes, ya sin el cuidado y la protección de sus familiares.

36• Las investigaciones estadísticas registran el descenso o el aumento de la tasa de participación laboral de los niños. Pero ello es insuficiente si no nos preguntamos e investigamos qué ha pasado con los niños que supuestamente han dejado de trabajar y segundo cómo se han modificado las condiciones de los niños que se han quedado trabajando. Desde este punto de vista, los módulos del dane relativos al trabajo infantil no se ocupan del primer interrogante, pero sí del segundo. Sin embargo, pocos son los que leen detenidamente estos informes institucionales y, sobre todo, la comunicación a la opinión pública se queda radicalmente sesgada por la recepción exclusiva de los datos más superficiales, relativos a la cantidad de niños trabajadores. En este sentido, tendría que ser un deber fundamental de las investigaciones que se hacen sobre niños trabajadores indagar dónde van a parar los niños que supuestamente dejan de trabajar: ¿van a la escuela?, ¿traspasan el umbral de las actividades delictivas?, ¿siguen trabajando pero mimetizándose e invisibilizándose? O, finalmente, ¿se mueren de hambre? Es conveniente entonces relativizar los datos sobre un supuesto descenso de la tasa de niños trabajadores, sin saber dónde se han reubicado estos niños, sin saber si sus condiciones de vida han mejorado o empeorado, si sus derechos son más o menos respetados que antes.

37Asimismo, el gráfico 10, es sumamente importante y merece atención particular. Se trata del gráfico que distribuye el trabajo infantil con base en el rango de horas semanales trabajadas, que es el único indicador disponible que nos permite considerar si en el periodo 2001-2007 mejoraron o empeoraron las condiciones laborales de los niños.

GRÁFICO 10. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES OCUPADOS, SEGÚN RANGO DE HORAS SEMANALES TRABAJADAS Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 10. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES OCUPADOS, SEGÚN RANGO DE HORAS SEMANALES TRABAJADAS Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y Módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005.

  • 47 Propiamente la definición de trabajo peligroso, que es una de las peores formas de trabajo infantil (...)

38• Si bien hubo una casi insignificante disminución en el rango más elevado de horas (de 49 y más), rango que a su vez involucra un porcentaje mínimo de adolescentes trabajadores, los datos más sobresalientes se refieren al descenso impresionante (de 45,1% a 28,3%) de los que trabajan menos de 15 horas semanales, es decir, un tiempo de trabajo que alude a bajas tasas de explotación, compatibilidad con los procesos de escolarización, ausencia de sobrecarga física, acercándose más bien a la categoría de ‘trabajo ligero’, que la misma oit considera permitido para los menores hasta los 12 años. Complementariamente aumenta mucho el rango de 15 a 34 horas semanales y también el rango de 25 a 48 horas semanales, lo que nos lleva ya dentro de los límites de la peores formas de trabajo infantil, puesto que el trabajo peligroso se determina a partir de más de 43 horas semanales, independientemente del tipo de actividad laboral47.

39• El resultado entonces es que, si bien se redujo el número de niños trabajadores, se dio un sustantivo empeoramiento de las condiciones laborales de los que se han quedado trabajando. En particular, se diezmó el trabajo ligero y se aumentó considerablemente el trabajo peligroso, es decir, una de las peores formas de trabajo infantil, por lo menos en términos de porcentaje. El mismo dane en sus comentarios reconoce y se preocupa por este fenómeno:

  • 48 Ver del dane “Análisis en profundidad y términos comparativos…”, ob. cit., p. 78.

Si bien se ha venido señalando la disminución del trabajo infantil en términos generales para el periodo estudiado, esta tendencia, sobre intensidad en las actividades desarrolladas, muestra un empeoramiento de las condiciones de los niños y niñas y adolescentes que aún permanecen involucrados en el trabajo infantil. En este sentido, con respecto a la intensidad horaria, el grupo que trabaja entre 15 y 34 horas es el que más se incrementó en el periodo señalado (9,5 puntos porcentuales), seguido de quienes trabajan de 35 a 48 horas (7,5 puntos porcentuales), resultado en el que es posible leer ‘estabilidad’ hacia incorporación definitiva al mercado laboral, con la consecuencia que esta población tendrá cada vez menos horas dedicadas a la escolaridad y la recreación48.

  • 49 Por “reduccionismo” en este caso no entendemos tanto la homónima corriente epistemológica, sino más (...)
  • 50 Para Piaget en el pensamiento sincrético se relacionan los elementos por yuxtaposición, se percibe (...)
  • 51 Ver el cuento de Borges “El Aleph”, donde el autor imagina que exista un punto donde se condense to (...)

40• Todas estas consideraciones nos llevan a una reflexión de fondo. Nos parece que cualquier enfoque, tanto interpretativo como operativo, que se mueva en el horizonte de un esquematismo dicotómico expresado en la disyuntiva ‘trabajo infantil sí’ o ‘trabajo infantil no’ resulta finalmente en una simplificación maniquea de un fenómeno que resulta mucho más complejo que cualquier intento reduccionista. El trabajo infantil es, tal vez, uno de los fenómenos socioeconómicos más complejos, matizados, articulados, multifacéticos. Cada intento de simplificación traiciona la realidad, con una mirada que produce más bien estereotipos que conocimientos. Sin embargo, la costumbre es la de adoptar una mirada escandalosa y moralizante que, asumiendo los extremos como si fueran puntos intermedios, nivela todo un complejo fenómeno en una representación elemental y elementalmente homologada. Es más, esta auténtica ‘enfermedad reduccionista’49 se encuentra tanto en el sentido común como en la cultura académica y se configura casi como un paradigma inconsciente que distorsiona la percepción y la interpretación de dicho fenómeno. Vivimos en un periodo de exasperado pensamiento sincrético50, le tenemos miedo a este tremendo rompecabezas que es nuestro mundo contemporáneo, y por ello muchas veces preferimos fórmulas simples de orientación en el laberinto. Todo ello es tal vez más intenso todavía en lo que se refiere a los niños trabajadores, pues aquí entran prepotentemente en la cancha supuestos ideológicos, emocionales, moralizantes y pasionales de fuerte impacto y poder condicionante. La infancia, en efecto, es un nudo de implosión cultural, una suerte de “aleph borgesiano”51 donde se condensan imaginarios colectivos, deformaciones de la memoria, expectativas afectivas, dogmatismos valorativos, pulsiones emocionales, inversiones simbólicas, en fin, un caleidoscopio en extremo complejo e inextricable de dinámicas culturales. Todo ello se complica aún más cuando pensamos en la relación entre infancia y trabajo, pues entran en juego otros estereotipos, estigmas, supuestos valorativos, precondicionamientos implícitos. Por ello, con referencia al trabajo infantil, tanto a nivel de definición como de los datos, así como en el plano de las interpretaciones y de las propuestas operativas, tenemos que asumir este desafío de la complejidad, pues cualquier reductio ad unum de este complejo abanico de interpretaciones se vuelve operación teóricamente desviante y operativamente peligrosa.

D. RAZONES PARA LA INCORPORACIÓN TEMPRANA EN ACTIVIDADES LABORALES EN EL INFORME COMPARATIVO 2001-2007

41Un último gráfico sobre el cual queremos reflexionar es el número 11, que concierne a las razones por las cuales los niños trabajan, según su propia apreciación subjetiva.

42Este gráfico muestra claramente el carácter multimotivacional que es propio del fenómeno del trabajo infantil, y por ende, como se decía antes, la necesidad de un acercamiento que evite cualquier unidireccionalidad interpretativa.

  • 52 Ver el acápite “Las múltiples separaciones de occidente” en el artículo de Edgardo Lander “Ciencias (...)

43• Si sumamos la necesidad de “ayudar con los gastos de la casa” y la necesidad de “participar en la actividad económica de la familia” resulta que la razón económica relacionada con una situación de pobreza juega de todas maneras un papel importante. Ello, si por un lado no podría fundamentar modelos explicativos de corte exclusivamente economicistas, por otro lado tampoco podría justificar un enfoque exclusivamente culturalista. Es evidente que en la determinación, también subjetiva, del trabajo infantil juegan distintos factores de distinto orden y tal vez habría que preguntarse si esta distinción entre razones económicas y razones culturales es real o, por el contrario, es una mirada del observador, es decir, una de las “múltiples separaciones” a las que nos ha acostumbrado el pensamiento hegemónico52.

GRÁFICO 11. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES OCUPADOS, SEGÚN RAZONES PARA TRABAJAR Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. 2001, 2003, 2005 Y 2007

GRÁFICO 11. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES OCUPADOS, SEGÚN RAZONES PARA TRABAJAR Y POR AÑO. TOTAL NACIONAL. 2001, 2003, 2005 Y 2007

Fuente: dane. Cuadros encuesta eti 2001 y Módulos de trabajo infantil en ech 2003, 2005 y geih 2007.

44• Es interesante constatar que a varios niños el trabajo les permite costearse los gastos del estudio, revirtiendo así en estos casos la relación trabajoescolarización: trabajar es lo que permite a estos niños participar en las actividades escolares. No se trata con ello de generalizar esta conexión, tan solo subrayar el carácter multifacético y matizado de la misma.

  • 53 Ver de Fundación Telefónica, Mundo Proniño, Colombia: “Por otro lado, la transformación de patrones (...)
  • 54 Ver Escobar, Arturo, Encountering development. The making, and unmaking of the third world, Princet (...)
  • 55 Ibíd., p. 142.
  • 56 Ver Quijano, Aníbal, “Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina”, en Lander, Edgardo ( (...)

45• Los niños trabajadores señalan también una función formativa del trabajo e introducen una dimensión ética porque ven en la actividad laboral una fuente de honradez. A pesar de la exigua dimensión estadística de los niños que dan esta respuesta, nos parece igualmente importante desde el punto de vista simbólico. El trabajo es una experiencia humana multidimensional, donde convergen muchas significaciones y resignificaciones que sería equivocado reducir al solo dato económico, pues tienen valencias de orden psicológico, identitario, ético, formativo, de trasmisión intergeneracional de conocimientos, de redefiniciones de roles, etc. Pensamos que sería equivocado reducir todo este complejo abanico de sentidos a una suerte de inadecuación, de atraso, de premodernidad de los patrones culturales de los niños de los sectores populares y de sus familias. Este tipo de acercamiento al fenómeno de los niños trabajadores, que considera como causante fundamental del mismo justamente a patrones culturales difusos en el medio popular y que se juzgan como negativos y opositores a procesos de modernización supuestamente saludables, se está multiplicando siempre más y parece ser la nueva panacea frente a los evidentes fracasos de las políticas erradicacionistas53. Nos parece que esta actitud manifiesta, otra vez, un modelo de pensamiento único en fuerza del cual las diferencias se transforman en “jerarquías cronológicas”54 y en “producción de anormalidades”55, es decir, se da por descontado que hay patrones culturales buenos y patrones culturales malos, patrones culturales adecuados a los procesos de modernización impuestos por los grupos dominantes y patrones culturales que solo expresan marginalidades folklóricas residuales que no tienen nada que aportar al proyecto de construcción de un país capaz de valorar, aunque críticamente, las diferencias o, en otras palabras, capaz de sustituir el paradigma colonial de la ‘totalidad orgánica’ con el nuevo paradigma de la “heterogeneidad histórica estructural”56.

E. ANÁLISIS DE RESULTADOS Y RECOMENDACIONES EN EL INFORME COMPARATIVO 2001-2007

46El último capítulo del informe comparativo del dane para los años 2001-2007 resulta ser, tal vez, el más interesante, pues, a nuestro juicio, rompe con el dogmatismo propio de una tónica prevaleciente en la postura abolicionista y abre espacios para una reflexión más flexible y, a nuestro juicio, más favorable a un diálogo que no sea exclusivamente autorreferencial.

47El primer punto que nos parece importante rescatar es la constatación de que, a pesar de la fundamental característica multidimensional y multicausal, polisémica y pluriversa, el trabajo infantil remite sin embargo, de forma permanente y estructural, a una condición de pobreza, de carencia y exclusión y a condiciones de distribución inequitativa de los recursos y de la riqueza.

48Dice a este propósito el dane:

  • 57 Ver del dane “Análisis en profundidad y términos comparativos…”, ob. cit., p. 125.

El análisis de la información que sobre este tema corresponde al periodo 2001-2007, permite corroborar que dentro de los factores más importantes relacionados con la decisión de los hogares frente al trabajo de los menores de edad, se encuentran algunos de tipo económico, como la precariedad de los empleos de los adultos en cuanto a niveles de remuneración, horas y condiciones de trabajo y, en general, a la falta de oportunidades, derivada de una inequitativa distribución de la riqueza, hechos que conducen a la población hacia los sectores y las posiciones menos formales de la economía, como lo son el comercio, la agricultura y las ocupaciones en donde se desempeñan como trabajadores independientes y familiares sin remuneración57.

49Esto no significa restarles importancia a otros factores de carácter cultural, o relativos por ejemplo a la atracción de la oferta educativa o a la estructura y composición familiar, etc. Sin embargo, estos otros factores difícilmente podrían, por sí solos, ser determinantes si no actuaran en un trasfondo de marginalización, exclusión y desafiliación socioeconómica y por ello las políticas represivas, compensatorias o de ‘modificación de los patrones culturales’ de las familias populares son absolutamente insuficientes y hasta desviantes.

50Ya, por lo que se refiere a otro ámbito, hemos recordado las importantes reflexiones que el informe del dane nos proporciona en lo referente al nexo entre educación y trabajo, alertando acerca de una interpretación negativa y excesivamente mecánica y determinista de este nexo. Se trata, nos dice el dane, de entender una relación mucho más compleja y que presenta distintas aristas. Sobre este tema creemos que todavía nos faltan más informaciones y que habría que abrir un debate colectivo más abierto y disponible no tanto a la confrontación como a la interlocución crítica de distintas lecturas, que tal vez no sean necesariamente antagónicas, sino más bien complementarias.

51Otros dos puntos en el análisis de resultados nos parecen sumamente sugerentes, no solo por lo que se refiere al debate teórico sino también, y sobre todo, por lo que se refiere al diseño de las políticas públicas presentes y futuras.

52Se trata en primer lugar del reconocimiento de que el enfoque inicial escandaloso y patológico con que se quiso mirar el fenómeno del trabajo infantil no ayudó a la comprensión de la realidad. El dane reconoce:

  • 58 Ver del dane “Análisis en profundidad y términos comparativos…”, ob. cit., p. 126.

En principio, la alta sensibilidad que produce el tema, así como la carga moral que se le impone, significó la satanización del trabajo infantil y, por lo tanto, cualquier actividad que involucrara infantes y trabajo debería ser eliminada. Debido a que la discusión se centró en lo moral, las palabras trabajo y explotación empezaron a ser vistas como equivalentes y, en consecuencia, un niño, niña o adolescente que trabaja está siendo explotado58.

53Este reconocimiento del dane abre muchas pistas interesantes de renovación de paradigmas de interpretación y de modalidades de intervención, alejándose de hecho de una dogmática estigmatizante, sin matices, del trabajo infantil. Es lo que encontramos en la parte final del documento del dane cuando dice:

  • 59 Ibíd., p. 128.

Pese a las dificultades en la conceptualización, hoy la definición de trabajo infantil ha evolucionado hasta tal punto que ya se admite que trabajo no es igual a explotación. Puesto que el trabajo infantil tiene diferentes categorías, se considera conveniente el diseño de políticas públicas más heterodoxas. Así, la labor de los responsables del diseño de políticas públicas deberá concentrarse en identificar la frontera gris que separa el trabajo de la explotación59.

54Resulta sumamente interesante esta referencia a “políticas públicas más heterodoxas”, sobre todo si consideramos que en otro acápite el mismo documento especifica de esta forma el carácter heterodoxo de dichas políticas:

  • 60 Ibíd., p. 127.

Lo anterior demanda la construcción de criterios que vayan más allá del simple cumplimiento de los estándares internacionales, lo cual implica un trabajo riguroso en donde se tengan en cuenta las particularidades de cada contexto (rural y urbano), para definir los criterios que determinan que haya o no explotación infantil. Los parámetros deben servir para identificar qué circunstancias atropellan la dignidad de niños, niñas y adolescentes60.

55No muy diversamente se expresaba hace unos años un conocido investigador y asesor de organismos internacionales, el peruano Walter Alarcón Glasinovich, de larga y honesta trayectoria en el tema del trabajo infantil. En un estudio sobre los niños trabajadores en las comunidades campesinas de los Andes de Huancavelica encuentra que la actividad laboral de la infancia es compleja y matizada, y que un enfrentamiento rígido y sin distinciones no sería justificado. Y así se expresa el autor con relación al tema:

  • 61 Ver Alarcón Glasinovich, Walter, Trabajo infantil en los Andes. Niños y niñas que trabajan en comun (...)

El diálogo intercultural implica respeto y tolerancia. Entender que el conocimiento es una puerta siempre abierta y es un proceso colectivo. Nadie tiene el monopolio de la verdad. En esta perspectiva, el reto es cómo, respetando el marco de la Convención Internacional de los Derechos del Niño – como base principal –, y los Convenios oit 138 sobre la edad mínima, 182 sobre las peores formas de trabajo infantil y 169 referido a los pueblos indígenas y tribales, se logra una aplicación creativa que, más que imposición etnocéntrica, sea un esfuerzo colectivo de adaptación democrática61.

  • 62 Nos referimos en particular al artículo 93 de la Ley de Seguridad Ciudadana 1453, de junio de 2011. (...)
  • 63 La expresión es de Boaventura de Sousa Santos.

56Nos preguntamos si alguno de los responsables de las políticas públicas del país con relación a trabajo infantil ha leído estas reflexiones conclusivas del informe de dane. Y de haberlas leído, ¿por qué todo siguió como antes, sin ningún reajuste en los modelos de intervención, que han seguido siendo rígidamente y represivamente erradicacionistas, hasta llegar a una burda y policiaca penalización del trabajo infantil, sin matices ni distinciones?62. Tenemos la sensación de que el pensamiento dominante sobre trabajo infantil se ha vuelto una suerte de moderno monoteísmo laico, intrínsecamente anclado al paradigma de una verdad absoluta, que ansía el imperium, la koiné no tan solo lingüística, sino económica, cultural, política. La diversidad, la alteridad no es fuente de relación, sino expresión de atraso, de patológico retardo. El verbum es único y único es el modelo de modernización supuestamente civilizatoria, única su expresión legitimada. Nada que no se someta a este verbum sagrado merece existir. Todo lo que difiere de esta totémica totalidad debe ser homologado, y si se resiste a ser homologado debe ser invisibilizado, y finalmente si se resiste a ser invisibilizado debe ser “erradicado”. Se trata, a nivel teórico, de un permanente “epistemicidio”63, es decir, de un ocultamiento y olvido de saberes alternativos, mientras que a nivel de prácticas sociales podríamos hablar de un ocultamiento de subjetividades antagónicas emergentes.

Notes

37 Ibíd.

38 Lo mismo no se puede decir de los medios de comunicación masivos, que tendencialmente refieren solo los datos que excluyen a los oficios del hogar, distorsionando así la percepción del fenómeno en la opinión pública.

39 Notamos, por otro lado, que los datos de asistencia escolar de los niños que buscan trabajo son en extremo aleatorios e inestables, puesto que presentan altibajos muy fuertes: del 74,9% del 2001, porcentaje más alto de la población total, bajan al 43,1% en 2003 y a un increíble 15,7% en 2005, para luego repentinamente subir otra vez al 50,0% en el 2007. Esta evolución tan contradictoria refleja contradicciones comparativas entre las distintas encuestas que nos proporcionan estos datos. Este ejemplo pone en descubierto los límites de todo análisis comparativo que tenga que recurrir a fuentes heterogéneas.

40 Así, por ejemplo, se expresa Francisco M. Aliaga Abad: “A nuestro entender, aún no se han analizado en profundidad algunos de los modelos más actuales de causa (por ejemplo, los derivados de la Teoría General de Sistemas) que implican que solo la adecuada interrelación compleja entre diversas ‘causas’ o factores pueden resultar (se rechaza el término ‘determinar’, ya que los resultados son probabilísticos) en un determinado efecto. La incomprensión de este tipo de modelos probabilísticos complejos es todavía muy difundida”. Ver Aliaga Abad, Francisco M., “Validez de la investigación causal. Tipologías y evolución”, Bordón, 52 (3), Sociedad Española de Pedagogía, Madrid, 2000, pp. 301-321. Disponible en www.uv.es/~aliaga/curriculum/Validez.htm

41 Testimonio recogido por Rubiela Godín Díaz en Aproximación a los derechos de la infancia y adolescencia trabajadora en el departamento de Sucre 20 años post convención, tesis de maestría, inédita, Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Externado de Colombia, Bogotá, 2011, p. 112.

42 Ver dane, “Análisis en profundidad y términos comparativos…”, ob. cit., p. 127.

43 Procusto o Procrustes era un bandido de la mitología griega que tenía dos lechos, uno corto y otro largo. Obligaba a sus víctimas a tenderse en uno de ellos: a los de talla alta, en el corto, y para adaptarlos a la cama les cortaba los pies. A los de baja estatura los acostaba en el lecho largo y entonces les estiraba violentamente las extremidades para alargarlos. En las relaciones entre una teoría y los fenómenos que pretende explicar puede ocurrir, como en el caso de Procrustes, que a veces el científico se vea tentado a adaptar la realidad para hacerla encajar en sus esquemas.

44 Para Wallerstein, los “mitos organizativos” son metarrelatos aceptados a ojos cerrados y repetidos acríticamente. Ver Wallerstein, Immanuel, Impensar las ciencias sociales. Límites de los paradigmas decimonónicos, Siglo xxi, México D. F., 1998, p. 60.

45 Ver de Víctor Manuel Moncayo Cruz el acápite “La explotación subsiste pero ya no reside en el régimen salarial” de su artículo “El trabajo y la explotación capitalista hoy”, en aavv (Jairo Estrada Álvarez, compilador), Teoría y acción política en el capitalismo actual, Universidad Nacional de Colombia, 2006, pp. 252-255.

46 Es la posición que la persona adquiere en el ejercicio de su trabajo, ya sea como trabajador familiar sin remuneración, obrero empleado particular, obrero empleado del gobierno, empleado doméstico, trabajador por cuenta propia, o patrón o empleador.

47 Propiamente la definición de trabajo peligroso, que es una de las peores formas de trabajo infantil, es: “Se considera como peligroso el trabajo realizado en industrias u ocupaciones señaladas como peligrosas y durante 43 o más horas por semana en industrias y ocupaciones señaladas como no peligrosas”. Ver Informe III, ob. cit., p. 47.

48 Ver del dane “Análisis en profundidad y términos comparativos…”, ob. cit., p. 78.

49 Por “reduccionismo” en este caso no entendemos tanto la homónima corriente epistemológica, sino más sencillamente la actitud de simplificar lo que es complejo, más allá de un límite aceptable, determinándose por consiguiente una deformación, difuminación o distorsión del objeto de investigación.

50 Para Piaget en el pensamiento sincrético se relacionan los elementos por yuxtaposición, se percibe globalmente la realidad, se establecen analogías sin realizar análisis y no se efectúan deducciones, es decir, se procede inductiva e intuitivamente.

51 Ver el cuento de Borges “El Aleph”, donde el autor imagina que exista un punto donde se condense todo el mundo y todo el universo.

52 Ver el acápite “Las múltiples separaciones de occidente” en el artículo de Edgardo Lander “Ciencias sociales: saberes coloniales y eurocéntricos”, en aavv (Edgardo Lander, compilador), La colonialidad del saber, unesco y clacso, Caracas, 2000.

53 Ver de Fundación Telefónica, Mundo Proniño, Colombia: “Por otro lado, la transformación de patrones culturales, con acciones de sensibilización y campañas contra el trabajo infantil”, disponible en www.telefonica.com.gt/pronino/pronino-en-latinoamerica/colombia. Ver también la página web de la Secretaría Distrital de Integración Social, donde se dice, con relación a los centros amar: “La atención es de carácter integral y especializada que comprende la búsqueda activa, educación y formación, acceso a la justicia, cultura, recreación y deporte, transformación de patrones culturales que promuevan el trabajo infantil […]”, en www.bogota.gov.co/portel/libreria/php/frame_detalle_scv.php?h_id=36979. Por otro lado, el ipec de Colombia indica entre sus principales líneas de acción la “transformación de patrones culturales que legitiman el trabajo infantil”, en Programa ipec en Colombia, disponible en www.oitcolombia.org/ipec/index_a.html

54 Ver Escobar, Arturo, Encountering development. The making, and unmaking of the third world, Princeton University Press, Princeton, 1995, p. 35.

55 Ibíd., p. 142.

56 Ver Quijano, Aníbal, “Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina”, en Lander, Edgardo (comp.), La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas, clacso, Buenos Aires, 2000, p. 246. Disponible en http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/lander/quijano.rtf. Esta categoría de la ‘heterogeneidad histórica estructural’ comparte mucho de la categoría de Boaventura de Sousa Santos de ‘razón metonímica’, es decir, una razón que no concibe manifestación social que no sea supeditada y reglamentada por el orden de la ‘totalidad’, como si no se pudiera dar posibilidad de existencia social y política a fenómenos de real antagonismo que se escapen de un único y monolítico dominio. En este sentido, la ‘totalidad’ de la realidad social no se percibe como pluri-verso, como complejidad llena de contradicciones, ni como conflictualidad de distintas alternativas, sino como “orden”, uni-verso en el cual las diferencias se reducen tan solo a distinciones jerárquicas o, a lo sumo, a residuos sin influencia de un folklórico y anticuado tartamudeo utópico. Ver De Sousa Santos, Boaventura, Una epistemología del Sur: la reinvención del conocimiento y la emancipación social, clacso y Siglo xxi, Buenos Aires, 2009, p. 35.

57 Ver del dane “Análisis en profundidad y términos comparativos…”, ob. cit., p. 125.

58 Ver del dane “Análisis en profundidad y términos comparativos…”, ob. cit., p. 126.

59 Ibíd., p. 128.

60 Ibíd., p. 127.

61 Ver Alarcón Glasinovich, Walter, Trabajo infantil en los Andes. Niños y niñas que trabajan en comunidades campesinas de Huancavelica, ppp disponible en www.google.com.co/search?q=%3A%E2%80%9dtrabaJo+inFantil+en+los+andes.+Ni%C3%B1os+y+ni%C3%B1as+que+trabajan+en+comunidades+campesinas+de+Huancavelica%E2%80%9D&ie=utf-8&oe=utf-8&aq=t&rls=org.mozilla:es-ES:official&client=firefox-a diapositiva n. 13

62 Nos referimos en particular al artículo 93 de la Ley de Seguridad Ciudadana 1453, de junio de 2011. Con base en esta ley, un padre o una madre que simplemente dejen que sus hijos, por ejemplo de 14 años, les ayuden en un puesto de venta, aunque fuera por un número reducido de horas semanales, podrían ser condenados hasta 10 años de cárcel, con la pérdida de la patria potestad y con los chicos recluidos en institutos estatales. ¡No nos parece que sea esto lo que el dane define “un trabajo riguroso en donde se tengan en cuenta las particularidades de cada contexto (rural y urbano), para definir los criterios que determinan que haya o no explotación infantil”!

63 La expresión es de Boaventura de Sousa Santos.

© Universidad externado de Colombia, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search