Version classiqueVersion mobile

Sobre las estadísticas de infancia y trabajo en Colombia

 | 
Giampietro Schibotto

II. El contexto colombiano

Texte intégral

A. UNA MIRADA GENERAL

1Colombia es un país de múltiples caras, desde una mirada social, económica y política, y ello está reflejado también en los datos que nos proporcionan las fuentes oficiales.

  • 7 Ver dane, “Censo general 2005. Nivel nacional”, disponible en files www.dane.gov.co/censo//libroCen (...)
  • 8 Ver Gouëset, Vincent. Bogotá: nacimiento de una metrópoli. La originalidad del proceso de concentra (...)
  • 9 Ver de Delich, Francisco, La crisis en la crisis, en particular el capítulo iv titulado justamente (...)
  • 10 Ver de Castel, Robert, Les métamorphoses de la question sociale, Gallimard, París, 1995.

2Sobre una superficie de 2.070.408 km2 vive, según el último censo nacional7, una población de 42.888.592 habitantes, de los cuales el 48,6% son mujeres y el 51,4% son hombres. La población urbana aumentó del 28% de la población total en 1938 al 76% en 2005. Ello hace evidente un rápido proceso de urbanización, además fuertemente monocéfalo, con una capital, Bogotá, que suma más de 9 millones de habitantes, o si queremos cuadricéfalo, utilizando el término de Gouëset8 que se refería, además de la capital, a las otras tres ciudades colombianas ya en proceso de volverse megalópolis: Medellín, Cali y Barranquilla. Este proceso de urbanización ha sido inducido más por fuerzas centrífugas del campo a la ciudad que por fuerzas centrípetas de atracción hacia el espacio urbano. Estas fuerzas centrífugas han sido, sobre todo, el estado de abandono económico de varias regiones rurales o silvícolas del país y la violencia endémica que azota diversos territorios nacionales, con la concurrencia compleja y superpuesta de distintos actores, entre guerrilla, paramilitarismo, ejército, narcotráfico. De este modo se ha ido configurando un proceso de “urbanización parasitaria”9, por lo cual las oportunidades de integración socioeconómica son muy escasas y se multiplican los procesos de exclusión, marginación y, para usar la expresión de Robert Castel, de “desafiliación”10.

3La economía de Colombia es la cuarta de América Latina según el Fondo Monetario Internacional y quinta según el Banco Mundial. Ha experimentado un crecimiento promedio anual de 5,5% desde 2002.

  • 11 Ver pnud, Informe sobre desarrollo humano 2011. Sostenibilidad y equidad: un mejor futuro para todo (...)

4Sin embargo, en el reciente informe del pnud sobre “desarrollo humano”, Colombia se coloca tan solo en el puesto 87, precedida por 12 países latinoamericanos y seguida por tan solo 8. Este cuadro empeora si se considera el “Índice de desarrollo humano ajustado por la desigualdad”, pues en este caso Colombia baja 24 posiciones en la clasificación11. Ello indica que Colombia sigue siendo un país muy inequitativo y que hasta ahora el simple crecimiento económico no ha logrado traducirse en un efectivo proceso de desarrollo y de inclusión socioeconómica de los grupos postergados. Por ello no sorprende que en el país más del 46% de las personas vive en condiciones de pobreza y el 17% vive prácticamente en la calle.

  • 12 Ver sobre este tema el excelente artículo de Uribe García, José Ignacio, Ortiz Quevedo, Carlos Humb (...)

5La tasa de desempleo en Colombia a diciembre de 2010 era de 11,8%. A pesar de que los últimos datos parecen indicar algunas mejorías, hay que subrayar que el simple dato del desempleo no logra fotografiar la condición de conjunto de los trabajadores, pues hay que agregar que entre los ocupados nos encontramos con una tasa de informalidad que bordea el 60% y con una tasa de subempleo que supera el 30%12. Ello significa que también en Colombia se ha dado, y se sigue dando, un acelerado proceso de fragmentación, desregulación, flexibilización, desalarización de las relaciones laborales, con una caída impresionante de los niveles medios de remuneración de la fuerza de trabajo.

6Otro tema que caracteriza la realidad colombiana es la violencia. Esta nación andina llegó a ser el país con más homicidios per cápita del mundo, debido en parte al conflicto armado; alcanzó a tener 61 homicidios por cada cien mil habitantes en el 2000. En el 2005, dicha tasa bajó a 38 homicidios por cada cien mil habitantes. Pero, más allá de las cifras estadísticas y también de los estereotipos que han vuelto a Colombia el país de las ininterrumpidas guerras civiles, es indudable que se trata de una realidad fuertemente sacudida por el conflicto que opone grupos insurgentes a fuerzas del Estado y a paralelos contrapoderes como son el paramilitarismo y el narcotráfico. Ello lleva no solo a una secuencia trágica de miles y miles de víctimas, sino a fenómenos de orden ya estructural, como son el proceso masivo de los desplazados y la no homogénea presencia, el no homogéneo control del Estado sobre el territorio nacional.

7Colombia es uno de los países del mundo con el mayor número de desplazados internos. Hasta mayo de 2011 el Gobierno de Colombia registraba a más de 3,7 millones de desplazados internos en el país. ong como la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (codhes) consideran que la cifra real de desplazados por el conflicto armado interno desde mediados de los años ochenta supera los 5 millones de personas. Los desplazados internos lo pierden todo, abandonan sus hogares, bienes y medios de vida y están en constante peligro, ya sea de ser objeto de represalias o de que un nuevo brote de violencia haga necesario desplazarse nuevamente. Pero de todas maneras el fenómeno del desplazamiento no solo ha asumido en Colombia proporciones cuantitativamente impresionantes, sino que representa un proceso traumático de desarraigo no solo material, sino cultural y psicológico, lo que obstaculiza ulteriormente la posibilidad para muchos de la reconstrucción de un proyecto de vida y de inclusión social.

8Y sin embargo, mucho de todo esto pasa bajo silencio, según los dictámenes de aquella “gramática del olvido” de la que nos habla el estudioso colombiano Julián Aguirre, que nos comenta, con palabras y cifras aterradoras:

  • 13 Ver Aguirre, Julián, La gramática del olvido, Círculo de Reflexión Independencia, Bogotá, 2013, p. (...)

En Colombia el Estado reconoce a 2013 cuatro millones setecientos ochenta y ocho mil seiscientas doce (4’788.612) personas desplazadas por el conflicto armado, 156.000 despojos de tierra, setecientos cincuenta y tres mil cero setenta homicidios (753.070), es decir, personas asesinadas; esto suma mucho más que todas las guerras en América Latina durante las décadas de los setenta, ochenta y noventa. Ochenta y seis mil doscientos setenta y cinco (86.275) son las personas desparecidas; en total el Estado reconoce seis millones cuatro mil once (6’004.011) víctimas de la violencia en Colombia por causa del conflicto armado. Pero nada de esto sucede en la realidad colombiana, una no guerra que no le sucede a nadie, y que no existe. Es el poder de lo que no sucede. De lo que se invisibiliza y se deja sin memoria, sin sujeto, y finalmente sin realidad, lo cual quiere decir, ubicado en el territorio del olvido y la impunidad13.

9Mencionamos en esta breve contextualización del trabajo infantil en Colombia otros dos aspectos centrales para orientarse en tan complejo trasfondo.

  • 14 Ver de Pérez v., Gerson Javier, Dimensión espacial de la pobreza en Colombia, en Documentos de Trab (...)

10El primer aspecto se refiere a la postergación de vastas áreas regionales del territorio nacional. No solo Colombia es múltiple con relación a distintas regiones climáticas y culturales, sino que existe una fuerte discriminación socioeconómica y una marginación interna con base en la distribución geográfica. Lo que Gerson Javier Pérez llama “la dimensión espacial de la pobreza” resulta ser particularmente significativa en Colombia14. Según recientes datos del pnud, en Colombia 17 millones de habitantes viven en situación de pobreza; sin embargo, esa realidad se hace más crítica por regiones, siendo las más pobres Chocó, Sucre, Nariño y Boyacá. Así mismo, si bien el índice de pobreza a nivel nacional es del 42% y el de miseria del 12%, en Sucre la pobreza golpea al 67,2% de la población y en Nariño al 64%. Todo ello dificulta la cohesión nacional y agrega otro tipo de exclusión a las otras ya evidenciadas.

  • 15 Correa Rubio, François (ed.). Infancia y trabajo infantil indígena en Colombia, oit, Universidad Na (...)

11Finalmente hay que recordar que Colombia es un país multiétnico. 1’392.623 colombianos son indígenas, pertenecientes a 84 pueblos que corresponden al 3,43% de la población nacional (dane, 2006). También, como lo reconoce la Constitución de 1991, hay que considerar a los afrodescendientes y a los Rom. La mayoría de la población indígena se encuentra ubicada en las zonas rurales, pero en años recientes se ha intensificado el proceso migratorio hacia las ciudades, debido sobre todo al agotamiento y la escasez de tierras y al desplazamiento forzado. Los pueblos indígenas siguen siendo fuertemente discriminados, ya sea en términos de necesidades básicas insatisfechas, ya sea en cuanto a valoración de su cultura originaria y, finalmente, en cuanto a violaciones de derechos humanos, entre las cuales se encuentran “la ocupación de territorios indígenas por parte de grupos armados legales o ilegales, masacres, confinamiento de la población en sus comunidades, secuestro, genocidio y etnocidio […], bloqueo de llegada de alimentos a las regiones y fumigación con glifosato sobre sus territorios […]”15. Todo ello representa otra fractura, muchas veces dramática, en la supuesta unidad del cuerpo nacional y evidencia una vez más la insuficiencia, para usar un eufemismo, de las políticas inclusivas hasta ahora activadas.

B. LA INFANCIA COLOMBIANA

  • 16 “El bloque de constitucionalidad está compuesto por aquellas normas y principios que, sin aparecer (...)

12La infancia y la adolescencia colombianas aparentan ser, en términos de formalidad jurídica y de programas de políticas sociales, unas de las más protegidas del mundo. El aparato legislativo de tutela de los derechos de la niñez es sumamente articulado y de una impresionante densidad, ya desde el así llamado ‘bloque constitucional’16, hasta la puntual ratificación de varios tratados internacionales y de allí bajando en decretos y ordenanzas, fallos de las cortes, sentencias jurisprudenciales, etc. Así mismo, las entidades y los programas que se preocupan de la infancia, tanto desde la sociedad civil como desde la institucionalidad estatal, desdibujan una geografía sumamente compleja y abigarrada, que pinta la imagen aparente de un país sumamente preocupado por su infancia. Y, sin embargo, se trata en muchos casos de pintura de superficie, maquillaje barato de problemas económicos, sociales y políticos no resueltos.

  • 17 dane, Ministerio de la Protección Social, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. “Boletín de p (...)

13Los datos demográficos nos dicen que en este país andino en 2009 había una población de 11’400.000 niños entre 5 y 17 años, lo que representa el 25,4% de la población total. Ello demuestra que todavía Colombia es un país muy joven en cuanto a pirámide generacional, aunque la tendencia es la de una reducción en porcentaje de este rango de edad. La mayoría de los niños colombianos viven en zonas urbanas (72,1%), mientras que solo el 27,9% vive en zonas rurales17.

14La tasa nacional de mortalidad infantil es de 26 por mil nacidos vivos, y en el Chocó asciende a 90. (Lo que ratifica que en las zonas donde radica la pobreza es donde más se presenta esta clase de decesos).

  • 18 Ver cepal, unicef, Pobreza infantil en América Latina y el Caribe, Naciones Unidas, Nueva York, 201 (...)
  • 19 Ibíd., anexo vi, cuadro A6-2, p. 195.

15La incidencia de la extrema pobreza sobre esta población infantil es del 15,5%, según un informe de unicef-cepal18. Sin embargo, esta cifra se dispara en el ámbito rural a un impresionante 37,3%, lo que demuestra, una vez más, el carácter fuertemente fragmentado de la realidad socioeconómica colombiana. Por otro lado, el mismo informe nos indica que la pobreza infantil tiene una incidencia del 38,5% y aumenta dramáticamente al 70,4% en el área rural19. Estos datos son todavía peores si consideramos el rango de edad más débil y expuesta, es decir, los niños de 0 a 5 años, para los cuales todos los indicadores nos muestran una mayor exposición tanto a la pobreza como a la pobreza extrema. El 36,6% de los niños en áreas rurales padecen privaciones moderadas-graves en saneamiento, mientras que estas cifras ascienden al 43,5% en lo que se refiere a privaciones moderadas-graves en la habitabilidad de la vivienda.

  • 20 dane, Ministerio de la Protección Social, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Análisis en p (...)

16Menos graves resultan los datos relativos a la escolarización: la tasa de asistencia escolar es en total del 88,3% a nivel nacional y baja al 83,4% en zonas rurales. Otro discurso tendría que hacerse sobre la calidad del sistema educativo colombiano y, en particular, sobre su voluntad inclusiva de los grupos marginados. De hecho, también en este país el modelo educativo es fuertemente selectivo, rígido y en muchos casos totalmente descontextualizado. “En ese sentido, el área rural ilustra, de manera elocuente, cómo la educación en el campo no respeta las condiciones de vida de los niños, niñas y adolescentes que encuentran en la escuela una institución hostil a sus intereses, expectativas y forma de vida”20.

17Otro elemento dramático que hay que considerar por lo que se refiere a la condición de vulneración de derechos de la infancia colombiana es el relacionado con la violencia, en sus múltiples formas. En la edición del periódico bogotano elespectador.com del 19 de enero del 2010 la senadora Gilma Jiménez (q. e. p. d.) denunció que, desde 2006 hasta 2009, 3.700 menores de edad fueron asesinados en Colombia. De estos, 916 eran menores de 14 años y casi 300 no pasaban de los cuatro años de edad. Estas cifras hacen parte del total de ocho mil niños que murieron de forma violenta durante este tiempo. Uno de los elementos que más resaltan en el documento es el aumento que, desde 2007, se ha presentado en los casos de violencia hacia los niños. En ese año fueron asesinados 820 menores de edad, de los cuales 204 no llegaban a los 14 años y 63 tenían menos de cuatro. En 2008, la cifra de homicidios subió hasta 882, 257 menores de 14 y 104 estaban entre los cero y los cuatro años. El aumento más impresionante se dio en el 2009, en el que 1.129 niños fueron asesinados. De estos últimos, 239 estaban por debajo de los 14 años y 58 no habían cumplido los cuatro.

  • 21 Estos y los siguientes datos pueden encontrarse en la página web www.gilmajimenez.com/cifrasviolenc (...)

18Por otro lado, la misma senadora Gilma Jiménez nos informó que, entre el primero de diciembre de 2010 y el 12 de enero de 2011, 92 niños murieron de forma violenta21. En los primeros 15 días de 2010, 20 niños en el país habían muerto de forma violenta. Tan solo en los primeros 12 días de enero de 2007 se conoció por los medios de comunicación que 39 niños fueron víctimas de maltrato severo, abuso sexual u homicidio. Esto quiere decir que cada 6 horas un niño fue víctima de hechos delictivos. En enero de 2008 se presentaron 30 casos. Solo los conocidos.

19En el 2006 fueron asesinados cerca de 900 niños menores de 17 años en Colombia. De estos, el 9% eran niños de 0 a 4 años; el 5%, de 5 a 9 años, y el 15%, niños entre 10 y 14 años. Según un estudio de la Coalición Colombia contra la vinculación de niños y niñas al conflicto armado, solo en el 2004 murieron diariamente 7 niños por causa de la violencia.

20Al igual que en la violencia sexual, el maltrato severo es silencioso y no se denuncia. unicef calcula que más de 2’000.000 de niños son maltratados cada año en Colombia, 850.000 de forma severa. En el 2006 Medicina Legal reportó 13.540 dictámenes de violencia intrafamiliar en que las víctimas fueron niños menores de 17 años. De estos, cerca del 80% eran menores de 14 años. Entre otros medios utilizados para agredir a los niños están los corto-contundentes, cortantes y quemaduras. En el 2007 se reportaron cerca de 14.000 denuncias de violencia intrafamiliar contra menores de edad.

21Por lo que se refiere a desapariciones y secuestros, según la Defensoría del Pueblo, entre 2007 y 2010 se presentaron 3.879 reportes de niños menores de 14 años desaparecidos. De ese total, 30 niños fueron encontrados muertos y 2.141 continúan desaparecidos. País Libre reportó que 2.620 niños fueron secuestrados en los últimos 10 años en Colombia. Hasta enero de 2008 se tenían reportados 560 niños secuestrados para la guerra, de los que aún no se tienen noticias. Así mismo, 284 niños permanecen en cautiverio; de estos, 190 por secuestro simple y 94 por secuestro extorsivo.

22Y finalmente la realidad del conflicto armado, que obviamente tiene pesadas y trágicas consecuencias sobre los niños. Según Human Rights Watch, la Defensoría del Pueblo y unicef, en Colombia están “reclutados” (secuestrados) para la guerra por los grupos al margen de la ley entre 11 mil y 14 mil niños. En febrero de 2008 la ong Misión Internacional Humanitaria Ruanda 1994 informó que en Colombia niños desde los 6 años están en el conflicto armado, quienes son utilizados para trabajos de inteligencia y para sembrar minas antipersonas. Los niños son obligados a torturar y a combatir, y las niñas son víctimas de violencia sexual y uso forzado de dispositivos intrauterinos y abortos.

23Como consecuencia del conflicto armado en los últimos 15 años han sido desplazados más de 1’000.000 de menores de 18 años. Para la infancia, el desplazamiento es uno de los eventos más traumáticos que se puedan vivir. No se trata tan solo de entrar abruptamente en una fase de graves carencias materiales, sino también de enfrentar un desgarrador desarraigo social, cultural y psicológico.

24Así, la infancia colombiana se presenta en muchos aspectos afectada por una condición estructural de vulnerabilidad no coherente con la idea de un ‘Estado social de derecho’ que fue consagrado en la Constitución Política de 1991. Los niños constituyen un excelente marketing de consenso político de parte de la opinión pública, pero en muchos casos todo se resuelve en palabreos, retórica de sentimientos humanitarios, decorativismo nominalista de buenas intenciones, de estas mismas buenas intenciones de las que, se dice, está empedrado el camino hacia el infierno. Pues todavía, en muchos casos, justamente un infierno es la condición de vida de muchos, de demasiados niños colombianos, entre pobreza, violencia, desplazamiento, exclusión, autoritarismo, desamparo e insensibilidad frente a la violación de sus más elementales derechos.

  • 22 Ver Tribunal Internacional sobre la Infancia Afectada por la Pobreza y la Guerra, Reporte anual 201 (...)

25El Tribunal Internacional sobre la Infancia Afectada por la Guerra y la Pobreza dedicó su último informe justamente a este país andino, titulándolo “Infancia colombiana en las puertas del genocidio”22. Este informe señala:

  • 23 Ibíd., pp. 50-51.

El hambre, la desnutrición son crímenes de lesa humanidad contra la Infancia. El 68% de la población de Colombia vive en la pobreza e indigencia. La concentración de la riqueza es escandalosa: Colombia es el 11° país con más desigualdad social del mundo (coeficiente Gini), y es el país más desigual del continente americano. Hay 8 millones de indigentes y 20 millones de pobres. Mueren anualmente más de 20 mil niños menores de 5 años por desnutrición aguda (cifras unicef). De cada 100 madres desplazadas gestantes, 80 padecen desnutrición crónica. En la última década han muerto miles de niños y niñas colombianos antes de cumplir los 5 años por falta de seguridad alimentaria, nutricional, sanitaria. También observamos con enorme preocupación la creciente vinculación de niños, niñas y jóvenes a grupos armados ilegales surgidos después de la desmovilización de organizaciones paramilitares y bandas de narcotráfico. Un genocidio silencioso, que hoy se profundiza por la crisis humanitaria, y que evidencia la exclusión social, el apartheid racista y el olvido que ha sufrido la infancia colombiana por parte de los actores del conflicto armado. unicef para Colombia señala de qué manera el desarrollo cerebral de un niño se ve atrofiado por la desnutrición, mostrando la gravedad de la situación de la infancia en Colombia. Tenemos 12% de los niños de Colombia con un problema de desnutrición crónica. Van a sufrir física y mentalmente. Todo ello se suma al rearme de los grupos paramilitares que reclutan menores, responsables del asesinato de más de 3.000 niños y menores colombianos […]23.

  • 24 La violencia estructural define los procesos de la violencia en los que la acción se produce a trav (...)
  • 25 Para el concepto de “exceso de regulación” ver el artículo de De Sousa Santos, Boaventura, “Los nue (...)

26Nos preguntamos, frente a este dramático escenario, por qué desde la construcción de una percepción colectiva, desde la construcción de una representación social hegemónica, se ha querido silenciar esta dramática situación que alude a un verdadero genocidio, para asumir como prioridad la lucha contra el trabajo infantil. Es evidente que, aunque este último fenómeno asuma rasgos bajo muchos aspectos problemáticos, sin embargo no resulta ni lejanamente comparable con la violencia que se ha desatado por el conflicto armado y también la violencia estructural24 que se sigue desatando por la conservación de los intereses de los grupos privilegiados y por el exceso de regulación25 que la defensa de estos intereses hace necesario, a costa de la transformación de la sociedad colombiana en una sociedad autoritaria y excluyente.

Notes

7 Ver dane, “Censo general 2005. Nivel nacional”, disponible en files www.dane.gov.co/censo//libroCenso2005nacional.pdf

8 Ver Gouëset, Vincent. Bogotá: nacimiento de una metrópoli. La originalidad del proceso de concentración urbana en Colombia en el siglo xx, Bogotá, Tercer Mundo Editores, Observatorio de Cultura Urbana, cenac, ifea, 1998.

9 Ver de Delich, Francisco, La crisis en la crisis, en particular el capítulo iv titulado justamente “La urbanización parasitaria”, Eudeba, Buenos Aires, 2002.

10 Ver de Castel, Robert, Les métamorphoses de la question sociale, Gallimard, París, 1995.

11 Ver pnud, Informe sobre desarrollo humano 2011. Sostenibilidad y equidad: un mejor futuro para todos, Mundi-Prensa, México D. F. y Nueva York, 2011, p. 161.

12 Ver sobre este tema el excelente artículo de Uribe García, José Ignacio, Ortiz Quevedo, Carlos Humberto y García Cruz, Gustavo Adolfo, Informalidad y subempleo en Colombia: dos caras de la misma moneda, disponible en http://cuadernosadministracion.javeriana.edu.co/pdfs/cnos_admon_vol21_n37_09.pdf

13 Ver Aguirre, Julián, La gramática del olvido, Círculo de Reflexión Independencia, Bogotá, 2013, p. 4 (inédito).

14 Ver de Pérez v., Gerson Javier, Dimensión espacial de la pobreza en Colombia, en Documentos de Trabajo sobre Economía Regional, Banco de la República, Sucursal de Cartagena, n.° 54, enero de 2005.

15 Correa Rubio, François (ed.). Infancia y trabajo infantil indígena en Colombia, oit, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2010, pp. 23-24.

16 “El bloque de constitucionalidad está compuesto por aquellas normas y principios que, sin aparecer formalmente en el articulado del texto constitucional, son utilizados como parámetros del control de constitucionalidad de las leyes, por cuanto han sido normativamente integrados a la Constitución, por diversas vías y por mandato de la propia Constitución. Son pues verdaderos principios y reglas de valor constitucional, esto es, son normas situadas en el nivel constitucional, a pesar de que puedan a veces contener mecanismos de reforma diversos al de las normas del articulado constitucional stricto sensu”. Ver Corte Constitucional de Colombia, Sentencia C-225/95, disponible en www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/1995/c-225-95.htm

17 dane, Ministerio de la Protección Social, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. “Boletín de prensa del 4 marzo 2011”, Bogotá, 2011.

18 Ver cepal, unicef, Pobreza infantil en América Latina y el Caribe, Naciones Unidas, Nueva York, 2010, anexo iv, p. 194.

19 Ibíd., anexo vi, cuadro A6-2, p. 195.

20 dane, Ministerio de la Protección Social, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Análisis en profundidad y términos comparativos de los años 2001-2003-2005 y 2007 sobre trabajo infantil, dane, 2008, p. 127.

21 Estos y los siguientes datos pueden encontrarse en la página web www.gilmajimenez.com/cifrasviolencia

22 Ver Tribunal Internacional sobre la Infancia Afectada por la Pobreza y la Guerra, Reporte anual 2011. La infancia colombiana en las puertas del genocidio, disponible en www.crin.org/docs/informecolombia2011.pdf

23 Ibíd., pp. 50-51.

24 La violencia estructural define los procesos de la violencia en los que la acción se produce a través de mediaciones institucionales o estructurales. Podría ser entendida como un tipo de violencia indirecta presente en la injusticia social y otras circunstancias que en definitiva hacen que muchas de las necesidades de la población no sean satisfechas cuando, con otros criterios de funcionamiento y organización, lo serían fácilmente. También desde su origen, y en relación con las mediaciones que la hacen posible, pone de manifiesto los impulsos, incitaciones e interacciones entre unas y otras formas de violencia. Ver Galtung, Johan, Essays in Peace Reseach I, Peace: Research, Education, Action, Copenhague, 1975.

25 Para el concepto de “exceso de regulación” ver el artículo de De Sousa Santos, Boaventura, “Los nuevos movimientos sociales”, en Observatorio Social de América Latina (Osal), año 5, septiembre de 2001, Clacso, Buenos Aires.

© Universidad externado de Colombia, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search