Version classiqueVersion mobile

Sobre las estadísticas de infancia y trabajo en Colombia

 | 
Giampietro Schibotto

I. Introducción

Texte intégral

Las matemáticas son el alfabeto con el cual Dios
ha escrito el Universo.
GALILEO GALILEI
Cuando las leyes de la matemática se refieren
a la realidad, no son ciertas; cuando son ciertas,
no se refieren a la realidad.
ALBERT EINSTEIN
Tres estadísticos viajaban en tren por las praderas
de Escocia. Vieron desde la ventanilla una oveja roja.
“Mira, dijo el primero, ¡en Escocia las ovejas
son rojas!” Al que el segundo le contestó:
“No, solo podemos decir que en Escocia algunas ovejas
son rojas”. Replicó el tercero: “En realidad lo único
que podemos decir es muy poco. Y es que en Escocia
hay por lo menos una oveja, que tiene por lo menos un
lado de su cuerpo que es rojo. Más no podemos decir”.
ANONIMO

1La finalidad de este texto es orientar en la geografía, no siempre clara y transparente, de los datos oficiales disponibles en Colombia sobre el fenómeno de la infancia y de la adolescencia trabajadora. También se quiere ahondar en una lectura crítica y comparativa de los mismos y analizar la formas en que se han comunicado al público y han sido recogidos por los medios de información masivos. Finalmente, aunque de forma más rápida y sintética, queremos analizar unos cuantos datos referidos a América Latina.

  • 1 Como veremos más en detalle, la expresión “trabajo infantil” puede entenderse en una doble valencia (...)

2El afán de tener cifras confiables del así llamado “trabajo infantil”1 es relativamente reciente, pues comenzó solo en los últimos años del siglo pasado y se consolidó en la primera década del siglo presente. Todo ello se concreta en dos procesos que configuran este interés, cada vez más fuerte, por mediciones matemáticas que pudieran casi ‘enjaular’, ‘capturar’ en un perfil riguroso y exacto un fenómeno como el trabajo infantil que, al contrario, se presenta en extremo complejo, matizado, polisémico y multidimensional.

  • 2 Se trata, hasta la fecha, de “Un futuro sin trabajo infantil”, Informe global con arreglo al seguim (...)
  • 3 En el caso de Colombia se trata de los informes de los años 2001, 2003, 2005, 2007, 2009 y 2011 sob (...)

3En primer lugar están los informes globales de la Organización Internacional del Trabajo (oit), que justamente empiezan a elaborarse al comienzo de este siglo2, y por otro lado está la aplicación de módulos a nivel nacional sobre el trabajo de los niños y adolescentes en el marco de las encuestas censales en varios países, entre ellos Colombia3.

4Cabe preguntarnos sobre el porqué de este renovado interés en producir estos informes nacionales y globales, interés que también recientemente ha sido reafirmado varias veces. ¿Se trata tan solo de la legítima y deseable voluntad de disponer de más información para conocer mejor el fenómeno y, por ende, poder orientar de forma más acertada las intervenciones sociales y las políticas públicas? O ¿se trata, por el contrario, de un intento de convalidar por vía ‘matemática’, es decir, convencionalmente incuestionable, los supuestos ideológicos y los modelos de intervención hegemónicos de corte abolicionista, hoy en día debatidos por otras discursividades alternativas y críticas?

  • 4 Entre otras posibles referencias, recordamos en particular el número monográfico de la revista nats(...)

5Estos interrogantes son aún más pertinentes si consideramos que muchos expertos y muchas instituciones de investigación estadística rechazan de manera rotunda la posibilidad de tener efectivamente datos cuantitativos fiables acerca del fenómeno del trabajo infantil, sobre todo cuando se pretende moverse en un horizonte que involucra realidades tan amplias como puede ser una nación o hasta todo el mundo4. Dos dificultades, en particular, son las que no solo obstaculizan, sino que hacen imposible poder contar con un mínimo de certidumbre cuantitativa.

6La primera atañe al hecho de que el mundo del trabajo infantil es en muchísimos casos extremadamente reticente, críptico, escondido, disfrazado, camuflado, obligado a negarse a sí mismo. Todo ello implicaría, por lo menos, una extrema prudencia en el manejo de los datos que se logra recoger, a sabiendas de que en el mejor de los casos son borrosos y aproximados, si no escasamente fiables, contradictorios e incoherentes. Sorprende, entonces, que de esta honesta y positivamente humilde prudencia se encuentran escasas huellas en los informes estadísticos disponibles; por el contrario, muchas veces las estimaciones se presentan con un sello de objetividad y de incuestionabilidad que, como veremos más adelante, no tiene sustento. No se trata, obviamente, de restarle importancia ni legitimidad al trabajo estadístico, sino de encauzarlo en sus propios límites, sobre todo cuando nos referimos al trabajo infantil a nivel nacional o mundial.

  • 5 dane es el acrónimo del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia, entidad re (...)
  • 6 En este caso hay que reconocer que el dane sí explicita estas dificultades, por ejemplo, entre otro (...)

7La segunda dificultad se refiere al hecho de que tampoco la poderosa maquinaria del dane5 en Colombia o de la oit a nivel mundial, su consistente disponibilidad de recursos humanos y financieros, permite planificar y sustentar una investigación única a nivel mundial, homogénea y coherente, y a nivel nacional en la mayor parte de los casos obliga a utilizar módulos específicos sobre trabajo infantil que se “anexan” a encuestas de hogares o censos. Por esta razón, los informes disponibles son un ensamblaje de distintos estudios de nivel nacional o local. Sobre todas estas investigaciones, muchas veces caleidoscópicas, y el arduo trabajo de ensamblaje para configurar informes de alcance nacional y global, se evidencia una notable reticencia, en varios casos, lo cual vuelve muy difícil la disponibilidad de los documentos pertinentes. Al mismo tiempo deja muchas dudas el trabajo comparativo entre los datos de los informes de distintas épocas, pues tanto las categorías como las metodologías empleadas han cambiado continuamente a lo largo de los años y, sin embargo, se siguen haciendo análisis comparativos de estos datos recogidos de manera no homogénea, sin que medie por lo menos una explicación de las condiciones que habrían hecho posible esta comparación en términos de rigurosidad científica6.

8A pesar de toda esta debilidad, los informes revelan una actitud muy poco crítica, sin prudencia, sin subrayado de las limitaciones y de las posibles y probables sub o sobreestimaciones. Por el contrario, todo viene presentado como si fuera un conjunto de datos incontrovertibles, que no solo ofrecen una fotografía estática, sino también una secuencia dinámica, capaz de individualizar tendencias proyectivas y futuras que, puntualmente, vienen contradichas por datos y evoluciones sucesivas.

9Y es que, en muchos casos, se establece una relación con la información estadística que no está determinada solamente por la voluntad de comprender el fenómeno, sino también por una intencionalidad de dar sustento a determinadas políticas públicas relacionadas con el trabajo de los menores. Es allí que, tal vez, pueda darse un debilitamiento del rigor académico, opacado por filtros interpretativos preconstituidos, que pueden llegar a desconocer las fallas de décadas de programas abolicionistas.

10Por ello pensamos que es importante una lectura crítica de los datos oficiales disponibles sobre trabajo infantil, pues no solo se trata de números, sino de números que quieren sustentar y avalar aparatos interpretativos, normatividades jurídicas, epistemes institucionales, parámetros hermenéuticos y valorativos, reparticiones de recursos y, finalmente, diseño y operatividad de un determinado esquema de políticas públicas, en el marco de una gran y única metanarración sobre trabajo infantil, que no deja espacio a ninguna voz externa.

Notes

1 Como veremos más en detalle, la expresión “trabajo infantil” puede entenderse en una doble valencia semántica. La del uso común y corriente, en que equivale a todos los trabajos realizados por los menores de edad, y la específica que se refiere a cómo esta expresión ha sido resignificada por la Organización Internacional del Trabajo (oit), que la asume como equivalente del trabajo prohibido y por ende “por abolir”.

2 Se trata, hasta la fecha, de “Un futuro sin trabajo infantil”, Informe global con arreglo al seguimiento de la Declaración de la oit relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, oit, 2002; “La eliminación del trabajo infantil: un objetivo a nuestro alcance”, Informe global con arreglo al seguimiento de la Declaración de la oit relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, oit, 2006; “Intensificar la lucha contra el trabajo infantil”, Informe global con arreglo al seguimiento de la Declaración de la oit relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, oit, 2010.

3 En el caso de Colombia se trata de los informes de los años 2001, 2003, 2005, 2007, 2009 y 2011 sobre los cuales volveremos con mayores detalles.

4 Entre otras posibles referencias, recordamos en particular el número monográfico de la revista nats, dedicada a un análisis crítico del último informe global de la oit. Ver nats. Revista internacional desde los niños y adolescentes trabajadores, ifejants, Lima, año xiv, n.° 19, 2010.

5 dane es el acrónimo del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia, entidad responsable de la planeación, levantamiento, procesamiento, análisis y difusión de las estadísticas oficiales de Colombia. Su finalidad es la de “fortalecer el conocimiento, la confianza y la cultura estadística de los colombianos, reafirmando su condición de rector de las estadísticas en el país”. Ver www.dane.gov.co

6 En este caso hay que reconocer que el dane sí explicita estas dificultades, por ejemplo, entre otros, en su texto “Análisis en profundidad y términos comparativos de los años 2001, 2003, 2005 y 2007 sobre trabajo infantil”, dane, Bogotá, 2008. En la página 8 de la presentación se dice: “Es conveniente recordar que la investigación realizada en el 2001 corresponde a una encuesta independiente con una metodología y diseños específicos para estudiar el fenómeno del trabajo infantil con miras a su repetición en el 2011, frente a la cual, los módulos de seguimiento aplicados en el 2003, 2005 y 2007, al estar dentro de ech y geih, enriquecen la investigación al relacionarlos con las condiciones de vida de los hogares, pero implican un manejo a un nivel diferente y en diferentes grados, en lo que respecta a la construcción del marco, la selección de las muestras, los operativos de campo, los ajustes a las nuevas proyecciones de población, entre otros aspectos”.

© Universidad externado de Colombia, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search