Version classiqueVersion mobile

Cátedra Unesco y Cátedra Infancia: justicia transicional y memoria histórica

 | 
André-Jean Arnaud
, 
Castor M.M. Bartolomé Ruiz
, 
Yolyn Elena Castrillón Baquero
, 
et al.

Sección I. Cátedra Unesco: políticas públicas y violencias

El miedo, la seguridad y la excepción. Dispositivos y técnicas de gobierno de la vida humana

Castor M. M. Bartolomé Ruiz

Résumé

En este artículo se hace un análisis crítico de los dispositivos de seguridad como técnicas de gobierno de la vida humana. Tomando como punto de partida la noción política del miedo presente en Hobbes, se estudia la genealogía de los dispositivos de seguridad presentada por Foucault y los dispositivos de excepción estudiados por Agamben. Para concluir se presenta un conjunto de tesis sobre la relación entre dispositivos de seguridad y el discurso de los derechos humanos.

Texte intégral

INTRODUCCIÓN

  • 1 “La distinción entre esferas privada y pública corresponde a los dominios de la familia y de la pol (...)

1Los dispositivos de seguridad son técnicas de gobierno. Lo que se gobierna (o se pretende gobernar) son personas, una población. Los dispositivos ponen en juego la dinámica de gobernar a los otros, gobernar a otras personas, gobernar poblaciones. No es propiamente la lógica democrática la que impulsa los dispositivos de seguridad, sino, como veremos a continuación, la dinámica oikonómica, en la cual prevalece la lógica de la oikos, donde el pater familias (que en la actualidad equivale, entre otros, al gerente de negocios) administraba jerárquicamente las relaciones y distribuía funcionalmente la vida de las personas (ahora funcionarios). Tal como Arendt expuso, la racionalidad moderna subvirtió la separación clásica entre el espacio isonómico de la democracia política y el espacio jerárquico de la oikonomia creando un híbrido denominado economía política que es una inversión de sentido de la política clásica1.

2En este ensayo proponemos una reflexión crítica sobre los dispositivos de seguridad como instrumentos de gobierno y sus implicaciones sobre la vida humana. Inicialmente analizamos la relación entre el discurso moderno de la seguridad y la teoría política del miedo en Hobbes; en un segundo momento estudiamos la noción de dispositivo de seguridad presentada por Foucault, y cómo en ella se diseña la lógica biopolítica del gobierno de las poblaciones; en un tercer punto analizamos la propuesta de Agamben sobre los dispositivos de excepción como dispositivos biopolíticos de seguridad, y concluimos con algunas tesis mínimas sobre la problemática que vincula los dispositivos de seguridad con el discurso de los derechos humanos.

HOBBES: LA SOMBRA DEL MIEDO QUE NOS PERSIGUE

“Mi madre, cuando nací, parió gemelos: yo y el miedo” (Hobbes)

31. Hobbes estudió de forma detallada la pertinencia de gobernar el miedo para conseguir un buen gobierno. Lo que Hobbes entendía por “buen gobierno” era consonante con la voluntad del soberano. La abolición formal de los gobiernos absolutistas y su substitución por los Estados de derecho apartó formalmente la sombra amenazadora del soberano, pero no fue abolido el principio formulado por Hobbes sobre el gobierno del miedo. Los Estados modernos, lejos de abolir el miedo como categoría política, se han propuesto gobernarlo de forma útil; inclusive la tecnología de gobierno del miedo se ha desarrollado a tal extremo que, cuando es necesario, se llega a producirlo como técnica efectiva de gobierno de personas y poblaciones (Delumeau, 1989). Las personas con miedo se gobiernan más fácilmente, y las poblaciones asustadas siguen con docilidad las directrices de los gobernantes. El miedo, como vaticinó Hobbes, es una excelente tecnología de gobierno.

4Para comprender el alcance y significación político-jurídica de los dispositivos de seguridad contemporáneos es preciso situarlos en el contexto del miedo como tecnología de gobierno. El miedo a la violencia, el miedo al desempleo, el miedo a las enfermedades, el miedo a la escasez, el miedo a accidentes, el miedo al terrorismo, el miedo a la vejez, el miedo al miedo, todos los miedos pueden ser rentabilizados políticamente, inclusive económicamente. No es casual que uno de los principales filones de negocios de nuestro mundo sean las compañías de seguros. El miedo, real o ficticio, induce a las personas a buscar seguridades, reales o ficticias. Según la máxima de Hobbes: “El miedo y la libertad son compatibles […] de tal modo que todos los actos practicados por los hombres en el Estado por temor a la ley son acciones que sus actores tienen libertad de no practicar” (Hobbes, 2000: 172), aquellos que consigan canalizar el miedo de las personas, podrán obtener excelentes rentabilidades en todos los ámbitos.

52. Para entender el alcance de los dispositivos de seguridad como tecnologías de gobierno es conveniente profundizar más en las implicaciones políticas del miedo. En este punto, Hobbes continúa siendo la referencia inicial de los Estados modernos y sus gobernantes, pues analiza el miedo como una pasión natural que induce el comportamiento humano hacia la búsqueda de seguridades. Hobbes tiene diversas definiciones del miedo y en todas ellas lo considera una pasión, contraria a la virtud, que influencia negativamente el comportamiento humano, pero que puede ser muy rentable para una buena estrategia política. En su obra Leviatán define el miedo como “… la opinión vinculada a la creencia de un daño proveniente del objeto” (Hobbes, 2000:60). En Los elementos de la ley natural, lo define como “… la expectativa de un mal” (Hobbes, 2002: 60), y en El ciudadano, presenta el miedo como la “anticipación de un mal venidero” (Hobbes, 2004: 32).

6Sentir un determinado miedo lleva consigo procurar una seguridad alternativa; cuanto mayor sea el sentimiento de miedo, más obsesiva será la búsqueda de seguridad para prevenir las consecuencias de ese miedo. Independientemente de la objetivad del miedo sentido, el sentimiento de miedo induce y dirige el comportamiento en busca de seguridades compensatorias. Producir un miedo, real o ficticio, posibilita ofrecer seguridades. Aquel que pueda ofrecer seguridades para los miedos tendrá en su poder la posibilidad de inducir (y conducir) el comportamiento de las personas para los objetivos deseados, sean políticos, económicos o ideológicos. El miedo se tornó un insumo de gran rentabilidad económica para el capitalismo y un elemento de gestión eficiente para el liberalismo (De Giorgi, 2006: 321-338). Gestionar con eficiencia el miedo puede generar grandes rentabilidades económicas y buenos resultados administrativos para las instituciones, incluido el Estado.

  • 2 “Dado que la fuerza de las palabras es demasiado débil para obligar a los hombres a cumplir los pac (...)
  • 3 “Los hombres que eligen su soberano, lo hacen por miedo unos de los otros, y no de aquél que eligen (...)

7El miedo, según Hobbes, es inherente a la naturaleza humana, y proviene en gran parte del desconocimiento de las causas que lo provocan y de las consecuencias que acarrea2. El miedo es constitutivo de la existencia; el ser humano, según Hobbes, nace, vive y muere en compañía del miedo. El miedo es, para este autor, el origen y también el hilo oculto que mantiene unidas las sociedades en busca de seguridad: “Debemos concluir que el origen de todas las sociedades, grandes y durables, no es la buena voluntad que los hombres tienen entre sí, sino el miedo mutuo que nutren unos por los otros” (Hobbes, 2004: 32). El miedo actúa como amalgama de los individuos en torno a las seguridades que la sociedad les ofrece. Para Hobbes, esta búsqueda de seguridad es el principal objetivo de la existencia de una sociedad y su única justificativa, pues por naturaleza homo homini lupus3. La consecuencia de esta antropología política es ampliamente conocida, pero también muy actual, pues la guerra es el estado constitutivo de las relaciones sociales: “¿qué es la guerra sino aquel período donde la voluntad de responder al otro valiéndose de la fuerza está perfectamente legalizada, sea por palabras o por acciones?” (Hobbes, 2004: 37). El otro es siempre un enemigo potencial, y por ello el miedo del otro genera una política de prevención hacia su potencial ataque. La teoría hobbesiana del miedo del otro conduce a un estado de guerra latente y permanente: “El miedo a la opresión predispone a los hombres para anticiparse, buscando ayuda mediante la asociación, pues no hay otra forma de asegurar la vida y la libertad” (Hobbes, 2000: 93). Las consecuencias actuales de estos presupuestos filosóficos son evidentes y están presentes, por ejemplo, en las doctrinas de seguridad como la del “ataque preventivo” enunciada por el gobierno de George W. Bush, y practicada ampliamente por el Estado de Israel, y también en la teoría del “Derecho penal del enemigo” formulada por G. Jackobs (2004: 88 y ss.).

8Aunque los Estados de derecho surgieron para neutralizar el concepto de voluntad soberana absoluta propuesto por Hobbes, no por ello su teoría política del miedo ha sido abolida o ignorada. Muy por el contrario, los dispositivos de seguridad modernos se proponen gobernar el miedo como tendencia humana natural procurando rentabilizarlo a modo de activo útil inherente al ser humano. Este uso estratégico de la vida humana es, entre otros, lo que torna la política moderna cada vez más una biopolítica. Además de este uso biopolítico utilitario del miedo, la sombra del soberano no ha sido plenamente abolida de los Estados de derecho, como veremos posteriormente, sino que la amenaza soberana se cierne potencialmente sobre todas las vidas que amenazan el orden social existente a través de la posibilidad de decretar la excepción. Como veremos, la excepción se torna, así, en otra técnica biopolítica de gobierno de personas y poblaciones consideradas peligrosas para el orden establecido.

LA SEGURIDAD COMO DISPOSITIVO BIOPOLÍTICO DE GOBIERNO

En el fondo, cuando se procura corregir a un detenido, un condenado, se busca corregirlo en función de los riesgos de reincidencia que representa, o sea, en función de lo que se denominó muy temprano peligrosidad – es decir, aquí también [tenemos] mecanismo de seguridad (Foucault, 2008: 10).

  • 4 Foucault fue el autor que introdujo y empleó el concepto de dispositivo en sus investigaciones, aun (...)
  • 5 Agamben esboza una particular concepción de dispositivo, diferente de la de Foucault. Dispositivo s (...)

93. Para continuar en el avance de nuestra reflexión conviene registrar que el concepto de dispositivo es relativamente reciente como categoría de análisis social. Es más complejo que el mecanismo, más amplio que las técnicas, más maleable que la noción de aparato, y más flexible que el concepto de estructura4. El dispositivo articula un conjunto heterogéneo de saberes y prácticas en una estrategia de poder definida. El dispositivo tiene la peculiaridad de conjugar saberes y prácticas con una diversidad de instituciones sociales, leyes establecidas, técnicas económicas, de salud, comunicación y formas políticas. El dispositivo, a diferencia de la estructura, tiene una operatividad más funcional porque actúa a través del cruzamiento de potencias entre los diversos elementos que lo componen. El dispositivo desarrolla su operatividad en la lógica del poder y en el marco de los saberes establecidos5.

10El dispositivo, aunque aparenta tener una funcionalidad operativa lógica, está atravesado por la dialéctica de intereses y los juegos de poder. La sobrevivencia de un dispositivo depende de su capacidad para disolver la dialéctica de la confrontación de los intereses de clase en la lógica de la eficiencia. El dispositivo se legitima socialmente por su funcionalidad, ocultando en los intersticios de su lógica las confrontaciones dialécticas de poder e intereses que lo generan.

  • 6 Recordamos que el método genealógico investiga la verdad de nuestro presente a partir de la histori (...)

11La seguridad, en cuanto dispositivo, también está atravesada a lo largo y ancho por esta tensión funcional (que lo legitima) y dialéctica (de los intereses de clase), como veremos posteriormente. La dialéctica de la confrontación de intereses pone en juego la lógica de funcionamiento de los dispositivos, en este caso de la seguridad. El dispositivo no opera de forma abstracta o meramente funcional, sino que redefine los intereses estratégicos en juego, y su sobrevivencia depende de la legitimidad social que adquiere o de la ca pacidad para neutralizar las formas de deconstrucción que lo amenazan. La genealogía de las prácticas6 debe captar la dialéctica de los conflictos para delimitar críticamente las estrategias de poder y saber que están en juego; de lo contrario, la genealogía puede convertirse en mera sociología descriptiva, abstracta y funcional. De otro lado, la dialéctica no genealógica puede derivar en un idealismo de síntesis deseable pero poco crítica.

12El objetivo de este ensayo no es deslindar una posición sobre el concepto de dispositivo, sino esclarecer en qué sentido la seguridad puede ser o se transformó en un dispositivo. Los conceptos filosóficos tienen el poder de crear realidades cuando son aceptados como verdaderos. La verdad del concepto crea la realidad de su existencia, pero el concepto no puede operar como mero lecho de Procusto que fuerza la realidad cortando lo que no encaja y exagerando lo que falta. El dispositivo de la seguridad o la seguridad como dispositivo no puede ser definido como una acomodación de la realidad al concepto, sino que debe ser comprendido a partir de la genealogía de las prácticas y verdades que dieron origen a lo que hoy denominamos dispositivos de seguridad. En ese sentido, las investigaciones realizadas por Foucault se propusieron reconstruir la genealogía de este dispositivo para posibilitar una comprensión crítica del mismo.

13Al reconstruir la genealogía de los dispositivos de seguridad en su curso Sécurité, territoire, population (Foucault, 2004), Foucault comienza con una pregunta simple: “¿qué es seguridad?” (Foucault, 2004: 6). Para esclarecer esta cuestión propone analizar, de forma didáctica, el ejemplo de la ley, no matarás, bajo tres dispositivos diferentes. La ley no matarás puede ser implementada de forma soberana con una imposición amenazadora, y su observación puede ser exigida a través de medidas de punición bárbaras en la forma de ahorcamientos o descuartizamientos ejemplares (Foucault, 2008: 7). Este dispositivo de soberanía pone su énfasis en la fuerza brutal del derecho para imponer de forma absoluta, amedrentadora, la ley dispuesta de forma soberana. Es el poder soberano con sus dispositivos jurídicos. La misma ley no matarás puede ser articulada como dispositivo de vigilancia a través del entrenamiento disciplinar de los sujetos, bajo la forma de vigilancia de sus comportamientos, y de recompensa o castigo por los resultados obtenidos. Este dispositivo de poder disciplinario no hace operar a la ley a través del miedo amedrentador, sino de la vigilancia productiva. Representa las técnicas punitivas de vigilancia y castigo que se expandieron en todas nuestras instituciones hasta conseguir producir una masiva subjetivación de individuos disciplinados acordes a las demandas del capitalismo imperante. Por último, para Foucault la genealogía de los dispositivos de poder modernos produjo una tercera forma de lidiar con la ley penal, las puniciones y las disciplinas. Esta nueva modalidad no tiene por objeto castigar soberanamente a los súbditos, ni disciplinar productivamente a los sujetos, sino anticipar preventivamente los eventos. Es una técnica de poder preventiva a través de la cual se pretende anticipar las posibilidades para administrar las realidades. Esta técnica no se limita a individualizar lo que ya es, sino a anticipar lo que puede ser. Ese es el marco genealógico de los dispositivos de seguridad (Foucault, 2008: 15).

14Los dispositivos de seguridad se desarrollan a partir de algunas cuestiones nuevas. No se pregunta, por ejemplo, qué pena aplicar o cuál es la punición correcta para un delito, sino cuál es la violencia aceptable y cómo evitar la violencia máxima teniendo en cuenta las variables estadísticas de la criminalidad. Se pregunta cómo prevenir estadísticamente robos, atentados, violencia, corrupción, hambre, epidemias, crisis económicas, etc., en determinados tipos de sociedad y entre determinadas capas sociales. El dispositivo de seguridad pone en juego la gobernabilidad de los fenómenos; su objetivo es disponer los medios para gobernar los sujetos afectados por esos fenómenos a partir de sus inclinaciones naturales. Los dispositivos de seguridad se proponen regular los fenómenos, gobernar las tendencias. Lo que está en juego son variables que deben ser gobernadas según la naturaleza de los fenómenos en cuestión; ese gobierno de las variables debe respetar la naturaleza de las cosas y de las personas para dirigirla a un fin deseado.

  • 7 Foucault concluyó el curso de 1978, Seguridad, territorio y población con una reflexión sobre la gu (...)

15Gobernar la naturaleza y la vida es la característica predominante de toda oikonomia, que no fuerza por la violencia, sino que gobierna la naturaleza a través de la propia naturaleza. Eso muestra que existe un estrecho vínculo entre economía y dispositivos de seguridad, vínculo que se encuentra en el concepto de gobierno. Tanto la economía como los dispositivos de seguridad son formas de gobierno, o, en el vocabulario propuesto por Foucault, formas de gubernamentalidad, ya que su objetivo es gobernar a los otros, gobernar los sujetos a partir de sus necesidades7. El gobierno oikonómico sabe aprovecharse de las tendencias de la naturaleza y administrarlas con eficiencia para conducirlas con utilidad; entre esas tendencias tiene especial relevancia el miedo. La técnica gubernamental dirige la naturaleza (de los individuos) a partir de sus intereses o inclinaciones y la gestiona a partir de sus tendencias. El objetivo de la biopolítica es conseguir administrar la libertad humana. Es decir, no negar la libertad, sino producir formas de libertad en las que los sujetos actúen según fines previstos estratégicamente. El miedo resulta un gran aliado en esta estrategia de gobernar la libertad de los individuos, pues la expectativa del miedo genera una abdicación de la libertad para obtener mayor seguridad o una sujeción voluntaria a directrices estratégicas que (supuestamente) ofrecen más seguridad. En esta lógica, la libertad es pensada como si fuese un mero impulso natural del deseo de seguridad, y a través de ella es posible elaborar técnicas que lleven a la sujeción voluntaria de los individuos a las estrategias de gobierno; el miedo, junto con el deseo de seguridad, inducen su comportamiento y posibilitan dirigir sus conductas respetando la libertad individual, pues, en la lógica biopolítica, lo que se gobierna, en último extremo, es la libertad.

  • 8 Es ilustrativo el texto de Louis-Paul Abeille, 1762, analizado por Foucault en el que aquel autor s (...)

164. Según Foucault, la genealogía de los dispositivos de seguridad presenta su carácter biopolítico en la medida en que fueron creados para gobernar la población (Foucault, 2008: 55). La población es una nueva categoría creada en la modernidad como objeto que debe ser gobernado; es el concepto biopolítico a que se reduce la vida humana en las estrategias de gobierno, entre ellas, las estrategias de seguridad. En cuanto en los siglos XVII y XVIII, el pueblo fue resignificado como sujeto de soberanía, la población era inventada como objeto de gobierno8. Los dispositivos de seguridad administran los fenómenos a través del gobierno de las personas, en concreto de la población, lo cual implica, en primer lugar, el desarrollo de técnicas capaces de administrar los fenómenos en cuestión, es decir, la seguridad debe saber administrar preventivamente cualquier fenómeno social, sea de carácter económico (agricultura, alimentos, industria, finanzas, etc.), pedagógico, de salud pública, etc. En segundo lugar, los dispositivos de seguridad evalúan la lógica de su validez a través de un cálculo de costos. Todo tiene un costo y es reducido a valor numérico, normalmente monetario. Ese modelo de valor define las estrategias de los dispositivos. En tercer lugar, se establece una estrategia binaria a través de la cual se regula lo que está permitido y prohibido para delimitar una media considerada óptima y un mínimo inaceptable (Foucault, 2008: 9). La media estadística define los modelos de normalización dentro de los cuales los sujetos deberán ajustar sus conductas para que sean aceptables como óptimas o desechadas por mínimas. Los dispositivos de seguridad operan a través de técnicas de normalización en las que se define estadísticamente la media de normalidad aceptable, que servirá como norma para definir la exclusión o la inclusión de los sujetos en las instituciones sociales.

17Es importante destacar que la biopolítica opera en un campo diferente, y en muchos casos divergente, del dominio de la acción política clásica. Esta se propone desarrollar la autonomía de los sujetos, aquella demanda un ajustamiento comportamental de los individuos. La política es el espacio de la autogestión colectiva (democracia), la biopolítica es el campo de la gestión eficiente de los recursos humanos. En la biopolítica no hay democracia, sino técnicas de administración y gobierno. Los dispositivos de seguridad son siempre técnicas biopolíticas de gobierno.

LA EXCEPCIÓN COMO DISPOSITIVO DE GOBIERNO

185. Las investigaciones realizadas por Giorgio Agamben retoman las líneas abiertas por Foucault, cruzándolas con otras perspectivas como las de Walter Benjamin y Hannah Arendt. Sin negar el análisis de Foucault sobre los dispositivos de seguridad, Agamben trae a debate la tesis de que los dispositivos biopolíticos no son una pura creación del Estado y del mercado moderno, sino que el derecho y la política occidentales tienen una raíz biopolítica originaria. Agamben concuerda con Foucault y Arendt en que la modernidad ha hecho del gobierno de la vida humana el núcleo central de sus estrategias de poder, y por ello los dispositivos biopolíticos de administración de la vida humana, entre ellos la seguridad, se generalizaron como la forma hegemónica de gobierno político y económico. La economía invadió la política convirtiendo la autogestión colectiva de la democracia (demos-cratos) en gestión de habilidades y administración de tendencias (oikos – nomos), por ejemplo, a través de la llamada opinión pública. La biopolítica transmutó la autonomía de los sujetos, que era el principio y el objetivo clásico de la política, en un ajuste de competencias comportamentales como exigencia de éxito institucional y eficiencia logística de la acción social. Agamben concuerda con Foucault y Arendt en que la biopolítica se generalizó en la forma de dispositivo económico, o sea, en oikonomia administrativa de la vida humana. Sin embargo, propone la tesis de que la biopolítica no es meramente moderna, sino que es originaria del derecho occidental. La prueba de esta tesis estaría en la importancia de la excepción jurídica ya en el origen del derecho y que en la actualidad adquiere más y más relevancia como dispositivo de gobierno.

19Inicialmente es pertinente esclarecer que, para Agamben, la excepción opera en tres dimensiones: en primer lugar, suspende el derecho sobre la vida humana de las personas afectadas; en segundo lugar (y concomitantemente) esa vida queda reducida a mera vida natural, y en un tercer momento el lugar vacío del derecho es suplantado por una voluntad soberana. El dispositivo de la excepción despoja a la vida humana del derecho, revistiendo de todo derecho a la voluntad soberana. Como consecuencia, la excepción hace que el derecho se identifique, en la excepción, con la voluntad soberana. Eso implica que la vida humana que cae bajo el dispositivo de la excepción se encuentra a merced del arbitrio de una voluntad soberana.

  • 9 “Homo sacer is est quem populus iudicavit ob maleficium: neque fas est eum immolari, sed qui occidi (...)

20Para Agamben, la excepción jurídica revela la dimensión biopolítica inherente al derecho a través de la cual defiende la vida capturándola en la forma de excepción. El paradigma de esta captura biopolítica del derecho está representado, entre otras, en la figura jurídico política perteneciente al derecho romano arcaico, el homo sacer (Agamben, 2002). Quien sufría el decreto de homo sacer entraba en una condición jurídica política especial, fuera del derecho, sin ningún derecho, por ello su realidad se asimilaba a la condición de la excepción jurídica. La excepción crea la figura del homo sacer, que a su vez es una vida abandonada a su suerte. Aquel que era declarado homo sacer perdía automáticamente todos los derechos, era rebajado de la condición de ciudadano con derechos, a mera vida biológica sin derechos. La referencia más concreta que tenemos de esta figura arcaica del derecho romano nos fue conservada por Sexto Pompeyo Festo, gramático del siglo II9.

21Homo sacer es aquel que fue juzgado por un delito, pero al que no es lícito sacrificar, es decir, condenarlo por ley. Pero aquel que lo mata no será condenado por parricidi, que es un tipo de homicidio cualificado contra los pares, es decir, los ciudadanos, y por supuesto contra el pater familias. La fórmula lo dice expresamente: si alguien mata a aquel que por plebiscito es sacro, no será considerado parricida (homicida) (‘ si quis eum qui eo plebei scito sacer sit, occiderit, parricida ne sit’) (Agamben, 2002: 79). El homo sacer es un mero ser viviente al que no se le puede condenar por derecho, pues está fuera del derecho, y aquel que lo mata no comete delito. El homo sacer es la vida sometida a la pura excepción. Para el derecho no se puede cometer delito contra el homo sacer, por eso cualquier violación contra él es inimputable. El homo sacer es mera vida natural, un mero ser viviente, y, como tal, está expuesto a toda violencia sin ninguna defensa jurídica o política (Agamben, 2002: 79-98).

22La figura jurídica del homo sacer sería el paradigma de la excepción jurídica inherente al derecho y al modo como el derecho se relaciona con la vida humana, defendiéndola mediante la amenaza. Agamben percibe en la excepción el umbral en que se deslinda la existencia del soberano fuera y dentro del derecho; la excepción jurídica prevista y reglamentada en las constituciones modernas muestra que el umbral de in-discernimiento entre soberanía y derecho continúa operativo. En caso de necesidad, una voluntad soberana podrá suspender el orden jurídico para defenderlo. Sólo se puede suspender el orden desde fuera del orden, por ello es una voluntad que está por encima de la ley, ya que tiene el poder de suspenderla cuando lo considera pertinente.

23Para Agamben, la excepción, además del umbral que evidencia la existencia de la soberanía, se convirtió en un dispositivo de gobierno muy utilizado por la política moderna; un dispositivo de seguridad que cumple la función de gobierno. Para este autor, la excepción es el dispositivo biopolítico de seguridad y gobierno por excelencia de las sociedades modernas en las que el Estado de derecho suplanta permanentemente el derecho por la excepción, utilizando de forma normal la excepción como técnica habitual de gobierno (Agamben, 2004).

24Si consideramos la abusiva y extensiva proliferación de actos de excepción económicos, políticos, jurídicos, informativos, de control social, vigilancia en gran escala, espionaje global de todo y de todos, etc., que existe actualmente, tal vez sea conveniente ponderar con atención el alcance efectivo de las tesis de este autor.

  • 10 La tesis viii Sobre el concepto de historia, de Benjamin dice: “La tradición de los oprimidos nos e (...)

256. Agamben retoma las tesis de Benjamin sobre la excepción: para los oprimidos el estado de excepción es la norma10, en el debate con Carl Schmitt. La excepción se define como la retirada total o parcial del derecho sobre la vida humana. La excepción no niega el derecho, sólo lo suspende. Al suspender el derecho, la vida queda expuesta como mera vida biológica; lo que Benjamin denominó pura vida desnuda. En la excepción, la persona queda reducida a pura vida natural. Ella, despojada del derecho porque está en suspenso, queda desprotegida y fragilizada. El lugar vacío dejado por la suspensión del derecho es ocupado por la arbitrariedad de una voluntad, que es por definición soberana. En la excepción vemos reaparecer la importancia (bio) política del soberano. El carácter biopolítico de la excepción es evidente en la medida en que ella opera siempre como dispositivo de control y gobierno de la vida humana.

26Agamben enfatiza que el dispositivo de la excepción pone de relieve a aquellos que están fuera del derecho, que son, por un lado, el homo sacer, porque le fue retirado el derecho, y de otro el soberano, que tiene el poder de suspender el derecho desde fuera del derecho (Agamben, 2002: 27). La excepción hace emerger la voluntad soberana como forma absoluta de la ley. Ella sólo puede suspender el derecho desde fuera del derecho. En este punto Agamben retoma las tesis de Schmitt que enuncia: “el soberano está, al mismo tiempo, dentro y fuera del derecho, dentro y fuera del ordenamiento jurídico” (Agamben, 2002: 23). Al suspender total o parcialmente el derecho, la voluntad soberana ocupa ese vacío y se impone como derecho absoluto. En la excepción total, la voluntad soberana y el derecho coinciden. En esas circunstancias, la vida de las personas afectadas queda bajo el arbitrio absoluto de una voluntad soberana. En la excepción parcial, la voluntad soberana actúa con una arbitrariedad limitada, aunque tiene pleno arbitrio para decidir soberanamente sobre aquello en que el derecho está suspendido. Aunque la excepción tiene variables y opera sobre diversos campos, lo que identifica la excepción es su control arbitrario sobre la vida humana.

277. Hay que tener en cuenta que la excepción opera con una especie muy peculiar de exclusión. La excepción no se limita a excluir, sino que, concomitantemente, captura. Aquellos que son excluidos del derecho por la excepción no son simplemente expulsados fuera del derecho, sino que quedan capturados en un espacio anómico, un espacio vacío y sin derechos (Agamben, 2002: 25). La excepción excluye y captura: excluye del derecho incluyendo la vida en un espacio de anomia donde queda capturada bajo el arbitrio de la voluntad soberana. La excepción opera como una especie de exclusión inclusiva: excluye del derecho e incluye en la anomia. Ella es una inclusión excluyente, o una exclusión inclusiva. En la excepción la norma se aplica desaplicándose. En la excepción la ley continúa en vigor sin vigencia; está en vigor pero no se aplica. Ella captura por la exclusión y excluye mediante la captura: “… llamemos relación de excepción a esta forma extrema de la relación que incluye alguna cosa únicamente a través de la exclusión” (Agamben, 2002: 26). Lo específico de la excepción no es la mera exclusión, sino la captura en un espacio vacío donde el control biopolítico se ejerce de forma plena. Esta peculiaridad de la excepción le permitirá operar como dispositivo biopolítico de seguridad muy eficiente para controlar las personas y grupos subversivos o peligrosos para el orden social. La trama interna de la excepción le posibilita ser un dispositivo de seguridad utilizado ampliamente como técnica de gobierno.

LA EXCEPCIÓN COMO DISPOSITIVO DE SEGURIDAD Y CONTROL DE LA VIDA HUMANA

288. La excepción como dispositivo deja abiertos graves cuestionamientos que afectan directamente al concepto de seguridad o a la seguridad como técnica de gobierno. Como casi todos los dispositivos de poder, la excepción se legitima porque en algunos casos es necesaria para lidiar con situaciones extremas de gobierno difícil. Por ejemplo, en catástrofes de cualquier tipo, naturales, económicas, bélicas, epidemias, etc., se justifica la excepción como una forma extraordinaria de ejecutar medidas inmediatas y eficientes para solucionar problemas graves. Eso hace que en casos extremos de necesidad se justifique la excepción como dispositivo útil y eficiente de gobierno. La excepción no se justificaría como mera estrategia oculta de una voluntad soberana en potencia. Si la excepción fuese puro arbitrio de una potencia autoritaria, sería relativamente fácil de-construirla impidiendo todas las formas de excepción. Sin embargo, la vigencia de la excepción desde los orígenes del derecho se justifica porque hay situaciones excepcionales en las que es necesario decidir con rapidez y eficiencia para salvaguardar bienes mayores. Esa necesidad justifica la excepción y la convierte en un dispositivo de poder polivalente, ambiguo, paradójico. La paradoja inherente a la excepción, como a todos los dispositivos de poder, la legitima como necesaria y, concomitantemente, posibilita su uso y abuso.

29En todos los casos es la necesidad la que justifica la excepción. Lo paradójico de la necesidad es que hace necesaria la excepción para salvaguardar el orden vigente, es decir, el derecho instituido. Necesidad y orden son las dos categorías conexas con la legitimidad de la excepción. Para proclamar el estado de excepción generalmente se invoca la necesidad de defender la vida de los ciudadanos, su seguridad. La seguridad es invocada como elemento simbólico que legitima los dispositivos de la excepción, entre otros. En muchos casos se invoca la seguridad del Estado, la seguridad del orden, la seguridad de la ley. Todas las formas de seguridad implican a la vida humana como argumento ideológico que, en muchos casos, oculta otros motivos estratégicos, como los intereses económicos o la consolidación del poder político. Un ejemplo paradigmático de la utilización de la seguridad para legitimar la excepción lo constituyeron las llamadas “Doctrinas de la seguridad nacional” que en la segunda mitad del siglo XX se invocaron en la mayoría de los países latinoamericanos para justificar la imposición de sangrientos regímenes de excepción.

309. Dado el carácter paradójico de la excepción, cabe preguntarse: ¿quién tiene autoridad para definir cuándo hay una necesidad suficiente para decretar o no la excepción? ¿Quién define cuándo y por qué es necesario decretar una excepción? ¿Quién tiene el poder de definir qué tipo y cuál es el alcance de una excepción? A pesar de que las teorías constitucionalistas modernas intentan prever todas las posibilidades de la excepción para integrarla en la normativa vigente, la realidad es que la excepción se define como tal porque es inaprensible por el derecho. No es posible prever legalmente todas las posibilidades, por eso la excepción depende en su esencia de una decisión.

31Es una decisión, y como tal siempre con una mayor o menor dosis de arbitrariedad, la que determina la excepción. Es una decisión la que ha de determinar la necesidad que justifica decretar la excepción. Solo a través de la decisión es posible definir cuándo es necesario decretar la excepción. La estrecha conexión entre la excepción y el poder de decidir sobre la excepción (decisionismo) trae a la luz el debate sobre el poder soberano y su relación con el orden instituido, es decir, el derecho. En este punto Agamben retoma las tesis de Schmitt, quien en su obra de 1922, Politische Theologie, define al soberano como aquel que tiene el poder de decidir sobre el estado de excepción: “Soberano es aquel que decide sobre el estado de excepción” (Schmitt, 2006: 7). El soberano se revela en la excepción. Schmitt define la preeminencia de la decisión sobre la soberanía, siendo aquella el elemento constitutivo de esta, y ambas se tornan explícitas en el momento en que debe ser decretada la excepción jurídica.

La decisión sobre la excepción es, en sentido inminente, decisión, pues una norma general, tal como es presentada por el principio jurídico normalmente válido, jamás puede comprender una excepción absoluta y, por ello, tampoco puede fundamentar, de forma completa, la decisión de un caso real, excepcional (Schmitt, 2006: 7).

32El rescate de las tesis de Schmitt no pretende legitimar su visión absolutista, ni mucho menos defender la legitimidad inexorable de una autoridad soberana, sino comprender críticamente los meandros epistemológicos que traman el dispositivo de la excepción. El principal objetivo de volver sobre las tesis de Schmitt es conseguir elaborar posiciones críticas que puedan neutralizar más eficientemente la vertiente autoritaria del decisionismo. La validez de las tesis de Schmitt, como también sucede con la teoría de Hobbes, no está en su deplorable proyecto político, sino en su agudeza fenomenológica para mostrar las formas operativas de la excepción en el poder soberano.

33Lo intrigante de este análisis es que la sombra amenazadora del poder soberano no se restringe a gobiernos autoritarios, sino que se aplica a todas las formas de excepción decretadas, incluso en el Estado de derecho. Ello nos alerta sobre la potencia autoritaria latente en la sombra del propio Estado de derecho. Los Estados de derecho abolieron formalmente la figura del soberano y nos ofrecen la garantía formal de que nadie está por encima de la ley. Sin embargo, cada vez que, de una o de otra forma, la excepción se aplica, se muestra que en la sombra del Estado de derecho continúa latente la potencia soberana y que, en caso de necesidad, alguien puede invocarla como derecho para suspender el derecho y gobernar por actos decisorios, decretos leyes, medidas provisionales, etc., que son decretos arbitrarios en defensa del orden. El análisis crítico de la excepción como dispositivo de seguridad y técnica de gobierno muestra que el autoritarismo de la voluntad soberana no está plenamente abolido por el Estado de derecho, sino que se encuentra resguardado como dispositivo excepcional para ser utilizado cuando se considere necesario.

3410. Entre las varias paradojas de la excepción aparece aquella de que el Estado, para defender la vida de los ciudadanos, debe tener el poder absoluto de amenazarla (Agamben, 2004: 12). Para mejor defender la vida, la excepción confiere a alguien el poder de retirar los derechos, suspendiéndolos total o parcialmente. Lo que la excepción pone en juego no es sólo la defensa, sino el control: el control en nombre de la defensa. La excepción permite establecer técnicas de control arbitrarias, y, por ello, eficientes sobre la vida de las personas. Lo que la excepción implementa no es sólo seguridad, sino tecnologías de control social. O, de otra forma, se puede decir que el control extremo de la excepción ofrece seguridad plena. La excepción opera como una técnica gubernamental de control social que ofrece seguridad. La seguridad suele ser la necesidad simbólica que legitima las técnicas de control (Foucault, 2000: 285-315). La excepción confiere poder absoluto posibilitando un control pleno sobre todos los que caen bajo ella. Las diversas y múltiples formas de excepción previstas e imprevistas por los Estados modernos ponen en escena la figura contradictoria de la voluntad soberana que se legitima como algo necesario para la seguridad (Agamben, 2004: 12).

35Siguiendo la línea argumentativa expuesta, Agamben sustenta la tesis de que la excepción es el dispositivo original que relaciona el derecho con la vida humana, así como vincula la vida humana con el Estado moderno. La excepción sólo puede decretarse sobre personas, no es posible sobre objetos, territorios o animales. La excepción se decreta siempre sobre la vida humana. La excepción opera como dispositivo que captura la vida humana en una zona de anomia consiguiendo reducir, de forma extrema, el sujeto de derechos a objeto de gobierno. Esta es la característica principal de los dispositivos biopolíticos. En la medida en que se aplica la excepción, la condición humana se rebaja de persona o ciudadano a mera vida natural. En la excepción se objetivan los seres humanos como meros seres biológicos sobre los que arbitra una voluntad soberana.

36La interdependencia que existe entre excepción y vida humana convierte a la primera en un dispositivo biopolítico. Es un dispositivo contradictorio a través del cual la excepción integra la vida humana en el propio acto de suspensión de sus derechos. Ella la defiende a través de la amenaza (Agamben 2004: 12). En este caso, la excepción se torna el modo a través del cual el Estado moderno se apropia de forma radical de la vida humana, integrándola como parte constitutiva del orden social instituido y, para protegerla e incrementarla, la amenaza de forma soberana. De esta manera la excepción es transformada en un paradigma biopolítico del gobierno absoluto de la vida humana. No es extraño que todos los autoritarismos modernos de todos los signos e ideologías utilicen siempre la excepción como técnica de gobierno. Desde los fascismos y el nazismo, pasando por el estalinismo, el maoísmo, y las dictaduras latinoamericanas de todas las clases, concluyendo con el neo-liberalismo económico que decreta excepciones económicas de todo tipo cuando lo cree necesario, por ejemplo, confiscando ahorros de ciudadanos, imponiendo decretos leyes, donando arbitrariamente (por decreto de excepción) dinero público a entidades financieras, criminalizando movimientos sociales, decretando (sin negociar ni legislar en el parlamento) una flexibilización laboral extrema con vistas a una producción máxima. En todas las formas autoritarias decretadas se pone en juego, de una o de otra forma, el dispositivo de la excepción.

37En la excepción se implementa el paradigma biopolítico de la seguridad máxima a través del control pleno. Es decir que el control biopolítico de la excepción sobre la vida humana ofrece seguridad confiriendo al orden estabilidad plena. Bajo el epíteto abstracto de orden social o ley vigente se defienden, casi siempre, los intereses de clase. Lo paradójico de la excepción es que, por todo lo dicho, el estado de excepción no es lo contrario de la norma, sino su reverso. La excepción es inherente a la norma establecida, es el principio inmanente al orden a través del cual se constituye como orden social (Agamben 2004: 56).

3811. El poder de decidir sobre la excepción no solo revela una voluntad jerárquicamente superior, y fuera de la ley, sino que la voluntad soberana desvela la implicación radical que todo viviente tiene con la esfera del derecho. O, como dice el propio Schmitt: “… la estructuración normal de las relaciones de la vida” (Schmitt, Apud. Agamben, 2002: 33).

39El análisis crítico de la excepción muestra su inextricable vinculación con la soberanía. En este caso, Agamben percibe que la soberanía no debe ser vista como una categoría exclusivamente política, que lo es, ni tampoco meramente jurídica, que también lo es. La soberanía no sería ni una mera potencia externa al derecho, como propone Schmitt, ni tampoco la norma suprema del ordenamiento jurídico, como defiende Kelsen. Lo que la excepción revela es que la soberanía es la estructura original a través de la cual el derecho se vincula con la vida humana. Y lo hace incluyéndola en sí a través de la suspensión. Es decir, captura la vida bajo la forma de la excepción soberana (Agamben, 2002: 35).

40Para tener una comprensión crítica del alcance que la excepción tiene como dispositivo de seguridad conviene interrogar explícitamente: ¿por qué es tan importante analizar la figura del soberano dentro del Estado de derecho en relación con los dispositivos de seguridad? Esta cuestión, por sí misma, abre algunas otras contradicciones de la soberanía moderna. Tales contradicciones aparecen más evidentes en el estado de excepción en la medida en que es una técnica jurídico-política creada por el Estado moderno. El estado de excepción pertenece al orden jurídico porque es proclamado mediante un acto jurídico de soberanía plena. Sin embargo, al implementar la excepción, se niega el orden que la instituye. La excepción existe como técnica que puede suspender el derecho, el cual instituyó la excepción como técnica para defenderlo en caso de necesidad. Eso significa que la excepción está conjuntamente dentro y fuera del derecho, dentro y fuera del orden. Está dentro porque es una técnica contemplada por el derecho para casos excepcionales. Sin embargo, la excepción sólo puede existir en cuanto está fuera del derecho, es decir, sólo es posible suspender el derecho desde un afuera del derecho. Al suspender el derecho, la excepción no libera la anarquía sino que, en el lugar del derecho, se impone un vacío anómico ocupado por la arbitrariedad de la voluntad soberana. La excepción revela la paradoja del soberano que permanecía oculto en el Estado de derecho, y reaparece como aquel que, desde fuera del derecho, impone su suspensión poniendo su voluntad como ley. La excepción sólo puede existir fuera del derecho que la instituye y fuera del orden que pretende proteger. Al mismo tiempo, quien tiene el poder de decretar la excepción solo puede hacerlo, en cuanto excepción, desde un afuera del derecho, es decir, desde un locus externo al orden instituido.

41Esta técnica tan peculiar suscita la pregunta: ¿cómo puede la suspensión del orden legal estar comprendida dentro de la misma legalidad vigente? Lo paradójico es que, como dice Agamben:

En la decisión sobre el estado de excepción, la norma es suspendida o anulada completamente; pero lo que está en cuestión en esa suspensión es, una vez más, la creación de una situación que posibilite la aplicación de la norma (Agamben, 2004: 58).

42Encontramos aquí una contradicción que muestra la insuficiencia que el derecho tiene para significar el conjunto de la sociedad, y la insuficiencia del Estado de derecho para integrar toda la soberanía en el derecho instituido. Esta insuficiencia contradictoria indica que la excepción está implícita en la norma y revela que el estado de excepción es el reverso de la propia norma. Lo cual quiere decir que la excepción no es lo contrario del orden, sino su reverso, es decir, su complemento, lo que convierte a la excepción en un principio inherente al orden jurídico instituido. La consecuencia de esta co-implicación entre derecho y excepción es que todo orden se fundamenta sobre la sombra de la excepción, ya que a través de este dispositivo de seguridad se puede suspender el propio orden en caso de peligro o necesidad (Agamben, 2004: 9-50). Esta complicidad hace que en el Estado de derecho normalidad y excepción no sean contradictorios, sino complementarios. El orden instituido necesita de la excepción que lo suspende. La excepción es un dispositivo que asegura la supervivencia del propio orden. En este sentido la excepción opera como un eficiente dispositivo de seguridad del orden establecido.

CONCLUSIONES

4312. Los dispositivos de seguridad tienen un impacto directo sobre los derechos humanos. Este discurso y práctica significan la vida humana como valor en sí, no instrumentalizable como mero recurso natural. Aunque el discurso de los derechos humanos está también expuesto a instrumentalizaciones de varios tipos, como todo discurso, sus verdades están directamente relacionadas con la vida humana, y por ello también es un discurso biopolítico. Sin embargo, la biopolítica propuesta en el discurso de los derechos humanos es una política en que la vida se torna criterio ético de la acción política, es decir, una política que no instrumentaliza la vida como mero recurso natural, sino que instrumentaliza la política, la economía, el gobierno, etc., como herramientas al servicio de la vida humana. Es una biopolítica para la vida y no una biopolítica de la vida. Este cambio proposicional indica una posición diferencial de la vida en relación con el poder.

44Los dispositivos de seguridad están constituidos por una paradoja constitutiva que afecta directamente a los derechos humanos. La seguridad es un valor, una necesidad que en muchos casos debe ser prevista para salvaguardar la vida o la dignidad humanas. Ellos no son intrínsecamente perversos; por el contrario, son herramientas de gobierno necesarias para salvaguardar la vida humana en situaciones amenazadoras. Pero los dispositivos de seguridad, como todos los dispositivos de poder, tienen la potencialidad de salvaguardar y amenazar la vida humana concomitantemente. El mismo dispositivo que gobierna y protege puede también normatizar y amenazar la vida. Esa constitución paradójica de los dispositivos de poder, específicamente los dispositivos de seguridad, los torna, por un lado, necesarios para el buen gobierno y por otro una amenaza para la vida humana.

45¿Cómo defendernos de quien nos defiende? ¿Cómo protegernos de quien nos protege? Esta es la gran paradoja que enfrentan los derechos humanos en relación con los dispositivos de seguridad. No existen fórmulas únicas para prevenir el control de quien controla, pero el primer paso es construir un pensamiento crítico de los dispositivos de seguridad, objetivo de este ensayo, para, a partir del mismo, poder retirar su máscara de ingenuidad a fin de percibir en cada circunstancia las potenciales amenazas que deberán ser neutralizadas. Esta es una tarea crítica del discurso de los derechos humanos como práctica que se propone resignificar la vida como criterio ético de la acción política.

4613. En el marco de la paradoja constitutiva anteriormente mencionada, es conveniente subrayar que la seguridad es un dispositivo biopolítico que pone en funcionamiento el miedo a fin de gobernar la población. La necesidad de seguridad es proporcional al miedo que la exige como dispositivo. Sin miedo no existe funcionalidad de los dispositivos de seguridad. Por ello, en muchos casos, el miedo será exacerbado para legitimar la seguridad; en otros, el miedo será, simplemente, inventado para justificar determinadas prácticas de seguridad; y en algunos casos, el miedo obedece a factores objetivos que deberán ser previstos y gobernados. Esta necesidad justifica la existencia de los dispositivos de seguridad, a pesar de tantos abusos cometidos en su nombre.

47El dispositivo de seguridad, o la seguridad como dispositivo de poder, articula un conjunto disperso de áreas donde el elemento común es la vida humana. Lo que el dispositivo de seguridad instrumentaliza es la protección de la vida humana en cuanto elemento útil para el Estado y el mercado. Podríamos sintetizar el carácter paradójico de los dispositivos de seguridad en algunos puntos, cuya consciencia crítica nos permitirá asumir una posición ética y política más eficiente para neutralizar sus amenazas o corroborar su pertinencia:

48a. Los dispositivos de seguridad, por la dimensión biopolítica que los caracteriza, tienden a proteger y cuidar de la vida humana en cuanto recurso útil para fines específicos. Ese cuidado estratégico se desdobla en políticas públicas específicas acordes con intereses coyunturales. Ese mismo cuidado perderá intensidad hasta transformarse en abandono cuando las vidas humanas en cuestión no sean útiles, ni rentables, ni estratégicas. Se cuida la vida humana cuando es útil, se la abandona cuando resulta inútil. La utilidad es el valor (liberal) que inserta la vida humana en la nueva lógica del poder (capitalista), transformándolo en biopoder.

49La seguridad biopolítica instrumental opera por condicionamientos utilitarios y no por motivaciones éticas. Todas las injerencias de la ética en la seguridad serán percibidas como intromisiones ideológicas poco eficientes. La lógica utilitaria de la seguridad no se compagina con el desprendimiento desinteresado de la ética. Son dos campos diversos, en muchos casos divergentes. Para la ética, la vida humana es una alteridad con valor en sí, para el dispositivo biopolítico la vida humana es un recurso útil, según las circunstancias.

50b. Los dispositivos biopolíticos, entre ellos la seguridad, objetivan la vida humana como recurso instrumentalizable y la gobiernan administrando eficientemente sus habilidades. Sin embargo, la objetivación biopolítica de la vida humana confirió a la vida una significación política que era desconocida en las sociedades antiguas. En ellas la vida era políticamente insignificante, y la política era pautada por otras categorías como la libertad, la justicia, la igualdad. La vida, en las sociedades modernas, se tornó una categoría política en cuyo nombre se despliegan las nuevas banderas de las luchas sociales. En la actualidad, en un contexto de sociedades pos-metafísicas, los grandes ideales clásicos tienden a perder fuerza política, y en cuanto ideales posibles, su lugar está siendo ocupado por la vida humana como realidad tangible y alteridad incontestable. La vida humana se insurreccionó como nueva categoría ética para la política, una alteridad que se contrapone a los dispositivos de control. Los dispositivos biopolíticos son cuestionados en nombre de la alteridad de la vida humana. La misma vida que es reducida por ellos a mero recurso biológico, se insurrecciona investida de un significado ético que ellos, los dispositivos biopolíticos, no contemplan. La mayoría de las nuevas luchas políticas se hacen en nombre de la vida humana, concomitantemente con la importancia que la vida tiene como recurso valioso de poder y beneficios. Estas nuevas luchas en nombre de la vida y su dignidad también son biopolíticas, pero, como dijimos anteriormente, es una política para la vida y no una política de la vida.

51c. Los dispositivos de seguridad transitan paradójicamente entre la enunciación formal de los derechos que deben ser formalmente protegidos y el vacío formalista a que quedan reducidos por las técnicas de gobierno de la vida. La enunciación formal de derechos es reconocida constitucionalmente en casi todos los países, sin embargo, los dispositivos biopolíticos y sus técnicas de administración eficiente reducen muchos de esos derechos a una forma vacía, a una ley que está en vigor sin vigencia. Por ejemplo, se reconocen como derechos fundamentales, en casi todos los Estados, la salud, la educación, el trabajo, la vivienda, la seguridad, etc., y, no obstante, para una gran masa de excluidos sociales el derecho está en vigor sin que esté vigente; es una formalidad vaciada de contenido por los dispositivos económicos, que son los que efectivamente regulan la realización o no de los derechos para la vida de las personas. Los dispositivos biopolíticos crean las técnicas de gobierno que son las que realmente tornan vigentes o no los derechos. El derecho tiene vigencia si las técnicas (biopolíticas) de gobierno lo consienten. En caso contrario serán derechos que existen sin vigencia.

52d. La existencia sin vigencia de derechos fundamentales funciona como excepción normalizada en la vida de los excluidos. La negación efectiva de derechos fundamentales como la salud, la vivienda, el trabajo o la educación funciona, para los excluidos, como una excepción efectiva. Para los excluidos, sobrevivir con la negación efectiva de derechos fundamentales es algo normal, es su norma de vida. Eso hace que para ellos la excepción sea, de hecho, una norma. Ellos viven normalizados por la exclusión y excluidos por una normalización de la excepción de derechos fundamentales. Lo paradójico de los excluidos es que su excepción no es impuesta por un decreto soberano de derecho, sino por una técnica biopolítica de gobierno. Ellos viven una excepción de hecho aunque no de derecho. El derecho no les es formalmente negado, lo que hace que, para el derecho, los excluidos sean, la mayoría de las veces, invisibles. Su estado de excepción real no es captado por el derecho común, ya que su origen proviene de técnicas administrativas paralelas al derecho.

53e. La seguridad es un dispositivo constituido por verdades y prácticas polisémicas paradójicas y atravesadas por intereses. En cuanto discurso y práctica está imbuido de juegos de poder e intereses, principalmente económicos. Incluso el discurso de los derechos humanos, parte constitutiva de las teorías de la seguridad modernas, puede ser instrumentalizado. Pero es el mismo discurso de los derechos humanos que permite elaborar discursos y estrategias de resistencia a los dispositivos de control. Lo que está en disputa es el poder de construir un significado político para los discursos y las verdades. Está en juego la posibilidad de construir el poder simbólico sobre el significado de las verdades discursivas, entre ellas conseguir que la vida humana sea una alteridad ética irreductible a los intereses utilitaristas de las instituciones, del capital, del mercado o del Estado.

54f. La lógica biopolítica instrumental substituyó la autonomía por las técnicas de administración de la vida humana. En lugar de la democracia real se instauran por doquier dispositivos administrativos de la vida. La soberanía del pueblo es substituida por el gobierno de las poblaciones. En vez de propiciar la auto-creación de ciudadanía autónoma se expanden dispositivos y técnicas de sujeción y gestión de las conductas. La biopolítica, que es eficiente para gestionar la economía y las instituciones, está reduciendo la democracia a lo mínimo de la formalidad de los procedimientos. Las democracias actuales fueron transformadas en democracias de mínimos. Ellas se reducen a la legitimación ritual de una representatividad cada vez menos representativa y un aparato de derechos formales que no garantiza la existencia real de los mismos. Cada vez más el poder de decisión democrático de los sujetos es substituido por el poder gestor de las técnicas.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Agamben, G. Medios sin fin. Notas sobre la política, España, Editorial Pre-Textos, 2001.

Agamben, G. Homo sacer. O poder soberano e a vida nua, Belo Horizonte, ufmg, 2002.

Agamben, G. Estado de Exceção, São Paulo, Biotempo, 2004.

Agamben, G. Il regno e la gloria. Per una genealogia teologica dell’economia e del governo. O reino e a glória, Neri Pozza, 2007.

Agamben, G. O reino e a glória, São Paulo, Boitempo, 2011.

Agamben, G. “O que é um dispositivo”, en Íd. O que é o contemporâneo? E outros ensaios, Chapecó, Argos, 2013.

Arendt, H. Origens do totalitarismo. Anti-semitismo, imperialismo, totalitarismo, São Paulo, Cia das Letras, 2009.

Arendt, H. A condição humana, São Paulo, Forense Universitária, 2010.

Aristóteles. Política, Londres, Oxford University Press, 1967.

Benjamin, W. “Sobre o conceito de história”, en Id. Magia e técnica, arte e política, São Paulo, Brasiliense, 1996.

Benjamin, W. “Zur kritik der Gewalt”, en Gesammelte Schriften, vol. ii. 1, Von R. Tiedemann y H. Schweppenhäuser (eds.), Frankfurt a. M., Suhrkamp, 1999.

Benjamin, W. O anjo da história, São Paulo, Autêntica, 2012.

Brown, D. Enterrem meu coração na curva do rio. A dramática história dos índios norteamerianos, Porto Alegre, LP&M, 2004.

Delumeu, Jean. História do medo no Ocidente. 1300-1800, São Paulo, Cia das Letras, 1989.

De Giorgi, A. El gobierno de la excedencia: postfordismo y control de la multitud, Madrid, Traficantes de Sueños, 2006.

Foucault. Vigiar e punir, Petrópolis, Vozes, 1977.

Foucault. Microfísica do poder, São Paulo, Graal, 1993.

Foucault. Dits et Écrits iii, D. Defert, F. Ewald y J. Lagrange (eds.) Paris, Gallimard, 1994.

Foucault. “A vontade de saber”, em História da sexualidade, Rio de Janeiro, Graal, 1999.

Foucault. Em defesa da sociedade, São Paulo, Martins Fontes, 2000.

Foucault. Ditos & Escritos iv. Estratégia, poder-saber, Rio de Janeiro, Forense Universitária, 2003.

Foucault. Sécurité, territoire, population, Paris, Seuil y Gallimard, 2004.

Foucault. Nacimiento de la biopolítica, México, fce, 2007.

Foucault. Segurança, território e população, São Paulo, Martin Fontes, 2008.

Hobbes, Thomas. Leviathan, London, Penguin Books, 1985.

Hobbes, Thomas. Leviatã, São Paulo, Nova Cultural, 2000, 2002.

Hobbes, Thomas. Os Elementos da Lei Natural e a Política, São Paulo, Ícone, 2002.

Hobbes, Thomas. Do Cidadão, São Paulo, Martin Claret, 2004.

Jakobs, G. Strafrecht, Duncker, Humblot, 1992.

Jakobs, G. “Bürgerstrafrecht und Feindstrafrecht”, hrrs, marzo de 2004, Cuaderno 3, Disponible en [http://www.hrr-strafrecht.de/hrr/archiv/04-03/indez.php3?seite=6].

Schmitt, C. O conceito do político, Petrópolis, RJ, Vozes, 1992.

Schmitt, C. Teologia política, Del Rey, Belo Horizonte, 2006.

Notes

1 “La distinción entre esferas privada y pública corresponde a los dominios de la familia y de la política que existirán como entidades diferentes y separadas, por lo menos desde el surgimiento de la ciudad-Estado; pero la eclosión de la esfera social, que estrictamente no era ni privada ni pública, cuyo origen coincidió con la eclosión de la era moderna y que encontró su forma política en el Estado-nación” (H. Arendt, 2010: 33).

2 “Dado que la fuerza de las palabras es demasiado débil para obligar a los hombres a cumplir los pactos, sólo es posible concebir, en la naturaleza del hombre, dos maneras de reforzarla. Estas son el miedo a las consecuencias de faltar a la palabra dada, o el orgullo de aparentar no necesitar falta de ella […] La pasión con que se puede contar es el miedo” (Thomas Hobbes. 2000: 120).

3 “Los hombres que eligen su soberano, lo hacen por miedo unos de los otros, y no de aquél que eligen, y en este caso se someten a aquel de quien tienen miedo. En ambos casos, lo hacen por miedo…”: Hobbes, 2000: 163.

4 Foucault fue el autor que introdujo y empleó el concepto de dispositivo en sus investigaciones, aunque lo utilizó tardíamente. Nunca lo definió explícitamente, pero lo utilizó ampliamente para caracterizar el modo como las positividades actúan en las relaciones de poder. En una entrevista de 1977, aventuró una aproximación al concepto: “Aquello que busco individualizar con este nombre (dispositivo) es, principalmente, un conjunto heterogéneo que implica discursos, instituciones, estructuras arquitectónicas, decisiones reglamentares, leyes administrativas, enunciados científicos, proposiciones filosóficas, morales o filantrópicas, en resumen: tanto lo dicho como lo no dicho, son los elementos del dispositivo. El dispositivo es la red que se establece entre los elementos” (Foucault, 1994: 299).

5 Agamben esboza una particular concepción de dispositivo, diferente de la de Foucault. Dispositivo sería, para Agamben, las formas en que la vida es incesantemente capturada y subjetivada. Por ello, podría denominarse dispositivo a todo lo que tiene la virtualidad o la capacidad de: “capturar, orientar, determinar, interceptar, modelar, controlar y asegurar los gestos, las conductas, las opiniones y los discursos de los seres vivos” (Agamben, 2013: 40).

6 Recordamos que el método genealógico investiga la verdad de nuestro presente a partir de la historicidad constitutiva de las verdades que aceptamos, de las prácticas que vivimos y de las instituciones en que operamos. Cfr. M. Foucault. “Nietzsche, a genealogía e a história”, en Íd. A microfísica do poder, São Paulo, Graal, 1993: 15-39.

7 Foucault concluyó el curso de 1978, Seguridad, territorio y población con una reflexión sobre la gubernamentalidad y las prácticas de resistencia que él denominó de “contraconductas”: “Tenemos, por lo tanto, la economía, la gestión de la población, el derecho, el aparato judicial, el respeto a las libertades, un aparato policial, un aparato diplomático, un aparato militar. Ustedes ven que es perfectamente posible hacer la genealogía del Estado moderno y de sus aparatos, no precisamente a partir de, como ellos dicen, una ontología circular del Estado que se afirma y crece como un gran monstruo o una máquina automática. Podemos hacer la genealogía del Estado moderno y de sus diferentes aparatos a partir de la historia de la razón gubernamental. Sociedad, territorio y población, seguridad, libertad son los elementos de la nueva gubernamentalidad, cuyas formas, me parece, todavía reconocemos en sus modificaciones contemporáneas” (Foucault, 2008: 476).

8 Es ilustrativo el texto de Louis-Paul Abeille, 1762, analizado por Foucault en el que aquel autor se pregunta cuál es la diferencia entre pueblo y población. Para ello pone el ejemplo de una población que se levanta contra la falta de alimentos o la carestía de los precios, en lugar de soportar pacientemente el equilibrio del mercado, como debe hacer la población bien gobernada. Abeille afirma que esa actitud insurgente: “… prueba que esas personas no pertenecen realmente a la población. ¿Qué son entonces? Pues bien, son el pueblo. El pueblo es aquel que se comporta en relación a esa gestión de la población, en el mismo nivel de la población, como si estuviese fuera de ella, y por consiguiente, es él mismo que, como pueblo que se niega a ser población, va a desajustar el sistema” (Foucault, 2008: 57).

9 “Homo sacer is est quem populus iudicavit ob maleficium: neque fas est eum immolari, sed qui occidit parricidi nom damnatur; nam lege tribunicia prima cavetur ‘ si quis eum qui eo plebei scito sacer sit, occiderit, parricida ne sit’. Ex quo quivis homo malus atque improbus sacer appellari solet.” (Apud: Agamben, 2002: 79).

10 La tesis viii Sobre el concepto de historia, de Benjamin dice: “La tradición de los oprimidos nos enseña que ‘el estado de excepción’ en que vivimos es la regla. Debemos llegar a un concepto de historia que corresponda a esta idea. Sólo entonces se perfilará delante de nuestros ojos, como nuestra tarea, la necesidad de provocar el verdadero estado de excepción; y así nuestra posición en la lucha contra el fascismo mejorará; cuya suerte consiste, no en última instancia, en que sus opositores se le oponen en nombre del progreso como norma de la historia. El espanto por que las cosas que asistimos ‘todavía’ puedan ocurrir en pleno siglo veinte no es un espanto filosófico: no es [el asombro] el inicio del proceso de conocimiento, a no ser del que de la idea de historia de donde proviene no es sostenible” (W. Benjamin, 2012: 13).

© Universidad externado de Colombia, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search