Version classiqueVersion mobile

Cátedra Unesco. Derechos humanos y violencia: Gobierno y gobernanza

 | 
Marcela Gutiérrez Quevedo
, 
Ángela Marcela Olarte Delgado

Capítulo III. El documental animado como ruta para narrar historias de vida sobre desplazamiento forzado en Colombia y para contribuir a la restauración de la memoria de las víctimas1

Chapter III. The animated documentary as a route narrated life stories on forced displacement in colombia and contributing to the restoration of the memory of victims

Victoria Elena González M. et Daniel Felipe Useche G.

Résumé

La investigación que presentamos en este capítulo tiene como objetivo construir una ruta que conduzca a la restauración de la memoria de las víctimas de desplazamiento forzado en Colombia, mediante la producción de documentales animados, utilizando para este fin el abordaje investigativo historia de vida. Sumado a lo anterior, estamos interesados en conocer el contexto del desplazamiento interno en Colombia desde el testimonio de algunos de sus protagonistas y en reconocer la importancia del testimonio como ruta para la reconstrucción de la memoria. Para lograr nuestro propósito realizamos un trabajo de campo que nos condujo a tres historias, una de las cuales está narrada en estas páginas y materializada en una pieza audiovisual.

Texte intégral

1. Introducción

  • 1 La investigación se desarrolló en el gric, Grupo Recasens de Investigación en Comunicación, de la F (...)

1Para el logro de los objetivos propuestos en esta investigación, consideramos indispensable la exploración de varios ejes temáticos. El primero de ellos, el documental animado, que nos permitirá reconocer las características particulares de este género y las posibilidades específicas que brinda para la narración de historias de vida. El segundo de ellos, las definiciones de memoria individual, colectiva e histórica, que nos permiten entender la importancia de conocer las estrategias para reconstruir el pasado individual y social. El tercero es el desplazamiento en Colombia, las víctimas y la reparación, que nos mostrará de qué manera este fenómeno ha traído nefastas consecuencias sociales y económicas a millones de ciudadanos en nuestro país. Finalmente, el cuarto eje lo constituirá la historia de vida, que contribuirá a entender de qué manera las herramientas metodológicas de la investigación social nos brindan la posibilidad de acercarnos a las víctimas y conocer de primera mano sus relatos.

2. Eje I. El documental animado

2El género documental animado puede plantearse para algunos como una contradicción en sí mismo –un oxímoron, lo denomina Trombetta (2017)–, si se asume que el documental tradicional se caracteriza por la presentación audiovisual de hechos objetivos, mientras lo animado hace parte del mundo de la ficción y la representación.

  • 1 Para Yuri Lotman (2000) el lenguaje de la animación funciona con la lógica de “signos de signos”, t (...)

3Sin embargo, estas suposiciones pueden ponerse en tela de juicio partiendo de que el documental tradicional, antes que una pieza objetiva, es una representación de la realidad vista desde la óptica de quien lo realiza. De esta manera, las imágenes animadas también pueden ser un artefacto semiótico que representa la misma realidad, tan válida como la fotografía y el video. La diferencia radica en que el cine fotográfico se muestra como un signo icónico indicial, dado que hay una semejanza con el objeto que representa, mientras la animación se construye a partir de símbolos icónicos que se basan en la similitud y la convención de uso en relación con aquello que representa (Trombetta, 2017)1. Lo anterior implica además, según Gionco (2013), que mientras el cine puede imprimir mediante la fotografía lo que se encuentra delante de la cámara con una supuesta objetividad sin mediaciones diferentes a las del mismo dispositivo, la animación tiene un estrecho vínculo con la ilustración y el registro que se hace a partir de ella es una construcción visual de quien la realiza; por eso, la animación se hace con base en símbolos icónicos y las representaciones visuales con base en la similitud de aquello que representa.

4Alejandro Cock (2008) considera que

las animaciones en algunos casos son más honestas que el mismo documental tradicional, en el cual muchas veces se olvida que se trata de una interpretación, una construcción de la realidad por el poder mismo de la imagen fotográfica. La animación exige una intervención total de los realizadores, quienes transforman la realidad a dibujos que no son una grabación fotográfica del mundo, sino que proclaman ser representaciones verdaderas de este, asunto que todo el tiempo es juzgado y reflexionado por el público, que es mucho más consciente de la intervención en este tipo de películas.

5Para Pinotti (2014), “la animación sirve parar narrar las experiencias desde un punto de vista reflexivo, creativo y personal. Se mezcla la animación con escenas documentales lo que permite la recreación de nuevas significaciones, abre nuevos enfoques sobre los temas problematizados”. La misma autora, citando a Bordwell (2009) explica que “la animación permite contar cosas que se encuentran fuera del alcance de la fotografía. La estilización que otorga la animación puede intensificar nuestra percepción de los hechos como metáforas e imágenes vividas en un libro de memorias”.

6Pinotti clasifica al documental animado en tres grupos, teniendo en cuenta su objetivo: documentales con fines didácticos o pedagógicos, en los cuales la animación no tiene un papel protagónico, más bien es utilizada como ilustrativa de lo que se está narrando y aspira a ser realista. Algunos de ellos son completamente animados y otros intercalan video y animaciones tales como infografías, mapas, o personajes animados que fungen como expositores. Documentales de crítica o denuncia social que usa la imagen para defender la hipótesis que sostiene el filme desde un punto de vista meramente subjetivo. En este caso la animación se usa para afirmar la hipótesis propuesta por el documental y la animación con el fin de recrear hechos que no tienen un registro visual. Documentales biográficos que sirven para documentar biografías e historias de vida. En muchos de ellos se intercalan los testimonios de personajes con animaciones en las que se recrean las vivencias y recuerdos de los entrevistados. Este tercer tipo de documental es el que hemos elegido para realizar en esta investigación.

3. Eje 2. Memoria individual, colectiva e histórica

7Serna (2009) explica que las ciencias sociales humanas y sociales modernas han planteado dos perspectivas para abordar la memoria, una que permite verla como “una propiedad de las cosas que podía ser indagada en independencia de los individuos y de los usos individuales” y otra, que permite verla como “un atributo subjetivo de los individuos que puede ser interpretado a distancia de cualquier realidad objetiva”.

8Para Baer (2010) el término memoria tiene una gran gama de significados, problemas, identidades personales y colectivas, saberes culturales, olvidos y traumas. La definición evoca, de una parte, los caminos personales, los eventos significativos que marcan su existencia y el conjunto de experiencias íntimas, pero también sugiere la evocación de experiencias colectivas, porque los recuerdos se forman en la interacción con grupos de pertenencia como la familia, la comunidad escolar y la profesión.

9Elizabeth Jelin (2002), entre tanto, revela que la memoria involucra recuerdos y olvidos, narrativas y actos, silencios y gestos. Explica además que en la memoria hay un juego de saberes, pero también hay emociones, huecos y fracturas que nos permiten reconstruir la imagen y la interpretación que se tienen de los hechos históricos.

10Todorov (2000) expone por su parte que “la memoria como tal es forzosamente una selección: algunos rasgos del suceso serán conservados, otros inmediata o progresivamente marginados y luego, olvidados”.

11Halbwachs y Lasén Días Reis (2004) aportan el término memoria colectiva, que define como “un registro del pasado de corta duración que comparte el individuo con sus coetáneos y que está, por tanto, condicionado a la existencia de portavoces vivos”. La memoria colectiva, por tanto, no es distinta de la memoria de los individuos. Lo distinto es el modo social de funcionar que tienen las estructuras técnicas del recuerdo. Ese recuerdo de los individuos alcanza consistencia y significación tan solo dentro de los marcos sociales de funcionamiento; por ende, la memoria colectiva es la que permite los cambios paulatinos de la sociedad. A su vez, habla de una memoria histórica entendida como “la lista de acontecimientos cuyo recuerdo conserva la historia nacional”. Enfatiza que no es esta memoria sino sus marcos los que representan la memoria colectiva. Los marcos son vistos por el autor como una matriz social, como los elementos que aportan la representación general de la sociedad, de sus necesidades y de sus valores y, además, que incluyen la visión de mundo y los valores que posee un grupo social.

12Así las cosas, la memoria colectiva se diferenciaría de la historia, en primer término, porque es “una corriente de pensamiento continua, con una continuidad que no tiene nada de artificial, puesto que retiene del pasado tan solo lo que está vivo o es capaz de vivir en la conciencia del grupo que la mantiene”. En segundo término, se diferencia porque la historia divide los siglos en períodos, con lo cual queda la sensación de que de un período a otro todo se renueva. Por ello, existe una historia, pero hay tantas memorias como grupos sociales.

13Según Elizabeth Jelin (2002), hay una explosión de la memoria en el mundo occidental contemporáneo que busca constituirse en un mecanismo cultural para fortalecer el sentido de pertenencia a grupos o comunidades. La memoria, el olvido, la conmemoración y el recuerdo se han convertido en elementos fundamentales cuando se encuentran vinculados a acontecimientos traumáticos de carácter político y a condiciones de represión, aniquilación, catástrofes sociales o situaciones de sufrimiento colectivo.

14Con un enfoque similar, Rubio (2016) dejar ver que

las prácticas de represión y exterminio, el terrorismo de Estado, las transiciones a la democracia, junto a los procesos acelerados de modernización vividos en las últimas décadas, han llevado a integrar enfoques reflexivos sobre los efectos sociales y subjetivos olvidados por la historia y han validado la memoria como un dispositivo problematizador del presente que puede agenciar procesos emancipadores.

15En contraposición con estos usos de la memoria, podríamos afirmar que se presenta una tensión ante la decisión de algunos Estados de instalar en las sociedades que viven procesos de posconflicto una memoria hegemónica, en la cual prima la intención de dejar atrás el pasado o dar vuelta a la página y establecer el perdón y la reconciliación como los pilares para una verdadera reconstrucción de la sociedad. Si bien la intención puede sonar plausible, no se puede dejar de lado que, en muchos casos, el Estado no ha sido un actor neutral en los conflictos y, por ende, no puede ser quien se apropie y quien determine cuáles deben ser los contenidos de la memoria y hasta dónde esta debe llegar. Todorov (2000) propone resolver esta tensión a partir de la pregunta de si existe un modo de distinguir de antemano los buenos y malos usos del pasado. La respuesta que da el autor es que un acontecimiento recuperado puede usarse de forma literal o de forma ejemplar; si se usa de forma literal, se convierte en insuperable y con ello el presente termina supeditándose al pasado. Si, por el contrario, se usa de forma ejemplar, se pueden aprovechar las lecciones de las injusticias sufridas para luchar contra las que se producen en el presente. Sumado a lo anterior, podríamos decir que, tal como lo manifiesta Torres (2013):

El Estado debe promover y acompañar las expresiones de memoria que sean parte de los procesos de verdad, justicia y reparación. La posición de garantía del Estado establecida precisamente en el derecho internacional de los derechos humanos obliga a que sea un coadyuvante, pero no el titular del derecho.

16Otra de las muchas tensiones que está estrechamente relacionada con la anterior es la identificación de la memoria con una amenaza que desplaza a la historia tradicional y al rigor metodológico del análisis histórico que conlleva la comprobación de datos y fechas. La memoria amenaza en la medida en que antepone a la objetividad histórica, la subjetividad. Al respecto, Jelin (2002) considera que:

En cualquier momento y lugar es imposible encontrar una memoria, una visión y una interpretación únicas del pasado, compartidas por toda una sociedad. Pueden encontrarse momentos o períodos históricos en los cuales el consenso es mayor, en los que un “libreto único” del pasado es más aceptado o aun hegemónico. Normalmente, ese libreto es lo que cuentan los vencedores de conflictos y batallas históricas. Siempre habrá otras historias, otras memorias e interpretaciones alternativas, en la resistencia, en el mundo privado, en las catacumbas.

4. Eje 3. Desplazamiento en colombia, víctimas y reparación

17De acuerdo con el Informe Nacional del Desplazamiento Forzado en Colombia del Centro Nacional de Memoria Histórica (2015), Colombia ocupa el segundo lugar entre los países del mundo en número de víctimas de desplazamiento forzado después de la República Árabe de Siria.

18El fenómeno en el país no es novedoso si se tiene en cuenta que, desde mediados del siglo xx, en el marco de la llamada Época de la Violencia, cientos de ciudadanos abandonaron sus lugares de origen huyendo de la violencia política partidista y muchos de ellos terminaron engrosando los cinturones de miseria de las urbes.

19Según monitoreo realizado por Acnur (2018), más 7,7 millones de personas han sido víctimas del desplazamiento forzado en Colombia, desde 1985 a la fecha. En 2017 se desplazaron 15.348 personas y 19.892 de enero a julio de 2018, con una afectación mayor sobre comunidades indígenas y afrocolombianas.

20El Registro Único de Víctimas (ruv) determinó, además, que 8,3 millones de hectáreas han sido despojadas o abandonadas por la fuerza y que el 99 % de los municipios del país han sido expulsores (un total de 1.114 municipios).

21El Centro Nacional de Memoria Histórica en su informe SujetosVictimizados y Daños Causados. Balance de la contribución del cnmh al esclarecimiento histórico (2018) expone que:

Los hechos que afectaron a comunidades campesinas y a poblaciones rurales, prueban que el desplazamiento forzado fue una victimización sistemática a estas poblaciones. Con o sin despojo de tierras, el desplazamiento causa a la vida de las personas una experiencia del daño, que en las formas de destrucción de las identidades se vive como un asesinato, pues la pretensión de aniquilamiento del actor armado no recae sobre los cuerpos de las víctimas, sino sobre sus formas de vida y su tradición cultural.

22La etapa correspondiente a la primera década del siglo xxi se caracterizó por la expulsión de pobladores en regiones privilegiadas por su ubicación o por sus recursos naturales. Posteriormente, el fenómeno se amplió a otros lugares, especialmente a áreas urbanas.

23Los expertos atribuyen el desplazamiento forzado básicamente a dos situaciones: los enfrentamientos y el hostigamiento a las poblaciones por parte de grupos armados; y el uso del conflicto armado como instrumento de despojo y desalojo de territorios pretendidos por diferentes actores. En el desarrollo de dichas situaciones se ejercen acciones violentas dirigidas a los pobladores para amedrentarlos y obligarlos a marchar.

24El desplazamiento tiene varias modalidades: existe el desplazamiento intraurbano, estrechamente relacionado con las llamadas fronteras invisibles trazadas entre comunas de ciudades grandes, que impide el paso de personas entre barrios y obliga a pobladores a marcharse a otros sectores por presiones de grupos armados que controlan cada sector. En segundo lugar, se encuentra el vaciamiento de municipios, corregimientos y veredas que conlleva el arrasamiento de pueblos, por la acción de grupos armados. En tercer lugar, está el desplazamiento parcial de los municipios por parte de familias que ven amenazada su integridad. Y, en cuarto lugar, se presenta el desplazamiento que trasciende el territorio nacional denominado éxodo transfronterizo hacia países limítrofes. Resulta importante aclarar además que el desplazamiento forzado se produce no solo por el accionar de grupos armados al margen de la ley, sino por la acción legítima o no del Estado.

25Los estudios sobre desplazamiento en muchas ocasiones se concentran principalmente en las cifras que explican el número de predios despojados; sin embargo, el fenómeno va mucho más allá. En el caso colombiano, por ejemplo, el hecho de que el desplazamiento se haya presentado de manera crítica en el campo implica un debilitamiento de la cultura y de la economía campesinas, básicas para el desarrollo del país, fenómeno que ha sido llamado “descampesinización”. Sumado a lo anterior, se da un deterioro del medio ambiente, en la medida en que los despojadores dan nuevos usos a la tierra que la vuelve estéril a largo plazo debido a los monocultivos y, además, cambian los cursos de ríos o se apropian de quebradas o fuentes de agua.

26El punto más complejo de estudiar y en el que tal vez se debería poner más énfasis es la situación sicosocial del desplazado, quien queda en estado de indefensión en la medida en que es despojado de su vida cotidiana, de su entorno, de sus costumbres, de sus amigos, de su identidad y de los lazos sociales y muchas veces familiares que le permiten crecer y fortalecerse como sujeto, como familia y como sociedad. El desplazado no sale de su territorio con las expectativas propias de un viajero normal que ha planeado su salida, que tiene unos objetivos claros y todas las perspectivas de vivir una nueva experiencia. Su salida es similar a un salto al vacío, porque sale de manera violenta y llega a donde puede. En adelante, si logra arribar a algún lugar, su presencia es vista en ese lugar como peligrosa o inconveniente (cnmh, 2015).

27De acuerdo con el cnmh (2015), existen particularidades en lo que concierne a la víctima de desplazamiento, ya que esta no se entiende como una víctima “completa”, porque se considera menor el daño de que ha sido objeto, en relación con daños como los generados por secuestro, violación, asesinato, etcétera. Esto se debe, probablemente, a que la sociedad colombiana ha “naturalizado” el fenómeno del desplazamiento por su prolongación en el tiempo y su expansión en tantos territorios. Muchos colombianos son hijos de desplazados de la Violencia de los 50 y estas personas nunca tuvieron reparación; por ello se asume que no es necesario hacerlo con los desplazados por el conflicto armado. Sumado a lo anterior, muchas víctimas de desplazamiento niegan su condición para no ser estigmatizadas porque en muchos lugares a donde llegan se asume que cargan consigo la violencia y la pobreza.

  • 2 El 10 de noviembre de 2011, Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, sancionó la Ley de Víctimas (...)

28En relación con los actos de reparación de las víctimas, tanto de desplazamiento como de otras violaciones de derechos, la Ley 1448 de 20112, y los decretos 4633, 4634 y 4635 de 2011 para comunidades y pueblos étnicos, establecen en el marco de la justicia transicional las medidas administrativas individuales y colectivas que favorezcan a las víctimas de violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional Humanitario durante el conflicto armado interno, medidas que les permitan a esas víctimas el goce efectivo de los derechos a la verdad, la justicia, la reparación y garantías de no repetición.

  • 3 En el marco de la jep (Jurisdicción Especial para la Paz). El Acuerdo Final ha señalado que: uno de (...)

29La ley asume como Sujetos de Reparación Colectiva a las comunidades campesinas y barriales, comunidades y pueblos étnicos, organizaciones, grupos y movimientos sociales anteriores a los hechos que los victimizaron, y personas que sufrieron daños colectivos3. Esto implica, personas que tuvieron transformaciones en sus elementos característicos como colectivo a partir de las vulneraciones graves y manifiestas a los Derechos Humanos y las violaciones a los Derechos Colectivos que tuvieron en el contexto del conflicto armado. Las funciones específicas relacionadas con los componentes de la política pública de atención y reparación a las víctimas son: asistencia y atención; reparación integral y colectiva; restitución de tierras; indemnización; medidas de satisfacción y reparación simbólica; prevención y protección; retornos y reubicaciones; participación de las víctimas y registro y red nacional de información.

  • 4 En la presente legislatura se ha presentado un proyecto de Ley por parte del partido Centro Democrá (...)

30Merece la pena mencionar que a partir de las Leyes de Víctimas se ha podido solucionar algunos requerimientos de ciudadanos y poblaciones en relación con la violación de sus derechos. Sin embargo, los esfuerzos no han sido suficientes, teniendo en cuenta que lo que se espera del Estado es impedir que se produzcan nuevos desplazamientos, proteger a quienes han podido retornar a sus territorios y a los que no han podido hacerlo y lograr que los victimarios paguen por los delitos cometidos4.

31De acuerdo con datos suministrados por la Unidad de Restitución de Tierras (2019), a mayo de 2019 se presentaron 121.462 solicitudes, de las cuales 95.473 han sido habilitadas por el Ministerio de Defensa. 56.023 casos de restitución se consideran finalizados, 9.993 solicitudes se han resuelto en las sentencias y existen 7.502 predios con orden de restitución en sentencia. Igualmente, el número de hectáreas con sentencia restitutiva es de 341.725.

32En la actualidad, luego del proceso de paz firmado entre las Farc y el gobierno de Juan Manuel Santos, la reconfiguración de grupos armados que están buscando ocupar los territorios otrora ocupados por las Farc ha agudizado el desplazamiento en varios sectores del país, lo cual preocupa en la medida en que inicialmente se pensó que con esta nueva situación de territorios en paz, el fenómeno disminuiría. A lo anterior se suma el ya mencionado aumento del desplazamiento intraurbano en las ciudades grandes. Prueba de ello es que la Defensoría del Pueblo presentó un histórico desde el 1 de enero de 2016 al 30 de noviembre de 2018 de 423 asesinatos de líderes sociales. 2018 ha sido el año en el que se cometió el mayor número de homicidios (164); en 2016, 133 y en 2017, 126. Varios de estos crímenes se han relacionado con procesos de reclamación de tierras.

33En relación con la impunidad, si bien hay varios procesos abiertos faltan muchas acciones por realizar. La deuda más grande en este punto es quizá el juzgamiento de quienes contribuyeron, financiaron y propiciaron la guerra, al igual que de aquellos que se lucraron por el despojo. Al respecto, el cnmh (2015) afirma:

Debido a la altísima impunidad sobre el delito de desplazamiento forzado, parece poco viable contar con los recursos de los victimarios y los beneficiarios del desplazamiento para los procesos de reparación y restitución. Lo anterior sin perjuicio de que se trate de actores armados ilegales o de empresarios, políticos y servidores públicos que financian el conflicto armado o que se aprovechan de él para instalar o ampliar proyectos lícitos (agroindustriales, minero-energéticos y de infraestructura) e ilícitos (narcotráfico y minería ilegal).

5. Eje 4. Historia de vida

34La herramienta elegida para el desarrollo de esta investigación, tal como ya fue mencionada, es la historia de vida. Puyana y Barreto (1994) plantean que la vida social es el foco principal de este método y que las ciencias sociales han usado esta técnica, en particular para comprender la dinámica individual de los sujetos frente a distintos entornos como el familiar, el social y el de desarrollo tanto educativo como laboral. La historia de vida requiere de un acercamiento estrecho entre investigador e investigado en un entorno íntimo que permite al entrevistado expresar pensamientos, conocimientos, sensaciones, emociones, experiencias, deseos y puntos de vista en un intento por reconstruir hechos vividos. Cotán Fernández (2011) habla de la historia de vida como el análisis y la transcripción que un investigador realiza a raíz de los relatos de una persona sobre su vida o momentos destacables, haciendo uso de documentos y testimonios de otras personas que logren aportar a la investigación; algo así como la construcción de un perfil. Afirma además que el diálogo es la herramienta más importante entre ellos. Incluso el mismo testimoniante se puede encargar de darle un enfoque a su historia y puede aumentar datos que considere importantes y que desea que se vean reflejados en su relato.

35Tal como lo expresan las autoras citadas, la esencia de la historia de vida es el testimonio de quien narra, de esa persona que, en el caso de un evento traumático, logró sobrevivir para contar su versión de algo que pasó. Ese testimonio está permeado por algunos elementos que deben ser tenidos en cuenta, como la veracidad de la narración del testimoniante, que es uno de los puntos de mayor discusión, pues están quienes consideran necesaria la verificación de los datos aportados para que la historia de vida sea una verdadera herramienta investigativa.

36Sumado a lo anterior, en muchos casos ni víctimas ni victimarios desean recordar momentos de su vida en los que sintieron que perdían su condición de humanos, y que en el presente solo les producen culpa o vergüenza; la culpa de haber visto morir a otros y sentir que quizá ellos eran más merecedores de la muerte, y la vergüenza de haber permitido que los humillaran, a ellos y a sus familias, sin que pudieran impedirlo. De nuevo, Cohen (2006) retoma las palabras de Levi para explicar al respecto: “No somos nosotros, los sobrevivientes, los verdaderos testigos […] Los que hemos sobrevivido somos una minoría anómala, además de exigua: somos aquellos que, por sus prevaricaciones, o su habilidad o su suerte, no han tocado fondo”.

37Con todos estos puntos en contra, entonces, ¿qué impulsa al testimoniante a contar su historia? Jara (1986) lo explica de manera clara: “El testimonio es una forma de lucha. Las imágenes del dolor y del terror se trasmutan, así, en testigos de sobrevivencia y su escritura en acicate de la memoria: el heroísmo del desnudamiento personal deviene estímulo de la esperanza”. En la misma línea, Levi (2008) declara:

Dar testimonio a través de la palabra escrita es hacer justicia exigiendo que la más absoluta singularidad, que es por definición incomunicable, sea sin embargo la ocasión para extraer una lección de historia. Dar testimonio es recuperar el habla, es “narrar, como escribe Benjamin, su vida y su dignidad” haciendo que en la figura del narrador “el justo se encuentre consigo mismo porque la justicia va estrechamente ligada a esa capacidad de narrar y relatar historias”.

5.1. “No tuve escuela sino montañas para trabajar”

38En el proceso de desarrollo de esta investigación hubo dos razonamientos que se convirtieron en el faro que guio nuestros pasos permanentemente. Por una parte, las palabras de Walter Benjamin (1971) cuando explica en Tesis de filosofía de la historia que “articular históricamente el pasado no significa conocerlo como verdaderamente ha sido, significa adueñarse de un recuerdo, tal como este relampaguea en un instante de peligro”. Por otra parte, las palabras de Primo Levi (2008), quien en el relato “Los hundidos y los salvados, perteneciente al libro Trilogía de Auschwitz, dice que

de cualquier manera que termine, esta guerra contra vosotros la hemos ganado; ninguno de vosotros quedará para contarlo, pero incluso si alguno lograra escapar, el mundo no lo creería […] Aunque alguna prueba llegase a subsistir y aunque alguno de vosotros llegara a sobrevivir, la gente dirá que los hechos que contáis son demasiado monstruosos para ser creídos.

39Decimos que estas reflexiones fueron nuestro norte porque nos condujeron a elegir el documental animado como el formato más adecuado para recrear, a partir de la narración de los protagonistas, las imágenes de esos relámpagos que habitaban en forma de recuerdos. También, porque ante la expectativa de encontrar historias llenas de matices teníamos la certeza de que solo con el documental animado podríamos trasmitir la esencia de esos relatos y, por tanto, darles la oportunidad a las víctimas de ser reconocidas, escuchadas y creídas.

40Colombia está llena de historias de horror. Sesenta años de guerra han ido tejiendo una inmensa manta de recuerdos trágicos. Algunos de ellos pugnan por salir, otros buscan refugio en lo más profundo de sus protagonistas y otros tantos han logrado aflorar dolorosamente en múltiples formatos. A lo largo de varios meses de trabajo orientado a desarrollar esta investigación hablamos con hombres y mujeres de varias regiones de Colombia. Víctimas de los grupos armados y de la indolencia y la complicidad del Estado fueron apareciendo uno a uno con la intención de “ayudarnos” a cumplir nuestro objetivo. Algunos de ellos, en el último momento, desistieron de hablar por miedo o por vergüenza; otros nos contaron sus vidas de una manera somera, como si se tratara de un trámite. En un principio nos sentimos derrotados, pero luego tuvimos que aceptar que estos hombres y mujeres estaban en su derecho de callar, que en el fondo de cada uno de ellos quedaban muchas cosas que no podían aflorar porque no se habían terminado de entender ni de aceptar. Finalmente, tocaron a la puerta cuatro personajes que nos devolvieron la esperanza. Una mujer muy joven que había vivido cien años de dolor, dos hombres que rescataron a un pueblo entero y lo trasladaron imaginariamente a 900 kilómetros de distancia y un hombre terco, muy terco, que intentó rehacer su vida en muchas ocasiones, pero la guerra y el odio se lo impidieron. La forma en que este hombre nos cautivó con su verbo y su sabiduría nos llevó a tomar la decisión de convertirlo en protagonista del primero de nuestros documentales. Con el paso del tiempo el trabajo comenzó a complejizarse. Fueron tantos los recuerdos y peripecias que nos contó, que no sabíamos qué seleccionar. La tentación nos llamaba a recrear con imágenes impactantes las camas de oro de la guerrilla, que nos describió con tanta prolijidad, o las persecuciones cinematográficas de las que fue objeto tantas veces; sin embargo, en nuestra decisión pesaron más los temores: el primero de ellos, dejarse eclipsar por la espectacularidad y dejar a un lado la sustancia; el segundo, a hacer de la historia una suma de sucesos deshilvanados y, el tercero, a reducir la narración a una historieta de aventuras. Fue entonces cuando, retomando a Bordwell y Tompson (2009), quienes nos invitan a asumir nuestra percepción de los hechos como metáforas e imágenes vividas en un libro de memorias, empezamos a construir el relato visual. Los elementos elegidos para este fin fueron la imagen reconstruida del protagonista tal como él se describía a sí mismo; la imagen de un antagonista que está presente a lo largo de una gran parte de su relato y la recreación de un hecho preciso – “un acto de desobediencia”– que marcó el inicio de su destierro prolongado por más de quince años. Estas imágenes dibujadas y animadas durante un largo proceso de cuidado y paciencia se fueron intercalando con los testimonios de viva voz.

41Don José llegó a la cita con dos horas de anticipación porque para él el tiempo no se mide por horas, simplemente oscila entre muy tarde o muy temprano. Venía en mangas de camisa a pesar del frío matutino bogotano. Era un hombre de edad incierta que traía la cabeza protegida con un gorro ajustado que permitía suponer un cráneo apenas cubierto por una capa incipiente de pelo. Llevaba al hombro un morral descolorido lleno de carpetas arrugadas y sucias. Lo acompañaba su hijastro de 10 años, con el que de vez en cuando se comunicaba por medio de señas. Desde el primer momento se dirigió a nosotros de manera espontánea y tranquila, como si fuéramos amigos de hace tiempo. Se presentó con su nombre completo y, posteriormente, añadió su apelativo “Joselito”, dicho quizá a modo de implícita sugerencia para que lo llamáramos de esa manera de ahí en adelante. En medio de la lluvia que nos obligó a cambiar de lugar, inició su relato con una taza de café negro en la mano y sin ningún temor de hablarle a la cámara. Sus ganas de contarlo todo pudieron más que los habituales contratiempos que surgen de cuadrar luces, lentes y locaciones, por eso, en varias oportunidades tuvimos que frenarlo y, abusando de su paciencia, llamarlo a retomar la historia.

  • 5 Según el Informe Nacional del Desplazamiento Forzado en Colombia (cnhm, 2015), “a pesar de que no e (...)

42Nuestras preguntas iniciales estaban orientadas a conocer la infancia y la conformación de su grupo familiar. Así, de la nada, descubrimos que nunca estuvo escolarizado y que este hecho que para nosotros era insólito, para él tenía una explicación natural. A finales de la década de 1960, en un primer desplazamiento, sus padres y sus cuatro hermanos salieron huyendo del viejo Caldas por culpa de la violencia bipartidista, hacia Río Negro, Caquetá5. Cuando llegaron al nuevo destino, los hijos comenzaron a trabajar al lado de los padres, por lo cual no hubo ni tiempo, ni recursos económicos que les permitieran asistir a la escuela. En el lugar, según sus propias palabras, “no hubo escuelas sino montañas para trabajar”.

43Sobre su entorno familiar, recuerda que 30 años atrás, la guerrilla de las Farc se llevó a su hermano mayor y nunca más se volvió a saber de él y que el hermano menor murió a manos del comandante de las Farc llamado Negro Acacio, cuando prestaba servicio militar en San Juan de Lozada, Caquetá. En la actualidad, las dos hermanas que le quedan viven en Puerto Rico, Caquetá. Aquí es donde por primera vez aparece el comandante guerrillero como el gran antagonista de su vida.

  • 6 La siembra de hoja de coca no solo ha contribuido al incremento de sustancias psicoactivas entre la (...)

44Como tantos jóvenes campesinos de su generación, Joselito abandonó en su adolescencia la casa paterna. Para sostenerse compró cerdos y novillos para la reproducción. Pasados un par de años, vendió los animales que poseía y con el importe compró su primera finca en Cartagena del Chairá, Caquetá. Allí, al igual que muchos de sus vecinos, se dejó seducir por la bonanza de la hoja de coca6 y sembró 8 hectáreas para la comercialización. Durante un tiempo el negocio resultó productivo y le permitió mantener a la nueva familia que había constituido. Sin embargo, la guerrilla de las Farc, que era la compradora de la producción, empezó a cobrarle “vacuna”, es decir, un porcentaje por kilo. La nueva situación obligó a Joselito a abandonar esta fuente de ingresos, debido a que no le resultaba rentable por los altos costos de los insumos para el procesamiento. La decisión siguiente fue vender la finca y trasladarse a San Vicente del Caguán, a finales de los 80, específicamente en la zona rural denominada San Francisco de la Sombra. Allí compró una casa grande y montó un restaurante, una carnicería y una panadería que funcionaban en el día, y una discoteca que abría sus puertas al comenzar la noche. La prosperidad económica era evidente. La región vivía bajo el dominio de la guerrilla de las Farc y la coca era la moneda fuerte que compraba todo. En apariencia las cosas iban bien. Sin embargo, una nueva preocupación asaltó a Joselito cuando descubrió que paulatinamente había desarrollado una fuerte adicción al alcohol, producto de su trabajo en la discoteca. Al principio solo las noches estaban llenas de amigos y licor; posteriormente, en cualquier hora del día surgía un pretexto para destapar una botella y beberla hasta perder la conciencia. Los reclamos de la esposa y las bajas en las ventas le hicieron replantear de nuevo la vida. Fue entonces cuando un señor de apellido Cañas le ofreció una permuta de los negocios que tenía por una finca de 400 hectáreas. La primera acción que debía tomar era solicitar un permiso a las Farc –comandada en ese sector por el Negro Acasio y el Mono Jojoy– para poder hacer esta permuta, ya que sin autorización de la guerrilla resultaba imposible hacer cualquier transacción comercial en la zona. La autoridad estaba representada en una junta de acción comunal con integrantes del grupo armado que debían estudiar los antecedentes de los comprometidos en el negocio y si les resultaban adecuados, aprobar la permuta. Joselito recibió el visto bueno y tomó posesión de la finca. Esta vez decidió sembrar caña de azúcar y producir panela.

45Por ese tiempo, los campesinos de los caseríos El Rubí y Aires del Perdido, decidieron “cuadrar un pueblito”. En este punto hacemos un alto porque no entendemos a qué se refiere Joselito con “cuadrar un pueblito”, asumiendo que los ciudadanos no tienen la potestad para fundar municipios, pues esa es una función del Estado. Joselito sonríe y nos dice: “Así, simple, cuadrando las calles con una plomada para que queden derechas, así se arma el pueblo; sin alcaldes, ni nada de eso, con una junta de Comité de vecinos que llamamos Propueblo a la que me invitaron a participar”. Antes de comenzar esta labor, se dio una disputa entre los habitantes de los caseríos, por el lugar donde debía fundarse el nuevo municipio, por lo cual se dividieron en dos y cada parte empezó a hacer su pueblo donde quería. Joselito se fue con los de Aires del Perdido. La zona no era de libre acceso, para entrar en ella era necesario obtener permiso de la guerrilla. Fue entonces cuando en plena labor de trazado de calles, Joselito se vio sorprendido por la presencia de un pastor de la iglesia pentecostal que hacía su culto en San Vicente del Caguán y que venía a evangelizar a los nuevos pobladores. Él lo conocía porque se acercaba a escucharlo en esos momentos en los que se arrepentía de sus malas acciones producto del licor. En otras circunstancias este encuentro habría sido normal, e incluso agradable, pero teniendo en cuenta las restricciones que imponían las Farc, ver al pastor frente a sus ojos lo aterrorizó porque le hizo pensar inmediatamente en que el religioso tenía las horas contadas. Al respecto, Joselito explica:

En ese entonces había milicianos como un berraco, hablamos del año ochenta y pico. Yo me asusté al ver al pastor porque dije para mis adentros ‘esto es zona roja, aquí el que entra sin avisar, nunca vuelve a salir’. Yo lo sabía por unos cacharreros que vendían mercancía y los botaron al hueco. Allá hay muchas fosas comunes de gente que mató la guerrilla.

46En su afán de evitar que mataran al pastor, Joselito le dijo que se fuera. El pastor insistió en que alguien lo había mandado a llamar para un culto, entonces Joselito mandó a Ermizu, su hijo mayor, a acompañarlo para que buscaran a la persona que él necesitaba. Cuando partieron, supo que las cosas no iban a volver a ser como antes. Los comandantes lo relacionarían con el pastor y le cobrarían la osadía por la visita. Y así fue, el Negro Acacio se enteró de inmediato de la presencia del extraño y ordenó que lo capturaran. Entre tanto, llamó a Joselito para reprocharle por haber quebrantado las normas. El pastor logró salir vivo a las pocas horas, porque el Negro Acacio no quiso matar a un “hombre de Dios”; sin embargo, le dio la orden a Joselito de abandonar la zona, junto con sus cuatro hijos y su esposa en un plazo máximo de tres horas. Joselito cerró la casa que tenía y salió con su familia y un atado de ropa en la mitad de la noche a la zona de Bocas del Perdido en los límites entre Caquetá y Meta. Antes de marchar les pidió a sus amigos que en cuanto pudieran, vendieran sus pertenencias y su ganado y le enviaran el dinero a donde él les avisara. Caminando por las orillas del río Perdido, empezó su segundo desplazamiento.

47En su nuevo hogar, una habitación que tomó en arriendo, su esposa inició un negocio de venta de empanadas y tamales, mientras él descargaba bultos de las lanchas que llegaban al río. En el lugar, según sus propias palabras, “había un gran apogeo de coca y madera y se movía mucha plata. Con el paso de los meses yo cuadré de nuevo un restaurante, tenía esperanzas de ampliar el negocio con la plata que me mandaran los amigos de Aires del Perdido, pero nada, me llegó la noticia de que el Negro Acacio se había quedado con todo. Con mi ganado marcado con xgt y registrado en la registraduría”.

48Joselito pensaba que había llegado el momento de establecerse en un lugar de manera definitiva, el restaurante daba para vivir y los hijos crecían sin problemas; sin embargo, la tranquilidad duraría poco. Un día cualquiera, su hijo mayor salió a pescar con unos amigos y al ver varios racimos de plátano tirados en un camino de tierra, decidió llevárselos para su casa. El joven desconocía que esos frutos le pertenecían a un señor que, al enterarse de lo ocurrido, puso la denuncia por robo a la junta de acción comunal de Bocas del Perdido. La queja llegó a los oídos del Negro Acacio, quien, sorprendido con la presencia de Joselito en el pueblo, reunió a todos los habitantes en una escuela y en público lo sentenció a muerte por haber infringido la ley y, principalmente, por no haber abandonado la región tal como se le había conminado hacía más de un año. Joselito pudo escapar por la parte trasera de la escuela, gracias a la ayuda de unos vecinos. En su huida saltó a una laguna y nadó hasta el río Losadas, en cercanías del municipio de La Macarena en el departamento de Meta. Allá llegaron cuatro días después su mujer y sus hijos, quienes dejaron atrás el restaurante y todo lo que habían conseguido. Ese fue su tercer desplazamiento.

49Joselito recuerda que entonces, el alcalde de la Macarena, Pablito Rojas, le regaló veinte láminas de zinc y víveres y en las afueras del pueblo construyó una casa. En 2002, cuando el gobierno comenzó a hablar de la posible terminación de los acuerdos de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y la guerrilla, un guerrillero de nombre Camilo se acercó a una plaza donde Joselito estaba hablando con algunos vecinos y les dijo que por los rumores de rompimiento de diálogos la guerrilla había vuelto al monte y había abandonado el campamento denominado “El Borugo”, ubicado a cuatro kilómetros del casco urbano de La Macarena (Meta), donde permanecieron secuestrados los 352 policías y militares que recuperaron su libertad por un canje humanitario negociado por Pastrana. Les contó que allí quedaban muchas cosas que se podían llevar antes de que el Ejército retomara al lugar. La noticia corrió y los habitantes del casco urbano fueron hasta allí, a pesar de que existía el riesgo de un bombardeo de las Fuerzas Armadas. Según su relato, en el lugar había provisión de alimentos para surtir por completo a todas las tiendas del municipio; una habitación llena de dólares; las camas de los comandantes Mono Jojoy, Manuel Marulanda y Raúl Reyes recubiertas de oro y una gran cantidad de electrodomésticos. La gente del pueblo se llevó lo que pudo. Cuatro días después, volvieron a reanudarse los diálogos, los guerrilleros retornaron a su campamento y lo encontraron saqueado y destruido. Entonces la guerrilla bajó de nuevo al pueblo e hizo subir a la gente a camiones y volquetas hacia la Serranía de La Macarena cerca de los llanos del Yarí. La consigna era llevarlos a una especie de juicio ante la comandancia por los robos que habían cometido. Sin embargo, la guerrilla permitió que en los camiones fueran representantes de la Cruz Roja, la Iglesia Católica y la Defensoría del Pueblo en calidad de garantes. La comandancia planteaba tres posibilidades: matar a la población, obligarlos a reconstruir el campamento tal como estaba o que la gente se quedase trabajando para la guerrilla hasta que pudiera pagar todo lo que se había llevado. El párroco del municipio se comprometió con los comandantes a que los habitantes de La Macarena iban a reconstruir todo, a cambio de que no le hicieran daño a nadie. Con ese compromiso y sabiendo que del cumplimiento dependía la vida de tantas personas, reconstruyeron el campamento en un mes, aunque no devolvieron todo el dinero, ni los alimentos. El 20 de febrero de 2002, el presidente de la República Andrés Pastrana Arango anuncia el rompimiento definitivo de los diálogos con las Farc. La guerrilla volvió a ser ley y comenzó a vengarse de todos aquellos que habían llegado a saquear el campamento. Joselito recuerda este momento de la siguiente manera: “Empezaron a matar a todo el que encontraban parado; la señora Cecilia Gallego; Linarco, el gerente del banco y los hijos, Martín y Paco. Mataron por ahí a 17 personas”. Joselito estaba en la lista y él lo sabía, de modo que antes de que lo encontraran, decidió abandonar la casa que había construido y se llevó a su familia por las riberas del río Guayabero a una casa abandonada. Al tercer día de estar allí, la guerrilla golpeó a la puerta. Mientras trataban de entrar a la fuerza, él pudo escapar, sin embargo, recibió un disparo. Herido levemente saltó al río y empezó a nadar. Cansado y dolorido, pensó por un instante en abandonarse a su suerte, pero en ese instante una tonina –un cetáceo que habita en agua dulce– lo empujó con la cabeza hasta llevarlo a la orilla. En ese lugar permaneció toda la noche escuchando el ruido de helicópteros y bombardeos del ejército y temiendo lo peor por su familia. Por fortuna ellos también encontraron donde refugiarse y luego de que el ejército se tomara La Macarena, pudo salir de su escondite y reunirse con los suyos. De ahí partió para Villavicencio. Este fue su cuarto desplazamiento.

50En la capital del Meta permaneció tan solo cuatro meses porque cada vez que salía a las calles veía a muchas personas que él sabía que eran guerrilleros de civil y que lo tenían amenazado. Joselito expuso su situación a la Cruz Roja Internacional y ellos le ayudaron a salir rumbo a Manizales. Este fue su quinto desplazamiento.

51En el eje cafetero comenzó a recolectar café con su esposa, pero se dio cuenta de que ese trabajo no era para ellos, les faltaba experiencia y al final del día no conseguían el pan para sus hijos. Entonces, por recomendación de un conocido, viajó a Honda para trabajar como mayordomo de una finca. Al llegar allí, perdió el papel en donde había anotado los datos del trabajo y no tuvo más remedio que ir a las oficinas de Acción Social, para pedir ayuda para su familia, mientras los dejaba debajo de un puente. Por desgracia no notó que en Acción Social unos extraños habían escuchado su historia. Esas personas se acercaron y le ofrecieron ayuda espontáneamente, y él, confiado, aceptó gustoso. Le darían víveres y una casa para poder instalarse. Lo que no sabía era que en contraprestación esperaban que les informara todo acerca de las operaciones de la guerrilla en el Meta y el Caquetá, porque pertenecían a grupos paramilitares. De nuevo huyó desplazado por sexta vez hacia Bogotá, en donde recibió ayuda de unas monjas. Después de algunos meses, su esposa se cansó de tanto trasegar sin rumbo y decidió volver al Caquetá. Él conoció a otra mujer, discapacitada, desplazada y con cuatro hijos también discapacitados y comenzaron a vivir juntos y a trabajar, él como jardinero y ella en oficios domésticos. Con el pasar de los años compró un lote en Ciudad Bolívar y construyó una casa, pero como su vocación era el campo, la quiso permutar por una finca. Alguien astuto aprovechó su necesidad y le cambió la casa de Bogotá por una finca en Melgar que resultó improductiva. Al momento de la entrevista, Joselito andaba en trámites para deshacer el negocio de su casa; entre los documentos que llevaba en una carpeta, tenía una carta dirigida al presidente de la República para que lo ayudara a que le restituyeran la finca de San Vicente del Caguán e intercediera para recuperar su casa de Ciudad Bolívar. La carta estaba dirigida a Álvaro Uribe Vélez, pero sobre el nombre del expresidente había una tachadura y unas letras a mano que decían Juan Manuel Santos.

6. A modo de conclusiones

52La elección del documental animado como ruta para narrar historias de vida nos muestra de qué manera la animación sirve parar narrar las experiencias de un individuo desde una perspectiva creativa. De igual manera, la mezcla animación con testimonios reales propone caminos novedosos para abordar temas sociales tan complejos como el desplazamiento forzado.

53La realización de esta primera pieza nos permite construir una ruta para restaurar la memoria de víctimas de desplazamiento forzado en Colombia, como es el caso de don Joselito, porque nos conduce a recrear sucesos que se encuentran fuera del alcance del tiempo y el espacio del protagonista. Así, la animación convierte en metáforas las imágenes que reposan en su memoria.

54La historia de don Joselito es la historia de millones de colombianos. Por eso, a partir de su relato, es posible entender muchos de los fenómenos que han marcado a Colombia. Lo anterior nos permite concluir, en primera instancia, que gracias a la historia de vida de un ciudadano colombiano víctima del desplazamiento forzado podemos aportar interpretaciones cualitativas de procesos y fenómenos históricos-sociales de nuestro país.

55A partir de la historia de vida del protagonista elegido podemos ver de qué manera la memoria, y el recuerdo, se constituyen en elementos determinantes relacionados estrechamente con acontecimientos de carácter político y condiciones y situaciones de sufrimiento colectivo que ha vivido nuestro país.

56La narración de los dramáticos acontecimientos de la vida de don Joselito nos remite a la propuesta de Jelin (2002), cuando manifiesta que la memoria, el olvido, la conmemoración y el recuerdo son elementos claves cuando se relacionan con acontecimientos traumáticos de orden político y situaciones de represión, aniquilación y sufrimiento de grandes grupos de personas.

57La historia de vida contribuye a recuperar la memoria de don José como víctima, porque le permite recuperar su voz, su vida y su dignidad, y reencontrarse consigo mismo.

58Varias de las historias que hacen parte de la memoria personal de José coinciden con hechos asentados en la memoria histórica del país, tales como la terminación de los diálogos de paz con las Farc en 2002 y el recrudecimiento del accionar de las Farc cuando los diálogos llegaron a su fin.

59El protagonista de esta historia y su familia tuvieron que pasar por seis desplazamientos. Este hecho, aunque parece poco común, no lo es. Muchas personas cuando sufren su primer desplazamiento tienden a buscar sitios aledaños a donde vivían por la similitud con el clima y las costumbres y por la cercanía con familiares o amigos que puedan prestarles auxilio. Sin embargo, esto puede resultar contraproducente porque quienes los desplazan logran localizarlos más fácilmente; por ello siguen alejándose a otros lugares en busca de ayuda. En el caso de Joselito, los continuos desplazamientos se dan en lapsos de dos a tres años y así, poco a poco, va llegando a la capital del país sin que él se dé cuenta.

60El protagonista de esta historia demuestra en su narración una inmensa resiliencia que le permite recuperarse económicamente en cada lugar a donde llega. Aun así, constantemente manifiesta que su vocación original es el campo, ser campesino. En este punto es claro cómo los millones de hombres y mujeres desplazados de Colombia han tenido que vivir “la descampesinización”, con la consecuente pérdida que esto conlleva para cualquier país. En su caso particular se suma la pérdida de su familia, que luego de un largo trasegar, termina abandonándolo y retornando a su lugar de origen.

61Finalmente, la historia de don Joselito demuestra que él, como víctima del conflicto armado colombiano, no ha sido beneficiario de las políticas públicas de atención y reparación a las que tenía derecho. Para él no hubo asistencia, ni atención y las reparaciones integral y colectiva tampoco se han dado.

Bibliographie

7. Referencias

acnur (2018). Informe Colombia, septiembre 2018. Recuperado, el 4 de junio de 2019, de https://www.acnur.org/ 5b97f3154.pdf

Baer, A. (2010). La memoria social: breve guía para perplejos. En A. Sucasas & J. A. Zamora (eds.), Memoria-política-justicia: en diálogo con Reyes Mate. Madrid: Editorial Trotta.

Benjamin, W. (1971). Tesis de filosofía de la historia, en Angelus novus, Barcelona: Edhasa.

Bordwell, D., & Tompson, K. (2009). Film History: An Introduction. Nueva York: McGraw Hill.

Centro Nacional de Memoria Histórica (2015). Informe nacional del desplazamiento forzado en Colombia. Bogotá: Autor.

Centro Nacional de Memoria Histórica (2018). Sujetos victimizados y daños causados. Balance de la contribución del cnmh al esclarecimiento histórico. Bogotá: Autor

Cock, A. (2008). Documental y animación: ¿realidad des-dibujada? En Docus: cine de no ficción. Recuperado, el 15 de julio de 2018, de http://docuscolombia.blogspot.com.ar/2008/08/documental-y-animacin-realidad-des.html

Cohen, E. (2006). Los narradores de Auschwitz. Buenos Aires: Editorial Lilmod.

Corte Constitucional de Colombia, Sentencia C-781/12. Recuperada, el 15 de julio de 2018, de http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/ 2012/C-781-12.htm

Cotan Fernández, A. (2011). Investigación-participación e historias de vida, un mismo camino. Ponencia presentada en las III Jornadas de Histórias deVida em Educação, Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación, Universidad de Oporto, Portugal. Recuperada, el 15 de julio de 2018, de https://www.fpce.up.pt/iiijornadashistoriasvida/pdf/2_Investigacion-participacion%20e%20Historias%20de%20vida.pdf

Defensoría del Pueblo (2018). En 2018 han sido asesinados 164 líderes sociales y defensores de derechos humanos. Recuperado, el 4 de junio de 2019, de http://www.defensoria.gov.co/es/nube/noticias/7706/en-2018-han-sido-asesinados-164-1%c3%adderes-sociales-y-defensores-de-derechos-humanos-defensores-de-ddhh-cauca-antioquia-defensor%c3%ada-del-pueblo-carlos-negret-mosquera-l%c3%adderes-sociales.htm

El Espectador (2016). Un museo para no olvidar que las Farc secuestraron. El Espectador. com. Recuperado, el 15 de julio de 2018, de https://colombia2020.elespectador.com/ pais/un-museo-para-no-olvidar-que-las-farc-secuestraron

Gionco, P. (2013). La animación como discurso de lo real. Ponencia presentada en el iii Congreso Internacional Artes en Cruce. Recuperado de https://docs.google.com/ file/d/0B3Xnk4AAbwY_TIhnVFhITk03cm8/edit

Halbwachs, M., & Lasén Días Reis, A. (enero-marzo, 1995). Nota de introducción al texto de Maurice Halbwachs. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, (69).

Jara, R., & Vidal, H. (1986). Testimonio y literatura. Minneapolis, minn: Institute for the Study of Ideologies and Literature.

Jelin, E. (2002). Los trabajos de la memoria. Madrid: Siglo xxi Editores.

Levi, P. (2008). Trilogía de Auschwitz. Barcelona: Editorial El Aleph.

Justicia Transicional (cgjt) (2012). Reparación. Guía práctica de reparación colectiva para los Comités Territoriales de Justicia Transicional cgjt. Recuperado, el 15 de julio de 2018, de https://www.ictj.org/sites/default/files/subsites/ictj/docs/Ley1448/Sentencia_de_constitucionalidad-Ley1448-C-781-12.pdf

Lotman, I. (2000). Sobre el lenguaje de los dibujos animados, enLa semiósfera: semiótica de las artes y la cultura”. Madrid: Editorial Cátedra.

Pinotti, L. (2014). La animación no ficcional. Un análisis sobre la construcción del sentido en el documental animado “Vals con Bashir”. Recuperado, el 29 de agosto de 2018, de http://revista.cinedocumental.com.ar/tag/luciana-pinotti/

Puyana, Y., & Barreto G., J. (1994). La historia de vida: recurso de la investigación cualitativa. Revista Maguaré, (10).

Rubio, G. (2016). Memoria hegemónica y memoria social. Tensiones y desafíos pedagógicos en torno al pasado reciente en Chile. Revista Colombiana De Educación, 1 (71), 109. 135.

Presidencia de la República de Colombia & Farc-ep (2016). Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Recuperado, el 15 de julio de 2018, de http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/procesos-yconversaciones/Paginas/

Serna, D. A. (2009). Memorias en crisoles. Propuestas teóricas, metodológicas y estratégicas para los estudios de la memoria. Bogotá: Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Instituto para la Pedagogía, la Paz y el Conflicto Urbano.

Todorov, T. (2013). Los abusos de la memoria. Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica S.A.

Torres Ávila, J. (2013). La memoria histórica y las víctimas. Jurídicas, 10 (2), 144-166. Universidad de Caldas, Manizales.

Trombetta, J. (2017) El lenguaje de animación como herramienta poética para mitificar la historia de Eva Perón. Fotocinema. Revista Científica de Cine y Fotografía, (14). Recuperado, el 15 de julio de 2018, de http://www.revistafotocinema.com/index.php?journal=fotocinema&page=article&op=view&path%5B%5D=413

Unidad de Restitución de Tierras (2019). Estadísticas de restitución de tierras. Registro de tierras despojadas y abandonadas forzosamente. Recuperado, el 4 de junio de 2019, de https://www.restituciondetierras.gov.co/estadisticas-de-restitucion-de-tierras

Notes

1 Para Yuri Lotman (2000) el lenguaje de la animación funciona con la lógica de “signos de signos”, teniendo en cuenta que el dibujo es una representación y al proyectarlo se genera una doble representación. Lo que se observa en un documental animado es una representación de una representación.

2 El 10 de noviembre de 2011, Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, sancionó la Ley de Víctimas cuyo espíritu está orientado a restituir a más de seis millones de colombianos vulnerados en sus derechos fundamentales como consecuencia de una guerra prolongada durante más de medio siglo. En el año 2007 se presentó por primera vez la iniciativa bajo el mandato de Álvaro Uribe Vélez. Los ponentes Guillermo Rivera y Juan Fernando Cristo estuvieron muy cerca de lograr la aprobación, sin embargo, el entonces presidente Álvaro Uribe, mediante el ejercicio de su ministro de hacienda, Óscar Iván Zuluaga, pidió al congreso archivar el proyecto cuando estaba en el trámite de conciliación. El argumento principal que esgrimió en el momento el mandatario era de tipo fiscal, específicamente la falta de recursos para llevar a cabo las medidas de reparación y las medidas de asistencia relacionadas con el acceso prioritario de las víctimas a la política de salud, a la política de educación y a la política de vivienda de interés social. En un segundo momento, el año 2010 se presentó de nuevo el proyecto y la Ley fue aprobada. Según la Sentencia C-781/12 “se da la definición de victimas en la ley con referencia a daños por infracciones ocurridas con ocasión del conflicto armado. La expresión con ocasión del conflicto armado, inserta en la definición operativa de víctima establecida en el artículo 3° de la Ley 1448 de 2011, delimita el universo de víctimas beneficiarias de la ley de manera constitucional y compatible con el principio de igualdad, como quiera que quienes lleguen a ser consideradas como tales por hechos ilícitos ajenos al contexto del conflicto armado, aun cuando no sean beneficiarios de la Ley 1448 de 2011, pueden acudir a la totalidad de las herramientas y procedimientos ordinarios de defensa y garantía de sus derechos provistos por el Estado colombiano y su sistema jurídico. La expresión “con ocasión del conflicto armado” tiene un sentido amplio que cobija situaciones ocurridas en el contexto del conflicto armado.

3 En el marco de la jep (Jurisdicción Especial para la Paz). El Acuerdo Final ha señalado que: uno de los paradigmas orientadores del componente de justicia del sivjrnr será la aplicación de una justicia restaurativa que preferentemente busca la restauración del daño causado y la reparación de las víctimas afectadas por el conflicto, especialmente para acabar la situación de exclusión social que les haya provocado la victimización (Presidencia de la República & Farc-ep, 2016).

4 En la presente legislatura se ha presentado un proyecto de Ley por parte del partido Centro Democrático, en cabeza de la senadora María Fernanda Cabal, que busca modificar la Ley 1448. La reforma está orientada principalmente a proteger a las personas que adquirieron las tierras despojadas a las víctimas en busca de lo que ha llamado garantías judiciales a los segundos ocupantes.

5 Según el Informe Nacional del Desplazamiento Forzado en Colombia (cnhm, 2015), “a pesar de que no es posible determinar con exactitud el número de personas que fueron desplazadas durante el período de La Violencia, se reporta que miles de campesinos llegaban a ciudades como Bogotá, huyendo de la violencia en calidad de refugiados políticos. Durante este período, algunos analistas (Oquist, 1978, Kirk, 1993) estiman que aproximadamente dos millones de personas, principalmente campesinos, indígenas y afrodescendientes, se habrían visto obligados a desplazarse como resultado de la violencia, a su vez que medios nacionales hablaban de ‘tres millones de labriegos’ que habrían ‘huido de los campos’ (La Jornada, Bogotá, 27 de julio de 1949). Debido a que para esa época no se había desarrollado el concepto de desplazados internos, el término acuñado para hacer referencia a las víctimas de este período es el de emigrantes o exiliados”.

6 La siembra de hoja de coca no solo ha contribuido al incremento de sustancias psicoactivas entre la población mundial, además ha generado un grave problema social en Colombia en el que se han visto inmersos miles de colonos y ha generado un terrible daño ambiental producto del monocultivo y de las fumigaciones de los cultivos con glifosato. La coca se ha convertido en la única alternativa económica de muchos campesinos del país, dado que su siembra, almacenamiento y transporte resultan mucho más fáciles en un país cuya frágil infraestructura vial y el mínimo apoyo al agricultor por parte del Estado no permiten movilizar ni comercializar fácilmente otros cultivos.

Notes de fin

1 La investigación se desarrolló en el gric, Grupo Recasens de Investigación en Comunicación, de la Facultad de Comunicación Social-Periodismo de la Universidad Externado de Colombia.

Auteurs

Doctora en Ciencias Sociales. Docente Investigadora de la Facultad de Comunicación Social-Periodismo de la Universidad Externado de Colombia.

Maestro en Artes Visuales con énfasis gráfico, realizador independiente y docente de la Facultad de Comunicación Social-Periodismo de la Universidad Externado de Colombia.

© Universidad externado de Colombia, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search