Version classiqueVersion mobile

La introducción del pensamiento moderno en Colombia

 | 
Gonzalo Cataño

Coda

Texte intégral

  • 1 L. E. Nieto Arteta, “Guillermo Dilthey”, Universidad Nacional de Colombia, n.° 6, Bogotá, abril-ju (...)

1En un pasaje de su ensayo sobre Dilthey, Nieto apuntó: “El método fenomenológico descubre en un hecho individual la esencia correspondiente”1. Traducido a un lenguaje sociológico significa que los estudios de caso, si abordan en detalle los elementos constitutivos del ejemplo elegido, son de gran utilidad para definir los rasgos de un fenómeno más general y abstracto. Esto fue lo que se hizo en las páginas anteriores. Se emprendió el examen intensivo, tanto en amplitud como en profundidad, de un pensador para ilustrar un evento más comprensivo: el pensamiento moderno. Es lo mismo que hacen los sociólogos cuando eligen un grupo (una organización criminal), una asociación (un partido político), una entidad burocrática (un ministerio), un individuo (una historia de vida) para ilustrar la estructura de la sociedad. Es una muestra que vivifica el todo sin opacarse, esto es, un caso que da brillo, energía y realce a un proceso más general sin perder sus rasgos particulares.

  • 2 Whilhelm Dilthey, El mundo histórico (México, 1944), p. 271.

2El autor espera que a lo largo del estudio se haya respetado la lección diltheyana de que la tarea del analista con inclinación biográfica es comprender, sobre la base de sus documentos, “el nexo efectivo en el cual un individuo se halla determinado por su medio y reacciona sobre él”2. Ahora sabemos que la historiografía colombiana no fue la misma después de Nieto y que los estudios sobre el café se vieron afectados por sus hipótesis. También se sabe que fue el primer colombiano que mostró interés por la obra de spengler y por rastrear críticamente el derecho penal de coloración lombrosiana. Su mente abierta lo llevó, igualmente, a presentar las bondades del pluralismo jurídico y a estudiar el legado marxista para examinar de la realidad nacional. Fue, además, uno de los intelectuales colombianos que abordó con mayor detalle las corrientes jusfilosóficas de la primera mitad del siglo xx. Figuras como Stammler, Kelsen, Schmitt, Cossio y Gurvitch se conocieron en el país a través de sus ensayos y de su labor difusora en los salones de clase y en las sentencias judiciales. Los economistas con vocación histórica no olvidarán que promovió sugestivos debates sobre asuntos de teoría económica, comercio internacional y transición del mundo rural al mundo urbano e industrial. Los historiadores y sociólogos encontrarán en sus escritos las controversias iniciales sobre el estatus científico de la reflexión social y las querellas metodológicas que las acompañaron.

3En esta lucha no estuvo solo. Ninguna obra notable en el campo de la cultura es resultado exclusivo del trabajo individual. Sus mejores productos son fruto de las fatigas de un grupo que vivió en tensión intelectual con un pasado que intentaba superar y un futuro lleno de incertidumbres que deseaba alcanzar. Otras figuras de su generación como Rafael Carrillo, Cayetano Betancur, Abel Naranjo Villegas, Jaime Vélez Sáenz y Danilo Cruz Vélez colaboraron en la tarea filosófica, y nombres como Gerardo Molina, Antonio García, Luis Ospina Vásquez, Indalecio Liévano Aguirre y Guillermo Torres García lo acompañaron en la investigación histórica, en el análisis económico y en la reflexión política. Es justo reconocer que varios de ellos, más profesionales y menos dispersos, fueron más exitosos en disciplinas particulares y en contribuciones puntuales. Sacrificaron el todo por una de sus partes. A Nieto, por el contrario, lo asistieron la temeridad y el arrojo; la división del trabajo intelectual le fue extraña. De manera persistente deambuló por el conjunto a pesar de las infelicidades que ello pudiera ocasionarle a su obra.

  • 3 L. E. Nieto Arteta, El café en la sociedad colombiana (Bogotá, 1958), p. 7.
  • 4 Francisco Romero, La estructura de la historia de la filosofía y otros ensayos (Buenos Aires, 1967 (...)
  • 5 Max Weber, La ética protestante y el espíritu del capitalismo (Madrid, 1956), p. 15 y M. Weber, “L (...)

4El autodidactismo fue su travesura formativa. Trasegó por numerosos autores y tradiciones de pensamiento y en este errar sin término se hicieron evidentes sus limitaciones. Como muestra el estudio, transitó por el marxismo, el derecho, la economía, la sociología, la fenomenología y la historia económica y social. Su capacidad de trabajo no conocía el agotamiento. Además, todo lo hizo bajo el acoso de la premura y a una velocidad de vértigo. “Su inmensa cultura en ningún momento guardó proporción con su edad”, escribió el autor anónimo de la introducción a la edición príncipe de El café en la sociedad colombiana3. Quien así procede –apuntó Francisco Romero– “suele ser un pensador ocupadísimo, por la frecuente y aun cotidiana entrega a la faena intelectual, pero a veces es, por debajo de ese trajín, un desocupado, porque ningún problema fundamental lo trabaja y apasiona, y está como vacante y pronto cada mañana a escuchar el requerimiento del instante”4 No obstante la liviandad y la carencia de rigor, Nieto dejó huella en todo lo que acarició su curiosidad errante. Tenía el talento para plantear y sugerir los problemas importantes. Sus errores teóricos y de apreciación son evidentes y sus imprecisiones en la investigación puntual son manifiestas, pero siempre dejó el camino abierto para que otros alcanzaran el objetivo deseado. Se sabe que el diletantismo como principio de la ciencia es su muerte, pero no se debe olvidar que “casi todas las ciencias deben algo a los diletantes, incluso, en ocasiones, puntos de vista valiosos y acertados”. El aficionado solo se distingue del especialista porque al primero le falta la sólida seguridad del método de trabajo y porque a menudo no está en capacidad de controlar, y de llevar a feliz término, su ocurrencia, sus valiosos chispazos para el avance del conocimiento5.

  • 6 Carta a Roberto Méndez Villarreal, Río de Janeiro 2 de agosto de 1948, y Gonzalo Cataño, Crítica s (...)
  • 7 Carta a Germán Fernández Jaramillo, Bogotá, 24 de agosto de 1940.

5Nieto tenía conciencia de esta dificultad. En 1948 le escribió a un amigo que la cultura brasileña era muy sólida y que sus obras de historia y sociología eran superiores a las colombianas. En ese inmenso país “se ha dado el tipo humano del especialista, del intelectual que trabaja metódica y sistemáticamente, que no confía, como el nuestro, en los golpes de ingenio y talento”6. Pero también pensaba que el diletantismo, tan vilipendiado, correspondía a las condiciones históricas de la cultura nacional de su tiempo. Por ahora había que ser “hombres intelectualmente universales; inquietarnos y preocuparnos por todos los problemas y procurar despertar las mismas inquietudes e idénticas preocupaciones entre los jóvenes”7. El especialista vendría después.

  • 8 Rogelio Pérez Perdomo, Los abogados de América Latina (Bogotá, 2004), pp. 145, 161 y 163.

6La formación inicial de los intelectuales de los años treinta y cuarenta reforzó la conducta del aficionado. Una parte significativa de ellos provenía del derecho, la profesión que antes de la Segunda Guerra Mundial monopolizaba en Colombia y en América Latina la administración pública, la política, la crítica social, la literatura, la filosofía y la enseñanza de las humanidades. La imagen del abogado era la de una persona “cultivada”, que además del saber especializado, el ejercicio del derecho, estaba familiarizada con varias áreas de la reflexión social. Algo similar sucedía con las otras profesiones liberales que nutrían el sistema universitario de la época. La medicina acaparaba las ciencias de la vida (la biología, la química y los cuidados de la salud) y la ingeniería las ciencias exactas y aplicadas: la tecnología, la física y las matemáticas. Es cierto que algunos médicos e ingenieros rondaron con relativo éxito por las ciencias sociales y las humanidades, como los antioqueños Luis López de Mesa y Alejandro López de la generación anterior a la de Nieto, pero los abogados fueron los amos de lo social y político por más de un siglo. Su formación en el vasto campo del derecho público, la criminología y las obligaciones entre dos o más voluntades (los contratos), les abrió el cultivo de las ciencias humanas como algo natural y necesario para su desempeño profesional8.

7Esta situación cambió después de la muerte de Nieto. Con la creación de las primeras facultades de economía, sociología, antropología, filosofía e historia y, en fecha más tardía, con el surgimiento de las escuelas de literatura, lingüística y periodismo, los juristas empezaron a ceder terreno en diversas esferas de la cultura superior y en puntos estratégicos de la administración pública. Perdieron los ministerios de economía y de comercio exterior, la dirección de los organismos de planificación y las presidencias del banco central, de los organismos financieros y de muchas empresas del sector privado. Estos cargos pasaron a los graduados de las facultades de economía y de las escuelas de negocios. Lo mismo ocurrió con la investigación social. El estudio del pasado lo asumieron los historiadores profesionales y el examen de las tensiones sociales quedó en manos de los sociólogos, antropólogos y egresados de los institutos de ciencia política. La filosofía superó la generalidad y se adentró en complejidades que exigían un saber constante y una formación especializada de varios años. Si los abogados querían seguir participando en estas áreas, tenían que negarse como tales y hacerse a un entrenamiento especializado en disciplinas que antes trataban como siervas del campo jurídico. Ya no se podía ser historiador sin la consulta metódica de archivos; sociólogo sin un entrenamiento en teorías y en métodos y técnicas de investigación social, o filósofo sin arreglar cuentas, previamente, con el pasado griego y con las contribuciones de Descartes, el empirismo inglés, Kant, el idealismo alemán, el marxismo y las variadas manifestaciones de la especulación del siglo xx. El generalista era una figura del pasado y las ciencias se habían hecho complejas e imposibles de cubrir en las horas hurtadas al desempeño profesional o al ejercicio burocrático en una oficina del Estado.

8La generación de Nieto fue la última manifestación del esplendor totalizador de los juristas. El futuro pertenecía al especialista, al profesional formado para desempeñarse en un campo particular del conocimiento. Un abogado en los predios de la filosofía o de las ciencias sociales fue visto ahora como algo extraño; como una supervivencia de tiempos lejanos que tenía sus días contados. Y Nieto lo sabía. Era consciente de que las humanidades y las ciencias sociales reclamaban entregas completas si se querían productos de calidad. Sabía además que era una empresa que sólo se podía hacer en los medios universitarios o en los centros de investigación auspiciados por el Estado o por la empresa privada. El investigador aislado e independiente que trabaja con sus propios medios pertenecía al pasado.

  • 9 Blas Pascal, Pensamientos 37 (ed. Brunschwick).

9Nieto advertía todo esto y es claro que laceraba su ánimo. Era incapaz de ceñir su pensamiento a un solo paraje del conocimiento. Era un aficionado, un discípulo de sí mismo y un promotor de disciplinas sin ejercer soberanía sobre ninguna de ellas. Como el diletante genuino y sin freno, se deleitaba en la búsqueda de novedades por fuera de los recelos del experto. Lo fustigaba la tensión pascaliana: “si no se puede ser universal y saber todo lo que se puede saber acerca de todo, hay que saber un poco de todo”9. Huyó de la exactitud y finura del profesional y eligió los tesoros y desdichas del amateur.

10Una generación se va y otra viene. Nieto se fue con la que prefirió saber algo de todo que saberlo todo de una sola cosa. Contribuyó a introducir el pensamiento moderno en Colombia y su legado pasó al examen de inteligencias animadas por el rigor del especialista.

Notes

1 L. E. Nieto Arteta, “Guillermo Dilthey”, Universidad Nacional de Colombia, n.° 6, Bogotá, abril-junio de 1946, p. 105.

2 Whilhelm Dilthey, El mundo histórico (México, 1944), p. 271.

3 L. E. Nieto Arteta, El café en la sociedad colombiana (Bogotá, 1958), p. 7.

4 Francisco Romero, La estructura de la historia de la filosofía y otros ensayos (Buenos Aires, 1967), p. 243.

5 Max Weber, La ética protestante y el espíritu del capitalismo (Madrid, 1956), p. 15 y M. Weber, “La ciencia como profesión vocacional”, en J. T. Fichte et al., La idea de la universidad en Alemania (Buenos Aires: Sudamericana, 1959), p. 313.

6 Carta a Roberto Méndez Villarreal, Río de Janeiro 2 de agosto de 1948, y Gonzalo Cataño, Crítica sociológica y otros ensayos (Bogotá, 2000), p. 97.

7 Carta a Germán Fernández Jaramillo, Bogotá, 24 de agosto de 1940.

8 Rogelio Pérez Perdomo, Los abogados de América Latina (Bogotá, 2004), pp. 145, 161 y 163.

9 Blas Pascal, Pensamientos 37 (ed. Brunschwick).

© Universidad externado de Colombia, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search