Version classiqueVersion mobile

La introducción del pensamiento moderno en Colombia

 | 
Gonzalo Cataño

VII. Economía y cultura

Texte intégral

ARTESANÍA INTELECTUAL DE NIETO

  • 1 Diario Popular, Bogotá, 8 de enero de 1942.

1La redacción de Economía y cultura en la historia de Colombia tomó cuatro años. Durante este tiempo los capítulos progresaron sin mayores tropiezos. A medida que terminaba una sección la enviaba a los periódicos o a las revistas de la capital, a fin de palpar el concepto de los colegas y el ánimo de los lectores. Ello le servía de control y avance del texto. En 1938 publicó siete capítulos, en 1939 seis y en 1940 dos más. Así, cuando el volumen salió a la calle los lectores estaban seguros de que conocían buena parte de su contenido. No fue casual que a principios de 1942 un diario de Bogotá informara que “acababa de salir un extenso libro del doctor Nieto Arteta en el que se recopilan algunos de los interesantes estudios que ha realizado sobre el desarrollo de la economía en el siglo xix1.

  • 2 Cartas a Germán Arciniegas, Bogotá, 15 de octubre y 12 de noviembre de 1939.

2Trabajaba sin descanso. Al lado de su libro encontraba tiempo para atender las obligaciones en la Cancillería, dictar clases, redactar informes económicos, difundir trabajos filosóficos y sostener una voluminosa correspondencia. Ello exigía un severo control de su tiempo. No conocía la vida social, las diversiones, el cigarrillo y menos el alcohol. Su vida transcurría en la oficina, la universidad, el dormitorio y las tertulias cada vez más esporádicas de los cafés bogotanos. “Actualmente –le comunicó a Arciniegas– no descanso un instante. Soy un intelectual puro. Estudio hasta las doce de la noche”2. Entre 1938 y 1941 publicó dos libros y 84 artículos. Su método de trabajo era simple y efectivo. Cuando se daba a la tarea de redactar un ensayo trazaba un esquema de los temas a desarrollar. Tomaba las obras relacionadas con el asunto, señalaba las secciones que le servirían de guía y escogía las citas que habría de incluir, comentar o resumir. A continuación seguida se aferraba a su máquina de escribir y se entregaba con frenesí al empalme de frases y párrafos. Esta labor se veía facilitada por una lectura escrupulosa: libro utilizado por Nieto es, con frecuencia, incómodo para un segundo lector. Era muy generoso con los subrayados y tendía a hacinar los márgenes con notas, exclamaciones, preguntas y comentarios. Esta artesanía se enriquecía con sus misivas y sus múltiples apuntes y resúmenes de lectura. En la correspondencia, otra de sus pasiones, comentaba las lecturas, criticaba y aplaudía los autores que tenía sobre la mesa, enjuiciaba hipótesis y celebraba las afinidades de los pensadores con sus puntos de vista. Muchas de sus cartas eran auténticos borradores que después nutrían párrafos enteros de sus ensayos. Concebía la correspondencia como una extensión del trabajo intelectual.

3Los fines de semana, los días festivos y los períodos de vacaciones eran los momentos privilegiados para la escritura. Una vez en actividad nada podía detenerlo. De su máquina salían una tras otra las cuartillas trenzadas por su probado método de trabajo. Daba la impresión de que redactaba de memoria y que las ideas se deslizaban de su mente con la celeridad que le permitía el teclado. Por aquellos días le gustaba compararse con su homónimo el periodista Luis Eduardo Nieto Caballero (1888-1957), de quien se decía que era tal su fecundidad intelectual que no tenía tiempo de leer lo que escribía. Una muestra de esta febril actividad fue consignada en una carta a su hermano Tomás:

  • 3 Carta a su hermano Tomás, Bogotá, 24 de marzo de 1940. El libro de Gurvitch era el citado Las tend (...)

Durante la Semana Santa que terminó hice lo siguiente: escribí un largo ensayo denominado “Homologías colombo-argentinas”, que quedó con treinta páginas... Además, escribí otro estudio para la Revista de las Indias, titulado “Biblioteca Revista de las Indias”, en el cual hago algunos comentarios en torno a dos obras publicadas por la revista: una de Alberto Miramón, Los septembrinos, y otra de Germán Arciniegas, Jiménez de Quesada. Además, leí una obra sobre filosofía alemana escrita por Georges Gurvitch y una obra de Gustavo Cassel, economista sueco. Escribí muchas cartas y terminé la lectura de las memorias de un eminente pintor flamenco que después de una tremenda crisis espiritual se hizo benedictino. El pintor se llama Wilibrordo Verkade y la obra se titula Por la inquietud a Dios3.

4Como era de esperar, esta vehemencia dejó una marca indeleble en sus textos. La escritura de Nieto es descuidada, repetitiva y grandilocuente. Abusa de la frase enfática y solemne, de la reiteración chocante y de la vuelta a los temas e ideas ya tratados. A esto se suma la pesadez y fastidio de la cita in extenso. Su afán por llenar la hoja en blanco no le daba respiro para abreviar el contenido de un documento o resumir las ideas de un pensador. A cada momento se ahorraba el trabajo de condensación y síntesis que le correspondía como autor. De un envión le arrojaba extensas y agotadoras citas al desamparado lector hasta dejarlo sin aliento. El abuso de esta modalidad hace que sus artículos se asemejen más a una antología de textos que a un examen meditado de las teorías objeto de estudio. Su papel se limitaba a la simple glosa o al mero empleo de frases dirigidas a enlazar las extenuantes citas de un párrafo. Esto le resta energía a la exposición y hace que el estilo se haga opaco y a veces tedioso e indigesto. Además, Nieto no parecía volver sobre sus originales, ni mucho menos darlos a un segundo lector para que filtrara infelicidades en asuntos de materia y expresión. Tenía demasiada confianza en su método de trabajo. Cuando consideraba terminada su labor volvía velozmente sobre las frases para enmendar una expresión, reforzar la puntuación o introducir un vocablo. Con esta práctica haragana quedaban sin corregir las molestas repeticiones y las contradicciones que a menudo aparecen en los puntos de vista sostenidos en un mismo ensayo.

5Muchas de estas contrariedades se encuentran en acción en Economía y cultura, su libro más extenso y de mayor influencia en la investigación social colombiana.

INFLUENCIA DE JOSÉ INGENIEROS

  • 4 Carta a sus padres, Bogotá, 28 de septiembre de 1941.

6Nieto finalizó la redacción de Economía y cultura en agosto de 1941, y al momento emprendió los contactos para su publicación. Deseaba sacar el libro lo más rápido posible. Sus temas hacían parte de la cátedra de “Introducción a la ciencia del derecho y métodos de interpretación del derecho positivo” y ahora los estudiantes lo usaban con liberalidad en las tesis de grado y en textos difundidos en periódicos y revistas. “Quiero publicar la obra –manifestó a su padre– porque algunos discípulos míos a quienes les expliqué su contenido durante mis cursos universitarios, ya están utilizando mis teorías interpretativas de la historia colombiana. Si la obra no fuera editada, yo aparecería como discípulo de mis discípulos”. En septiembre llegó a un acuerdo con la editorial Siglo xx de su amigo Rafael Naranjo Villegas, hermano mayor del filósofo antioqueño Abel Naranjo, para una edición de mil ejemplares. La impresión costaría 1.400 pesos, de los cuales el autor debería sufragar una tercera parte. Si no colaboraba con este monto, “la obra quedaría sin publicar”4.

  • 5 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 457.

7Economía y cultura era un volumen de 457 páginas dividido en 22 capítulos con un prólogo, un apéndice y una sección bibliográfica. Esta última sólo se registraban los textos de autores colombianos y latinoamericanos. Dejaba por fuera las obras de Hegel, Marx, Proudhon, Rosa Luxemburgo, Alfred Marshall, Edwin Seligman, Werner Sombart, René Gonnard, François Gény y Carl Schmitt aludidas en el libro. Imitando el ejemplo de su amigo Arciniegas, quería subrayar el esfuerzo nativo de la investigación: “incluyendo en la bibliografía tan sólo las obras americanas, se acentúa aún más el sentido americanista de este ensayo”5.

  • 6 El Mes Económico y Financiero, n.° 24, Bogotá, abril de 1939, pp. 45-63.

8Formalmente, Economía y cultura cubre una extensión considerable de la historia nacional: el desenvolvimiento de la economía colombiana desde la Conquista hasta 1886. Estudia la Colonia, la Independencia, los primeros años de la organización del Estado, las transformaciones de 1850, el radicalismo y la Regeneración. Estos períodos no tienen, empero, el mismo tratamiento. Las transformaciones de medio siglo, sus antecedentes y sus consecuencias –unos quince años, 1845-1860– se toman casi la mitad del volumen. Los tres siglos de la Colonia se despachan en veinte páginas. La Regeneración tiene treinta y cinco, y de éstas, diecisiete, están dedicadas a presentar las dificultades de la Constitución de Rionegro, la Carta política del radicalismo. Ello convierte el libro en una historia de la economía del siglo xix, con especial énfasis en el impacto de las reformas de 1850. Estos altibajos dejan en la mente del lector una impresión de caos, que se multiplica cuando se observa que algunos períodos, el radical especialmente, no están bien delimitados y su ubicación no es clara en el cuerpo del trabajo. Entre las reformas de 1850 y la Regeneración, el autor vacila en la fijación de fechas y eventos, y al final cabalga sin rumbo por senderos encontrados. Todo esto se vuelve aún más notorio cuando se tropieza con el extraño capítulo xix, el “Desarrollo histórico de la economía nacional”. Este extenso apartado de 37 páginas, publicado por Nieto en una revista bogotana en 1939, es un ensayo autónomo y completo en sí mismo6. Como lo sugiere el título, es un esquema de la economía colombiana desde los tiempos coloniales hasta 1925. Su inclusión en el cuerpo del libro es forzada y rompe el orden cronológico de la exposición. Su mejor ubicación hubiera sido como apéndice o como resumen y conclusión de la obra, pues –cabe recordarlo una vez más– Economía y cultura termina en 1886, el año de la afirmación institucional de la Regeneración de Núñez y Caro.

  • 7 Publicada en los volúmenes 13-16 de las Obras completas de José Ingenieros revisadas y anotadas po (...)
  • 8 Carta a Gerardo Molina, [Bogotá], Navidad de 1938.
  • 9 Cartas a sus hermanos Tomás y Carlos, Bogotá, 30 de octubre de 1938. Poco después hablaría de un s (...)

9Para organizar el decurso de la historia de Colombia, Nieto desarrolló un sugestivo ordenamiento analítico que ya había usado en su conferencia “De la legislación de indias al nuevo código civil”. Como se indicó, Nieto distinguió allí seis momentos decisivos en la evolución nacional: la Colonia, la Independencia, la Reacción (o Restauración), la Revolución Económica (las reformas de 1850), la Organización Nacional (la Regeneración) y la Industrialización (el desarrollo del capitalismo moderno). Nieto tomó estos períodos de La evolución de las ideas argentinas de José Ingenieros, obra que cayó en sus manos en octubre de 19387. “Magistral y maravillosa obra”, le comentó alborozado por aquellos días a Gerardo Molina. “Sin saberlo el extinto profesor argentino hace en cada página materialismo histórico. Las directivas que lo guían son una pauta admirable para desentrañar el sentido de nuestras luchas políticas, desde la Independencia hasta la Regeneración”8. Este libro, le expresó a sus hermanos, “me servirá de guía y de orientación en un estudio similar sobre el desarrollo histórico de nuestra cultura, desarrollo ignorado y desconocido por nuestros historiadores oficiales. Yo titularía mi obra Evolución de la cultura colombiana9.

  • 10 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 14.

10Economía y cultura debe mucho a La evolución de Ingenieros. No sólo fue su germen organizativo sino también la mentora analítica de gran parte de su contenido. El primer capítulo, “Dos economías y dos sociedades”, muy popular entre los analistas colombianos de filiación marxista, se originó en una diferenciación del argentino. En su obra Ingenieros mostró cómo en la antigua nación austral coexistieron desde la Colonia dos sociedades antagónicas y profundamente diferenciadas: la del alto Perú y la del Río de la Plata. La primera, en las montañas andinas, con gran población indígena, tuvo desde un principio un acento conservador, servil y “feudal”. Allí se instaló la dominación española con toda sus fuerzas. La segunda, unida al mar e integrada por criollos con predominio de sangre europea, era una sociedad móvil, comercial e independiente muy dada al contrabando. En su entorno cobraron aliento las ideas revolucionarias y los cadencias democráticas que finalizaron en el movimiento de emancipación. Copiando el anterior esquema, Nieto trazó un proceso similar para el caso de Colombia. En el antiguo territorio de la Nueva Granada distinguió dos sociedades con sus respectivas bases económicas: la del oriente colombiano y la de la región central. El oriente, integrado por el actual territorio de los departamentos de Santander fue, desde los tiempos coloniales, un mundo urbano, comercial y manufacturero. En sus aldeas no hubo encomiendas ni esclavitud. La población indígena desapareció rápidamente y los colonizadores debieron explotar la tierra con sus propias manos en pequeñas extensiones. A diferencia de esta provincia, la región central, formada por los actuales departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Tolima y Huila, contó con la población del imperio chibcha. Allí se desarrolló una economía colonial fundada en encomiendas, latifundios y mercedes reales. En esta zona, destacó Nieto en tono idílico y conjetural, “la vida es apacible y cordial, tranquila y suave”; en su hábitat se asentó una sociedad ajena a la insurrección y a la violencia política. “Los sumisos indios, ya cristianizados, toleran en silencio la aguda explotación a que se los somete”10. En el oriente colombiano, por el contrario, todo es inestable y movedizo; la economía choca con las trabas coloniales y sus moradores son proclives a la conspiración y al tumulto. El levantamiento de los Comuneros de 1781 fue la mejor expresión del malestar que rondaba la mente de sus habitantes.

11Esta diferenciación, persuasiva a primera vista, dejaba sin embargo muchos cabos sueltos. Era demasiado simple y esquemática. Nieto no se daba cuenta de que con ella excluía la mitad del territorio de Colombia. Nada se decía allí del gran Cauca, de la región antioqueña y de la Costa Atlántica, zonas que no parecían existir en su mente al momento de aplicar el esquema de Ingenieros. Al borrarlas, suprimía, además, una de las instituciones económicas más significativas del período colonial y de la primera mitad del siglo xix: la esclavitud. Sólo se la mencionaba como ausencia en el caso de la zona oriental, pero se la obliteraba por completo al tratar la región central.

  • 11 Luis Ospina Vásquez, “Perspectiva histórica de la economía colombiana”, Ciencias Económicas, n.° 1 (...)

12Nieto no tuvo conciencia de las dificultades de su clasificación. En el problemático capítulo xix, introdujo el occidente colombiano, la región cafetera sobre todo, como el heredero del espíritu industrial y comercial del Oriente. En el tono lírico que le era característico cuando quería subrayar los aspectos positivos de un agente histórico, habló del “occidente espléndido y maravilloso [portador de un] capitalismo joven y audaz, emprendedor y dinámico”. Este Occidente, sin embargo, sólo entraba en escena en la segunda mitad del siglo xix. Antes de 1850 no tenía importancia alguna en la geografía nacional. Aquel tono de fogosidad y aplauso desbocado fue lo que llevó a Ospina Vásquez a escribir con ironía que admiraba mucho a quienes –como Nieto Arteta– lograban ver en el discreto desarrollo económico colombiano “proyecciones vastas, grandes profundidades, errores trágicos, algo de epopeya”11.

  • 12 L. E. Nieto Arteta, “Homologías colombo-argentinas”, Nosotros, n.° 52-53, Buenos Aires, julio-agos (...)
  • 13 Carta a su padre, Bogotá, 24 de febrero de 1940.
  • 14 “Homologías colombo-argentinas”, Nosotros, n.° 52-53, Buenos Aires, julio-agosto de 1940, p. 73. E (...)

13La lectura de Ingenieros fue mucho más allá de estos préstamos analíticos. En marzo de 1940, Nieto redactó para la revista Nosotros de Buenos Aires, un sugestivo estudio comparativo sobre la experiencia colombiana y argentina, que después incluyó como apéndice de Economía y cultura12. “En este ensayo –informó a su padre– intento demostrar que en el siglo pasado la cultura y la política nacionales de Colombia y la Argentina tienen el mismo contenido y reconocen las mismas condiciones históricas”13. Siguiendo de cerca los cuatro volúmenes de La evolución de Ingenieros, volvió a insistir en las “dos economías” y en las “dos sociedades”, y comparó los desenvolvimientos de Colombia y de la nación austral a lo largo del siglo xix. Insistió en la presencia de tres etapas comunes: la Revolución, la Restauración y la Organización Nacional. La “Revolución” argentina, el período de Mariano Moreno y de Bernardino Rivadavia, halla su contraparte colombiana en Antonio Nariño y en Castillo y Rada. La “Restauración”, la vuelta a los intereses coloniales, los largos años de la actividad política del general Juan Manuel Rosas, 1829-1852, encuentra su réplica en el gobierno de Santander y en los años de la administración del general Pedro Alcántara Herrán. A continuación vino el interregno liberal que renovó los ideales de la “Revolución” y destronó la economía colonial. En la Argentina fue promovido por la generación de los proscritos –Esteban Echeverría, Juan Bautista Alberdi y Faustino Sarmiento– y en Colombia por la generación del romanticismo social de 1850, cuya figura más notable fue el osado Manuel Murillo Toro. A este período le siguió el de la “Organización Nacional”, que en la Argentina se inicia con la caída de Rosas en los años cincuenta y en Colombia con la llegada de Rafael Núñez al poder en los ochenta. El retraso de esta etapa en el país se debió a la obstinada presencia de los radicales. Durante los años de la Constitución de Rionegro (1863-1886), “la desafortunada Constitución que organizó a la Nueva Granada dentro del más furioso y primitivo federalismo”, la nación se dividió en múltiples Estados soberanos –“verdaderas satrapías feudales”– que fragmentaron el territorio en regiones autónomas y políticamente autosuficientes. A juicio de Nieto, sólo en 1886 el país encontró el camino de la integración nacional. “La organización jurídico-política que ella crea en Colombia, guarda muchas analogías con la organización definida en la Constitución argentina de 1853”14.

  • 15 Carta de Germán Arciniegas, Buenos Aires, 2 de abril de 1940. Las “Homologías colombo-argentinas” (...)
  • 16 Carta de Carlos Cossio, Buenos Aires, i8 de mayo de 1942, y respuesta de Nieto, Bogotá, 27 de mayo (...)
  • 17 David Bushnell, “El siglo xix argentino en perspectiva continental: las ‘Homologías colombo-argent (...)

14Con las “Homologías colombo-argentinas” Nieto reiteró una vez más el esquema de Economía y cultura. El ensayo fue muy leído y alcanzó algunos elogios. Arciniegas lo exaltó y lo calificó de “estupendo”: en él “usted aprovecha las coincidencias para poner en claro momentos de excepcional interés en nuestra evolución política y económica”15. Un concepto más mesurado fue, sin embargo, el del filósofo argentino Carlos Cossio. Desde Buenos Aires le recalcó: “noto en usted una excesiva influencia de la interpretación ingenierista, tan unilateral, de la historia argentina”. Nieto estuvo de acuerdo: “realmente hay una influencia excesiva de la interpretación ingenierista de la historia argentina, patente y muy patente en las ‘Homologías’... Allí interpreté las tendencias culturales y políticas del siglo pasado dentro de las tendencias que informan la obra de Ingenieros16. Escribiendo en primera instancia para un público argentino, Nieto ajustó el caso colombiano a la experiencia argentina. Logró hacerlo en buena parte, pero “pasando por alto o minimizando unas diferencias inocultables”, señaló años después el ponderado David Bushnell17.

ESTRUCTURA DE ECONOMÍA Y CULTURA

  • 18 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), pp. 46-47, 124, (...)

15El marco teórico de Economía y cultura proviene de los enfoques utilizados por Nieto y sus colegas en el Grupo Marxista. La hipótesis del materialismo histórico –la economía es, en última instancia, la base de los fenómenos políticos, sociales y culturales– aparece una y otra vez en el libro. Proposiciones como “los partidos políticos son una expresión de la defensa de determinados intereses económicos”; “la anarquía económica produce y ocasiona, condiciona y suscita la anarquía política”; “1850 es una revolución social, es decir, una substitución de un modo colonial de producción por un modo comercial y manufacturero”; “las luchas de gólgotas y draconianos eran una manifestación política de los intereses económicos de los comerciantes y de los intereses económicos de los manufactureros y artesanos”; son habituales a lo largo de la obra y expresaban la grandeza y miseria de los esfuerzos analíticos de Nieto18. Grandeza por el intento de alcanzar una síntesis novedosa de la evolución económica y social del país, y miseria por desconocer las complejidades de los procesos culturales y políticos ahogándolos en humildes y obedientes ramificaciones de la vida económica.

  • 19 La transición colonial-capitalista como punto focal de Economía y cultura fue advertido por Jorge (...)
  • 20 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 28.
  • 21 Ibid., p. 27.

16El núcleo de Economía y cultura es el estudio de la transición de la Colombia colonial a la Colombia “moderna”, es decir, la evolución de una sociedad aldeana y campesina a una urbana, industrial y comercial. Aunque Nieto sabía bien que América Latina en general y Colombia en particular no eran Europa, la senda que orienta su análisis es el tránsito del mundo feudal al mundo capitalista tal como fuera estudiado por Marx y sus discípulos. Como se sabe, este proceso fue anunciado en su temprano ensayo de 1935, “Significado histórico de la Independencia”, donde el uso de la perspectiva histórica del Manifiesto comunista era evidente19. Para Nieto la Colonia es una sociedad apartada, cerrada, inmóvil, autosuficiente, cercada por monopolios y estancos. En su interior el trabajador rural está inmerso en relaciones de dependencia personal trenzadas por la Encomienda que, “sin temor a errar, puede afirmarse que es una institución feudal”20. Estos ordenamientos institucionales unían el poder político con la propiedad territorial. Dentro de ellos el encomendero, como el señor feudal de la vieja Europa, tenía a su cargo la educación, defensa y amparo de los indígenas, sus “siervos”. Cosa semejante sucedía con los resguardos que unían a perpetuidad el indio a la tierra e impedían su desplazamiento por el territorio de la Nueva Granada. “En la economía agrícola colonial hay dos instituciones que expresan con gran nitidez y con mucha fortuna sociológica, el sentido feudal de la organización colonial: las encomiendas y los resguardos de indígenas. Estos representan la economía colectiva aldeana y aquéllas el feudalismo21.

  • 22 Ibid., pp. 182 y 189.
  • 23 Ibid., p. 119.

17A diferencia de lo que suponen los historiadores tradicionales afincados en las academias, “el sentido feudal de la organización colonial” no desapareció con la Independencia. Por el contrario, se extendió hasta 1850, cuando Colombia le abrió las puertas al comercio internacional y desmanteló los estancos, los monopolios, la esclavitud y los resguardos que impedían la libre circulación de la propiedad rural y de la mano de obra indígena. Con las reformas de medio siglo el país despertó de su largo sueño colonial, “de esa eglógica y descansada vida aldeana”, y entró de lleno en la dinámica del desarrollo económico22. La población “libre” se movió de un lugar para otro, el comercio se multiplicó, se abrieron caminos y las comunicaciones por el río Magdalena aumentaron vertiginosamente. El poder del gran propietario de la tierra perdió terreno ante nuevos grupos sociales con crecientes aspiraciones políticas: los manufactureros, los comerciantes y los artesanos. El comercio exterior, con el tabaco a la cabeza, barrió con las economías de archipiélago retraídas e incomunicadas de la Colonia y creó las condiciones para la formación de una economía nacional basada en vínculos estables entre los sectores productivos del territorio de Colombia. Tras ello se amplió el consumo y el mercado interno, y “el campesino que no cultivaba ya diez arrobas, sino cincuenta de tabaco, también compraba no diez metros de mantas anualmente, sino quince o veinte”23. Estos cambios impulsaron una delicada red de sutiles y recíprocas influencias entre la población, que terminaron por afirmar los fundamentos materiales –las condiciones objetivas– de la reconstrucción jurídico-política de la unidad nacional.

  • 24 Ibid., p. 117.

18En pocas palabras, las reformas de 1850 impulsaron la revolución burguesa en la Nueva Granada. Los grupos sociales sosegados por las trabas coloniales, cortaron sus amarras con el pasado y cambiaron la faz de la economía, la política y la cultura. Surgieron los partidos políticos y nuevas ideologías; florecieron las manifestaciones urbanas, los conatos revolucionarios y los deseos de participar en las decisiones del Estado. La economía aislada y autosuficiente se integró a la de otras regiones, vigorizando el tráfico y las vías de comunicación. Los productores rurales conocieron el intercambio y los talleres de las ciudades se dieron a la tarea de esparcir mercancías para una población campesina con mayor poder adquisitivo. La supresión de los resguardos liberó la propiedad indígena de las amarras comunitarias y su población amplió el mercado de trabajo. Los indios enajenaron sus parcelas y se marcharon a las ciudades para hacerse aprendices o asalariados de los planteles manufactureros. A ello se sumó la extinción de la esclavitud. El esclavo, ahora libre, podía vender su fuerza de trabajo al dueño de las manufacturas. En conjunto, estas transformaciones crearon las condiciones para la realización de los apetitos expansivos de la economía nacional coartados por la organización colonial. No en vano “la gran ley de la historia era la ampliación constante de las fuerzas productivas”24.

  • 25 Ibid., p. 245. Para una evaluación de las tesis de Nieto y de su influencia en la posterior histor (...)

19Con la aparición de Economía y cultura, el año de 1850 se convirtió en un hito historiográfico. La descripción y análisis de las transformaciones de aquellos días han pasado a ser una de las contribuciones más festejadas del libro de Nieto. Es verdad que la fecha ya había sido tratada por los pensadores radicales del siglo xix, pero fue él quien la definió con precisión. Se han censurado, sin duda, muchas de sus apreciaciones, y los posteriores analistas han advertido hechos que apenas tuvo en cuenta. Investigaciones puntuales han examinado con detenimiento el papel de los artesanos y el carácter de las luchas políticas, de las ideologías y de los orígenes sociales de la elite liberal y conservadora. Se amplió, igualmente, el conocimiento sobre el impacto del comercio exterior y se revelaron flaquezas y contradicciones que anidaban sus explicaciones desbocadas y sus generalizaciones sin control. Pero la postura básica de la obra sobre aquel período ha permanecido en pie. Los historiadores nacionales y extranjeros han estado de acuerdo en la naturaleza de las reformas de medio siglo y para todos ellos es claro que hubo transformaciones económicas y sociales que alcanzaron notables consecuencias para el conjunto de la sociedad. En pocas palabras, después de Economía y cultura nadie ha puesto en cuestión el “significado histórico de 1850”25.

  • 26 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 408.

20Pero si esto sucedía con la economía, ¿qué acontecía con la noción de cultura que acompaña el título de la obra? En sus capítulos no se ofrece una definición precisa de su contenido y alcance a pesar de que lo “cultural” siempre aparece apoyando la explicación de las coyunturas históricas. De su empleo, sin embargo, se desprenden dos significados no siempre fáciles de integrar. Unas veces se la identifica con dimensiones intelectuales y otras con creencias, hábitos y modos de vida dominantes en la sociedad. La primera acepción provenía de La decadencia de Occidente de Spengler y de las huidizas “superestructuras” de la tradición marxista. Abarcaba las artes, la literatura, la ciencia, la filosofía, el derecho, los idearios políticos y en general toda manifestación del pensamiento. La segunda, más vinculada con la filosofía alemana, que después se trasladó a la antropología social, aludía al espíritu de los pueblos que cristalizan en modos de comportamiento, mentalidades y estilos de vida propios y específicos. Cuando se refería a la Colonia, una especie de ancien régime que sobrevivió al movimiento de Independencia, tendía a subrayar la fuerza de los hábitos y apegos colectivos heredados del dominio español26. Pero cuando hablaba de la política, de los planes de desarrollo y de las ideas económicas que orientaban las administraciones del siglo xix, el peso de lo cultural estaba puesto en el derecho, en las ideologías y en los proyectos que nutrían las estrategias de los secretarios de Hacienda. En la práctica Nieto mezcló estas dos acepciones de cultura y con ellas abordó las creaciones humanas que expresaban los procesos económicos.

21En la obra predomina, en conjunto, la economía. Es un estudio sobre “economía y cultura”, no sobre “cultura y economía”. El derecho es una de ellas y la más socorrida. No debe olvidarse que Nieto era abogado y que la redacción de la obra corría pareja al desarrollo del curso de “Introducción al derecho” ofrecido en la Universidad Nacional. En las secciones dedicadas a la Colonia se estudia la legislación como privación de toda libertad y como freno al libre desenvolvimiento de las fuerzas productivas. Para el caso de la Independencia el lector se encuentra con reflexiones sobre la teoría del pacto social de Rousseau y la noción de “pueblo” como titular del poder constituyente. Y cuando se llega al agitado 1850, aparecen detalladas descripciones sobre la caída de la reglamentación colonial y el correlativo ascenso de la legislación liberal en materia económica, política y social. Lo mismo sucede con el Federalismo y la Regeneración, dos momentos de la historia nacional estudiados por Nieto siguiendo los textos constitucionales de 1863 y 1886. Abundan, igualmente, las discusiones sobre la “antinomia fundamental en la vida nacional de los Estados americanos: derecho político liberal y realidad histórica antiliberal”. Para Nieto era claro la dificultad de promover una legislación democrática en países pobres y analfabetos con prolongadas experiencias autoritarias y profundas diferenciaciones sociales.

  • 27 Este es uno de los capítulos más débiles de Economía y cultura. Nieto asume que la defensa y uso d (...)
  • 28 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), pp. 106 y 180.

22Las ideologías políticas, los programas de los secretarios de Hacienda y los análisis de los pensadores del siglo xix, también ocupan un lugar significativo como superestructuras. Como en el caso del derecho, el esfuerzo se dirige a unir las ideas con los procesos económicos, propósito que le confiere al libro un marcado acento sociológico. Al estudiar las políticas económicas entre 1830 y 1848 –el período de la “Reacción”– asocia la defensa del sistema fiscal heredado de la Colonia con una actitud conservadora y profundamente “reaccionaria”27. Algo parecido sucede con el tratamiento que le dio a los “románticos sociales” de 1850, una categoría que había tomado de La evolución de Ingenieros, quien a su vez la había copiado de la experiencia francesa de los años que antecedieron a la Revolución de 1848. Según Nieto, el romanticismo social –representado en la Nueva Granada por los gólgotas, un grupo integrado por la nueva generación de escritores y analistas sociales portadores de una pasión sin freno por la justicia, el progreso y las bondades de la industria–, luchaba por una sociedad basada en el individuo, la democracia y la libre empresa. Sus integrantes eran altruistas, sentimentales y humanitaristas; la encarnación misma del ímpetu y la emoción. No aceptaban freno alguno a la independiente y soberana realización del ser humano. Avalaban “una candorosa aceptación del inmenso valor de una conciencia popular vaga, difusa e imprecisa” y defendían un “liberalismo político extremado, casi anarquista”. Enarbolaron las banderas contra los reductos coloniales que se resistían a morir: “con ellos aparece en la realidad histórica de la economía nacional y en la cultura colombiana, la noción y el espíritu de la revolución industrial”. Tras ellos venían los comerciantes, los exportadores de productos agrícolas y los manufactureros, los agentes encargados de eliminar “la hegemonía social del latifundio y del monasterio”, las fuerzas sociales y culturales que tejían la sociedad colonial28.

LAS FUENTES DE ECONOMÍA Y CULTURA

  • 29 Ibid., p. 7.
  • 30 Aníbal Galindo, Escritos económicos y fiscales (Bogotá, 1978), p. 120.

23Las fuentes de Economía y cultura expresan las ideas que circulaban por la mente de Nieto. El libro no es fruto de una investigación de archivo. Las fuentes primarias apenas existen. Su base empírica se nutre de unos pocos materiales impresos y de fácil consulta: la legislación, las relaciones de mando de los virreyes, las Constituciones y las memorias de hacienda. Son documentos institucionales que registran las políticas, las disposiciones, los programas y los logros de los diferentes gobiernos. A ello se suman los autores que respaldan las descripciones y explicaciones de los procesos estudiados. En sus capítulos se citan hasta el agotamiento los escritos de Salvador Camacho Roldán, Rafael Núñez, Aníbal Galindo y los hermanos José María y Miguel Samper. Todos eran o habían sido liberales y participado en las reformas de mitad de siglo, y en su juventud militaron en las filas gólgotas o estuvieron muy cerca de los impulsos románticos de 1850. “A ellos les debo las tendencias centrales en las cuales se inspira este ensayo”, reveló en el prólogo29. Su acercamiento al período español y al siglo xix partió de estos escritores y de ellos tomó prestada la imagen de la Colonia, la visión de los cambios de mitad de siglo y el retrato de la Regeneración estampados en el libro. “La Colonia era un verdadero feudo”, había escrito Aníbal Galindo en sus Apuntamientos para la historia económica y fiscal del país en 187430. De este trabajo tomó, además, su fuente más preciada: las memorias de hacienda. En los Apuntamientos Galindo había emprendido una reconstrucción de la evolución económica del país coreando piadosamente los informes de los secretarios de hacienda. Y este fue el método seguido por Nieto 67 años después.

  • 31 R. G. Collingwood, Idea de la historia (México, 1952), pp. 295-299. A este rasgo que aproxima el l (...)
  • 32 El extracto de Gonnard provenía de la popular Historia de las doctrinas económicas (Madrid, 1931) (...)

24La organización de los materiales es uno de los rasgos más conspicuos del libro y evidencia las deficiencia formativas del autor. Como los representantes de “las languidecientes academias nacionales de historia”, que tanto increpó, Nieto abusó allí del tosco empirismo de la cita in extenso. Transcribe las fuentes espaciosamente y a veces sin criterio. No selecciona los pasajes relevantes de un documento: tiende a entregárselo entero y crudo al lector. Llena párrafos y tupidas páginas con agobiantes textos de difícil seguimiento, que al final terminan por gobernar el contenido del volumen. En lugar de condensar la información del tema en cuestión, optó por el cómodo procedimiento de abrir comillas y cerrarlas una o dos páginas más adelante. El lector sospecha que el objetivo no manifiesto de estas reiteradas transcripciones es robustecer el lomo del libro con obras ajenas. Esto convierte los capítulos en una antología de las Memorias de Hacienda o en una selección de los juicios de los sociólogos del siglo xix sobre un problema determinado. Cuando Nieto leía un documento y le parecía de interés, lo “cortaba” y a continuación lo “pegaba” anteponiéndole una locución o frase introductoria que insinuara continuidad y enlace con la materia precedente. Era el uso multiplicado del tradicional método motejado por Collingwood de “tijera y engrudo”, el empleo pasivo y meramente receptivo de las fuentes en el trabajo histórico, hecho que convierte a Economía y cultura en una historia basada en el testimonio de autoridades santificadas31. Y aún más. A menudo la explicación de un proceso complejo descansa en una cita extraída de una fuente secundaria. Es el caso del largo extracto de René Gonnard que aparece al comienzo del segundo capítulo. Allí descargó en los hombros del historiador de las ideas económicas, la descripción y análisis de las consecuencias negativas que tuvo la afluencia de metales preciosos en la economía española32.

25Una mirada más detenida muestra el peso y cuantía de este método de exposición. Como lo sugiere el cuadro “Análisis de contenido de Economía y cultura, Nieto apenas redactó la mitad de la obra; la otra mitad la ocupan las extensas y agotadoras transcripciones. Hay capítulos en los cuales no redactó más del 30% de las páginas, y en ellos su minúscula prosa-enlace tiende a perderse en medio de la exuberancia de las comillas. Con esta estrategia, Nieto le trasladó a otros la tarea de asimilar un material indigesto cuya obligación era procesarlo antes de presentarlo al público. Allí el desamparado lector se encuentra abrumado y francamente perdido en medio de una anegada red de extractos que no parece moverse en dirección alguna. Esto termina por restarle dinamismo a la obra, haciendo del libro un volumen extenuante de lenta y monótona lectura que pocos estudiosos mantienen hasta el final.

26Esta modalidad tuvo consecuencias más allá de las estrictamente formales y organizativas. Como se recuerda, el tratamiento del mundo colonial, de los cambios de medio siglo y de la Regeneración proviene esencialmente de los sociólogos liberales del siglo xix. Pero un caso extremo es el capítulo xxii, el último, uno de los más olvidados por los estudiosos de la obra de Nieto. A diferencia de los anteriores, no se ocupa en él de historia económica ni de conflictos de clase. Es un capítulo eminentemente jurídico donde el profesor del curso de “Introducción al derecho” hace gala de sus conocimientos-constitucionales. Allí no aparecen las Memorias de Hacienda ni los variados nombres de los pensadores decimonónicos. Sólo dos libros y dos autores (dos “autoridades”): el Derecho público interno de José María Samper y La reforma política de Colombia de Rafael Núñez, cuyos extractos ocupan casi las dos terceras partes del capítulo. Del libro de Samper –un pertinaz crítico de la Constitución de 1863– tomó la imagen del radicalismo, y de los ensayos de Núñez extrajo su juicio sobre la Regeneración. En todo el capítulo no se cita el punto de vista de un paladín de la época radical ni los juicios críticos sobre la Regeneración. Nieto sólo atiende a la mirada de Samper y a las posturas del Regenerador.

ANÁLISIS DE CONTENIDO DE ECONOMÍA Y CULTURA (PORCENTAJE DE CITAS Y DE TEXTO ORIGINAL)

ANÁLISIS DE CONTENIDO DE ECONOMÍA Y CULTURA (PORCENTAJE DE CITAS Y DE TEXTO ORIGINAL)

(1) Para lograr una mayor exactitud en la medición del contenido, se contabilizó el número de renglones ocupados por la pluma de NIETO contra el número de renglones integrados por las citas. En los cálculos no se tuvo en cuenta el espacio ocupado por los cuadros estadísticos.
(2) Sociólogos del siglo xix: extractos de SALVADOR CAMACHO ROLDÁN, RAFAEL NÚÑEZ, ANÍBAL GALINDO y los hermanos JOSÉ MARÍA Y MIGUEL SAMPER.
(3) Extractos de otros autores nacionales, de escritores extranjeros, de las Relaciones de Mando, de los cronistas coloniales y de los textos legislativos (leyes, decretos, mandatos constitucionales, etc.).

  • 33 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), pp. 409, 413 y 4 (...)
  • 34 Carta a Carlos Holguín y Holguín, Bogotá, marzo 27 de 1945. En la carta había también unas apuntac (...)

27De todo esto surgió un trazo muy particular que después hizo carrera en algunos historiadores. A partir de sus limitadas fuentes, los años de la Carta de Rionegro fueron calificados por Nieto como inestables, antinacionales, confusos y caóticos: tiempos “deplorables”, la institucionalización misma de la anarquía política. Contra esta “lamentable” situación, surgió el equilibrio, la concordia y la paz políticas de la Regeneración, movimiento que según el canon del materialismo histórico, sólo surgen cuando “corresponden a imprescindibles necesidades históricas”33. Este tratamiento de la era radical y la correspondiente exaltación de la Regeneración, prepararon el terreno para el Rafael Núñez del joven Indalecio Liévano Aguirre, publicado tres años después. Allí Liévano llevó al extremo la condena del radicalismo y el salvamento y justificación de la Regeneración. Nieto felicitó la obra: “la considero de inmenso valor. Acepto todas sus consideraciones sobre la desorganización nacional en la época que precede inmediatamente a la Regeneración”34.

28Difícilmente se podía encontrar una mayor salvaguardia y consagración de un período histórico. Pero aquí no terminaba el examen de aquellos años. Al abordar la Constitución de 1886, la expresión jurídica del proyecto regenerador, Nieto llegó a generalizaciones que hoy en día sorprenden a los estudiosos del derecho público. La calificó de “liberal” y “democrática”. Haciendo suyo el decisionismo de Carl Schmitt, escribió:

  • 35 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 426 (los subr (...)

La Regeneración es una decisión política que suspende la vigencia de la Constitución de Rionegro y que la sustituye por otra nueva decisión política que define el modo y forma de la reconstituida unidad de la nación y pueblo colombianos. Para los hombres de la Regeneración, el poder constituyente goza de poderes políticos incondicionados, no sujetos a normas procedimientales de ninguna índole. Es lo que significa la frase del señor Núñez: “La Constitución de Rionegro ha caducado”. Hay una especial teoría del poder constituyente en esa frase de don Rafael Núñez. Teoría jamás explicada en las cátedras universitarias de derecho constitucional colombiano35.

  • 36 Rafael Núñez, La reforma política en Colombia (Bogotá, 1945), tomo i (1), p. 347.
  • 37 Ibid., p. 352.
  • 38 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 427.
  • 39 Ibid., pp. 426-427. Nieto volvió sobre estos temas en su ensayo “Carl Schmitt y la teoría democrát (...)

29Con este razonamiento, tomado de una teoría no conocida “en las cátedras universitarias de derecho constitucional colombiano”, introdujo un nuevo actor en la vida política: la nación. Según Nieto, esta novísima entidad –el pueblo con capacidad, conciencia y voluntad de obrar– encontró en el Partido Nacional, integrado por conservadores y liberales independientes, su mejor expresión organizativa. La denominación anunciaba la fraternidad de toda la población, y a poco le sirvió a Núñez para emprender y legitimar sus reformas. “Juzgamos practicable –había escrito Núñez– la organización de un Partido numeroso que tenga por objetivo inmediato la reforma de la Constitución [de 1863]... Para esta labor no debe desecharse el contingente de nadie; e importa mucho, al contrario, a la estabilidad de lo que se haga, que todos los factores políticos existentes contribuyan a ella. La nueva Constitución ha de ser, a nuestro juicio, un trabajo nacional, y no la imposición hecha al país por un determinado círculo de opiniones e intereses... Se necesita establecer sobre claras e ineludibles bases el principio de la garantía del orden en todo el territorio de la Unión...”36. Y luego concluía: “La reforma es indispensable, porque es ya cuestión de vida o muerte social”37. Siguiendo este razonamiento, Nieto señaló que el Partido Nacional impuso la transformación política de 1886, demolió la Constitución de Rionegro, destruyó el poder político “de la obstinada y terca fracción radical” y emprendió la unidad del pueblo colombiano38. Y como la democracia, según Schmitt, expresa la existencia del pueblo como entidad políticamente consciente que se da a sí mismo una Constitución, la “Regeneración fue un movimiento democrático”39. En carta a Carlos Holguín y Holguín, indicó:

  • 40 Carta a Carlos Holguín y Holguín, Bogotá, 27 de marzo de 1945.

[En el capítulo xxii] sugiero que, inicialmente, la Regeneración fue obra de un gran Partido Nacional y sostengo además que, dentro de la teoría schmittiana sobre la democracia, la Regeneración fue un movimiento democrático que –afirmando la unidad del pueblo consigo mismo– reconstruyó la unidad de la nación colombiana, eliminando el federalismo contractualista de Rionegro, efecto de ese desdibuja-miento de las diferencias entre liberalismo y anarquismo que se da en el seno de la pura concepción liberal del Estado40.

  • 41 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 417.
  • 42 Ibid., p. 423.

30Todo esto era algo forzado, especialmente cuando agregaba, en lenguaje ampuloso, que Núñez era un hombre de “ideología liberal, enternecedoramente liberal”41. En su libro Nieto nunca tornó la mirada sobre las actuaciones reales de la Regeneración. Su discusión no superó el formalismo jurídico y la exposición doctrinaria tomadas de los textos de Samper y de Núñez. No hizo mención alguna de las tensiones políticas y de los acostumbrados alzamientos y guerras civiles, consideradas una endemia del radicalismo, que acompañaron las administraciones “regeneradoras”. Tampoco aparece en sus páginas un examen del espíritu confesional y autoritario que informaba la Carta del 86, rasgos que ponían en cuestión sus efusivas declaraciones acerca de la “Constitución liberal” y del “Estado liberal de derecho” de la Regeneración42. Dejaba de lado el rasgo despótico de la doctrina decisionista: llenar un vacío de poder para restablecer el orden y la autoridad en la sociedad y, por extensión, en el aparato del Estado. Tal doctrina es, por naturaleza, contraria al espíritu liberal: justifica todo lo que conceptúa oportuno y necesario. Para el decisionismo, la democracia parlamentaria, rasgo esencial del liberalismo, es una traba aunque muchas veces se la pueda invocar para legitimar una decisión de excepción. En situaciones apremiantes, la discusión entorpece la “ejecución de las cosas”, diluye la voluntad, la pospone hasta desvanecerla y hacerla imposible. Como el dictador romano, el decisionista legitima su cometido por una situación crítica en el organismo social, a la cual hay que responder de manera rápida, enérgica y concluyente. Volviendo sobre las palabras de Núñez, en estos casos las reformas son de vida o muerte. Nieto olvidaba todo esto. Nada decía de la centralización del poder público, del fortalecimiento de la autoridad presidencial, de las limitaciones a la libertad de prensa, de la afirmación de la Iglesia como elemento básico del orden social o de la entrega de la educación al dogma católico. Estos aspectos fueron silenciados para subrayar una imagen idílica de armonía y estabilidad políticas.

31Tiempo después, sin embargo, habló de las flaquezas de su apasionado capítulo xxii. Era consciente de que había llegado a conclusiones apresuradas, y que de ello había resultado un perfil harto pobre sobre un período de profundas controversias en la historia del país. En carta al jurista Carlos Lozano y Lozano, señaló:

  • 43 Carta a Carlos Lozano y Lozano, Río de Janeiro, septiembre 19 de 1948. En vida, Nieto no logró sac (...)

Le ruego me diga qué impresión le causó Economía y cultura. Sus comentarios me serán muy valiosos para una posible segunda edición. Me inclino a pensar que el capítulo final sobre la Regeneración habrá sido considerado inexacto. En realidad he debido explicar más ampliamente mi pensamiento. Quedó un poco trunco43.

BALANCE DE ECONOMÍA Y CULTURA

  • 44 Adolfo Meisel, “Un balance de los estudios sobre historia económica de Colombia: 1942-2005”, en Ja (...)
  • 45 El historiador norteamericano Frank Safford señaló en una ocasión que, cuando vino a Colombia a pr (...)
  • 46 Jaime Jaramillo Uribe, Ensayos de historia social (Bogotá, 1989), vol. ii, p. 157.

32Pero si Economía y cultura arrastraba consigo todas aquellas infelicidades, ¿donde reside su brío que la hizo un clásico de la historiografía nacional? En primer lugar, en el intento de superar el estado de los estudios históricos en el país. “Nuestra historia oficial, la que hacen los miembros de la Academia Nacional de Historia, es una historia artificiosa y caduca”, había escrito al margen de su copia de La evolución de las ideas argentinas de Ingenieros. Con Nieto quedó atrás la crónica y el relato fácil, impresionista y heroico del pasado. Constituye la primera manifestación del movimiento de renovación que en pocos años se vio robustecido con esfuerzos como los de Guillermo Torres García, Indalecio Liévano Aguirre, Guillermo Hernández Rodríguez, Juan Friede, Luis Ospina Vásquez, Jaime Jaramillo Uribe y los miembros de la “Nueva historia”. Todos ellos deben mucho a Nieto, no obstante que hayan cuestionado no pocas de sus interpretaciones. “Obra pionera de los estudios de historia económica sobre Colombia”, la llamó un analista de la historia cuantitativa44. No es necesario estar de acuerdo con los puntos de partida de Economía y cultura para aprender de sus páginas. Los errores de un libro clarividente son más instructivos que las apreciaciones correctas de un texto convencional45. En segundo lugar, la fuerza de la obra proviene del marco teórico que organiza, por primera vez y de manera persuasiva, el desenvolvimiento de la economía nacional. A diferencia de la narrativa histórica que compite con la literatura, la imaginación y el ensueño, ofrece una historia analítica centrada en los procesos que avivan el conjunto de la sociedad. Mediante un esquema sencillo, examina el caso colombiano al lado del desenvolvimiento general de las sociedades modernas. En sus páginas se describe la experiencia de un país que con un pesado marco tradicional, “colonial”, se asoma tímidamente a la civilización capitalista que por aquellos años unificaba las más alejadas y marginales economías del planeta. En tercer lugar, el libro es el intento más acabado por examinar la cultura a la luz de las tensiones sociales y de los cambios impuestos por la evolución económica. La legislación, las ideologías y los reinos de la política, de los programas de desarrollo y de la organización del Estado, hallaron en sus capítulos un tratamiento moderno. La vida material y la vida espiritual estaban ahora unidos por lazos apenas explotados en el pasado. Con todas sus dificultades –esquematismos, generalizaciones ex nihilo, ausencia de datos adecuados, fragilidad en la consulta de archivos, debilidades teóricas provenientes de aplicaciones ligeras de marcos de referencia tomados de otras experiencias históricas–, sus capítulos brindan sugestivos atisbos, intuiciones e hipótesis para futuros estudios con metodologías más rigurosas. En cuarto lugar, el libro presenta el primer intento sistemático de aplicación –tosco y elemental en muchos aspectos– del materialismo histórico al caso colombiano. Los historiadores de las ideas descubrirán en sus páginas la huella de una recepción no pasiva del legado de Marx, hecho que lo une a similares esfuerzos en otros países de América Latina como los de Rodolfo Puiggrós en Argentina, Caio Prado Jr. en Brasil, Volodia Teitelboim en Chile, Federico Brito Figueroa en Venezuela y Luis Chávez Orozco en México. Todos ellos, y Nieto no fue una excepción, aprendieron las lecciones básicas en los influyentes 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana de José Carlos Mariátegui, conocidos en Lima a finales de la década del veinte, y en las obras de historia de la cultura del malogrado Aníbal Ponce publicadas durante los años treinta46.

  • 47 Cartas a su padre, Bogotá, 22 de octubre de 1941 y a Jaime Tobón Obregón, Bogotá 22 de febrero de (...)

33Nieto estaba seguro de la originalidad de su obra. Es una de mis “creaciones intelectuales máximas” le confió a su padre. Con ella “he querido contribuir a la creación de una nueva ciencia histórica nacional” le manifestó a un amigo. Y con sentido autocrítico recordó que sus anteriores escritos se resentían de “cierta ausencia de originalidad” por falta de pensamiento propio e independiente. Esta sensación de triunfo se vio corroborada por los encomios de sus colegas, quienes al momento le manifestaron que era lo más logrado de sus frutos. “Va a ser la obra decisiva en su carrera de escritor e intérprete de la realidad histórica colombiana”, le reiteró Arciniegas desde la Argentina47.

  • 48 Carta a Germán Arciniegas, Bogotá, septiembre 28 de 1941.

34A fin de alcanzar una mayor acogida, Nieto le pidió a su amigo Arciniegas, de gran recibo por aquellos días, un prólogo que transmitiera las innovaciones de la obra. “Me gustaría –le insistió– que no fuera totalmente elogioso, [sino más bien] una dura y rígida recensión crítica” de los problemas abordados en el libro48. Arciniegas aceptó el requerimiento y a los pocos días envió el manuscrito. Nieto lo rechazó de inmediato. Le pareció superficial y retórico. Era un texto impresionista y ligero, contrario al espíritu de la obra y nada apropiado para encabezar las contribuciones de Economía y cultura.

  • 49 Carta a su padre, Bogotá, 15 de noviembre de 1941. Desgraciadamente, el prólogo de Arciniegas no a (...)

Germán Arciniegas –le participó a su padre– remitió por avión el prólogo de Economía y cultura. Pero desgraciadamente... es muy doméstico y familiar. Se titula “el autor de este libro”. Es un intento de suministrar algunas explicaciones en torno a mi modo de ser y a mi carácter. Está escrito en el estilo impecable de Germán. En vista de su contenido, he decidido no publicarlo, rechazarlo, y en cambio escribir yo mismo una presentación en la cual relievaré la oposición que existe entre la historia tal como se explica en la obra y la historia oficial de la Academia Nacional de Historia49.

35El prólogo de Nieto, de ocho párrafos que no ocupaban más de dos páginas y media, redactado en un lenguaje apretado, casi aforístico, hacía hincapié en la nueva interpretación de los hechos. Apuntaba que en el país había una crisis en la investigación histórica manifiesta en la reproducción ad infinitum de unas pocas afirmaciones triviales que ocultaban el verdadero desarrollo del país. “El autor del presente ensayo se atreve –en cambio– a asegurar que considera que ha escrito, más o menos desacertadamente, una obra original”. No es fácil saber con exactitud lo que quería decir con el adverbio “desacertadamente”, pero el contexto sugiere que Nieto aludía a la forma ensayística, suelta y asistemática del libro. A pesar de su tamaño, siempre consideró a Economía y cultura un “ensayo”, un texto abierto con ideas en formación y resultados susceptibles de adelanto y mejora. No ofrecía todas las pruebas exigidas por la investigación acabada, pero anunciaba nuevas interpretaciones sobre hechos y períodos supuestamente conocidos. Muchos de sus capítulos podían, inclusive, leerse como trabajos independientes, autónomos y suficientes en sí mismos. Como en la famosa obra de Mariátegui, los unía y les confería unidad una misma manera de concebir los hechos históricos.

36¿Cuáles eran las orientaciones intelectuales que guiaban su trabajo historiográfico? Sin mayores explicaciones, apuntó que todo hecho histórico es una individualidad propia y específica, distinta e irrepetible, que sólo puede aprehenderse mediante una comprensión intuitiva de su significación intencional. Con esta estrategia cognoscitiva quería superar las limitaciones de la interpretación positivista de la historia, muy dada a concebir los fenómenos culturales como simples realidades materiales. Esta apretada exposición de motivos era desconcertante, si no francamente insólita. Los lectores que habían mantenido la lectura hasta el final sabían que el libro era algo bien distinto. Una y otra vez se las habían visto con el “objetivismo” de las explicaciones marxistas y el “causalismo naturalista” de los positivistas colombianos del siglo xix. Ahora Nieto parecía abjurar de unos y otros para adherirse a corrientes de pensamiento no usadas en la obra. Estas ambiciosas declaraciones de método, tomadas en escorzo del neokantismo alemán, no eran propiamente un resumen de los resultado de Economía y cultura, sino más bien el anuncio de un programa para futuras investigaciones. Nada había en el volumen que legitimara “comprensiones intuitivas” á la Dilthey ni mayor cuidado por las “individualidades” de los hechos. Por el contrario, los lectores más atentos notaron siempre en sus capítulos un permanente afán generalizador y un reiterativo esfuerzo por equiparar los procesos nacionales a la experiencia europea.

  • 50 L. E. Nieto Arteta, Economíay cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 9 (las itálica (...)
  • 51 Ibidem.

37En el prólogo había más sorpresas. Se insinuaba una agenda para ulteriores trabajos y se sugerían nuevos enfoques para el estudio de la cultura. Nieto sabía que el libro realzaba las externalidades que circundan las creaciones mentales. “En el ensayo que hoy ofrezco a la benévola consideración del acucioso lector colombiano y americano, he acentuado la descripción de la realidad económica y de la realidad social”50. Ahora era necesario volver sobre la cultura –las creaciones del espíritu– como ente autónomo portador de una esencia particular. Dado que ya se la había ubicado socialmente, era prudente volver sobre ella subrayando sus elementos constitutivos, como “cuerpo inhistórico”, para someterla a “una exhaustiva explicación formal”51.

  • 52 L. E. Nieto Arteta, Ensayos históricos y sociológicos (Bogotá, 1978), pp. 218-220.

38El prólogo portaba una ausencia. En él no aparecía el examen de la historiografia de la Academia Nacional de Historia que el libro intentaba superar. En sus condensados párrafos sólo se aludía a la “grave crisis” de la ciencia histórica y a la “triste penuria intelectual” de las investigaciones sobre el pasado. Nada se decía de los énfasis temáticos y del método de trabajo de los “académicos”. De todas formas, los puntos esenciales de su querella con la “historia oficial” se pueden seguir en otros textos. Para Nieto, la historia de la Academia se caracterizaba por un contenido y un enfoque muy particulares: nombres ilustres, fechas célebres, hechos gloriosos. Es una historia de pompa y esplendor, muy propensa al relato fácil y a la crónica animada y placentera. Sus inclinaciones heroicas destacan la narración, la leyenda y la fábula. A esto se suma un marcado interés por la política, las intenciones de los dirigentes y las acciones de los partidos, elecciones todas que impiden la evaluación objetiva del pasado. “Conocido el Partido al cual pertenece el historiador –escribió en una ocasión– se sabrá a ciencia cierta la actitud que optará ante ciertos hechos históricos”52. En 1938 confrontó su estrategia historiográfica con la de los académicos:

  • 53 Condensación de dos cartas a su hermano Tomás incluida en una correspondencia colectiva a su famil (...)

Los Jesús María Henao, Gerardo Arrubla y Alejandro Bermúdez –mi profesor en las aulas de Santa Clara– se habían dedicado tontamente a hacer una historia de oropel: 20 de julio, 7 de agosto, Junín, Ayacucho, Conspiración Septembrina, etc. Sólo nos han presentado en su pobres manuales unos hechos que no son los que nos pueden dar la comprensión exacta de los sucesos históricos de nuestro país. La historia colombiana está por hacer. Continúo creyendo que esos historiadores cumplieron a satisfacción la tarea de allegar ingentes datos, pero no los supieron utilizar debidamente. Su interpretación será función de los nuevos historiadores. Yo mismo considero, sin petulancia y sin algarabías, a mis ensayos, un esfuerzo por crear la historia nacional53.

39Años después, Nieto volvió sobre las tesis de su singular prólogo y halló que había mucha distancia entre su ambicioso programa metodológico y lo que en realidad ofrecía el contenido del libro. Encontró que las imputaciones causales de tipo “naturalista” y las interpretaciones del curso de los hechos a partir de condicionamientos económicos, gobernaban la mayoría de las explicaciones de Economía y cultura. Pocas cosas podían corregirse; la obra tenía una orientación muy clara y un intento de hacer cambios resultaría en un texto diferente. Las hipótesis del materialismo histórico que nutrían su enfoque opacaban las particularidades de la experiencia humana. El legado marxista es muy dado a subrayar lo genérico y a usar los ejemplos como ilustración de procesos universales. Pero ahora nuevas corrientes filosóficas le habían sugerido que el curso de la historia es un decidir permanente de hombres y mujeres en situaciones concretas, y que el causalismo positivista del siglo xix, derivado de la experiencia de las ciencias naturales, había quedado atrás. Lo histórico no es un ente pasivo, material, sino por el contrario, una dimensión espiritual, “espontánea”, con capacidad de elegir su destino.

  • 54 Carta a Roberto Torres Suárez, Bogotá, 27 de diciembre de 1953.

Actualmente –le declaró a un amigo argentino– no habría escrito en la misma forma y dentro del mismo contenido, algunos capítulos de Economía y cultura. Se trata de lo siguiente: hay en la mencionada obra una orientación naturalista, es decir, siempre se busca el descubrimiento de las “causas” que han producido los hechos históricos que allí se analizan. Yo incurrí en la errónea identificación positiva o naturalista de lo histórico con lo físico o natural, a pesar de que en el prólogo afirmo que he “superado” el positivismo. Ello ocurrió porque los autores colombianos y argentinos en que me inspiré eran de orientación positiva.
Actualmente estimo que en mi obra faltó un capítulo, el más importante: la descripción del hombre determinado, del peculiar tipo de hombre histórico que hizo la revolución anticolonial de 1850, así como también el análisis o descripción del hombre colonial. Mientras ese hombre no se formó, no hubo revolución anticolonial, ni la podía haber. Ahora bien, ¿por qué se formó ese tipo de hombre? La pregunta estaría mal formulada, aún cuando para un secuaz del materialismo histórico la respuesta sea muy sencilla: porque se había transformado la economía de la Nueva Granada. Justamente el materialismo histórico (expresión de suyo contradictoria) naturaliza la realidad histórica. Los diversos tipos de hombre (el hombre es un ente histórico) surgen y se forman espontáneamente, aún cuando dentro del mundo en el cual se constituyen o formen sea menester considerar siempre los hechos de carácter económico. Para eliminar estas limitaciones de Economía y cultura he pensado escribir algún día otra obra titulada “El hombre colombiano del siglo xix”. No sé cuándo podré escribirla o si la vida me depare la posibilidad de hacerla54.

40La vida no le deparó la posibilidad de emprender este ambicioso y complejo proyecto que exigía una manera distinta de ver las cosas del pasado.

RECEPCIÓN DE ECONOMÍA Y CULTURA

  • 55 El Liberal, Bogotá, enero 5 de 1942.

41Los primeros ejemplares de Economía y cultura salieron a la calle en diciembre de 1941. Como el año llegaba a su término, la editorial estampó un nuevo colofón: “por cuenta de la Librería siglo xx se terminó la impresión de esta obra el día dos de enero de mil novecientos cuarenta y dos”. Era una estrategia comercial para ofrecer un libro más fresco a los lectores de 1942. El volumen se difundió con rapidez y alcanzó una recepción temprana en los periódicos y revistas de la capital. A principios de enero, Alberto Lleras Camargo informó en las hojas de El Liberal que un libro del señor Nieto Arteta, “indispensable para los profesores y alumnos de la universidad”, se encontraba en las librerías. Lo consideraba la mejor contribución de los últimos años a la historia de Colombia, y felicitaba su original manejo de las fuentes para brindar una exposición de conjunto de la formación económica del país. Aseguraba, además, que el autor se vería recompensado en poco tiempo con el éxito de su texto, “digno de prolongar la tradición interrumpida de los grandes tratadistas del liberalismo económico del siglo xix55.

  • 56 Revista Javeriana, n.° 81, Bogotá, febrero de 1942, p. 59. Las afirmaciones de Nieto se encuentran (...)

42Al mes siguiente la Revista Javeriana, el órgano de la Universidad Pontificia de los jesuitas, saludaba la salida de la obra como acontecimiento intelectual. Con ella “el edificio de la sociología colombiana gana en amplitud, verdad y realismo”. La reseña aplaudía la objetividad, la independencia de criterio y el acopio documental de los capítulos: “Nieto Arteta investiga como un germano”. Junto con los elogios venían los acentos críticos. Con agudeza, el redactor anónimo de la nota mencionaba que los análisis de Economía y cultura se resentían “de cierta influencia de la concepción económica marxista” y de no pocas afirmaciones ligeras como la de que “el Estado no debe justificarse ni legitimarse”, o aquella otra que aludía al “estudio totalmente inútil, entonces como ahora, del derecho Romano”56.

  • 57 Educación, n.° 4, Bogotá, marzo-abril de 1942, p. 450 (reproducida en J. Jaramillo Uribe, De la so (...)

43La recensión de mayor sabor analítico provenía del joven Jaime Jaramillo Uribe, redactor por aquellos días de la revista Educación, la publicación periódica de la Escuela Normal Superior57. Para Jaramillo Uribe, el libro constituía el primer intento por aplicar de manera coherente el marxismo a la interpretación de la vida social colombiana. Encontraba, empero, muy estrecha la visión de la historia nacional como resultado de un antagonismo entre dos formas de producción: el oriente urbano y manufacturero y el altiplano agrario y latifundista. A su juicio, el esquema era demasiado simple; con él se dejaba por fuera la economía mercantil, minera y esclavista del occidente colombiano. Así mismo, le parecía extraño “el arrebato autoctonista” del autor por registrar en la bibliografía sólo los nombres de autores y libros nativos. Ello era paradójico en un libro que partía de un marco de referencia de la más pura estirpe europea: el marxismo. Con esta elección Nieto parecía olvidar que los sociólogos del siglo xix, a los que tanto recurría y había pedido prestado, se habían formado en la tradición positivista del Viejo Mundo. Pero ante estas reservas, y cualesquiera otras que pudieran hacerse, Jaramillo no dudaba en calificar “el libro del señor Nieto Arteta como uno de nuestros mejores ensayos de interpretación histórica”.

  • 58 Diario Popular, Bogotá, enero 8 de 1942.
  • 59 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), pp. 425 y 430 (l (...)

44También hubo alabanzas de la izquierda. El Diario Popular, un periódico comunista, saludó la obra como indicio de “que el país comienza a vivir un nuevo clima político y que nuestros estudiosos de la historia tienen una posición nueva, crítica y beligerante, y distanciada de la tradicionalmente asumida por los ratones de biblioteca que viven en los podrideros de las academias. Nieto Arteta no tiene escrúpulo alguno en situarse ante la realidad colombiana con un amplio criterio revolucionario, revisando sin prejuicios ni compromisos las corrientes, los hombres y las doctrinas”58. El comentario del Diario Popular era, quizás, sensible a un velado mensaje de cambio radical estampado por Nieto en las últimos páginas de Economía y cultura. Allí dejaba abierta la posibilidad de una transformación socialista de Colombia. Si la Regeneración había afirmado un Estado liberal de derecho, el Estado burgués par excellence, las inevitables contradicciones internas que asisten a este tipo de estructuras políticas lo llevarán irremediablemente a su destrucción, una vez que la lenta transformación de la vida política y económica del país exijan su necesaria superación. “El Estado liberal de derecho definido y establecido por la Regeneración –concluyó– encierra graves contradicciones que lo destruirán cuando los supuestos o condiciones sociales de dicha destrucción o superación, se hayan realizado... [Este Estado] es un Estado perecedero que podrá ser eliminado, o deberá ser eliminado, por la revolución59.

45Este era el impulso postrero que acompañaba el esfuerzo de un joven de 28 años que había optado por “crear una nueva ciencia histórica nacional”. No estaban muy equivocados los editores de la obra cuando en la solapa de la cubierta de la edición príncipe –la parte más perecedera de los libros antiguos– estamparon la sugestiva exhortación comercial que anunciaba un futuro promisorio para Economía y cultura en la historia de Colombia:

  • 60 Will Durant, El significado de la historia (Bogotá, 1941), pp. 12-13. Traducción del cap. xiv del (...)

[La obra] puede estimarse como uno de los más valiosos aportes para la historia de la economía y de la cultura nacionales, y está llamada a tener una vasta acogida en el público lector, no sólo por publicarse bajo la égida de Librería Siglo xx, que por sí sola es un sello de garantía y de valor, sino porque el autor realiza en esta obra el ideal que Will Durant –en El significado de la historia– señaló como síntesis del criterio histórico contemporáneo: “la historia es el campo en donde la filosofía ha de afirmarse a coordinar el conocimiento para ilustración y mejoramiento de la vida humana”60.

Notes

1 Diario Popular, Bogotá, 8 de enero de 1942.

2 Cartas a Germán Arciniegas, Bogotá, 15 de octubre y 12 de noviembre de 1939.

3 Carta a su hermano Tomás, Bogotá, 24 de marzo de 1940. El libro de Gurvitch era el citado Las tendencias actuales de la filosofía alemana (Buenos Aires, 1939) y el de Cassel, Pensamientos fundamentales en la economía (México, 1939). De este último publicó una reseña en la revista Universidad Católica Bolivariana (n.° 15, abril-mayo de 1940). Las memorias de Verkade fueron publicadas por la editorial Herder de Friburgo de Brisgovia (Alemania) en 1925.

4 Carta a sus padres, Bogotá, 28 de septiembre de 1941.

5 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 457.

6 El Mes Económico y Financiero, n.° 24, Bogotá, abril de 1939, pp. 45-63.

7 Publicada en los volúmenes 13-16 de las Obras completas de José Ingenieros revisadas y anotadas por Aníbal Ponce (Buenos Aires, 1937).

8 Carta a Gerardo Molina, [Bogotá], Navidad de 1938.

9 Cartas a sus hermanos Tomás y Carlos, Bogotá, 30 de octubre de 1938. Poco después hablaría de un segundo título, “Cultura y economía en la historia nacional”, que evolucionaría en el definitivo y sin duda más elegante Economía y cultura en la historia de Colombia.

10 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 14.

11 Luis Ospina Vásquez, “Perspectiva histórica de la economía colombiana”, Ciencias Económicas, n.° 16, Medellín, mayo de 1960, p. 16.

12 L. E. Nieto Arteta, “Homologías colombo-argentinas”, Nosotros, n.° 52-53, Buenos Aires, julio-agosto de 1940, pp. 50-73. La noción de “homología”, que anunciaba una estrategia comparativa, también fue explotada por Ingenieros en La evolución. Bajo el título “Homología histórica hispano-rioplatense”, abordó las “restauraciones” argentina y española, es decir, los intentos de las dos naciones por regresar al ancien régime. Ver José Ingenieros, Obras completas (Buenos Aires, 1937), vol. xiii, tomo 3, p. 20-25.

13 Carta a su padre, Bogotá, 24 de febrero de 1940.

14 “Homologías colombo-argentinas”, Nosotros, n.° 52-53, Buenos Aires, julio-agosto de 1940, p. 73. Esta frase, la última del ensayo, fue eliminada por Nieto en el apéndice de Economía y cultura en la historia de Colombia.

15 Carta de Germán Arciniegas, Buenos Aires, 2 de abril de 1940. Las “Homologías colombo-argentinas” fueron redactadas a solicitud de Arciniegas, ahora en la secretaría de la Embajada de Colombia en Argentina.

16 Carta de Carlos Cossio, Buenos Aires, i8 de mayo de 1942, y respuesta de Nieto, Bogotá, 27 de mayo de I942.

17 David Bushnell, “El siglo xix argentino en perspectiva continental: las ‘Homologías colombo-argentinas’ de Nieto Arteta, reexaminadas’, Investigaciones y Ensayos 47, Academia Nacional de la Historia, Buenos Aires, enero-diciembre de I997, pp. 634-635.

18 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), pp. 46-47, 124, 206 y 241.

19 La transición colonial-capitalista como punto focal de Economía y cultura fue advertido por Jorge Orlando Melo en su trabajo pionero de 1969, “Los estudios históricos en Colombia”. Ver su volumen de ensayos, Sobre historia y política (Medellín, 1979), p. 41.

20 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 28.

21 Ibid., p. 27.

22 Ibid., pp. 182 y 189.

23 Ibid., p. 119.

24 Ibid., p. 117.

25 Ibid., p. 245. Para una evaluación de las tesis de Nieto y de su influencia en la posterior historiografía ver Frank Safford, “Acerca de las interpretaciones socioeconómicas de la política en la Colombia del siglo xix: variaciones sobre un tema”, Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, n.° 13-14, Bogotá, 1985-1986, pp. 97-100 y 111 –17. Ver igualmente el orientador balance de la historiografía nacional emprendido por A. Betancourt Mendieta en Historia y nación (Medellín, 2007), pp. 115-123.

26 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 408.

27 Este es uno de los capítulos más débiles de Economía y cultura. Nieto asume que la defensa y uso de los impuestos coloniales proviene de una mentalidad “reaccionaria” de los dirigentes de la época. Sin mediación alguna, identifica impuestos coloniales con visiones “restauradoras”, con vueltas atrás en la historia. Pero lo que en realidad ocurrió durante los años de la segunda administración de Santander y de su secretario de hacienda Francisco Soto, fue algo distinto. Ambos echaron mano de los impuestos coloniales, no para “restaurar” la autoridad, el ideario y los modos de vida del dominio español, sino para responder a las urgentes demandas de un incipiente Estado independiente carente de recursos.

28 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), pp. 106 y 180.

29 Ibid., p. 7.

30 Aníbal Galindo, Escritos económicos y fiscales (Bogotá, 1978), p. 120.

31 R. G. Collingwood, Idea de la historia (México, 1952), pp. 295-299. A este rasgo que aproxima el libro al método de exposición seguido por los “académicos”, Nieto unió otro que lo acercó aún más al instrumental de los historiadores tradicionales: la ausencia de un registro cuidadoso (profesional) de las fuentes. Periódicamente abre comillas y, al cerrarlas, se olvida de registrar la ficha del texto citado. Con estas prácticas Economía y cultura no es, propiamente, una obra de ruptura, sino de transición. Sin sospecharlo, su autor no lograba emanciparse del estilo de trabajo de la “historia oficial”.

32 El extracto de Gonnard provenía de la popular Historia de las doctrinas económicas (Madrid, 1931) pp. 59-60.

33 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), pp. 409, 413 y 415.

34 Carta a Carlos Holguín y Holguín, Bogotá, marzo 27 de 1945. En la carta había también unas apuntaciones críticas. Nieto consideraba que Liévano Aguirre no había comprendido a cabalidad el significado y consecuencias de las transformaciones anticoloniales de 1850, reformas que de alguna manera prepararon el terreno de la Regeneración. A ellas se debe “la creación de una economía nacional, supuesto [material] de la reconstrucción de la unidad del pueblo y de la nación colombianos en 1886”. En la misiva aludía, igualmente, a una obra en marcha de Alfonso López Michelsen sobre la evolución histórica del derecho constitucional colombiano, “en la cual hará consideraciones semejantes a algunas de las que figuran en Liévano Aguirre. En realidad estamos asistiendo a una total modificación de la comprensión de los hechos de la historia colombiana en el siglo pasado”. Se refería a los estudios constitucionales de López compilados años después en Cuestiones colombianas (México, 1955).

35 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 426 (los subrayados son nuestros).

36 Rafael Núñez, La reforma política en Colombia (Bogotá, 1945), tomo i (1), p. 347.

37 Ibid., p. 352.

38 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 427.

39 Ibid., pp. 426-427. Nieto volvió sobre estos temas en su ensayo “Carl Schmitt y la teoría democrática”, Derecho, n.° 64-65 y n.° 66-67 de 1943 y 1944. Su familiaridad con Schmitt provenía de La defensa de la Constitución (Barcelona, 1931) y de la Teoría de la Constitución (Madrid, 1934), dos obras que había adquirido en España. El “pueblo” como sujeto de poder constituyente fue desarrollado por Schmitt en el cap. 18 de la Teoría de la Constitución.

40 Carta a Carlos Holguín y Holguín, Bogotá, 27 de marzo de 1945.

41 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 417.

42 Ibid., p. 423.

43 Carta a Carlos Lozano y Lozano, Río de Janeiro, septiembre 19 de 1948. En vida, Nieto no logró sacar una segunda edición de su libro. Sólo aparecería veinte años después bajo el sello de Ediciones Tercer Mundo (Bogotá, 1962). Los mil ejemplares de la primera edición fueron suficientes para cubrir la demanda de los escaso lectores de temas históricos. Sin embargo, con la apertura de los departamentos de historia y demás campos de las ciencias sociales durante los años sesenta y setenta, sumada a la irrupción del marxismo en el escenario académico, Economía y cultura se convirtió en el “Henao y Arrubla” de las primeras generaciones de historiadores profesionales. En la sola década de los setenta aparecieron cuatro ediciones y en el decenio siguiente dos más. Durante aquellos años hubo una lectura piadosa de sus puntos de partida, pero a medida que la erudición creció su impacto comenzó a declinar. Hoy en día ha perdido fuerza ante la llegada de los nuevos textos sobre la Colonia y el siglo xix, obras que integran sus contribuciones y las enriquecen con los logros de la investigación histórica más reciente.

44 Adolfo Meisel, “Un balance de los estudios sobre historia económica de Colombia: 1942-2005”, en James Robinson y Miguel Urrutia (editores), Economía colombiana del siglo xx (Bogotá, 2007), p. 586.

45 El historiador norteamericano Frank Safford señaló en una ocasión que, cuando vino a Colombia a principios de los años sesenta del siglo xx en busca de un tema para su disertación doctoral, leyó Economía y cultura y le impresionó el pasaje donde se afirmaba que las diferencias entre los partidos tradicionales obedecían a intereses económicos. Al momento encontró que Nieto estaba equivocado y, estimulado por la idea, emprendió investigaciones sobre el comercio y las empresas en las cercanías de Bogotá que terminaron en la notable tesis “Commerce and Enterprise in Central Colombia: 1821-1870” (Columbia University, 1965). Frank Safford, “Lo ideal y lo práctico en la educación de las ciencias”, entrevista para UN Periódico, n.° 148, Bogotá, septiembre 11 de 2011 , p. 10.

46 Jaime Jaramillo Uribe, Ensayos de historia social (Bogotá, 1989), vol. ii, p. 157.

47 Cartas a su padre, Bogotá, 22 de octubre de 1941 y a Jaime Tobón Obregón, Bogotá 22 de febrero de 1942; y cartas de Germán Arciniegas, Buenos Aires, 9 de enero de 1941 y de Jaime Tobón Obregón, Medellín, 4 de febrero de 1942.

48 Carta a Germán Arciniegas, Bogotá, septiembre 28 de 1941.

49 Carta a su padre, Bogotá, 15 de noviembre de 1941. Desgraciadamente, el prólogo de Arciniegas no aparece en los papeles de Nieto, y hoy se lo da por perdido. El autor del presente trabajo interrogó a Arciniegas en agosto de 1982 sobre el asunto, y sólo halló evasivas con manifestaciones de molestia al insistir en su significado. Respondió que nada recordaba al respecto y que si había interés en su posición historiográfica se debían consultar sus propios libros.

50 L. E. Nieto Arteta, Economíay cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), p. 9 (las itálicas son nuestras).

51 Ibidem.

52 L. E. Nieto Arteta, Ensayos históricos y sociológicos (Bogotá, 1978), pp. 218-220.

53 Condensación de dos cartas a su hermano Tomás incluida en una correspondencia colectiva a su familia, Bogotá, julio 12 y julio 29 de 1938. A pesar de las repetidas críticas a los académicos y a la institución que los amparaba, Nieto fue elegido Miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de Historia el 1 o. de febrero de 1947. En respuesta a la notificación del secretario de la Academia, Roberto Cortázar, Nieto respondió: “Recibí oportunamente la carta en la cual usted tuvo a bien comunicarme que la Academia había decidido elegirme miembro Correspondiente del Instituto. Me enaltece sobremanera la distinción que ha querido hacerme la Academia y ruego a usted transmitir a ella mi profundo agradecimiento. Abrigo el propósito de colaborar con entusiasmo en las tareas que realiza la docta e ilustre corporación. Carta a Roberto Cortazar, Bogotá, abril 16 de 1947. Nieto apenas asistió a las sesiones de la Corporación. En los años siguientes, hasta 1952, vivió fuera del país y poco después se fue a Barranquilla.
Veinticuatro años después de las críticas de Nieto a la historiografía de los académicos, el etnohistoriador Juan Friede (1901-1990), de origen polaco formado en Viena, promovió una sonada polémica en el seno de la Academia Colombiana de Historia sobre las limitaciones de la historia heroica, aquella que retrata a los individuos como genuinos promotores de la historia y “a cuya zaga y gracia se mueve un conglomerado social más o menos pasivo”. En su lugar propendía por una historia que examinara el papel de los factores socioeconómicos en la evolución de las sociedades. Los materiales de la polémica fueron recogidos por J. E. Rueda Enciso en su robusto Juan Friede (Bogotá, 2008), pp. 445-466.

54 Carta a Roberto Torres Suárez, Bogotá, 27 de diciembre de 1953.

55 El Liberal, Bogotá, enero 5 de 1942.

56 Revista Javeriana, n.° 81, Bogotá, febrero de 1942, p. 59. Las afirmaciones de Nieto se encuentran en las páginas 56 y 232 de Economía y cultura. En nota manuscrita que acompaña el recorte de este comentario, Nieto escribió que lo consideraba “el más objetivo y exacto” de los publicados por aquellos días.

57 Educación, n.° 4, Bogotá, marzo-abril de 1942, p. 450 (reproducida en J. Jaramillo Uribe, De la sociología a la historia, Bogotá, 1994, pp. 263-264).

58 Diario Popular, Bogotá, enero 8 de 1942.

59 L. E. Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia (Bogotá, 1941), pp. 425 y 430 (las itálicas son nuestras).

60 Will Durant, El significado de la historia (Bogotá, 1941), pp. 12-13. Traducción del cap. xiv del libro de Durant, The Mansions of Philosophy: a Survey of Human Life and Destiny (New York, 1929), a cargo del profesor de enseñanza media Luis Alberto Sarmiento.

Table des illustrations

Titre ANÁLISIS DE CONTENIDO DE ECONOMÍA Y CULTURA (PORCENTAJE DE CITAS Y DE TEXTO ORIGINAL)
Légende (1) Para lograr una mayor exactitud en la medición del contenido, se contabilizó el número de renglones ocupados por la pluma de NIETO contra el número de renglones integrados por las citas. En los cálculos no se tuvo en cuenta el espacio ocupado por los cuadros estadísticos.(2) Sociólogos del siglo xix: extractos de SALVADOR CAMACHO ROLDÁN, RAFAEL NÚÑEZ, ANÍBAL GALINDO y los hermanos JOSÉ MARÍA Y MIGUEL SAMPER.(3) Extractos de otros autores nacionales, de escritores extranjeros, de las Relaciones de Mando, de los cronistas coloniales y de los textos legislativos (leyes, decretos, mandatos constitucionales, etc.).
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/326/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 301k

© Universidad externado de Colombia, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search