Version classiqueVersion mobile

La introducción del pensamiento moderno en Colombia

 | 
Gonzalo Cataño

IV. La república española

Texte intégral

PRIMEROS TRABAJOS SOBRE COLOMBIA

  • 1 Cartas a su hermano Rafael, Madrid, 10 de mayo y 12 de julio de 1936. La participación de Rafael N (...)

1Al finalizar sus estudios de derecho, Nieto se hallaba lejos de las adhesiones políticas de sus padres. Procedente de una familia conservadora, se había acercado con timidez al Partido Liberal para pasar rápidamente al de las organizaciones revolucionarias. Los ímpetus liberales y masónicos de su lejano antecesor, el general Juan José Nieto, renacían ahora bajo la coloración marxista. Su nombre llegó a ser bastante conocido en los medios universitarios y su participación en las jornadas estudiantiles de 1933 le abrió las páginas de los periódicos liberales. En estas actividades su hermano Rafael Antonio era, a medias, un compañero de viaje. Asistía a las conferencias programadas por el Grupo Marxista, pero desde un comienzo sus inclinaciones estuvieron más cerca del Partido Comunista que de los grupos socialistas nacidos por fuera del movimiento comunista internacional1.

2Don Ángel María Nieto y doña Herminia Arteta no permanecían indiferentes a las actividades de sus hijos en Bogotá. Les inquietaba el nombre de Luis Eduardo en los periódicos capitalinos firmando cartas y manifiestos políticos, actividades poco recomendables para un estudiante modelo. Esta publicidad podía sugerir éxito, pero también descuido en los deberes universitarios. Y esto era lo que ocurría con su hermano Rafael. Las noticias de su desempeño académico alarmaron a sus padres. Miembro de la Juventud Comunista, había descuidado los estudios de Medicina por una “bohemia revolucionaria” más próxima a los bares y a las juergas madrugadoras que al trabajo político. A finales de 1934 su padre lo trasladó a la Universidad de Cartagena para tenerlo más cerca y controlar su carrera. Había ingresado a la Universidad Nacional en 1929 y el grado de doctor en Medicina no se vislumbraba.

  • 2 Archivo de Matrículas de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Colombia de los años (...)

3Para el caso de Luis Eduardo, existía, por el contrario, una confianza en su capacidad de trabajo. Todas las mañanas sus compañeros lo veían estudiando en los predios del Capitolio, en los pasillos del claustro de Santa Clara –el centenario edificio donde tenía su sede la Facultad de Derecho– o en los cafés del centro de la ciudad. Devoraba libros sobre los más diversos temas de las ciencias humanas, y siempre estaba al orden del día en las exigencias universitarias. De un total de 25 materias cursadas durante su carrera, obtuvo la máxima calificación en 19 de ellas, seguida de la anotación “aprobado con plenitud”2. La excelencia de estos resultados fue refrendada por Eduardo Zuleta Angel, su profesor de derecho civil, en carta dirigida al decano de la Facultad:

  • 3 Carta de Eduardo Zuleta Angel a Carlos Arango Vélez, Bogotá, 16 de febrero de 1938, reproducida en (...)

Don Luis Eduardo es uno de los estudiantes más notables entre los que han pasado durante los últimos años por los claustros de Santa Clara. Desde el primer momento sobresalió allí por su extraordinaria laboriosidad, por su gran capacidad de asimilación, por su afición a los estudios más serios y por su elevado espíritu de investigación científica. Me parece que no sería aventurado afirmar que no ha habido entre sus condiscípulos quien haya leído más y con más empeño de aprender que él3.

4Pero contra lo que cabría esperar, sus compromisos políticos finalizaron muy pronto. Con la desintegración del Grupo Marxista, abandonó toda actividad política y se entregó de lleno a sus obligaciones universitarias. Calificó su paso por las organizaciones de izquierda como “una pérdida de tiempo”. En carta a su hermano, donde censuraba su laxitud académica, resumió aquellas experiencias en un tono bastante negativo:

  • 4 Carta a su hermano Rafael, Madrid, 10 mayo de 1936.

Supongo que estés definitivamente curado de esa estúpida bohemia revolucionaria que consiste en creer que porque se es revolucionario, y hasta se milita en un partido revolucionario, hay que abandonar los estudios. Recuerda lo que te decía siempre en Bogotá: no son incompatibles esas dos clases de actividades. Por lo menos yo demostré con mi conducta, y con mi vida como estudiante en 1933, que no lo son: entonces dedicaba a la organización unirista las horas de la noche (de nueve a una y media de la mañana). A ti te consta que no estoy mintiendo. Mis actividades políticas en ese año llegaron a alcanzar un diapasón elevadísimo y sin embargo fue ese año el de mi mayor actividad intelectual. Todas las ideas que hoy he logrado reunir y desarrollar, las estudié y comenté ese año. Entonces me leí la Decadencia de Occidente, los libros de Engels y otra enorme cantidad de libros marxistas. Recuerda también que las asignaturas de ese año eran las más difíciles del pensum de la Escuela y que los profesores eran el terror de los estudiantes de Santa Clara. Pues bien, a pesar de todo, ese año obtuve cinco en todas las materias, cumplí valerosamente con la exigencia política que me planteaban las ideas y el sistema a los cuales me había afiliado y eché las bases de mi formación intelectual. No me negarás que para el caso no hay que comparar las dos organizaciones políticas en las cuales nos tocó actuar. No vayas a decirme: “Ah, el comunismo es un partido revolucionario y el unirismo una organización pequeño-burguesa”, ya que las actividades desarrolladas en ambas organizaciones se reflejaban, que es lo único que nos interesa, en una pérdida de tiempo4.

  • 5 Junto con sus amigos del Grupo Marxista, Nieto tomó la noción de desarrollo desigual y combinado d (...)
  • 6 L. E. Nieto Arteta, Ensayos históricos y sociológicos (Bogotá, 1978), pp. 175-179.

5Libre de los compromisos políticos, Nieto centró su energía en la finalización de los estudios de derecho y en la redacción de la tesis de grado. Fueron también los días de sus primeras incursiones históricas, expresadas en el ensayo “Significado histórico de la Independencia”, publicado en julio de 1935. Como sus compañeros del Grupo Marxista, siguió el “método dialéctico-materialista, un instrumento de investigación sociológica aplicable a cualquier realidad nacional“. De la mano de Trotski, definió la Colonia como una sociedad de desarrollo combinado, donde el modo de producción esclavista alternaba con el feudal. El trabajo de la población negra en las minas sobrellevaba el primero y la explotación del indio en las encomiendas soportaba el segundo5. Pero a medida que la economía colonial se consolidaba, surgió en su seno una poderosa clase latifundista con un acentuado sentimiento nacionalista, cuyos intereses entraron en contradicción con la estructura política y la organización económica regidas por la Corona. En derredor los estancos y los monopolios instaurados por los españoles, frenaban el comercio y obstaculizaban el natural desenvolvimiento de la agricultura. De aquellas tensiones en las esferas de la economía y de la política surgió el movimiento de Independencia. La gesta liberadora no logró, sin embargo, culminar las reformas promulgadas por sus ideólogos. Hubo que esperar cuatro décadas más para materializar los cambios políticos y económicos por los cuales se había luchado en 1810. Sólo a mediados de siglo se pudieron liquidar el sistema tributario, los resguardos indígenas, la esclavitud y los monopolios coloniales (la sal, el tabaco y el alcohol). Estas transformaciones auspiciaron el “ascenso político de la burguesía” que, con el triunfo del partido Liberal, emprendió “la liquidación de las trabas feudales conservadas cuidadosamente por los gobiernos reaccionarios que habían precedido al [gobierno] de José Hilario López6.

  • 7 Ibid., p. 179.

6El “Significado histórico de la Independencia” anunciaba los puntos básicos que Nieto expondría con mayor amplitud en Economía y cultura en la historia de Colombia. Eran claros la rigidez teórica y el carácter lineal del tratamiento de los procesos que antecedieron al movimiento de Independencia, y que continuaron hasta las reformas de mitad de siglo. Aunque Nieto criticó posteriormente los intentos de escribir la historia latinoamericana siguiendo las etapas europeas, en su escrito era evidente el deseo de aplicar a la Nueva Granada el esquema de la transición del feudalismo al capitalismo, tal como fuera desarrollado por Marx y Engels en El manifiesto comunista. Para Nieto los años que siguieron a 1850 fueron años de revolución burguesa, de cambios profundos en la estructura económica, de transformaciones en las libertades ciudadanas y de vastas mudanzas en las formas de gobierno expresadas en el paso de un Estado centralista a un Estado federalista. No obstante las estrecheces analíticas, el ensayo, publicado con ocasión de las fiestas patrias del grito de Independencia, era un esfuerzo razonado por presentar con una óptica novedosa las tensiones que acompañaron la revuelta de 1810. En una época en la que lo usual era llenar las páginas de los periódicos y revistas con extensos relatos acerca de las proezas de los libertadores y las virtudes de los “patriotas”, el joven Nieto se aventuró por caminos diferentes para explotar un marco de referencia que muchos pensaban que sólo era “aplicable a los países de economía capitalista muy desarrollada”7.

LA REPÚBLICA ESPAÑOLA

7Nieto terminó las materias de derecho en noviembre de 1935, todavía le faltaba la entrega de la tesis, y a los pocos días recibió un ofrecimiento del presidente López Pumarejo para ocupar el puesto de Canciller en la legación colombiana de España. ¡Los contactos políticos de los años de agitación estudiantil comenzaban a dar sus primeros frutos! Aceptó el puesto y el 4 de enero de 1936 llegaba a Madrid después de una larga travesía por el Atlántico. En sus maletas llevaba los borradores de un trabajo de derecho penal, campo que había elegido para la tesis de grado.

8Nieto llegó a la capital española en un momento decisivo de la evolución de la República. Durante once meses –entre enero y noviembre de 1936– fue un espectador directo de las pugnas que llevaron al ocaso el experimento democrático español establecido en 1931. Huelgas, motines, atentados, quema de iglesias y de conventos, destrucción de cosechas y pronunciamientos militares, hacían parte de la vida cotidiana de los españoles de aquellos días. La República no gobernaba, a pesar de los múltiples esfuerzos por organizar un Estado abierto y participativo. La reforma escolar la enfrentó con el dominio secular de la Iglesia y la reforma agraria la condujo a continuas fricciones con los grandes propietarios de la tierra, y con los mismos campesinos que no vieron en ella una respuesta satisfactoria a sus demandas. A esto se unió el problema regional –el separatismo– y la existencia de un ejército espiritualmente monárquico, que no se resignaba a ser un espectador pasivo de la organización civil del Estado.

  • 8 Hugh Thomas, La guerra civil española (Barcelona, 1976), vol. i, p. 180.

9La llegada de Nieto coincidió con la formación del Frente Popular, la unión de los grupos de izquierda para afrontar las jornadas electorales de febrero de 1936. Siguiendo las conclusiones de la Internacional Comunista reunida en Moscú en julio de 1935, los partidos comunistas de Europa y de América Latina auspiciaron alianzas con los partidos progresistas y reformistas de sus respectivos países para detener la expansión del fascismo. El terreno que los unía era el amparo de la democracia parlamentaria, la garantía del libre ejercicio de los partidos y la defensa de la organización sindical. Se esperaba que la fusión de las fuerzas democráticas frenara la agresión del “gran capital” y la expansión del Estado autoritario. La propuesta alcanzó un éxito inusitado, y pronto socialistas, anarquistas y comunistas se agruparon en un frente único para encarar las elecciones de las cortes (el parlamento español). La jornada electoral culminó en una victoria de la izquierda, que una vez en el poder terminó por unir las facciones de derecha, siempre en espera del momento apropiado para regresar al frente del Estado, bien sea por las vías legales o –como algunas partidas de la izquierda radical– por el ejercicio de la fuerza mediante hechos cumplidos (golpes de Estado)8.

  • 9 Carta a su hermano Rafael Antonio, Madrid, 24 de febrero de 1936.
  • 10 Carta a Rafael Marriaga Barrios, Madrid, 24 de mayo de 1936.

10Nieto saludó con júbilo la victoria del Frente Popular. “Te habrás enterado por la prensa –escribió a su hermano Rafael– del formidable triunfo izquierdista. El Frente Popular antifascista ha triunfado en toda la línea”. Sin embargo, no se dejó llevar por el entusiasmo general. “Si el Frente Popular ha triunfado –agregó– ello no soluciona el problema del fascismo en España”9. Sabía que detrás del acuerdo electoral entre socialistas, comunistas y anarquistas se escondían profundas disputas sobre la conducción del Estado, el manejo de las relaciones internacionales y la extensión y alcance de las reformas que se debían emprender. Además, los partidos estaban divididos internamente y sus tensiones provocaban continuos reagrupamientos, muchos de los cuales no lograban el equilibrio necesario para emprender acciones duraderas. Era el caso del Partido Socialista, el socio mayoritario del Frente Popular integrado por una facción moderada y otra radical. La primera, dirigida por Indalecio Prieto, apoyaba la República y participaba en el gobierno, y la segunda, comandada por Francisco Largo Caballero, el “Lenin español”, representaba los sectores obreros organizados en torno de la poderosa Unión General de Trabajadores, más interesada en la acción directa que en una colaboración con el gobierno republicano. A esta crisis se unía la posición anarquista, más interesada en socavar la autoridad del “Estado burgués reformista”, incapaz de llenar las demandas de los campesinos y de los obreros, que en negociar reformas en el parlamento. Dos meses después de las elecciones de febrero, Nieto escribió a un amigo: “El Frente Popular está muy resquebrajado. La pugna interna de tendencias dentro del partido Socialista ha contribuido en gran manera a ello”10.

  • 11 Álvaro Tirado Mejía, Aspectos políticos del primer gobierno de Alfonso López Pumarejo (Bogotá 1981 (...)
  • 12 Treinta años de lucha del partido comunista de Colombia (Bogotá, 1960), pp. 35 y 36. Un registro d (...)

11En Colombia hubo un gran interés en el desarrollo de los acontecimientos españoles, y los diarios seguían día a día las tribulaciones de la República. Era evidente que la experiencia nacional presentaba más de una afinidad con el caso de la Península. Ambos terruños dejaban atrás arraigadas hegemonías conservadoras y experimentaban un respiro democrático, junto a movilizaciones políticas desconocidas en el pasado11. Como en España, las reformas de López Pumarejo en los campos de la educación, la propiedad y la legislación obrera, fortalecían la organización sindical, la formación de los partidos de clase y la discusión de los temas de la izquierda europea. Y cuando la reacción conservadora agrupaba sus fuerzas contra la administración liberal, y el Presidente López Pumarejo perdía apoyo en vastos sectores de la clase alta de su propio partido, surgió –como en España– un Frente Popular para contrarrestar los grupos de derecha y amparar las reformas en curso12. Los líderes de esta alianza observaron de cerca la experiencia española para aplicarla a las condiciones nacionales. Gerardo Molina, uno de los más destacados promotores del Frente Popular en el país –y ahora senador de la República– escribió a Nieto en marzo de 1936:

  • 13 Carta de Gerardo Molina, Bogotá, 31 de marzo de 1936.

El resultado de las elecciones españolas del 16 de febrero afectó considerablemente nuestro mundo político. Parecería que no se tratara de un país distinto al nuestro. La prensa emula en el deseo de dar las noticias completas. Sobre las izquierdas repercutió en el sentido de aumentar la confianza que tenemos en el porvenir de nuestra orientación y en el de rectificar la opinión idiota de que el mundo marcha hacia la derecha. En el senado presenté una proposición por la cual Colombia se asocia al triunfo de las “izquierdas españolas”, la cual fue aprobada a pesar del voto adverso de un sector derechista13.

  • 14 Carta de Gerardo Molina, Bogotá, 7 de julio de 1936.
  • 15 Ibidem.
  • 16 Carta a Gerardo Molina, Madrid, 13 de septiembre de 1936.

12Además, Molina se hallaba comprometido con la creación de un partido socialista similar al español, labor para la cual convocó a sus antiguos colegas del desaparecido Grupo Marxista. “Si pudieras remitirme –le escribió a Nieto– algo acerca de la organización y del funcionamiento del partido Socialista, me prestarías un gran servicio”14. Molina tenía en mente una organización flexible y abierta lejos de la rígida estructura de los partidos comunistas amparados por la Unión Soviética. El proyecto fracasó, pero alcanzó a fundar una agrupación de corta vida, Vanguardia Socialista, cuyo objetivo era “no dejar sin partido a tanto elemento que andaba suelto”15. La puso al servicio del Frente Popular para proteger las transformaciones de la República Liberal en defensa de los intereses de las clases “menos favorecidas”. Como buen político activo, quería superar el academicismo del Grupo Marxista y vincular a sus miembros al trabajo político con el “pueblo”. Nieto aplaudió desde Madrid las actividades de su amigo y apoyó los esfuerzos del Frente Popular, pero la idea de fundar un partido nuevo no le parecía la estrategia adecuada. “Creo –apuntó– que ahora no se debe dividir al proletariado colombiano en dos partidos obreros [el comunista y el socialista]”. A lo cual agregó acogiendo el espíritu de la Internacional Comunista: “desde la reunión de la última I. C. bajo la influencia de Dimitrov y stalin, se rectificaron todas las antiguas maneras políticas de los distintos partidos comunistas; se liquidó, y creo que definitivamente, el sectarismo”16.

13Esta última suposición habría de ser falsa. Después del momentáneo experimento de los frentes populares, el sectarismo y el autoritarismo de los partidos comunistas serían aún más drásticos e inflexibles que en el pasado.

EL CLIMA INTELECTUAL MADRILEÑO

14Madrid causó una impresión negativa en Nieto. Esperaba encontrar una ciudad moderna con grandes avenidas, holgados servicios públicos y una fuerte actividad económica. A diferencia de ello se vio en medio de una urbe sombría de calles estrechas, más cercana a los burgos medievales que a los modos de vida de las pujantes capitales del mundo Occidental:

  • 17 Cartas a Juan José Turbay, Madrid, 10. de febrero de 1936; y a Alfonso López Michelsen, Madrid, 17 (...)

La vida en Madrid –le expresó a sus amigos Juan José Turbay y Alfonso López Michelsen– es muy apacible. En esta ciudad nadie conoce el valor de un día. El madrileño pasa la mayor parte del tiempo en el café y en la casa. Me ha desilusionado. Yo creía que era una gran capital, pero no hay tal. Aún es una ciudad provinciana. Tiene servicio de gas en las calles a cambio del eléctrico. Inmediatamente después de las pocas avenidas que podrían considerarse como de una gran ciudad, empieza la terrible ciudad provinciana con sus edificios antiguos y sus calles estrechas. En ella se refleja el carácter mismo de la economía española, economía de tipo combinado [como] dijera cualquier marxista tropical discípulo sin saberlo de Trotski, en la cual coexisten la fábrica y el taller17.

  • 18 Carta a Eduardo Zuleta Angel, Madrid, 12 de julio de 1936.
  • 19 Carta a José María Villarreal, Madrid, 6 de marzo de 1936.
  • 20 José de Espronceda, Obras poéticas (Madrid, 1942), vol. i, p. 193.
  • 21 Carta a Alfonso López Michelsen, Madrid, 17 de febrero de 1936.

15A esta impresión negativa se incorporó una más sobre la vida universitaria. Uno de los objetivos callados de Nieto al aceptar el puesto en la Legación, era adelantar una especialización en derecho civil en la Universidad Central de Madrid. Cuando se acercó a la Facultad de Leyes encontró que la institución reproducía en pequeño las tensiones políticas de la sociedad española. Las clases se interrumpían a diario por los violentos encuentros entre estudiantes de derecha y de izquierda, y los profesores no tomaban distancia frente a las luchas que surgían en los predios del alma mater18. No había, por lo demás, espíritu académico: los jóvenes se formaban en textos generales y los profesores se limitaban a reseñar el pensamiento extranjero. La Universidad de Madrid –manifestó– “es idéntica a la de Bogotá: perezosa, muy poco activa y llena de estudiantes que recuerdan el personaje fantástico de Espronceda en El estudiante de Salamanca19; la de aquel joven arrogante, pendenciero y hedonista, “siempre en lances y en amores, siempre en báquicas orgías”20. A lo cual añadió en carta a Alfonso López Michelsen: “El profesor español no crea, copia al extranjero, lo comenta pero nada más”21.

  • 22 José Ortega y Gasset, Obras completas (Madrid, 1966), vol. ii, p. 23.

16A pesar de la eventual exactitud de este retrato, Nieto no se interesó por la labor docente de José Ortega y Gasset en la Universidad Central de Madrid, institución donde ocupaba la cátedra de Filosofía. Desde hacía más de dos décadas, Ortega impulsaba una transformación de los estudios filosóficos y humanísticos en el mundo de habla castellana. En 1911, a los 28 años de edad, con dos estadías formativas en Alemania, asumió la clase de metafísica, un campo lo suficientemente amplio y nada fácil de definir que le sirvió para difundir un mensaje de renovación en el pensamiento español. A la faena docente unió la publicación de trabajos de filosofía y de crítica social y política en periódicos y revistas, que le ganaron los aplausos de un público interesado en la modernización de la sociedad y la cultura españolas. Su proyecto era simple, pero no por ello limitado. Quería integrar una España atrasada y pobre a los movimientos de vanguardia asentados en Berlín, Londres, París y Viena en los campos de la ciencia, la filosofía, el arte y la literatura. El siglo xix y su fe ciega en el progreso habían quedado atrás y nuevas ideas laceraban la imagen ingenua, segura y optimista del destino humano. “El positivismo aparece hoy a todo espíritu reflexivo y veraz como una ideología extemporánea”, señaló en su irónico ensayo, “Nada moderno y muy siglo xx22. La secularización, el pesimismo, la mirada incrédula, la “muerte de dios”, estaban en la mente de los pensadores que asistían al nacimiento del siglo xx. Nuevas filosofías de la historia tomaban de las ciencias naturales su vocabulario para pregonar otoños que anunciaban ciclos de decadencia y muerte de las culturas.

  • 23 Rockwell Gray, José Ortega y Gasset, el imperativo de la modernidad (Madrid, 1994).

17Los años más brillantes de Ortega fueron los veinte, los años en que publicó sus libros y ensayos más celebrados. En 1921 apareció España invertebrada, un estudio sobre la “enfermedad” de España: el separatismo; en 1923 El tema de nuestro tiempo, la primera exposición de su pensamiento filosófico, y al año siguiente Las atlántidas, una reflexión acerca del significado de las civilizaciones antiguas y de la experiencia de los pueblos primitivos para una teoría de la historia. En 1925 salió La deshumanización del arte, un examen sobre la ininteligibilidad del “arte nuevo”, y dos años después Mirabeau o el político, un retrato del hombre de acción. Al final del decenio, en 1929, publicó La rebelión de las masas, el libro que estableció su nombre en el mundo de habla alemana, francesa e inglesa, que indaga el ascenso de un nuevo tipo humano en la vida y la cultura contemporáneas: la muchedumbre. A esta labor intelectual sumó la creación de la Revista de Occidente y la fundación de la casa editorial del mismo nombre. El título de la empresa anunciaba un programa de alteración y cambio: “occidentalizar” España. En el primer número de la Revista, aparecido en julio de 1923, fijó lo que un analista llamó el “imperativo de la modernidad”23:

  • 24 Revista de Occidente, n.° 1, Madrid, julio de 1923, pp. 1-3.

[En la actualidad] adquiere mayor urgencia [un] afán de conocer ‘por dónde va el mundo’, pues surgen donde quiera los síntomas de una profunda transformación en las ideas, en los sentimientos, en las maneras, en las instituciones. Muchas gentes comienzan a sentir la penosa impresión de ver su existencia invadida por el caos. La Revista de Occidente quisiera ponerse al servicio de este estado de espíritu característico de nuestra época... La occidentalidad del título alude a uno de los rasgos más genuinos del momento actual. La posguerra, bajo adversas apariencias, ha aproximado a los pueblos... Sin deliberado acuerdo, casi todas las revistas de Europa y América se van llenando de firmas extranjeras. Así, nosotros atenderemos a las cosas de España, pero, a la vez, traeremos a estas páginas la colaboración de todos los hombres de Occidente cuya palabra ejemplar signifique una pulsación interesante del alma contemporánea24.

  • 25 Pero sí leyó la Revista y frecuentó las traducciones filosóficas e históricas promovidas por la ed (...)
  • 26 Hugh Thomas, La guerra civil española (Barcelona, 1976), vol. i, p. 128.
  • 27 Gerald G. Brown, Historia de la literatura española: el siglo xx (Barcelona, 1980), p. 3.
  • 28 Miguel Ortega, Ortega y Gasset, mi padre (Barcelona, 1983), p. 134. Ortega vivió en el extranjero (...)

18Nieto no leyó a Ortega ni se interesó en los afanes de su jefatura espiritual25. Para 1936 el pensador español era un crítico del Frente Popular y de las acciones de los grupos radicales que se disputaban el poder, hecho que lo llevó a perder audiencia entre los jóvenes de izquierda. Si en un principio había manifestado fervor por el gobierno republicano, el desarrollo de los acontecimientos lo alejó de su entusiasmo inicial. Su ideario político era ajeno a la violencia, a los choques de clases y a la socialización de la industria y de las grandes propiedades rurales. Ortega quería una república liberal con elecciones periódicas protegidas por un Estado de derecho que atendiera los intereses de los distintos grupos sociales. Como buen liberal había luchado en el pasado contra la dictadura de Primo de Rivera, y en 1931 había celebrado con regocijo el cambio pacífico de la Monarquía a la República. Pero con el recrudecimiento de las luchas partidistas, el ascenso de los grupos de izquierda y la generalización de la violencia, su actitud se llenó de reservas y paulatinamente se fue alejando de la República hasta convertirse en uno de sus críticos más incisivos. “No era esto para lo cual habíamos trabajado en tiempos de la Monarquía”, afirmó en una ocasión26. Su rechazo se hizo todavía más claro a comienzos de la guerra civil, cuando en compañía de otros escritores se fue al extranjero “con una prisa casi vergonzosa”27. Allí repudió un manifiesto en favor de la República que había firmado pocos días antes, y enseguida dos de sus hijos –Miguel y José– se incorporaron al ejército franquista. Miguel, su primogénito, médico de profesión, escribió años después: “[mi padre y yo] estábamos convencidos de que la vida futura de nuestro país sería más posible del lado nacional que del republicano. Mi intención era no quedarme al margen. Cuando le dije a mi padre que tenía el propósito de ir al frente le pareció natural”28.

  • 29 Cartas a Jaime Ramírez Hoyos, Madrid, 31 de mayo de 1936, y a Rafael Fernández Díaz, Madrid, 24 de (...)
  • 30 Carta a Drigelio Arteta, Madrid, 7 de junio de 1936.
  • 31 Carta a su padre, Madrid, 24 de mayo de 1936.
  • 32 Carta a Jorge Hernán [Latorre Cabal], Madrid, fin de la primavera de 1936. Nieto se refería a la c (...)
  • 33 Carta de Gerardo Molina, Bogotá, 31 de marzo de 1936.

19Si bien Nieto no fue sensible a los logros de Ortega y de su grupo, muy cerca de él estaban Luis Recaséns Siches y José Medina Echavarría, dos autores que años después le ayudarían en sus estudios filosóficos y sociológicos, aprovechó al máximo las demás excitaciones que la capital española le ofrecía a un latinoamericano con deseos de aprender. A los pocos días de estar en Madrid se hizo socio del Ateneo, el centro que aglutinaba a las personalidades más notables de las ciencias, las artes y la política, y donde tenían lugar los más sonados debates intelectuales y políticos del momento. Allí escuchó a los dirigentes de la República –a Manuel Azaña, Indalecio Prieto y Largo Caballero–, a extranjeros vinculados con la cultura española –a los franceses André Malraux y Jean Cassou–, al renombrado jurista Luis Jiménez de Asúa y al influyente periodista socialista Luis Araquistain, amigo de Baldomero Sanín Cano. Si el Ateneo “había sido el refugio de la intelectualidad liberal y democrática en lucha contra el absolutismo monárquico, hoy los papeles se han cambiado y el Ateneo es el baluarte de la intelectualidad socialista en lucha contra la República burguesa”29. Otra fuente de estímulos fue la compra de libros y revistas. La industria editorial de la Península había alcanzado durante las últimas décadas un desarrollo notable. Casas editoras como La España Moderna, F. Sampere, Prometeo, Reus, Bergua, Labor, Minerva, Aguilar, Bosch, Cenit, Daniel Jorro, Revista de Derecho Privado, Calpe, Espasa (y su posterior fusión en Espasa-Calpe), y la ya mencionada Revista de Occidente, pusieron a disposición de los lectores de habla castellana la mejor producción alemana, francesa, inglesa e italiana en las áreas del derecho, la economía, la sociología, la historia y la filosofía. Las primeras versiones de los más importantes pensadores modernos –Marx, Engels, Spencer, Durkheim, Tarde, Simmel, Tönnies, Michels, Stammler, Sombart, Spengler, Scheler, Laski, Kelsen, Hegel y Husserl– salieron de las prensas de estas casas editoriales, y en ellas se formaron los pensadores españoles y latinoamericanos de la primera mitad del siglo xx. Nieto se hizo a buena parte de sus fondos. “He comprado una gran cantidad de libros científicos de derecho, de sociología y de economía”, le reveló con entusiasmo a su primo Drigelio Arteta30. Y en el mismo sentido le manifestó a su padre: “mi biblioteca cada día se enriquece con nuevos y muy valiosos libros y adquisiciones. Se puede decir que tengo casi todos los libros de derecho extranjeros que se han traducido en España. Por lo pronto tengo los más importantes de la Reus y de la Revista de Derecho Privado”31. Era también un difusor de esta novísima literatura entre sus amigos de Colombia. “Muy pronto –le reveló a uno de ellos– te enviaré el primer catálogo de libros. Lo prepararé muy cuidadosamente”. Y agregó: “te enviaré libros que aún no tengas como la Historia de Gide y Rist y Economía y derecho de Stammler32. A su vez, desde Bogotá Gerardo Molina le solicitaba el envío de “libros marxistas sobre economía, legislación obrera y cuestiones universitarias para mis cátedras en la Universidad Libre y en la Universidad Nacional”33.

  • 34 Gonzalo Santonja, La república de los libros (Barcelona, 1989), p. 39. Santonja trae el catálogo c (...)

20De estas casas impresoras, la más significativa para los estudios marxistas fue la editorial Cenit de Madrid, “una de las de mayor importancia durante los intensos años de la ii República”, fundada por el editor Rafael Jiménez Siles y el abogado Graco Marsá, con la colaboración del asturiano Wenceslao Roces34. De sus prensas salieron cuadernos de “cultura proletaria”, cursos de “iniciación marxista”, libros de vulgarización médica, novelas de temas sociales y políticos, crónicas y registros autobiográficos, pero, sobre todo, las primeras traducciones profesionales de las obras de Marx y Engels y de algunos representantes de la ii Internacional. Los primeros títulos aparecieron en 1928 y los últimos en 1936. La “Biblioteca Carlos Marx”, a cargo de Roces, tradujo varios libros de los fundadores del marxismo, lo mismo que de Lenin, Bujarin, Luxemburgo y Mehring, además del texto clásico de Prosper Olivier Lissagaray sobre la Comuna de París. Roces había estudiado derecho en Oviedo, y en 1920 se fue a Alemania a continuar su educación jurídica con el romanista Otto Lenel en Friburgo y el filósofo del derecho Rudolf Stammler en Berlín. En 1923, a los 26 años de edad, obtuvo la cátedra de derecho romano en la Universidad de Salamanca, y paralelo al trabajo docente tradujo varias obras de Stammler, los dos volúmenes de la Historia del derecho romano de Robert von Mayr, La interpretación de los negocios jurídicos de Erich Danz y las Instituciones de derecho privado romano de Rudolph sohm, el historiador de la jurisprudencia latina y medieval que revivió y puso de nuevo en circulación el concepto de carisma. En Salamanca trabó amistad con Miguel de Unamuno, y a su lado luchó contra la dictadura de Primo de Rivera. Con la llegada de la República se declaró marxista y participó en la creación del Partido Comunista Español, al cual permaneció unido hasta sus últimos días. Cuando estalló la insurrección de los mineros socialistas de Asturias, que le costó la vida a cerca de 2.000 personas, se trasladó a su tierra natal, pero una vez sofocado el alzamiento revolucionario se exilió en la urss. Su estancia en Moscú durante los primeros años del reinado del terror estalinista –el comienzo de las purgas contra los dirigentes bolcheviques–, los empleó en la profundización de sus conocimientos del ruso y en el desarrollo del proyecto de traducción de El capital, que lo hiciera famoso en toda Hispanoamérica. Con el triunfo del Frente Popular regresó a España y, cuando Nieto residía en Madrid, fue nombrado subsecretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, puesto en el que desarrolló una intensa labor cultural. Con el avance final de Franco y la caída de la República, se exilió en Francia y a continuación se trasladó a América Latina. Después de una corta estadía en las universidades de Chile y La Habana, se fue a México, su segunda patria.

21En México, Roces desplegó sus mejores dotes: la traducción. Fue un intérprete temerario: vivió de la traducción y para la traducción. Vertió al castellano libros pequeños, medianos y extensos, pero, sobre todo, los de gran tamaño. Más que intimidarlo, la corpulencia de los robustos tratados europeos lo llenaban de coraje. Trasladó al castellano las obras más notables de Marx y Engels, y las contribuciones más festejadas de la escuela histórica alemana del siglo xix y comienzos del xx, sin descuidar la filosofía, el derecho, la política y la estética germanas. Por sus párpados, su máquina de escribir y sus dictados, pasaron Ranke, Mommsen, Droysen, Friedlaender, Gregorovius, Johannes Bühler, el suizo Burckhardt, el holandés Huizinga y el sueco Heckscher, lo mismo que Hegel, Dilthey, Windelband y Wilhelm von Humboldt. Tampoco le fueron extraños los analistas filosóficos de las ideas. Trajo al español a Ernst Cassirer, Werner Jaeger, Georg Lukács, Ernst Bloch, Wilhelm szilasi y Erwin Rohde, el amigo de Nietzsche. Algo semejante hizo con las exhaustivas biografías intelectuales y políticas de los fundadores del “socialismo científico”: la de Franz Mehring sobre Marx –que había publicado Cenit en 1932– y la de Gustav Mayer sobre Engels. En el campo jurídico midió sus armas con Kelsen, Merkel y Radbruch, una prolongación más de sus juveniles esfuerzos salmantinos asociados con Danz, Sohm, Mayr, Lenel y Stammler. No se debe olvidar, además, que en los días dorados de Cenit había trasladado las conferencias de Ferdinand Lassalle, ¿Quées una constitución?, que iluminaron y continúan iluminando a los estudiosos del derecho público. Pero no sólo el alemán le fue familiar. Del ruso, el inglés y el francés tomó obras relevantes que vació con donaire en la lengua de Cervantes. Con la ayuda del gaditano Adolfo Sánchez Vázquez, especialista en estética marxista, tradujo los pesados manuales de historia de la Unión Soviética, de economía política y de materialismo histórico salidos de la agobiante Academia de Ciencias de la urss para consumo de los militantes de los partidos comunistas de América Latina. Del inglés descifró con elegancia los animados tomos de El renacimiento en Italia de J. A. Symonds y del francés, con la ayuda de dos amigos, el no menos voluminoso y sistemático Mediterráneo de Fernand Braudel.

  • 35 Y en las Ediciones Pueblos Unidos de Montevideo, casa editorial fundada en 1943 por el Partido Com (...)
  • 36 Pedro Escarón, “Advertencia” a la traducción de El capital de Karl Marx difundida por la editorial (...)

22Estas versiones, que parecían infinitas, encontraron su mejor acogida en los folios de la casa Grijalbo y del Fondo de Cultura Económica de México, dos acreditadas empresas editoriales de gran recibo en las bibliografías universitarias de América Latina35. A través de ellas la pluma regalada de Roces educó generaciones enteras de economistas, juristas, historiadores, sociólogos, filósofos y activistas políticos. Algunas han sido calificadas de libres y excesivamente literarias. El éxito de la versión de El capital, escribió uno de sus críticos, “se basa en el elegante [y] cálido estilo español de Roces, quien en no pocos lugares adapta con tanta frescura e inspiración como si él fuera autor”36. Siempre pensó que la gran traducción era aquella que creaba en la mente del lector la sensación de que el libro que tenía en sus manos había sido escrito en español. Quien se inicie en la lectura del Manifiesto comunista en la pluma poemática de Roces, hallará las demás versiones prosaicas, apagadas y ajenas al vigor juvenil de Marx y Engels.

  • 37 Información sobre la vida y obra de W. Roces se encuentra en el ensayo de Benjamín Rivaya, “Comuni (...)

23Como en el período salmantino, en América Roces enseñó derecho, filosofía e historia, y publicó ensayos sobre temas jurídicos y políticos. Pero aquí, como en España, el traductor opacó al autor y al profesor. En 1977, dos años después de la muerte del general Francisco Franco, regresó a su querida Asturias para participar en las primeras elecciones democráticas en representación del Partido Comunista. Fue elegido senador, pero meses después volvió a México sordo, fatigado y nostálgico. A medida que avanzaban los años vinieron los reconocimientos: recibió el “Collar y la Banda del Águila Azteca”, la mayor distinción del Estado mexicano; la Universidad Nacional Autónoma de México le otorgó el “Premio de Docencia en Humanidades”; el Instituto Superior de Traductores exaltó la labor de su vida, y las universidades de Mixoacán, Morelia y Toluca le concedieron doctorados Honoris Causa. Falleció en México en marzo de 1992 a los 95 años de edad. Nadie como él tuvo tantos discípulos a distancia37.

ALZAMIENTO DE FRANCO

  • 38 Carta a José María Villarreal, Madrid, 28 de marzo de 1936.
  • 39 Carta de Gerardo Molina, Bogotá, 31 de marzo de 1936.
  • 40 Ibidem.

24El aprendizaje intelectual de Nieto se enriqueció con la observación directa del proceso español. “Sigo paso a paso el movimiento de la política española”, advirtió por aquellos días38. La República era el ensayo democrático más notable de la Europa de los treinta, y su desarrollo era seguido con atención por las demás naciones. La República de Weimar (1918-1933), la otra gran experiencia democrática de aquellos años, de la cual los españoles habían tomado buena parte de su constitución republicana, había fracasado con la derrota de la socialdemocracia y el ascenso de Hitler al poder. Después de siglos de monarquía y de organización autoritaria del Estado, la Península mostraba un régimen parlamentario y una efervescencia política desconocida en el pasado. Obreros y campesinos parecían estar maduros para la toma del poder y muchos creían, con Trotski, que este sería “el segundo país de la dictadura proletaria”39. Nieto era un privilegiado al tener ante sus ojos una crisis que pocas veces surgía con la claridad y vehemencia del caso español. “Para ti, le recordaba Gerardo Molina desde Bogotá, debe ser muy intenso y saludable [contemplar] lo que ninguno de tus compañeros ha podido presenciar: la movilización de las masas bajo el estímulo de una estricta conciencia de clase”40.

25Pero este aprendizaje se interrumpió súbitamente. El 17 de julio el general Francisco Franco se sublevó en Marruecos contra la República, con el apoyo de la Iglesia y de las clases altas. Franco esperaba que su ejemplo fuera seguido por los cuarteles de las ciudades más importantes, a fin de asestar un golpe decisivo y evitar la organización de la resistencia del gobierno republicano. La revuelta se expandió rápidamente y en pocos días el ejército parecía tener en sus manos la mitad del país. Sin embargo, después de los primeros encuentros, los rebeldes vieron con sorpresa que los habitantes de las ciudades respondían con furia al ataque de los insurrectos. Ello resultó en la despiadada confrontación conocida como la Guerra Civil Española que duraría tres años y dejaría al país en ruinas.

  • 41 Alexis de Tocqueville, Recuerdos de la revolución de 1848 (Madrid, 1984), p. 131.
  • 42 Carta a Jorge C. Guacaneme, Madrid, 13 de septiembre de 1936.
  • 43 Hugh Thomas, La guerra civil española (Barcelona, 1976), vol. i, p. 270.

26Nieto fue un espectador directo, no exento de riesgos, de las batallas en defensa de la capital entre el 20 de julio y 10 de noviembre de 1936, fecha en la cual debió abandonar la ciudad. Salió a la calle, observó los tiroteos, el pánico de los habitantes huyendo de la ciudad y los avances de milicianos que luchaban con más fervor revolucionario que destreza militar. No caía en la cuenta de que en “tiempos de disturbios, hasta el papel de espectador es peligroso”41. “He vivido días emocionantes –escribió con euforia– siguiendo la lucha heroica del pueblo español contra el fascismo y los militares rebeldes”42. El 20 de julio las milicias populares asaltaron el cuartel de la Montaña de Madrid y desalojaron a los insurrectos. El pueblo se había dedicado al saqueo e incendio de iglesias para manifestar su ira contra el clero, el inveterado aliado de los “fascistas”. Como medida de precaución, los empleados de la Legación Colombiana se trasladaron al edificio de la embajada, donde el trabajo se había multiplicado a causa de la oleada de nacionales que regresaban al país. Las luchas callejeras se intensificaron, la inseguridad rondaba los barrios, el comercio redujo sus labores y las actividades normales de la ciudad se vieron interrumpidas. En la sola Madrid fueron incendiadas cincuenta iglesias en una sola noche43.

  • 44 Ibidem, p. 297.
  • 45 Memoria del ministro de Relaciones Exteriores al congreso de 1937 (Bogotá, 1937), pp. 166-174.
  • 46 Después de prolongadas gestiones diplomáticas, el gobierno republicano admitió los hechos y acordó (...)

27Los ataques contra la Iglesia estuvieron acompañados de una alucinante matanza de religiosos. Se cree que durante la conflagración civil murieron 6.844 prelados entre obispos, sacerdotes, frailes y monjas44. El anticlericalismo no parecía tener límites en el corazón de algunos españoles y sus expresiones más crueles dejaban ver el odio hacia una dominación hierocrática que se resistía a morir. Muchas veces la furia de los atacantes no les permitía diferenciar entre religiosos nacionales y extranjeros. Así, el 8 de agosto de 1936 una patrulla de milicianos catalanes interceptó a un grupo de Hermanos de San Juan de Dios de Colombia que la Legación enviaba a Barcelona para su repatriación. Al llegar a Barcelona, los Hermanos fueron fusilados junto a un colombiano que el embajador había destinado para acompañarlos. En forma similar, otro ciudadano colombiano que hacía estudios de teología en la provincia de Badajoz, fue ultimado a pesar de que portaba un salvoconducto expedido por el gobernador y las fuerzas auxiliares del gobierno español45. Era claro que el Estado había perdido el control de las patrullas armadas surgidas espontáneamente para repeler el alzamiento militar de Franco46.

  • 47 Álvaro Tirado Mejía, Aspectos políticos del primer gobierno de Alfonso López Pumarejo (Bogotá, p. (...)

28Los meses de agosto y septiembre fueron de intenso trabajo para Nieto en la Legación. El embajador colombiano en Madrid, Carlos Uribe Echeverri, renunció a mediados de agosto y el joven Nieto debió asumir la dirección de la Embajada mientras que el gobierno nombraba su reemplazo. Uribe Echeverri había sido candidatizado a la presidencia por un grupo de derecha del Partido Liberal para suceder a López Pumarejo, y una vez llegó a Bogotá emprendió una enérgica campaña contra la experiencia española. Declaró que Colombia seguiría el mismo camino de la Península en caso de no corregir la política social del presidente López. A su juicio, el Presidente había hecho aprobar en el congreso una reforma constitucional de tipo bolchevique que acabaría con la tradición democrática del país47. La candidatura del ex-embajador no prosperó, pero sus críticas contribuyeron a alimentar la leyenda negra contra la república española que el Partido Conservador impulsaba de tiempo atrás en su agresiva lucha contra el régimen liberal.

  • 48 Carta a César F. de Hart, Madrid, 13 de septiembre de 1936.

29Entre tanto la situación en Madrid se agravaba. Franco bombardeó la ciudad con aviones alemanes entre el 27 y el 29 de agosto, y dos meses después volvió a atacar sus entradas creando una sensación de inseguridad generalizada. Ante estos sucesos, los dirigentes optaron por trasladar el asiento del gobierno republicano a Valencia. Nieto reveló a un amigo: “Todas las noches, por temor a un bombardeo fascista contra la ciudad, ésta ha permanecido casi a oscuras. Los faroles de gas apenas alumbran las calles... Nadie se aventura a transitar a esa hora por la ciudad. Parece la capital de una población abandonada”48.

  • 49 E. H. Carr, La Comintern y la Guerra Civil Española (Madrid, 1986), p. 52.

30La situación se hizo insostenible a principios de noviembre. Las detonaciones se escuchaban por todas partes y se esperaba que en cualquier momento el ejército franquista entrara en la ciudad y la arrasara. Las embajadas evacuaron su personal y Madrid se convirtió en el frente de batalla más importante de la Guerra Civil. El 7 de noviembre se luchaba en los arrabales y muchos madrileños daban por perdida la capital. El 9 los franquistas se tomaban la Casa de Campo y el Hospital Militar, dos sitios clave de la entrada occidental de la ciudad. Al día siguiente Nieto salía por la carretera de Valencia con la seria sospecha de que a los pocos días la capital estaría en manos de los “fascistas”. Pero Madrid no cayó. En el momento crítico de los enfrentamientos llegaron las brigadas internacionales y los tanques y aeroplanos soviéticos que, junto al recién creado ejército republicano, detuvieron el avance franquista49.

  • 50 Carta a Daniel Caicedo Gutiérrez, Bogotá, 26 de septiembre de 1938. Nieto permaneció 14 días en Pa (...)

31Para entonces Nieto había llegado a Valencia con el objeto de organizar los negocios de la Legación. Allí permaneció algunos días y después se fue a París a informar a la embajada colombiana en Francia sobre el desarrollo de los acontecimientos españoles. Nunca más habría de alcanzar tantas experiencias intelectuales y políticas en tan pocos meses. Así finalizaba su primera experiencia en el Ministerio de Relaciones Exteriores, organismo al cual estaría vinculado por cerca de quince años50. Aquélla sería, además, su primera y última experiencia europea. Jamás tornaría al Viejo Mundo.

BALANCE DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA

  • 51 Entrevista con Tomás Nieto Arteta, Bogotá, septiembre de 1990.
  • 52 Cartas a su hermano Rafael, Bogotá, 18 de agosto de 1937, y a Fritz Karsen, Bogotá, 16 de noviembr (...)
  • 53 Carta a su hermano Tomás, Bogotá, 22 de agosto de 1937.
  • 54 Carta al Consejo Directivo de la Universidad Nacional, Bogotá, 7 de mayo de 1937.

32Nieto regresó al país en diciembre de 1936. Fue recibido con júbilo por sus padres y hermanos en Puerto Colombia, y luego de pasar una temporada de vacaciones en Barranquilla, se trasladó a Bogotá para finalizar sus obligaciones académicas con la Facultad de Derecho51. Antes de emprender la redacción de las últimas secciones de la tesis de grado era necesario pensar en unos ingresos que le permitieran sobrevivir en la capital. La ayuda de los padres había terminado; los limitados recursos de don Ángel María y de doña Herminia estaban destinados ahora a la educación universitaria de los hermanos menores. El rector de la Escuela Normal Superior, el médico y psiquiatra José Francisco Socarrás, le ofreció la cátedra de sociología, y su antigua Facultad de Derecho una materia de ciencias sociales en el “Año Preparatorio”, el preuniversitario. Estos cargos le permitieron “una existencia medianamente decorosa”52. Sus clases de sociología estudiaban el desarrollo de la cultura nacional y las de ciencias sociales ilustraban los problemas colombianos. En ambos cursos dejaba a un lado el dogmatismo y la retórica vacía, los métodos de enseñanza que tanto había sufrido durante sus estudios universitarios53. En la cátedra de ciencias sociales, mucho más sociológica que la ofrecida bajo el atractivo título de “Sociología” en la Normal Superior, promovió salidas de campo y trabajos escritos entre los estudiantes para familiarizarlos con los afanes de la investigación social. En una ocasión se trasladó con sus alumnos al municipio de Zipaquirá para estudiar –en el terreno– los salarios, las condiciones laborales, los accidentes y los seguros de los trabajadores de las salinas54.

  • 55 Carta a su hermano Rafael, Bogotá, 18 de agosto de 1937.

33Su establecimiento en Bogotá fue rápido. Nuevamente se rodeó de sus antiguos amigos y compañeros de estudio y se acercó a las tertulias y reuniones vespertinas de los cafés del centro de la ciudad. Las más atractivas tuvieron lugar en el Café Gardel de la carrera 8.a con la calle 15. Allí discutía sus tribulaciones españolas, sus lecturas, sus proyectos intelectuales y las noticias de la política nacional e internacional55. Al calor de estos debates surgió la idea de escribir una serie de artículos sobre España para ofrecer una adecuada comprensión de los acontecimientos, aparentemente contradictorios, difundidos por la prensa bogotana. Germán Arciniegas, su amigo de los años de lucha estudiantil y ahora director de la sección dominical del diario El Tiempo, se interesó en ellos y empezó a publicarlos en julio de 1937 bajo el sugestivo título De la España que yo viví.

  • 56 “El fascismo en España” (julio 4); “La caída de Alcalá Zamora” (julio 18); “El Partido Anarquista” (...)
  • 57 L. E. Nieto Arteta, “La heroica hispanidad”, El Tiempo, segunda sección, agosto 15 de 1937, p. 3.

34Nieto alcanzó a escribir seis extensos ensayos en los cuales combinaba datos históricos con observaciones personales56. Su intención era mostrar a los lectores el origen y desarrollo de los conflictos que acompañaron la República y las lecciones que se podían extraer de ellos. Volviendo una vez más a la teoría del desarrollo desigual y combinado de Trotski, caracterizó la situación española como el resultado de la confluencia de diversos estadios de evolución social. Mientras que en las ciudades se encontraba un proletariado organizado, en el campo existía una amalgama de relaciones semifeudales entre campesinos y dueños de la tierra. A esto se sumaba una extendida clase artesanal y una burguesía numéricamente pequeña compuesta de industriales y comerciantes, incapaces de promover por sí solos una democratización del país. España era el escenario de “una sucesión maravillosa de contrarias y diversas formas económicas que correspondían a distintos momentos de la evolución histórica: el taller y la fábrica, el latifundio y la parcela, el gran almacén y el pequeño comercio, la economía natural y la economía monetaria”57. Sobre este fondo surgió la República en 1931. Desde un principio se propuso limitar la gran propiedad rural y las relaciones de dependencia personal entronizadas desde tiempos inmemoriales. La única salida era el desarrollo industrial y la integración de las masas al juego político, como lo habían mostrado los estados europeos de mayor tradición democrática. Estos esfuerzos ocuparon los primeros años de la República, pero la capacidad organizativa de la izquierda rebasó al poco tiempo el proyecto democrático-burgués que le servía de base. Obreros y campesinos tomaron la iniciativa y empezaron a hacer demandas que la República no pudo satisfacer, la burguesía se unió a los grupos tradicionales –a la Iglesia y a los dueños de la tierra–, y en medio de la lucha de clases el proceso político de la Península se radicalizó hasta que el ejército y los grupos de derecha se levantaron en armas en julio de 1936.

  • 58 L. E. Nieto Arteta, “El Partido Anarquista”, El Tiempo, segunda sección, julio 25 de 1937, p. 3.
  • 59 Ibidem.
  • 60 L. E. Nieto Arteta, “La heroica hispanidad”, p. 3.

35Sobre este escenario económico-social, Nieto se adentró en la psicología social del español. Haciendo suya una postura del sociologismo vulgar, afirmó que los modos de producción artesanales eran afines al individualismo, al heroísmo y al anarquismo, al rechazo de toda acción organizada en la lucha política. A su juicio, una economía que no ha pasado por un intenso desarrollo industrial promueve una individualidad exagerada, “ya que su actividad económica no va unida al proceso colectivo y solidario de la producción técnica”58. De allí el heroísmo de los mineros asturianos y de las milicias republicanas, capaces de llegar al suicidio para llevar a feliz término una acción que sienten como suya y a la cual sólo renunciarían con la muerte. Están preparados para dinamitar una fortaleza detonando los tacos que cuelgan de su cinturón, de la misma manera que están listos a entregar su cuerpo a los proyectiles enemigos –como en la defensa de Madrid– con el fin de sumarse al cuadro de “héroes mitológicos de leyendas inverosímiles”59. Esta es la parte más débil de sus ensayos, a la cual adicionó una retórica spengleriana y marxista sobre la personalidad cambiante e inestable del español. En su concepto, el poblador de la Península podía nacer conservador y a continuación hacerse revolucionario, pues el carácter mismo de su economía, la afirmación simultánea de diversas formas productivas, hacen que “el español viva psicológicamente un devenir perpetuo y anárquico y no un estado siempre idéntico a sí mismo”60.

36En su último ensayo, “La guerra y la revolución”, resumió las lecciones del caso español. Su crítica se dirigió a los aspectos negativos del Frente Popular como teoría y práctica del movimiento obrero. Si durante su estadía madrileña había saludado con júbilo las jornadas del Frente, ahora sus reservas estaban dirigidas a señalarlo como uno de los mayores errores de la Internacional Comunista. A su juicio, el Frente Popular frenó el impulso revolucionario de las masas en el momento mismo en que los obreros y los campesinos estaban próximos al estallido insurreccional. Con ello limitó la autonomía de los partidos de izquierda al comprometerlos con el gobierno y las decisiones del Estado, pero, sobre todo, atemorizó a la burguesía liberal y a los partidos de centro, empujándolos hacia el fascismo al lado de las fuerzas más reaccionarias de la sociedad española.

  • 61 Isaac Deutscher, Stalin (México, 1965), pp. 389-90.

37Había mucho de verdad en estas críticas. Stalin, uno de los primeros en ayudar con armas a la República, estaba más interesado en conservar la respetabilidad de la democracia española que en auspiciar un Octubre en la Península. Esto último lo habría indispuesto con Inglaterra y Francia todavía vacilantes respecto de lo que sucedía en el mundo ibérico. Una de las instrucciones de las misiones rusas en España era la de frenar las demandas de socialización de la industria y de expropiación de la tierra promovidas por los anarquistas y las vanguardias obreras y campesinas. Esta estrategia apaciguadora llegó incluso a la purga de troskistas y de dirigentes anarcosindicalistas que veían con disgusto las tácticas transaccionistas y poco revolucionarias de los comunistas. El propio Stalin, quien seguía con atención los sucesos, envió a España “agentes de su policía política, expertos en purgas y en la cacería de herejes”, que terminaron por crear un “reinado del terror en las filas republicanas”61

38No cabe duda de que la aproximación de Nieto, de 24 años de edad, mostraba una independencia de criterio respecto a las ideas dominantes del movimiento comunista internacional. Sin embargo, tomados en conjunto, los ensayos De la España que yo viví carecen de orden y de unidad interna. En su interior se mezclan las más diversas perspectivas analíticas –históricas, psicológicas, políticas y filosóficas– sin alcanzar una presentación orgánica y persuasiva. Si bien las explicaciones marxistas eran las dominantes, a menudo se las dejaba de lado por la grandilocuencia culturalista de Spengler, muy dada a las disquisiciones especulativas sobre el “carácter nacional” como fuente de las acciones individuales. Este deseo de abarcarlo todo sin el suficiente control será una característica de los escritos de Nieto, que en el futuro se traducirá en un confuso eclecticismo aupado por un afán enciclopédico.

  • 62 Carta a su hermano Rafael, Bogotá, 18 de agosto de 1937.
  • 63 Carta a César F. de Hart, Bogotá, 20 de septiembre de 1937.
  • 64 Al año siguiente (1938), Nieto publicó en El Tiempo cinco breves reseñas de autores españoles que, (...)

39Nieto pensaba compilar sus ensayos sobre España en un libro de crítica social y política. “Posiblemente los reúna en un tomo pequeño –anunció a su hermano Rafael– que podría llevar un prólogo de Germán Arciniegas, quien se ha interesado tanto en los artículos y a quien le debo su publicación”62. Pero antes quería escribir otros más sobre los bombardeos nocturnos, las manifestaciones políticas, la quema de iglesias y la toma de edificios públicos63. El proyectado libro no se materializó, y pronto Nieto se interesó en otras lecturas, temas y proyectos de investigación64.

40Por ahora estaba la urgente terminación de la tesis de grado que había empezado a redactar antes de su salida para España, y que todavía reclamaba las necesarias adiciones y pulimentos de la versión final.

Notes

1 Cartas a su hermano Rafael, Madrid, 10 de mayo y 12 de julio de 1936. La participación de Rafael Nieto en el Grupo Marxista mencionada por Gerardo Molina en Las ideas liberales en Colombia: 1915-1934 (Bogotá, 1974), 276, y por Gonzalo Buenahora en Sangre y petróleo (Bogotá, 1970), p. 184, fue muy fugaz.

2 Archivo de Matrículas de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Colombia de los años 1931 a 1935.

3 Carta de Eduardo Zuleta Angel a Carlos Arango Vélez, Bogotá, 16 de febrero de 1938, reproducida en L. E. Nieto Arteta, De Lombroso a Pende (Bogotá, 1938), p. 5.

4 Carta a su hermano Rafael, Madrid, 10 mayo de 1936.

5 Junto con sus amigos del Grupo Marxista, Nieto tomó la noción de desarrollo desigual y combinado de las “Particularidades del desarrollo de Rusia”, el capítulo inicial de la Historia de la revolución rusa de Trotski traducida del ruso por Andrés Nin (Madrid, 1932).

6 L. E. Nieto Arteta, Ensayos históricos y sociológicos (Bogotá, 1978), pp. 175-179.

7 Ibid., p. 179.

8 Hugh Thomas, La guerra civil española (Barcelona, 1976), vol. i, p. 180.

9 Carta a su hermano Rafael Antonio, Madrid, 24 de febrero de 1936.

10 Carta a Rafael Marriaga Barrios, Madrid, 24 de mayo de 1936.

11 Álvaro Tirado Mejía, Aspectos políticos del primer gobierno de Alfonso López Pumarejo (Bogotá 1981), p. 345.

12 Treinta años de lucha del partido comunista de Colombia (Bogotá, 1960), pp. 35 y 36. Un registro del ascenso y caída del Frente Popular en Colombia se encuentra en Álvaro Tirado Mejía, Aspectos políticos del primer gobierno de Alfonso López Pumarejo (Bogotá, 1981), cap. v.

13 Carta de Gerardo Molina, Bogotá, 31 de marzo de 1936.

14 Carta de Gerardo Molina, Bogotá, 7 de julio de 1936.

15 Ibidem.

16 Carta a Gerardo Molina, Madrid, 13 de septiembre de 1936.

17 Cartas a Juan José Turbay, Madrid, 10. de febrero de 1936; y a Alfonso López Michelsen, Madrid, 17 de febrero de 1936.

18 Carta a Eduardo Zuleta Angel, Madrid, 12 de julio de 1936.

19 Carta a José María Villarreal, Madrid, 6 de marzo de 1936.

20 José de Espronceda, Obras poéticas (Madrid, 1942), vol. i, p. 193.

21 Carta a Alfonso López Michelsen, Madrid, 17 de febrero de 1936.

22 José Ortega y Gasset, Obras completas (Madrid, 1966), vol. ii, p. 23.

23 Rockwell Gray, José Ortega y Gasset, el imperativo de la modernidad (Madrid, 1994).

24 Revista de Occidente, n.° 1, Madrid, julio de 1923, pp. 1-3.

25 Pero sí leyó la Revista y frecuentó las traducciones filosóficas e históricas promovidas por la editorial Revista de Occidente, casa que alcanzó a publicar 226 títulos. Después de la guerra civil, la dirección de la editorial pasó a manos del hijo de Ortega, el ingeniero y hombre de empresa, José Ortega spottorno. Rockwell Gray, José Ortega y Gasset, el imperativo de la modernidad (Madrid, 1994), p. 171. Con el paso de los años, el nombre de José Ortega Spottorno (19182002) estaría asociado a la creación y fomento de tres empresas españolas de gran éxito: la editorial Alianza de Madrid, el diario El País y la Sociedad Promotora de Informaciones prisa.

26 Hugh Thomas, La guerra civil española (Barcelona, 1976), vol. i, p. 128.

27 Gerald G. Brown, Historia de la literatura española: el siglo xx (Barcelona, 1980), p. 3.

28 Miguel Ortega, Ortega y Gasset, mi padre (Barcelona, 1983), p. 134. Ortega vivió en el extranjero –en Francia, Portugal y Argentina– durante los años de la guerra civil. Regresó a España en 1945 y vivió apartado de la política activa hasta su muerte en 1955. Un registro de su vida y obra durante el régimen de Franco se encuentra en Gregorio Morán, El maestro en el erial: Ortega y Gasset y la cultura del franquismo (Barcelona, 1998).

29 Cartas a Jaime Ramírez Hoyos, Madrid, 31 de mayo de 1936, y a Rafael Fernández Díaz, Madrid, 24 de febrero de 1936.

30 Carta a Drigelio Arteta, Madrid, 7 de junio de 1936.

31 Carta a su padre, Madrid, 24 de mayo de 1936.

32 Carta a Jorge Hernán [Latorre Cabal], Madrid, fin de la primavera de 1936. Nieto se refería a la conocida Historia de las doctrinas económicas de los franceses Charles Gide y Charles Rist (Madrid, 1927), y al mencionado texto del filósofo alemán del derecho Rudolf Stammler, Economía y derecho según la concepción materialista de la historia (Madrid, 1929).

33 Carta de Gerardo Molina, Bogotá, 31 de marzo de 1936.

34 Gonzalo Santonja, La república de los libros (Barcelona, 1989), p. 39. Santonja trae el catálogo completo de las obras publicadas por Cenit a lo largo de sus ocho años de vida: 224 títulos. Ver, igualmente, Manuel Tuñón de Lara, Medio siglo de cultura española (Madrid, 1984), pp. 279-280 y 286-287.

35 Y en las Ediciones Pueblos Unidos de Montevideo, casa editorial fundada en 1943 por el Partido Comunista uruguayo con apoyo soviético. Una de sus primeras publicaciones fue el Nuevo diccionario filosófico de la urss (Montevideo, 1944), el famoso lexicón de los académicos Pavel Iudin y Mark Rosental publicado en ruso en 1939, que difundió en Occidente el vocabulario marxista-leninista. Siguiendo las orientaciones del Partido Comunista de la Unión Soviética, el abecedario sufrió revisiones y ampliaciones a lo largo de los años. La última edición uruguaya, la tercera, apareció en 1961 con el título Diccionario filosófico abreviado, a la que le siguió una edición madrileña en 1975 a cargo de la editorial Akal con el nombre algo recortado de Diccionario de filosofía. Pronto se vio acompañado del Diccionario de economía política de los marxista-leninistas Eugenii F. Borisov, Vitalii A. Zhamin y Marieia F. Makarova (Montevideo, 1966), muy consultado por los difusores del marxismo soviético en la región.

36 Pedro Escarón, “Advertencia” a la traducción de El capital de Karl Marx difundida por la editorial Siglo xxi (México, 1975), tomo i, volumen i, p. xxi. Los nuevos traductores de El capital sometieron la versión de Roces a una crítica semejante a la que él había hecho 43 años antes a la de Manuel Pedroso.

37 Información sobre la vida y obra de W. Roces se encuentra en el ensayo de Benjamín Rivaya, “Comunismo y compromiso intelectual: Wenceslao Roces”, Papeles de la Fundación de Investigaciones Marxistas, n.° 14, Madrid, 2000; y en los registros de la Asociación Cultural Wenceslao Roces de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Oviedo (España).

38 Carta a José María Villarreal, Madrid, 28 de marzo de 1936.

39 Carta de Gerardo Molina, Bogotá, 31 de marzo de 1936.

40 Ibidem.

41 Alexis de Tocqueville, Recuerdos de la revolución de 1848 (Madrid, 1984), p. 131.

42 Carta a Jorge C. Guacaneme, Madrid, 13 de septiembre de 1936.

43 Hugh Thomas, La guerra civil española (Barcelona, 1976), vol. i, p. 270.

44 Ibidem, p. 297.

45 Memoria del ministro de Relaciones Exteriores al congreso de 1937 (Bogotá, 1937), pp. 166-174.

46 Después de prolongadas gestiones diplomáticas, el gobierno republicano admitió los hechos y acordó una indemnización de 250.000 pesos colombianos para distribuirse entre los familiares de las víctimas. Memoria del ministro de Relaciones Exteriores al congreso de 1938 (Bogotá, 1938), p. 327 y ss. Ver, igualmente, David Bushnell, Ensayos de historia política de Colombia: siglo xix y xx (Medellín, 2005), pp. 164-167.

47 Álvaro Tirado Mejía, Aspectos políticos del primer gobierno de Alfonso López Pumarejo (Bogotá, p. 349.

48 Carta a César F. de Hart, Madrid, 13 de septiembre de 1936.

49 E. H. Carr, La Comintern y la Guerra Civil Española (Madrid, 1986), p. 52.

50 Carta a Daniel Caicedo Gutiérrez, Bogotá, 26 de septiembre de 1938. Nieto permaneció 14 días en París.

51 Entrevista con Tomás Nieto Arteta, Bogotá, septiembre de 1990.

52 Cartas a su hermano Rafael, Bogotá, 18 de agosto de 1937, y a Fritz Karsen, Bogotá, 16 de noviembre de 1937. Ver, igualmente, L. E. Nieto Arteta, “El Año Preparatorio”, El Tiempo, Bogotá, marzo 23 de 1938, p. 4.

53 Carta a su hermano Tomás, Bogotá, 22 de agosto de 1937.

54 Carta al Consejo Directivo de la Universidad Nacional, Bogotá, 7 de mayo de 1937.

55 Carta a su hermano Rafael, Bogotá, 18 de agosto de 1937.

56 “El fascismo en España” (julio 4); “La caída de Alcalá Zamora” (julio 18); “El Partido Anarquista” (julio 25); “La heroica hispanidad” (agosto 15); “Universalidad de España” (agosto 29); y “La guerra y la revolución” (septiembre 5).

57 L. E. Nieto Arteta, “La heroica hispanidad”, El Tiempo, segunda sección, agosto 15 de 1937, p. 3.

58 L. E. Nieto Arteta, “El Partido Anarquista”, El Tiempo, segunda sección, julio 25 de 1937, p. 3.

59 Ibidem.

60 L. E. Nieto Arteta, “La heroica hispanidad”, p. 3.

61 Isaac Deutscher, Stalin (México, 1965), pp. 389-90.

62 Carta a su hermano Rafael, Bogotá, 18 de agosto de 1937.

63 Carta a César F. de Hart, Bogotá, 20 de septiembre de 1937.

64 Al año siguiente (1938), Nieto publicó en El Tiempo cinco breves reseñas de autores españoles que, por su tono y contenido, hacen parte De la España que yo viví: “El humanismo y la guerra española” (marzo 27); “Una gran obra, un gran autor” (mayo 29); “La sirena varada” (agosto i6); “Teatro de Alejandro Casona” (agosto 2i ); y “El bandidaje es un producto de la economía capitalista sostiene en Otra vez el diablo Alejandro Casona” (nov. 13). Fuera de unas pocas reseñas bibliográficas redactadas durante la década del cuarenta, el tema de España desaparece casi por completo en los escritos de Nieto. Sólo se registra su ensayo de crítica literaria, “Universalismo y sexualismo en el teatro: Casona y García Lorca”, Revista de las Indias (seg. época, n.° 36, dic. de 1941, pp. 85-96), y su meditación filosófica, “Universalidad de España”, publicado poco antes de su muerte en la revista América Española de Cartagena (n.° 61 septiembre de 1955).
El interés de Nieto por la obra de Federico García Lorca y de Alejandro Casona venía de sus días madrileños, ciudad en la que había frecuentado las salas de teatro. Consideraba a los dos escritores como la única manifestación renovadora del drama español, género que –a su juicio– se hallaba en un periodo de franca decadencia (carta a Jaime Ramírez Hoyos, Madrid, mayo 31 de 1936). Nieto trató personalmente a Casona en Bogotá en 1938, y después tuvo correspondencia con él durante algunos años.

© Universidad externado de Colombia, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search