Version classiqueVersion mobile

La introducción del pensamiento moderno en Colombia

 | 
Gonzalo Cataño

I. Preliminares de teoría y método

Texte intégral

LO MODERNO

1Como lo indica el título, el presente trabajo estudia la introducción del pensamiento moderno en Colombia. ¿Qué se entiende por moderno? La expresión ha tenido y sigue teniendo muchos significados, pero –en general-sugiere un período histórico y un estado espiritual habitual y repetitivo.

  • 1 Nicolás Maquiavelo, El príncipe (Madrid, 1993), pp. 31 y 91, 106 y 113.
  • 2 Michel de Montaigne, Ensayos (Madrid, 1992), vol. ii, 10.

2El estado habitual y repetitivo viene del latín modernus, que significa lo actual. El Diccionario de autoridades de 1732 definió el término como “lo que es o sucede de poco tiempo a esta parte”, y lo que en colegios y universidades se considera como aquello que “vale lo mismo que nuevo” en contraposición a lo antiguo. Para mayor ilustración los autores del Diccionario citaron un pasaje tomado de los Annales sevillanos de Diego Ortiz de Zúñiga: “Las dos santísimas imágenes están colocadas en bellos retablos de moderna arquitectura, y talla estofada y dorada”. El vocablo proviene del Renacimiento, del siglo xiv, época en que se empezó a usar para aludir a lo reciente, a las cosas y sucesos del presente. Fue el empleo que le dio Maquiavelo en varios pasajes de El príncipe. En uno de ellos, en la dedicatoria a Lorenzo de Médici, escribió que “una larga experiencia de las cosas modernas y una continua lectura de las antiguas” lo habían llevado a conocer las motivaciones de los grandes hombres y los éxitos y fracasos de sus empresas1. Lo mismo sucedió con Montaigne cuando reflexionó sobre las lecturas que más llamaban su atención. “Apenas me dedico a los modernos –testificó–, porque los antiguos me parecen más llenos y recios”. Entre los modernos recomendaba el Decamerón de Boccaccio, los libros de Rabelais y los poemas eróticos, los Besos, del flamenco Juan Second, contemporáneo de Maquiavelo2.

  • 3 Francisco Romero, Ideas y figuras (Buenos Aires, 1949), p. 98, y Alfred von Martin, Sociología del (...)
  • 4 Josiah Royce, El espíritu de la filosofía moderna (Buenos Aires, 1947), pp. 42-53. Las conferencia (...)

3Respecto al período histórico, el término ha servido para indicar las mudanzas de la sociedad en las esferas de la economía, la política y la cultura. En ocasiones se lo ha utilizado para caracterizar los siglos que van desde la caída del Imperio Bizantino y el descubrimiento de América hasta el presente. Otros lo han empleado para calificar al Renacimiento como vestíbulo de la modernidad, “la primera época burguesa de la edad moderna”3, o para identificar ciertos estadios del desenvolvimiento del arte, la literatura, la ciencia y el pensamiento filosófico, como el conocido libro de Alfred North Whitehead La ciencia y el mundo moderno de 1925 o El espíritu de la filosofía moderna (1892) del filósofo norteamericano Josiah Royce. El primero estudió el influjo de la ciencia en el pensamiento occidental de los siglos xvii-xix, y el segundo examinó la obra de un grupo de pensadores de esa misma época que plantearon los problemas centrales de la especulación filosófica de nuestros días. Royce partió de Spinoza, pasó al empirismo inglés y luego a Kant, Fichte, Schelling y Hegel para detenerse en Schopenhauer y en la teoría de la evolución. A estas centurias las llamó el período culminante del pensamiento moderno. ¿Por qué moderno?, ¿sus antecesores no lo eran? Royce señaló que eran modernos porque habían desarrollado los problemas que inquietaban a la filosofía de su tiempo, la de finales del siglo xix. Estos problemas estaban asociados al estudio científico de la naturaleza y al escrutinio veraz (positivo) de la vida del hombre. Su aparición dejó atrás el inmovilismo de la Edad Media y las explicaciones religiosamente orientadas de los fenómenos naturales y de los hechos vinculados a la existencia humana. El conocimiento destronó a la fe y la razón triunfó sobre las explicaciones fundadas en la revelación. Ahora el hombre se volcaba sobre sí mismo, reflexionaba acerca de su lugar en el mundo, descubría su historia y meditaba sobre la organización política que debía regir su destino. El saber y el hacer se unieron para enriquecerse mutuamente. Los modernos depusieron el derecho divino de los reyes, declararon la igualdad entre los individuos, subrayaron la conformidad con las leyes civiles y elevaron el derecho a instrumento de paz, acuerdo y tolerancia. Anunciaron la muerte de Dios –destronaron la idea de un mundo superior al conocido donde reinaban la felicidad, el bien, la verdad y la justicia– y exaltaron la autonomía de la razón y del conocimiento sin cortapisas externas provenientes de la tradición o de las adhesiones políticas y religiosas. Este legado se vio reforzado por las contribuciones de las ciencias sociales y naturales del siglo xix. Los seres humanos examinaron su pasado y los fundamentos de su constitución física. Se desnudaron; fueron capaces de explorarse a sí mismos, de verse como objeto de estudio siguiendo los preceptos de la ciencia que habían forjado para examinar el reino de las cosas materiales. La teoría de la evolución sacó a luz el pasado animal del hombre y la filosofía de la cultura recreó la dimensión espiritual que intentaba superar el fundamento bestial de su origen4

  • 5 Josiah Royce, El espíritu de la filosofía moderna (Buenos Aires, 1947), p. 22.

4Todo esto constituía, para Royce, el ímpetu del pensamiento moderno. Extendiendo su mensaje, quería fundar un sistema filosófico que respondiera a los interrogantes planteados por sus representantes más conspicuos. Veía el espíritu moderno como una corriente intelectual de los últimos siglos, y como un conjunto de problemas actuales que debían estudiar los filósofos asistidos por una ética de responsabilidad y por un compromiso con la sociedad. Su tarea era “organizar aquí en la tierra un orden social digno”5.

5Lo moderno es, entonces, una dimensión bifronte que toda exposición formal debe diferenciar a pesar de que sus caras estén estrechamente unidas. Lo moderno, es lo actual, lo hodierno, lo perteneciente al día de hoy, el ideario que mueve a los individuos del presente y modela su existencia, pero también es un proceso, una corriente de ideas y de estadios sociales con historia y desarrollos particulares. Su abordaje es muy similar al de la indagación de lo clásico y lo romántico: son períodos de la historia de la cultura y a su vez sendos estados mentales y afectivos recurrentes que surgen en las más diversas situaciones. Son parte del espíritu humano. Romántico es el individuo generoso, pasional, exuberante, sentimental, y el período de las letras, la pintura y la música europeas de finales del siglo xviii y de la primera mitad del xix, que se liberaron de las reglas de composición y estilo establecidas por los autores clásicos.

  • 6 De moderno también proviene la ambigua noción de posmodernidad, nada fácil de precisar a pesar del (...)

6Del vocablo “moderno” se derivan las nociones de modernidad y modernismo, dos términos muy populares en las investigaciones sociológicas sobre las sociedades desarrolladas o en desarrollo, y en los estudios sobre las vanguardias literarias –drama, poesía y prosa– y artísticas –pintura, fotografía, danza, arquitectura, cine, música y escultura6. El movimiento modernista fue, por ejemplo, una revolución en las letras latinoamericanas de fines del siglo xix y comienzos del xx. Exaltó la forma, explotó los efectos musicales del idioma y puso freno a los excesos del romanticismo y del naturalismo. Fue la primera contribución americana al castellano, los años en que España fue tributaria de la lengua que hablaban y escribían los pobladores de sus antiguas colonias.

  • 7 Friedrich Nietzsche, Ecce homo (Madrid, 1993), p. 107. Más allá del bien y del mal, es decir, más (...)

7Toda teoría de lo moderno afronta, igualmente, una constante que le es propia y hace parte de su dinámica. Lo moderno se afirma como superación de algo, como negación de un pasado hostigante que limita el desarrollo de una actividad creativa. La poesía modernista de Rubén Darío se enfrentó a la esclerosis de la lengua castellana alentada por los académicos. La modernización de América Latina apareció como superación de lo tradicional, “feudal” y atrasado, y la ciencia moderna como afirmación de la observación, medición y experimentación en oposición al saber cualitativo y especulativo del mundo antiguo y medieval. Esta fue la lucha de Nietzsche en Más allá del bien y del mal, libro que calificó “de crítica de la modernidad”, de asalto a los modos de pensar y de concebir las ciencias, la política y las artes de su tiempo7.

  • 8 Charles Baudelaire, El pintor de la vida moderna (Bogotá, 1995), p. 44.
  • 9 Franklin L. Baumer, El pensamiento europeo moderno (México, 1985); Marshall Berman, Todo sólido se (...)

8Los esfuerzos por abordar el terreno movedizo de lo moderno –“lo transitorio, lo fugitivo, lo contingente”, según la célebre y muy recurrida caracterización de Baudelaire8–, en un campo cualquiera de la actividad humana deben comenzar entonces por una definición de su objeto de estudio. Eso fue lo que hizo Royce en su libro de 1892 y lo que luego hicieron los historiadores de las ideas, de la cultura y de la literatura con vocación empírica, como Franklin L. Baumer en El pensamiento europeo moderno, Marshall Berman en Todo lo sólido se desvanece en el aire: la experiencia de la modernidad, Sherman H. Eoff en El pensamiento moderno y la novela española y Nil Santiáñez en Investigaciones literarias: modernidad, historia de la literatura y modernismos. Todos ellos delimitaron su campo de interés, acotaron el período de investigación, definieron sus categorías y a continuación organizaron y analizaron sus datos9.

  • 10 Jorge Luis Borges, Arte poética (Barcelona, 2001), p. 135.
  • 11 Antonio Machado, Prosas dispersas: 1893-1936 (Madrid, 2001), p. 525

9El analista debe estar, por lo demás, atento a los elementos constitutivos del concepto que nutre su trabajo, pues lo que ayer era moderno hoy puede no serlo. Debe tener claro que lo actual no es percibido de manera idéntica por todos los grupos de la sociedad. El organismo social no es homogéneo. Sus miembros tienen aspiraciones e intereses materiales y espirituales encontrados, y en su consecución y defensa generan conflictos que muchas veces llegan a la confrontación y al uso de la fuerza. En otras palabras, si lo moderno es lo actual, no todo lo actual es moderno. El hecho de existir en el presente no es condición suficiente de modernidad. ¿Eran modernos los contemporáneos de Benjamín Constant, los católicos, monárquicos y tradicionalistas Joseph de Maistre y Louis de Bonald?, ¿eran modernos los retratistas y paisajistas de la época en que surgieron el cubismo y el arte abstracto? Vivían en la misma época, pero no todos eran modernos. El liberal Constant era coetáneo de pensadores antimodernos, de la misma manera que en la época de Picasso, Gris y Braque abundaban los seguidores del retrato y los promotores de la cálida reproducción del horizonte y la campiña. Si esto es así, la apurada generalización borgiana de que “somos modernos por el simple hecho de que vivimos en el presente”, no está exenta de dificultades cuando se la aborda en una perspectiva sociológica10. El sociólogo no debe perder de vista las fuerzas encontradas y el sentido de las afirmaciones y negaciones respecto del pasado que se quiere superar. El poeta Antonio Machado lo recordó en una ocasión: “Existen obras rezagadas y obras actuales, pero siempre pertenecen a un clima espiritual que es preciso conocer”11.

OBJETO DE ESTUDIO

  • 12 Arthur O. Lovejoy, La gran cadena del ser (Barcelona, 1983), pp. 30-31.
  • 13 Franklin L. Baumer, El pensamiento europeo moderno (México, 1985), pp. 21-22.

10La historia intelectual es un campo borroso que se puede definir, para efectos prácticos, como todo aquello que han dicho los intelectuales. Su tema es el estudio del pensamiento del pasado, que el analista encuentra en libros, periódicos y revistas o en ensayos, discursos, polémicas y cartas. O aún más, de juicios que infiere de pinturas, esculturas, construcciones y composiciones musicales. Es el trabajo de hombres y mujeres que han hecho del pensar una actividad dirigida a registrar el destino humano. Las ideas viven en la mente de las personas, aluden a pensamientos y emociones, y generan argumentos y razonamientos. Son “etéreas”, no ocupan espacio físico alguno, salvo en su manifestación material en los archivos de las grandes bibliotecas y de los centros de documentación, o en las colecciones de los museos y en los volúmenes de las obras arquitectónicas. Su examen exige una visión amplia y una labor erudita que rebasa la división tradicional del trabajo intelectual. Las ideas no respetan las fronteras académicas y con frecuencia tienen orígenes oscuros y múltiples ramificaciones cuando se desarrollan. Cruzan la filosofía, las ciencias físicas y naturales y las especialidades de las ciencias sociales y de las humanidades. “La historia de las ideas no es tema para entendimientos demasiado sectorizados y encuentra ciertas dificultades en una época de especialización”, señaló el decano de los estudios modernos de las ideas, Arthur O. Lovejoy12. Usualmente se derivan de otras ideas, que subvierten o respaldan a las anteriores. Su utilidad y sus aspectos prácticos son a menudo difusos, pero no por ello dejan de estar presentes en la mente del sabio y del hombre común. Cuando alientan acciones y descubrimientos son calificadas de útiles y cuando nada o poco contribuyen al saber establecido son motejadas de insustanciales. Pero cuando ganan el corazón de personas y grupos enteros de la sociedad se convierten en factores de cambio y anuncian transformaciones apenas soñadas por los analistas sociales. Se sabe que “los hombres rara vez actúan decisivamente en la historia si no es bajo el estímulo de ideas generales que expresan valores, metas y utopías”13.

11El presente estudio pertenece al vasto campo de la historia de las ideas y, dentro de él, a los predios más reducidos de la historia intelectual. Examina una corriente de pensamiento que los intelectuales colombianos de los años treinta, cuarenta y cincuenta del siglo xx calificaron de moderna. Era la recepción de las nuevas escuelas que surgieron en Europa durante la segunda mitad del siglo xix y principios del xx en los terrenos de la filosofía, la política, el derecho y las ciencias sociales: el marxismo, la revuelta contra el positivismo, la fenomenología husserliana, la antropología filosófica, las renovadas manifestaciones de la filosofía del derecho, las reformas civiles y penales, la crítica de la historia y las querellas metodológicas de las ciencias del espíritu. Estas fueron las ideas que toda una generación de pensadores nacionales llamó modernas, en cuya difusión se trenzaron en airosas polémicas con los “retrógados”.

  • 14 Mario Bunge, Las ciencias sociales en discusión: una perspectiva filosófica (Buenos Aires, 1999), (...)
  • 15 La audiencia de habla castellana conoció el debate a principios de siglo con la publicación de los (...)

12Estas ideas se discutieron en el país entre 1930 y 1960, y algunas dejaron huella en las instituciones nacionales, como fue el caso de la legislación civil y penal de los años treinta y cuarenta. El marxismo –una tradición de pensamiento en la que se aúnan la voluntad de investigación y el anhelo de transformación– nutrió las luchas obreras y campesinas, alentó la organización de partidos revolucionarios y promovió la investigación social con categorías más comprensivas para entender el desenvolvimiento histórico. La filosofìa del derecho enriqueció el estudio de las normas. Los siglos xix y xx fueron las centurias de las constituciones escritas, de la formalización de los códigos y de la producción legislativa que crecía y se multiplicaba a medida que la sociedad cambiaba y ganaba en complejidad. El derecho positivo cobró fuerza y la aridez de la Carta, la sequedad de los códigos y la espesura de las legislaciones se fundieron con la estructura social. El derecho se convirtió en un medio para garantizar acuerdos, imponer deberes, resolver conflictos, atenuar tensiones, alcanzar justicia, ejercer control y conservar y reformar el orden social14. Junto a todo esto, la filosofía del derecho y sus compañeras de viaje, la jurisprudencia y la sociología jurídica, examinaron las múltiples caras de una dimensión de la cultura que se extendía por los más inesperados intersticios de la vida social. Algo parecido ocurrió con la filosofía como campo general de razonamiento. Al país llegaron las brisas fenomenológicas, el neokantismo (la reacción contra los excesos especulativos del idealismo hegeliano y la renuencia a supeditar el saber a los cánones del positivismo), la crítica a la teoría de los sistemas, la antropología filosófica y las ciencias de la cultura con estrategias de conocimiento diferentes a las de las ciencias naturales. En las heredades de la economía se pasó de la hacienda pública –el conocimiento de las finanzas del Estado y del manejo de los caudales públicos– a una reflexión del estatus científico de la economía como ciencia positiva. Se exploraron sus conceptos y el desarrollo de sus escuelas, que algunos llamaron “doctrinas”, desde Adam Smith hasta la aurora del siglo xx. Cabe recordar que fue en el seno de la economía donde se dio el sonado debate, entre Carl Menger y Gustav Schmoller, sobre los métodos de las ciencias sociales, conocido en el escenario alemán como el Methodenstreit, que a poco pasó a los filósofos, historiadores y sociólogos. Menger defendió una ciencia económica abstracta de validez universal y Schmoller una disciplina social de fondo histórico con generalizaciones modestas, donde el establecimiento de leyes era un tema “escabroso”. Algunos elementos de la querella –el conocimiento de lo general y el conocimiento de lo particular– fueron recogidos por los filósofos, especialmente por Wilhelm Windelband bajo los dictados de juicios nomotéticos y juicios ideográficos, y por su alumno Heinrich Rickert mediante el contraste entre ciencia natural y ciencia cultural, de gran recibo entre los pensadores latinoamericanos de la primera mitad del siglo xx15.

  • 16 H. Stuart Hughes, Conciencia y sociedad: la reorientación del pensamiento social europeo, 1890-193 (...)
  • 17 Heráclito § 719. Ver Los filósofos presocráticos (Madrid, 1978), vol. i, p. 381.

13En conjunto, todas estas controversias y corrientes intelectuales hacían parte de la crisis del pensamiento occidental fin de siècle, que un estudioso llamó “reorientación del pensamiento social europeo”16. Atrás quedaban la fe desmedida en la razón, la exaltación fogosa del “progreso”, la certidumbre acerca del futuro del capitalismo y la confianza ilimitada en las bondades de la ciencia. Este optimismo fue reemplazado por una mirada más realista del pasado del hombre, por la aceptación de la tensión y el conflicto como condición normal de la vida social –“todo sucede según discordia”17 – y por la glorificación, con la llegada del marxismo, de la revolución como instrumento de redención de los grupos negativamente privilegiados (los pobres del campo y de la ciudad).

LA GENERACIÓN DE LOS AÑOS TREINTA

  • 18 Sólo se han mencionado algunos representantes de las humanidades, la política y las ciencias socia (...)

14¿Quiénes fueron los representantes en Colombia de esta nueva forma de ver y de sentir el derecho, las humanidades y las ciencias sociales? Una generación nacida –con laxitud– entre 1900 y 1920, que difundió su mensaje en los treinta, los cuarenta y los cincuenta. A ella pertenecen los analistas políticos Gerardo Molina y Antonio García; los historiadores Luis Ospina Vásquez, Juan Friede, Guillermo Hernández Rodríguez, Luis E. Nieto Arteta, Jaime Jaramillo Uribe e Indalecio Liévano Aguirre; los economistas Guillermo Torres García y Hernán Echavarría Olózaga; los investigadores de las culturas indígenas Gregorio Hernández de Alba, Gerardo Reichel-Dolmatoff y su esposa Alicia Dussán; los filósofos Rafael Carrillo, Cayetano Betancur, Danilo Cruz Vélez y Jaime Vélez Sáenz; los juristas Darío Echandía, Eduardo Zuleta Ángel y Carlos Lozano y Lozano, y los analistas de la literatura, la lingüística y la filología vinculados al Instituto Caro y Cuervo fundado en 1942. Todos ellos y con diversos énfasis dejaron una impronta en la cultura nacional. A su proyecto se sumaron hombres de la política con intereses intelectuales como Jorge Eliécer Gaitán, Alberto Lleras Camargo, Carlos Lleras Restrepo, Alfonso López Michelsen y Álvaro Gómez Hurtado. A esta generación pertenece, igualmente, el periodista e historiador con arrestos líricos Germán Arciniegas18.

  • 19 Carl E. Schorske, Pensar con la historia: ensayos sobre la transición a la modernidad (Madrid, 200 (...)

15Eran distintos pero los atraía un interés común: la recensión del pensamiento moderno. Se interesaron por el marxismo, por las nuevas corrientes literarias, por la fenomenología, la filosofía del derecho, la teoría del Estado, la democracia, el indigenismo, el feminismo, los estudios del lenguaje, la sociología, la economía y la historia económica y social. Dejaron atrás los relatos costumbristas, el viejo tomismo y la filosofía católica entronizada en la universidad. Sustituyeron la historia afincada en la crónica y en el relato de los sucesos del pasado por una disciplina explicativa de mayor rigor analítico. Se acercaron a la economía como disciplina científica independiente de sus aplicaciones al campo de los negocios o de la administración de las finanzas públicas. Reemplazaron la perspectiva jurídica y formal de la organización del Estado por una reflexión metódica acerca de las fuentes del poder. Sustituyeron la exégesis de códigos y mandatos constitucionales por un examen más detenido de la esencia y función de las normas, y estudiaron los estilos de vida de las comunidades indígenas con metodologías rigurosas para evidenciar los elementos particulares de su cultura. Y para esto se acercaron a las contribuciones más significativas del pensamiento europeo de finales del siglo xix y comienzos del xx. Había que establecer una ruptura cultural con el pasado y el Viejo Mundo proporcionaba los fundamentos intelectuales para la tarea. Tenían claro que “lo moderno debe extraer su significado de una relación negativa con lo que lo precede”19.

16Gran parte de estos pensadores no conoció la especialización. Juan Friede fue, por ejemplo, indigenista, crítico de arte e historiador con intereses antropológicos. Antonio García, poeta, cuentista, geógrafo y político, deambuló por la economía, la historia, la filosofía y la sociología. Como la mayoría de los intelectuales de la época, combinaban las labores académicas con la política, el periodismo, los puestos públicos y el ejercicio profesional. La universidad de aquellos años no ofrecía posibilidades de una carrera académica estable. Algunos mostraron destreza administrativa en proyectos de creación y cambio. Gerardo Molina, un político activo –el representante más conspicuo del socialismo democrático en Colombia–, fue abogado, periodista, historiador, profesor y rector universitario; Senador, Representante a la Cámara y candidato a la Presidencia de la República. Durante su período rectoral en la Universidad Nacional (1944-1948), animó una publicación periódica, Universidad Nacional de Colombia, que llevaba el subtítulo de Revista Trimestral de Cultura Moderna. Su objetivo era difundir entre la opinión letrada los trabajos de investigación de sus docentes y ofrecer a los lectores una síntesis razonada del pensamiento de vanguardia sobre las “cuestiones colectivas” del momento. El mensaje académico al lado del político era claro. En la presentación del primer número, Molina escribió:

  • 20 Universidad Nacional de Colombia, Revista Trimestral de Cultura Moderna, Bogotá, octubre de 1944, (...)

La Universidad Nacional se sitúa en un plano moderno como es el de [la] constante difusión de la ciencia. En contraste con lo que ocurría en la Edad Media, cuando el ideal que avasallaba los espíritus era el de crear una cultura sin raíces en la vida, una cultura segregada del mundo, en la edad contemporánea comprende que las realizaciones de la inteligencia sólo tienen sentido y valor si se conjugan con la sociedad y con el pueblo, cuyos esfuerzos las hacen posibles. Y supera también la Universidad, al seguir esa conducta, la postura del Renacimiento, cuando se consideraba que los sectores populares no merecían participar de las conquistas mentales. Cultura en función de la sociedad y al servicio del pueblo, he ahí el punto a que se ha llegado por los hombres que siguen siendo fieles a la causa de hacer evolucionar a la humanidad hacia formas superiores de existencia... El lector de esta Revista sacará al recorrer sus páginas una conclusión reconfortante: la de que en Colombia hay ciencia y hombres dedicados a esa augusta tarea20.

17Esta generación, que hemos llamado de los años treinta, fue de larga duración. Se tomó unos 20 años para nacer y algunos murieron a finales del siglo xx y otros, muy pocos, conocieron el alba del tercer milenio. Los fundamentos de su obra y sus contribuciones eran suficientemente claros en 1960 y lo que hicieron después fue una extensión y enriquecimiento de los esfuerzos y contribuciones anteriores. Algunos murieron en plena juventud. El historiador de la novela, Antonio Curcio Altamar, del Instituto Caro y Cuervo, se suicidó en 1953 a los 33 años de edad. Otro tanto hicieron el penalista Carlos Lozano y Lozano en 1952 a los 48 años, y el multifacético Nieto Arteta en 1956, poco antes de cumplir los 43.

  • 21 La idea de generación es un tema de pocos acuerdos y francas desavenencias. Señala un campo huidiz (...)

18Una comunidad de edad forma una generación21. Personas nacidas en fechas vecinas en un mismo entorno social y cultural reciben influencias análogas y establecen redes personales que generan tensiones o solidaridad emocional entre sus miembros. Promueven enfoques, debates y escuelas hasta lograr una mínima unidad creativa para renovar el estado de cosas en un campo determinado del quehacer humano. Su permanencia cubre cerca de treinta años, esto es, tres generaciones por centuria. Treinta años son, además, lo que dura en promedio el trabajo creativo de un intelectual. Al final de cada período la cohorte de pensadores se ve presionada por un nuevo grupo que lucha por afirmarse. Pero una generación no es un corte demográfico preciso. Sus integrantes se mezclan y solidarizan con miembros de la generación anterior y con elementos del grupo que lucha por sustituirla. Su actividad es un proceso flexible de asimilación y ruptura, de afirmación y negación, de convivencia, superposición y simpatía. La mente de sus integrantes aloja el pasado, el presente y el futuro. Los miembros más audaces de la generación de los años treinta vieron en la figura de Baldomero Sanín Cano, un hombre nacido en 1861, a un “padre”, a un compagnion de route que apoyaba sus proyectos de transformación. Además, no todos los miembros de la generación más joven son “revolucionarios” ni todos los de la generación antigua “reaccionarios”. Algunos son revolucionarios tibios. El caso de Germán Arciniegas es un ejemplo típico del período que nos ocupa. Escribió una historiografía irreverente, pero se negó a asimilar las nuevas metodologías de investigación del pasado basadas en escrutinios severos de las fuentes a la luz de marcos de referencia críticos y objetivos. La narración literaria fue su oficio y la defensa de tesis preconcebidas, la exaltación sin freno de América ante Europa, su objetivo. Ello restó energía a sus esfuerzos por dejar una huella fecunda a la siguiente generación de historiadores.

  • 22 Aunque las listas son tediosas, cabe recordar algunos nombres. Lejos de toda enumeración exhaustiv (...)

19¿Contra quiénes se reveló o intentó afirmarse esta generación? Contra la generación del Centenario, aquel grupo de dirigentes de la cultura, la política y los negocios que llegó a la mayoría de edad en 1910 y que gobernó al país entre 1930 y 1957 (un grupo de edad que a su vez luchó contra la generación anterior, la de la Regeneración, que retuvo el poder hasta 1930)22. Pero esta lucha no fue frontal en todos los campos. En política fue más bien de asimilación y acomodación. Los centenaristas más propensos al cambio, los de la República Liberal, López Pumarejo especialmente, se sirvieron de los jóvenes de la generación de los treinta para impulsar sus proyectos de transformación. Los centenaristas más radicales no tenían mucha confianza en los elementos de su propia generación, y el llamado y colaboración de los jóvenes le sirvió a éstos de aprendizaje y socialización en los asuntos de gobierno. Además de participar en los concejos municipales, en las asambleas departamentales, en el Congreso, en los ministerios y en las embajadas, ejerció la Presidencia de la República en períodos de excepción. Lozano y Lozano fue, en calidad de Designado, Presidente en octubre de 1942; Alberto Lleras Camargo estuvo al frente de la primera magistratura durante el segundo período de López Pumarejo (1945-1946) y el general Gustavo Rojas Pinilla, nacido en 1900, ocupó la jefatura de la nación en calidad de dictador entre 1953 y 1957.

  • 23 Se debe señalar, sin embargo, que la generación que recibió el gobierno de manos del presidente Vi (...)

20El último Presidente constitucional de los centenaristas, Laureano Gómez, padre de Álvaro Gómez Hurtado, le entregó la dirección del Estado a la generación de los años treinta en los pactos de Sitges (España) de 1957. Alberto Lleras Camargo recibió el legado, y en los dieciséis años del Frente Nacional (1958-1974) emprendió la transición “pacífica” a la Colombia de la segunda mitad del siglo xx. El último mandatario de la generación de los años treinta, Virgilio Barco, nacido en 1921, le cedió a su vez el poder a la generación fin de siècle en 1990, grupo de edad que se encargó de finiquitar la centuria e iniciar las tareas estatales del tercer milenio. Estas tres generaciones –Regeneración, Centenario y de los años treinta– marcaron el escenario de la política y la cultura del siglo xx. Las dos primeras tuvieron muy frescas las experiencias del siglo xix, pero la tercera asumió la nueva centuria con el vigor exigido por las condiciones de la industrialización, la urbanización y la internacionalización de la economía23.

21En el desarrollo de sus tareas, la generación de los treinta se vio fortalecida por un grupo de jóvenes airosos nacidos en los veinte y en los treinta que dio sus primeros frutos en los cincuenta y en los sesenta. Sus representantes más conspicuos fueron los escritores Gabriel García Márquez y Álvaro Mutis, los sociólogos Orlando Fals Borda y Camilo Torres Restrepo y los antropólogos y antropólogas formados en el Instituto Etnológico Nacional animado por el francés Paul Rivet. A su labor se unieron el demógrafo Alvaro López Toro, el jurista y rector universitario Fernando Hinestrosa, el pintor Fernando Botero, el fotógrafo Hernán Díaz, el arquitecto Rogelio Salmona, la crítica de arte Marta Traba, los compositores Luis Antonio Escobar y Blas Emilio Atehortúa, el investigador filosóficamente orientado de la literatura Rafael Gutiérrez Girardot, los analistas de la cultura provenientes del marxismo Estanislao Zuleta y Francisco Posada Díaz, los poetas y ensayistas asociados con la revista Mito y los empresarios Julio Mario Santodomingo, Carlos Ardila Lülle y Luis Carlos Sarmiento. En conjunto, su obra, emprendida con mayores niveles de especialización y profesionalismo, se unió a la de los elementos más innovadores de la generación de los treinta y contribuyó a hacer más claro su programa de renovación y cambio. Algunos de estos nombres –García Márquez, Fals Borda, Camilo Torres y Fernando Botero– alcanzaron nombradía internacional después de asimilar creativamente lo mejor del legado occidental y ponerlo en acción en sus respectivas disciplinas y quehaceres profesionales.

  • 24 Los actos de una generación marcan al conjunto de la sociedad cuando se trata de la dimensión polí (...)

22De lo anterior no se debe inferir que en el seno de una generación hay consenso permanente a causa de la coetaneidad, la educación, la herencia compartida y las experiencias similares. Como en todo grupo social, el conflicto y la contradicción es la condición normal de la vida de sus miembros. La generación es un conglomerado de hombres y mujeres a los que “les tocó vivir juntos” por haber nacido en fechas cercanas. Este hecho no anula las tensiones afincadas en intereses materiales y espirituales encontrados. Dentro de una generación surgen disputas de gran intensidad. La sociedad no es monolítica. Se halla dividida en clases y en asociaciones ocupacionales y religiosas disímiles, en grupos económicos con intereses particulares y en fuerzas políticas con objetivos opuestos y concepciones antagónicas sobre la organización y la dirección del Estado. Los desacuerdos intrageneracionales llegan con frecuencia a niveles profundos, sacuden a la sociedad y muestran la energía de sus miembros y de sus organizaciones, hasta sellar los logros y penurias de una generación. Fue el caso, por ejemplo, de la lucha de Lleras Camargo contra el régimen de Rojas Pinilla hasta destronarlo de la silla presidencial, o de las batallas de las mujeres por el voto y la igualdad social contra los miembros masculinos y femeninos más recalcitrantes de su propia generación. Los miembros de una generación pueden, incluso destriparse entre sí, como sucede en tiempos de revolución o de guerra civil (de confrontación entre hermanos), dos convulsiones que llevan la organización social y política a sus límites. “Apasionarse por un mismo debate, aunque sea en sentido opuesto, es todavía parecerse’, escribió Marc Bloch24.

  • 25 José Ortega y Gasset, Obras Completas (Madrid, 1947), vol. iv, pp. 204-205.

23En el campo de las ideas, las letras y las artes no se llega a estas situaciones límite. Allí el conflicto está presente y se manifiesta en la excitación y el apasionamiento que caracterizan a las controversias intelectuales y en la lucha por institucionalizar las innovaciones. En La rebelión de las masas Ortega y Gasset puntualizó que si una generación actúa alrededor de treinta años, su “actuación se divide en dos etapas y toma dos formas: durante la primera mitad –aproximadamente– de ese período, la nueva generación hace la propaganda de sus ideas, preferencias y gustos, que, al cabo, adquieren vigencia y son lo dominante en la segunda mitad de su carrera’25.

UN ESTUDIO DE CASO

24La recepción del pensamiento moderno en Colombia descrito en las páginas anteriores se estudiará a partir del examen de un caso particular: el del jurista, historiador, filósofo, economista y sociólogo Luis Eduardo Nieto Arteta (1913-1956). ¿La obra de un personaje puede ilustrar un proceso colectivo?, ¿su ejemplo es representativo?, ¿expresa las inquietudes postuladas en los objetivos del presente estudio? Creemos que sí. Durante los años treinta, cuarenta y parte de los cincuenta –los años de la República Liberal, de la campaña de Jorge Eliécer Gaitán y de su asesinato en 1948, de los gobiernos conservadores de Mariano Ospina Pérez y Laureano Gómez, de la caída de este último y de la dictadura del general Gustavo Rojas Pinilla– Nieto se dio a la tarea de presentar y discutir las más novedosas escuelas de pensamiento del momento. Escribió profusamente sobre historia, derecho, sociología, economía y filosofía, faenas que lo convierten en una excelente muestra de los esfuerzos colombianos de la época por hacerse a lo mejor del pensamiento que estaba cambiando los fundamentos de las ciencias del espíritu.

25El caso de Nieto es representativo por varias razones. Primero que todo, trasegó por las sendas de las ciencias sociales, la filosofía y las ciencias jurídicas. En ocasiones se acercó a la crítica literaria y política como crítica de la cultura y en su primera juventud experimentó el estro poético. En segundo lugar, la amplitud de su obra, sus numerosas publicaciones y su extensa correspondencia son una clave para estudiar y evaluar las ideas durante la primera mitad del siglo xx. En tercer lugar, se preocupó por aplicar el legado europeo a la experiencia colombiana. Además de reseñar las ideas extranjeras, las utilizó para ilustrar los problemas nacionales. En cuarto lugar, su ejemplo muestra con claridad los esfuerzos de un intelectual por relacionarse con otros pensadores de América Latina comprometidos en tareas similares. Esto lo unió al proceso general de modernización de la cultura del subcontinente. Y, en quinto lugar, Nieto –a diferencia de la mayoría de sus colegas– fue consciente del papel de su generación en la recepción del pensamiento moderno. Como indican los epígrafes de este trabajo, siempre tuvo claro el objetivo de su programa intelectual. Al final de su vida expresó:

  • 26 Respuesta de Nieto al homenaje de los intelectuales barranquilleros (El Heraldo, Barranquilla, jun (...)

Nuestra generación, la tercera en la historia contemporánea de Colombia después de la del Centenario..., ha iniciado la transformación de la cultura nacional y la creación de un nuevo hombre colombiano. Atrás han quedado el positivismo y el materialismo, la filosofía aristotélica y la vana y vacía retórica. Nuestra generación introdujo en Colombia la filosofía y la cultura contemporáneas26.

  • 27 Carta a Germán Fernández Jaramillo, Bogotá, 24 de agosto de 1940.
  • 28 Una inquietud semejante tuvo el ensayista Gutiérrez Girardot, quince años más joven que Nieto, qui (...)

26En otra ocasión, en agosto de 1940, cuando mejor desempeñaba su papel de difusor, le comunicó a un amigo el sentido de sus actividades intelectuales27. Le pidió que no se asombrara si encontraba su mente presa de una anarquía y de un diletantismo sin freno. Por aquellos días escribía los últimos capítulos de su libro más festejado, Economía y cultura, y estaba empeñado en la redacción de varios ensayos sobre problemas económicos y en la organización de otros sobre la obra de Spengler, Gurvitch, Schmitt, Kelsen y Recaséns Siches. ¿Cómo es posible –se preguntó– “que la misma persona que haga un ensayo sobre el abandono del patrón oro, sea también la que estudie la teoría de los valores y la filosofía del espíritu, la filosofía de la cultura y la Decadencia de Occidente?. Nieto no veía en ello mayores contradicciones. La tarea del momento era plantear problemas y suscitar inquietudes, divulgar algunas teorías filosóficas y ciertas nociones jurídicas y económicas de vanguardia. Los pensadores nacionales debían esforzarse por “ser hombres intelectualmente universales”, inquietarse por todos los problemas y “despertar las mismas inquietudes e idénticas preocupaciones entre los jóvenes”. El diletantismo correspondía a las condiciones del país. La obra creadora vendría después de la asimilación y naturalización de las innovaciones europeas en el medio atrasado y pobre de la Colombia de la primera mitad del siglo xx28.

  • 29 Josef L. Kunz, La filosofía del derecho latinoamericana en el siglo xx (Buenos Aires, 1951), p. 16 (...)
  • 30 Alfredo Poviña, Nueva historia de la historia de la sociología latinoamericana (Córdoba, 1959), p. (...)
  • 31 Astolfo Tapias Moore, “La sociología en los países sudamericanos del pacífico”, en Georges Gurvitc (...)
  • 32 Francisco Elías de Tejada, “Trayectoria del pensamiento político colombiano”, Revista de la Univer (...)
  • 33 William Ebenstein, La teoría pura del derecho (México, 1947), p. 10. El libro, un clásico en el te (...)

27La participación de Nieto en este proceso intelectual fue celebrada por sus contemporáneos del extranjero. El vienés Josef L. Kunz lo consideró la figura más destacada en Colombia en asuntos de “filosofía jurídica contemporánea con orientación actual”, y el transterrado Recaséns Siches escribió en sus adiciones a la Filosofía del derecho de del Vecchio, que era “uno de los pensadores jurídicos más esclarecidos, más alertas y más fecundos de Hispanoamérica en los actuales días. Sus múltiples contribuciones a la filosofía de la cultura, y especialmente a la filosofía jurídica y social y a la sociología, son de alta calidad; revelan una plena información, una actitud espiritual plenamente a la altura del pensamiento de nuestra época, una fina mente crítica y una meditación original, a la que debemos óptimos frutos”29. El argentino Alfredo Poviña lo recordó como “uno de los valores más firmes y conocidos en el orden sociológico y del jusfilosofismo [colombianos]”30, y el chileno Astolfo Tapias Moore, que lo conoció en el Primer Congreso de Latinoamericano Sociología reunido en Buenos Aires en 1951, lo señaló como “el exponente más destacado de la filosofía jurídica en Colombia”31. También lo elogiaron los españoles Francisco Elías de Tejada y Luis Legaz y Lacambra. El primero subrayó sus meditaciones jurídico-sociológicas en un balance del pensamiento político colombiano, y el segundo citó su nombre –junto al de Recaséns y José Medina Echavarría– como ejemplo exitoso de aplicación de la fenomenología al estudio del derecho32. A ellos se unieron los traductores del influyente libro de William Ebenstein, La teoría pura del derecho, publicado por el Fondo de Cultura Económica de México. En un pie de página de orientación bibliográfica recomendaron –junto a textos de Legaz, Recaséns y Carlos Cossio–, la lectura de uno de sus ensayos como material relevante en castellano sobre la obra de Kelsen33.

  • 34 Antonio García, Geografía económica de Caldas, 2a ed. (Bogotá, 1978), p. vii; Gerardo Molina, Las (...)

28Sus compañeros de generación también exaltaron sus contribuciones y su papel protagónico. Antonio García lo calificó de “una de las más penetrantes y reflexivas inteligencias de mi generación”, y Gerardo Molina lo evocó como la “figura señera” del Grupo Marxista. “A más de su resplandeciente inteligencia, tenía un don de asimilación que sus amigos y compañeros envidiábamos. Toda lectura que hacía, y él sabía seleccionarlas, lo enriquecía. Por eso, a edad temprana, tuvo una versación que se imponía al respeto: fue así como profundizó las relaciones entre el derecho y la filósofía, y de allí pasó al estudio de las ciencias económicas y de la sociología. Eso lo habilitó para ser lo que fue: el ideólogo de su generación”. El filósofo Jaime Vélez Sáenz lo recordó como un marxista abierto, tolerante, cordial y respetuoso de las ideas ajenas. “Buscaba, desde el punto de vista filosóico, una síntesis entre su marxismo y algunas corrientes de la filosofía contemporánea que estimaba altamente. Su estilo no es claro, quizá porque estaba inmerso en la lucha por lograr esa síntesis. No era un marxista ortodoxo, ni mucho menos marxista-leninista, ni miembro del partido comunista, aunque políticamente hacía parte de los grupos de izquierda. Tenía bastantes reservas con respecto al marxismo estrictamente ortodoxo de la línea soviética”34. El profesor de humanidades Alfredo Trendall, amigo de Nieto durante los años cincuenta, señaló:

  • 35 Alfredo Trendall, “La filosofía de Luis E. Nieto Arteta”, La República, Suplemento Literario, Bogo (...)

Nieto Arteta pertenecía a una generación que cumplió con la misión de incorporar el pensamiento actual a la corriente viva del quehacer cultural colombiano... Cuando imperaba un positivismo y un naturalismo cientificista e individualista estilo siglo xix, aún hoy sostenido anacrónicamente por escritores como Luis López de Mesa, en los miembros de esta generación se gestó una nueva sensación ante la realidad y la vida, mucho más profunda y capaz que las anteriores, ya que vino fundamentada en una vivencia filosófica que no estuvo presente en las otras. A través suyo llegó a nosotros el hálito del genuino siglo xx. La fenomenología de Husserl, los valores objetivos de Scheler, la razón vital de Ortega, la analítica existencial de Heidegger, la biología antievolucionista de Uexküll, la sociología trans-mecanicista de Weber, Mannheim y Simmel; la teoría del derecho de Kelsen, la teoría totalista de la Gestalt, la visión artística de Wölfflin y Riegl, los rumbos económicos de Bendixen y la teología de Xavier Zubiri, son algunas de las ideas que esta generación puso a circular en el país35.

  • 36 Jaime Jaramillo Uribe, De la sociología a la historia (Bogotá, 1994), pp. 166-167 y 168. Jaramillo(...)

29Por su parte, el historiador Jaime Jaramillo Uribe subrayó, con algunas reservas, las contribuciones históricas de Nieto. Su libro más famoso, Economía y cultura en la historia de Colombia –escribió– “nos ayudó a salir de la historiografía chocha de la Academia... Está lleno de debilidades teóricas y es poco riguroso, pero hay que reconocer que Nieto fue el primero en nuestro medio en servirse de la perspectiva marxista para ilustrar los grandes momentos de nuestra historia económica”. Y agregó: “desde hace algunos años abrigo el deseo de hacer un análisis más detenido de su obra, pues entre nosotros hay mucha gente que sigue creyendo en Economía y cultura sin ningún sentido crítico”36.

PROBLEMAS DE MÉTODO

30El recuento anterior muestra con claridad la importancia de Nieto como difusor del pensamiento moderno en Colombia. Su voluminosa obra escrita en un tiempo récord, poco más de veinte años, dejó un legado que marcó a su generación, legado que a continuación recogió y desarrolló la generación siguiente con mejores armas intelectuales e institucionales. Cuando murió, las cosas no eran las mismas que había hallado en su juventud; habían cambiado y él ayudó a que así fuera.

  • 37 Alejandro Korn, Influencias filosóficas en la evolución nacional (Buenos Aires, ¿1936?), p. 22.

31Es verdad que Nieto no fue un gran pensador, un hombre que hiciera aportes en todos los campos explorados por su ecuménica curiosidad intelectual. Su mejor encomio sería calificarlo de pensador mediano con logros notables para el medio en que nació y floreció. Su contribución es, sin duda, más clara y duradera en la investigación histórica y en las discusiones jurídicas. En las demás áreas sus trabajos son algo pálidos y a veces francamente limitados. Pero su ejemplo es muy ilustrativo. Expresa los esfuerzos de una generación y los patrones de conducta de un grupo de pensadores interesados en absorber y difundir el pensamiento contemporáneo. Abarcó muchos temas y en todos ellos hizo explícitas las fuentes de las cuales se nutría, hecho que facilita el estudio de la historia intelectual. A lo largo de su obra es claro el comercio de ideas que iban y venían en la Colombia de los años treinta, cuarenta y cincuenta en asuntos históricos, filosóficos, sociológicos, jurídicos y económicos. Es cierto que dejó de lado otras dimensiones de las ciencias sociales y las humanidades –la antropología, la lingüística, la geografía, la psicología social y los estudios del lenguaje–, pero también lo es que cubrió sus áreas de interés con atención y esmero. En ellas mostró la dirección de la recepción, los procesos de asimilación y los intentos por aplicarla a la realidad nacional. Cuando la apropiación de un pensamiento extranjero se hace con discernimiento y penetración –superando la imitación ciega y rudimentaria– lo forastero se naturaliza, se hace propio y se traduce en fuerza creativa en el entorno cultural que lo disemina y acoge. Con el argentino Alejandro Korn, Nieto sabía bien que lo nacional, que rara vez ha dado una expresión genuina e independiente, muestra lo mejor de su genio cuando asimila críticamente lo que viene de afuera37.

  • 38 Arthur O. Lovejoy, La gran cadena del ser (Barcelona, 1983), p. 28. La elección de figuras mediana (...)

32El caso de Nieto porta, además, las cualidades de los autores menores que abordan los grandes problemas de un período. En ellos son más claras las dudas y titubeos ante las dificultades del momento. Las figuras eminentes, que se salen de lo común, tienden a opacar las fuentes y el entorno en el que florece su pensamiento. Promueven rupturas que no parecen tener antecedentes: producen obras geniales, acabadas, completas; dan la impresión de autosuficiencia. Como anotó Lovejoy, en las almas sensibles de menor fuerza creativa los ideales surgen con más claridad. Constituyen el fondo sobre el cual se destacan las grandes figuras y ofrecen una pintura más exacta del medio en el que se desarrollan las inquietudes de una época38.

33El presente estudio, de carácter biográfico, está animado por un marco histórico-sociológico. Se quiere observar el caso de Nieto en su tiempo, esto es, junto a las dimensiones sociales, culturales y políticas que rodearon su vida y su trabajo intelectual. Se sabe, por ejemplo, que su interés por el marxismo estuvo asociado a las luchas sociales de la época y que su entusiasmo por el derecho, fue afín a las reformas constitucionales, penales y civiles de los años de la República Liberal.

  • 39 Leopold von Ranke, Grandes figuras de la historia (México, 1958), p. 18

34Estos condicionamientos externos no deben llevar a pensar, sin embargo, que su obra es un mero eco de las demandas de la época. Su pensamiento cobró vida en situaciones especíicas, pero también suscitó inquietudes que incidieron en el medio que lo vio nacer. Las ideas moldean el entorno social a la vez que son moldeadas por éste. “Los acontecimientos en el mundo de las ideas –señaló Ranke– obedecen a la acción combinada de la energía individual y las condiciones del mundo objetivo; la resultante es la medida de la fuerza de ambos factores”39. Este enfoque promueve una mirada más abierta, compleja e intensa de la historia de las ideas. Las posturas externalistas derivadas de variables tales como el género, el origen de clase, la adhesión política, las creencias religiosas o los orígenes raciales de un pensador, mutilan la energía de los idearios. El analista debe atender tanto a las características del medio que constriñe o anima la vida de los pensadores, la vida de los hombre detrás de las ideas, como a la naturaleza de sus reacciones frente al entorno. No debe olvidar que las ideas son abstracciones autónomas que viajan a través del tiempo y el espacio y que transitoriamente se asientan en la mente de los “alteradores” del orden social.

  • 40 Leopold von Ranke, Pueblos y estados en la historia moderna (México, 1948), p. 519.

35La perspectiva biográica –que facilita “el goce y la fruición de lo concreto”40 –, muestra las bondades del individualismo metodológico, esto es, el esfuerzo por explicar los fenómenos sociales a partir de los individuos. Pero no como agentes sueltos dueños de una autonomía sin freno, sino como seres que actúan y persiguen sus objetivos en relación con los otros (también portadores de deseos y estados mentales propios). Esta perspectiva facilita la observación de la fluidez de las metas, creencias, intereses y acciones de los individuos en medio de la estructura social. Quizá se deba al biógrafo, novelista y ensayista Aldoux Huxley la mejor defensa de este enfoque, y la exposición más concluyente y persuasiva de la importancia de estudiar lo particular para iluminar lo general y conferir dinamismo a lo abstracto:

  • 41 Georges Wickes y Ray Frazer, “Entrevista con Aldoux Huxley”, en El oficio de escritor (México, 198 (...)

Yo creo que la novela, y la biografía y la historia, son los géneros [por excelencia]. Creo que se puede decir mucho más acerca de las ideas abstractas generales en términos de personajes y situaciones concretos, ya sean novelescos o reales, que lo que se puede decir en términos abstractos. Varios de los libros que más me gustan de los que he escrito son libros históricos y biográficos: Eminencia gris, Los demonios de Loudun, y la biografía de Maine de Biran, las Variaciones sobre un filósofo. Todas estas obras son exámenes de lo que para mí son ideas generales importantes en términos de vidas e incidentes específicos. Y debo decir que creo que probablemente toda la filosofía debería ser escrita en esta forma, sería mucho más profunda y mucho más edificante. Es sumamente fácil escribir en forma abstracta, sin atribuirles mucho significado a las grandes palabras. Pero en el momento en que uno tiene que expresar ideas a la luz de un contexto particular, en un conjunto particular de circunstancias, aun cuando sea esto una limitación en cierto sentido, es también una invitación a ir mucho más lejos y más hondo. Creo que la novela y, como he dicho, la biografía y la historia, son inmensamente importantes, no sólo por sí mismas, porque ofrecen una imagen de la vida ahora y de la vida en el pasado, sino también como vehículos para la expresión de ideas filosóficas generales, ideas religiosas e ideas sociales. Dostoyevski, quien lo duda, es seis veces más profundo que Kierkegaard porque escribió novelas. En Kierkegaard se encuentra uno con ese hombre abstracto todo el tiempo –como Coleridge– y eso no es nada comparado con el hombre novelesco realmente profundo, que siempre tiene que mantener esas ideas tremendamente vivas en una forma concreta. En la novela tenemos la reconciliación de lo absoluto y lo relativo, por decirlo así, la expresión de lo general en lo particular. Y esto, me parece a mí, es lo interesante, tanto en la vida como en el arte41.

LAS FUENTES Y LOS TEMAS

  • 42 El autor de este trabajo ha contribuido a ordenar parte de estos materiales con la edición de dos (...)

36Como se indicó, una de las razones para elegir a Nieto como tema de análisis es la amplitud de su producción intelectual. Nieto escribió cuatro libros y cerca de 150 textos cortos sobre los más diversos campos de las ciencias humanas. Llenó los periódicos y revistas de la época con ensayos, artículos, noticias y reseñas de libros dirigidas a orientar a sus colegas y a informar a los renuentes sobre las ideas de vanguardia que se debatían en Europa y en América Latina. Estos textos constituyen el material primario del presente estudio42.

  • 43 Las cartas constituyen el recurso par excellence del analista interesado en las acciones individua (...)
  • 44 Benjamín Franklin, Autobiografía y otros escritos (Madrid, 1982), p. 346.

37La segunda razón es su amplia y frecuente relación epistolar con pensadores colombianos y extranjeros. Se conservan cerca de dos mil cartas que Nieto envió y recibió de sus amigos. Para él la correspondencia era una extensión más de su aprendizaje y de su labor difusora. Escribía con asombrosa facilidad y muchas de sus misivas son borradores y esquemas de futuros ensayos o resúmenes y ampliaciones de escritos ya publicados. En ellas habló de teorías, tradiciones de pensamiento, proyectos intelectuales y de los múltiples libros y autores que pasaban por sus manos. Allí registró el trabajo de los colegas, comentó las tensiones políticas y sociales de la hora y describió sus experiencias cotidianas. En conjunto constituyen una valiosa fuente para la historia intelectual de la Colombia del siglo xx43. La correspondencia muestra, además, la extensión de sus vínculos y las redes que construyó para intercambiar publicaciones, imprimir textos y acceder a ideas, revistas y libros. Con sus cartas se hizo miembro de un “colegio invisible”, de un grupo informal de sabios que trabajaban en temas semejantes con autores y marcos de referencia afines. Esto le facilitó el intercambio de materiales, la lectura de originales, la invitación a congresos y el conocimiento de personas y de casas editoriales, lazos que le ayudaron a difundir sus escritos y a ver su nombre en los pies de página y en las bibliografías de los investigadores de mayor prestigio. Fue la materialización del reconocimiento de sus fatigas intelectuales y, como lo señaló Franklin en el Poor Ruhard’s Almanack de 1758, “no hay nada que más agrade a un autor que ver citadas sus obras con respeto por otros autores cultos”44. Ganar los aplausos de la comunidad científica –la gratitud, ponderación y halago de los colegases el bien más preciado de la vida intelectual. Las menciones de los otros acreditan la visibilidad académica y corroboran la presencia en el proceso de creación. La ausencia de referencias en los textos de los compañeros acentúan el anonimato y dejan en la mente del escritor la sensación de infortunio y fracaso intelectuales.

38La tercera razón es la abundante información de prensa de los años treinta, cuarenta y cincuenta relacionada con la vida y el entorno de Nieto, información que fue enriquecida con algunas entrevistas a personas que lo conocieron.

  • 45 Este fue el caso, por ejemplo, del colega y amigo renuente de Nieto, el filósofo Danilo CruzVélez, (...)

39Para cumplir con uno de los objetivos centrales del trabajo, las fuentes de la recepción del pensamiento moderno, se presenta información sobre los pensadores más influyentes. Además de las tribulaciones personales, de los lazos institucionales y académicos, se pone especial cuidado en el origen y contenido de las ideas objeto de controversia. La recepción alude al proceso de apropiación del saber de un medio extraño para implantarlo en el suelo natal, proceso que en este estudio toma la forma de una experiencia adicional del imperativo de la modernidad: la necesidad de abrir las puertas de la cultura nativa a los idearios y corrientes intelectuales de los países más desarrollados. Para satisfacer esta exigencia se indican los autores, los libros y las casas editoriales que facilitaron el flujo de ideas, tradiciones y escuelas de pensamiento. La renovación del pensamiento hispanoamericano de la primera mitad del siglo xx no se entiende sin la presencia de casas editoriales como La España Moderna, Espasa-Calpe, la Revista de Derecho Privado, Aguilar, Labor, Cenit, Losada, la Revista de Occidente y el Fondo de Cultura Económica. Todas ellas vertieron el pensamiento europeo de los siglos xix y xx al castellano, lengua huérfana en aquellos días de los rigores de la ciencia y de la filosofía. Además, se hace referencia a los manuales, a los textos generales que difunden las ideas de una escuela. Se sabe, por ejemplo, que la teoría de la evolución no llegó a América tanto por la lectura directa de Darwin sino por los textos más generales y accesibles de su amigo Thomas Huxley. Algo similar sucedió con el marxismo, introducido inicialmente por los libros más llanos de Engels o los manuales de Labriola, Bujarin y Plejanov. Las introducciones, siempre de lectura más amable y franca, facilitan la naturalización de las corrientes de pensamiento en tierra extraña, y suplen por un tiempo los laberintos y complejidades de los pensadores originales. El estudio de las obras seminales viene después, generalmente de mano de los especialistas que dedican un esfuerzo particular a su asimilación y a su divulgación45.

  • 46 Carta a su madre, Bogotá, i° de enero de 1953.
  • 47 Carta a su hermano Tomás, Buenos Aires, 25 diciembre de 1950.

40Esta labor bibliográfica –descubrir los libros y autores que más incidieron en el traslado de ciertas ideas– se vio facilitada por la consulta de la biblioteca de Nieto que reposa en la Universidad Externado de Colombia. Nieto era un lector incansable y acucioso, pródigo en la compra de libros y difusor de material impreso entre sus amigos. Cuando vivió en España, Brasil y Argentina elaboró y envió listas enteras de escritores, libros, revistas, periódicos y casas editoriales de interés formativo para sus colegas. Su biblioteca, que el mismo Nieto calculó en 6.000 volúmenes46, es una excelente muestra de las teorías y enfoques en los diversos campos de las humanidades y de las ciencias sociales. En ella las grandes casas editoriales de la época y los traductores del momento están generosamente representados. A finales de 1950 le escribió a su hermano Tomás desde Buenos Aires: “Como autopresentes de Navidad me he obsequiado, exactamente, 28 libros. Mi biblioteca sigue, en consecuencia, aumentando. Cuando regrese a Colombia tendré mil obras más. Comprar libros es la mejor inversión del mundo”47.

  • 48 Esta técnica del bosquejo biográfico para animar el relato histórico fue usada con envidiable dest (...)

41A esta información se añade el registro de un variopinto mosaico de pensadores que contribuyeron a difundir ciertas posturas intelectuales. A lo largo del texto el lector encontrará las semblanzas de una serie de escritores muy populares en la época, pero que hoy apenas tienen sentido para los especialistas. ¿Quién recuerda al revisionista Henri de Mann, al fenomenólogo Fritz Schreier, al criminólogo Adriaan Bonger, al médico y moralista Nicola Pende y al analista de la Escuela de Fanckfurt, Georg Rusche? Para salvar esos vacíos, y los de otros intelectuales nacionales y extranjeros de mayor permanencia pero de los que se sabe poco, se elaboraron breves retratos de aquellos que más incidieron en la experiencia colombiana o que contribuyeron de manera indirecta a la difusión de ciertas ideas en el país. Este collage biográfico presenta las ideas en acción, es decir, en medio de los conflictos y desacuerdos que las auparon. En conjunto constituyen un recurso para vivificar el proceso histórico y observar a los individuos con sus afirmaciones y negaciones particulares sin olvidar los ámbitos sociales y culturales que contribuyeron a moldear sus vidas48.

42Los temas de estudio aparecen en el índice. En secuencia biográfica se examina la recepción del marxismo y las transformaciones del derecho penal y del derecho civil: el destronamiento del legado de la escuela lombrosiana, la afirmación de una criminología de base sociológica, la crítica al individualismo del Code Civil del siglo xix y su paulatino reemplazo por una concepción de responsabilidad social. Luego se aborda el nuevo proyecto historiográfico, la lucha por substituir la historia narrativa y encomiástica por una historia de mayor tono analítico que acentúa los procesos sociales y económicos del desarrollo nacional. En seguida se describen las corrientes de la jusfilosofía occidental que llegaron Colombia y su influencia en los estudios jurídicos. Al final se abordan las querellas epistemológicas en las ciencias de la cultura, discusiones que avalaron una particular diferencia entre las disciplinas que indagan las dimensiones del quehacer humano y las que exploran los objetos físico-naturales.

43Quedan por fuera muchos temas. Nada o poco se dice sobre los estudios del lenguaje, la antropología social, la crítica literaria, la psicología social o el examen del poder y del Estado como ciencia política. Nieto apenas tocó estas materias –el de la política fue, por ejemplo, el terreno privilegiado de su amigo Gerardo Molina–, y todo investigador debe en algún momento poner límites a su exploración. No domina todos los campos del saber y el estudio de la totalidad puede terminar en banalidad.

44Se debe aclarar, por último, que esta investigación no es un llamado a leer de nuevo a Nieto o a deplorar la escasa lectura de sus libros, ni un intento de exaltar o de rehabilitar su nombre y su reputación. Esto será labor de sociólogos, historiadores, juristas, economistas y filósofos, quienes –después de evaluar su legado– establecerán con criterio firme el grado de creatividad y animación intelectual encontrado en sus escritos. El presente trabajo facilita esa tarea, pero su objetivo central es diferente. Se quiere exponer el patrón de recepción de una corriente de ideas y su asentamiento en suelo colombiano. Es la ilustración de un proceso general a partir de un caso particular, no el esfuerzo por ennoblecer la figura de un pensador para instaurar su veneración. Sea cual fuere el veredicto final que se haga sobre la obra de Nieto, el autor piensa que sus esfuerzos introdujeron modelos y conceptos que todavía son fuente de inspiración para el estudio de los procesos histórico-culturales nacionales.

  • 49 Gabriel Tarde, Estudios sociológicos (Córdoba, 1961), p. 120.

45Con las anteriores reservas, se espera que el trabajo cumpla de alguna forma la exigencia estipulada por el sociólogo, jurista y psicólogo social francés Gabriel Tarde: “La primera condición de una buena síntesis es un buen análisis”49.

Notes

1 Nicolás Maquiavelo, El príncipe (Madrid, 1993), pp. 31 y 91, 106 y 113.

2 Michel de Montaigne, Ensayos (Madrid, 1992), vol. ii, 10.

3 Francisco Romero, Ideas y figuras (Buenos Aires, 1949), p. 98, y Alfred von Martin, Sociología del Renacimiento (México, 1946), p. 13. Ambas denominaciones son una extensión de la definición del Renacimiento como alborada de la “mentalidad moderna” que recorre los capítulos del libro clásico de Jacob Burckhardt de 1860, La cultura del Renacimiento en Italia: un ensayo (Madrid, 1992).

4 Josiah Royce, El espíritu de la filosofía moderna (Buenos Aires, 1947), pp. 42-53. Las conferencias de Royce debían mucho a los volúmenes de la Historia de la filosofía moderna de Wilhelm Windelband publicados en Alemania entre 1878 y 1880 (ed. cast. Buenos Aires, 1951). En el mejor clima hegeliano, Windelband estudió el desarrollo de la filosofía occidental desde el Renacimiento hasta la primera mitad del siglo xix en unión con el espíritu de la época, esto es, “en su relación con la cultura general y las ciencias particulares”. Otros libros de amplio uso, con un enfoque semejante al de Royce y de Windelband, fueron la Historia de la filosofía moderna (Madrid, 1907) del danés Harald Hoffding –publicado en Cophenague en 1894 y 1895, y rápidamente traducido al alemán, inglés, francés e italiano–, y la Historia de la filosofía moderna: desde el Renacimiento hasta Schopenhauer (Buenos Aires, 1951) de su amigo el muniqués asentado en Viena Friederich Jodl. A estos trabajos se deben añadir los socorridos manuales del pedagogo August Messer, profesor de la Universidad de Giessen, traducidos por la Revista de Occidente de Madrid durante los años veinte con segundas ediciones latinoamericana de Espasa-Calpe de Buenos Aires en 1939: La filosofía moderna del Renacimiento a Kant; La filosofía moderna de Kant a Hegel, y La filosofía en el siglo xix: empirismo y naturalismo. Los marxistas no se quedaron atrás en estos balances. El lituano de habla rusa Abram M. Deborin examinó el período en las Doctrinas político-sociales de la época moderna (Montevideo, 1960 y 1968), un pesado tratado que cubre los siglos que van desde el Renacimiento hasta Hegel y Feuerbach. La síntesis más acabada de estos esfuerzos en América Latina se deben al magisterio de Francisco Romero expresado en la Historia de la filosofía moderna (México, 1959), libro que compendia sus múltiples recensiones y ensayos de historia de la filosofía.

5 Josiah Royce, El espíritu de la filosofía moderna (Buenos Aires, 1947), p. 22.

6 De moderno también proviene la ambigua noción de posmodernidad, nada fácil de precisar a pesar del inofensivo pos que la precede. ¿Algo que va después de lo moderno, como lo poscolonial es lo que sigue a las eras coloniales? O más bien ¿el anuncio del agotamiento y superación de la modernidad?, ¿la situación de las sociedades contemporáneas en un mundo globalizado?, ¿una revolución de las tecnologías de la comunicación que lleva a que los habitantes del Yemen y del Nepal tengan la sensación de cercanía y contemporaneidad con un campesino boyacense y un indígena de los páramos bolivianos?, ¿la sociedad del riesgo y de la hiperinflación del consumo? Quizá todo esto y algo más aún poco claro y propio de las transformaciones que agitan el tercer milenio. Algunos autores opinan, sin embargo, que dado que “moderno” significa lo contemporáneo, no es posible que algo sea “posmoderno”. Mario Bunge, Filosofía y sociedad (México, 2008), p. 181.

7 Friedrich Nietzsche, Ecce homo (Madrid, 1993), p. 107. Más allá del bien y del mal, es decir, más allá de las designaciones, de los sentimientos y de las palabras que contraponen lo “bueno” a lo “malvado”, portaba un subtítulo que anunciaba la superación de las estrecheces del momento: “preludio de una filosofía del futuro”.

8 Charles Baudelaire, El pintor de la vida moderna (Bogotá, 1995), p. 44.

9 Franklin L. Baumer, El pensamiento europeo moderno (México, 1985); Marshall Berman, Todo sólido se desvanece en el aire (México, 1988); Sherman H. Eoff, El pensamiento moderno y la novela española (Barcelona, 1965) y Nil Santiáñez, Investigaciones literarias (Barcelona, 2002). A estos títulos se debe adicionar la abarcadora Modernidad (Madrid, 2007) del infatigable Peter Gay, que cubre el trabajo literario y artístico –pintores y poetas, arquitectos y novelistas, compositores y escultores, cineastas y dramaturgos– de los años que van de Baudelaire al arquitecto Frank O. Gehry. El volumen dedica varias páginas a García Márquez como exponente de una modernidad tardía deudora del mundo desolado de Franz Kafka.

10 Jorge Luis Borges, Arte poética (Barcelona, 2001), p. 135.

11 Antonio Machado, Prosas dispersas: 1893-1936 (Madrid, 2001), p. 525

12 Arthur O. Lovejoy, La gran cadena del ser (Barcelona, 1983), pp. 30-31.

13 Franklin L. Baumer, El pensamiento europeo moderno (México, 1985), pp. 21-22.

14 Mario Bunge, Las ciencias sociales en discusión: una perspectiva filosófica (Buenos Aires, 1999), p. 383.

15 La audiencia de habla castellana conoció el debate a principios de siglo con la publicación de los trabajos de Schmoller, Política social y economía política (Barcelona, 1905), 2 vols. El segundo volumen contiene su famoso ensayo de 1883, “Economía nacional, economía política y método”, una respuesta a las tesis de Menger. La controversia ha sido objeto de numerosas exposiciones y la mayoría de las historias del pensamiento económico le dedican algunas páginas, como ocurrió con la conocida Historia de las doctrinas económicas (Madrid, 1927) de los franceses Gide y Rist, muy atendida por los intelectuales colombianos de la época. Pero quizá el texto más significativo sobre la disputa sea el “excelente tratado” del alumno de Hans Kelsen y Edmund Husserl, el vienés Felix Kaufmann, Metodología de las ciencias sociales (México, 1946). La calificación de “excelente” proviene de Schumpeter, discípulo de los discípulos de Menger y amigo de Kaufmann (ver su Historia del análisis económico, Barcelona, 1982, p. 892). El mismo Schumpeter resumió la controversia cuando los puntos en discrepancia estaban todavía frescos y los contendientes aún vivían. Ver su Síntesis de la evolución de la ciencia económica y sus métodos de 1914 (Barcelona, 1964), pp. 171-177. Si las ideas de Schmoller circularon tempranamente en los medios hispanoamericanos, la difusión de las tesis de Menger fue tardía. Sólo se las conoció a través de literatura secundaria, y hubo que esperar hasta el amanecer del tercer milenio para tener acceso directo a sus textos. Ver Carl Menger, El método de las ciencias sociales (Madrid, 2002). Es interesante recordar aquí que en el mismo año en que estalló la querella Menger-Schmoller, 1883, Wilhelm Dilthey daba a luz en Leipzig la Introducción a las ciencias del espíritu, libro que afirmaba la independencia de las ciencias humanas ante las ciencias de la naturaleza y sus métodos. Un ilustrativo balance de estas controversias en el pensamiento alemán de la época se encuentra en Fritz K. Ringer, El ocaso de los mandarines alemanes (Barcelona, 1995), pp. 151-153 y 300-315.

16 H. Stuart Hughes, Conciencia y sociedad: la reorientación del pensamiento social europeo, 1890-1930 (Madrid, 1972).

17 Heráclito § 719. Ver Los filósofos presocráticos (Madrid, 1978), vol. i, p. 381.

18 Sólo se han mencionado algunos representantes de las humanidades, la política y las ciencias sociales. Pero no hay que olvidar a los creadores en los campos de las artes, la literatura y el ensayo, uno de los géneros más arraigados en las letras nacionales: el fotógrafo Leo Matiz, los compositores Antonio María Valencia y Adolfo Mejía, los arquitectos Alberto Wills Ferro y Guillermo González Zuleta, y los pintores y escultores Pedro Nel Gómez, Luis Alberto Acuña, Gonzalo Ariza, Rodrigo Arenas Betancur, Guillermo Widemann, Débora Arango y Marco Ospina, el primer pintor abstracto del país. En las letras hay que señalar al novelista de temas urbanos José A. Osorio Lizarazo, al relator de las miserias de los trabajadores de la selva César Uribe Piedrahita, al escritor y periodista Eduardo Zalamea Borda; a los poetas Luis Vidales, Aurelio Arturo, León de Greiff, Eduardo Carranza y Jorge Zalamea; a los críticos literarios Rafael Maya y Ernesto Volkening; al ensayista Hernando Téllez, al periodista Lucas Caballero Calderón y a su hermano Eduardo, que trajinó con soltura por las sendas de la crónica, el ensayo y la novela. Las mujeres no estuvieron ausentes. Ofelia Uribe de Acosta y María Eastman –esposa de Gerardo Molina–, dos luchadoras feministas en la cátedra, el periodismo y la plaza pública, extendieron, con acentos más pausados, el airoso legado de María Cano, una hija de la generación del Centenario que se unió a las luchas obreras.

19 Carl E. Schorske, Pensar con la historia: ensayos sobre la transición a la modernidad (Madrid, 2001), p. 254.

20 Universidad Nacional de Colombia, Revista Trimestral de Cultura Moderna, Bogotá, octubre de 1944, pp. 4-5. Estos ideales contaban con sus antecedentes. Veinte años atrás una joven institución universitaria de escasos recursos, heredera del pensamiento liberal del siglo xix, el Externado de Colombia –dirigida por el jurista, sociólogo, historiador y crítico social Diego Mendoza Pérez–, se planteó un esfuerzo semejante. Su Prospecto Académico de 1923 registró como misión formar abogados siguiendo el ejemplo de los institutos universitarios de vanguardia. La instrucción estaría organizada alrededor de seminarios donde profesores y estudiantes se reunían para hacer investigación sobre aspectos concretos de la ciencia jurídica. Dará “a sus enseñanzas una orientación acorde con las corrientes del pensamiento moderno, dándoles el interés que deban tener en relación con las necesidades nacionales”. El Tiempo, Bogotá, diciembre 19 de 1923. Las itálicas son nuestras.

21 La idea de generación es un tema de pocos acuerdos y francas desavenencias. Señala un campo huidizo y francamente evasivo. Su punto de partida, la edad, un factor biológico claro y seguro, se complica cuando el analista lo une con las dimensiones histórico-culturales. A pesar de los escollos –y de las querellas asociadas con el ordenamiento empírico de personas, sucesos y eventos– se ha mostrado muy útil para la historia de la política, el pensamiento y las formas artísticas. “Parece destinado a proporcionar la primera demarcación de un análisis razonado de las vicisitudes humanas”, apuntó con serenidad y confianza Marc Bloch. Señala y organiza realidades muy concretas, pero su tratamiento exige un lenguaje flexible y abierto para no herir la fluidez de los procesos colmados de ironías y contradicciones, estancamientos, avances y retrocesos. Un caso ilustrativo lo ofrece la clásica Historia de la literatura francesa de Albert Thibaudet (Buenos Aires, 1939), obra que ordena –a través de cinco dilatadas generaciones– el desenvolvimiento de las letras galas desde 1789 hasta la Primera Guerra Mundial.
La noción de generación que siguen estas páginas proviene de Marc Bloch, Apología para la historia o el oficio de historiador (México, 1996), pp. 268-270; de los sociólogos Karl Mannheim, “El problema de las generaciones”, Revista Española de Investigaciones Sociológicas, n.° 62, Madrid, abril-junio de 1993, pp. 193-242 y Randall Collins, Sociología de las filosofías (Barcelona, 2005); del crítico literario Julius Petersen, “Las generaciones literarias”, en Emil Ermatinger [et al], Filosofía de la ciencia literaria (México, 1946), pp. 137-193, y de los textos del filósofo José Ortega y Gasset, El tema de nuestro tiempo y En torno a Galileo (recogidos en los vols. iii y v de sus Obras Completas, Madrid, 1947), quien hizo de las generaciones un tema muy español. Las ideas de Ortega eran una extensión enriquecida de los puntos de vista de Dilthey expuestos en diversos trabajos, especialmente en su ensayo de 1876, “Acerca del estudio de la historia de la ciencias del hombre, de la sociedad y del Estado”, incluido en Wilhelm Dilthey, Psicología y teoría del conocimiento (México, 1978), pp. 433-476. Una llamada de atención sobre los peligros del uso indiscriminado de las generaciones en los estudios culturales, se encuentra en el perspicaz recensión de Raimundo Lida, “Períodos y generaciones en historia literaria”, incluida en sus Letras hispánicas (México, 1981), pp. 25-44.

22 Aunque las listas son tediosas, cabe recordar algunos nombres. Lejos de toda enumeración exhaustiva, los centenaristas más conspicuos en el campo de la cultura fueron el novelista José Eustasio Rivera, los poetas Luis Carlos López y Porfirio Barba Jacob, el pedagogo Agustín Nieto Caballero, el filólogo Félix Restrepo S. J., los compositores Luis A. Calvo y Guillermo Uribe Holguín, los periodistas Luis Cano, Armando Solano y Luis Eduardo Nieto Caballero, el sociólogo Luis López de Mesa, el historiador Gustavo Arboleda, el cronista Tomás Rueda Vargas, el hacendista Esteban Jaramillo y el ingeniero con inclinaciones económicas y sociológicas Alejandro López. En la política sobresalieron Enrique Olaya Herrera, Alfonso López Pumarejo, Eduardo Santos y Laureano Gómez.

23 Se debe señalar, sin embargo, que la generación que recibió el gobierno de manos del presidente Virgilio Barco ya había comenzado a dejar su impronta en la cultura. Para una generación, el poder llega, generalmente, mucho después de las actividades intelectuales, siempre más abiertas y democráticas que el liderazgo político. Los hombres y mujeres fin de siècle se aprovecharon de la expansión universitaria de los sesenta y setenta y se presentaron a la escena nacional con especializaciones, títulos profesionales y formación en el exterior, facilidades de los cuales carecieron los representantes de las anteriores generaciones. La universidad misma se convirtió en una fuente ocupacional de importancia para los intelectuales. En su seno se institucionalizó la labor docente, la investigación y la producción intelectual. La vieja estructura de la educación superior afincada en las facultades destinadas a la formación de profesiones liberales, con profesores esporádicos –ingeniería, medicina y derecho–, cedió terreno al docente de tiempo completo y al nacimiento y estabilización de nuevas disciplinas universitarias ayer en manos de la formación ermitaña y sin control del autodidacta. Se promovieron facultades de filosofía, sociología, economía y antropología, lo mismo que de matemáticas, física, química, biología, literatura, pintura y música, y tras ellas el país se unió –con penuria y retrasos– al tren de la cultura universal.

24 Los actos de una generación marcan al conjunto de la sociedad cuando se trata de la dimensión política, pero cuando se atiende a un movimiento intelectual –a una corriente literaria o a una tendencia filosófica– sus consecuencias sólo afectan a un grupo reducido de personas y a un campo restringido de la cultura superior. La juventud cultivada de las grandes ciudades comprometida con las nuevas escuelas poéticas (el simbolismo, por ejemplo), es distinta de los jóvenes trabajadores del mundo rural y de los medios urbanos de la misma época y del mismo país. Son grupos juveniles contemporáneos, pero carecen de vínculos y de comunidad de ideales. Tienen la misma edad pero se ignoran. No participan de la misma constelación de pasiones e intereses.

25 José Ortega y Gasset, Obras Completas (Madrid, 1947), vol. iv, pp. 204-205.

26 Respuesta de Nieto al homenaje de los intelectuales barranquilleros (El Heraldo, Barranquilla, junio 2 de 1954). Al acentuar lo “contemporáneo”, Nieto y sus compañeros de generación tenían en mente el ordenamiento de la historia de la filosofía difundido en América Latina por Francisco Romero: filosofía antigua (Grecia y Roma), filosofía medieval, filosofía moderna (Renacimiento, siglo xvii e Ilustración) y filosofía contemporánea (siglos xix y xx). A veces Romero se refería a este último período con el mote de “postmoderno”, o filosofía posterior al siglo xviii. Francisco Romero, “Las etapas de la filosofía moderna”, ensayo publicado en el diario La Nación de Buenos Aires el 12 de enero de 1947 (recogido dos años después en Ideas y figuras, Buenos Aires, 1949), y su libro más orgánico, Historia de la filosofía moderna (México, 1959).

27 Carta a Germán Fernández Jaramillo, Bogotá, 24 de agosto de 1940.

28 Una inquietud semejante tuvo el ensayista Gutiérrez Girardot, quince años más joven que Nieto, quien vivió buena parte de su vida activa en Alemania. En una entrevista indicó que “todos mis trabajos responden a una preocupación: la de transmitir a mis compatriotas lo que he conocido en Europa y demostrar de una manera accesible que un latinoamericano no es menos que un europeo”. Rafael Gutiérrez Girardot, Hispanoamérica: imágenes y perspectivas (Bogotá, 1989), p. 311.

29 Josef L. Kunz, La filosofía del derecho latinoamericana en el siglo xx (Buenos Aires, 1951), p. 163, y Giorgio Del Vecchio, Filosofía del derecho (México, 1946), vol. ii, p. 443.

30 Alfredo Poviña, Nueva historia de la historia de la sociología latinoamericana (Córdoba, 1959), p. 234.

31 Astolfo Tapias Moore, “La sociología en los países sudamericanos del pacífico”, en Georges Gurvitch y Wilbert E. Moore, Sociología del siglo xx (Buenos Aires, 1956), vol. ii, p. 183.

32 Francisco Elías de Tejada, “Trayectoria del pensamiento político colombiano”, Revista de la Universidad del Cauca, n.° 13, Popayán, mayo de 1950, p. 54, y Luis Legaz y Lacambra, Introducción a la ciencia del derecho (Barcelona,i943), p. 130. En otro libro –Filosofía del derecho (Barcelona, 1979), p. 178–, el mismo Legaz exaltó los esfuerzos de Nieto al señalar la literatura más relevante sobre la concepción egológica del derecho.

33 William Ebenstein, La teoría pura del derecho (México, 1947), p. 10. El libro, un clásico en el tema, ha pasado a la literatura secundaria como “la más detallada interpretación kantiana de la teoría pura de Kelsen”. Stanley L. Paulson, “La alternativa kantiana de Kelsen: una crítica”, Doxa, Cuadernos de Filosofía del derecho, n.° 9, Alicante, 1991, p. 174. Ebenstein, alumno de Kelsen, nació en Austria en 1910, obtuvo la licenciatura en Viena en 1934 y enseguida se trasladó a Londres para estudiar con Harold Laski en la London School of Economics. Después se fue a Norteamérica, donde finalizó el doctorado en ciencias políticas en la Universidad de Wisconsin. Trabajó en las universidades de Princeton y California y publicó numerosos trabajos sobre filosofía, sistemas de gobierno e historia del pensamiento político. Varias de sus obras circularon en América Latina durante los años cincuenta y sesenta, y fueron de gran recibo en las facultades de derecho y en los programas de ciencia política. Murió en Estados Unidos en 1976.

34 Antonio García, Geografía económica de Caldas, 2a ed. (Bogotá, 1978), p. vii; Gerardo Molina, Las ideas socialistas en Colombia (Bogotá, 1987), p. 275, y Jaime Vélez Sáenz, Del derecho a la filosofía (Bogotá, 1989), pp. 14-15. Efectivamente, Nieto se sentía muy lejos del dogma marxista. En una ocasión le escribió al dirigente e ideólogo conservador de Antioquia, Gonzalo Restrepo Jaramillo: “Me dice usted que ‘no vive muy convencido de mi ortodoxia marxista’. Ante un marxista puro yo sería, evidentemente, un peligroso heterodoxo... Cuando se organice para todo el mundo un gran Estado socialista idéntico al soviético, tendría que emigrar a otro planeta que permita a sus habitantes una vida más noble, más humana y, especialmente, con mayor autonomía para las investigaciones filosóficas”. Carta a Gonzalo Restrepo Jaramillo, Río de Janeiro 28 de diciembre de 1947.

35 Alfredo Trendall, “La filosofía de Luis E. Nieto Arteta”, La República, Suplemento Literario, Bogotá, abril 22 de 1956.

36 Jaime Jaramillo Uribe, De la sociología a la historia (Bogotá, 1994), pp. 166-167 y 168. Jaramillo jamás llevó a cabo su anhelado estudio. Se espera que el presente análisis llene, de alguna forma, el vacío que él hizo evidente y transmitió a la generación siguiente.

37 Alejandro Korn, Influencias filosóficas en la evolución nacional (Buenos Aires, ¿1936?), p. 22.

38 Arthur O. Lovejoy, La gran cadena del ser (Barcelona, 1983), p. 28. La elección de figuras medianas y relativamente desconocidas es frecuente en la historiografía contemporánea. George Brandes, por ejemplo, escribió Los irresistibles (1924), una biografía del duque de Biron, “le beau Lauzun”, para describir las costumbres amorosas de la Francia de las postrimerías del siglo xviii. “Lauzun –indicó Sanín Cano en la reseña del libro de Brandes–, no fue una inteligencia privilegiada, ni un gran militar de su tiempo, ni se distinguió tampoco por su figuración diplomática”. Sólo fue un “discreto varón entre sus contemporáneos”, pero muy ilustrativo de los modos de vida de la corte de María Antonieta. “Representa toda su época interior y exteriormente, sin llegar a la magnitud excelsa”. B. Sanín Cano, “Los irresistibles, un gran libro de Brandes”, El Espectador, Suplemento Literario Ilustrado, Bogotá, agosto 20 de 1925. Lo mismo hicieron el inglés Aldoux Huxley en su brillante estudio sobre el olvidado Maine de Biran y, entre nosotros, Medófilo Medina y Malcom Deas con dos protagonistas nacionales de segundo orden: un político de la Costa Atlántica y un empresario de origen inglés de los años que siguieron a la Independencia. Para estos analistas las particularidades de un período se expresan mejor en los personajes secundarios, más aptos para representar los “procesos silenciosos de la historia”. Ver Aldous Huxley, Temas y variaciones (Buenos Aires, 1962), Medófilo Medina, Juegos de rebeldía: la trayectoria política de Saúl Charris de la Hoz (Bogotá, 1997), pp. 20-21 y Malcom Deas, Vida y opiniones de Mr. William Wills (Bogotá, 1996), vol. i, p. 300. Reflexiones semejantes se encuentran en los conocidos textos de Eileen Power, Gente de la Edad Media (Buenos Aires, 1945), p. 9 y de Carlo Ginzburg, El queso y los gusanos: el cosmos según un molinero del siglo xvi (Barcelona, 2001), p. 21. Pensando en las figuras secundarias Dilthey recordó: “Toda vida puede ser descrita, la modesta lo mismo que la poderosa, la de todos los días lo mismo que la extraordinaria”. Wilhelm Dilthey, El mundo histórico (México, 1944), p. 272.

39 Leopold von Ranke, Grandes figuras de la historia (México, 1958), p. 18

40 Leopold von Ranke, Pueblos y estados en la historia moderna (México, 1948), p. 519.

41 Georges Wickes y Ray Frazer, “Entrevista con Aldoux Huxley”, en El oficio de escritor (México, 1982), pp. 153-154. Las itálicas pertenecen al original.

42 El autor de este trabajo ha contribuido a ordenar parte de estos materiales con la edición de dos colecciones de ensayos dispersos de Nieto: Ensayos históricos y sociológicos (Bogotá, 1978) y Crítica de la economía política (Bogotá, 2005). A esta labor documental se suma la publicación del opúsculo, Luis E. Nieto Arteta, esbozo intelectual (Bogotá, 2002), que narra la vida de Nieto en escorzo.

43 Las cartas constituyen el recurso par excellence del analista interesado en las acciones individuales. Sus pliegos revelan el carácter y las circunstancias de una vida; sellan las valoraciones personales de una situación. Son la fuente más preciada para el biógrafo, cuya “tarea consiste en comprender el nexo efectivo en el cual un individuo se halla determinado por su medio y reacciona sobre él”. Whilhelm Dilthey, El mundo histórico (México, 1944), pp. 271 y 274. La carta anuncia, por lo demás, la personalidad y subjetividad del corresponsal. Es la materialización de un sentimiento; la manifestación de un espíritu subjetivo que lucha por objetivarse ante otra persona, señaló Simmel en su famosa digresión sobre la sociología de la comunicación escrita. Ver su Sociología (Madrid, 1977), vol. i, pp. 400-401. “Cofre de los sentimientos, depósito de nuestros más queridos pensamientos, mensajero alado del corazón, testigo de excepción de las civilizaciones”, la llamó B. Sanín Cano en su meditación sobre el valor histórico y cultural de la correspondencia. Ideologías y cultura (Bogotá, 1998), vol. iii, pp. 90 y 94. Para Dilthey, las cartas y demás documentos personales plasmados en diarios, biografías y autobiografías ofrecen el registro más directo de las vivencias, esto es, de los recuerdos, desengaños, pensamientos, aspiraciones, visiones del mundo, etc., de un individuo o de una generación. Cualquier experiencia individual o colectiva que haya dejado huella en un individuo o en un grupo. Un objeto cultural –una pintura, un poema, un relato, una pieza musical (“el arte de las emociones interiores”), etc.– son materializaciones de experiencias ajenas, de vidas de otros que el historiador y el sociólogo evidencian mediante el recurso de la comprensión, del “reavivamiento” interior de una vivencia del presente o del pasado para su mejor entendimiento. Fue lo que hizo el propio Dilthey cuando examinó las congojas y anhelos de muerte en Novalis para ilustrar la creación poética de una de las mentes más representativas del romanticismo alemán. Whilhelm Dilthey, Vida y poesía (México, 1945), pp. 339-402.

44 Benjamín Franklin, Autobiografía y otros escritos (Madrid, 1982), p. 346.

45 Este fue el caso, por ejemplo, del colega y amigo renuente de Nieto, el filósofo Danilo CruzVélez, a quien debemos la primera exposición rigurosa del pensamiento de Husserl y de Heideger en nuestro medio. Ver su Filosofía sin supuestos: de Husserl a Heidegger (Buenos Aires, 1970).

46 Carta a su madre, Bogotá, i° de enero de 1953.

47 Carta a su hermano Tomás, Buenos Aires, 25 diciembre de 1950.

48 Esta técnica del bosquejo biográfico para animar el relato histórico fue usada con envidiable destreza en la historia de las ideas por Robert M. Crunden en su ilustrativa Introducción a la historia de la cultura norteamericana (Bogotá, 1994) y por William Johnston en el clásico The Austrian Mind (Berkeley, 1983), ese rico y variado mosaico de la intelligentsia austro-húngara fin de siècle. Lo mismo puede decirse de las obras del reverenciado Paul Hazard, de la La crisis de la conciencia europea (Madrid, 1941) y de su continuación, El pensamiento europeo en el siglo xviii (Madrid, 1946), dos libros sobre las figuras que promovieron la Ilustración.Ya Hippolyte Taine, sin embargo, había recurrido a ella en el siglo xix para estampar los agudos retratos de artistas, pensadores y políticos que aparecen en Los orígenes de la Francia contemporánea (Madrid, sf.), y Ranke la había acariciado en las semblanzas de reyes, papas, guerreros y líderes religiosos que brotan en sus diferentes libros y que años después aprovechó el asturiano Wenceslao Roces para editar la perspicaz antología del historiador alemán, Grandes figuras de la historia (México, 1958). Quienes deseen ir más lejos la encontrarán en los historiadores de la antigüedad, como recurso para fijar las fortunas de héroes, tribunos, sacerdotes y regentes asiáticos, griegos y latinos.

49 Gabriel Tarde, Estudios sociológicos (Córdoba, 1961), p. 120.

© Universidad externado de Colombia, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search