Version classiqueVersion mobile

Bogotá segmentada

 | 
Óscar A. Alfonso Roa

Capítulo segundo. Bogotá 1950-1972: consolidación del “laissezferismo impuro”

Texte intégral

1La década de los cincuenta se inaugura con una renovada visión de las relaciones entre los trabajadores y los empresarios en una sociedad en pleno proceso de urbanización, visión surgida fundamentalmente de la difusión de laidea de que el desarrollo industrial exigía nuevas acciones colectivas, esto es, instituciones capaces de regular las relaciones industriales que alcanzaban un insospechado nivel de complejización consistente con el crecimiento y diversificación de las plantas y del producto. Si bien hasta entonces el salario industrial se empleaba para promover la productividad laboral como también el interés de las empresas y de los empresarios por mantener bajo su control a los obreros, el Código Sustantivo del trabajo instituyó el salario mínimo legal, la contratación colectiva, la seguridad social y un nuevo régimen prestacional. la dimensión de lo urbano comenzó a afianzarse como resultado del traslape de las nuevas relaciones laborales con las nuevas formas de producción del espacio construido, residencial y no residencial y, aun con el imaginario colectivo desde donde se propagaba la idea de la ciudad y la aglomeración como simbióticas a la inseguridad física de las personas. La disposición territorial de los bienes públicos urbanos heredada del período precedente, alentó la consolidación de capitales inmobiliarios que anticiparon los nuevos emprendimientos públicos para erigir al eje centro-norte de Bogotá como el de la principal dinámica del desarrollo inmobiliario formal.

I. ACELERACIÓN DEL CRECIMIENTO POBLACIONAL URBANO, INDUSTRIALIZACIÓN Y AMBIENTE INFLACIONARIO EN COLOMBIA

2Escapa a los propósitos de este capítulo establecer con precisión la influencia de las actividades industriales y no industriales en el crecimiento poblacional urbano. Sin embargo, se pretende realizar una aproximación a algunas de sus características más generales, comenzando por recordar que las funciones y la localización de las actividades económicas son los principales determinantes de su comportamiento espacial y agregado. Si bien es cierto que “las principales características de la estructura espacial que tiene Colombia actualmente, se manifiestan a partir de esta fecha, 1930” (Jaramillo y Cuervo, 1987, 351), también lo esque a partir de mediados del siglo pasado la tendencia concentrativa del crecimiento poblacional urbano se acompaña de una sensible redistribución de tal crecimiento entre las ciudades o cabeceras municipales del segundo nivel de la taxonomía que propongo en la tabla 1; durante el período 1950-1972, Bogotá experimentó la más elevada participación de los últimos 55 años mientras que la de las 83 cabeceras restantes es la menor pero, de conjunto, explican el 85,6% del crecimiento poblacional urbano del país.

Tabla 1. Crecimiento poblacional urbano por grupos de municipios, Colombia 1950-1972

Tabla 1. Crecimiento poblacional urbano por grupos de municipios, Colombia 1950-1972

Fuente: Cálculos del autor con base en los Censos de Población, dane.

3Este fenómeno, que involucra de manera simultánea dosmovimientos, concentración y desconcentración poblacional, será la pauta sobre la que gravitará el crecimiento poblacional urbano en Colombia y su explicación conciernea la redistribución de la población en el área de influencia inmediata de las ciudades de segundo nivel jerárquico de la red colombiana de ciudades, de la modificación en la tendencia espacial de las migraciones y de la distribución intra urbana del crecimiento poblacional urbano, en su orden, la metropolización, la consolidación de cuencas migratorias y la polarización social urbana.

4El doble carácter corporatista y gremialista del Estado colombiano durante este período, así como el auge de la protesta originada tanto en movimientos sociales que se visibilizaban, especialmente los agrarios, y otros que no perseguían notoriedad pero que de cualquier forma operaban en los centros urbanos, le imprimieron a su intervención un doble carácter espacial, el desconcentrativo y el contenedor de las migraciones en ciertas regiones; su omisión, por el contrario, propició des plazamientos masivos ante la intensidad de la violencia y el conflicto armado.

5Las inversiones en la accesibilidad urbano-regional propiciaron la integración de una porción del territorio colombiano, privilegiando la interconexión vial de las aglomeraciones andinas con las del Caribe y del Pacífico. El carácter desconcentrativo de la accesibilidad contuvo el crecimiento de la primacía poblacional de Bogotá e incentivóla desconcentración del crecimiento hacia las mencionadas 83 cabeceras. Para entonces, la renta cafetera se había erigidoen la principal fuente de divisas del país, permitiendo al gremio cafetero intervenir en la orientación de la política macroeconómica, especialmente en lo que concernía a la fijación de la tasa de cambio para el reintegro cafetero. En el plano territorial, las inversiones de fedecafé en el occidente colombiano y los intermitentes intentos de reforma agraria (Cuervo y González, 1997, 318-319) contribuyeron a contener las migraciones de la población campesina.

6En el plano industrial, la baja concentración espacial de larama de las confecciones se complementó con la producciónde bienes perecibles que atendía la diversidad regional del consumo de bebidas y alimentos, pero el liderazgo textil concentrativo del proceso de industrialización comenzó a ser disputado por ramas como la del papel y las editoriales, petróleo y carbón, metales básicos, caucho y maquinaria eléctrica (Cuervo y González, 1997, 431).

7Aun que las ciudades potencialmente mejor dotadas paracontrarrestar el avance de la primacía bogotana no cumplieron su papel histórico, no ocurrió lo mismo con otras que comenzaron a emerger en el escenario urbano colombiano pues, no obstante las ganancias en población urbana quesignificó para Bogotá la adhesión autoritaria de cinco municipios circunvecinos al calor de la reforma introducida en 1954 que la constituyó como distrito Especial en la organización político-administrativa del país, las ciudades de segundo nivel en la red colombiana de ciudades –medellín, Cali y Barranquilla, en su orden– continuaron participando activamente del crecimiento poblacional urbano que se acompañó de una bifurcación de tal crecimiento hacia el oriente –Bucaramanga y Cúcuta– y del reforzamiento urbano en el Caribe con Cartagena y Santa marta.

8Adicionalmente, y como se verifica en el mapa 4, el crecimiento poblacional urbano de tercer nivel se distribuyó desde los municipios de la región andina en dirección del Caribe yel Pacífico. Excepcionalmente, algunos municipios del Piedemonte llanero –los más próximos a Bogotá– se integrabande manera precaria a esta escala de la red, pues la tendenciamás acentuada en los municipios de las regiones orinoquense y amazónica es al despoblamiento urbano producto de ladesarticulación funcional y a las precarias condiciones deaccesibilidad a que se ha sometido a esta porción del territorio colombiano. Aunque las migraciones del campo a laciudad, especialmente las interregionales, predominaban eneste período de consolidación de la red urbana colombiana, ya es posible detectar migraciones ciudad - ciudad. Las másnotables son las que originaron el decrecimiento de 72 cabeceras municipales localizadas de manera predominante en la Amazonia, la orinoquia y la sabana interior caribeña.

9El mecanismo discrecional del ajuste de la renta cafetera se debilitó a partir de 1966 cuando el país adoptó el régimen de minidevaluaciones, crawling peg, como mecanismo de reajuste del precio de la divisa. El nuevo estatuto cambiario introdujo nuevas funciones y medidas para consolidar el aparato del Estado colombiano; creado en 1923, se encargabade dictar la política monetaria y de ejercer el control y tutela sobre el sistema financiero: la Junta monetaria, presidida porel ministro de Hacienda y Crédito Público pero operando en el Banco de la República, y la Superintendencia Bancaria, adscrita a ese mismo ministerio. Esta entidad ejerció también las funciones de vigilancia y control del Estado sobre programas y proyectos que involucraran la producción de cinco o más unidades de vivienda. Cuatro años atrás, había comenzado a operar en Colombia un régimen laboral cuyos arreglos institucionales consignados en el Código Sustantivo del trabajo persistieron por casi tres décadas e incidieron de manera decisiva en la configuración socio-económica y espacial de las ciudades a la cabeza de la red primada colombiana. la estabilidad del contrato de trabajo y otras garantías laborales como la retroactividad de las cesantías facilitaron el acceso a la vivienda a las familias de quienes tenían contratos de trabajo a término indefinido.

Mapa 4. Participación de las ciudades en el crecimiento de la población urbana, Colombia 1951-1964

Mapa 4. Participación de las ciudades en el crecimiento de la población urbana, Colombia 1951-1964

Fuente: Cálculos del autor con base en estadísticas del dane.

10Estas conquistas laborales estimularon a los urbanistas colombianos de inspiración corbuseriana a relanzar las ideas en las que se menospreciaban las funciones del espacio público (Lefebvre, 2004, 30) y que eventualmente tomarían cuerpo en grandes proyectos inmobiliarios denominados genéricamente como “las ciudades dentro de las ciudades”, esto es, que se proyectaban simultáneamente como el lugar de trabajo, el lugar de habitación, el lugar de consumo, el de la educación de los hijos y, en fin, el del acceso a los placeres programados.

11Las cesantías y las primas salariales pero, especialmente, la garantía de un pago periódico y estable, configuraban al trabajador como un excepcional sujeto de crédito en tanto tuviese ese tipo de contrato, pues disminuía el riesgo financiero de incumplimiento y de mora en el pago en las operaciones hipotecarias de financiación de la vivienda alargo plazo, amén que la vivienda era la garantía real exigidapara amparar tal operación. Adicionalmente, se introdujo la parafiscalidad con la que trabajadores y empleadores, de manera solidaria, realizan los aportes periódicos con los queun conjunto de entidades se encargan de proveer servicios de profundo significado social que, dadas las fuertes restricciones fiscales del país, no era posible proveer de manera regular y estable: en adelante, el Instituto Colombiano de Bienestar familiar se va a encargar de atender demandas insatisfechas que afectaban a la familia y al menor de edad, el Servicio nacional de Aprendizaje va a facilitar la formación profesional de adolescentes y mayores y, con ello, a retornar con creces a los empleadores sus aportes por la vía de la calificación de la mano de obra, mientras que las Cajas de Compensación familiar diversificarán sus funciones proveyendo un complemento a los perceptores de los salarios más bajos a través del subsidio familiar, programas de educación y recreación para las familias aportantes y, ulteriormente, programas y subsidios para la adquisición de vivienda.

Mapa 5. Participación de las ciudades en el crecimiento de la población urbana, Colombia 1964-1973

Mapa 5. Participación de las ciudades en el crecimiento de la población urbana, Colombia 1964-1973

Fuente: Cálculos del autor con base en estadísticas del dane.

12Al mismo tiempo que Bogotá reforzó su primacía poblacional urbana en Colombia, ciudades del Eje Cafetero como manizales y Pereira, al igual que Armenia que, además, nunca descolló por participación en el crecimiento urbano colombiano, descendieron en la jerarquía de ciudades ante el ascenso de otras que, paradójicamente, jamás contaron con esa poderosa llave del desarrollo regional que era la renta cafetera. Las peculiaridades del desarrollo de la regióncafetera son emblemáticas del conservadurismo histriónico que caracteriza a esta clase empresarial y la consecuente relación simbiótica que han establecido con la propiedad territorial, de manera que los bienes suelo adquieren para ella un apreciable valor simbólico en su reproducción socioeconómica y política.

13Sobre tal valor simbólico se erigió el poder de los gamonales que, articulados a alguna facción local del bipartidismo, se encargaban de construir territorialidades y de aglutinar tierra que defendían, a sangre y fuego, para consolidar la vía latifundista del desarrollo rural colombiano –opción y mecanismos violentos empleados para imponerla–, que detonóla organización de minifundistas y pequeños propietarios rurales desalojados o desapropiados en las autodefensas campesinas. Estas organizaciones, que proclamaban un modo de vida rural con soporte en la pequeña propiedad, se constituyeron el antecedente más próximo de la guerrilla más persistente de América latina, las farc, cuyos caudillosse encargaron de generar los mecanismos para que contingentes de campesinos tomasen las armas.

14Pero a partir de la segunda mitad de la década del sesenta, la población colombiana y sus territorios van a ser sometidos a diversas terapias desarrollistas que redundarán en un interludio hiperconcentrativo del crecimiento poblacional urbano pues, como se aprecia en el mapa 5, solo las primeras diez ciudades participarán del 59,2% de tal crecimiento.

  • 1 Economista canadiense que trabajó como asesor del gobierno norteamericanoy que encabezó la primera (...)

15Estas terapias se fraguaron en medio de la coyuntura económica y política de 1966-1967, momento decisivo en la historia de Colombia pues las orientaciones de la Operación Colombia, acuerdo elaborado bajo la dirección del influyente Lauchlin Currie1, señaló las bases de una política de urbanización de la población y de industrialización según la cual las actividades modernas urbano-industriales se encargarían de jalonar el desarrollo agrario y propiciar el incremento de la productividad del suelo rural y del trabajo a partir de la mecanización que ocurriría indisolublemente ligada al latifundio, “en lugar de una nación llena de campesinos propietarios” (sic).

16La diversificación del aparato industrial se apoyó en diferentes instrumentos de política de promoción de las exportaciones de origen manufacturero e industrial contenidos en el nuevo Estatuto Cambiario, decretoley 444 de 1.967, cuya adopción implicó, en su momento, una ruptura temporal de las relaciones del país con el orden mundial promovido por el fondo monetario Internacional. Pero, a su vez, contribuyó a deflagrar una nueva etapa del conflicto armado colombiano, pues es en esta coyuntura que se fundaron las farc como ejército irregular engrosado por los campesinos que previamente se habían organizado como autodefensas y que, en adelante, promoverán por la vía armada un modelo de sociedad rural antagónico al propuesto por las burguesías urbano-industriales, dando inicio a una prolongada y nefasta terapia violenta. Al nivel urbano, el pacto bipartidista del Frente Nacional operó sigilosamente para poner fin a las políticas de erradicación detugurios practicadas con aguda intensidad hasta el gobierno del conservador Guillermo León Valencia que finalizó precisamente en 1966. En relación al caso bogotano, Cuervo (1995) afirma que:

A pesar de su escasez y aislamiento, las luchas protagonizadas por los barrios bogotanos en 1960 pusieron en evidencia las contradicciones que generaba el desarrollo urbano de nuestro país y dieron paso al movimiento popular urbano que va a caracterizar el período siguiente. Su interés común por asegurarla permanencia en el barrio y el acceso a los servicios básicos, va configurando la formación de una incipiente identidad declase. El autorreconocimiento como “pobres” o como pueblo, expresa una subjetividad colectiva o una primigenia conciencia de clase. De otro lado, estas protestas se constituyeron en voces de alerta al Estado sobre la potencialidad del conflicto y lo llevaron a asumir políticas para evitar su agudización.

  • 2 El Frente Nacional fue un acuerdo político que efectuaron los partidosdominantes en Colombia, el l (...)

17Las ciudades saludaban a los nuevos contingentes de inmigrantes que eran esperados para que cumplieran su doble misión histórica: mantener una presión de demanda sobre el mercado de trabajo suficiente como para mantener los salarios urbanos bajos y, además, para contribuir a levantar el espacio edificado. En 1971, un paro laboral secundado por estudiantes y campesinos, en protesta por la elevación desmesurada del precio de los combustibles y el transporte, se tomó las principales ciudades colombianas. En ese mismoaño y al lado de los grandes y medianos propietarios rurales, algunas familias de capas medias y medias altas fueron movilizadas para enrolarse en una corriente de opinión que se oponía a la reforma urbana pues, con la ausencia de los instrumentos de intervención sobre el suelo urbano, con una población en franco proceso de urbanización y en un ambiente inflacionario como el que vivía el país desde comienzos de los años setenta, esas familias encontraron en la adquisición de suelo urbano un excelente medio para preservar el poder adquisitivo de sus ahorros y aun para valorizarlos ya que el sistema financiero no los remuneraba adecuadamente. El cerramiento de espacios políticos no hacía de aquel el momento más oportuno para adelantar la propuesta de reforma urbana pues, además de ser el inicio de una espiral inflacionaria sin precedentes, los gobiernos frentenacionalistas2 afrontaban también el descrédito de una elección presidencial fraudulenta y, sin embargo, el Ministro de Desarrollo se empecinó en hacerlo.

Tabla 2. Iniciativas de reforma urbana, Colombia 1950-1972

Tabla 2. Iniciativas de reforma urbana, Colombia 1950-1972

Fuente: Construida con base en Valencia Jaramillo (2003, 99-103), Jaramilklo (2003,129-136) y Jaramillo (1994, 304-339).

18El proceso de urbanización de la población colombiana avanzó con la consecuente ampliación de la demanda por suelo urbano para producir el espacio edificable sobre el quese levantaban las residencias para los nuevos moradores de las ciudades y los demás activos inmobiliarios para alojar las actividades económicas de soporte de la vida citadina. La construcción civil, que ya había asegurado en buena medida la provisión de insumos con el auge cementero y el apalancamiento estatal a la siderurgia y, además, contaba con una demanda creciente por tales activos inmobiliarios, afrontaba el problema de la insolvencia de una porción considerable de esa demanda. En el caso de los bienes residenciales, los estrangulamientos de la demanda se resolvíanparcialmente con el crédito patronal que algunas entidades otorgaban a sus empleados o con un sistema que operaba en el Banco Central Hipotecario que captaba recursos con la colocación de bonos a una tasa de interés cierta –las Cédulas Hipotecarias del 14%– y los colocaba entre el público a una levemente superior con la que cubría los gastos de administración del sistema y obtenía un pequeño margen de intermediación financiera. Pero intermitentes aunque galopantes brotes inflacionarios, propios de una economía en crecimiento, que superaban esa tasa, anunciaban su agotamiento y la urgencia de un nuevo sistema de financiamiento residencial a largo plazo.

19Los terratenientes urbanos, que en algunos casos actuaban como promotores inmobiliarios de ese entonces, mantenían estrechos vínculos con los gobiernos de turno y arremetieron contra el proyecto de reforma urbana de 1970 bajo la idea de que tenía inspiración comunista. Esa Reforma, que “no era tan socialista –y que en ciertos aspectosparecía incluso conservadora–” (Valencia 2003, 100), fuela que permitió al emergente gremio terrateniente calificar al ministro de desarrollo como subversivo para forzar su posterior renuncia al cargo, que se presentó ante la opinión pública con el carácter de expulsión del gobierno, puescon ello se pretendía, como se estilaba en la época, generar un hecho simbólico lo suficientemente notorio como para escarmentar a quienes desafiaban las reglas del sistema. En adelante, aquel que osare des-sacralizar los irresolutos derechos de propiedad sobre el suelo urbano correrá el riesgo de ser calificado como auxiliar de la guerrilla, con todas las implicaciones que para su vida y sobrevivencia significa tal incriminación en Colombia.

20No hay que olvidar que esta era una práctica internacionalmente de flagrada con el advenimiento de la Guerra fría, pero lo excepcional del caso colombiano es que, entrado el siglo xx I, aún se emplee y surta sus propósitos. Pero antes de que ocurriera tal expulsión y siguiendo las orientaciones de Currie, ese mismo ministro se encargó de promover la creación del mecanismo de apoyo financiero más poderoso que haya conocido cualquier actividad capitalista en Colombia: el 2 de mayo de 1972 fue promulgado el decreto 677 que dio origen al sistema de la Unidad de Poder Adquisitivo Constante –upac– con el que se institucionalizó la indizacióny a través del que se canalizará el mayor volumen de ahorro privado hacia la construcción civil. En el artículo 3.º de tal decreto se señalaron las reglas del nuevo instrumento:

El fomento del ahorro para la construcción se orientará sobre la base del principio del valor constante de ahorros y préstamos, determinado contractualmente.
Para efecto de conservar el valor constante de los ahorros y de los préstamos a que se refiere el presente decreto, unos y otros se reajustarán periódicamente de acuerdo con las fluctuaciones del poder adquisitivo de la moneda en el mercado interno, y los intereses pactados se liquidarán sobre el valor principal reajustado.
Parágrafo. Los reajustes periódicos previstos en este artículo se calcularán de acuerdo con la variación resultante del promedio de los índices nacionales de precios al consumidor, para empleados, de una parte, y para obreros, de otra, elaborados por el dane.

21A diferencia del Banco Central Hipotecario, entidad financiera de origen estatal sobre la que gravitaba la política de crédito hipotecario por entonces y que captaba los ahorros del público mediante un instrumento conocido como las cédulas hipotecarias que redituaban al tenedor el 14% anual sobre el valor nominal del título, las nuevas entidades que operarán el naciente sistema upac –las corporaciones deahorro y vivienda que se fundaron precisamente en medio de una coyuntura inflacionaria– entraron a monopolizar la captación de los depósitos a la vista ofreciendo al ahorrador el correctivo monetario que los demás establecimientos financieros no ofrecían.

22La inflación, que en 1971 fue precisamente del 14%, galopó hasta alcanzar el 32% en 1974 al paso que los tenedores de depósitos en cuenta corriente y en formas de ahorro semejantes trasladaban sus ahorros a las recién creadas corporaciones que, por su parte, dirigían el crédito hacía las familias de ingresos medios-altos y altos, pues era esa condición la que permitía al sistema upac que las demandasrepresadas de crédito de esas capas sociales fueran compatibles con el servicio de la deuda que contraían.

23La demanda por nuevos vecindarios y nuevas localizaciones exigió a las ciudades la producción de más espacio edificable, con lo que los incrementos del suelo ocasionados por las nuevas inversiones en capital fijo urbano promovieron procesos especulativos sobre la tierra urbanizada destinada a la construcción de vivienda para estratos medios-altos y altos. Salvo casos aislados en los que el Estado participó de estos incrementos a través de la contribución de valorización, la mayor porción de la creciente masa de plusvalías fue apropiada por los terratenientes urbanos que consiguieron anticipar la acción de los gobiernos locales. Pasarían siete años desde el desgaste político a que fue sometida la reformaurbana en 1971 caracterizados por la ausencia de iniciativas en esta materia y por la persistente apropiación ilegitima de plusvalías urbanas, hasta que una disidencia del bloque en el poder reinstaló la discusión en el ámbito político.

24La producción residencial en las ciudades a la cabeza del crecimiento poblacional urbano del país era monótona y sin mayores altibajos, dinámica inducida por la incertidumbre que representaba la escasa clarificación de los esquemas de segregación de las ciudades, la baja acumulación del capital inmobiliario y la incipiente incorporación de técnicas ingenieriles al proceso constructivo. En el primer caso, la homogenización social de los vecindarios era aún precaria de manera que las ambigüedades de la geografía urbana afloraban como la principal barrera para el desarrolloresidencial demandado por las familias de ingresos altos, mientras que en el segundo y tercero los agentes que operaban en el mercado residencial realizaban operaciones de bajísima escala, como la venta de lotes urbanizados para la posterior construcción de la residencia por encargo, forma manufacturera de la organización de la producción residencial en la que los maestros artesanos de los diseños, de los componentes no estructurales y de los acabados residenciales, ejercían un considerable predominio frente a otras técnicas constructivas.

25Por estos años, los finales de la década de los sesenta, el mundo capitalista se involucró en una nueva crisis pero de diferente naturaleza y significado económico y social que las dos que le precedieron. la oleada de innovaciones tecnológicas que se iniciaron con posterioridad a la culminación del Segunda Guerra mundial, resultante en buena medida de la reconversión de plantas –otrora habilitadas para la producción bélica– para la de bienes de consumo semidurable –vehículos y electrodomésticos, principalmente–, se extenderá con posterioridad hacia lo que hoy se conocecomo las tecnologías de la Información y la Comunicación –tic– que crearán nuevos mercados para la valorización de capitales a costa de la destrucción de las formas precedentes. La financiarización de la vida urbana, esto es, la ampliación de las posibilidades de consumo mediante la irrigación del dinero de crédito, comenzó a emerger como rasgo dominantede la era de la globalización, coherente con la contracción de los ciclos de los productos nuevos originado en la inusitada dinámica innovadora de ramas como la microelectrónica.

II. EL “LAISSEZFERISMO IMPURO” Y LA SEGMENTACIÓN DEL ESPACIO RESIDENCIAL EN BOGOTÁ, BASES DEL ESQUEMA GENERAL DE SEGREGACIÓN RESIDENCIAL

26La mejor tierra urbana para los conquistadores, la de segundacalidad para los caballeros y la de tercera calidad para los peones: ese era el orden urbano impuesto por las ordenanzasde la Corona Española para las ciudades recién fundadas en el siglo xvi. Los indígenas fueron consignados lejos de allí, en los resguardos. El desarrollo urbano bogotano seguramente que ha modificado algunos rasgos coloniales, pero la impronta de la segregación socio-espacial como legado ibérico ha quedado remarcada en el espacio residencial y labrada en las mentes de los urbanizadores.

27Superados los embates económicos de la crisis mundial capitalista y del segundo conflicto bélico mundial, Bogotáfue escenario de una revuelta de honda huella en la vida política del país, conocida como El Bogotazo, que, como seargumentó, ha servido de pretexto al sentido común para explicar la recomposición del orden residencial prevalecientehasta entonces. Pero lo cierto es que las mezclas sociales en el centro de la ciudad se acrisolaban con la expansión de la ocupación popular del borde de los cerros orientales, el Paseo Bolívar, y se explayaban hasta la parte noble circundante a los símbolos del poder, invadiendo los vecindarios de la burguesía como Santa Bárbara Central. El surgimiento de otros barrios obreros como las Cruces y Egipto terminaron franqueando popularmente el Centro Histórico de Bogotá.

28La primacía política de la ciudad sobre el resto del país la tornará, nuevamente, en el epicentro de otra conmoción política consistente en el advenimiento de la dictadura haciamediados de 1953 que, paradójicamente, gozó del apoyo popular. El país estaba asolado por la violencia enraizada en la pugna bipartidista liberal-conservadora por el poder. La policía participaba activamente en política y arremetía contralos adversarios políticos y simpatizantes de la oposición de turno. La población civil era el blanco de sus desmanes. La simpatía por esa dictadura provenía entonces del aparente caudillismo bonachón personalizado en la figura del general Gustavo Rojas Pinilla que había arremetido contra algunosindustriales recurriendo a la tortura a fin de conseguir delaciones y confesiones que desprestigiaran a los bandos conservadores opositores al gobierno. Una asamblea constituyente operaba por entonces y a su alrededor se levantaba la promesa de la brevedad de la dictadura por lo que esta captó también la simpatía de sus miembros quienes, contra toda razón política, optaron por extralimitar sus funciones para extender la dictadura por cuatro años más. Pero ella acabó, por fuerza del descontento nacional y la fragilidad política, en mayo de 1957.

29Una de las actuaciones más trascendentes para la formación social colombiana ocurrida durante el régimen militar fue la reforma territorial y administrativa de Bogotá que, de cualquier forma, estuvo revestida del autoritarismo inmanente a esa forma de poder y que se materializó en la adhesión inconsulta al distrito Especial de los municipios de “Usme (Sur), Bosa (Suroccidente), fontibón (occidente), Suba (noroccidente) y Usaquén (norte)” (Hataya et ál, 1994,61). Tal adhesión reforzó la primacía poblacional bogotana sobre el país pues le sumó cerca de un 10% adicional de residentes a Bogotá y, además, exigió una reorganización institucional, pues Bogotá se erige como capital del país, de Cundinamarca y del mismo distrito Especial y el anterior esquema centralizado no permite acometer las nuevas funciones que de tal carácter se derivan. En adelante, el sector des centralizado conformado, en lo fundamental, por las empresas prestadoras de los servicios públicos domiciliarios, configura un eje dominante en el presupuesto distrital y en la producción de la estructura urbana.

30Durante este período surgió la necesidad de modernizar la ciudad, tanto en su sistema administrativo como en su dotación de infraestructura urbana. Nació así la idea de crearle un marco legal apropiado, para lo cual se aprobó el decreto 17 de 1954 con el cual Bogotá se convirtió en distrito Especial. Este nuevo estatuto le creó a la administración distrital mejores condiciones para el desarrollo de la ciudad. En efecto, integró en un solo ente territorial un conjunto de municipios que ya estaban muy ligados al crecimiento de Bogotá en todos los planos del desarrollo urbano: vivienda, transporte, servicios públicos domiciliarios y empleo; exigiendo un tratamiento integral como único medio de darle coherencia y sentido a la expansión de la ciudad (Hataya et ál, 1994, 20).

31Las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios, dotadas de autonomía presupuestal y administrativa, se configuraron después de la reforma como la fracción hegemónica en materia de producción de capital público urbano. Bajo la modalidad de un sistema público comercial, la provisión de las condiciones de habitabilidad urbanas se afianzó en el cobro de la tarifa como principal fuente de apalancamiento financiero de los planes de expansión de la ciudad. El Banco Interamericano de Reconstrucción y fomento promovió, además, esquemas de administración delegada de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá a fin de evitar la politización de la tarifa y, con ello, garantizar el resarcimiento de la deuda.

A. Bienes públicos urbanos

32El reforzamiento en la provisión de las condiciones de accesoy de habitabilidad urbanas de la ciudad acometido por la intervención urbanística estatal, continuó siendo anticipadopor los estructuradores urbanos hegemónicos en el mercado inmobiliario residencial que, de hecho, lograron acceder al comando de la ciudad por fuerza del nombramiento como alcalde mayor de Fernando Mazuera Villegas quien, porsu parte, empleó el plan contratado a Le Corbusier como respaldo intelectual a la expansión en dirección centro norte de la ciudad en la que ya contaba con la mayor porción de suelo urbanizable de su propiedad, mientras que otros estructuradores de esa misma jerarquía, ospinas y Cía., por ejemplo, estaban desarrollando vecindarios como Palermo ymarly en las vecindades de teusaquillo, contiguos al centro expandido de Bogotá.

Figura 2. Velocidad del crecimiento de la deuda pública y de los ingresos tributarios, Bogotá 1950-1972
(Diferencia de los logaritmos)

Figura 2. Velocidad del crecimiento de la deuda pública y de los ingresos tributarios, Bogotá 1950-1972(Diferencia de los logaritmos)

Fuente: Construida con base en estadísticas de las Secretarías distritales de Planeación y Hacienda.

33La velocidad del crecimiento de la deuda pública de Bogotáes, tal como se aprecia en la figura 2, superior a la de los ingresos tributarios. Nótese que tal tendencia sólo se altera transitoriamente durante el interludio de la dictadura. También es evidente lo errático de las tendencias del endeudamiento que las de los ingresos tributarios que solo sufren una transitoria contracción hacia 1967. Lo errático de los saldos de la deuda es atribuible a la periodicidad de los desembolsos de la deuda pública externa pero, en cualquier caso, el desigual nivel y tendencia de los dos flujos refleja también la prolongación de los circuitos urbanos de la moneda, esto es, la prolongación de los períodos de amortización reales ante un parsimonioso crecimiento de los ingresos tributarios.

1. Accesibilidad

34Las condiciones de accesibilidad urbana de la ciudad se ampliaron en 131,6 kilómetros de redes viales arteriales, secundarias y barriales. El 26,4% se realizó en la zona Sur de la ciudad pero, como se detecta en el mapa 6, la mayor parte del inventario vial en el Sur de la ciudad había sido construido sin el cumplimiento de las especificaciones mínimas. Las principales intervenciones en esta zona fueron la Avenida Circunvalar del Sur y un trecho de la Avenida Ciudad de Quito. Sin embargo, el núcleo de las actuaciones en esta materia lo constituyó la producción vial arterial de la calle 100 en el norte de la ciudad que conectaba con la carrera 68 que, por su parte, se articulaba a la altura de la calle 26 con el occidente de la ciudad también dotado de intervenciones como la carrera 50 y la avenida calle 68.

35A diferencia de los esfuerzos estatales realizados desde comienzos del período para mejorar las condiciones de habitabilidad urbanas en los municipios recién anexados, la provisión de la accesibilidad tuvo menor alcance espacial. Lared matriz del sistema de acueducto se amplió en 202,4 km. Con diferentes diámetros mientras que, como ya se dijo, la red vial arterial lo hizo en 131,6 km. También con disímiles especificaciones. La hiperconcentración de la intervención urbanística estatal en materia de provisión de la accesibilidadurbana en el eje centro norte y nororiental es evidente, de manera que la riqueza pública y privada se concentra en taldirección. La ciudad es sometida entonces a un proceso de diferenciación estructural caracterizado, esencialmente, por las diferencias en la accesibilidad urbana que van a permitir que grupos de familias semejantes de altos ingresos intentencon éxito localizarse en contigüidad, mientras que el resto de la ciudad es intervenido de manera irregular.

Mapa 6. Condiciones de accesibilidad urbana, Bogotá 1969

Mapa 6. Condiciones de accesibilidad urbana, Bogotá 1969

36La configuración de desigualdades notables en la provisión de las condiciones de accesibilidad urbana entre zonas de la ciudad, se erige entonces como uno de los rasgos distintivos de la segregación socioespacial urbana de Bogotá. El esquema general de segregación adquiere, como reitera Samuel Jaramillo, una mayor nitidez. Y esa nitidez se va a levantar, por su parte, como uno de los principales activos intangibles de los estructuradores urbanos pues, en efecto, es tal orden segregado el que lespermite reducir de manera considerable los riesgos socioeconómicos de lanzamiento de nuevos activos inmobiliarios residenciales al mercado: los ricos comprarán en el norte, los pobres en el Sur y la clase media en el occidente.

37A las desigualdades en accesibilidad urbana sobrevienen nuevas propuestas de vecindarios. El transporte masivo de pasajeros es intervenido además por la eliminación del tranvía hacia 1948, la creación de la Empresa distrital de transporte Urbano –edtu– hacia 1959 que administrará el Trolley bus y una flota de buses que entrarán rápidamente en desuso. Hacia 1970 el uso de la buseta y el bus se popularizaron entre las familias de ingresos bajos y medios y sobrevino la disputa por la asignación de rutas y el vehículo privado comenzó a configurarse como rasgo distintivo de los vecindarios nobles del norte y nororiente de la ciudad.

2. Habitabilidad

38La provisión de las condiciones de habitabilidad urbana mediante la configuración de la red matriz del servicio de acueducto experimentó un avance notable en la ciudad durante este período pues, tal como se deduce de la figura 3, tanto en extensión como en el diámetro de la red extendida para estructurar el espacio urbano bogotano, lo realizado entre 1950 y 1972 es excepcionalmente superior a los logros que se obtendrán en los años venideros. Pero ello no obedece ni a una mejor capacidad de ejecución de la época que en los años recientes, como tampoco a la visión de los administradores públicos de la época. Es, en lo fundamental, el resultado del comportamiento exponencial en la función de producción del servicio que implica que al incrementarse el nivel del servicio se torna cada vez más lento su crecimiento, es decir, que ocurre una desaceleraciónen la extensión de las redes y en los logros en coberturas domiciliarias del servicio en razón de que los déficit en las primeras etapas están relativamente contiguos mientras queal avanzar la urbanización los déficit se hacen más dispersos dificultando así la intervención del Estado en la provisión de la accesibilidad.

Figura 3. Extensión y diámetro de la red matriz de acueducto, Bogotá 1950-2005

Figura 3. Extensión y diámetro de la red matriz de acueducto, Bogotá 1950-2005

Fuente: Construida con base en estadísticas de la eaab y Hurtado y Moreno (2008)

39Pero esa misma característica de la función de produccióntorna crucial la intervención del Estado en los albores de la urbanización pues, reconocida tal dificultad, las intervenciones posteriores son más costosas y menos eficaces. Hacia 1961, la ciudad optó, con el criterio de facilitar el acceso a la residencia obrera, por que para esas edificaciones el acueducto distrital proveería el agua por el sistema de pilas públicas, mientras que para las zonas estrictamente residenciales se exigía que tanto el acueducto como el alcantarilladoestuvieran conectados a la red pública. Por otra parte, esta idea tomó cuerpo en el notable impacto territorial del capitalpúblico destinado a mejorar las condiciones de habitabilidadde los municipios recién anexados cuyos pobladores, por entonces, eran agobiados por las grandes precariedades de la provisión domiciliaria del agua potable. La extensión de la red matriz del acueducto hacia estos municipios tuvo un efecto colateral anticipado por los estructuradores urbanos, que es la habilitación de los intersticios entre estos y la estructura compacta existente para la edificación. Es por ello que la anexión y ulterior provisión de condiciones de habitabilidad urbanas debieron ocasionar un incremento considerable en los precios del suelo y, con ello, un estímulo a la verticalización de algunas zonas de la ciudad.

40El crecimiento poblacional autóctono de la ciudad y las nuevas responsabilidades con la población anexada exigieron nuevos esfuerzos en la captación y el tratamiento del agua. Después de una pequeña intervención adicional para aprovechar mejor el caudal de la hoya hidrográfica del Río teusacá, en la eaab se tuvo la convicción de que la atención de la demanda creciente en Bogotá tenía que reposar en el aprovechamiento de las aguas del río Bogotá. Sin embargo, la pugna institucional por el aprovechamiento del río suscitada entre varias entidades estatales y la debilidad financierade la empresa que por entonces había acometido grandes planes de distribución, entorpecieron la ampliación rápida del sistema. La competencia por el caudal del río Bogotá se suscitó inicialmente entre los agricultores por el riego de sus plantaciones y la Empresa de Energía Eléctrica que con la regulación en el Agregado (embalses de El Sisga y tominé) al parecer había reducido los caudales en la zona central de la Sabana de Bogotá. A esto se sumaba la contaminación que Álcalis de Colombia, empresa industrial del orden nacional que operó en Zipaquirá, realizaba con los vertimientos de soda de la salmuera a las aguas del río. Otros municipios cuyossistemasde acueductose surtendesusaguastambién entraron a participar en la disputa.

41El ejecutivo nacional medió para que se organizara un ente regulador de la hoya del río Bogotá, intervención que se concretó en 1958 con la creación de la Comisión de Aguas de la Sabana de Bogotá que, tres años más tarde, mutaría a la forma contemporánea del ente encargado de la regulaciónambiental, la Corporación Autónoma Regional de la Sabanade Bogotá y de los valles de Ubaté y Chiquinquirá –car– que, además, comienza a operar con recursos propios originadosen su participación en “una sobretasa al impuesto predial de los inmuebles localizados en su jurisdicción” (Jaramillo y Alfonso, 1990, 13). La eaab inauguró en 1959 la planta detibitoc, localizada en el municipio de tocancipá y que capta el caudal de la parte baja del río Bogotá, una de las menoscontaminadas y, con ello, amplía en 6 m3 por segundo elcaudal de agua tratada disponible en una red matriz de cerca de 40 km. Que conduce el agua bombeada desde allí y que, hacia 1966, es ampliada a 12 m3 por segundo.

B. Acción colectiva urbana

42Como se estudió al comienzo del capítulo, el ambiente para la reforma urbana en el ámbito nacional no era el más propicio, aunque hacia 1960 se detecta el primer intento frentenacionalista conocido como la Ley de Techo. Mediante el uso de las estrategias macartistas propias del espíritu de la época, la Guerra fría, se silenciaron las voces reformistas que terminaron por reorientar el interés de la intervención urbanística estatal hacia otros propósitos diferentes a los que persigue la Acción colectiva urbana. La delimitación del crecimiento físico fue la primera norma en afirmarse y, con ella, la calificación de ilegal a todo desarrollo urbano extra-perímetro y por encima de la cota de prestación de los servicios públicos domiciliarios, y, precisamente, el control de las llamadas parcelaciones clandestinas.

43La segunda norma urbana aplicada al conjunto de laciudad es la zonificación del uso de la tierra dentro del perímetro urbano. La zonificación de Bogotá delimita las áreasresidenciales, las zonas de uso industrial y las de comercio. En la zonificación también se reglamentan el diseño y eltamaño mínimo del lote repartido. Por ejemplo, la primerazonificación de Bogotá que se fijó en el año 1944, dividió laciudad en siete zonas según el uso del terreno, la actividadeconómica que se permitía y el nivel socio-económico de sushabitantes. las zonas residenciales se clasificaban en dos tipos: zona estrictamente residencial y zona para barrios obreros. Y, “para cada una de ellas se fijaron un frente mínimo dellote sobre la calle y un porcentaje máximo del área del lotesobre el cual se puede construir” (Lozada y Gómez, 1976). Sin embargo, estos requisitos no fueron alcanzados por lamayor parte de los habitantes de Bogotá, lo cual promovióla formación de barrios piratas, fenómeno que contradecíala intención original de la zonificación. Esta zonificación delaño 1944 también fue modificándose por Acuerdos sucesivosen 1951, 1961, 1967 y en 1974. Los requisitos de reparticiónde lotes se hicieron cada vez menos estrictos y de forma másrealista, facilitaron el acceso a la vivienda o a la disponibilidadde terrenos para construcción, para la clase social con menosrecursos económicos (Hataya et. ál, 1994, 26-27).

44La intervención sobre la cabida de los lotesy la ocupaciónmáxima de los mismos era una tímida intención de intervenir sobre un fenómeno más profundo, la segmentación de la ciudad originada en la omisión administrativa, y cuyoefecto más notorio fue la emergencia de limitaciones para la localización residencial de las familias de menores ingresos. De hecho, adviértase que las zonas para barrios obreros no se consideran de uso estrictamente residencial; también el fracaso sucesivo de la zonificación para contener el avancede la urbanización informal. Hacia 1962, el Sur de la ciudad yalgunas zonas periféricas comienzan a ser centros de enfrentamiento entre la fuerza pública, que ejecutaba los dictados de la política de erradicación de tugurios, y los pobladores, que en busca de suelo habitable optaban por la ocupación de vacíos urbanos. Uno de ellos, el más emblemático de la época, fue el que dio lugar al barrio Policarpa Salavarrieta, La Pola, agenciado por la Central nacional Provivienda, promovida por el Partido Comunista.

45En materia de producción de suelo público, algunos trabajos sugieren que

…el porcentaje de cesión de cada urbanización difería según la categoría socio-económica de los residentes. En esta reglamentación, se les exigía ceder relativamente menos a los urbanizadores de barrios populares que a los demás barrios residenciales, reconociendo con ello la diferencia de capacidad económica. (Hataya et. ál, 1994, 28-29).

46Sin embargo, en el artículo 52 del Acuerdo 30 de 1961 se adopta todo lo contrario. Es decir, la norma es mucho más exigente con las zonas residenciales obreras en donde se deben realizar cesiones generales entre el 38,8 y el 42,0% del suelo bruto, mientras que en las llamadas zonas estrictamente residenciales esas cesiones van del 23,5 al 28,6% y en las residenciales multifamiliares del 42,5 al 48,6%. Es decir, que las cesiones urbanísticas para las familias pobres deben ser semejantes a las de la ocupación multifamiliar ensu rango bajo y notoriamente superiores –más del 10%– que en las zonas para la producción por encargo. Una ciudad con cesiones urbanísticas generales del 38,8% de suelo es socialmente deseable, pero el valor de esas cesiones refluye hacia el precio del suelo útil incrementándolo en 63,4%. Las cesiones generales del 42,0% lo incrementan en 72,4%. Es evidente que una cuantía de esas no era sufragable por los hogares pobres, de manera que la proliferación de parcelaciones clandestinas obedece en buena medida al desacierto con esta norma. Y con ello sobreviene la incertidumbre urbana para la inmensa mayoría de los hogares bogotanos.

C. Estructura residencial urbana

47Bogotá experimenta la expansión residencial con desarrollos que, desde San diego hasta Chapinero, promovían la verticalización temprana del norte de la ciudad. Entrados los años sesenta y aunque de manera incipiente, técnicaspara la producción residencial en serie comenzaron a ser empleadas con el apalancamiento de ciertos capitales deotras ramas de la actividad económica que transitoriamentese asocian con el emergente capital inmobiliario (Jaramillo, 2009, 312). Las actividades inmobiliarias residenciales de mercado eran dominantes, pero los procesos autoconstructivos movidos por la lógica de la necesidad cobraban más y más importancia al igual que la intervención estatal que tomó cuerpo, desde el nivel central, en la promoción, construcción y financiación residencial a largo plazo a través del Instituto de Crédito territorial. Una mirada a lo ocurrido en la capital es ilustrativa de lo anterior.

48Para tener un indicio de la escala relativa de la producción de este organismo en Bogotá, digamos que entre 1951 y 1964 (que incluye el auge de la Alianza para el Progreso, entre 1959 y 1962), el ict construyó 20,9% de las viviendas que se produjeron en Bogotá, lo que significó alrededor de 12,6% del área construida y 11,4% de la inversión. Entre 1964 y 1973, la proporción de las viviendas construidas por el ict fue de 15%, el área construida 11%, y su inversión 9% (Jaramillo, 2009, 315). Y en relación con la lógica de la necesidad,

Sin embargo, una proporción muy considerable de la poblaciónde bajos recursos debía acudir a la autoconstrucción espontánea para procurarse vivienda. Entre 1951 y 1964 esta forma de producción representó un 26,2% del número de viviendas construidas y un 15,7% del área edificada, lo cual, siendo una proporción muy considerable, es sensiblemente menor, en términos relativos, que su participación en el período 1938-1951, durante el cual fue de 55% en términos de número de viviendas…En el período siguiente, 1964-1973, la autoconstrucción retoma su peso relativo, 50% en términos de vivienda y 36,9% en términos de área construida, lo que significa una enorme multiplicación en términos absolutos (Jaramillo, 2009, 317).

49De manera que en el último subperíodo, el mercado produjo 35% de las viviendas y cerca de 53% del área construida, siendo la manera como el tiempo ha quedado grabado enel espacio urbano (cfr. Lefebvre, 2004) sintomática de lo anterior: zonas de las ciudades con bajas densidades reflejan las bajas tasas de acumulación de capital inmobiliario de la época, consistentes con técnicas de construcción arcaicas en las que los maestros artesanos y obreros fabricaban unidades residenciales sobre terrenos adecuados por loteadores, mientras que en otras, muchas veces contiguas, aparecen edificaciones de alguna altura promovidas por agentes que lograron acceder al crédito y al apalancamiento de capitales de otras actividades no inmobiliarias.

50La lógica de la necesidad que no fue atendida por este tipo de agentes dio lugar a vecindarios con notables precariedades físico-espaciales en los que los mínimos urbanos fueron cubiertos por mecanismos de autoprovisión que el Estado, aun con su intervención directa, no consiguió suplir.

51El uso residencial de la tierra se intensifica a medida que se pasa del centro a la periferia. Sobre el eje centro-norte se han desarrollado los barrios de clases altas, mientras que sobre el eje centro-Sur y centro-suroccidental se han consolidado los barrios populares. Las clases medias se han establecido sobre algunas zonas abandonadas por las clases altas en su desplazamiento hacia la periferia norte de la ciudad, lo mismo que sobre los ejes centro-occidental y centro-noroccidental (Hataya et ál, 1994, 17).

Figura 4. Área total licenciada para usos residenciales y tamaño promedio de la licencia, Bogotá 1952-1972

Figura 4. Área total licenciada para usos residenciales y tamaño promedio de la licencia, Bogotá 1952-1972

Fuente: Construida con base en estadísticas de las Secretarías distritales de Planeación y Hacienda.

52La actividad constructiva residencial formal experimentó una estabilidad monótona influenciada, en especial, por el predominio de los desarrollos lote a lote que caracterizan almodo de producción dominante por entonces, la vivienda por encargo edificada en lotes urbanizados de pequeña cabida. Aunque, como se verificó en el capítulo anterior, el capital inmobiliario capitalino disponía de técnicas modernas para la construcción en altura, la práctica constructiva más extendida es el lote urbanizado sobre el que se edificaban residencias diseñadas con bastante holgura para que allí residan familias de altos ingresos. La figura 4 muestra que hasta 1969 el tamaño promedio licenciado se situó alrededorde los 204 m2, cifra que aumenta drásticamente al comenzar los setenta, alcanza 369 m2. Este incremento obedece a la paulatina entrada en desuso de la producción residencial por encargo que, a partir de 1963, comienza a ser sustituida por la producción residencial en serie en la que, tal como se infiere de la figura 5, la producción de casas con fachada a la calle se torna transitoriamente dominante hasta que losedificios con fachada a la calle comienza a desplazarla para dar lugar a un creciente proceso de verticalización del eje centro-norte de la ciudad.

Figura 5. Estructura de la producción residencial formal por tipo de residencia, Bogotá 1950-1972

Figura 5. Estructura de la producción residencial formal por tipo de residencia, Bogotá 1950-1972

Fuente: Rubiano, 2007.

53La silueta dominante de los vecindarios construidos formalmente era de edificaciones de hasta cuatro niveles. En 1971 y bajo el nombre de torres San martín se lanza al mercado un edificio de apartamentos con fachada a la calle de 16 plantas localizado en la carrera 10.ª con calle 54 en Chapinero, por un estructurador urbano organizado bajo la forma de una sociedad de responsabilidad limitada. Esa innovación se va a difundir ulteriormente en dirección nororiental pero, en especial, es sintomática de la capacidad técnica del capital inmobiliario en formación y de la necesidad del apalancamiento financiero que requiere la verticalización de la ciudad y que se materializó en la Unidad de Poder Adquisitivo Constante –upac– que se diseñó por entonces.

54nótese entonces que el análisis del surgimiento del sistema indizado realizado que en la escala nacional se asoció a la necesidad de producir crédito hipotecario de mediano y largo plazos en un ambiente inflacionario, en la escala metrópoli revela que tal apalancamiento surge, de manera ágil, cuando el capital inmobiliario difunde la verticalización de la ciudad hacia el nororiente de la ciudad que es en donde las familias de altos ingresos cuentan con la disponibilidad a pagar por vivir en altura, esto es, para sufragar los costos incurridos por los estructuradores urbanos en las deseconomías de escala. luego la upac cumple realmente ese papel, el del apalancamiento financiero de un conjunto de operaciones inmobiliarias residenciales orientadas a incrementar el aprovechamiento del suelo urbano producido con los esfuerzos colectivos de los residentes en Bogotá.

55Es esta la consolidación del laissezferismo impuro que, en un ambiente notoriamente permisivo, va a implicar la transferencia de las riquezas colectivas hacia los estructuradores urbanos y la incipiente participación en ellas del sistema financiero hipotecario. El sistema de financiamientopredominante estrangulaba las posibilidad de un mayor aprovechamiento del suelo urbano pues, en efecto, direccionaba de manera selectiva volúmenes irrisorios de ahorro previo de las familias hacia ciertos estructuradores urbanos que, por su parte, encontraron en la ausencia de un flujo robusto de fondos prestables un frente más de competencia. Por esta razón, cuando se lanza la upac, las relaciones de clientela que se erigen entre los bancos hipotecarios y los estructuradores urbanos van a determinar el costo del crédito, algo que los economistas optaron por denominar como reciprocidad bancaria. Es decir que entre mayor fuera el flujo de depósitos a la vista de los estructuradores urbanos en los bancos hipotecarios, menor era la tasa de interésque les era cobrada por el crédito a constructor; y ese flujo era mayor cuanto más elevado era el aprovechamiento del suelo urbano.

56Algunos bancos hipotecarios optaron por extender la práctica de la reciprocidad bancaria a las familias a las que les otorgaban el crédito quienes, para contar con el desembolso, debían suscribir una porción del mismo en depósitos a término fijo en la misma entidad financiera, con lo cualesta incrementaba la oferta de fondos prestables pero, a la vez, encarecía el costo del crédito a las familias.

57El régimen de segregación socioespacial urbana aparece al finalizar el período mucho más nítido. Los vecindarios del Sur de la ciudad se organizan en manzanas que en promedio tienen una longitud de 60 metros de largo, con bajas cesiones urbanísticas y, por tanto, con estándares de accesibilidad y de habitabilidad inferiores a los del resto de la ciudad. Por su parte, los del norte y nororiente de la ciudad, por fuerza de la planeación corbuserina tienen una longitud de 100 metros, cuentan con mayores cesiones urbanísticas y con las mejores dotaciones de accesibilidad y habitabilidad urbanas. La construcción de la Avenida de las Américas permitió desarrollos en el Suroccidente de la ciudad, así como lo hizo la Avenida Circunvalar del Sur y la Avenida Ciudad de Quito hacia el noroccidente pero, como se aprecia en el mapa 7, la mayor densidad de intervenciones inmobiliarias residenciales tiene lugar en el eje centro norte de la ciudad.

Mapa 7. Producción de bienes públicos urbanos y lanzamientos residenciales, Bogotá 1950-1972

Mapa 7. Producción de bienes públicos urbanos y lanzamientos residenciales, Bogotá 1950-1972

Fuente: Construido con base en Rubiano, 2007 y Hurtado y Moreno, 2008.

58Se puede colegir, además, que las políticas reactivas del Estado en materia de provisión de bienes públicos urbanos no consiguieron modificar el régimen de apropiación del suelo urbano en curso pues, en efecto, las familias de altos ingresos continuaron su escalada del eje centro-norte y nororiental a pesar de las relativas mejoras ocurridas hacia el Sur y hacia el Suroccidente de la ciudad. Al calor de esa estructura socioespacial segregada, nuevos vecindarios formales han sido propuestos con diferenciaciones relevantes que dan lugar a una creciente segmentación de la ciudad. Es posible advertir, por ejemplo, que en el eje de expansión centro norte de la ciudad y en áreas de hasta un km2 se han realizado hasta 26 lanzamientos residenciales nuevos, denotando ello ciertas convenciones urbanas en formación y el interés de los estructuradores urbanos de promover nuevos vecindarios relativamente homogéneos.

59Es posible advertir en el mapa 7 un rasgo distintivo de lasegmentación de la ciudad y es la notoria sincronía espacio-temporal de las intervenciones estatales en la provisión de las condiciones de accesibilidad y habitabilidad urbanas en el eje centro norte y nororiental de la ciudad, en parte hacia el noroccidente, en menos hacia el occidente y en nada hacia el Sur pues, en efecto, la penuria en los bienes públicosurbanos y, por tanto, las dificultades de los hogares para el acceso al suelo urbano es atendida de manera remedial e incompleta. Es esta la forma espacial de distribución deriqueza de la intervención urbanística estatal en un ambientelaissezferista impuro.

Notes

1 Economista canadiense que trabajó como asesor del gobierno norteamericanoy que encabezó la primera misión del Banco mundial a Colombia, donde posteriormente contrajo nupcias y se radicó hasta su fallecimiento en 1989. Sutrabajo en Colombia fue decisivo en el diseño de las políticas de crecimiento y urbanización contemporáneas.

2 El Frente Nacional fue un acuerdo político que efectuaron los partidosdominantes en Colombia, el liberal y el Conservador, para alternarse en el poder durante cuatro periodos presidenciales.

Table des illustrations

Titre Tabla 1. Crecimiento poblacional urbano por grupos de municipios, Colombia 1950-1972
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 87k
Légende Fuente: Cálculos del autor con base en los Censos de Población, dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Titre Mapa 4. Participación de las ciudades en el crecimiento de la población urbana, Colombia 1951-1964
Légende Fuente: Cálculos del autor con base en estadísticas del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 503k
Titre Mapa 5. Participación de las ciudades en el crecimiento de la población urbana, Colombia 1964-1973
Légende Fuente: Cálculos del autor con base en estadísticas del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 503k
Titre Tabla 2. Iniciativas de reforma urbana, Colombia 1950-1972
Légende Fuente: Construida con base en Valencia Jaramillo (2003, 99-103), Jaramilklo (2003,129-136) y Jaramillo (1994, 304-339).
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Titre Figura 2. Velocidad del crecimiento de la deuda pública y de los ingresos tributarios, Bogotá 1950-1972(Diferencia de los logaritmos)
Légende Fuente: Construida con base en estadísticas de las Secretarías distritales de Planeación y Hacienda.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Titre Mapa 6. Condiciones de accesibilidad urbana, Bogotá 1969
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 805k
Titre Figura 3. Extensión y diámetro de la red matriz de acueducto, Bogotá 1950-2005
Légende Fuente: Construida con base en estadísticas de la eaab y Hurtado y Moreno (2008)
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 211k
Titre Figura 4. Área total licenciada para usos residenciales y tamaño promedio de la licencia, Bogotá 1952-1972
Légende Fuente: Construida con base en estadísticas de las Secretarías distritales de Planeación y Hacienda.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 342k
Titre Figura 5. Estructura de la producción residencial formal por tipo de residencia, Bogotá 1950-1972
Légende Fuente: Rubiano, 2007.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 884k
Titre Mapa 7. Producción de bienes públicos urbanos y lanzamientos residenciales, Bogotá 1950-1972
Légende Fuente: Construido con base en Rubiano, 2007 y Hurtado y Moreno, 2008.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/308/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 413k

© Universidad externado de Colombia, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search