Version classiqueVersion mobile

Cátedra Unesco. Derechos humanos y violencia: Gobierno y gobernanza

 | 
Marcela Gutiérrez Quevedo
, 
Ángela Marcela Olarte Delgado

Capítulo VIII. Visualidad y desplazamiento forzado en Colombia

Visuality and forced displacement in colombia

Carol Contreras Suárez et Carlos Alberto González Buitrago

Résumé

Este artículo parte del análisis del texto Una nación desplazada (2015) del Centro Nacional de Memoria Histórica, entendiendo allí un marco ideológico e institucional para situar las relaciones estructurales propias del origen y evolución del conflicto armado en Colombia. Establece un punto importante sobre el deber de memoria del Estado para la realización del derecho a la verdad de las víctimas y la sociedad en general, y de esta manera indaga en los eventos y acontecimientos que a lo largo de siete períodos históricos han permitido comprender el desplazamiento forzado como un eje transversal de la historia colombiana reciente. Desde aquí, presenta un estudio exploratorio de la imagen apoyado en el campo disciplinar de los estudios visuales, extendido a la idea de objeto visual y a la teoría de los regímenes escópicos, lo que conllevó al desarrollo del trabajo de campo y la búsqueda de un tipo de visualidad que insiste en la resignificación, testificación e inestabilidad de una imagen hegemónica y homogénea del desplazamiento forzado.

Texte intégral

1. introducción

1El presente artículo, desarrollado en el marco de la Cátedra Unesco 2017 “Derechos Humanos y violencia: gobierno y gobernanza”, es producto del proyecto de investigación titulado: “Visualidad y desplazamiento forzado en Colombia”. El trabajo investigativo apeló a una puesta en crisis de la visualidad del desplazamiento, a la luz de su correlación con las lógicas extendidas de invisibilización de la memoria y los derechos de las víctimas.

  • 1 “La literatura registra al semiólogo Christian Metz como el primero en utilizar el concepto de régi (...)

2El eje problematizador fue la persistencia de una imagen homogénea o hegemónica del desplazamiento. Ahora, más que nunca, circulan elementos que confluyen en el discurso sobre las víctimas y la historia de este fenómeno, pero la interacción de la sociedad civil con todos ellos –sustentada en generalizaciones, lugares comunes y estereotipos– termina empobreciendo su realidad. Este problema integró el concepto de régimen escópico1, con el cual se sugiere que la imagen crea una forma de mirar y desde donde se plantea la necesidad de hallar nuevas imágenes mediante ejercicios asociativos, que den lugar a una reconfiguración de la mirada y al enriquecimiento visual del desplazamiento.

3Los objetivos que guiaron el trabajo de los investigadores fueron tres: el primero, rastrear la trayectoria histórica de la violencia en Colombia; el segundo, identificar sobre esta trayectoria las fluctuaciones que ha tenido el fenómeno del desplazamiento forzado, y el tercero, establecer aproximaciones desde lo teórico y lo visual para comprender esas fluctuaciones y para contribuir con la no-homogenización de la visualidad del desplazamiento forzado.

4En términos metodológicos, la investigación integró la revisión del informe nacional sobre desplazamiento forzado interno en Colombia elaborado por el Centro Nacional de Memoria Histórica, que fue interpelado desde un enfoque cualitativo mediante la teoría de los regímenes escópicos, proveniente de los estudios visuales, lo cual conllevó al desarrollo de tres ejercicios dialógicos, con intenciones diferenciadas, para cumplir los objetivos de la investigación.

5El primer ejercicio se desarrolló entre junio y julio de 2017. Consistió en la construcción de períodos mediante la identificación de eventos y acontecimientos en la trayectoria histórica de la violencia, y su relación con el desplazamiento forzado. Se realizó mediante la búsqueda de fuentes primarias de información y la agrupación de hechos en una línea de tiempo secuencial. Como resultado de este ejercicio, se elaboró un gráfico que permitió correlacionar fechas y denominaciones de manera condensada (véase el gráfico 8.1).

6El segundo ejercicio se desarrolló entre agosto y septiembre de 2017. Consistió en la exploración de referentes (investigativos, jurídicos, plásticos, visuales, performáticos, literarios, sonoros, periodísticos, entre otros), los cuales se ubicaron en tres categorías analíticas: a) documentación, b) expresión simbólica y c) registro y archivo, a partir de los períodos identificados en la línea de tiempo; dichos referentes apelaron a la sensibilidad de los autores, a través de la recordación de lo conocido y lo vivido. Este ejercicio se sustentó en la elaboración de fichas técnicas (autor, descripción, categoría, imagen, fecha y procedencia), la presentación pública y la discusión sobre la pertinencia de cada referente, ante los eventos y acontecimientos estudiados. Lo anterior planteó un mayor nivel de profundización que permitió considerar, más allá de una línea de tiempo, una red compleja de relaciones sobre las causas y los efectos, los hechos y las fechas del desplazamiento. Todo esto exigió el acercamiento a la teoría de los regímenes escópicos de Martin Jay (2003) –quien define períodos históricos a partir de sus lógicas visuales–, y entender cómo la visualidad construye un espacio-tiempo para el análisis. Como resultado de este ejercicio, se seleccionó un referente que busca dar cuenta de un período y, a la vez, ser su punto de fuga, es decir, propender por una mirada heterogénea, plural, flexible y amplia que desestabiliza cada período.

7El tercer ejercicio se desarrolló entre octubre y noviembre de 2017. Consistió en un trabajo de campo de carácter participativo, cuya intención fue la búsqueda de imágenes y objetos visuales, que:

Parten de una noción de visualidad no autoevidente […] porque entienden que las imágenes y las prácticas del ver no son esencialmente visuales, en la medida en que están atravesadas por imperativos políticos y culturales, por el lenguaje y la intervención de los otros sentidos. El de visualidad es un concepto negativo, que ha de ser interpretado en sus materializaciones prácticas y contextuales (Martínez Luna, 2014, p. 12).

8La actividad se organizó en el marco del “Congreso Internacional de la Cátedra Unesco: Las víctimas del conflicto armado, la justicia restaurativa y los desc”, el 3 de octubre de 2017, y consistió en la presentación de los referentes seleccionados a un grupo de expertos (30 personas, de las cuales 23 tuvieron una participación activa). Los participantes fueron invitados a proponer referentes sobre los períodos más recientes (1997-2004 y 2005-2014), bajo la misma lógica del segundo ejercicio, es decir: apelando a su sensibilidad, a través de la recordación de lo conocido y lo vivido. Como resultado de este ejercicio se comprobó la hipótesis según la cual existe y circula una imagen homogénea del desplazamiento forzado. A partir de este hallazgo, se construyó un modelo de interpretación que se describe a profundidad en este artículo.

9En términos textuales, los autores plantean un giro relacionado con el lugar de enunciación, que se manifiesta en una propuesta estilística: el cambio de la tercera persona (académica) por la primera persona del plural (personal) delata la decisión de auto-observación en el proceso investigativo y de producción de ideas y contenidos.

2. la vía histórica de la memoria

  • 2 Entre los objetivos estratégicos del cnmh se destaca la Comprensión social del conflicto armado, qu (...)

10Proponer una reconfiguración visual del desplazamiento forzado en Colombia, como alternativa para transformar las lógicas extendidas de invisibilización de la memoria y los derechos de las víctimas, se asocia con la necesidad de trazar una trayectoria histórica que considere la relación de este fenómeno con el de la violencia y con el conflicto armado del país. En este objetivo, el informe nacional del desplazamiento forzado en Colombia, Una nación desplazada (2015), desarrollado por el Centro Nacional de Memoria Histórica, se asume como núcleo de estudio, dado que plantea un marco ideológico institucional que, desde una lectura de contexto plural y territorializada, brinda –en un esfuerzo único en su tipo2– la posibilidad de reconocer como Estado la emergencia y confluencia de hechos diversos en el complejo entramado que ha dado rostro a la figura del desplazado.

11El Centro Nacional de Memoria Histórica (cnmh) fue creado a partir del Artículo 146 de la Ley 1448 de 2011, conocida como Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (en la cual se reconoce, por vez primera, a las víctimas del conflicto armado interno y la necesidad de disponer de medidas de atención y reparación integral). Por medio del Decreto Nacional 4803 de 2011, el cnmh fue reglamentado: se estableció su existencia, naturaleza, estructura interna, funciones y se fijó su dependencia al Departamento para la Prosperidad Social (dps).

  • 3 A partir de 2011 (en el marco de la Ley 1448 del mismo año) fue nombrado por la Presidencia de la R (...)
  • 4 Iván Orozco, María Victoria Uribe, León Valencia, Martha Nubia Bello, Rodrigo Uprimny, Álvaro Camac (...)

12El origen del cnmh se remonta al año 2007, cuando la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (cnrr) considera la necesidad de conformar un grupo académico que consolide el campo de la investigación sobre el conflicto armado en Colombia, y así atender las demandas de la Ley 975 de 2005, conocida como Ley de Justicia y Paz. Se establece, entonces, el Grupo de Memoria Histórica (gmh) bajo la dirección de Gonzalo Sánchez Gómez3, quien junto a otros investigadores4, entre los años 2007 y 2010, realizan diversas investigaciones que resultaron en diecisiete informes sobre los temas de memoria, reparación y conflicto armado en Colombia. Conformado el cnmh, los nuevos procesos de investigación y acción se proponen como una plataforma para la promoción, el diálogo y la articulación de las memorias plurales del conflicto armado, desde un importante énfasis en la comprensión de las víctimas.

13Dicho énfasis no solo tiene de fondo el reconocimiento de la población victimizada por parte del gobierno nacional –en esa modificación estructural que se hace del marco legal de atención asociado al conflicto armado–, sino la aceptación de que el Estado ha sido un actor más en la violación sistemática de derechos y, por ello, además de tomar parte en el esclarecimiento de los hechos victimizantes, debe garantizar la inclusión de diversos actores y poblaciones, contribuir a la reparación integral, las garantías de no repetición y la construcción de una paz sostenible.

14De todo ello, el aspecto que más destaca en el ejercicio investigativo de esta entidad gubernamental es que el tratamiento y la comprensión de las experiencias de la población victimizada se sustenta –en parte– en el apoyo a acciones propuestas por las víctimas u organizaciones, para “contribuir a que se haga memoria desde otras dimensiones diferentes al propio Estado” (cnmh, 2014, p. 22); lo cual ha permitido transitar desde una comprensión polarizada y justificadora de la violencia, hacia la elaboración de una narrativa con las siguientes características:

Integradora e incluyente sobre las razones para el surgimiento y la evolución del conflicto armado interno y sobre los actores e intereses en pugna. [Tendiente a] documentar las memorias que se han gestado en medio del conflicto, con opción preferencial por las memorias de las víctimas y por las que han sido hasta ahora suprimidas, subordinadas o silenciadas (cnmh & University of British Columbia, 2013, p. 15).

15Este giro ha sido fundamental en la comprensión del conflicto en Colombia pues delata la pugna entre memoria-olvido y centra los esfuerzos por construir una nueva historia desde las vivencias y los testimonios, o desde ese marco epistemológico denominado memoria histórica.

16La memoria puede ser una forma de traer a la mente aquello que empieza a tornarse invisible. O, acuñando los términos de Becerra Mora (2014), el mecanismo para activar la posibilidad comunicativa de los rastros silentes de la historia. En esa última relación es donde emerge el reconocimiento de que el Estado tiene un deber de memoria, que consiste en “Propiciar las garantías y condiciones necesarias para que la sociedad [pueda] avanzar en ejercicios de reconstrucción de memoria como aporte a la realización del derecho a la verdad del que son titulares las víctimas y la sociedad en su conjunto” (cnmh, 2013, pp. 18-19). Ese deber sugiere la subsistencia de una verdad que ha sido despojada, que es sobre todo carencia y urgencia de narración, interpretación e incluso historización de la resistencia frente al silencio. Si algo se ha iluminado en esa vía de reinterpretación de la justicia para las víctimas es que han sido localizadas en el olvido –por un artilugio casi inescrutable–, que recuerda discretamente las estrategias de olvido definidas por Bartolomé Ruiz (2017) en dos sentidos:

De un lado, el olvido apaga los rostros de la injusticia y la violencia cometidas, con lo que promueve la impunidad de los victimarios y la legitimidad del poder injusto. De otro lado, las estrategias de olvido, al ocultar la injusticia y la violencia, también borran de la historia la existencia de las víctimas. Estas se tornan invisibles e inexistentes (p. 17).

  • 5 Sobre esta idea Bartolomé Ruiz (2017) expresa: “La naturalización de la injusticia y de la violenci (...)

17Esa invisibilización de las víctimas, sus vidas, sus memorias y sus derechos resulta tan útil porque el olvido naturaliza dicho artilugio mediante formas muy perversas, tales como quebrar las relaciones de los hechos, desfigurar las consecuencias de la violencia o desdibujar la cohesión social mediante la creación de falsos enemigos, o las lógicas del señalamiento5 que dan lugar a frases tipo “si eso le pasó es porque en algo andaba”, que particularmente en nuestro país son el resultado de la manipulación ideológica y, como se verá más adelante, la lucha frontal que desde principios del siglo xx las clases dirigentes emprendieron con tipos de organización política y económica distributivas, en esa extendida pugna por la tierra.

18De ahí que el deber de memoria del Estado se inscriba en el marco de una memoria histórica que, volviendo a Bartolomé Ruiz (2017), tienda a la reparación y tome distancia del impulso vengativo (pp. 25-26); en últimas:

La memoria histórica debe contribuir a la dignificación de las víctimas, al esclarecimiento de los hechos, a la no repetición, y a la recomposición del tejido social que se ha fragmentado a causa de la violencia.

Construir memoria con estas características es un reto en sí mismo por cuanto es necesario conciliar las diferentes expectativas que responden al carácter subjetivo de la memoria y de la experiencia, es decir, al hecho de que no todos recuerdan el mismo evento de la misma manera y lo que resulta relevante y dignificante para unas personas no lo es para otras (cnmh, 2013, p. 31).

19El reto de reconstruir memoria histórica, además, se asocia con la función anamnética de la memoria (Bartolomé Ruiz, 2017), esto es, interpretar y resignificar recuerdos en el presente (rememorar). Por lo tanto, es preciso elaborar esquemas o dispositivos determinados por el tiempo y el espacio, que faciliten la creación de redes descentralizadas de sentido y, a su vez, la organización viva de la historia.

2.1. trayectoria histórica del desplazamiento forzado interno, como indicio del conflicto armado y las manifestaciones de violencia en colombia

No hay una cronología precisa que pueda asignarse a la Violencia. No hay ningún acontecimiento que habiéndola impulsado constituya un origen, y proyecte sobre la Violencia el distintivo de su significación: 1945, 1946, 1948, son todas posibles definiciones de un comienzo, todas decisiones que de hecho pertenecen al investigador; también 1930, o bien las luchas agrarias de 1920 a 1935, e inclusive las guerras civiles del siglo xix. La ausencia de un momento originario reclama la búsqueda de continuidades, que es también la búsqueda de la inteligibilidad.
Daniel Pécaut (1986, pp. 183-184).

20En el apartado anterior mencionamos la necesidad de construir dispositivos que permitan localizar, en un marco temporal y espacial, las rememoraciones que integran los procesos de reconstrucción de memoria. Estos dispositivos dan cuenta también de unas posibilidades de enunciación: el lugar de procedencia, las experiencias previas, los hábitos y gustos, las formas de relacionamiento social e ideático, etcétera. Se trata, en suma, de posibilidades interpretativas que se ajustan a las condiciones de quien narra, quien lee, quien escribe.

21En este reconocimiento, la lectura del informe Una nación desplazada (2015) da cuenta de un ejercicio que procuró integrar múltiples perspectivas disciplinares (estudios visuales, museología, estudios culturales, diseño industrial, estudios literarios y derechos culturales) de los dos lectores/autores-del-artículo, quienes además coincidimos en no definirnos como testigos directos o indirectos de algún hecho victimizante. En este ejercicio recuperamos una serie de hechos que se encuentran anclados a la historia del desplazamiento forzado en Colombia. Dicha recuperación no buscó ser ni totalizante ni precisa, pues entendemos la relación memoria-olvido como dinámica y, por tanto, inacabada. La lectura del informe nos planteó la pregunta sobre qué recordamos de esa línea del tiempo trazada por el cnmh, cómo interpretamos esa organización periódica y cómo resignificamos lo encontrado.

22A continuación, se describe el resultado de ese ejercicio inicial, en el que se privilegia una organización en cadena (cuyos títulos provienen literalmente del informe), que asume el territorio colombiano como un escenario en el que ocurren –en tiempos diferentes, aunque secuenciales y urobóricos– eventos y acontecimientos. El término ordinal se refiere a los acontecimientos (señalados dentro de cada período en letra negrilla), pues ocupan el lugar más visible o importante del proceso de rememoración-interpretación, lugar desde el cual se despliega una red de órdenes variables para comprender los demás elementos allí implícitos.

gráfico 8.1. línea de tiempo.

gráfico 8.1. línea de tiempo.

2.1.1. período 1. desplazamiento, despojo y acumulación de tierras durante la violencia (1948-1958)

23El asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, como acontecimiento decisivo para el período de La Violencia en Colombia, hace referencia a la intensificación y el recrudecimiento de las confrontaciones bipartidistas entre liberales y conservadores ocurridas a mediados del siglo xx. Podemos considerarlo como el factor ordinal de este período al “recoger” y “sintetizar” los enfrentamientos entre grupos armados patrocinados por el Estado bajo políticas represivas contra el comunismo, en los que se implementó –junto con múltiples prácticas de violencia– el despojo de tierras y la política de tierra arrasada, generando el desplazamiento de campesinos a centros urbanos (que adquieren la denominación de “emigrantes” o “exiliados”), el surgimiento de los “aprovechadores” como una clase de comerciante-terrateniente y la reconfiguración territorial del país.

2.1.2. período 2. desplazamiento y lucha insurgente durante el frente nacional (1958-1974)

24A partir de un pacto negociado entre liberales y conservadores, el período de La Violencia llevó a la conformación del Frente Nacional, el cual buscó infructuosamente disminuir la confrontación entre luchas ideológicas, alternando la presidencia de la república y demás posiciones del poder público cada cuatro años. Esto desató como acontecimiento ordinal de este período, una violencia marcada por la inconformidad, de un lado, ante el monopolio de poder político nacional que ignoró otros movimientos y expresiones políticas (lo cual propició el surgimiento de grupos insurgentes, influenciados por el éxito de la Revolución Cubana) y, de otro, ante la ausencia de mecanismos para atender y reparar a poblaciones y personas desplazadas y/o despojadas de sus tierras durante La Violencia.

2.1.3. período 3. desplazamiento y la génesis del narcotráfico (1974-1979)

25Con la terminación del Frente Nacional, tras dieciséis años de alternancia del poder político entre liberales y conservadores, el gobierno de López Michelsen afrontó las mismas dificultades del período anterior: implementar una reforma agraria integral, reconocer los efectos profundos del despojo de tierras y el desplazamiento forzado en la reconfiguración territorial del país, y contener las consecuencias de la implementación del proyecto de pacificación que –junto con la Doctrina de Seguridad Nacional (promovida por Estados Unidos durante la Guerra Fría)– propuso eliminar radicalmente cualquier manifestación de la democracia liberal y el comunismo.

26Además de la intensificación de la confrontación armada, que estimuló la proliferación de grupos subversivos y la creación de estructuras de civiles armados, este período enfrentó el desenlace de la deslegitimada elección presidencial del cuarto y último período del Frente Nacional –que permitió la salida a la luz pública del Movimiento 19 de abril (M-19)– y el aumento de la crisis sindical que en las ciudades exacerbaron la lucha por la reivindicación y la justicia social.

27Todo este panorama favoreció el afianzamiento de una nueva lógica de violencia socioeconómica soportada en el narcotráfico, la cual –como hecho ordinal de este período– impuso un cambio en el uso de la tierra, con la inserción de cultivos ilícitos (inicialmente de marihuana, seguidos de coca y amapola), ocasionando otro ciclo de desplazamientos forzados justificados en la disputa por el control y ocupación del territorio, específicamente en zonas con un alto valor estratégico para el tránsito de mercancías y la explotación de recursos naturales.

2.1.4. período 4. desplazamiento silencioso en el escalamiento del conflicto armado (1980-1988)

28Con el auge del narcotráfico, la extendida y marcada presencia de las guerrillas, y la creación de nuevos grupos insurgentes que persistieron en la confrontación armada a raíz de la represión militar guiada por el Estatuto de Seguridad, en este período se intensifica y recrudece el conflicto armado interno con la aparición y auge del paramilitarismo, como acontecimiento ordinal. Todos estos actores absorbieron el sistema político e integraron élites regionales que originaron diferentes alianzas y acuerdos para alcanzar sus propósitos. Esto terminó legitimando la corrupción, la indiferencia y el uso de la violencia, y desencadenando asesinatos selectivos, desapariciones forzadas, masacres, torturas, secuestros y extorsiones, dirigidas tanto a población civil, como a líderes y partidos políticos.

29Durante este período, las tácticas de la guerra, conjugadas y empleadas estratégicamente por todos los actores, generaron una crisis humanitaria generalizada y un desmedido incremento del desplazamiento forzado interno (las cifras oficiales y no oficiales son aún dispares); y se omitió el avance de una política pública que hubiera evitado la prolongación e invisibilización de las causas y consecuencias del conflicto para todas las víctimas en ese momento tan urgente.

2.1.5. período 5. continuidad del desplazamiento en el nuevo pacto social (1989-1996)

30Con la movilización universitaria y el “Pacto político por la paz” se fortaleció el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente que, junto a la declaración de ilegalidad de los grupos de autodefensa, permitió con la Séptima Papeleta la desmovilización y desarme de pequeños y medianos grupos insurgentes. El acontecimiento ordinal de este período se dio con la promulgación de una nueva Constitución Política, gracias a la cual se crearon la Corte Constitucional y la Defensoría del Pueblo, como mecanismos para la atención de víctimas de la violencia, aunque como veremos más adelante, resultaron insuficientes.

31Es decir, con el robusto fortalecimiento y expansión de los grandes grupos insurgentes que no se acogieron a la Asamblea Constituyente, se adoptó el Estatuto de Vigilancia y Seguridad Privada que –mediante el esquema de las Convivir– propagó la llamada “violencia por delegación”, dándole un nuevo impulso a los grupos de autodefensa y recrudeciendo, a la larga, el conflicto armado, por medio del reposicionamiento paramilitar, la combinación de fuerzas legales e ilegales en la ofensiva y defensiva de estructuras del narcotráfico, y la ya conocida confrontación entre paramilitares y guerrilleros por el control del territorio.

32Durante el gobierno de César Gaviria el desplazamiento forzado siguió sin ser reconocido como una problemática real y a las víctimas las cobijó un marco normativo que las entendía como víctimas del terrorismo y de los desastres naturales, y que además les exigía estar registradas como víctimas en el censo de damnificados para recibir atención. Durante el gobierno de Ernesto Samper se adoptaron las normas del dih (Derecho Internacional Humanitario) y medidas conducentes a vencer la impunidad, la derogación del paramilitarismo y la especial atención al desplazamiento forzado, que contó con una política pública mediante el Programa Nacional para la Atención Integral de la Población Desplazada.

33Desafortunadamente, las víctimas del desplazamiento forzado continuaron siendo asimiladas en la práctica institucional y jurídica como víctimas de atentados terroristas, eventos catastróficos, calamidades públicas y desastres naturales: un nuevo descuido en términos de la urgencia de crear una política de prevención, con preponderancia en las circunstancias, particularidades y necesidades de la población desplazada.

2.1.6. período 6. gran éxodo forzado en la colombia contemporánea (1997-2004)

34Con el recrudecimiento del conflicto, actores y factores asociados a la violencia sociopolítica, económica y militar provocaron el mayor número de hechos que atentaron contra el dih y, en consecuencia, como acontecimiento ordinal de este período, el mayor número de víctimas del desplazamiento forzado interno.

35Esta situación originó largos procesos que establecieron –con la Ley 387 de 1997– un escenario con importantes garantías –en el papel– para las víctimas del desplazamiento y, al mismo tiempo, grandes omisiones –en su aplicación– sobre sus causas estructurales y los procesos de despojo de tierras, con lo cual el desplazamiento continuó en escalada.

36La consolidación de grupos paramilitares a partir de una misma estructura (auc) –mientras, de manos del gobierno de Andrés Pastrana, se declaraba una zona de distensión para entablar un diálogo y negociar la construcción de la paz con el grupo subversivo más representativo del país (farc)–, marcó –con el denominado Plan Colombia– una estrategia militar binacional en contra de la insurgencia y la erradicación de cultivos ilícitos, que detonó una nueva oleada de acciones violentas, cada vez más selectivas y perversas.

37Pese a un contexto en el que las condiciones de impunidad y corrupción del país no permitieron disminuir el número de personas desplazadas, en el año 2000 se aprobó un nuevo código penal, en el que se tipificó por vez primera el desplazamiento forzado como delito. La Corte Constitucional dispuso varias herramientas jurídicas para la atención y prevención del desplazamiento, que confrontaron la Política de la Seguridad Democrática, el denominado Plan Patriota y la Política de Recuperación y Consolidación Territorial del gobierno nacional. Con la Sentencia T-025 de 2004 y la declaración de un Estado de Cosas Inconstitucional, la Corte logró reconocer la condición de víctima de la población desplazada, y con esto, sus derechos a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

38De este modo se subsanó una deuda histórica: aceptar la crisis humanitaria de las víctimas del desplazamiento, su relación estructural con el conflicto armado e iniciar un proceso por visibilizar y dimensionar el desplazamiento como un crimen sistemático que emplearon todos los actores para controlar y ejercer poder sobre el territorio, en contra de comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes.

2.1.7. período 7. persistencia del desplazamiento en escenarios de búsqueda de la paz (2005-2014)

39Con la aprobación de la Ley 975 de 2005, denominada Ley de Justicia y Paz, se estableció un marco de justicia transicional sustentado en garantizar tanto beneficios y penas alternativas para los victimarios, como los derechos a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas de los grupos paramilitares desmovilizados.

40En el marco de la Política de Seguridad Democrática, el gobierno de Uribe se propone emplear el término posconflicto que, como acontecimiento ordinal de este período, instaura una estrategia política y mediática para dar por culminado el conflicto armado que había persistido durante los anteriores períodos y, paradójicamente, para incentivar –en una arremetida militar frontal– la prolongación de la guerra al señalar a los grupos insurgentes como la principal amenaza terrorista para alcanzar la paz.

41En medio del deficiente proceso de desmovilización paramilitar –que originó el reagrupamiento y conformación de bandas criminales emergentes–, la agreste ofensiva militar del Estado contra grupos insurgentes –que a su vez recrudecieron sus prácticas bélicas y, a pesar de los mecanismos jurídicos, planes, programas y proyectos comprometidos para atender el desplazamiento forzado, contribuyeron en el cuantioso incremento del número de personas y poblaciones desplazadas– y la anulación del Estado de Cosas Inconstitucional, el 2008 se declaró como el año de la promoción de los derechos de las personas desplazadas por la violencia, buscando generar mayor participación de la opinión pública y el compromiso de toda la institucionalidad pública y privada nacional para reducir el desplazamiento.

42Entre tanto, por decisión del mismo gobierno, fueron extraditados a Estados Unidos varios jefes paramilitares desmovilizados por delitos asociados al narcotráfico, lo que los excluyó de rendir declaración y les facilitó evadir su responsabilidad frente a los derechos de verdad, justicia y reparación de miles de víctimas del desplazamiento.

43De otro lado, entre los años 2008 y 2010, la Corte Constitucional profirió varios Autos judiciales, que permitieron ampliar la política pública sobre el desplazamiento forzado; entre ellos, se destacan los Autos que buscaron la atención diferencial de necesidades de grupos poblacionales afectados por el desplazamiento (niños, niñas, adolescentes, población en situación de discapacidad y mujeres cabeza de familia; así como pueblos indígenas, comunidades afrocolombianas, negras, raizales y palenqueras).

44Con el gobierno de Juan Manuel Santos se inició la arremetida militar más contundente en contra de las estructuras y los líderes de los grupos insurgentes. Además, se reconoció públicamente la existencia del conflicto armado interno. El gobierno se distanció de las políticas sustentadas en el terrorismo y el posconflicto, y admitió la historia de violaciones al dih de parte de todos los actores armados (legales e ilegales, de los que en principio se excluyeron las bandas criminales, por considerarlas delincuencia común).

45Todo esto impulsó la evolución de la política pública sobre desplazamiento forzado y en el año 2011 se aprobó la Ley 1448, llamada Ley deVíctimas y Restitución de Tierras, que desde ese momento procura reparar integralmente a las víctimas del conflicto armado interno y mediante sus decretos avanza en la comprensión de un marco legal con enfoque diferencial de género y de etnias; adicionalmente, en ese año también se creó el cnmh, con el fin de promover la investigación histórica sobre el conflicto armado.

46No obstante estos importantes y necesarios aportes, el nuevo aumento en la cifra de desplazamiento forzado en el año 2011 evidenció la dificultad del Estado y de sus instituciones por garantizar el goce efectivo de los derechos de la población desplazada. Con el Marco Jurídico para la Paz del año 2012, la creación de la Comisión de la Verdad y un nuevo proceso de diálogo de paz con las farc, durante los últimos años de este período la política pública sobre el desplazamiento forzado continuó teniendo grandes urgencias por asegurar –además de los derechos de las víctimas–: la identificación de los responsables y de los beneficiarios de los crímenes de guerra y de lesa humanidad, el retorno o la reubicación, y la entrega oportuna de ayuda humanitaria; al mismo tiempo, solucionar las deficiencias del sistema judicial, controlar el rearme de grupos neoparamilitares, e implementar acciones contundentes para la prevención del número de víctimas del desplazamiento forzado interno.

47El informe sobre el desplazamiento en Colombia elaborado por el cnmh, al haber sido publicado en 2015, no alcanzó a ver el avance de los diálogos de paz con las farc, ni el asesinato selectivo de líderes regionales entre 2016 y 2017, ni la campaña de desprestigio y terror que desde la ultraderecha del país se gestó en contra de la firma de los acuerdos, que derivó en un acto masivo de votación por el “No”, en un plebiscito por la paz convocado el 2 de octubre de 2016 (casi un año después de que las Tejedoras de Mampuján, una de las organizaciones de mujeres víctimas de desplazamiento más visibles en el país, recibieran el Premio Nacional de Paz), cuyos efectos de polarización perviven hoy, mancillando el futuro del Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera (Oficina del Alto Comisionado para la Paz, 2016) y desconociendo una vez más el efecto práctico que esta tiene en poblaciones históricamente desatendidas, como el Departamento del Chocó, donde las cifras de desplazamiento forzado siguen siendo alarmantes para organizaciones internacionales –como la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur)– y nacionales –como la propia Corte Constitucional–.

48Como se explicó, la identificación de lo ordinal durante la lectura del informe Una nación desplazada (2015) se dio en clave de autoreconocimiento de lo que más amplia recordación nos causara como investigadores/autores de este texto. Ante la imposibilidad de comprensión en contexto de los acontecimientos por parte de un lector incauto, decidimos rearmar la línea propuesta por el cnmh como una red circular de eventos y hechos asociados, que sin duda el mismo lector deberá profundizar en la fuente primaria en búsqueda de la comprensión exhaustiva. La explicitación de esa red circular será objeto del próximo capítulo.

3. objetos visuales: imagen y experiencia

49En el campo de la memoria histórica se ha repetido de modo insistente que la construcción de la Historia hasta hace poco menos de un decalustro era determinada por voces autorizadas –de ahí la mayúscula–, máxime por grupos dominantes económica, política y socioculturalmente. Esta situación originó la invisibilización de rostros y voces, opacó las versiones, los matices; marcó una distancia significativa que condenó la responsabilidad histórica y nos llenó de indiferencia por construir y entender un país sostenido por los ecos de la violencia y la resignación.

50Un campo inicial y exploratorio que planteó la investigación supuso la revisión de textos, imágenes o soportes visuales que permitieran analizar la producción, aparición y circulación de los modos en los cuales se presenta y representa el desplazamiento forzado en nuestro contexto.

51La imagen del desplazamiento, antes de considerarla desde una noción ampliada, nos mostraba a personas y situaciones que delimitaban un campo fijo para observar y retener un instante del desplazamiento. La fotografía, como técnica artística, periodística y documental, permitía notar algunos rasgos comunes: el uso del blanco y negro, la recurrencia del primer plano sobre rostros de niños y adultos mayores, la apertura de foco frente a barriales, casas de lata o tablas, o un cartel escrito con mala ortografía que se visualiza a través de una ventana en un semáforo de una de las grandes ciudades. Este primerísimo hallazgo sugirió cuestionamientos sobre la existencia, objetividad y origen de una imagen para estudiar lo visible e invisible del desplazamiento forzado, ¿qué tanto un conjunto de imágenes reflejan la identidad y las necesidades de los más de 5 millones de desplazados internos que tiene nuestro país? ¿Acaso la fotografía artística, periodística y documental ha configurado una idea de desplazado uniforme, homogéneo?, y en caso de ser así, ¿qué efectos provoca esa uniformidad en la noción y la aproximación que desde la esfera pública se hace al tema del desplazamiento?

52Estos cuestionamientos acercaron la investigación al campo disciplinar de los estudios visuales, una vez observamos la fotografía en la portada del informe ¡Basta ya! (gmh, 2015). Se hizo necesario resaltar la importancia y el potencial de la imagen para comprender las estructuras discursivas y narrativas del desplazamiento, su funcionamiento y configuración en torno al poder, el control, la dominación, la exclusión y la resistencia; sus medios técnicos y estratégicos; el inherente vínculo entre un contexto real e imaginado, un individuo espectador y otro protagonista. En suma, un constante llamado a la visión y a los modos de ver, al hecho social de lo visible y a los tiempos sociales de la mirada.

53Es así como descubrimos que toda imagen es un modo de ver y al mismo tiempo la apariencia de un segmento de universo ausente. Entendida como objeto visual (fotografías, videos, documentales, películas, obras de teatro, poemas, novelas, pinturas, ilustraciones...), adquiere una doble condición desde sus propiedades físicas: como objeto de la representación en lo que es nombrado, indicado y mostrado (Silva, 1990) –haciéndola existir–, y como insumo para la interpretación, la apropiación y la rememoración individual y colectiva –otorgándole vida y función social propia–. Por ello,

Ya no resulta operativo ubicar simplemente imágenes en un contexto, es necesario reconocer que las imágenes son capaces por sí mismas de producir contexto, de modelar y renegociar las relaciones entre lo material y lo inmaterial, lo real y lo virtual, redefinir los procesos de creación de significado, y redibujar, como interfaces colectivas, la vida social y afectiva de personas y objetos. Pero estas capacidades no están dadas. Para desplegarlas en su intensidad crítica se requiere una toma de partido por las imágenes, esto es, por arrebatárselas a las empobrecedoras formaciones de imaginario ya constituidas, para encontrar en ellas mismas la potencia de creación de nuevas imágenes, de otras formas de conocimiento y modelos comunicativos abiertos a lo diferente, de otra economía de la imagen que nos enseñe a habitar de nuevo el mundo (Martínez Luna, 2014, p. 14).

54Concebida así, la imagen deviene imágica, “empobreciendo al máximo su posibilidad denominativa” (Silva, 1990, p. 51) y amplificando, al mismo tiempo, su poder visual. Como artefacto, este objeto visual es la entrada a la comprensión del comportamiento humano con relación a la experiencia y, por tanto, es posible emplearla para mediar entre la existencia y la ausencia, entre la vida y la muerte, entre el objeto y el sujeto, entre la cosa y su significado.

3.1. escopo, régimen escópico y lo escópico

55Los elementos con cierta condición de luz y consistencia física son perceptibles por el ojo. El acto de ver implica una relación sensorial con el mundo y su materialidad. La mirada constituye, por su parte, un sistema que atraviesa los conocimientos de la biología, anatomía, fisiología; integra los principios físicos, químicos y mecánicos, y se elabora en circunstancias políticas, culturales y sociales del individuo que observa. La mirada, tan dependiente y sometida al acto de ver, es entonces la manera de entender lo que somos, de comprender que participamos y pertenecemos a la mirada de otros, a la vez que construimos nociones e ideas de espacio y tiempo, con sus lógicas, reglas y paradigmas.

56La mirada es un diálogo abierto con el mundo que nos rodea: ese escenario del que hemos venido hablando, compuesto por eventos, acontecimientos y experiencias; que establece tres dimensiones transversales de la imagen, denominadas: escopo, régimen escópico y lo escópico.

57El escopo es la dimensión del detalle, el fragmento, la reverberación en el instante. Es, precisamente, la mirada sobre un hecho o evento que se da sobre un escenario y, por ende, configura un microescenario. Es el devenir de un hilo suelto en un terreno que de manera incierta se inscribe en una lucha por la hegemonía histórica; un hilo suelto dentro de una caja.

58El régimen escópico es la dimensión que permite construir un macroescenario para detectar un comportamiento estable y hegemónico de la mirada. De acuerdo con Daniel Chao (en una definición que le atribuye a Martin Jay), “la particular mirada que cada época histórica construye consagra un régimen escópico, o sea, un particular comportamiento de la percepción visual” (2012a, p. 2). Se trata, entonces, de un terreno en disputa (Jay, 2003), por cuanto “un modo de ver –al configurar una forma de mirar– regula, marca límites hacia dentro, habilita qué se ve, y, a su vez, esconde, niega, tranquea, tabuiza” (Chao, 2012b, p. 3).

59Lo escópico es la dimensión en donde se anudan eventos, que tiene el potencial para resignificar el escenario; en consecuencia, la diversidad de nudos establece un pluriescenario que surge del juntar, asociar, relacionar. Se trata de notar que en esa caja hay no uno sino varios hilos, de múltiples dimensiones y colores, prestos a ser anudados unos con otros o entre ellos mismos. Es, justamente, el esfuerzo de la mirada por retener y nombrar el cotidiano y casi inconsciente acto de ver, para empezar a expresar junto a otros, y hacer visible o invisible lo que aparece y acaece de la experiencia como testimonio.

3.2. modelo de resignificación

Según la expresión común, hace una década vivimos en unainundación” de imágenes. Es decir, estas nos arrastran, pasan a nuestro lado en muchos casos sin que las podamos convertir en objeto directo de atención y con frecuencia nos superan. Todo ello, claro está, transformaría nuestras formas de atención y las condiciones de percepción de significados.
Ana García Varas (2017, p. 28)

60En el primer apartado se presentó un ejercicio inicial que consistió en la recuperación de acontecimientos anclados a la historia del desplazamiento forzado en Colombia, que (sin intención de ser totalizante, sino dinámica) dio pie a un segundo ejercicio dialógico de resignificación de eventos y acontecimientos. Este consistió en la exploración de referentes conocidos y vivenciados por los autores, que permitió definir los objetos visuales para desestabilizar el acontecimiento ordinal identificado en cada período. Estos objetos visuales, además, debían propender por la apertura de la mirada sobre el desplazamiento, es decir, que fueran lo suficientemente sugerentes y simbólicos para la experiencia, y aun así se comportaran como indicios significativos de los eventos correspondientes a cada período.

  • 6 La violencia (Alejandro Obregón); Artículo 180, “Desplazamiento Forzado” (Código Penal); Valla Plan (...)

61Para los períodos 1 a 5, el ejercicio planteó la necesidad de acudir a diferentes soportes, o bien por los mecanismos de producción social propios de cada época o bien por la complejidad discursiva del periodo. Para el período 6 se propuso un tercer ejercicio de carácter participativo que constituyó el trabajo de campo de la investigación (descrito en la introducción). La pregunta orientadora fue: “Para el período 1997-2004, observe las siguientes imágenes6 y pregúntese: ¿qué otra ‘imagen’ definiría este apartado?”. Las imágenes apelaron a una noción paradigmática de la violencia y el desplazamiento forzado en Colombia, desde los diferentes períodos estudiados y las categorías de análisis planteadas: a) documentación, b) expresión simbólica y c) registro y archivo. Todo ello, con el fin de enfrentar, a través de una mirada colectiva, un problema de densidad y complejidad para la asociación y compresión de un objeto visual que permitiera la inestabilidad del régimen escópico de este período. Finalmente, para el período 7, en la tensión que plantea resolver la persistencia del fenómeno, se eligieron dos objetos visuales contradictorios entre sí, también obtenidos en el ejercicio participativo.

62Una descripción rápida del modelo concibe al escopo como la mirada sobre un evento, como un hilo suelto que –extendido– permite ser dimensionado para, a su vez, ser eventualmente anudado junto a otros hilos. El régimen escópico es una multiplicidad de hilos anudados, que –aun siendo imperceptibles– definen la forma y la sombra del escenario, el cual resulta tan inestable como los modos de ver. “Los regímenes escópicos pueden ser anulados repetidamente sin ningún efecto visible, tanto en la cultura visual como en la política” (Mitchell, 2014, p. 13). Lo escópico es el ejercicio de anudar los eventos visibles e invisibles de una época, reconfigurando en el campo de la experiencia junto a otros, lo imaginario, lo ideático y lo programático para desestabilizar el régimen escópico.

63Los eventos visibles son hechos conocidos que facilitan la interpretación de los acontecimientos. Los eventos invisibles son hechos desconocidos como consecuencia de las estrategias del olvido. En la resignificación de los acontecimientos ordinales que buscan desestabilizar el régimen escópico emergen piezas subordinales, como luces que siempre habían estado allí de modo invisible; hablando sí de lo ordinal pero también ampliando la construcción de sentido del período trabajado, como se verá a continuación en la implementación del modelo.

Modelo Período 1

Desplazamiento, despojo y acumulación de tierras durante La Violencia (1948-1958)

Escopo – Eventos visibles e invisibles-subordinales:
Aprovechadores, Bogotazo, Boleteos, Chulos, Chulavitas, Colonizaciones espontáneas, Despojo de cosechas y semovientes, Emigrantes y exiliados, Oficina de rehabilitación y socorros, Pacto de Benidorm, Política de tierra arrasada, Política represiva contra el comunismo, Revancha terrateniente, Secretaría Nacional de Asistencia Social.

Régimen escópico – Acontecimiento ordinal:
La Violencia.

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:
"Dijo que si no nos íbamos antes de una semana vendrían para echarnos". "Tendrán que matarnos", respondió Carmen. "Eso le dije", remató Juan, completamente sombrio. No hablaron más. Carmen se fue para la cocina, sempre com el chiquillo en los brazos, y Juan
quedó outra vez solo, plantado como un árbol, frente a su casa.
[…] Todos cumplieron: Arévalo y la autoridade, Juan y Carmen y el niño. La casa ardió facilmente, com alegre chisporroteo de paja seca, de lenóa bien curada, de trastos viejos.
[…] "¿Cóomo les fue?". "Bien señor alcalde", respondió Arévalo, taciturno. "¿Martínez se había ido?". "No", dijo el del rebenque, "cometieron la estupidez de trancar las puertas y quedarse adentro, y, usted compreende, no había tiempo que perder…".
Hernando Téllez,
Cenizas para el viento, 1984.

Modelo Período 2

Desplazamiento y lucha insurgente durante el Frente Nacional (1958-1974)

Escopo – Eventos visibles e invisibles-subordinales:
Acuerdo de Chicoral (antirreforma agraria), Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (
anuc), Comisión Especial de Rehabilitación, Doctrina de Seguridad Nacional, Ejercito de Revolución Nacional (eln, 1964), Ejército Popular de Liberación (epl, 1967), Frente Nacional, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (farc, 1964), Ley 48 de 1968, Instituto Colombiano de la Reforma Agraria (Incora), Ley 135 de 1961, Ley 201 de 1959, Movimiento 19 de Abril (M-19, 1974), Plan laso, Plan Nacional de Rehabilitación, República de Marquetalia, Repúblicas independientes, Sindicalismo Armado, Tribunales de Conciliación y Equidad.

Régimen escópico – Acontecimiento ordinal:
Frente Nacional.

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Taller 4 Rojo, La lucha es larga, comencemos ya (fotoserigrafía, Grabado, 69,9 × 99,6 cm), 1971.

Modelo Período 3

Desplazamiento y la génesis del narcotráfico (1974-1979)

Escopo – Eventos visibles e invisibles-subordinales:
Bonanza marimbera, narcotráfico.

Régimen escópico – Acontecimiento ordinal:
Inserción de cultivos ilícitos.

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Marimberos, ilustración gráfica, tomada de https://www.marimberos.com/​

Modelo Período 4

Desplazamiento silencioso en el escalamiento del conflicto armado (1980-1988)

del tráfico de la cocaína, conformación de grupos paramilitares, decaimiento de la industria de la marihuana, elección popular de alcaldes en todo el territorio nacional, Estatuto de Seguridad Nacional, exterminio de la Unión Patriótica, Grupo mas (Muerte a Secuestradores), poltica de erradicación de cultivos ilcitos, poltica de protección de derechos humanos, vii Conferencia de las farc.

Régimen escópico – Acontecimiento ordinal:
Auge del paramilitarismo.

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

José Alejandro Restrepo, El caballero de la fe (imagen de video, dvd 7:15 min), 2011.

Modelo Período 5

Continuidad del desplazamiento en el nuevo pacto social (1989-1996)


Acuerdo Número 079 de 1997 del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud, Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá
accu (1995), Asamblea Nacional Constituyente, Séptima papeleta, Carteles del narcotráfico, Constitución Poltica 1991, Convivir, Corte Constitucional, Decreto 815 de 1989, Decreto 976 de 1997, Decreto 1194 de 1989, Decreto 2217 de 1996, Defensorá del Pueblo, Estatuto de Vigilancia y Seguridad Privada, Derecho Internacional Humanitario, Estrategia Nacional contra la Violencia, Ley 104 de 1993, Ley 241 de 1995, Ley 356 de 1994, Ley 535 de 1993, Operación Casa Verde, Pacto poltico por la paz, Plan de desarrollo “El Salto Social”, Programa Nacional para la Atención Integral de la Población Desplazada, Conpes 2804 de 1995, Resolución 368 de 1995.

Régimen escópico – Acontecimiento ordinal:
Nueva Constitución Política.

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Lo escópico – Objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Óscar Muñoz, Proyecto para un memorial (proyección de video, 5 canales, 7 min, secuencia sin fin, sin sonido), 2005.

Modelo Período 6

Gran éxodo forzado en la Colombia contemporánea (1997-2004)

Escopo – Eventos visibles e invisibles-subordinales:
Acto de fe por la Paz, Alto Comisionado de las Naciones Unidos para los Refugiados (Acnur), Auto 218 de 2006, Autodefensas Unidas de Colombia (
auc), Campaña Mundial de Guerra contra el terrorismo (2002), Centro de Coordinación de la Acción Interagencial (ccai), Consejo Nacional para la Atención Integral a la Población Desplazada por la Violencia cnaipd, Convivir, Decreto 2569 de 2000, Registro Único de Población Desplazada, Estado de Cosas Institucional, Fondo Nacional para la Atención Integral a la Población Desplazada por la Violencia, Fracaso Zona de distención (2002), Ley 387 de 1997, Ley 434 de 1998, Consejo Nacional de Paz, Lógica de tierra arrasada, Nuevo código penal, se tipificó de forma autónoma el desplazamiento forzado (2000), Pacto de Ralito, Parapolítica, Plan Colombia, Plan de acción para la prevención y atención de desplazamiento forzado (1999), Plan estratégico para el manejo del desplazamiento interno forzado por el conflicto armado, Red de Solidaridad Social (1999), Plan Nacional de Recuperación y Consolidación Territorial, Plan Patriota, Política de Seguridad Democrática (2002), Principios rectores de los desplazamientos internos, Naciones Unidas, Sentencia C-572, Sentencia SU-1150 de 2000, Sentencia T-025 de 2004, Sentencia T-268 de 2003, Sentencia T-327 de 2001, Sentencia T-602 de 2003, Sistema Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada por la Violencia (snaipd), Zona de distención.

Régimen escópico – Acontecimiento ordinal:
Mayor número de víctimas del desplazamiento forzado interno.

Lo escópico – Aproximación al objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Lo escópico – Aproximación al objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Modelo Período 7

Persistencia del desplazamiento en escenarios de búsqueda de la paz (2005-2014)

Escopo – Eventos visibles e invisibles-subordinales:
Ley 975 de 2005-Ley de Justicia y Paz, Política de Seguridad Democrática, desmovilización paramilitar, bandas criminales emergentes, Estado de Cosas Inconstitucional, 2008 año de la promoción de los derechos de las personas desplazadas por la violencia, jefes paramilitares extraditados, Corte Constitucional-Autos judiciales, Ley 1448, Ley deVíctimas y Restitución de tierras,
cnmh, Marco Jurídico para la Paz del año 2012, Comisión de laVerdad, proceso de diálogo de paz con las farc, neoparamilitares.

Régimen escópico – Acontecimiento ordinal:
Posconflicto.

Lo escópico – Aproximación al objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

Lo escópico – Aproximación al objeto visual para la inestabilidad del régimen escópico:

3.3. hallazgos

64La implementación del modelo de resignificación para los períodos 6 y 7, sustentada en las imágenes propuestas a los participantes durante el trabajo de campo (correspondiente al tercer ejercicio dialógico), permite elaborar una serie de conjeturas. La primera de ellas se relaciona con la hipótesis planteada, según la cual existe una imagen homogénea del desplazamiento forzado en Colombia. Una revisión individual de los hallazgos del trabajo de campo, denota el control sobre la recordación pública de hechos o acontecimientos que han circulado en los medios masivos de comunicación, por ejemplo: [para el período 6] Un grupo de personas desplazadas en las calles de Bogotá, El crucifijo roto de Bojayá, La silla vacía de Tiro Fijo en el Caguán y al lado Andrés Pastrana, [para el período 7] Foto de marchas del triunfo del “No”. Estos eventos –con un alto carácter noticioso en su momento– emergieron como imágenes paradigmáticas que acapararon la atención de los participantes en el ejercicio y, en suma, limitaron la posibilidad de comprender otras dimensiones interpretativas sobre cada período, por ejemplo: [para el período 6] Una mano, Una imagen que muestra resistencias y voces, Cárcel, Parcela abandonada con militarización pasiva, Gráficas en constante y brutal ascenso, Niño yendo al abismo, [para el período 7] Indiferencia de quienes no han sufrido los efectos del conflicto.

65Al revisar todas estas imágenes en su conjunto, aparece la segunda conjetura, según la cual es necesario ver las imágenes no unas aislada de otras, sino construir una compleja red de sentido en un ejercicio de asociación y escala. Para la aparición de un objeto visual ausente precisamos como sociedad la lectura/rememoración-interpretación del desplazamiento forzado, que el trabajo de campo aún no evidencia. El tomar distancia hace posible la creación, producción y circulación de objetos visuales que nos demandan otra época o sensibilidad. En ese sentido, solo mediante los actos fundamentales del modelo –la ampliación de la imagen y el diálogo–, será la forma en la cual irán apareciendo nuevas imágenes y, posteriormente, configurar los objetos visuales faltantes de cada período, aún inéditos.

66Como última conjetura, advertimos el peligro de la sobresaturación de indicios de objetos visuales. Con la posfotografía, Joan Fontcuberta (2016) hace referencia al devenir de la fotografía tras su digitalización. Es en ese escenario posfotográfico en donde nuestra experiencia con la imagen cambia y en la proliferación exagerada de imágenes (propia de nuestros medios), esta pierde su contundencia y la consumimos desprovista de sentido y realidad. Desde allí, fácilmente podríamos caer en diálogos fantasmagóricos, en los que la imagen aparezca desprovista de verdad y memoria.

4. conclusiones

67• Los objetos visuales propuestos en los cinco primeros períodos son formas de testificar lo que creemos y sabemos sobre la existencia y veracidad de la cadena de eventos que ha traído el desplazamiento a nuestros días. Estos objetos carecen de un carácter hegemónico y por ello permiten una comprensión amplia de la linealidad histórica del desplazamiento.

68 Los objetos visuales ausentes, correspondientes a los períodos 6 y 7, están antecedidos por imágenes paradigmáticas que los discursos hegemónicos sobre la historia de la violencia y el conflicto han construido, quizás con demasiados falsos históricos y recuerdos fallidos, o empleando modalidades o mecanismos eficaces para la creación, la circulación y el consumo de imágenes, lo cual ha cegado y enmudecido a la sociedad civil en su conjunto –independientemente de si se asocia directa o indirectamente como víctima del conflicto armado–.

69 Suponer una diversificación de las imágenes, experiencias, interpretaciones y los espacios de diálogo –de cara a la garantía plena de los derechos de las víctimas para una reparación integral– es un factor fundamental que redunda en la recomposición del tejido social, al propender por el esclarecimiento de los hechos, al reconstruir memoria desde lo plural, al restituir la existencia de aquello que las estrategias del olvido han querido ocultar. Esta amplitud de sentido para la imagen tiene el potencial para ser un Atlas o Ensayo Visual sobre el desplazamiento, que llegue a colegios, bibliotecas, museos y demás lugares en que sea posible generar acciones de resignificación de la memoria.

70 El modelo de resignificación es una propuesta que vincula los tres objetivos de la investigación. El proceso de formulación permitió evidenciar, más que una trayectoria lineal del conflicto armado, una cadena de hechos y eventos que no se desligan de la historia misma del país y que se impulsan unos a otros. La identificación de este rasgo trajo consigo la búsqueda de referentes simbólicos que facilitaran resolver, junto a otros, tres ejercicios dialógicos. Más allá del carácter ordinal o subordinal de la imagen –en donde una remite necesariamente a otra, o llegan a ser dependientes–, el encuentro y el diálogo acerca y hace significativo el deber de la memoria, abre un horizonte de sentido para la agencia y la acción, y es capaz de fisurar la homogenización visual del desplazamiento forzado en Colombia.

Bibliographie

5. referencias y bibliografía

Acosta, C., & Ávila, J. (2015, enero-junio). Epistemología del pensamiento visual contemporáneo desde el imaginario transdisciplinario. Anagramas, 14(28), 167-203.

Acnur (2016,13 de mayo). Aumenta el desplazamiento forzado en el departamento del Chocó, en el oeste de Colombia. Recuperado de http://www.acnur.org/noticias/noticia/aumenta-el-desplazamiento-forzado-en-el-departamento-del-choco-en-el oeste-de-colombia/

Bartolomé Ruiz, C. M. M. (2017). Estatuto epistemológico y político del testimonio de las víctimas, una condición necesaria para la justicia. En Gutiérrez Quevedo, M., & Sarmiento Álvarez, B. X. (eds.), Cátedra Unesco. Derechos humanos y violencia: gobierno y gobernanza. Debates pendientes frente a los derechos de las víctimas (pp. 11-41). Bogotá: Universidad Externado de Colombia.

Becerra Mora, J. C. (2014, julio-diciembre). Historia y memoria: una discusión historiográfica. Revista Pensar Historia, 5, 59-71.

Brea, J. L. (ed.). (2005). Estudios visuales. La epistemología de la visualidad en la era de la globalización. Madrid: Ediciones Akal.

Brea, J. L. (2007). Cambio de régimen escópico: del inconsciente óptico a la e-image. Recuperado de http://estudiosvisuales.net/revista/pdf/num4/JlBrea-4-completo.pdf

Castoriadis, C. (1999). La institución imaginaria de la sociedad (2a parte). Buenos Aires: Tusquets Editores.

Centro Nacional de Memoria Histórica (2014). Memoria histórica en el ámbito territorial: orientaciones para autoridades territoriales. Bogotá: cnmh.

Centro Nacional de Memoria Histórica (2015). Una nación desplazada. Bogotá: cnmh.

Centro Nacional de Memoria Histórica & University of British Columbia (2013). Recordar y narrar el conflicto. Herramientas para reconstruir memoria histórica. Bogotá: cnmh.

Chao, L. D. (2012a, mayo). Régimen escópico e imaginario social. Revista Afuera. Estudios de Crítica Cultural, vi(11), 1-7.

Chao, L. D. (2012b). La visibilidad mediática de los soldados argentinos durante la Guerra de Malvinas en los diarios correntinos Época y El Litoral. De prácticas y discursos, 1 (1), pp. 1-29.

Chato, P. (2017,7 de marzo). Desplazamientos masivos, la guerra en El Chocó. Colombia Plural. Recuperado de https://colombiaplural.com/desplazamientos-masivos-laguerra-sigue-choco/

Congreso de Colombia (2005a, 10 de junio). Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. [Ley 1448 de 2011].

Congreso de Colombia (2005a, 25 de julio). Ley de Justicia y Paz. [Ley 975 de 2005].

Fontcuberta, J. (2016). La furia de las imágenes: notas sobre la postfotografía. Barcelona: Galaxia Gutenberg.

García Varas, A. (2017, noviembre-2018, abril). Investigación actual en imágenes. Un análisis comparativo del debate internacional sobre la imagen. El Ornitorrinco Tachado, (6), 23-39.

Grupo de Memoria Histórica (2013). ¡Basta ya! Colombia: Memorias de guerra y dignidad. Bogotá: Imprenta Nacional.

Jay, M. (1988). Scopic regimes of modernity. Vision and visuality. (s. d.).

Jay, M. (2003). Campos de fuerza. Entre la historia intelectual y la crítica cultural. Buenos Aires: Paidós.

Martínez Luna, S. (2014). Visualidad y materialidad: el problema de la imagen y el (con) texto. Revista Internacional de la Imagen, 1 (2), 11-15.

Metz, C. (1982). The imaginary Signifier: Psychoanalysis and the cinema. Bloomintong: Indiana University Press.

Mitchell, W. J. T. (1994). The Pictorial Turn. Pictorial Theory: Essays on Verbal and Visual Representation. Chicago: University of Chicago Press.

Mitchell, W. J. T. (2014). ¿Qué quieren realmente las imágenes? México: Cocom.

Moreno Acosta, A. M. (2017, noviembre-2018, abril). Visualidad y técnica: consideraciones sobre audiovisual amateur, dispositivos y vida cotidiana. El Ornitorrinco Tachado, (6), 41-54.

Oficina del Alto Comisionado para la Paz (2016). Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Recuperado de http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/procesos-y-conversaciones/Paginas/Textocompleto-del-Acuerdo-Final-para-la-Terminacion-del-conflicto.aspx

Pécaut, D. (1986). De las violencias a la Violencia. En Sánchez, G., & Peñaranda, R. (comps.), Pasado y presente de la violencia en Colombia (pp. 183-194). Bogotá: cerc.

rcn Radio (2017,8 de diciembre). En Chocó se presentó la mitad de los desplazamientos forzados en el país. Recuperado de https://www.rcnradio.com/colombia/choco-se presento-la-mitad-los-desplazamientos-forzados-del-pais-2017

Silva, A. (1990). Las imágenes: ¿nos hablan? Signo y pensamiento, (16), 47-68.

Silva, A. (2014). Cartografías visuales de la biopolítica: imágenes y desenclaves de las miradas. Revista de Filosofía, 9 (10), 39-52.

Notes

1 “La literatura registra al semiólogo Christian Metz como el primero en utilizar el concepto de régimen escópico […], al estudiar las relaciones entre el cine y el psicoanálisis (Metz, 1982). Estas primeras aproximaciones describen en términos generales al régimen escópico como un modo socialmente instituido de mirar. Posteriormente, autores como Jay (1988) o Mitchell (1994), retoman y elaboran descripciones complejas para el término, aludiendo no solo a los consensos en las formas de representación y/o comprensión de lo visual, sino también a los enunciados, hábitos, prácticas, deseos y luchas de poder implícitas en la visualidad como campo de estudio. […] Silva (2014), argumenta que […] el concepto de régimen escópico guardaría relación con la idea de un paradigma dominante para lo visual, pero su definición trae implícita también una importante carga relacionada con el poder, el control y la dominación, pues no debemos olvidar que estos han sido posibles históricamente a través de los discursos, incluidos por supuesto, los visuales. […] Los regímenes escópicos están fundados también en la tecnología de producción y reproducción visual que domina su tiempo, por lo que sus consensos condicionan los ‘actos de ver’ de un momento particular. Sin embargo, el régimen escópico puede cambiar en forma decisiva si en su continuidad histórica se produce un salto o corte crucial, desarrollándose nuevas condiciones para los procesos específicos que venían llevándose a cabo de cierta manera (Brea, 2007). Este podría ser el caso de las propuestas de ruptura de las vanguardias artísticas de principios del siglo xx, la invención de la perspectiva, la introducción de la cámara fotográfica y más recientemente las transformaciones de la visualidad que trajo consigo la imagen digital. […] Pensar desde estos lugares en una reflexión acerca ya no de las imágenes, sino de lo visual, de las visualidades, y en este caso, de los dispositivos de la visualidad que incluyen las máquinas para producir imágenes en momentos históricos específicos, así como en los discursos de uso, nos remiten a una necesaria epistemología de lo visual (Brea, 2005); pues lo visual ya no puede entenderse como relacionado únicamente con lo formal o lo estético, sino que se asume a lo visual como ligado de manera profunda a la percepción de la realidad, a las condiciones de producción y al conocimiento mismo” (Moreno Acosta, 2017-2018, pp. 49-51). En Latinoamérica, el concepto ha sido usado por Luis Daniel Chao, para analizar el problema de la visibilidad mediática en la Guerra de las Malvinas (2014), y por Javier Ávila & Carolina Acosta, para hablar sobre la transdisciplinariedad de los estudios visuales, en su relación con el imaginario y la apertura de la visualidad (2015).

2 Entre los objetivos estratégicos del cnmh se destaca la Comprensión social del conflicto armado, que implica “contribuir al esclarecimiento de los hechos, los responsables y las condiciones que hicieron posible el conflicto armado en Colombia, e interpelar a la sociedad sobre las dinámicas institucionales, políticos [sic] y sociales que lo desencadenaron y degradaron, para contribuir a la realización del derecho a la verdad de las víctimas y la sociedad en general, y a las garantías de no repetición” (2014, p. 26).

3 A partir de 2011 (en el marco de la Ley 1448 del mismo año) fue nombrado por la Presidencia de la República de Colombia como el Director General del Centro Nacional de Memoria Histórica.

4 Iván Orozco, María Victoria Uribe, León Valencia, Martha Nubia Bello, Rodrigo Uprimny, Álvaro Camacho Guizado, el sacerdote Fernán González, María Emma Wills y el fotógrafo Jesús Abad Colorado.

5 Sobre esta idea Bartolomé Ruiz (2017) expresa: “La naturalización de la injusticia y de la violencia presupone una aceptación social de la misma como algo normal o inevitable y en muchos casos necesario. Esas formas de naturalización de la violencia no son espontáneas, sino que resultan de un fino trabajo de encubrimiento de las consecuencias de la violencia, así como de la realidad de la injusticia. [Se] posibilita que la misma se reproduzca como algo que ocurre de modo eventual o natural, como si de una casualidad histórica inevitable se tratase. El ocultamiento de la injusticia y la violencia esconde también sus efectos en las víctimas, con ello se tiende a naturalizarla [sic] como si fuese un fenómeno común y normal de la sociedad y la historia. Las políticas de olvido propician que la injusticia se repita por desconocimiento y por consentimiento. Al desconocer la realidad de la injusticia se consiente con más facilidad que la misma vuelva a repetirse. [...] la violencia que se pretende ocultar de modo formal no se disuelve de hecho [...] lo que impulsó, por ejemplo, [...] a invertir mucho en la producción de narrativas legitimadoras del estado de excepción y de la violencia cometida. Tales narrativas están respaldadas por sus respectivas políticas de verdad, en las que las víctimas son objetivadas con diversos apelativos despectivos: terroristas, subversivos, criminales, bandidos, fuera de la ley, extranjeros, etc. En cualquier caso, son personas y poblaciones expuestas con el rótulo de ‘peligrosas’ para la sociedad, una verdad que, cuando es aceptada, moviliza un amplio apoyo popular” (pp. 18-21); tal como sucedió a miles de personas desplazadas en sectores del caribe colombiano, por ejemplo, cuando a la palabra “desplazado” se le otorgó la connotación de “colaborador de las farc”.

6 La violencia (Alejandro Obregón); Artículo 180, “Desplazamiento Forzado” (Código Penal); Valla Plan Colombia (s. d.); Desplazamiento (Tejedoras de Mampuján); Sentencia T-025 de 2004 (Corte Constitucional); Operación Orión (s. d.); Valla Servicio de Vigilancia y Seguridad Privada del Urabá Convivir (s. d.); Cifras de desplazamiento en Colombia (Acnur, enero, 2016); Fotografía A.U.C por Colombia Paz (s. d.); Portada Informe “Una Nación Desplazada” (cnmh).

Auteurs

Coordinadora de Cultura y Comunicaciones de la Biblioteca Universidad Externado de Colombia. Maestría (c) en Estudios Culturales. carol.contreras@uexternado.edu.co

Docente investigador, Facultad de Estudios del Patrimonio Cultural, Universidad Externado de Colombia. Maestría en Museología y Gestión del Patrimonio. carlos.gonzalez@uexternado.edu.co

© Universidad externado de Colombia, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search