Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Política criminal y abolicionismo, hacia una cultura restaurativa

 | 
Marcela Gutiérrez Quevedo
, 
Ángela Marcela Olarte Delgado

Primera parte. De la cultura del castigo a una cultura restaurativa

Capítulo 2. Proximidad versus castigo

Proximity versus punishment

Angélica María Pardo López

Résumé

La distancia entre los participantes del proceso penal es un factor clave que facilita y favorece que las reacciones sean altamente punitivas. En presencia de proximidad y conocimiento considerar un asunto penal se convierte en un tema de mayor complejidad en el contexto del cual los participantes son compelidos a buscar soluciones más allá de la imposición de castigo. La justicia restaurativa es una forma factible de aplicar esos postulados.

The distance between the participants of the criminal trial is a key factor that eases and favors the reactions to be highly punitive. In presence of proximity and knowledge, to consider a criminal issue becomes a matter of great complexity in the context of which the participants are compelled to look after solutions that transcend the imposition of a punishment. The restorative justice is a feasible way to apply those postulates.

Texte intégral

1. Introducción

1Los conceptos de crimen y castigo parecen estar inevitablemente ligados. Frente a la noticia de una infracción penal, parece una continuación lógica pensar en cómo se va a castigar al autor de la conducta punible; cómo se le hará pagar por el daño que causó. Sin embargo, hay también otros caminos más humanos por los que se puede transitar y que pueden resultar más útiles para los involucrados. Dicho de otra forma, hay elementos que pueden obstaculizar que tomemos el sendero del castigo ciego, por lo cual estando en la disyuntiva y sin poder elegir el camino quizá más evidente y fácil, nos vemos apremiados a buscar otras soluciones. Este trabajo se propone estudiar esos elementos obstaculizadores del castigo como primera respuesta.

2Los objetivos de este artículo son explorar el concepto del castigo y ponerlo en contexto a partir de su forma actual más común, que es la privación de la libertad; presentar el concepto de proximidad desde la óptica abolicionista del profesor noruego Nils Christie; plantear el postulado de que la tendencia a castigar disminuye en presencia de la proximidad y ejemplificarlo a través de fuentes de diversa índole y, por último, plantear una propuesta en la cual el modelo de la justicia restaurativa juega un papel importante como escenario para aplicar el mencionado postulado y, por consiguiente, para facilitar la elección de caminos diferentes al castigo.

3La información utilizada para la escritura de este artículo fue obtenida a partir de fuentes secundarias (informes, estudios académicos, artículos periodísticos y obras literarias y filosóficas) y la normatividad y jurisprudencia pertinente.

2. Castigo

4Cuando ocurre un injusto de naturaleza penal el aparato estatal se activa y toma medidas encaminadas a castigar el hecho delictivo. Se trata de la imposición intencional de un mal a quien ha infringido la norma penal en razón a esa infracción y, paralelamente, de la emisión de un mensaje de censura y condena frente a tal comportamiento (Walen, 2016).

5El castigo por excelencia en nuestra época es la privación de la libertad (icpr, 2015). En otras palabras, la forma más generalizada en que los Estados expresan su reproche frente a la infracción penal es la prisión, que pese a las muchas críticas que se han formulado durante años (Western, Kling & Weiman, 2001; King, Mauer & Young, 2005; Kirchhoff, 2010; Neate, 2016; Glasmeier & Farrigan, 2017; Chang & Thompkins, 2002; Grassian, 2006), sigue creciendo globalmente de una forma que parece ser indefinida. De acuerdo con el Instituto para la Investigación de la Política Criminal –icpr– por sus siglas en inglés (2015) más de diez millones de personas en el mundo actualmente están privadas de su libertad. Hay países como Colombia, Grecia y Chipre que han duplicado su población carcelaria durante la última década y hay otros que, como el Salvador, incluso han llegado a triplicarla en el mismo período. Con la única excepción de Rusia (cuya población carcelaria ha disminuido en un 40%), el mundo entero muestra un apoyo irrestricto a la prisión como castigo (icpr, 2015).

6Así es que cuando hablamos de castigo, hablamos de prisión; la severidad del castigo se mide en años o meses de privación de la libertad. Ahora bien, es difícil esperar que la prisión, con sus duras condiciones y dinámicas, sirva a un propósito distinto que la sola imposición de dolor. Usualmente las prisiones están sobrepobladas, lo cual tiene repercusiones directas en la salud, alimentación, la disponibilidad de actividades resocializadoras y la seguridad de los reclusos.

7Pero inclusive si la prisión fuera una institución que funcionara correctamente, sus funcionalidades intrínsecas (pérdida de autonomía en los aspectos básicos de la vida, pérdida de privacidad, pérdida de contacto con el mundo exterior y con el sexo opuesto) representan un considerable sufrimiento para quien allí se confina.

  • 2 Corte Constitucional. Sentencias T-153 de 1998 y T-388 de 2013. Esta última reiterada por la Senten (...)

8En el caso colombiano, la Corte Constitucional ha declarado por dos veces un estado de cosas inconstitucional a nivel carcelario2 esgrimiendo como fundamento la difícil situación de derechos humanos que viven los reclusos por causa, entre otras, de sobrepoblación carcelaria. Hoy en día, a pesar de los esfuerzos institucionales, la tasa de hacinamiento carcelario es del 45,6% (Inpec, 2018).

9Más allá de la experiencia brutal que significa la cárcel, cumplida la pena de prisión los exreclusos encuentran dificultades para conseguir empleo, se desestabilizan sus relaciones familiares, son estigmatizados, pierden las conexiones personales que les permitirían conseguir trabajo y, además, es posible que dentro de la cárcel hagan conexiones negativas que los conduzcan de nuevo hacia las vías delictivas. La cárcel incapacita para la vida en libertad, situación que atestiguan tanto el fenómeno de la institucionalización como el de la reincidencia. En cuanto a lo último y respecto del caso colombiano, encontramos que de acuerdo con el Instituto Nacional Penitenciario –Inpec– (2018), la tasa de reincidencia a nivel nacional es del 18%.

10De modo pues que la pena de prisión tiene un carácter puramente retributivo y simbólico, pero no tiene la capacidad de remediar ni de solucionar los conflictos sociales que le dieron origen. ¿Cómo hacer para que la respuesta punitiva no sea la primera reacción que escogemos cuando ocurre una infracción penal? ¿Qué se necesita para empezar a dar a los conflictos una gestión más creativa que la simple retribución del dolor? En los apartes sucesivos exploraremos estas incógnitas.

3. Proximidad

11Uno de los aportes más significativos de Nils Christie –quizá el representante más sobresaliente de la corriente del abolicionismo penal– es su desarrollo teórico sobre las posibles formas para que en la sociedad exista un menor grado de imposición de dolor (Rugeiro, 2014). Cuando Christie nos habla de “reparto de dolor” o de “imposición de dolor”, se está refiriendo a aquel dolor que se administra a través del castigo cuando un individuo infringe una norma de carácter penal (Christie, 1988).

12La respuesta ante el injusto penal es marcadamente punitivista porque hay una serie de mecanismos dentro de nuestro sistema penal que favorecen y facilitan esa respuesta. Por un lado, el sistema simplifica la realidad social al centrarse en el delito y no en las personas, sus circunstancias y el contexto en el que viven. Por otro, neutraliza la culpa de quienes imparten el castigo al sacar el conflicto de la órbita de los interesados y ponerlo en manos de “especialistas” (Christie, 1977). Cuando ocurre un conflicto de carácter penal el Estado usurpa el puesto de la víctima y, en caso de que no lo tenga, asigna un representante al victimario. En adelante, el juicio es liderado por profesionales y gira en torno a cuál debe ser la dosis de dolor a imponer al infractor (el número de años que aquel debe pasar en la cárcel). En palabras de Christie, el Estado se les roba el conflicto a las partes y estas pierden la oportunidad de ocuparse de él (Christie, 1977).

13La distancia que existe entre los participantes del proceso penal es tan grande que imponer un castigo –propiciar un sufrimiento– no supone una pena para nadie, como ordinariamente sucedería. Los jueces, fiscales, procuradores, abogados y defensores son ajenos a la víctima, al victimario y a sus situaciones únicas y exclusivas. Además de tratarse el particular caso solo de uno más entre cientos para tales operadores jurídicos, usualmente la distancia que existe entre ellos y los directamente implicados también es de carácter social, económico y espacial. Un fiscal que solicita una pena elevada de prisión para un infractor probablemente no tendrá en el futuro ningún contacto ni con el sindicado ni con su familia. Un juez que decide que cierto individuo debe purgar una pena de 20 años de prisión sin beneficios de redención puede hacerlo sin que el reo esté presente. Además, despacha día a día tantos casos que la suerte de quien priva de su libertad se le vuelve un asunto del todo indiferente. Los operadores jurídicos hacen su trabajo, que se activa con la comisión del hecho delictuoso, y todo funciona casi mecánicamente de acuerdo con las previsiones normativas. Parece olvidarse el hecho de que detrás de este aparato hay seres humanos (Christie, 1988).

14Al respecto, Christie propone varias condiciones que, de cumplirse, servirían de plataforma para evitar, o al menos disminuir la imposición de dolor. Estas condiciones se refieren al aumento del conocimiento entre los miembros del sistema penal y a hacer vulnerables a quienes ostentan posiciones de poder. Las formas de lograr tales objetivos son: 1) aproximar a las personas implicadas en el conflicto (por ejemplo, involucrar a quienes viven en la misma comunidad de las partes), y 2) no permitir que quienes intervienen en la gestión del conflicto puedan ostentar una calidad de “profesionales” o “especialistas”. El cumplimiento de estas premisas es pieza clave para obstaculizar la imposición de dolor y dar paso a que los conflictos se aborden de maneras más creativas (Christie, 1977; 1988).

15En pocas palabras, lo que propone Christie es que aumente la proximidad entre los individuos relevantes en la toma de decisiones penales, lo cual conduciría a respuestas menos punitivas cuando surjan conflictos de tipo penal. Hechos tales planteamientos, debe quedar claro desde ahora que este estudio recogerá esos elementos bajo lo que de ahora en adelante llamaremos “proximidad”.

4. Proximidad vs. Castigo

16De acuerdo con tales planteamientos y como en adelante lo sostendremos, hay una relación inversa entre el castigo y la proximidad. Cuando aumenta la proximidad (la cercanía y el conocimiento entre los intervinientes del proceso penal) la propensión al castigo disminuye.

17A continuación se presentan varios ejemplos provenientes de fuentes de diversa índole en los que se puede apreciar que en situaciones de proximidad, el impulso primario que dicta la necesidad de un castigo pierde peso en la balanza, lo cual nos permitirá en adelante proponer la aproximación de los sujetos en el contexto penal con el propósito de que se propicien las condiciones para que, en lugar de responder con el castigo, los participantes se vean en la obligación de imaginar de manera creativa soluciones mejores para cada caso.

4.1. Fuente filosófica

4.1.1. Eutifrón

  • 3 Lugar en donde se ventilaban las acciones de tipo público-religioso.

18“Eutifrón” es uno de los diálogos de juventud del pensador griego Platón. Dentro de la variada producción del filósofo, “Eutifrón” es uno de los diálogos en los que se estudian temas de ética (Woodruff, 2016). El tema de este diálogo se desarrolla alrededor de un encuentro de Sócrates con el joven Eutifrón. En este encuentro, por completo casual, Sócrates y Eutifrón se detienen a hablar en el camino. Sócrates pregunta a Eutifrón para dónde va y este le responde que se dirige al pórtico del rey3 con el propósito de plantear una acusación por homicidio en contra de su padre.

19Lo que había sucedido es lo siguiente: uno de los esclavos del padre de Eutifrón había matado a otro esclavo. Sin saber qué hacer al respecto, el padre de Eutifrón envió a alguien a hacer la correspondiente consulta al oráculo. En el entretanto, mandó a amarrar al esclavo homicida y lo dejó tirado en una fosa, donde, dada la demora del enviado, murió de hambre, sed y la fatiga propia de la exposición continua a la intemperie.

20A continuación se entabla todo un diálogo alrededor de la piedad, pero lo que para los efectos de este artículo nos interesa es la clara posición de Sócrates en relación con lo que se propone a hacer Eutifrón. Para Sócrates es por completo cuestionable que un hijo pretenda acusar a su padre. Esto significa que la relación de proximidad entre padre e hijo debería estar limitando este impulso, so pena de estar incurriendo en una trasgresión aún más seria que aquella del homicidio en cuestión.

21El asunto de la proximidad acá es lo importante a la hora de valorar el comportamiento de Eutifrón, pues si se tratara de la acusación y eventual castigo de una persona extraña, la pregunta sobre la corrección del actuar de Eutifrón no sería tan acuciante. En últimas, aunque puede haber sido injusto el actuar del padre de Eutifrón (cuestión que queda inconclusa en el diálogo), la pregunta de Sócrates es si actuaría justamente Eutifrón tratando de que se imponga un castigo a su propio padre.

4.1.2. Confucio: la piedad filial

22La piedad filial es un componente muy importante de la filosofía china antigua que podríamos describir como el sentimiento de respeto, consideración, lealtad y solidaridad que los hijos deben tener frente a sus padres, los padres frente a sus hijos, y que en general, debe emanar desde la familia y extenderse hacia el resto de la sociedad, la cual vendría a constituir una especie de familia extendida (Wong, 2017). De modo que la obligación moral que proviene del valor de la piedad filial es más fuerte entre mayor proximidad haya entre los individuos. En otras palabras, hay algunas personas frente a las cuales estamos moralmente más obligados en virtud de nuestra relación con ellas (Wong, 2017).

23En las Analectas (un cuerpo literario compuesto por los discípulos de Confucio que reúne sus enseñanzas) hay una notable coincidencia con el tema de Eutifrón. Por tal motivo, existen múltiples estudios que comparan e interpretan ambos ejemplos (Murphy & Weber, 2010; Liu, 2007).

24En el pasaje 13:18 de las Analectas se dice:

El gobernador de She declaró a Confucio: “Entre mis súbditos hay un hombre con una integridad a toda prueba: cuando su padre robó una oveja, lo denunció”. Confucio comentó: “Entre mi gente, los hombres íntegros hacen las cosas de una forma diferente: el padre encubre al hijo, el hijo encubre al padre y hay integridad en lo que hacen”.

25Como vemos, Confucio toma la misma posición de Sócrates cuando se presenta el dilema de qué debe hacerse cuando una persona próxima a uno comete una injusticia. Aunque ninguno de los dos da respuesta a qué es lo mejor que en tal caso una persona podría hacer, ambos coinciden –Confucio de forma más radical– en que exigir justicia y castigo ignorando los lazos de parentesco (de proximidad) no es correcto.

26Liu Junping (2007), citando al filósofo chino Liang Shouming en su obra La esencia de la cultura china, aclara la posición de Confucio explicando que la vida de las personas transcurre de forma relacional. Desde que una persona nace, es posicionada en relación con otros, como por ejemplo padres y hermanos, y en ese contexto, actúa. Así mismo, Zhongying (2014) afirma que las personas no se preocupan por los otros con base en consideraciones abstractas sino con base en un sentimiento que proviene de una relación concreta asignada socialmente. De modo que, lejos de preocuparnos imparcialmente por la suerte del prójimo, hay factores como el parentesco, la cercanía, el lenguaje, la religión, la raza y las costumbres, que ejercen un poder más allá del cálculo racional y nos mueven a actuar de determinado modo en relación con las personas con quienes compartimos esos aspectos (Liu Junping, 2007). Este análisis explicaría de forma más concreta por qué para Confucio no es “integral” el hombre que persiguiendo la justicia pretende incluso que su padre sea castigado.

4.2. Fuente literaria

4.2.1. Antígona e Ismene

27La famosa tragedia de Sófocles (496-406 aC), Antígona, también nos ilustra sobre cómo la proximidad afecta nuestras actuaciones en relación con el cumplimiento de la ley. En breve, lo que ocurre en esta tragedia es que dos de los hermanos de Antígona, Etéocles y Polínices, se enfrentran en una guerra luchando cada uno en bandos diferentes. Mientras Etéocles luchaba por los intereses de su patria, Tebas, Polínices luchaba del lado del pueblo de Argos, por lo cual al hacerlo incurría en traición a la patria. El resultado de esa confrontación es que los dos hermanos murieron al mismo tiempo, el uno a manos del otro.

28Una vez terminados los enfrentamientos, el rey de Tebas, Creonte, prohibió que se enterrara y se hiciera el debido funeral a Polínices, pues era un traidor. Sin embargo, Antígona, su hermana, desobedeció esta orden y en cuanto pudo ejecutó el funeral de su hermano.

29Pues bien, debido a este desobedecimiento, Creonte ordenó la muerte de Antígona –incluso pasando por encima de su hijo Hemón, del que Antígona era la prometida– y en cuanto a Ismene –la otra hermana de Antígona, quien sabía de sus planes de rebeldía frente a la prohibición y los había ocultado– la relevó de todo castigo.

30Es importante notar que Creonte, a pesar de que no toma en cuenta la relación de proximidad entre Polínices y Antígona a la hora de castigar a esta última por su transgresión, sí tomó en cuenta la relación existente entre Antígona e Ismene, pues no castigó a la última por haber mantenido en secreto los planes de su hermana. Por una parte, Creonte ha debido entender que la relación de proximidad entre Antígona y el hermano traidor impedía que ella obedeciera su orden, y por otra, el que haya perdonado la vida de Ismene es signo de que en esa segunda ocasión sí entendió que, en razón de su parentesco, Ismene no estaba en obligación de denunciar a su hermana.

4.3. Fuente normativa

4.3.1. Principio de no autoincriminación

31El deber de denunciar es una exigencia legal de carácter primariamente penal. Cuando cualquier particular o alguna autoridad pública tienen noticia de la comisión de un delito que pueda ser investigado de oficio, tiene la obligación de informarlo a la autoridad competente, quien deberá tomar las medidas que correspondan. En el sistema jurídico colombiano, este deber está consagrado en el Artículo 67 del Código de Procedimiento Penal. Debemos notar que los delitos que pueden ser investigados de oficio son precisamente las infracciones que se consideran más graves, por lo cual, es de preverse que una investigación exitosa terminará por castigar al culpable con cierto número de años de privación de la libertad.

  • 4 104 países consagran en sus constituciones el derecho a no incriminarse a sí mismo en juicios penal (...)

32Sin embargo, frente a esta exigencia existe también una excepción aún más importante, pues se trata de un principio de rango constitucional: el principio de no autoincriminación. Este principio consiste en que nadie puede ser obligado a declarar en contra de sí mismo o en contra de sus parientes más próximos. La protección frente a la autoincriminación está prevista en la mayoría de las constituciones del mundo, en relación con asuntos penales4. En Colombia, la Constitución Política contempla este derecho en su Artículo 33, y a nivel legal, en el Artículo 68 del Código de Procedimiento Penal.

33Al respecto, la Corte Constitucional ha afirmado en Sentencia C-1287 de 2001 que esta excepción es “[…] expresión concreta del valor superior de la dignidad humana y de los principios constitucionales de respeto a la autonomía de la voluntad, a la libertad de conciencia y de protección a la unidad e intimidad familiares”. De acuerdo con la Corte en otros pronunciamientos, esta medida “[…] tiene como fundamento la protección de los lazos de amor, afecto y solidaridad, y en general, el respeto a la autonomía y la unidad de la institución de la familia […]” (Corte Constitucional, 2017).

34De modo que no solo en los ámbitos filosófico (casos de Eutifrón y las ovejas de Confucio) y literario (Antígona), sino también en lo normativo, encontramos buenos ejemplos de cómo la proximidad se torna un obstáculo frente a la persecución y búsqueda de una respuesta punitiva. A continuación analizaremos dos estudios que cuentan con datos empíricos que ratifican esta misma posición.

4.4. Fuente empírica

4.4.1. Círculos de ética

35En el año 2015, los investigadores estadounidenses Cristina Wildemurth, Carlos A. de Mello e Souza y Timothy Kozitza trabajaron en un estudio sobre el impacto de la proximidad en el razonamiento moral. Su hipótesis era que cuando hay proximidad el énfasis en la justicia que hace un sujeto moral disminuye a la vez que su énfasis en el cuidado por el otro aumenta. Las personas tienden a preocuparse mucho más por los asuntos morales que afectan a quienes les son próximos que por aquellos con quienes tienen poco o ningún contacto. En otras palabras, la hipótesis del grupo de académicos era que las personas tienden a ser más severas cuando no están tan próximas, y que cuando ocurre lo contrario, aquella severidad se cambia por una preocupación por el porvenir del otro.

36Para entender este estudio debemos visualizar a una persona (“agente moral”) alrededor de la cual hay múltiples círculos, los primeros más estrechos que los siguientes. Cada uno de estos círculos reúne a diferentes personas de acuerdo con su proximidad con el agente moral. En el círculo más cercano estarían la familia y los amigos más íntimos. En el segundo círculo estarían, por ejemplo, los colegas y los vecinos. En un círculo algo más lejano podrían ubicarse los conciudadanos y la gente que comparte culturas similares con la persona en cuestión. A medida de que los círculos se alejan del centro, las personas que se encuentran en ellos son menos próximas al agente moral. Ahora bien, las decisiones que toma el agente moral respecto de otras personas cambian dependiendo de su posición en los diferentes círculos.

37El experimento sucedió así:

38A 1.531 personas que trabajaban en el campo de recursos humanos se les presentó un caso frente al cual respondieron qué harían si se encontraran en tres distintas situaciones.

39El caso consiste en que hay una empresa en la cual se celebra una reunión mensual. Es importante que los trabajadores vayan a esa reunión, pues dos faltas implican la pérdida de una prima que corresponde a más de un salario mensual. Al participante le corresponde reportar la falta de asistencia a tales reuniones.

40Situación 1: El empleado A, quien falta a dos de las reuniones, es un trabajador confiable y concienzudo.

41Situación 2: El empleado A, quien falta a dos de las reuniones, es un trabajador confiable y concienzudo, pero además tiene un hijo enfermo cuyo tratamiento ha socavado las finanzas de su familia.

42Situación 3: El empleado A, quien falta a dos de las reuniones, es un trabajador confiable y concienzudo, pero además tiene un hijo enfermo cuyo tratamiento ha socavado las finanzas de su familia. Adicionalmente, el empleado A es amigo del participante, es decir, de quien debe reportar su ausencia a la compañía.

43Esas situaciones fueron planteadas a los diferentes participantes del experimento al azar. Como podemos observar, en la situación 2 el empleado A es más próximo al participante que en la situación 1 (porque conoce sus circunstancias y está en posición de ponerse en su lugar –empatía–), y a su vez, en la situación 3 el empleado A es más próximo al participante que en la situación 2 (por razón de la amistad).

44Puestos frente a estos hipotéticos escenarios, se les preguntó a los participantes si reportarían la ausencia y qué tan difícil sería tomar esa decisión.

45Los resultados del experimento confirmaron la hipótesis inicial, pues en efecto, los participantes a quienes se asignó la situación 3 respondieron con menos severidad de lo que lo hicieron aquellos a quienes fue asignada la situación 2 y a su vez, estos respondieron con menor severidad que aquellos a los que fue asignada la situación 1. En otras palabras, entre más próximo es el empleado A, menos probabilidades hay de que el participante quiera reportar su ausencia y menos difícil le es tomar esa decisión. Inversamente, entre más distante psicológicamente está el empleado A del agente moral, hay más probabilidades de que este último reporte su ausencia y se produzca el respectivo castigo (pérdida de la prima).

4.4.2. Sentido de la justicia

46En 2015, los profesores escandinavos Flemming Balvig y Helgi Gunnlaugsson publicaron un estudio sobre las actitudes de la gente frente a los castigos. El motivo de este estudio fue la percepción de que el público parecía pedir castigos incluso más severos que los que imponían las cortes a los infractores penales. La intención era pues, comprobar si esa actitud punitivista era una realidad en los pueblos escandinavos.

47La investigación se basa en la idea de que cuando el conocimiento de un fenómeno y la proximidad a él son mínimas, las reacciones se basan en las expectativas y las preconcepciones. En cambio, con un mayor conocimiento y un mayor grado de proximidad, las reacciones inicialmente punitivistas se empiezan a convertir en decisiones complejas.

48El estudio diferencia entonces tres tipos de “sentidos de la justicia”. El primero es el “sentido general o espontáneo de la justicia”. El segundo es el “sentido informado de la justicia” y el tercero es el “sentido concreto de la justicia”. La diferencia entre estos elementos radicaba en la cantidad de información que se dio a los participantes de la investigación respecto a ciertos casos de relevancia penal frente a los cuales debían responder qué se debería hacer.

49Un primer grupo de personas respondió a preguntas generales como: “¿cree que los castigos en este país son muy suaves, adecuados o muy severos?” En este grupo se evaluó el sentido general o espontáneo de la justicia.

50A un segundo grupo de personas se les presentaron casos penales reales. Se trataba de delitos de violencia intrafamiliar, tráfico de estupefacientes, robo con armas, violación, desfalco bancario y violencia callejera. Cada uno de los casos se les explicó por escrito en una página. Una vez los participantes estudiaran los casos debían responder: 1) qué sanciones creían que el infractor debía recibir; 2) qué sanciones creían que la gente en general escogería y 3) qué sanción creían que podría imponer una corte. Los participantes debían escoger de entre una lista de respuestas alternativas que contenía por ejemplo: no imponer ningún castigo, una multa pequeña, servicio comunitario, tratamiento y diferentes términos de privación de la libertad. En este grupo se evaluó el sentido informado de la justicia.

51Un último grupo siguió la anterior dinámica, pero adicionalmente le fue presentada una película que mostraba uno de los casos descritos en los cuestionarios. La intención de esto era aumentar la proximidad entre los participantes y el infractor. Después de ver la película, los participantes completaron de nuevo el cuestionario sobre las posibles sanciones a imponer y después discutieron el caso en grupos focales durante dos horas. Para mejorar la discusión, los participantes tenían la posibilidad de preguntar a un moderador más información sobre el caso y sobre las consecuencias de las posibles sanciones. Al final de la reunión se les dio la oportunidad a los participantes de que expresaran por tercera vez su opinión sobre lo que creían que se debería hacer con el infractor. En este grupo se evaluó el sentido concreto de la justicia.

52Respecto al sentido general de la justicia, los resultados mostraron claramente que los participantes se inclinaban por sanciones más severas.

53Respecto al sentido informado de la justicia, se encontró que los participantes del experimento respondieron inclinándose por castigos equiparables a los que se impondrían en las cortes, es decir, la exigencia de severidad resultó menor que la del primer grupo.

54Por último, respecto al sentido concreto de la justicia, el resultado fue que después de ver la película (aumento de la proximidad) y haber discutido en subgrupos (aumento del conocimiento) los participantes cambiaron su posición inicial y pasaron a tener una mucho menos punitivista. El estudio encontró que la inclinación por sanciones menos severas depende en gran medida del entendimiento de que la prisión tiene profundas consecuencias negativas para el infractor.

55En suma, los tres grupos mostraron, consistentemente con las consideraciones iniciales, que cuando hay un mayor conocimiento de la complejidad de los casos, cuando hay un mayor entendimiento de los efectos negativos del castigo (prisión) y cuando hay una mayor proximidad con el ofensor, las reacciones se vuelven menos punitivas.

56Para los propósitos del estudio escandinavo estos resultados son muy relevantes porque el sentido público de la justicia se utiliza usualmente para legitimar una política criminal cada vez más restrictiva. De cara a este estudio, sin embargo, se hace evidente que el endurecimiento punitivo no se puede legitimar a través una supuesta exigencia pública, sino que, si eso es lo que se pretende, se debe buscar otra forma de legitimación.

5. Propuesta

57Las anteriores fuentes ejemplifican cómo las decisiones sobre la suerte de otro, en cuanto ese otro ha infringido la norma, se complejizan en la medida en que hay más proximidad entre quien o quienes deben tomar la decisión y el infractor. La justicia deja de ser ciega cuando se trata de quienes nos son próximos.

58El hecho de no conocer, de no pertenecer a la comunidad del infractor y de no tener ningún lazo de proximidad con él genera una situación en la cual tomar una decisión altamente punitiva es fácil. En contraste, cuando se conocen realmente la persona, las circunstancias, el carácter, las costumbres, el pasado y las posibilidades de quien infringe la ley, así como su víctima y todas las anteriores particularidades respecto de ella, la decisión se vuelve un problema complejo que ha de ser abordado desde muchos ángulos y de manera creativa. En presencia de toda aquella información, reaccionar con uno, dos, o veinte años de prisión sería sencillamente demasiado simple. Volviendo un poco al ejemplo de Eutifrón, recordemos que Sócrates cuestiona qué tan profundo es el entendimiento que tiene Eutifrón de la justicia cuando se propone exigir el castigo de una persona tan próxima como lo es su padre. ¿Acaso no se podría hacer algo mejor que eso?

59En ese sentido, y de acuerdo con las observaciones iniciales sobre los planteamientos de Nils Christie, la propuesta de este trabajo es incorporar a los juicios penales relaciones de proximidad de modo que se imponga entre los participantes del mismo imaginar soluciones más útiles y creativas cuando se presenten conflictos de naturaleza penal.

60La justicia restaurativa es una buena herramienta para lograr ese propósito, pues su característica central es la creación de un escenario en el cual la víctima, el victimario y los diferentes miembros de sus comunidades participan, se aproximan. Esto responde a que uno de los principales objetivos de la justicia restaurativa es que todas las personas que fueron afectadas directa o indirectamente por la infracción tomen parte del proceso (Austin, 2016).

61En las reuniones que tienen lugar en el contexto de la justicia restaurativa debe haber un diálogo estructurado en el cual los participantes puedan conversar acerca de lo que pasó, por qué pasó y cómo afectó a cada miembro del grupo. El diálogo facilita el surgimiento de empatía entre los participantes y la expresión de diferentes emociones y sentimientos, como la culpa, la vergüenza y la simpatía por el otro (Austin, 2016). Para utilizar el vocabulario empleado en la investigación estadounidense que anteriormente referimos, el diálogo en el proceso penal-restaurativo situaría a las personas en círculos de ética más próximos.

62El procedimiento termina con la petición de disculpas, la promesa de que los hechos no se repetirán y el acuerdo sobre el modo de restauración de la víctima. La indemnización dineraria, el trabajo comunitario, las disculpas públicas, el trabajo voluntario en las organizaciones de la comunidad de la víctima son algunas de las posibles alternativas que se podrían dar con el fin de que la víctima sea compensada. Corresponde a los participantes del proceso decidir, de acuerdo con la infracción y con todas las circunstancias, cuál es la mejor respuesta que se puede dar (Austin, 2016; Gavrielidis, 2012). Prevemos que tal como en el experimento sobre el sentido de la justicia en los países escandinavos, la respuesta trascenderá las actuales previsiones punitivas legales. En últimas, se trata de una especie de democracia directa aplicada al proceso penal, una democracia en el sentido más auténtico de la palabra, en la que todos tienen voz y se tratan los asuntos hasta que todo se diga, al final de lo cual se produce una decisión conjunta.

63Adicionalmente, habría que impedir que quienes participan del proceso penal-restaurativo ostenten posiciones de poder. Si hay autoridades públicas, por ejemplo, estas deben actuar desde su posición como miembros de la comunidad, no desde su posición de poder. Así mismo, se debe evitar que haya participantes que actúen cumpliendo el rol de especialistas de la justicia, lo cual quiere decir que la solución debe ser alcanzada mediante acuerdo y que no debe haber personas particularmente asignadas para ocuparse del asunto y resolverlo (como tradicionalmente son el fiscal, los jueces, el procurador, etcétera). En tal contexto, el papel de las autoridades estatales debe ser vigilar y garantizar que las decisiones que se tomen cumplan con los principios y garantías constitucionales.

64En pocas palabras, una buena fórmula para lograr que la gestión judicial de las infracciones penales no se dirija a castigar de forma estéril al victimario (prisión) es: 1) incluir a todos los posibles involucrados en el conflicto, aproximarlos y hacer que aumente el conocimiento que tienen los unos de los otros; 2) cambiar de foco: pasar de perseguir la retribución de dolor a perseguir la restauración de la víctima; y, por último, 3) aspirar a la reintegración en lugar de la exclusión del victimario. Todo esto es posible con una herramienta que ya ha sido lo suficientemente estudiada: la justicia restaurativa.

6. Conclusiones

65• El sistema penal, como está concebido, favorece y facilita la naturalización de la reacción punitiva (que es intrínsecamente simplista) frente a la comisión de infracciones de tipo penal. Esto se debe a que los intervinientes del proceso se encuentran, bajo diferentes respectos, distantes los unos de los otros.

66• Si se introducen al sistema penal ciertos elementos como una mayor proximidad y conocimiento entre sus intervinientes es probable que la solución a la que se llegue trascienda la respuesta punitiva.

67• Es necesario que las personas involucradas se ocupen de su conflicto y que este no sea delegado a los que el profesor Christie ha denominado “especialistas de la justicia”. Así mismo, la igualdad y el principio democrático deben primar en estos procesos, por lo cual dentro de ellos ningún participante debe ostentar posiciones de poder.

68• La justicia restaurativa, por su fin de resolución de conflictos y su naturaleza comunitaria, constituye un escenario propicio en el que se pueden incorporar esas propuestas.

Bibliographie

7. Referencias

Austin Walters, M. (2016). Challenging orthodoxy: towards a restorative approach to combating the globalization of hate. En Schweppe, J., & Austin Walters, M. (eds.), The Globalization of hate. Oxford University Press.

Balvig, F., Gunnlaugsson, H., Jerre, K., Tham, H., & Kinnunen, A. (2015). The public sense of justice in Scandinavia: A study of attitudes towards punishments. European Journal of Criminology, 12, 342-361. doi: 10.1177/1477370815571948

Chang, T., & Thompkins, D. (2002) Corporations Go to Prisons: The Expansion of Corporate Power in the Correctional Industry. Labor Studies Journal, West Virginia University Press, 27(1), 45-69. doi: doi.org/10.1353/lab.2002.0001

Christie, N. (1977, enero). Conflicts as property. The British Journal of Criminology, 17, 1-15.

Christie, N. (1988). Los límites del dolor. México D. F.: Fondo de Cultura Económica.

Confucio (s. f., 2014). Analectas (Cabrera, J., trad.). s. l.: Kailas.

Congreso de Colombia (2000,24 de julio). Ley 599 de 2000. Por la cual se expide el Código Penal. do n.o 44.097.

Congreso de Colombia (2004,31 de agosto). Ley 906 de 2004. Por la cual se expide el Código de Procedimiento Penal. do n.o 45.657.

Constitución Política de Colombia [Const]. 7 de julio de 1991 (Colombia).

Corte Constitucional de Colombia (1988). Sentencia T-153 de 1998. Sala tercera de revisión.

Corte Constitucional de Colombia (2001). Sentencia C-1287 de 2001. Sala Plena.

Corte Constitucional de Colombia (2013). Sentencia T-388 de 2013. Sala primera de revisión.

Corte Constitucional de Colombia (2015). Sentencia T-762 de 2015. Sala quinta de revisión.

Corte Constitucional de Colombia (2017). Sentencia T-321 de 2017. Sala segunda de revisión.

Gavrielidis, T. (2012). Contextualizing restorative justice for hate crime. Journal of Interpersonal Violence, 3625-3643.

Glasmeier, A. K., & Farrigan, T. (2017, julio). The Economic Impacts of the Prison Development Boom on Persistently

Poor Rural Places. International Regional Science Review, 30(3), 274-299.

Grassian, S. (2006, enero) Psychiatric Effects of Solitary Confinement. Washington University Journal of Law & Policy, 22, 327-383.

Inpec, Oficina Asesora de Planeación (2018). Informe estadístico abril de 2018.

King, R. S., Mauer, M., & Young, M. C. (2005). Incarceration and Crime: A Complex Relationship. Washington: The Sentencing Project.

Kirchhoff, S. (2010,13 de abril). Economic impacts of prison growth. Congressional research service.

Liu Junping (2007). Rethinking Justice: Toward an East-West Approach in Understanding Filial Piety. Contemporary Chinese Thought, 39(1), 75-86.

Murphy, T., & Weber, R. (2010, abril). Confucianizing Socrates and Socratizing Confucius: on comparing Analects 13:18 and the Euthyphro. Philosophy East and West, 60(2), 187-206.

Neate, R. (2016, 30 de septiembre). Prison food politics: the economics of an industry feeding 2.2 million. The Guardian.

Platón [396-395 aC, 1969] Eutifrón (Miguez, J. A., trad.). Madrid: Aguilar.

Rugeiro, V. (2014). Penal abolitionism. En Bruinsma, G., & Weisburd, D. (eds.), Encyclopedia of Criminology and Criminal Justice (pp. 3463-3474). Springer Reference. https://doi.org/10.1007/978-1-4614-5690-2

Sófocles (441 aC, 1968). Antígona (Godoy, G. trad.). Santigo de Chile: Ed. Universitaria.

The Constitute Project (2018, 10 de junio). Recuperado de https://www.constituteproject.org/search?lang=en

Walen, A. (2016, invierno). Retributive Justice. En Zalta, E. N. (ed.), The Stanford Encyclopedia of Philosophy. Recuperado de https://plato.stanford.edu/archives/win2016/entries/justice-retributive/

Walmsley, R. (2015). World Prison Population List (11a ed.). Reino Unido: Instituto para la Investigación de la Política Criminal.

Western, B., Kling, J. R., & Weiman, D. F. (2001, julio). The Labor Market Consequences of Incarceration. Sage social science collections, 47 (3), 410-427. https://doi.org/10.1177/0011128701047003007

Wildermuth, C., De Mello e Souza, C. A., & Kozitza, T. (2015). Circles of ethics: the impact of proximity on moral reasoning. J Bus Ethics, 140(1),17-42.https://doi.org/10.1007/s10551-015-2635-z

Wong, D. (2017, primavera). Chinese Ethics. En Zalta, E. N. (ed.), The Stanford Encyclopedia of Philosophy. Recuperado de https://plato.stanford.edu/archives/spr2017/entries/ethics-chinese/

Woodruff, P. (2016, invierno). Plato’s Shorter Ethical Works. En Zalta, E. N. (ed.), The Stanford Encyclopedia of Philosophy. Recuperado de https://plato.stanford.edu/archives/win2016/entries/plato-ethics-shorter/

Zhongying Cheng (2014). On Confucian Filial Piety and Its Modernization: Duties, Rights, and Moral Conduct. Chinese Studies in Philosophy, 20(2), 48-88. doi: 10.2753/csP1097-1467200248

8. Bibliografía adicional

Massachusetts Institute for a New Commonwealth (2013). Crime, Cost, and Consequences: Is It Time to Get Smart on Crime? Boston: Community resources for justice.

Notes

2 Corte Constitucional. Sentencias T-153 de 1998 y T-388 de 2013. Esta última reiterada por la Sentencia T-762 de 2015.

3 Lugar en donde se ventilaban las acciones de tipo público-religioso.

4 104 países consagran en sus constituciones el derecho a no incriminarse a sí mismo en juicios penales. De estos, 29 (la mayoría Latinoamericanos) también consagran el derecho a no incriminar a las personas más próximas. Otros tantos tienen una previsión constitucional más amplia consistente en el derecho a no dar ningún tipo de evidencia en el contexto de un juicio penal. Información detallada al respecto puede ser encontrada en http://constituteproject.org

© Universidad externado de Colombia, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter