Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Diversidad y heterogeneidad en redes de colaboración científica

 | 
Luis Antonio Orozco Castro

Segunda parte

Texte intégral

Introducción

  • 1 Que desde el sistema moral y las justificaciones de la ética definen lo que es bueno para una soci (...)

1La administración es un campo transdisciplinario de práctica y estudio sobre el manejo de personas y tecnologías que conforman organizaciones a través de una estructura y una cultura para crear valor1, usando recursos y relaciones para mantener y transformar la continuidad de la vida humana en sociedad preservando la sostenibilidad de su medio ambiente y entorno institucional.

  • 2 Ver al respecto las discusiones de Torres y Mejía (2006) y Sanabria (2007).
  • 3 Que como cualquier trabajo extiende la dignidad humana permitiéndole a la persona su realización, (...)
  • 4 Ver la diferencia entre gobierno y administración expuesta por Fayol (Dávila, 2001).
  • 5 Ver, en particular, las ideas pioneras de Oliver Sheldon (George y Álvarez, 2005) y Alejandro Lópe (...)

2Administración deviene etimológicamente de ad-minister, esto es, ad, que significa dirección u orientación hacia, y minister, que significa servicio2. Por lo tanto, la administración es una función social de servicio3 para cumplir con el mandato y comendación de quienes tienen el poder legítimo de dirigir4. Inicialmente la administración nació como una actividad subordinada al poder político que ostenta la responsabilidad de ejecutar sus orientaciones (Motta, 1993), pero que actualmente responde al manejo de organizaciones para la satisfacción de necesidades de diferentes grupos de interés5.

3Siguiendo a Mayor (1996), la administración se institucionalizó como profesión en un proceso en el que, primero, se definió una ocupación de tiempo completo que consiste en la organización del trabajo y los recursos para la creación de valor. Segundo, en la aparición de escuelas en las que se educa a las personas para el ejercicio de la labor. Tercero, en la creación de asociaciones profesionales capaces de generar una identidad socialmente reconocida del campo. Cuarto, en la creación de conocimientos, la enseñanza y la titulación académica que son respaldados, convalidados y certificados por la institución de la ciencia y el Estado; y quinto, en el desarrollo de un código de ética profesional respaldado por el marco jurídico-legal de los Estados con el que finalmente se legitima su existencia y su acción como componente esencial para el desarrollo socioeconómico y medioambiental.

  • 6 La expresión escuela de administración incluye la gran cantidad de nombres relacionados con la adm (...)

4Las escuelas de administración6 se han responsabilizado por la creación de un cuerpo de conocimientos científicamente convalidados con los que pueden desarrollar sus actividades de formación y servicio social. Esto se logró en la reflexión del pensamiento administrativo para el desarrollo de la teoría organizacional fundamentada en la investigación científica. En las escuelas de administración del sistema de educación superior reside la fiducia social, respaldada por el Estado, que certifica las competencias obtenidas por la transferencia de conocimientos de quienes aspiran a practicar la administración a través de la titulación formal en programas de pregrado y posgrado.

5La aparición de las primeras escuelas fue producto de la necesidad de obtener un reconocimiento social para la actividad de instruir y compartir conocimientos para la organización de la actividad comercial. El crecimiento de las organizaciones en el siglo xix y comienzos del xx fue determinante en la aparición de jerarquías de gerentes que demandaban una formación para mejorar su práctica y ajustarse a los estándares de las organizaciones en aspectos como la contabilidad y el manejo del trabajo (Chandler, 1977). Las universidades respondieron a esta demanda creando sistemáticamente escuelas de administración que certificaran las capacidades y conocimientos de los practicantes de la gerencia.

6A mediados del siglo xx se presentaron una serie de críticas a las escuelas de administración por la falta de investigación científica que repercutieron en la creación de revistas científicas en administración y la búsqueda de una identidad disciplinar del campo. Si bien la producción científica en administración mostraba un importante aumento, la falta de vinculación entre la investigación interdisciplinaria y la dinámica organizacional de los practicantes fue criticada a finales de los años 1980 y principios de la década de 2000 en distintos informes, incidiendo en la incorporación de diferentes disciplinas consolidadas para hacer investigación de calidad, así como en la definición de mecanismos para relacionar la actividad científica con los practicantes de la administración.

  • 7 Otra versión del desarrollo de las escuelas de administración a la luz de la legitimidad se encuen (...)

7Finalmente, en los últimos años se han posicionado instancias de legitimación para las escuelas de administración que confieren reputación y estatus a través de la membresía a asociaciones, las acreditaciones, los escalafones y las evaluaciones del desempeño investigativo de los Estados en el marco de los sistemas nacionales de ciencia, tecnología e innovación, que en su conjunto promueven la creación de redes de colaboración científica diversas y heterogéneas así como la publicación en revistas de administración internacionalmente reconocidas7.

8A continuación se desarrolla la evolución del campo de la investigación en administración descrita anteriormente para describir las fuerzas institucionales que orientan el comportamiento organizacional y el desarrollo de la población de escuelas de administración con el fin de exponer el problema de investigación. Luego se presenta el caso de América Latina con el fin de exponer y justificar la pregunta central de esta investigación.

I. El campo de la investigación en administración

A. Antecedentes históricos

9Desde la prehistoria se puede evidenciar un proceso de creación de conocimiento para organizar la actividad colectiva hacia fines específicos. Las pinturas rupestres en varias cuevas europeas, referidas a actividades como la caza, evidencia la necesidad de documentar y transmitir un conocimiento administrativo que es producto de la experiencia e imaginación del hombre de la edad de piedra (Fabregas, 1972).

10En las primeras civilizaciones se pueden encontrar documentos que transmiten un conocimiento orientado a mejorar la capacidad de manejar colectividades para alcanzar fines comunes. En la Biblia, como en otros textos antiguos, se encuentran relatos sobre el buen y el mal administrador que evidencian la preocupación por establecer principios orientadores para la buena gestión (cfr. Éxodo 18 y 19; Lucas 16:1-13 y Mateo 25:14-30). En textos académicos, como los de George y Álvarez (2005), Merrill (2005) y Shafritz, Ott y Jang (2005), se encuentran descripciones históricas y compilaciones de documentos clásicos que permiten rastrear el desarrollo de la administración en diferentes civilizaciones del mundo que merecen estudiarse para la iniciación profesional en el campo.

  • 8 La aparición de la sociedad en comandita y de la empresa asociativa como innovaciones trascendenta (...)

11En el siglo iv a.C., Mencius, en China (Rarick, 2008), y Jenofonte, en Grecia (Shafritz, Ott y Jang, 2005), ofrecieron un pensamiento pionero sobre la administración que se encuentra documentado en sus diálogos: el Meng Tzu y el Económico respectivamente. En la edad media, La Utopía de Tomás Moro, en Inglaterra, y El Príncipe de Nicolás Maquiavelo, en Italia, trataron asuntos clave para el pensamiento administrativo. Sin embargo, fue en el desarrollo del comercio entre los siglos xii y xvi que se presentó un avance importante en la codificación del conocimiento en administración. En Italia aparecieron los primeros tratados sobre el comercio y el comerciante; entre ellos se desataca el código del buen mercader de Bernardino Albizzeschi da Siena (proclamado santo), El arte del comercio de Benedetto Cotrugli y la obra del padre franciscano Luca Pacioli, que no solo estableció la contabilidad de partida doble sino que brindó numerosos principios y reglas para el ejercicio del comercio (Engwall y Zamagni, 1998)8. En la revolución industrial el libro de Robert Owen, Nueva visión de sociedad, ensayo sobre la formación del carácter humano, publicado en 1814, abre una reflexión sobre la administración como forma de generar mejores prácticas que beneficien a la sociedad y su entorno, a través de la discusión sobre el manejo de las fábricas, la educación y el Estado.

  • 9 En 1855 se crearon en Bélgica el Institut Supérieur de Commerce d’Anvers, por parte del Estado, y (...)

12En en el siglo xvii y xviii en Europa, época conocida como la Ilustración, aparecieron las academias de ciencia auspiciadas por las monarquías, en las que se buscaba la creación de conocimientos útiles para la aplicación en diferentes ámbitos, como el militar y el económico. Fue en el ambiente de este proceso de organización de la actividad científica que surgieron las escuelas de comercio, mediante la congregación de comerciantes, industriales e intelectuales que buscaron compartir y crear conocimientos (Burke, 2000). Entre las primeras se encuentra el Aula do Comercio, creada en Lisboa en 1759, y la École Supérieure de Commerce de Paris, creada en 1819 (Durand y Dameron, 2008: 21), a las que se sumaron en los años siguientes numerosas escuelas en toda Europa9.

13En 1776 se produce un acontecimiento radical para el desarrollo del conocimiento administrativo con la publicación de La riqueza de las Naciones de Adam Smith. Esta obra no solo define el nacimiento de la economía moderna, sino que expone los principios de la administración en la discusión sobre el trabajo, los salarios, el uso de la tecnología, la producción, el precio de las mercancías y el libre mercado. En el siglo xix los economistas ingleses, como Mill, Jevons y Marshall, entre otros, se encargaron de investigar y publicar sobre la administración de unidades productivas para dar luces y nuevo conocimiento respecto del manejo en la creación de riqueza (George y Álvarez, 2005). El trabajo más relevante para la administración, y que extiende las bases expuestas por Smith, fue realizado por Charles Babbage, quien publicó en 1832 un libro llamado La economía de las máquinas y las manufacturas. Esta obra, clásica en el pensamiento administrativo (Merrill, 2005), fue producto de diez años de investigación sobre el funcionamiento de talleres y fábricas, y tuvo la finalidad de encontrar patrones comunes en lo referente al manejo de la organización del trabajo y el uso de la tecnología para la eficiencia en la producción (George y Álvarez, 2005).

14En el siglo xix, en Estados Unidos, los ingenieros practicantes de la administración, como Henry Poor, Daniel McCallum y Henry Metcalfe, entre otros, documentaron su experiencia, sus prácticas administrativas y sus propuestas para la gestión, dando inicio a una literatura orientada a establecer formas de manejo para las grandes corporaciones. Esta creciente aparición de publicaciones sobre temas administrativos llamó la atención de Henry Towne, quien en 1886 presentó una ponencia en la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos, titulada “El ingeniero como economista”, donde expone la necesidad de compartir los conocimientos desarrollados en administración para mejorar el manejo de las organizaciones (Merrill, 2005; George y Álvarez, 2005).

  • 10 Midvale Steel Works y Bethlehem Steel Corporation.

15El ingeniero Frederick Winslow Taylor, inspirado en esa conferencia, se enfocó en la investigación pragmática del trabajo a través de experimentos en dos compañías siderúrgicas de Filadelfia, Estados Unidos10, consolidando así las bases de lo que él denominó como administración científica. Su influencia en la investigación a través de la Taylor Society, donde se compartían y discutían los conocimientos construidos para mejorar la eficiencia y la productividad industrial, fue determinante en el pensamiento administrativo moderno. La Taylor Society creó la revista Bulletin of the Society to Promote the Science of Management para compartir la investigación en administración. Artículos como “El gerente, el trabajador y el científico social” y “El interés de la gerencia en la investigación” (Dávila, 2001: 181-182) son una muestra de la preocupación por legitimar a la administración como ciencia fundamentada en la experimentación, la racionalidad y el cálculo para desarrollar el manejo organizado del trabajo y la producción.

16En Francia el ingeniero de minas Henri Fayol era consciente de la necesidad de crear una doctrina administrativa que fuese enseñada para la buena gestión de las organizaciones. En 1916 publicó el libro Administración Industrial y General, en el que condensó, a partir de un método positivista (Martínez, 2012), sus experiencias y reflexiones como administrador de la Compagnie Commantry Fourchambault et Decazeville, dando origen al pensamiento administrativo de la organización desde la alta gerencia mediante principios prácticos para el manejo de diferentes funciones organizacionales. Fayol creó en 1919 el Centre d’Études Administratives para la difusión de su doctrina, que, como él mismo consideraba, era la forma general de la administración basada en principios y reglas que el taylorismo usaba para el manejo de talleres o plantas de producción (Dávila, 2001: 48). En 1926 se realizó en Bruselas el Congreso Internacional de Organización Científica del Trabajo, y poco después la escuela de Fayol se fusionó con la escuela francesa taylorista, dando origen al Comité National de l’Organisation Française (Dávila, 2001: 46 citando a Popescu, 1973).

17A mediados del siglo xix la corporación, la gran empresa privada, se convierte en la organización racional dominante de la sociedad moderna, como lo teorizara Max Weber. En Estados Unidos la preocupación por la productividad y la creación de ganancias era una obsesión de grandes empresarios como Vanderbildt, Rockefeller, Carnegie, Morgan y Ford, quienes, entre otros, forjaron enormes organizaciones e ingentes fortunas en una competición por la reputación y el honor, en un proceso que requirió delegar en los administradores las tareas de dirigir racionalmente el talento y las tecnologías para la producción y la creación de riqueza. Recordemos que la administración resulta de la delegación, en un sistema de gobierno, de las facultades y responsabilidades para servir en el manejo de bienes ajenos. Los administradores fueron ganando un enorme poder en la sociedad, construyendo jerarquías de gerentes que manejaban la creación y distribución de riqueza (Berle y Means, 1932/1991; Chandler, 1977), impulsando la demanda de conocimientos para la formación y la asesoría que facilitara el desempeño de la práctica gerencial.

  • 11 Los gurús y sus modas gerenciales, así como las doctrinas de los practicantes de la administración (...)

18En esta época se fueron consolidando dos tipos de conocimiento en administración. El primero, desarrollado por los practicantes de la gerencia y del que emergió una primera literatura administrativa, se basa en propuestas generadas a partir de la experiencia en el manejo de organizaciones. Entre esta producción se encuentran los libros del francés Henri Fayol y del estadounidense Chester Barnard, de enorme influencia en el pensamiento administrativo desde la década de 1920 y que deben ser estudiados de forma crítica por quienes se inician en la práctica gerencial. El segundo resulta de las reflexiones y propuestas de los consultores, quienes publican libros de fácil acceso para las comunidades de gerentes basados en la exposición de casos, particularmente de éxito organizacional. El promotor más destacado de la consultoría fue el austriaco Peter Drucker, quien con su extensa literatura, iniciada en la década de 1930, no solo inspiró el trabajo de una legión de consultores sino que desarrolló las bases pragmáticas del quehacer administrativo orientado en un orden filosófico y moral de la gerencia de empresas que también debe ser objeto de estudio por los educandos en administración (Orozco, 2009)11.

  • 12 La existencia de la Drucker School of Management (http://www.cgu.edu/pages/274.asp) y el Global Pe (...)

19Sin embargo, la institucionalización de la administración como profesión socialmente reconocida, tal como reconociera el mismo Drucker en 1954 (Orozco, 2009)12, se enmarca en la formación y titulación de educandos, así como en la generación y transferencia de un conocimiento científico con el que el sistema de educación superior establece una identidad normativa y cognitiva, respaldada legalmente para la práctica gerencial.

B. Las escuelas de administración en las universidades

  • 13 El modelo alemán de universidad, conocido como el modelo humboldtiano, se enfocó en la aplicación (...)

20A mediados del siglo xix la Universidad de Louisiana, la Universidad de Wisconsin y la Universidad de Whashington y Lee crearon las primeras escuelas de administración en Estados Unidos, lo que ya venía sucediendo en Europa. Sin embargo, es solo en 1881 cuando aparece en la Universidad de Pennsylvania una escuela de administración arraigada a los principios formales de la academia y la ciencia (Engwall y Zamagni, 1998: 8). El empresario Joseph Wharton, fuertemente influenciado por el modelo alemán de la Prussian School of Bureaucratic Statecraft13, destinó su fortuna para estructurar multidisciplinariamente la investigación y enseñanza en contabilidad, ley mercantil, economía, historia, finanzas y estadística para el manejo de negocios y organizaciones en una escuela de administración universitaria (Wren y Van Fleet, 1983; Engwall y Zamagni, 1998; Mintzberg, 2004: 25-26).

21La Wharton Business School ha sido desde entonces un modelo mundialmente reconocido por su capacidad de investigación, formación de alta calidad y creación de redes entre la academia y la industria (Lorange, 2002). A la iniciativa de crear escuelas de administración multidisciplinarias se unieron en los años siguientes las universidades de California, Chicago, Nueva York, Columbia y Harvard (Engwall y Zamagni, 1998).

  • 14 Arraigado en el modelo jurídico de common law, diferente al del civil law desarrollado en Alemania (...)
  • 15 Dávila (1996: 132-133) describe cómo, al referiste comúnmente a la escuela de administración de Ha (...)

22Sin embargo, la Harvard Business School, creada en 1908, tuvo un enfoque diferente al orientar su trabajo de formación hacia la discusión de casos, como lo hacía la escuela de leyes de dicha universidad, priorizando el aprendizaje en los debates sobre hechos concretos14 y rechazando la incorporación de la administración científica y la investigación cuantitativa (Mintzberg, 2004). Este enfoque fue ampliamente criticado por su falta de rigurosidad académica por universidades como Carnegie-Mellon y Stanford (Wren y Van Fleet, 1983; Engwall y Zamagni, 1998; Mintzberg, 2004: 21-25)15, dando lugar a un debate sobre los métodos para crear y utilizar el conocimiento administrativo en la formación gerencial.

  • 16 Hoopes (2003) pone en tela de juicio la autenticidad de las credenciales de Mayo en Estados Unidos (...)

23En medio del debate entre formar el pensamiento pragmático alrededor de situaciones concretas para tomar decisiones, y la enseñanza de diversas disciplinas y técnicas cuantitativas para el estudio administrativo de cualquier tipo de trabajo y organización, la Harvard Business School, con el apoyo del National Research Council de Estados Unidos, inició en 1923 una investigación sobre el desempeño laboral en la planta Hawthorne de la Western Electric que terminó nueve años después. En este trabajo participaron tanto investigadores de la escuela –Roethlisberger (ingeniero y filósofo) y Mayo (médico y psicólogo16)– como practicantes de la empresa –Dickson (ingeniero)–, generando con sus resultados un avance significativo para el campo de la administración que se consolidó bajo el nombre de escuela de recursos humanos. Este es quizá el primer antecedente en el campo de la investigación en administración sobre la colaboración científica diversa y heterogénea.

24En Estados Unidos apareció en 1916 la American Association of Collegiate Schools of Business (aacsb) como respuesta a la necesidad de congregar y darle representatividad social a la actividad de las escuelas de administración en el sistema de educación superior. En esta organización se desarrollaron discusiones sobre la orientación de las actividades de formación en administración con base en unos patrones de calidad, logrando en 1926 delinear los parámetros para diferenciar la formación en pregrado y posgrado; pero no se avanzó en las discusiones sobre la orientación de la investigación académica (Engwall y Zamagni, 1998).

  • 17 De forma similar a como ocurrió en otras latitudes, entre ellas América Latina, como expone Dávila (...)

25En Estados Unidos se fue aumentando la oferta del sistema de educación superior para atender la proliferación de grandes comunidades de administradores enfocados a mejorar la productividad de las firmas, a través de la enseñanza de diferentes disciplinas científicas y principios pragmáticos de causa-efecto que incluyeron la administración científica de Taylor, la doctrina administrativa de Fayol y el manejo de las relaciones humanas que se consolidaron con los experimentos de Roethilsberger, Dickson y Mayo (Salleh, Ahmad y Kumar, 2008). Estados Unidos pasó de 180 escuelas de administración en 1936 a más de 2.500 en 1970 (Engwall y Zamagni, 1998: 8)17.

26El Master of Business Administration (mba) se fue consolidando como el programa de posgrado que ofrece y certifica una formación distintiva a quienes aspiran a ejercer la administración. Este programa es un gran negocio para las escuelas y sus universidades ya que atiende una creciente demanda de gerentes, quienes necesitan certificar sus capacidades para administrar (Pfeffer y Fong, 2002). Sin embargo, se han generado tensiones entre destinar recursos financieros al crecimiento de estos programas o invertirlos en investigación científica (Trieschmann, Dennis, Northcraft y Nieme, 2000), y si bien se ha reconocido la importancia de hacer ciencia para la formación gerencial, las escuelas de administración optaron por establecer líneas de producción en programas de formación multidisciplinarias para lucrarse en el proceso (Pfeffer y Fong, 2002).

  • 18 En un informe para la Carnegie Mellon Foundation.
  • 19 En un informe para la Ford Foundation.
  • 20 En el Reino Unido el reporte de Lord Franck en 1964 realizó una crítica similar para las escuelas (...)

27A finales de la década de 1950 se publicaron dos estudios financiados por fundaciones de icónicos empresarios norteamericanos en los que se criticó a las escuelas de administración de Estados Unidos por su falta de rigor académico y el débil desarrollo de la investigación científica (Pierson, 195918; Gordon y Howell, 195919). Como afirman Gordon y Howell (1959: 377), “si las escuelas de negocios pertenecen a las universidades, entonces la investigación pertenece a las escuelas de negocios”; por lo tanto, “resulta claro que la investigación en negocios necesita volverse más analítica, para desarrollar un apoyo a la investigación más sólido, y utilizar una metodología más sofisticada, (ya que) la mayoría de observadores están de acuerdo en que el desempeño investigativo de las escuelas de negocios hasta ahora no ha sido satisfactorio” (Gordon y Howell, 1959: 379, citado por Porter y McKibbin, 1988: 162)20.

  • 21 Como se puede evidenciar en el desarrollo de la teoría organizacional (ver, p. ej., Scott, 2003), (...)
  • 22 En 1958 se fundó el Academy of Management Journal, que impulsó decisivamente la orientación cientí (...)

28El desarrollo del conocimiento científico en administración desde sus inicios ha sido fragmentado, haciendo del campo un espacio multidisciplinar que evolucionaba sin control. De una parte se encuentra el trabajo investigativo realizado por académicos de diferentes disciplinas que, desde la década de 1940, fue consolidando un sistema flexible de publicaciones en temas administrativos que compilaban gran variedad de aportes (Cummings y Frost, 1995: 9). De otra parte aparecen trabajos en revistas de economía (Commons, 1931; Coase, 1937) y sociología (Merton, 1940; Selznick, 1948; Parsons, 1956/1957) que presentan contribuciones fundamentales para la administración21. Finalmente se encuentran los esfuerzos de académicos que, como James D. Thompson, fundador de la revista Administrative Science Quarterly en la School of Business and Public Administration de la Universidad de Cornell en 195622, buscaron generar una identidad científica para el campo de la administración.

29Las escuelas de administración en el seno de las universidades han luchado por darle a su disciplina un estatus socialmente reconocido como ciencia (Wren y Van Fleet, 1983; Whitley, 1984b; Durand y Dameron, 2008: 47), no solo frente al derecho, la ingeniería, la economía, la sociología, la psicología, la ciencia política y la antropología, que, entre otras disciplinas, hacían aportes relevantes a la administración, sino también frente al conocimiento desarrollado por practicantes y consultores en administración. Como respuesta a las críticas, las escuelas propiciaron el aumento del número de revistas científicas en administración (Whitley, 1984a: 334; Transfield y Starkey, 1998: 343; Pfeffer, 1993; Pettigrew, 2001).

30El conocimiento que es certificado como científico a través de las revistas académicas cuenta con un sistema de evaluación que permite que los resultados investigativos contribuyan al conocimiento teórico, esto es, aquel que dirime incertidumbres en la explicación y predicción de fenómenos organizacionales. La institucionalidad de la ciencia se fundamenta en un sistema de comunicación –que presenté en la primera parte de este libro– a través de un proceso social de convalidación que ha permitido definir la administración como una disciplina científica auténtica (Astley, 1985), ya que “la revisión por pares es un, si no el principal, mecanismo institucional con el que la disciplina de la administración es reconocida como un conocimiento creíble y acreditado” (Bedeian, 2004: 199).

  • 23 En Estados Unidos: Harvard Business Review (1922), Journal of Retailing (1925), Business History R (...)
  • 24 Que es la especialidad en el campo de la administración en el cual se inscribe esta investigación.

31Para la década de 1950, de acuerdo con el Journal Citation Reports –jcr 2009 del isi Thomson Reuters–, existían 15 revistas científicas en el campo –clasificadas como management y/o business– enfocadas en temas como administración general, recursos humanos, finanzas, mercadeo e investigación de operaciones de suministros23, pero entre 1960 y 1990 se crearon 90 revistas reportadas en este índice que no solo trataban los asuntos generales de la gerencia y las organizaciones, sino también varias especialidades que se fueron consolidando con el tiempo (Harmon, 2006), entre ellas el emprendimiento, el gobierno corporativo (Ryan, Neumann y Guthrie, 2008), la estrategia (Ronda-Pupo y Guerras-Martín, 2010), la ética de los negocios (Özmen, 2009) y la gestión del conocimiento (Gu, 2004), la ciencia, la tecnología y la innovación (Ball y Rigby, 2006)24.

  • 25 Ciertamente, es en tiempos de la posguerra que nace la teoría organizacional como un cuerpo de con (...)

32Las escuelas de administración fueron incorporando masivamente investigadores formados en disciplinas consolidadas como la economía y la sociología para mejorar su capacidad de producción de nuevo conocimiento científico en administración (Bedeian y Feild, 1980; Knights y Willmott, 1997; Salleh et al., 2008)25, generando una comunidad científica que, pese a ser altamente fragmentada, se enfocó en la publicación en revistas académicas siguiendo los parámetros de las universidades y los sistemas y políticas de ciencia y tecnología (Whitley, 1984a, 1984b; 2008; Knights y Willmott, 1997; Tranfield y Starkey, 1998; Pettigrew, 2001).

  • 26 El capítulo 7 del informe de Porter y McKibbin (1988: 166) critica que las escuelas han priorizado (...)

33El debate entre la teoría y la práctica gerencial no es nuevo en el campo de la investigación en administración (Nord, 1969). Sin embargo, fue solo en la década de 1980 cuando la aacsb –hoy llamada Association to Advance Collegiate Schools of Business– auspició un nuevo estudio sobre las escuelas de administración en ese sentido. Este informe, conocido como el reporte de Porter y McKibbin (1988), criticó a las escuelas más reconocidas en Estados Unidos, no solo por la investigación científica, sino también por la falta de integración entre los diferentes académicos y los gerentes, así como por su poca vinculación con el mundo internacional de los negocios (Porter y McKibbin, 1988: 315)26.

  • 27 Se recomienda al lector la discusión que desarrolla Mintzberg (2004: 47), en donde se ven las tend (...)

34Sin embargo, en los años siguientes se presentó una sobreproducción científica que muchos autores consideran irrelevante para la formación y el desarrollo de la práctica gerencial (Leavitt, 1989; Pffefer y Fong, 2002, 2004; Mintzberg y Gosling, 2002; Mintzberg, 200427; Bennis y O’Toole, 2005; Harmon, 2006; Wilson y Thomas, 2012). A finales de la década de 1990 e inicio del siglo xxi surgió una nueva ola de críticas a las escuelas de administración, en un entorno lleno de escándalos empresariales y crisis, argumentando que la educación gerencial formaba excelentes tecnócratas pero se encontraba en una bancarrota de valores sociales, esto por cuanto la producción científica, además de ser técnicamente elegante y sofisticada, y de estar al servicio de mantener y mejorar la posición de los investigadores, no trata los temas ‘suaves’ de la ética y la moral (Schoemaker, 2008; Wilson y Thomas, 2012).

35En Europa, el reporte de Starkey y Madan (2001) sobre la investigación en administración sugiere incorporar una nueva epistemología basada en el Modo 2 de producción de conocimiento propuesto por Gibbons y colegas en el Reino Unido (Gibbons et al., 1994), impulsando una serie de propuestas para buscar una alta vinculación entre los investigadores académicos y las organizaciones y sus grupos de interés para la creación y aplicación de nuevo conocimiento (Pettigrew, 2001; Huff, 2000; Huff y Huff, 2001; Hatchuel, 2001). Propuestas innovadoras en Norteamérica, como el ‘evidence based management’ (Rousseau, 2006; Pfeffer y Sutton, 2006) y el ‘engaged scholarship’ (Van de Ven, 2007; Van de Ven y Johnson, 2006), hacen parte de las alternativas desarrolladas para vincular la investigación académica éticamente fundamentada con las necesidades de los administradores en su quehacer diario que merecen ser revisadas, particularmente en la formación ejecutiva.

36En resumen, las escuelas de administración se enfrentaron después de la Segunda Guerra Mundial a una serie de críticas por su falta de capacidad para crear nuevos conocimientos que beneficien la formación gerencial y la consolidación de una identidad y estatus dentro de las universidades, entre los campos científicos y para las organizaciones, ya que la mayoría del conocimiento usado en la formación provenía de importaciones hechas desde diferentes disciplinas (Gordon y Howell, 1959: 343 y 381) y el avance de la investigación alineada con las necesidades de los practicantes empezaba a mostrar brechas preocupantes para el desarrollo organizado del campo de la administración (Porter y McKibbin, 1988: 166), en el que la competencia de conocimientos producidos principalmente por consultores y gurús empezaba a legitimarse como alternativa para la formación y la práctica gerencial.

C. El nuevo orden institucional de la investigación

  • 28 A diferencia de la investigación multidisciplinaria, en la que cada disciplina aporta una parte al (...)
  • 29 Un reciente trabajo de O’Brien, Drnevich, Crook y Armstrong (2010) muestra avances importantes sob (...)

37En el campo de la administración se ha propuesto la importancia tanto de hacer buena ciencia que circule en importantes revistas académicas, como de realizar investigación colaborativa e interdisciplinaria28, inmersa en la realidad de los practicantes de la gerencia y sus organizaciones, capaz de producir cambios en la forma de manejar el trabajo colectivo (Mitra y Golder, 2008; Whitley, 2008; Van de Ven, 2007; Huff y Huff, 2001), para hacer de la investigación una parte de la práctica gerencial en el proceso de formación profesional (Pfeffer y Fong, 2004: 1515)29 y un mecanismo para el cambio en la gestión de complejos sistemas socioeconómicos (Whitley, 2008: 583).

38En el campo de la administración se empezaron a posicionar organizaciones que legitiman a las escuelas como actores que cumplen con esta serie de condiciones, garantizando que su trabajo obedece a unos estándares que son considerados como buenos y deseables para el desarrollo de las organizaciones y la sociedad en general. Entre las décadas de 1980 y 2000 las asociaciones de escuelas, las entidades acreditadoras y los escalafones adquirieron una enorme importancia y poder como agentes y mecanismos de evaluación, certificación y diferenciación de las escuelas de administración frente al mercado.

39El Academy of Management en Estados Unidos, el European Institute for Advanced Studies in Management (eiasm), el Asia Academy of Management (aam), el Africa Academy of Management (afam) y el Consejo Latinoamericano de Escuelas de Administración (cladea) son asociaciones que reúnen e identifican a los actores del campo, brindando espacios para la interacción y la integración de su comunidad científica con revistas y eventos, promoviendo reflexiones y guías para el desarrollo de las actividades de formación e investigación de las escuelas.

  • 30 The Association to Advance Collegiate Schools of Business, fundada en 1916 en Estados Unidos.
  • 31 The European Quality Improvement System, creada en 1997 y otorgada por la European Foundation for (...)
  • 32 Creada en Londres en 1967. Consultar: http://www.mbaworld.com/recuperado el 13 de diciembre de 201 (...)
  • 33 Es importante resaltar que en el campo se ha creado una fuerte presión por contar con las tres acr (...)
  • 34 Trank y Washington (2009) estudian la incidencia de la aacsb en el mantenimiento normativo de las (...)

40También existen entidades que acreditan la calidad de las escuelas de administración, como la aacsb30, equis31 y la asociación de mbas-amba32, que exigen una serie de estándares para garantizar que las escuelas puedan ser consideradas como actores idóneos en el campo33. Las acreditaciones generan un capital simbólico muy importante para las escuelas de administración en el mundo, y son consideradas como uno de los principales reconocimientos en el campo (Wedlin, 2006; Durand y Dameron, 2008; Wilson y Thomas, 2012), estimulando la adopción de una serie de características necesarias para serlo, ya que la acreditación es una señal clara para atraer estudiantes, financiación, consultorías y participación en la élite que define los programas de formación e investigación (Casile y Davis-Blake, 2002; Hedmo, Sahlin-Andersson y Wedlin, 2006; Wedlin, 2007; Trank y Washington; 200934).

  • 35 Antes conocida como System (ver George y Álvarez, 2005: 94).

41Finalmente, los diferentes escalafones de las escuelas de administración elaborados por medios masivos de comunicación, como el publicado por las revistas Financial Times en Europa y BusinessWeek en Estados Unidos35, o el que produce la revista AméricaEconomía para América Latina, ejercen una presión competitiva entre las escuelas por lograr ciertos estándares y características para alcanzar una posición públicamente reconocida que emite señales al mercado sobre las capacidades de investigación, docencia y extensión de las escuelas (Harmon, 2006; Wedlin, 2006; Blanc, 2008; Thomas y Wilson, 2011; Wilson y Thomas, 2012).

42En el campo de la investigación en administración se presenta una alta competencia entre las escuelas por la investigación científica (Pfeffer y Fong, 2004; Harmon, 2006; Schoemaker, 2008), la financiación, particularmente para la realización de investigaciones empíricas relevantes (Knights y Willmott, 1997: 13; Gu, 2004: 175; Kao y Pao, 2008: 271; Larivière et al., 2010: 48) y su publicación en revistas acreditadas internacionalmente (Hunt y Blair, 1987; Pettigrew, 2001; Leung, 2007; Ireland, 2008; Segalla, 2009) que generalmente privilegian las contribuciones a la teoría (Hambrick, 2007).

  • 36 Como me comentó en una entrevista la doctora Marloes van Ammeron, de la Universidad de Twente, en (...)

43Harmon (2006: 237) describe cómo la obsesión por el estatus y el prestigio que otorgan estos escalafones y acreditaciones se convirtió en parte de la cultura de las escuelas de administración, promoviendo entre otros aspectos la investigación científica y la publicación en las mejores revistas del campo, con la idea de que esta se vea reflejada en el mejoramiento de la docencia y la extensión36. Sin embargo, existen numerosas críticas sobre las fuerzas que ejercen estos mecanismos de legitimidad sobre el círculo virtuoso entre investigación, docencia y extensión, particularmente porque constriñen la selección de estrategias y la innovación en los modelos de gestión en las escuelas de administración (Lorange, 2002; Wilson y Thomas, 2012).

44En Estados Unidos las escuelas de administración desarrollaron nuevas políticas para ajustarse a un entorno institucional presionado por las academias de administración, las entidades acreditadoras, los escalafones de escuelas en el campo (Wedlin, 2006; Harmon, 2006) y las políticas de ciencia y tecnología de los países y universidades que buscan la productividad en revistas científicas internacionales en administración, esto es, con un alto factor de impacto en el Journal Citation Reports del isi Thomson Reuters (Whitley, 1984a; Harmon, 2006; Vidaver-Cohen 2007; Wedlin, 2007).

  • 37 Judge et al. (2007) presentan un análisis sobre 614 artículos publicados en 21 revistas catalogada (...)
  • 38 Los autores estimaron que cada artículo en las revistas top de management representa US$ 84.000 pa (...)

45Existe la creencia general (Segalla, 2009) y la evidencia cienciométrica de que publicar en las revistas más importantes del campo garantiza la citación de los artículos (Judge, Cable, Colbert y Rynes, 2007)37 y el incremento de la repu tación y el reconocimiento de los autores y sus escuelas. Las escuelas empezaron a modificar la forma de compensación a los profesores a través de recompensas –como titularidad en el cargo, bonificaciones, aumentos salariales, promociones, nombramientos en cargos administrativos y reducción de carga docente– para incentivar la publicación en las revistas científicas más importantes y reconocidas en el campo de la administración (Gómez-Mejía y Balkin, 1992)38.

  • 39 Como afirma Pettigrew (2001: S66): “This is a particularly beneficial trend and condition for mana (...)
  • 40 Al respecto, Harmon (2006: 236), citando a Bedeian (2004), argumenta que en las revistas más prest (...)

46La orientación por parte de editores y evaluadores de revistas científicas es fundamental para constituir las bases epistemológicas y teóricas, así como la identidad de una disciplina emergente como la administración (Astley, 1985), siguiendo el ejemplo de campos como la economía (Pfeffer, 1993: 599, Mayor, 1996). Como afirman Clark y Wright (2007: 612), “los editores de revistas necesitan intervenir para construir y mantener la reputación de las revistas”. Las revistas en administración fueron generando políticas que incluyen tanto la revisión rigurosa de artículos y la prioridad para trabajos teóricos y empíricos orientados a la generalización (Hambrick, 2007)39, como la formación de comités editoriales con investigadores reconocidos por sus aportes a la administración, la invitación selectiva de autores40 y la publicación de ediciones especiales sobre temáticas con las que buscan mejorar y controlar la identidad científica de la administración y el posicionamiento de las revistas en índices bibliográficos como el Journal Citation Reports del isi Thomson Reuters (Cummings y Frost, 1995; Bedeian, 2004; Macdonald y Kam, 2007).

  • 41 15 revistas concentran el 75% de las citaciones.
  • 42 Que pertenece al Academy of Management (AM) de Estados Unidos.
  • 43 Que pertenece a la Society for the Advancement of Management Studies (sams) del Reino Unido.

47Se fue generando una alta concentración del prestigio en pocas revistas de administración (Johnson y Podsakoff, 1994; Podsakoff, MacKenzie, Bachrach, y Podsakoff, 2005)41 que en su mayoría pertenecen a asociaciones académicas anglosajonas con una sólida gestión editorial, como puede verse en el caso del Academy of Management Journal (Rynes, 2002; Ireland, 2008)42, el Journal of Management Studies (Clark y Wright, 2007)43 y el Journal of Marketing (Stewart, 2002), que hacen parte de una selecta lista que es utilizada para la evaluación de la calidad investigativa de las escuelas (Gómez-Mejía y Balking, 1992) especialmente por escalafones como los de BusinessWeek (Podsakoff et al., 2005) y Financial Times (Macdonald y Kam, 2007).

  • 44 De acuerdo con Larivière et al. (2010), existe una élite o un conjunto de autores y organizaciones (...)

48El campo de la investigación en administración muestra un dominio en la producción y citación científica por parte de una élite de autores que, en lo que Macdonald y Kam (2010) denominan el juego citacional, no solamente buscan una fortaleza disciplinar en el campo, sino que desarrollan prácticas como la citación de la literatura que aparece en las revistas más importantes del campo, posiblemente como un factor político (Latour, 2005) presionado por los editores. También estos autores demuestran una tendencia de autocitación, no solo como medio para seguir construyendo sus programas de investigación, sino también como una forma de ganar legitimidad en los sistemas de evaluación de la ciencia a través de indicadores bibliométricos (Macdonald y Kam, 2010)44.

49En resumen, las diferentes organizaciones que confieren legitimidad en el plano normativo a las escuelas de administración presionan por la producción científica de relevancia internacional y por la creación de relaciones entre diferentes actores que están involucrados en el campo de la administración. Uno de los mecanismos más importantes para la producción científica en las revistas más importantes del campo de la administración es la colaboración científica (Stiles, 2004: 167). A continuación se presenta un panorama sobre las tensiones entre la promoción de la colaboración científica de las escuelas y la búsqueda de una identidad disciplinar de la administración a través de las revistas científicas.

D. La colaboración científica en administración

50La colaboración científica, como se expuso en la primera parte del libro, hace referencia al trabajo colectivo realizado por personas y organizaciones que buscan la creación de nuevo conocimiento. Las escuelas de administración, animadas por los diferentes informes y por presiones institucionales como la política de ciencia y tecnología, las acreditaciones y los escalafones, han buscado en la integración de diferentes disciplinas y entre académicos y practicantes de la gerencia formas de realizar investigación relevante, capaz de enfrentar los retos y los nuevos problemas en el avance de la ciencia y la globalización en el mundo de los negocios y las organizaciones.

51La creación de nuevo conocimiento en administración a través de la colaboración científica y el involucramiento de diferentes grupos de interés en la investigación es hoy un imperativo para el desarrollo del campo (Lorange, 2002; Stiles, 2004). Sin embargo, uno de los temas discutidos en relación con la sobreproducción de investigación en administración fue la falta de interdisciplinariedad para conducir los diferentes enfoques a la solución de problemas concretos para la gestión de las organizaciones (Knights y Willmott, 1997: 14).

  • 45 Un paradigma en el sentido de Kuhn (1962).
  • 46 Las escuelas de administración han privilegiado, en su búsqueda de estatus académico, a los econom (...)

52Se presenta entonces una tensión en las escuelas de administración entre promover la colaboración científica interdisciplinaria y la necesidad de asegurar la identidad y el estatus disciplinar de la administración dentro de las ciencias sociales con su propia epistemología y cuerpo de conocimientos, métodos y problemas de investigación45 (Whitley, 1984b; Pfeffer, 1993; Knights y Willmott, 1997; Whitley, 2008; Durand y Dameron, 2008: 47)46.

53Como expone Whitley (2008), los investigadores en administración, animados y presionados por los estándares investigativos que exigen las políticas de ciencia y tecnología de los países y las universidades, buscan la creación de conocimiento que les permita aumentar la producción de artículos científicos en las revistas especializadas en el campo, amenazando la posibilidad de establecer relaciones, no solo con académicos de otras disciplinas, sino también con las organizaciones y sus problemas, especialmente porque los investigadores prefieren identificarse más con la comunidad académica que con la comunidad de gerentes y empresarios que buscan aplicaciones concretas del conocimiento en herramientas de trabajo (Knights y Willmott, 1997; Mintzberg, 2004; Whitley, 2008: 599-602; Durand y Dameron, 2008: 55; Calderón et al., 2010: 136; 121-122).

54Para los investigadores presionados por publicar de manera numerosa y rápida puede resultar más fácil hacer una investigación independiente y solitaria, usando fuentes secundarias, leyendo y elaborando estadísticas en sus oficinas, que adelantar una investigación en colaboración, donde la gobernanza se complica por la injerencia de diferentes organizaciones y sus intereses. Como argumentan Wilson y Thomas (2012: 370), la presión por la publicación creó “una cultura del individualismo en que las cuentas de las publicaciones lo son todo”. La colaboración entre investigadores y practicantes en administración ha mostrado ser problemática (Amabile, Patterson, Mueller, Wojcik, Odomirok, Marsh y Kramer, 2001) y requiere de fuertes esfuerzos institucionales para facilitar su fructífero desarrollo (Rynes y Bartunek, 2001).

55Harmon (2006: 240), analizando la alta competencia de las escuelas de administración en Estados Unidos por posicionarse en escalafones como los publicados por BusinessWeek y U.S. News, concluye que el campo de la administración se ha tornado muy especializado y está lejos de promover la diversidad. Knights y Willmott (1997), por su parte, reconocen algunos problemas en el campo de la administración para la investigación interdisciplinar, siendo el principal el constituido por las revistas científicas que se cierran disciplinarmente. Afirman que “existe un rango limitado de revistas que alientan activamente la publicación de investigaciones interdisciplinarias, disminuyendo así las oportunidades de carrera de aquellos que persiguen tal tipo de trabajo” (Knights y Willmott, 1997: 21).

56Rynes, Bartunek y Daft (2001: 349) encuentran que “la actual composición de una élite de revistas en ciencias organizacionales está altamente sesgada hacia la combinación de conocimiento explícito derivado casi todo de la comunidad académica”, y que son pocos los aportes que se hacen, así como los estímulos que ofrecen los editores para que se publiquen trabajos entre académicos y practicantes que generalmente no siguen el esquema tradicional positivista. Finalmente, Schoemaker (2008: 131) concluye que si bien hay estímulos y presiones por la diversidad en la colaboración científica, y que “si bien las escuelas de negocios se están moviendo lentamente en esa dirección, el porcentaje de artículos académicos producidos por grupos de investigación interdisciplinarios es modesto”.

  • 47 Vale la pena anotar que estos autores no referencian los estudios que he citado anteriormente, por (...)
  • 48 Como afirma Pettigrrew (2001: S62): “With time there is also evidence of a disengagement between t (...)

57En un reciente trabajo de Rafols, Leydesdorff, O’Hare, Nigthingale y Stirling (2011)47 se pone en evidencia que las revistas más prestigiosas de management y business suprimen la interdisciplinariedad, que es analizada a partir de la diversidad que resulta del uso de diferentes fuentes bibliográficas en los artículos científicos publicados. De hecho, Vieira y Teixeira (2010) encuentran que en management los estudios sobre gestión, mercadeo y finanzas se vienen desarrollando autónomamente, ya que las citaciones entre estas especialidades son reducidas48.

  • 49 Que suelen recibir donaciones y apoyo de las organizaciones industriales con el ánimo de orientar (...)
  • 50 “A relatively few leading institutions will be the centers of research and advanced graduate traini (...)

58El campo se caracteriza por una estructura de centroperiferia que es dominado por las escuelas de Estados Unidos (Whitley, 1984a; Engwall y Zamagni, 1998; Mangematin y Baden-Fuller, 2008; Durand y Dameron, 2008; Gantman, 2009), especialmente las privadas (Hirao, 201249, en la que pocas organizaciones e investigadores ganan amplio reconocimiento y publican varias veces en las mejores revistas (Hunt y Blair, 1987; Kao y Pao, 2008; Rigby y Ball, 2008), recibiendo un crédito desproporcional respecto a otros investigadores, acumulando un capital científico que les permite dominar las fuerzas del campo, tal como lo predijeron Gordon y Howell (1959: 378)50 y lo teorizaran Merton (1968) y Bourdieu (2003) para la sociología de la ciencia.

59Muchos países han buscado copiar el modelo anglosajón, particularmente el norteamericano (Engwall y Zamagni, 1998; Lorange, 2002; Durand y Dameron, 2008), utilizando mecanismos como la colaboración científica y la adaptación de políticas y formas organizacionales, que incluyen la diversidad en términos de la composición de la planta docente con investigadores de diferentes disciplinas (Knights y Willmott, 1997) y la heterogeneidad en razón de las relaciones con diferentes tipos de organizaciones (Pettigrew, 2001); lo anterior para mejorar su legitimidad en el campo y su posición y reconocimiento en aspectos como la investigación y la producción científica de reconocimiento internacional (Durand y Dameron, 2008; Lorange, 2002; Baden-Fuller y Ang, 2001; Hedmo et al., 2006; Leung, 2007; Álvarez, Enrione and Mazza, 1997).

60En países emergentes en investigación en administración como China, la colaboración científica con los países occidentales ha mostrado una incidencia positiva en la posibilidad de insertar su producción en las mejores revistas del campo (Li y Tsui, 2002; Leong y Leung, 2004). Las escuelas en Europa y en Asia en general han mejorado su producción científica en las más prestigiosas revistas en administración gracias a la colaboración con escuelas de Estados Unidos (Leong y Leung, 2004; Mangematin y Baden-Fuller, 2008; Baden-Fuller y Ang, 2001).

61Las escuelas de administración de la periferia han incrementado la presión y han dado incentivos para que los investigadores busquen relaciones con las escuelas mejor posicionadas en los escalafones internacionales, especialmente anglosajonas, para investigar, publicar y tener visibilidad en las revistas de alto impacto internacional (Leung, 2007; Ilgen, 2007; Segalla, 2008; Cardoza y Fornés, 2011). En los últimos años la evaluación de la investigación en las escuelas de administración en Europa y Asia, basada en la producción y la citación en las revistas internacionales más prestigiosas, ha sido usada para aspectos, ya mencionados antes, como la promoción laboral de los investigadores y la titularidad en los cargos, presionando el establecimiento de redes de colaboración científica, particularmente internacionales, diversas y heterogéneas (Segalla, 2008; Leong y Leung, 2004; Leung, 2007).

62Teniendo en cuenta que en el campo de la investigación en administración se promueve y se presenta una alta colaboración científica, y que se busca la interdisciplinariedad y la creación de redes heterogéneas, particularmente porque esto mejora la legitimidad y el reconocimiento científico (Durand y Dameron, 2008: 55), no sabemos cómo la diversidad en las redes de coautores y la heterogeneidad de las redes interorganizacionales tienen una relación con el capital científico –acumulado por la producción científica y la certificación pública de acreditaciones, membresías, escalafones y apoyo gubernamental– que ganan las escuelas de administración.

63La administración como campo de la ciencia ha venido ganando autonomía y especialización (Whitley, 2000; 2008), sin que sepamos de qué manera las diferencias entre personas y organizaciones que se unen para la producción de nuevo conocimiento se integran y permiten mejorar (o no) las capacidades de las escuelas de administración para ganar legitimidad y mejorar la producción científica de alta calidad internacional.

64Parece ser que en el campo de la investigación en administración se desarrollan fuerzas opuestas y complementarias sobre la producción científica de alta calidad internacional. Las acreditaciones, los escalafones y las políticas de ciencia y tecnología presionan por la colaboración científica diversa y heterogénea, así como por la publicación en los más importantes medios de comunicación científica de la administración. Así mismo las revistas, el desarrollo de una carrera académica tradicional y el mandato de “publicar o morir” presionan por la homogeneidad y la disciplinariedad que suprime la integración de diferencias entre los individuos y las organizaciones para la investigación. Lo anterior define el problema de investigación que se trata en este libro, debido a que no sabemos cuál es la estrategia de las escuelas de administración para la creación de conocimiento científico de alta relevancia internacional con el que aumentan su reputación en los escalafones, a partir de la colaboración científica diversa y heterogénea.

65A continuación se presenta una descripción del campo en América Latina con el fin de ofrecer un panorama sobre su evolución y presentar la pregunta de investigación a la luz del problema de investigación planteado sobre la colaboración científica y las estrategias para la producción en las revistas más prestigiosas en el campo dada por su indexación en el isi Thomson Reuters.

II. La investigación en administración en América Latina

  • 51 Entre ellos los franceses Bonnin y Tocqueville y el inglés Gordon.

66Los orígenes de la administración en América Latina datan de los siglos xvii y xviii en el seno de la enseñanza del derecho (Dávila, 1991a; Wahrlich, 1978). El primer antecedente que tenemos sobre la enseñanza de temas administrativos en América Latina se remonta a 1826, cuando en la Gran Colombia el General Santander firmó un decreto que incluye la ciencia administrativa en el plan de estudios de las facultades de Derecho de Bogotá, Caracas y Quito (Uribe, 1996: 97, citado por Calderón et al., 2010: 14). En 1837 se le encarga a Florentino González dictar una cátedra de ciencia administrativa en el Colegio San Bartolomé de Bogotá. Este pensador santandereano extendió la obra de autores europeos sobre administración pública51 al análisis de la descentralización y la vida municipal, concibiendo así una obra novedosa que fue publicada en 1839. Elementos de ciencia administrativa es el primer libro que aparece sobre administración en Hispanoamérica (Guerrero, 1997).

A. Antecedentes históricos de las escuelas de administración

  • 52 Ver en: http://www.escasto.ipn.mx/WPS/WCM/CONNECT/ESCA_SANTOTOMAS/ESCA_SANTOTOMAS/INICIO/CONOCENOS (...)

67En 1845 se creó la Escuela Superior de Comercio y Administración en México, hoy adscrita al Instituto Politécnico Nacional, que se cataloga como la primera organización para la educación en administración en América Latina52. La escuela inició con el nombre de Instituto Comercial la formación de hombres de negocios en gramática, geografía, contabilidad e idiomas. Tras varias transformaciones, en la década de 1860 la escuela instruía en materia de derecho, economía política y comercio. En Colombia, mediante el Decreto 376 de 1881, se inicia la creación de escuelas de comercio. La primera de ellas, la Escuela de Comercio de Barranquilla, se enfocó en la enseñanza de técnicas administrativas en el primer año, la experimentación a través de la creación y operación de firmas en el segundo año, y su liquidación en el tercer año para aprender a manejar la quiebra y la suspensión de pagos (Safford, 1989: 314).

  • 53 Alejandro López, además de practicar la docencia, dirigía una de las empresas mineras más grandes (...)

68En Colombia, la Escuela Nacional de Minas de Medellín inició en 1912 la enseñanza del taylorismo a los ingenieros a través de la cátedra de economía industrial y estadística de Alejandro López (Mayor, 1996)53, quien desarrolló una visión novedosa de la administración incorporando la sociología y la psicología expuesta en su libro El trabajo (López, 1928; Mayor, 2001). En Argentina las primeras cátedras sobre temas administrativos aparecen en la Facultad de Economía de la Universidad de Buenos Aires hacia 1913 por la influencia británica y el desarrollo del ferrocarril (Fernández y Gantman, 2011; Dávila, 1991a: 23).

  • 54 La primera de ellas creada en España en 1916.
  • 55 En la construcción de información que realicé para esta investigación recuperé la fecha de creació (...)

69La Compañía de Jesús lideró en Iberoamérica la creación de escuelas de administración en el seno universitario (Fernández y Gantman, 2011: 161)54. La Pontificia Universidad Católica de Chile, en 1924, y la Pontifícia Universidade Católica do Rio Grande do Sul de Brasil, en 1931, crearon las primeras facultades para los estudios de administración, economía y contabilidad, a las que se unió posteriormente la Universidad de Chile en 193455. Vale anotar que en Colombia la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Javeriana inició en 1931 la enseñanza de contabilidad, estadística y, sorprendentemente, como dice el historiador colombiano Alberto Mayor, gerencia (Mayor, 1996: 86), liderada por Mariano Ospina Pérez –expresidente de la República de Colombia– quien incorporó el fayolismo al taylorismo en su libro Economía Industrial y Administración, publicado en 1936.

  • 56 Esto de acuerdo con los datos de mi investigación en los sitios web de estas escuelas, particularm (...)
  • 57 Ver: http://www.esan.edu.pe/acerca-de/(recuperado el 30 de agosto de 2012).
  • 58 Ver: http://www.incae.edu/es/acerca-de-incae/(recuperado el 10 de septiembre de 2012).
  • 59 Ver: http://www.iesa.edu.ve/conoce-al-iesa/resena-historica (recuperado el 10 de septiembre de 201 (...)

70Daniel Samper Ortega creó en 1943, con la colaboración de la Harvard Business School, la Escuela de Administración Industrial y Comercial en el Gimnasio Moderno de Bogotá, que luego pasó a la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes de Colombia (Mayor, 1989: 467-468) y que a la postre se convirtió en la Facultad de Administración de esta universidad en 1972 (Universidad de los Andes, 1971; Rodríguez, 1997; Dávila, 1991a). En 1946 aparece en el Instituto Tecnológico Autónomo de México el Departamento Académico de Administración, y luego, en 1954, se crean la escuela de administración de empresas de la Fundación Getulio Vargas de Brasil56 y la Escuela de Estudios Superiores en Administración Pública (esap) en Colombia (Mayor, 1996). Finalmente, la Fundación Ford apoyó, en consorcio con la US Agency for International Development, la creación de la esan en Lima, en 1963, con la Universidad de Stanford57; del incae en Nicaragua, en 1964, con el apoyo de Harvard58; y del iesa en Venezuela, en 1965, bajo el auspicio de la Universidad de Northwestern59.

71Estas escuelas conforman la primera generación de facultades universitarias de administración en América Latina, que, desde la ingeniería y la economía, impartían conocimientos técnicos sobre la eficiencia en la productividad y la contabilidad microeconómica a través de la visión racional de la organización del trabajo de Taylor y la doctrina administrativa de Fayol (Wahrlich, 1978; Gómez y Pérez, 1986; Dávila, 1991a; Mayor, 1989, 1996; Fernández y Gantman, 2011).

  • 60 En la esencia de lo que Jenofonte propuso como una actividad, un arte distintivo, que consiste en (...)
  • 61 De acuerdo con el profesor brasileño Roberto Motta (1999), la profesión de administrador nació en (...)
  • 62 Ver Pautt y Orozco (2014) y Dávila (1990, 2012).

72El establecimiento de la profesión de administrador en América Latina se fortaleció con la creación de centros de formación para una comunidad de practicantes que trabajaban en la dirección del trabajo colectivo en organizaciones públicas y privadas60. Si bien en países como Argentina, Brasil, Chile y Colombia se dictaban cátedras sobre temas administrativos en las escuelas de ingeniería, economía y derecho a principios del siglo xx, el desarrollo de las escuelas de administración mostró una diferencia importante con las escuelas de los países anglosajones. En los países del Norte la concepción de administración está ligada al sector público, mientras que la expresión management se asocia a la gestión en la empresa corporativa privada (Sanabria, 2007)61. Esto no solo es un asunto de términos sino que refleja las dinámicas sociales entre lo público y lo privado62.

  • 63 La administración como profesión, en Colombia, tiene sus bases en el derecho, la ingeniería y la e (...)
  • 64 La profesora Beatriz Wahrlich muestra, para el caso de Brasil, cómo las teorías organizacionales d (...)

73En Estados Unidos, por ejemplo, los primeros grandes empresarios, como Rockefeller, no se involucraron en la gestión pública y se enfrentaron al Estado que buscaba la libre competencia y la destrucción de sus monopolios (Fligstein, 1990). Sin embargo, en América Latina la tradición de las escuelas de administración en la formación de educandos para el sector público y privado (Ospina, 193663; Wahrlich, 1978; Mayor, 1989, cap. vii; Dávila, 1990: 134-135)64 responde a razones como la participación de los empresarios en la política pública (Dávila, 2012) y la creciente influencia de las empresas de economía mixta, así como la variedad y envergadura de los programas y proyectos desarrollados por institutos descentralizados, como evidencia el caso colombiano (Dávila, 1991b: 35).

  • 65 En el primer congreso de administración científica llevado a cabo en Medellín en 1958, los empresa (...)

74En América Latina entre 1940 y 1950 se empezó a diferenciar la ciencia administrativa enfocada a la gestión pública –derecho administrativo– de la ingeniería industrial y de la administración de la empresa privada, esto en razón de la inversión a gran escala de las compañías multinacionales (Wahrlich, 1978) y la aparición de congresos de administración científica promovidos por las empresas que buscaban modernizarse en relación con las tendencias norteamericanas, como se describe en el caso de Colombia (Mayor, 1990)65.

75Aparecen en escena de forma sistemática desde la década de 1960 numerosas facultades de administración, animadas por las reformas que promovía Estados Unidos en el marco de la “Alianza para el Progreso” (Rodríguez-Mena, 1977; Wahrlich, 1978; Dávila, 1991a), mostrando que el cambio del entorno animado por la preocupación de las grandes corporaciones privadas necesitaba de la incorporación de gerentes formados en técnicas administrativas, especialmente de Estados Unidos (Mayor, 1990), generando oportunidades para el desarrollo de organizaciones capaces de responder a las nuevas condiciones de política y de promoción de la profesionalización de la administración. De esta forma el sistema de educación superior latinoamericano, a través de las escuelas de administración, fue generando una clara orientación al mercado.

B. La investigación en administración en América Latina

76La diferencia entre la institucionalización de la economía como campo científico y profesional y la institucionalización correspondiente de la administración radica en la falta de investigación científica y la creación de un cuerpo de conocimientos propios que le diera identidad al campo disciplinar (Mayor, 1996). Las escuelas de administración de América Latina intentaron imitar el modelo norteamericano de las escuelas de esta disciplina en aspectos como la educación gerencial de posgrado (Álvarez et al., 1997; Rodríguez, 1997; Gómez, 2000; Rivera-Camino y Gómez, 2006), pero desarrollaron un isomorfismo superficial porque no crearon las condiciones necesarias para hacer investigación (Álvarez et al., 1997, Arbeláez, 2000).

  • 66 El profesor venezolano Luis Rodríguez Mena ya discutía a finales de la década de 1970 el problema (...)

77La capacidad para producir nuevo conocimiento científico en administración quedó rezagada en relación con los países del Norte (Dávila, 1990, 1991a; Gómez, 2000; Rivera-Camino y Gómez, 2006). Lo anterior condujo a una marcada dependencia del conocimiento producido en los países y escuelas anglosajones (Gantman, 2005), creándose un ‘colonialismo epistémico’ (Ibarra-Colado, 2006) así como un libre mercado para las modas y las ideologías gerenciales (Dávila, 1997)66.

  • 67 Mientras que en Estados Unidos, de acuerdo con el reporte de Porter y McKibbin, prácticamente toda (...)

78En América Latina se ha reconocido que la calidad académica (Rivera-Camino y Gómez, 2006) y la capacidad investigativa en administración (Dávila, 199167) dependen de una élite de escuelas. Esta élite concentra a los profesores formados al más alto nivel universitario para hacer investigación y orientar las discusiones sobre la incorporación de teorías, modelos y modas de las corrientes principales, así como liderar la generación de epistemologías y nuevos conocimientos que permitan la construcción de una identidad administrativa y gerencial sobre las particularidades latinoamericanas (Dávila, 1989; Ibarra-Colado, 2006, 2007; Bertero, Caldas y Wood 1999; Guimarães et al., 2009). En las escuelas se empieza a discutir sobre las prácticas administrativas propias de las organizaciones latinoamericanas y sus aportes al conocimiento gerencial con el que se puedan desarrollar modelos propios y ajustados a las dinámicas de la evolución de la región (Motta, 1993; Dávila y Gómez, 1994; Gómez, Leal, Vivas y Márquez, 1998; Gómez y Dávila, 2007).

79A finales de la década de 1970 y en la de 1980, en América Latina se propuso que la investigación programática y la generación de redes de colaboración, especialmente internacionales y compuestas de una alta interdisciplinariedad, eran fundamentales para construir en las escuelas de administración una docencia sólida y una capacidad de reflexión que permitiera el desarrollo de teorías y modelos propios para explicar y predecir la realidad, así como para evaluar críticamente la adopción del conocimiento anglosajón sobre las organizaciones y su gerencia (Rodríguez-Mena, 1977; Wahrlich, 1978; Gómez y Pérez, 1986; Dávila, 1980, 1989, 1990, 1991a, 1991b).

  • 68 Con el fin de ahondar en los aspectos políticos, económicos y sociales en los que se desarrolla la (...)

80Si bien la producción científica de las escuelas latinoamericanas en las revistas más prestigiosas del campo, que como ya he indicado son aquellas que se encuentran en el Journal Citation Reports del isi Thomson, es un fenómeno emergente (Rivera-Camino y Gómez, 2006), sí se ha producido un cambio notorio tanto en la cantidad como en la calidad de las publicaciones en este sistema de comunicación científica en los últimos años (Nicholls-Nixon, Dávila-Castilla, Sánchez-García, y Rivera-Pesquera, 2011)68.

  • 69 La producción científica en administración para 1989 en Colombia era de baja calidad, de carácter (...)

81Sabemos por Glänzel (1996) que para el periodo 1990-1992 ningún país latinoamericano presentó una producción mayor o igual a 20 artículos en revistas de business en el Social Science Citation Index del isi Thomson69. Koljatic y Silva (2001), en su análisis bibliométrico de la producción en ciencias económicas y administrativas de Argentina, Brasil, Chile y México en el Social Science Citation Index entre 1995 y 1999, encontraron que, pese a un leve incremento de la producción científica de la región, “los datos sobre la contribución de los investigadores afiliados a universidades latinoamericanas en el campo de la economía y la administración de negocios es escasa” (Koljatic y Silva, 2001: 392).

82En un estudio posterior, Rivera-Camino y Gómez (2006) concluyen que la investigación no es una característica que aporte a la calidad de las escuelas de administración iberoamericanas, en particular por la poca financiación y apoyo para la producción científica. Contreras, Edwars y Mizala (2006) analizan la producción y la citación en ciencias económicas y administrativas de Argentina, Brasil, Chile y México en el Social Science Citation Index entre 1984 y 2003, mostrando que, a excepción de Chile, los países analizados presentan un notable rezago con respecto a los resultados de los países del Norte y al promedio mundial. Sin embargo, “tanto el número como la calidad de las publicaciones en economía y administración en Latinoamérica, incluido Chile, se han incrementado en los últimos años” (Contreras, Edwars y Mizala, 2006: 333).

  • 70 Si bien se pueden incluir otras especialidades científicas que categoriza el isi Thomson como publ (...)

83Al analizar la producción y la citación de los trabajos publicados en el Social Science Citation Index del isi Web of Knowledge para los temas de management y business70 entre 2001 y 2011, por 20 países de América Latina, se puede ver, de acuerdo con la imagen 1, un importante avance a partir del año 2006. De los 805 artículos, 660 (78%) aparecen entre 2006 y 2011. La producción en 2001 fue de 34 artículos, al igual que la producción de 2002. En 2003 y 2004 el número de artículos se redujo a 24 y 22 respectivamente, para ascender a 31 en 2005. En 2006 se publicaron 55 artículos, y en los años siguientes el incremento fue creciente, o quizá exponencial de acuerdo al “efecto Mateo” de Merton, como se puede ver en la misma imagen. Si miramos la calidad científica en términos de las citaciones por año, se puede ver que entre los años 2001 y 2005 se recibieron 196 citaciones, mientras que la producción científica generada entre 2006 y 2011 recibió 2.733 citas en el Social Science Citation Index. En la imagen 1, que se presenta a continuación, se evidencia el progreso de América Latina en el campo de la investigación en administración.

84En América Latina se ha hecho un gran esfuerzo por formar investigadores, por integrar redes, por brindar los medios necesarios –como tiempo y recursos– y por promover una investigación científica capaz de proponer alternativas a los retos del desarrollo organizacional de la región e insertarse en las dinámicas de la ciencia mundial (Villaveces, 2005, 2006; Ogliastri, Dávila y Gómez, 2000; Dávila y Malaver, 2004). Con el tiempo y el apoyo de la política en ciencia y tecnología, estos esfuerzos parecen haber incidido en el incremento de la producción científica (Dávila y Malaver, 2004; Malaver, 2006; Gantman, 2008) mediante el desarrollo de un isomorfismo coercitivo por la profesionalización de la investigación en administración (Gantman, 2010).

Imagen 1 Producción y citación de la producción científica de los países de América Latina en revistas catalogadas como management y business, 2001-2011

Imagen 1 Producción y citación de la producción científica de los países de América Latina en revistas catalogadas como management y business, 2001-2011

Fuente: Imagen tomada del isi Web of Knowlege, octubre 1 de 2012.

  • 71 Nótese que Gantman (2008) no encuentra una relación entre la formación doctoral de profesores de l (...)

85En América Latina los estudios de Guarido, Machado-da-Silva y Gonçalves (2009) y Rossoni y Guarido (2009)– que analizan la colaboración científica en administración a partir de las coautorías que se presentan en los artículos publicados en revistas de administración en Brasil– proporcionan evidencia de que la colaboración científica favorece la productividad en el número de artículos. También es sabido que en Brasil existe una alta dependencia de las relaciones con los países del Norte para la producción científica (Guimarães et al., 2009), lo que indica la importancia de la colaboración internacional en el desempeño. El estudio de Koljatic y Silva (2001) también sugiere que la productividad, medida en términos de cantidad de artículos en revistas de ciencias económicas y administrativas en el isi Thomson, aumenta gracias a las redes entre universidades, especialmente con países del Norte. Lo anterior indica que, adicional a la formación doctoral (Contreras et al., 200671) y el aumento de la financiación para la investigación en administración (Malaver, 2006; Contreras et al., 2006), las redes tienen un efecto positivo en el desempeño científico en administración en América Latina.

86Si bien, en las propuestas de carácter normativo para mejorar la investigación de alta calidad internacional en administración en América Latina, uno de los componentes más importantes es establecer redes de colaboración científica compuestas de una alta diversidad disciplinar y heterogeneidad organizacional (Gómez y Pérez, 1986; Dávila, 1989; Rodríguez, Dávila y Romero, 1992; Koljatic y Silva, 2001; Montaño, 2001; Gantman, 2002; Calderón y Amaya, 2005; Calderón y Castaño, 2005; Rivera-Camino y Gómez, 2006; Blanc, 2008), no contamos con ningún estudio empírico, hasta donde conoce el autor, que muestre evidencia sobre la forma en que las diferencias de los autores y las organizaciones que conforman redes de colaboración científica inciden en el desempeño de las escuelas de administración de América Latina.

  • 72 The Association of MBAs.
  • 73 Southern Association of Colleges and Schools.
  • 74 The Association of Collegiate Business Schools and Programs.
  • 75 “Escuelas en movimiento”, AméricaEconomía n.º 30,18 a 31 de agosto de 2006.
  • 76 “The move towards accreditation also strongly motivates the academics to engage in consistent resea (...)

87Enfatizando que las escuelas de administración han priorizado la investigación como una condición necesaria para la acreditación y el escalafonamiento con el que ganan legitimidad en el campo, donde las presiones institucionales ejercidas por la acreditación internacional de entidades como equis, amba72, sacs73, acbsp74 y aacsb, y por escalafones como el de AméricaEconomía –que evalúan la producción isi en revistas de management y business (Colodro, 2006: 43)75–, han impulsado la producción científica de las escuelas de administración de América Latina (Gantman, 2008; Blanc, 200876), no es clara la forma en la que la colaboración científica, analizada desde las diferencias tanto entre autores como entre organizaciones, incide en este fenómeno; lo anterior, en particular, por la tensión entre, de una parte, las propuestas normativas por la diversidad y la heterogeneidad, y, de otra, la especialización disciplinar de las revistas y la tradición laboral de los profesores en el campo de la investigación en administración.

88Tampoco es clara la estrategia que siguen las escuelas de administración de América Latina con respecto al grado de diversidad y heterogeneidad que manejan en sus redes de colaboración científica. En otras palabras, no sabemos si las escuelas que tienen niveles similares de capital científico presentan grados similares o diferentes de diversidad y heterogeneidad. Estos cuestionamientos, a la luz de la teoría organizacional de la ecología de poblaciones y del institucionalismo organizacional, resultan relevantes para proponer la pregunta de investigación que expongo a continuación.

89Si bien sabemos, de acuerdo con Rivera-Camino y Gómez (2006), que las escuelas de administración de América Latina albergadas en universidades públicas presentan mejores estándares de producción científica, mientras que las privadas presentan mejores desempeños en la reputación que se obtiene de acreditaciones y de la comunidad de estudiantes, no sabemos si las escuelas que tienen niveles similares de capital científico representado en publicaciones y reputación presentan grados similares o diferentes de diversidad y heterogeneidad.

  • 77 En Argentina (Gantman, 2002; Álvarez et al. 1997), Brasil (Bertero, Caldas y Wood, 1999; Blanc, 20 (...)

90En esta investigación atiendo el llamado de varios autores latinoamericanos77 por explorar la producción científica de calidad, aquella que es capaz de insertarse en las discusiones internacionales en el campo de la investigación en administración a través de las revistas indexadas en el Journal Citation Reports del isi Thomson Reuters, con la siguiente pregunta de investigación:

¿Cuál es la relación de la diversidad y la heterogeneidad de las redes de colaboración científica de las escuelas de administración de América Latina con su desempeño en la creación y acumulación de capital científico?

91Esta pregunta se enmarca en dos debates principales que entro a indagar en esta investigación. El primero es que no sabemos qué tipos de estrategias usan las escuelas de administración en materia de diversidad y heterogeneidad para competir por la legitimidad en el campo de la ciencia, ya que existen argumentos a favor y en contra de las ventajas de estas variables para la creación de nuevo conocimiento, como lo desarrollo más adelante. El segundo es que no sabemos si las escuelas tienden a imitarse o bien a diferenciarse a partir del grado de diversidad y heterogeneidad de sus redes de colaboración científica, dadas las condiciones del entorno institucional y sus diferentes fuerzas –como lo son las políticas de ciencia y tecnología, las acreditaciones, los escalafones y las propuestas normativas por la integración de diferentes actores en la investigación–. Lo anterior, frente a la tendencia disciplinar de las revistas y las prácticas investigativas de los profesores que buscan desarrollar una carrera académica tradicional que elude la colaboración, los conflictos de intereses, el sacrificio de lo teórico por lo instrumental y la publicación rápida de documentos para cumplir con las exigencias de las escuelas de administración.

92En la literatura de los estudios organizacionales sobre la colaboración científica se presentan dos limitaciones importantes que esta pregunta retoma para brindar un aporte teórico al conocimiento. En primer lugar, los estudios sobre la colaboración científica se centran en analizar la existencia de relaciones, sus características y sus efectos en el desempeño en el nivel individual (Reagans y Zuckerman, 2001; Carayol y Matt, 2004: 1081). Pero, como apuntan Chompalov, Genuth y Shrum (2002: 750), “los estudios organizacionales han ignorado en gran medida la colaboración científica interorganizacional, como objeto de investigación”, razón por la cual, “a la fecha, no existe una teoría exhaustiva de la colaboración científica” (Shrum, Genuth y Chompalov, 2007: 7).

93Puesto que se ha dedicado mucho esfuerzo a investigar las redes de coautores y se ha descuidado el análisis de las relaciones interoganizacionales, como se puede evidenciar en recientes revisiones de la literatura de la colaboración científica (Sonnenwald, 2007; Bukvova, 2010), es necesario realizar aportes para construir una visión más completa de la colaboración científica y su incidencia en el desempeño organizacional.

94En segundo lugar, si bien se han hecho esfuerzos por estudiar conjuntamente las relaciones entre los científicos y entre sus respectivas organizaciones (Lazega, Jourda, Mounier y Stofer, 2008, 2006; Shin y Cummings, 2010), los estudios organizacionales sobre la colaboración científica privilegian las explicaciones del desempeño de los investigadores a partir de la estructura y el número de relaciones, particularmente en el debate del capital social –que se centra en evaluar si son las relaciones cerradas o abiertas las que confieren valor al trabajo colectivo–; sin embargo, se descuida a un mismo tiempo la importancia que pueden tener las diferencias entre los actores que entran en interacción para la creación de nuevo conocimiento, distintas a la características comúnmente usadas como la edad, la raza, el sexo, la nacionalidad, el lenguaje, la clase social y el estatus académico (Ettorre, 2000: 393). También es importante analizar las diferencias entre las organizaciones a partir de su naturaleza y del tipo de actividades que realizan las organizaciones que colaboran (Powell et al., 1996). Se presenta entonces una contribución al respecto, proponiendo una forma de conceptualizar la diversidad y la heterogeneidad para extender los análisis de redes de colaboración científica.

95Con este trabajo también se realiza una contribución al campo de la investigación en administración, ya que hasta donde conozco no existen análisis empíricos sobre las redes de colaboración científica que evalúen la relación de la diversidad y la heterogeneidad con el desempeño científico. El aporte empírico en relación con la literatura de la colaboración científica se centra en la evaluación de la diversidad y la heterogeneidad usando información que los estudios bibliométricos generalmente no contemplan –particularmente por la falta de sistematización en las bases de datos que construyen los sistemas de indexación y resumen de revistas–, como el grado, el país y la disciplina de formación de los investigadores, así como las organizaciones que aparecen relacionadas en los artículos y que hacen parte de las redes interorganizacionales que integran campos organizacionales, de acuerdo con su concepción en el institucionalismo organizacional (DiMaggio, 1983; DiMaggio y Powell, 1983).

  • 78 Contreras et al. (2006: 333) afirman: “Tanto el número como la calidad de las publicaciones en eco (...)

96Finalmente presento una explicación que extiende las ya expuestas en la literatura que estudia el incremento y la calidad de la producción científica en administración, como lo es el estado de desarrollo económico de los países (Gantman, 2009; Gantman, 2010; Nicholls-Nixon et al., 2011), la promoción de la política en ciencia y tecnología (Whitley, 2008, 1984a; Malaver, 2006; Gantman, 2010), la existencia de redes entre investigadores (Acedo et al., 2006; Guarido et al., 2009) y entre universidades (Koljatic y Silva, 2001; Baden-Fuller y Ang, 2001); el aumento de investigadores con formación doctoral en administración (Whitley, 1984a; Contreras et al., 200678; Gantman, 2008; Mangematin y Baden-Fuller, 2008), el mejoramiento de la calidad de las revistas científicas y el incremento de la financiación para la investigación en los países emergentes (Malaver, 2006; Contreras et al., 2006; Kao y Pao, 2008), así como la consolidación de programas de investigación (Guarido et al., 2009; Groot y Garcia-Valderrama, 2006; Cherchye y Vanden Abeele, 2005) y la internacionalización de la investigación en las ciencias administrativas (Mangematin y Baden-Fuller, 2008; Contreras et al., 2006; Koljatic y Silva, 2001; Ramos Royuela y Suriñach, 2007; Li y Tsui, 2002); lo dicho, al incorporar en el estudio de la colaboración científica el rol de la diversidad y la heterogeneidad como variables que deben ser manejadas para la creación de capital científico en las organizaciones académicas.

97A partir de la literatura sobre la colaboración científica, particularmente aquella que se desarrolla en los estudios organizacionales y aquella que trata sobre la investigación en administración, se presenta en la tercera parte un panorama de lo que sabemos sobre la diversidad, la heterogeneidad y el desempeño científico.

98A continuación se presenta una revisión de la literatura para proponer las hipótesis que surgen de la pregunta de investigación, analizando a fondo la diversidad y la heterogeneidad a partir de sus antecedentes y consecuencias en la creación y acumulación de capital científico.

Notes

1 Que desde el sistema moral y las justificaciones de la ética definen lo que es bueno para una sociedad combinando así el valor económico y el valor social. Ver al respecto Orozco y Chavarro (2011).

2 Ver al respecto las discusiones de Torres y Mejía (2006) y Sanabria (2007).

3 Que como cualquier trabajo extiende la dignidad humana permitiéndole a la persona su realización, como lo propuso López (1928) en su aporte pionero para la administración en Colombia y América Latina.

4 Ver la diferencia entre gobierno y administración expuesta por Fayol (Dávila, 2001).

5 Ver, en particular, las ideas pioneras de Oliver Sheldon (George y Álvarez, 2005) y Alejandro López (1928).

6 La expresión escuela de administración incluye la gran cantidad de nombres relacionados con la administración, como lo son: school of management, business, administration, y las combinaciones entre estas denominaciones, como business management, business administration, management and administration. También están expresiones como escuela de comercio, de negocio, de gestión o de gerencia, y escuela de administración pública.

7 Otra versión del desarrollo de las escuelas de administración a la luz de la legitimidad se encuentra en Thomas y Wilson (2011).

8 La aparición de la sociedad en comandita y de la empresa asociativa como innovaciones trascendentales en la administración, así como biografías de comerciantes como Andrea Barbarigo, que muestran la dinámica en el uso de la contabilidad y las formas asociativas para hacer negocios, representan un avance sustancial en la administración de la Edad Media (George y Álvarez, 2005).

9 En 1855 se crearon en Bélgica el Institut Supérieur de Commerce d’Anvers, por parte del Estado, y el Institut Saint-Ignace-École Spéciale de Commerce et d’Industrie, por parte de los jesuitas. Luego aparecieron, en 1855, el Budapest Business School en el imperio austro-húngaro, y, en 1871, el Rouen Business School en Francia. En 1898 fue creada en Suiza la University of St. Gallen para la enseñanza en administración de negocios, leyes, economía y asuntos internacionales. En esa tendencia aparecieron en Europa escuelas como la Birmingham Business School y la Manchester Business School, fundadas en Inglaterra en 1902 y 1904 respectivamente (Thomas, 2008).

10 Midvale Steel Works y Bethlehem Steel Corporation.

11 Los gurús y sus modas gerenciales, así como las doctrinas de los practicantes de la administración, han tenido una enorme influencia en la formación ya que satisfacen el pragmatismo que exigen los estudiantes urgidos de fórmulas y recetas para desempeñar su trabajo (Huczynski, 1993; Jackson, 2003). Los profesores catedráticos, especialmente los vinculados a las empresas, transmiten sus experiencias y transfieren herramientas así como lecciones de éxito, apoyados los dos conocimientos anteriormente descritos, que sin beneficio de inventario sobre sus bases científicas, motivan prácticas administrativas y promueven la elucubración para el arte de la gerencia basada en el ensayo y el error, compitiendo con los investigadores académicos que se orientan a generar un conocimiento riguroso para la formación gerencial, que desde sus inicios ha sido altamente fragmentado (Kipping y Engwall, 2002; Cole, 2004).

12 La existencia de la Drucker School of Management (http://www.cgu.edu/pages/274.asp) y el Global Peter Drucker Forum (http://www.druckerforum.org/Consultado el 20 de enero de 2011) dan cuenta de la importancia de la consultoría ligada a la academia.

13 El modelo alemán de universidad, conocido como el modelo humboldtiano, se enfocó en la aplicación del método científico para la creación de conocimientos a partir de la medición rigurosa y sistemática de fenómenos para la generación de estadísticas y el desarrollo de modelos racionales con miras a modelar el mundo y orientar la toma de decisiones.

14 Arraigado en el modelo jurídico de common law, diferente al del civil law desarrollado en Alemania y Francia.

15 Dávila (1996: 132-133) describe cómo, al referiste comúnmente a la escuela de administración de Harvard, se dice que esta se encuentra ‘al otro lado del río’, y esto no solo por su localización en el campus. En una de mis visitas a la Harvard Business School pude comprobar que esta escuela se creó en los terrenos baldíos de la Universidad para ver si florecía algún conocimiento con estatus científico en ese lugar. Hoy es uno de los campus más dotados y autosuficientes para la investigación en el mundo, donde profesores como Michael Porter cuentan con edificios y recursos de todo orden para sus programas de investigación. También se refiere Dávila al poco prestigio que tuvieran las escuelas de administración que aparecieron con abundancia en Europa en la década de 1960 frente a las demás escuelas de las universidades que ya contaban con un reconocimiento y un estatus académico y disciplinar. De hecho, como anota Alberto Mayor, las diferencias entre las escuelas de economía y administración en Colombia en la década de 1970 radica en que las primeras desarrollaban investigación mientras que las segundas impartían una serie de herramientas de poca rigurosidad académica (Mayor, 1996).

16 Hoopes (2003) pone en tela de juicio la autenticidad de las credenciales de Mayo en Estados Unidos, así como su enfoque, al que denomina terapéutico. Ver también las críticas de Zaleznik (1989), profesor de la Harvard Business School sobre el trabajo de Mayo. De hecho es reconocida en administración la expresión ‘efecto Hawthorne’ para denominar la investigación que induce a los resultados buscados. También es relevante la reciente priorización de Roethlisberger como el académico líder de los estudios Hawthorne (Shafritz et al., 2005).

17 De forma similar a como ocurrió en otras latitudes, entre ellas América Latina, como expone Dávila (1980, 1991) y que se presenta más adelante.

18 En un informe para la Carnegie Mellon Foundation.

19 En un informe para la Ford Foundation.

20 En el Reino Unido el reporte de Lord Franck en 1964 realizó una crítica similar para las escuelas de Londres y Manchester frente a la investigación y la formación de educandos, proponiendo la adopción del modelo norteamericano desarrollado por las escuelas de negocios de Chicago, Harvard y el Massachusetts Institute of Technology, MIT (Thomas y Wilson, 2011).

21 Como se puede evidenciar en el desarrollo de la teoría organizacional (ver, p. ej., Scott, 2003), los aportes publicados en revistas de sociología y economía representan un acervo fundamental en el desarrollo de este campo disciplinar de estudios. Más adelante desarrollo este debate con la presentación de la estructuración del conocimiento en administración a través de las revistas científicas.

22 En 1958 se fundó el Academy of Management Journal, que impulsó decisivamente la orientación científica y académica de la administración.

23 En Estados Unidos: Harvard Business Review (1922), Journal of Retailing (1925), Business History Review (1926), Fortune (1930), Journal of Marketing (1936), Personel Psychology (1948), Opeeration Research (1953), ieee Transactions on Engineering Management (1954), Management Science (1954), Administrative Science Quarterly (1956), Academy of Management Journal (1958) y California Management Review (1958). En el Reino Unido: Human Relations (1947) y Business History (1958). En Alemania: Betriebswirtschaftliche Forschung und Praxis (1949).

24 Que es la especialidad en el campo de la administración en el cual se inscribe esta investigación.

25 Ciertamente, es en tiempos de la posguerra que nace la teoría organizacional como un cuerpo de conocimientos científicamente desarrollados para explicar y predecir la organización, su administración y su evolución (Simon, 1946; Selznick, 1948; Parsons, 1956/1957; Scott, 2003).

26 El capítulo 7 del informe de Porter y McKibbin (1988: 166) critica que las escuelas han priorizado más la cantidad que la calidad de la investigación, la orientación exclusiva de la investigación a la audiencia académica, y el que, como resultado de las dos anteriores, existe una proliferación de investigaciones triviales e irrelevantes.

27 Se recomienda al lector la discusión que desarrolla Mintzberg (2004: 47), en donde se ven las tendencias isomórficas entre el modelo de casos de Harvard –en el que los casos y su preparación para la enseñanza son en sí la investigación– y el modelo de investigación teórica de Carnegie Mellon. También se recomienda revisar la discusión sobre la existencia de una relación disfuncional entre la investigación y la enseñanza (p. 406-407). Un estudio empírico sobre este tema se encuentra en Trieschmann et al. (2000).

28 A diferencia de la investigación multidisciplinaria, en la que cada disciplina aporta una parte al conocimiento, que es claramente diferenciable, la interdisciplinariedad refleja los aportes de diversas disciplinas que se integran en un resultado final en el que no se pueden descomponer los aportes. En la transdisciplinariedad resulta una nueva disciplina en la que convergen epistémicamente varias disciplinas para definir un nuevo campo del conocimiento. La administración en su carácter transdisciplinario aspira a tener un cuerpo de conocimientos propio y distintivo frente a los programas de investigación de otras disciplinas científicas. Al respecto, aún queda mucho por recorrer y los investigadores en administración trabajamos para ello.

29 Un reciente trabajo de O’Brien, Drnevich, Crook y Armstrong (2010) muestra avances importantes sobre este asunto.

30 The Association to Advance Collegiate Schools of Business, fundada en 1916 en Estados Unidos.

31 The European Quality Improvement System, creada en 1997 y otorgada por la European Foundation for Management Development (efmd), una asociación de academias en administración creada en décadas pasadas en Bélgica.

32 Creada en Londres en 1967. Consultar: http://www.mbaworld.com/recuperado el 13 de diciembre de 2010.

33 Es importante resaltar que en el campo se ha creado una fuerte presión por contar con las tres acreditaciones referidas, lo que se conoce como la triple corona. De acuerdo con un artículo de la revista The Economist en su edición del 15 de octubre de 2011, “Is time running out for business schools that aren’t quite elite?” (disponible en: http://www.economist.com/node/21532269 Recuperado el 28 de noviembre de 2011), de las 13.670 escuelas de administración estimadas en todo el mundo, solo 57 tienen la triple acreditación. De América Latina hay solo 6 escuelas con dicha distinción: iae de la Universidad Austral (Argentina), la eaesp de la Fundação Getúlio Vargas (Brasil), el egade del Tecnológico de Monterrey, la División Académica de Administración y Contaduría del itam (México), el Instituto de Estudios Superiores de Administración - iesa (Venezuela) y la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes (Colombia), en la que me gradué como doctor en administración.

34 Trank y Washington (2009) estudian la incidencia de la aacsb en el mantenimiento normativo de las escuelas de administración en Estados Unidos. Las autoras muestran que las escuelas no consolidadas le dan mucha importancia en sus sitios web a esta acreditación, mientras que las escuelas prestigiosas demuestran más interés por los escalafones internacionales. Ver, por ejemplo, los estándares para la acreditación del aacsb: http://www.aacsb.edu/accreditation/business_standards.pdf (recuperado el 13 de noviembre de 2010).

35 Antes conocida como System (ver George y Álvarez, 2005: 94).

36 Como me comentó en una entrevista la doctora Marloes van Ammeron, de la Universidad de Twente, en marzo de 2011, los rankings son ahora la medida de los decanos. Ese pareciera ser su único indicador importante, y las escuelas de management se han tenido que enfocar en buscar publicaciones en las revistas más importantes del campo para mejorar las opciones de figuraren dichas mediciones, mostrando también una alta relación con el entorno organizacional. Harmon (2006) entiende que si bien estos escalafones son parte activa del campo de la administración, estos podrían no representar los valores de la academia. Sin embargo, los escalafones valoran la producción científica, la acreditación y las redes, entre otros aspectos no menos importantes como la formación del personal, que dan cuenta de la capacidad de las escuelas en el campo (ver también Wedlin, 2006). Uno de los aspectos por los que fui vinculado como profesor investigador en la Universidad Externado de Colombia fue precisamente la capacidad de aplicar mi investigación a los diversos cursos que buscan una formación del más alto nivel.

37 Judge et al. (2007) presentan un análisis sobre 614 artículos publicados en 21 revistas catalogadas como las más importantes en el campo de la administración entre 1990 y 1994, para definir si son la claridad del contenido del artículo, los autores o las revistas los factores que determinan la citación. Los resultados muestran que la calidad científica en términos de las citaciones depende de la revista en la que los investigadores publican sus resultados. Segalla (2009) estudia la producción en las revistas top isi en management de 11 jóvenes investigadores mostrando que publicar en revistas de alto impacto no siempre es garantía para recibir citaciones científicas.

38 Los autores estimaron que cada artículo en las revistas top de management representa US$ 84.000 para los autores en su carrera.

39 Como afirma Pettigrew (2001: S66): “This is a particularly beneficial trend and condition for management researchers interested in demonstrating how variations in organizational, institutional and national context can shape patterns of managerial behaviour and firm outcomes. Modernist tendencies to prize the universal over the particular may have been an attractive prospect in reinvigorating notions of scientific progress”. Ver también Whitley (2008).

40 Al respecto, Harmon (2006: 236), citando a Bedeian (2004), argumenta que en las revistas más prestigiosas del campo existen redes de investigadores prestigiosos – especialmente editores y miembros de comités editoriales– que tienen acuerdos tácitos para publicar entre ellos mismos sus aportes, controlando la evolución del campo y aumentando su capital científico. Cummings y Frost (1995: 260) reconocen que en la evaluación de artículos en revistas de administración se ha valorado subjetivamente la posición de los actores que presentan a consideración sus investigaciones, mostrando un sesgo que puede favorecer aquellos autores y organizaciones con probada reputación en los procesos de evaluación que ocupan lugares importantes en las redes de la comunidad científica de la administración.

41 15 revistas concentran el 75% de las citaciones.

42 Que pertenece al Academy of Management (AM) de Estados Unidos.

43 Que pertenece a la Society for the Advancement of Management Studies (sams) del Reino Unido.

44 De acuerdo con Larivière et al. (2010), existe una élite o un conjunto de autores y organizaciones prestigiosos que concentran la mayoría de la producción y la citación, y por tanto el reconocimiento y la autoridad, lo que muestra que en el campo de la administración los autores y las escuelas con mejor reputación reciben mayores recursos y recompensas: efecto Mateo (Hunt & Blair, 1987). Ver también la concentración de capital científico en el caso de la investigación en administración en países emergentes como China (Li y Tsui, 2002) y Taiwan (Kao y Pao, 2008).

45 Un paradigma en el sentido de Kuhn (1962).

46 Las escuelas de administración han privilegiado, en su búsqueda de estatus académico, a los economistas y sus enfoques, con cierto desprecio por la sociología de las organizaciones. Véase por ejemplo el comentario de Burt (1997: 345) sobre la dominación de los economistas sobre los sociólogos en las escuelas de administración. Al respecto, Dávila (2001: 161) afirma: “La literatura sociológica generalmente no se toma en consideración como material de estudio de los administradores. La sociología organizacional se ha convertido así en una rama de la sociología conocida en el interior de la comunidad sociológica y de la ciencia política, bastante aislada de las escuelas de administración y considerada como irrelevante para los sectores profesionales, los gerentes y el sector productivo”. Y luego puntualiza que “en el medio académico colombiano de las facultades de administración la teoría burocrática no ha recibido mayor atención. Max Weber, al fin y al cabo, es un teórico muy importante que se estudia perfectamente por parte de los sociólogos, los filósofos, los politólogos y los antropólogos. Y en las facultades de administración ha primado (como en los Estados Unidos, en Latinoamérica y en Europa) el pragmatismo y una fuerte corriente antiintelectual” (Dávila, 2001: 166-167). Es importante destacar el estudio empírico de Carayol y Thi (2004: 1), quienes encuentran que en la colaboración científica “traditional academic career incentives do not stimulate interdisciplinary research while having connections with industry does. The context of work in the laboratory (size, colleagues’ status, age and affiliations) strongly affects the propensity to undertake interdisciplinary research”.

47 Vale la pena anotar que estos autores no referencian los estudios que he citado anteriormente, por lo que puedo calificar su hallazgo como imparcial frente a las discusiones que se han presentado en la literatura sobre la investigación interdisciplinaria en administración.

48 Como afirma Pettigrrew (2001: S62): “With time there is also evidence of a disengagement between the various management fields and the disciplinary areas which have traditionally nourished them”. El trabajo del profesor japonés Eto (2002) muestra para la revista Management Science una alta citación de las revistas más importantes del campo como Harvard Business Review, Administrative Science Quarterly, Strategic Management Journal, Academy of Management Journal, Journal of Marketing Research y Sloan Management Review, lo que también refleja la poca interacción entre las diferentes especialidades en el campo de la administración.

49 Que suelen recibir donaciones y apoyo de las organizaciones industriales con el ánimo de orientar su trabajo hacia sus necesidades.

50 “A relatively few leading institutions will be the centers of research and advanced graduate training”.

51 Entre ellos los franceses Bonnin y Tocqueville y el inglés Gordon.

52 Ver en: http://www.escasto.ipn.mx/WPS/WCM/CONNECT/ESCA_SANTOTOMAS/ESCA_SANTOTOMAS/INICIO/CONOCENOS/IDENTIDAD/HISTORIA/INDEX.HTM (recuperado el 25 de noviembre de 2010).

53 Alejandro López, además de practicar la docencia, dirigía una de las empresas mineras más grandes del país en esa época –la Sociedad de Zancudo–, en la que sus estudiantes aplicaban la estadística en el estudio de tiempos y movimientos, preocupándose por los aspectos sociales y psicológicos del trabajo. López entiende que el trabajo es la forma en que el hombre se realiza y desarrolla potencia, esto es, la capacidad intelectual y moral de las personas que es indispensable para su mejoramiento (López, 1928). Asimismo en su actividad política “López demostró exitosamente al menos una de las grandes verdades de la política moderna: que los resultados de la ciencia pueden y deben ser guías de la acción política” (Mayor, 2001: 15).

54 La primera de ellas creada en España en 1916.

55 En la construcción de información que realicé para esta investigación recuperé la fecha de creación de todas las escuelas de administración que presentaban al menos un artículo en revistas del isi Thomson Reuters, y estas son las escuelas más antiguas de Latinoamérica. Ver: http://escueladeadministracion. uc.cl/vocacion-de-lideres/nuestra-escuela (recuperado el 30 de agosto de 2012) y http://www3.pucrs.br/portal/page/portal/faceuni/faceuniCapa/faceuniconheca recuperado el 30 de agosto de 2012 y http://es.wikipedia.org/wiki/Facultad_de_Econom%C3%ADa_y_Negocios_de_la_Universidad_de_Chile (recuperado el 30 de agosto de 2012).

56 Esto de acuerdo con los datos de mi investigación en los sitios web de estas escuelas, particularmente en la sección de historia.

57 Ver: http://www.esan.edu.pe/acerca-de/(recuperado el 30 de agosto de 2012).

58 Ver: http://www.incae.edu/es/acerca-de-incae/(recuperado el 10 de septiembre de 2012).

59 Ver: http://www.iesa.edu.ve/conoce-al-iesa/resena-historica (recuperado el 10 de septiembre de 2012).

60 En la esencia de lo que Jenofonte propuso como una actividad, un arte distintivo, que consiste en dirigir a otros para alcanzar resultados colectivos (George y Álvarez, 2005).

61 De acuerdo con el profesor brasileño Roberto Motta (1999), la profesión de administrador nació en el sector público hacia el siglo XVII, donde se institucionalizó el cargo de ministro, quien administraba ejecutando las decisiones emanadas del gobernante (citado en Sanabria, 2007: 171-172). El término administration –de ad minister, o el que está al servicio– en los países del Norte generalmente denota un cargo y una función en el sector público, así como la expresión public management; mientras que management y business administration se refieren a la gestión en las organizaciones privadas. Una discusión sobre la etimología y el uso de este tipo de expresiones en Colombia se encuentra en Torres y Mejía (2006) y Sanabria (2007).

62 Ver Pautt y Orozco (2014) y Dávila (1990, 2012).

63 La administración como profesión, en Colombia, tiene sus bases en el derecho, la ingeniería y la economía, surtiéndose un proceso de búsqueda de identidad que se empieza a gestar con proclamaciones hechas por personas influyentes en la nación, como el presidente Mariano Ospina Pérez, quien afirmaba en 1933 que era necesaria la “agregación de la administración como un nuevo factor de la producción (…) el cual debe estudiarse separadamente”, y que por lo tanto era necesaria la preparación de “verdaderos administradores, de hombres capaces de guiar y dirigir las grandes organizaciones, ya sea bajo el nombre y desde la posición de gerentes, de capitanes de la industria, de directores de las empresas de transportes, o de las instituciones bancarias, de ministros de Estado o de gobernantes” (Ospina, 1933: 102-103, citado por Berdugo, 2010). El proceso de diferenciación de la administración en Colombia dio un paso importante en 1958, cuando en Medellín se celebró el I Congreso de Administración Científica y, por iniciativa de Hernán Echavarría Olózaga, se creó el Instituto Colombiano de Administración Científica, luego llamado incolda (Mayor, 1989). Posteriormente se produjo la aparición en masa de facultades y carreras de administración en la década de 1960, y más tarde aún se promulgaron la Ley 60 de 1981, “por la cual se reconoce la profesión de administración de empresas”, y el Decreto reglamentario 2718 de 1984, “sobre el ejercicio de la profesión”. Aparece entonces el Consejo Profesional de Administración de Empresas, y las facultades de administración se empiezan a agremiar en la Asociación Colombiana de Facultades de Administración, creada formalmente en 1986. Ver los trabajos de Mayor (1989, 1996) y Dávila (1980, 1991b), y los recientes aportes de Durango (2008), Pabón (s. f.) y Berdugo (2010).

64 La profesora Beatriz Wahrlich muestra, para el caso de Brasil, cómo las teorías organizacionales desarrolladas en la empresa privada (p. ej., taylorismo, fayolismo) permearon rápidamente las discusiones de la administración pública de autores norteamericanos como Willoughby (no desconozco que Fayol buscó la aplicación de sus principios a la administración pública de forma objetiva, y publicó un libro con ese objetivo en 1921, titulado L’incapacité industrielle de l’État). El mismo fenómeno es mostrado por el profesor Carlos Dávila para el caso colombiano (Dávila, 1990); ver también: Dávila, C. (2001). Teorías organizacionales y administración. Un enfoque crítico. 2.ª ed., McGraw-Hill, Bogotá, cap. 3, pp. 119-128.

65 En el primer congreso de administración científica llevado a cabo en Medellín en 1958, los empresarios dejaron claro que necesitaban directivos formados con el corte de los ‘managers’ norteamericanos (Mayor, 1990: 225).

66 El profesor venezolano Luis Rodríguez Mena ya discutía a finales de la década de 1970 el problema de la dominación en el campo de la administración que se da por la incapacidad en los países latinoamericanos de generar conocimiento científico de valor y alcance internacional, guiado por las ideas de Amílcar Herrera (Rodíguez-Mena, 1977). El profesor colombiano Carlos Dávila, en la década de 1980 y 1990 (p. ej., Dávila, 1980, 1989, 1990, 1997), y el profesor mexicano Eduardo Ibarra Colado, en la década de 2000 (p. ej., Ibarra-Colado, 2007, 2007), ahondan en los problemas que trae consigo para las escuelas de administración la alta dependencia del conocimiento del Norte, así como la incapacidad de reflexionar críticamente sobre las modas gerenciales. Dávila (1997: 583) entiende que existe un ‘free market paradigm’ para las modas y las tendencias del Norte en América Latina en el campo de la administración, que son adoptadas sin que exista una capacidad crítica para evaluarlas. Ibarra-Colado afirma que en los estudios organizacionales en América Latina existe un colonialismo epistémico, entendido como “the processes by which the institutionalization of knowledge as scientific knowledge permitted the integration of native elites into the dominant Anglo-Euro-Centric ideology of modernity” (Ibarra-Colorado, 2007: 2). “Yet, concurrently, ‘global knowledge’ is developed and distributed by large American and European universities and powerful publishing houses in the form of books, journals and, more recently, electronic resources, even if sometimes texts that consist of Anglo-Saxon content are delivered with a Latin accent and tropical perfume. Altogether, locally generated ideas do not find their way into the networks of power that constitutes global knowledge (…) one may say that Latin America lacks the necessary communicative and organizational capacities to enable local knowledge to spread throughout the continent. Mostly, the academic and professional associations in the countries of our region are small and new. The same thing occurs with the academic journals that are published with surprising irregularity” (Ibarra-Colorado, 2007: 2-3). Véase también el libro del profesor argentino Ernesto Gantman: Gantman (2005).

67 Mientras que en Estados Unidos, de acuerdo con el reporte de Porter y McKibbin, prácticamente todas las escuelas de administración reportaban el estándar del 75% de profesores con grados de investigadores, “Latin American business schools –even the elite ones– are far from achieving these levels” (Dávila, 1991: 27).

68 Con el fin de ahondar en los aspectos políticos, económicos y sociales en los que se desarrolla la actividad de las escuelas de administración en América Latina, se sugiere el estudio de dicho artículo. Esta tesis complementa el llamado a investigar las formas relacionales de la investigación en administración a partir de la colaboración científica. Los autores expresan: “At the outset of this article, we examined some of the common contextual attributes of Latin America (historical, political, economic, social, cultural, and geographic) that define it as a region and shape the management issues that need to be addressed. Our subsequent review of the current state of Latin America management research suggests that scholars have started to explore the implications of these attributes for the development and application of management theory, but there is still a long way to go. Researchers have explicitly examined regional and country-level issues such as how historical patterns of institutional development have influenced management values and human resource practices. Entrepreneurial activity has also been linked to institutional context and resource bundling. However, very little is known about how unique attributes of the Latin American context influence the for-ation and management of interorganizational relationships (such as ISAs or international joint ventures and business groups) and organizational issues, such as the drivers of firm performance, processes of strategy formulation and implementation, and factors affecting corporate governance. Finally, it is important to open the black box of individual behavior by exploring how polycontextual and institutional factors shape the way entrepreneurial opportunities, ethical dilemmas, and cross-border management issues are perceived and addressed” (1214).

69 La producción científica en administración para 1989 en Colombia era de baja calidad, de carácter local y de modesta circulación. “Solo un ínfimo número de artículos (6) ha tenido circulación internacional” (Rodríguez, Dávila y Romero, 1992: 67). También las revistas nacionales en administración se caracterizaban por “deficiencias en su periodicidad, poco rigor en la selección de artículos, predominio de ensayos y escasez de informes de investigación” (Rodríguez et al., 1992: 70-71). “Apenas se pública un artículo derivado de investigación por cada dos ejemplares” (Malaver, 2000: 65).

70 Si bien se pueden incluir otras especialidades científicas que categoriza el isi Thomson como public administration y operations research & management science o business finance, en esta disertación trabajaremos las publicaciones en revistas catalogadas como management y/o business, como lo propone Whitley (2008) para denominar este campo disciplinar de la ciencia, y como lo evalúa el escalafón de AméricaEconomía para las escuelas de administración de América Latina (cfr. Colodro, 2006: 43).

71 Nótese que Gantman (2008) no encuentra una relación entre la formación doctoral de profesores de las escuelas de administración de América Latina escalafonadas por AméricaEconomía en 2004 y el número de publicaciones en revistas isi.

72 The Association of MBAs.

73 Southern Association of Colleges and Schools.

74 The Association of Collegiate Business Schools and Programs.

75 “Escuelas en movimiento”, AméricaEconomía n.º 30,18 a 31 de agosto de 2006.

76 “The move towards accreditation also strongly motivates the academics to engage in consistent research (…). The ranking of AmericaEconomía in 2003 introduced the creation of knowledge as a fundamental criterion. As a consequence, the number of good publications from L.A. authors has increased sharply over these past three years” (Blanc, 2008: 319-320).

77 En Argentina (Gantman, 2002; Álvarez et al. 1997), Brasil (Bertero, Caldas y Wood, 1999; Blanc, 2008), Colombia (Dávila, 1989, 2005; Calderón y Amaya, 2005), Chile (Álvarez et al. 1997; Koljatic y Silva, 2001; Contreras et al., 2006) y México (Montaño, 2001; Ibarra-Colado, 2006, 2007) hay interesantes discusiones sobre el rol de la investigación en management en nuestros países.

78 Contreras et al. (2006: 333) afirman: “Tanto el número como la calidad de las publicaciones en economía y administración en Latinoamérica, incluido Chile, se han incrementado en los últimos años. Esta situación puede ser explicada por diversos factores, tales como la conformación de una masa crítica de investigadores formados en universidades de primer nivel de ee.uu. y Europa; la mayor facilidad para acceder con rapidez, gracias a internet, a las investigaciones que se realizan en otras partes del mundo; el establecimiento de fondos concursables asignados competitivamente de acuerdo a la calidad de los proyectos e investigadores, y el establecimiento de una carrera académica en las universidades con mayor tradición, las que asignan gran importancia a las publicaciones internacionales indexadas en sus procesos de evaluación”.

Table des illustrations

Titre Imagen 1 Producción y citación de la producción científica de los países de América Latina en revistas catalogadas como management y business, 2001-2011
Légende Fuente: Imagen tomada del isi Web of Knowlege, octubre 1 de 2012.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/2173/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 135k

© Universidad externado de Colombia, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter