Version classiqueVersion mobile

Diversidad y heterogeneidad en redes de colaboración científica

 | 
Luis Antonio Orozco Castro

Prefacio

Texte intégral

1Este libro es el resultado de mi tesis doctoral realizada en la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes de Colombia entre 2009 y 2012. Contó con el apoyo de Colciencias, el Observatorio de Entorno de los Negocios de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad Externado de Colombia y el STePS de la Facultad de Management and Governance de la Universidad de Twente (Países Bajos).

  • 1 En su edición n.º 176, de noviembre de 2012.

2Luego de un proceso de aprendizaje de más de diez años como discípulo del doctor José Luis Villaveces Cardoso –uno de los pensadores más importantes en el campo de los estudios de la ciencia y la tecnología en América Latina, y asimismo uno de los ocho líderes científicos y académicos más influyentes en la sociedad colombiana (de acuerdo con la revista Gerente de noviembre de 20121–, proceso que consolido en esta tesis doctoral desarrollada bajo su dirección, quiero expresarle mi más profundo agradecimiento. Espero extender su legado en el campo de la administración de la investigación y continuar generando nuevo conocimiento, como ya lo he venido haciendo en varios artículos y libros de investigación de orden nacional e internacional.

  • 2 Consultar: [www.semana.com/nacion/articulo/veinte-cientificos-emeritosen-colombia/394595-3] consul (...)

3Asimismo, quiero agradecer todo el trabajo y la dirección que recibí por parte de mi tutor doctoral, el doctor Carlos Dávila, profesor emérito de la Universidad de los Andes y reconocido en 2014, por Colciencias y la Revista Semana, con el premio a la vida y obra de los investigadores eméritos de Colombia2, y quien ha sido modelo e inspiración para mi investigación doctoral. El doctor Dávila ideó y consolidó el doctorado en administración del que soy uno de los primeros egresados, en el marco de un proceso de investigación sobre la investigación en administración en Colombia y América Latina. Este libro extiende su legado y confirma sus hipótesis prospectivas sobre la gestión de la investigación en administración. Espero, con esta y con ulteriores investigaciones, rendirle honor a su trabajo, y seguir contribuyendo con nuevo conocimiento en el campo de la administración y que se traduzca en valor económico y social.

4Este trabajo no habría sido posible sin la colaboración de mis amigos y colegas de investigación: Diego Andrés Chavarro, Cristhian Ruiz y Ricardo Bonilla, con quienes tenemos un grupo de investigación consolidado en varias publicaciones nacionales e internacionales. También fueron importantes los diálogos y la amistad con mis compañeros doctorales, entre ellos Mauricio Losada, Giovanni Hernández y Carlos Valencia, y en particular con mis amigos Isaac de León Beltrán, Hernán Herrera y Carlos Alberto Restrepo. A ellos, gracias por su constante e incondicional apoyo.

5Del doctor Carlos Alberto Restrepo, director de investigaciones de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad Externado de Colombia, quiero hacer especial mención por su colaboración con mi proceso de formación e investigación. Gracias a su gestión y a la relación fraterna que tenemos, esta investigación pudo publicarse como una contribución a las discusiones sobre la investigación en administración.

6Quiero agradecer especialmente el trabajo y los comentarios del doctor Ernesto Gantman. Sus investigaciones sobre las escuelas de administración fueron de gran inspiración y una guía para este trabajo. De igual forma, a mi tutor doctoral, el doctor Carlos Dávila, para quien no hay palabras para agradecerle todas sus enseñanzas. También quiero expresar mi gratitud a los doctores Gonzalo Ordóñez y Gregorio Calderón por sus acertados y valiosos aportes a esta investigación. Asimismo, agradezco el apoyo y las contribuciones que recibí de los doctores Stefan Kuhlmann y Arie Rip en la Universidad de Twente.

7Mi gratitud, además, por el respaldo de la Universidad Externado de Colombia, en particular del decano de la Facultad de Administración de Empresas, doctor Alejandro Beltrán, de la directora de la maestría en Administración, doctora María Bibiana Pulido, de mis colegas Julio César Acosta, César Ortiz, Geli Pautt, Germán Contreras e Iliana Páez, también compañera de doctorado, y de mis estudiantes Henry Noguera, Daniel Curtidor y Sergio Leal.

8Mi agradecimiento va de igual modo para los miembros de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes, entre ellos a la doctora María Lorena Gutiérrez y a los doctores Clemente Forero, Juan Benavides y Carlos Dávila, por inspirarme, animarme e impulsarme a realizar una investigación doctoral con altos estándares de calidad. Agradezco particularmente a la saliente directora del doctorado, la doctora Elvira Salgado, por todo su apoyo y entrega a este proyecto. Ella fue un baluarte en la gerencia del programa durante sus primeros seis años, con todas sus enseñanzas y contribuciones. También merece una mención especial el doctor Eduardo Wills, con quien inicié esta investigación en 2008 a partir de su excelente curso doctoral en teoría organizacional. Siempre estaré agradecido por su orientación, sus indicaciones para estudiar organizacionalmente los problemas de la actividad científica y sus enseñanzas éticas y profesionales. Sus lecciones, su exigencia y sus acertados aportes constituyeron un sólido fundamento para esta investigación.

9Finalmente quiero expresar mi reconocimiento a la Pontificia Universidad Javeriana, en donde me formé como administrador de empresas. En la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas me inicié, de la mano del profesor Florentino Malaver, en el amor por la ciencia, la tecnología, la innovación y la investigación en y sobre la administración. Este libro es una recompensa para la siembra del profesor Malaver, que tiene en mi amiga María Alejandra Tejada, con quien hice el pregrado, una importante cosecha que está germinando con su doctorado en la Universidad de Twente.

10Esta obra está dedicada a mi esposa Jaidy, a quien admiro y amo profundamente. Para ella, mi más especial reconocimiento por todo lo que dio y sacrificó para que me fuera posible adelantar la investigación y la elaboración del presente libro. Quiero agradecerle por su fuerza y su amor para superar todos los problemas que presenta la vida. También quiero reconocer el trabajo del cuerpo médico y administrativo de SaludCoop, particularmente de los doctores Carlos Alberto Rodríguez y Andrés Forero, y de la señora Emilce Ramírez, así como el apoyo de la familia y los amigos que nos acompañaron en 2012. Sin su ayuda habría sido imposible culminar este trabajo.

11Esta tesis doctoral está dedicada también a mi madre, Mariela Castro de Orozco, así como a mis hermanas, Andrea y Azucena, y a mis hijos, Santiago y Mateo, quienes son el motivo y la inspiración de mi trabajo investigativo y de mi vida. Para ellos mi capital científico.

Notes

1 En su edición n.º 176, de noviembre de 2012.

2 Consultar: [www.semana.com/nacion/articulo/veinte-cientificos-emeritosen-colombia/394595-3] consultado el 3 de agosto de 2014.

© Universidad externado de Colombia, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search