Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Bogotá en la encrucijada del desorden

 | 
Óscar A. Alfonso Roa

Presentación

Óscar A. Alfonso R.

Texte intégral

1Al preguntarles a los bogotanos en 2014 cuán satisfechos se sentían de vivir en sus barrios, alrededor del 75% manifestó estar satisfecho o muy satisfecho. Este resultado es inquietante, pues, en efecto, con tantas precariedades, penurias y formas de segregación socioespacial, imaginaríamos que la insatisfacción debería ser mucho más elevada. ¿A qué se debe este resultado? Una explicación es que, tal como se verifica con los resultados de las encuestas de opinión –y cabría acotar que cada vez con más frecuencia–, ellas divergen radicalmente de los resultados fácticos que predicen: la percepción es que la población más victimizada corresponde a las mujeres y los de mayoría de edad, cuando, de hecho, son los jóvenes los que copan las estadísticas de victimización de la policía; en el mismo sentido, se proclama el triunfo anticipado y arrollador del voto favorable a los acuerdos de paz y a la candidata demócrata en los Estados Unidos, y el plebiscito y las elecciones terminan justamente con resultados adversos. El problema se le achaca a los muestristas, y quizá en ello haya algo de razón. Sin embargo, los científicos sociales dudamos de estas salidas inquisidoras que se justifican con ideas como la de la existencia del “voto oculto”, pues en el fondo del problema lo que se encuentra es el considerable desconocimiento de nuestras sociedades, de sus cambios estructurales y de la mutación de sus antiguos problemas a formas más acuciantes e ignominiosas. Mientras esto último ocurra, libros como este siempre tendrán una razón de ser pensados, construidos, editados y publicados.

2Este libro es el resultado de múltiples y variados esfuerzos que han tomado mucho tiempo, tal vez no tanto como el necesario, para que los resultados de las investigaciones y las reflexiones de los coautores hayan tomado cuerpo en cada uno de los capítulos que lo componen. Algunos de ellos ya se han expuesto a la crítica académica y en no pocas ocasiones han sido objeto de comentarios poco edificantes. No obstante, también ha fluido la crítica constructiva, aquella que detecta el error y propone alternativas para su superación. De ambas se ha aprendido, pues siempre hemos tenido claro que unas y otras exigen algún esfuerzo intelectual para realizarlas, a pesar de que la crítica constructiva sea la más exigente. El hecho es que este libro es un resultado del empecinamiento de sus autores con la comprensión de diferentes objetos de estudio construidos alrededor del devenir de la metrópoli nacional de los colombianos: Bogotá. El libro se compone de tres partes en las que se organizan sus diez capítulos.

3La primera parte se dedica al análisis de la estructura residencial y la calidad de la ciudad. La comparación, la medición y la reflexión crítica son palpables en estos cuatro capítulos, cuyo trasfondo latente es esa idea de que la noción del derecho a la ciudad requiere una actualización relativamente simple, como la del derecho a una ciudad de calidad, pero muy exigente desde la perspectiva de la intervención. La universalización del urbanismo y de las funciones públicas subyacentes es el soporte insoslayable de la construcción de un nuevo orden socioespacial que facilite la superación de la inequidad, la exclusión real y simbólica y la segregación, a fin de que esta unidad colectiva que es la metrópoli acoja la diversidad para tornarse pujante.

4En el primer capítulo, que comienza con un ejercicio comparativo de la estructura residencial de Bogotá con las de Tokyo y Buenos Aires, Óscar Alfonso discute el incontenible incremento de la primacía poblacional bogotana en Colombia, a fin de profundizar en la densificación como la opción más utilizada para la producción de espacio habitable. En el interior de la ciudad, la densidad poblacional bruta y su calidad divergen de manera considerable como reflejo de la casi inmutabilidad de su esquema general de segregación residencial. La prosperidad de ciertos lugares centrales contrasta con el declive social y urbanístico de las periferias, pues el 44.4% de la población habita zonas residenciales de urbanización incompleta, con escasa mezcla social, insuficientes dotaciones públicas y escasez de espacios libres.

5Laura Amézquita y Óscar Alfonso presentan en el segundo capítulo evidencias teóricas y empíricas sobre la segmentación del mercado formal de la vivienda nueva en la zona metropolitana de Bogotá durante la última década. Las características inmanentes-la vivienda de inmovilidad espacial, durabilidad y heterogeneidad constructiva-son expuestas a un examen estadístico a fin de determinar su asociación con los precios de oferta. Este ejercicio analítico procura también la explicación del orden residencial metropolitano en curso y de los efectos de la financiarización sobre su reafirmación, así como debate las tesis comúnmente aceptadas sobre la burbuja inmobiliaria.

6La dialéctica de la regularización de los barrios de origen informal es analizada en el tercer capítulo por Pedro Ignacio Bernal, Rafael Barrera y Óscar Alfonso. La producción habitacional popular acostumbra encajarse bajo nociones como las de la clandestinidad e ilegalidad, la irregularidad y, más comúnmente, la informalidad urbana. La dualidad de nuestras ciudades –por cuanto esa última noción se ha erigido como el par dialéctico de la formalidad, cuyos rasgos recientes fueron analizados en el segundo capítulo– constituye, de hecho, la plataforma de crecimiento urbano sobre la que se han edificado el pluricentrismo económico y la segregación residencial como atributos estructurales dominantes de las metrópolis latinoamericanas. Sin embargo, a ese tipo de producción habitacional no se le puede distinguir meramente por las contradicciones con el mercado formal en razón a que el tipo de agentes que en ella participan, las reglas que facilitan su interacción y la frecuencia de la recurrencia de interacciones tienen una naturaleza diferente.

7Precisamente, el capítulo cuarto, elaborado por Hernando Sáenz, presenta algunos de los resultados de su estudio sobre una de esas modalidades de interacción, la que se suscita en el submercado del alquiler residencial popular. En este análisis ocupan un lugar central la idea de que las convenciones sociales juegan un papel decisivo en las interacciones mercantiles que allí tienen lugar y, en particular, que la reciprocidad es el marco institucional a cuyo calor ellas ocurren. Analizar el papel de la reciprocidad en este tipo de mercado se constituye entonces en el objetivo de este capítulo, y para ello se presentan los resultados del trabajo de campo realizado en un barrio popular de Bogotá (Patio Bonito i), que, como se verá en el primer capítulo, experimenta la mayor densidad poblacional de la ciudad. Sáenz señala que del estudio y la comprensión del funcionamiento de este tipo de mercados deriva no solo la oportunidad para reflexionar sobre el papel de la política urbana y la promoción de mejores condiciones de vida para la población arrendataria por parte del Estado, sino también la posibilidad para que se diseñen propuestas novedosas desde las organizaciones populares en relación con la generación de alternativas basadas en la autogestión y/o la participación comunitaria para la comercialización de la vivienda y, en particular, de un mercado solidario.

8La segunda parte del libro se dedica a los estudios sobre la estructura económica, algunas dinámicas socioespaciales y las decisiones sobre el sistema metro de transporte colectivo. Los tres capítulos que la componen presentan resultados novedosos, comenzando por el de Nancy H. Ruiz, Josep Roca Cladera y Carlos Marmolejo Duarte, quienes en el quinto capítulo analizan la estructura metropolitana desde la perspectiva de la densidad de empleo derivada de los flujos de commuters. Los autores parten de la premisa de que el uso de técnicas cuantitativas de análisis territorial permite acercarse con mayor objetividad a explicar una configuración económica metropolitana caracterizada por un policentrismo aún incipiente, y aplican métodos de umbrales de referencia para la delimitación del distrito central de negocios (cbd por sus siglas en inglés) y regresiones paramétricas para la detección los subcentros de empleo, a partir de los destinos de los viajes residencia-trabajo proporcionados por la penúltima encuesta de movilidad. Los autores encontraron un bajo nivel de policentrismo a escala metropolitana, representado por un cbd de doble núcleo que acapara la mayor parte de la actividad económica, cuatro subcentros significativos agrupados en dos zonas en el interior de la ciudad central (una al norte y otra al occidente del cbd) y unos nodos periféricos que no acaban de configurarse como elementos estructuradores de su entorno. Un estudio dinámico de dicha estructura y de la evolución de la actividad económica para el período 2005-2011 demuestra una transformación del uso del suelo industrial hacia el comercial y, asociado con esto, unos incrementos importantes de los valores inmobiliarios de los subcentros estudiados.

9Sandra Coral, Laura Amézquita y Óscar Alfonso analizan en el capítulo sexto las razones espaciales de la mortalidad empresarial en la zona metropolitana. Partiendo de la verificación de la escasez de las investigaciones acerca de la salida de las firmas mercantiles de los mercados, y mucho más de aquellas que intentan dar una explicación de tal fenómeno desde una perspectiva espacial, buscan, en principio, una explicación teórica de lo ocurrido en la zona metropolitana entre 2007 y 2009, años de considerable ralentización del crecimiento económico. Es una investigación que se encuadra en una revisión de los aportes explícitos e implícitos desde la economía clásica hasta los detectados en el presente siglo, enfatizando en la dimensión espacial del fenómeno que orienta la contextualización y la parametrización de los resultados. Estos resultados son de especial relevancia para las metrópolis latinoamericanas por cuanto los umbrales de población no gozan de la misma potencia explicativa que los umbrales de capacidad de pago.

10El séptimo capítulo está dedicado a una reflexión de Óscar Alfonso acerca de los rezagos de decisión, de financiación y de instalación de la línea prioritaria del metro de Bogotá, que desde su promulgación llevan 75 años, lapso en el que el capital físico e institucional destinado a la movilidad se ha deteriorado al punto de llevar al colapso el sistema de transporte masivo de pasajeros. Al explicar los elementos constitutivos de cada rezago y discutir las soluciones a algunos problemas que esa línea no puede ofrecer, tales como la descongestión vehicular, se sustenta la idea de que en una metrópoli de ocho millones de habitantes, con poderosas inflexibilidades infraestructurales, el trazado de la línea prioritaria del metro debe resolverse en favor de conectar las zonas más densamente pobladas de la ciudad, con lo que se resolverían secuencialmente los rezagos de inversión y se dotaría de mayor sostenibilidad ecológica y financiera al sistema de transporte masivo de pasajeros.

11La tercera y última parte del libro presenta resultados de investigación en materia de la geografía política de la calidad de vida, la segregación socioespacial y la gobernabilidad en la zona metropolitana. Óscar Alfonso y Carlos E. Alonso presentan en el octavo capítulo una aproximación a la geografía de la calidad con la que pretende aportar al conocimiento de cuatro fenómenos cruciales para el mejoramiento de la calidad de vida de los residentes en la zona metropolitana, así como del conjunto de la región metropolitana rape Región Central. Con los resultados de la encuesta multipropósito realizada en 2014 por la Secretaría Distrital de Planeación, avanza tanto en la propuesta teórica y metodológica como en la medición de los índices propuestos, recabando en la divergencia como signo definitorio del estado actual de la calidad de vida en la geografía metropolitana.

12En el noveno capítulo, Germán Arbeláez presenta los resultados de su análisis de la segregación laboral bajo un contexto socioespacial. El análisis de la segregación socioespacial generalmente ha estado vinculado a la segregación residencial, mientras que la segregación laboral se relaciona mayoritariamente con la segregación por género, sin hacer mayor uso del análisis espacial. Analiza entonces la segregación laboral para diferentes posiciones ocupacionales en su perspectiva espacial. Es un análisis intertemporal (2005 y 2014) que toma como unidad de análisis las jurisdicciones intrametropolitanas, en el que se emplean algunas de las formas de medición de segregación residencial comúnmente usadas en los estudios urbanos: el índice de segregación, el índice de disimilitud multigrupo, el índice de interacción y el coeficiente de localización, aplicados, en este caso, al contexto laboral. La autosegregación por parte de quienes ejercen el patronazgo, la flexibilización laboral y la precarización del trabajo son algunas de las explicaciones a los resultados obtenidos.

13Finalmente, el décimo capítulo es el resultado de la investigación de Joël Thibert y Giselle Osorio sobre los cambios en los modelos de segregación socioespacial en las ciudades latinoamericanas, resultantes de los procesos de suburbanización y metropolización. No obstante, las consecuencias políticas de estos procesos espaciales urbanos aún no son bien comprendidas. Este capítulo utiliza el esquema de análisis sugerido por Myron Orfield para probar la hipótesis según la cual la segregación espacial a nivel metropolitano orientaría la polarización política entre las ciudades latinoamericanas y sus áreas suburbanas. A partir del caso de Bogotá, se indaga si los mecanismos descritos por Orfield se cumplen. Del análisis se concluye que la segregación espacial metropolitana no determina las políticas en Bogotá, y se exploran algunas implicaciones teóricas de este hecho.

14Esperamos que al final del estudio de estos diez capítulos el lector comprenda las razones que nos llevaron a titular esta obra de esa manera, Bogotá en la encrucijada del desorden, y con ello esperamos contribuir a alimentar ese tipo de discusiones creativas que se distancian de las reglas draconianas del sí o el no, del blanco o el negro, con las que se pueda reconstruir un orden socioespacial que, desde hace mucho tiempo y por ahora, ha llevado a la ciudad a su estancamiento social y económico.

Auteur

Doctor en Planeamiento Urbano y Regional por el Instituto de Pesquisa en Planeamiento Urbano y Regional de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Economista. Profesor ordinario e investigador de la Universidad Externado de Colombia. Autor de Los desequilibrios territoriales en Colombia, Bogotá segmentada y El enigma del método y el inconformismo radical, y coautor y editor académico de Alimentación para las metrópolis colombianas, La utopía metropolitana I, Colombia en movimiento, Plusvalías urbanas, El centro tradicional de Bogotá y Ciudad y región en Colombia, entre otros. Ha traducido libros, publicado artículos y presentado ponencias sobre economía metropolitana y regional en varios países. Fue investigador del cinep, del cede y del cider, y profesor en las universidades de los Andes y Javeriana, jefe de la Oficina de Regulación de la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico y subdirector técnico de Planeación del Departamento de Cundinamarca. Ha sido consultor de agencias de Naciones Unidas en el país y de organizaciones gubernamentales nacionales y locales. Conferencista internacional, es coordinador académico del proyecto editorial Economía Institucional Urbana y del grupo de investigación Construcción de Estado, Territorio y Paz, de la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia.

© Universidad externado de Colombia, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540