Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cátedra Unesco. Derechos humanos y violencia: Gobierno y gobernanza

 | 
Marcela Gutiérrez Quevedo
, 
Bibiana Ximena Sarmiento Alvarez

Análisis de la intervención psicosocial del Estado a las víctimas del conflicto armado en Sucre (Colombia)

Analysis of the psicosocial intervention made by the State to the victims of the armed conflict in Sucre (Colombian)

Viviana Gutiérrez

Résumé

La guerra atraviesa los cuerpos y las experiencias de vida de las personas, este tipo de acontecimientos hacen que nada vuelva a ser lo mismo. En Colombia, la población civil ha padecido de manera sistemática períodos de conflicto armado interno que han generado fracturas en la cotidianidad, el cuerpo, el espacio y el lenguaje de las poblaciones afectadas, ya que los hechos victimizantes irrumpen en la experiencia de vida por las violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario. En este contexto, la intervención psicosocial es una garantía de derecho, sobre todo de aquello que se fracturó emocional y socialmente, por ello es pertinente hacer un análisis crítico de lo que en esta materia ha venido garantizando el Estado a las víctimas por medio del Programa de Atención Psicosocial y Atención Integral a Víctimas (Papsivi), mecanismo para la reparación en el marco de la justicia transicional que se lleva a cabo en el país.

War passes through the bodies and personal experiences o people, causing nothing to be the same again. In Colombia, civilian population has gone systematically through internal armed conflict periods which have fractured the daily happenings, the body, the territory and the language o the affected populations, given that violations to the human rights and international humanitarian law irrupt the life experience.
In this context, psico-social intervention Is a guarantee o right over all that was broken emotionally and socially. Because o that, is pertinent to do a critical analysis o what the State has been doing about this issue with the “program for psico-social and integral attention to victims” (Papsivi), as this is one mechanism for repairing being currently used in the transitional justice in the country.

Texte intégral

introducción

1El conflicto armado interno de más de 50 años en Colombia ha generado serias consecuencias en las víctimas que lo han padecido, aquellas que han estado en medio de las acciones de guerra entre la fuerza pública y los grupos insurgentes.

2En el reconocimiento de las afectaciones que recaen sobre los cuerpos, la memoria y la existencia misma de las víctimas, se considera necesario que el conocimiento sobre tales afectaciones se dé desde la construcción y resignificación que las víctimas hacen de su propia experiencia, lo que amerita que al hablar de los impactos de la guerra en la población civil se escuche lo que esta población tiene que decir, y no se aborde desde ideas generales sobre los efectos colaterales de la guerra o bajo la presunción de lo que ésta ha significado para las víctimas.

3La presente investigación pretende dar a conocer algunas de las consecuencias del conflicto armado a partir de la voz de las víctimas, desde lo que les ha significado la intervención psicosocial dada por el Estado en ese nuevo proceso de reconstruir sus vidas y la de sus familiares. Este concepto de intervención psicosocial es un eje que contiene la medida de rehabilitación del derecho a la reparación de la justicia transicional, aquella que se aplica en procesos de transición hacia la paz, cuyo marco se explicará posteriormente en este documento.

4Con respecto a las afectaciones del conflicto armado en las víctimas, esta investigación se concentrará en hacer un análisis de la respuesta que el Estado ha brindado a la población víctima en cuanto a la intervención psicosocial en el departamento de Sucre. El propósito de este proyecto es emprender un análisis de la ejecución del Programa de Atención Psicosocial y Atención Integral a Víctimas, en adelante Papsivi, el cual se viene implementando desde el año 2013 hasta la fecha, y aportar al análisis de la forma como el programa está desarrollándose en el país hasta la fecha y las garantías de rehabilitación que propone en el marco de la reparación de las víctimas del conflicto armado interno.

5Esta investigación pretende contribuir a la discusión de un tema de actualidad, que tiene varios matices, como es la reparación a las víctimas, y que por ende debe ser estudiado desde nuevas miradas, en este caso, desde la experiencia de quienes han padecido las consecuencias del conflicto, en la alteridad que se descubre con las víctimas y en una redacción académica que pretende dignificarlas.

6A continuación se va a contextualizar esta temática; para ello, conviene precisar que la historia de Colombia evidencia diversos periodos de violencia incentivados por el dominio político y territorial y por la lucha en contra de la inequidad social. El Ejército de Liberación Nacional (eln), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y el Ejército Popular de Liberación (epl), por parte de los grupos armados de izquierda; y las Autodefensas Unidas de Colombia (auc), principal brazo armado de la extrema derecha (Zuluaga, 2000, p. 14), son grupos rebeldes que han generado dinámicas de guerra ejercidas durante varias décadas, lo que ha dejado serias consecuencias en casi la totalidad del territorio nacional y en la población civil, la cual se convierte en víctima de un conflicto armado que no es de su competencia, pero sí le deja todo tipo de afectaciones, algunas irreparables.

7La justicia transicional resulta ser un mecanismo jurídico en procesos de transición de un régimen dictatorial a uno democrático, o, en el caso de Colombia, del paso de un conflicto armado a la consecución de la paz. La garantía de derechos que contempla la justicia transicional propone fundar la paz desde el reconocimiento del otro y de su historia, para generar esos procesos de visibilización de la víctima y de los derechos que le fueron vulnerados. El interés de esta investigación es precisar en el derecho a la reparación, específicamente en la modalidad de la rehabilitación.

8El derecho a la reparación es abordado en varios sentidos por la justicia transicional, ya que considera que son diversos los factores que constituyen la reparación, los cuales deben ser garantizados de manera simultánea y de forma equitativa al daño generado, puesto que: “la reparación a que tiene derecho la víctima de una violación grave de los derechos humanos o del derecho internacional humanitario asume las siguientes modalidades: (1) restitución, (2) indemnización, (3) rehabilitación, (4) satisfacción y (5) garantías de no repetición” (Botero, 2006, p. 77). Por ello, en cuanto a la rehabilitación como modalidad de reparación, esta comprende la atención psicológica, médica, jurídica y social que se debe garantizar a las víctimas que tengan impactos en los aspectos individual, familiar y comunitario.

9En el plano de la rehabilitación emerge la intervención psicosocial, que para efectos de esta investigación es uno de los elementos primordiales que deben ser considerados a la hora de reparar, ya que el derecho a la reparación no se puede garantizar de manera reduccionista, con la simple restitución del territorio o de proveer una indemnización económica, que son las garantías que en cierta medida se están otorgando en la actualidad a las víctimas.

10A pesar de que la reparación pecuniaria es pertinente, ésta no es el fin, puesto que las fracturas sociales y emocionales que genera el conflicto armado en la vida de las víctimas es una tarea fundamental de la reparación global. Entender la reparación en el plano de lo psicosocial significa reconocer y dar visibilidad a las afectaciones inmateriales, esas que no se ven a simple vista, pero que su no reconocimiento puede generar que sean posiblemente las que más perpetúan el sufrimiento y el recuerdo de lo vivido.

11Por ello, el propósito de este proyecto es conocer el impacto que ha tenido el Papsivi desde sus inicios hasta 2016, ya que se considera que en la medida en que éste se ejecuta debe tener elementos de evaluación y análisis que permitan correlacionar el desarrollo del mismo con el balance que presenta el Ministerio de Salud y Protección Social sobre este programa, y de la percepción que han tenido las víctimas sobre la idoneidad de esta modalidad de reparación contenida en la Ley 1448 de 2011.

12El objetivo general de la presente investigación es conocer los impactos que ha tenido la implementación del Papsivi en las víctimas del conflicto armado interno del departamento de Sucre. Por su parte, los objetivos específicos son analizar el balance y evaluación que ha presentado el Ministerio de Salud y Protección Social sobre el desarrollo del Papsivi en el ámbito nacional; conocer las percepciones de las víctimas en Sucre sobre la intervención psicosocial que han recibido por parte del Estado, como garantía a su derecho a la reparación y explicar la pertinencia de la intervención psicosocial dada por el Estado en Sucre con respecto a las afectaciones que ha generado en las víctimas del conflicto armado interno.

metodología el lugar del investigador

13Si bien este es un ejercicio por acercarse a una ética de la escucha, reconocer los límites de la escritura y ser disidente en cuanto a hacer narrativas-de-otramanera, son posicionamientos respecto al lugar que asumirá el investigador a la hora de acercarse a la población de la investigación. En este caso, se quiere enfatizar en la subjetividad del investigador. Frente a ello, el profesor Aranguren rescata el proyecto de investigación denominado Memorias de la represión, realizado por Elizabeth Jelin y Susana Kaufman, quienes sostienen que ante la violencia política y las experiencias dolorosas, la subjetividad del investigador no puede omitirse, ya que según ellas:

El sujeto ante la escucha, también queda expuesto en ese encuentro con el otro, algo de sí se ofrece para entablar ese diálogo y, en la palabra o en el silencio de quien testimonia, su propio ser resuena para intentar hacer enunciables los límites de lo decible (Aranguren, 2008, p. 10).

14Si bien el investigador de por sí tiene una subjetividad, lo que se pretende en este caso es precisar que ésta no puede ni debe desprenderse de la carga de significados del testimonio del otro, además es comprender que esa subjetividad del investigador determina la perspectiva desde la que se escriba el texto académico y la reflexión que se haga con el contenido de los testimonios. Ahora bien, el investigador se construye desde el marco cientificista un lugar de “poder”, por ser el “traductor” de eso que escucha. La posibilidad de que el investigador se cuestione críticamente ese lugar de “poder” le implica:

[…] que el investigador, ante la escucha, descubra que no es posible decirlo todo de sí mismo, ni saber todo del otro, que hay una intimidad que se reclama siempre. Secretos, dignidades y memorias que no son “comunicadas” por la necesidad de ofrecer la posibilidad de un mundo distinto al que vemos (Aranguren, 2008, p. 11).

15En ese lugar del investigador emerge la resonancia de sus sentidos, donde podrá dar cuenta que hay límites para lo intraducible, ya que el investigador está situado en un lugar de investigación donde confluyen el sufrimiento, el dolor, el silencio y las contradicciones de la guerra. Es allí, en ese lugar, donde el investigador debe cuestionarse si la metodología empleada en algunos momentos, o de manera tácita, ejerce con las voces y los testimonios de las víctimas prácticas extractivas que reducen la subjetividad del testimonio y por ende los significados que allí emergen y con los cuales también hay construcción de saber.

điseño del trabajo de campo

16La presente investigación se llevó a cabo por medio de un análisis de los balances anuales que ha presentado el Ministerio de Salud y Protección Social acerca del desarrollo e impacto del Papsivi en todo el territorio nacional. Se pretendió hacer un análisis a profundidad sobre los indicadores de medición, las categorías de impacto, además de profundizar sobre la viabilidad de este programa para las víctimas de desplazamiento forzado. Además se propuso hacer entrevistas a funcionarios del ministerio que se han encargado de hacer seguimiento a la implementación de este programa.

17Así mismo, el propósito traer al diálogo de esta investigación los testimonios de víctimas del conflicto armado en Sucre, de los profesionales que han implementado este programa y de los funcionarios que diseñaron el Papsivi y han hecho seguimiento al mismo.

instrumentos

18Entrevistas: el instrumento más usado fue la entrevista, entendida como una fuente primaria, construida en un formato semiestructurado y de profundidad, aplicada a funcionarios del Ministerio de Salud y Protección Social, quienes han hecho seguimiento a la implementación del Papsivi en el territorio nacional. Se aplicaron quince entrevistas semiestructuradas, cinco a funcionarios del Ministerio de Salud y Protección Social que han trabajado en la construcción e implementación del Papsivi y diez entrevistas a población víctima del conflicto armado que ha recibido atención del programa.

19No se hizo ningún tipo de convocatoria para participar de las entrevistas, tan solo se trabajó con la estrategia “bola de nieve”, es decir, una persona llevaba a otra. Los criterios de selección fueron: víctimas adultas del conflicto armado en Sucre que hubieran o estén participando del Papsivi, víctimas de diferentes hechos victimizantes, sin querer precisar en ninguna en específico.

20En cuanto a los funcionarios del mps, equipos sociales u operadores en la región, se buscó que fueran personas que hubieran trabajado en la propuesta, implementación y evaluación del Papsivi, algunos con experiencia nacional y otros en el contexto regional.

21Categorías: se desarrollaron cinco categorías de análisis sobre la intervención psicosocial que reciben las víctimas por parte del Estado, las cuales fueron analizadas desde la perspectiva de las víctimas entrevistadas: cotidianidad de las prácticas, sentimientos, marcos de reconocimiento, relación con el otro y aprendizajes. De igual forma, se desarrollaron dos categorías de análisis sobre la intervención psicosocial desde la perspectiva de los profesionales y funcionarios vinculados al Papsivi: cotidianidad de las prácticas y aprendizajes.

  • 1 Michel Pollak, Juan Pablo Aranguren, Alejandro Castillejo, Judith Butler, entre otros, desde la mir (...)

22Las anteriores categorías fueron construidas a partir de la lectura previa de la bibliografía consultada1 en esta investigación, lecturas que permitieron una aproximación a la mirada subjetiva de las víctimas sobre su dolor y todo aquello que emerge al recomponer la vida después de un hecho victimizante.

justicia transicional desde abajo

  • 2 Teóricos críticos de la justicia transicional: McEvoy, Kieran y McGregor (eds.) (2008). Transitiona (...)

23Varios estudios críticos sobre justicia transicional consideran que uno de los mayores errores es que este tipo de justicia está concebido en un marco en el que el Estado da a las víctimas lo que considera que debe ser la garantía de sus derechos y las víctimas son receptores de eso que el Estado o las instancias internacionales considera como garantías para reconstruir sus vidas después del conflicto. Este planteamiento es refutado por estos teóricos críticos2, quienes consideran que este marco jurídico debe concebirse de abajo hacia arriba, lo que significa que las poblaciones víctimas deben tener espacios concretos para participar en la construcción de los mecanismos de acción para garantizar los derechos que contempla la justicia transicional, lo que debería significar mecanismos concretos, poco discursivos, para que no sean sujetos de la discrecionalidad del Estado, para no restringir la participación de las víctimas en la consulta previa de lo que se llamará garantía a sus derechos y del seguimiento que esta población pueda hacer al desarrollo de los mismos.

24Ahora bien, la propuesta de justicia transicional desde abajo hacia arriba va un poco más allá del planteamiento anterior, y corresponde a todas aquellas acciones que desde el ámbito comunitario y local son asumidas por las poblaciones para generar procesos de reivindicación a sus derechos desde ellos y para ellos mismos. Aunque este tipo de mirada no pretende hacer que el Estado se desentienda de su obligación con las víctimas, sino que apoye este tipo de procesos en los que las víctimas se autoorganizan y se empoderan en sus propios procesos de reconstrucción de vida, porque es precisamente de esa manera como constituyen en sujetos de derechos, ya que: “[…] varios autores han demostrado que existen choques y cortocircuitos entre las intervenciones internacionales y nacionales de justicia transicional y las realidades” (Viaene, 2013, p. 5).

25En una entrevista que hace Rodrigo Uprimny al académico Harry Mika sobre su experiencia en Irlanda del Norte en relación con el desarrollo de la justicia transicional desde abajo, éste precisa que: “En mi opinión, en la medida en que la noción de justicia transicional ha estado muy ligada a la tradición legal occidental, nunca le ha dado, en realidad un lugar adecuado a las víctimas” (Díaz, 2009, p. 231). Por su parte, Alejandro Castillejo (2010), quien ha trabajado el conflicto armado desde las antropologías de la violencia, sostiene que:

En años recientes, en el campo general de los estudios críticos sobre justicia transicional, una serie de cuestionamientos a este modelo formalista han planteado la necesidad de ver la implementación de estas leyes desde un registro cotidiano (un registro donde también se construye la posibilidad de una paz sostenible), en la medida en que ellas constituyen no solo un contexto de aplicación jurídica sino también, y en particular, un escenario de negociaciones simbólicas donde concepciones más abstractas del pasado y del futuro se entrelazan de maneras complejas con nociones más inmediatas como la de la “víctima” y “la reparación”.

Así, para posibilitar este análisis, la necesidad de un “retorno a la cotidianidad” — un cambio en la escala de observación con la que usualmente se leen procesos que caen bajo la rúbrica de transiciones políticas— se concentra en el ámbito específico de los encuentros cara a cara entre seres humanos, donde relaciones de alteridad y diferencia se establecen. Ciertamente, conceptos como “justicia” o “reparación” son adjudicados, en una red de relaciones, una serie de contenidos sociales basados no solo en las conceptualizaciones oficiales que circulan en la aplicación misma de la Ley sino también en los recursos narrativos y culturales que organizaciones de víctimas pueden tener a la mano (pp. 29-30).

26Pero si bien la experiencia da cuenta que este marco jurídico debe acercarse a la posibilidad de ser integral y por ende plural, entonces habrá que desmontar en la teoría y en la práctica la estructura dominante de este marco jurídico y permitir que ésta sea una plataforma jurídica que se reelabore en función de restar a la tecnificación de sus procedimientos y sumar a una mirada subjetiva que reconozca a las víctimas desde su participación y desde las particularidades cotidianas y simbólicas que las constituyen.

el eje de lo psicosocial en el derecho a la reparación

27En cuanto a la intervención psicosocial para víctimas del conflicto armado interno, autoras como Liz Arévalo, Olga Rebolledo, Ángela María Estrada, entre otras, consideran que se aprecian sustanciales retrocesos en cuanto a garantizar la atención psicosocial a las víctimas del conflicto, no solo porque no hay un plan programático al respecto sino por la visión sesgada que se tiene frente al tema, ya que se asume en la práctica que la intervención psicosocial es como dar medicamentos ante las manifestaciones físicas y emocionales del hecho traumático. Arévalo (2010) propone que:

Desde nuestra mirada, lo psicosocial es irreverente frente a procesos de atención puramente psicológicos y focalizados en los individuos, e invita a adelantar acciones tendientes a integrar lo emocional y lo relacional con una comprensión desde el contexto. La perspectiva psicosocial permite comprender, así, la particularidad de la población víctima de la violencia sociopolítica, re-conocer sus múltiples contextos sociales, culturales y políticos como ámbitos en los que se construye y se deconstruye la identidad, el mundo emocional y relacional, los cuales son constituyentes de la realidad que se vive (, p. 30).

28Pensar que se garantiza la rehabilitación de la víctima solo por la vía de recetar un medicamento significa formular un paliativo que busca calmar la afectación, pero no subsanar las causas estructurales de la misma, lo cual rotula las afectaciones y segmenta los diagnósticos de las dificultades que expresan las personas. La medicalización descontextualiza los hechos de la guerra, por ende, las vivencias, las emociones y las expresiones de las víctimas, por ello no pueden ser abordadas desde criterios eminentemente médicos, puesto que estos argumentos se basan en que toda secuela psicológica se expresa con un síntoma clínico. Reconocer las afectaciones psicosociales por esta vía es en palabras de la psicóloga Olga Rebolledo (2010): “desconocería el sufrimiento humano, la destrucción de los proyectos de vida, los duelos no resueltos; en general, todas aquellas manifestaciones y respuestas humanas que nos son identificables con un diagnóstico de síntomas claros (p. 42).

29Entonces, es perentorio reconocer la multiplicidad de los impactos de la guerra en las víctimas y por ende acercarse a otras miradas sobre los procesos de reparar desde lo psicosocial, puesto que de la manera en que se aborde la realidad se visibilizan o invisibilizan los procesos, causas e implicaciones de los hechos victimizantes.

30Ahora bien, los estudios sobre el tema dan cuenta de otro tipo de afectación que genera el abordaje exclusivo de lo médico o lo psicológico en situaciones de orden psicosocial:

[…] que, si bien pueden aliviar en algo el sufrimiento, dejan de fondo acciones más abarcadoras para movilizar el malestar inscrito procesal y contextualmente. Conocer familias y redes sociales permite impactar los espacios en lo que se inscriben la vida cotidiana y las instituciones que la dinamizan (Estrada, 2010, p. 106).

31Sin embargo, la idea no es sesgar la intervención al plano único de lo individual, o solo de lo colectivo, es producir una dialéctica entre lo colectivo y lo individual, ya que en el reconocimiento de estas dos esferas se asume al individuo y su contexto, y por ende se proporciona una sinergia a la hora de abordar las afectaciones que generan los hechos violentos.

marco jurídico del eje psicosocial

32La ley de Víctimas y Restitución de Tierras 1448 de 2011 concibe: “la rehabilitación como medida de reparación consiste en el conjunto de estrategias, planes, programas y acciones de carácter jurídico, médico, psicológico y social, dirigidos al restablecimiento de las condiciones físicas y psicosociales de las víctimas en los términos de la presente ley”.

33La atención psicosocial está enmarcada en el Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a las Víctimas y el Plan Nacional para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas. Algunos artículos de esta ley dan cuenta de la manera cómo se deberá abordar lo psicosocial:

Art. 136. El acompañamiento psicosocial deberá ser transversal al proceso de reparación y prolongarse en el tiempo de acuerdo con las necesidades de las víctimas, sus familiares y la comunidad, teniendo en cuenta la perspectiva de género y las especificidades culturales, religiosas y étnicas (Ley 1448 de 2011, p. 69).

34Además el Art. 137. Atención individual, familiar y comunitaria, y el Art. 137. Interdisciplinariedad.

35De igual forma, el artículo 164 del Decreto 4800 de 2011 establece que el Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas definirá las actividades, procedimientos e intervenciones interdisciplinarias a realizar; estas acciones serán diseñadas por el Ministerio de Salud y Protección Social, en el área relacionada con Rehabilitación, atención psicosocial y atención integral en salud.

resultados detallados

36A continuación, se presenta el análisis a partir de lo encontrado en las narrativas de los entrevistados. Cabe precisar que las categorías citadas se encuentran entretejidas en los presentes resultados, pero por el estilo del presente documento no se hace una presentación explícita de cada una de ellas, sino que emergen de los resultados discursivos dados por aquellos que, en este documento, se procuró que tuvieran un escenario para su voz y su rostro.

37En el informe presentado por el Ministerio de Salud y Protección Social, acerca del desarrollo del Papsivi en sus fases I y II, con corte a noviembre de 2014, se encontró que el número de víctimas atendidas fue de 82.140; el hecho victimizante que más se evidenció en la población atendida fue el desplazamiento forzado y el homicidio, como lo sustenta la Gráfica 1.

38De igual forma, se evidencia que la atención del Papsivi en la modalidad individual fue de 37.225 víctimas y 44.931 casos de atención al entorno familiar y comunitario. Los departamentos donde se llevó a cabo la implementacion de estas fases con mayor eficacia fueron Antioquia, Córdoba, Nariño, Atlántico y Santander (Tabla 1).

  • 3 Para el momento de esta investigación, no se contaba con un documento público del mps sobre la eval (...)

39El mismo informe presentó la proyección que tendría el Programa para el año 2015, allí se da prelación a nuevos departamentos que hasta la fecha no contaban con la presencia del Papsivi, así mismo se intenta fortalecer la atención en departamentos con mayor número de víctimas del conflicto armado (Tabla 2). El anterior informe es el único documento público que ha presentado el mps hasta la fecha, el cual es un balance de lo ejecutado en los años 2013 y 20143. Es pertinente empezar la presentación de resultados del programa con lo que a nivel institucional ha publicado el mps sobre la intervención psicosocial a las víctimas. Por un lado, los resultados presentados dan cuenta que la intervención dada a esta población es muy incipiente frente al número total de víctimas que tiene el país, lo que hace que su cobertura no sea proporcional ni cercana a la magnitud de víctimas que tiene el país. Así mismo, esta investigación considera que los resultados de este programa no pueden estar supeditados exclusivamente al indicador numérico, ya que no permite dar cuenta de indicadores de tipo cualitativo sobre los procesos implementados y al mismo tiempo imposibilita evidenciar factores de evaluación que den cuenta de lo que la población intervenida opina sobre la implementación del programa.

gráfica 1

gráfica 1

Tomado de: Presentación del Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas. Ministerio de Salud y Protección Social, 2015.

tabla 1 (Continuación)

tabla 1 (Continuación)

Tomado de: Presentación del Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas. Ministerio de Salud y Protección Social, 2015.

tabla 2

No.

Departamento

Municipios meta 2015

No. de víctimas a atender en 2015

1

Antioquia

13

6.312

2

Córdoba

12

5.481

3

Arauca

5

1.839

4

Atlántico

5

2.556

5

Barranquilla

1

1.314

6

Bolívar

13

5.964

7

Caquetá

1

375

tabla 2 (Continuación)

No.

Departamento

Municipios meta 2015

No. de víctimas a atender en 2015

8

Cundinamarca

3

1.536

9

Huila

3

1.170

10

La Guajira

7

4.383

11

Magdalena

10

3.795

12

Nariño

16

6.342

13

Norte de Santander

4

1.482

14

Putumayo

4

1.392

15

Santander

5

2.154

16

Sucre

5

1.767

18

Cauca

10

2.600

19

Valle del Cauca

15

4.930

20

Casanare

4

630

21

Chocó

9

2.720

22

Guaviare

3

580

23

Meta

9

2.370

Total

158

62.162

Tomado de: Presentación del Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas. Ministerio de Salud y Protección Social, 2015.

marcos de reconocimiento en la intervención psicosocial

40La autora Judith Butler, en su libro Marcos de guerra. Las vidas lloradas, plantea que los marcos en los que se encuadran a las personas para aprehenderlas o reconocerlas es un ejercicio de poder, porque delimitan la existencia del otro. Y para tener ese reconocimiento del otro, plantea que habrá que hacer un reconocimiento de la ontología del cuerpo para poder hallar los significados sociales de ese cuerpo, es decir que no se descubren las implicaciones sociales que emergen en el otro sino existe primero un ejercicio ontológico del cuerpo, porque es desde allí que ese ser se relaciona con las demandas sociales y políticas que lo determinan y que al mismo tiempo estas demandas se rigen por unas condiciones normativas que se reinventan de modo permanente y que permiten definir el reconocimiento del sujeto.

41En el plano de la intervención psicosocial, resulta interesante acercarse a conocer cómo en contextos tan privados y personales las víctimas entrevistadas creen haberse sentido reconocidas por esos otros que iban a visitarlos en nombre del Estado. Algunas personas de la población entrevistada sostenían que los profesionales de los equipos psicosociales los reconocían porque les importaba su historia: “porque eran muy queridos y prestaban atención a mi historia” (Cortés, 2016), “reconocían mi historia, les importó lo que a mí me había pasado” (Narváez 2015), “vieron mi necesidad particular, me sentí privilegiada de ser favorecida con el programa porque en cada visita se acordaba de lo que yo le había contado de mí la vez pasada, y eso me hizo sentir valorada, me hizo dar cuenta de que mi historia era importante para ella” (Torres, 2016). Es así como la historia personal en este caso se convierte en un elemento de reconocimiento para las víctimas por parte de los profesionales psicosociales, porque en esa historia está contenida la subjetividad de cada persona y la oportunidad de tener otro que escucha, dialoga y recuerda le permite a quien ofrece el testimonio sentir un reconocimiento.

42Otro elemento que las víctimas definieron como reconocimiento por parte de los equipos interdisciplinares fue la importancia que le dieron a su dolor, porque según la población entrevistada los profesionales podían “sentir” el dolor de ellos, argumentos como: “mi dolor era el dolor de ellos. Yo sentía que ellos podían sentir lo que yo estaba sintiendo” (Rivas, 2015) refieren que el reconocerse en el otro se da en la medida en que el otro puede hacer entender que en cierta manera también siente dolor. Es decir que para las víctimas la posibilidad de reconocerse en ese otro surge en la posibilidad de que el otro pueda sentir la carga emotiva que contienen las narraciones que se entretejen en la intervención psicosocial.

mirando hacia adentro, lo que les quedó de lo psicosocial

43Con base en la percepción de las víctimas sobre su experiencia con el Papsivi, se puede establecer que para la mayoría de las víctimas fue novedoso hallar la manera de “descargarse” o “despejarse” de los problemas, lo cual se logró por medio de un ejercicio de alteridad en el que las víctimas encontraron en el otro una oportunidad para reconocerse y hablar de aquellas fisuras que se crearon en su experiencia durante y después de la guerra. Aquí, “despejarse” se traduce en la posibilidad de convertir las vivencias en palabras y “descargarse” tal vez es la posibilidad de por medio del lenguaje poner en otro, aunque sea por un momento, el peso del dolor y de aquellos sentimientos que surgen de las grietas que dejó la guerra.

44Esta experiencia intersubjetiva le dio la oportunidad al testimoniante de manifestarse y a los profesionales psicosociales de escuchar, es decir, hubo empatía y disposición, condiciones sociales que en alguna medida definen lo decible del testimonio, ya que:

[…] uno de esos documentos resulta del encuentro entre la disposición del sobreviviente a hablar y las posibilidades de ser escuchado. Entre aquel que está dispuesto a reconstruir su experiencia biográfica y, aquellos que le solicitan hacerlo o están dispuestos a interesarse por su historia, se establece una relación social que define los límites de lo que es efectivamente decible (Pollak, 2006, p. 17).

y si las víctimas fueran veedores, ¿qué podrían decir del papsivi?

45Si bien las víctimas entrevistadas reconocen haberse sentido privilegiadas por haber aparecido en las listas de focalización, puesto que esto les permitió recibir atención psicosocial, esta misma condición de privilegio da cuenta de que existe una precaria cobertura del programa porque solo unos pocos son beneficiados frente a una gran población que en sus comunidades es víctima del conflicto armado. Una de las primeras inconsistencias del Papsivi en el departamento, desde sus comienzos, es que no puede intervenir en muchas regiones, porque no se cuenta con suficientes equipos psicosociales para cada departamento, ya que las capacidades profesionales y el tiempo de trabajo no logran dar respuesta a la magnitud de población que es víctima y que puede estar interesada en que se le garantice esta modalidad de rehabilitación. Mientras tanto, la población sigue viendo la intervención del Estado como un privilegio, como una suerte escurridiza que solo alcanza a pocos, tanto es así que en su imaginario los derechos siguen siendo un privilegio de los “favorecidos”.

46Lo anterior evidencia que la focalización, el primer paso de llegada de la intervención psicosocial a las comunidades, tuvo deficiencias, algunas han sido corregidas, pero varias permanecen, así que son las pocas personas que están recibiendo el programa en comparación con la cantidad de víctimas presentes en esta región. De igual forma, la caracterización realizada a esta población da cuenta de un proceso rígido en el que se categoriza a las poblaciones mediante los daños generados por el conflicto armado, lo cual las estereotipa de entrada y las encasilla desde lógicas que desconocen su subjetividad.

47En diálogo con la funcionaria del mps, MaritzaVillarreal, en la planeación de 2015 no estuvo contemplado generar mayor cobertura del programa sino empezar a intervenir a familias con las que se había acordado un plan de atención, pero que no ha cristalizado, además de cerrar procesos con quienes ya se venía implementando el programa.

48Otras reflexiones enunciadas por las víctimas entrevistadas sobre lo que este programa de reparación debe mejorar consisten en la necesidad de que los períodos establecidos para brindar la atención psicosocial se cumplan, ya que las víctimas en sus narraciones reconocen que el espacio de atención psicosocial en la mayoría de los casos es bueno, pero los tiempos entre una visita y otra son demasiado distantes: “La intervención psicosocial es intermitente, se hacen tres visitas y ya eso lo asumen como atención psicosocial” (Barreto, 2016), “que sean más constantes a los pueblos, que no se demoren entre las visitas” (Narváez, 2015). Lo anterior significa perder, en cierto sentido, el proceso que llevan en la atención, además de reflejar cierta sensación de olvido cuando los tiempos son muy prolongados (el lapso de tiempo entre cada una de las fases del programa ha sido aproximadamente de tres meses). “Que no se corten los procesos por la contratación, pensábamos que el Papsivi iba a tener mayor cobertura pero no por los funcionarios que lo implementan porque la calidad humana si la hay, pero no hay voluntad de la entidad nacional [sic]” (Rivas, 2015).

49La percepción es que en las fases del Papsivi la atención psicosocial no es constante, ya que los tiempos entre una y otra visita son prolongados, lo que sucede por varias razones asociadas a los pocos equipos psicosociales, a fases cortas del desarrollo del programa y a periodos largos de espera para renovar la contratación de los profesionales. Lo anterior fue confirmado por profesionales de equipos psicosociales entrevistados, quienes mencionaban que: “hay retraso en las contrataciones [...] las personas le dicen a uno: ajá, cuando van a venir a visitarnos de nuevo, y uno no sabe que responderles” (Rodríguez, 2015); aún más: “Se interviene una porción muy pequeña del universo de víctimas” (Porras, 2015).

  • 4 Ministerio de Salud y Protección Social (2015). Presentación del Programa de Atención Psicosocial y (...)

50Lo anterior permite sostener que la inconstancia del programa incurre en acciones que causan daño a la población atendida, puesto que aunque exista un protocolo de atención con profesionales, que para el caso de los entrevistados consideran están capacitados para este tipo de intervención, el Papsivi carece de estrategias concretas para dar cumplimiento a sus protocolos de atención, los cuales, según un documento oficial4 del mps, establece que la atención individual y familiar se debe hacer cada semana y la atención comunitaria cada 15 días, lo cual no es la realidad de la población víctima entrevistada.

reparar sin reconocer al otro

51Durante el trabajo de campo de la presente investigación se escuchó una denuncia recurrente de los líderes de víctimas entrevistados sobre la poca o nula participación de las víctimas en la elaboración, desarrollo y evaluación del programa, lo cual les ha dejado una sensación de enajenación y de simples espectadores o beneficiarios pasivos del Papsivi. Por ejemplo, Eduardo García (2016) refiere que:

No fue concertado con las víctimas, algo que ya estaba decidido, se va hacer con estas pautas y este es el procedimiento, ni siquiera nos tuvieron en cuenta para la selección de las familias, si tenemos una mesa municipal de víctimas en todas las comunidades, todo lo que van hacer en lo deben remitir a uno... pero no, a nosotros no nos socializaron nada, no nos dijeron esto es el Papsivi sino esto se va hacer así. En esa primera reunión yo fui con mis recursos propios y fui el primero en decir: ¿Cómo así? ¿Cómo van a tomar una determinación así sin concertar con las víctimas?

52Lo cual evidencia que el programa llegó a las regiones ya elaborado y fue socializado de manera formal en algunos espacios de participación de las víctimas y en algunas comunidades, pero el interés al socializarlo no era buscar la validación de las víctimas sino hacer una presentación formal de lo que iban a empezar a implementar en la región. Lo que significa que el programa entró en las comunidades sin un análisis de contexto, sin un reconocimiento de los criterios organizativos de los líderes de víctimas en las comunidades, lo que anuló la participación de las víctimas en estos procesos, puesto que para los líderes su participación en los procesos de reparación no está mediada por la posibilidad de salir favorecido en el programa sino de hacer parte del mismo desde su construcción hasta la evaluación.

53Así mismo, el primer proceso de evaluación que se llevó a cabo en el mes de junio de 2016, y que según la funcionaria Villarreal del mps fue un proceso llevado a cabo con las mesas departamentales de víctimas, pero para las víctimas sólo fue una corta presentación de resultados que no les permitió el derecho a la réplica y a la posible retroalimentación que tenían los líderes para hacerle al programa (Paternina, García, Rivas, Barreto, 2016), lo que contradice a la funcionaria Villarreal, quien afirma que el Papsivi en estas jornadas fue sometido a evaluación por parte de los líderes de víctimas de los departamentos; sin embargo, los documentos que reposan en el ministerio no contienen registros de estos procesos de evaluación sino un documento oficial de presentación de resultados, en el que exponen estadísticas que no revelan rostros, experiencias, ni narrativas de esos que dicen intervenir en el aspecto psicosocial.

la evaluación del papsivi: un ejercicio a puerta cerrada

54La funcionaria Maritza Villareal facilitó a esta investigación una presentación en Power Point que expone los resultados del Papsivi de la primera y segunda fases, que contiene informes cuantitativos del número de víctimas atendidas en cada uno de los departamentos, discriminados por la modalidad de atención psicosocial que recibieron y con una caracterización del tipo de hechos victimizantes de la población atendida. Esto evidencia que entre los criterios de evaluación no se están considerando indicadores de evaluación cualitativos, que den cuenta del proceso de atención psicosocial.

55Tanto la construcción del Papsivi como su evaluación han negado la participación de las poblaciones a las cuales va dirigido, y en el peor de los casos se utiliza esta intervención para traducirla en cifras de impacto, desconociendo lo que hay detrás de ellas, es decir, el testimonio de las víctimas.

56El proceso posterior al apartheid en Sudáfrica, desde la perspectiva de la Comisión Sudafricana de Verdad y Reconciliación, en adelante cvr, es un excelente ejemplo que evidencia que las expresiones particulares y corporizadas del sufrimiento individual de las víctimas entregadas en los testimonios se desvanecieron en el momento de ser traducidas en el discurso hegemónico de los derechos humanos; ya que los testimonios eran tabulados por medio de un sistema de clasificación llamado “vocabulario controlado”, el cual comprendía tipos de violación a los derechos humanos y sujetos implicados. Según la autora Rebecca Saunders (2008), quien ha trabajado de manera amplia en las comisiones de la verdad y en específico en la sudafricana:

Mientras que el uso de la cvr del lenguaje de los derechos humanos permitió un significativo progreso en la corrección de un registro histórico distorsionado, reconociendo y documentando las violaciones graves a los derechos humanos durante el régimen del apartheid, asignando responsabilidades para algunas de estas violaciones, garantizando dignidad a las víctimas, y a veces proporcionando algún tipo de información, también sirvió para desfigurar el testimonio de las víctimas de un modo que las alienó de su propia experiencia y en ocasiones las re-traumatizó (p. 68).

57En el contexto colombiano, y en el marco de la justicia transicional, el Papsivi se convierte en uno de los primeros espacios oficiales donde las víctimas dan testimonio de los hechos de la guerra y de las afectaciones de la misma. Aunque se reconoce que el objetivo del Papsivi es garantizar la atención física y mental de las víctimas en el marco del conflicto armado, en el entendido de que el testimonio que ofrece la víctima al equipo psicosocial es para mitigar los daños producidos por la guerra, el cual ocurre a puerta cerrada, en la intimidad de la víctima, donde no se pretende exponer los relatos con el fin de construir memoria histórica de la guerra, como sí lo podría hacer una comisión de la verdad, en la que el escenario del testimonio es público, aun así se considera que el Papsivi no puede desconocer su responsabilidad de ampliar el análisis y las apuestas del posconflicto, al interpretar y documentar la multiplicidad de experiencias y cotidianidades que surgen de las narrativas, puesto que de esta manera es que se valida la diversidad de los relatos y no se encasilla las experiencias de las víctimas en discursos y resultados homogéneos.

58Es importante que el programa trascienda de indicadores como número de atendidos, en los que se reducen las experiencias de las víctimas a tipologías de los hechos victimizantes, y más bien se permita, en la medida de lo posible, evidenciar las afectaciones que ha dejado la guerra, las cuales están atravesadas por la región, los victimarios, los hechos victimizantes, la temporalidad, los aportes descriptivos que las víctimas narran de sus experiencias, los mecanismos de afrontamiento que ellas han creado desde sus propios recursos y desde la posibilidad de reconstruirlos con otros, como los profesionales psicosociales; todo este proceso de documentación debe ser construido con las víctimas, las mismas deben validar la interpretación que se hace de sus relatos y exigir el respeto a la confidencialidad que merece su testimonio.

conclusiones

59La experiencia de investigación reconoce que desde la percepción de las víctimas entrevistadas la atención psicosocial que han recibido del Estado a través del Papsivi les ha permitido aliviar afectaciones generadas por el conflicto armado interno y gestar algunos mecanismos de afrontamiento para reconstruir sus proyectos de vida y el de sus familias; todo esto por medio de espacios de escucha y diálogo que han podido desarrollar con los equipos psicosociales. Es decir, la atención psicosocial ha funcionado en el encuentro cara a cara que se da entre profesionales y la población atendida, pero existen factores que debilitan el programa y que en alguna medida han generado acciones con daño a la población sujeta de reparación.

60Entre esos factores están el mal proceso de focalización en las primeras fases, que bajo ningún criterio de selección llegó a las comunidades. También, el proceso de caracterización de la población fue elaborado por medio de un instrumento que enuncia las tipologías de los múltiples daños y afectaciones psicológicas y sociales que puede tener una víctima, lo que no es oportuno, pues es someter a la población víctima a un check list de afectaciones de la guerra, en la que la población se convierte en sujeto pasiva puesto que la limitan a respuestas cortas para categorizar sus afectaciones.

61Se considera que los momentos de la atención psicosocial (focalización, caracterización, plan de atención, atención y cierre) realizadas en las fases 1 y 2 representan una estructura lineal que hace rígido el desarrollo del programa, por lo que se considera pertinente que los momentos de la atención sean cíclicos y por ende maleables y sinérgicos, por ejemplo, debe existir la posibilidad que desde el primer encuentro de la víctima con el programa se genere un efecto reparador con la intervención de los profesionales y no una exposición de las afectaciones de la víctima.

62Además, es pertinente que en las siguientes fases del programa los equipos psicosociales desarrollen con la población una metodología que contenga herramientas concretas de atención para el acompañamiento terapéutico, individual, familiar y comunitario, que le permita establecer las especificidades de cada acompañamiento y los puntos de encuentro que tienen, para que se reconozcan las capacidades y habilidades de la población víctima.

63Por otro lado, desde las narrativas de la población entrevistada, se considera que una acción con daño es el mal manejo del tiempo en tres contextos: el primero, el corto tiempo que duró cada una de las fases del programa; el segundo, la demora entre cada una de las visitas de los equipos al domicilio de la población atendida; y el tercero, el largo período de tiempo entre una y otra fase. Estas acciones debilitan la confianza y efectividad del programa, porque al momento que inicia se generan altas expectativas que al no ser cumplidas producen en la población una sensación de olvido y desmotivación. Además, estos tres contextos denotan irrespeto e irresponsabilidad institucional para con las víctimas y por ende hacen que el programa tenga serias fisuras que ponen en duda su idoneidad como medida de reparación.

64De igual forma, aunque el programa plantea una mirada integral al abordar las modalidades individual, familiar y comunitaria, su abordaje solo alcanza la mirada individual y un tanto familiar, pero tiene serias inconsistencias en el trabajo psicosocial en el ámbito comunitario, ya que en los documentos del Papsivi no hay unos lineamientos claros frente a esta modalidad, y también carece de reconocimiento de las víctimas entrevistadas en lo correspondiente a la recuperación del tejido social.

65Además, durante todo el proceso del Papsivi no se ha reconocido la participación de las víctimas, ni los procesos organizativos que llevan previamente a la construcción de este programa, lo cual evidencia el enfoque asistencial del mismo, que no reconoce a la población como sujetos participativos sino pasivos de este tipo de garantía de derechos.

recomendaciones para una política pública de atención psicosocial a víctimas del conflicto armado

  • La necesidad de que el Ministerio de Salud y Protección Social cumpla con lo exigido por la Corte Constitucional en la Sentencia T-045 de 2010, que ordena la creación e implementación de una política pública que garantice la atención psicosocial a víctimas del conflicto armado.

  • La construcción de una política pública con la participación efectiva de las mesas municipales y departamentales de víctimas. Así como lo sostiene la Sentencia T-045 de 2010 y como lo manifiestan las víctimas.

  • La creación de estrategias para la superación de los errores administrativos y operativos del Papsivi citados.

  • La necesidad de que los ministerios y las carteras que conforman el Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a las Víctimas (Snariv) se comprometan con mecanismos efectivos para restablecer los derechos de las víctimas. Lo anterior por las remisiones que hace el equipo psicosocial en sus acompañamientos.

  • La creación de módulos de abordaje específico para niños, niñas, adolescentes, además de la aplicación de principios diferenciados de priorización, como el grupo etario, la cultura, la historia, la orientación sexual, entre otros.

  • La construcción de indicadores de evaluación cualitativos que evidencien resultados sobre los impactos del acompañamiento terapéutico y de la reconstrucción y fortalecimiento de redes comunitarias e institucionales, es decir, los resultados deben ir más allá de la cifra, de nombrar a las víctimas por medio de números que ordenan y homogenizan con categorías los hechos traumáticos relatados por ellas.

  • La implementación de escenarios públicos de evaluación de esa política pública que no solo contenga los indicadores expuestos, sino también indicadores sobre la reducción y prevención de afectaciones psicológicas y sociales de las víctimas y sus comunidades.

  • La promoción del concepto de vínculo comprometido que sugiere Elizabeth Lira como marco de acción, lo que implica que los equipos psicosociales y los funcionarios públicos tengan un compromiso con el testimonio de las víctimas, lo que permite que lo encontrado en el proceso de la intervención psicosocial (nuevas lógicas y dinámicas de la guerra, experiencias cotidianas del sufrimiento, mecanismos propios de afrontamiento de las víctimas, entre otros aspectos) tenga participación e incidencia en la esencia de la política pública en esta materia.

Bibliographie

bibliografía

Aranguren, J. (2010). De un dolor a un saber: cuerpo, sufrimiento y memoria en los límites de la escritura, Papeles del ceic, No. 63. Argentina.

Aranguren, J. (2008). El Investigador ante lo indecible y lo inenarrable: Una ética de la escucha. Revista Nómadas, No. 29, Bogotá.

Arévalo, L. (2010). Atención y reparación psicosocial en contextos de violencia sociopolítica: una mirada reflexiva. Revista de Estudios Sociales, No. 36, Bogotá.

Botero, C. (2006) Estándares Internacionales y proceso de transición en Colombia, En: ¿Justicia Transicional sin Transición? Verdad, justicia y reparación para Colombia. Bogotá.

Butler, J. (2010). Marcos de Guerra. Las vidas lloradas, Paidós: Argentina.

Castillejo, A. (2010). Guerra, cotidianidad y los órdenes globales. Notas antropológicas para una relectura de la violencia en Colombia.

Díaz, C. (2009). Sobre el concepto de Justicia transicional desde abajo, Reparar en Colombia: los dilemas en contextos de conflictos, pobreza y exclusión, ictj, Colombia.

Estrada, A. Ripoll, K.; Rodríguez, D. (2010). Intervención psicosocial con fines de reparación con víctimas y sus familias afectadas por el conflicto armado interno en Colombia, Revista de Estudios Sociales, No. 36, Bogotá.

Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (2011). Ministerio de Justicia y el Derecho, Bogotá.

Pollak, M. (2006). Memoria, olvido y silencio, la producción social de identidades frente a situaciones límite. Buenos Aires: Ediciones Al Margen.

Rebolledo, O.; Rondón, L. (2010). Reflexiones y aproximaciones al trabajo psicosocial con víctimas individuales y colectivas en el marco del proceso de reparación. Revista de Estudios Sociales, No. 36. Bogotá.

Saunders, R. (2008). Lo que se pierde en la traducción: expresiones del sufrimiento humano, el lenguaje de los derechos humanos y la Comisión Sudafricana de Verdad y Reconciliación. Revista Internacional de Derechos Humanos, No. 9, Brasil.

Viaene, L. (2013). La relevancia local de los procesos de justicia transicional. Voces de sobrevivientes indígenas sobre justicia y reconciliación en la Guatemala en posconflicto. Antípoda, No. 16, Bogotá.

Zuluaga, J. (2000). Democracia y Proceso de Paz en Colombia, un debate desde la academia, Dinámica del conflicto armado interno y proceso de paz, Colombia.

Annexes

internet

Contagio Radio (s. f.). Comisión de la Verdad en Colombia: Entre lo posible y lo imaginable. En http://www.contagioradio.com/​comision-de-la-verdad-en-colombia-entre-loimaginable-y-lo-posible-articulo-10181/​consultado el 15 de julio del 2015.

entrevistas

García, E. (2016). Entrevista a población desplazada participante en el Papsivi.

Porras, E. (2015). Entrevista al coordinador del Programa de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas de la oim, Sincelejo.

Barreto, J. (2016). Entrevista a población desplazada participante en el Papsivi.

Cortés, J. (2016). Entrevista a población desplazada participante en el Papsivi.

Villarreal, M. (2015). Entrevista a funcionarios del Papsivi.

Rivas, M. (2015). Entrevista a población desplazada participante en el Papsivi.

Narváez, M. (2015). Entrevista a población desplazada participante en el Papsivi.

Torres, M. (2016). Entrevista a población desplazada participante en el Papsivi.

Paternina, R. (2016). Entrevista a población desplazada participante en el Papsivi.

Rodríguez, Y. (2015). Entrevista a la promotora social del Papsivi, San Onofre.

Notes

1 Michel Pollak, Juan Pablo Aranguren, Alejandro Castillejo, Judith Butler, entre otros, desde la mirada de la antropología de la violencia, permitieron hacer análisis interesantes que ayudaron en la construcción de categorías para las entrevistas.

2 Teóricos críticos de la justicia transicional: McEvoy, Kieran y McGregor (eds.) (2008). Transitional Justice from Below. Grassroots Activism and the Struggle for Change. Oxford: Hart Publishing.

3 Para el momento de esta investigación, no se contaba con un documento público del mps sobre la evaluación del Papsivi en los años 2015 y 2016.

4 Ministerio de Salud y Protección Social (2015). Presentación del Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas. Diapositiva 10. Presentación en Power Point.

Table des illustrations

Titre gráfica 1
Légende Tomado de: Presentación del Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas. Ministerio de Salud y Protección Social, 2015.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1782/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
Titre tabla 1
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1782/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Titre tabla 1 (Continuación)
Légende Tomado de: Presentación del Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas. Ministerio de Salud y Protección Social, 2015.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1782/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 216k

Auteur

Docente de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Externado de Colombia. Trabajadora social con maestría en Derechos Humanos de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, donde estuvo becada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y por parte de la Universidad Externado de Colombia. Contacto: Viviana.gutierrez@uexternado.edu.co

© Universidad externado de Colombia, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr