Version classiqueVersion mobile

Reveses de la política criminal

 | 
Marcela Gutiérrez Quevedo
, 
Ana Lucía Moncayo Albornoz

En tus zapatos: ¿cómo mediar conflictos en contextos carcelarios?

In your shoes. How to mediate with conflicts in prison contexts?

Nora Cristina Osorio Gutiérrez, María del Pilar Salamanca Santos et Laura Camila Aristizabal Varón

Résumé

El artículo describe la evaluación realizada a un programa socioeducativo de tipo piloto llamado En tus zapatos. Se diseñó para enseñar a reclusos de ambos géneros a mediar en conflictos intracarcelarios. El programa se formuló y aplicó según los postulados de la teoría de la acción razonada (tar). Para la evaluación se utilizó una escala construida a partir de la tar (validada por expertos), registros de autobservación y un protocolo de entrevista semiestructurada. Se midieron los cambios generados en una muestra de tres hombres y cinco mujeres con edades comprendidas entre 18 y 32 años, quienes reportaron menos norma subjetiva, intención y actitudes conductuales violentas ante situaciones de conflicto después de asistir al programa. Los resultados se produjeron a partir de una medición pretest-postest. Se constató que el enfoque teórico, los contenidos, las metodologías y las estrategias previstos por el programa disminuyen la norma subjetiva, las intenciones y las actitudes conductuales violentas ante situaciones de conflicto.

Texte intégral

Introducción

1El sistema penitenciario y carcelario colombiano es una organización estructurada y funcional creada por el Estado para aplicar sanciones penales a personas condenadas, en detención precautelativa y sindicados o procesados y privados de la libertad individual por un delito (Toro, 2005). En coherencia con lo anterior, el Código Penitenciario y Carcelario (Ley 65 de 1993) establece como principio rector que “las personas deben ser sometidas a prisión o arresto en virtud del mandato de una autoridad judicial competente y motivos establecidos en la ley” (Art. 2).

2Cumplir con esta disposición normativa ha llevado a las instituciones carcelarias en Colombia a experimentar complicaciones, dado que no logran responder a las necesidades de los condenados, sindicados y en detención precautelativa. A causa de esto, se tiene hacinamiento, poca salubridad y déficit en la modificación de componentes criminógenos, atención psicosocial y jurídica. Sumado a lo anterior, problemas de salud física y mental que no se atienden de modo eficiente, en particular, problemas de salud mental que pueden estar asociados con actos violentos o agresivos (Ortiz, Fierro, Blanca, Cardenal y Sánchez, 2006). Así mismo, el sistema no cuenta con personal suficiente para atender a toda la población carcelaria (Hernández y Mejía, 2010; Calveiro, 2010). En consecuencia, las condiciones de riesgo y vulnerabilidad a las que está expuesta la población carcelaria de incurrir en conductas violentas como efecto de un deterioro en la salud mental son altas.

3En virtud a lo anterior, se identificó la necesidad de desarrollar alternativas de atención-intervención de algunas de las problemáticas que se tienen en las penitenciarías colombianas, en particular, las relacionadas con la conducta violenta, entendida como un problema de salud mental (Gómez, 2009; Mandracchia y Morgan, 2012).

4Cuando se reconoce la violencia como un problema de salud mental, se acude a la descripción de características y tendencias de comportamiento agresivo o violento en una persona. En este sentido, la literatura analizada señala que una persona agresiva se caracteriza por comportamientos impulsivos, pérdida del autocontrol, inmadurez emocional, falta de tacto, incapacidad para modificar e inhibir el comportamiento, y se relaciona con una mayor tendencia a la conducta violenta (Ortiz, et al., 2006; Torres, Lemos y Herrero, 2013).

5No obstante, el problema se observa con mayor recurrencia en el área social, sobre todo en situaciones de conflicto, debido a que con frecuencia se tiende a reaccionar con respuestas agresivas y evidenciar afectaciones individuales como la pérdida de flexibilidad intelectual, la incapacidad para resolver problemas y las dificultades en las habilidades sociales. En cuanto al aspecto cognitivo, se vislumbra una reducción en la capacidad para razonar y pensar (Alcázar, Verdejo, Bouso y Bezos, 2010; Taylor, Nair y Braham, 2013; Hedlefs y López, 2011).

6En atención a lo anterior, hay que destacar que las personas con perfil de personalidad violenta muestran mayores niveles de energía y comportamientos de extraversión. Así mismo, menor estabilidad personal y adaptación social, en contraste con sujetos con personalidades consideradas no violentas. Se podría decir que la personalidad de los sujetos violentos es patológica y con tendencia a presentar dificultades en las relaciones interpersonales. A su vez, que las personas con comportamiento antisocial se muestran descontroladas y con menor flexibilidad frente a situaciones cotidianas, por lo tanto, presentan mayor riesgo de cometer actos violentos (Ortiz, et al., 2006).

7En el proceso de valoración del comportamiento violento es importante tener en cuenta los tipos de violencia utilizada por el agresor; así como inferir aspectos temporales y situaciones que pueden generar una agresión, para predecir niveles de riesgo (presencia/ausencia de riesgo inminente, niveles de gravedad del riesgo, entre otros) (Pueyo y Echeburúa, 2010). Por último, es relevante analizar el comportamiento violento como una manifestación cultural producida por la interacción entre aspectos individuales, familiares, comunitarios y sociales (Castillo y Castro, 2011).

8Sobre la base de las consideraciones anteriores, es esencial analizar las actitudes y comportamientos agresivos o violentos que se evidencian en los centros penitenciarios y carcelarios, dado que se han constituido en un problema sociojurídico que ha recibido mínima atención, sobre todo porque han generado un número importante de conflictos que supera la capacidad de respuesta institucional. Aunque, para contrarrestar esta situación, las penitenciarías y cárceles imparten algunas amonestaciones, sanciones disciplinarias y medidas drásticas como traslados a otros centros de reclusión. Aun así, con estas respuestas no se obtienen los resultados esperados. A pesar de las sanciones o “castigo” a los involucrados en un conflicto, éste no se resuelve ni genera cambios en el comportamiento, al contrario, el conflicto puede intensificarse y terminar en otros actos violentos entre reclusos (Pastor y Huertas, 2012).

9En conclusión, la resolución de conflictos en la cotidianidad requiere atención focalizada y especializada, si lo que se desea es conseguir procesos reflexivos, desarrollo de capacidades para comprender a los demás, actitudes y comportamientos para ser más productivos, sin perder de vista que las tensiones y la conducta violenta a la que están expuestos los reclusos en la prisión es compleja, debido a la vulnerabilidad y el riesgo físico y emocional al que están sometidos a diario. Alcanzar estados de bienestar, calidad de vida y convivencia perdurable exige escenarios que posibiliten el intercambio de ideas, intereses, diferencias y posiciones con relación a una situación, al igual que un espacio para educar en diferentes alternativas estratégicas para la resolución de los conflictos (Maeyer, 2011).

Marco teórico

10El conflicto es resultado de la interacción humana, que surge al no sentir satisfecha una necesidad o expectativa en relación con una situación en particular. En consecuencia, durante la interacción se manifiestan actitudes, comportamientos e intenciones positivas o negativas a través de las cuales las personas evidencian tensión o malestar de forma reiterada, con el deseo de alcanzar el objetivo (en este contexto, se denomina “actor” a las personas o grupos implicados en el conflicto).

11En general, este tipo de situaciones incluye emociones encontradas, ya sea por los rasgos de personalidad de cada actor, los valores y las relaciones de poder que se instauran o los recursos personales con los que cuenta cada persona para analizar y responder a la situación. Un aspecto clave son los rasgos de personalidad, dado que son reguladores, transformadores o generadores de conflicto durante el proceso de interacción. Hay que destacar que los rasgos son los que evidencian la disposición permanente de la personalidad, que es inferida del comportamiento y que a su vez la determina. Es decir que los rasgos son los que permiten hacer predicciones de la conducta a partir de la tendencia que sigue el comportamiento y un medio para expresar sentimientos, experiencias y adaptaciones culturales individuales o colectivas.

12En ocasiones, los actores que entran en conflicto no tienen en cuenta cómo sus rasgos personales pueden ocasionar daño cuando expresan sus diferencias, percepciones o comportamientos. Razón por la cual emergen controversias, desacuerdos y colisiones que no se pueden evitar, una vez se ponen al descubierto (James, 2014; Ríos, 2006).

13Usualmente, en un conflicto se observan y establecen relaciones asimétricas, debido a las diferencias entre las dimensiones personales de uno y otro actor. Por ejemplo, la posición social que se ocupa, la experiencia particular y común o el desempeño en un rol importante. A causa de esto, se generan distorsiones y dificultades que obstaculizan la comprensión del otro (Muñoz, 2004).

14Así que el análisis estratégico del conflicto y su resolución evita que aparezcan respuestas erróneas y, sobre todo, violentas. Lo ideal es transmitir conocimientos y pautas de conducta que permitan afrontar de modo cooperativo el conflicto. De ahí la necesidad de formar para saber enfrentar y gestionar de manera positiva los conflictos. Lo esencial es conseguir acuerdos constructivos y la pacificación de las partes, aunque las posturas respectivas puedan seguir frenadas. Los estados deseables para afrontar los conflictos exigen desarrollar capacidades personales que predisponen al acuerdo y a la resolución cooperativa del conflicto (Puig, 1997).

15Es necesario tener en cuenta que la capacidad para la resolución de problemas y conflictos es una competencia esencial a desarrollar, si se desea responder de forma asertiva ante las situaciones de conflicto. Contar con habilidades, destrezas y conocimientos para abordar y resolver de manera cotidiana el conflicto de forma constructiva aporta beneficios; sin embargo, cuando se aborda de manera negativa genera prejuicios e incrementa la tensión entre los involucrados, pues no se resuelve el conflicto o se hace de forma inadecuada (Garaigordobil y Maganto, 2011).

16De ahí, la necesidad de impulsar en los ambientes carcelarios programas desde el área psicosocial que estén enfocados a desarrollar la tolerancia, la solidaridad y el reconocimiento de las diferencias. También destinados a formar y desarrollar experiencias mediadoras que sensibilicen y evidencien la importancia de convivir en armonía en un escenario multicultural, diverso, agreste y con limitaciones. La cárcel es un espacio que conduce de modo inevitable a una nueva dimensión en el ciclo evolutivo de un ser humano, sobre todo porque en este lugar se vive en constante conflicto y es un escenario drásticamente diferente a otros. Por lo tanto, cualquier intervención tendrá una segura incidencia positiva en el desarrollo de momentos posteriores al mismo (Bolaños, 2007).

17Conviene especificar que si en la vida cotidiana el conflicto está presente, en las penitenciarías y cárceles el registro es permanente, y en la mayoría de las veces está asociado con respuestas violentas. Los conflictos más frecuentes en estas instituciones penitenciarias y carcelarias surgen entre internos (93%). Usualmente, la expresión del conflicto se da con insultos (87,2%) y agresiones (75,6%). Con respecto al motivo que da origen al conflicto, se encuentran los robos como la principal causa (82,1%). También se registra un importante número de conflictos entre los encargados de la seguridad y los reclusos (61,5%). Además, se dan otros conflictos que están asociados con la cotidianidad de la convivencia en el patio o celda (38,5%). Acorde con el planteamiento anterior, Pastor y Huertas (2012) señalan que las respuestas con insultos tienen una frecuencia importante: 26,92%, al igual que las agresiones, 19,2%.

18En este contexto, la mediación penitenciaria de conflictos surge como una estrategia para implementar métodos para resolver problemas, afrontar las dificultades de forma saludable y promover la inteligencia emocional en la población de penitenciarías y cárceles. Se entiende la mediación penitenciaria como una estrategia y medio a través del cual se adquieren e interiorizan herramientas para solucionar problemas o conflictos que emergen de la convivencia (Liebmann, 2010; Ponts, 2006). Ante todo, facilita la comunicación, potencia la responsabilidad, contribuye a la aceptación de la diversidad y crea oportunidades para mejorar la convivencia en el contexto penitenciario y carcelario (Pastor y Huertas, 2012).

19De los anteriores planteamientos se deduce que los programas destinados a promover la mediación que se implementen en ambientes penitenciarios deben crear oportunidades a los equipos psicojurídicos para intervenir y resolver conflictos de manera efectiva y desarrollar habilidades comunicativas y cognitivas en los reclusos. También habilidades sociales, técnicas de escucha, destreza para hallar soluciones creativas y pacíficas en las relaciones conflictivas. Así mismo, posibilidades para enseñar cómo resolver las diferencias interpersonales de manera dialogada, con respeto, actitud de escucha y responsabilidad e implicación propia en la resolución del conflicto.

Teoría de la acción razonada de Fishbein y Ajzen

20La teoría de la acción razonada (tar), descrita por Martin Fishbein e Icek Ajzen entre 1975 y 1981, es un modelo general del comportamiento humano que asume a los seres humanos como racionales y que, por ende, presume que tienden a utilizar de manera sistemática y lógica la información con que cuentan para actuar de forma voluntaria (Reyes, 2007).

21Entender la lógica y la forma sistemática como una persona utiliza la información para ejecutar una acción requiere comprender cómo se origina la conducta en las creencias, cómo se configuran, mantienen e interactúan las normas subjetivas, las actitudes, las intenciones, los comportamientos y las creencias normativas (presión social), al ejercer determinada conducta (Thrasher, Andrew y Mahony, 2007; Vallerand, Deshaies, Cuerrier, Pelletier y Mongeau, 1992).

22En primer lugar, la norma subjetiva hace referencia a los procesos de análisis y toma de decisiones que se dan antes, durante y después de consumar un cierto tipo de conducta. Se configura a partir de la valoración que llevan a cabo otros sobre lo que se debe hacer o no (Kurland, 1995).

23En lo que se refiere a las actitudes, estas se desarrollan a medida que las creencias y experiencias personales se van consolidando, y en colaboración con la creencia normativa (presión social) fomentan y motivan las respuestas de comportamiento. Es decir que la creencia normativa es la que predispone la motivación personal, la dirección personal y la intención, la cual, a su vez, determina la acción (Cooke y French, 2008; Fishbein y Ajzen, 1981).

24Es esencial comprender estos dos aspectos en relación con la intención. El primero, en cuanto a la actitud y el comportamiento. Los dos factores implican un razonamiento personal y afectivo por parte de la persona para decidir si ejecuta o no un comportamiento en dirección positiva o negativa. Por lo tanto, la intención por sí sola no explica por qué una persona se comporta del modo en que lo hace. De ahí que sea necesario comprender, a partir de las actitudes, la intención que tiene un comportamiento (Reyes, 2007; Schubert, Mulvey, Loughran y Losoya, 2011).

25En este sentido, Fishbein y Azjen (1975) manifiestan que las actitudes son las que realmente materializan la predisposición para responder de forma favorable o desfavorable, con relación a un objeto, situación o persona. También, las que consolidan las creencias que median cuando una persona decide asumir un determinado comportamiento y las creencias para ejecutar una acción.

26El segundo aspecto que se relaciona con la intención es la norma subjetiva. Esta puede ser positiva o negativa, de acuerdo con la percepción que la persona tenga sobre la aprobación y/o reprobación de su comportamiento en un grupo social. Así mismo, la presión que ejerce el grupo social para que ejecute o no la acción, sumado a las expectativas que tiene de sí mismo y las que el grupo posee de él al mismo tiempo (Reyes, 2007). En definitiva, la intención es la que refleja la actitud de una persona.

27Para comprender mejor la intención de una conducta, es preciso analizar la evaluación que hace una persona de los posibles resultados que puede generar su acción, y la presión social a la que está expuesta para decidir si ejecutarla o no. De hecho, la valoración que hace de estos dos factores favorece la comprensión de las creencias conductuales y normativas. Gracias a esta capacidad de valoración, el proceso de razonamiento que lleva a cabo sobre cuáles pueden ser los resultados ante una acción determina su actitud hacia ese comportamiento. En definitiva, la influencia social percibida por la persona es la que la lleva al análisis de una situación y a la toma de decisiones acerca de si debe o no ejecutar una acción (Reyes, 2007).

28Las creencias normativas dependen de las normas subjetivas. Por lo tanto, en la medida en que la persona se sienta identificada, comprometida y exista una motivación por complacer a quienes expresan aceptación si ejecuta determinada acción, decide llevarla a cabo. Por esta razón, las creencias de la conducta son la base de las actitudes, las creencias normativas y el referente bajo el cual se configura la norma subjetiva que dirige los comportamientos de las personas.

29Las creencias normativas son las que determinan las intenciones y la conducta. No obstante, existen variables externas que están relacionadas con el entorno inmediato de la persona, como las costumbres, los hábitos, el estado civil, la edad, el nivel social, la posición política y la cultura, que influyen en el comportamiento (Reyes, 2007).

30En lo que se refiere a las variables externas, Fishbein y Azjen (1981) señalan que las actitudes y la norma subjetiva no cuentan con el mismo peso a la hora de predecir el comportamiento, puesto que cada variable tiene diferentes efectos en la intención de un comportamiento. Para unas personas, la intención de producir un comportamiento puede ser de carácter normativo y para otros actitudinal. Para estos dos autores, es este aspecto el que explica por qué las personas en contextos similares se comportan de forma diferente ante sucesos iguales.

31Conviene especificar que para el presente trabajo resultan de gran interés las actitudes y la norma subjetiva con la intención de ejercer, mitigar o exacerbar el comportamiento violento en la resolución de los conflictos en el contexto intracarcelario.

Teoría de la acción razonada relacionada con los conflictos

32La forma cómo se asumen las situaciones de conflicto tienen un trasfondo individual, colectivo y cultural, dado que las ideas, las actitudes y el comportamiento dependen de las experiencias y los aprendizajes que realiza cada persona en el contexto en el que crece y al que pertenece (Osorio, 2013).

33Para ilustrar este planteamiento, se puede citar el nivel de conocimiento y las creencias que cada persona posee del concepto de conflicto y las formas de resolverlo. En cuanto a las formas de resolverlo, está la actitud con la que la persona decide asumirlo, ya que alguna lo hará con una actitud negativa, así que tenderá a juzgarlo como nocivo o perjudicial. Otra podría asociarlo con formas agresivas y violentas y con consecuencias negativas como lesiones, insultos, desprecio, sanciones, ruptura de relaciones, asesinatos, entre otros aspectos.

34Sin embargo, algunas personas pueden manifestar una actitud positiva y verlo como una oportunidad enriquecedora para su transformación individual, interpersonal y colectiva y para alcanzar un cambio social. Las creencias sobre los resultados de un conflicto dependen de la evaluación que se haga sobre el resultado del comportamiento (evaluación personal de esas consecuencias), porque son éstas las que determinan los comportamientos que se asumen para solucionarlo (Osorio, 2013).

35El conjunto de creencias con las que cuenta una persona en su mayoría se constituyen en los requisitos que inciden en los rasgos de una cultura particular y en los sujetos que forman parte de ella, por ejemplo, el establecimiento carcelario. Para el personal externo a la cárcel, y para los mismos reclusos, éste se percibe como un lugar inseguro y de riesgo inminente, donde es casi imposible prever las conductas de reacción ante un hecho. En consecuencia, las creencias favorecen que se instauren ideas, pensamientos y actitudes sobre las prácticas de los reclusos que condicionan las interacciones en cada uno de los espacios en los que comparten con otros (Osorio, 2013).

36Estas creencias normativas de la cultura carcelaria (lo que piensa cada recluso en cada patio o bloque que cree que debe hacerse) y la motivación para cumplir (qué tan motivado está el recluso para cumplir con las expectativas del grupo del bloque o patio en el que cumple la condena) son determinantes de la norma subjetiva.

37Estas creencias se desarrollan a través de la experiencia individual y la información de externos que permiten conocer su accionar. Si el recluso tiene creencias primordialmente positivas acerca del resultado de su comportamiento (creencia: “los demás admiran a personas que resuelven los conflictos con violencia”), asume que tiene una actitud positiva hacia ese comportamiento, por lo tanto, lo hace parte de su forma de interaccionar y dar respuesta cuando tiene un conflicto. Lo mismo sucede con las creencias negativas (creencia: “resolver los conflictos con violencia no son valorados positivamente en la prisión”) (Osorio, 2013).

38A partir de lo enunciado, la pregunta que se planteó responder este estudio fue: ¿Cuál es la efectividad de un programa de mediación de conflictos en la modificación de normas subjetivas, actitudes conductuales e intenciones de conducta violenta de un grupo de hombres y mujeres en un contexto carcelario?

39Con base en esta pregunta, el objetivo general fue evaluar la efectividad del programa socioeducativo En tus zapatos, diseñado para mediar en los conflictos y determinar si los reclusos que participaron del programa reportaban: menos norma subjetiva favorable hacia la resolución de conflictos de forma violenta, menos actitudes conductuales favorables hacia la resolución de los conflictos de forma violenta, y menos intención de ejercer conductas violentas ante una situación de conflicto.

Método

Tipo de estudio

40Para elaborar este estudio se llevó a cabo una investigación de tipo evaluativa. Mediante los postulados de este tipo de estudios se logró identificar el grado de cumplimiento de las metas propuestas por el programa En tus zapatos; los factores que estuvieron asociados con los resultados obtenidos; los factores que contribuyeron al cambio y otros efectos que se produjeron. El proceso se efectuó mediante pruebas objetivas, registros de observación, entrevistas y testimonios de la muestra elegida para el estudio piloto.

Participantes

41El estudio determinó un muestreo intencional, dado que el grupo para aplicar el programa exigía que los participantes exhibieran comportamientos conflictivos y conductas violentas durante su estancia en prisión. Por lo tanto, determinar los criterios para su inclusión en el programa requirió un ejercicio de tipo deliberativo con los grupos de seguridad de la penitenciaria y el psicosocial, para identificar cuáles reclusos presentaban una conducta más evidentemente violenta en la prisión, y con cuáles sería beneficioso conseguir cambios en el historial de sus conductas violentas, dado su liderazgo en la prisión.

42La muestra estuvo constituida por ocho reclusos: tres hombres y cinco mujeres con edades comprendidas entre 25 y 30 años. Los criterios de selección incluyeron además los siguientes aspectos: haber tenido varias estancias en la Unidad de Tratamiento Especial (ute) por sanciones disciplinarias y registro de comportamientos violentos como lesiones personales a compañeros y funcionarios de la prisión, actos de retaliación, venganza e insultos y provocaciones con palabras soeces y desafiantes. Así mismo, liderazgo para causar amotinamiento en sus espacios y en la prisión en general.

Instrumentos y estrategias

43Para la convocatoria al programa se formuló y desarrolló una campaña con estrategias Advocacy, que cumplió tres fines: convocar, presentar el programa y obtener el consentimiento informado para participar de forma voluntaria en el programa. También se diseñó un protocolo de entrevista semiestructurada dirigida a la guardia y a los funcionarios de la cárcel y se formularon matrices para crear una estadística que permitiera conocer el tipo de comportamientos disruptivos y violentos que con mayor frecuencia ocurren al interior de la cárcel y las características individuales de los internos sancionados. Así mismo, se construyó y validó una escala para evaluar la actitud hacia el conflicto, las creencias, la norma subjetiva y la intención. La escala permitió constatar los cambios una vez finalizado el programa, mediante un pretest y postest.

Categorías de evaluación

44Los contenidos, las metodologías y las estrategias que se implementaron a través del programa se orientaron de acuerdo con las siguientes categorías:

  • Creencia y actitud conductual: información que los reclusos poseen a cerca de las formas de resolver los conflictos y las respuestas que le otorgan al mismo.

  • Norma subjetiva: presión social percibida para comportarse o no de forma violenta ante un conflicto en la prisión.

  • Actitud conductual: se da a partir de la evaluación positiva o negativa que hacen los reclusos y la administración penitenciaria de este tipo de respuestas.

Proposiciones teóricas a confirmar

45Según los postulados de la tar, el conjunto de creencias que prevalecen en los reclusos son las que inciden y determinan la intención, la actitud conductual y la norma subjetiva. Es así que para lograr cambios en el comportamiento hacia modelos no violentos fue necesario que los contenidos, metodologías y estrategias del programa estuvieran destinados a incidir en la norma subjetiva que poseían los reclusos para resolver los conflictos. En consecuencia, las proposiciones teóricas a confirmar fueron las siguientes:

46H1a Los y las reclusas que participaron en el programa de mediación de conflictos reportan menos norma subjetiva favorable hacia la resolución de conflictos de forma violenta.

47H1b Los y las reclusas que participaron en el programa de mediación de conflictos manifiestan menos actitudes conductuales favorables hacia la resolución de los conflictos de forma violenta.

48H1c Los y las reclusas que participan en el programa de mediación de conflictos reportan menos intención de ejercer conductas violentas con los compañeros de patio, celda y personal de guardia ante una situación de conflicto.

Procedimiento

Fase 1: Aproximación a la cultura carcelaria y de conflictividad

49Momento 1: Revisar el material documental y normativo. Se hizo una revisión documental del Código Penitenciario y Carcelario y del Manual de Convivencia del Inpec, con el fin de establecer el tipo de sanciones disciplinarias que se aplican cuando se presentan situaciones de conflicto e infracciones; además de entrevistas al personal administrativo y de seguridad de la penitenciaria.

50Momento 2: Especificar el problema de valoración. Para establecer los parámetros de comportamiento de los reclusos e identificar la expresión de los conflictos, se analizaron las casusas de la conflictividad en la prisión y el tipo de conflictos que predominaban, los conflictos que trascienden a conductas violentas, los actores involucrados, la capacidad para resolver y prevenir conflictos por parte del equipo profesional de la prisión, los espacios de la prisión destinados a propiciar diálogos y regulación de los conflictos, los tipos de tratamiento que ofrece la dirección y los equipos técnicos de la prisión al conflicto y los mecanismos de canalización oportuna del conflicto y la transformación de los mismos.

51Momento 3: Especificar las causas de conflictividad en la prisión. Se indagó mediante entrevistas acerca de las situaciones que suscitan mayor conflicto en la prisión. Gracias a esta actividad, se encontró que los motivos están relacionados con estados emocionales airados que son causados por: riñas derivadas de deudas relacionadas con la adquisición de dosis de sustancias psicoactivas e intentos de robo de las pertenencias; liderazgo en la comercialización de sustancias alucinógenas y medicación psiquiátrica; estados de embriaguez producidos por el consumo de líquidos alcohólicos producto del fermento de alimentos suministrados en la dieta diaria como mazamorra, papa y yuca, limonadas, entre otras; interferencia en las comunicaciones o correspondencia clandestina con otros condenados o detenidos; agresión y amenaza cuando se sienten observados y controlados; extralimitación de las funciones por parte de los grupos de seguridad (guardia); rumores que atentan contra la imagen y la credibilidad; no respetar el lugar en una fila para hacer uso del teléfono o recibir la comida; burlas y ser sometido al ridículo; bromas que superan el humor y conducen a una situación provocadora; gritos y palabras soeces de los guardias; actos negligentes por parte de la guardia cuando les corresponde salir al área de sanidad y a los talleres educativos y ocupacionales y cuando los guardias les tiran la puerta.

52Momento 4: Identificar los tipos de conflicto que predominan. Se destacan en esta categoría los disgustos y discusiones en el patio por conservar un lugar en la fila para reclamar los alimentos, llamar por teléfono o recibir una orientación jurídica u ocupacional. De igual forma, las percepciones que se tienen sobre el grupo religioso al que pertenecen, la región de procedencia y las normas impuestas por la guardia, que son comunicadas en forma de amenaza. También, ser víctimas de engaños, estafas, sobornos y amenazas por parte de los compañeros de patio o celda.

53Momento 5: Determinar las situaciones y conflictos que trascienden en conducta violenta: lesiones físicas. Las expresiones que ocasionan mayor escalada del conflicto a conductas violentas es experimentar desprecio y falta de respeto; también, las amenazas, las agresiones verbales (insultos) y físicas, el tono de voz alto, las críticas, el recelo y la desconfianza.

54Momento 6: Mencionar a los actores involucrados en los conflictos. Conocer el funcionamiento de la institución y las relaciones entre actores fue el objetivo de este momento. La información develó como actores centrales de los conflictos a la guardia y a los compañeros de “causa”, entre sindicados-condenados y compañeros de celda. Usualmente, el conflicto se da por la ruptura de las normas, el poder y la legitimidad de la autoridad y los mecanismos de sanción y castigo.

55Momento 7: Establecer la capacidad para resolver y prevenir conflictos. El proceso de indagación con los diferentes actores de la prisión evidenció poco conocimiento y desarrollo de habilidades sociales eficaces para resolver los conflictos personales y con los otros. Se destaca la poca confianza que los reclusos sienten por la guardia.

56Momento 8: Deducir los espacios de la prisión para establecer diálogos y modelos de regulación del conflicto. El espacio visible y reconocido por los reclusos que les facilita hablar con tranquilidad e intimidad es el grupo de derechos humanos, conformado por líderes que representan a los reclusos de los diferentes bloques y patios en el complejo penitenciario y carcelario.

57Momento 9: Describir los mecanismos para la canalización oportuna de los conflictos. Entre los mecanismos que utiliza la prisión para canalizar los conflictos están: el aislamiento, las sanciones disciplinarias, los traslados fuera de la ciudad, los envíos a las Unidades de Tratamiento Especial y a las Unidades de Medidas Especiales. Además, suprimir beneficios, firmar compromisos (ocasional) y acudir al equipo psicosocial para que planifique un tratamiento o atención cuando la situación es reiterativa.

58Momento 10: Exponer las transformaciones positivas que hacen de los conflictos. La información hallada puso al descubierto falta de capacidades por parte de la guardia y los reclusos para solucionar los conflictos mediante el diálogo. Ante la incapacidad y la falta de voluntad los reclusos y la guardia recurren al cambio de patio, a establecer seguimiento y control por parte del grupo de disciplina y de seguridad o en última instancia a enviar a las Unidades de Tratamiento Especial.

Fase 2. Planificar y formular el programa

59Para planificar las estrategias de aproximación y aplicar un plan piloto con el grupo de derechos humanos, se impartieron las doce sesiones previstas por el programa En tus zapatos para evaluar la pertinencia de los contenidos y las metodologías. Además, para identificar los elementos esenciales de la cultura carcelaria, las particularidades de la población reclusa y las dinámicas de los conflictos.

Fase 3. Sensibilizar e implementar el programa

60Para dar inicio al proceso se ejecutó la campaña apoyada en estrategias de Advocacy destinada a sensibilizar y favorecer la adquisición de habilidades para resolver los conflictos cotidianos.

61La implementación del programa En tus zapatos utilizó como plataforma la teoría de la acción razonada (tar). En este sentido, las metodologías utilizadas para el desarrollo de los talleres implicaron: conseguir que durante las sesiones se evocaran los comportamientos que asumen los reclusos ante los conflictos; recrear situaciones para conocer la intención y verificar el método elegido para resolución; establecer la intención; ir hacia la conducta e identificar la norma subjetiva en los reclusos para resolver los conflictos y luego identificar las creencias subyacentes, hasta establecer y comprender los factores que determinaban las conductas.

62El programa se desarrolló en 12 sesiones. La intensidad horaria fue de cuatro horas por sesión, 50 horas fueron teóricas y 70 de trabajo práctico. El proceso contó con una caja de herramientas de 12 talleres y ejercicios de automonitoreo. El tiempo de implementación fue de tres meses. La asistencia al programa fue cubierta por los participantes en un porcentaje de 87%.

Fase 4: Evaluar el programa

63Se midió la efectividad del programa en los participantes a partir de evaluar la intención, el comportamiento y la creencia normativa frente a los conflictos en relación con la resolución violenta.

  • Intención y comportamiento: reporte verbal por parte de los reclusos sobre el comportamiento de la conducta violenta para resolver sus conflictos (actual) y el indicador relacionado con lo que estaría dispuesto a hacer en el futuro para manejar sus conflictos en el sistema carcelario; además del comportamiento que asumirá ante los mismos.

  • Creencia normativa: referente para que los reclusos decidan la conducta que están dispuestos a asumir para modificar sus actitudes violentas a la hora de resolver los conflictos en la prisión; al igual que la motivación para condecender por medio de técnicas mediadoras y responder de forma asertiva ante las situaciones de conflicto.

Resultados y discusión

64El análisis de resultados se efectuó mediante una media aritmética para encontrar el valor representativo de cambio (pretest y postest) en los sujetos que participaron en el programa y en cada una de las categorías de análisis previstas por el estudio, es decir, la norma subjetiva, la creencia normativa, la intención, las actitudes y el comportamiento hacia el conflicto.

Norma subjetiva para resolver los conflictos

Gráfica 1. Norma, control, intención y actitudes del grupo de hombres de la unidad de tratamiento especial (ute) ante el conflicto

Gráfica 1. Norma, control, intención y actitudes del grupo de hombres de la unidad de tratamiento especial (ute) ante el conflicto

65La medición evidencia que en el grupo de la ute, la norma subjetiva no disminuyó, por el contrario, tendió al aumento en 8,33% en el postest (ver la Gráfica 1), por lo que se deduce que la decisión de comportarse de forma violenta se mantiene y tiende a incrementar. La ute es asumida por los reclusos como una celda de castigo y la estancia en este espacio de la prisión suscita en los reclusos sentimientos destructivos, estados de tensión, preocupación e impotencia. Por lo tanto, no se logró incrementar el control de los comportamientos y las actitudes para resolver los conflictos. Algunas de las creencias normativas que prevalecieron durante y después de las sesiones de formación, que no permiten hacer uso de estrategias mediadoras ante los conflictos, son las siguientes:

“Lo enfrento delante de todos”, “aquí tienen que aprender quién es el fuerte”, “peleamos a golpes”, “hay que defender a los nuestros”, “el que es débil se la montan”, “si son mis panas hay que apoyar a la hora de un tropel”, “siempre hay que tener la razón” (Aristizabal, Osorio, Salamanca (2016). Entrevista de evaluación del programa).

66Es decir que una sanción disciplinaria, emanada de la administración carcelaria para ser cumplida en la ute luego de presentar una conducta violenta o disipar una resolución de conflictos, es una medida desproporcionada de control y un desacierto para la verdadera rehabilitación. Mediante este tipo de estrategias no se logran cambios en la norma subjetiva, en la rehabilitación o reflexión sobre la conducta violenta, sobre todo cuando para eliminar un conflicto se utiliza más violencia, encierro y presiones que causan mayores frustraciones (Pastor y Huertas, 2012).

67Las voces de los reclusos dejan al descubierto que la opinión de los demás sigue siendo un referente muy marcado en la prisión, que invita a continuar actuando de forma violenta, ya sea por preservar la vida, ganarse el respeto, contar con un espacio entre los fuertes o simplemente mantener la creencia de que sepan quien “es el que manda”, puesto que si se la “dejan montar”, como ellos dicen, ya no habrá nada que hacer (James, 2014; Ríos, 2006).

68En el caso del grupo de mujeres, se dio un incremento en la norma subjetiva de 6% en la medición del postest. Así que hubo una disminución en la presión social percibida para que las reclusas se comporten o no de forma violenta ante un conflicto (ver la Gráfica 2).

Gráfica 2. Norma, control, intención y actitudes del grupo de mujeres ante el conflicto

Gráfica 2. Norma, control, intención y actitudes del grupo de mujeres ante el conflicto

69En el grupo de mujeres se logró un cambio de 2,8% en la actitud de optar por conductas violentas al momento de presentarse un conflicto. Argumentan que a partir del programa evitan problemas, asumiendo posiciones como: “le sigo la corriente pa’ que me dejen sana”, “le digo que sí, pa´ no buscar líos” [sic] (Ver la Gráfica 2). Luego del programa, las mujeres reportaron mayor autocontrol para enfrentar situaciones conflictivas (“las cosas no salen como uno quiere… Hay que esperar”) y las actitudes para responder al conflicto fueron más favorables en las mujeres que en los varones.

Intención y comportamiento

70En lo que se refiere a la intención de ejercer conductas violentas, el grupo de hombres de la ute en la medición del postest evidenció una disminución de 0,33% (“cuando toca toca”), es decir que la intención durante el programa permaneció igual a la del pretest. Las creencias que mantienen la conducta fueron: “si olvido me la vuelven a hacer”, “lo defiendo ahorita […] pero cuando yo esté en las mismas, espero que me ayude” [sic].

71Mientras que la intención y la conducta para enfrentar el conflicto sean violentas y efectivas, entre los varones se seguirá dando una actitud violenta por parte de los reclusos: “A nadie le importa lo mío”, “ahí tiene pa´ que no sea sapo”, “él se lo buscó”, “a mí no me importa lo de los demás, me importa lo mío”, “hoy por ti mañana por mí”, “el que está quieto se deja quieto” [sic]. La evaluación que se efectuó aclara que el comportamiento conflictivo depende de la presión social a la que están expuestos los reclusos (Reyes, 2007).

72La información con relación a la intención y el comportamiento para resolver los conflictos se citan en el siguiente párrafo:

“Tirar las cosas y dar pata es la única forma para calmarme”, “el que se queda callado pierde”, “yo nunca pierdo, porque no puedo perder el orgullo”, “a veces se puede hablar y en otras nada que hacer hay que defenderse”, “cuando no hay otra salida toca pelear”, “hay que parárseles firme para que sepan con quien se metieron”, “el que demuestra debilidad en la cárcel, pierde”, “cuando hay problemas aquí todos tienen la razón”, “también se llega a los acuerdos con golpes” [sic] (Aristizabal, Osorio, Salamanca (2016). Entrevista de evaluación del programa).

73Para el caso de las mujeres, la intención reportó una disminución de 1,4% (ver la Gráfica 2):“hay que pensar antes de actuar”, “si todos ayudamos, podremos evitar hasta la muerte”; estas manifestaciones indican que están dispuestas a manejar sus conflictos de forma pacífica dentro y fuera de la prisión. También llevan a cabo una evaluación de sus comportamientos al momento de enfrentarse a un conflicto y ejecutar una conducta: “a veces hay que ayudar a la gente”; por consiguiente, la intervención en las creencias conductuales y normativas en las mujeres evidenció cambios; de manera que se confirma el planteamiento de Garaigordobil y Maganto (2011), quienes afirman que los conflictos cotidianos pueden resolverse constructivamente cuando se intervienen las creencias y normas subjetivas.

Tabla 1. Porcentajes pretest/postest en los grupos que participaron en el programa

Tabla 1. Porcentajes pretest/postest en los grupos que participaron en el programa

74Al analizar los resultados, se halló que el grupo de mujeres participantes en relación con el grupo hombres de la ute reportó una disminución favorable en la norma subjetiva de 1,4% hacia la resolución de conflictos de forma violenta. Este resultado demuestra que las personas no están impulsadas por lo que otros piensan que debe hacerse (Kurland, 1995). Las mujeres manifestaron que para mantener el control de sus vidas y de sus relaciones interpersonales en la prisión hay que optar por el no enfrentamiento (“me callo cuando hay problemas”); desde esta perspectiva, evitan y se someten como una solución al conflicto bajo la creencia que “debo tolerar situaciones con los demás”.

75El grupo de varones de la ute evidenció menos actitudes conductuales hacia la resolución de conflictos de forma no violenta y reducción en las creencias de este comportamiento en 4,0%. Sin embargo, la teoría de la acción razonada establece que aquellas actitudes constituidas por creencias y experiencias como “se llega a acuerdos con golpes”, “no se puede dejar pisotear”, hace que las actitudes del comportamiento del individuo estén marcadas por la búsqueda de salidas extremas al conflicto y por generar mecanismos de negación y desplazamiento, lo que da lugar a que con estas creencias se tenga en cuenta la presión social como motivación para ejercer un comportamiento determinado, lo que implica que la creencia normativa sea un predisponente para la intención (“el que se queda callado pierde”) y que éste a su vez suscite intención y sea el determinante inmediato de la acción: “a veces no hay que pensar, solo actuar” (Cooke y French, 2008; Fishbein y Ajzen, 1981).

76En el control percibido se observó una modificación de conducta en el grupo de mujeres en 1,2% y en el grupo de hombres de la ute en 3,66%, lo que indica que aunque hay un cambio más significativo en las mujeres, ninguno de los dos grupos tiende a asumir menos comportamientos violentos al momento de solucionar un conflicto. Sin embargo, los factores precipitantes que determinan la conducta violenta están marcados por las actitudes y los comportamientos que asumen los reclusos, como la vulnerabilidad emocional, con expresiones como: “No me la puedo dejar montar”, “si olvido me la vuelven a hacer” y las faltas de respeto, “tiene que aprender quien es el fuerte acá”, las amenazas, las agresiones verbales y físicas, “ahí tiene pa´ que no sea sapo”; los comentarios mal intencionados, el mal tono de voz, las críticas, el recelo: “él comenzó que se atenga a las consecuencias”; la desconfianza y los insultos, como lo plantean Muñoz (2004); Pastor y Huertas (2012) y Ríos (2006).

77Se evidencia que hubo modificación en las actitudes violentas, ya que se piensa en resolver los conflictos de forma pacífica: “si todos ayudamos, podremos evitar incluso la muerte”, y motivación para emplear técnicas mediadoras y prácticas restauradoras para responder de forma asertiva al conflicto. Es decir que la capacidad de razonamiento estuvo sujeta a comprender cuáles pueden ser las consecuencias de sus acciones: “hay que pensar antes de actuar” y, por ende, se notó un cambio de actitud por la influencia del entorno, lo que lleva al sujeto a analizar si se debe o no comportarse de determinada manera: “si todos ayudamos, podremos evitar incluso la muerte”.

78Finalmente, el balance de la medición de los dos grupos evidenció una disminución en la intención de ejercer conductas violentas en tan solo 0,4%. La medición postest, comparada con la pretest, puntuó 3,2%, al admitir que en una situación problema el conflicto puede ser solucionado de forma pacífica: “es hora de cambiar”, “no podemos seguir acabándonos entre nosotros”, “hay que pensar antes de actuar” y “hay que escuchar”, lo que direccionó la actitud hacia pensar en una conducta que primero debe ser analizada y razonada, para luego decidir la forma que asumirá el comportamiento: “siempre y cuando me dejen sano, no entro en peleas”. Sin embargo, las intenciones por sí solas no explican por qué un sujeto se comporta del modo en que lo hace, por lo tanto, es necesario identificar las actitudes que le dan soporte a la intención de su comportamiento: “hay que parárseles firme para que sepan con quién se metieron”, “el que demuestra debilidad en la cárcel, pierde” (Reyes, 2007; Schubert, Mulvey, Loughran y Losoya, 2011).

Conclusión

79La teoría de la acción razonada de Ajzen y Fish permite orientar programas socioeducativos eficaces en el contexto penitenciario.

80La evaluación del programa evidenció que los reclusos varones que participaron en el programa no reportaron un cambio en la norma subjetiva. Sin embargo, en la medición que se efectuó a la intención mediante entrevistas se logró observar y constatar que las actitudes emergen como una necesidad de sobrevivir en un contexto agreste, hacinado y en el que son asumidos como peligrosos por estar en una prisión de máxima seguridad y purgar condenas que superan la posibilidad de regresar a la vida social; también por la historia de las carreras delictivas y el delito por el cual se encuentra privados de la libertad. Estos aspectos han consolidado los rasgos de su personalidad durante su estancia en la prisión, que los lleva a considerar que asumir actitudes y comportamientos diferentes a los violentos los pone en riesgo para sobrevivir. Reflexiones como las citadas son elementos importantes a la hora de analizar la eficacia del programa.

81Es necesario destacar que en la evaluación influyeron otros aspectos, como el tiempo destinado a la prueba piloto y a cada sesión; los espacios físicos en los que se encontraban los prisioneros para desarrollar los talleres, sobre todo el contexto de la ute, que es concebida por parte de los reclusos como una celda de castigo; la cultura carcelaria en la que prima “la ley del más fuerte” y la percepción sobre la prisión (“están los más malos”), este tipo de factores permean las intenciones, las actitudes, las normas subjetivas, las creencias normativas y las conductas en los reclusos. Asimismo, la guardia, que decide resolver los conflictos a partir de mecanismos de contención física en la ute (castigo) y salidas extremas como traslados y pérdida de beneficios.

82Dado que este programa fue una prueba piloto, es necesario ampliar la cobertura con una muestra más grande para enriquecer las metodologías y la caja de herramientas diseñada. Se recomienda que este programa sea aplicado de forma simultánea al personal de guardia y administrativo y a los reclusos.

Bibliographie

Bibliografía

Alcázar, M. A., Verdejo, A. G., Bouso, J. C.; Bezos, L. S. (2010). Neuropsicología de la agresión impulsiva. Revista Neurol, 50, 291, 299.

Bolaños, C. I. (2007). Mediación transicional. Portularia, vii, (1-2), 61-74.

Calveiro, P. (2010). El tratamiento penitenciario de los cuerpos. Redalyc Cuadernos de Antropología Social, 32, 57-74.

Castillo, A. V.; Castro, X. C. (2011). El rostro de la violencia social y estructural: La delincuencia y la pobreza como expresiones distintas de una vulnerabilidad común. Revista Ciencias Sociales, 3, 113-124.

Código Penitenciario (1993). Ley 65 de 1993. Recuperado en http://www.inpec.gov.co/portal/page/portal/inpec_contenido/inpec%20institucion/inpec_hoy/leyes/ley%20 65%20de%201993.pdf

Cooke R.; French, D. (2008). How well do the theory of reasoned action and theory of planned behaviour predict intentions and attendance at screening programmes? A meta-analysis. Psychology and Health, 23 (7). 745-765. En http://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/08870440701544437#preview

Fishbein M.; Ajzen, I. (1975). Belief, Attitude, Intention, and Behavior: An introduction to theory and research. Reading, MA: Addison-Wesley.

Fishbein, M.; Ajzen, I. (1981). Attitudes and voting behavior: An application of the theory of reasoned action. Progress in applied social psychology, 1, 253-313.

Garaigordobil, M.; Maganto, C. (2011). Empatía y resolución de conflictos durante la infancia y la adolescencia. Revista Latinoamericana de Psicología, 43(2), 255-266.

Gómez, H. R (2009). Violencia en los Comportamientos Humanos. Valoración de la Peligrosidad en Presos Reincidentes. Refalyc Anuario de Psicología Jurídica, 19, 43-60.

Hedlefs, M. I.; López, O. E. (2011). Mecanismos cognitivos de evaluación de imágenes de violencia en jóvenes adultos con historia de maltrato infantil. Psicología y Salud, 21, 195-204.

Hernández, J.; Mejía, L. M. (2010). Accesibilidad a los servicios de salud de la población reclusa: un reto para la salud pública. Revista Facultad Nacional de Salud Pública, 28, 132-140.

James, A. (2014). Conflicts as constraints to effective management of tertiary institutions in Nigeria: the way forward. International Letters of Social and Humanistic Sciences, 3, 45-52.

Kurland, N. B. (1995). Ethical intentions and the theories of reasoned action and planned behavior. Journal of Applied Social Psychology, 25, 297-313.

Liebmann, M. (2010). Training of mediation in prison. En A. A. Barabás. T., Fellegi. B. & Windt. S. (Ed.), Resolution of conflicts involving prisoners (15-49). Budapest: Muhely.

Mandracchia, J. T.; Morgan, R. D. (2012). Predicting offenders’ criminologenic cognitions with status variables. Criminal Justice and Behavior, 39, 4-25.

Muñoz. F. A. (2004). Qué son los conflictos. En B. Molina. (Ed.) Manual de paz y conflictos (pp. 141-200). España: Granada

Osorio, G. N. (2013). Teoría de la acción razonada y los conflictos. Conferencia. Secretaría de Educación Municipal de Ibagué.

Ortiz, M. T.; Fierro, A.; Blanca, M. J.; Cardenal, V.; Sánchez, L. M. (2006). Factores de personalidad y delitos violentos. Psicothema, 18, 459-464.

Pastor, S. E.; Huertas, P. E. (2012). La mediación penitenciaria como método alternativo de resolución de conflictos entre internos en el ámbito penitenciario. Entramado, 8,138-153.

Ponts, S. M. (2006). El ejercicio democrático de la diferencia: Los espacios de mediación comunitaria. En C. Rodríguez (Ed). Trabajo social y la mediación. España: Colegio oficial de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales de Madrid.

Pueyo, A. A.; Echeburúa, E. (2010). Valoración del riesgo de violencia: Instrumentos disponibles e indicaciones de aplicación. Psicothema, 22, 403-409.

Puig, R. (1997). Conflictos escolares: una oportunidad. Cuadernos de Pedagogía, 257, 58-55.

Reyes, R. L. (2007). La teoría de acción razonada: Implicaciones para el estudio de las actitudes. Investigación educativa, (5), 66-77.

Ríos, M. J. C. (2006). La mediación penitenciaria. Madrid: Dos orillas.

Schubert, C.; Mulvey, E.; Loughran, T.; Losoya, S. (2011). Perceptions of institutional experience and community outcomes for serious adolescent offenders. Criminal Justice and Behavior, 39(1), 71-93.

Taylor, N.; Nair, R., D.; Braham, L. (2013). Perpetrator and victim perceptions of perpetrator’s masculinity as a risk factor for violence: A meta-ethnography synthesis. Aggression and Violent Behavior, 18, 774-783.

Thrasher, R. G.; Andrew, D. P.; Mahony, D. F. (2007). The Efficacy of the Theory of Reasoned Action to Explain Gambling Behavior in College Students. College Student Affairs Journal, 27(1).

Toro, B. N. (2005). Educación superior en las cárceles colombianas. Cali, Colombia: Unesco.

Torres, A., Lemos, G. S.; Herrero, J. (2013). Violencia hacia la mujer: características psicológicas y de personalidad de los hombres que maltratan a su pareja. Anales de Psicología, 29, 9-18.

Vallerand, R. J., Deshaies, P., Cuerrier, J. P., Pelletier, L. G.; Mongeau, C. (1992). Ajzen and Fishbein’s theory of reasoned action as applied to moral behavior: A confirmatory analysis. Journal of personality and social psychology, 62, 98-109.

Table des illustrations

Titre Gráfica 1. Norma, control, intención y actitudes del grupo de hombres de la unidad de tratamiento especial (ute) ante el conflicto
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1718/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre Gráfica 2. Norma, control, intención y actitudes del grupo de mujeres ante el conflicto
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1718/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre Tabla 1. Porcentajes pretest/postest en los grupos que participaron en el programa
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1718/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 101k

Auteurs

Psicóloga. Magíster en criminología y doctoranda en criminología y delincuencia juvenil de la Universidad de Castilla – La Mancha. Especialista en medición y docencia universitaria. Docente de pregrado y posgrado en criminología, análisis de la conducta y comportamiento criminal y responsabilidad penal para adolescentes. Coordinadora de procesos de cooperación e intervención con instituciones de justicia y conductora de investigaciones sociojurídicas. Contacto: ncosorio@gmail.com

Psicóloga. Magíster en Psicología de la Universidad del Norte en Barranquilla. Especialista en Docencia Universitaria con la Universidad de La Habana, Centro de Estudios para el Perfeccionamiento de la Educación Superior (Cepes) y la Universidad de Ibagué. Catedrática y profesional del Grupo de Investigación Sociojurídica Horus de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Ibagué. Contacto: pilar.salamanca@unibague.edu.co

Psicóloga egresada de la Universidad de Ibagué.

© Universidad externado de Colombia, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search