Version classiqueVersion mobile

Sobre las estadísticas de infancia y trabajo en Colombia

 | 
Giampietro Schibotto

IX. Conclusiones

Texte intégral

1Vamos concluyendo aquí, con algunas reflexiones finales, empezando con algunas consideraciones críticas relativas a los datos mundiales.

  • 138 Véase oit, El estado actual del trabajo infantil, oit, 2010. Disponible en www.ilo.org/global/about (...)
  • 139 Las cursivas son de este autor.

2En una entrevista, hecha en casa propia138, Constance Thomas, directora del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (ipec) de la oit, comenta así, en varios pasos, el Informe publicado en 2010 por su misma institución: “Los nuevos datos mundiales sobre trabajo infantil muestran un panorama bastante mixto139 […] El trabajo infantil continúa disminuyendo, pero de manera moderada […] Sin embargo, la batalla está lejos de terminar […] En la actualidad, el ritmo del progreso no es lo suficientemente rápido para alcanzar el objetivo de 2016 […] África sigue siendo la región con menores progresos […]”. Por otro lado, el entonces director general en la introducción al informe nos dice, en varios pasos: “En términos generales, los datos indican que los progresos obtenidos no son homogéneos, dado que no son suficientemente rápidos ni amplios para alcanzar los objetivos definidos […] En el presente informe se describe una desaceleración del ritmo de reducción del trabajo infantil desde 2006 […] Los progresos se han detenido en el África Subsahariana, lo cual es motivo de decepción […] Estos son tiempos difíciles para hacer realidad nuestros valores y compromisos. Los progresos son frágiles […]”.

3Podríamos seguir con muchos más ejemplos, pero los referidos ya son suficientes para demostrar que el registro retórico prevaleciente del Informe oit es el eufemístico, mientras que en el anterior informe prevalecía la figura retórica de la hipérbole, condimentada de un optimismo autorreferencial desbordante e incontrolado. El eufemismo (del verbo griego ευϕημεω (eupheméo), “sonar bien” o del verbo griego ευϕημί (euphemí), “hablar bien, decir bien”) es una figura retórica que consiste en el uso de una palabra o de una perífrasis con el fin de hacer menos pesada la carga expresiva negativa de lo que se quiere decir, pues resulta demasiado crudo, difícil de aceptar. A menudo el eufemismo se produce cuando se pretende usar palabras inofensivas o expresiones para evitar hacernos conscientes de una realidad cruda y desagradable. Finalmente, debemos decir que los eufemismos son comunes en la política para camuflar o hacer que suenen más naturales las políticas impopulares, o reducir el impacto al comunicar una crisis económica o una situación de fracaso de unos objetivos que se habían promocionado como seguros y certeros.

4Es por ello que el registro y la tónica decididamente eufemísticos del último Informe Global de la oit son espías de un trasfondo que se busca ocultar pero emerge claramente más allá de los arreglos lingüísticos o los maquillajes retóricos de los divulgadores del documento. Y es que la euforia del 2006 ha cedido el paso a una toma de conciencia obligada por los nuevos datos, que en su conjunto demuestran un substantivo fracaso de las políticas erradicacionistas y un verdadero desastre en los resultados. Es suficiente pensar que a este ritmo de reducción, es decir, del 3% cada 4 años, necesitaríamos por lo menos alrededor de ¡ 100 años para erradicar el trabajo infantil! Ahora, frente a este panorama que nos ofrecen las investigaciones de la misma oit, hubiéramos esperado un mínimo de autocrítica y de repensamiento de los paradigmas teóricos y de los modelos de intervención pública. Nada de todo eso. Se ha preferido otra vez encubrir la realidad, pintarla de color rosado, amortiguar las ásperas y crudas verdades de los datos con ajustes eufemísticos, con una suavidad discursiva de una realidad que se expresa en los duros rasgos de una trágica contratendencia con relación a los supuestos índices de reducción del trabajo infantil que se habían exaltado en 2006.

  • 140 Sobre las contradicciones y los límites de las tmc véase el excelente artículo de Béjar, Héctor, “T (...)

5Resulta claro, de la lectura del último Informe Global de la oit, que en 2016 no se va a alcanzar la meta de erradicar las “peores forma de trabajo infantil”. Insistir en esto es escribir nuevamente, robándole el título de la novela de Gabriel García Márquez, la “crónica de una muerte anunciada”. Faltan tan solo tres años para la fecha indicada y todavía hay 115 millones de niños en trabajo peligroso, más los que están en las “formas incuestionablemente peores de trabajo infantil”. Si a todo ello sumamos los que no han sido detectados, por tratarse, como lo reconocen los mismos estadísticos del trabajo, de fenómenos clandestinos, no es sin fundamento pensar en por lo menos 200-250 millones de niños y niñas en las peores formas de trabajo infantil. Y de verdad ¿quieren que sigamos creyéndoles el cuento de que se van a eliminar en tan corto plazo estas “peores formas de trabajo infantil”? Opinamos que sería más serio y honesto reconocer que en estos veinte años de imposición del paradigma erradicacionista no se ha alcanzado ningún resultado de relieve o, tal vez, el único resultado es el de invisibilizar, estigmatizar y hasta criminalizar a millones de niños, niñas y adolescentes trabajadores que finalmente se han quedado desprotegidos en sus más elementales derechos o transformados en piadosas anécdotas humanas útiles para pasar de un horizonte de derechos ciudadanos a las limosnas compensatorias de las “transferencias monetarias condicionadas”140. Estas serían palabras claras.

  • 141 Ver Zemelman Merino, Hugo, Pensar teórico…, ob. cit., p. 4 passim.

6En relación con los datos sobre América Latina, nada más que repetir lo que ya hemos adelantado sobre la extrema inconsistencia, heterogeneidad y desactualización de los datos disponibles para el continente. Todo ello nos induce a afirmar que lo que sabemos sobre el fenómeno de los niños, niñas y adolescentes trabajadores en el continente es muy poco y, por el contrario, muchas veces escuchamos voces que pretenden saberlo todo, basándose evidentemente en supuestos ideológicos que continuamente sustituyen una seria interrogación estadística de la realidad. O sea, como diría Hugo Zemelman, otra vez se está “construyendo un discurso sin sujeto” o “inventando realidades” para ajustarlas a “corporas teóricos”, construidos “por exceso de analogías” y en una condición de “desajuste”, de “desfase” entre teoría y realidad141.

7Finalmente queremos proponer una lectura crítica de síntesis relativa a Colombia, lectura crítica no solo de los datos oficiales de los últimos diez años, sino también de los saberes, más o menos fundamentados, que sobre estos datos se han ido construyendo. Hasta nos atreveríamos a proponer una suerte de periodización inicial histórica de la estadística sobre trabajo infantil en Colombia, considerando los años anteriores al 2001 casi una prehistoria, pues todavía no había un esfuerzo investigativo continuado y estructurado, mientras que en la década de 2001 a 2011 sí hubo una programación orgánica y constante del dane sobre el tema del trabajo infantil. La nueva encuesta del 2011 abre una nueva etapa, más exigente y, esperamos, con una relación más fluida y productiva entre información estadística y diseño de políticas públicas. En este sentido, pensamos que las reflexiones que aquí hemos propuesto pueden ayudar a repensar retrospectivamente el saber hasta aquí acumulado y, al mismo tiempo, orientar por lo menos algunos aspectos del quehacer investigativo futuro.

8Luego de esta premisa, una primera observación conclusiva que quisiéramos hacer es relativa al escaso conocimiento y a la escasa utilización que se hace de los datos, tanto a nivel de opinión pública como a nivel de los expertos en el fenómeno del trabajo infantil. Cada vez que sale un informe del dane sobre este tema, por unos días, máximo una semana, los medios de comunicación resaltan la noticia, en la mayor parte de los casos con artículos en los periódicos o servicios radiales y televisivos sensacionalistas, pero de baja si no ínfima calidad analítica e informativa. Luego de un cortísimo periodo llega otra vez el silencio y es muy raro que se encuentre una información y una reflexión un poco más responsables, que analicen el asunto un poco más en profundidad.

  • 142 Hay como siempre positivas excepciones. Entre ellas recordamos a la Fundación Proniño de Telefónica (...)
  • 143 También en este caso hay excepciones loables. Entre ellas recordamos el excelente trabajo de tesis (...)

9Sin embargo, lo que todavía más preocupa es el hecho que esta lectura simplista y superficial del saber estadístico acumulado toca también el mundo de los profesionales y de las instituciones que tienen una relación más directa y específica con el trabajo infantil. Es impresionante el fundamental desconocimiento analítico y crítico de los datos estadísticos oficiales que muchas veces se encuentra en instituciones de políticas públicas para niños trabajadores, en ong y hasta en los mismos institutos de investigación142. No es que todos estos organismos, y las personas que en ello trabajan, no manejen los datos fundamentales y los más genéricos, sino que todo se queda en la superficie y no se logra una profundización mínimamente reflexiva, analítica y crítica de estos datos. Lo más sorpresivo es que este acercamiento apresurado y grosso modo a las fuentes estadísticas, que aunque con todas las limitaciones que hemos señalado son un punto de partida y de referencia insoslayable, es dominante también en las investigaciones académicas, por ejemplo en muchos trabajos de tesis en que la necesaria reflexión sobre la fotografía cuantitativa le cede el paso a una actitud de manejo casi siempre demasiado rápido, poco riguroso, un parchecito de números utilizados con prisa, casi como para responder a una suerte de obligación ritual que no adquiere sin embargo ni espesor ni sentido143.

10Esta escasa atención a los datos estadísticos y este acercamiento en la mayor parte de los casos muy poco riguroso pensamos que tiene una motivación que va más allá de la constatación empírica de un muy tibio interés y revela, de alguna forma, algunas importantes dinámicas de cómo se va estructurando el debate en torno al trabajo infantil. Nos referimos por un lado al tinte fuertemente moralista, emocionalmente condicionado por una jerarquía valorativa previamente constituida como filtro interpretativo. Por otro lado, las recurrentes e insistentes campañas abolicionistas, la mayoría de las cuales directa o indirectamente tienen una evidente y declarada ligazón con la oit y su programa de erradicación del trabajo infantil ipec, han creado un a priori supuestamente consensuado universalmente acerca del trabajo de los niños, lo que Boaventura de Souza Santos denomina una ‘monocultura’, es decir, un esquema de pensamiento único con base en el cual denunciar la ‘maldad’ del trabajo de los niños se vuelve una suerte de imperativo categórico kantiano, es decir, una ley ética tan absoluta que vale justamente por su universalismo formal y en su autorreferencialidad descuida los contenidos concretos y contextualizados que en momentos sucesivos la ocupan.

11Opinamos que todo ello produce, a su vez, una suerte de descuido inconsciente con relación a la necesidad de reconocer que todavía sabemos muy poco sobre trabajo infantil y por ende que es necesario seguir investigando no solo unos cuantos aspectos de empiría descriptiva, sino también los fundamentos y las determinaciones profundas del fenómeno, proceso en el que los datos estadísticos pueden ser muy útiles y necesarios, aunque no suficientes por sí solos.

12El hecho es que muchas veces se asume como punto de partida para la comprensión de un fenómeno social una postura que bien se podría definir de ‘determinismo ético’. Entendemos por ‘determinismo ético’ la sumisión a principios morales tan rígidos y tan rígidamente preconstituidos, validados y “sacralizados” que no permiten ningún tipo de consideración distintiva con relación a las múltiples situaciones y a los múltiples contextos. Por ende, principios éticos de este tipo imponen un esquema de anticipación de la realidad y de las acciones que necesariamente (determinismo) hay que cumplir. Es decir que en el plano de la moral se transfiere el mismo principio anticipatorio del determinismo físico y también la misma pretensión universal de la matemática, que en efecto se basa en ‘postulados’ no demostrados, sino intuitivamente evidentes, de los cuales se desprenden necesariamente determinadas consecuencias deductivas.

13De la misma manera, muchas veces en el debate sobre trabajo infantil tenemos la sensación de que el punto de partida no es un conjunto de preguntas sobre la realidad, sino un abecedario de respuestas preformuladas justamente con base en estas predeterminaciones moralistas, desancladas, en su monolítico maniqueísmo, de las circunstancias históricas concretas, sociales y culturales que matizan y diferencian el fenómeno del trabajo infantil, cuya complejidad, polisemia y plurivocidad no cabe en un esquema anticipatorio unívoco y monodeterminado. De allí que la profundización y el análisis crítico de los datos estadísticos no se consideren una tarea necesaria e impostergable, pues ¿para qué puede servir el análisis de unos cuantos números si sobre el trabajo infantil ya se sabe lo fundamental, es decir, como recita la vulgata del erradicacionismo, que se trata de una práctica absolutamente negativa, obstaculizadora del desarrollo del niño y hasta del desarrollo del país, y que por ende hay que combatirla a como dé lugar, finalmente sin darle mucha importancia a unos cuantos datos estadísticos que de antemano se sabe no podrán, de todas maneras, minar los fundamentos de los filtros hermenéuticos y morales de una mirada orientada apriorísticamente?

14Otro punto que quisiéramos subrayar está relacionado con el problema de las preguntas previas con base en las cuales se buscan datos, las preguntas que se hacen a los datos disponibles y finalmente los interrogantes potenciales que en muchos casos se descuidan, por lo menos en los informes disponibles.

15Nuestro juicio sobre el trabajo del dane con relación al trabajo infantil es fundamentalmente positivo. No solo el proceso de investigación es guiado con buena profesionalidad, sino que hay que reconocer también una honestidad intelectual que no cierra los ojos frente a datos que ponen en debate crítico elementos importantes del ‘pensamiento único’ dominante sobre trabajo infantil.

16Sin embargo, nos permitimos aportar unas sugerencias para llenar unos vacíos y reorientar unas distorsiones.

  • 144 Por ejemplo, en la ya recordada tesis de Melina Liceth Brid Menco se investiga justamente también s (...)

17Una primera consideración concierne al escaso involucramiento de los niños como sujetos activos de la investigación, pues prácticamente pocos resultados se refieren directamente a ellos y a la expresión de su subjetividad, aunque estos hayan aumentado en la última enti del 2011. Es verdad que al dane, que finalmente es un instituto de estadística, no se le puede pedir ahondar con métodos de captación de sentido (cualitativos) en la investigación de la subjetividad de los niños y adolescentes que trabajan, pero hay también preguntas que se colocan en una zona de fusión entre lo cualitativo y lo cuantitativo y que bien podrían enriquecer el abanico de los aspectos y de las dimensiones a investigarse. Se podrían, por ejemplo, interrogar sobre el sentido y la significación que tiene el trabajo, sobre la articulación y la jerarquización subjetiva que se da entre trabajo y escuela, o en fin, para los niños que obtienen alguna remuneración, preguntar no solo cuánto ganan sino qué uso hacen del dinero y qué significación tiene para ellos144.

  • 145 El discurso sobre el “trabajo peligroso” es particularmente interesante en el caso colombiano. El C (...)

18También recomendaríamos que en las próximas investigaciones se cuide más de antemano y en fase de procesamiento de la información la posibilidad de cruzar entre ellos los datos disponibles, porque es allí que, en muchos casos, se encuentran elementos de análisis interesantes. Todo ello tendría además que tener presentes las principales categorías que se han impuesto para definir las distintas segmentaciones del trabajo infantil y que muchas veces son las mismas que se utilizan para diseñar los institutos jurídicos y las políticas públicas. Por ejemplo, no entendemos por qué no hay en los datos proporcionados alguna referencia al “trabajo peligroso”145 y por ende no hay posibilidad de alguna orientación específica para las políticas públicas. Como ya hemos señalado, no están cruzados los datos sobre rangos de horarios semanales y franjas etarias y, por ende, no podemos saber cuántos niños están en una condición de trabajo legítimo y aceptable. Tampoco se cruzan los datos entre la “posición ocupacional” y los niveles de escolarización o la distribución entre cabecera y resto. O, en fin, no es posible saber qué relaciones se dan entre la tasa de participación laboral de los niños y las características socioeconómicas y demográficas de las familias.

  • 146 Se trata de Montería, Bucaramanga, Ibagué, Villavicencio, Cali, Cúcuta, Medellín, Pasto, Pereira, B (...)
  • 147 Ver R. E. Vásquez Ramírez, ob. cit., p. 8.

19Finalmente, pensamos que el nivel de desagregación geográfica de los datos es insuficiente. Se aprecia mucho el esfuerzo que se ha hecho de proporcionar datos específicos para 13 ciudades metropolitanas146, pero es evidente que “una limitación manifiesta que ostentan las entidades administrativas territoriales es el desconocimiento de la dimensión de la problemática del trabajo infantil en su jurisdicción. Aunque nuestro país está comprometido con el mejoramiento de los sistemas nacionales de recolección de información […] la representatividad de la misma no alcanza a responder a las demandas de información desagregada para todos los municipios”147.

20Es que Colombia es un país sumamente fragmentado, tanto en lo geográfico como en lo económico, étnico, cultural y social. Por ello los datos nacionales expresan un promedio que no da cuenta de las múltiples diferenciaciones de los contextos territoriales. Esto hace sumamente importante colocar en la agenda investigaciones que nos proporcionen datos sobre la relación entre trabajo infantil con la que se ha convenido llamar la “geografía de la pobreza” o también con “la geografía del conflicto” o con la “geografía étnica del país”, etc.

21Un último punto que creemos fundamental proponer a la atención de los que operan con los niños y adolescentes trabajadores, en particular de los responsables de las políticas públicas, sean funcionarios que diseñan y orientan dichas políticas o ejecutores que la traducen a la práctica. Tenemos la sensación de que, en muchos casos, las políticas públicas con relación a trabajo infantil no toman en cuenta las indicaciones que nos proporcionan los datos estadísticos, ni las recomendaciones que a partir de ellos nos da el mismo dane, sino más bien que están condicionadas por rígidos supuestos ideológicos, interpretativos, valorativos y éticos, cuyo efecto de fondo es debilitar una voluntad real de conocimiento de la relación entre infancia y trabajo, tal como se da en los múltiples contextos de Colombia.

  • 148 Esta expresión, “restablecimiento de derechos”, todos la halan de su parte, como una frazada ideoló (...)
  • 149 Los conceptos de “colonialidad del poder y del saber” son de Aníbal Quijano, mientras que el concep (...)
  • 150 Ver la aplicación móvil lanzada por Telefónica, “Yo digo aquí estoy”, que busca aprovechar las func (...)

22Haber reducido toda la problemática al solo lema imperativo de la erradicación del trabajo infantil, con toda probabilidad no solo destina estas políticas al fracaso, sino que origina todo un conjunto de daños colaterales, que pueden resultar muy dañinos para los niños trabajadores y finalmente, más allá de la buenas intenciones, tornar la voluntad de ‘restablecimiento de derechos’ en una efectiva conculcación de estos mismos derechos148. Estos daños colaterales son directos y se traducen en una impresionante ola represiva en el plano jurídico, pero también en el plano policial. Se trata de una represión guiada exclusivamente por la voluntad de ajustarse a estándares que se quieren tildar de ‘internacionales’, pero que tan solo son los propios de algunos países y organismos que, en su malentendido afán humanitario, otra vez imponen la lógica de la “colonialidad” del “poder”, del “saber” y del “hacer”149. No nos podemos dejar de preguntar, frente a un resultado prácticamente nulo con relación al objetivo de la “erradicación” del “trabajo” infantil, por qué no se ha dado todavía una reflexión crítica no solo sobre la ineficacia de estos programas abolicionistas, sino también sobre los costos humanos que inútilmente han conllevado. ¿De verdad valía la pena obligar a miles y miles de niños y sus respectivas familias a retrocolocarse por fuera del umbral de la legalidad, condenarlos a una condición de clandestinidad, desvalorar sus patrones culturales acusándolos de ser “chips mentales” atrasados y responsables de las lacras que azotan la sociedad, trabando el desarrollo de un modelo modernizador ajustado exclusivamente a las necesidades del proceso de acumulación poscontractualista? Este clima casi de terror, que llega a impulsar campañas de masiva delación en contra de los niños trabajadores150, que prioriza de forma absurda la lucha contra el trabajo infantil en un país que cada año registra miles de niños muertos de forma violenta y suma más de un millón de niños desplazados, que no con la misma fuerza y con la misma cantidad de recursos denuncia otros más graves fenómenos que conculcan los derechos de la infancia, como el abuso sexual, la pobreza, la escasa y descalificada oferta educativa, de hecho está extendiendo una cortina de humo sobre las responsabilidades de la “violencia estructural”, en el plano político, económico y social, de manera que la así llamada “protección social” se vuelve siempre más una “desprotección social”, un real desamparo, olvido y exclusión.

23Pero los que hemos llamado “daños colaterales” de esta rigidez en las políticas públicas erradicacionistas pueden ser también indirectos o de omisión, y no por ser menos visibles son menos graves.

24Ya hemos visto, por ejemplo, que los datos estadísticos disponibles nos revelan una relación inversamente proporcional entre la reducción de la tasa de trabajo infantil y el empeoramiento de las condiciones de trabajo de los que se mantienen en el mercado laboral. Ello aconsejaría articular una acción de reducción de la participación laboral de la infancia con una acción de protección de los niños y adolescentes que siguen trabajando, lo que en muchos casos no se toma en cuenta asumiendo que sería una suerte de ‘legitimación’ del trabajo infantil. Así mismo los datos contradictorios relacionados con la escolarización de los niños trabajadores sugerirían romper definitivamente con este supuesto axiomático del antagonismo entre trabajo y educación, empezando a diseñar programas de respuestas educativas adecuadas a la realidad de los niños que trabajan. Así mismo, el hecho de que la mayor parte de los niños trabajadores tengan horarios laborales por debajo de las 25 horas semanales (más del 60%) y que de estos el 41% los tiene por debajo de las 15 horas semanales (“trabajo ligero” en cuanto a carga horaria), vacía el mismo sentido de las políticas dogmática y rígidamente abolicionistas y apunta a programas matizados, aunque articulados entre ellos, que miren no solo a la erradicación, sino también a la protección y al tránsito de un trabajo más explotado a un trabajo menos explotado.

25En conclusión, pensamos que el haber constreñido y casi condenado el tema a un excesivamente rígido armazón conceptual, jurídico y de orientación operativa, está limitando la capacidad de muchos de leer las indicaciones que nos vienen de los datos estadísticos que tenemos entre manos y que apuntan a sugerir una mayor elasticidad, contextualidad específica y pluralidad de articulaciones con lo real por parte de las políticas públicas relacionadas con el trabajo infantil.

  • 151 Ver Boaventura de Sousa Santos, ob. cit., p. 37.

26De otra manera, se estaría nuevamente produciendo una peligrosa “sociología de la ceguera”151, la misma que sustenta también políticas ciegas y sordas a los mensajes que llegan desde la realidad de los niños y adolescentes trabajadores colombianos.

Notes

138 Véase oit, El estado actual del trabajo infantil, oit, 2010. Disponible en www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/features/wcms_26821/lang--es/index.htm

139 Las cursivas son de este autor.

140 Sobre las contradicciones y los límites de las tmc véase el excelente artículo de Béjar, Héctor, “Te doy plata si…: Las transferencias monetarias condicionadas”, en Boletín de la Asociación de Egresados y Graduados, pucp, Lima, 2009.

141 Ver Zemelman Merino, Hugo, Pensar teórico…, ob. cit., p. 4 passim.

142 Hay como siempre positivas excepciones. Entre ellas recordamos a la Fundación Proniño de Telefónica, con la cual no siempre concordamos en cuanto a posturas interpretativas y orientaciones operativas, pero que siempre ha demostrado responsabilidad no solo en cuanto a proceso de conocimiento de los datos disponibles, sino también en cuanto a promoción de investigaciones propias. Recordamos luego el equipo investigativo de la línea Infancia y Trabajo, de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Externado de Colombia, que no solo trabaja constantemente sobre los datos estadísticos, sino que en los cursos y seminarios que organiza desarrolla también una importantísima tarea de divulgación.

143 También en este caso hay excepciones loables. Entre ellas recordamos el excelente trabajo de tesis de Vásquez Ramírez, Ramón Enrique, Magnitud y características del trabajo infantil en el departamento de Santander: exploración de las opciones de medidas del censo general de 2005, Universidad Externado de Colombia, Área de Demografía y Población, cids, 2009.

144 Por ejemplo, en la ya recordada tesis de Melina Liceth Brid Menco se investiga justamente también sobre cómo utilizan los niños trabajadores el dinero que ganan, y ello abre una perspectiva más completa de acercamiento al fenómeno. Dice la autora: “Muchas de las investigaciones señaladas en el estado del arte permitieron concluir que el trabajo infantil encuentra una de sus razones en el poder adquisitivo del dinero, es decir, el hecho de generar recursos económicos hace de este una posibilidad existente y permanente en el tiempo y los distintos espacios. Pensar en lo anteriormente señalado, parece vano y superficial cuando no existe conocimiento de la forma en la que el dinero es distribuido y utilizado por los niños, de tal forma que la comprensión de lo que se hace con el dinero que se gana, permite hacer énfasis en cuáles son los reales motivos para trabajar. En este sentido, el dinero no se mide solo por la cantidad sino que se valora por el abanico de acciones y conductas que es posible realizar por medio del mismo”. Ver M. L. Brid Menco, ob. cit., p. 75. Por otro lado, en su ya recordado trabajo de tesis Ramón Enrique Vásquez Ramírez invita a los investigadores del dane a “incluir preguntas, con alcance de la población infantil, que indaguen sobre el motivo por el cual trabajan o buscan trabajo […] Dentro de las opciones de las preguntas de motivos para trabajar se sugiere incluir aquellas relacionadas con la costumbre, los hábitos y en general los patrones culturales y en general su transmisión intergeneracional”. Ver R. E. Vásquez Ramírez, ob. cit., p. 52. Así mismo, entre las múltiples referencias que se podrían hacer sobre la necesidad de recuperar a los mismos niños trabajadores como sujetos de las investigaciones que los conciernen, recordamos el incansable esfuerzo hecho en este sentido por la misma María Cristina Salazar en Colombia. También recordamos el de Iván Rodríguez Pas-cual, “Los desafíos metodológicos: cómo conocemos al niño desconocido”, en Para una sociología de la infancia: aspectos teóricos y metodológicos, cis, Madrid, 2007. Finalmente hacemos una necesaria referencia a Manfred Liebel y su capítulo “El tesón de la niña y el niño trabajador. Investigaciones participativas y orientadas en el sujeto sobre el trabajo infantil en América Latina”, en Infancia y trabajo…, ob. cit.

145 El discurso sobre el “trabajo peligroso” es particularmente interesante en el caso colombiano. El Convenio 182 sobre “Las peores formas de trabajo infantil”, ratificado por Colombia el 27 noviembre de 2001, prevé que sean los Estados miembros los que redacten el listado de los trabajos considerados peligrosos; este encargo se le asignó en Colombia al Ministerio de Protección Social y al icbf, que publicaron estas indicaciones con la Resolución 4448 de diciembre de 2005. Sin embargo, este listado de los “trabajos peligrosos” es tan amplio y extenso que prácticamente abarca todas las actividades laborales posibles, por lo cual uno podría pensar que de facto aunque no de jure la edad mínima de admisión al empleo en Colombia sea de 18 años. ¿Tal vez sea esta la razón por la cual el dane no informa públicamente sobre esta importante categoría del trabajo infantil?

146 Se trata de Montería, Bucaramanga, Ibagué, Villavicencio, Cali, Cúcuta, Medellín, Pasto, Pereira, Barranquilla, Manizales, Bogotá y Cartagena.

147 Ver R. E. Vásquez Ramírez, ob. cit., p. 8.

148 Esta expresión, “restablecimiento de derechos”, todos la halan de su parte, como una frazada ideológica y una útil coartada para justificar distintos tipos de políticas. Creemos que habría que ser un poco más prudentes en la instrumentalización, pro domo sua, de estas palabras, que merecen otro tipo de respeto y otro horizonte de valoración. O ¿de verdad alguien piensa que, por ejemplo, la Ley de Seguridad Ciudadana, ya recordada, por la cual a un niño, por ayudar a sus padres en un pequeño comercio familiar, se le puede internar a tiempo indefinido en un instituto y a su papá y mamá encerrarlos en la cárcel por hasta diez años, se pueda configurar como una modalidad de ‘restablecimiento de derechos’?

149 Los conceptos de “colonialidad del poder y del saber” son de Aníbal Quijano, mientras que el concepto de “colonialidad del hacer” es de Luis Martínez Andrade. Ver a. Quijano, “La colonialidad del poder y la experiencia cultural latinoamericana”, en Pueblo, época y desarrollo: la sociología de América Latina, Nueva Sociedad, Caracas, 1998, y L. Martínez Andrade, “La reconfiguración de la colonialidad del poder y la construcción del Estado-nación en América Latina”, en “Amérique Latine. Histoire et Memoire”, Les Cahiers alhim, n.° 15, 2008.

150 Ver la aplicación móvil lanzada por Telefónica, “Yo digo aquí estoy”, que busca aprovechar las funciones de geolocalización de los smarphones para llevar un registro en tiempo real de los casos de trabajo infantil visibles por los usuarios.

151 Ver Boaventura de Sousa Santos, ob. cit., p. 37.

© Universidad externado de Colombia, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search