Version classiqueVersion mobile

Sobre las estadísticas de infancia y trabajo en Colombia

 | 
Giampietro Schibotto

VIII. Una mirada a los datos mundiales y de América Latina

Texte intégral

A. “INTENSIFICAR LA LUCHA CONTRA EL TRABAJO INFANTIL”: EL INFORME GLOBAL OIT 2010

1Por lo que se refiere a los datos mundiales tenemos actualizaciones sistemáticas en primer lugar con relación al periodo 2004-2008.

  • 105 Se trata de los dos títulos de los dos informes globales del 2006 y del 2010.

2En 2010, a pocos días de iniciarse la Conferencia de La Haya, la oit efectivamente da a conocer su Informe Global, cuyo título, “Intensificar la lucha contra el trabajo infantil”, ya nos dice que el panorama ha cambiado y que el optimismo derrochado con tanta prodigalidad en ocasión del anterior informe del 2006 va cediendo paso a una prudencia que de hecho enmascara algo más radical, es decir, una decepción y un fundamental pesimismo acerca de los objetivos perseguidos desde dos décadas atrás con el programa ipec. Ya no se habla, refiriéndose a la erradicación del trabajo infantil, de “un objetivo a nuestro alcance”, sino de la necesidad de “intensificar la lucha”105, lo que significa pasar de la supuesta cercanía de la meta a la toma de conciencia de que el camino es todavía largo y lleno de incógnitas y que, cuando menos, es necesario bajar el nivel de la febril euforia de antes.

  • 106 Véase oit, Intensificar la lucha…, ob. cit., p. 2.

3Un panorama de luces y sombras dice el entonces director general de la oit en su resumen del mismo informe: “Este tercer Informe global y el reciente examen de los progresos alcanzados en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (odm) ofrecen un panorama heterogéneo que causa cierta inquietud”106.

4¿Cuál es entonces este “panorama heterogéneo” del que se habla? Los datos arrojados por el informe se pueden resumir de la siguiente manera:

  • El trabajo infantil se supone que continúa disminuyendo, pero solo modestamente: se ha registrado una reducción del 3% en el periodo abarcado por las nuevas estimaciones (2004-2008). En el informe anterior (que cubría el periodo 2000-2004) se había registrado una disminución del 10%.

  • El número de niños trabajadores a nivel mundial es de 215 millones, solo siete millones menos que en 2004. Sin embargo, si se considera los niños trabajadores en la frontera general de la producción, es decir, incluyendo también los que se ocupan de labores domésticas en sus hogares, el número asciende a 306 millones.

  • Entre los que tienen de 5 a 14 años, el número de niños en trabajo infantil ha disminuido en un 10% y el número de niños en trabajo peligroso en un 31%.

  • Si bien el número de niños en trabajo peligroso está disminuyendo, la tasa general de reducción ha bajado. Todavía hay 115 millones de niños en trabajo peligroso.

  • Se ha registrado una disminución del 15% en el número de niñas en trabajo infantil y del 24% en el número de niñas en trabajo peligroso, lo cual es sumamente positivo. Sin embargo, en lo relativo a los niños se ha producido un aumento (7%), tanto en términos de tasa de incidencia como en números absolutos. El número de niños en trabajo peligroso permanece relativamente estable.

  • Se ha producido un incremento alarmante del trabajo infantil – de 52 millones a 62 millones – en el grupo de niños y niñas entre 15 y 17 años.

  • En lo relativo a los niños entre 5 y 14 años en actividad económica, las regiones de Asia y el Pacífico, y América Latina y el Caribe han experimentado una disminución. Por el contrario, para el mismo grupo de edad, el número de niños en actividad económica está aumentando en África Subsahariana. La situación es especialmente preocupante en esta región, donde uno de cada cuatro niños entre 5 y 17 años trabaja, comparado con uno de cada ocho en Asia y el Pacífico, y uno de cada diez en América Latina y el Caribe.

  • La mayoría de los niños trabajadores sigue trabajando en la agricultura (60%). Solo uno de cada cinco niños recibe un salario. Una abrumadora mayoría trabaja para su familia sin remuneración.

  • Se ha producido, anota el informe, un importante progreso en la ratificación de las normas de la oit relativas al trabajo infantil, a saber, los convenios 182 (sobre las ‘peores formas de trabajo infantil’) y 138 (sobre la edad mínima). Sin embargo, una tercera parte de los niños del mundo vive en países que no han ratificado estos convenios.

5Luego de haber presentado estos datos, el informe pasa a analizarlos y a sugerir las líneas de orientación operativa para los próximos años, las mismas que constituirán las bases para redactar la hoja de ruta para la erradicación de las peores formas de trabajo infantil de aquí al 2016.

6Lo que sorprende en este último informe disponible son las imprecisiones, las contradicciones y finalmente verdaderos ocultamientos con que se nos proporcionan los datos.

7Resumimos en seguida los elementos más críticos que nos parece debilitan la credibilidad de conjunto del informe.

  • 107 Véase Intensificar la lucha… ob. cit., p. 4.

8• Luego de declarar la aceptación de las categorías estadísticas de la Conferencia de Ginebra de 2008, se siguen manejando categorías propias, en lo extremo arbitrarias y que confunden el lector. Por ejemplo, en el cuadro general de la página 4 se utiliza la expresión niños ocupados en la producción económica, y no se sabe qué se entiende: ¿son los niños ocupados en la “frontera general de la producción”? ¿Son los niños ocupados tanto en las “actividades productivas económicas” como en las “no económicas”?107 Así mismo se dan las cifras relativas a los “niños que trabajan” sin desglosar entre “niños que trabajan” y “niños en trabajo infantil por abolir”. No se dan las cifras relativas a los “niños que buscan trabajo”, eufemismo para decir “niños desempleados” y ello impide evaluar si el supuesto descenso en la tasa de trabajo infantil se debe a que el niño deja de ser trabajador o simplemente de trabajador ocupado pasa a ser trabajador desempleado, con lo cual se queda en el ámbito de la población económicamente activa. En fin, una extrema confusión, que nos deja desorientados y vuelve difícil cualquier serio intento de comparación y homogeneización de los datos.

  • 108 Véase el capítulo “El trabajo infantil y el futuro de África”, en oit, La eliminación del trabajo i (...)

9• Con relación a África se reconoce que ha habido un aumento de la participación laboral de los niños y de los adolescentes, pero sin extraer de ello las necesarias reflexiones autocríticas. En el informe del 2006, se dedicaba todo un capítulo al tema de África, en el que se asumía este continente como una prioridad absoluta, a la cual dedicar atención, recursos y compromisos108. En ello se dice textualmente:

  • 109 Ibíd., p. 72.

Son varios los puntos estratégicos a partir de los cuales el trabajo infantil se puede abordar en el contexto del seguimiento del programa convenido en el G8. Para comenzar, es evidente que África seguirá siendo una de las prioridades del G8, dado que es el único continente que no está en camino de lograr ninguno de los odm (Objetivos del Milenio). Es necesario establecer un conjunto de acciones que se refuercen mutuamente y que constituyan un factor decisivo para impulsar el crecimiento autosostenible. La inversión en educación es una parte importante de esta estrategia para garantizar que todos los niños tengan acceso a un ciclo de educación, gratuita y obligatoria de buena calidad y que lleguen a completarlo. Para África lograr este objetivo para 2015 significará, como se indica en la parte ii del presente informe, abordar el trabajo infantil como un obstáculo importante para la educación universal109.

  • 110 “Los datos que figuran en el cuadro 1.5 y el gráfico 1.3 revelan que entre 2004 y 2008 todas las re (...)

10• Luego de cuatro años nos encontramos frente a un aumento considerable de la tasa de trabajo infantil en el continente africano, admitida por los mismos extensores del documento110. Se trata de un aumento considerable, de casi 9 millones de niños trabajadores. Frente a un dato como este lo menos que se puede esperar es la apertura de una revisión crítica de las políticas públicas impulsadas hasta ahora por oit e ipec, pues evidentemente el modelo abolicionista, su corte jurisdiccionalista y correccionalista, la descontextualización del dogma erradicacionista, en fin, la acción social entendida como analgésico compensatorio para aliviar sintomáticamente contradicciones sociales profundas: son todos esquemas interpretativos y operativos que no funcionan y producen finalmente más daños que beneficios. De este necesario y obligado repensamiento crítico no se encuentra huella en el informe de la oit y también un dato abrumador como el que se refiere a la África Subsahariana se registra casi con indiferencia o como si de aquel dato la acción del ipec-oit no fuera por nada responsable.

11• Pero todo el informe es un arrojar datos sin interrogarse sobre ellos. Por ejemplo, se dice que los niños empleados en trabajos peligrosos han disminuido mucho más (-10,8%) que el conjunto de los niños que trabajan (-3,2%). Pero ello, y el informe no lo dice, significa que para muchos niños que se encuentran empleados en trabajos peligrosos la salida no es dejar de ser niño trabajador, como lo quiere imponer el abolicionismo, sino operar un tránsito del trabajo peligroso al trabajo en condiciones aceptables. Pero esto no va de acuerdo con la ceguera dogmática del erradicacionismo. De este dato habría que deducir motivos para armar programas de ofertas de trabajos decentes a los niños y no seguir con la obtusa univocidad de una descontextualizada prohibición del trabajo de los niños. En fin, este dato le da razón a la postura de los movimientos de niños y adolescentes trabajadores organizados, cuando proponen, en el ámbito de la valoración crítica, luchar contra el “trabajo explotado” a favor de un “trabajo digno”.

  • 111 El tema fue discutido en la cepal durante la Cuadragésima segunda reunión de la Mesa Directiva de l (...)

12• Otro dato sorprendente es el referido a las niñas trabajadoras, que resultan ser las que más se redujeron, en un 15% (15 millones), mientras que los niños trabajadores aumentaron en un 7% (8 millones). Este nos parece un dato sumamente sorprendente y que hubiera requerido unos interrogantes que intentaran explicarlo. De todo ello no se encuentra nada en el informe. Sin embargo, hubiera sido relativamente sencillo preguntarse si la crisis económica mundial, que el informe trata siempre con mucha prudencia, cuidado e incomprensible placidez, no tiene nada que ver con ello. La cepal es muy clara cuando habla del nexo entre crisis y paro femenino, sustentando la tesis de que los peores efectos de la actual crisis internacional, por algunos llamada financiera y por otros económica, pero que evidentemente es el resultado de fórmulas en decadencia, recaen en los sectores más vulnerables. Una de las consecuencias más evidentes de este fenómeno –acumulativo y con marcados matices de especulación– es el incremento del desempleo, en particular entre las mujeres111. Por otro lado, la misma Organización Internacional del Trabajo advierte que el desempleo en las mujeres aumentó de 6% en 2007 hasta 7% en 2009 y también alerta que una vez que se regularice la situación, que haya mayor estabilidad económica, a las mujeres les resultará más difícil que a los hombres reemplearse. Todo ello nos lleva a avanzar la hipótesis de que la reducción tan fuerte de niñas trabajadoras puede haber sido el resultado de una doble agresión, por parte de la crisis económica y por parte de las políticas represoras inspiradas por el erradicacionismo. Ambas agresiones han aumentado no tanto el número de las niñas que no trabajan, sino más bien el número de las niñas desempleadas y de las niñas que sí siguen trabajando, pero con un mayor nivel de ocultamiento, invisibilidad y hasta de persecución.

13• Otra observación se podría hacer sobre datos comparativos por edades, sobre todo por lo que se refiere al fuerte repunte alcista de los niños entre 15 y 17 años que se encuentran en situación de trabajo peligroso y que pasan de 51’911.000 a 62’419.000, con un aumento del 20,2%. También en este caso, ninguna aceptación de responsabilidad, sino solo una estéril lamentación por este abrumador dato. Tal vez sería el caso de abrir un discurso político de fomento de la organización sindical de estos adolescentes, pues parece que la formalidad jurídica no sirve para mucho en cuanto a protección de sus derechos. Pero este es un discurso que no cabe en la lógica de la oit, una lógica que sigue viendo en los niños y adolescentes trabajadores tan solo víctimas que hay que proteger con coacciones jurídicas y con medidas tibiamente compensatorias. Nunca como sujetos sociales que, en las dinámicas de una resiliencia muchas veces trágica y dramática, sin embargo redefinen su propia geografía en el marco de una conflictualidad antagónica capaz de traducirse en actoría social, en protagonismo, en fin, en la paternidad política de un proyecto alternativo.

B. “MEDIR LOS PROGRESOS EN LA LUCHA CONTRA EL TRABAJO INFANTIL”: EL ÚLTIMO INFORME GLOBAL OIT DE 2012

14Ya estando este texto casi en fase de imprenta salió otro importante documento sobre estimaciones alrededor del trabajo infantil a nivel mundial. Por ello agregamos algunas rápidas consideraciones sobre esta última fuente de datos estadísticos.

  • 112 Ver oit, “Medir la lucha contra el trabajo infantil. Estimaciones y tendencias mundiales entre 2010 (...)

15Se trata del nuevo informe que la oit dio a conocer a pocos días de la Tercera Conferencia Mundial sobre Trabajo Infantil, en octubre de 2013, con el título “Medir la lucha contra el trabajo infantil. Estimaciones y tendencias mundiales entre 2010 y 2012”112. Este informe se dio a conocer en ocasión de la Conferencia Mundial de Brasilia 2013.

16El informe arroja datos sorprendentes, pues declara que en los últimos 4 años se ha determinado una baja contundente en el número y en la tasa de los niños involucrados en el trabajo infantil.

17Veamos la tabla de síntesis:

TABLA 8. NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA, EL TRABAJO INFANTIL Y EL TRABAJO PELIGROSO, GRUPO DE EDAD DE 5 A 17 AÑOS, 2000-2012

Niños ocupados en la producción económica

Trabajo infantil

Trabajo peligroso

(‘000)

%

(‘000)

%

(‘000)

%

En el mundo

2000

351.900

23,0

245.500

16,0

170.500

11,1

2004

322.729

20,6

222.294

14,2

128.381

8,2

2008

305.669

19,3

215.209

13,6

115.314

7,3

2012

264.427

16,7

167.956

10,6

85.344

5,4

Fuente: Informe de la oit “Medir la lucha contra el trabajo Infantil”, 2013.

18Como se puede apreciar, los niños en trabajo infantil han disminuido en 47’253.000 en términos absolutos y en un 3 % en porcentaje entre 2008 y 2012.

  • 113 Ver onu, “Child Labour and Educational disadvantage. Breaking the Link, Building Opportunity”, onu, (...)

19No tenemos elementos suficientes como para cuestionar estos datos, aunque sí tenemos que decir que contrastan con otros documentos que habían salido el año anterior, en particular un documento de la onu en el cual se alerta que el trabajo infantil sigue incrementándose en el mundo y que de seguir esta tendencia tendríamos más de 190 millones de niños en trabajo infantil en 2020113. Este documento es del 2012 y no se entiende cómo se puedan coordinar coherentemente las diferentes cifras que se manejan en estas dos distintas pero tan cercanas ocasiones.

20Por otro lado, sorprende el título muy prudente del informe y el tono fuertemente moderado del texto y del análisis de los resultados, que se traduce además en consideraciones finales muy preocupadas acerca de las futuras evoluciones de la tasa de participación laboral de los niños, niñas y adolescentes en el mundo.

21De todas maneras, y más allá de la posible cuestionabilidad de los datos, que necesitará un análisis más pausado en el tiempo, queremos en esta ocasión detenernos a subrayar unos cuantos puntos que nos parecen merecedores de particular atención.

221) Los datos resultan proporcionados según una tripartición que empieza con el conjunto más amplio de los “niños ocupados en la producción económica”; a seguir vienen los niños en “trabajo infantil”; y finalmente los niños en “trabajo peligroso”. No hay datos relativos a los niños y niñas empleados en oficios domésticos en el propio hogar, ni datos relativos a los niños desempleados, es decir, niños que están buscando activamente trabajo. De esta manera, mientras que se sigue manejando una cifra de 167’956.000 niños que trabajan, en realidad los niños trabajadores, según los mismos datos de la oit, son 264’427.000. Si a ello le agregamos los niños, niñas y adolescentes que se desempeñan en los oficios del hogar y también los niños desempleados, no resulta sin fundamento pensar en una suma total de alrededor de 400’000.000 de niños que se encuentran involucrados en experiencias laborales. Lo que nos permite de toda manera reafirmar el carácter cuantitativamente significativo del fenómeno de los niños trabajadores, su persistencia y sobre todo su dimensión estructural y su significatividad histórica.

  • 114 Ver oit, "Medir la lucha…" ob cit., p.8.

232) Retomando el tema de los niños desempleados, es interesante subrayar cómo en este informe se asume, tal vez por primera vez, la importancia de esta categoría, que estaba completamente descuidada en los anteriores informes, a pesar de las ya recordadas recomendaciones de los estadísticos del trabajo. Es verdad que tampoco en este informe se proporcionan datos relativos a los niños desempleados, y sin embargo ellos reaparecen como posible clave para explicar un fenómeno aparentemente paradójico. Se trata del hecho de que esta magna reducción del trabajo infantil se ha dado en años de crisis económica a nivel mundial. El aumento de la pobreza hubiera más bien podido hacer esperar un repunte del fenómeno de los niños trabajadores. El informe no aparenta tener respuestas claras, pero avanza la hipótesis que la crisis económica, así como redujo la demanda en el mercado de trabajo adulto, así la redujo en el de los menores, aumentando así el número de niños trabajadores desempleados. De allí que la figura del niño trabajador desempleado asume una fundamental importancia y, repetimos, sorprende que sobre este no se proporcione ningún dato, como sí lo aconsejaron los estadísticos del trabajo y como se hace en las enti de varios países, por ejemplo Colombia. El informe de la oit, frente a este radical cambio en la relación entre ciclo económico y trabajo infantil, llega hasta a alertar que podría ser posible que la salida de la crisis económica y una nueva fase de crecimiento a nivel mundial podrían traducirse en un nuevo aumento del trabajo infantil, a raíz de la disminución de los niños desempleados. Literalmente se dice que “el informe presenta argumentos para explicar por qué no se produjo ese fenómeno y advierte que debe prestarse una gran atención al riesgo de trabajo infantil entre los niños mayores cuando se ponga en marcha la recuperación de la economía mundial”114.

  • 115 Ibíd., p. 5.
  • 116 Ibíd., nota 8, p. 5.
  • 117 Véase “Resolución ii. Resolución sobre las estadísticas de trabajo infantil”, en oit, Informe de la (...)

243) Volvemos ahora sobre un punto que hemos ya fugazmente recordado y que sin embargo merece otras consideraciones. Nos referimos al hecho de que, con grave limitación del alcance del mismo informe, está ausente la que se define como la tasa de trabajo infantil en sentido ampliado, es decir, la tasa que comprende también los “oficios del hogar”. Nunca la oit, tampoco en los anteriores informes, había proporcionado datos relativos a los niños, niñas y adolescentes que trabajan en los quehaceres domésticos de su propio hogar. Esto es algo que hay que cuestionar radicalmente, no tan solo porque rebasa el cuadro de conjunto del fenómeno, sino porque se reproduce en el plano estadístico una postura ideológica de desvaloración del trabajo doméstico que repite también en el caso de la infancia la desvaloración que sufrieron y sufren las mujeres, traduciéndose el todo en una invisibilización tanto de las mujeres como de los niños en la economía doméstica y en la que se ha convenido llamar la “economía del cuidado”. En un apartado del informe se reconoce que esta ausencia de datos relativos al trabajo infantil en sentido ampliado puede producir una subestimación del fenómeno, sobre todo por lo que se refiere a las niñas: “Cabe mencionar, sin embargo, que estas cifras podrían subestimar la participación relativa de las niñas en el trabajo infantil con respecto a la de los niños puesto que no reflejan la realización de tareas domésticas, en particular las tareas domésticas peligrosas, que es una dimensión del trabajo infantil que no se incluye en las estimaciones mundiales”115. Para justificar esta decisión de no colocar datos relativos a los oficios del hogar, se dice que esto se hizo “con arreglo a las últimas normas estadísticas internacionales”116 donde la definición de trabajo infantil con fines de medición puede extenderse para abarcar las ‘tareas domésticas peligrosas’. Esta dimensión del trabajo infantil no se incluye en las estimaciones mundiales. Esto se debe a la falta de datos y a la falta de consenso en torno al concepto de ‘tareas domésticas peligrosas’ a los fines de la medición del trabajo infantil117. Sin embargo, no nos resulta que en tal documento se diga esto. Más bien los estadísticos del trabajo parecen sugerir otra cosa:

  • 118 Ibíd., p. 18.

Las encuestas sobre las actividades de los niños han mostrado que los servicios domésticos no remunerados pueden absorber una parte considerable del tiempo de los niños. Por tal motivo, se alienta a los países a que recopilen datos sobre los servicios domésticos no remunerados prestados por los niños en el propio hogar, concretamente sobre el tiempo que dedican a esas actividades y las principales tareas que realizan. Tales estadísticas deberían recopilarse con independencia de que se utilice la frontera general de producción en términos de los conceptos y definiciones de trabajo infantil… La oit debería i) dar particular atención al desarrollo de conceptos y definiciones sobre el tratamiento de los horarios prolongados de los niños en servicios domésticos no remunerados, con relación a la edad y a los umbrales de horas según se refiere en los párrafos 16 y 37118.

25Por ello quedamos con la duda de que estas referencias al carácter no consensuado del concepto de ‘tareas domésticas peligrosas’ podría ser una forma instrumental de evadir el núcleo duro del problema, es decir, la exclusión de un componente tan importante del fenómeno de la relación entre infancia y trabajo.

  • 119 Ver oit, “Medir la lucha…”, ob. cit., p. 9.

264) Otro punto que merece destacarse es que no se hace ninguna referencia a las muy probables subestimaciones debidas a la siempre más pesada clandestinidad del fenómeno en general, y en particular con referencia a las primeras tres categorías de las peores formas de trabajo infantil, sobre las que ya alertaron los estadísticos del trabajo en la mencionada Decimoctava Conferencia de Ginebra. Tan solo se hace una parcial admisión con relación a las niñas, cuando se admite que “informaciones a disposición de la oit indican que las niñas también pueden estar más presentes en formas menos visibles de trabajo infantil, por lo tanto menos denunciadas, como es el caso del trabajo doméstico y en hogares de terceros”119. Pero si es así con relación a estas formas de trabajo infantil, ¿qué va a pasar con las así llamadas peores formas de trabajo de los menores, como las relacionadas con la explotación sexual, con el trabajo forzoso o esclavo, con el que está conexo con los conflictos armados? Es muy probable que también y más aún en este caso se haya dado una subestimación del fenómeno por la dificultad de detectarlo, pero de todo ello no se hace ninguna mención en el documento de la oit y ello legitima ulteriores dudas con relación al conjunto de los resultados proporcionados.

275) Resultan sorpresivos en este informe los datos referidos a América Latina que es la región que evidencia el menor descenso de 2008 a 2012 en lo que se refiere a trabajo infantil: pasó de 14’125.000 a 12’505.000 y en porcentaje de 10% a 8,8%, con un diferencial de tan solo el 1,2%. Además aumentó el trabajo peligroso, de 6,7% a 6,8%. Y finalmente, si consideramos el total de los niños económicamente activos, la reducción es todavía inferior, de apenas el 0,9%. Habría sido importante abrir algunos interrogantes sobre este comportamiento errático de América Latina, que en periodos anteriores se había destacado con tasas de reducción muy elevadas. Tal vez habría que considerar mano a mano que si la tasa se reduce es más difícil contraerla ulteriormente, por la existencia probable de una suerte de porcentaje endémico mucho más complicado de reducir. De toda manera la región, aunque basándose tan solo en estos datos oficiales, sigue registrando más de diez millones de niños en trabajo infantil, lo que otra vez nos remite a la admisión del significativo impacto cuantitativo del fenómeno, con la consecuente imposibilidad de interpretarlo en un nivel reductivamente comportamental, de irresponsabilidad ética o de supuestos patrones culturales justificativos del trabajo de los menores propios de las familias populares.

  • 120 Ibíd., p. vii.
  • 121 Ibíd., p. viii.
  • 122 Ibíd., p. ix.

286) Como ya habíamos recordado, sorprende la extrema prudencia con que se han dado estos resultados, pues en vez de tocar bombos y platillos, siempre se alerta que el ritmo es lento, que no hay que hacerse ilusiones, que los resultados no son suficientes. ¿Cómo interpretar esta rara e inexplicable prudencia en la presentación de resultados tan sorpresivos? ¿Hay gato encerrado? ¿Es que de alguna manera el tiempo se alarga con relación a otros resultados esperados? ¿Han sido presionados por la lentitud de los resultados? ¿Qué hay detrás? De hecho, se admite que “por buenos que sean estos resultados no debemos olvidar que el éxito en este ámbito solo puede ser relativo. Tal como se destaca en la evaluación realizada en el anterior informe global, los progresos son aún muy lentos y es necesario acelerar el ritmo si la comunidad mundial pretende acercarse lo más posible a la meta de 2016 que se ha propuesto alcanzar”120. Por otro lado, se recuerda que “en muchos países los progresos que se han logrado son frágiles y deben ser objeto de seguimiento y reforzarse para garantizar su sostenibilidad”121. Finalmente se alerta que “en los anteriores informes globales habíamos advertido respecto al peligro de la autocomplacencia y estos resultados refuerzan el valor de esta advertencia. Si bien se han realizado progresos significativos, poner fin al flagelo del trabajo infantil en un futuro próximo requerirá una aceleración substancial de los esfuerzos a todos los niveles”122. En su conjunto, se quiere decir que los resultados presentados hacen patente que aún queda mucho camino por recorrer para lograr la eventual desaparición del trabajo infantil. Todas estas prudentes y alarmadas advertencias, si por un lado develan una mayor responsabilidad y una mayor conciencia de los resultados que se han obtenidos con más de dos décadas de lucha para la erradicación del trabajo infantil, por otro lado demuestran una vez más la incapacidad de la oit de salir de su enfoque dogmáticamente dicotómico, pues esta debilidad de los resultados obtenidos no sugiere ninguna puesta en tela de juicio del enfoque erradicacionista, sino que otra vez remite tan solo a un conjunto de fallas en el plan de la determinación voluntarista.

297) Una significativa novedad del informe es la admisión, por primera vez explícita, que el resultado de la eliminación de las peores formas de trabajo infantil no se va a conseguir hasta el 2016. En este caso se admite el fracaso de las políticas erradicacionistas con relación a los objetivos preestablecidos. Sin embargo, no se abre a partir de este reconocimiento una seria reflexión crítica sobre la posible insuficiencia de políticas demasiado rígidas y cristalizadas como para poder enfrentar una realidad mucho más compleja que, tal vez, hubiera requerido mayor creatividad y elasticidad. En particular, por lo que se refiere a las peores formas de trabajo infantil el acercamiento exclusivamente abolicionista no ha permitido pensar en intervenciones que facilitaran no tanto la salida del mundo del trabajo, sino el tránsito de un trabajo más explotado a un trabajo protegido. Esto se hizo en parte con los programas así denominados de “protección del trabajo adolescente”, y sin embargo estos programas siempre han sido un momento desfilado y de poco peso de la acción de ipec; por otro lado, se trata de programas destinados exclusivamente al trabajo adolescente, con la exclusión absoluta de los niños por debajo de la edad mínima de admisión al empleo, quienes de esta forma se han quedado completamente excluidos de cualquiera forma de protección y colocados frente a una tajante disyuntiva entre trabajar en forma ilegal o dejar el trabajo a pesar de cualquier consideración contextualizada y de cualquier posibilidad de mejoramiento de las condiciones de trabajo. Desde este ángulo de mirada pueden resultar particularmente interesantes los datos referidos a África. En este continente los niños en trabajo peligroso disminuyen en un increíble número de 9’969.000 y los niños en trabajo infantil en un número inferior, pues es de 6’033.000. Pero los que disminuyen muy poco son los niños en la producción económica, apenas 659.000. Todo ello indica que en este caso más que una disminución de los niños trabajadores ha habido un tránsito del trabajo peligroso al trabajo infantil y del trabajo infantil al trabajo permitido y ello podría dar razón de una estrategia orientada no a la erradicación, sino justamente a la modificación de las condiciones de trabajo.

  • 123 Ibíd., p. 5.
  • 124 Ibíd., p. 28.

308) Un ulterior elemento de debilidad de los datos presentados, y que deja abiertos muchos interrogantes relativos a la confiabilidad de conjunto de los resultados del informe, se refiere a la ausencia de datos de tendencias regionales y más en general a la escasa confiabilidad de los datos relativos a algunos panoramas regionales. Se trata de limitaciones reconocidas por el mismo informe, que alerta: “Sin embargo, debido a las limitaciones de los datos, el panorama sobre el trabajo infantil sigue siendo parcial. No existen suficientes datos para generar estimaciones específicas sobre las regiones de Europa Oriental y Asia Central, así como para los países de la región del Pacífico y el Caribe o para las economías industrializadas”123. Son admisiones de sorpresiva gravedad. Por un lado, hay que reconocer la honestidad en hacerlas, y sin embargo dejan sin respuesta un interrogante de fondo. Si en estos informes no se pueden generar estimaciones sobre tantas numerosas e importantes regiones, ¿qué sentido tiene seguir hablando de datos estadísticos a nivel mundial? Y ello también porque detrás de estas admisiones se puede legítimamente sospechar otras debilidades e incongruencias en los datos proporcionados, razón por la cual es inevitable preguntarnos si estos documentos, más que a una seria y juiciosa voluntad de investigación estadística, no respondan más bien a una voluntad justificadora y a la necesidad de mostrar resultados contundentes de los programas erradicacionistas, más allá de la fundamentación real de estos supuestos logros. Por otro lado, en un breve párrafo se nos advierte que “los resultados referentes a las tendencias regionales del trabajo infantil se presentan únicamente para los años 2008 y 20012, debido a las limitaciones de los datos de las estimaciones mundiales anteriores a 2008”124. Francamente hay que decir que acá se alcanza un alto nivel de confusión. En primer lugar, no se entiende por qué ahora se consideran limitadas las anteriores estimaciones, que sin embargo se han presentado sin mayores problemas en los precedentes informes. Y en segundo lugar, cómo sea imposible proporcionar resultados referentes a las tendencias regionales y sí sea posible proporcionarlos relativamente a las tendencias mundiales, como si estas últimas no fueran finalmente la suma de las primeras, o cómo si fuera posible tener datos confiables a nivel mundial sin tener datos confiables a nivel de las distintas regiones. Todo ello devela un notable nivel de aproximación y pone en tela de juicio el conjunto del documento. Y tal vez justamente en tales parciales admisiones se puedan entrever 182 los entretelones de la prudencia y la moderación con las que se presentan los resultados de este último informe.

319) Por último queremos enfocar nuestra atención en las que son las proyecciones a futuro, que la misma oit nos proporciona en su texto y que suenan el informe. La pregunta que se hace el organismo internacional es la siguiente:

  • 125 Ibíd., p. 22.

32La cuestión fundamental de cara al futuro es saber si estamos avanzando lo suficientemente rápido y dirigiendo la acción hacia donde es más necesaria y eficaz. Evidentemente no se logrará alcanzar la meta de eliminar las peores formas de trabajo infantil para 2016. Este punto se ilustra en el gráfico dos, que muestra la disminución del trabajo infantil y el trabajo peligroso que se logrará durante el periodo comprendido entre 2012 y 2020 si se mantiene el ritmo de avance observado en el periodo 2008-2012125.

33Este gráfico se refiere también al trabajo infantil. Lo reproducimos acá:

GRÁFICO 31. NIÑOS EN TRABAJO INFANTIL Y TRABAJO PELIGROSO, NÚMERO PARA 2000-2012 Y NIVELES PARA 2016-2020, TENIENDO EN CUENTA EL RITMO DE PROGRESO DURANTE 2008-2012

GRÁFICO 31. NIÑOS EN TRABAJO INFANTIL Y TRABAJO PELIGROSO, NÚMERO PARA 2000-2012 Y NIVELES PARA 2016-2020, TENIENDO EN CUENTA EL RITMO DE PROGRESO DURANTE 2008-2012

Fuente: elaboración gráfica de datos del dane.

  • 126 Ver de la onu, “Child Labour and Educational Disadvantage. Breaking the Link, Building Opportunity” (...)

34Como se puede apreciar, para el 2020 se prevé una presencia en el mundo de todavía 107 millones de niños en trabajo infantil, de los cuales 50 millones en trabajo peligroso (que no comprende todas las mal llamadas “peores formas” de trabajo infantil). Si a estos 107 millones de niños en trabajo infantil les agregamos los niños que trabajan en los oficios del hogar y los que sí trabajan, pero en formas aceptables, fácilmente alcanzamos para 2020 la cifra de un total de 200 millones de niños trabajadores (sin considerar los niños desempleados). Lo que significa llana y sencillamente que la tanto mencionada ‘erradicación’ del trabajo de los menores en el corto y mediano plazo no es nada más ni nada menos que una quimera. Incluso estos datos podrían ser tendencialmente mucho superiores, como en muchos puntos de su informe alerta la misma oit. O como dice el ya recordado documento de las Naciones Unidas presentado el año pasado por el Alto Comisionado y exprimer ministro británico Gordon Brown, que alerta de que si no se toman medidas se podría llegar, en ocho años, a los 190 millones de niños trabajando126. Pero, aun asumiendo las cifras de perspectiva futura de la oit, deviene éticamente obligatoria una pregunta que en general el abolicionismo nunca ha aceptado y que ahora tendría que asumir a partir de sus mismas admisiones. Tal pregunta se podría formular de esta manera: A la espera de una evidentemente todavía lejana desaparición del trabajo infantil, ¿qué hacer con los millones de niños que por generaciones seguirán trabajando en todo el mundo? Aquí está el meollo del asunto moral y político que las cifras y las tendencias del informe de la oit nos obligan a encarar. Seguir con políticas exclusivamente reguladoras, represivas, de judicialización y estigmatización del fenómeno obligará a todos estos niños dentro de un territorio de invisibilidad, de exclusión, de criminalización social, en nombre de un principio que no se corresponde con muchos contextos reales, sino solo con idealísticos desajustes históricos que siguen construyendo discursos que no reflejan realidades, sino que las inventan. De esta forma seguirá siendo imposible hablar institucionalmente y no tan solo informalmente y pragmáticamente de estos niños trabajadores, de protección para estos niños trabajadores, de proyectos pedagógicos para ellos, será imposible escucharlos y mirarlos en su propia condición de trabajadores. Será imposible salir de otra forma colonial de pensamiento dicotómico, binario, antinómico: ¡trabajo infantil sí o no! Y no será posible programar acciones y políticas públicas que puedan acercarse a estos niños de forma más flexible, acompañándolos en un camino de tránsito desde formas explotadas de trabajo infantil a formas aceptables del mismo.

C. EL PANORAMA GENERAL DE AMÉ RICA LATINA

35Los datos que tenemos públicamente disponibles relativos a América Latina son en extremo heterogéneos, confusos, desactualizados y muchas veces soltados sin referencias de fuentes precisas. Por ejemplo, si vamos a la página oficial del Programa ipec-oit de América Latina y buscamos los documentos del Statistical Information & Monitoring Programme on Child Labour (simpoc) relativos a la región, encontramos a la fecha que tan solo está disponible un viejo documento del 2008, una “Memoria del taller subregional sobre medición del trabajo infantil y adolescente”. Luego encontramos documentos por países, la mayoría muy desactualizados, desde el documento de Venezuela de 13 años atrás (2000) hasta el más actualizado, que es el de Colombia del 2008 (de todas maneras inservible, si pensamos que en Colombia se realizó la enti en 2011, con divulgación de los resultados en 2012). No entendemos el porqué de este evidente e injustificable descuido, que evita poner a disposición del público la necesaria información, además por parte de entidades como oit, ipec y simpoc que pretenden tener el “liderazgo mundial” en todo lo que a trabajo infantil se refiere127.

  • 128 Ver Levaggi, Virgilio, Trabajo infantil, la herida abierta de América Latina, disponible en http:// (...)
  • 129 Ver entre otros estos enlaces: www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/2459-trabajo-in (...)

36Por otro lado, en varios artículos de prensa recientes se encuentran afirmaciones decididamente contradictorias por parte de altos representantes oficiales de la oit. En el discurso pronunciado el 21 de febrero del 2013 por Virgilio Levaggi, director del Equipo de Trabajo Decente y Oficina de Países de la oit para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana, en ocasión del taller “Avanzar hacia mejores horizontes para los niños, niñas y adolescentes de las Américas”, desarrollado en San José, Costa Rica, se afirma textualmente: “14 millones de niños, niñas y adolescentes aún trabajan en nuestra región y entre ellos hay quienes realizan actividades peligrosas o son víctimas de otras peores formas de trabajo infantil”128. Por otro lado, en varios diarios se reportaron recientemente declaraciones de la directora adjunta de la oit para la zona andina, la puertorriqueña María Arteta, quien, sin precisar las cifras de cada país, declaró que la Organización Internacional del Trabajo (oit) indicó que la explotación infantil en la región alcanza a un total de 9 millones de niños. Esta expresión de “explotación infantil” no se sabe si se refiere al trabajo infantil como lo han reportado todos los titulares de los artículos de prensa o a las “peores formas de trabajo infantil”129.

  • 130 Ver oit, ucw, Tendencias en la participación de los niños en la producción económica y el trabajo i (...)
  • 131 “Un reciente estudio de comparación de encuestas sugiere que las principales inconsistencias tienen (...)

37En esta total y cuestionable confusión de datos, solo con muchas salvedades metodológicas podremos centrarnos en el último documento oficial y confiable, relativo específicamente a América Latina, con datos relativos al 2008. Este documento se titula “Tendencias en la participación de los niños en la producción económica y el trabajo infantil en la región América Latina y el Caribe: panorama regional” y proporciona datos no solo de momento sino también de tendencia130. Sin embargo, tiene dos fuertes limitaciones: la primera es que inesperadamente ofrece datos relativos a un rango de edad distinto a los que usualmente se utilizan, es decir, el rango etario de 7 a 14 no, y no el de 5 a 17, lo que hace todos estos datos incomparables con los de otras investigaciones, incluyendo paradójicamente el mismo informe global de la oit de 2010; por otro lado, no se consideran en este informe los niños y niñas ocupados en los oficios del hogar, es decir, lo que se define como “trabajo infantil en un sentido ampliado”, y ello a pesar de las recomendaciones que se hicieron en la ya mencionada Conferencia de Estadísticos de Trabajo de Ginebra. Este documento sin embargo puede resultar muy útil en cuanto proporciona un cuadro comparativo de las distintas encuestas que han sido utilizadas para extraer, en una sumatoria por comparación, datos regionales. De la dificultad de esta sumatoria por comparación se muestran conscientes los mismos extensores del documento131.

38De la tabla 9 se puede resaltar la extrema heterogeneidad de las fuentes empleadas, lo que deja muchas inquietudes y dudas sobre la confiabilidad de la fotografía estadística a nivel continental.

TABLA 9. CARACTERÍSTICAS DE LAS ENCUESTAS

País

Años de referencia

Nombre de la encuesta

Argentina

2004

Encuesta sobre actividades de niños, niñas y adolescentes

1997

Encuesta de desarrollo social (eds)

Bolivia

1999, 2000, 2002, 2005

Encuesta de hogares

2003-2004

Encuesta continua de hogares

2000

Encuesta de indicadores múltiples por conglomerado (mics) 2

Brasil

1976-1999, 2001, 2003-2007, 2008

Pesquisa nacional por amostra de domicilios

Colombia

2000, 2005

Encuesta nacional de demografía y salud

2001

Encuesta nacional de trabajo infantil

República Dominicana

2003-abril, 2003-octubre, 2005-abril

Encuesta nacional de fuerza de trabajo

2000

Encuesta de indicadores múltiples por conglomerado (mics) 2

2000

Encuesta nacional de trabajo

Ecuador

2001, 2004, 2006

Encuesta de empleo, desempleo, subempleo y participación de los niños en la producción económica

El Salvador

2001, 2003

Encuesta de hogares de propósitos múltiples

Guatemala

2003, 2004

Encuesta nacional sobre empleo e ingresos

2000

Encuesta de condiciones de vida

Honduras

2004

Encuesta permanente de hogares de propósitos múltiples

2002

Encuesta de trabajo infantil

México

2007

enoe (Módulo sobre trabajo infantil)

1992, 1994, 1996, 1998, 2000, 2002, 2004 (12-14 años de edad)

Encuesta nacional de ingresos y gastos de los hogares

2003 (12-14 años de edad)

Encuesta nacional de empleo trimestral (enet)

Nicaragua

2001, 2005

Encuesta nacional de hogares sobre medición de nivel de vida

2000

Encuesta de hogares para la medición del empleo urbano y rural

Panamá

2003

Encuesta de niveles de vida

2000

Encuesta del trabaja infantil

Paraguay

1999, 2004, 2005

Encuesta permanente de hogares

2000

Encuesta nacional de hogares sobre medición de niveles de vida

Perú

1994

Encuesta nacional de hogares sobre medición de niveles de vida

2007

Encuesta nacional de trabajo infantil

República Dominicana

2003-abril, 2003-octubre, 2005-april

Encuesta nacional de fuerza de trabajo

2000

Encuesta de Indicadores múltiples por conglomerado (mics) 2

2000

Encuesta nacional de trabajo

Venezuela

1998, 2000-2007

Encuesta de hogares por muestreo (ehm)

Fuente: oit, ucw, Tendencias en la participación de los niños en la producción económica y el trabajo infantil en la región América Latina y el Caribe: panorama regional, oficina Internacional del trabajo, oficina regional para américa Latina y el Caribe, Lima, 2010.

  • 132 Ver oit, “Intensificar la lucha…”, ob. cit.

39Empezamos, de todas maneras y para mayor seguridad, con los escasos y pocos datos oficiales relativos a América Latina que encontramos en el último informe global de la oit132. La primera tabla con cifras sobre el continente que encontramos en este informe es la 10.

40De ello se deduce que el número total de niños ocupados en la región es de casi 19 millones, de los cuales alrededor de 14 millones están en trabajo infantil y cerca de 9,5 realizan trabajos peligrosos. Si consideramos los porcentajes, tenemos un 13,4% de niños ocupados, un 10% de trabajo infantil y un 6,7% relativo al trabajo peligroso. En términos comparativos, la observación más interesante es que, en cuanto a porcentaje y con relación a Asia, América Latina tiene menos niños ocupados y trabajadores pero más niños que realizan trabajos peligrosos.

TABLA 10. ESTIMACIONES REGIONALES DEL TRABAJO INFANTIL EN 2008 (GRUPO DE EDAD DE 5 A 17 AÑOS)

Total de niños

Niños ocupados

Niños trabajadores

Niños que realizan trabajos peligrosos

(miles)

(miles)

(porcentaje)

(miles)

(porcentaje)

(miles)

(porcentaje)

Mundo

1.586.288

305.669

19,3

215.269

13,6

115.314

7,3

Asia y el pacífico

853.895

174.460

20,4

113.607

13,3

48.164

5,6

América Latina y el Caribe

141.043

18.851

13,4

14.125

10,0

9.436

6,7

África Subsahariana

257.108

84.229

32,8

65.064

25,3

38.736

15,1

Otras regiones

334.242

28.129

8,4

22.473

6,7

18.978

5,7

Fuente: oit, ucw, Tendencias en la participación de los niños en la producción económica y el trabajo infantil en la región América Latina y el Caribe: panorama regional, Oficina Internacional del Trabajo, Oficina Regional para América Latina y el Caribe, Lima, 2010.

41La tabla 11 nos muestra la tendencia de la región de 2004 a 2008.

TABLA 11. TENDENCIAS MUNDIALES DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA DE LOS NIÑOS, POR REGIÓN, 2004 Y 2008 (GRUPOS DE EDAD DE 5 A 14 AÑOS)

Población infantil (miles)

Niños ocupados en la producción económica (miles)

Tasa de actividad (porcentaje)

2004

2008

2004

2008

2004

2008

Asia y el Pacífico

650.000

651.815

122.300

96.397

18,8

14,8

América Latina y el Caribe

111.000

110.566

11.047

10.002

10,0

9,0

África Subsahariana

186.800

205.319

49.300

58.212

26,4

28,4

Otras regiones

258.800

249.154

13.400

10.700

5,2

4,3

Mundo

1.206.500

1.216.854

196.047

176.452

16,2

14,5

Fuente: oit, ucw, Tendencias en la participación de los niños en la producción económica y el trabajo infantil en la región América Latina y el Caribe: panorama regional, Oficina Internacional del Trabajo, Oficina Regional para América Latina y el Caribe, Lima, 2010.

42No se entiende por qué ponen un rango de edad distinto de la tabla 10, lo que demuestra una vez más la escasa confiabilidad y comparabilidad de estos datos. De todas maneras allí se afirma una tendencia, aunque limitada a la reducción de la tasa de actividad, que pasaría de 10,0 a 9,0 entre el 2004 y el 2008. Sin embargo, en este caso nos sorprende el dudoso manejo que se hace de los datos, pues una pequeña, microscópica nota al pie de página del cuadro general de datos nos advierte:

  • 133 Véase “Intensificar la lucha…”, ob. cit., p. 4, nota al pie del cuadro estadístico.

Los datos correspondientes a América Latina y el Caribe para el año de referencia 2004 se han ajustado retrospectivamente porque los datos más recientes disponibles sobre esa región ponen de manifiesto que se sobrestimó el descenso en el número de niños ocupados en la producción económica. Esta revisión de las estimaciones para 2004 relativas a los niños ocupados en la producción económica en América Latina y el Caribe afecta ligeramente la estimación mundial correspondiente, así como a las estimaciones mundiales de las variables conexas. Por consiguiente, todas las estimaciones de 2004 se han ajustado retrospectivamente. En otra publicación técnica se suministran más detalles en cuanto a la metodología133.

43Hay que decir que ello no depone a favor de la seriedad y de la credibilidad de estos informes, pues ¿quién nos puede ahora asegurar que también en este último informe no se ha sobrestimado el descenso de la tasa de trabajo infantil? Pero al ir a ver de cuánto era esta “ligera afectación” descubrimos que este error estadístico fue de 5’347.000, todos concentrados en América Latina. Lo que significa que si se hubieran mantenido los datos del informe del 2006 se hubiera tenido que registrar para América Latina un alza en la tasa del trabajo de los niños ocupados en la producción económica ¡de casi el 50%! A nivel mundial, por otro lado, la tasa de descenso de los niños que trabajan no hubiera sido del 3,2% sino del 1,23%, es decir, un porcentaje casi insignificante y que demostraría prácticamente un estancamiento.

44Si quisiéramos, a pesar de todas las salvedades y las alertas metodológicas recordadas anteriormente, aventurarnos en una comparación entre los distintos países, nos podríamos referir al gráfico 32, el cual nos presenta el otro documento anteriormente recordado.

45Aunque en presencia de tan distintos rangos de edad, a ojo de buen cubero igualmente podríamos indicar unos aspectos sobresalientes. En primer lugar, Perú es el país con mayor porcentaje de niños trabajadores, mientras el que tiene menos tendría que ser Colombia, con un 4%, que sin embargo no corresponde a los datos específicos que tenemos para 2011 y que la colocan muy por arriba de esta posición. Por otro lado, si consideramos los tres países en las primeras tres posiciones, es decir, Perú, Guatemala y Bolivia, tendríamos que concluir que regiones con fuerte presencia indígena presentan mayores tasas de trabajo infantil. Y sin embargo tenemos el caso de Argentina, país con escasísima presencia indígena y además fuertemente urbanizado, que tiene una alta tasa del 17%.

46En toda la región la agricultura, el comercio y los servicios ocupan la gran mayoría de los niños, mientras que la manufactura cumple un papel decididamente minoritario, como podemos apreciar en el gráfico 33.

47Otro gráfico sumamente interesante y que nos obliga a una reflexión crítica es el 34, que relaciona las horas trabajadas con la situación de escolarización.

48Lo que resulta interesante en el primer gráfico es que, con las solas excepciones de Paraguay, Nicaragua y El Salvador, todos los otros países presentan un promedio de horas semanales de trabajo muy próximo al límite del así llamado “trabajo ligero”, con una evidente sorpresa en el caso del Perú, país que tiene el mayor porcentaje de niños trabajadores de todo el continente, y sin embargo el menor promedio de horas de trabajo a la semana. Todo ello nos impone seguramente un interrogante acerca de la univocidad rígida de las políticas erradicacioncitas, incluso asumiendo como funcional el objetivo final de estas políticas. En otras palabras, nos preguntamos otra vez si estos datos justifican una práctica abolicionista sin mediaciones, o más bien aconsejarían una práctica de intervención más flexible en combinar una estrategia de abolición con una táctica de promoción del tránsito de un trabajo pesado y explotado a un trabajo que presente rasgos más acordes con la edad de los 195 niños y más compatibles con los necesarios procesos de escolarización.

GRÁFICO 32. PROPORCIÓN DE NIÑOS OCUPADOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, Y PIB PER CÁPITA, POR PAÍS

GRÁFICO 32. PROPORCIÓN DE NIÑOS OCUPADOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, Y PIB PER CÁPITA, POR PAÍS

* Se refiere al grupo de edad 10-14 años.
** Se refiere al grupo de edad 12-14 años
*** Se refiere al grupo de edad 7-15 años.
Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de Encuestas de Hogares en América Latina y el Caribe; (2) Indicadores de Desarrollo del Banco mundial, 2007.

GRÁFICO 33. DISTRIBUCIÓN DE NIÑOS OCUPADOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR SECTOR LABORAL

GRÁFICO 33. DISTRIBUCIÓN DE NIÑOS OCUPADOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR SECTOR LABORAL

* Se refiere al grupo de edad 10-14 años.
* Se refiere al grupo de edad 12-14 años.
*** Se refiere al grupo de edad 7-15 años.
Fuente: cálculos de
ucw basados en el conjunto de datos de Encuestas de hogares en américa Latina y el Caribe.

GRÁFICO 34. HORAS DE TRABAJO PROMEDIO A LA SEMANA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, TOTAL Y POR SITUACIÓN DE ESCOLARIZACIÓN

GRÁFICO 34. HORAS DE TRABAJO PROMEDIO A LA SEMANA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, TOTAL Y POR SITUACIÓN DE ESCOLARIZACIÓN

** Se refiere al grupo de edad 10-14 años.
* Se refiere al grupo de edad 12-14 años.
*
Se refiere al grupo de edad 7-15 años.
Fuente: cálculos de
ucw basados en el conjunto de datos de Encuestas de hogares en américa Latina y el Caribe.

49Todo ello encuentra un refuerzo en los datos del segundo gráfico donde se comparan las horas de trabajo promedio por semana con la situación de escolarización. Como se puede apreciar, todos los niños que solo trabajan son los que tienen una fuerte carga horaria de trabajo semanal. Pero se puede ver que en todos los países por debajo de un cierto promedio de horas semanales trabajadas (más o menos 25 horas semanales) casi no hay niños que solo trabajan, sino niños que estudian y trabajan. Otra vez entonces surge el interrogante sobre la oportunidad de insistir en una línea de políticas rígidamente abolicionistas o más bien optar también por intervenciones que apunten a reducir la carga horaria de los niños, niñas y adolescentes trabajadores.

50Si luego vamos a mirar unos cuantos gráficos que nos muestran por un lado las evoluciones tendenciales de las tasas de trabajo infantil en el transcurso de los años, y por otro lado el comportamiento de las tasas de escolarización, nos encontramos frente a resultados heterogéneos en términos de reducción del porcentaje de niños trabajando.

51Por ejemplo, en la subregión del Cono Sur, el porcentaje de niños ocupados en la producción económica se redujo en dos de los tres países estudiados. Brasil, de lejos el país más poblado de América Latina y el Caribe, tuvo una sostenida disminución de este indicador en el periodo 1992-2008. En Argentina, la participación de los niños en la producción económica también se redujo, de 21% en 1997 a 17% en el 2004. Sin embargo, Paraguay experimentó un fuerte incremento en la participación de los niños en la producción económica, pero esto no fue a expensas de la asistencia escolar, que siguió aumentando. Véase gráfico 35.

52En la subregión Andina, la participación de los niños en la producción económica se redujo en tres países pero aumentó en otros dos. Sin embargo, los datos de Colombia, como ya hemos visto anteriormente, han aumentado considerablemente en el periodo de 2007 a 2011, por lo cual podemos considerar que con datos actualizados el aumento se referiría a tres países sobre cinco. En Bolivia y Ecuador vemos reducciones modestas. En el caso de Perú, que analizaremos más detalladamente, entre 1994 y el 2007 se observó un marcado aumento en la participación de los niños en la producción económica, de 18% a 42%. En Venezuela, los periodos de progreso fueron neutralizados por periodos de retroceso, que dejaron aumentos netos en la participación de los niños en los periodos relevantes de análisis. Véase gráfico 36.

GRÁFICO 35. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS

GRÁFICO 35. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS

Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de la Encuesta de Hogares en América Latina y el Caribe.

GRÁFICO 36. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS

GRÁFICO 36. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS

Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de la Encuesta de Hogares en América Latina y el Caribe.

GRÁFICO 37. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS

GRÁFICO 37. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS

*** Se refiere al grupo de edad 10-14 años.
* Se refiere al grupo de edad 12-14 años.
** Se refiere al grupo de edad 7-15 años.
Fuente: cálculos de
ucw basados en el conjunto de datos de la Encuesta de Hogares en América Latina y el Caribe.

53También en la subregión mesoamericana las tendencias parecen ser desiguales. Por un lado, en países como El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana, la participación de los niños en la producción económica se redujo, mientras que en el caso de México y Panamá la participación de los niños se incrementó. En Panamá y México se observa que las fluctuaciones en el periodo 1992-2007 llevaron a un retroceso en las tendencias de reducción de la participación de los niños en la producción económica.

54En síntesis, podríamos decir que el cuadro de conjunto de América Latina que emerge de este informe, y con todas las salvedades metodológicas que hemos recordado, resulta heterogéneo y contradictorio, con incoherencias y resultados de signos contrapuestos. Todo ello impone un esfuerzo de recolección de información y profundización del análisis mucho más exigente de lo que se ha producido hasta ahora. Y además el franco y honesto reconocimiento de que sobre el panorama del trabajo en América Latina todavía sabemos muy poco y que, por ende, se trata todavía de un fenómeno que permanece en gran parte desconocido, no suficientemente determinado, seguramente no “capturado” por una fotografía estadística que resulta todavía fuertemente desenfocada y con muchas zonas de sombras. Es por ello que los mismos actores del documento alertan que los datos encontrados son

  • 134 Ver oit, ucw, Tendencias en la participación de los niños…, ob. cit., p. 25.

un argumento contra la complacencia de algunos países, incluso en los casos exitosos en los que han logrado bajos niveles de trabajo infantil, y es particularmente pertinente a la luz de la actual crisis financiera y económica mundial. Los datos citados en este informe son anteriores a la actual crisis mundial, y en consecuencia podrían presentar una visión demasiado optimista del progreso hecho contra el trabajo infantil. La crisis económica y financiera mundial puede potencialmente revertir las tendencias positivas en varios países, y agravar aún más el problema en países donde el fenómeno del trabajo infantil ha sido particularmente fuerte134.

  • 135 Ver oit, Trabajo infantil y educación, en www.ilo.org/ipec/Action/Education/lang--es/index.htm
  • 136 Ver ipec, Educación: la respuesta acertada al trabajo infantil, 2013, en http://white.oit.org.pe/ip (...)
  • 137 Ver Internacional de la Educación, Quince años de lucha contra el trabajo infantil, 2013, en http:/ (...)

55Por otro lado, si en los mismos gráficos miramos, como ya hemos hecho en otras ocasiones, la relación entre la evolución de la tasa de participación laboral de los niños y la evolución de la tasa de escolarización, encontramos otra vez un escenario que no permite legitimar un nexo unilineal, constante, homogéneo e inversamente proporcional entre las dos magnitudes estadísticas. Más bien el nexo es fuertemente contradictorio, heterogéneo y en muchos casos bidireccional, es decir, directamente e inversamente proporcional al mismo tiempo, pues la escolaridad a veces sube cuando se reduce el trabajo de los niños, pero a veces sube también cuando el trabajo de los niños aumenta. Entre 1999 y 2004 la tasa de participación laboral de los niños en Paraguay sube del 13% al 15% y sin embargo sube también la tasa de escolarización. En Bolivia entre 1999 y 2000 el trabajo infantil se reduce del 25,9% al 19,2% y también se reduce la escolarización del 94% al 92,8%; de 2000 a 2002 sube el trabajo infantil y sube la escolarización. En Perú de 1999 a 2007 la tasa de participación laboral de los niños sube enormemente del 17,7% al 42,2% y sin embargo en el mismo periodo la tasa de escolarización sube más de dos puntos. En Panamá entre 2003 y 2008 hay un alza impresionante del trabajo de los niños, que pasa del 3,2% al 8,2%, y sin embargo en el mismo periodo mejora la tasa de escolarización en dos puntos. Claro que hay también comparaciones que presentan indicaciones distintas. Un solo ejemplo: en México entre 1998 y 2004 el trabajo infantil se reduce considerablemente (del 16,2% al 8,9%) y al mismo tiempo, manifestando, en este caso, una relación inversamente proporcional, la escolarización sube en más de seis puntos. Todo ello nos indica que posiblemente la tasa de escolarización se determina por un conjunto de otras variables y que el papel que juega el trabajo de los niños es sumamente complejo, inestable, contradictorio. Y en este sentido nos parece que no hay, en lo absoluto, evidencia estadística para afirmar, como lo hacen la oit e ipec, que “la educación es un elemento decisivo de toda actividad eficaz para erradicar el trabajo infantil”135, o que “la ampliación del acceso a una educación de calidad, gratuita y obligatoria es esencial para reducir el trabajo infantil”136. Tampoco estos datos justifican lo que afirma, por ejemplo, la Internacional de la Educación, cuando dice que “gracias a estos esfuerzos, ahora se reconoce el trabajo infantil como un obstáculo para el logro de la Educación para Todos, la educación primaria universal y otros Objetivos de Desarrollo del Milenio”137. Con ello no queremos ni justificar ni condenar el trabajo de los niños. Tan solo subrayar que las anteriores afirmaciones, como muchas otras que asumen la misma perspectiva, se basan en supuestos fuertemente sesgados desde un punto de vista ideológico, pero no sustentados por los datos que estas mismas organizaciones proporcionan.

Notes

105 Se trata de los dos títulos de los dos informes globales del 2006 y del 2010.

106 Véase oit, Intensificar la lucha…, ob. cit., p. 2.

107 Véase Intensificar la lucha… ob. cit., p. 4.

108 Véase el capítulo “El trabajo infantil y el futuro de África”, en oit, La eliminación del trabajo infantil..., ob. cit., pp. 70-75.

109 Ibíd., p. 72.

110 “Los datos que figuran en el cuadro 1.5 y el gráfico 1.3 revelan que entre 2004 y 2008 todas las regiones experimentaron un descenso en el número de niños ocupados, tanto en términos absolutos como relativos, exceptuando el África Subsahariana, donde el número de niños ocupados en la producción económica aumentó bruscamente de 49,3 millones en 2004 a 58,2 millones en 2008 (lo que equivale a un incremento de la tasa de actividad del 26,4 al 28,4%)”; en oit, Intensificar la lucha…, ob. cit., p. 7.

111 El tema fue discutido en la cepal durante la Cuadragésima segunda reunión de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe.

112 Ver oit, “Medir la lucha contra el trabajo infantil. Estimaciones y tendencias mundiales entre 2010 y 2012”, Oficina Internacional del Trabajo, Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (ipec), Ginebra, oit, 2013.

113 Ver onu, “Child Labour and Educational disadvantage. Breaking the Link, Building Opportunity”, onu, New York, 2012.

114 Ver oit, "Medir la lucha…" ob cit., p.8.

115 Ibíd., p. 5.

116 Ibíd., nota 8, p. 5.

117 Véase “Resolución ii. Resolución sobre las estadísticas de trabajo infantil”, en oit, Informe de la Conferencia. 18a Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (ciet), Documento icls/18/2008/iv/final, 24 de noviembre - 5 de diciembre de 2008 (Ginebra).

118 Ibíd., p. 18.

119 Ver oit, “Medir la lucha…”, ob. cit., p. 9.

120 Ibíd., p. vii.

121 Ibíd., p. viii.

122 Ibíd., p. ix.

123 Ibíd., p. 5.

124 Ibíd., p. 28.

125 Ibíd., p. 22.

126 Ver de la onu, “Child Labour and Educational Disadvantage. Breaking the Link, Building Opportunity”, onu, New York, 2012.

127 Ver la página web de oit-ipec para América Latina en http://white.oit.org.pe/ipec/pagina.php?seccion=6&pagina=162, con última actualización el 16/04/2013.

128 Ver Levaggi, Virgilio, Trabajo infantil, la herida abierta de América Latina, disponible en http://white.oit.org.pe/ipec/alcencuentros/interior.php?notCodigo=1908

129 Ver entre otros estos enlaces: www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/2459-trabajo-infantil-en-am%C3%A9rica-latina-alcanza-los-nueve-millones; www.lv7.com.ar/2013022773785/noticias/internacional/en-america-latina-el-trabajo-infantil-alcanza-los-nueve-millones.htm; www.caracol.com.co/noticias/internacio-nal/el-trabajo-infantil-en-america-latina-alcanza-los-nueve-millones-oit/20130227/nota/1850054.aspx

130 Ver oit, ucw, Tendencias en la participación de los niños en la producción económica y el trabajo infantil en la región América Latina y el Caribe: panorama regional, Oficina Internacional del Trabajo Oficina Regional para América Latina y el Caribe, Lima, 2010; disponible en http://www.ilo.org/ipec/Informationresources/WCMS_IPEC_PUB_14915/lang--es/index.htm

131 “Un reciente estudio de comparación de encuestas sugiere que las principales inconsistencias tienen que ver con los grupos de niños que desempeñan trabajo no remunerado y familiar, y entre los niños que combinan escuela y trabajo. Esto no es sorprendente, pues estas son las áreas en que las diferencias en la estructura de las encuestas pueden ser más relevantes, ya que tratan de captar un fenómeno no muy bien definido. El estudio indica que la estructura del cuestionario, la temporada del trabajo de campo y las características del encuestado desempeñan un papel en explicar las diferencias observadas. Sin embargo, incluso cuando estos factores son tomados en cuenta, una gran parte de la diferencia entre las estimaciones de las encuestas queda sin explicar”. Guarcello, L. et al. (2009). Ver nota 6.

132 Ver oit, “Intensificar la lucha…”, ob. cit.

133 Véase “Intensificar la lucha…”, ob. cit., p. 4, nota al pie del cuadro estadístico.

134 Ver oit, ucw, Tendencias en la participación de los niños…, ob. cit., p. 25.

135 Ver oit, Trabajo infantil y educación, en www.ilo.org/ipec/Action/Education/lang--es/index.htm

136 Ver ipec, Educación: la respuesta acertada al trabajo infantil, 2013, en http://white.oit.org.pe/ipec/pagina.php?seccion=82&pagina=322

137 Ver Internacional de la Educación, Quince años de lucha contra el trabajo infantil, 2013, en http://ei-ie.org/spa/news/news_details/2429

Table des illustrations

Titre GRÁFICO 31. NIÑOS EN TRABAJO INFANTIL Y TRABAJO PELIGROSO, NÚMERO PARA 2000-2012 Y NIVELES PARA 2016-2020, TENIENDO EN CUENTA EL RITMO DE PROGRESO DURANTE 2008-2012
Légende Fuente: elaboración gráfica de datos del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1002/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre GRÁFICO 32. PROPORCIÓN DE NIÑOS OCUPADOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, Y PIB PER CÁPITA, POR PAÍS
Légende * Se refiere al grupo de edad 10-14 años. ** Se refiere al grupo de edad 12-14 años*** Se refiere al grupo de edad 7-15 años. Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de Encuestas de Hogares en América Latina y el Caribe; (2) Indicadores de Desarrollo del Banco mundial, 2007.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1002/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Titre GRÁFICO 33. DISTRIBUCIÓN DE NIÑOS OCUPADOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR SECTOR LABORAL
Légende * Se refiere al grupo de edad 10-14 años. * Se refiere al grupo de edad 12-14 años. *** Se refiere al grupo de edad 7-15 años. Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de Encuestas de hogares en américa Latina y el Caribe.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1002/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre GRÁFICO 34. HORAS DE TRABAJO PROMEDIO A LA SEMANA, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, TOTAL Y POR SITUACIÓN DE ESCOLARIZACIÓN
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1002/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende ** Se refiere al grupo de edad 10-14 años. * Se refiere al grupo de edad 12-14 años. * Se refiere al grupo de edad 7-15 años. Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de Encuestas de hogares en américa Latina y el Caribe.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1002/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre GRÁFICO 35. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS
Légende Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de la Encuesta de Hogares en América Latina y el Caribe.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1002/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Titre GRÁFICO 36. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS
Légende Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de la Encuesta de Hogares en América Latina y el Caribe.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1002/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre GRÁFICO 37. CAMBIOS EN LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PRODUCCIÓN ECONÓMICA Y LA ASISTENCIA ESCOLAR, GRUPO DE EDAD DE 7 A 14 AÑOS, POR PAÍS
Légende *** Se refiere al grupo de edad 10-14 años.* Se refiere al grupo de edad 12-14 años. ** Se refiere al grupo de edad 7-15 años. Fuente: cálculos de ucw basados en el conjunto de datos de la Encuesta de Hogares en América Latina y el Caribe.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/1002/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 171k

© Universidad externado de Colombia, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search