Version classiqueVersion mobile

Menos querer más de la vida

 | 
José Fernando Serrano Amaya

Prólogo. Buscarse la vida, buscarse la muerte

Carles Feixa

Texte intégral

La naturaleza arma a la juventud para el conflicto con todos los recursos a su alcance —velocidad, poder de hombros, bíceps, espalda, piernas, mandíbulas— reforzando y alargando cráneo, tórax y cintura, lo que hace al hombre más agresivo y prepara a la mujer para la maternidad.
Stanley G. Hall, Adolescence, 1905

Se ha hablado mucho de la agresividad de los jóvenes en grupos cuando entran en contacto con los ‘demás’. Desearía llamar la atención sobre otro rasgo de su carácter: la exhuberancia.
Jean Monod, Les barjots, 1968

1Desde los tiempos en que quien es considerado descubridor científico de la juventud —el psicólogo norteamericano Stanley G. Hall— publicó su monumental Adolescence (1905), esta edad se convirtió, para académicos, autoridades, trabajadores sociales, filántropos y para el sentido común, en una edad conflictiva (o incluso en la edad del conflicto). Una edad de “tempestad y estímulo” (“storm and stress” en los términos de Hall), en que la metamorfosis corporal se traduce en crisis psicológica y en tensión social. Para Hall, los cuerpos (bíceps y cráneo) y las almas (agresivas y maternales) de los jóvenes son dos facetas de una misma crisis de identidad, cuyo lenguaje es violento por naturaleza. En su teoría de la recapitulación, de base darwinista, la adolescencia corresponde a una antigua fase de barbarie por la que pasó la especie humana previa a la civilización (la inevitable sedentarización que vendrá con la vida adulta). Para la juvenología posterior a Hall, las patologías personales expresadas en comportamientos neuróticos, autolesiones, tatuajes, toxicomanías y suicidios (reconstruidas por las variadas tendencias de la psicología desde el psicoanálisis al conductismo) corresponden con las patologías sociales expresadas en comportamientos agresivos, bandas, peleas y variadas formas de delincuencia (analizadas por las variadas tendencias de la sociología desde la escuela de Chicago a la de Birmingham). De este modo no sólo se naturalizó la juventud, sino también la violencia.

2En la senda de la escuela de Chicago, cuando el sociólogo norteamericano Frederick Thrasher publicó The Gang (1926), la violencia de las bandas juveniles se había convertido en uno de los mayores problemas de las ciudades norteamericanas. Tras siete años de investigación en los suburbios de Chicago, el autor había localizado un total de 1 313 gangs cuya composición y características intentó comparar. En realidad, su monumental estudio abordaba una gran variedad de agrupaciones juveniles, incluyendo pandillas lúdicas, mafias, bandas adultas criminales, grupos familiares, sindicatos, fraternidades colegiales y boy scouts; además, los criterios de la investigación fueron un tanto aleatorios —los datos de cada una de las 1 313 bandas eran desiguales y heterogéneos. Para Thrasher, las bandas estaban vinculadas a un determinado hábitat: las llamadas “áreas intersticiales”, aquellas zonas de filtro entre dos secciones de la ciudad (por ejemplo, entre el centro comercial y los barrios obreros), idea sugerida por Park que luego desarrollarían con relación a la delincuencia. A Thrasher se debe también la primera definición analítica de banda juvenil, cuyo valor reside en superar las connotaciones desviacionistas y patológicas predominantes en la criminología de la época y subrayar los elementos de solidaridad interna, vinculación a un territorio y constitución de una “tradición” cultural distintiva, como ejes de la agrupación en bandas. En él predomina todavía un ansia de cuantificación que pretende dar “legitimidad” científica al uso de técnicas “periodísticas” tales como la observación y la entrevista. Por ello, su estudio se centra sobre todo en las causas de la desviación juvenil y la distribución del fenómeno en el territorio urbano, tratando de manera pasajera el entramado cultural que generaban las bandas: redes de sociabilidad, argot, ritos, universos simbólicos.

3En la senda de la escuela gramsciana, el etnólogo italiano Ernesto De Martino mostró un interés pionero por el surgimiento de nuevas identidades juveniles. En el artículo Furore in Svezia (1962), el autor reflexiona sobre la explosión de violencia desatada en Estocolmo durante el fin de año de 1956, protagonizada por bandas de adolescentes que en un número superior a los 5 000 empezaron a destruir el centro urbano. Era un primer aviso de las oleadas de explosión juvenil que desde entonces sacudirían periódicamente la sociedad occidental, cuyos protagonistas recibirían diversos nombres: rebeldes sin causa, teddy boys, mods, hippies, skinheads, punks, hooligans, etc.

4Para empezar, De Martino sitúa el furor juvenil sueco en un marco transcultural, al lado de las Saturnales romanas y de los ritos de pubertad kwakiutl, como intentos de superación del “peligro de caos” que todas las civilizaciones han tenido que afrontar. Mediante el rito, el furor y el impulso destructivo eran estimulados a explotar, pero al mismo tiempo recibían un esquema mítico y ceremonial que los transformaba en símbolos de la adquisición de nuevos roles sociales en el marco de una renovación total de la comunidad. El problema del mundo moderno es que no prescribe ritos equivalentes, por lo que “nuestras instituciones se muestran incapaces de fundar una humanidad más adulta y responsable” (1962: 231). De Martino reabría así el estudio etnológico de las bandas juveniles, abandonado desde los precursores aportes de la escuela de Chicago, y lo hacía huyendo tanto de la perspectiva criminalista predominante en la época, como del modelo de la patología y del contagio social tan apreciado por los etnógrafos de Chicago. Además, su énfasis en los aspectos simbólicos y su atención a las “resistencias rituales” anunciaba en parte los planteamientos que más tarde defenderían los autores de la escuela de Birmingham.

5En la senda del estructuralismo levistraussiano, cuando el joven etnólogo francés Jean Monod publicó Les barjots (1968), poco antes de estallar el mayo francés, el fenómeno de las bandas empezaba a ser un fenómeno mediático. El autor observó que las representaciones sociales de los grupos juveniles transmitidas por los medios de comunicación guardaban muchas semejanzas con las imágenes tradicionales sobre el “primitivo”, incluso en sus contenidos ambivalentes: si el primitivo podía ser tanto buen salvaje como bárbaro peligroso, la juventud aparecía, sucesiva y alternativamente, como “la edad más bella de la vida” y como un síntoma de agresividad y degeneración sociales. El objetivo de Monod era llevar a cabo un análisis estructural de los estilos de vida y sistemas simbólicos de las bandas inspirándose en el método elaborado por Lévi-Strauss para comprender la mitología de los indios del continente americano. Pare ello se concentró en una banda concreta de bloussons noirs, en el norte de París, con quienes estableció contacto en unos autos de choque; tras ganarse su confianza, convivió con ellos durante un año seguido. Para Monod, los conflictos y tensiones que desde fuera son vistos como violencia gratuita y patológica, desde el interior se contemplan como situaciones densamente rituales. Al igual que el desafío de canciones entre los esquimales, los insultos y burlas hacia los dos miembros más problemáticos del grupo eran una manera de sustituir reales oposiciones latentes por conflictos rituales abiertos, actuando como dispositivos de equilibrio. Las mismas peleas con otras bandas, que el autor describe con detalle, aparecen más como simulaciones periódicas que como enfrentamientos violentos.

6En la senda del marxismo británico, los autores de la escuela de Birmingham intentaron explicar el surgimiento de subculturas juveniles en la Gran Bretaña de la posguerra. El trabajo de esta escuela desemboca en el libro colectivo Resistance through Rituals (Hall y Jefferson, 1983 [1979]), que ejercerá una notable influencia en todos los estudios sobre las subculturas juveniles realizados desde entonces. Los estilos juveniles son considerados como intentos simbólicos elaborados por los jóvenes de las clases subalternas para abordar las contradicciones no resueltas en la cultura parental, así como formas de “resistencia ritual” frente a los sistemas de control cultural impuestos por los grupos en el poder. Los autores de Birmingham tendieron a establecer claras diferencias entre las subculturas juveniles obreras y las contraculturas de los jóvenes de clase media: mientras las primeras son estructuras colectivas compactas que toman la forma de “banda”, las segundas son medios difusos más individualizados; unas surgen de la dicotomía entre el mundo institucional y el tiempo libre, otras plantean una síntesis o bien proponen instituciones alternativas; unas tienden a ser territoriales, otras tienden a ser universales; en las primeras la vivencia predomina sobre el discurso, y en las segundas no hay vivencia sin discurso ideológico justificativo; unas fueron vistas como variaciones del tradicional gamberrismo obrero, otras se analizaron como formas más articuladas y peligrosas de disidencia político-moral. Cabe cuestionar, sin embargo, la radicalidad de esta separación: hay infinidad de agrupaciones juveniles de clase media que adoptan características subculturales; y hay subculturas de raíz obrera que pueden convertirse en contraculturas. En cualquier caso, el trabajo de los autores de Birmingham dio origen a un sinfín de trabajos, situados en la senda de la antropología posmoderna, que renovaron la aproximación a las nuevas formas de violencia y no violencia (fundamentalmente rituales) en las culturas juveniles.

***

7El estudio de la violencia no es un tema nuevo en el escenario antropológico. El estudio transcultural de la violencia no sólo permitió cuestionar las explicaciones biologistas de la agresividad humana, sino también reconocer que no toda violencia implica el uso de la fuerza, pues en muchas sociedades no occidentales se efectúa mucho daño físico de manera invisible (mediante prácticas como la brujería). El estudio de sistemas políticos no estatales —y de sectores subalternos dentro de la misma sociedad occidental— contribuyó a descubrir que puede existir la política más allá del estado y que la violencia paraestatal nunca es indiscriminada: pocas sociedades carecen de normas que estipulen cómo debe organizarse el conflicto. Pues aunque se tienda a definir la violencia como el uso agresivo de la fuerza física por parte de individuos o grupos en contra de otros, hay otras formas de agresividad no física (verbal, simbólica, moral) que pueden hacer más daño, y sobre todo que “la violencia no se limita al uso de la fuerza... sino más bien en la posibilidad o amenaza de usarla” (Velho, 1996).

8Aunque la criminología ha tendido a utilizar una definición demasiado restrictiva de violencia (reducida a algunos actos delictivos incluidos en el código penal), los antropólogos saben que la consideración de un daño físico o moral como violencia no siempre cuenta con el consenso de los tres distintos tipos de actores implicados: victimarios, víctimas y testigos (Riches, 1988). Ello es particularmente relevante en aquellos casos de violencia ritual o simbólica en los que los ejecutores de los actos de agresión física suelen negar su carácter violento en función de criterios culturales. Como sucede en la película Rashomon de Akira Kurosawa, en la que la crónica de una violación se reproduce según el punto de vista de los actores implicados (el victimario: el violador; la víctima: la mujer violada; los testigos: vecinos, marido, policía, cómplices), cualquier escenario de la violencia tiene muchas caras. El hecho de que las versiones discrepantes de la violación deban ser tenidas en cuenta, en la medida en que forman parte de la realidad y de la percepción que de ella se hacen los actores, es relativamente independiente del acto violento, es decir, de si existió o no existió violación y de quién la perpetró realmente. En definitiva, para los antropólogos es tan importante observar la violencia en sí como comprender la visión que los actores se hacen de la misma. Además, en nuestra sociedad la función de testigo de la violencia suele estar filtrada por una institución: los medios de comunicación de masas (Ferrándiz y Feixa, 2002).

9Philippe Bourgois (2001) ha propuesto una definición procesual de violencia a partir de cuatro modalidades de la misma que vamos a recordar aquí: la violencia política incluye aquellas formas de agresión física y terror administrados por las autoridades oficiales y por aquellos que se les oponen, tales como represión militar, tortura policial y resistencia armada, todo ello en nombre de una ideología, movimiento o estado político; la violencia estructural se refiere a la organización económico-política de la sociedad que impone condiciones de dolor físico o emocional, desde altos índices de morbosidad y mortalidad hasta condiciones de trabajo abusivas y precarias; la violencia simbólica definida en el trabajo de Bourdieu como las humillaciones internalizadas y las legitimaciones de desigualdad y jerarquía, partiendo del sexismo y el racismo hasta las expresiones internas del poder de clases; y la violencia cotidiana incluye las prácticas y expresiones diarias de violencia a un nivel microinteraccional: entre individuos (interpersonal), doméstico y delincuencial. Por supuesto, estos cuatro tipos de violencia no deben considerarse como dimensiones autoexcluyentes: casi todas las formas de violencia cotidiana (de la delincuencia al suicidio) tienen sus bases en la violencia estructural, y la violencia simbólica se traduce a menudo en formas políticas.

10La conexión entre violencia y cultura se ha resumido tradicionalmente mediante un término polémico: “cultura de la violencia”. Aunque al principio sirviera para cuestionar los paradigmas biologistas o psicologistas de la agresividad humana (que fundaron las teorías positivistas dominantes en el pensamiento criminológico basado en la obra del insigne antropólogo italiano Cesare Lombroso), el uso indiscriminado y acrítico del término pudo conducir a explicaciones igualmente esencialistas de la violencia, en este caso basadas en criterios culturales. El concepto estuvo en su origen asociado a los estudios criminológicos en la tradición de la escuela de Chicago. En el libro de Wolfgang y Ferracuti (1967), titulado precisamente La subcultura de la violencia, se exponen las bases de tal tesis:

Existe una impetuosa filtración de violencia que va impregnando el núcleo de valores que marcan el estilo de vida, los procesos de socialización y las relaciones interpersonales de los individuos que viven bajo condiciones similares (1982: 169).

11A partir de un análisis del caso colombiano, Elsa Blair (2002) recuerda que la literatura sobre violencia en el país ha pasado de negar tajantemente cualquier relación con la cultura a empezar a replantear esta relación en la última década. Para el sociólogo colombiano Eduardo Restrepo “la cultura es el vencimiento de la violencia [...] la violencia sería más bien un momento de quiebra de la cultura. En ese sentido no habría una cultura de la violencia” (Restrepo, 1990, citado en Blair, 2002: 4).

12Desde esta perspectiva, la cultura de la violencia es un término impensable, porque supondría aceptar que los colombianos son en esencia violentos y la violencia es por tanto consustancial a su historia y sobretodo inmodificable (una especie de sino fatal). Por ello la palabra se convirtió en tabú durante mucho tiempo (una especie de maleficio que era no sólo impronunciable, sino impensable). Pero como la misma Blair observa, ello conllevó el menosprecio de las representaciones mentales, valores y prácticas rituales, de las dimensiones expresivas de dolor, sufrimiento y crueldad, que siempre acompañan y orientan las prácticas violentas. Jesús Martín Barbero fue uno de los primeros en recuperar el interés por las matrices culturales de la violencia, recordando a los antropólogos que menospreciar el concepto “cultura de la violencia” suponía basarse en un concepto arcaico de cultura “[...] de una esencia que es todo lo contrario de lo que significa cultura, es decir, historia y por tanto procesos largos de intercambios y de cambios” (Martín-Barbero, 1998, citado en Blair, 2002:6). Quizá no fuera casual que la recuperación del concepto surtiera efecto entre los especialistas en un grupo de edad cuyos comportamientos violentos no pueden entenderse al margen de la cultura —los jóvenes— con contribuciones tan relevantes como las de Perea, Muñoz, Serrano, Salazar, Restrepo y otros muchos investigadores colombianos.

***

13Este libro que el lector tiene en sus manos se sitúa a caballo de los dos debates intelectuales que hemos resumido hasta el momento: el debate sobre el papel de la violencia en los estudios sobre juventud y el debate sobre el papel de la cultura en los estudios sobre violencia. En un capítulo del mismo, el autor evoca la visita a un cementerio de Medellín en donde topó con un grupo de jóvenes, con música y alcohol, que iban a despedirse de un amigo muerto, cuya religiosidad recordaba la del sicario que iba a “echarse la bendición” de la Virgen con el revolver que iba a usar en el asesinato.

14La primera virtud del trabajo es vincular dialécticamente las concepciones de muerte con las concepciones de vida, pues no es posible desarmar la violencia (desarmar la muerte) sin rearmar la vida (sin dotar de sentido al combate por la no violencia). En la época de la transición democrática se puso de moda en España una expresión que resumía el deseo juvenil de experimentación vital y renovación cultural: “Buscarse la vida”. Esta expresión sintetizaba la voluntad de ruptura de los jóvenes (expresada, por ejemplo, en la llamada movida madrileña) así como los nuevos desafíos en la subsistencia cotidiana que implicaba el creciente paro juvenil. Desde otra perspectiva y en otro contexto, Serrano busca las huellas de este buscarse la vida de los jóvenes colombianos (más precisamente bogotanos) en su lucha cotidiana y las conecta con la expresión explosiva del “buscarse la muerte” como símbolo y metáfora de una cultura de la violencia en proceso de fosilización.

15La originalidad del trabajo reside en el intento de conectar tres ejes temáticos a menudo contrapuestos: religiosidad, consumo cultural y violencia. Rechazando las explicaciones simplistas de la violencia juvenil, busca explicaciones holísticas más complejas, entrelazando factores como la “saturación de significaciones” (y la correspondiente individualización de la experiencia religiosa), el “fetichismo” del consumo cultural (y las estéticas oscuras correspondientes que sirven para vender más y sacralizar la muerte), y la “trivialización” de la violencia (y la correspondiente metamorfosis de la agresividad en juego). Ello lo hace a través de las miradas de cinco colectivos opuestos: jóvenes agrupados en torno a centros comerciales (Andinos), nuevos movimientos religiosos (Cristianos), la música (Grupo de Amigos), el fútbol (Barras Bravas), la cultura de la calle (Parche) y la cultura escolar (Colegialas). Aunque los criterios de selección no queden claros y sean grupos heterogéneos entre sí, nos permiten acceder a mundos de vida distintos en la poliforme cultura juvenil urbana.

16Los aportes etnográficos del trabajo son brillantes. En particular, me gustaría destacar el análisis de los nuevos ritos funerarios que emergen de esta conexión entre nuevas religiosidades, cultura de masas y violencia cotidiana, y los impresionantes esfuerzos de los jóvenes por “dar sentido” a la muerte. Por supuesto, el trabajo también tiene sus limitaciones. Desde un punto de vista teórico, el recorrido por las teorías sobre la juventud y la violencia tiene lagunas: podría resultar interesante hacer un balance de la trayectoria de investigaciones sobre la juventud colombiana en el contexto de los paradigmas teóricos internacionales. Desde un punto de vista metodológico, las estrategias de construcción de las historias de vida y muerte están poco perfiladas y no permiten hacerse una idea cabal de la trayectorias biográficas de los muchachos y muchachas (lo que contrasta en parte con el énfasis teórico en el curso vital): podría resultar interesante en el futuro presentar algunos de los relatos biográficos recogidos en el libro que permitan leer una sociedad a través de una biografía (no me refiero, claro está, a las historias de sicarios de vida breve y vertiginosa, sino a jóvenes corrientes que se buscan la vida y la muerte en sus trayectorias cotidianas, pero cuyas biografías escolares, laborales, políticas e ideológicas desconocemos). Tampoco aparecen claramente los poderes y contrapoderes económicos, políticos y militares que crean las condiciones para la aparición y el desarme de las violencias estructurales y simbólicas.

17El presente trabajo puede considerarse heredero de un libro que se ha convertido en un clásico de los estudios sobre juventud en América Latina: Viviendo a toda (Cubides, Laverde y Valderrama, 1997). La investigación de Serrano constituye un punto de llegada de los aportes teóricos y metodológicos de los investigadores reunidos en torno al Departamento de Investigaciones de la Universidad Central de Santafé de Bogota, que algunos juvenólogos de allende los mares seguimos hace tiempo a través de la revista Nómadas y del eco de sus trabajos en algunos autores de referencia internacional, como Jesús Martín-Barbero y Rossana Reguillo. Es de desear también que constituya un punto de partida en la refundación de lo que podría denominarse escuela colombiana de estudios culturales, uno de cuyos ejes es la consideración de la juventud como un laboratorio privilegiado para la experimentación de nuevos enfoques teóricos y metodológicos. El capítulo final sirve para cerrar el círculo de la conexión entre concepciones de vida y muerte como mapas vitales: en él se explica el significado de la frase que da titulo al trabajo: “menos querer más de la vida”. Pero como en una novela policíaca, la gracia no está en saber quién es el asesino, sino en seguir la trama que va develando las verdades parciales que componen la escena del crimen. Por ello invito al lector a que siga leyendo como si se tratara de la última novela negra de Vázquez Montalbán, cuya muerte me sorprendió mientras daba forma a este prólogo y a quien dedico el ensayo.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

CUBIDES, H. J.; LAVERDE, M. C.; VALDERRAMA, C. E., (eds.), (1998), ‘Viviendo a toda’. Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades, Bogotá, DIUC y Siglo del Hombre Editores.

BLAIR, E. T., (2002), “La violencia frente a los nuevos lugares y/o los Otros de la cultura”, en FERRÁNDIZ y FEIXA (eds.), Violencias y culturas, IX Congreso de Antropología, Barcelona, FAEE.

BOURGOIS, P., (2001), “The Continuum of Violence in War and Peace: Post-Cold War Lessons from El Salvador”, en Ethnography, 2 (1), pp. 5-34.

FEIXA, C., (1998), De jóvenes, bandas y tribus, Barcelona, Ariel.

FERRÁNDIZ, F. y FEIXA, C., (eds.), (2002), Violencias y culturas, IX Congreso de Antropología, Barcelona, FAEE.

HALL, S. y JEFFERSON, T., (eds.), (1983), Resistance Through Rituals. Youth Subcultures in post-war Britain, Londres, Hutchinson.

HALL, S. G., (1915), Adolescence. Its Psychology and Its Relations to Physiology, Anthropology, Sociology, Sex, Crime, Religion and Education [original 1905], Nueva York, Appleton & Company.

RICHES, D., (ed.), (1988), El fenómeno de la violencia, Madrid, Pirámide.

THRASHER, F. M., (1963), The Gang. A Study of 1313 gangs in Chicago (original 1926), Chicago, University of Chicago Press.

DE MARTINO, E., (1962), “Furore in Svezia”, en Furore simbolo valore, Milano, Feltrinelli, pp. 5-232.

MONOD, J., (2002), Los barjots (original 1968), Barcelona, Ariel.

WOLFGANG, M. E. y FERRACUTTI, F., (1982), La subcultura de la violencia (original 1967), México, Fondo de Cultura Económica.

Auteur

Profesor de Antropología e Historia de la Juventud en la Universidad de Lleida (Cataluña-España).

© Siglo del Hombre Editores, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search