Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Ciudadanía y comunicación

 | 
Carlos Eduardo Valderrama Higuera

Prólogo

Guillermo Orozco Gómez

Texte intégral

1Si se comparte la convicción de que uno de los cruces más significativos hoy en día para observar la serie de transformaciones que están teniendo lugar en las sociedades es justamente la confluencia de educación y comunicación, replantearse desde ahí la ciudadanía es entonces una apuesta relevante y necesaria, imprescindible, en la búsqueda de reubicar a la vez la cultura y la democracia. Eso es lo que el autor se plantea en este libro.

2El análisis y la propuesta que el autor construye en estas páginas se sustentan en dos investigaciones complementarias entre sí, una más enfocada en el aspecto comunicativo del proceso de formación ciudadana como tal y otra más en los discursos concretos de actores escolares sobre la ciudadanía. Ambas investigaciones realizadas por el autor desde el IESCO, Instituto de Estudios Sociales Contemporáneos de la Universidad Central de Bogotá, y ambas también enfocadas hacia la comprensión, tanto de los elementos que impiden la gestación de una verdadera ciudadanía desde las aulas, como de aquellos indicios portadores de futuro que permitirían realizarla en escenarios surcados por medios de comunicación y nuevas tecnologías de información.

3Si bien es ya un lugar común mencionar que las sociedades contemporáneas son esencialmente sociedades de la información o del conocimiento, según los énfasis de los enunciantes, en estas páginas se aborda una discusión sobre la significancia de ello, pero no sólo para los sistemas educativos, la escuela y los contenidos de la educación, esto es, no sólo para las instituciones, como sería la perspectiva dominante entre autoridades en los ministerios de educación, sino sobre todo para los mismos actores escolares, que externan sus varios sentidos de lo que esto implica en sus prácticas cotidianas en el salón de clase.

4En un intento por capturar, y antes, hacer emerger los múltiples sentidos de la complejidad y la novedad que adquieren ahora los procesos educativos con la introducción de medios y nuevas tecnologías, y ante el desafío de formar ciudadanos para moverse en nuevos escenarios, en este libro se hacen explícitas algunas de las carencias que aún perviven en la mayoría de quienes participan en los sistemas escolares y que dificultan avanzar y estar en posición de incorporar de manera relevante, no sólo instrumental, ese potencial técnico que traen consigo los diferentes aparatos y soportes tecnológicos que vehiculan informaciones y conocimientos. Inercias y reduccionismos, miopías tecnológicas y pedagógicas, también políticas, expresadas en entrevistas con actores escolares, muestran a la vez, y de manera contrastante, las cercanías y las lejanías que adquiere la comprensión de los involucrados en los procesos educativos sobre la comunicación misma, sus apoyos técnicos y sus estrategias y métodos para lograr los objetivos de aprendizaje propuestos en los sistemas escolares.

5Con alta conciencia de los métodos y técnicas de investigación empleados, el autor discute y pondera, a lo largo de la obra, estrategias de exploración y métodos de interpretación, revelando su conveniencia para la obtención y análisis de la información buscada, lo que se traduce en la abolición de la ingenuidad metodológica y del capricho ensayístico como recursos para decir lo que se sustenta en el libro. En este sentido, el lector podrá disentir de alguna de las interpretaciones expuestas, pero no podrá dejar de reconocer el esfuerzo riguroso en el planteamiento de los estudios que inspiran este libro y sus modos de interrelación, de síntesis y asociación con cuerpos conceptuales mayores. Esta obra no es un producto de elucubraciones teóricas, sino del análisis empírico de casos sobresalientes de una ciudad real, en un país real, en un continente real latinoamericano.

6Transversalmente, los resultados del análisis realizado permiten problematizar aparentes “verdades”, tales como la que sostiene que basta con garantizar el derecho a la educación o la cobertura en la oferta educativa por parte del Estado, sin modificaciones, por ejemplo, en los mismos planteamientos pedagógicos. O aquella otra creencia por la cual se cree cumplir la responsabilidad de los sistemas escolares con la mera distribución de tecnología-aparatos en las escuelas para, supuestamente, saldar los déficit sociales y culturales de acceso a la información y los conocimientos que en ellos se producen, circulan y se reciben. La posición del autor va mucho más allá de esto, ya que apunta hacia un replanteamiento más integral de la institución escolar y la misma pedagogía, así como de los fines de la educación en un mundo plagado de informaciones y tecnología.

7Escapando del binomio tradicional por el cual, por una parte, la ciudadanía se entiende siempre y sólo en relación con la norma, con el civismo, con las buenas maneras para la convivencia, y por otra, su aprendizaje, que sobre todo es memorístico y se encuentra sujeto a premio o castigo, en este libro se discuten otras “normalidades” y otros métodos y estrategias pedagógicos que rebasan esfuerzos formales para incluir el diálogo y procesos deliberativos que incluso ponen en tela de juicio la norma estática, y que pueden trascenderse a partir de la propuesta consciente de los actores escolares sobre significados otros, de lo que es ser ciudadano en realidades concretas contemporáneas.

8Una de estas realidades es la de estar frente a diversas pantallas o visibilidades electrónicas y digitales, de donde derivan aprendizajes informales, en los cuales hay mayor o menor grado de conciencia y voluntad de aprender de parte de los aprendices, por lo que una de las asignaturas pendientes importantes es el desarrollo de sus competencias comunicativas, competencias de recepción, con las cuales puedan enfrentarse a las pantallas mejor preparados, para allí también ejercer actos ciudadanos y no meramente actos de consumo de imágenes y sensaciones. La nueva ciudadanía pasa por las pantallas, como pasa por las variaciones de la escritura y de las oralidades; desde ahí se fortalece o se debilita, por lo que la educación de los sujetos actores escolares, en tanto miembros de audiencias múltiples, debiera ser un objetivo generalizado en los planes de estudio actuales.

9Nuevos escenarios mediáticos y tecnológicos, pero sobre todo nuevos contextos de lo político y la política y, claro, de lo educativo y de la educación, enmarcan el conjunto de interrelaciones, tensiones y conflictos, en donde la centralidad de la comunicación y de una nueva formación ciudadana se hace aún más notable y necesaria. Ante esto, el autor insiste en que los sistemas educativos y todas las escuelas deben partir del reconocimiento de esos cambios y de la transformación de su propia ubicación en el escenario de la formación de ciudadanos. La escuela ya no está sola en los procesos educativos que cada vez más se realizan de manera relevante, cuantitativa y cualitativamente fuera de sus aulas, muy frecuentemente enfrente de las pantallas o en interacción con cualquiera de los lenguajes existentes. Y es este reconocimiento de que los actores escolares están simultáneamente interactuando con lenguajes y formatos de diversas tecnologías y medios escritos, auditivos, audiovisuales y digitales un motivo para una alfabetización múltiple y compleja, que trascienda el mero nivel funcional de los códigos y las formas y permita acceder al entendimiento y uso cada vez más amplio de la significación, su construcción, intercambio y apropiación crítica.

10Ante el impasse existente, constatado por las investigaciones que originan este libro, así como por otros estudios aquí referidos y discusiones teóricas de muchos autores, también aquí revisadas, se propone una explicitación que haga “visibles” discursos educativos y pedagogías de los actores sociales. Una visibilización que es en sí una evidenciación de convicciones, actitudes, opiniones, resistencias, miedos, valores incluso, que arrastran lo viejo y lo nuevo de lo educativo y lo político en relación con la formación y la comunicación para la ciudadanía.

11Una de las conclusiones de este libro es que desde una perspectiva de la comunicación-educación, es necesario reconocer que precisamente las dinámicas y estructuras comunicativas en el interior de la escuela son las que influyen y aun determinan la formación de los educandos como sujetos políticos.

12Con la lectura de este libro va quedando más claro que son, entonces, las interacciones comunicativas y su legitimación, en una dirección u otra, por la autoridad y las estructuras de las instituciones escolares, las que a la vez sirven de vehículo y de soporte de los tipos de ciudadanía que se producen o se reproducen. Por esto es tan importante que se vigile la comunicación en las aulas y en la interacción entre los diversos actores sociales, así como entre éstos y los medios y tecnologías de información, ya que en ese entramado se definen y enmarcan las posibilidades o límites de la sumisión o la emancipación, de la construcción de una cultura que favorezca la crítica y a partir de ella la creatividad y la innovación en los procesos educativos o la pasividad y el conformismo.

13Al ubicar en este libro a la comunicación en el centro de lo educativo y lo político, trátese de una comunicación interpersonal, colectiva o mediada por soportes tecnológicos, se devuelve el valor esencial al diálogo, al intercambio, a la mediación en sus diferentes variaciones lingüísticas posibles, como estrategia de construcción de una ciudadanía crítica y liberadora.

14Los lectores de este libro, además, encontrarán en sus páginas una conversación en voz de actores escolares y autores de teorías y metodologías, con las cuales el autor teje sus propuestas y sustenta su interés en “gestar dialógicamente un proyecto común”.

15Guadalajara, enero de 2007

© Siglo del Hombre Editores, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540