Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El particular desorden de la periferia

 | 
Mónica Zuleta Pardo
, 
Gisela Daza Navarrete

II. La familia entre la asistencia y el control

Texte intégral

1En la zona de articulación entre las instituciones familiares y estatales en Colombia durante las últimas cuatro décadas del siglo XX, se ha originado un cúmulo de expresiones de la servidumbre, la sujeción y la esclavitud, inserto en procesos económicos específicos y procurado por formas familiares también específicas. No obstante, en cuanto dicha zona no es sólo el resultado de la composición de prácticas engendradas al interior de la nación, sino que, además, es fruto de prácticas generadas por la vinculación del país con el mundo, su descripción apela al examen de las tres direcciones que toma el capitalismo, durante el período considerado, en sus fases de contracción-expansión, cada una caracterizada por los distintos conjuntos de prácticas sociales que pone en marcha.

  • 1 El término normalización hace referencia al funcionar relativo a las sociedades disciplinarias que (...)
  • 2 Este modo económico denominado aquí asistencial, es conocido con el nombre de keynesianismo. En pa (...)
  • 3 Se propone la noción de “modo de interacción” a la manera como Guattari define la subjetividad: “B (...)

2La dirección capitalista de la normalización,1 prolongada hasta mediados de la década del setenta, introdujo el actuar del país en una política asistencial2 que lo forzó a construir mecanismos para la ampliación de lo estatal. De hecho, al permitirse la entrada de criterios de inclusión que capturaron franjas hasta entonces excluidas, se pusieron en marcha ciertas prácticas sociales que hicieron emerger otras articulaciones entre lo económico y lo social. Ello permitió la implantación de una expresión de lo civil que trastornó el usual ejercicio despótico. Asimismo, tales prácticas facultaron la propagación de modos de interacción3 derivados del proceso de normalización, lo que volcó en lo social un molde impuesto, al mismo tiempo, como medida común y patrón a alcanzar.

  • 4 En palabras de Amin: “En efecto, al derrotar el fascismo, la Segunda Guerra Mundial alteró la rela (...)
  • 5 Según Deleuze y Guattari: “Entre todos los autores que han desarrollado un sentido apocalíptico o (...)

3Acontecimiento que no fue exclusivo de Colombia y se presentó, simultáneamente, en múltiples países con pequeñas variaciones. Paralelo al transcurrir del movimiento capitalista en el mundo, aquél designado fase social-demócrata, se inició al terminar la Segunda Guerra Mundial y finalizó en la década del setenta. Su característica principal fue la delimitación de bloques de poder en la distribución planetaria que impidió una concentración de fuerza económica, política y militar capaz de apoderarse del planeta.4 Así, esta dirección construyó una estrategia de pacificación apta para, por un lado, impulsar una expansión de la producción en cada nación y, por otro, mantener un equilibrio precario de las fuerzas, lo que propendió por una organización al interior de los países favorable a la actuación capitalista. Se gestó, pues, una distribución planetaria acorde con los grados de competencia económica de cada nación, uno de cuyos efectos fue la división del mundo en dos centros con sus respectivas periferias. Tal división, por la puesta en ejecución de un sistema de encadenamiento en el que la pluralidad de enclaves industriales servía de palanca entre sí, facilitó el capitalismo y el equilibrio precario necesario a la pacificación.5 Esta fase se dirigió a repartir y a encajar a través de la imposición de cotas de rendimiento acordes con los requerimientos del equilibrio, a alcanzar en cada país, proceder que forjó una reacción en cadena, hábil en la separación y, a la vez, en el ensamblaje dentro de una determinada órbita.

  • 6 El Capitalismo Mundial Integrado (CMI) fue definido por Negri y Guattari en el contexto de la déca (...)
  • 7 Aunque desde los años setenta se hace alusión al CMI, es posible diferenciar un momento anterior q (...)

4La segunda dirección, correspondiente a los años ochenta, se distinguió por el impulso de una política tendiente a ampliar el ámbito de lo civil en el mundo. A través de ella se instituyó el Capitalismo Mundial Integrado (CMI)6 como único garante de la economía mundial.7 La política de civilidad, al imponer un sólo modelo de fabricación, forzó a todas las naciones a buscar su ubicación dentro de una jerarquía bajo pena de ser excluidas si no alcanzaban un determinado nivel de producción. Se gestaron, así, otras formas de organización social, las adecuadas al aumento de los circuitos de circulación de la mercancía, a la vez que se impulsaron en el globo diversas maniobras para la valorización de los productos, tales como reducciones drásticas de sus costes de elaboración o el montaje de sistemas inflacionarios circunscritos a su tráfico.

5La constitución de un orden, a partir de dichos centros de poder, reorganizó el planeta de acuerdo con las competencias nacionales para la circulación de las mercancías, lo cual acarreó variaciones en las relaciones entre centros y periferias; de esta manera, los centros obtuvieron de sus periferias la posesión de territorios idóneos para la valorización de sus productos, junto con el dominio de los caminos de su circulación y las periferias, a su vez, se encaminaron a valorizar sus mercancías por medio del usufructo de las rutas otorgadas a los centros. Se dio inicio, así, a una guerra entre naciones que derrumbó el anterior ordenamiento del planeta y obligó a cada cual a generar sus propios medios de existencia. Tal fase acompasó una gran crisis capitalista, donde los dos bloques regentes suprimieron las subvenciones a los países periféricos.

6El naciente orden tuvo repercusiones en los países al someter a sus pobladores a la construcción de artilugios, no sólo para alcanzar su inserción en el Estado sino, sobre todo, para inventar opciones de existencia dentro de este campo de potencias, donde el más fuerte era también el más apto para subsistir. Lo anterior ocasionó diversas consecuencias para el país. Ciertamente, el establecimiento del estatuto de consumidor, como agente de la civilidad en Occidente, lo indujo a forjar subterfugios con el ánimo de instalar dicha condición. Sin embargo, la precariedad del país, objetivada en la debilidad de su régimen productivo y en sus sistemas financieros inflacionarios, impidió la gestación de la civilidad por el solo transcurrir de su accionar, a la vez que fortaleció toda dirección singular lo suficientemente fuerte para la creación de un consumo al interior, necesario para el mantenimiento, acrecentamiento y posicionamiento nacional dentro de la jerarquía externa. Las alianzas con el Estado, de los diversos sectores excluidos y de los enclaves económicos emergentes durante la década, favorecieron la organización de la masa consumidora, al tiempo que ampliaron la franja de producción. Se configuró, entonces, un conglomerado de compradores sustentado en la cimentación de nuevos modos de interacción, los cuales no se ligaron con adhesiones institucionales sino que fueron enganchados en hábitos de consumo.

  • 8 Samir Amin denomina globalización a la circunstancia actual de recesión del capitalismo que se man (...)
  • 9 Las características de la globalización a las que se hace referencia son aquellas enunciadas por I (...)

7Por último, desde principios de los años noventa se ha impuesto en el mundo la dirección capitalista denominada globalización.8 Su principal cualidad estriba en implementar el libre mercado como árbitro de la interacción en el ámbito internacional, lo que ha obligado a los países a encauzar su producción hacia la exportación y, a la vez, a conformar un patrón de consumo sustentado en la tecnología relativa a tal ejecución mercantil. Algunos de sus efectos pueden enunciarse de la siguiente manera:9 En primer lugar, el sistema de libre mercado ha desvinculado los espacios de acción estatal. Así, ha situado el espacio de lo económico en la esfera de lo internacional y el espacio de lo político en la esfera de lo nacional, lo cual ha subordinado la actividad política a la económica. En segundo lugar, este sistema ha requerido del fortalecimiento de las fronteras nacionales y, simultáneamente, ha desarrollado una serie de procedimientos tecnológicos con miras a dotar del carácter de ubicuidad a la producción. Así, bajo la premisa de la realización del libre mercado, se ha autorizado una reciente política de intervención en el espacio de lo nacional. En tercer lugar, la exigencia de esta tecnología se ha traducido en la demanda permanente por su innovación. Esto ha dado origen al auge y decadencia de los países dentro de la naciente jerarquía internacional y, también, a la exclusión definitiva de bloques enteros de naciones. Por último, este sistema ha impuesto como finalidad la producción al infinito de mayor valor y mayor acumulación y, a la vez, ha configurado, en todo el planeta, una división única del trabajo lo que ha desvalorizado el trabajo manual excluyéndolo de lo productivo a la par que se ha apropiado del trabajo intelectual.

8Este conjunto de características no sólo ha provocado alteraciones en los espacios político y económico sino que, además, ha ocasionado una serie de cambios en la conformación de los grupos y la diferenciación de los individuos. En realidad, el éxito de la puesta en marcha de la globalización ha exigido otros modos de interacción acordes con dicha actuación y, para fabricarlos, se ha asentado al individuo como eje de atención, lo que, paulatinamente, ha desplazado a la organización privativa de los Estados-nación. Por medio de un cambio sutil de las disposiciones del consumo, se ha obligado a los individuos para pertenecer a buscar su diferenciación, en lugar de su anterior colectivización. Ello ha ocasionado reorganizaciones de la expresión del deseo, concretadas en la oferta de nuevos ardides para la obtención de la identidad, tendientes a romper con los vínculos que habían permitido la existencia de los colectivos junto con sus clases. La variación de los habituales caminos por los que ha circulado el deseo ha traído consigo toda índole de consecuencias.

  • 10 En palabras de Deleuze: “[...] la cifra es una contraseña [mot de passe], en tanto que las socieda (...)

9El predominio de lo individual, justamente, ha reemplazado los métodos estadísticos de medición por cálculos numéricos de desciframiento que responden a procedimientos individuales de codificación. De hecho antes, con la normalización, el proceso de identidad se realizaba a través de la configuración de un modelo universal del cual se desprendía una escala de localización de la cercanía y de la distancia de cada uno respecto del modelo. En contraste, ahora, con la globalización, este acceso se efectúa por medio de una combinación numérica permanente y en continua variación, cuyo resultado son cifras10 de las cuales surgen conjuntos infinitos de códigos. Así, alcanzar la identidad fuerza al individuo a apropiarse de las claves para descifrar los códigos de su composición, lo que deja atrás a los patrones de medida de lo común y pone, en su lugar, a los indicadores, en tanto contraseña de desciframiento. Este cambio dispone a cada uno en única referencia de sí.

  • 11 Deleuze denomina al control como la estrategia del nuevo capitalismo. En sus palabras: “en la actu (...)

10La inoculación de los indicadores de niveles de consumo ha preparado los mecanismos del mercado para atrapar al individuo y volverlo adicto, al tiempo que ha introducido una estrategia de modulación social: el control.11 Ha surgido, pues, una multitud de signos de identidad que, en cuanto cifras, permiten la diferenciación ya que, si bien todos son los mismos, sus combinaciones son infinitas. Igualmente han aparecido estilos de consumo cifrados que hacen de quien participa un miembro de un clan secreto cuya clave sólo la conoce él y su pequeño grupo transversal. Sí, se crearon los lazos transversales que traspasan los límites geopolíticos que antes encerraban a la identidad para insertarla en una relación entre habitantes de cualquier lugar, partícipes de los mismos tipos de consumo y exponentes de similares tipos de signos.

11Estas direcciones capitalistas, en su articulación con las manifestaciones estatales y familiares gestadas en el país, conforman la zona relacional de donde emerge lo que nos es particular. La descripción que a continuación se presenta, da cuenta de algunos de los efectos que dicha articulación promueve en los modos de interacción, tanto individuales como colectivos, constitutivos de nuestros cánones de la pertenencia. Ello en lo concerniente a las prácticas familiares de cuidado asociadas a las transformaciones de las políticas de salud, las prácticas de alianza inmersas en las alteraciones de las reglas de parentesco y las prácticas de provisión y gasto acordes con las innovaciones de la relación capital-trabajo.

LAS POLÍTICAS DE SALUD

La instauración del régimen de la buena salud

  • 12 La acción que la clínica privada cumple, a finales de los años cincuenta en Colombia, ejemplariza (...)
  • 13 El censo de población de 1973 muestra cómo Bogotá duplica en diez años su población. Asi, mientras (...)
  • 14 Desde la conformación de las Cajas de Compensación en 1962, se inició en Colombia, por parte de lo (...)

12Durante los sesenta, en el país se da paso a la apropiación, por parte del Estado, de los parámetros específicos de la técnica de enderezamiento que el signo de la elite había emplazado a través de la acción de la clínica privada,12 para convertirlos en principios rectores de las recientes políticas de salud. Muy distantes ya de las nociones de endemia y epidemia, las cuales en su momento marcaron la repartición entre lo rural y lo urbano, estos principios se constituyen al ritmo del asentamiento de la ciudad en metrópoli capitalista.13 De un gobierno benefactor y feudal, vigilante del cumplimiento distintivo de lo normal, se da paso a uno asistencial que regula la distribución de sus servicios bajo la proclama: ¡todos tienen derecho! La salud adquiere, así, el doble carácter de legislación y de servicio, lo que traza otro mapa de la enfermedad y crea una pluralidad de segmentaciones sociales. De hecho, a través de la legislación del trabajador, se inicia la inclusión masiva en los cánones propios de la normalización, extendiéndose la seguridad social a la familia y ampliándose la noción de salud a ámbitos tales como la recreación, la sanidad mental y la educación.14

  • 15 En 1970 la proporción de empleos industriales era tres veces mayor que en 1950, lo que aumentó tam (...)
  • 16 Si bien entre 1966 y 1968 se duplicó el porcentaje de trabajadores inscritos a sindicatos: 13,4%, (...)

13Tal expresión de modernidad tardía sitúa al trabajador como la figura central, gracias a la cual está ahora constreñido a acceder a la norma. También instaura a la madre en tanto trabajadora15 e instala a la familia en el blanco de las disposiciones de salud pública. Es con esta figura del trabajador que las medidas de la elite se trastocan en reglamentaciones generales de la masa. Todas las formas de asociación características del trabajo asalariado propenden por la conquista de lo burgués, al tiempo que fabrican tácticas que transforman las prerrogativas en reivindicaciones.16 Ello es palpable en las capas menos pobres de la población urbana.

  • 17 Considera Amin que “para absorber la masa creciente de plusvalía fue necesaria la creación de un t (...)

14Estos padres y madres, en sus movimientos de adhesión obrera, apuntalan la aparición de lo asistencial mediante la obligación impuesta al capital de cobijar con el salario a su familia. En contraste con los inicios de la industrialización, donde el salario se acomodaba solamente al valor de uso, este período atribuye al salario, ahora familiar, un rango mínimo de valor de cambio y, en tal virtud, convierte al trabajador en un consumidor de servicios.17

  • 18 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Mi mamá cuando comenzó a trabajar me acuerdo que la afiliaron a Cafam y en las vacaciones empezamos a ir a las cabañas de Melgar, era baratísimo y muy rico. También me acuerdo del colegio, aunque era difícil entrar mi hermanito estudió ahí algunos años.18

15Por esta ruta ingresan los estándares de salud, junto con las instituciones que los promueven y los tornan en reglamentación. Del atributo de exclusividad de los más ricos se da paso a la legislación del trabajador asalariado y, con ésta, a un Estado, ya no guardián, sino regulador de los servicios cobijados ahora por el salario familiar. Los cánones del enderezamiento propios de la elite se disponen, pues, para ser apropiados por las franjas menos pobres mediante su acceso paulatino a los procedimientos de la ortopedia, los cuales dejan de ser exclusivos al depender de la posesión del salario más que de la del dinero.

  • 19 Informantes hombres, primera generación, estrato c.

Cuando nos enfermábamos nuestros padres buscaban siempre los especialistas de infecciones gastrointestinales, bronquiales, es que los médicos eran amigos de papá, de Colsubsidio. Sufríamos de alergias, yo tenía asma y cada vez que me daba un ataque era que la clínica, que el oxígeno, que el médico. [...] Todos íbamos al odontólogo y a todos nos tuvieron que hacer tratamiento de ortodoncia.19

16Aparecen enfermedades asociadas con lo normal en la configuración de lo saludable como potestad de todos: infecciones, alteraciones autoinmunes, problemas de población y alergias. A medida que cambian los cánones e ingresan otros nuevos, se subordinan las formas de vida a estas políticas. Así, tener una buena salud se convierte en una determinada manera de vivir.

  • 20 Informante hombre, primera generación, estrato a.

Cuando mi familia supo que me drogaba me llevaron a un psicólogo y fue una vaina tenaz, me dijeron que eso era un problema de algo de nosotros porque era que mi papá siempre había sido medio alcohólico, era muy alcohólico y los abuelos y toda esa gente en la casa siempre han sido así, tomadora, entonces me dijeron un problema ya no mío sino una enfermedad de la familia.20

  • 21 Bajo el gobierno de Lleras Restrepo se consolida la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (AN (...)
  • 22 Al tiempo en que la ANUO realizaba movilizaciones campesinas de ocupación de predios, algunos meca (...)

17Los padres de las franjas más pobres, tanto en la ciudad como en el campo, son también cobijados por dichas direcciones21, en cuanto se vuelven obreros o miembros de asociaciones campesinas. Excluidos de la mayor parte de los servicios implantados por el actual estilo estatal, dado que sus ingresos permanecen ligados al valor de uso, recurren a otros procedimientos para adquirir existencia dentro de las políticas. En efecto, la Alianza para el Progreso entra en la familia, lo que sitúa a la ciudad en punto de mira y subordina al campo, al arrastrar consigo a su enemigo en una alianza entre lo sagrado y lo plebeyo.22 La conciencia de clase, la de la clase obrera, es importada así a una sociedad donde ésta no se forja. Por ello, en la carretera que ahora une el campo a la ciudad y ésta al mundo, junto con las escuelas y los centros de salud, circula esta clase obrera para hacer valer como prerrogativa su ¡derecho a la propiedad!

  • 23 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Cuando me enfermaba me llevaban al puesto de salud de Zapatoca, lo que era importante eran las vacunas, aunque mis padres y abuelos se vanagloriaban del poder o de la sabiduría anterior, un poco como burlándose de la tecnología actual, la gente se enfermaba muy grave y con cosas naturales se recuperaban, por una parte les parecía como un gran adelanto la tecnología pero por otra parte le veían el aspecto negativo como que no funcionaba, pero de todas maneras a nosotros sí nos llevaban al médico de verdad.23

  • 24 De acuerdo con Múnera, la gran migración campesina a la ciudad, durante los setenta, y la imposibi (...)
  • 25 La empresa pública descentralizada municipal, tal como lo afirma Cuervo, fue el mecanismo urbano p (...)

18Ocupación del latifundio en el campo, invasión del predio para forjarse un barrio en la urbe, la masa en su limbo de pobreza busca, en la reciente industrialización, la asistencia con la cual adquirir su posesión. A pesar de su escasa valía, esa mano de obra, no del todo absorbida por el capital, arrastra su táctica de supervivencia y la impone en la ciudad: vendedor de plaza, ahora vendedor de esquina.24 Y con el barrio gestado por ella ingresa la salud, a su vez autogestionada, tanto como la casa autoconstruída o el alcantarillado, obra comunitaria,25 junto con la sede del partido y el pulpito donde el sacerdote oficia. Masa de la autogestión capturada por la proclama revolucionaria que convierte en propietario al desposeído.

  • 26 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Mi papá consiguió en el Juan Rey un lote, en una zona por allá que estaba toda despoblada, estaban empezando a urbanizar toda esa vaina y un lote en una falda en la parte delantera planita, pero en la parte de abajo un abismo completo, entonces se tuvo que construir un muro de contención en piedra, tuvimos que ir nosotros los domingos a ayudarle a mezclar.26

19Los padres de las franjas más ricas pierden el signo de su diferencia, el cual se halla ahora disperso por todas las franjas sociales. Dueños del capital, de la tierra y del ejercicio de la política desde siempre, son impelidos a la búsqueda de otras marcas y obligados a transnacionalizarse. La expropiación de su signo no es la única, se acompaña de amenazas que pueden mellar su dominio en lo nacional. Ciertamente, la Reforma Agraria amenaza su posesión, la naciente legislación asistencial amenaza su ganancia y el nuevo juego político amenaza su potestad divina, amenazas que los fuerza a desplazar su lugar de centro visible a adyacencia invisible y competente. Desde esta adyacencia inventan otros caminos para la acumulación y el rédito, lo que les facilita recobrar sus anteriores prerrogativas sobre lo que de otra forma pueden perder: susurran al oído de todos las direcciones a ser adoptadas por los gobernantes.

  • 27 Informantes mujeres, primera generación, estrato d.

Mi papá es un hacendado, un hombre de campo, ha hecho de la finca una empresa. Primero hizo una granja avícola y luego fue con la ganadería, le tocó luchar mucho para tecnificarla. Mi mamá después de trabajar con la OMS le ofrecieron un puesto muy bueno en Washington, un puesto administrativo, ella era quien se encargaba de diseñar las políticas de salud para el Tercer Mundo, claro, junto con otros consultores.27

  • 28 La técnica de las buenas manenas hace referencia a una operación de crianza de los abuelos más ric (...)
  • 29 Virilio define el cuerpo eficaz como aquél que se produce tecnológicamente: “La biotecnología es e (...)
  • 30 Muchos analistas políticos dan cuenta de la aparición del tecnócrata en Latinoamérica. Silva, refi (...)

20Esta franja así obligada a abandonar su gracia, puede, empero, forjar otro signo de diferenciación ya no sólo modelado bajo la técnica de las buenas maneras28 derivada del humanismo, sino modulado tecnológicamente. Se da origen, entonces, al individuo eficaz,29 analizado, armado, potencializado por una tecnología importada para él. Al igual que para los demás, para los más ricos la salud es su estilo de vida, empero que éste es el del hombre blanco, americano y rico: el tecnócrata.30

  • 31 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato d.

Siempre hemos sido de una salud muy privilegiada porque nos educaron para ello: comer muy sano, cuidar nuestro cuerpo, ejercicios, exámenes de prevención de enfermedades. [...] Como mi papá era pionero de la patología, él era quien nos practicaba todos esos exámenes, después como viajábamos tanto a EE.UU., allí nos atendían los médicos.31

La intromisión de la enfermedad

  • 32 Durante la generación de los abuelos, el espacio de la juventud se transformaba en un margen afirm (...)
  • 33 Feixa, refiriéndose a la Escuela de Birmingham, afirma que el presupuesto fundamental de esta escu (...)

21A finales de los setenta emerge el espacio de la juventud. Si durante la generación de los bisabuelos este espacio otorgaba a los más ricos un ámbito de libertad por el cual algunos de ellos escapaban a los fines propios de su grupo, en tanto trocaban la necesidad de acceder a las altas jerarquías del saber por un deseo de conocer, más asociado a la novedad que al prestigio,32 durante la generación de los padres, la juventud deviene en adolescencia y, en consecuencia, se torna en un instrumento destinado a regular al joven de la elite. Sin embargo, tal modificación hace posible su propagación a las otras franjas sociales. De esta manera, mientras la adolescencia ancla a los jóvenes más ricos en la dirección del tecnócrata, lo que cierra sobre ellos el yugo del sometimiento, su propagación permite que los jóvenes de las otras franjas fabriquen otros ámbitos sociales de participación y, por ende, otras experiencias vitales.33

22El conglomerado de los más pobres ocupa un lugar incierto en la ciudad y se sitúa en un umbral entre la inclusión y lo constituyente de su marginalidad. En tanto el ingreso a lo asistencial sólo es factible por la autogestión, dicho conglomerado es impelido, por una mirada ajena, a una toma de conciencia con la cual identificarse como perteneciente a la clase obrera que, en tanto tal, no existe. No obstante, esta maniobra con la que se pretende la asunción de la buena salud, continúa ligada al usufructo. De hecho, la asociación entre conciencia individual y usufructo favorece el asomo de la juventud, al acompañarse de una postura afirmativa que permite al joven hacerse cargo de su vida.

23Tres sendas se abren con dicha postura afirmativa: en la primera, los jóvenes que, reconociéndose con derechos, buscan medios para tornar la exclusión en inclusión y vuelven suya la proclama asistencial ¡todos tenemos derecho!

  • 34 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Empecé a meterme así en vainas de grupos y no faltaba la línea política, a tener vínculos con el M-19. Yo no sabía ni qué era eso, yo iba a 1a Nacional a escuchar cátedras con encapuchados, bacanísimo.34

24En la segunda senda, los jóvenes, al reconocerse artífices de su vida, se orientan a alcanzar lo proclamado por el régimen de la buena salud pero por la vía del beneficio personal. Ello, al autorizarles el acceso a las formas de actuación de la normalización en la particularidad del país, los induce a urdir las estratagemas con las cuales favorecerse.

  • 35 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Me conectaron con una señora muy acomodada, me hicieron una entrevista, entonces me vieron como muy flacuchento porque el trabajo era de asistente de guardaespaldas. Lo chévere era que no lo veían a uno como el trabajador sino como una persona igual, llegaba mucha gente dura, tengo un cuaderno de solo autógrafos, ese ambiente de intelectuales y yo ahí con mis harapos humildes, los acompañaba y eran muy frescos, entonces ese ambiente me enamoró muchísimo, terminé volviéndome artista.35

25En la tercera senda se ubican los jóvenes excluidos que, en tanto gestores de sí mismos, materializan la sombra vigilante de lo normal y pervierten la maniobra de toma de conciencia, al mofarse de sus reglas. Sin ser expresión del loco, estos jóvenes manifiestan esa otra cara del espejo y se burlan, así, del molde arrastrado por la buena salud. Sin embargo, ellos tienen acceso a la política asistencial, la cual, al considerarlos su objeto, le otorga los servicios, por derecho, bajo la forma de prebendas.

  • 36 Informante hombre, primera generación, estrato a.

Al principio comencé a drogarme con pegante, que yo me acuerdo a los diez, once años pegante, después me puse a chupar gasolina, después de eso a la edad de diecisiete años me puse a andar, después de eso llegué a Bogotá y me puse a consumir marihuana, después de eso yo me largué de aquí y me puse otra vez a andar. Después fue que me internaron en la clínica esa, dizque para curarme del vicio pero yo me escapé, otra vez me metieron, después fue el hospital porque estaba con pulmonía.36

26De esta suerte, el frágil umbral ocupado por la juventud dificulta su exclusiva clasificación en alguna de las concreciones de la conciencia colectiva. Al arrastrar rasgos de lo uno y de lo otro, tales jóvenes son siempre susceptibles de franquear el límite entre la inclusión y la exclusión absoluta.

  • 37 Este es un modo de atribución, propio de la generación de los padres menos pobres, relativo a la r (...)
  • 38 La mayoría de los estudiosos de la época señalan cómo la masificación de los medios de comunicació (...)

27Los hijos de las franjas menos pobres construyen también un margen donde se instaura una conciencia de sí. En oposición a sus padres quienes, al blandir el juicio de condena a lo otro como medio para cimentar la salvación personal, dirigían siempre sus acciones hacia un futuro, estos hijos se inscriben en otra materialización del tiempo, en la cual el acceso a lo grupal les supone una experiencia de vida en el presente a través de una toma de conciencia que se asocia con la autosuficiencia individual para la acción, en lugar de ligarse al enjuiciamiento de la acción del otro.37 Si bien la conquista de lo asistencial hace de ellos jóvenes dolientes, momentáneamente abandonan su posición de jueces para devenir en culpables y, por tanto, en redentores de sí y de su mundo. Cristos contemporáneos, cuya juventud consiste en dotarse de una experiencia con la cual resarcirse en un mundo abierto ahora para ellos.38 Los caminos de su redención son variados: guerrilleros, anarquistas, artistas, hippies, su experiencia es una lucha militante para formar parte de una colectividad que, al mismo tiempo que los identifica, los diferencia y vuelve cofradía la hermandad forjada por sus padres. Obedientes a las pautas de su salvación, son siempre sometidos a una prueba que equipara la potencia de ser con la capacidad de sufrimiento.

  • 39 Informantes hombres, primera generación, estrato c.

Me volví anarquista porque a mí me decían que no tenía el empaque marxista sino que parecía más un anarquista, empecé a leer a Nietzsche, a Sartre, terminé siendo ateo completo. [...] ¡Ah! Eso es muy importante, quienes me custodiaron en el hospital de San Juan de Dios fueron los militares, quienes me estuvieron torturando fueron los militares, mientras que yo por primera vez, tres meses después, llego a un espacio donde ya no tengo militares encima, entonces para mí eso fue lo que gestó, lo que generó, determinó esa sensación como libertaria, curiosa y paradójicamente, imagínese, eso es lo más raro del mundo, o sea, que yo sienta que llego a la cárcel, la primera experiencia que yo siento es tener mayores grados de libertad frente a esas realidades inmediatamente recientes, que son la tortura y luego la detención en el hospital.39

  • 40 Mecanismo por el cual la moral es introducida en la familia por la vía femenina. Cf. Maquinaciones (...)

28El margen abierto a la juventud provoca, además, un proceso de feminización de lo social. La mujer, quien en la anterior generación era la guardiana de una moral privada en los menos pobres, la poseedora de la intimidad en los más ricos y la carcelera del límite entre el adentro y el afuera familiar en los más pobres,40 ahora contagia de sus labores policivas al Estado y crea para su género el lugar de lo público. Justamente lo asistencial, a partir del momento en que fabrica tácticas para vigilar la distribución de sus servicios, sitúa al ojo femenino en su mira y efectúa con la mujer un acuerdo: propaga su mirada por lo público al costo de su ceguera en lo privado. Privatización de lo público y apertura de lo privado a la vigilancia estatal que despoja a la hija de su principal tarea en la familia y la fuerza a asimilarse con el hombre en su condición de tecnócrata, de empleada, de autogestionadora y de excluida. Así, la misma franja de la juventud abierta para el hombre, se abre para la joven quien también adquiere una conciencia de sí.

  • 41 Los abuelos más ricos sitúan a sus mujeres en la minoría de edad, lo que les otorga el espacio de (...)

29Las jóvenes más ricas en su ruta a la tecnocracia son entrenadas para autoproveerse. En contraste con las anteriores generaciones, donde la mujer mantenía el estatuto de proveída, ahora deben ser competentes para discernir la rentabilidad del dinero. De esta suerte, dejan de ser consideradas sólo pasionales41 para volverse programables y predecibles en su eficacia. Dado que la mujer se asume apta para el cumplimiento de las disposiciones tecnológicas que la modulan para producir rédito, aunque éste, como sucedía con sus abuelas, se imbrique en el capricho, tal cambio le permite ingresar a una forma de participación grupal basada en su género y expresada en una lucha por lograr la igualdad con los hombres de su clase.

  • 42 Informante mujer, primera generación, estrato d.

En la universidad gasté lo normal, cinco de carrera, un año de internado, un año de rural, son siete, luego tres años de especialización. Y luego la maestría. Estuve medio año en la Fundación Santafé que siendo una clínica de gente tan preparada, la idea era que la gente tenía que irse a una segunda especialización, entonces se me despertó el interés. Una de mis amigas se fue a especializar primero a México y me mandó papeles y todo. Es que yo necesitaba ser competitiva.42

  • 43 Las cifras acerca de la profesionalización de la mujer a finales de los setenta en Colombia muestr (...)

30Las jóvenes menos pobres también asumen la vigilancia. Sin embargo, la supresión del requerimiento del cuidado familiar, junto con el espacio abierto en lo público, las obliga a prepararse de otra manera para ocuparlo: la extensión del saber concerniente a la vigilancia requiere de su conversión en técnicas, lo que las fuerza a la profesionalización.43 Dado que su saber es el que se tecnifica, en ellas la conciencia de sí aparece al asociarse con lo colectivo, en cuanto su acción ahora no sólo es requerida para salvaguardar a la familia, sino sobre todo para salvaguardar a lo social. Espantosa trampa instauradora de la mujer en el emblema de la salvación del mundo. En consecuencia, la militancia de los jóvenes es igualmente característica de las jóvenes, empero atada a su género, lo que crea el espacio de lo femenino. Sin embargo, la trampa concede la experiencia y es en esta unión donde se forjan alternativas para la toma de conciencia: apertura de una franja que favorece la diferencia y, en la cual, la joven convertida en autora de su vida, es libre para optar. Feministas, artistas, guerrilleras, sobre todo estudiantes, con la doble tarea de inventarse como mujeres y de asumirse dueñas de su propia vida.

  • 44 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Cuando era estudiante yo militaba en el feminismo y tuve la experiencia de asistir a ciertas cosas que me han parecido tenaces tenaces, grupos de mujeres en discusiones muy fuertes, en cosas muy sectarias, no me ha gustado mucho como eso, entonces después me salí de ahí. Desde entonces no he ejercido la militancia feminista, y soy feminista, yo me considero feminista, pero no militante activa, aunque yo soy solidaria con todas las cosas que hacen las feministas, yo voy a todas las cosas importantes, a los grandes hitos, pero no pertenezco a un grupo permanente.44

  • 45 La familia de los abuelos más pobres, a través de la mujer, instalaba un limite que dejaba entrar (...)

31El camino de la feminización de lo público también afecta a las jóvenes más pobres. A su vez, insertas en la autogestión con la cual se pretendía instalar en la franja de los más pobres una conciencia de clase, artilugio de lo asistencial para apoderarse de la antigua función materna de vigilancia del límite que permitía entrar o salir, su familia es volcada hacia el afuera y las mujeres desamparan sus actividades adentro. Si recordamos por un lado, cómo, mediante la técnica de la impasibilidad, este tipo de familia una vez que situaba a sus miembros en el afuera los excluía45 y asumimos, por otro, que la nueva proclama del usufructo a la propiedad impele ahora a las jóvenes a romper con el clan familiar para poder pertenecer a la reciente clase obrera, éstas, ahora desposeídas, necesitan construir un espacio para sí mismas. Distinto al de los hombres para quienes la adhesión grupal los hace partícipes de la masa trabajadora o marginal, el rezago de las mujeres las obliga a existir aisladamente y en este movimiento se dotan de la postura afirmativa. Poseedoras de una experiencia doméstica que resulta insuficiente para concederles su ingreso a la técnica del saber femenino, requieren de la profesionalización, pero acceden por otras vías, éstas igualmente femeninas. Así, hacen uso de la seducción, gracias a la cual se convierten en personas capaces de perdurar y, además, gozosas. Similares a sus hermanos, jóvenes situados en el límite entre la inclusión y la exclusión, usufructúan las reglas para la supervivencia individual. Nace, pues, el goce femenino, heredero del de sus tatarabuelos al estar circunscrito al afuera.

  • 46 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Entonces estando en la 60 llegó una muchacha y me dijo “tú eres chévere, te voy a invitar a una rumbita”, le dije “listo vieja, rico”, me dijo “mira yo vivo en el norte, la dirección es tal”, cuando llegamos allá, la casa era una casa muy lujosa pero desocupada, le dije “viste Sonia, ¿y esta casa qué?”, dijo “es de mis padres y la están vendiendo, quiero hacer una rumbita antes de que la vendan”, y empieza a llegar la gente, todos en carro pues divinos. [...] Estando en el baño, yo escuché que corrían y corrían y Sonia me dijo “quédense en el baño no vayan a salir”, entonces nos quedamos en el baño, entonces el tipo decía; “descarada, abusiva, “¿por qué cogió mi casa para hacer fiestas?” y ella “pues era mi cumpleaños, más bien agradezca por no dejarle su casa sola”.46

La incorporación de los índices de la calidad de vida47

  • 47 Se consideran aquí dos nuevas franjas sociales. Una de ellas, designada de los menos ricos, se con (...)
  • 48 En palabras de Marange: “Los autores nos lo advirtieron al comienzo: no es una buena manera para a (...)

32En la década de los años ochenta, el paso de hijos a padres acarrea el cambio definitivo de lo colectivo a lo individual en todos los segmentos sociales. De hecho, la constitución de un individuo mediante el acceso a un tipo de información, objetivada como multiplicidad de cifras discernibles en razón de índices, es requisito de las nuevas operaciones emanadas de la dirección capitalista de la civilidad, específica del CMI. Así, florece un individuo apto para romper con la unidad forjada por la culpa, manera como se asume responsable del signo con el cual compararse y competir.48 En tanto compuesto informativo, se instituye ahora en procesador y conecta cada rano de sus procesos a una central de datos que le permite descifrarse al acceder a la criptografía de su nomenclatura y, a la vez, armar otras conexiones. Lo anterior sucede paulatinamente y requiere de ciertas condiciones: la permutación de la medida en indicador, la constitución del individuo de la informatización y la propagación de la información.

  • 49 El Decreto Ley 77 de 1987 determina como funciones de los PACOS (Participación comunitaria) la ges (...)

33Durante la generación de los padres se erigía en parámetro de medida un determinado estilo de vida el cual tomaba a su cargo lo asistencial y, en consecuencia, forzaba al centro de atención, al hospital y a la clínica privada a no guiarse únicamente por el enderezamiento sino también por la buena salud. A diferencia de ello, durante la generación de los hijos estas instituciones se vuelven centros de servicios y se supeditan a los índices de la calidad de vida.49 De manera que ahora, estar sano no sólo implica alcanzar unos estándares de salud, sino que además, demanda la cualificación de estos estándares. Así, la medida con la cual se distinguía lo común de lo irregular, le cede su lugar a lo específico por la presencia de las enfermedades que tornan a una persona en amenaza para la humanidad, con independencia de su posición central o periférica. Esta amenaza de lo ínfimo instala al indicador y fuerza a cada uno, en vez de al grupo, a optar por un estilo de vida alejado del riesgo que lo diferencia de la colectividad. Así, cada persona se convierte en posible huésped de un posible mal, capaz de la destrucción del mundo, sobre todo de Occidente y debe cargar entonces, ya no con la culpa de su locura, sino con la responsabilidad de su autodominio.

34Puesto que la persona debe ser apta para reconocerse en cuanto amenaza y para reconocer la amenaza en el otro, se la fuerza a informarse de los indicios del mal. No obstante, ahora que el lugar del mal ya no reside en el alma, sino en los procesos correspondientes a las acciones defensivas realizadas por las mezclas entre componentes, se requiere un método de desciframiento mediante el cual se haga posible el conocimiento de la potencia de defensa del cuerpo, en la puesta en combinación de sus compuestos, así como los umbrales y los límites autoinmunes que convierten las defensas también en amenaza. Psique y soma transmutados en procedimientos, de los que se obtienen datos legibles mediante desciframiento de códigos que se intervienen por descodificación.

35El ingreso de la civilidad, con los hijos cuando tienen hijos, acarrea, así, un cortocircuito en nuestro medio. Si bien este ingreso promueve un choque en todo Occidente al darle salida a una manifestación del hedonismo que se preparaba desde finales del siglo XIX, su entrada en el país tiene su originalidad: encargarse de los individuos gobernados por los indicadores que relevan el colectivo nunca conformado por el proceso de normalización. Ello ocasiona la configuración de otro vigilante, esta vez de la distribución de los centros de servicios del Estado que se dota de la competencia informativa con la cual asignar, según los indicadores, el permiso para acceder al servicio, lo que da pie al montaje de una nueva jerarquía desplegada por la ruta tecnológica de la propagación. Asimismo, aparece el “clon” del vigilante quien, mediante el uso de la misma información, concede el usufructo del centro de servicios a quienes no tienen el derecho. El autodominio resulta, entonces, separado de la responsabilidad de la amenaza y se orienta principalmente al beneficio personal. Entre estas dos tendencias se sitúan los menos ricos, quienes asocian la sanidad con el consumo; los menos pobres, quienes asocian la sanidad a ton proyecto de vida, los más pobres que la encauzan hacia la subsistencia y el usufructo y, por último, los excluidos y los más ricos que la inscriben en la adicción.

36Aunque son obligados a alcanzar el saber con el cual identificarse como amenaza potencial, los hijos menos ricos, al no asumirse portadores de la amenaza, acceden exclusivamente a su tecnología. Esta última los sitúa en una posición de ventaja por su facultad para gastar, facultad que se convierte en su signo de distinción, al tiempo que los obliga a garantizar el ingreso con el cual asegurar dicha distinción. Subyugados por la información y, simultáneamente, gozando de la preeminencia de su derroche, se tornan, por una parte, en usuarios y, por otra, en objeto de desciframiento. Advienen así en individuos tecnológicos que requieren del exceso para existir que, en el caso de la salud, es dilapidación en servicios.

  • 50 Informantes hombres, primera generación, estratos c y b.

Cuando mi sobrino empezó así fue tenaz, o sea yo sentí también mucho miedo, como mucha tristeza, eso fue estos últimos tiempos y una vez pasó todos los exámenes, exámenes carísimos y se supo el resultado sentí mucho miedo de que se repitiera la enfermedad, si era contagiosa, si era algo hereditario, eso lo he pensado, lo he pensado en mis hermanos, en mí mismo, mi hijo, en fin, me gustaría poder entender qué es lo que está pasando, qué fue lo que pasó. [...] Mi hermana en el mes de octubre se enfermó, que un dolorcito en la cintura y toda esa carreta, entonces le hicieron exámenes, la llevaron al hospital, la dejaron internada y muy contenta la familia porque todos los días eran cinco médicos diferentes alrededor de la cama de ella, y le sacaron entonces líquido de la columna para averiguar qué era lo que tenía, pues resulta que era un cáncer único que se presentaba, cáncer en la columna, ella murió.50

37A su turno, la franja menos pobre, aquella que portaba la salvación como signo de su diferencia, convierte la culpa con la que se unía al otro en la responsabilidad de escoger un estilo de vida que garantice su propia salvación y la de los suyos de la amenaza potencial. Dueña del conocimiento para mantenerse en los rangos de los indicadores con los cuales diferenciarse de las demás, a esta franja la subyuga un proyecto de vida por la vía del sacrificio, lo que le impone ritmos de nutrición, de ejercitación y de cuidado con los cuales redimirse y redimir al grupo. Si cuando jóvenes, los menos pobres buscaban salvar la humanidad al considerar al otro un género, ahora, al convertirse lo genérico en una amenaza, se ven forzados a cambiar lo extraño en familiar para volverlo parte, lo que introduce a la antigua militancia en el naciente proyecto de vida. Así, los menos pobres recuperan el juicio de sus abuelos de condena al otro y gestan otra proclama, partícipe del sectarismo planetario, que los asemeja al obrero blanco, americano y medio: ¡yo estoy sano, por tanto libre de culpa, tú no, por tanto eres culpable!

  • 51 Informantes mujeres y hombres, primera generación, estrato c.

Ahora, que somos grandes, curiosamente todas, ¡todas! vamos a medicina alternativa, hasta mi mamá va a acupuntura. Yo me empiezo a encontrar con rollos alternativos bien rápido, empiezo a aprender que las esencias, que no se qué, que el rollo del yoga, eso como que va entrando en mi casa. Yo empiezo a decirles “bueno, y usted por qué en vez de tomarse eso no hace esto”. El bloqueo era que en Colsanitas no había esa medicina y tocaba pagarla aparte. [...] A mi hijo le manejamos mucho el azúcar, tratamos de que consuma la menor cantidad, él casi no come carne, no toma leche, no come casi huevos, es vegetariano, toma soja, cosas que tienen soja, muchísimos vegetales, cantidades. [...] Aunque nosotros no somos militantes de nada, sí tenemos un consumo mínimo de ciertas sustancias como la carne, como el azúcar, la grasa, todas hacen mucho daño.51

38Los más pobres requieren someterse al despotismo del vigilante informado para acceder a la atención de lo público. Como sus abuelos, supeditados a las direcciones de población por el hospital de caridad, estos hijos e hijas también son forzados a regirse por los índices de la calidad de vida. Dado que lo asistencial no los incluye, por cuanto no gozan del suficiente valor agregado en el salario, el Estado promueve la autogestión, que sigue siendo su modo de vida, como estratagema para incluirlos en los índices. Ello le permite al país ocupar una determinada posición en los registros internacionales. En consecuencia, al respecto de las políticas de salud, los más pobres son el objeto sobre el que se cierne la vigilancia, es decir, son la amenaza, lo que hace depender su acceso al centro de atención de su correlato con los índices de aumento o disminución de la pobreza. Empero, esta franja, cuyo reconocimiento es necesario para determinar el dato de materialización de los índices globales, recurre al usufructo para apoderarse de los métodos de circulación de la información y los convierte en una mercancía.

  • 52 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Tenía 34 años y era el huesito, imagínate pesando 24 kilos, la llevamos a los centros de salud y los médicos no la tocaban, muchos hijueputas. Cuando a la sexta vez que la llevamos a una clínica yo vi un teléfono que decía “SIDA, su teléfono amigo”, yo lo anoté. Después de encontrar algún contacto por fin le dieron una cita con Metrosalud, llegamos a la cita, la Dra. Ana, no se me olvida, me dijo “hay que hacerle los exámenes, mi pronóstico es SIDA”, y ordenó hospitalización. Cuando murió la llevamos a la funeraria, en Metrosalud nos habían pedido el favor de que le dijéramos al médico que en la autopsia no pusiera que era SIDA, porque las funerarias ponían mucho problema para enterrar a estos enfermos, a las tres de la mañana me llamaron de la funeraria a insultarme, porque no había dicho que era SIDA; al fin la cremamos.52

39Los excluidos comparten con los más ricos la adicción. Los primeros se adhieren a la mercancía por medio de procedimientos físico-químicos, lo que despoja al consumo de su maquillaje estético-plástico y evidencia las maneras como la vigilancia se inocula en cualquiera al volverlo sistema en conexión. Los segundos se adhieren al rédito por medio de procedimientos tecnológicos, lo que da origen a un individuo ensamblado para la competencia. Mientras los excluidos son residuo de las direcciones de salubridad, los más ricos son superávit de la tecnología específica de los índices de la calidad de vida. Ambos son la insignia del defecto o del exceso, puesto que los unos son desecho y los otros producción de desecho. Dado que ellos se instauran como los límites de la inclusión y la exclusión, se prestan a la misma intervención en la experimentación: como mercancía de reciclamiento o como consumidores de dicha mercancía, condición para ensamblar el individuo eficaz.

  • 53 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato a; informantes mujer y hombre, primera gen (...)

Ahora dejé de oler la gasolina, todavía soplo bazuco en la calle del Cartucho, pero lo que pasa es que la gente dice “no, es que eso es una maña”, la verdad eso no es ninguna maña, eso es una enfermedad, yo llevo once años en el vicio y yo soy una persona que yo he caído y he recaído y me he levantado y vuelto a caer, he tenido situaciones y he vuelto a caer y vuelvo y me levanto, eso es una enfermedad. [...] A mí me robaron una niña, llegó un señor, eso ya hace como ocho años y me la robó, yo me volví loca ese día y llegó un desgraciado —esos que venden vicio— que me la va a ayudar y claro uno necesitado y me robó la niña. Yo denuncié pero por ningún lado apareció, me dieron una dirección por allá en el Norte, pero esa dirección era falsa, teléfono y todo era falso. [...] El 99% de las enfermedades son de origen emocional, es más la somatización de la parte emocional, entonces se fijan en la parte del cuerpo físico que más débil tenemos. Si tú comes bien, te alimentas bien, tienes una mente tranquila, sin angustias y vives con lo que te toca vivir pero aceptándolo, creo que esa es la base para una persona sana, [...] El lío era encontrar el riñón para hacerle el transplante, finalmente lo encontramos después de muchos trámites.53

La salud subsidiada

  • 54 Una de las premisas de M. Foucault con la cual da cuenta de la iniciación de la modernidad en Occi (...)

40En la década de los años noventa, la instauración paulatina de la autosuficiencia, en las antiguas y las recientes franjas, lo dispone todo para el ingreso de las prácticas del cuidado de sí en la familia.54 En efecto, el control depositario de distintas expresiones de lo individual (tales como la juventud relativa al margen, la nueva expresión de lo femenino —arma con la que la vigilancia sale de lo privado e invade lo público— la información que liga a cada cual con la tecnología y, sobre todo, la amenaza de lo ínfimo), toma a su cargo lo social. Precisamente, la familia, despojada de casi todas sus funciones, resulta absorbida por el afuera que desdibuja su existencia.

  • 55 Durante los ochenta, el endeudamiento estatal en toda Latinoamérica condujo a una primera privatiz (...)

41Con la generación de los nietos emerge la privatización de lo público. Distinta de la de la clínica privada, creadora del anhelo por la ortopedia propia del enderezamiento de unos pocos, esta privatización se disfraza con el ropaje de lo público. Aparece otro Estado, ya no asistencial, sino subsidiario, ahora regente de la autosuficiencia que, por medio de las políticas de asignación de precios del servicio, distribuye el subsidio, reciente cariz de su acción.55 A través de la disminución paulatina del rango de subsidios, este Estado se inventa una estratagema con la cual poner en contienda directa al independiente, apto para pagar sus demandas, con el dependiente, catalogado de ineficaz, lo que los sitúa como enemigos. Así, en la medida en que a cada uno se le inocula el deseo de autosuficiencia, al Estado se le otorga el don de la independencia y la proclama ¡todos tienen derecho!, varía a ¡sólo el capaz tiene derecho! Resulta, pues, la instalación de una jerarquía anclada en la habilidad de cada uno, sin importar su posición en la familia.

  • 56 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Ahora últimamente mi mamá está afiliada, porque la hemos afiliado nosotros, pues hemos podido, eso fue una pelea con mis hermanos que decían que no tenían plata y como ella es de avanzada edad cualquier afiliación cuesta mucha plata, en fin, me tocó a mi cargar con sus costos.56

  • 57 Refiriéndose a las nuevas políticas de salud pública adoptadas por el gobierno, uno de sus represe (...)

42La globalización realiza una distribución de la población de acuerdo con grados de dependencia e independencia, mediante ecuaciones que asocian los riesgos y los costos. Brota, pues, una serie de procedimientos tendiente al cálculo de contingencias, que torna a las personas aprehensibles según las cifras moduladoras de las poblaciones riesgo, cifras siempre en continua variación.57 Estos procedimientos se ligan al consumo y apresan la vida.

  • 58 Informante mujer, primera generación, estrato d.

En este momento como tuve un problema serio ninguna prepagada colombiana me acepta porque resultó ser población de alto riesgo, así que no puede acceder a ningún seguro adicional en salud en el país, por eso me tocó recurrir a uno internacional que vale muchísimo dinero.58

43Previsión monetaria en la que la cotidianidad de una persona cualquiera es fuente de información, que se captura mediante una infinidad de cifras de determinación preventiva del riesgo representado por cada cual, lo que asegura un pago anticipado de los servicios a ser utilizados en un futuro. Asimismo, se impele al eficaz a modular su gasto, lo que lo vuelve moderada e infinitamente adicto. Si el capitalismo atrapa el cuerpo y subyuga el alma, el neocapitalismo atrapa el alma y esclaviza el cuerpo en el proceso ilimitado del consumo.

44Empero, la autosuficiencia, requisito del actual invitado, encuentra en nuestra especificidad sus perversiones. Surgen artimañas para burlar la inscripción en los códigos, con las cuales usufructuar la cláusula de la asignación de dependiente, lo que hace emerger a otros vigilantes, ya no del código distribuidor de los servicios sino de la contraseña que asigna el subsidio junto con sus clones quienes conceden el subsidio a quienes no tienen el derecho.

  • 59 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

Antes la llevaba a un centro de salud que había en el barrio, le habían dado un carnet, una cuestión de estas del Sisben, después empezaron a poner obstáculos, que era solamente para estrato uno y dos, que había que reglamentar visita domiciliaria y vi una cantidad de gente como peleándose por eso, que pensé que esa gente de pronto lo necesitaba más. Me dio rabia, pero terminé pagando médico particular. [...] Yo logré, por unos amigos, afiliarme al Sisben. Mi hijo necesita una operación del oído y, aunque tengo seguro prepagado, el costo del aparato que necesita mi hijo es muy alto, ahora lo puedo operar por el hospital de La Misericordia.59

45Se instauran, entonces, nuevos espacios de acción para cada uno de los miembros familiares, lo que termina por someter a la infantilidad tanto al adulto como al joven al subordinarlos a una autoridad que sobrevuela la anterior jerarquía. Diferente de los tiempos en los que la familia definía para cada miembro un lugar y unas tareas inscritas en la dirección del grupo, el control ahora autoriza a cada uno a forjarse una dirección individual, inserta en las opciones de su gasto, es decir, en el proyecto de vida, la autogestión, la eficacia y, también, la adicción.

46Los hijos menos ricos asocian lo saludable con cierta habilidad facilitadora del acceso a la tecnología mediante el derroche en el consumo. Ciertamente, los exámenes, las pruebas de coeficiente intelectual, los estudios preventivos y las medicinas alternas con las cuales autosatisfacerse, en tanto toman a cargo sus enfermedades, le permite a esta franja diferenciarse de las demás, así como sobresalir entre ellos mismos. Sus hijos ofrecen las resistencias relativas al control: desórdenes del autodominio tales como la anorexia, la bulimia, la depresión y la adicción. Todas ellas enfermedades del exceso o del defecto.

  • 60 Informantes hombres y mujer, segunda generación, estrato c.

Porque cuando pequeño pintaba muy bien, entonces en ese tiempo el colegio tenía un proyecto que se llamaba centro de talentos y pues parte de eso estaba dedicado al arte y a la pintura. Entonces mi mamá dijo que me metieran allá, pero para entrar a esos cursos tenía que hacer la prueba del CI, entonces cuando leyeron los resultados de la prueba, a mi mamá le dijeron que yo tenía muy buen nivel y que lo conveniente era que me metieran al colegio. [...] Tengo problemas con el alcohol y a veces me deprimo, por eso estoy en terapia. [...] Voy al psicólogo porque odio comer, al principio era como un problema de estética y después ya le cogí fobia a la comida, cuando como me da vómito y me siento remal.60

47Los hijos menos pobres enlazan su deseo a los índices de la calidad de vida, en cuanto los rige la pasión por su salvación y la de los suyos. En lugar de las proezas heroicas a las que se volcaban cuando jóvenes, ahora buscan comprometerse con algún estilo de vida que les asegure su sanidad a través de su proyecto de vida. Sus hijos, a la vez, se apasionan, pero no por la vía de la salvación del grupo sino por la de la salvación individual. Ello los conduce a identificar alguna cualidad que, mediante el entrenamiento, vuelven la razón de su existencia. De esta manera, los jóvenes menos pobres adquieren la competencia específica de los más ricos, pero en cambio de entrelazarla al rédito del dinero, la entrelazan al goce.

  • 61 Informantes mujeres, segunda generación, estrato c.

Querían que fuera una comunidad donde mi mamá se iba a trabajar en un colegio y por la tarde se iba a cuidar a los hijos de todos y ayudarles con las tareas y todo el cuento; otra de ellas iba a encargarse de la cocina, no ella cocinar sino la organización de todo eso con otra pelada; mi papá y el otro señor encargados del dinero, otro se iba a encargar de que en la finca hubiera comida, o sea, que hubiera arveja, fríjoles, las cosas que son del campo, todos eran vegetarianos y querían educar a sus hijos de otra manera. [...] En el conservatorio llevo diez años estudiando música y violín. Al comienzo no fue fácil, me fue bien en teoría pero en violín sí fue desastroso, el segundo semestre mejoraron las cosas y del tercero para acá me enamoré y de esto nunca me han dado ganas de salirme.61

48Los hijos más pobres ligan la autogestión al usufructo del subsidio. Franja de los subsidiados, la vergüenza no encuentra en ella un camino de manifestación, en cuanto, como vimos, han expropiado el derecho a su redención. Justamente, aptos para diferenciarse unos de otros según estilos de consumo, al tiempo que impasibles frente a la vergüenza que los índices les quieren imponer, buscan encarnar las cifras que los tornan en dependientes y extraen, entonces, un provecho de su condición de redimible. Sus hijos, igualmente, propenden por construir un camino que los singularice mediante el establecimiento de adhesiones no familiares, sino más bien ligadas a la territorialidad. De esta forma, herederos de las luchas de sus abuelos y padres por la posesión, estos jóvenes también demarcan su territorio mediante el traslado del antiguo límite diferencial del adentro y el afuera familiar a un reciente espacio donde insertan al grupo. En consecuencia, los amigos reemplazan a la familia y se convierten en lo preferente, mientras que lo familiar se torna en objeto de provecho.

  • 62 Informante hombre, primera generación, estrato b; informantes mujeres, segunda generación, estrato (...)

Nunca sino hasta hace muy poco tuve la obligación de trabajar, el tiempo de pronto que podía haber invertido en trabajar lo he invertido en otras cosas, especialmente nunca he pensado en ser rico. Es muy complicado en especial tener una vida de representación estudiantil y lo demás conseguir trabajo, es una vaina que por lo general como que la gente no alcanza a aislar esas dos cosas. [...] Soy testigo de Jehová, yo soy publicitaria, esas que vamos de casa en casa, nos reunimos todos los sábados y los domingos a orar, entre semana tenemos las reuniones en mi barrio. [...] El barrio es donde están mis amigos, donde vive mi familia, donde vive mi novio, entonces yo puedo ir a cualquier parte, porque yo me conozco todas las cuadras de San Mateo. [...] A mí lo que me interesa es el satanismo, las sectas satánicas están en el barrio, en Compartir. [...] Yo tengo ahí mi pandilla, yo me reúno en el parque con mis amigos del barrio, uno sale a la una, compra una botella de aguardiente y se va para el parque hasta las seis de la mañana.62

49Los hijos más ricos, en la búsqueda de la superación, requieren de la información para, a su vez, cambiar a índices, cualesquiera, dado que de éstos depende su identidad. Alguna fluctuación entre su marca de eficacia y el dato arrojado por el código precipita la crisis de la enfermedad del incompetente, en cuanto objetivación de la vergüenza de encarnar el naciente mal: el del desenfreno. Son muchas las vías que construyen para adquirir autodominio con miras a evitar el mal: terapias de todo tipo, sanaciones y ejercicios de meditación al mismo tiempo que intentan involucrar a los suyos. Sus hijos, al igual que los de los menos ricos, ofrecen resistencias por exceso o por defecto, en las que la pérdida del autodominio arrastra tras sí la muerte: adicción total, suicidio, anorexia extrema.

  • 63 Informantes mujer y hombres, primera generación, estrato d; informante mujer, segunda generación, (...)

Para resolver mi crisis me puse en tratamiento con una psiquiatra y con una psicóloga. Era la combinación perfecta. La psiquiatra analizaba mis cosas funcionales y biológicas, porque podía ser algo hormonal, una baja de la piratropina, pero también podía ser el otro lado, el de mis relaciones. [...] Para mí el budismo es un asunto personal, de meditación, de perfeccionamiento, de práctica para desarrollar muchas cosas. [...] Mi hijo intentó suicidarse. Me acuerdo que una noche llegué a la casa y encontré que se había tomado todo un frasco de pepas. Sé que eso no era un intento, pues se suponía que yo esa noche no iba a llegar y él estaba solo, llegué de pura suerte. A mí eso me cambió mucho la vida, por eso entré al budismo. [...] Yo estuve interna como seis meses en una clínica psiquiátrica por anorexia. Ahora me toca comer, porque todo el día me están vigilando.63

  • 64 Dentro de los informantes por debajo de la línea de la pobreza y que, por tanto, no pueden ser cla (...)
  • 65 “Elias Canetti distingue dos tipos de multiplicidad, que unas veces se oponen y otras se combinan: (...)

50Los hijos excluidos, guardianes de sus hijos,64 usan el derecho al usufructo y, por su mediación, se hacen partícipes de la dirección capitalista de la globalización. Como padres prevenidos se someten a la actual beneficencia dirigida a volverlos responsables de su vida, en cuanto busca instalarles la conciencia de su adicción. No obstante, para sus hijos, al constituirse en la otra cara del espejo, sólo actúan las reglas del exceso y de la desvergüenza: vinculaciones de cuidado no orientadas sino resistentes, erigidas para protegerse. Distinto a las agrupaciones territoriales de los más pobres, el “parche” de los excluidos no obedece a las coordenadas de la identidad, sino a las intensidades características de la manada,65 en las que es necesario formar parte, en tanto la muerte acecha aisladamente, aunque en el “parche”, la muerte ronda en multitud. Para ellos siempre predomina la adicción; sometidos en su conexión, se supeditan a la ley del proveedor y se constituyen en los circuitos de la distribución de la mercancía.

  • 66 Informante hombre, primera generación, estrato a; informantes hombres, segunda generación, estrato (...)

Me preocupé en el embarazo porque ella comiera bien, las dietas y todo y porque disminuyera el consumo, para eso me la llevé a Bucaramanga para que se le quitara el vicio y ya pues no estaba tan débil. [...] Yo quiero rehabilitarme para salvar mi alma y entregarla a Dios [...] los evangélicos me regalaron una Biblia y yo leo los salmos. [...] Vicio sí, cualquiera, me meto un pistón pues a partir de las cinco de la tarde, a las ocho ya me estoy fumando los primeros diez gramos, desde las ocho a las once o una de la mañana camello pa'catorce, o sea veinticuatro en total entre veinticuatro y treinta, pues si me muero ya me muero ahí, y sería chévere morir polvorizado. [...] Los parceritos me enseñaron muchas cosas, ellos siempre han estado ahí conmigo, claro que uno siempre cambia de parche, es que a uno no le importa quiénes son sino que esté el parche.66

51Distante de la técnica griega a la que se refiere Foucault, donde emergió el ámbito del cuidado de sí a través del ciudadano que se gobernaba a sí mismo como requisito para gobernar al otro, el ingreso del control recrea el cuidado de sí. A través de éste, se expone a cada ser a un mundo donde el otro es instaurado en amenaza, al tiempo que se lo somete a portar la marca con la cual le es otorgada la anuencia para existir, en tanto cifra que le permite circular bajo la condición de exhibirse en su salubridad. Vemos, así, el advenimiento paulatino de otro mito donde la culpa, al carecer de la potencia necesaria para movilizar los recientes requisitos del capitalismo, ya no forja los límites de la identidad y, sin embargo, es la condición del nacimiento de su engendro. Sí, florece ahora el hijo del hijo, aquel fruto de la fecundación del hijo a la madre, quien deja para sí la monstruosidad de la pureza que el código le demanda como prueba de existencia.

LAS FORMAS DE PARENTESCO67

La conformación de la familia nuclear

  • 68 Muchas de las prácticas de los más pobres se convierten en norma una vez que se extienden por otro (...)

52En los tiempos de los abuelos, la alianza fue intervenida con miras a insertarla en la normalización, si bien dicha manipulación incluyó los cánones relativos a la Iglesia al emplearse, para este fin, la moral de la elite. Tal acción impuso un conjunto de reglas excluyentes, específico de un Estado benefactor y, por tanto, cofrade de los más ricos. No obstante, la concesión a las reglas del matrimonio de un estatuto legal, subordinó de alguna manera la moral al derecho y la forzó a inventarse el arma con la cual destruirse. Justamente, instituyó a los menos pobres en guardianes del cumplimiento de los sistemas normativos, lo que los convirtió en los vigilantes, mientras los más pobres se transformaron en el camino de la diversificación legal de las uniones conyugales.68

  • 69 Valcárcel, por ejemplo, relaciona la aparición de los movimientos feministas europeos durante el s (...)

53En los años sesenta, dicho acontecer sufre transformaciones, bajo el régimen asistencial, durante la generación de los padres. Efectivamente, la variación del salario a valor de cambio no solamente deja entrar en la familia de los menos pobres un sinnúmero de servicios, sino que se acompaña de otro valor hasta entonces privativo de los más ricos: el tiempo libre que acompasa el ingreso del ocio.69 Si con los abuelos, los regímenes del trabajo ordenaban las funciones familiares y las encauzaban hacia la previsión del gasto, con los padres el ocio desordena todas las acciones hogareñas, hasta el momento en que es posible crearle un sitio.

  • 70 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Recuerdo que a mi mamá le encantaba ver la televisión y oír las radionovelas. Como ella tenía un método para hacer el oficio, además que tenía ya muchos aparatos que la ayudaban tenía mucho tiempo libre. Antes de empezar a trabajar, cuando se separaron, ella oía todo el día las radionovelas y por las noches todas las veíamos por la televisión. Me acuerdo mucho una que se llamaba Del campo a la ciudad o algo así.70

  • 71 Se alude aquí a los procedimientos de diferenciación familiares por los que se asocia el comportam (...)

54Dueña de un tiempo desligado de cualquier labor hogareña, la madre, provisoriamente innecesaria, se dota de los cánones emanados de una naciente legislación. Su acceso al exterior familiar, junto con el ocio, generan las condiciones bajo las cuales le es factible regular el accionar del grupo. Se gesta una primera toma de distancia en la cual la mujer del marianismo71 se habilita en la observancia en perspectiva de aquello a donde pertenece, lo que está perdiendo y la novedad del afuera. Mientras la puerta es abierta del todo a las hijas para constituir su juventud, la madre la cierra para sí, pero el soplo de aire que ha dejado entrar inunda su encierro y modifica las reglas al interior. Interfiere, así, en la vida conyugal de la que pasa a formar ahora parte, al tiempo que favorece a lo público ordenar las acciones privadas.

  • 72 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Ya cuando mis hermanos estaban más grandecitos asumen como la defensa de mi mamá y ya ellos se le enfrentan a mi papá y piden que eso no se siga dando, entonces mi papá es desterrado de la casa, entonces ya las visitas de él son muy esporádicas, recuerdo que hasta fuimos donde un abogado que le dijo a mi mamá que mi papá tenía derecho a visitarnos y que él le hacía la separación de bienes.72

  • 73 Aunque el nuevo estatuto jurídico del matrimonio persigue la igualdad civil de ambos miembros de l (...)

55Junto con la institución de la vigilancia, lo foráneo, en este caso el derecho y en especial el de familia, incauta la autoridad del déspota quien es sometido o desterrado. De tal suerte, el padre menos pobre, poco a poco, cede su posición al naciente conjunto de normas, lo que obliga a su ley a buscar otros espacios para manifestarse. Ello destrona al rey-hombre73 del interior familiar, a la vez que trae consigo una presentación de lo femenino donde la mujer puede reinar pero bajo la supervisión de lo asistencial.

  • 74 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Lo que más duro le da a mi papá cuando se separa de mi mamá es que él es exiliado de la familia de mi mamá, tanto que una vez se cruzaron en la calle y no lo saludaron, es una cosa fuerte, es una cosa mañosa, yo pienso que es algo italiano, porque además es de exclusiones así absolutas.74

  • 75 La Ley 1a de 1976 establece como causas del divorcio, entre otras, la embriaguez habitual de uno d (...)
  • 76 Esta misma Ley anota como “en caso de desacuerdo acerca de los hijos se recurrirá al juez o al fun (...)

56Lo asistencial trae consigo el ingreso del conjunto de demarcaciones necesarias a su maniobrar: separación de lo conyugal al aislarlo de la filiación, además de su captura por la política de salud. De esta manera, la buena salud se extiende a la alianza y le imprime una determinada dirección que obliga a las relaciones conyugales a ajustarse a ella.75 Sin embargo, en este ámbito, la ley del déspota encuentra un lugar para su ejercicio al entronizarse en el tribunal que juzga si la familia se acoge o no a las reglas.76 Vuelve a surgir aquí la curiosa maniobra por la que se expulsó a la moral elitista de la alianza pero se restituyó en el vigilante al volcar, ahora, sobre lo masculino la jurisdicción del espacio del afuera, aquél de la producción de la nueva normativa que se propaga a través del ojo femenino.

  • 77 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Aunque ya se hablaba de divorcio, eso era un pecado. Mis papás terminaron separándose pero mientras él se volvió a casar, mi mamá siempre juiciosa ahí en la casa. Es que a nuestras mamás les tocó muy duro, nada de pensar en amigos o en amantes, eso era muy mal visto y les podían quitar a los hijos por mala conducta, aunque supuestamente la ley era igual para ambos,77

  • 78 En efecto, “la sentencia del divorcio disuelve el vinculo matrimonial y la sociedad conyugal, pero (...)

57Con independencia de la pareja, la alianza legislada permite la regulación de la familia. En contraste con los abuelos menos pobres, para quienes la desaparición del padre destruía a la familia, en esta generación su ausencia no tiene las mismas consecuencias ya que la madre adquiere un lugar preponderante debido a la buena salud, mientras la paternidad se abre campo como función externa.78

  • 79 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Mi papá y mi mamá se separaron, nosotros estábamos pequeños, nos tocó una época en que vivíamos en un lado y estábamos con mi papá o estábamos con mi mamá, eso más bien fue como una lucha por la tenencia de los hijos. Finalmente terminamos viviendo con mi mamá y a mi papá le tocaba pagar nuestra manutención.79

  • 80 Se hace referencia a una operación denominada tiempo ganado mediante la cual los más pobres en vez (...)

58Al arribo a la ciudad, los padres más pobres son igualmente amparados por las recientes transformaciones de lo conyugal. En efecto, durante su paso a obreros, el capitalismo los despoja de la resistencia que favorecía al clan poseer un tiempo ajeno a cualquier tipo de regulación80 y, a la vez, no asigna valor de cambio a su salario, lo que les impide acceder al ocio. Sin embargp, para que la política asistencial pueda introducirse en los ritmos cotidianos, la familia se ve obligada a conectarse, por medio de la construcción de lo comunal, con las técnicas derivadas de la autogestión, lo que influye también en las reglas del matrimonio.

  • 81 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Mi mamá seis de la mañana de pie. Tomarse un café, arreglarse muy bien arreglada, salir a que todo el barrio la mirara, irse a trabajar y después la pobre ahí organizando la construcción del barrio, que el bazar para construir la iglesia, que la fiesta para conseguir plata piara el acueducto, ella era toda una líder ahí, después me enteré que estaba en lo de la guerrilla, en el M.81

59El mecanismo de inserción del tiempo capitalista en esta franja se realiza por la constitución de lo comunal, lo que, al unísono, perturba aquellos cánones de la pertenencia que diferenciaban cada uno de los clanes familiares y posibilita el usufructo de la legislación: la mujer madre amplía su clan a la comunidad y le impone un límite que señala quién pertenece o no a ésta. De modo que, ella obtiene un doble beneficio: la posesión del límite comunal y la posesión de lo apropiado por la autogestión. La alianza se liga a lo comunal y al beneficio: es de vecindad y su permanencia está sujeta a la propiedad.

  • 82 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Mi mamá sabía quiénes eran los primeros pobladores de este barrio. Ella los conocía a todos, a mí me decían que no me metiera con tal gente porque no los distinguían. Ellos se conocieron fue ahí, en el barrio que hicieron, ambos venían del campo, después mi papá se fue. Fue viejo que yo supe otra vez de él, mi mamá lo demandó y lo hizo meter a la cárcel.82

60La regencia de la pareja se subordina a la legislación, mas no por la asociación entre la moral y la norma, como ocurría en las generaciones anteriores, sino por la conexión entre el actuar de la autogestión y el usufructo. Así, la alianza, donde predomina lo matriarcal, torna al hombre en un beneficio, pero una vez éste transgrede el límite de la comunidad, desaparece, bien sea porque deja de ser provechoso o porque para él la alianza deja de ser conveniente. Del límite de la comunidad impuesto por la madre depende la familia, de ahí su fragilidad: permanece si pertenece, en caso contrario se deshace.

  • 83 Informantes mujeres, primera generación, estratos b y a.

Por la enfermedad de mi papá, mi mamá cambió totalmente, ya empezó peor, mi mamá lo abandonó y ya lo dejó. Cuando yo tenía siete años me enviaron a vivir a la casa de Raquel, fue muy duro vivir allá porque ellos lo veían a uno como la familiar pobre, duré como tres meses porque ella me entregó a mi mamá. [...] Resulta que como mi papá nos abandonó, entonces yo estudié en un internado, cuando salí no volví a saber nada de mi familia.83

61Los padres más ricos, a su tumo, en su construcción del individuo eficaz, inician su paso a la tecnocracia y modifican las reglas de sus alianzas. Al estar forzados a subordinarse a los parámetros generales que rigen lo social, se subordinan a lo asistencial que se ha convertido en regla de todos y, en consecuencia, ahora resultan vigilados, sin embargo, instauran una treta con miras a diferenciarse: hacen del matrimonio un acuerdo en apariencia regulado pero donde lo que rige es la competencia que dirige la vida de cada uno de los cónyuges, puesto que es esta cualidad, la competencia, el medio por el cual se aumenta el rédito común, único punto de anclaje de la familia.

  • 84 Informante hombre, primera generación, estrato d.

La familia de mi mamá mucho más urbana, mucho más de sociedad, mucho más importantes las cosas sociales que la realidad de la vida, por eso ellos siempre vivieron cada uno por su lado, cuidando su dinero, mi mamá en la casa o en Nueva York, mi papá en la Hacienda viendo por su empresa. Nosotros, los hijos, dependiendo de nuestros gustos hicimos una elección. Mis hermanos mayores se la pasaban con mi mamá y se volvieron ejecutivos elegantísimos e importantísimos. Los menores andábamos más con mi papá y terminamos manejándole la finca.84

  • 85 La intimidad se refiere a la operación a través de la cual las bisabuelas más ricas se hacían guar (...)

62La intimidad, maniobra con la que anteriormente se responsabilizaba a la mujer de la moral familiar al volverla la única responsable del ejercicio de su sexualidad con independencia del hombre,85 deviene ahora en dominio del grupo y se constituye en límite entre el adentro y el afuera de la familia, límite convertido en objeto de la guardia de todos. Justamente, la familia, al doblegarse a una vigilancia exterior simula, frente a sus recientes guardianes, el acatamiento de la moral característica de la buena salud. No obstante, lo que realmente hace es encerrarse sobre sí, como táctica para separar su moral de la de los demás y conectarla, en cambio, con el cinismo relativo a la tecnocracia transnacional.

  • 86 Informante mujer, primera generación, estrato d.

A nosotros siempre nos gustó no darnos al hablar de las gentes, eso aterraba a mi mamá. Cada uno andaba por su cuenta, haciendo prácticamente lo que quería, mi papá por un lado, mi mamá por otro y nosotros en nuestro cuento. De lo único en que nos cuidábamos era de no dar qué hablar, por eso preferíamos el anonimato o estar en otro lado donde nadie lo conociera a uno.86

La transgresión amorosa

63El surgimiento de la juventud, a finales de los años setenta, implanta el germen de una primera conciencia de sí que forja recientes formas de vinculación de las que emergen las profesionales, las gozosas, los redentores del mundo, los excluidos, como también la proclama por la que la clase obrera, en Colombia, intenta usufructuar la posesión. La juventud, pues, mediante la perturbación de lo vincular, dispone el ingreso de otros procesos para la participación social que permiten nuevas rutinas familiares y nuevas manifestaciones de lo femenino y lo masculino.

64Por primera vez en nuestra particularidad, la joven construye un espacio en donde su existencia, en vez de subordinarse a la del otro, faculta una experiencia singular que privilegia la vivencia individual. En efecto, mientras algunas de estas mujeres provenientes de la franja de los menos pobres entretejen su vivencia con la profesionalización y renuevan, así, el campo de acción femenino en lo social, otras, provenientes de las esferas más pobres, erigen un estilo de vida en el que el goce encuentra expresiones novedosas e instituyen, entonces, un lugar de experiencia exento de regulación.

65El ocio que entreabre la puerta a la madre de las franjas menos pobres, la abre completamente a sus hijas y las empodera para combatir lo asistencial. Así, las hijas, en lugar de volcar el tiempo libre hacia el consumo propio de la buena salud, como lo hacen sus madres, lo emplean en la construcción de una experiencia en el presente y, entonces, se forjan una conciencia de sí. Empero, continúan sujetas a la autoridad del hombre, puesto que su experiencia está subsumida en la masculina. En efecto, similar a sus abuelas sometidas a los hombres para la transmisión del saber de la sexualidad y sus madres al médico para el otorgamiento del veredicto de sanidad en su intensidad sexual, las hijas ahora se doblegan a la experiencia de la que el hombre es capaz. A través de él acceden a la experiencia, conciencia de sí en el otro, al tiempo en que sus madres toman conciencia de su formar parte en lo público, pero por el otro. De esta manera, nuestras guerrilleras, hippies, feministas y, sobre todo, estudiantes, lo son por sus vínculos con guerrilleros, hippies o anarquistas, todos estudiantes.

  • 87 Informante mujer, primera generación, estrato c.

A mí me llamó la atención él como personaje, primero porque me pareció absolutamente anarquista, o sea rebelde a morir porque era irreverente en todo, entonces me llamó la atención eso, dije chévere alguien que sea un poco más loco que yo, que pueda romper esquemas más rápido que yo. Era una persona que no tenía limites para nada, absolutamente el caos.87

66Las jóvenes, no obstante, encuentran un camino por el cual toman distancia de la experiencia masculina y pueden construir una identidad distinta de la de esposa, madre o hija. Ciertamente, algunas, asentadas del todo en el afuera gracias a la experiencia en el otro, optan por no formalizar sus vínculos, lo que impide su encierro doméstico. Este hiato les permite su profesionalización y, allí, acceden al saber de la vigilancia. Así, el saber y la experiencia se aúnan en una toma de conciencia que las dirige hacia la búsqueda de la adhesión genérica, por la cual adoptan el designio de la salvación de todas las mujeres ahora convertidas en congéneres a través de la proclama del derecho a la igualdad. Tal desplazamiento subyuga, momentáneamente, sus vínculos amorosos.

  • 88 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Cuando me ofrecieron la beca yo vivía con X, para mí ese fue un gran dilema porque la beca no incluía acompañante ni él se quería ir. Después de mucho pensarlo decido tomarla. Él me dijo: “claro vete pero se acaba lo nuestro”. Yo me fui a los EE.UU. a hacer mi especialización y él se quedó aquí en su cuento anarquista. Nos abrimos del todo. Me pude entonces capacitar para ayudar profesionalmente a la mujer tercermundista.88

67Un trastrocamiento de la expresión de lo femenino acaece con las jóvenes más pobres al dotárselas de una toma de conciencia: se adueñan de su vida y acomodan en ésta sus uniones. Distintas de sus antepasados mujeres para quienes la vida se asimilaba a un destino que las sometía, ellas asumen el riesgo de su vida y se vuelven sobrevivientes. Sin adherir a clase o comunidad alguna, sus vínculos se construyen y deshacen al azar de su opción que oscila entre la inclusión y el margen. Al no subyugar su existencia al otro, conquistan el espacio de lo marginal y lo vuelven el suyo.

  • 89 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Con mi traga, que fue mi primer hombre, se llegó ese día, estaba muy niña, que él incluso con los años me dijo que cómo le había dolido haberme hecho ese mal, porque él tenía a su hijo, su matrimonio, yo sí sabía de ese matrimonio, pero adoraba a ese hombre con alma, vida y sombrero, yo creo que nunca he querido, pero de pronto a él sí, por él nació un sentimiento muy grande.89

68Las jóvenes usurpan, así, un espacio desde siempre ocupado por los hombres, algunos de ellos, donde no incursiona lo asistencial y, en consecuencia, tampoco el procedimiento por el que el capital le robó el cuerpo a la mujer, al tiempo que situó a lo masculino como su guardián y reguló también al hombre. Superficie de lo indómito, donde la libertad se expresa no para ser encauzada, sino para marchar al compás de la vida en su aceptación. Si bien el establecimiento de los vínculos amorosos a veces parece someterlas, al aceptar las condiciones impuestas por su pareja, a estas mujeres la experiencia las impele a asumir el curso de su devenir. Ello hace que se arriesguen sin comprometerse con ninguna forma de agrupación específica. Aunque, por momentos, se plieguen a las reglas de sus hombres, sus uniones se construyen y destruyen al azar de los encuentros sin requerir de la pareja para existir.

  • 90 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Con los hombres he tenido un lío berraco y es que yo no me doy cuenta cuándo, pero empezamos a competir. Me duele como un putas pero es real. Con el único hombre que yo no he competido ha sido con X porque me sumí a él totalmente, es decir me olvidé que yo existía, pero de resto no es que yo ponga la competencia, es que el man empieza a ver a esa mujer despierta, vivaz, que se mete en todo, que lo hace todo, que le importa un culo lustrar zapatos o vender tortas o ser la doctora y entonces cuando menos pienso mi compañero, el hombre que yo amo, con el que quiero compartir cosas, está compitiendo viendo cuál de los dos es mejor, es un cuento que ya no va a cambiar ni yo quiero que cambie.90

  • 91 Resistencia propia de las bisabuelas más pobres, quienes al renunciar al matrimonio ocupan el luga (...)

69La superficie de lo indómito tiene arraigo en una dirección familiar donde la madre ocupa el lugar del rey. Madres despóticas, resistentes a la vida conyugal, conforman el centro familiar como los únicos adultos, al tiempo que mantienen a los demás miembros en el estatuto de infantes.91 Lo anterior aunque autoriza la emergencia de lo joven en cuanto desresponsabiliza a los hijos y, a la vez, no interfiere en sus vínculos mientras éstos se supediten a su mando, sí perturba la constitución de alianzas formales al instituir a la madre como jueza para autorizarlas o no. De esta manera, la permanencia del dominio de la madre, cuyo requisito es el ejercicio de la potestad sobre los hijos, les obstaculiza a éstos cualquier unión que los encamine a consolidar un núcleo familiar independiente.

  • 92 Informante mujer, primera generación, estrato b.

¿Por qué no pude yo llevar a cabo una relación con un hombre exitosa en la vida? Yo me he analizado. Porque yo todavía estoy muy ligada a mi mamá; para mí sigue ese respeto hacia mi mamá y esa cosa; entonces yo me estoy olvidando mucho de mí misma. Como ser humano creo tener derecho a tener un hombre, eso es parte de la vida, pero mi mamá todavía me manipula y me maneja. Cuando mi mamá me vio con un novio, ese día me hizo mala cara, no me volvió a hablar; esa es su manera de manipularme, ella sabe que me duele que no me hable. Ella nunca se metió con mis amantes, pero nunca me ha aguantado un novio formal.92

70De forma similar a las mujeres, algunos de los hombres jóvenes gestan espacios donde las relaciones de pareja se someten a una experiencia personal apta para modificar los parámetros de lo asistencial. Justamente, los jóvenes provenientes del segmento de los menos pobres construyen adhesiones ligadas a la redención del otro y subordinan a éstas sus vínculos, lo que fuerza a sus mujeres a doblegarse a ellas. Por otra parte, los jóvenes más pobres establecen el usufructo como modo de interacción y supeditan a éste sus uniones, lo que fuerza a sus mujeres a doblegarse al usufructo masculino.

  • 93 Imágenes de mujer propias de las tatarabuelas y bisabuelas de las franjas más pobres, que oscilan (...)
  • 94 Imagen evidenciada en los análisis que hace Lawrence sobre la mujer en las distintas versiones pag (...)

71Los jóvenes menos pobres, así, en el rastreo de la experiencia inscrita en la constitución de la conciencia de sí, labran para su redención el camino de la militancia y, en ésta construyen sus uniones. Someten a la pareja a la condición de su experiencia y la truecan en adyacencia azarosa que, si bien no es necesaria para la salvación del mundo, proclama a la que se aferran en su militancia, se vuelve indispensable en el goce y en el cuidado. Ello conjunta a la mujer madre con la mujer libertina.93 La Ramera de Babilonia94 incursiona en el vínculo masculino y trastorna el rasgo moral mediante el cual a la mujer se le asimilaba a la Virgen para implantar, en su lugar, el goce como atributo femenino de la pareja. Ello trae consecuencias paradójicas: al entretejerse el goce en el espacio amoroso, se trasladan también allí los cánones de la vigilancia desprendidos del régimen de la buena salud, cuyo agente es sobre todo la mujer, de lo que resulta la regulación de la zona donde reside el redentor.

  • 95 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

Ella venía de la guerra, era viuda de la guerra y yo también venía de la guerra cuando nos encontramos, yo vivía en el mundo de la anomia y además era el de la clandestinidad y para mucha gente yo era el demonio y con ella una enorme atracción física. Después comenzó a ordenar mi espacio, a imponerme toda suerte de normas pero en últimas necesitaba a alguien que se hiciera cargo de mí. [...] Mi compañero en ese momento siempre llevaba un invitado al lugar donde vivíamos, un amigo que estuviera en problemas y terminaba viviendo ahí un tiempo o un periodista se quedaba dos semanas. Lo que pasaba es que la gente llegaba muy cómodamente y no aportaba nada. A mí me parecía injusto, si estábamos en una revolución donde todo nos tocaba compartir, ¿a qué horas me responsabilizaba de toda esta gente?95

72Muchos de los jóvenes más pobres, por su parte, en la búsqueda de la inclusión mediante su paso a obreros, modelan sus relaciones bajo el régimen de la buena salud. De esta manera, al compás de la construcción de una conciencia de sí por la proclama del acceso a la posesión, alinean sus alianzas hacia Edipo y constituyen los núcleos familiares.

  • 96 Informante hombre, primera generación, estrato b.

A mi esposa la distinguí en una fiesta que me invitó un amigo, me la presentó y nos flechamos. Mi noviazgo duró poquito tiempo porque mejor dicho juntos congeniamos. Yo le analicé el genio a ella, las actividades que desempeñaba, ella también vio que yo era trabajador y duramos de novios como tres meses y después nos fuimos a vivir, teníamos veinte años y todavía estamos juntos.96

73Si bien, en su conversión en obreros, algunos son incluidos en los parámetros emanados de la buena salud, otros, los más, continúan bajo la égida del usufructo y de la autogestión. Ello trae consigo vínculos amorosos ligados a la no asunción del mando. Justamente, en apariencia semejantes a las mujeres indómitas, estos jóvenes otorgan preeminencia a la vida pero, en contraste con ellas, hacen del espacio marginal que habitan un ámbito para el provecho, provecho que también gobierna en sus uniones. Gozosos e irresponsables, en ellos la pareja es el lugar donde Narciso reina sobre la vida al tiempo que opaca a la mujer.

  • 97 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Yo tenía amigas a montón pero yo nunca me encerraba, a mí no me gustaba tener novia porque eso era encerrarse uno. Una que me duró un poco, que yo fui su primer y único novio en su vida porque ella murió, ella me amaba pero yo nunca me enamoré, de pronto fue lo que yo sentí por su estado como una consideración. Ya me quedé en la Junta de Acción Comunal y ahí conocí una muchacha y se enamoró de mí. Yo era muy exigente con las novias, por eso fue una cosa pasajera y no más.97

74En la exclusión, allí donde impera la burla a los parámetros provenientes de lo asistencial, las relaciones amorosas de hombres y mujeres responden a un azar subyugado por su adicción. Para los jóvenes, la pareja es el emplazamiento donde otra vez reina el déspota. Sin duda, dueños del mando, su vida conyugal tiene por límite al proveedor, razón por la cual someten a sus mujeres al mismo tiempo que se someten a su jíbaro. Por su parte, las jóvenes doblemente domeñadas, por el hombre y por la adicción, encuentra en la adicción una posibilidad para transgredir sus alianzas: la ley despótica no se ejerce en el azar de sus uniones, sino dentro de cada vínculo, lo que supedita a sus uniones a la satisfacción de su consumo.

  • 98 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato a.

Es que las mujeres son para obedecerle a uno, uno es el que manda, así era mi papá con mi mamá y si ella se portaba mal mi papá la castigaba, entonces yo soy así con las mujeres, eso lo aprendí de mi papá. [...] Es que cuando yo era joven y tenía novios, mi novio no me dejaba hacer nada, ni trabajar ni nada, cualquier cosa que necesitara tenía que pedírsela a él y si uno le pide a ellos y no le dan, entonces yo me le escapaba y él me daba unas tundas, entonces yo lo dejé y me conseguí otro y ese sí fue peor y así siempre.98

La victimización en tanto expresión de la ciudadanía

  • 99 Simultáneamente con la Ley 1a de 1976 que establece las causales del divorcio, aparecen las comisa (...)
  • 100 La tercera causal del divorcio “recoge toda la violencia conyugal e intra-familiar, aunque esté re (...)

75El paso de hijos a padres, durante los años ochenta, genera una nueva función conyugal en nuestra particularidad: la de la pareja. En efecto, la vigilancia, característica del ojo femenino, trueca el matrimonio en un lugar para la defensa y sitúa a la mujer en víctima, cuyo socorro necesita del centro de servicios.99 Así, dentro de las nuevas disposiciones de los índices de la calidad de vida, a la mujer se la reconoce ciudadana mediante la vía exclusiva de la protección: maltratada, abandonada o violada requiere acudir al tribunal para su amparo. De hecho, la manera como se despoja al hombre de su función despótica al interior de la familia es a través de su transformación en victimario, lo que lo instaura en agresor, irresponsable o violador.100 Cesión del despotismo en lo conyugal, al concederle a la mujer, hasta entonces instituida en incapaz, el beneplácito para alcanzar la mayoría de edad.

76A esta reciente mujer, al mismo tiempo frágil y lesiva, se la dota, pues, de instrumentos con los cuales custodiar a un naciente hombre, conjuntamente nocivo e imputable. Apertura de un territorio desconocido en el que se alberga la disputa entre dos seres igualados por sentencia y, a la vez, separados por jurisdicción, vía por la que se les designa a ambos como sujetos jurídicos. Sin embargo, el camino de la equidad de todas maneras es dispar pues ella necesita de salvaguardia y él requiere de custodia. De esta suerte, la alianza, al dictaminar como obligación el proteger a la mujer del peligro movilizado por el hombre, dispone la igualdad de los géneros mediante la imposición de la distancia entre los cónyuges, lo que convierte al otro en amenaza.

77Vigía, ya no sólo de la moral del grupo, también de la masculina, la tecnología con la cual la mujer recela los signos del mal la condena también a vigilarse. Así, al ser lo asistencial el vehículo de la civilidad, al hombre se le despoja de su antigua potestad despótica y se le vuelve ciudadano sólo bajo el estatuto de su culpabilidad y, al tiempo, se le atribuye a la mujer el estatuto de víctima, a través de una maniobra que desplaza el dictamen que antes la decretaba culpable, para instituirla, ahora, en ciudadana. De manera tal que este estatuto femenino se implanta en el hiato resultante de la relación víctimavictimario, donde el veredicto de un tercero decreta la distancia irresoluble entre quien adquiere el derecho a la protección y quien es ahora sentenciado como portador del mal.

78Así, este hiato, abierto por la distancia irreductible de los géneros, se convierte en el método óptimo para realizar la separación que forja el derecho a la igualdad. En efecto, la mujer comparte con el hombre el recurso de apelación a la jurisdicción emanada de lo público y deviene en ciudadana, pero sólo por la vía de la ostentación de su diferencia, la cual se objetiva en su calidad de vulnerabilidad y el hombre, a su vez, es forzado a ceder parte de su territorio despótico, para devenir en ciudadano, pero sólo por la vía de la expropiación de su derecho patriarcal. Así, la pareja que la equidad jurídica erige, se conforma por la disputa infinita producto del nexo entre la víctima y su victimario.

79Los menos ricos, gracias a su profesión, se establecen como pareja bajo la estipulación del acceso al consumo personal, lo que hace descansar la conservación de la unión en la garantía del gasto, esta última en cuanto bisagra creadora de lo común y, a la vez, de lo individual. Ciertamente, lo común se basa en la aptitud para construir un espacio compartido a través de la autoexigencia de gasto necesaria a la inscripción de ambos en los estándares de derroche, propios de esta franja. A su turno, lo individual se ahinca en la posibilidad de cada miembro para construir su espacio vital mediante un gasto diferencial que se sustenta en la suficiencia personal para el despilfarro.

  • 101 Informantes hombres, primera generación, estrato c.

Nos casamos, y ese año de preparación fue muy chévere como de pensar muchas cosas, de muchas expectativas, de ir comprando cosas, de ir mirando apartamento, fue chévere, era como eso, compartir con alguien. Más bien pensamos en que pues que tiene que ser bien, que tenemos que tratar de vivir bien, de estar bien, entonces, yo tenía un carro, yo había comprado un carro. [...] Los dos somos como muy independientes y como muy celosos con nuestro territorio, cada uno debe tener su propio campo de acción, si los campos de la experiencia en el trabajo son distintos pues entonces el interior de los dos se retroalimenta, nos parece como más enriquecedora la relación asi, pues yo me intereso por la psicología y ella por los títeres y en ese sentido nos enriquecemos.101

80Los menos pobres atenúan la pugna víctima-victimario a través de la construcción del proyecto de vida, donde insertan a la pareja. El proyecto, al interponerse como el árbitro de la disputa, instala en simultaneidad lo común y lo individual. Justamente, aunque actúa como límite en el vínculo matrimonial, afianzándolo, en cuanto lo dota de especificidades con las cuales distinguirse de otros, también le facilita a ambos miembros la construcción de una experiencia disímil, vinculada a su diferenciación. Al asignarle el carácter de prueba a superar para alcanzar la redención a la división genérica de las actividades demandadas por el proyecto de vida, se introduce a la pareja en el camino de la salvación. Así, dichas actividades se distribuyen de forma similar al espacio de la juventud, lo que fuerza a lo femenino a supeditarse a los parámetros emanados de la buena salud. Empero, el proyecto también entreabre el espacio de la profesión a la mujer, lo que la autoriza a anteponer su trabajo a lo estrictamente familiar y, al mismo tiempo, la convierte en proveedora.

  • 102 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Él era una persona como muy abierta, de unas maneras, pues uno por fuera le toca trabajar, le toca estudiar, le toca funcionar allá y es muy poco el tiempo para otras cosas, además estábamos metidos en todo un rollo político y él era militante sandinista y esos fueron más o menos casi cuatro años que vivimos fuera, antes de regresar a Nicaragua. Antes del triunfo ya nos íbamos para Nicaragua y yo dije listo me voy, me embarco, me meto y me voy a ese mundo y fue el triunfo y nosotros estábamos en Nicaragua, a las dos semanas siguientes ya estábamos en Nicaragua, dejamos todo y volamos a Nicaragua a hacer una nueva vida allá.102

81Algunos de los más pobres, aquellos cuya acción se orienta por lo asistencial, conforman, en apariencia, el espacio de la unidad nuclear. No obstante, dadas las exigencias que lo externo le impone al hombre y a la mujer para otorgarles sus derechos, en la pareja obra la imposibilidad de lo común y, también, la imposibilidad de la paridad, lo que gesta entre ambos una constante disputa que requiere permanentemente de resolución. En efecto, a pesar de la disparidad en las funciones genéricas, la mujer mantiene la unidad familiar y preserva las relaciones de vecindad mientras que el hombre encauza su acción a adquirir la propiedad, a ambos se les demanda el cumplimiento de los requisitos exigidos por la unidad nuclear como medio de acceso a los beneficios propios de los índices de la calidad de vida y de la titulación. De esta manera, la disputa, siempre presente en el interior y que tiende a disolver el grupo, conserva unida a la pareja gracias a que el usufructo de la propiedad y de la normativa le exige la conformación legal del vínculo.

  • 103 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Decidí casarme, de pronto por legalizar las cosas, yo siempre he sido de esa mentalidad, entonces yo le dije a ella que nos casáramos y ella claro que estuvo de acuerdo.103

  • 104 Se trata de una de las expresiones de resistencia de algunas de las mujeres más ricas quienes, opt (...)
  • 105 La sentencia de 1980 del Consejero de Estado Jorge Arango, dice: “Al concubino ninguna obligación (...)

82Otros de los más pobres, los indómitos regidos por la ley materna, no acceden a la vida conyugal, si bien lo hacen a la disputa distintiva de la relación entre los géneros. De hecho, las mujeres, al no formalizar sus lazos dan paso a alianzas no amparadas por la jurisprudencia. Así, a diferencia de las bisabuelas cortesanas cuya resistencia se ejercía en la exclusión,104 algunas de las hijas más pobres se afirman en un vínculo que, al no estar sancionado, provoca una unión donde el goce actúa a través de la experiencia. Pese a ello, la procreación forja la disputa entre el hombre y la mujer y propaga otra función en lo social con la que se gestan las condiciones de transformación del madresolterismo. Así, independientemente de la alianza, la filiación perdura al reconocérsele a la paternidad un estatuto legal, con el cual el hombre deviene apto para la crianza de los hijos.105 Esto provoca una conmoción en la función materna: sin abandonar al hijo, la madre puede renunciar a las acciones de cuidado hasta entonces impuestas por la maternidad y, para ello, inmiscuye al padre. Lo anterior repercute en todos los segmentos sociales, pero mediante otros caminos tales como el divorcio y la separación, pues, de manera similar a lo sucedido en la generación de los abuelos, las alteraciones en las formas de la alianza, aunque siempre existentes en la franja de los más pobres, sólo se reglamentan cuando afectan, también, a los más ricos.

  • 106 Informantes mujer y hombre, primera generación, estrato b.

Yo no le envidio a ninguna mujer su luna de miel, qué belleza, qué elegancia, qué lujo, fue una noche espectacular. De novios, novios, duramos yo creo que como unos dos o tres meses, ya después la relación cambió, ya fue una relación de amantes, nosotros ya manejábamos esa relación. [...] Mi hija se queda en mi casa, bueno, poco a poco, eso no fue una determinación radical así de un momento a otro, empezó quedándose a guardar un rato, que la cuidaba mientras la mamá iba, después que la mamá, que no podía, que se le había hecho tarde, que ya no fue por ella, y se fue quedando, quedando. Resulta que la mamá tenía como mucha inestabilidad, no solamente laboral sino emocional también, entonces yo la llamaba como a la sensatez y le decía: “¿tú crees que la niña está mejor contigo si estás ocupada camellando, con quién la vas a dejar?” En mi casa hay un modelo de hogar, mal que bien, mi mamá siempre está y yo tengo tiempo.106

83Los más ricos orientan sus uniones mediante el mecanismo que le impone a cualquier actividad personal, pública o privada, producir rédito. Ello inserta a la vida en común en el camino de la eficacia, en tanto requisito de éxito que obliga a cada uno a encarnar moduladamente los índices del exceso, al tiempo que a distinguir sus mecanismos de concreción. En tal virtud, mientras que la mujer se inscribe en el capricho rentable y el hombre en la inversión azarosa, la adicción al éxito actúa como imposición para la vinculación de la pareja y, a la vez, es el medio de su diferencia. Ello en cuanto la mujer a pesar de dotarse de la competencia, requisito para alcanzar los índices, privilegia la de su compañero y se sitúa a la diestra de su efectividad.

  • 107 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Mi esposa es una mujer terriblemente fuerte, no se deja vencer, yo soy más bien como débil de carácter, bastante débil; ella es muy emprendedora, no se deja achantar fácilmente, yo de pronto sí me deprimo tontamente por cualquier cosa. Entonces somos como el uno para el otro, ¿no?; cuando yo estoy medio achantado me coge a patadas, a gritos y bueno qué le pasó, no sea pendejo, mire y uno como que, sí, uno hace cara de tigre y pelea y discute, pero a los dos días uno sabe que le sentó el vaciadón que le pegaron. Y ella ha estado siempre de acuerdo en todas las locuras que yo he emprendido, las ha respetado, igual yo a ella.107

84Los excluidos construyen sus lazos amorosos en la ruta que entrelaza el sometimiento y el consumo. De hecho, los hombres se supeditan al déspota cuya dominación se expresa en el jíbaro y, simultáneamente, subordinan a sus mujeres, lo que las dota de una doble fragilidad. Ciertamente, estas últimas, sometidas a su hombre y a su jíbaro, anteponen el consumo a la vinculación de pareja y, al igual que sus compañeros, le dan preeminencia a la adicción sobre las funciones conyugal y materna.

  • 108 Informante mujer, primera generación, estrato a.

Entonces como mi marido, él me ha pegado mucho, con machete eso, esto acá es un cabezazo que él me pegó, eso coge el machete a darme machete, eso no, porque mi marido me cogía era a darme duro, y a pegarme, entonces yo no, yo me escondía, no me dejaba que me cogiera, por que no ve que él me cogía era a cascarme. Es que pa'mí lo único que importa es conseguir la pipa.108

La ruptura edípica

  • 109 La Ley 25 de 1992 establece el procedimiento para el caso del divorcio por mutuo acuerdo: “en la d (...)

85Durante la generación de los nietos, en los años noventa, la puesta en marcha de las prácticas del cuidado de sí le abre a todos el camino de la ciudadanía. Justamente, el Estado subsidiario requiere de mecanismos derivados del autodominio para mantener el nexo víctima-victimario, en contraste con los mecanismos desarrollados durante la década anterior que otorgaban la ciudadanía por la vía de la protección. Efectivamente, ahora, si bien se es víctima de la amenaza del otro, el Estado no presta socorro sino más bien impele a la autodefensa, lo que fuerza a la asunción de una autoresponsabilidad en el agravio.109

  • 110 Foucault vincula el enunciado freudiano del Edipo con la emergencia de las sociedades disciplinari (...)

86Florece, pues, una manifestación de la alianza de antemano abocada a su fractura, donde los índices de la calidad de vida reemplazan la preeminencia de la tríada edípica e implantan, en su lugar, la prelación de los vínculos unilaterales. De hecho, si durante la regencia de la buena salud se culpabilizaba al niño al dotárselo de deseo hacia la madre, en tanto se requería de la presencia fantasmática del padre, lo que desplazaba todo e instauraba a Edipo como imagen del yo,110 en este momento la instalación del control, a través de procesos de información que refieren a índices las marcas de autodominio, forja la amenaza del riesgo y obliga a los cónyuges a poner en marcha acciones para su diferenciación, comandados por las nuevas direcciones del capitalismo. Se anula, entonces, una única autoridad en la familia al tiempo que se apremia a cada uno a cargar con su derecho.

87El capitalismo requiere, entonces, de subterfugios todavía más complejos con miras a ligar la alianza con la autosuficiencia. Al tiempo que expulsa al padre de la escena familiar y le otorga otro paraje para imponerse, admite la transgresión edípica bajo la égida de otra diada, donde la madre y el hijo se sitúan en un mismo terreno, lo que permite la aparición del hijo del incesto.

88De este modo, la puerta entreabierta por la madre de los menos pobres no solo dejó entrar el afuera y llenó a su familia de asistencia, sino que también forzó la salida del padre, del patriarca, para emplazar su ley en la zona donde se gestó la buena salud. Ahora, la información retoma esa misma actuación pero no le asigna una posición dentro de coordenadas, más bien vuelve virtualidad la ley del padre, la torna indicador de autoconciencia. Así, cada persona se hace timonel de dicha ley, la única con la cual puede demostrar al mundo que no es signo de amenaza en cuanto, a través suyo, se informa de los grados actuales de suficiencia desplegados por su potencia de diferenciación.

89El control también retoma la relación con los hijos jóvenes establecida por la madre despótica, pero le da un vuelco. Si anteriormente este tipo de relación autorizaba el reinado de la madre quien materializaba el fantasma del padre y subyugaba a los hijos, ahora, en cambio, la nueva estrategia, vuelta la ubicuidad del padre, impone en los miembros del grupo un tipo de parentesco que somete a todos a la infantilidad. Así, el capitalismo no requiere ya de la imagen de Edipo para componer su espacio en la familia, dado que traslada la autoridad a un lugar virtual (no lugar) donde puede fabricar a sus individuos. De hecho, metamorfosea la culpa en vergüenza de sí y materializa en cada uno la dominación de lo virtual, lo que impone una nueva vía para juzgarse y juzgar al otro. La filiación, entonces, deja de ser necesaria y sólo en apariencia se la demanda, en cuanto la diada de la fraternidad inunda lo social. Empero, a diferencia del filósofo, el amigo griego, lo fraterno deviene infante y el infante enemigo.

  • 111 Si bien numerosos autores dan cuenta de esta transformación (cf. Las verdades nómadas..., op. cit. (...)

90El desalojo de la moral del interior de la familia para situarla en la virtualidad donde ahora reside la ley del padre, produce en Occidente efectos manifiestos en la mutación de lo policivo en una función singular de autoespionaje y de custodia del otro. Su repercusión en la familia implica la disimilitud de sus miembros, lo que los posiciona opositores y competidores entre ellos.111 Ahora bien, en nuestra particularidad, la función espía en vez de gestar el autodominio propaga el usufructo, lo que transforma a cada uno en un déspota del otro, camino seguro para obtener el beneficio privado. De manera que la víctima no se enuncia en su potestad al amparo sino que se instala en el intersticio de la delación, vía de acceso al usufructo. El déspota, antes entronizado en el tribunal, es ahora el portador de la marca de los índices.

  • 112 La Ley 54 de 1990 transforma el nombre de concubinato por “el de unión marital de hecho”. Ibίd., p (...)

91La atribución de juicio a los hombres, las mujeres y los hijos trastoca las relaciones matrimoniales y las encauza al establecimiento legal del cuidado. Ello provoca la legalización de nuevas manifestaciones de la alianza, tales como divorcios, concubinatos, grupos compuestos, uniparentalismo, custodias extraparentales y adopciones, entre otros. También provoca el desplazamiento de la pareja formalizada, en cuanto el asentamiento de la política capitalista de la globalización, al introducir la autonomización como táctica dirigida a volver a cada cual responsable de sí, da prioridad a la filiación sobre lo marital.112 Esta nadente legalizadón, mediante el desarrollo de jurisprudencias influyentes sobre las fundones paterna y materna da, pues, más fuerza a la custodia de los hijos que a las formas de lo conyugal.

  • 113 A diferencia del Decreto 2820 de 1974, donde era el juez quien fallaba culpabilidad o inocencia y (...)

92La función de paternidad, cuyos inidos, como ya mostramos, se remontan a la emergencia de lo asistencial, actualmente se introduce en el territorio de la aptitud, lo que enfrenta a los padres en una competencia para obtener la custodia legal de sus hijos, competencia sustentada en la cercanía o distancia de cada uno respecto de los índices que los determinan.113 Dicha función, al tiempo que abre la alternativa legal de lo uniparental, favorece paulatinamente la no asunción de la responsabilidad del cuidado. Ello da inicio a una liberación de la mujer de la culpa por el abandono del cuidado de los hijos. Nuevamente, lo específico de las franjas más pobres adquiere un estatuto de legalidad cuando atraviesa las otras franjas sociales.

93Las funciones paterna y materna, desligadas de lo conyugal, alteran las alianzas en todas las franjas, puesto que cada integrante familiar se convierte en juez para evaluar en los otros la cercanía o distancia respecto de los índices globales, juicio variable según las múltiples acciones para la diferenciación individual existentes en lo social.

94Los hijos menos ricos, al ligar la efectividad de sus alianzas con la habilidad de cada uno para la autosuficiencia en su consumo, juzgan al otro según grados de competencia que se expresan en la autonomía para la toma de decisiones sobre las acciones tanto colectivas como individuales, las cuales siempre se supeditan a las opciones de gasto. Sus hijos, dotados del juicio que les permite esgrimir la delación, dictaminan los grados de autosuficiencia de quienes cumplen las funciones paterna y materna.

  • 114 Informante hombre, primera generación, informante mujer, segunda generación, estrato c.

Como que no se comprometía con nada, era muy irresponsable, muy dispersa, yo creo por una enfermedad que la deprimía mucho y la hacía en unos momentos muy frágil, ella era asmática. Entonces eso también pienso que fue una circunstancia que la volvió a ella como muy pendiente, a ser muy víctima de todo, entonces era una persona que en ese sentido le faltaba no solamente oxígeno físico, sino oxígeno espiritual, una persona muy dependiente en todo sentido. [...] Digamos que mi papá para mí siempre había sido un super héroe, desde chiquita para mí era lo más grande y siempre me había educado y me decía: “usted va a ser muy valiente, va a ser honesta, va a luchar por sus ideas así se muera, siempre” y entonces ahorita yo digo, bueno, no fue valiente, no fue honesto porque siempre le dijo mentiras a mi mamá y a nosotros, entonces ese papá que siempre me había educado a mí en una línea muy correcta no existe, entonces ahí se me quedó un vacío.114

95Los hijos menos pobres asientan su vida conyugal en la cooperación derivada de la división de labores del proyecto de vida que supedita la mujer al cuidado y el hombre al mando. Las alteraciones en dicha distribución conllevan la imposibilidad del proyecto y la ruptura del lazo. Sus hijos, también dotados de juicio, juzgan la pertinencia del proyecto de sus padres y se reservan la potestad de participar en él o no, lo que también perturba a la alianza.

  • 115 Informantes mujeres, primera y segunda generación, estrato c.

Llevábamos casi ocho años y yo le dije bueno si la cosa es así, entonces hagamos lo siguiente, esto es una pareja abierta, puedes tener todas las relaciones que quieras y yo también puedo tener las relaciones y puedo manejar eso, él me dijo sí claro muy bien, muy bien, entonces yo tuve una relación y eso fue un escándalo, mejor dicho eso se armó la de Troya, él podía y yo no podía, le dije: “pues qué pena” y básicamente por eso fue que yo me separé, yo decidí, ya no había posibilidades de salvar nada, ni de resolver nada. [...] Entonces un grupo de tres parejas y sus hijos se reunieron y compraron esa finca y se fueron a vivir todos allá, yo tenía en esa época cuatro años e hice toda la primaria allá [...] Mi hermano está encargado de tener la finca limpia, que no haya papeles, que las basuras estén bien organizadas, que todo eso esté bien; mi mamá revisando sus cosas, mi papá los sábados por la tarde a veces sale porque él dirige un grupo de campesinos allá en Granada, en la finca hay dos casas y están construyendo otra, una cancha de básquetbol. Yo en cambio sí vivo aquí en Bogotá, eso ha causado problemas, la familia se ha tenido que dividir, unos allá y otros acá.115

96Los hijos más pobres burlan la designación víctima-victimario y asumen los índices del autodominio desde el punto de vista del provecho personal, puesto que portan el ropaje de la suficiencia o la insuficiencia sólo para tomar ventaja sobre el otro. De ello se desprende una manifestación de alianza, en la que las acciones para la diferenciación de los miembros de la pareja no conducen a una relación entre iguales sino que, al contrario, los enfrentan. De esta forma, dueños de una suficiencia manifestada en la habilidad para juzgar al contrincante, se entrenan en tácticas de espionaje del otro, a quien subyugan mediante el manejo de información. Este enfrentamiento conyugal consolida la relación filial bajo las recientes formas de lo uniparental, lo que faculta el emplazamiento de las funciones paterna y materna a través de la amenaza de la reclamación de la custodia de los hijos. Así, el juicio no se realiza alrededor de los comportamientos conyugales, sino de los comportamientos paternales y maternales. Sus hijos, en tanto instrumentos de la inspección del actuar conyugal, se hallan exentos de la atribución del juicio acerca de la alianza de sus padres.

  • 116 Informante mujer, primera generación, estrato c; informante hombre, segunda generación, estrato b.

El man se tiró todo a los seis años, embarazó a una amiga, no fui capaz de pasar eso por alto, no me arrepiento además, porque fue recuperar, es decir aquel golpe tan teso de que aquel man embarazara una amiga mía, decirle se acabó, se va de mi vida, usted no esta más aquí, con el mismo temperamento fuerte he tenido toda la vida, es decir para mí las cosas siempre o son o no son, yo no conozco partes tibias, no me gustan; me dio muy duro, casi me muero, me pegué la rasca del siglo, no, no, la situación económica se afectó claro, pero yo no podía aceptar esa vaina, yo no. [...] Mi papá se mudó hace un año de la casa, pero él vivía con nosotros en el Quindío, él se separó de mi mamá, se casó con otra mujer, se volvieron a separar, a lo último volvió al apartamento porque tenía muchos gastos.116

97Los hijos más ricos, encarnación de los índices, asocian el divorcio con la incompetencia personal, de lo que surge la vergüenza del incapaz. Jueces de sí y del otro se someten a las reglas del éxito características del control y abocan como causal de la ruptura matrimonial la emergencia de cualquier signo de rezago en la eficacia individual. Dado que la ruptura del lazo expresa la incompetencia, ésta requiere del secreto lo que encierra al grupo en la intimidad para impedir la publicación de su vergüenza. Por ello, si bien el divorcio se somete a la legalidad, éste siempre es un asunto privado. Sus hijos también se atribuyen el juicio, pero, en contraste con el esgrimido por las otras franjas, éste se enrumba al dictamen sobre la suficiencia o insuficiencia de sus padres en el vínculo amoroso.

  • 117 Informantes mujeres, primera y segunda generación, estrato d.

Yo fui a lo de mi familia, pues como al velorio, todo el mundo sabía que yo me había separado, eso pues no es un secreto y ya públicamente ya lo regaron por todas partes, que la familia X, igual me importa un comino, porque tampoco tengo nada en contra de eso, ¿o no?; pero cuando fui a la misa del hermano de la mamá de él, me presentaron como la esposa de X, es decir, socialmente, ellos no han sido capaces de manejar todo el rollo de nuestro divorcio, porque eso es una vergüenza, no sé, ¿me entendés? [...] Mi mamá no quiere volver con mi papá, mi papá con ella sí, es que la relación de ellos fue muy tormentosa y sobre todo yo me la tuve que aguantar toda porque mis hermanos nunca estaban, entonces siempre hubo una falta de comunicación por lo que mi papá nunca estaba en la casa, siempre estaba volando y entonces no había comunicación, y mi papá es super machista y super obsesivo y super celoso, entonces mi mamá al principio era toda... pues que se dejaba y ya después como que empezó a despertarse.117

98Los hijos excluidos, supeditados al déspota, arman y desarman sus uniones al ritmo de la adicción. Empero, en ocasiones, aparecen las funciones paterna y materna con las cuales se encargan de sus hijos y, a la vez, se apoderan de la potestad para la delación del otro. Sus hijos, doblegados por el despotismo, son ajenos al juicio, lo cual los torna impasibles frente a las uniones de sus progenitores.

  • 118 Informante mujer, segunda generación, estrato a.

Mi papá estuvo como un año en la cárcel, lo metieron porque lo que dijo mi mamá eran puras mentiras, porque fue que mi mamá le metió unos chismes a la policía, que él había vendido una niña, la menor, por eso le metieron ton año, le dije: “papá, ¿y por qué lo metieron?” entonces dijo “no, por su mamá” entonces le dije “¿por mi mamá?” y fui a buscar a mi mamá para decirle y mi mamá ya no estaba ahí, se había ido, ella nos abandonó y estuvimos viviendo con una tía mientras mi papá salía de la cárcel, ahora que él salió entonces él es el que nos cuida a mi hermano y a mí.118

99Se deposita, así, en la variedad de segmentos de lo social ton nuevo personaje que parece no estar ensamblado en las divisiones familiares que antes desligaban a las generaciones o en las funciones que una estricta jerarquía delimitaba para la construcción paulatina de la adhesión y la identidad. Resultante de la supresión de cualquier autoridad en el ámbito familiar, este individuo, el engendro, regido por índices, fabrica incesantemente una singularidad numérica, cifrada, diferenciada. Conformado a través de ese especial cuidado de sí, forjado solamente para que el control pueda materializarse, el engendro tiene en la familia una tarea novedosa: convertirse en defensor de sí y en vigía del otro.

LAS TRANSFORMACIONES DE LA PROVISIÓN FAMILIAR119

El deslinde entre salario e ingreso

  • 120 Como lo señala Bushnell: “aunque los conservadores desconfiaban de cualquier tipo de militancia la (...)

100Las prácticas familiares de los abuelos compusieron las maneras de acceso a la participación que acompasaron el proceso de normalización de mediados del siglo, en efecto, la articulación entre adhesión y consumo hizo que se instaurara en lo social, como expresión de la mayoría de edad, un tipo de acciones para la diferenciación individual relativa a los más ricos, por el cual se separaron las actividades encauzadas a adiestrar a los miembros en la obtención del rédito, de aquellas orientadas a situarlos en el consumo. Así, sólo se consideró adulto a quien podía producir ganancia, lo que condenó al resto de las franjas a la minoría de edad y las instauró como incapaces. De esta manera, los menos pobres fueron signados como operarios incompetentes para producir, mientras los más pobres fueron catalogados como obreros rasos sometidos al beneficio de la producción.120

  • 121 Se entiende por “obrerización” el proceso mediante el cual, al tiempo que se sucede la disociación (...)

101En los años sesenta, el proceso de obrerización,121 que cobra fuerza durante lo asistencial y permite la emergencia restringida de la clase obrera, altera la cláusula para alcanzar la mayoría de edad, al determinarle al salario una porción de valor de cambio desde el punto de vista de acceso a los servicios cobijados por la buena salud. Ello, que aboga por la ampliación de los límites del gasto familiar, convierte en adulto a cualquiera que ostente medios para consumir, atados al ingreso y al endeudamiento, con independencia del género, la edad y la clase.

  • 122 Las operaciones mediante las cuales a los niños se les otorga su diferenciación por el consumo, ti (...)

102Para los abuelos menos pobres, el endeudamiento era el medio para aumentar el valor de la fuerza de trabajo, lo que incrementaba, planeadamente y hacia el futuro, el gasto familiar. Puesto que la deuda tenía por objeto efectuar una inversión que permitía valorizar, mediante la escolarización, la fuerza de trabajo del hijo, la felicidad estaba siempre por alcanzarse. En contraste, para los padres menos pobres, el endeudamiento, independientemente del salario, es esencial para el aumento del ingreso familiar lo que desorganiza el gasto familiar y facilita la felicidad en el presente. Así, alcanzar los estándares de la buena salud demanda de la ampliación del consumo. Esta ampliación, al conceder un cierto derroche singularizante, inserta en esta franja algunas de las acciones para la diferenciación individual hasta entonces exclusivas de los más ricos.122 Ello dota a los hijos jóvenes de una conciencia de sí, inoculada por dos recientes técnicas de crianza: la salvación y la identificación.

103La salvación se torna viable por la maniobra que, al incorporar el consumo en la moral, fuerza al gasto en el presente. Así, a través del salario, la demanda por la buena salud deviene en instrumento para el acceso al consumo. Dado que la naciente política de salud abarca estilos de vida, la familia es compelida a ampliar el gasto para poder plegarse a éstos y cumplir con el deber moral.

  • 123 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Mi mamá ayudaba no sólo para los percances, ella nos vestía, tenía que darnos la otra parte de la universidad, los gastos, libros, materiales, transportes, todas las cosas ella las ponía, mi papá decía que nunca tenia para eso, mejor dicho mi papá la plata para el mercado y los pagos y pare de contar. Mi mamá era la que nos daba para la mesada, ni idea de dónde sacaba la plata pues ella no tenía, así, trabajos fijos, no ganaba sueldos, sino que hacía trabajitos de costura por ahí, hacía malabares con la plata.123

104La identificación, por su parte, constriñe a un gasto diferencial. Similar a los abuelos más ricos, quienes gestaban en sus hijos una manifestación de la identidad amparada en un derroche que los distinguía de acuerdo con sus estilos de consumo, los cuales eran aptos para satisfacer cada inclinación, a estos hijos también se les otorga alguna complacencia de los deseos. No obstante, en contraste con los más ricos que autorizaban un margen de gasto sin utilidad presente y futura, los padres menos pobres sólo impulsan el despilfarro cuando éste es garantía de una potencia redentora presta a materializarse en un futuro. Se autoriza, pues, el consumo de mercancías sin finalidades inmediatas, es decir, inoculadas en el ocio, bajo la estipulación de instituirse como marcas de la fuerza personal por objetivarse. Ello, en cuanto este consumo sin finalidad se asume como signo que evidencia una aptitud, la cual puede ser moldeada progresivamente con miras a movilizar la moral salvadora.

  • 124 Informante hombre, primera generación, estrato c.

De las cosas que recuerdo de mi papá, él jugando con nosotros y todo ese cuento de comprarnos libros, de ir por ejemplo a San Victorino y comprar libros y enciclopedias y hay veces, eso no lo entiendo, porque yo ubico una época muy tenaz económicamente y él comprándonos libros, suena paradójico. Me acuerdo que fueron los Olímpicos de Alemania y él me compró una enciclopedia en la que traía un recuento de lo que iban a ser los juegos, una enciclopedia Salvat. El quería que yo me volviera un atleta, decía que para reivindicar a nuestro país, para que hablaran bien de nosotros.124

  • 125 Mecanismo denominado tiempo debido, particular de las familias pertenecientes al estrato medio, pa (...)

105Las técnicas de salvación y de identificación transforman, pues, la actividad familiar De hecho, aunque a través del salario la familia accede a los servicios, el estilo de vida impuesto por el consumo supone un gasto mayor y provoca la deuda. Ello trastoca la previsión de los abuelos, aquella donde se obligaba a valorizar anticipadamente la venta de la fuerza de trabajo y anula la finalidad asentada en el futuro,125 lo que inserta al grupo en un presente regido por el endeudamiento. Efectivamente, la implantación del deseo personal se acompaña de la incertidumbre por el porvenir, lo que ocasiona un cambio en la provisión: mientras la planeación era factible, la garantía de la inversión en el incremento del valor del tiempo de trabajo de los hijos se subordinaba al tiempo de trabajo de los padres, bajo la condición de la hipoteca ilimitada de la fuerza de trabajo. Ello aseguraba la permanencia y continuidad del salario como medio para amparar el pago perseverante de la deuda. En contraste, cuando el presente suprime la previsión, sitúa la garantía para el endeudamiento en el lugar de los ingresos, al tiempo que constriñe a la ampliación de sus fuentes: no puede darse un orden al gasto y el salario es siempre inferior al mismo. Así, el trabajo, al no asegurar el consumo necesario, se disocia del oficio y la moral se ancla en la buena saludy en la potencia redentora singular. El trabajo, entonces, es separado de la moral y relegado a medio.

  • 126 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Mi papá trabajó veinte años como operario de una empresa de plásticos y mientras fue operario de esa empresa también montó una pequeña tienda de barrio. Y se retira de la empresa, porque cada vez lo que ganaba era menos y nosotros cada vez teníamos más gastos, y monta un supermercado cuando no había hipermercados, después quiebra y monta un restaurante también de barrio donde todos trabajábamos.126

106Los padres más pobres, sometidos a las leyes del consumo por el camino de la expropiación, emplazan la prerrogativa de la posesión en tanto deseo del usufructo. Ello derrumba el cerco impuesto al gasto por el clan familiar, aquel fruto de la extracción del máximo rendimiento del dinero y del trabajo y suscitador de un provecho en tiempo.

  • 127 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Inicialmente era joyero y él hizo un capital, ese señor compró unos buses urbanos y le dio uno a manejar a mi papá. Mi papá se puso juicioso, entonces trabajaba con ese bus, medio se estabilizó un poco la parte económica del hogar de ellos, este señor de los buses, el tío político, le dio por meterse en narcotráfico, entonces ahí a mi papá le daban viajecitos del norte, no sé a qué punto y le daban cuarenta mil pesos por cargar esa vaina en el bus, pero el negocio era del mismo dueño del bus, pero por el solo hecho de cargar eso, exponiendo su cuero, lo cogieron, le daban sus cuarenta mil, sesenta mil pesos y era plata en ese tiempo, ahí medio se pudo estabilizar.127

107La introducción de la toma de conciencia de adhesión a una clase en los más pobres, clase situada en la apertura de los límites al consumo, propicia la entrada de lo comunal y abre, asimismo, al clan familiar. De esta suerte, empujados al gasto, aunque sin opción por éste, requieren forjarlo para ser reconocidos como asistidos, a la vez que la condición para ser parte de la clase los aboca al goce del derecho. Mientras esta coacción les roba su utilidad y los condena a la proletarización inserta sólo en el valor de uso y, al mismo tiempo, los insta a derrochar, la adhesión grupal los obliga al usufructo de la posesión, a la par que los reconoce por la no pertenencia a la clase obrera.

  • 128 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Por intermedio de XX, esposo de la tía, de una hermana, de una tía de mi mamá, hermana de mi abuelo, empezaron los puestos políticos de mi mamá, empezó trabajando primero de secretaria con X, después trabajó en la fábrica de X unos años, luego en el Seguro Social, luego empezó a trabajar con una cosa que se llamaba X, de ahí pasó a XX y de ahí salió por política. Todos los puestos de mi mamá eran por amistades, es que éramos muy importantes en el barrio donde vivíamos y teníamos muchos amigos importantes.128

108Impedidos para constituirse en clase, los más pobres son forzados por lo asistencial a conformar una modalidad de lo grupal puesto que para designárselos dueños de lo que expropian les es necesaria una relación de vecindad, único camino para su reconocimiento. De ahí que poseer sea consecuencia de la autogestión, por ella, también, consumen y trabajan. Emerge, entonces, el proceso de obrerización en esta franja, en tanto liberación de fuerza de trabajo para ser vendida. Sin embargo, ante la poca oferta para su reciente bien, se les convierte en fuente de su ocupación como independientes. Así, en cuanto se sustentan en el usufructo, al mismo tiempo que están sometidos a gastar, su provecho, convertido en detentación del dinero y desligado del antiguo saber que les permitía enfocarse en el producto más que en la fabricación, es inmediatamente consumido. Ello les permite la obtención de un beneficio adicional: el prestigio ocasionado por el derroche que los vuelca a parecerse a lo que expropian.

  • 129 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Mi papá cuando llegaba con plata, llegaba con tres millones de pesos a la casa, y eso los dejaban ahí en la pieza de mi mamá, nunca los escondían, nunca misterio, hasta que se acabaran los tres millones de pesos, y él llegaba y se iba y de la plata que había eso llegaban y repartían.129

109Para los padres más ricos la expansión de lo asistencial implica el aumento en la inversión, lo que ocasiona un endeudamiento que los instala en el desafio transnacional. Al adherirse la financiación al endeudamiento, condición para la competencia, surge el azar y, por su acción, se afectan las anteriores nociones familiares de futuro y de felicidad. Ello en cuanto el azar ingresa al espacio de la razón y altera la relación que existía entre satisfacción y goce. De hecho, la voluntad que era el vehículo de expresión de la razón al estar involucrada en el entrenamiento para el rendimiento ahora tiene que cederle un lugar al azar, lo que, a su vez, modifica a la voluntariedad, que era el vehículo de expresión del deseo personal y, por tanto, dependía de un plusvalor de la producción. Así, por la acción del azar y del endeudamiento que sitúa a la conciencia en un presente, la voluntad deja de ser la garantía para la ejecución futura. En consecuencia lo inmediato se convierte en el acompañante de la inversión y lo eventual en lo determinante de la rentabilidad. Se aniquila, entonces, el espacio de la voluntariedad que posibilitaba a la anterior generación, en el hiato abierto por la articulación entre el deseo y la razón, la manifestación de divergencias, al tiempo en que se despoja a la razón de su anterior certeza, al obligarla a cederle campo al azar.

  • 130 Informante mujer, primera generación, estrato d.

Mi papá siempre ha sido de muy buena suerte y aparte de que trabajaba siempre se estaba ganando alguna lotería, o sea, era cuestión de suerte, entonces iba adquiriendo cosas, hizo una empresa muy grande de productos químicos, la empresa creció muchísimo, tenía muchos empleados y todas esas cosas y se tuvo que endeudar. Un familiar le dijo: “te veré comiendo mierda”, y empezaron los problemas en mi casa, se encontraban embrujos puestos en las puertas de mi casa, cosas en las matas, mi papá se empezó a enloquecer, en vez de salir de las deudas empezó a hacer más deudas, empeñaba una cosa entonces la perdía, tuvo que pagar hasta el último centavo que debía y aparte de eso, ellos se quedaron con todas las propiedades. Él pasó a pedir prestado muchísimo dinero, yo no te puedo decir cuánto.130

  • 131 Se trata de la imbricación operada entre razón y potestad divina que sólo permitía que fueran gobe (...)

110Los más ricos retoman, así, las artimañas de sus tatarabuelos y bisabuelos, aquellas que dotaban al azar de un emplazamiento privilegiado en la relación entre la posesión y su goce.131 Empero, mientras ellos, al estar aferrados al juicio divino, podían perderlo todo sin derrumbar su mundo, los padres al desposeerse pierden su identidad. A pesar de ello, asientan en sus hijos jóvenes la competencia necesaria para la eficacia en el intersticio abierto por el desplazamiento de la razón. Justamente, al imponerles a sus hijos el desempeño individual como una marca a superar, en vez de encaminar la personalidad al florecimiento de una inclinación a través de un capricho improductivo como lo hacían los abuelos, los padres fuerzan la aparición de la suficiencia y los proveen del deseo con el cual pueden aumentar su habilidad. Lo rentable se enlaza, entonces, al incremento de la potencia personal y a la disminución del contrincante, único sendero para triunfar.

111Mientras los padres menos pobres encaminan a sus hijos a incrementar su potencia redentora siempre incierta al depender del otro, los más ricos los dirigen a intensificar los niveles individuales de autosuficiencia, lo que los doblega exclusivamente a sí mismos. Así, estos últimos, encadenados a su habilidad, pueden burlar el albur, puesto que éste, aunque implícito en la contienda, no se enlaza con el perdedor a quien se le atribuye la incompetencia. Ello varía la provisión al situarla entre la destreza y el azar: se es apto cuando se obtiene la disposición que favorece la competencia para el rédito en el juego fortuito de la contienda.

  • 132 Informante mujer, primera generación, estrato d.

Todos los días teníamos clases de cosas, por eso tres de mis hermanas nos inclinamos por la música; las tres bailamos, estuvimos en el Conservatorio y yo tenía clases de oboe, de piano, de ballet. Y ahí sí hay que abonarle a mi mamá, ella era como la que más insistía en eso, en que aprendiéramos a hacer muy bien las cosas, y una hermana que no tuvo oído, que es la segunda, que es médica, se dedicó como a la pintura, como a las cosas pictóricas.132

La conexión entre el goce y el trabajo

112Desde finales de la década del setenta surge la juventud que cambia por completo la noción de futuro y permite una experiencia actual donde el imperio del dinero cede su lugar a la expresión de la potencia redentora, al tiempo que el trabajo se transforma en su medio de manifestación. Así, el goce y la experiencia desplazan al trabajo, lo que crea un empoderamiento con el que los jóvenes se autonomizan respecto de la familia, a la vez que tr ansforman los cánones del proceso de obrerización.

113Los jóvenes menos pobres situados en un futuro posible, mediante la articulación entre moral y potencia personal de redención, le abren paso a la aventura como experiencia que fuerza la actualización de la potencia y subsume el trabajo. Mientras que para los hombres la aventura se implanta en el espacio de la emancipación por la que se encadenan al otro, las mujeres hacen de ella el espacio de ejercitación de la profesión con la cual redimen al género.

  • 133 Informante hombre, primera generación, estrato b.

¡Ah!, yo vivía de la guerrilla, imagínese, yo era un hombre armado, y un hombre armado no se deja morir de hambre nunca, ¿no? No, imagínese una guerrilla, una guerrilla sobrevive en medio de la clandestinidad a través de procedimientos que le permitan no solamente subsistir, sino desarrollarse, entonces una guerrilla, que secuestra, es una guerra que hay que financiar, y dentro de las necesidades de financiación de la guerra, están incluidas las necesidades de avituallamiento de los hombres que están en la guerra. Entonces yo era un profesional, como dicen desde Lenin, eso se acuñó un concepto del profesional de la revolución, que se supone que es aquel hombre que se dedica su vida de tiempo completo al servicio de la revolución.133

114La conversión de la profesión en un medio para actualizar la potencia redentora faculta a los jóvenes a separar el oficio del salario y, en cambio, a asociarlo con una praxis afirmativa que ligan a la moral de la buena salud. Así, aunque la ruptura hecha por sus padres entre ingresos y salario les concede un espacio libre de deuda en donde se incorpora el goce, el fantasma del deber moral se une a la experiencia, lo que convierte a la profesión o a la militancia en la expresión máxima de liberación. Justamente, es por su calidad de estudiantes o de revolucionarios que la experiencia gozosa acaece, en cuanto afirmación de la salvación.

  • 134 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Entro a la universidad y ahí empieza un período de vida muy loco porque en esa época en la universidad nosotros nos sentíamos en París, en el 68, por eso te digo que yo me alejé de mi casa mucho en esa época, a mí me faltó trasladar el colchón. Para mí la época de la universidad fue la más chévere de todas. Eramos unos irresponsables completos, aunque yo ya andaba metida en ese cuento del feminismo. Yo iba a las reuniones y toda la carreta, pero me gustaba más era la rumba.134

115Los jóvenes más pobres también se crean una experiencia que les facilita el goce. Instalados por sus padres en el proceso de obrerización, hacen de la supervivencia la presentación actual de su posibilidad de autogestión y a ella aferran el trabajo. Al disociar el trabajo del provecho y vincularlo sólo a lo vecinal, dicha actualización les permite el goce con el que arman una conciencia de sí, fruto del robo de lo asistencial pero desligada de la asistencia.

  • 135 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Ahí estuve, era el Partido Socialista de los Trabajadores Troskistas, repartiendo el periódico. Allí conocí a X, quien era el principal caudal de repartición del periódico en esa época. Entonces en esas reuniones, él me decía; “usted tan linda ¿y repartiendo esa grosería?” Él era muy charro y la pasábamos muy chévere, yo me acuerdo que yo lo convoqué para que me acompañara a hacer mi hoja de vida para entrar a la JRDC. Allí me encontré con Y, que era el jefe de prensa del partido, él dijo que si me gustaba el periodismo y me metí en esa otra carreta, también la pasábamos muy chévere ahí.135

116El procedimiento con el que estos jóvenes obtienen de lo asistencial los compuestos con los cuales fortalecerse, hace del prestigio la finalidad de la autogestión. Por ello, en lugar de someterse a las estipulaciones de la relación capital-trabajo, se adhieren a cualquier red de vecindad de donde pueden obtener esta ganancia. De hecho, los jóvenes, hombres y mujeres, al no dejarse imbuir por la utilidad, no anticipan sus acciones sino que las insertan del todo en el presente. Así, en su condición de sobrevivientes, se tornan hacia la vida y es a ella a quien le hurtan los instrumentos para gestar una conciencia de sí, la que, al no estar asociada a nada, puede entrelazarse en cualquier red. De esta manera, el trabajo se convierte en medio para entrar en un vínculo y la utilidad no se mide en opción de gasto sino en suficiencia de prestigio, frente a la red de la que son parte provisoriamente.

  • 136 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Él dijo: “ella se queda conmigo, porque es que yo la quiero para llevarla por la puerta grande”, entonces él empezó a molestarme y la otra compañera empezó a sentir celos y empezó la guerra entre las dos, entonces ya con X empezamos a ensayar con gente de televisión, del cine, yo estaba con gente muy importante, y para él yo era su reina, su princesa, él era de un respeto hacia mí único.136

117Su actuación, no obstante, está dentro de los límites de la proletarización y de lo comunal. De ahí que muchos de estos jóvenes se vuelvan operarios o excluidos. Los primeros, al extraer los beneficios de lo asistencial, terminan asistidos. Los segundos, al romper con el requisito de vinculación a través de la autogestión, advienen en marginados. Mientras los operarios son la objetivación de la venta de la fuerza de trabajo, los excluidos son la exacerbación de ese otro lado de la venta, es decir, del robo no supeditado a enlace alguno.

  • 137 Informante hombre, primera generación, estrato b; informante hombre, primera generación, estrato a (...)

Desde muy joven trabajé de ruso, primero con mi padre y después yo solo viendo a los otros. En ese tiempo creo que eran quince pesos quincenales lo que pagaban. [...] Yo me puse a robar para conseguir la droga. La conseguía en el barrio Trinidad Galán, vendían pacas de $200. Un amigo me enseñó a robar. [...] A los catorce años yo trabajaba de prostituta, hacía de todo, robaba, dormía pues en la calle, me pagaban claro, todo para conseguir la droga.137

La usurpación recíproca del centro y la periferia

  • 138 Negri señala: “llega un momento en que la apropiación obrera del valor del producto separa salario (...)

118La extensión del consumo, en la década de los años ochenta, en Occidente supone la ampliación, por una parte, de los niveles de ingreso, camino para que el proletariado acceda a la mercancía que él mismo ha valorizado a través de la plusvalía y, por otra, de la producción, vía para satisfacer las recientes demandas, lo que conduce a la intensificación de la obrerización. Se imponen, entonces, los índices de la calidad de vida en tanto un régimen definido como la facultad del trabajador para obtener la mercancía a través de su intervención en la fijación del valor del salario. Presión del proletariado por la democratización del mundo occidental, mediante la reivindicación de la prerrogativa del aumento constante de su gasto, táctica para intervenir la riqueza. Ello instaura como signo al obrero blanco, americano y medio, único competente para consumir en tanto copartícipe de las políticas de fijación del salario.138

  • 139 El obrero transversal es aquel que ya no se identifica por su pertenencia a una clase, sino por su (...)

119La democratización provoca la liberación del deseo, antes capturado por Edipo y emplaza la opción por la diferencia; asimismo, la implantación de los índices en tanto derecho, fuerza a cada uno a urdir artificios que autoricen la toma de distancia frente a la mismidad, antiguo parámetro del proceso de normalización. Tal situación produce una manifestación de la identidad concretizada mediante marcas de distinción. Así, los signos de los que emana el nuevo obrero transversal139 precisan ser absorbidos por cada uno, lo que instaura un método de ampliación del consumo para garantizar su multiplicación al infinito.

  • 140 A principios de los años ochenta, mientras que en países como Colombia el empleo industrial decayó (...)
  • 141 Al respecto Negri y Guattari afirman: “La primera determinación fundamental del CMI consiste en pr (...)

120La propagación del obrero transversal afecta a la periferia. Mientras algunos de sus países se tornan fábricas debido a los beneficios que ofrecen para la producción, bajo coste de la mano de obra y alta ganancia, otros brindan servicios, bajo coste de la tramitación y alta rentabilidad.140 Así, esta zona es inundada de productos y servicios, valorizados por el trabajador, pero sin el asentamiento de la prerrogativa a su consumo por la vía de la intervención en la fijación del salario. Ello instituye al obrero sin garantías141 lo que borra de un trazo cualquier eventualidad que permita la emergencia de la clase obrera.

  • 142 El énfasis del capitalismo actual en las redes de distribución da cuenta de una mutación capitalis (...)

121Al tiempo que con la difusión de la fábrica obra el usufructo, surgen artimañas que extienden el usufructo del derecho al consumo; a la vez que se incrementa el nivel de adicción a éste, aparecen sortilegios que propagan al usufructo por lo social. Nueva expresión capitalista que trae consigo su propia corrupción, esta vez inmersa en los senderos de la adicción. Evidentemente, al desplazarse la plusvalía de su engarce con el trabajo, se demandan otras vías para alcanzar más lucro, ya que la incautación de la periferia no es suficiente. En el juego de producción, distribución y residuo, este proceso amplía los circuitos de travesía de la mercancía y, mediante la asociación entre circulación y aumento permanente del rendimiento, antepone la distribución.142 Por estos caminos se cuelan resistencias, las cuales buscan usufructuar ahora los circuitos, lo que favorece la expansión de desarrollos productivos aptos para burlar las compuertas impuestas por este orden. De ahí que se atribuya el carácter de ilegal a dichos desarrollos que se benefician sin gravamen de los trayectos de circulación del capital. Multiplicación de las redes para que proliferen los réditos, multiplicación de la adicción para que se propague el provecho, captura capitalista de la periferia y captura periférica del capitalismo.

122En nuestra particularidad, los hijos más ricos, para conjurar el azar a que los somete el endeudamiento, abren los trayectos de circulación de su riqueza. Sin embargo, su asimilación a lo transnacional los fuerza igualmente a disminuir los costes de la distribución, lo que les demanda el empleo de vigilantes que escolten los circuitos. Para ello, precisan construir una red horizontal de conexiones donde su ganancia depende del dominio del vigilante respecto de la red, a la vez que el vigilante depende del circuito que lo atraviesa, lo que los convierte en vigilados al mismo tiempo que vigilan sus redes. Son varios los métodos de acceso a la conexión. El primero se engancha a la manifestación feudal de actuación de la defensa: el transporte, no garantizado por el mercado, necesita del conocimiento de la identidad del dueño por parte del vigilante, lo que establece una relación acreedor-deudor bajo la égida del favor. Así, el más rico varía en deudor y el supervisor en acreedor. El segundo exige la ubicuidad del empresario, en tanto se le obliga a una permanente conexión informática que urge cada vez de mayor información para ampliar sus redes de comunicación y aumentar su competitividad. El tercero se introduce en la transnacionalización al imponerse la transversalidad de las redes de distribución, puesto que la ganancia se incrementa tantas veces como el producto cruza una conexión.

  • 143 Informantes mujeres y hombre, primera generación, estrato d.

Él me dijo: yo la voy a conectar con alguien y me contactó con X que había sido mi director de tesis. Lo llamé y me dijo: “listo, ven y yo te hago una entrevista” y me enganché con la Secretaría de XX. [...] Yo trabajo sin contemplación, como si fuera una enfermedad. Me gusta analizar cómo manejan ellos sus presupuestos, sus frutos, sus inversiones, entonces pues sabroso. [...] Yo he expuesto mis obras en muchas partes, tengo como ciento cincuenta y pico exposiciones a nivel nacional e internacional, en Inglaterra, Suiza, España. No me preocupo por la comercialización de mis pinturas, ya que tengo algunos sitios o personas que me conocen, conocen la obra, mi trayectoria y son las que se encargan de vender mis pinturas. [...] Por contactos yo traficaba, traficaba por plata simplemente.143

123La fusión realizada entre moral y gasto por los hijos menos pobres, impone la diferenciación individual como manera de acceder a la salvación de sí y de los suyos. Puesto que son los únicos que, por la profesionalización, se asemejan al obrero blanco, americano y medio, ellos intervienen en la fijación del valor del salario, lo que los incorpora al estatuto de trabajador occidental. Forzados a distinguirse por los artilugios que instauran el signo del obrero transversal en un índice, estos proletarios convierten su estilo de consumo en una marca de redención, mediante el uso de dos procedimientos: uno de ellos los redime del todo en el consumo, lo que los ubica dentro de la categoría que se deriva de la adicción, cuyos extremos son la moderación y el exceso. Efectivamente, al ahincarse la manifestación de la moral en la moderación, se le imponen límites al endeudamiento familiar, lo que imbrica el gasto en la disposición salarial. Maniobra en la que se aúnan moral y trabajo ya no por la hipoteca, sino por el deber de salvación para redimirse. De esta manera, el consumo se subordina al salario y se adecua a su monto. El segundo propende por una forma de adhesión grupal que inscribe la redención en un estilo de vida donde se alojan el consumo y el trabajo. El proyecto de vida, maniobra que garantiza la redención, le exige a los índices manifestarse en marcas que hagan factible su distinción. Ello implanta diversos tipos de signos que más que requerir interpretación, fuerzan a una acción en el otro, sea ésta de aceptación en cuanto se exhiben signos de pertenencia o de exclusión en cuanto se exhiben signos ajenos al estilo de consumo. Así, las nacientes minorías que inventa Occidente transforman la proclama ¡proletarios del mundo, unios! en ¡proletarios del mundo, diferenciaos!

  • 144 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

El trabajo con los títeres empezó a tener resonancia en Pedagogía Artística. Conocimos gente en la Nacional y nos dejaron trabajar en el León de Greiff, después nos fuimos a Villa de Leyva a montar una obra porque nos salía más barato, después hicimos una campaña de solidaridad para viajar a un festival de XX, después una gira por Europa, después la televisión, ahí empezó a verse el progreso. [...] Todo me llega, esa es una cosa mágica. Ya mi perfil en cada lugar era un perfil diferente, la fundación X es la que sigue y gano más, ahí hago el manual de herramientas para construir otra fundación, lo hago con mi ex marido.144

124Los hijos más pobres conforman el ámbito de reserva productivo cuyo ingreso está adscrito al valor de uso. Unos, los menos, se insertan del todo en la fábrica y le producen la plusvalía que ésta demanda en su accionar periférico. El usufructo es extraído de la red de vecindad en la cual se agremian para aprovecharse de la legislación, camino para acceder a lo asistencial. Otros, los más, al transfigurarse en fuente de su ocupación, obtienen el usufructo de las opciones de vinculación relativas a su red de vecindad. Empero, al entrelazar usufructo y fuerza de trabajo mediante el proceso de obrerización, sus ingresos dependen de los circuitos de circulación creados por ellos mismos, cuyo límite es la habilidad individual para aumentar el beneficio. Operarios sin demanda para la venta de su fuerza, requieren virar en mercancía, lo que los sumerge del todo en las leyes de la oferta: en tanto mercancía, se pliegan a lo asistencial para hacerse circular.

125Algunos de los más pobres desplazan el beneficio de la red de vecindad en la que sus padres sitúan la autogestión, a los circuitos de distribución de la mercancía. Esta maniobra les exige aumentar el valor de la venta de su fuerza de trabajo mediante su inserción en los desarrollos productivos que burlan las compuertas del orden capitalista. Resultado de la usurpación por la que se propaga la obrerización en la periferia, robo del tiempo, estos hijos también fabrican usufructo al expropiar los circuitos de la mercancía, robo de la ganancia. En efecto, aunque ya no usan la vecindad para extraer beneficios del otro, la adhesión grupal todavía les asegura el despojo de la distribución. A través de ella construyen redes cuyos enlaces, al perseguir beneficios en cada conexión, se gestan en el provecho con el cual se fortalecen y aumentan su prestigio. En tanto se implantan en los circuitos del consumo, la adicción es el enclave de donde obtienen la utilidad, pero al ser la burla al capital, su obrar en ella es despótico y se doblega a la regencia de la ley, cuyas reglas son la lealtad y la traición. Lealtad objetivada en la adhesión a la red a la que deben su existencia y traición vinculada a cada enlace al cual le sustraen el provecho.

  • 145 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato b; informantes hombres y mujeres, segun (...)

Yo he trabajado toda mi vida en una fábrica de mangueras, me pagan el mínimo, trabajo de siete a cinco, pero los viernes trabajamos hasta las cinco y media para no trabajar los sábados, siempre he ganado el mínimo, claro con prestaciones y todo. [...] Ella trabajó de prostituta toda la vida, trabajaba en prostíbulos muy elegantes de Medellín, terminó en una esquina allá en el centro. [...] A mí me tocó infiltrarme en la organización de S, estaba conformando grupos de paramilitares con compañeros de base con poca formación política, con el cuento de que había que matar a los compañeros que estuvieran malgastando. [...] Yo trabajé de obrera, terrible, entro como señora que sirve los tintos y arregla las oficinas, después aprendí a manejar todas las máquinas como supernumeraria, ganaba el mínimo. [...] Mi papá no descansa, toda una vida de vendedor de lotería, hasta los domingos que le toca en el 20 de Julio y a él una vez lo atracaron frente al batallón y no le hicieron nada, ahí le sacaron una vista. [...] Mi mamá trabaja limpiando apartamentos en un edificio, ella es independiente, lleva ocho años. [...] Mi papá ha trabajado en muchas cosas: anduvo por la selva, en la costa ha estado por hartísimas partes, entonces a él le gusta mucho hablar y nos contó que cuando recogía coca le dio paludismo.145

126Los excluidos se instalan en los circuitos de desecho de la mercancía. Encarnación de la otra cara de la adicción, su destierro se torna en provecho que el capital usurpa al componer el único circuito que le falta para valorizar lo que ha perdido todo valor: el desperdicio. Supervivientes, deben su existencia al excedente del residuo del residuo y erigen su singularidad sobre los desperdicios de la producción. Remanentes, hacen del despojo una mercancía con la que se reinicia lo productivo a través de la transfiguración de lo inútil en utilidad incautable. Instrumentos de donde se extraen los compuestos requeridos para reavivar lo que de otro modo podría estatuir un límite fatal, la fábrica parada, se instituyen en una amalgama constituida por todas las identidades factibles, que no forma nada pero tampoco deforma, lo que favorece la substracción de sus retazos. Identidad objetivada en mixtura de todos los códigos, sin equivalencia puesto que están armados de residuos, los excluidos constituyen el depósito que asegura la continuidad a pesar de haberse dilapidado todo.

  • 146 Informantes mujer y hombre, primera generación, estrato a.

Salimos el jueves y el viernes temprano, no de noche porque es más peligroso, cogemos de la basura, lo que conseguimos lo vendemos en las chatarrerías, pero muy barato. La chatarrita la pagan a cincuenta pesos. Los huesos que muelen para hacer jabón, los pagan a cien pesos, doscientos huesos. [...] En la olla encuentras periodistas metidos en la droga, vueltos nada, encuentras miseria, encuentras gente ducha para los sistemas, profesores, poetas, pintores, industriales, hijos de papi y mami que les pagan la cuenta de bazuco, prostitutas, niños de la calle, sicarios, depravados, matones, caneros.146

El caos en tanto amenaza global

  • 147 Aduce Virilio: “Si las tecnologías del teletrabajo liberan a los empleados de su empresa, la jorna (...)

127El asentamiento de la globalización, en la década de los años noventa, inserta al mundo en lo empresarial,147 modo de producción que, basado en el exceso, saca de órbita al trabajo y genera una forma de extracción de riqueza que no requiere de la fabricación industrial, sino de la dominación transterritorial a través del aumento de la velocidad de propagación de la información. Ello trae consigo la entronización de la información, cuya difusión actúa de modulador del consumo y hace de cualquiera un cliente o un vendedor. Sus condiciones son la adicción, la vergüenza y la exclusión.

128La adicción vuelve el gasto la exigencia para la autosatisfacción lo que, al tener por limite la disposición en los ingresos, subyuga la vida al capitalismo y subsume en éste la totalidad del tiempo. Justamente, ahora cambian las condiciones con las que el trabajador tomaba distancia de la ocupación, hiato que sólo exteriorizaba la sumisión y, en su lugar, se reimplanta una esclavitud donde no existe ni operario, ni labor. El trabajador, al trocar su vida en signo de la habilidad para vender, se hace mercader e instaura en cláusula la necesidad de intensificar la habilidad personal: mientras más venda, mayores serán sus entradas y superior su autosatisfacción en el consumo. El trabajo, al instituirse en el procedimiento para poner en marcha la competencia, acaece mercadeo, lo que arrastra tras sí la desaparición del plusvalor: cada cual carga consigo su quehacer.

  • 148 Dice Nietzsche: “[En los hombres valientes] la equivalencia viene dada por el hecho de que, en lug (...)

129Mientras el reinado de la culpa tenía por condición al otro, el de la vergüenza entroniza al sí mismo. De hecho, la medida, característica del molde, se situaba entre el acreedor y el deudor en tanto equivalencia abstracta, tercería, cuya referencia era la deuda infinita.148 En contraste, la vergüenza se construye en la acción caníbal de engullir los parámetros y transmutarlos en ubicuidad a ser portada por cada uno. La deuda infinita se traslada al ser, quien deviene en acreedor y deudor de sí, respecto de los índices que son la marca virtual de su existencia. Posibilidad siempre a realizar, ya no encamada en el desplazamiento generador de la culpa por su calidad originada a través de los signos irradiados de los parámetros de normalidad, sino materializada en rangos cuyos indicios son grados de intensidad que determinan mayores o menores grados de existencia individual respecto de los indicadores. Ello sitúa a cada cual entre el exceso y el defecto e instala la moderación de modulador. Al inocularse la posibilidad del ser en un margen que fuerza al aumento constante de la competencia, la vergüenza se gesta en un impedimento para la existencia plena.

  • 149 Negri y Guattari señalan al respecto: “El nuevo capital pone todo en marcha para controlar los tie (...)

130El control, en su acción de liberación del deseo, requiere también de su captura, lo que abre la compuerta al hedonismo. Por ello es que se imponen los índices y se los inocula en cada uno, con miras a que opere el autodominio del exceso o del defecto lo que permite a la producción obtener el lucro, que no atraviesa los senderos de la plusvalía, sino que inserta la vida en la autosuficiencia.149 De esta manera, los individuos existen si entregan su vida al capital, en caso contrario quedan excluidos de su opción para ser.

  • 150 En palabras de Benson y Bleitrach: “A partir de los fracasos de los años setenta, en particular el (...)

131El proceso de obrerización, al establecer una mismidad donde el trabajo tiene como referencia la competencia y, al mismo tiempo, al erradicar la posibilidad de la venta de la fuerza de trabajo permutada en mercancía autocomprable, propaga al obrero sin garantías, lo que fragmenta al conjunto de la masa proletaria. Naciente actuación capitalista, el obrero sin garantías se desprende de la nueva condición de futilidad de la clase obrera que es reemplazable por la cibernética, lo cual arrasa con el salario, única garantía para acceder a la civilidad. Es imprescindible que Occidente se vuelva proletaria para destruir la clase obrera y poner en su lugar al vendedor, lo que metamorfosea lo social en un terreno de contienda, medio adecuado para la emergencia del dominio del mercado. En su función de vendedores, los trabajadores se responsabilizan de sus ingresos y se juzgan a sí mismos por su competencia, lo que aniquila su potencia colectiva. El proletariado convertido en enemigo entre sí y el obrero contendedor de sí mismo, única forma de subsistir en la nueva alianza que alinea el mundo hacia la guerra de baja intensidad,150 donde la dirección capitalista de la globalización nos dispone a todos.

132La periferia se constituye en el territorio de la exclusión. La abolición del trabajo como fuente de plusvalía elimina la necesidad de la mano de obra, maniobra de despojo de la garantía. La cibernética elimina la posibilidad de la competencia en la producción y de la fijación de los precios, sortilegio de despojo de la dominación del mercado. La dispersión de los desarrollos productivos en objetos etéreos que obligan al empleo del código para la consumación, elimina el consumo, acción de despojo de la. identidad. Inmenso depósito de despojos, la periferia deviene en desecho.

133La exclusión, en nuestra particularidad, se sustenta entonces en el despojo: de la deuda metamorfoseada en cesión, muy pobres para pagar, demasiado pobres para endeudarse; del derecho alterado en subsidio, sólo el capaz es quien tiene potestades en lo público; del usufructo transmutado en combate, el provecho da paso a la eliminación de la colectividad. El capitalismo arma de esta manera a sus individuos, aquellos que precisa para que el gueto no quede fuera de control: empresarios, vendedores y compradores transversales, ciudadanos del mundo, operarios que continúan aferrados a desarrollos productivos, aunque sin garantías, y también excluidos. Todos ellos despojados, se les inocula la competencia para la existencia, puesto que su adhesión es, ante todo, transversal.

134Los hijos más ricos impelidos a ser parte de lo transnacional pero, desprovistos de la certeza de su competencia al volverse vigilados, quedan expuestos a la necesidad de protección. El azar, aquello con lo que sus padres los dotaron de competencia, se traslada al campo del vigía quien, para protegerles el circuito, les exige su postración. Esta incertidumbre les introduce el miedo y los hace frágiles frente a sí mismos. Avergonzados de sí y temerosos del otro, su riqueza se erige en su amenaza. Secuestrables, extraditables, condenables, el anonimato es su opción para ser. Sus hijos, para perpetuar los índices, requieren escapar de la amenaza y se ven forzados a emigrar. Ciudadanos del mundo, sin apegos locales, lo único que los identifica es materializar los rasgos del hombre blanco, americano y rico.

  • 151 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato d.

Yo trabajé con gente muy mala. X, que era lo peor que había. A un amigo lo mataron porque no les pudo pagar lo que les debía por sacarlo de la cárcel. Pero también hay gente muy linda de esos grandes mañosos, por ejemplo un amigo que se cayó y lo cogieron, la gente con la que yo trabajaba le puso abogado y lo sacaron a otro país, eso les costó un millón de dólares. [...] Aunque mi papá fue muy precavido, nunca pensó que le iba a tocar pagar el secuestro de un hijo, siempre pensó que en la vejez tenia que tener plata para poder sobrellevarla. [...] Para su educación le tenemos una cuenta en esos cosos de seguridad del Estado norteamericano, nosotros queremos que se vaya a EE.UU. o a Europa, apenas termine el colegio porque aquí la situación está muy dificil.151

135Los menos ricos asocian del todo su existencia al consumo. No obstante, el acceso azaroso al consumo los obliga a volverse vendedores y, por tanto, dependientes por completo de su competencia. Privados de su profesión, medio de salvación de sí y de los suyos, transforman la salvación en condena de sí y contienda con el otro. De asesores de procesos pasan a consultores de servicios, al tiempo que convierten su potencia redentora en un simulacro donde actúan sus habilidades de artificio para plegarse al otro, de quien depende su existencia. Sus hijos, sin la redención por el consumo, están condenados a la existencia en la precariedad al no poder alcanzar los índices. Ciudadanos sin garantía, es el azar el que ahora los puede salvar.

  • 152 Informante mujer, segunda generación, estrato c.

Según las épocas nos dan plata para comprar o no. Cuando había plata, podía comprar todo lo que yo quisiera, después vino la mala época, mi papá se quedó sin trabajo y ahorita debe hasta la camisa. Ellos nos enseñaron a ser frescos, por eso ahorita nos dijeron que no nos iban a pedir que trabajáramos, pero que no pidiéramos tanto.152

136Los menos pobres que hacen un proyecto de vida, son privados de la redención al convertirse en objeto del control. Forzados a expresar los índices, requieren conectarse a los estilos de consumo donde ahora reside la libertad, lo que los sitúa en relaciones de tipo transversal. Así, al hurtárseles su proyecto, se ven empujados a adoptar la apariencia demandada por el reciente mercado, aquél demarcado por los signos que testifican lo otro a lo que es necesario someterse. No obstante, su emancipación está garantizada siempre y cuando se encadenen al autodominio. Derrochadores de su propósito, trasmutan en aquello que han buscado cambiar y bajo la proclama de la diferencia se doblegan a su consumo. Por estos intersticios se inserta la pasión con la que dotan a sus hijos de la urgencia de la liberación. Estos últimos, ahora desclasados, convocan a una militancia inmersa en un sueño que ya no puede salvar un mundo, atomizado en los múltiples fragmentos de la heterogeneidad, si acaso puede proteger su estilo de vida por medio de los caminos que abre la mundialización. Ecólogos, músicos, poetas, algunos conforman clanes de oración o se adscriben a los sectarismos que inundan el planeta. De esta manera, los jóvenes son instados a la conexión transversal o impelidos a la exclusión.

  • 153 Informantes hombres, primera y segunda generación, estrato c.

Somos un grupo de profesionales y tenemos una fundación de la cual soy el director, hace dos años ejecutamos un proyecto con la Unión Europea, ahora trabajamos para el Banco Mundial. [...] Yo soy miembro de un grupo ecologista, no me interesa para nada la política, la ecología es un problema que nos incumbe a todos.153

  • 154 El modo de vigilancia que propicia el control, está sustentado en la inteligencia como un desarrol (...)

137Los hijos más pobres, junto con sus hijos, al despojarse de la vecindad con la que arman las redes de la autogestión, quedan aferrados sólo al combate y constituyen la naciente masa, ya no obrera, sino caótica, en tanto encarnación de lo que la dirección de la globalización ahora instaura como el enemigo, la pobreza. Masa que al no estar ligada a la opción de construirse como clase, se metamorfosea en subsistencia y encarna, de esta manera, ton destino fatal que liga la ganancia a cualquier cosa. Algunos, forzados ante todo a vender su fuerza de trabajo, buscan el mejor postor y se venden a sí mismos, puesto que la oferta laboral se inscribe en la única empresa que el capital nos deja: la guerra. Así, se alistan como sicarios, mercenarios o soldados de cualesquiera de los ejércitos que hoy configuran nuestra particularidad. Otros, los sin garantía, son conminados a aceptar el precio por la venta de su fuerza de trabajo, cuya compra ha devenido en caridad. Transformación del derecho en beneficio, vuelta al Estado benefactor bajo la égida del subsidio que los signa de insuficiencia. Por último, aquellos vendedores paralelos a los circuitos del gravamen, son impelidos a entrar en éstos por las artimañas que la inteligencia inventa para doblegar a cada cual a través de su compra.154 Pequeños contrabandistas, jíbaros, vendedores ambulantes, espiados a través de sus redes de clientes para cercarles su extracción de beneficio al capital.

  • 155 Informantes mujeres, segunda y primera generación, estrato b; informante hombre, primera generació (...)

Mi barrio está dividido en pandillas y a mis compañeros muertos, los mataron los enemigos de la calle, porque las pandillas hasta que no se cobran su venganza. [...] Mi hija menor no consigue más trabajos sino es en casas de familia, entonces pa’ uno conseguir trabajo es en casas de familia, entonces yo le dije usted quiere pasar esa hambre, como yo tanto que trabajar en casas de familia? [...] Se quedó sin trabajo, no le dan trabajo porque está muy joven, entonces yo no sé, se va a quedar en la calle, yo no sé... Ahorita el único que tiene trabajo es mi esposo, por allá en la construcción, pero quién sabe cuanto le dure. [...] Mi hermano, él tenía los puestos de cachivaches y tenía mugreras, tenía bazuco, marihuana, o sea de los intermediarios. Apareció muerto por ahí un día.155

138Los hijos excluidos, junto con sus hijos, están conminados a la nueva expresión de la vigilancia, aquella cuya presentación se ejerce sin la ilusión de la libertad en el consumo; es decir, la adicción real. De esta manera, el capitalismo se dispone para usurpar el residuo del residuo. También para instaurar en éste la vergüenza, la de su adicción, puesto que introduce en el excluido una conciencia para equiparlo con los signos del horror que él y los suyos deben reconocer, el caos. Así, la exclusión no solamente es la despensa que asegura un actuar ilimitado del mercado, además materializa la terrible amenaza que resulta del estar fuera de control.

  • 156 Informantes hombres, primera y segunda generación, estrato a.

Me da como la conciencia de que me está mirando, que estoy pecando y que le estoy fallando a mi Dios. [...] Ya a lo último le estaba cogiendo pereza a todo, y yo dije “ah, yo no quiero consumir más droga, no quiero consumir más”, pero sigo en las mismas.156

139El acaecer del control arranca las manifestaciones identitarias del interior de la familia para instalarlas por completo en el afuera. Cada uno dotado con las herramientas para distinguirse en el consumo, está obligado a alcanzar la competencia para acontecer en vendedor, de su mercancía, de sus servicios, de sus proyectos, de sí mismo, puesto que el único personaje ahora procurado es aquel cuya identidad está inserta en la adicción con la cual encarnar los índices; engendro modulado a través de la vergüenza de no poder lograrlo o de la desvergüenza de personificar la exclusión.

Notes

1 El término normalización hace referencia al funcionar relativo a las sociedades disciplinarias que, según Deleuze, “recurren a la concentración, es decir, al encierro, forjando para ello una serie de instituciones analógicas por las cuales un individuo pasa en su conversión a obrero. Familia, escuela, trabajo, hospital, son series de instituciones cerradas, que constituyen cada una un molde, pero al tiempo son las propias del patrón a seguir [...]”. G. Deleuze, Conversaciones, Valencia, Pre-Textos, 1996, p. 280.

2 Este modo económico denominado aquí asistencial, es conocido con el nombre de keynesianismo. En palabras de Amin: “El pensamiento dominante de la posguerra fue construido [...] sobre la crítica al liberalismo. Es por esto que lo describí como ‘social y nacional’ omitiendo de manera deliberada la palabra ‘liberal’. Conocido también con el nombre de keynesianismo continuó siendo, desde luego, un modo de pensar típicamente burgués, razón por la cual no significó una ruptura radical con los dogmas básicos del liberalismo, sino que se limitó a reordenarlos de manera incompleta. El trabajo se siguió considerando como una mercancía, aunque la severidad de su trato fue mitigada por medio de los principios de negociación colectiva, seguridad social, el incremento salarial proporcional al incremento de la productividad [...]”. S. Amin, Los fantasmas del capitalismo, Bogotá, El Áncora Editores, 1999, p. 49.

3 Se propone la noción de “modo de interacción” a la manera como Guattari define la subjetividad: “Bajo el ángulo de su producción... la subjetividad es plural, polifónica, no tiene instancia de producción según una causalidad [...] Heterogeneidad de las componentes en la producción de la subjetividad que contienen dimensiones semiológicas significantes y dimensiones semióticas asignificantes que escapan a las axiomáticas propiamente lingüisticas”. F. Guattari, Caósmosis, Cali, Vampiro Pasivo y Universidad del Valle, 1996, pp. 10 y 11.

4 En palabras de Amin: “En efecto, al derrotar el fascismo, la Segunda Guerra Mundial alteró la relación de fuerzas a favor de las clases trabajadoras en los países occidentales desarrollados, que obtuvieron una legitimidad y una posición que nunca antes habían tenido; de los pueblos periféricos, que se liberaron de las cadenas coloniales y de los países del ‘socialismo realmente existente’. Esta nueva relación se encuentra en el trasfondo de los estados de bienestar social basados en las políticas keynesianas, de los estados en desarrollo del Tercer Mundo y del socialismo de planificación estatal”. Los fantasmas del capitalismo, op. cit., p. 48.

5 Según Deleuze y Guattari: “Entre todos los autores que han desarrollado un sentido apocalíptico o milenarista, corresponde a Paul Virilio el haber señalado cinco puntos rigurosos: cómo la máquina de guerra había encontrado su nuevo objeto en la paz absoluta del terror o de la disuasión, cómo efectuaba una capitalización técnico-científica; cómo esta máquina de guerra no era terrible en función de la posible guerra que nos prometía como un chantaje, sino, por el contrario, en función de la paz real muy especial que ella promovía y ya instauraba; cómo esta máquina de guerra ya no tenía necesidad de un enemigo cualificado sino que, conforme a las exigencias de una axiomática, se ejercía contra el ‘enemigo indeterminado’, interior o exterior (individuo, grupo, clase, pueblo, acontecimiento, mundo); cómo de ella surgía una nueva concepción de la seguridad como guerra materializada, como inseguridad organizada o catástrofe programada, distribuida, molecularizada”. G. Deleuze y F. Guattari, Mil mesetas, capitalismo y esquizofrenia, Valencia, Pretextos, 1994, p. 471.

6 El Capitalismo Mundial Integrado (CMI) fue definido por Negri y Guattari en el contexto de la década de los años setenta: “El alza de la acumulación capitalista y la socialista en (estos) años y la restauración de los mecanismos de mando han pasado por una reestructuración del poder. La integración de lo político y lo económico, del Estado y el capital ha sido total. El proceso se ha desarrollado en dos direcciones. En primer lugar, como integración transnacional, a un nivel mundial cada vez más acentuado, de las relaciones económicas internacionales y de su subordinación a un proyecto de control policéntrico y rigurosamente planificado. Llamamos capitalismo mundial integrado (CMI) a esta figura de mando que recoge y exaspera la unidad del mercado mundial, sometiéndola a instrumentos de planificación productiva, control monetario, indicación política, con características casi estatales”. T. Negri y F. Guattari, Las verdades nómadas. Por nuevos espacios de libertad, Barcelona, Tercera Prensa, 1996, p. 81.

7 Aunque desde los años setenta se hace alusión al CMI, es posible diferenciar un momento anterior que da lugar a la instauración de la civilidad como mecanismo de construcción del derecho, lo que perturba el anterior mecanismo de pertenencia a lo institucional. Este momento tiene por característica principal en nuestra particularidad erigir las condiciones que van a hacer posible la conformación de una política de privatización del Estado. En palabras de Ahumada: “Durante la década pasada, Latinoamérica dedicó casi 224 mil millones de dólares al servicio de la deuda [...] Sin embargo, a fines de 1994 la deuda conjunta de la región ascendía a 534 mil millones de dólares [...] Como, en general, no se les otorgaron nuevos préstamos a estas naciones, para continuar cubriendo el servicio de la deuda tuvieron que valerse de sus ingresos por exportaciones, de agudos recortes al gasto público y de los procesos de privatización”. C. Ahumada, El modelo neoliberal y su impacto en la sociedad colombiana, Bogotá, El Áncora Editores, 1998, p. 51.

8 Samir Amin denomina globalización a la circunstancia actual de recesión del capitalismo que se manifiesta “a través de un excedente de capital que no encuentra salidas lo suficientemente rentables en la expansión de la capacidad productiva. El manejo capitalista de este fenómeno se ha dirigido entonces a ofrecer alternativas en el campo financiero y, por esta misma razón, ha hecho de la preservación de los valores del capital su principal prioridad, aun cuando ésta vaya en detrimento del crecimiento económico”. Los fantasmas del capitalismo, op. cit., p. 27.

9 Las características de la globalización a las que se hace referencia son aquellas enunciadas por I. Wallerstein. Cf. “La cultura como campo de batalla ideológico del sistema-mundo moderno”, en S. Castro-Gómez y otros (eds), Pensar (en) los intersticios. Bogotá, Instituto Pensar y Pontificia Universidad Javeriana, 1999, pp. 164-187.

10 En palabras de Deleuze: “[...] la cifra es una contraseña [mot de passe], en tanto que las sociedades disciplinarias están reguladas mediante consignas [mots d’ordre] (tanto desde el punto de vista de la integración como desde el punto de vista de la resistencia a la integración)”. Conversaciones, op. cit., p. 281.

11 Deleuze denomina al control como la estrategia del nuevo capitalismo. En sus palabras: “en la actual situación el capitalismo ya no se encuentra en la producción [...] es un capitalismo de superproducción. Ya no compra materias primas ni vende productos terminados o procede al montaje de piezas sueltas. Lo que intenta vender son servicios, lo que quiere comprar son acciones. No es un capitalismo de producción sino de productos, es decir, de ventas o de mercados. Por eso es esencialmente disperso, por eso la empresa ha ocupado el lugar de la fábrica. La familia, el ejército, la escuela, la fábrica ya no son medios analógicos distintos que convergen en un mismo propietario, ya sea el Estado o la iniciativa privada, sino que se han convertido en figuras cifradas, deformables y transformables, de una misma empresa que ya sólo tiene gestores [...] Un mercado se conquista cuando se adquiere su control, no mediante la formación de una disciplina; se conquista cuando se pueden fijar los precios, no cuando se abaratan los costes de producción; se conquista mediante la transformación de los productos, no mediante la especialización de la producción”. Ibid., p. 283.

12 La acción que la clínica privada cumple, a finales de los años cincuenta en Colombia, ejemplariza el ingreso de lo normal a través de las políticas de salud en la familia y la manera como las orientaciones propias de los estratos más ricos, poco a poco se instalan como políticas para todos y enmarcan la prestación de los servicios de salud pública. Cf. G. Daza y M. Zuleta, Maquinaciones sutiles de la violencia, Bogotá, Universidad Central-Diuc y Siglo del Hombre Editores, 2000, pp. 23-33.

13 El censo de población de 1973 muestra cómo Bogotá duplica en diez años su población. Asi, mientras en 1964 ésta era de un millón y medio de habitantes, aproximadamente, en 1973 llega a tres millones. Esta etapa, denominada “modernidad tardía”, a diferencia de la primera gran urbanización de los años cincuenta, lleva implícita cierta forma de normalización que obliga a acoger a la masa de asalariados, así como una gran migración de campesinos que va a constituirse en masa de reserva de la producción. Cf. J. A. Ocampo y M. Ramírez (eds), El problema laboral colombiano, Bogotá, Sena-Instituto Nacional de Planeación-Contraloría General de la República, 1987.

14 Desde la conformación de las Cajas de Compensación en 1962, se inició en Colombia, por parte de los trabajadores de mayores ingresos, una presión estatal para que las empresas garantizaran a sus trabajadores el acceso a servicios de salud, educación y recreación, los cuales beneficiaron especialmente a los oficinistas y a los obreros capacitados de mayores salarios. Cf. D. Bushnell, Colombia, una nación a pesar de sí misma, Bogotá, Planeta, 1999, pp. 307-338.

15 En 1970 la proporción de empleos industriales era tres veces mayor que en 1950, lo que aumentó también la proporción del empleo femenino dentro de este sector. DANE, Colombia estadística 1986, Bogotá, 1989 p. 527.

16 Si bien entre 1966 y 1968 se duplicó el porcentaje de trabajadores inscritos a sindicatos: 13,4%, nivel más alto alcanzado en el país, tal situación se acompañó, como lo señala Ahumada “de varios decretos laborales que limitaron el derecho de huelga. (El gobierno de Lleras Restrepo) clasificó a los empleados estatales en dos categorías: trabajadores públicos, quienes laboran en sectores cruciales de la economía nacional y trabajadores oficiales que no pertenecen a esos sectores. Los primeros fueron despojados del derecho de huelga en tanto que los últimos lo conservaron”. El modelo neoliberal y su impacto..., op. cit., p. 94.

17 Considera Amin que “para absorber la masa creciente de plusvalía fue necesaria la creación de un tercer departamento de producción, sector heterogéneo donde algunos servicios, al igual que muchos objetos materiales, constituyen insumos para elaborar productos finales y, como tales, deben ser considerados elementos que contribuyen a establecer el valor de las mercancías. Otros se pagan de los ingresos de los consumidores, lo que equivale a decir que su producción por parte del vendedor es al mismo tiempo un acto de consumo por parte del comprador”. Los fantasmas del capitalismo, op. cit., p. 90.

18 Informante mujer, primera generación, estrato c.

19 Informantes hombres, primera generación, estrato c.

20 Informante hombre, primera generación, estrato a.

21 Bajo el gobierno de Lleras Restrepo se consolida la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC) cuyo objetivo era la obtención de servicios estatales, créditos, reforma agraria, extensión agrícola. Cf. Colombia, una nación a pesar..., op. cit. De igual suerte, en 1973, se da paso a la Ley 9 con la cual se rediseña el Sistema Nacional de Salud, teniendo en consideración un nuevo elemento: participación de la comunidad urbana y rural en programas y actividades de este sector. Cf. Ministerio de Salud. Empresas Solidarias de Salud, Bogotá, Ministerio de Salud, Foro Nacional por Colombia, ESS, 1995.

22 Al tiempo en que la ANUO realizaba movilizaciones campesinas de ocupación de predios, algunos mecanismos de la Alianza para el Progreso buscaban instaurar la política desarrollista. Según Ahumada, “El primer plan de desarrollo que adoptó el Estado colombiano fue el llamado Programa para el Desarrollo Económico y Social concebido para una década 1961-1970. Su puesta en práctica se inició bajo el gobierno de Alberto Lleras Camargo, el primero del Frente Nacional. El origen de este plan se remonta al programa de la Alianza para el Progreso, resultante de la reunión de mandatarios del continente celebrada en Punta del Este, Uruguay, en 1961. En ella, el presidente Kennedy convocó a sus colegas latinoamericanos a que emprendieran diversas reformas sociales. Dicha convocatoria obedecía a la principal preocupación de Washington, en ese momento, que era neutralizar el impacto de la revolución cubana”. El modelo neoliberal, op. cit., p. 86.

23 Informante hombre, primera generación, estrato b.

24 De acuerdo con Múnera, la gran migración campesina a la ciudad, durante los setenta, y la imposibilidad de absorción de toda esta mano de obra por la industria ocasiona el fenómeno de informalidad de la economía colombiana. “Entre 1958 y 1968 mientras el empleo formal aumentó 2.47%, el informal creció 4.36%”. R. Múnera, Rupturas y continuidades, Bogotá, IEPRI-UN-CEREC, 1998, p. 313.

25 La empresa pública descentralizada municipal, tal como lo afirma Cuervo, fue el mecanismo urbano para la prestación de los servicios domiciliarios durante los años sesenta y setenta. Ello, aunque tuvo aciertos importantes en el desarrollo de los servicios públicos, combinó dos modelos distintos que ocasionaron, entre otras, una jerarquía de los mismos. Así, las obras de gran magnitud y visibilidad, al igual que aquellas asociadas con altas inversiones tecnológicas, fueron privilegiadas, dejándose de lado obras concernientes al saneamiento público. Estas últimas, no subsidiadas, se convirtieron en responsabilidad de las comunidades, en el caso de los barrios periféricos urbanos. Cf. L. M. Cuervo, “Prestación de servicios públicos domiciliarios en las grandes ciudades colombianas. Años setenta y ochenta”. A. L. Sánchez (ed.), Procesos urbanos contemporáneos, Bogotá, Colección María Restrepo de Angel, 1995, pp. 36-46.

26 Informante hombre, primera generación, estrato d.

27 Informantes mujeres, primera generación, estrato d.

28 La técnica de las buenas manenas hace referencia a una operación de crianza de los abuelos más ricos, quienes vinculan su moral, inserta en el humanismo, con el proceso de la normalización y la imponen a las demás franjas sociales bajo la forma de sistemas regulativos alejados de la producción. Cf. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., pp. 47-48.

29 Virilio define el cuerpo eficaz como aquél que se produce tecnológicamente: “La biotecnología es el próximo aspecto de la revolución de las tecnologías... Algunas de esas devienen tecnologías de asistencia a la vida para luego convertirse en competidoras, perspectiva del hombre prótesis. La técnica coloniza el cuerpo del hombre como el cuerpo de la tierra [...], mito del hombrebiónico”. P. Virilio, Cybermonde la politique du pire, París, Les Editions Textuel, 1996, pp. 54 y 55.

30 Muchos analistas políticos dan cuenta de la aparición del tecnócrata en Latinoamérica. Silva, refiriéndose a este fenómeno en Chile, dice: “El nuevo equipo económico neoliberal mostraba la tecnocratización de la toma de decisiones como una garantía de que el gobierno proseguía un modelo económico racional. A partir de ese momento, las decisiones gubernamentales debían ser inspiradas en principios ‘técnicos y científicos’ y no en postulados políticos e ideológicos, tal como ocurría en el pasado”. Citado por Ahumada en El modelo neoliberal.., op. cit., p. 145.

31 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato d.

32 Durante la generación de los abuelos, el espacio de la juventud se transformaba en un margen afirmativo donde el joven rico escapaba temporalmente a las direcciones impuestas para él por su clase y se sumergía en el goce de la experiencia”. Maquinaciones sutiles de la violencia., op. cit., pp. 71-72.

33 Feixa, refiriéndose a la Escuela de Birmingham, afirma que el presupuesto fundamental de esta escuela “es el hincapié en la clase social y no en la edad como factor explicativo del surgimiento de subculturas juveniles; y en el tiempo libre y no en la delincuencia como ámbito expresivo de las mismas. [...] Las culturas juveniles se han visto históricamente como un fenómeno esencialmente urbano, más precisamente metropolitano”. C. Feixa, “La ciudad invisible”, en H. Cubides y otros (eds), Viviendo a toda, Bogotá, DIUC-Siglo del Hombre Editores, 1998, pp. 87, 88 y 89.

34 Informante hombre, primera generación, estrato b.

35 Informante hombre, primera generación, estrato b.

36 Informante hombre, primera generación, estrato a.

37 Este es un modo de atribución, propio de la generación de los padres menos pobres, relativo a la religión que supone “el seguimiento de normas diferenciables por medidas de bondad”. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., pp. 134 y 135.

38 La mayoría de los estudiosos de la época señalan cómo la masificación de los medios de comunicación, acompañada de las políticas de apertura económica del período de los setenta, conduce al país a abrirse al contexto internacional y a romper con el encierro característico de los años cincuenta. Cf. D. Pecaut, Crónica de dos décadas de política colombiana, 1968-1988, Bogotá, Siglo XXI Editores, 1988.

39 Informantes hombres, primera generación, estrato c.

40 Mecanismo por el cual la moral es introducida en la familia por la vía femenina. Cf. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., pp. 65-84.

41 Los abuelos más ricos sitúan a sus mujeres en la minoría de edad, lo que les otorga el espacio de la pasión. Cf. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., p. 50.

42 Informante mujer, primera generación, estrato d.

43 Las cifras acerca de la profesionalización de la mujer a finales de los setenta en Colombia muestran, respecto de los de la década anterior, un cambio significativo. Mientras en 1960 la diferencia en la proporción de estudiantes universitarios entre hombre y mujeres era de 5 a 1, en 1980 era de 1.5 a 1. Colombia estadística 1986, op. cit., p. 257.

44 Informante mujer, primera generación, estrato c.

45 La familia de los abuelos más pobres, a través de la mujer, instalaba un limite que dejaba entrar o hacía salir, sin emitir juicio alguno acerca de lo que el individuo hacía en el interior o en el exterior. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., p. 80.

46 Informante mujer, primera generación, estrato b.

47 Se consideran aquí dos nuevas franjas sociales. Una de ellas, designada de los menos ricos, se construye por la intersección entre la profesionalización y la movilidad social. La otra, denominada de los excluidos, está conformada por la intersección entre la marginalidad y la adicción. En los dos casos, su manifestación es más explícita a partir de los años ochenta, aunque se inicia en la década de los setenta.

48 En palabras de Marange: “Los autores nos lo advirtieron al comienzo: no es una buena manera para abordar las relaciones entre generaciones al tomarlas por el lado de la criminalidad y de los espacios difusos del trauma y de la violencia. Sin embargo, es asi que la época los aprehende, a partir de lo negativo, de la posición de la víctima y de la sospecha y que esto produce curiosos efectos, entre ellos una visión muy higiénica de la familia normal [...]”. V. Marange, “La famille, quelle famille?”, en Chimères, No. 34, París, 1998, p. 156.

49 El Decreto Ley 77 de 1987 determina como funciones de los PACOS (Participación comunitaria) la gestión en salud referente a: “Colaborar en realización y difusión del diagnóstico de la situación de salud; participar en planeación de prioridades, servicios y presupuestos; acordar días y horarios de atención al público; proposiciones para mejorar la calidad de atención, trámite y control de resolución a quejas y usuarios [...] velar por la orientación preventiva de los servicios, […]”. Empresas Solidarias de Salud, op. cit., p. 155.

50 Informantes hombres, primera generación, estratos c y b.

51 Informantes mujeres y hombres, primera generación, estrato c.

52 Informante mujer, primera generación, estrato b.

53 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato a; informantes mujer y hombre, primera generación, estrato d.

54 Una de las premisas de M. Foucault con la cual da cuenta de la iniciación de la modernidad en Occidente, tiene que ver con la degradación del sujeto. En sus palabras: “Desde el siglo XVI, la crítica a la moral establecida ha sido emprendida en nombre de la importancia que tiene el reconocimiento y el conocimiento del yo. Por este motivo resulta difícil considerar el interés por uno mismo como compatible con la moralidad. El ‘conócete a ti mismo’ ha oscurecido al ‘cuídate a ti mismo’ porque nuestra moral insiste en que lo que se debe rechazar es el sujeto”. M. Foucault, Tecnologías del yo y otros texto afines, Barcelona, Paidós, 1991, p. 141. Una de las premisas desarrolladas a lo largo de este texto consiste, precisamente, en que mediante el ingreso de la estrategia moduladora del control, en Occidente se vuelve a poner en marcha la técnica griega del cuidado de sí, pero subordinada a las demandas de la dirección capitalista de la globalización. Según Guattari, este procedimiento se manifiesta mediante una constante amenaza individual de la pérdida de las garantías sociales, junto con una permanente esperanza de obtener un total bienestar. En sus palabras: “Es el juego entre la no garantía del bienestar y la supergarantía que se obtiene con un trabajo asalariado, con sus contracciones y rarezas”. C. Stivale, “Entrevista a Félix Guattari”, documento de internet, traducción libre, p. 5.

55 Durante los ochenta, el endeudamiento estatal en toda Latinoamérica condujo a una primera privatización de lo público. No obstante, en Colombia, esta fue gradual, puesto que sus manejos macroeconómicos le permitieron un mayor control de la deuda a costa de una menor devaluación del peso. Sin embargo, a principios de los noventa la privatización del Estado se inicia con gran fuerza y a finales de la década, la balanza entre deuda y pago hace crisis, tomándose la mayor parte del recaudo de los impuestos. Cf. M. Kahler, “Influencias externas, condicionalidad y política de ajuste”, en S. Haggard y R. Kaufman (comp), La política de ajuste económico: los conflictos distributivos y el Estado, Bogotá, Cerec, 1994, pp. 64-67.

56 Informante hombre, primera generación, estrato b.

57 Refiriéndose a las nuevas políticas de salud pública adoptadas por el gobierno, uno de sus representantes aduce: “El análisis de la situación de salud según condiciones de vida permite la identificación de las desigualdades en salud [...] son instrumentos para la planeación del desarrollo que favorecen la identificación de las necesidades y riesgos diferentes en salud de los diversos grupos, según ciclo vital, grupos de edad, sexo, etnias, exposición a riesgos, en especial a aquellos situados en condición de desventaja social”. Empresas Solidarias de Salud, op. cit., pp. 54-55.

58 Informante mujer, primera generación, estrato d.

59 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

60 Informantes hombres y mujer, segunda generación, estrato c.

61 Informantes mujeres, segunda generación, estrato c.

62 Informante hombre, primera generación, estrato b; informantes mujeres, segunda generación, estrato b; informantes hombres, segunda generación, estrato b.

63 Informantes mujer y hombres, primera generación, estrato d; informante mujer, segunda generación, estrato d.

64 Dentro de los informantes por debajo de la línea de la pobreza y que, por tanto, no pueden ser clasificados en un estrato, se encuentra que algunos de ellos conforman una familia y cuidan de sus hijos, si bien la mayoría se sitúa al margen de la acción institucional. Cf. M. Zuleta y G. Daza, Familia, socialización y violencia, Fase II, Informe final, mimeo, Bogotá, DIUC, 1999.

65 “Elias Canetti distingue dos tipos de multiplicidad, que unas veces se oponen y otras se combinan: de masa y de manada. Entre los caracteres de masa habría que señalar la gran cantidad, la divisibilidad y la igualdad de los miembros, la concentración, la sociabilidad del conjunto... Entre los caracteres de manada, la pequenez o la restricción del número, la dispersión, las distancias variables indescomponibles, las desigualdades, la imposibilidad de una jerarquía fija [...]”. Mil mesetas, op. cit., p. 39.

66 Informante hombre, primera generación, estrato a; informantes hombres, segunda generación, estrato a; informante mujer, segunda generación, estrato a.

67 Este capítulo ya fue publicado bajo el nombre “Los vínculos de los que la familia es capaz”, en Nómadas, No. 11, Bogotá, Universidad Central-DIUC, octubre de 1999, pp. 28-43. Aquí se presenta en una nueva versión corregida y ampliada.

68 Muchas de las prácticas de los más pobres se convierten en norma una vez que se extienden por otros ámbitos sociales, como por ejemplo las distintas manifestaciones de la alianza”. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., p. 36.

69 Valcárcel, por ejemplo, relaciona la aparición de los movimientos feministas europeos durante el siglo XVIII, a la abundancia, la riqueza y el ocio propios de la Francia de la revolución. En sus palabras: “La decadencia de la explicación religiosa del mundo, la legitimación utilitarista, el abolicionismo, los derechos del hombre, las libertades civiles, arrastraron, no sin saltos y vueltas atrás, la literatura vindicativa, con la novedad de que [...] el cambio social parecía al alcance de la mano. La revuelta de las mujeres es inseparable de las sociedades industrializadas y puede demostrarse que es un fenómeno inducido cuando ocurre en países que no lo están. Es, como si dijéramos, producto del exceso, de la riqueza, del ocio [...], en lo que se parece a otros muchos movimientos y teorías”. A. Valcárcel, Sexo y filosofia, Barcelona, Anthropos, 1994, p. 38.

70 Informante mujer, primera generación, estrato c.

71 Se alude aquí a los procedimientos de diferenciación familiares por los que se asocia el comportamiento sexual ideal de mujer con el de la virgen María. En Colombia, ello fue más común en la franja social de los menos pobres que en las otras franjas. Cf. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., pp. 12-113.

72 Informante mujer, primera generación, estrato c.

73 Aunque el nuevo estatuto jurídico del matrimonio persigue la igualdad civil de ambos miembros de la pareja, el hombre es quien introduce dicha normativa y quien juzga si su uso es o no adecuado. Cf. M. Arias, Mujer, sexualidad y ley, Bogotá, Editorial Presencia, 1988.

74 Informante mujer, primera generación, estrato c.

75 La Ley 1a de 1976 establece como causas del divorcio, entre otras, la embriaguez habitual de uno de los cónyuges, el uso habitual de substancias alucinógenas y toda enfermedad o anormalidad grave o incurable, física o psíquica de uno de los cónyuges, que ponga en peligro la salud física o moral del otro e imposibilite la comunidad matrimonial. Cf. Mujer, sexualidad y ley, op. cit., pp. 284-380.

76 Esta misma Ley anota como “en caso de desacuerdo acerca de los hijos se recurrirá al juez o al funcionario que la ley designe”. Ibid., p. 284.

77 Informante hombre, primera generación, estrato c.

78 En efecto, “la sentencia del divorcio disuelve el vinculo matrimonial y la sociedad conyugal, pero subsisten los derechos y obligaciones de los padres frente a los hijos”. Mujer, sexualidad y ley, op. cit., p. 379. Asimismo, la Ley 75 de 1958 dispone que “las mujeres pueden ser tutoras en los mismos casos que los varones transformando con ello el artículo 587 del Código Civil que las consideraba incapaces para el ejercicio de las guardas, salvo las excepciones previstas en la misma Ley”. R. Suárez, Derecho de familia, Τ. I., Santafé de Bogotá, Temis, 1998, p. 257.

79 Informante hombre, primera generación, estrato c.

80 Se hace referencia a una operación denominada tiempo ganado mediante la cual los más pobres en vez de dirigir el trabajo hacia el salario, lo dirigían hacia el producto, robándole tiempo al capital. Cf. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit. p. 74.

81 Informante mujer, primera generación, estrato b.

82 Informante hombre, primera generación, estrato b.

83 Informantes mujeres, primera generación, estratos b y a.

84 Informante hombre, primera generación, estrato d.

85 La intimidad se refiere a la operación a través de la cual las bisabuelas más ricas se hacían guardianas de su deseo. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., pp. 115-116.

86 Informante mujer, primera generación, estrato d.

87 Informante mujer, primera generación, estrato c.

88 Informante mujer, primera generación, estrato c.

89 Informante mujer, primera generación, estrato b.

90 Informante mujer, primera generación, estrato b.

91 Resistencia propia de las bisabuelas más pobres, quienes al renunciar al matrimonio ocupan el lugar del padre despótico, lo que hace que al interior de la familia todo diverja y converja a partir de ellas. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., p. 63.

92 Informante mujer, primera generación, estrato b.

93 Imágenes de mujer propias de las tatarabuelas y bisabuelas de las franjas más pobres, que oscilan entre la santidad y la brujería. Ibid., p. 113.

94 Imagen evidenciada en los análisis que hace Lawrence sobre la mujer en las distintas versiones paganas y monoteístas del Apocalipsis. Cf. Τ. H. Lawrence, El Apocalipsis, Barcelona, Montesinos, 1990, pp. 132-133.

95 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

96 Informante hombre, primera generación, estrato b.

97 Informante hombre, primera generación, estrato b.

98 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato a.

99 Simultáneamente con la Ley 1a de 1976 que establece las causales del divorcio, aparecen las comisarías de familia, las cuales se prestan como fiscales que aportan las pruebas ante el tribunal y “asisten a la mujer en estos casos en que el marido no cumple con sus obligaciones”. Mujer, sexualidad y ley, op. cit., p. 285.

100 La tercera causal del divorcio “recoge toda la violencia conyugal e intra-familiar, aunque esté referida en términos generales a la sufrida por la mujer y los niños, a manos del marido y padre, ya que de manera muy excepcional se da el caso contrario de ser el hombre el maltratado por la mujer y los hijos”. Ibíd., p. 375.

101 Informantes hombres, primera generación, estrato c.

102 Informante mujer, primera generación, estrato c.

103 Informante hombre, primera generación, estrato b.

104 Se trata de una de las expresiones de resistencia de algunas de las mujeres más ricas quienes, optando por hacerse cargo de su propio goce, fueron por completo excluidas de su clase social, si bien ello les permitió otras alternativas de acción que, de otra forma, jamás hubiesen sido posibles. Cf. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., p. 64.

105 La sentencia de 1980 del Consejero de Estado Jorge Arango, dice: “Al concubino ninguna obligación le impone, cuando menos la ley, por presiones religiosas; pero al ocuparse de los hijos naturales y hacerlos titulares de alimentos congruos y al preocuparse el Estado, con excepción de legislación especial de la defensa del niño, indirectamente protege a la madre, jamás como concubina”. Citado por Arias en Mujer, sexualidad y ley, op. cit., p. 366.

106 Informantes mujer y hombre, primera generación, estrato b.

107 Informante hombre, primera generación, estrato d.

108 Informante mujer, primera generación, estrato a.

109 La Ley 25 de 1992 establece el procedimiento para el caso del divorcio por mutuo acuerdo: “en la demanda los cónyuges manifestarán, además de su consentimiento, la forma como cumplirán sus obligaciones alimentarias entre ellos y respecto de los hijos comunes, la residencia de los cónyuges, el cuidado personal de los hijos comunes y su régimen de visitas, así como el estado en que se encuentra su sociedad conyugal”. Derecho de familia, op. cit., p. 221.

110 Foucault vincula el enunciado freudiano del Edipo con la emergencia de las sociedades disciplinarias desde finales del siglo XIX y el siglo XX. En sus palabras: “pero he aquí que el psicoanálisis, que en sus modalidades técnicas parecía poner a la confesión de la sexualidad fuera de la soberanía familiar, en el corazón mismo de la sexualidad reencontraba como principio de su formación y cifra de su inteligibilidad la ley de la alianza, los juegos mezclados de los esponsales y el parentesco, el incesto. La garantía de que en el fondo de la sexualidad de cada cual iba a reaparecer la relación padres-hijos, permitía mantener la sujeción con alfileres del dispositivo de la sexualidad sobre el sistema de la alianza en el momento en que todo parecía indicar el proceso inverso [...] El primer momento correspondería a la necesidad de constituir una ‘fuerza de trabajo’ [...] y de asegurar su reproducción [...] El segundo momento correspondería a la época del Spätkapitalismus donde la explotación del trabajo asalariado no exige las mismas coacciones violentas y físicas que en el siglo XIX y donde la política del cuerpo no requiere ya la elisión del sexo o su limitación al solo papel reproductor; pasa más bien por su canalización múltiple en los circuitos controlados de la economía: una desublimación sobrerrepresiva, como se dice”. M. Foucault, Historia de la sexualidad, I-La voluntad del saber, México, Siglo XXI Editores, 1986, pp. 137-139.

111 Si bien numerosos autores dan cuenta de esta transformación (cf. Las verdades nómadas..., op. cit., Mil mesetas, op. cit., El espectro posmoderno, op. cit., L’insécurité du territoire, op. cit., por citar algunos), aquí se la considera en el interior familiar donde todavía no ha sido analizada. De hecho, la ruptura de las ataduras de la pertenencia social, tales como edad y función, tiene fuertes repercusiones en los sistemas de autoridad y en las formas de alianzas de la familia.

112 La Ley 54 de 1990 transforma el nombre de concubinato por “el de unión marital de hecho”. Ibίd., p. 443.

113 A diferencia del Decreto 2820 de 1974, donde era el juez quien fallaba culpabilidad o inocencia y desde este fallo sentenciaba la custodia, ahora se privilegia el consenso para mediar la posible disputa. Ibίd., p. 184.

114 Informante hombre, primera generación, informante mujer, segunda generación, estrato c.

115 Informantes mujeres, primera y segunda generación, estrato c.

116 Informante mujer, primera generación, estrato c; informante hombre, segunda generación, estrato b.

117 Informantes mujeres, primera y segunda generación, estrato d.

118 Informante mujer, segunda generación, estrato a.

119 Este apartado ya fue publicado bajo el nombre “La subjetivación capitalista”, en Nómadas, No. 11, Bogotá, Universidad Central-DIUC, octubre de 1999, pp. 10-27. Aquí se presenta una nueva versión ampliada y corregida.

120 Como lo señala Bushnell: “aunque los conservadores desconfiaban de cualquier tipo de militancia laboral, practicaban cierto paternalismo condescendiente hacia la clase trabajadora. Bajo la presidencia de Ospina, Colombia adquirió un sistema de participación en las ganancias de la industria a través de bonificaciones anuales para los asalariados, medida adoptada por una temerosa clase dirigente, luego del 9 de abril”. Colombia una nación a pesar..., op. cit., p. 289.

121 Se entiende por “obrerización” el proceso mediante el cual, al tiempo que se sucede la disociación entre trabajo y oficio, característica del capitalismo, ocurre la del salario y el ingreso, típica del capitalismo tardío. Lo anterior hace del trabajo un medio y lo despoja de su precedente función de finalidad, por lo menos en los estratos bajos y medios. Tal transformación es analizada en detalle por Negri y Guattari cuando plantean que el tiempo (actual) del capital es “la capacidad de traducir toda secuencia de vida en términos de intercambio y sobredeterminación con la urgencia y la necesidad de las operaciones de cuantificación económica y mando político; el terror: es decir, la capacidad de aniquilación de todos los que se niegan a someterse. He aquí lo que caracteriza a la reestructuración de las funciones tradicionales del Estado y a la expansión indefinida de esas funciones sobre los gestos, la sensibilidad y los espíritus. Todo se pone en marcha para controlar los tiempos singulares de la vida, para reducirlos a los tiempos capitalistas, bajo la amenaza de aniquilación del ser [...] Bajo la égida de este terror se han situado, en primer lugar, la integración del capitalismo mundial y la reestructuración informática de la producción social”. Las verdades nómadas..., op. cit., p. 85.

122 Las operaciones mediante las cuales a los niños se les otorga su diferenciación por el consumo, tienen su inicio durante la generación de los abuelos más ricos. Estas primeras, se orientan a inculcarle al niño responsabilidad hacia sus deseos, lo que los vuelca al deseo de consumir productos que puedan volverse rentables, al tiempo que se les deja un espacio para satisfacer un capricho no rentable. Cf. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., p. 70.

123 Informante mujer, primera generación, estrato c.

124 Informante hombre, primera generación, estrato c.

125 Mecanismo denominado tiempo debido, particular de las familias pertenecientes al estrato medio, para quienes “el consumo es regulado por una noción de felicidad que impone una serie de necesidades, cuya satisfacción implica comprometer anticipadamente el valor de la fuerza de trabajo, fijando un monto obligatorio de gasto, para cada fragmento de tiempo. Ello origina una forma de gasto adelantado que requiere del endeudamiento en tiempo de la fuerza de trabajo para acceder al crédito como la única manera posible de cumplir con el gasto obligatorio”. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., p. 84.

126 Informante hombre, primera generación, estrato c.

127 Informante hombre, primera generación, estrato b.

128 Informante mujer, primera generación, estrato b.

129 Informante hombre, primera generación, estrato b.

130 Informante mujer, primera generación, estrato d.

131 Se trata de la imbricación operada entre razón y potestad divina que sólo permitía que fueran gobernantes legítimos los tatarabuelos y bisabuelos pertenecientes a la elite. Esta razón incluía el azar, en tanto juego perverso donde se incitaba al mismo tiempo a Dios y al Diablo. Maquinaciones sutiles de la violencia, op. cit., pp. 47-52.

132 Informante mujer, primera generación, estrato d.

133 Informante hombre, primera generación, estrato b.

134 Informante mujer, primera generación, estrato c.

135 Informante mujer, primera generación, estrato b.

136 Informante mujer, primera generación, estrato b.

137 Informante hombre, primera generación, estrato b; informante hombre, primera generación, estrato a; informante mujer, primera generación, estrato a.

138 Negri señala: “llega un momento en que la apropiación obrera del valor del producto separa salario de cantidad de trabajo realizado, rompiéndose la equivalencia del cambio fuerza de trabajo-salario e invirtiéndose el proceso. No se puede hablar ya de plusvalía o sea de utilización capitalista del valor de uso de la fuerza de trabajo, sino de utilización proletaria del valor de uso de la propia fuerza de trabajo. El proletario empieza a reapropiarse del sobretrabajo según sus propias necesidades”. Negri citado por S. López, en “Marx, más allá de Marx”, Barcelona, Anthropos, No. 144, mayo de 1993, pp. 65 y 66.

139 El obrero transversal es aquel que ya no se identifica por su pertenencia a una clase, sino por sus enlaces en red, lo que hace que cualquiera, con independencia de otras categorías sociales tales como lugar, edad, etc., pueda vincularse con cualquiera, a través de otros medios de conexión, desprendidos de la tecnología o, como lo dice Virilio, de la nueva alianza militar, científica y técnica. Este proletario transversal, también llamado con garantías, se corresponde con el índice de obrero blanco, americano (o europeo) y medio. Cf. Las verdades nómadas..., op. cit., pp. 99-104.

140 A principios de los años ochenta, mientras que en países como Colombia el empleo industrial decayó atribuyéndole su descenso a la organización laboral que demandaba su participación en la fijación de los salarios, en otros países del Tercer Mundo éste aumentó al trasladarse a ellos las fábricas del Primer Mundo, puesto que la mano de obra no organizada tenía un valor irrisorio. Lo que se denomina “recesión del ochenta” tuvo que ver con estos procesos que abarataron los costes de producción por su ubicación foránea, mientras disminuyeron la producción en los países desarrollados. Cf. Los fantasmas del capitalismo, op. cit., pp. 83-89.

141 Al respecto Negri y Guattari afirman: “La primera determinación fundamental del CMI consiste en producir un modelo de subjetividad tripolar [...] Estos tres polos son: un polo elitario, que comprende tanto al estrato dirigente y los estratos tecnocráticos del Este y el Oeste, como a los del Tercer Mundo; un polo con garantías que atraviesa las diversas estratificaciones de clase; un polo sin garantías que recorre de igual manera todo estrato de la sociedad [...] Es evidente que la base esencial de la producción contemporánea se apoya en la masa fluctuante constituida por esta maraña y esta dosificación continua de garantismo y no garantismo. Los sin garantías constituyen un punto de apoyo fundamental para la instauración del poder capitalista; allí cobran consistencia las instituciones de la represión y de la marginalización”. Las verdades nómadas..., op. cit., pp. 99 y 100.

142 El énfasis del capitalismo actual en las redes de distribución da cuenta de una mutación capitalista, donde el plusvalor ya no se obtiene de la producción, sino de la sobreproducción. En palabras de Deleuze: “El hombre ya no está encerrado sino está endeudado. Sin duda, una constante del capitalismo sigue siendo la extrema miseria de las tres cuartas partes de la humanidad, demasiado pobres para endeudarlas, demasiado numerosas para encerrarlas”. Conversaciones, op. cit., p. 284.

143 Informantes mujeres y hombre, primera generación, estrato d.

144 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

145 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato b; informantes hombres y mujeres, segunda generación, estrato b.

146 Informantes mujer y hombre, primera generación, estrato a.

147 Aduce Virilio: “Si las tecnologías del teletrabajo liberan a los empleados de su empresa, la jornada de ocho horas y las restricciones propiamente geográficas de la fábrica se convierten, a su vez, en conceptos sociales superados. Los gestos y los lugares que aún ligaban entre sí a los empleados aparecerán mañana como rituales obsoletos, conllevando la alta movilidad y la ubicuidad del trabajo [...] una multitud de inconvenientes, en particular, el de no permitir la distinción entre los períodos de descanso y trabajo remunerado, amenazando este último con expandirse a todo el espacio privado y a todo el tiempo del que todos creían aún disponer libremente”. P. Virilio, La velocidad de liberación, Buenos Aires, Editorial Manantial, 1997, p. 105.

148 Dice Nietzsche: “[En los hombres valientes] la equivalencia viene dada por el hecho de que, en lugar de una ventaja directamente equilibrada en el perjuicio, al acreedor se le concede, como restitución y compensación, una especie de sentimiento de bienestar [...], el goce causado por la violentación... [En constraste] en todos los lugares donde se ha ejercido justicia [...], vemos que un poder más fuerte busca medios para poner fin, entre gentes más débiles, situadas por debajo de él [...], al insensato furor del resentimiento, en parte quitándole de las manos de la venganza el objeto del resentimiento [...], en parte inventando, proponiendo y, a veces, imponiendo acuerdos, en parte elevando a la categoría de norma ciertos equivalentes de daños, a los cuales queda remitido de una vez por todas, el resentimiento”. F. Nietzsche, La genealogía de la moral, Madrid, Alianza Editorial, 1992, pp. 73-74 y 85-86.

149 Negri y Guattari señalan al respecto: “El nuevo capital pone todo en marcha para controlar los tiempos singulares de la vida, para reducirlos a los tiempos capitalistas bajo la amenaza de la aniquilación del ser [...] Bajo la égida de este terror se han ubicado, en primer lugar, la integración del capitalismo mundialy la reestructuración informática de la producción social”. Las verdades nómadas..., op. cit., p. 85.

150 En palabras de Benson y Bleitrach: “A partir de los fracasos de los años setenta, en particular el de la guerra de Vietnam, las modalidades de intervención norteamericanas fueron repensadas por las fuerzas militares de los Estados Unidos. Se trataba, en primera instancia, de poner una mayor atención a los aspectos mediáticos, a la adhesión de las opiniones públicas y, entonces, de aparecer como los defensores de la democracia y de sus justas causa, o por lo menos de ocultar los aspectos sangrientos de la operación, de practicar el secreto con la colaboración activa de las fuerzas locales. Se trataba luego de utilizar la superioridad tecnológica y económica par a limitar al máximo las pérdidas militares aún a costa de un acrecentamiento del número de pérdidas civiles. En fin, en ese tipo de conflicto, se borra la distinción entre lo militar, lo policivo y lo paramilitar. Este dispositivo tienen un nombre el de guerra o conflicto de baja intensidad”. E. Benson y D. Bleitrach, “La paix éternelle ou la guerre de basse intensité,” en Chimères, No. 33, París, 1998, p. 154.

151 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato d.

152 Informante mujer, segunda generación, estrato c.

153 Informantes hombres, primera y segunda generación, estrato c.

154 El modo de vigilancia que propicia el control, está sustentado en la inteligencia como un desarrollo de la función de protección. En palabras de Benson y Bleitrach: “Varias técnicas que van desde la tortura a la explotación de fenómenos parapsicológicos con fines militares: la desmoralización frente a la ausencia de salidas, la instalación de sus propios agentes en el seno del dispositivo enemigo y otras técnicas menos conocidas, como la utilización de la paranoia para aumentar las capacidades de vigilancia [...] Todo esto se resume en un concepto, el de defensa paranoica”. “La paix éternelle ou la guerre de basse intensité”, op. cit., p. 159.

155 Informantes mujeres, segunda y primera generación, estrato b; informante hombre, primera generación, estrato b.

156 Informantes hombres, primera y segunda generación, estrato a.

© Siglo del Hombre Editores, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter