Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El particular desorden de la periferia

 | 
Mónica Zuleta Pardo
, 
Gisela Daza Navarrete

I. El nombre propio

Texte intégral

1Durante el siglo XX, mientras en algunas de nuestras interacciones sociales ocurrieron cambios considerables, otras se mantuvieron inalterables, entretejiéndose, así, manifestaciones de la identidad que convirtieron a Colombia en un territorio complejo y en constante tensión. No obstante, dicha combinación de permutación e inalterabilidad, concomitante con mecanismos específicos de socialización, se dispone, en los albores de este siglo, a seguir nuevas rutas.

2Sí, hoy, en Colombia, se están creando disposiciones favorables a la conformación del espacio propicio al trabajador libre. Banal puede parecer esta circunstancia, sobre todo para las posturas liberales que no encuentran coincidencia entre la emergencia del derecho positivo y el capitalismo y consideran al acto de representación de donde emanó el Estado moderno un asunto de acceso a la mayoría de edad (aquél privativo de los pueblos de alma blanca, cristiana y benevolente, al parecer los únicos competentes para el florecimiento del pacto social). Igualmente, la conformación de este espacio puede revelarse ridicula para ópticas que evidencian la presente concreción productiva, la de la separación de las fuerzas del capital y el trabajo. Empero, desde nuestra perspectiva, la posibilidad del trabajador libre señala un acontecimiento crucial para el país donde se aúnan situaciones capaces de instaurar distintas formas de relación y nuevos cánones de la pertenencia.

3Un número de analistas económicos colombianos concuerda en situar a los años treinta como la fecha cuando se inició en el país el capitalismo, en cuanto se instaló la pugna de las clases sociales, aquella de la tensión constante y que demarcaba las franjas de la burguesía y el proletariado, concomitante con la liberación del dinero y el trabajo. Sin embargo, aunque esta fecha marcó ton cambio radical en las tendencias productivas del país, éste se acompañó por viejos hábitos, lo que provocó una gran brecha entre el modo de producción gestado a partir de entonces y el operar estrictamente capitalista. De hecho, además de esta gran mutación, ocurrieran durante este siglo, a nuestro entender, otras dos metamorfosis sociales, una en los años cincuenta y otra en los años setenta y, en ninguna de ellas, se generaron las condiciones para el actuar capitalista. Precisamente, si bien se amplió el rango de la influencia del derecho al incluirse en la normatividad cada vez un número mayor de franjas excluidas, se favorecieron las alianzas entre pequeños grupos, lo que circunscribió a lo privado la conformación de los colectivos y creó novedosas expresiones de exclusión.

4En los años treinta, durante la primera metamorfosis social del siglo XX, la que dio pie a la constitución del Estado liberal a la par que hizo brotar el proceso de industrialización favorecedor de la conformación de la masa anónima, floreció un mecanismo elitista de interdicción política y económica que impuso una expresión excluyente y arrogante de lo legislativo, sustentada en el derecho divino. Igualmente, en los años cincuenta, durante la segunda metamorfosis social que conforma al Estado de bienestar, si bien se llevó a cabo una extensión de la acción de lo público, también se estableció una forma de acción del derecho sustentada en lo caritativo. Finalmente, en los años setenta, durante la tercera transformación social instauradora de un Estado neoliberal, al mismo tiempo que en el espacio de lo público se permitió la extensión de la laicización y se permutó el derecho elitista por el derecho positivo, la masa obrera, en vez de acceder a este último, ingresó a una zona en la que la legislación le fue concedida.

5Se erigió, entonces, una manifestación del derecho que denominamos derecho de propiedad la cual, al establecerles a los flujos del capital y del trabajo requisitos que los obligaron a seguir unos derroteros específicos, se antepuso a su libre movimiento. Ciertamente, por un lado, la condición de obrero estuvo sujeta a quien portaba el nombre, en cuanto era quien otorgaba el don de trabajar y, en razón de lo mismo, estuvo ligada del todo al avasallamiento, maniobra de subordinación por la que el trabajador libre se tornó en un servidor. Por otro lado, el dinero se asoció a una prerrogativa desde la cual se determinaron las exigencias para su acceso y su tránsito. Así, los requisitos emanados de los privilegios que fijaron rutas anticipadas para la circulación de la riqueza y, a la vez, convirtieron al obrero en siervo, se consolidaron como lo más característico de nuestras maneras de interactuar.

6Acontecimientos divergentes, no obstante, surgidos hace poco, se han atravesado a esta manifestación ventajosa del derecho. Estos, como el narcotráfico, acompañados por la propagación de la globalización, han gestado un amago capitalista donde el dinero y el trabajo pueden circular basados en la lógica de la plusvalía al liberarse de las ataduras que los dirigían hacia los privilegios. Lo anterior ha hecho florecer la pugna entre clases y, en consecuencia, la zona propicia para la actuación del derecho positivo, aquella gobernada mediante la distribución de la ganancia. Simultáneamente con dicho intento, se han alterado las tradicionales ataduras morales, lo que ha trastornado, incluso, los más arraigados sistemas de autoridad.

7Los recientes acontecimientos que favorecen la emergencia del trabajador libre reúnen, pues, un conjunto de elementos cuya puesta en común confiere alternativas de variación para algunos de los hábitos inalterables de nuestra identidad. Ahora bien, anticipar el posible impacto de estos acontecimientos requiere, primero, hacer explícito aquello que constituye la especificidad de las costumbres que vienen acompañando el transcurrir colombiano, si bien adaptadas a las exigencias de los cambios de los tiempos.

8Justamente, uno de los rasgos más específicos del país es aquel mediante el cual se erigió la moral del poseedor a través de una jerarquía con la que se le impuso a la nación un nombre propio en el sitio destinado a la pureza del linaje. Ello nos llevó a asignarle sólo al extranjero la potestad de la dignidad y a aceptar el juicio condenatorio del conquistador quien nos atribuyó el carácter indigno de la mezcla y nos hizo portarlo en el interior de cada uno. Tal circunstancia provocó una confusión en los límites de separación entre lo propio y lo ajeno y apremió a ensamblar nuestra identidad mediante una mezcla de fragmentos, donde las maniobras de inclusión se plegaron a intereses específicos y circunstanciales. Lo anterior designó como únicos pertenecientes a quienes adquiriesen el estatuto de poseedor y esgrimiesen un nombre propio junto con sus haberes. En consecuencia, los poseedores alcanzaron la mayor semejanza con lo digno, lo que les confirió el poder sobre la existencia del indigno. Este último, al carecer de nombre y de dominio, gozó del valor relativo al incapaz.

9Engullir el rasgo de indignidad nos situó en la posición del redimible y le asignó al conquistador —al hombre blanco, extranjero, libre de mestizaje— la de salvador. Circunstancia que nos encaminó a esperar eternamente al salvador y, al tiempo, a someternos a su apoderado, objetivado en el poseedor, quien, al asemejarse más al hombre blanco, ocupó los grados de menor indignidad. Puesto que al apoderado al gozar de impureza, no se le atribuyó jamás el poder de salvación, su obrar, en cambio de ostentar la idoneidad necesaria para la purificación, condición para la transformación del redimible en impoluto, sólo ostentó la idoneidad necesaria para la protección. Por consiguiente, el apoderado, mediante la protección, se habilitó para grabar en el condenado la marca de impureza y, al tiempo, instó al inferior a implorar por el socorro. Y, a su vez, el condenado, perpetuamente en busca de sostén, se hizo cargo de su vida en tanto gracia desprendida del salvador y le atribuyó a su existencia el carácter de don emanado de la delegación.

10La jerarquía así emplazada incitó tipos de interacciones sociales tendientes al acceso a lo privado, dado que, al inclinarse hacia la protección, favoreció un conjunto de acciones donde cada uno fue impelido a encontrar sus singulares artimañas de socorro. Al constituirse las marcas indispensables para distinguir entre lo que incluye y lo que excluye, se erigieron los cánones de la pertenencia sustentados en la posesión y la ostentación de ciertos signos, con los que se instauró el procedimiento de graduación perpetua. A cada individuo, entonces, le fue demandado blandir los signos de posesión representantes de su menor o mayor grado de impureza, lo que le permitió ocupar determinadas posiciones en la jerarquía desde donde excluir al otro, al plegarse ante los ocupantes de los puestos de superioridad y al plegar a los ocupantes de los de inferioridad. No obstante, al constreñir al poseedor o al desposeído a enarbolar sus marcas, el acto de sumisión o de poder fue gestado frente al nombre propio y no frente a la posición.

11La singularidad del acto de sumisión se ligó con una característica adicional, la desobediencia. Precisamente, en las situaciones en las que la desobediencia acompañó la articulación de la regulación con la ley, en cambio de asignarle a las regulaciones el carácter de mediación inherente a la construcción del Estado moderno, las convirtió en bienes tangibles y transables. Ello generó caminos divergentes para la conformación de la masa, tendientes a edificar sistemas de reglajes circunscritos a demandas específicas, cuya principal propiedad residió en su propensión por la supervivencia, lo que bifurcó las reglas tradicionales de organización social. En consecuencia, la sumisión al nombre propio, en vez de a la posición, abrió hiatos por donde se deslizaron otros tipos de relaciones sociales.

12Al entrar en contacto con las nacientes acciones, el rasgo de desobediencia le abrió campo a un conjunto de eventos tales como el amago productivo del narcotráfico, el margen del excluido político y, también, a la nueva materialización de lo femenino. Desde entonces, se han emplazado nuevos poseedores, los emergentes, quienes se han adueñado de marcas de distinción con las que se habilitan para acceder al espacio de las prerrogativas. Igualmente se han situado las guerrillas, quienes han construido un lugar para habitar, donde entran en contacto con el capitalismo. Asimismo se han posicionado las mujeres, quienes se han apropiado del espacio de la vigilancia con el cual ingresan a la esfera de lo público. Todo ello, además de conducir a la privatización del derecho a la par que a la especialización del Estado y dar pie, durante la década del noventa, a una cuarta metamorfosis social, la de la preponderancia de lo individual sobre lo colectivo, también arrastra una tentativa de resquebrajamiento de los lazos sociales sustentadores de la sumisión al nombre propio.

13Concomitantes con las circunstancias de liberación, han brotado desórdenes característicos de la fuerza inherente a la emancipación. Malditos, estos ríos de potencia desbandada, han encontrado sus medios espontáneos de ordenamiento, por ejemplo, mediante su conformación en redes que, al unísono, empoderan el vínculo común y vigorizan cada conexión individual. Sin embargo, la fuerza intensa de la multitud siempre ha sido utilizada por los diversos poseedores y ha sido dirigida hacia fines predeterminados.

14Pese a que la multitud resulta manipulada, engullir el rasgo de indignidad le ha permitido escabullirse, puesto que, desde su llegada a la ciudad en la primera migración de los cincuenta, sus integrantes abandonaron la creencia en la moral usual si bien ésta los ha atrapado al constreñirlos a extraer de ella el usufructo. En virtud de lo mismo, desde entonces, aunque la multitud se ha sometido al destino impuesto por los poseedores, lo ha hecho motivada por el provecho que de ello ha podido obtener, sin compartir su fe. De esta pugna entre la repulsión y la atracción con la moral común se desprende la fortaleza y la debilidad de la masa. Fortaleza en cuanto la masa indigna ha parecido aceptar su maldición y no buscar medios de redención distintos de los de la supervivencia surgidos de una manifestación del derecho que no le apremia a compartir los dioses de los blancos. Debilidad puesto que los sistemas de reglas, provenientes de la organización espontánea de la multitud, han impedido el florecimiento de la masa anónima y, es este colectivo, a nuestro entender, el único facultado para construir una nación dentro de las exigencias monoteístas de la modernidad.

15La potencia de fortaleza y debilidad de la masa, aunada a los recientes movimientos de emancipación, hace brotar una fuerza liberadora en los intersticios que componen actualmente a lo social. Acontecimiento que facilita la conformación del espacio del trabajador libre al constituir, otra vez, la posibilidad de un campo donde es factible el obrar del anonimato.

16El espacio donde sobreagua la masa desbocada, de la que hoy nace la posibilidad del trabajador libre, es un indicativo de la fragilidad desplegada por el presente pacto entre poseedores, aquel sobre el cual, desde hace un poco más de dos décadas, se ha venido soportando nuestro Estado. Asi, la importante ampliación de la multitud de reserva de la producción, junto con una disminución igualmente importante del capital, ha venido produciendo un exceso de mano de obra y un déficit de capitalistas, a la par que ha venido aumentando la magnitud de los dominios de los poseedores.

17El actual debilitamiento del pacto es consecuencia de la especialización de la tarea del Estado, del fortalecimiento del margen solicitado por éste para poderse sustentar y de la aparición del obrero en tanto trabajador libre. De dicho conjunto de circunstancias está naciendo un modo de interacción en donde pierde peso el tradicional maniobrar de las prerrogativas y se anula, así, una de las orientaciones de la fuerza desbordada de la masa, al tiempo que a ésta última se la exorcisa del miedo a la moral de donde extrae el usufructo. La naciente tendencia se basa, pues, en el desplazamiento de la ubicación central del nombre propio ocupada desde siempre, en el concierto de exclusiones y privilegios sucesivos que fundan las alianzas propiciatorias de lo nacional.

18La novedad no sólo es el resultado de condiciones materiales que han terminado por supeditar del todo el campo a la ciudad y han originado la ola migratoria con la que se crean las megametrópolis del Tercer Miando, sino, además, es producto de las condiciones culturales articuladas con ellas, una de cuyas manifestaciones es el rompimiento de las relaciones que apremiaban a los obreros a suplicar por el trabajo y a acogerse al amparo del debido socorro de quien esgrimía los menores grados de impureza y ostentaba las adecuadas marcas de posesión. También es fruto de los procesos sociales que han azuzado a corrientes campesinas a desligarse de la tierra. Además, lo es de la táctica conducente a permutar el oficio por el empleo, lo que obliga a instalar el ingreso, grupal e individual, en el anterior emplazamiento del salario. Así como de la instauración de la proclama del acceso masivo a la posesión, lo que produce un nuevo sueño colectivo. Incluso, es fruto del ocio que ha inundado a algunas de nuestras familias desde hace un tiempo y les ha facilitado un tiempo libre. Asimismo del desplazamiento de la moral, dado que el Estado cada día ha venido extendiéndose y, con ello, ha ido germinando un movimiento de laicización en pugna con la moral del poseedor, aquella que equipara el nombre propio, la propiedad y los menores grados de impureza. Igualmente es producto de la propagación de la globalización, con la cual el Estado ha tornado a muchos reservistas de la producción en usuarios, lo que ha trasladado la autoridad tradicional de la familia a otra ubicación e insertado en su lugar una pluralidad posible de vías de llegada a la posesión, cada una con su artilugio de mercadeo. En fin, la tendencia arrastrada por la actual posibilidad del trabajador libre concuerda con una multiplicidad de sutiles variaciones, todas ellas atravesadas por potencias de fuga.

19La constitución de dicho espacio, empero, a la par que ha posibilitado la expresión de la intensidad de la masa, ha exigido enfrentar circunstancias que implantan, también, sutiles procedimientos que revitalizan el maniobrar del nombre propio. Ciertamente, estos procedimientos, inmersos en las estratagemas globalizadas del libre mercado, están habilitados para erigir expresiones terribles de sometimiento bajo las banderas de la especialización y la privatización. De hecho, dichas estratagemas han germinado en todas partes propagando la táctica de seglaridad relativa a la globalización. Han convertido en amenaza a lo cercano y en alianza a lo lejano; han creado los estilos de vida propios del caos y el orden que tornan a cada cual responsable de sí; han introducido la necesidad de la diferenciación individual en cada uno de los miembros de la familia. Y, sobre todo, han insertado en lo social las formas del fascismo y el totalitarismo, maneras de contener la fuerza inherente a la emancipación. No obstante, no olvidemos que, a su vez, estos artilugios han facilitado desalojar la moral tradicional, al anteponerle a la única “verdad” un conjunto de “mentiras”.

20Ha brotado, entonces, un nuevo personaje, el joven, cuya principal tarea en la familia consiste en inventar métodos de subsistencia. Este personaje es quien ha iniciado la ruptura definitiva con las tradicionales ataduras morales, hasta ahora con un solo propósito: defender por una paga la posesión de otro y, por tal vía, su propia posesión.

21El florecimiento del joven le ha impregnado diferentes intensidades a la masa desbocada. En efecto, él es quien ha movilizado los comandos justicieros de los actuales dueños, los poseedores fascistas y totalitarios, apropiados de la jurisdicción para dictaminar el veredicto que condena a muerte a quien se interpone en el fluir del camino de la posesión; es a este obrero de la muerte, esclavo de dichos reyes, a quien nuestra particularidad ha denominado con el nombre propio de “sicario”, “maceto” o “guerrillo”, haciendo gala de su vieja costumbre de asignarles almas a los apelativos y, por su mediación, esencias de bondad o de maldad. En realidad, este joven sólo es un obrero-mercenario, obediente a la consigna de su patrón.

22El joven, empero, también gpza de un resquicio por donde puede colarse la acción autónoma, en cuanto, por una parte, está armado y sin miedo y, por otra, descansa en él el sueño de advenir en poseedor, además de la misión de coadyuvar en la provisión familiar. Aspectos todos susceptibles de cambiar la defensa por la ofensa. ¿No será al joven a quien le corresponda canalizar el deseo desbordado que está brotando hoy de la intensidad de lo común, lo que lo convertiría en el elegido por la masa para instituir otro orden y, con éste, un nuevo pacto social?

23Convergen así, la especialización del Estado, según los cánones de la privatización, con el nacimiento político del joven y el florecimiento de la dirección capitalista de la globalización. Se puede entonces suponer que la convergencia nos prepara un nuevo renacer del viejo mito, cuyas primeras expresiones reúnen al anarquista local, quien ha perdido el miedo y ha desalojado de su alma la moral acostumbrada, con el justiciero transversal, dueño y administrador de la vida, quien metamorfosea y le da otro aire al usual obrar del nombre propio. Justamente, en la Colombia de hoy, a la vez que cada individuo se muestra susceptible de blandir sus respectivas armas con miras a ostentar la ley, su ley, aparecen señales insinuadoras del deseo común de construir otro orden.

© Siglo del Hombre Editores, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540