Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El particular desorden de la periferia

 | 
Mónica Zuleta Pardo
, 
Gisela Daza Navarrete

Introducción*

Texte intégral

  • * Este libro toma como base los resultados de la investigación Familia, socialización y violencia Fa (...)

1La multiplicidad de problemáticas sociales que constituyen la violencia obliga a emprender una tarea que, más allá de la constatación de la apropiación abusiva del derecho de la vida de otro, pretende la descripción de algunos de los mecanismos que hacen posible que un número de nuestras prácticas cotidianas sea un ámbito de expresión de la crueldad, aquel que hoy dispone los cánones de distribución de la muerte de los colombianos. Por ello este libro, escrito a partir del acontecer cotidiano de las familias urbanas, conecta los hilos mediante los cuales se configuran el privilegio y la exclusión, el sometimiento y la resistencia, la exuberancia y la escasez, modos de la interacción social que reiteran sin cesar la particular historia que, quizás desde la Conquista del continente americano, nos condena a ocupar el lugar de quien ha de ser civilizado.

2Este texto versa entonces sobre la violencia, un poco a la manera de Stendhal que atraviesa los torbellinos de la guerra, o como sugiere James deshacer los embrollos de la perversión. Su composición no se ancla en la lógica que usa la métrica de lo horrendo para erigir a la medida como el objeto del suceso; como tampoco lo hace en la lógica que devela motivos para instaurar la conciencia individual en tanto autora intencional del crimen. Pues aquello que establece esta singular violencia como un rasgo distintivo de nuestra identidad, desilusionémonos, en muy poco difiere de la brutalidad con la que Occidente se ha creado y ha creado los personajes del conquistador y el conquistado para dejarnos a todos la gracia de la semejanza.

3Nuestra particularidad, al igual que todas aquellas producidas por las luchas que pugnan por la emergencia de un pueblo, al igual que todas aquellas por las que se afianza uno u otro modo de organización social, expresa el obrar conjunto de las violencias del caos y el orden. Motivo éste por el que se recorren algunos de los eventos por los que nuestro país ha transitado en los últimos cuatro decenios. Historias de familia cuya secuencia proviene de tres generaciones y son las memorias con las que se forjan las rutinas de la sujeción y de la emancipación, las costumbres de la obediencia y de la desobediencia, los rituales del provecho y de la explotación y con las que se renueva el mito perpetuo de la vida y la muerte.

4Insistir en lo cotidiano, en lo familiar, es una forma de atreverse a mirar, sin el encuadre de veracidad que las medidas parecen ostentar, las prácticas comunes con las que se constituye la cultura cuando no se la quiere comprender como esencialidad o hado. Sino más bien captarla en su potencia de repetición que, en ocasiones, engendra un ínfimo movimiento por donde se incorpora una transformación en tanto germen de nuevas prácticas cuya reiteración las torna, igualmente, comunes. Ello a pesar de que nuestra vanidad se resiste a reconocer, en la similitud con el otro, la generalidad que la cultura esgrime en la nimiedad cadenciosa del vivir, ya sea en el suburbio o en el tugurio del mundo.

5La escritura del texto desbroza entonces la arrogancia del acto de supervivencia para que resurja en su simplicidad. En ella acaece el miedo, el temor y la angustia de lo que cobardemente somos y que nos obliga a cargar con la vergüenza que acarrea ser parte de lo humano; en ella acaece el denuedo, la audacia y el coraje, de lo que valientemente somos y que nos hace afrontar la alegría que nos provoca ser parte de la vida. Pero optar por lo simple demanda seleccionar instrumentos adecuados del pensar para afinar con precisión la lente y resguardar la mirada de la banalidad que confunde asir lo común con dictaminar un veredicto. Ni elogio de la violencia, tampoco espanto, este texto sólo la describe pues es esa la manera como se entromete con ella para lo mejor y para lo peor.

Notes de fin

* Este libro toma como base los resultados de la investigación Familia, socialización y violencia Fase II, cofinanciada por Colciencias y la Universidad Central y desarrollada por la Línea de Investigación en Socialización y Violencia del Departamento de Investigaciones de la Universidad Central (DIUC).

© Siglo del Hombre Editores, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540