Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Comunicación - Educación

 | 
Carlos Eduardo Valderrama H.

III. Travesías

Culturas juveniles urbanas y convivencia democrática: el caso de “muchachos a lo bien”

Germán Franco Díez

Texte intégral

“Qué alegría cuando nos damos cuenta de que los pueblos están tan cerca unos de otros a través de sus poetas!
¡Que sólo la política separa a los hombres: los cabildos y los concejos!
Un día, cuando el hombre sea libre, la política será una canción!
Walt Whitman

1Las ideas que voy a compartir con ustedes no son mías. Son el resultado de más de cinco años de conversaciones y lecturas sobre el tema. En ellas han intervenido los funcionarios de la Corporación Región en Medellín y los de la Fundación Social: Rubén Fernández, Alonso Salazar, Jorge Mario Betancur, Bernardo Toro, Ricardo Corredor, Germán Muñoz, Martha Rodríguez, Francisco Correa, Javier Mejía, Nelson Gaviria y, obviamente, los jóvenes con quienes hemos trabajado.

2Whitman comienza en Canto a mí mismo:

3“He aquí que tú o yo; o la mujer, hombre o estado; conocidos y desconocidos, parece que construimos sólidas riquezas, fuerza, belleza, pero, realmente, construimos imágenes”. Relacionando estas dos citas del poeta norteamericano quisiera arriesgar un supuesto sobre el cual descansa este escrito: Los jóvenes son poetas (creadores) de imágenes que, con ellas, construyen (o destruyen) el futuro desde el presente.

4¿Cómo explicar a los jóvenes? ¿Cómo explicar la poesía? Difícil desde la razón. Esto implicaría que la razón, la lógica y los discursos no serían suficientes para ver en los jóvenes lo que necesitamos ver. Harían falta muchas otras cosas, que muchas veces la disciplina del investigador o del científico no satisface. ¿Cómo, entonces, intervenir socialmente en un sector de la población que a veces no se deja explicar?, un sector que nos cambia las preguntas cuando estamos empezando a encontrar las respuestas? ¿Cómo establecer con los jóvenes una relación pedagógica que no elimine sus posibilidades creativas?

5Esas preguntas nos han guiado para trabajar con jóvenes en Medellín. No me creo capaz de encontrar las respuestas, pero permítanme hacer algunos comentarios a partir de nuestra vivencia en el diseño y realización de Muchachos a lo bien. Mi intención al compartir estas ideas con ustedes es que ellas sirvan, al menos, para comprender mejor la complejidad de la pregunta por los jóvenes.

6En el mejor de los casos, espero proponer en este escrito una experiencia pedagógica para la formación de ciudadanos jóvenes. Esta pedagogía exige comprenderlos en la complejidad de su entorno físico e imaginario, aspecto del cual trata la primera parte del ensayo. Pero también es necesario implementar estrategias pedagógicas coherentes con esa manera de comprender el entorno de lo juvenil; es decir, si aceptamos por ejemplo que entre los jóvenes urbanos de hoy lo audiovisual juega un papel importante como espacio de socialización, nuestras estrategias pedagógicas deberán estar marcadas por una propuesta estética. De la misma manera, si nuestra propuesta de ciudadanía es democrática y entonces está inspirada en el noble ideal de una sociedad construida por todos y donde todos quepamos, la formación de estos ciudadanos deberá ser un proceso pedagógico incluyente, que no solo acepte la existencia de lo diferente, sino que lo promueva y que estimule el conflicto entre los diferentes como motor real de transformación; y allí los jóvenes no sólo tienen mucho que expresar, sino mucho por enseñarnos.

7Voy entonces a mencionar algunos aspectos relacionados con la pregunta por lo juvenil y luego haré referencia al caso del proyecto Muchachos a lo bien como un caso en el que son aplicables las preguntas mencionadas.

LO JUVENIL

8Quisiera que para este ejercicio nos desarmáramos de nuestro afán de comprender a la juventud. Este afán heredado consiste en creer que los jóvenes conforman hoy, como en otras épocas, un movimiento homogéneo: la juventud, con aspiraciones sociales unificadas y compartidas por todos los jóvenes. En ese caso bastaría encontrar esas aspiraciones para comprender a la juventud. Pero tal vez ese ejercicio racional es demasiado sencillo, sospechosamente sencillo... y, lo más delicado, puede conducirnos a alternativas poco acertadas de intervención con jóvenes. De paso aprovecho para proponer el concepto de “interactuación” en reemplazo del más usado “intervención”, como una primera propuesta.

Lo juvenil no se deja homogeneizar

9En los sesenta la juventud era hippie. Los jóvenes fumaban marihuana, eran irreverentes, contestatarios, anti-adultos; tenían similares creencias, modas, rituales, hábitos, costumbres; formas semejantes de ver el mundo y de soñarlo y muy similares maneras de expresarse ante él. Se puede hablar del movimiento hippie como EL movimiento juvenil de los sesenta, como condición identitaria de la juventud de los sesenta. En los setenta la juventud era “zurda”. También los jóvenes tenían idénticas maneras de pensar y sentir el mundo y de manifestar su deseo por transformarlo.

10Pero hoy, ¿qué caracteriza a la juventud? O, mejor aún, ¿hay algo que caracterice a la juventud hoy? Tal vez la única regularidad es que no hay UN movimiento juvenil, que busque transformar el mundo contra un supuesto mundo adulto, al que hay la necesidad de enfrentar con irreverencia, rebeldía o modas. Supongamos, entonces, como dice Germán Muñoz, que LA juventud no existe. Partimos del supuesto errado de creer que la juventud existe y buscamos cómo se manifiesta. Basados en nuestra experiencia pasada, damos a la juventud de hoy una mirada con ojos de adulto, una mirada que no nos deja ver.

Espacios y tiempos diferentes y diversos

11Hoy los jóvenes no tienen como referente espacial de su infancia la finca del papá o del abuelo, por ejemplo. Ya no sólo se trata de jóvenes que viven en espacios diferentes a los de las generaciones anteriores, sino que perciben el espacio de otra manera. En el auge del narcotráfico en Medellín, por ejemplo, el referente espacial por excelencia de los muchachos de Castilla no era el centro de la ciudad, sino el condado de Queens, donde vivían familiares y amigos, donde aquel “coronó” o donde estaba preso fulanito, o donde “algún día voy a vivir como me merezco”.

12No sólo se trata de generaciones que han crecido en otros espacios, sino de seres humanos que tienen otra percepción del espacio, pero también del tiempo. Un joven sale de su casa, va a un sitio abierto en la noche y se para en alguna parte solo, en silencio, con una cerveza en la mano de la cual toma un pequeño trago cada dos horas, al lado de muchos otros jóvenes en la misma situación. No son UN grupo, son muchos seres humanos jóvenes, solos, mudos, ... y así pasa muchas horas el muchacho. Luego se va para la casa y el papá le pregunta: ¿Dónde estuviste todo este tiempo? Y el muchacho le responde: “tomándome una cerveza con unos amigos”. El papá comprende y se declara satisfecho con la respuesta, pero si el joven le explicara en verdad dónde estaba y qué estaba haciendo, sería remitido al psiquiatra de inmediato.

13En Medellín, cuando alguien está distraído, las señoras dicen que está como “ido”. Ese es el espacio de muchos jóvenes: están como “idos”, en otro lugar que no existe más que en ellos mismos: un “no lugar”, como un espacio que no necesariamente se comparte con otros, pero sí en el sentido de acudir a esos no lugares. Esta propuesta exige una comprensión diferente del “no lugar”, más allá de la propuesta de los espacios físicos sin seres humanos o vacíos de sentido, debemos aprender a observar espacios cargados de otro tipo de sentidos.

14Tal vez son otros tiempos en los que ya los jóvenes no se toman colegios ni iglesias como los de los movimientos estudiantiles, ni se toman los parques para protestar contra la guerra como en los sesentas... tal vez los jóvenes de fin de milenio se toman la noche, no para protestar por algo en particular, ni contra el día, sino posiblemente para ejercer el sagrado derecho al anonimato que corresponde a cualquier ciudadano citadino en las urbes de hoy.

Nuevas significaciones

15Lo juvenil también nos llevaría a cuestionar nuestra lógica y racional relación entre significado y significante. Los jóvenes transforman esta relación a unas velocidades tales que el semiólogo aparece desactualizado cuando hace públicas sus interpretaciones. Colgarse un arete hoy significa moda, estar in, atrevimiento, trans-sexualidad irreverente, pero cuando nos damos cuenta de todas estas significaciones, muy posiblemente colgarse un arete quiere decir simple y llana homosexualidad, o simplemente no represente nada.

16Las dinámicas de la vida urbana han generado procesos complejos de transformación y mutación de lo simbólico imaginario, del conjunto de representaciones y significaciones colectivas que competen al universo cultural dentro del cual los seres humanos nos comunicamos, nos relacionamos o nos distanciamos unos de otros.

Nuevos espacios de socialización

17Puede que no sean tan nuevos, pero adquieren nuevas dimensiones. Ante el fracaso de instituciones como la familia y la escuela en su función como espacios de socialización, las nuevas generaciones aprenden a relacionarse con otros en el fútbol, el rock, los centros comerciales, las esquinas y ciertos medios de comunicación.

18En estos espacios, los jóvenes aprenden a construir colectivamente las normas, o a violarlas; a imponerse sobre los otros, a tolerarlos o a aplastarlos; a reconocer a los otros como diferentes y a construir sus propias identidades, así como a excluir o a estigmatizar a los otros...

19Otra atrocidad de la mirada adulta estaría, entonces, relacionada con este asunto. Hemos tratado de organizar a los jóvenes. Fomentamos la organización juvenil y a veces imponemos a los jóvenes nuestra forma de ver lo organizativo. Me pregunto si no estaremos presionando a los jóvenes para que se vuelvan adultos rápido porque, parados en una esquina, no los podemos comprender y mucho menos controlar.

Nuevas percepciones sobre la participación

20En una clase en la Universidad Pontificia Bolivariana, los alumnos discutían una propuesta de participación para presionar por la construcción de un puente peatonal frente a la puerta principal de la universidad. La propuesta era la de siempre: hacer reuniones, foros, firmar cartas, etc. Nadie quería “participar”, lo cual enojó a la joven proponente de tan noble causa y se armó la discusión: Ella los regañaba por indiferentes y una estudiante sugirió colgar un bejuco de un poste de tal manera que el que quisiera protestar por la ausencia del puente peatonal, lo hiciera al pasar la calle colgado del bejuco. La respuesta fue unánime: todos estarían dispuestos a participar, siempre y cuando se utilizara la estrategia del bejuco y no la de las reuniones y cartas.

21El bejuco es una forma de participación que no exige pérdida de tiempo, que no necesita del manejo de ciertos discursos, que tiene más implicaciones sobre la decisión individual de participar y sobre la responsabilidad individual de participar que sobre el compromiso colectivo de actuar sobre la sociedad. Adicionalmente, es evidente que este tipo de “instrumentos” de participación es altamente creativo, lúdico... como si una propuesta estética impulsara nuevas formas de participación, posiblemente con mayor poder de convocatoria que la palabra y más inspirada en el poder movilizador de las imágenes y los gestos.

22La metáfora del bejuco serviría para repensar nuestra forma tradicional de concebir la participación social y, por tanto, nuestra forma especial de imaginar a los actores sociales “en masa”. Puede que no sea esa la más pertinente forma de participación, pero le veo una ventaja enorme: destaca la importancia del individuo, de su decisión personal y de la responsabilidad que asume sobre su propia determinación.

Nuevos hábitos y formas de expresión

  • 1 Revista La Hoja No. 53, Medellín, mayo de 1997

23Este asunto es bastante evidente. Está a la vista en la moda, la música, los bailes, las formas de caminar, las palabras. Pero en relación con esto creo que es posible que existan algunos mitos sobre los que vale la pena pensar un poco. El pogo, por ejemplo, es una forma de bailar cierto tipo de música: “algo simbólico, volver la violencia diversión, sacar todo, desahogarla con los amigos”.1 Sin embargo, Alonso Salazar comparaba una rumba de pogo muy agresiva en la que no hubo ninguna pelea, con una serenata mariachi en la cual se desató una balacera con un saldo de dos muertos. ¿Cuál música es violenta? ¿la violencia es atribuible a la música?

Habilidades altamente desarrolladas

24Las destrezas de los jóvenes hoy para enfrentarse, por ejemplo, a la tecnología, son tales que no hay enfrentamiento. Es bastante natural para un joven de hoy el manejo de un computador (al menos para cierto tipo de jóvenes). Incluso la época de los juegos electrónicos está pasando y los jóvenes vuelven a la calle, a la esquina, al cine, en vez de, como creemos, pasársela jugando nintendo. Dudo que entre los jóvenes exista todavía un encantamiento tecnológico.

  • 2 William Ospina, Es tarde para el hombre, Santafé de Bogotá, Norma, 1996.

25Pero también existe una sensibilidad juvenil muy propensa a formularse las preguntas que son: ¿si la democracia es libertad, para qué necesitamos gobierno?, ¿cuál es la razón de ser de la familia si no me hace feliz? ¿por qué no podemos ordenar toda la sociedad de otra manera, tal que la dignidad sea posible? Gracias a las guerras, la muerte, el afán de destrucción y el desarrollo contra el entorno, los jóvenes de hoy comprenden con facilidad las palabras de William Ospina: “En el fondo de nuestra inteligencia, una espesa niebla de estupidez hace que utilicemos nuestro talento casi siempre para atroces designios”.2

  • 3 Ibíd.

26Una condición y causa de estas destrezas y sensibilidades juveniles podría estar en el ambiente de desencanto que se respira cuando uno se acerca a lo juvenil. No sé si los jóvenes estén desencantados de algo, no sé si alguna vez han estado encantados (a no ser en las épocas de la juventud, en las cuales un movimiento o una ideología hacían pensable un futuro mejor). Tal vez el desencanto no es algo propio de los jóvenes, sino de la época; consecuencia nefasta de la razón occidental que mató dioses, gnomos, brujas, mitos... y construyó para los seres humanos una “...edad de razón que es edad de desilusión”.3

Lo generacional

27Con los anteriores argumentos, quiero proponerles la pregunta por lo generacional. Creo que hoy no se trata de la misma envejecida discusión entre generaciones, no es el mismo conflicto de siempre entre un mundo “adulto” (experto, calmado, sensato, cuerdo) y una “juventud” (irreverente, ansiosa, soñadora, imprudente). Se trataría de algo mucho más complejo, de formas diferentes de ver el mundo y de percibirse en él; y no sólo de dos maneras identificables y diferenciables de soñar el mundo, sino de múltiples percepciones entre las que cabe, incluso, la posibilidad de no soñar nada.

LO CULTURAL

Una mirada morbosa y excluyente

28Más que un discurso académico sobre la cultura, en “Muchachos a lo bien” hemos procurado construir un enfoque, una manera de mirar a los jóvenes, desde sus formas de ser y actuar en la sociedad. No vemos con desprecio lo académico, pero para nosotros las investigaciones académicas y las elaboraciones teóricas sobre las culturas juveniles, aparecen como criterios para la interactuación y no son, para la Fundación Social, un fin en sí mismas.

29Considero que esto ha sido muy útil para nosotros, no sólo porque nos aleja de discusiones académicas poco cercanas a la realidad de los jóvenes, sino porque nos ha ayudado a evitar caer en el peligro de mirar con cierto morbo a los jóvenes.

30Es frecuente, en elaboraciones como esta sobre lo juvenil, citar ejemplos y elaborar teorías a partir de los jóvenes más “visibles” o de los que más nos llaman la atención. Citamos a los rockeros, los h.c., los raperos; elaboramos teorías sobre la moda estrambótica de hacerse tatuajes o colgarse aretes del ombligo; es decir, hacemos formulaciones teóricas sobre los jóvenes a partir de unas ciertas maneras de ser, muy llamativas, de algunos jóvenes. Sugiero que esta actitud es morbosa porque escarba en la forma, en la superficie, ve a los jóvenes como objetos de estudio y, a partir de la observación, generaliza. Esta mirada olvida dos cosas esenciales: estamos mirando a seres humanos y no a objetos de estudio y, por otro lado, al generalizar a partir de los seres más llamativos, excluimos a los hombres y mujeres jóvenes que siguen ahí, en la vida, que muchas veces no usan aretes ni “pintas” raras.

Lo cultural en Medellín

31Lo que acá quiero decir, tal vez haga que los paisas me quiten el collar de arepas que con tanto cariño me han puesto o, peor aún, que asen las arepas sin quitarme el collar. Porque el asunto de las raíces culturales de la violencia en mi ciudad es muy complejo, no sólo porque sobre él no tenemos muchas claridades, sino porque despierta sensibilidades especiales: a los habitantes de Medellín no nos gusta escuchar algo diferente a la afirmación tradicional y bastante vacía de que somos los más esto, los mejores en aquello, excelentes en aquello otro y “sobrados” en todo.

32La cultura que se ha denominado tradicionalmente “paisa” es una forma bastante excluyente de percibir el mundo, casi xenofóbica. Le tememos a todo lo extraño, lo nuevo, lo realmente diferente... y, por temor, lo negamos, lo excluimos, lo descalificamos sin darle ninguna opción. Es bastante obvio que la mezcla de esta forma de ser con las “oleadas” juveniles es, por lo menos, explosiva. Intuyo que una causa importante de la violencia urbana que ha sufrido Medellín tiene que ver con la tensión entre lo juvenil y la tradición “paisa”.

33Adicionalmente, en Medellín es muy fuerte el sentido de pertenencia de los pobladores a su espacio, a su tradición y a sus formas de ser. Está muy posicionada socialmente una percepción de la cultura que alude a la tradición: el machete, el carriel, el empuje y otros mitos que fueron imaginarios potentes para un proyecto de antioqueñidad anterior, pero que hoy poco sirven para la construcción de un proyecto colectivo de ciudad donde quepamos todos. Sin duda, los jóvenes son portadores de nuevos imaginarios, tal vez más pertinentes para el nuevo proyecto.

Culturas juveniles

34El enfoque de “culturas juveniles” ha sido de gran utilidad para nuestro proyecto. No definimos las culturas como grupos aunque pueden expresarse organizativamente; tampoco las entendemos como “tipos” generalizables de jóvenes, como lo sugería más atrás en relación con el peligro de tipificar lo juvenil.

  • 4 Germán Muñoz, “Propuesta conceptual alternativa para fundamentar la Ley de Juventud”, Mimeo, Santa (...)

35Hemos optado por el enfoque de culturas juveniles en términos de Germán Muñoz: “...las culturas juveniles refieren la manera en que las experiencias sociales de los jóvenes son expresadas colectivamente mediante la construcción de estilos de vida distintos”.4 Este enfoque nos remite de inmediato a la diversidad, no solo como concepto, sino como presencia permanente que debe guiar la interactuación con los jóvenes.

Identidades juveniles

36Personalmente le temo un poco al término “identidad”. Seguramente por lo que mencionaba sobre la forma en que los paisas se perciben a sí mismos: demasiado “idénticos” unos y otros, todos tan parecidos, al menos aparentemente, todos tan uniformes y hasta uniformados en sus formas de ser... y a eso le hemos llamado la “identidad paisa”. La identidad acá es algo que se siente cuando se mira al otro y se le ve como si uno se estuviera mirando en un espejo. La imagen que veo en el otro es la misma que yo proyecto y, por tanto, me “identifico” con él.

37Hagamos el ejercicio de mirarnos en un espejo un segundo y, luego de concentrarnos en lo que vemos, imaginemos que esa imagen es la que queremos ver en otros seres humanos. Yo he hecho el ejercicio y no me ha gustado soñar un mundo así. Estoy seguro de que a ustedes tampoco. Hoy no veo muy factible en un contexto urbano la utilización del espejo, el acudir a la construcción de UNA sola identidad, de una cultura, si bien creo que esto no contradice la necesidad de construir UN proyecto de ciudad. Lo que pasa es que este proyecto deberá incluir múltiples identidades, diversas formas de ser y de relacionarse con otros y, por tanto, el proyecto de ciudad deberá partir del conflicto inherente a la diversidad.

Lo audiovisual

38Ante el desgaste de la palabra y la pérdida progresiva de su valor en la sociedad, así como ante el auge de la tecnología audiovisual no solo por su desarrollo sino por su masificación, sería muy difícil pensar en lo social sin pensar un poco en la imagen. Pero en el caso particular de los jóvenes, lo audiovisual adquiere mucha fuerza por una razón adicional: lo juvenil no permite ser solamente estudiado o analizado, lo juvenil exige ser mirado y, por tanto, exige de nosotros el saber mirar.

39Entre los jóvenes tiene mucha fuerza lo audiovisual como forma de expresión y como espacio de socialización a través del cual las culturas juveniles ponen en circulación y competencia sus sentidos y en medio del cual estos mismos sentidos se transforman. Cuando hablo de lo audiovisual no me refiero a la televisión o a medios electrónicos. Me refiero a una forma particular de expresión caracterizada por la utilización de sonidos y de imágenes visuales, que no necesariamente obedece a un lenguaje o a un sistema de códigos universales fácilmente decodificables por un receptor. Los sonidos y las imágenes no sólo están en la televisión o en la pantalla del computador: están en la vida. Hemos propuesto a los realizadores de televisión un criterio que creemos ha contribuido a fortalecer el proyecto: La esencia de lo audiovisual no está en la televisión, sino en el saber mirar.

40“Saber mirar” no solamente con el respeto innegociable por los seres humanos del que hablé antes, sino como cierta forma particular de mirar que poco tiene que ver con la metáfora del espejo y que se acercaría más a una mirada caleidoscópica. Como antes hicimos el ejercicio del espejo para buscar metafóricamente la identidad, quiero proponerles otro ejercicio: tomemos cada uno un caleidoscopio y miremos a través de él con el mismo objetivo: encontrar la identidad (o las identidades).

41Ya la imagen no es una, como en los espejos; ¡ya la realidad es tan compleja!... y, ante lo complejo, un espejo nos complicaría la vida...el espejo como metáfora haría lo complejo muy complicado, al pretender UNA verdad, UNA imagen, UNA respuesta... Pero el caleidoscopio ha sido instrumento de multiplicidades y de combinación de las diferencias, nunca nos muestra UNA imagen, siempre nos sorprende con hermosas combinaciones de colores, formas y texturas en movimiento, siempre nos acercamos a él con la mente abierta y dispuesta; siempre nos quiere mostrar maravillas y siempre las esperamos, sin prejuicios (sin juicios previos) y sin temores; así como es muy difícil que dos personas vean en un caleidoscopio la misma imagen, yo la transformo moviendo el caleidoscopio y, algo muy importante en esta época: el caleidoscopio nos permite interpretar y sentir arbitrariamente, no nos exige una decodificación universal de la imagen... Tal vez a los jóvenes no hay que mirarlos con lupa porque todo está a la vista, ni en un espejo porque tal vez no hay una sola imagen de juventud..., quizás la sociedad nos pide que la miremos como a través de un caleidoscopio.

EL PROYECTO

42Los primeros años de la década de los noventa mostraron cifras aterradoras sobre la violencia en Medellín: Entre 1985 y 1995 hubo 46.000 muertes violentas y el 60% de los muertos fueron jóvenes entre los 15 y 29 años. En 1992 fueron asesinados 400 de cada 100.000 habitantes de la ciudad. Los medios de comunicación mostraron muchas veces la imagen de los asesinos: jóvenes, casi niños, vinculados al tenebroso negocio de la muerte. Medellín se convirtió en la ciudad más violenta del mundo y sus jóvenes en víctimas y victimarios.

43Ante esta situación, la Fundación Social se unió con la Corporación Región de Medellín para estudiar el problema y proponer alternativas de solución. El resultado fue el proyecto de comunicación para la convivencia juvenil “Muchachos a lo bien”, que se empezó a ejecutar en 1994, partiendo del supuesto de que una causa importante de la violencia radicaba en la exclusión que sufrían los jóvenes por la falta de reconocimiento que la sociedad daba a sus maneras de ser.

44El proyecto se formuló con los objetivos de contribuir a la formación para la convivencia democrática entre los jóvenes y proponer a la sociedad nuevos imaginarios sobre la juventud, de manera que los medios contribuyeran a legitimar y reconocer las nuevas formas de ser joven en la ciudad.

45El proyecto esperaba convertirse en una experiencia pedagógica para la formación de ciudadanos jóvenes. Esta pedagogía propone comprender a los jóvenes en la complejidad de su entorno físico e imaginario y usar estrategias coherentes con esa manera de comprender lo juvenil. Se decidió utilizar la televisión como instrumento principal del proyecto, por su cobertura e impacto y para mantener la coherencia con las formas de expresión visual de las culturas juveniles urbanas. Es un proyecto que se desarrolla en dos escenarios con estrategias diferentes pero con el mismo objetivo. Por un lado, realizamos un trabajo directo, localizado en dos barrios, con mayores posibilidades de impacto, de promoción a iniciativas juveniles, pero también de observación permanente. En este escenario, el Barrio El Picacho de Medellín, hemos desarrollado una Escuela Juvenil de Fútbol, con la participación de 80 jóvenes de la zona, que busca dinamizar espacios de socialización para la convivencia democrática, a través del fútbol, particularmente de la propuesta de juego limpio, de jugar “A lo bien” y Expresarte, un proyecto de fortalecimiento y formación en expresiones artísticas que consiste en talleres de formación artística en la misma zona, a través de los cuales buscamos ofrecer formas de expresión a los jóvenes y garantizar el reconocimiento ciudadano de estas expresiones.

46La Fundación Social decidió trabajar cuatro temas básicos: el Respeto por la Diferencia, la Participación Juvenil, Ética para la Democracia y Derechos Humanos. Sobre cada aspecto se realizó una investigación que permitió definir el enfoque de una serie de televisión para cada tema.

47Entre 1994 y 1995 se realizó y emitió la serie sobre Respeto por la Diferencia, que consta de 27 documentales que muestran a muy diversos jóvenes de Medellín, tal y como ellos son. En 1995 se concretó el tema de participación en una serie de 27 documentales sobre diversas formas de agrupación y relación entre los jóvenes. En 1996 se realizaron 32 documentales con puestas en escena en los que 93 jóvenes de la ciudad dan testimonio de actitudes y valores, a partir de sus propias experiencias en conflictos que pusieron en juego su honestidad, su solidaridad, su sentido de justicia y especialmente su amor por la vida.

48Entre 1998 y 1999 la Fundación Social abordó el tema de los Derechos Humanos, con la idea de proponer a la sociedad el rechazo y la indignación contra toda forma de sometimiento a situaciones de dolor y humillación entre los seres humanos. La serie de Derechos Humanos consta de 28 documentales en los cuales los protagonistas son personas que han sido sometidas por otras a atropellos, pero han procesado su dolor y han tomado la decisión de reconstruir su dignidad. La serie no evita la denuncia a los culpables de la violación de los Derechos Humanos, pero clama principalmente por la solidaridad ante las víctimas y convoca a la sociedad a reconstruirse a partir de la verdad. La Serie muestra las violaciones de los Derechos Humanos como consecuencia de la guerra, pero de la misma forma muestra cómo las personas son humilladas y la vida maltratada en situaciones cotidianas de la vida familiar y privada, pues la única solución al problema de Derechos Humanos que vivimos no está en la finalización de la guerra, sino en la formación de ciudadanos convencidos de que lo único que no podemos poner en cuestión es la vida y la dignidad de los otros.

49Para la producción del programa de televisión se utilizó un modelo que exige el desarrollo de las siguientes fases: investigación sobre el tema, definición del enfoque y diseño conceptual de cada serie, selección y prueba del formato audiovisual, pesquisa de historias y personajes, talleres de discusión con guionistas y directores, capacitación técnica a los asistentes, producción de los programas, emisión masiva, elaboración de cartillas, afiches y material complementario, distribución dirigida a entidades y personas que trabajan con jóvenes, archivo sistematizado del material audiovisual y evaluaciones de cada serie. En Muchachos a lo bien han participado más de cincuenta documentalistas de Medellín para procurar diversas maneras de mirar a los jóvenes, se ha formado a un numeroso grupo de comunicadores sociales en el diseño y realización de proyectos de televisión educativa y el proyecto ha sido presentado en diversos eventos académicos como una positiva e innovadora experiencia de comunicación social.

50Muchachos a lo bien se ha emitido por los canales regionales Teleantioquia y Telepacífico; por un canal de cobertura nacional en la programación de Cenpro Televisión y para Iberoamérica por Televisión Española en la franja de la Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana, ATEI. Además de su emisión por canales masivos de televisión, el programa se copia en vídeo y se distribuye entre maestros, organizaciones civiles y educativas y líderes juveniles, para su uso en vídeo foros y clases con la ayuda de carteles y cartillas didácticas, producidas también por la Fundación Social.

51Como estrategia complementaria, la Fundación Social ha realizado ocho conciertos juveniles por la convivencia con el nombre de Mederock a lo bien, en convenio con la Alcaldía y en los cuales han participado más de 16.000 jóvenes de la ciudad. El propósito de esta estrategia es el de crear y promover ambientes de convivencia pacífica entre los jóvenes.

52Durante 1999 la Fundación Social realizó la sistematización y evaluación de la experiencia. Esta investigación sugiere impactos significativos en la forma como la ciudad percibe a los jóvenes, en la manera de los jóvenes mirarse a sí mismos y en las formas de producción de televisión regional y local.

53El programa de televisión Muchachos a lo bien es el único programa de televisión regional que ha recibido el Premio Especial del Jurado India Catalina, en el XXXVII Festival Internacional de Cine y Televisión en Cartagena, en 1997. Además, ha recibido los siguientes reconocimientos: Círculo Precolombino de Oro por el documental Chupaté no patiné, de la Serie de Derechos Humanos, Festival de Cine de Bogotá, 1998; Mención especial a la excelencia en televisión del Círculo de Periodistas de Antioquia -CIPA-, 1996; Nominación como Mejor Serie Educativa en el Primer Concurso de Televisión Iberoamericana, Cartagena, 1997; Nominación al Premio Simón Bolívar como mejor serie de televisión juvenil en Colombia, 1997; documental A la hora de ahora, de la serie sobre respeto a la diferencia, incluido en la selección de vídeo educativo en el Festival Internacional de Canarias, 1995; Documental Manos a la obra, de la serie sobre respeto a la diferencia, ganador del Concurso Para Verte Mejor de Comfenalco, Antioquia, 1996; Documentales 4.428 días y Estrato cero, ganadores del Concurso Para Verte Mejor, de Comfenalco, Antioquia, 1998.

54He pasado mucho rato tratando de buscar una frase impactante y emotiva para terminar este escrito en el que soy yo el que habla (con palabras de otros, vale la pena recordarlo) y no logro encontrarla. Pensando en eso, sin encontrar la emotiva frase, sólo me viene a la cabeza algo que dijo el realizador de cine Kristof Kieszlowsky, en el debate permanente sobre cine de ficción y cine documental. Acerca de las posibilidades creativas del autor de cine de ficción y sobre la posibilidad de que el guionista cree imágenes más potentes que la realidad, bajo el supuesto de que la realidad no exista, Kieszlowsky dijo: “posiblemente la realidad no existe, pero lo cierto es que la vida tiene siempre más imaginación que los seres humanos”.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

MUÑOZ, Germán, Propuesta conceptual alternativa para fundamentar la Ley de Juventud, Santafé de Bogotá, Mimeo, 1996.

OSPINA, William, Es tarde para el hombre, Santafé de Bogotá, Norma, 1996.

Notes

1 Revista La Hoja No. 53, Medellín, mayo de 1997

2 William Ospina, Es tarde para el hombre, Santafé de Bogotá, Norma, 1996.

3 Ibíd.

4 Germán Muñoz, “Propuesta conceptual alternativa para fundamentar la Ley de Juventud”, Mimeo, Santafé de Bogotá, 1996.

Auteur

Realizador de cine y televisión de la Universidad Nacional de Colombia. Periodista de la Universidad Libertadores. Estudiante de maestría en historia de la Universidad Nacional de Colombia, en donde trabaja como tema de tesis “Modos de Ver Cine en Medellín, 1900-1960”. Se ha dedicado a la dirección de televisión educativa y al diseño de proyectos de comunicación social en diferentes ámbitos. Se ha desempeñado como Profesional en comunicaciones, Coordinador del Programa de Comunicaciones y Cultura Democrática Urbana y Director General del programa de televisión Muchachos a lo bien en la Fundación Social. Ha sido profesor de cátedra en las Universidades de Antioquia y Pontificia Bolivariana. Director, guionista y productor ejecutivo de diversos documentales, videos educativos y series de televisión. Ha participado en el diseño de estrategias y proyectos de comunicación social en planes de desarrollo zonal y de convivencia ciudadana en Medellín. Investigador y autor de diversas ponencias y escritos: Modelo de comunicación para la convivencia empresarial (investigación, Proantioquia, Medellín 1999); Comunicación para la convivencia democrática (ponencia, Medellín 1999); Caleidoscopio urbano: otra manera de ver desde la comunicación (ponencia, Medellín 1999); entre otras.

© Siglo del Hombre Editores, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr