Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Comunicación - Educación

 | 
Carlos Eduardo Valderrama H.

I. Coordenadas

“Procesados por otros”

Diferencias infocomunicacionales y sociocultura contemporánea

Aníbal Ford

Texte intégral

  • 1 1999 N. del E.

1En un adelanto del informe de este año1 del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), se afirma lo siguiente: “La quinta parte de la población mundial que vive en los países de ingresos más elevados tiene el 86% del PIB mundial, el 82% de los mercados mundiales de exportación, el 68% de la inversión extranjera directa y el 74% de las líneas telefónicas del mundo: el quinto inferior, que vive en los países más pobres, tiene alrededor del 1% en cada sector”.

2Estos sintéticos datos, citados como “hechos de la vida mundial” por el Informe, señalan un proceso central en la sociedad contemporánea, producido fundamentalmente por una globalización llevada a cabo de manera salvaje y absolutamente dependiente del mercado: me refiero al crecimiento de diferentes tipos de brechas, diversidades críticas y diferencias socioeconómicas y socioculturales.

3Acá voy a distinguir tres aspectos de estos procesos. Haré una sintética versión de los dos primeros porque contextualizan el tercero ya centrado en nuestro campo. Aunque todos son “temas” de él.

4El primero se refiere a una serie de problemas estructurales: creciente ampliación de la brecha entre riqueza y pobreza; cambios en la constitución de la familia y en el rol de la mujer; aumento del empleo precario y del desempleo; nuevas formas de violencia y marginación; fragmentación de las ciudades; racismo, desatención sanitaria, educacional, social, etc.

5La diferencia de ingreso entre el quinto más rico de la población mundial y el quinto más pobre, medidos por ingreso nacional medio per cápita, aumentó de treinta a uno en 1960 a setenta y cuatro a uno en 1997, es decir se duplicó en las últimas décadas. Y sigue aumentando. Menos de un 20% de la población mundial acumula más del 80% de la riqueza. “Las tres personas más ricas [del mundo] tienen activos que superan el PIB combinado de los 48 países menos adelantados. Las quince personas más ricas tienen activos que superan el PIB total del África al sur del Sahara. La riqueza de las 32 personas más ricas supera el PIB total de Asia Meridional”.

6Los efectos de esta situación son diversos. Por ejemplo: las mujeres, que debieron reemplazar a los hombres desocupados ganan entre un 30 y un 50% menos que los hombres en un mismo trabajo pero ocupan más del 30% de los escaños parlamentarios solamente en cinco países mientras que en 31 países ocupan menos del 5%. Obviamente la brecha política y económica, el empobrecimiento o el sometimiento de países y regiones tiene sus efectos sobre toda la estructura social: el pago del servicio de la deuda de Tanzania es nueve veces lo que gasta en la atención primaria de salud y cuatro veces lo que gasta en la enseñanza primaria.

7El segundo se relaciona con el aumento notable de las relaciones interculturales producido en esta etapa ya sea tanto en lo factual, como es el caso de las migraciones legales e ilegales o el turismo, como por la información mediatizada. El comienzo de la Introducción del World Culture Report afirma: “A fines del siglo pasado, la mayoría de la gente vivía en pueblos y no se hubiera encontrado con un extranjero de una cultura remota en toda su vida. Hoy, a fines de este siglo, la mayoría de la gente entra en contacto con personas de otras culturas a diario. Imágenes de otras culturas llenan las pantallas de la televisión y del cine, y en sus lugares de trabajo, calles y mercados, la gente encuentra comerciantes, migrantes, viajeros y refugiados constantemente, en especial en las ciudades. En el espacio de cien años, la interacción cultural en el mundo ha crecido dramáticamente”. Lo cierto es que si hay casi 150 millones de migrantes legales, es mucho más importante la cifra de los migrantes no documentados. Está claro que muchos de los procesos de migración, producidos generalmente hacia los suburbios de las grandes ciudades, están relacionados con el crecimiento de la brecha y el desarrollo de enormes bolsones de pobreza en el mundo.

8El crecimiento de las relaciones interculturales, de corrientes políticas como el multiculturalismo, de sistemas de discriminación, del racismo, etc. están a la vista en la escena mundial y han puesto en primer lugar el estudio de las diversidades y relaciones socioculturales. El aumento de los intercambios indirectos (mediáticos o informáticos) y de los directos (cara a cara) entre diferentes culturas a raíz del crecimiento también de la industria del turismo, de las relaciones comerciales, de la programación televisiva y del desarrollo de las nuevas tecnologías exige que se desarrollen “competencias”, en el sentido lingüístico y antropológico, y también sociocultural, sobre las que vol veremos más adelante.

9Con respecto al turismo vale señalar que en 1950 viajaron en todo el planeta 25 millones de personas, en el 2000 lo harán 700 y para el 2020 se calculan 1600. Para algunas fuentes la industria del turismo medida por el empleo y por su participación en el comercio mundial es hoy, sobre el final del siglo, la más grande del mundo. Señalo esto porque el turismo pone en escena relaciones asimétricas, dispositivos de deshistorización, relaciones con los medios que son uno de los nudos de este crecimiento de los flujos interculturales que estamos señalando.

10En tercer lugar, encararemos un tema que ya forma parte central de este trabajo: las diferencias informacionales y comunicacionales que se dan junto a estos procesos. Acá nos vamos a encontrar con tres tipos de diversidades y desigualdades. Pero antes quiero señalar un hecho que afecta todo tipo de interpretación de nuestra realidad sociocultural.

11Me refiero al crecimiento crítico de la participación en el producto bruto de los países desarrollados de la economía de las empresas de informática, productos audiovisuales e industria cultural en general. Sabemos de las megafusiones y la “convergencia” (fusión entre empresas de medios de información y/o de entretenimiento con empresas de informática y de telecomunicación) y de sus efectos sobre las estructuras estatales y de lo político, sobre el corpus legal, sobre la constitución de la opinión pública y la democracia, sobre sistemas y formatos de comunicación y construcción de sentido. Pero es importante este traslado de las industrias culturales al centro de la masa económica crítica.

12Hace pocos años Richieri señalaba: “el sector de la comunicación, se encuentra en el centro del debate económico industrial internacional y es objeto de iniciativas y proyectos de grandes dimensiones financieras, geográficas y temporales”. En otros términos, si sumamos las telecomunicaciones, la informática y el sector audiovisual estamos ante uno de los primeros rubros en el producto bruto de los países desarrollados. Imposible olvidar esto si discutimos la sociocultura de nuestro tiempo, pero también la política y la economía.

13En realidad el pronóstico de Richieri fue superado: según un estudio de la Universidad de Texas que publicó el Washington Post y Clarín, sólo Internet generó el año pasado alrededor de 301.000 millones de dólares. Esto significa que la industria norteamericana de Internet compite con sectores como el automotriz (350.000 millones) y telecomunicaciones (270.000 millones). Esto se da en un marco donde es importante señalar dos cosas: una es la concentración: sólo en el sector de telecomunicaciones las diez empresas más importantes con centran el 86% de la economía del rubro; otra es el cambio en los sistemas de propiedad y en el volumen económico: la última fusión, la compra de la vieja cadena CBS por Viacom, dueña de MTV (unos 400 millones de subscriptores) movió la suma de 34.600 millones de dólares, casi un tercio de la deuda externa argentina. Además en esta fusión tuvo un lugar importante la venta de servicios de Internet. Lo cierto, para cerrar este bloque económico, es que en los Estados Unidos la mayor industria de exportación no está constituida por la aviación, la computación o los automóviles, sino por la recreación, en filmes y programas de televisión. Por último, otro dato básico que se produce en esta vuelta de tuerca sobre los sistemas de propiedad: los países industrializados detentan el 97% de todas las patentes del mundo.

14Vuelvo ahora a las tres diferencias informacionales y comunicacionales que señalé antes.

  • 2 Aníbal Ford, La marca de la bestia, Buenos Aires, Norma, 1999.

15La primera de las diferencias en este campo es de equipamientos. Es importante tener en cuenta, y aquí sintetizamos algunos de los datos que damos en La marca de la bestia,2 que en “la aldea global”: Estados Unidos tiene 805 televisores por cada mil personas y Francia, 589. Pero en Argelia hay 89 y en Filipinas, 49. En la región más pobre del mundo, el África sub-sahariana, 33. Y dentro de ésta, en Etiopía, hay 4,4. La mayor cantidad de líneas telefónicas se corresponde con el nivel de desarrollo del Norte “occidental”. Suecia encabeza la lista con 681 teléfonos por cada mil habitantes y es seguida por los Estados Unidos, 626, y Suiza, 613. Frente a esto hay varios países que no llegan a 10 teléfonos por cada mil habitantes, como Nepal y Bangladesh, o que apenas superan esta cifra, como la India, 13 por cada mil. El intercambio telefónico internacional —medido en minutos por habitantes por año—, nos da otro cuadro que señala un diferente tipo de asimetría. Al frente figura Hong Kong con 273 minutos. Su principal interlocutor es la China, que sólo tiene 34 líneas de teléfono por cada mil habitantes.

16En el caso de Internet, el sistema de comunicación donde se da la mayor brecha, sólo navega un 2.7% de la población mundial. Pero lo importante es que, en el uso de Internet, los Estados Unidos abarcan el 82.7%. Este es un dato clave: toda Europa tiene, según esta fuente, el 6.22%, Asia y Oceanía, el 3.75 y Latinoamérica el 0.38 de porcentaje de uso de Internet. Datos posteriores a los que señalamos marcan algunas diferencias con respecto a estos números, pero no modifican sustancialmente este tipo de relaciones.

17A veces resulta difícil percibir el tamaño de estas diferencias y se requiere cierto tipo de recurso retórico para ponerlas en evidencia, como el que utiliza Ortiz Crespo quien afirma: “el lector del New York Times consume más páginas de periódico cada domingo que un africano promedio en un año”.

18Como se aprecia, la utilización de los medios tiene significados muy diferentes en las diversas regiones y países del planeta, así como el acceso a ellos. Si como lo dice el slogan de Internet: “lo que no está en Internet, no existe”, ¿qué pasa con los países que no tienen infraestructura para utilizar la red?

19Es importante —ante tanta apología y mitologización de la globalización, o mejor, de las formas en que ésta se produce—, poner en escena los diferentes tipos de desigualdades infocomunicacionales que acompañan a las diversas y crecientes brechas entre riqueza y pobreza que se producen en la sociedad contemporánea. Ante un discurso hegemónico que habla como si todos los habitantes de la tierra tuvieran una computadora y estuviesen conectados con Internet, vale recordar que gran parte de los habitantes del planeta carece de teléfonos, televisores, diarios y que incluso no ha tenido todavía acceso a la alfabetización.

20Y aquí ya estamos en un segundo punto referido a las desigualdades en información, la cultura y la comunicación. Nos referimos a las diferencias que se producen en la documentación y en la información sobre los distintos países y culturas. La hegemonía de los Estados Unidos tanto en los buscadores de Internet como en los CD-Rom (por ejemplo, los enciclopédicos, educacionales, o de referencia), desplaza o descarta fuertes masas de información sobre los países del Tercer Mundo. Además, el inglés se usa en casi el 80% de los lugares de la Web, aunque de cada diez habitantes del mundo, menos de uno hablan ese idioma.

21Recibimos información sobre los países centrales, especialmente los Estados Unidos, y esto es importante. Pero no sobre los países en vías de desarrollo y esto es crítico. Es fundamental tener esto en cuenta cuando se utiliza Internet o los CD-Rom en la educación, en el trabajo o en la producción. Las desigualdades no sólo son visibles en los niveles de equipamiento. También se dan en los flujos y las calidades de información elaboradas por las viejas y nuevas tecnologías, en la precariedad y los errores de la información sobre los países pobres, en la ausencia de adecuación de la “información socialmente necesaria”, como la denomina Herbert Schiller, para los receptores de los países pobres o de las culturas “periféricas” globales, nacionales o regionales, que tanto necesitan una buena información para su desarrollo. Las deficiencias de esto las hemos comprobado en un reciente trabajo sobre Internet y Mercosur y en otras investigaciones que estamos realizando sobre los buscadores y las enciclopedias.

22En realidad se está produciendo una transformación en los siste mas tradicionales de documentación, y digo esto en un sentido amplio que abarca desde la documentación y la información sobre los diversos tipos de patrimonio (culturales, institucionales, de trabajo, tecnológicos, etc.) hasta las memorias y genealogías. Al concentrarse, especialmente en los Estados Unidos, los sistemas de almacenaje, de aplicación, de recuperación y búsqueda, se ponen en funcionamiento dispositivos tecnoideológicos que desplazan, ignoran o distorsionan estos contenidos. Algo que hay que tener en cuenta cuando se establecen los criterios de incorporación de nuevas tecnologías a las diversas instituciones sociales de nuestros países.

23Un tercer punto se refiere a las necesidades sociales de información que ya no se orientan en función de servicio hacia la opinión pública y el debate público o de la “información socialmente necesaria”, sino que se estructuran en torno al concepto de mercancía. La cultura New Order, post-guerra fría, ha producido una serie de transformaciones.

24Las agendas globales y sus sistemas de mediación y de comunicación, muestran no sólo la dificultad de separar opinión pública e imaginario social, sino el crecimiento, en una etapa de fuerte relación intercultural de nuevas retóricas en la información que alimentan a la ciudadanía y al debate público. La política económica neoliberal de esta etapa no sólo ha transformado las estructuras del trabajo, de la familia, de las ciudades, de la vida cotidiana, sino también los sistemas clásicos de información. Ha permitido que hasta la publicidad se haga cargo inadecuadamente de los problemas globales; ha favorecido lo que Robert Ferguson llama la “comercialización de los derechos humanos” o ha transformado los problemas críticos de la humanidad en commodities de la industria cultural. La información global, pensada en la serie que va del análisis de su infraestructura técnica y económica hasta sus formas discursivas, imprescindible para comprender lo que nos sucede “localmente”, se está realizando bajo signos que ponen en crisis no sólo sistemas de información sino dispositivos fundamentales de la democracia y de la formación del ciudadano. Son falaces las utopías de la comunicación que piensan que el avance en la comunicación va a armonizar las desigualdades de una aldea global donde sólo en 1998, en pleno auge de Internet, hubo 48 conflictos bélicos; y también lo son las teorías que intentan aplicar el caos y las ciencias del desorden, y no la política y la economía, para explicar una crisis producida por el endiosamiento y la exacerbación de la filosofía del mercado. En las discusiones sobre la censura en Internet la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó los argumentos de control basándose, según Castells, en el derecho al caos.

25Esto produce diversos procesos que nos limitaremos a enunciar: Los reciclamientos y cambios discursivos producidos por la cultura de fin de siglo exigirían un capítulo aparte. Basta recordar las afirmaciones del fotógrafo-teórico de Benetton, Oliverio Toscani, para ponerlas en escena: “La publicidad es la más rica y poderosa forma de comunicación en el mundo. Necesitamos tener imágenes que le hagan a la gente pensar y discutir”. Una fusión entre objetivos políticos y estrategias publicitarias de impacto que invade muchas formas de comunicación contemporánea. Pero estos desplazamientos los podemos constatar también en muchos otros planos: la caída de los discursos informativos y argumentativos en pro de la narrativa, el caso y la casuística; el desarrollo del infoentretenimiento y la tvverdad (reality show, trash tv, etc.); la estructuración comercial de la información en los buscadores; la transformación de los “índices de sufrimiento humano” en commodities culturales, etc.

VALOR CRÍTICO DE LO PLANTEADO

26Lo que hemos señalado hasta aquí es importante. Está en el centro de la sociocultura contemporánea por diversas razones: La cantidad y la intensidad de los cambios tecnológicos en los últimos 20 años, el efecto transversal de las nuevas tecnologías, el ingreso en una etapa de generalización en lo que se refiere a su uso (educativo o laboral) y el crecimiento de la masa simbólica.

27El cambio tecnológico que se produjo durante estos últimos 15 años es muy fuerte. Han ingresado en el paisaje comunicacional y en los hogares: el control remoto, la videocasetera, la PC, la antena parabólica y el cable, los compacts y los CD-Roms, el teléfono celular, Internet, etc. Esto se produjo en un tiempo mucho más corto que otros cambios en la historia de la humanidad, como el paso de la oralidad a la escritura o el caso de los diferentes avances del periodismo escrito o del cine. Sus efectos sociales, cognitivos, culturales, forman parte de una zona central de nuestros estudios y de nuevas políticas en comunicación y cultura.

28Se puede argumentar que en muchos casos estas transformaciones afectan u operan en zonas sociales restringidas, pero su influencia es grande pues están relacionadas con procesos básicos de la historia contemporánea como lo son el desarrollo del capitalismo financiero, de la sociedad de la vigilancia y aún de algunos problemas graves de la sociedad contemporánea. Es decir, por sus efectos transversales o expansivos e indirectos.

29En el mundo en proceso de globalización en que el tiempo y el espacio se achican y las fronteras desaparecen, los males mundiales se difunden con alcance y velocidad sin precedentes. La Internet es un vehículo por el que fácilmente se trafican mujeres, drogas y armas mediante redes que resulta casi imposible seguir.

30Estos efectos o expansiones transversales están fuertemente relacionados, como ya lo señalamos, con nuevas formas de control social, con el capitalismo de consumo, con las tecnologías de marketing y por sobre todo con la activación del capitalismo financiero que gira casi 1.500 millones de dólares por día. No sería posible esto sin las nuevas tecnologías. En síntesis, no por abarcar núcleos pequeños y diferenciados éstas dejan de tener una influencia decisiva en la estructuración social. Aunque no sea lo mismo vale recordar que proyectos como el de la Enciclopedie Française modificaron la sociedad en una etapa en la cual su consumo sólo llegaba a una élite y el 50% de los franceses eran analfabetos.

31Esta influencia transversal está clara en el caso de los avances sobre los sistemas de control social. Estos son espectaculares y pueden funcionar dirigidos por sistemas expertos que no requieren la intervención del hombre, con lo cual envían al museo a la vieja utopía del panóptico Bentham, al Big Brother y a la “jaula de hierro” del estado burocrático de Max Weber. La marca de la bestia del Apocalipsis se está automatizando. O robotizando. Pero si las concentraciones de poder tienen cada vez más información sobre la sociedad y los individuos, éstos tienen cada vez más información sobre el mundo. Lo que sucede es que ambos son fenómenos densos y fuertes, pero asimétricos. Mientras la información sobre la sociedad avanza mediante sofisticados y peligrosos sistemas de formalización —toda tipificación significa la amputación de variables— sobre grandes masas de población, la información sobre el mundo que se brinda a la ciudadanía es cada vez más caótica, sucia y turbulenta.

32Otro tema crítico es el de la generalización de las nuevas tecnologías. En distinto plano es importante lo que señalamos porque se está produciendo un ingreso de las nuevas tecnologías en proyectos educativos en nuestros países. También en la demanda laboral. Es decir, hay un proceso de generalización —incluso las nuevas tecnologías están ingresando en las plataformas políticas. Y esto se está produciendo muchas veces de manera mágica, sin un adecuado análisis de los agentes, por ejemplo de la educación, de los maestros, de su imaginario tecnológico y de la relación con los alumnos que muchas veces han ingresado en este mundo de la interactividad a través de games que son producto del rezago de los laboratorios de la NASA en sistemas de simulación. El desarrollo de competencias con respecto al ingreso de las nuevas tecnologías, de los cambios en los sistemas perceptivos y cognitivos, como el que está desarrollando Jorge González Sánchez en México, son importantes para que no fracasen los planes de capacitación.

33Aunque este proceso que estoy describiendo sintéticamente es parecido, no es igual al de la alfabetización producido en el siglo pasado y generalizado durante este siglo. Éste era organizado por los Estados, y el actual por las grandes corporaciones multimedia; aquél por la modernidad y la capacitación para el trabajo (y el control), y éste por el mercado, como lo exige el Banco Mundial en lo que se refiere a la educación universitaria al plantear su política de privatización total de ésta.

34Por último por el gran crecimiento de la información global y del intercambio simbólico a raíz de la interdependencia, la globalización y del desarrollo tecnológico aun en zonas pobres debido al abaratamiento de los productos electrónicos elaborados en el Sudeste asiático. Esto hace que tengamos que reparar de manera especial en la comunicación, cultura y mediaciones simbólicas, en los diversos tipos de desinformación e hiperinformación, en los efectos sobre la experimentación y producción simbólica en el amplio espectro que va de las vanguardias artísticas a las estrategias publicitarias, en la relación entre los diversos sistemas de comunicación: escriturales, no verbales, audiovisuales, “digitales”, etc. Las nuevas formas de “Press design” y de “information design”, la retórica, la tópica y los problemas que plantean las construcciones discursivas, los géneros y formatos, las transformaciones simbólicas afectan y plantean otras relaciones en la formación de la opinión pública y el imaginario social en contratos de lectura nacionales, regionales o globales, como es el caso de CNN, que más allá de sus innovaciones no deja de ser una propuesta etnocéntrica.

CONCLUSIONES PARCIALES

35Es claro que estamos analizando un campo específico pero al mismo tiempo analizando problemas estructurales de la sociedad contemporánea. No obstante, si nos limitamos a nuestro campo aparece de manera clara que el ingreso de las nuevas tecnologías en los países periféricos implica políticas que desplacen las utopías comunicacionales, aquéllas que fueron pensadas desde Mc Luhan y la cibernética a Bill Gates y Negroponte, y que concebían o conciben al desarrollo comunicacional como un dispositivo para armonizar el mundo, y se ubiquen en un plano más realista y menos “marketinero” que establezca, discuta, invente políticas específicas que:

  1. Defiendan nuestros patrimonios culturales, económicos, sociales, históricos, en el marco de la globalización. Que impidan que seamos procesados por otros o que se pierdan o diluyan nuestras culturas; no hay cultura por pobre que sea que no haya aportado a la humanidad, como bien lo han demostrado las ciencias sociales.
  2. Que ante el ingreso de estas en la educación y en otras prácticas sociales implementen planes de capacitación que tengan en cuenta la cultura en la cual se insertan, sus genealogías, sus tradiciones institucionales, su imaginario tecnológico o su relación con estas transformaciones.
  3. Que tengan en cuenta las variaciones en el campo de la percepción, del conocimiento, del aprendizaje desde una perspectiva que reconozca las transformaciones que está sufriendo la sociedad sin transformarse como sucede normalmente en una adaptación a la cultura del mercado del New Order. Es decir, y pensando esto desde las ciencias del desorden, una cosa es la complejidad del mercado y otra la complejidad de la pobreza.

36Todo esto puede parecer ingenuo pero en una aldea global que no es ni armónica, ni justa, ni homogénea es importante pensar la modernidad, la educación, la diversidad tanto desde la dura crisis que padecemos como desde la elaboración de proyectos políticos, en este caso culturales, informacionales, comunicacionales, que nos permitan salir de ella.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

FORD, Aníbal, La marca de la bestia, Buenos Aires, Norma, 1999.

Notes

1 1999 N. del E.

2 Aníbal Ford, La marca de la bestia, Buenos Aires, Norma, 1999.

Auteur

Estudió Filosofía y Letras. Titular de la cátedra de Teoría de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Sociales (Universidad de Buenos Aires) e investigador del Instituto Gino Germani. Miembro del Consejo Directivo de la Maestría en Análisis del Discurso de Filosofía y Letras. Ha desarrollado una larga labor periodística, ensayística y literaria. Fue Jefe de Redacción de Crisis, columnista en el diario La Opinión y la revista El Porteño. Dirigió diversas colecciones en el Centro Editor de América Latina. Actualmente publica en los diarios Clarín y Página 12, y en medios del extranjero. Como autor de ficción ha publicado Sumbosa, Los diferentes ruidos del agua y Ramos generales. Entre sus libros de ensayo, estrechamente ligados a la temática que desarrolla su literatura, se cuentan, entre otros, Homero Manzí, Medios de comunicación y cultura popular, Desde la orilla de la ciencia (Ensayos sobre identidad, cultura y territorio), y Navegaciones. Crisis, comunicación y cultura. Actualmente dirige un proyecto de investigación en la UBA sobre procesos comunicacionales y mediaciones interculturales en el Mercosur

© Siglo del Hombre Editores, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr