Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Maquinaciones sutiles de la violencia

 | 
Gisela Daza Navarrete
, 
Mónica Zuleta Pardo

Los lugares del mito

Texte intégral

1La tensión entre poder y deseo no solamente da cuenta de los dispositivos entramados de técnicas de dirección, desde donde se habla y se actúa, constituyendo focos de subjetivación a partir de los cuales se toma una forma al decir y al hacer. Ella también da cuenta de los signos que expresan relaciones y potencias de relación, haciendo aparecer un sujeto que se apropia de lo que dice y hace.

2Proceso de distribución de la comunicación y la significación que hace posible a un sujeto particular establecer una serie de relaciones con el mundo, para asignarles un valor de verdad, que lo conducen a enunciarse como sujeto de conciencia: yo soy, en tanto creo, siento, juzgo.

ATRIBUCIÓN EN LA ESCUELA

3La escuela hace uso de estrategias específicas a través de las cuales inserta al niño en el lenguaje, como instancia que hace posible el ingreso de grupos de sujetos a la significación común. Propios de la generación de los padres, estos mecanismos de inserción varían, orientándose unas veces a evidenciar la crisis de la conciencia, otras a propiciar la instauración de la verdad por la razón, también a instalar la jerarquización y, por último, a emplear al lenguaje en su forma informacional, como señal o causa, a la que siempre sigue un efecto.

4Las distintas estrategias, aunque son diferenciables para cada una de las capas del socius, no les son exclusivas, llegando algunas de ellas a ejercerse en todas. No obstante, su preponderancia es concordante con los sistemas de atribución que las capas emplean, constituyéndose en técnicas eficaces para instaurar modos particulares de justificación del mundo, diferenciados en los más ricos, los menos pobres y los más pobres.

  • 175 Archivo investigación “La escuela: aproximación...”, op. cit., Caso No. 2.

5Con los más ricos, los mecanismos que ponen en evidencia la crisis de la razón como sistema de atribución, presuponen su conjunción con un saber interpretativo, cuya característica es la de tener como límite al sujeto, en tanto éste se materializa por el lenguaje175. El lenguaje lo precede y él solamente lo habita, de tal suerte que su existencia deja de ser una certeza para convertirse en una sospecha, instaurándose entonces dentro de una finitud que surge del cuestionamiento de su propia existencia.

6El saber interpretativo se distancia del reflexivo, en la medida en que desplaza la conciencia de la centralidad que supone un sujeto de razón, puesto que no es ya una facultad del sujeto (conciencia) la que rige su relación con el mundo, sino que es el mismo sujeto el que crea al mundo. Tratándose de un ser construido por el lenguaje, su discurso, al materializar el mundo, hace de éste la resonancia del sujeto mediante la conversión del mundo en palabra. De esta forma, es el sujeto quien construye el mundo al constituirse a sí mismo por sus actos enunciativos, orientando su acción a los límites de lo decible. Con ello la acción es siempre lenguaje, el lenguaje es siempre el sujeto, ambos inscritos en la interpretación de sí y del mundo, instalándose así la duda sobre la certeza del hombre y del mundo.

7Este mecanismo emplea dos técnicas de subjetivación: en un caso, al niño se le sitúa como autor del enunciado que lo crea, dotándolo de la competencia que le permite la ilusión de su existencia, la cual lo constituye a la vez, en sujeto de enunciación y sujeto del enunciado; en el otro, el niño construye al mundo mediante sus actos de enunciación y al hacerlo se convierte en el eje de ese mundo creado por él, de tal suerte que se encuentra dotado de la competencia que le permite la ilusión de crear al mundo, constituyéndose en sujeto de enunciación y colocando al mundo en el lugar del objeto del enunciado.

  • 176 Ibíd., Caso No. 3.

8Los mecanismos orientados al establecimiento de la verdad por la razón, instauran lo razonable como el medio que permite acceder a lo cierto176. La subjetivación que esta estrategia encierra consiste en la transformación de un sujeto moral, entendido como aquel que posee la verdad, siendo capaz de diferenciar lo bueno de lo malo, en un sujeto de razón cuya acción se orienta a la búsqueda de una verdad que no se posee. La verdad es entonces construida por el sujeto como norma que rige sus acciones. Los sujetos de razón inmersos en este régimen enunciativo no hacen de la verdad un enunciado, sino que a través de la enunciación buscan la verdad. Este uso de la enunciación, no requiere de un sujeto susceptible de ser clasificado por su acción o por su enunciación, sino de un sujeto dotado de la competencia que le permite usar la lógica de la razón para construir la verdad.

  • 177 Ibíd., Caso No. 6.

9Con los menos pobres surgen los mecanismos orientados al establecimiento de la jerarquización por el lenguaje. En ellos el saber interpretativo resulta asociado con la jerarquización. La finalidad de la acción es instalar al sujeto en una línea vertical con rangos diferenciados, la finalidad de la enunciación es interpretar la posición que se ocupa en la jerarquía177. De esta manera se instaura una clasificación de la acción y/o del sujeto bajo la forma de un signo que, representando la jerarquía, debe ser interpretado para dotarlo de significación. El niño es entonces conducido a utilizar la significación común para la interpretación de los signos de la jerarquía, sitúandolo en una condición de subyugación debido a la posición que, siéndole asignada, reconoce como suya.

  • 178 Ibíd., Caso No. 7.
  • 179 Martín-Barbero hace una fuerte crítica al modelo informacional como teoría para dar cuenta de la c (...)

10Los mecanismos que instauran al lenguaje en una función informativa surgen preeminentemente con los más pobres, haciendo uso también del saber interpretativo y de la jerarquización. Con uno de ellos se diferencian los circuitos de la acción y de la enunciación178. Los primeros se orientan a marcar ritmos y secuencias mediante la repetición incesante de una misma acción, que al no tener finalidad propia, queda sujeta al consumo del tiempo. A esto lo acompaña un régimen de enunciaciones constituido exclusivamente por una cadena de mensajes, carente de significados específicos, cuya función es también la de circular indefinidamente179. Los enunciados así constituidos operan como señales, es decir como unidades de trasmisión que acentúan la repetición de la acción. Aquí el mensaje adquiere la forma de la orden que obliga a la realización de la acción, sin posibilidad de interpretarla. Lenguaje y acción quedan así ligados en una relación causa (lenguaje), efecto (acción).

11La interpretación aparece con la jerarquización, a través de la circulación de signos que operan como representantes de un orden posicional específico. Estos signos son mensajes, que se vuelven interpretables en el momento en que su circulación se detiene al ser apropiada por un sujeto, quien se sitúa así como el autor de la orden que el mensaje engloba. Al serle atribuida una autoría a la orden, ésta resulta interpretable, operando una jerarquización en el circuito sujeta a reglas de legitimación de la autoridad del otro, que conducen o no al cumplimiento de la orden.

ATRIBUCIÓN EN LA FAMILIA

12Mientras que la escuela hace uso de diferentes mecanismos que conducen al establecimiento de sujetos de lenguaje como resultante de focos particulares de subjetivación, la familia pone en juego sistemas de atribución de los que los sujetos hacen uso para explicar el mundo y la posición que ocupan en él.

13¿Cuáles son entonces los sistemas de atribución familiares que constituyen los modos de ser de la conciencia en la especificidad de lo que somos?

14Se orientan a instaurar formas de verdad, por las que una conciencia juzga, cree y siente. Ello hace que un sujeto particular le designe un orden específico al mundo, en el que se diferencia lo mismo de lo otro, junto con los lugares que pueden ocuparse en la mismidad y en la otredad, así como las explicaciones que los justifican. En nuestro caso, la familia explícita como sistemas de verdad la política, la sexualidad y la religión.

  • 180 J.O. Ávila, y C.E. Torres, “La violencia en el Occidente de Boyacá, durante el Gobierno de la Conc (...)
  • 181 El problema de la diferenciación naturaleza-cultura ha alimentado los estudios sobre género en Col (...)
  • 182 Las investigaciones de la línea de Gutiérrez en cuanto a la familia en Colombia, dan cuenta de las (...)

15La verdad posibilita ordenar el mundo al determinar las condiciones por las cuales se pertenece. A la política se pertenece al portar un nombre, que es signo de mismidad y atributo del nombre del padre180. No es suficiente el nombre del padre, la filiación impone un nuevo nombre, que es de todos, por ser lo propio de la verdad que encama, y que no es del otro, que sólo encama la falsedad, en tanto aquello que no se es. A la sexualidad se pertenece como signo de los atributos de la mismidad de la especie181, asignando posiciones que estipulan quién es apto para juzgar y juzgarse y quién para ser juzgado. Es desde este último lugar que la mujer habla. A la religión pertenecen todos182. La mismidad inunda el mundo al imponer el bien, que es lo propio de Dios. Destino, razón y jerarquía se despliegan en una lucha entre el bien y el mal, de la cual el único vencedor es un solo individuo: aquel que debe sobrevivir a pesar del otro, para apropiarse un mundo que tiene por límite su propio reflejo.

LA POLÍTICA EN LOS TATARABUELOS

  • 183 Tesis similar a la de Zabala cuando señala cómo “los gamonales liberales, conservadores o sin part (...)

16Con la política, los tatarabuelos más pobres se instalan en la deuda infinita. Los gamonales183 asignan la pertenencia al situarse en el lugar del rey, bautizando con su nombre a todos aquellos que están bajo su dominio, como condición para ser servidos. Se distribuye el socius en verdad y falsedad, por la pertenencia a un nombre. Profeta de la verdad, el gamonal busca extender su dominio, constituyendo ejércitos para imponerla en otras tierras.

17Pertenecer implica entregarle al gamonal la vida, puesto que su verdad es la verdad del mundo y por ella se lucha. Socius dividido por el nombre, en el que el otro siempre es el enemigo, vinculado a la posesión de un territorio del cual hay que despojar. Ello asegura el imperio del nombre del rey, al ser la muerte del otro el tributo que se rinde a su verdad:

  • 184 Primera generación, informante hombre, estrato a.

Los patrones eran los que mandaban en la tierra donde mi papá era jornalero. Esa tierra no era de él, él sólo la trabajaba. Allá se hacía sólo lo que el ricachón decía, el gamonal... Eso todo era lo mismo. Mi papá votaba por el que el señor le decía y claro era conservador, del mismo partido del patrón [...]184

  • 185 Jaramillo muestra esta atribución a la guerra al analizar la guerra de los mil días en Colombia. H (...)

18Pero la patria es de todos y su defensa es prioridad. La guerra con el afuera relega la pertenencia por el nombre, e instaura la pertenencia por el bando que tiene por atributos la unión y la belleza. La unión, relación posible entre los miembros de un mismo bando los dota del carácter de igualdad por su pertenencia a un mismo territorio: la diferenciación se establece entonces con el bando contrario. La belleza, asociada con el sometimiento del otro bando en la batalla, implica su muerte o su rendición, y la propia muerte, si la batalla lo exige185:

  • 186 Informante hombre, primera generación, estrato a.

[...] en esa época no había violencia. Los padrinos míos eran conservadores y mis papás sí eran liberales. Entonces no había política... La guerra daba mucho puntaje por allá en el 30. Era lindo ver el toque de queda, echar candela, plomo, ver cómo caían las personas a lo largo del río Magdalena. Pero lo mejor, era cuando sacaron las banderas blancas que mostraban la rendición del otro ejército [...]186

  • 187 Se le da al término la misma acepción de Ortiz, para diferenciar en Colombia la acción política de (...)

19La expresión de la política en la ciudad obliga a los tatarabuelos menos pobres a usar un nombre supuesto de verdad, requisito para otorgar un favor: servir al Estado-feudo. En él la pertenencia se define por el nombre de quien gobierna. El feudo, administrado por caciques187, retribuye su servicio mediante el otorgamiento de un favor que les asigna pequeños reinos dentro del Estado. El socius se distribuye por favores y deudas que instalan al Estado en el lugar del rey. Rey sin rostro, el Estado se constituye por la multiplicidad de los pequeños reinos, administrados en su nombre por profetas:

  • 188 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Mi papá era el registrador del pueblo donde vivíamos. Ese puesto que era muy importante se lo consiguió por puras amistades. Es que allá solo se ayudaba a los amigos y como mi papá era de los más importantes del pueblo, pues tenía contactos, ayudas [...]188

  • 189 Este término es acuñado por Deleuze y Guattari en Mil mesetas, op. cit. Nosotros le damos otra con (...)

20Para administrar la verdad, la multiplicidad de rostros189 que compone el feudo pone la política a su servicio, puesto que la verdad la constituye el conjunto de favores que ésta otorga. A diferencia de los más pobres, quienes entregan su vida por una verdad en la que creen, los menos pobres entran en el intercambio de la deuda infinita, situándose a la vez como acreedores y deudores. Alternando los lugares del rey y de sus súbditos, se instalan en una jerarquía donde la obediencia es condición para la retribución.

21Cuando la política se constituye en expresión de la razón, su ejercicio es un deber que obliga a los tatarabuelos más ricos a gobernar a los otros. Ello establece una regla de relación que imputa a una ley natural la diferenciación entre gobernante y gobernado, al determinar la razón como lo naturalmente poseído por aquél que ejerce el mando. En consecuencia, el ejercicio de la política se sitúa como un acto de justicia que debe ser obedecido y respetado naturalmente por el gobernado:

  • 190 Informante mujer, primera generación, estrato d.

[...] muchos trabajaban en política. Eran ministros, alcaldes, concejales, así era como servían al país. Yo hice el servicio militar y me nombraron como alcalde ganando sueldo de civil y de militar. Esos nombramientos los hacía la gobernación para que se administrara la justicia militar. Yo era la primera autoridad del municipio y así me respetaban, lo que decidía se hacía, por eso era muy justo [...]190

  • 191 Zabala le da a esta función el nombre de gamonal, situándolo “como hilo conductor entre el país po (...)

22Mesías de una verdad que es la suya, se instalan en el lugar del caudillo al que se le atribuye el crédito de lo veraz. Aunque ocupan el lugar del gamonal o del cacique, los caudillos191 tienen en el mundo la misión de hacer el bien, expresada en una forma de gobierno para todos. Hacer el bien es gobernar con la justicia que emana de su verdad, en nombre de la cual pueden llegar al sacrificio de su propia vida.

23Afecto positivo, la política para los extremos del socius, es un estado de gozo que impele a la acción, diferenciando al otro como enemigo o como incapaz de acceder a la razón. Constituye así un sistema de pertenencia en el que se establecen las formas de instauración, seguimiento y transformación de la verdad. Ello se contrapone con las capas intermedias para quienes la verdad sólo es portada por la jerarquía a la que se está sujeto. Afecto positivo producido por la posibilidad que ella otorga en la alternancia de la posición que se ocupa.

LA POLÍTICA EN LOS BISABUELOS

24Desplazada de verdad a moral, la política instaura en los bisabuelos más pobres una identidad a la que se pertenece en tanto se es bueno, atributo otorgado únicamente a la mismidad de un nombre. El nombre del rey es ahora potestad del padre y de su descendencia, particularizándose en una familia, quien al portarlo, hace honor a la pertenencia. Surge así un partido que se independiza del nombre del gamonal y, que tomando una forma propia, se introduce en la familia para identificarla.

25La moral, al atribuir a aquel que pertenece el bien, hace de la otredad el lugar del mal. Por ello, la identidad implica la visibilidad de la pertenencia al partido, la cual se expone por el nombre y la alianza. El nombre del partido es filial y se hereda junto con el nombre del padre. La alianza sólo es permitida entre iguales, es decir entre quienes ostentan el mismo nombre, asegurando con ello que los hijos, al heredarlo, garanticen su perpetuación:

  • 192 Informante mujer, primera generación, estrato d.

[...] El partido conservador, que era el nuestro, decía que a los liberales había que sacarlos de ese pueblo o matarlos porque ellos eran el demonio, y a uno le tocaba, a pesar de que no tenía un arma, ni nada, nos matábamos liberales contra conservadores... Nuestros padres nos decían que debíamos ser del mismo color de ellos: “Yo soy conservador y ustedes deben seguir la misma política, aunque les ofrezcan plata no irsen a cambiar pa que no se volteen nunca”. Los liberales que no se les oía politiquiar, tuvieron que esparcirse y nunca más volvieron. No volvimos a saber de ellos [...]192

26Ser bueno tiene por regla la ayuda, inscrita en la diferenciación entre el partido, como un ente abstracto, y sus miembros, como entes concretos, que requieren ser reconocidos como pertenecientes. Ello obliga al ente abstracto a concretizarse en acciones visibles para los miembros, consistentes en la otorgación de favores como testimonio de la pertenencia:

  • 193 Ibíd.

[...] el partido era tan bueno que empadronaba a los damnificados y les daba un terrenito para reconstruir la casa que se había tragado el río. Claro, después había que pagarle poco a poco y como fuera, para que pudiera seguir ayudando a otros [...]193

27La función política consiste en defender el nombre del padre, a través de una relación de fuerzas que implica la muerte o el exilio de quien no lo ostente. Puesto que el otro es moralmente juzgado como malo, la acción de los miembros del partido se orienta a la purificación del territorio, mediante el exterminio de todos aquellos que poseen otro nombre. El exilio hace posible salvar la vida bajo la condición de esconder la identidad. Ello obliga a que se emigre a un lugar donde la pertenencia al nombre no pueda ser identificada por el otro. Este lugar es la ciudad, que garantiza las condiciones de anonimato de quienes la pueblan:

  • 194 Ibíd.

[...] todos éramos liberales y andaba una cantidad de gente de policía que se llevaban todo lo que encontraban y se echaban a la gente por delante, por política nos tocó abandonarlo todo y no solamente a nosotros sino a mucha gente. Para poder escapar de los vándalos, de las gentes de policía, nos vinimos a Bogotá que era el único refugio [...]194

28Aún instalada en las jerarquías que asignan los favores y las deudas en el reino, la política con los bisabuelos menos pobres, distribuye ahora, no solamente los favores, sobre todo la vida y la muerte, al administrar los territorios. Convertidos en policías de la política, orientan su función de vigilancia a obligar a las capas del socius a portar un nombre. El desplazamiento del nombre del rey al nombre del padre, en este caso da forma a un Estado paternalista, benefactor y despótico, en el que la pertenencia al partido asegura el reconocimiento del estado-padre, que siempre está allí para dar curso a los ruegos del hijo, a través de sus favores.

29Beneficiarse de los favores implica retribuirlos. El hijo debe defender el nombre del padre, desligado de la herencia filial, puesto que lo defendible es el nombre del partido. El padre filial se diferencia así del padre político:

  • 195 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Nuestro padre era parte de la policía, los llamaban los chulavitas. Les tocaba defender el partido sobre lo que fuera, y para él, el partido se volvió lo más importante, decía que aunque tocara morir por él, lo defendía. Le debía mucho al partido, todos los favores que le habían dado. Claro, eran otras épocas [...]195

30El favor otorgado que sitúa al hijo en condición de vigilante, lo despoja de la obligación de servir al gobernante, para imponerle como única función el servicio al partido. Con ello, la política se instituye como verdad, al ser su defensa la condición que asegura el beneficio del favor. Los caciques, administradores del reino, dan paso a caudillos detentores de una verdad moral, siempre en pugna con otras. Se instaura así una forma de otredad que hace posible la simultaneidad de verdades diferentes, cada una de ellas ostentada por un rostro que es siempre asimilado al rostro del padre, pero portado por el hijo.

31De esta forma, a mediados del siglo y vehiculada por los menos pobres, surge una posibilidad de la otredad, que interactúa simultáneamente con la mismidad, al ser objeto de enunciaciones diversas, todas ciertas, dependientes del más fuerte para ser instauradas como verdad. Esta proliferación rompe la asociación entre política y verdad. La verdad, puesta ahora en duda, es diferenciada de la función política, que queda restringida a la administración de los feudos que componen el socius:

  • 196 Ibíd., informante mujer.

Yo era muy niña cuando lo del 9 de abril y toda esa violencia que hubo. Mi padre si me acuerdo que se la pasaba en la plaza en discursos y más cosas. Eso fue muy movido, por la violencia y todos esos discursos, casi que uno no sabía en qué creer, claro pero eso no se le podía decir a mi padre que estaba convencido de todas esas ideas raras [...]196

32La nueva función política permite la emergencia de formas de pertenencia a varios partidos, todas ellas ligadas al nombre del estado-padre, pero fragmentadas en verdades propias de cada uno de los feudos. Sus administradores descubren así que su verdad puede también reinar. El partido, estado-padre, obligado a negociar con cada uno de sus feudos para poder administrar el socius, se convierte en la otredad de la pluralidad de las verdades que lo constituyen.

33Determinada por la pertenencia a la clase, la acción política para los bisabuelos más ricos es concomitante con el otorgamiento que, por derecho natural, se hace del ejercicio del mando a todo hombre que alcanza las condiciones para el gobierno de otros: el control de la pasión por la razón y la adquisición de un saber que permite el dominio de lo público. No obstante, y a diferencia de lo que ocurre con las otras capas del socius, en la clase operan distintos sistemas valorativos en los que se enmarca el conjunto de rituales por los que se accede a la razón. Sistemas por los que se otorga un nombre que identifica a aquel que pertenece. Así, al interior de la clase, la diferencia se establece por el sistema valorativo de cada identidad, que imprime un estilo particular a la forma de gobernar a los otros, pero mantiene a la razón como la condición básica de la gobernabilidad:

  • 197 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato d.

Nuestros padres eran de familia conservadora y las costumbres estaban enmarcadas en el partido. Lo que se oía decir de los liberales era que eran ateos y cosas de ésas, pero no que fueran malas personas, eran amigos entre sí, por eso eran tolerantes. [...] A los almuerzos y las comidas llegaban los políticos, los presidentes, que eran considerados como una persona más. [...] el día de la muerte de Gaitán fue terrible porque mis padres eran socios y amigos de Ospina y de Lleras [...]197

34La razón, al ser la condición para gobernar, hace que la pertenencia a la clase prime sobre la diferenciación de identidad, generando como regla de relación entre estilos distintos la tolerancia. Ésta regula la interacción de los miembros de la clase, permitiendo combinaciones de identidad a través de asociaciones de pares y de la sociedad conyugal, bajo el supuesto de que la otredad es igual a la mismidad, a pesar de gozar de ciertos atributos distintos, que no afectan su esencialidad:

  • 198 Ibíd.

Los liberales y conservadores vivían sin problemas y como eran lugares tan cerrados, se casaban los familiares, los primos, no importaba de qué partido fueran..., que la gente fuera conocida o gente bien... Papá decía que la gente que no fuera de la misma clase social hasta se lavaba los dientes distinto y eso era lo que hacía un matrimonio feliz o infeliz, ellos eran tolerantes, tanto que nos casamos con liberales sin ningún problema [...]198

35Ello diferencia dos tipos de gobierno. El gobierno para los miembros de la clase que, independiente del estilo del gobernante, se orienta al establecimiento de contratos entre pares, determinando como condición respetar los intereses de unos y de otros. El gobierno para aquellos que no pertenecen a la clase, quienes al no atorgárseles la razón, son signados sólo por sus atributos. En este caso, debe haber coincidencia entre el estilo del gobernante y los atributos del gobernado, para que este último sea reconocido como mismidad a gobernar. El otro, cuyos atributos expresan la no coincidencia con el estilo del gobernante, es situado en la posición del enemigo del gobernante y del gobernado y por tanto, objeto a combatir:

  • 199 Ibíd., informante mujer.

Aunque mi padre era amigo de Lleras y de Ospina, él decía que lo mejor era que el pueblo fuera todo conservador, porque esa gente no entiende de razones y saca a relucir las otras cosas, las peligrosas. El creía que era muy peligroso un pueblo ateo y por eso estaba dispuesto a combatir a los liberales, al pueblo liberal [...]199

36Para todas las capas del socius, la acción política sigue operando como sistema de diferenciación de la otredad y la mismidad, pero se convierte en un mecanismo que atribuye valores morales, de los que se derivan los juicios de las acciones de un sujeto, en cuanto a la bondad y a la maldad de su esencia. Ello pone en relación de complementariedad a los dos extremos del socius.

37Propia de la clase, la razón política, juzga lo bueno y lo malo, atribuyéndoselo a una identidad nominada que la diferencia del exterior, es decir de las otras capas. Juicio que no porta sobre sus miembros a pesar de su pertenencia a identidades distintas. Propia de los más pobres, la acción política los obliga a asumir el juicio de la clase. A través de éste, diferencian la mismidad y la otredad del nombre, instituyéndolo como bueno o como malo. La evidencia de la existencia de dos padres que pueden ocupar el lugar del rey, trastoca los ordenamientos de la verdad. Ello se hace más explícito con los menos pobres, para quienes la función de policía que los convierte en caudillos de su propia causa, hace visible la emergencia simultánea de verdades distintas, desplazando con ello definitivamente al rey y poniendo en su lugar al paternalismo.

LA POLÍTICA EN LOS ABUELOS Y PADRES

38Con las generaciones de los abuelos y padres la política se manifiesta en la expresión de una voluntad individual ligada a lo útil, restringida casi exclusivamente a la acción de elección de los gobernantes:

  • 200 Informante hombre, segunda generación, estrato a.

Cuando vivíamos en el pueblo, siempre nos tocaba votar por el candidato que el patrón quería que ganara. Claro que eso nos gustaba mucho, pues nos hacían una fiesta para todas las familias y nos aseguraban ayudita en plata y en lo que necesitáramos... Después, en la ciudad, la política ya no nos ha servido pa nada, ella sólo sirve a los grandes pa que ganen plata y uno en la misma miseria [...]200

39Este cambio despoja a la política de su carácter moral de sistema de verdad y la instala como una herramienta que posibilita la obtención de un propósito particular. Al ocupar este lugar, se convierte en un objeto susceptible de ser juzgado, en función de los beneficios que su intermediación concede.

40Con la migración a la ciudad, la política deja de cumplir la función de asignar identidad, puesto que una característica de lo urbano es la primacía del anonimato del nombre político-filial. La atribución de la herencia de la política por la sangre deja de operar, estableciendo a la descendencia el derecho de optar o no por un bando, sin que esta opción determine su identidad.

  • 201 Término también empleado por Gutiérrez al referirse a la familia en su transformación urbana. Fami (...)

41Pero el papel de anonimato que juega la ciudad201, cumple con otro tipo de transformación que afecta a todas las capas del socius. Ella sitúa a la política por fuera de la pertenencia y de la identidad, constituyéndose en una tercería frente a la cual los bandos pueden apelar. La ciudad aparece como el lugar donde todos tienen un lugar, donde el político debe dejar de cumplir la función de juzgar al que pertenece a un bando, puesto que debe ahora gobernarlos a todos, aboliendo con ello el veredicto por el que se establece la diferencia entre mismidad y otredad. Esta acción de tercería prima sobre la pertenencia a los bandos y sitúa a todos los sujetos en la mismidad, expresada como el derecho a ser gobernados, despojando con ello a la acción política de la misión de erradicar el nombre de lo otro. Ello tiene como consecuencia la abolición del derecho natural de la razón, atribuido exclusivamente a la clase, en tanto pasa a ser un derecho de todos, particularizado en el acceso a un saber. Así, la extensión de la razón por todas las capas del socius hace que cualquier sujeto de saber pueda ser elegido voluntariamente como el gobernante de todos:

  • 202 Informantes hombres, segunda generación, estrato a.

Bogotá era fantástica, todo lo que había nos parecía bonito, a pesar de la muerte de Gaitán... claro que después de eso fue que empezaron a construir esos grandes edificios, hubo el progreso... Aquí se pensaba que la sangre toda era del mismo color, sino que cada uno su política que quiere coger [...]202

42La ciudad al ser el lugar en donde todos tienen derecho, libera de la sobredeterminación de identidad y de pertenencia a la política, mediante una operación de regulación que asocia la acción política a la producción de capital, convirtiendo con ello al capital en la razón de ser de la política y al derecho en la razón de ser del capital.

  • 203 Ávila y Torres haciendo referencia a la violencia en los periodos electorales, muestran cómo la pe (...)

43Al dejar de ser un sistema de diferenciación de las relaciones sociales, la política se sitúa en el campo de la utilidad, pasando a cumplir una función instrumental orientada a alcanzar ciertos beneficios. Esta transformación en objeto, la inserta dentro de una relación costo-beneficio, que le asigna valores de acuerdo con el resultado positivo o negativo derivado de la operación de utilidad. Ello se realiza en un intercambio de deudas y favores, inscrito en el capital, pero distribuido en feudos que buscan hacer circular por ellos el dinero203.

44Los más ricos, siempre elegidos, no lo son ahora por la razón o por la verdad, sino por su posición en el circuito del dinero. Los menos pobres, administradores del reino, distribuyen los favores en nombre del dinero. Instalados en el lugar del padre, permiten la emergencia de todos los partidos, ahora aliados en la normalización capitalista que posibilita incluir cualquier nuevo hijo, pues todos son lo mismo. Los más pobres, distanciados de lo uno y de lo otro, hacen de la política un beneficio.

LA SEXUALIDAD EN LOS TATARABUELOS Y BISABUELOS

45Con la pertenencia diferenciadora de lo otro, se combina la pertenencia diferenciadora de lo mismo, a través de la sexualidad. Se asume como dogma la especie, verdad de la que emergen los signos de lo masculino y lo femenino. Complejo sistema tecnológico que al buscar diferenciar al hombre del animal, hace uso de los ordenamientos que le atribuye a lo natural. Así el sexo, potestad de todos, es regulado por los hombres, quienes, para ello, instalan a las mujeres en la animalidad. No obstante, este lugar asignado a la mujer tiene muchos nombres y cambia al avanzar el siglo.

46Para los tatarabuelos y bisabuelos de todas las capas del socius, la sexualidad constituye un sistema de atribución que determina la explicación del origen de la vida y con ella las posiciones que ocupan los sujetos en el mundo, respecto de lo que les es posible hacer.

47Es por el ejercicio de la sexualidad que se adjudica a las mujeres más pobres, la condición de inocencia o culpabilidad. Ligada a la posibilidad que tienen de hacer un uso adecuado de su propio juicio, se les otorga la decisión de aceptar o no el contacto sexual, antes de la alianza:

  • 204 Informante mujer, primera generación, estrato a.

[...] nos decían que era asunto nuestro si quedábamos embarazadas, que era nuestra suerte y que veríamos, nada de ir a exigirles nada después, eso era problema de uno, que ¿quién la mandaba, a fin de cuentas? [...] si teníamos un hijo sin casarnos, no importaba, nadie decía nada [...]204

48El veredicto de culpabilidad es dictaminado por los hombres y se orienta a hacer asumir a la mujer la consecuencia de sus actos, a través de un juicio denotativo, que al imputarle a ella la responsabilidad, libera al hombre de las funciones de paternidad, condenando la procreación:

  • 205 Ibíd., estrato b.

Yo le dije a él que padre no es el que engendra sino el que cuida. Claro él siempre aseguró que no era el padre, como no vivíamos juntos, él decía que no había seguridad y que no se iba a hacer cargo del hijo. A fin de cuentas, yo sí me hice cargo de ellos, los eduqué y todo yo sola. Por ahí a veces me conseguía un compañero que me ayudaba, por lo menos estaba conmigo [...]205

49Por fuera de la alianza, la mujer tiene el dominio sobre su sexualidad, cuyo ejercicio, en caso de conducir a la procreación, impide que alguien distinto de ella pueda aseverar la paternidad. Al ser objeto del veredicto que la condena, es obligada a asumir la responsabilidad del hijo, excluyendo al hombre de su función paterna. El veredicto de culpabilidad no implica connotación moral alguna sobre el ejercicio de la sexualidad de la mujer, y se restringe a dotar al padre de la potestad de dar o no su nombre.

50Por la alianza, se le despoja a la mujer de la facultad de hacer uso de su juicio, puesto que su deber conyugal es servir al hombre, cediéndole con ello el control de su sexualidad. La expresión de la sexualidad sólo es lícita como respuesta al juicio del hombre, quien es el que impone las reglas para su ejercicio, convirtiéndose en la ley que prohíbe o permite el contacto sexual de la mujer, como única forma de confirmar la veracidad de su paternidad:

  • 206 Ibíd., informantes hombres, estrato a.

Yo me quena ir porque ella no me servía, pues quería tener novio aparte y lo tenía a pesar de que yo la regañaba. Ella se iba sin permiso y se demoraba, me decía “yo tengo que hacer lo que yo quiero”, “¿cómo va a hacer lo que usted quiera si por eso usted dijo que se casaba conmigo?”, le decía yo... Yo le dije a mis hijas que ustedes para que tengan novio tienen que saber que tienen que hacerle el desayuno, verle la ropa, remendarle, llevarle de comer a la huerta y si no lo hacen eso les pegan, el hombre le pega a la mujer, el matrimonio es pesado [...]206

51La sexualidad en la alianza está también ligada con la desconfianza en el otro género, al impugnársela al demonio como causa última. Ello imposibilita al hombre asumirse plenamente como ley. Este sistema de causalidad es generado por el saber que la experiencia otorga a los ancianos, portadores de la explicación de la sexualidad humana, quienes tienen como función aconsejar la desconfianza en el acatamiento a la ley del hombre. Se asigna entonces al esposo la función de testificar la conducta de la mujer como única forma de garantizar su paternidad. Así, la acción del hombre tiene por límite la acción vigilada de la mujer:

  • 207 Ibíd.

En esa época había mucha desconfianza. Los mayores, gente estudiada, de experiencia y de respeto, nos decían que teníamos que cuidar mucho a la novia o mujer, porque a las mujeres no hay que tenerles tanta confianza, que con el tiempo, el demonio trabaja mucho en ellas para que cojan otra persona, otro amante. Por eso yo la celaba, con los hijos, me escapaba del trabajo en la hacienda para ver adonde era que iba cuando yo no estaba [...]207

52En el espacio de la vigilancia la moral irrumpe. Al atribuírsele la causa última de la sexualidad al Demonio, se asigna simultáneamente su prohibición a Dios. La vigilancia, al dejar resquicios por donde el demonio puede actuar, instala en la mujer la moralidad como un recurso para combatir la acción demoníaca, restituyéndole así el juicio sobre su sexualidad. Cuando la mujer rechaza el contacto sexual por fuera de la alianza, hace uso de la ley de Dios que expresa la ley del hombre. En el caso contrario, su sexualidad es del dominio del demonio, impidiendo con ello que se la juzgue con la ley. De esta forma, la moral es usada para incitar a la mujer a seguir la ley del hombre, y no para juzgar su acción:

  • 208 Ibíd.

Me confesaba y el cura me decía: lo que mi Dios juntó nadie lo puede separar y uno estaba de acuerdo pues uno se casa pa toda la vida... pero ella lo que quería era tener novio aparte, se fue con otro. Por más que yo le enseñé lo de la doctrina, ella nunca me hizo caso y siempre decía que ella hacía lo que quería. Al final de sus días, el demonio le mandó la diabetis y volvió y yo la recibí [...]208

53El reconocimiento que instituye a la mujer como miembro de un grupo diferenciado, implica un pasaje que tiene por condición un gesto que lo realiza, al hacer uso de la palabra como expresión de la realidad a la que se ingresa. Es una mujer la que dice lo que la mujer es, y al decirlo le atribuye a la niña aquello que la hace mujer. El gesto produce un efecto tranquilizador al estar asociado con la membrecía. Ser mujer es ser reconocida como poseedora de un carácter común y necesario para ser parte del grupo:

  • 209 Ibíd., informante mujer, estrato b.

[...] mi mamá no decía nada de eso de la menstruación, por eso cuando me desarrollé sí sufrí, escondí la ropa hasta que mi mamá la descubrió y me dijo que no me preocupara, que eso era natural, que no me afanara, que nos pasaba a todas [...]209

54Se expresa así una confrontación permanente entre lo divino y lo diabólico, atribuyéndole a lo primero una ley que organiza el mundo y a lo segundo la emergencia del caos en el mundo. Éstos, al operar simultáneamente, sujetan la acción humana a la ley y al destino, impidiendo que sobre ella porte un juicio moral. La ley del hombre manifiesta la ley divina, al asignarle el nombre al hijo. La sexualidad de la mujer, atrapada en lo diabólico, se opone a la asignación del nombre. El cumplimiento de la ley de Dios implica el sometimiento de la mujer a la ley del hombre.

  • 210 Se hace referencia a la nota 96.

55Orientada hacia la moralización, la sexualidad de los menos pobres se liga con la inocencia210. Ello se expresa por un saber particular, como secreto e indecibilidad:

  • 211 Ibíd., estrato c.

Nuestros padres sólo nos decían que la Virgen traía a los niños que eran angelitos. Cuando nació el muchachito, yo me escondí para verlo y le vi alas y pensé: le dejó la Virgen un angelito a mi mamá [...]211

56El saber otorga como razón inmediata de la vida un conjunto de imágenes divinas que manifiestan la existencia de Dios por sus acciones en el mundo, constituyéndose en la explicación de la procreación y del nacimiento. Ello desliga la práctica sexual del origen de la vida, al asignársele a esta última el mismo carácter sagrado que tiene para los católicos la concepción de Cristo. El dogma de fe de la virginidad de María, como creencia moral, se convierte en la explicación táctica de la vida.

57Al estar lo puro exento de un atributo sexual, el saber propio de los niños y de las mujeres antes de la alianza, es la expresión de su pureza. Ello sitúa a la sexualidad como secreto, impidiéndole ser un objeto de enunciación e incitando simultáneamente a su develación. Los hombres y mujeres, en la alianza, mantienen abiertamente en secreto las relaciones sexuales y el nacimiento, imposibilitando su visibilidad pero permitiendo saber aquello que se hace en secreto:

  • 212 Ibíd.

Éramos muy inocentes. El cura me preguntó: ¿usted sabe para qué es el matrimonio? Yo sabía las palabras del catecismo: sí sé padre, para casarme. Yo sabía que al juntarse un hombre y una mujer tenían hijos pero no sabía cómo y ya tenía 22 años [...]212

58La inocencia no es el atributo de los hombres. Para ellos la sexualidad es objeto de enunciación y de acción, haciendo uso de un saber masculino transmitido secretamente que sitúa su práctica sexual, por fuera de la alianza, en el mismo terreno de lo secreto:

  • 213 Ibíd., informantes hombres.

Como nuestros padres no nos decían nada, hablábamos entre amigos y nos contábamos nuestras experiencias con las mujeres... Nuestros padres nunca hablaban de eso. Sólo les decían a las hijas que se cuidaran porque los hombres eran muy malos, que prometían el cielo y la tierra y luego bueno [...]213

  • 214 Esta noción es asumida por numerosos estudios sobre género en Colombia. Por ejemplo los del grupo (...)
  • 215 Gutiérrez cita varios ejemplos referidos a esta condición, en los que la defensa del honor de la h (...)
  • 216 Hipótesis también desarrollada por Gutiérrez en ibíd., p. 87.

59Su ejercicio de la sexualidad opera una clasificación del mundo a partir de la diferenciación en tipos de mujeres, asumida por todos. La clasificación jerarquiza los tipos de mujeres en grados de pureza214, situando en primer lugar a la madre, quien expresa la pureza en toda su potencia. Para los hijos, ella es María, imagen viva de la madre de Cristo y prueba de la virginidad del origen de la vida. Para el esposo, ella es la pureza, manifestada en la maternidad. La hija es la inocencia, mantenida en esta condición por los padres y los hermanos hombres, quien adquiere del padre el derecho a la alianza. La doncella215, virgen, tiene por condición ser inmaculada para acceder a la conyugalidad, puesto que sólo puede adquirir el saber de la sexualidad por el hombre a través de la alianza, donde orienta la práctica sexual a la procreación. La ingenua, testimonio de la candidez y maculada por el saber de la sexualidad del hombre antes de la alianza, es objeto de engaño en la seducción. Ello la excluye de la alianza y la obliga a mantener en secreto su mácula, bajo el confinamiento. La libertina, afirmación de la impureza, es poseedora del saber de la sexualidad, pudiéndola decir y practicar subrepticiamente. Al estar excluida de la función de hija, de doncella y de esposa, ella introduce en el saber sexual al niño y posibilita un ejercicio de la sexualidad al hombre, disociado de la procreación216.

  • 217 Ibíd.

Los hombres casi no le agarrábamos la mano a la novia, era una extrema distancia. Es que a ciertas mujeres había que tratarlas como a mi mamá que era sagrada. Me mandaban a cuidar a mi hermana y era capaz hasta de echar bala si la veía con alguien... A las mujeres ingenuas, los hombres las enamorábamos siguiendo los consejos que sobre el sexo daban los amigos y así se iba relacionando la situación, porque uno propone y ella es la que dispone. Claro que uno sí aprendía de las mujeres de las tabernas [...]217

  • 218 Warner analiza la ambigüedad que la imagen de pureza de María introduce en las actitudes que la ig (...)

60Con el paso de niña a mujer emerge la impureza evidenciándole su sexualidad, sin la participación de la voluntad. El mundo de la inocencia en el que la niña está inmersa le impide establecer una causa a la manifestación biológica del origen de la vida, poniendo a prueba la explicación del mundo que le es particular218:

  • 219 Informantes mujeres, primera generación, estrato b.

Cuando me desarrollé me dijo una amiga que si comía frutas ácidas en cierta edad, la sangre se elevaba y se moría uno dizque ahogado por la sangre... yo algo me imaginaba, pero no estaba segura, por eso fue terrible para mí, era una demasiada inocencia o brutalidad, me dio mucho miedo el cambio de niña, como si yo hubiera hecho algo malo [...]219

  • 220 Las relaciones secreto y pureza son analizadas por Gutiérrez en: Honor, familia y sociedad, op. ci (...)

61La mancha menstrual se asocia con la mácula de la impureza, pero la sangre se liga a la enfermedad. La acción sobre la sangre requiere seguir unos preceptos de cuidado, referidos a la dieta, inmersos en un espacio secreto de complicidad, constituido por las explicaciones resultantes del saber acerca del secreto de la sexualidad, propio del hombre y de la pareja. La sangre, manifestación de la enfermedad, se explica por una combinación del saber de la inocencia y del saber de la impureza. Simultáneamente la niña, instalada en la impureza como límite de su inocencia, es conducida a un estado ambivalente en el cual la sexualidad se le atribuye como posesión, a la vez que se le prohíbe su expresión, bajo la amenaza de la impureza. Este pasaje que evidencia la sexualidad femenina, al estar sujeto al secreto, no posibilita una diferenciación. La niña aunque pierde su inocencia, debe mantenerse en ella, sin acceder por tanto a la condición de mujer que sólo se alcanza moralmente cuando se es madre220.

62Mundo como expresión de la acción de Dios. Las acciones de los seres humanos son entonces realizaciones de la voluntad divina, que al ser incuestionable, impide al sujeto elegir su curso. La acción que no es la voluntad de Dios manifiesta un desvío del curso natural del mundo, conducente a la exclusión del sujeto que la realiza. Mundo ordenado en el que se diferencian jerárquicamente las posiciones que pueden ocuparse, establecidas con anterioridad.

  • 221 Noción también empleada por Urrego al referirse a la élite burguesa bogotana de principios de sigl (...)

63El respeto otorga una función específica a la sexualidad: atribuirle al cuerpo el carácter de intimidad221, situándolo como el lugar de la pasión que se contrapone a la razón. Para los más ricos, respetar al otro requiere poner al cuerpo al servicio de la razón, haciendo que toda manifestación espontánea de la pasión esté sujeta a formas de regulación.

64Al asignarle la intimidad a todo contacto posible con el otro se establecen las condiciones de expresión de la pasión, en cuanto a los sujetos, los lugares y los modos. Ello determina las formas de decibilidad y visibilidad de la sexualidad:

  • 222 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Los niños y las niñas dormíamos en cuartos separados, nunca nos dejaban entrar a la pieza de una hermana. Con las novias era lo mismo, ni se les cogía la mano, uno la saludaba y todo con mucho respeto […]222

65En el interior de la familia, la sexualidad genera un conjunto de prácticas orientadas a hacer posible su expresión, sólo bajo las condiciones delimitadas de respeto. El hombre, portador de la razón, es el único al que se le imputa la capacidad de auto-gobernarse, siendo instalado como sujeto y no como objeto de respeto, al asignársele la facultad de gobernar su propio cuerpo y, con ello, el ejercicio de su sexualidad dentro y fuera de la alianza:

  • 223 Ibíd.

[...] a nosotros desde niños nos enseñaban cómo teníamos que respetar a las mujeres. Debíamos ser caballerosos con ellas, portamos muy bien para no irrespetarlas. Casi no nos permitían ni cogerle la mano. Cuando las visitábamos, en el salón siempre había una persona mayor. Uno jamás se atrevía a hacer algo indebido, porque una mujer era considerada tan frágil como una flor, por eso las cuidábamos. Entre hombres era otra cosa, sobre todo cuando éramos jóvenes, teníamos libertad para escoger lo que hacíamos [...]223

66La mujer, al no atribuírsele la razón, debe ser gobernada, entregando el dominio de su sexualidad a los hombres. Paradójicamente es a ella a quien se le exige el respeto de sí, convirtiéndola a la vez en sujeto guardián de su intimidad y en objeto de dominio. Ello la designa como la única capaz de otorgar el dominio de su sexualidad al hombre, y con éste, la posesión de su intimidad, bajo la regulación de la alianza, mecanismo que garantiza la perpetuación de la propiedad, a través de la legitimidad de los hijos.

67Antes de la alianza, la mujer no puede quebrantar su intimidad, puesto que ello la obliga a hacer entrega del domino de sí al hombre, poniendo en peligro las leyes de la herencia por la ilegitimidad de su descendencia. Así, la mujer capaz de respetarse debe ser apta para mantener a cierta distancia al hombre. Solamente bajo la alianza, ella asegura con su entrega la legitimidad de los hijos, garantía del mantenimiento de la propiedad:

  • 224 Ibíd.

Era un delito que las mujeres sin casarse tuvieran relaciones sexuales. Muchas veces las aislaban y no tenían derecho al mismo trato social... Era muy raro que se presentaran cosas como el adulterio. En caso de darse, el hombre tenía potestad, cuando llegaba a ver un caso de infidelidad, si estaba in fraganti, el tipo que estaba pretendiendo una casada, se moría a mano del esposo de la señora, pero de resto no. Cuando se presentía que era infidelidad, se abandonaba a la mujer [...]224

68Al ser los hombres quienes gobiernan a la mujer a través del dominio de su sexualidad, ellos convierten su ejercicio, por fuera de la alianza, en un asunto de extensión de sus dominios, posibilitándoles la apropiación de la esfera de lo público, en el que tienen lugar otras formas de intimidad asociadas a lo ilícito, pero sujetas a reglas de manifestación:

  • 225 Ibíd.

Los hombres tenían sus amantes que eran muy distintas. Era común que el señor de la casa tuviera hijos con las mujeres que trabajaban en la hacienda, todo el mundo lo sabía, pero se mantenía en silencio. También estaban las otras, las elegantes que eran mujeres sobre todo cultas, buenas conversadoras. Allá se reunían los amigos, esa sí era una vida licenciosa [...]225

69Nuevos espacios de intimidad vinculados por interacciones que obedecen a la complicidad, transforman la regla de respeto en pacto secreto. En este dominio, que es paralelo al familiar y cuyo fin más que dirigirse a legitimar una herencia, se orienta a legitimar un espacio, la mujer ejerce de manera diferente su sexualidad. Allí, al entregarse a un hombre, le entrega el espacio íntimo que ella posee.

70La complicidad no es dominio exclusivo del hombre. Se liga también al paso de niña a mujer, efectuado por la concesión secreta que una mujer adulta hace de su intimidad a la niña. Convertirse en mujer es una forma de complicidad asociada con la pertenencia a una intimidad específicamente femenina, que es otorgada por la delegación que la madre realiza a otra mujer, para el cuidado de la niña:

  • 226 Ibíd., informante mujer.

[...] mi nana, que era eterna de estar en la casa, fue la que me contó que a una edad las niñas nos convertíamos en mujeres y que eso era muy bonito. Después de que me pasó, mi mamá sí habló conmigo [...]226

71Mundo como expresión de la razón. Las acciones de los sujetos son entonces juzgadas por ésta que, como atributo del hombre, le permite apropiarse del mundo. La razón se sitúa por encima de la naturaleza, en tanto ella gobierna la espontaneidad del mundo. La no atribución de la razón a las mujeres y a los niños, los hace la expresión de la espontaneidad, convirtiéndolos en objeto de gobierno, mediante la restricción de su manifestación a lo privado.

72En todas las capas del socius, a la sexualidad se le atribuye un carácter común: a través de ésta, los hombres dominan a la mujer. En los más pobres, el dominio le asigna al hombre la potestad de decidir sobre el ejercicio de la sexualidad de su mujer, como una forma de someter las fuerzas demoniacas. En los más ricos, el dominio le asigna al hombre la apropiación de la intimidad de la mujer, como una forma de someter la espontaneidad del mundo. En los menos pobres, el dominio le asigna al hombre la expresión de la voluntad de Dios, como una forma de garantizar la pureza en el mundo.

73Pero el dominio de la sexualidad de la mujer tiene también sus límites. Las mujeres más pobres aunque cumplen con la regla de la alianza que las obliga a servir al hombre, no le atribuyen al vínculo el carácter de permanencia, pudiéndolo deshacer con independencia de la procreación. Al no estar ligado el dominio a la filiación, éste se hace vulnerable por el destino.

LA SEXUALIDAD EN LOS PADRES Y ABUELOS

74Para la generación de los abuelos y padres, la sexualidad es la puerta de entrada de la normalización, que se instaura como mecanismo regulador de la acción en el mundo, a partir de parámetros de normalidad. Ello instala a la sexualidad como objeto de decibilidad y visibilidad y como estrategia de control, en el socius. La estrategia de control hace irrumpir una familia ligada a través del amor, forma de expresión normal de la sexualidad, limitada a la privacidad.

75Al perder el carácter de intimidad, asociado con el respeto, la sexualidad para los más ricos es objeto de regulación y vigilancia. El deseo sexual es atribuido a hombres y mujeres por igual, quienes ahora forman parte de la naturaleza y, como tal, no se diferencian de otras criaturas. Sin embargo, su carácter humano les imprime singularidades: ellos son capaces de amar. El deseo, que es una fuerza natural de la vida, se convierte en el medio de manifestación del sentimiento de amor hacia el otro:

  • 227 Ibíd., informantes hombres, segunda generación.

El sexo es tan natural como salivar, como reírse, como mixionar. Es necesario. Una mujer necesita tanto como un hombre de una vida sexual... Yo les enseñé lo de la sexualidad a mis hijos, poniéndoles un ejemplo: Uno se podía comer una excelente comida en una mesa muy bonita, un sitio muy agradable y eso es muy agradable. Pero también se la podía comer a la orilla de una alcantarilla y eso es espantoso. El sexo por amor es muy lindo, pero promiscuo, es cuestión de la alcantarilla... la homosexualidad sí nos parecía espantosa, eso ya era una cuestión anormal, como una enfermedad [...]227

76La condición de expresión del amor convierte a la sexualidad en objeto de vigilancia, a través de la moralización, manera como la normalización irrumpe en el socius. Ésta determina, como lugar central de su manifestación, al matrimonio. No obstante, el sentimiento de amor hacia el otro puede también darse por fuera de la conyugalidad, haciendo emerger a la pareja. La sexualidad adquiere así nuevos espacios de visibilidad y decibilidad, pero privilegia a la familia, como la única forma moral y normal de expresión del deseo.

  • 228 Ibíd., informantes mujeres.

Queríamos que los hijos se casaran con alguien que quisieran. A mí inclusive, honestamente, no me importaba el estatus social. Sencillamente que se quisieran, que fuera una cosa real... Nosotros intuíamos que ellos tenían relaciones sexuales antes de casarse, pero lo que nos importaba era que como pareja se quisieran y formaran una familia [...]228

77Al convertirse el amor en la finalidad del deseo, concretizado en la familia, el ejercicio de la sexualidad parece no tener restricciones distintas a las que el amor impone. Por ello se hace necesaria su normalización. A través de ésta, se diferencia la sexualidad del amor, atribuyéndole a la primera un carácter biológico. La conjunción entre amor y sexualidad tiene su expresión normal en la pareja conyugal heterosexual. Por fuera de la conyugalidad, el saber biológico califica su ejercicio heterosexual de promiscuidad, entendida como manifestación animal del deseo y su ejercicio homosexual de anormalidad, entendida como la expresión antinatural del deseo. Así, la sexualidad amplía también los límites de su decibilidad, dando cabida a las manifestaciones anormales, que con los tatarabuelos y bisabuelos son propias de un mundo masculino, perverso y secreto.

78El ejercicio de la sexualidad en la pareja, antes de la alianza, es silenciosamente asumido, con la generación de los padres, pero sólo bajo la condición de que el futuro yerno garantice que el amor que lo liga a la novia se someta a la regla de alianza. El padre, al determinar la responsabilidad del cumplimiento de la regla al hombre, lo dota del carácter de sujeto de deseo. La mujer, en tanto objeto de deseo no puede garantizar el cumplimiento de la regla, transformándose con ello, bien en objeto de ofrenda, bien en objeto de ofensa. El incumplimiento de la regla, obliga al padre a reparar la ofensa moral hecha a la hija, definida como la falsedad en el sentimiento de amor:

  • 229 Ibíd., informante hombre.

Los jóvenes debían ser muy respetuosos. Lo importante era que fueran sinceros en el amor que le demostraran a mis hijas. Yo era el ofendido si alguno de ellos las engañaban, y cuando pasaba, ellos se tenían que esconder de mi rabia [...]229

  • 230 Distanciándonos de Gutiérrez mostramos cómo el honor y la ley se confunden en los más ricos, en la (...)

79Mediada por la normalización que obliga al hombre a reconocer legalmente al hijo, fruto de la ofensa, la asignación que se hace al padre de repararla es un asunto de honor230. Ello restituye el objeto de amor que liga a la pareja, a través de la normalización de la familia, obligando legalmente al padre ausente a tomar bajo su responsabilidad al hijo:

  • 231 Informante mujer, segunda generación, estrato d.

Mi hija quedó embarazada sin casarse. El muchacho que la engañó, se hizo cargo del hijo y le dio el apellido, porque nosotros lo demandamos. Él ha sido buen papá y se ha portado muy bien a pesar de todo. Vive pendiente de su hijo [...]231

  • 232 Fernández analiza en la Argentina la constitución de un grupo familiar restringido a partir de un (...)

80A través de la sexualidad, la razón de la clase le cede el paso al amor232. Nueva finalidad normalizada por el socius que expone a la clase a vigilancia para que con el ejercicio de la sexualidad se moralice la familia. Así, la familia sólo puede constituirse bajo la forma que la normalización impone. Nuevo y único modelo de familia que busca extenderse a las otras capas.

81El saber sobre la sexualidad como explicación del origen de la vida, con los menos pobres, ingresa en un espacio de confrontación entre la atribución de lo sagrado como explicación del mundo y la explicación biológica propia de la normalización. La confrontación marginaliza al primero, sin que esto implique su desaparición, haciendo que el mecanismo de autoridad que sustenta al saber sagrado, sea ahora desplazado al saber racional del médico. A éste le es otorgado el poder de la palabra, cuyos dictámenes se convierten en mandato divino, instalándolo como el mediador de Dios en el mundo, al ser quien garantiza la salvaguarda de la vida:

  • 233 Informantes hombres y mujeres, segunda generación, estrato c.

El médico me dijo que ella también tenía derechos como mujer, a ser acariciada, a sentir deseos, yo no sabía nada de eso, uno creía que era pecado... Ella no quiso volver a tener contacto sexual, por eso fuimos al médico que nos puso en tratamiento a ambos, él nos dijo que el problema era de los dos. Yo como quería tanto a mi mujer, la ayudé a que sanara [...]233

82En la conyugalidad, el saber médico normaliza la práctica de la sexualidad en la pareja, al determinar lo que es normal, despojando a la mujer del carácter sagrado que le es atribuido en su función de madre, para situarla como un ser natural, igual al hombre, fuente de deseos sexuales, que requieren de su satisfacción como garantía de normalidad.

83La sexualidad es objeto de moralización, al ser un deber de la conyugalidad, que garantiza la buena salud de la pareja. El incumplimiento de esta regla es atribuido a manifestaciones de enfermedad, que expresan algún grado de anormalidad. El cumplimiento de la regla es otorgado tanto al hombre como a la mujer: él tiene que reconocer a la mujer como deseante y reconocerse como satisfactor de ese deseo, ella tiene que expresar su deseo para seducir al hombre.

84Al requerir el mundo de un orden para que los sujetos se inscriban en él, la pugna entre los saberes opera nuevas clasificaciones de la manifestación de la sexualidad. El saber médico posibilita la instauración de un nuevo orden, al clasificar la sexualidad de la mujer, manteniendo la jerarquía propia de los tatarabuelos. En ella, al hombre se le otorga la palabra para juzgar el mundo, de acuerdo con las acciones de la mujer, pero cambiando aquello que puede ser dicho. Las clasificaciones de la conducta sexual normal o anormal femenina constituyen principalmente el objeto de clasificación psiquiátrica, situando al hombre en sólo dos patologías: la impotencia y la perversión. La primera referida a la nueva función que le es atribuida como satisfactor del deseo, la segunda relativa a un tipo de relación desigual en la que el otro no puede ser un compañero normal:

  • 234 Ibíd., informante mujer.

Mi hija me contó que el marido había tenido problemas en una época y que no podían tener relaciones sexuales. Decidieron ir donde un psicólogo porque eso parecía ser un asunto dizque de la mente, es que ahora todo es asunto de psicólogos [...]234

  • 235 Giberti hace un análisis del discurso médico respecto de lo decible de la sexualidad femenina en l (...)

85La mujer en cambio es clasificada de acuerdo con la intensidad de su deseo, tomando como medida de lo normal una intensidad promediada235. Así, los excesos o los defectos en la manifestación del deseo son motivo de intervención médica al ser catalogados como enfermedad:

  • 236 Informante mujer, segunda generación, estrato c.

A mi hijo le tocó separarse porque su esposa nunca le dio una vida sexual normal, a pesar de todos los tratamientos que se hizo... ella era una mujer enferma, fue lo mejor que le pudo pasar a mi hijo, separarse de esa mujer mala [...]236

86Se establece como lugar preferencial del ejercicio de la sexualidad a la conyugalidad, conduciendo con ello a la normalización de la familia. Por fuera de la alianza, su ejercicio mantiene ciertas huellas de las creencias de que es objeto en las generaciones anteriores. Así, a la mujer le es aconsejada la virginidad como garantía de la alianza y al hombre la fidelidad. Estos consejos abren un espacio de comunicación sobre la sexualidad entre padres e hijos, al ser ésta reconocida como natural y gozar, por ello, de un saber que les permite a todos hacer un uso normal de lo que les es natural:

  • 237 Ibíd.

Yo le decía a mi hija que no fuera a conseguir novio, hasta que no tenga 17 años, porque un hombre que después se vaya a casar con usted, no se atreve a decirle nada, porque la ve con muchachos y así me obedeció, se consiguió un médico con el que se casó. A mis hijos les decía que buscaran muchachas buenas para casarse y que no bobearan tanto, por ahí mariposeando [...]237

87A través de la sexualidad, los estratos medios del socius acceden a un saber de la razón, desmitificando la explicación del orden en el mundo. Razón que no se orienta a la búsqueda de la verdad, sino es instalada en una verdad que no puede ser juzgada. Eficacia de la normalización que da un único parámetro razonable de medida.

88El ejercicio de la sexualidad de los más pobres mantiene los atributos de las generaciones de los tatarabuelos y bisabuelos:

  • 238 Ibíd., Informantes hombres, estrato a y b.

Era la mamá la que les hablaba a las hijas. Claro que ellas también se dejaban enredar, sin cambiar de suerte, la misma suerte de la mamá, es que a la mujer le toca cargar con su suerte, quién la manda a buscar problemas con los hombres, después nacen los hijos y ellas los tienen que cuidar, porque uno de hombre qué se va a hacer cargo, si ni siquiera está seguro de que es el padre... En las mujeres no se puede confiar. Mi mujer se enamoró del vecino que era mi mejor amigo y ahí fue cuando me enteré que me iba a dañar el hogar, cuando más lo necesitaba. Yo no tenía malas intenciones de matar, ni nada de eso, sólo chantarle la mano, pero se me fue y yo me puse a beber y beba y beba [...]238

89Por el ingreso del saber médico al control natal, se instala una transformación visible que posibilita a la mujer evitar los hijos, ampliándole el espacio de manifestación de su sexualidad. No obstante, éste es un saber no apropiado por la mujer, que la sujeta al dominio de la práctica médica la cual busca la normalización en la procreación, dictaminado el número de hijos considerado como normal:

  • 239 Ibíd., informante mujer, estrato a.

En el centro de salud me hablaron de cómo hacer para no tener más hijos. Yo me hice operar a escondidas, después eso si fué un lio con Julio, porque él quería más y más, yo le dije lo de los médicos y se puso furioso, que ellos no mandan en esas cosas [...]239

  • 240 Boltansky refiriéndose a la influencia del saber médico en los patrones de crianza afirma que en l (...)

90El saber médico que articula la moralización con la normalización, delimita un orden en el mundo, racional y técnico, en el que se regula la acción, bajo el dictamen de autoridad del médico. Ello implica un código regulativo que se interpone entre el sujeto y el acto que realiza y se convierte en la mediación de la acción. El mundo ordenado por la regla es una duplicación real del mundo ordenado por la moral, que impele al sujeto a adueñarse de sus actos, puesto que él es el responsable de su acción. Al atribuírsele al destino la causa última de la acción, el mundo es efecto de la lucha entre las fuerzas del orden y las del caos, sin que se de una primacía de ninguna de las dos. La causa de la acción del sujeto es determinada por el azar y la consecuencia puede o no producir orden. La normalización no puede actuar en un mundo cuya causa última es el destino, sino por los caminos de la imposición, que de todas maneras obedecen al azar, Al ser el sometimiento al saber médico, circunstancial y aparente, se halla imposibilitado para regular el ejercicio de la sexualidad en la mujer, quien mantiene al destino como sistema de atribución240.

91Dispositivo que tiene así por único fin la normalización. Para los más ricos la normalización ligada al amor, situado como el fin último, derroca a la razón como ideal del ser y del mundo. Para los menos pobres la normalización se vincula a la enfermedad, dando prioridad a la explicación profana del mundo, en su duplicación con lo sagrado. El mundo ideal es moral, en tanto busca que todos los hombres sean iguales. El mundo profano es normal, en tanto busca que todos los hombres sean sanos, dentro de una jerarquización que atribuye grados de sanidad. Para los más pobres la normalización opera como sistema de dominación, efectuando una separación en el mundo entre lo fáctico y las explicaciones que se le atribuyen. Lo fáctico es aquello a lo cual es necesario someterse, pero sin que se le asigne significación, puesto que lo que da sentido al mundo es el destino.

LA RELIGIÓN EN LOS TATARABUELOS Y BISABUELOS

92De la naturaleza como verdad emerge lo sobrenatural. Causa del mundo, trascendencia del hombre, por la cual se justifica a sí mismo e instaura la mismidad sobre la tierra. Lo sobrenatural es la única creencia, que a todos liga, al volverlos uno: hijos de Dios. No obstante, los hombres inventan a la religión para diferenciarse sin mezclarse. Ella se erige como explicación trascendente de las posiciciones jerárquicas y asigna los nombres de quienes pueden ocuparlas.

93La religión para las generaciones de los tatarabuelos y bisabuelos es aquello que posibilita a una conciencia dotar de sentido su acción, con relación a las otras, al atribuir la causa o el fin último a una fuerza, una ley o una razón absoluta. Éstos, atributos singulares e imperfectos de las formas de conciencia humana, son asignados magnánimamente como atributos perfectos de Dios. Su función varía en las distintas capas del socius, puesto que cada orden del mundo supone diferentes grados de participación de los sujetos en su establecimiento, mantenimiento o alteración.

94Partícipe de las posiciones de los sujetos en el mundo, la religión para los más pobres justifica el orden jerárquico de las diferencias. Su dios se liga con el destino al ser la acción expresión de una voluntad suprema frente a la cual es imposible el juicio. El principio de la acción es Dios como orden inmutable del mundo y la consecuencia de su actuar, es el destino:

  • 241 Informante mujer, primera generación, estrato a.

[...] mi mamá nos dijo: pues ustedes verán porque a cada uno su propia suerte, pero después no vengan a quejarse aquí a la puerta de mi casa, porque yo no los voy a ayudar en nada, sus problemas los arreglan ustedes, son de ustedes, conforme a su suerte que es lo que Dios manda... me trataban a mí como si fuera una persona grande, no tenía consideración conmigo de ninguna clase, ella decía si mi mamá y yo nos hemos jodido toda la vida, ¿usted por qué no?241

95Simultáneamente, la alteración de ese orden es atribuida al demonio, siendo la causa de la acción que transgrede el orden, cuya consecuencia es una perturbación del destino que hace manifiesta una voluntad del sujeto, contrapuesta a la voluntad de Dios. La voluntad del sujeto no es objeto de juicio, puesto que ella se atribuye también al destino, que posibilita la expresión de lo demoniaco:

  • 242 Ibíd., informante hombre.

Yo estaba viviendo una vida imposible porque era beba y beba y pensando cosas malas, tenía al demonio dentro, tanto que llegué a pensar yo de cogerlos a todos, mejor dicho, de cometer un crimen, hasta que Dios me iluminó y no lo maté, al fin de cuentas nada iba a cambiar si lo hacía [...]242

96La religión constituye un sistema de clasificación de las acciones en buenas y malas, ajeno al sujeto que las realiza. Él no es quien es juzgado sino su acción, permitiéndole siempre justificarla como lo resultante del orden, o del desorden que Dios o el demonio imprimen al mundo, cuya realidad es vehiculada a través de formas visibles de manifestación. Dios, causa última de la acción en el mundo ordenado, se hace visible por la encarnación de la autoridad que obliga a una forma de acción determinada, al hacer de la obediencia la regla que rige la interacción. La visibilidad de la autoridad justifica las jerarquías en las que se distribuyen los sujetos en el mundo, expresándose en el enfrentamiento de fuerzas que otorga al más fuerte la autoridad; en el espacio del saber, donde se dota a quien lo posee de la capacidad de juzgar como buenas o malas a las acciones y en el del dominio que, al vincular la propiedad con la autoridad, hace del que domina el poseedor de la acción del dominado:

  • 243 Ibíd., informantes hombres y mujeres.

Nunca oí que mis padres se quejaran de que los patrones fueran ricos. Ellos sabían cómo eran las cosas y cada uno, lo que es de uno. Lo que nos decían era que teníamos que ser honrados y no quitarle un peso a nadie. Respetar al patrón porque era él el que nos daba de comer... No había que ser humillado ni humillativo con nadie. Buscarse alguién igual de pobre a uno pa casarse. Esos eran los consejos que nos daba el cura, que había que obedecer porque era el que sabía la doctrina... mi padre era riguroso y sabía hacerse respetar, hay de que uno no hiciera el mandado, lo cogía a palo, hasta dejarle el cuerpo marcado, como uno era tan débil no se podía defender [...]243

97Al demonio se le atribuye la causa del rompimiento de la regla de obediencia, instaurando un sujeto de voluntad que se contrapone a la obligatoriedad implicada por las expresiones de autoridad. También la consecuencia de la ejecución de una acción juzgada como mala, que en caso de ser negativa para el sujeto, es explicada como la prueba de la acción demoníaca. Ella no requiere de una relación inmediata entre la acción y su consecuencia, puesto que lo negativo que acaece a un sujeto de voluntad depende siempre de su acción transgresora, independientemente del tiempo en que ésta se realice:

  • 244 Ibíd., informante mujer.

Mi hermano Pedro, ese sí era terrible. Mi papá decía que él era así, siempre haciendo su voluntad, porque hacía todas esas cosas de ir donde los brujos, decían que había embrujado a la vieja esa que no le paraba bolas y que ella se había enfermado por eso. No era malo, eso le pasaba por andar con el demonio [...]244

98Además de las expresiones mundanas de la existencia de Dios y del demonio, surge una serie de manifestaciones milagrosas que los implican y se asocian con ritualizaciones en las que se demanda un favor particular. En el mundo del orden, la devoción es la condición para que el favor se realice, convirtiéndose en un compromiso que el sujeto establece ante Dios, encarnado en un personaje bíblico, al que se dota de un carácter de intermediación. El compromiso no implica que el sujeto realice acciones catalogadas como buenas o malas. La devoción al imponer la realización de acciones específicas, distintas de todas las demás, lo hace ingresar en un orden diferente al mundano, regido por la obediencia absoluta. En este orden, las acciones obedecen al pacto singular y sagrado que el devoto establece con su objeto de devoción. La otorgación del favor tiene siempre un carácter milagroso, desligado de la obligatoriedad, que se atribuye como el resultado de la voluntad de Dios, pudiendo no corresponder necesariamente a lo demandado. Por ello, cualquier acontecimiento posterior a la realización de acciones ritualizadas puede ser reconocido como la prueba del favor divino, asociado a circunstancias inexplicables en lo mundano:

  • 245 Ibíd.

[...] Mi madre estaba casi muñéndose, ella ni hablaba, una noche como a las doce de la noche me dijo: vaya llame a su papá que está donde su tía, dígale que me estoy muriendo, que yo me muero, y todos gritábamos, llorábamos en un alto, los cinco, y mientras nosotros llorábamos y gritabámos, dice mi mamá que llegó un viejito alto, con sombrero, flaco, le prendió la luz y la sentó y se mejoró, ella no lo conocía, ni supo quién era, nada, y ella estando grave, agonizando, muriéndose, se sanó. Dice mamá que fue un milagro de Dios, que porque ella pensaba mucho en nosotros que éramos muy pequeños [...]245

99En el mundo del desorden, la acción demoníaca es atribuida al poder específico, poseído por un sujeto con un saber particular para causar alteraciones en el orden. La apelación a este saber implica también un compromiso expresado en acciones ritualizadas, inscritas en una temporalidad que permite al demandante ligar la acción y la consecuencia en forma inmediata, siempre y cuando realice los procedimientos estipulados. A diferencia de lo divino, los efectos demoniacos son juzgados por el sujeto, quien puede reconocer la eficacia o no del saber, cualificando a los intermediarios. Así, la realización de una acción atribuida al demonio tiene por lugar de efectuación lo mundano, al requerir que sus efectos sean concretos y palpables:

  • 246 Ibid.

[...] pues fuimos donde un brujo para saber quién se había robado la plata y él nos dijo que era una señora que tenía un niño, pues sería mi madre porque ¿quién más? [...]246

100Dios, fuerza, saber y dominio, se revela como voluntad absoluta que debe ser obedecida por el sometimiento al destino que afirma la conservación de las condiciones en el mundo. El demonio, ligado al saber que transgrede el orden, posibilita el juicio sobre la mala acción del otro, a la vez que permite la emergencia de una voluntad que se rebela al destino.

101Con los menos pobres la religión instala un dios déspota que distribuye, impone, juzga y castiga: la distribución clasifica los sujetos en una serie indefinida de funciones que hace que a cada lugar le anteceda siempre otro de mayor jerarquía. La imposición está referida a la condición de sometimiento a la clasificación del mundo, requiriendo de un juicio, por el que el sujeto acepta someterse, justificando su acción por la obligatoriedad de la jerarquía. El juicio porta sobre el sujeto y no sobre la acción, direccionándolo a cumplir las condiciones de sometimiento bajo la regla de acatamiento de la jerarquía. La desobediencia tiene por consecuencia un castigo que es aceptado por el sujeto, puesto que él es quien se juzga, al consentir el sometimiento:

  • 247 Ibíd., informantes hombres y mujeres, estrato c.

[...] a uno siempre le decían quién era quién, los muchachos del vecino, quiénes son y cómo son y así sucesivamente con las mujeres, los hombres... Desde el comienzo nos infundían todo lo que era bueno, las buenas costumbres, el trabajo, porque de ahí viene precisamente lo que uno es, de seguir todos esas enseñanzas de mi padre... Fue tanto mi sufrimiento de pensar que mi papá me iba a matar a palo, porque yo tenía la culpa, del temor tan terrible de pensar la muenda, el caso es que el temor me hizo venirme a Bogotá... Mi papá tenía la costumbre de pegarle a los hijos hasta dejarlos por ahí privados, una vez mi mamá pensó que me había matado porque me levantó inconsciente.247

102La forma de manifestación de Dios en el mundo es su representación en el padre, quien está dotado de sus atributos y ocupa, por ello, la posición de mando. No obstante, el padre está también sujeto a la jerarquía, razón por la cual está obligado al sometimiento por quienes ocupan posiciones superiores, en tanto ejercen la razón para el gobierno de otros. Así, el padre sólo acata la clase al asumir no poseer su razón:

  • 248 Ibíd.

Mi papá era un político de esos importantes en el pueblo. Cuando era la época de votar, el gamonal le daba las papeletas esas y a él le tocaba ponerse a doblarlas, nos ponía a nosotros a hacer lo que el gamonal decía, ir a convencer a la gente pa que votara... Mi papá sí que le tenía respeto a esos políticos ricos porque él sabía que ellos eran los que mandaban y había que obedecerlos. Era pa risas, con lo bravo que era mi papá con nosotros y había que verlo todo mansito con ellos [...]248

103Aunque el padre representa a Dios, no se confunde con él, al estar sujeto a la obediencia. Por el contrario, Dios es la causa primera que funda al mundo al instituir la ley como el mandato supremo por el que se rigen los hombres. Idea abstracta que instituye un único Estado, aquel del reino del padre, pero idealizado y temido en su omnipotencia, al ser sus mandatos incuestionables. Gran padre que sólo se obedece a sí mismo, constituyéndose en el principio fundador de toda autoridad.

104La diada Dios-Padre hace que los hijos se resientan del poder absoluto que los somete, a pesar del temor que la obediencia implica, por ello esperan su venganza en el castigo merecido. A la vez, la diada Dios-Padre omnipotente es benevolente, por ello los hijos esperan su favor al demostrar su pertenencia al reino de Dios:

  • 249 Ibíd.

Había que conformarse a la vida que mi padre nos imponía. En esa época había mucho resentimiento, es que uno estaba lleno de rencor porque siempre le tocaba soportar los castigos, uno tenía que ser noble, cuando no era él, era mi hermano, nadie se podía meter cuando nos iba a pegar, eso era tremendo porque a él le habían dado el mando. Anteriormente los papás de uno tenían el sistema que al hermano mayor le daban la orden, el derecho del papá se lo daban al hijo mayor, y el indio mayor, como dicen, negro con plata e indio con mando [...]249

105Aliada de la política y de la sexualidad, la religión duplica el mundo terrenal en el divino, distribuyéndolo a su imagen que es proyectada sobre la tierra como la razón del orden. Circularidad infinita en la que lo divino y lo humano se confunden.

106La religión es instalada por los más ricos como la mediación entre el mundo y Dios. Los mandatos supremos requieren ser reglamentados por los hombres de razón, constituyendo con ello un principio de gobierno de los hombres, diferente del divino. Dios es la razón fundadora de la libertad en el mundo como principio moral que impele a la acción.

  • 250 Ibíd., informante hombre, estrato d.

Para mi padre, la religión y la política estaban unidas. Ellos eran muy creyentes y sabían que cumplían con su deber como católicos haciendo el bien, siendo justos para gobernar las gentes. Mi padre fue uno de los abogados más importantes que hubo en esa época, todo el tiempo buscaba que la ley se aplicara a todos por igual, no importaba que fueran pobres o ricos [...]250

107La manifestación de Dios en el mundo requiere que la justicia sea legislada; el instrumento para ello es el derecho de la razón que distribuye, impone, juzga y castiga a los hombres por igual. A diferencia de la ley absoluta de Dios, la del hombre es una idea generada a partir del ideal de la razón en su búsqueda del bien común. La distribución del derecho opera sobre las acciones al clasificarlas en licitas e ilícitas. La imposición produce deberes y derechos. El juicio es la razón como intermediario entre el sujeto y el acto que realiza. El castigo es una pena razonable, que al ser efectuada por un tercero, diferencia al sujeto de la acción ilícita que realiza, a la vez que impide su moralización. El derecho, al estar basado en una idea universal de la mejor forma de gobierno, se constituye en el principio que regula la interacción con el otro. Siempre sujeto a una posibilidad de transformación, es susceptible de ser cuestionado por los hombres que lo instituyen.

  • 251 Ibíd.

Las conversaciones en la mesa eran sobre la justicia en el mundo. Como en esa época estaba la pugna entre liberales y conservadores, lo que se discutía era cuestiones de principios. Es que los partidos si tenían una razón de ser, era muy diferente un presidente liberal a uno conservador. Las reformas sociales siempre fueron asunto de los liberales. Los conservadores como mi padre pensaban que el mundo debía ser de una sola manera, que las tradiciones se respetaran. El padre Olaya siempre estaba de acuerdo con él, claro que las ideas de los liberales también eran justas, lo que importaba era buscar el bien de todos [...]251

108Para diferenciar el mundo y Dios, el dogma religioso se sitúa en un lugar aparte, desde el cual la razón puede considerarlo, sin contradecirse a sí misma. Paradoja que instala a la razón en el lugar de Dios y posiciona a Dios como una utópica meta a alcanzar por el hombre. Dios convertido en un fin y ya no en principio, desplazado a un último lugar desde el cual puede juzgar al final de los tiempos, si el hombre hizo o no, uso de su razón.

109La religión ha dispuesto los lugares desde donde los hombres participan del ordenamiento del mundo, observados por el dios que les es particular. Con los más ricos, el sujeto, al disponer de la razón, puede participar en la constitución de un orden ideal, que por ello mismo no es inmutable. En contraste, las otras capas, al instituir a Dios como la causa primera o última, construyen un mundo inmutable basado en sus designios: jerarquía o destino. La jerarquización conduce a un juicio que el sujeto hace de sí. El destino hace que el sujeto nunca se apropie de su acción, atribuyendo la posibilidad de juzgar a una autoridad que está por fuera de su conciencia y que no constituye una mediación.

LA RELIGIÓN EN LOS ABUELOS Y PADRES

110En el ordenamiento del mundo de las generaciones de los abuelos y padres de todas las capas del socius, la religión como mecanismo para la instauración de la otredad que instituye un sistema de jerarquización de las interacciones, es derrocado. En su lugar se instaura al sujeto.

111El principio de autoridad que constituye la manifestación de Dios en el mundo de los más pobres, es abolido al desinvestir a lo humano de los atributos divinos de fuerza, saber y dominio. Dios y diablo, instalados en un ámbito no mundano, permanecen rigiendo el destino de los hombres, en una relación directa con cada conciencia, siendo igualados en sus atributos. El mundo del caos y el mundo del orden son instalados a un mismo nivel en una relación de fuerzas.

  • 252 Informante hombre, segunda generación, estrato b.

Eso que cuento de que los ricachones lo manden a uno. Si todos en últimas somos iguales, sólo que tienen más plata que uno y hacen las cosas para enriquecerse más. Ellos sí que saben aprovecharse [...]252

112Como centro del mundo, el sujeto busca imponer su voluntad. El mundo resulta ser entonces una lucha entre los sujetos por mantenerse en el lugar del centro, desplazando al sometimiento al asignar el carácter de vencedor al más fuerte. Así, vencer no se asocia con la autoridad sino con la habilidad que conduce a mantenerse en el centro:

  • 253 Ibíd., estrato a.

[...] Yo no me complico por nada de la vida, a mí me ponen a abrir una chamba yo la abro, me ponen a dar cincel yo lo hago, mejor dicho lo que me digan yo lo hago, lo importante es sobrevivir yo, porque en este mundo hay que pelearse el pan, sacarle provecho al que se pueda, uno se hace el que obedece pero lo importante es que uno logre lo que quiere, pa eso es que uno está vivo, pa ver cómo sigue viviendo [...]253

113El orden es el sujeto, dios omnipotente de su territorio, y el desorden es el otro, rival habilidoso de quien hay que aprovecharse para vencer. Lucha inscrita en los avatares del destino que es ahora azar, pues el triunfo es dependiente de la suerte con la cual es posible engañar la habilidad del otro.

114Restringida a la forma de la devoción, la expresión religiosa mantiene las características de las generaciones anteriores, pero transforma el tipo de favores divinos que son demandados al orientarlos a la obtención del triunfo. Los ruegos dejan de tener un carácter extraordinario y se convierten en asuntos cotidianos, circunscritos al mundo individual. La presencia de Dios inunda al mundo en la voluntad de cada conciencia:

  • 254 Ibíd., informante mujer, estrato b.

Yo estaba desesperada, sola en la ciudad y me había ido mal en todo. Un día subí a rezarle a un altar que está por allá arriba en Monserrate y la Virgen me hizo un milagro: Estaba junto a mí una señora que necesitaba una costurera para su fábrica. Como si alguien la hubiera iluminado, se me acercó y me dijo que yo qué hacía, le conté y ahí mismo me contrató ese domingo [...]254

115Puesta al servicio del hombre, la religión se convierte en el arma por la cual la conquista del territorio halla su justificación. Dios singular, propio de cada conciencia, tiene la medida que el triunfo requiere.

116La ley que rige el mundo de los tatarabuelos menos pobres es transformada en norma por los abuelos y padres. Se le atribuye la función de garantizar la salud, como estado normal de los sujetos en el mundo. La diada Dios-Padre omnipotente y benévola rompe su unidad, dando paso a la triada Padre-Hijo-Espíritu, que constituye a Dios, ahora sólo benevolencia, perdiendo su carácter de mando, para devenir afecto. El que rige el afecto es el hijo, nuevo dios y centro del mundo, privatizado y expresado en la familia:

  • 255 Ibíd., informante hombre.

Le dije a mi hija: Mire que la casa es de su mercé que es lo que más adoramos en la casa. Casi no me puedo despedir porque las lágrimas se me vinieron... toda la vida reuní a los tres, cuando no estaba Clara aquí yo ponía una esperma porque me faltaba mi hija, una tradición, ¿no? Falta mi hija, pongamos la esperma y nos reunimos los 3 para almorzar, para comer y para todo, uno quiere lo mejor para sus hijos, ojalá que sea presidente de la república, usted sabe que los hijos van pa arriba y uno va pa abajo [...]255

117Inversión del sometimiento a la jerarquía, la conciencia sitúa como centro al hijo, a quien se le debe abnegación y quien distribuye culpas. El mundo, ya no jerarquizado, se organiza por un ideal del hijo, resultado de la suma de obligaciones que con él se tienen.

  • 256 En un análisis acerca del grupo “Sendero Luminoso” en el Perú se hace referencia a algo similar pe (...)

118La manifestación de Dios en el mundo es su hijo, Cristo256, dotado de características humanas, quien al ser la redención, instituye la culpa, sólo redimida por el afecto al hijo. Mundo cristiano en el que todos los sujetos son hermanos porque son hijos de Dios. No obstante, la hermandad que instaura la igualdad, a través de la religión, requiere del seguimiento de normas que diferencian por medidas de bondad. Pero es al otro a quien se juzga, puesto que la norma la porta el sujeto, que al ser el hijo, ocupa el lugar de Dios. El jucio se encamina a intentar recuperar la jerarquía del mundo de los tatarabuelos, que no puede ser abolida de un solo trazo, buscando instituir en el lugar del mando al bien, manifestado en el yo de la conciencia de la que emana el juicio:

  • 257 Informante mujer, segunda generación, estrato b.

Tener poca relación con los vecinos, yo prefiero estar encerrada para evitar uno muchos problemas, porque después, puede que uno no sea problemático pa ir a peliar o pa ir a hablar alguna cosa, pero los vecinos sí lo son, no, yo le pido tanto a mi Dios nunca ir uno a pelear en la calle, pero entonces no dejan las personas de hablar de uno, simplemente hablan del honor de uno, si uno no las saluda ya dicen que es orgulloso, que tiene mucha plata, señora guarde su plata porque el orgullo no la deja, no, no es orgullo sino que a uno no le gusta estar... es mejor uno retirado, así pa no tener esas amistades profundas con los vecinos, que tienen mañas raras, son como enfermos [...]257

119Al ser el portador del bien, el hermano direcciona su acción a someter al otro a su mandato, para que alcance su mismo grado de bondad. La igualdad no puede ser posible al jerarquizarse por la norma los estándares del bien, instalando un nuevo orden en el mundo que es regido por la normalización. El padre y el hijo tornan su mirada hacia la norma, espíritu común del bien, que liga al hijo con el padre, homogeneizando la hermandad, pero diferenciando a cada quien en su bondad.

120La razón de los más ricos que legisla el orden en el mundo es desplazada y, con ella, a Dios en tanto su finalidad. El derecho como mediador en el mundo de la ley de Dios, que otorga sólo al hombre de razón el gobierno de otros, se transforma en la regla de todos, sancionando la igualdad a partir de lo útil. La razón pasa a ser un instrumento para alcanzar la utilidad que se convierte en la finalidad del mundo.

121Al destituir el derecho natural de la gobernabilidad, se instala al sujeto en la desesperanza de su propio límite, derrumbando el orden del mundo. Al contrario de lo que ocurre con las otras capas, donde el derrocamiento del orden instala uno nuevo, reintegrado a las posibilidades de ser, la crisis de la razón abole el ideal utópico. Ello impele a los sujetos a enfrentarse a sí mismos, al mostrarles cínicamente su propio límite, que los habita como una imagen monstruosa. Sin embargo, la transformación de la razón en utilidad abre otros caminos por donde el capitalismo puede circular.

122Es erigido así un sujeto que se juzga como aquel que se tiene por límite y, por ello, se sitúa como único instrumento para alcanzar la utilidad. Pero ésta requiere de alguna manifestación que permita vencer al monstruo que lo habita. Ella es entonces expresada por la producción de una obra que vincula el mundo de Dios al mundo propio del hombre. El sujeto limitado debe trascenderse a través de su obra, única manera de superar la espacio-temporalidad que lo define y que le impide amarse. La obra constituye la estrategia para vencer la limitación, posibilitando la emergencia del amor sólo por lo que se es capaz de realizar por fuera de sí. El amor a sí mismo, es recuperado en el amor a la obra:

  • 258 Ibíd., informantes hombres y mujeres.

Dediqué mi vida a una fundación que hice para ayudar a las niñas huérfanas, pobrecitas [...] La empresa de mi padre era gigantesca, él quiso que sus hijos la continuaran y después sus nietos, para que todos nos acordáramos de él [...] Yo trabajo en el colegio de mi familia, es toda una tradición [...] Para mi papá lo importante en la vida era su Instituto para Ciegos, él lo había creado y dedicó toda su vida a que fuera una institución que de verdad ayudara a esas pobres gentes [...]258

123Dios se manifiesta en la obra, prueba del vencimiento al límite. Dios es ahora amor, amor al hijo, al amante, a la empresa, al dinero, a la obra social. El capitalismo instaura al cinismo, puesto que lo que liga al sujeto con el otro es un amor de sí, capaz de trascender al sujeto, por su obra. El otro es aniquilado, no por la mismidad de los menos pobres o por la voluntad de los más pobres, sino por la omnipotencia de un sujeto que se reconoce sólo a sí, como condición para sobrepasarse.

124La abolición de la autoridad, del mandato y del desplazamiento de la razón, como manifestaciones de un orden que tiene por causa o fin a Dios deja así de operar. El hombre, convertido en el rey de un universo que es él mismo, está solo en un mundo en el que el otro no es. Este hombre desarraigado, con los más pobres, sólo tiene para sí, ser el centro de su propia voluntad. Con los menos pobres, sólo tiene para sí, ser el misionero de su propia causa. Con los más ricos, sólo tiene para sí, dejar de verse reflejado en el monstruo que lo habita. Dios está ahí, en todos ellos, puesto que ellos y Dios se confunden en una mismidad sin límite.

Notes

175 Archivo investigación “La escuela: aproximación...”, op. cit., Caso No. 2.

176 Ibíd., Caso No. 3.

177 Ibíd., Caso No. 6.

178 Ibíd., Caso No. 7.

179 Martín-Barbero hace una fuerte crítica al modelo informacional como teoría para dar cuenta de la comunicación. Para él, este modelo “hace impensable todo lo que en la comunicación no es reducible y homologable a transmisión y medición de información, o porque no cabe —como un baile o un ritual religioso— en el esquema receptor-mensaje-receptor, o porque introduce una asimetría tal entre los códigos del receptor y el emisor, que hace estallar la linealidad en que se basa el modelo”. J. Martín-Barbero, De los medios a las mediaciones. Ediciones G. Gili, México, 1987, p. 223. Nosotros damos cuenta del modelo informacional para describir el tipo de comunicación que circula en una forma particular de escuela.

180 J.O. Ávila, y C.E. Torres, “La violencia en el Occidente de Boyacá, durante el Gobierno de la Concentración Nacional”, en: Segundo Simposio Nacional sobre la Violencia en Colombia, ICFES, Bogotá, 1987, pp. 47-57, en sus análisis acerca de la violencia política en Colombia, la enmarcan dentro de los sistemas de pertenencia y de diferencia. Nosotros no pretendemos explicar la violencia política. Por el contrario, sólo dar cuenta de su atribución en la familia.

181 El problema de la diferenciación naturaleza-cultura ha alimentado los estudios sobre género en Colombia. La mayoría de los trabajos que se inscriben en esta línea dan prioridad a lo cultura] para hablar de lo sexual. Ver Grupo, mujer y sociedad. Mujer, amor y violencia. Universidad Nacional, Tercer Mundo Ed., 1991. No obstante, nuestro trabajo no pretende formar parte de esta discusión sino describir cómo en esta diferencia se sitúan los sistemas de atribución de la sexualidad.

182 Las investigaciones de la línea de Gutiérrez en cuanto a la familia en Colombia, dan cuenta de las relaciones que se establecen entre la religión y todas las demás instancias de socialización, mecanismo de homogeneización y de diferenciación, Nuestra hipótesis asume que la religión es sobre todo un mecanismo homogeneizador que atraviesa lo social, pero sus circuitos de propagación son diferentes en las distintas capas, al ligarse con justificaciones del mundo particulares. V. Gutiérrez, op. cit.

183 Tesis similar a la de Zabala cuando señala cómo “los gamonales liberales, conservadores o sin partido convierten al ejército del Estado en el defensor de sus intereses...”. V. Zabala, “La individuación colombiana de la guerra: el comandante”, en: Segundo Simposio Nacional.., op. cit., p. 160.

184 Primera generación, informante hombre, estrato a.

185 Jaramillo muestra esta atribución a la guerra al analizar la guerra de los mil días en Colombia. Haciendo alusión a la participación de las mujeres “armadas como cualquier combatiente y mostrando más valor que cualquiera de ellos, se jugaron la vida y no pocas veces la perdieron” quienes se convertían en símbolo de valor de la región. C.E. Jaramillo, “Las Juanas de la Revolución”, en: Segundo Simposio Nacional..., op. cit., p. 35.

186 Informante hombre, primera generación, estrato a.

187 Se le da al término la misma acepción de Ortiz, para diferenciar en Colombia la acción política de los más ricos y de los menos pobres. El cacicazgo es particular a éstos últimos. C.M. Ortiz, “Violencia pasada y violencia actual”, en: Segundo Simposio..., op. cit., p. 142.

188 Informante mujer, primera generación, estrato c.

189 Este término es acuñado por Deleuze y Guattari en Mil mesetas, op. cit. Nosotros le damos otra connotación aunque se deriva del concepto que ellos desarrollan, p. 145.

190 Informante mujer, primera generación, estrato d.

191 Zabala le da a esta función el nombre de gamonal, situándolo “como hilo conductor entre el país político y el país nacional”. Op. cit., p. 158. Nosotros preferimos usar el nombre de caudillo para despojarlo de su carácter asociado con la posesión de la tierra.

192 Informante mujer, primera generación, estrato d.

193 Ibíd.

194 Ibíd.

195 Informante hombre, primera generación, estrato c.

196 Ibíd., informante mujer.

197 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato d.

198 Ibíd.

199 Ibíd., informante mujer.

200 Informante hombre, segunda generación, estrato a.

201 Término también empleado por Gutiérrez al referirse a la familia en su transformación urbana. Familia y cultura en Colombia, op. cit., p. 23.

202 Informantes hombres, segunda generación, estrato a.

203 Ávila y Torres haciendo referencia a la violencia en los periodos electorales, muestran cómo la persistente intervención directa e indirecta de los empleados públicos en la política partidista conduce a aumentar en las regiones la violencia, al ligar la elección con el favoritismo. Op. cit., p. 55.

204 Informante mujer, primera generación, estrato a.

205 Ibíd., estrato b.

206 Ibíd., informantes hombres, estrato a.

207 Ibíd.

208 Ibíd.

209 Ibíd., informante mujer, estrato b.

210 Se hace referencia a la nota 96.

211 Ibíd., estrato c.

212 Ibíd.

213 Ibíd., informantes hombres.

214 Esta noción es asumida por numerosos estudios sobre género en Colombia. Por ejemplo los del grupo Mujer y Sociedad, de la Universidad Nacional. Así mismo, S. Bermúdez, El Olimpo radical. Sin embargo tomamos distancia de estos estudios al situar esta problemática en una generación y en un estrato específicos.

215 Gutiérrez cita varios ejemplos referidos a esta condición, en los que la defensa del honor de la hermana puede conducir hasta el asesinato del ofensor, siendo el ofendido absuelto por la justicia penal. Casos en los que el código de honor prevalece sobre la ley. V. Gutiérrez y P. Vila, Honor, familia y sociedad en la estructura patriarcal, op. cit., p. 54. Nosotros situamos esta clase de defensa del honor en el estilo de la familia despótica, propio a la capa media, en la primera generación.

216 Hipótesis también desarrollada por Gutiérrez en ibíd., p. 87.

217 Ibíd.

218 Warner analiza la ambigüedad que la imagen de pureza de María introduce en las actitudes que la iglesia católica tiene frente a la mujer, cuando esa imagen es interferida por el carácter sexual de la concepción. M. Warner, Tú sola entre las mujeres, Taurus, Madrid, 1991, pp. 308-312.

219 Informantes mujeres, primera generación, estrato b.

220 Las relaciones secreto y pureza son analizadas por Gutiérrez en: Honor, familia y sociedad, op. cit., p. 70.

221 Noción también empleada por Urrego al referirse a la élite burguesa bogotana de principios de siglo. Aproximación al proceso de construcción de las identidades culturales..., op. cit., p. 54.

222 Informante hombre, primera generación, estrato d.

223 Ibíd.

224 Ibíd.

225 Ibíd.

226 Ibíd., informante mujer.

227 Ibíd., informantes hombres, segunda generación.

228 Ibíd., informantes mujeres.

229 Ibíd., informante hombre.

230 Distanciándonos de Gutiérrez mostramos cómo el honor y la ley se confunden en los más ricos, en la segunda generación, puesto que la ley se orienta a normalizar, con la moral burguesa, a todo el socius. Gutiérrez, Familia y cultura..., op. cit.

231 Informante mujer, segunda generación, estrato d.

232 Fernández analiza en la Argentina la constitución de un grupo familiar restringido a partir de un nuevo tipo de contrato familiar: el matrimonio por amor. A.M. Fernández, “Violencia y conyugalidad: una relación necesaria”, en: E. Giberti y A.M. Fernández, comps., La mujer y la violencia invisible, pp. 43-169. Thomas en Colombia realiza un análisis de la manera particular de significar el amor en distintos discursos “amorosos”. F. Thomas, Los estragos del amor, Ed. Universidad Nacional, Bogotá, 1994. Nosotras, aunque asumimos la noción del amor, la circunscribimos a una generación y capa, diferenciándola del afecto, capa media y de la pasión, capa baja.

233 Informantes hombres y mujeres, segunda generación, estrato c.

234 Ibíd., informante mujer.

235 Giberti hace un análisis del discurso médico respecto de lo decible de la sexualidad femenina en lo que se considera disfunciones sexuales de origen psicosomático, demostrando cómo el discurso médico participa de la histerización de la mujer. E. Giberti, “Mujer, enfermedad y violencia en medicina”, en: Giberti y Fernández, comps., op. cit., pp. 73-120.

236 Informante mujer, segunda generación, estrato c.

237 Ibíd.

238 Ibíd., Informantes hombres, estrato a y b.

239 Ibíd., informante mujer, estrato a.

240 Boltansky refiriéndose a la influencia del saber médico en los patrones de crianza afirma que en las clases altas éstos varían constantemente concordante con los desarrollos del saber médico, quien también pertenece a la clase. En contraste, para las clases bajas esas variaciones son mínimas puesto que el lenguaje médico se mantiene externo a la clase haciéndolo incomprensible para ellas y por tanto no apropiado. Los cambios que se generan obedecen a la imposición del saber. Op. cit., p. 195.

241 Informante mujer, primera generación, estrato a.

242 Ibíd., informante hombre.

243 Ibíd., informantes hombres y mujeres.

244 Ibíd., informante mujer.

245 Ibíd.

246 Ibid.

247 Ibíd., informantes hombres y mujeres, estrato c.

248 Ibíd.

249 Ibíd.

250 Ibíd., informante hombre, estrato d.

251 Ibíd.

252 Informante hombre, segunda generación, estrato b.

253 Ibíd., estrato a.

254 Ibíd., informante mujer, estrato b.

255 Ibíd., informante hombre.

256 En un análisis acerca del grupo “Sendero Luminoso” en el Perú se hace referencia a algo similar pero referido a la violencia. En él se muestra el pasaje de la autoridad a la hermandad, vehiculado por este grupo. J. Ossio, Violencia estructural en el Perú, Vol. 4: Antropología, op. cit., p. 35.

257 Informante mujer, segunda generación, estrato b.

258 Ibíd., informantes hombres y mujeres.

© Siglo del Hombre Editores, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter