Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mapas nocturnos

 | 
María Cristina Laverde Toscano
, 
Rossana Reguillo

II. Itinerarios

Algunos de los efectos de la noción mediaciones en las ciencias sociales en Colombia

Mónica Zuleta Pardo

Texte intégral

  • 1 Se hace referencia a la noción de máquina de guerra en su junción con el Estado, presentada por G. (...)
  • 2 P. Virilio, “Dromología: la lógica de la carrera”, en: Letra Internacional (España), No. 20, pp. 3 (...)

1Sin duda, el impulso de los mass media ha modificado nuestras formas de percibir, pensar y actuar, aunque éstas parecen no lograr escapar a la infantilización normativa que el capitalismo requiere. En efecto, los medios constituyen su vehículo preferencial para propagar un nuevo tipo de interacción con la otredad, con el espacio, con el tiempo, en la que la velocidad se instaura en política de cohesión organizacional de la sociedad, inmersa en el modo disuasivo propio del manifestarse actual de la máquina de guerra1. Expresión de la violencia que distanciándose de la ecuánime aldea global pronosticada por McLuhan, tiende a crear un gran aparato de encierro, a la manera del panóptico de Foucault2, donde progresivamente el planeta es transformado en una cárcel, sin capacidad para el lugar. Tiempo intenso y ya no extenso, espacio virtual y ya no real.

  • 3 P. Virilio, “La política de la desaparición”, en: Letra Internacional, No. 20, pp. 46-48.
  • 4 Ibíd.
  • 5 Ibíd.

2Violencia que en la junción militarización, tecnología y ciencia pone a circular su maqumismo en un nuevo plano: la aceleración de la velocidad3. En este devenir, el tiempo extensivo ligado a la historia, al territorio y a la distancia, muta en un tiempo intensivo atado al instante, a la sorpresa y al accidente. Se trata de dos tipos distintos de presencia del poder: el primero da prioridad a la estrategia, cuyo modo de operar es la anticipación y planeación, orientando la política hacia el dominio territorial, en tanto el imperio es un asunto de dinero y posesión4; el segundo tipo da prioridad a la logística, al obrar por preparación y disposición, orientando su política hacia el dominio transpolítico, en la que el imperio es un asunto de dinero y velocidad5.

  • 6 P. Virilio, Cybennonde la politique du pire, París, Les Éditions Textuel, 1996, p. 47.
  • 7 Ibíd., p. 56.
  • 8 P. Virilio, “Dromología: la lógica de la carrera”, art. cit., p. 36.

3La estrategia supone relaciones de fuerza dentro de referencias espacio-temporales, que hacen de las jerarquías y los ordenamientos cuestiones de propiedad, obligando a la existencia de la autoría de la acción en el contexto de la reflexión, al subordinar la experiencia a la historia6. La logística, por su parte, supone relaciones de fuerza dentro de referencias temporo-espaciales, convirtiendo a las jerarquías en cuestiones de acceso y aceleración al insertarlas en una virtualidad cuya puesta en marcha requiere de la acción no anticipada sino preparada. Ello desplaza al sujeto de la autoría para instaurar a un sujeto espectador en un mundo virtual7. En palabras de Paul Virilio “más contemporáneos que ciudadanos, lo cercano o actual pierde interés en beneficio de lo lejano o virtual. La vecindad territorial de la polis, de la cual somos actores, es sustituida por la vecindad transnacional en la cual somos espectadores”8.

  • 9 P. Virilio, La estética de la desaparición, Barcelona, Anagrama, 1987.

4En este tiempo intenso se transforman las jerarquías espaciales dependientes de coordenadas extensas, en jerarquías temporales caracterizadas por la inmediatez. En ellas, el espacio es condensado en instantes, aboliéndose. De tal manera, lo social pasa de la regulación pública del espacio, a la regulación privada de la velocidad que imprime intensidad al densificar y aligerar la circulación del fluir informativo9. Aunque es cierto que ese sujeto político, propio del Estado imperial desaparece, para hacer surgir otro homogeneizado en su obediencia expectante a lo que le es planetariamente presentado, también es cierto que la nueva zona de intensidad genera una producción signaléctica con sus propios universos suirreferenciales y territorios existenciales.

  • 10 Se toma la propuesta de Virilio, pero más en la perspectiva filosofica y física, esbozada por Prig (...)
  • 11 Virilio, ibíd.

5En tal virtud, la aprehensión crítica del fenómeno massmediático no puede dejar de reconocer su doble carácter: por un lado, vehículo de propagación capitalista y, por otro, potencia transformadora, capaz de generar movimientos renovadores de los espíritus y de las sensibilidades, siempre y cuando se desligue de la noción de progreso. Ello obliga a la ciencia social a asumir otros problemas, puesto que la realidad capitalista requiere de una nueva crítica enmtada a otra alianza, aquella propuesta por Prigogine10, en la que la física cuántica entre en relación con los modos de percepción constituidos por la técnica. Física y filosofía aunadas para construir una economía política de la velocidad11. Así, el rol del investigador se inscribe no sólo en la crítica de la violencia generada por la técnica, sino también en una resingularización ético-política dentro de una perspectiva precaria, mínima, de aprehensión del objeto, capaz, a la vez, de referenciar un estado de cosas y de liberar cargas intensivas en una multiplicidad de sentidos.

6Sin embargo, al resistirse a la tendencia capitalista de homogeneización, en su ingreso al plano de lo singular, apto para movilizar la divergencia, este cambio de óptica es muchas veces marginalizado por quienes suponen que la única forma de vencer al capital es a través de su destrucción o aislamiento y, por quienes propenden por un positivismo plagado de regulación.

  • 12 La lectura a Martín-Barbero en torno a la crítica de la dialéctica se hace desde G. Deleuze, Nietz (...)

7Venciendo muchos de estos antagonismos, Martín-Barbero introduce su trabajo en los campos problemáticos constituidos por el surgimiento de las nuevas perspectivas éticas, estéticas y científicas, efecto de la nueva alianza. Subvierte para ello la pregunta del porqué, inscrita en un espacio-tiempo diferenciador del sujeto como causa y el objeto como efecto, al proponer el acceso a la naturaleza de las fuerzas que componen los fenómenos, sus elementos, cualidades y relaciones, desde la indagación por el quién y el qué, ingresando así al ámbito del sentido, el devenir y la transformación12.

  • 13 La significación en tanto diferenciación sujeto-predicado no da cuenta sino del contenido del enun (...)
  • 14 Se asume un encuentro entre el método trágico nietzscheano y el método propuesto por MartínBarbero (...)

8Propiciando una alternativa con la cual transgredir la óptica dialéctica anclada en la proposición cuyo sujeto es el capital y el predicado la plusvalía13, plantea la pregunta “quién es el dominado y qué la dominación”14; en ésta, las posibles respuestas ya no pueden hallarse a través del juego de operaciones propios de la síntesis, sino mediante otra serie producida en la relación particular entre técnica y percepción, instalándose en un campo diferente de fuerzas.

  • 15 Junción conducente a una perspectiva estética, en el sentido de M.M. Bajtin, Estética de la creaci (...)

9Ruptura iniciada con la crítica a la perspectiva moderna de la obra de arte, en su acepción de objeto de contemplación, para situar en lugar del observador experto, a la otredad, capaz de posicionarse como la completud de la obra, por la acción perceptiva en la que se hace la experiencia estética15.

10Así, Martín-Barbero, distanciándose de la perspectiva comunicacional anclada en la relación emisor-receptor, donde la masa, al ser depositaría del rol pasivo asignado por la centralidad queda despojada de su capacidad de producción, instaura a la masa por su particularidad en el actuar, en el espacio de la otredad, otorgándole la capacidad para dotar de sentido a su historia en la experiencia.

  • 16 Ibíd.
  • 17 Ibíd.

11Proposición donde se asienta la nueva noción mediaciones, ahora apartada de su carácter esencial16. Ella, más que hacer referencia a lo simbólico, entendido como aquello donado a la subjetividad, por el juego de las fuerzas comunicacionales ejercidas sobre una identidad ya constituida, promueve la producción simbólica de una contemporaneidad siempre constituyéndose, anclada en el entramado experiencia-percepción que compone la intuición17. No obstante, y he aquí nuestra especificidad, esta producción toma a su cargo, no ya un individuo movilizado en el consumo diferenciado, sino la construcción de una comunidad, puesto que nuestra acción cultural está inserta en el proceso de erección de pueblos. En lugar de individuos, grupos; en lugar de patrones singularizados de consumo, expresiones culturales de sentido.

  • 18 A. Alami, “Deleuze et Avicenne”, en: Chimeres, No. 31 (1997), pp. 73-87.

12Pensamiento que según lo expone Alami18, abandona la analogización del ser en la dialéctica, proponiendo en cambio la univocidad del ser, expresada en la multiplicidad singular de las fuerzas de la materia. Desplazamiento de la jerarquía política del espacio imperial, para dar acceso a una intensidad política, suscitada por la relación de fuerzas en creaciones singulares de zonas de libertad. Justamente este movimiento al destituir el supuesto de la mediación ontológica que subordina las fuerzas de la masa a la acción institucional, estatal y orgánica, obliga a captarla en forma directa e inmediata, a través de la diferenciación de las fuerzas reales y efectivas que la componen.

  • 19 J. Martín-Barbero, De los medios a las mediaciones, Barcelona, Gustavo Gilí, 1987.

13De este modo, el término mediaciones se presenta como el límite entre lo realpropagado por las fuerzas del consumo, y lo específico de sus orientaciones, cuando toman forma en la masa que se las apropia en un aquí y un ahora. Para ello pone en tensión tanto las operaciones perceptivas imbricadas en la técnica, como los universos de sentido vehiculados por la producción de subjetividad, evidenciando la expresión sígnica de la experiencia singular de un grupo diferenciado, ejecutor de su propia cultura19.

  • 20 Hago uso de las posibilidades ofrecidas por la concepción de objeto en tanto protoobjeto. G. Deleu (...)

14Apertura que plantea no sólo la inversión del enunciado de dominación, permitiendo acceder a los compuestos múltiples de las condiciones de opresión, al hacer manifiestos sus sistemas de seducción, de confrontación, de resistencia, sino también, nuevos usos y maneras de abordar el estudio de los fenómenos culturales. Lo anterior trastoca los límites teóricos y pragmáticos de los paradigmas imperantes, creando la necesidad de lo interdisciplinar para dar cuenta de nuestra especificidad, no bajo la óptica de un modelo a priorí con el cual contrastarnos, sino desde la aprehensión de los objetos en la fragilidad que éstos ostentan cuando se construyen a sí mismos20.

15En el contexto colombiano, la nueva opción, al plantear la comunicación como proceso que atraviesa lo cultural, distorsiona la perspectiva desde donde comúnmente se concibe la relación entre lo macro y lo micro, lo colectivo y lo individual, lo político y la cotidianidad, afectando los campos problemáticos de las ciencias sociales. Es aquí donde la noción mediaciones adquiere la fuerza incitadora capaz de confrontar la aprehensión tradicional de diversos objetos y categorías.

  • 21 Más que dar cuenta del empleo de la noción mediaciones en términos empíricos, citando investigador (...)

16Sin pretender generalizar, ni particularizar, sino inquiriendo por la especificidad, quisiera trazar algunos de los efectos que, en mi entender, esta nueva noción produce, al instalarse como entredós de la diada dominador-dominado, en las oposiciones adulto/joven, hombre/mujer e institución/individuo. Para ello apelo al campo delimitado por las líneas de investigación propias al Departamento de Investigaciones de la Universidad Central21.

17Interrogar no únicamente por la violencia de la técnica, sino también por lo que ella es capaz de agenciar en su relación con los nuevos modos de expresión social, posibilita la emergencia de la pregunta por lo joven, en tanto manifestación particular de la masa urbana en su nueva forma de existencia política, y ya no sólo producto de la hegemonía y la alienación.

  • 22 En un principio aparece una línea de trabajo cuyo objeto “el sicariato”, establece relaciones fuer (...)

18Por un lado, aparecen series de investigaciones orientadas a descifrar su particularidad, en tanto entidades psicológicas diferenciadas por franjas de edad, partícipes de situaciones objetuales dadas. Estas descripciones que dan cuenta de caracterizaciones acordes con distintas situaciones, se insertan en la dialéctica al articular en un mismo movimiento su asunción del joven como efecto de las estrategias capitalistas normalizadoras y su malestar, denunciando su alienación por la vía de la visibilidad22.

  • 23 Hay una gran producción en este sentido en las Universidades Nacional, de Antioquia, del Valle, la (...)

19Sin embargo, la transdisciplinariedad a la que obliga el uso de la noción ha conducido a abordar, simultáneamente, lo joven en singularidad de resistencia, forzando a la investigación a construir preguntas ligadas ahora a la relación entre lo desconocido y lo agenciado por ello en la cultura. Lo joven es así instaurado como nuevo sujeto social, con su propia producción cultural, diferenciado y autonomizado, acción fundamental de lo urbano, traspasando lo local para advenir una categoría transversal23. De este modo los trabajos más que inquirir por caracterizaciones denunciantes, propenden por comprender procesos ignorados o, mejor, no delimitados, en los cuales el objeto se convierte en movimiento productor. Ello desplaza la mirada del lugar determinado por la búsqueda de un sujeto identitario con características a especificar junto con la situación en la que éste actúa, a un nuevo lugar donde se produce la singularidad de lo joven en tanto fragmento cultural, apto para materializar zonas juveniles. A mi entender, es en esta dirección donde se genera el encuentro del uso del término lo joven, con aquello potencializado por la noción mediaciones.

20Y es en este doble juego de la asunción del joven víctima y victimario, y de lo joven en calidad de categoría política, donde emerge el campo polémico de la investigación sobre la escuela.

  • 24 Se hace uso de este término en la acepción propuesta por G. Deleuze, La lógica del sentido, Valenc (...)
  • 25 Un hito en esta línea de investigación se origina con los proyectos que indagan en las relaciones (...)

21Efectivamente, al depositar el sentido en la acción cultural, y la cultura en el acto de experiencia y percepción, surge la escuela como campo problemático24, puesto que es por ella por donde se propaga la sociabilidad de estos grupos particulares y singulares. Una serie de investigaciones busca analizar su impacto en cuanto transmisora de esa cultura tradicional, orientada a constituir una masa contempladora, aquella inscrita en las teorías comunicacionales de la recepción. Lente dialéctico orientado a identificar efectos de procesos socioeconómicos en entidades asumidas estáticas, cuyas finalidades se perfilan predeterminadas, convirtiendo a la institución en objeto manipulable y susceptible de intervención exterior25.

  • 26 G. Daza y M. Zuleta, Maquinaciones sutiles de la violencia, Bogotá, Universidad Central / DIUC / S (...)

22No obstante, otros estudios dejan entrever la fuerza del término mediaciones convertido en entredós de una relación de oposición. Éstos evidencian la complejidad de los procesos agenciados por la escuela, los cuales, lejos de obedecer a una intención explícita o implícita de un actor cualquiera, son efecto de relaciones de fuerza operadas, de manera específica, por el conjunto de direccionamientos posibles, en la multiplicidad característica de una institución particular26. Realce de la capacidad productiva del poder que, en su relación con el deseo, genera codificaciones conducentes a la normalización, pero también fracturas capaces de abrir nuevas posibilidades de acción y enunciación, configuradas en expresiones singulares de resistencia.

23Entrelazada a los nuevos espacios posibilitados por esta noción, aflora una crítica al concepto de género, que torna a la femineidad en otra de las manifestaciones singulares de la masa.

  • 27 Fórmula extraída de la teoría feminista, véase S. Benhabíb y D. Cornelia, Teoría feminista y teorí (...)
  • 28 Hago referencia a los trabajos desarrollados por grupos interdisciplinarios de las Universidades N (...)
  • 29 Estos términos se toman en la acepción deleuzíana, véase G. Deleuze, Diferencia y repetición, Barc (...)

24La categoría género produce dos formas de acceso a lo singular. La primera, situada en la oposición dominador/dominado, indaga por las diversas estrategias usadas para conjuntar la escritura y la masculinidad en la fórmula: cultura occidental igual patriarcado27. Al reconocerse en calidad de lo oprimido, esta acción femenina constituye desde sí un nuevo objeto para la ciencia: la minoría-mujer28. Sin embargo, aunque instaura un campo problemático específico, no logra deshacerse de las imposiciones del lenguaje propias a la razón, quedando atrapada en lo que pretende denunciar por un doble movimiento: la diferencia en el objeto y la repetición en su abordaje29.

  • 30 Concepto extraído de Mil mesetas, op. cit.
  • 31 Menciono en esta dirección la línea posibilitada por J. Lorite, El orden femenino: origen de un si (...)

25La segunda es un intento de descentramiento de la categoría género que, desde la percepción, busca instalar a la femineidad en el lugar del margen, permitiendo la afirmación ontológica, no concerniente ya a la razón, sino al espacio abierto por el concepto de singularidad30. Se trata del efecto de multiplicidad emanado del proceso de liberación de los signos, en el desasimiento de las formas de la materia. Para ello se propone movilizar la ciencia menor, capaz de captar los campos propios a las multiplicidades, como estrategia ético-política de una nueva expresión social: el devenir margen de la femineidad31.

26Esta nueva óptica es también transitada por una línea de trabajo cuyo interés es poner en marcha las nociones de socialización y procesos de subjetivación para concebir la institución abierta a la procesualidad, en el movimiento del cual ésta es capaz al fijarse y transformarse.

  • 32 Dentro de esta línea se realzan los campos problemáticos propiciados por investigaciones acerca de (...)

27Entrelazados a la aprehensión de la institución, se vislumbran dos modos investigativos orientados al análisis de la producción de subjetividad. En uno, a la alienación se la diferencia de la voluntad, intentando captar la masa en términos de pluralidad deseante, delimitada por patrones de consumo. Dentro de esta perspectiva se liga al consumo con aquello que éste hace posible en lo simbólico, situando en el espacio de lo imaginario a la novedad. Así, las significaciones regulares producen subjetividades alienadas tendientes a la normalización. No obstante, se asume que el capitalismo también propende a la creación de subjetividades las cuales, a través de otros patrones de consumo, ingresan en nuevas dimensiones del deseo, por la vía de lo simbólico. La resistencia está entonces enmarcada en los efectos significacionales del consumo y su relación con nuevos espacios de sentido32.

  • 33 Óptica que emplea el concepto guattariano de subjetivación, cuyos trabajos son vehiculados por el (...)

28En el otro, a la alienación se la articula con el consumo, buscando extraer un margen ya no por el camino de lo imaginario, donde la novedad se inserta en lo significacional, sino por la ruta de lo real. Esta óptica, más que indagar por sentidos, se direcciona hacia la descripción de las prácticas sociales regulares y singulares, sus modos de aparición, propagación, transmisión, extinción. Descripción que se hace cargo de la subjetivación en tanto proceso múltiple compuesto de elementos diferenciados, plural no por el sentido, sino por la materia de la que se compone. El margen o la resistencia, escapa de lo imaginario y se torna real, dejando así de vehicular al lenguaje de consignas, propio de la devaluación massmediática, para generar en acto nuevas singularidades sígnicas33.

29De esta manera, la potencia incitadora que el pensamiento de MartínBarbero introduce en las ciencias sociales en Colombia y cuyo efecto no sólo concierne a la ciencia, sino a lo ético y a lo político, trastoca el ordenamiento dialéctico, para permitir la emergencia de una multiplicidad de objetos, todos ellos constituidos en el entrelazamiento interdisciplinar.

30Atisbar la novedad, es decir resistirse positivamente a la forma del ejercicio del poder capitalista, es una propuesta que tensiona al máximo el problema de la dominación, al circunscribir con precisión los límites donde la denuncia no es sino una posibilidad negativa, para obligar a seguir las pistas generadas por la inversión del enunciado de dominación, en su carácter positivo de producción de sentido. Nueva función investigativa que tomando a su cargo la resistencia, sitúa el problema de la dominación en un nuevo lugar: aquél donde se hace necesaria la conexión local-global, ya no para dar cuenta de un fenómeno, sino para describir los procesos insertos en dicha conexión, los cuales a la vez que la constituyen se conforman a sí mismos.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ALAMI, Α., “Deleuze et Avicenne”, en: Chimeres, No. 31 (1997), pp. 73-87.

BAJTIN, M.M., Estética de la creación verbal, México, Siglo XXI, 1992.

BENHABIB, S y D. CORNELLA, Teoría feminista y teoría crítica, Valencia, Alfons el Magnànim, 1990.

DAZA, G. y M. ZULETA, Maquinaciones sutiles de la violencia, Universidad Central DIUC/Siglo del Hombre, Bogotá, 1997.

DELEUZE, G., La lógica del sentido, Valencia, Pre-textos, 1985.

—, Nietzsche y la filosofa, Barcelona, Anagrama, 1986.

—, Qué es la filosofía, Barcelona, Anagrama, 1994.

—, Différence et répétition, París, PUF, 1996.

— y F. GUATTARI, Mil mesetas, Valencia, Pre-textos, 1986.

GUATTARI, F., Caósmosis, Cali, Vampiro Pasivo / Universidad del Valle, 1996.

LORITE, J., El orden femenino: origen de un simulacro cultural, Barcelona, Anthropos, 1987.

MARTÍN-BARBERO, J., De los medios a las mediaciones, México, Gustavo Gilí, 1987.

PRIGOGINE, I. e I. STEINER, La nueva alianza, México, Alianza, 1983.

SALAZAR, Α., “Violencias juveniles: ¿contraculturas o hegemonía de la cultura emergente”, en: Viviendo a toda, Bogotá, Universidad Central/DIUC/Siglo del Hombre, 1998.

VIRILIO, P., “Dromología: la lógica de la carrera”, en: Letra Internacional (España), No. 20, pp. 34-40.

—, “La política de la desaparición”, en: Letra Internacional, No. 20, pp. 46-48.

—, La estética de la desaparición, Barcelona, Anagrama, 1987.

—, Cybermonde la politique du pire, París, Les Éditions Textuel, 1996.

Notes

1 Se hace referencia a la noción de máquina de guerra en su junción con el Estado, presentada por G. Deleuze y F. Guattari, en Mil mesetas, Valencia, Pre-textos, 1986, p. 430.

2 P. Virilio, “Dromología: la lógica de la carrera”, en: Letra Internacional (España), No. 20, pp. 34-40.

3 P. Virilio, “La política de la desaparición”, en: Letra Internacional, No. 20, pp. 46-48.

4 Ibíd.

5 Ibíd.

6 P. Virilio, Cybennonde la politique du pire, París, Les Éditions Textuel, 1996, p. 47.

7 Ibíd., p. 56.

8 P. Virilio, “Dromología: la lógica de la carrera”, art. cit., p. 36.

9 P. Virilio, La estética de la desaparición, Barcelona, Anagrama, 1987.

10 Se toma la propuesta de Virilio, pero más en la perspectiva filosofica y física, esbozada por Prigogine y Steiner, La nueva alianza, México, Alianza, 1983; P. Virilio, “La política de la desaparición”, art. cit., p. 47.

11 Virilio, ibíd.

12 La lectura a Martín-Barbero en torno a la crítica de la dialéctica se hace desde G. Deleuze, Nietzsche y la filosofía, Barcelona, Anagrama, 1986.

13 La significación en tanto diferenciación sujeto-predicado no da cuenta sino del contenido del enunciado, sin situarse en la frontera, aquello que facilita hacerlo posible. Siguiendo a Deleuze, en su lectura de Nietzsche, “lo que quiere una voluntad de poder no es un objeto, un objetivo, un fin; los fines, objetos y motivos siguen siendo síntomas”, en: ibíd., p. 187.

14 Se asume un encuentro entre el método trágico nietzscheano y el método propuesto por MartínBarbero, en su critica a la dialéctica: “relacionar un concepto con la voluntad de poder para hacer de él el síntoma de una voluntad sin la cual no podría ser pensado”, en: ibíd., p. 287.

15 Junción conducente a una perspectiva estética, en el sentido de M.M. Bajtin, Estética de la creación verbal, México, Siglo XXI, 1992.

16 Ibíd.

17 Ibíd.

18 A. Alami, “Deleuze et Avicenne”, en: Chimeres, No. 31 (1997), pp. 73-87.

19 J. Martín-Barbero, De los medios a las mediaciones, Barcelona, Gustavo Gilí, 1987.

20 Hago uso de las posibilidades ofrecidas por la concepción de objeto en tanto protoobjeto. G. Deleuze, Qué es la filosofía, Barcelona, Anagrama, 1994.

21 Más que dar cuenta del empleo de la noción mediaciones en términos empíricos, citando investigadores e investigaciones, me interesa recalcar los debates suscitados en el interior del DIUC acerca de sus usos y desusos en campos problemáticos.

22 En un principio aparece una línea de trabajo cuyo objeto “el sicariato”, establece relaciones fuertes entre violencia y alienación. Más adelante ésta se transforma, dejando de denunciar la alienación para dar cuenta de lo joven en tanto producción. Véase A. Salazar, “Violencias juveniles: ¿contraculturas o hegemonía de la cultura emergente”, en: Viviendo a toda, Bogotá, Universidad Central / DIUC / Siglo del Hombre, 1998.

23 Hay una gran producción en este sentido en las Universidades Nacional, de Antioquia, del Valle, la FES, el CINEP, el DIUC, entre otros.

24 Se hace uso de este término en la acepción propuesta por G. Deleuze, La lógica del sentido, Valencia, Pre-textos, 1985.

25 Un hito en esta línea de investigación se origina con los proyectos que indagan en las relaciones de poder en la escuela, específicamente los agenciados por la FES y la Fundación Social (Proyecto Ulises, Proyecto Atlántida, entre otros). Estos trabajos, paulatinamente, fuerzan a cambiar la concepción de institución para convertirla en multiplicidad.

26 G. Daza y M. Zuleta, Maquinaciones sutiles de la violencia, Bogotá, Universidad Central / DIUC / Siglo del Hombre, 1997.

27 Fórmula extraída de la teoría feminista, véase S. Benhabíb y D. Cornelia, Teoría feminista y teoría crítica, Valencia, Alfons el Magnáním, 1990.

28 Hago referencia a los trabajos desarrollados por grupos interdisciplinarios de las Universidades Nacional, del Valle y de Antioquia, los cuales generan los estudios de género en el país.

29 Estos términos se toman en la acepción deleuzíana, véase G. Deleuze, Diferencia y repetición, Barcelona, Anagrama, 1983.

30 Concepto extraído de Mil mesetas, op. cit.

31 Menciono en esta dirección la línea posibilitada por J. Lorite, El orden femenino: origen de un simulacro cultural, Barcelona, Anthropos, 1987.

32 Dentro de esta línea se realzan los campos problemáticos propiciados por investigaciones acerca de lo urbano, desarrolladas en un principio en las Universidades del Valle y Nacional. Óptica que le otorga un uso particular a la noción de lo simbólico lacaniana.

33 Óptica que emplea el concepto guattariano de subjetivación, cuyos trabajos son vehiculados por el DIUC. F. Guattari, Caósmosis, Cali, Vampiro Pasivo / Universidad del Valle, 1996.

Auteur

Psicóloga de la Universidad de los Andes de Bogotá, con estudios de Maestría en Sociología de la Universidad de Denver (EE.UU.) y en Filosofía de la Universidad Nacional de Colombia. Desde hace cinco años se dedica, junto con Gisela Daza, a la investigación en la línea de “socialización y violencia” en el Departamento de Investigaciones de la Universidad Central (DIUC), donde han realizado varios proyectos cofinanciados por Colciencias en las áreas de “violencia y escuela” y “violencia y familia”. Coautora del libro Maquinaciones sutiles de la violencia (1997), es colaboradora frecuente de la revista Nómadas, publicación del DIUC

© Siglo del Hombre Editores, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540