Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mapas nocturnos

 | 
María Cristina Laverde Toscano
, 
Rossana Reguillo

I. Cartografías

Ruptura y continuidad de las mediaciones

Javier Protzel

Texte intégral

Todo prodigio tiene dos caras, la de quien lo hace y la de quien lo recibe. Y no es raro que la segunda sea más instructiva que la primera, puesto que incluye su misterio.
WALTER BENJAMIN, Discursos interrumpidos

I

1Un proyecto intelectual es objeto de evaluación según la coherencia de su arquitectura conceptual y de la utilidad de los métodos que lo constituyen. El saldo positivo, cuando lo hay, queda registrado en el potencial heurístico de una o varias obras que al hacerse públicas provocan reacciones diversas. Muy prácticas algunas de ellas —como sus aplicaciones en campos profesionales o comerciales— o incluso ajenas al propósito inicial del o de los autores. Pero un enfoque puramente productivista no me interesa, ni pienso que estemos reunidos aquí para hablar de eso. Más bien, creo que en este acto se afirma la intersubjetividad que necesariamente media en la construcción de los paradigmas de las ciencias humanas.

2La marca de Jesús Martín-Barbero no está ni en su cerebro ni precisamente en sus escritos; hemos de buscarla más bien en un encadenamiento de discursos que, yendo más allá del texto y el dato, fluye en varios países y más de un continente desde hace dos décadas. En él toman forma, de manera, es cierto, desigual, a veces confusa y hasta contradictoria, miradas modernas hacia América Latina, entendiendo por ello el triple encuentro del pensamiento crítico, del estudio de las dimensiones simbólicas en las que realmente transcurre la vida de nuestras ciudades, y de cierta estética de la(s) cultura(s) del continente, que nuestro autor integra a las anteriores en virtud de su propia aventura intelectual. Experiencia personal, pero cuya construcción se debe primordialmente a la época que la hecho posible y a mil oídos y voces, atentos al cambio, que sintonizaron con ella para compartirlo.

3Circunstancias diferentes a las del pasado. El modernismo sin modernidad de la América Latina de hace nueve décadas y más, con sus vanguardias poéticas y sus liberales ilustrados cohabitando con sus siervos y ex esclavos, flotando en un océano de analfabetos, salvo en contados casos problematizó el estudio de sus sociedades o las expresó como arte; apenas si las captó a través del prisma de lo exótico, de lo remoto o de lo siniestro, o bien las idealizó en nombre de un pasado telúrico. Llegaron posteriormente las ciencias sociales con su lecho de Procusto categorial —funcionalista o materialista histórico— sin verdaderamente remediar esa situación. Además de excluir lo que no encajaba en sus esquemas, impedían poner en evidencia la transversalidad de unos cambios culturales que —para ser apreciados y a contrapelo de las visiones oficialistas— recorren y exigen romper los compartimientos estancos que separan a las disciplinas.

4Ha sido necesario un largo proceso de maduración, emparentado con luchas políticas que entremezclaron lo nacional-popular y el clasismo, para que junto al avance del mundo del dinero, del trabajo industrial y de los medios, se salve esa brecha entre modernismo y modernidad, haciéndose más inteligible la experiencia realmente vivida en nuestras sociedades. Así como Martín-Barbero ha encontrado “otro modo de existencia de lo popular” en la transfiguración del pasado, en los juegos entre represión y representación, sensualidad y pensamiento, miedos y esperanzas, en suma, en la semiosis infinita de las apropiaciones desencadenadas en la massmediación y el consumo cotidiano, pienso que los estudios culturales multidisciplinarios también siguieron un decurso torcido, diferente, para constituirse.

5Fuera del encubrimiento de la extrema complejidad del mestizaje bajo el manto de las ideas oficiales, ese legado de pensamiento y creatividad desarrollado desde la colonia a partir de una óptica de dualismo étnico y cultural se hizo, para bien o para mal, parte integrante de nuestra personalidad que tarde o temprano era preciso asumir. El hombre latinoamericano no pasó por un proceso de domesticación —o si se quiere de civilización—, igual al vivido en la Europa descrita por Michel Foucault, a partir del cual la educación, la ciudadanía, la lectura, pero también el gusto, las buenas maneras, la expresión de los sentimientos y la vivencia del cuerpo se instituyen para mediar las relaciones sociales. Por ello, la aparición comparativamente tardía y desviada de campos cohesivos y de cierto grado de unidad, características canónicas de las culturas nacionales modernas, descolocó a las ciencias humanas como a las expresiones literarias y artísticas con respecto a las metropolitanas, lanzándolas en búsqueda del tiempo perdido, es decir a un reencuentro α posteriori con su propia originalidad.

6Distinguiré inicialmente tres de esas encrucijadas frente a las cuales se ubican los trabajos de Martín-Barbero. Una, la de las enunciaciones, del modo en que el sujeto observador ha ido siendo transformado por su objeto a medida que este último era constituido. Reposicionamiento que implica simultáneamente acercamiento y distancia: empatia para interpretar lo vivido, pero también ruptura, para descomponer el signo y reconstruirlo con actitud semiótica, relacionando lugares de producción de sentido antes inconexos. No ya la fría autopsia del enunciado, sino la calidez de la enunciación, de un sentido registrado a medida que éste es producido, cerrándose así la brecha sujeto-objeto en un acto de recuperación mutua. Por ejemplo, el involucramiento del entrevistador que trabaja con su entrevistado la historia de un barrio, se involucra con él de modo semejante al del novelista contemporáneo con sus personajes, que los construye como un testigo de parte de sensibilidad atenta, presta a encontrar las múltiples facetas del tema que estudia. Lo que lleva a otra encrucijada, de relatos, una que implica el diálogo de narrativas y artes de todo tipo con el pensamiento crítico y las ciencias sociales, cuando ambos llegan a su punto de intersección. Así, tal como la idealidad de la novela indigenista se enrarece desde el boom de los sesenta en el espesor del flujo de la conciencia del personaje y se disuelve en el asfalto de la ciudad que éste transita inconfonne, también el pensamiento crítico deberá ir más allá de la torpe ingenuidad del marxismo o de los sistemas, poniéndole al actor contrastes que no vienen de la teoría. La tercera es la de las temporalidades. El “redescubrimiento” del tiempo de larga duración en el presente no es una simple constatación de historiadores y etnólogos. Conduce a una revaloración positiva de la diferencia, que como señala el autor, “no se agota en el atraso”, para al contrario, cuestionar la visión unilineal del progreso nutrida por la razón instrumental. Pero además y sobre todo, se trata de una desjerarquización social del tiempo muy contemporánea, de la versión singular de una fractura posmoderna. Por un lado, la cotidianidad es vivida como eterno e intenso presente sin proyecto por todos aquellos —muchos de ellos jóvenes— que, a falta de empleo, precisamente sobreviven atados al momento inmediato y a la localidad circundante, o bien es el éxtasis de un instante indefinidamente repetido sin aplacar su nocturno deseo de escape. Y por otro lado, todo ocurre bajo la economía implacable de un time planning que minuciosamente organiza un futuro anónimo de productividad y competitividad. Así, las poblaciones de nuestros países deben enfrentar la coexistencia de un súbito despertar a la carrera loca de una reconversión industrial que disuelve solidaridades en las que se anudaban muchas tradiciones territoriales y la pennanencia de otras que se reelaboran en el presente.

7La importancia de su obra no se debe, repito, sólo a su inmenso valor intelectual. Como en el caso de otros relatos obviamente en ella hay un relato, hay que apreciarla en el proceso de su vasta acogida. Pienso sinceramente que su difusión se explica también por la multiplicidad de sus posibles lecturas, pero no en el sentido de una obra abierta, o por los niveles que aquéllas permitiesen. Se trata de la variedad de lectores, de una convocatoria a preocupaciones provenientes de más de un horizonte, tantos como campos de estudio hay en que la alteridad y la mediación son pertinentes. Pluralidad de perspectivas que en lugar de sacrificar el rigor, ha provisto una labilidad suficiente precisamente para abarcar temáticas cuyo tratamiento por ser inconexo carecía de pistas de interpretación creativas. Quizá el término de comunidad resulte exagerado, pero el desarrollo de un común ánimo intelectual con predilección por caracterizar a la comunicación como dimensión mediadora de la cultura es un hecho latinoamericano que nos agrupa. En suma, además de hacerse posible por nuestra hibridada historia cultural, se hace explícito al catalizarse en la alquimia de investigadores como Martín-Barbero.

II

8Después de estas primeras observaciones, me detengo a comentar algunos puntos de ruptura y de continuidad de una obra de la cual De los medios a las mediaciones (1987) es sólo una parte, un jalón de un viaje más largo, que se inicia mucho antes de su publicación. Desde su primer libro, Comunicación masiva: discurso y poder (1978), estamos frente al Martín-Barbero de hoy, y no sólo por una cuestión estilística. De modo incipiente, ya hay un pensamiento emplazado frente a América Latina y al mainstream crítico, así como la idea de descentramiento, dominante unos diecisiete años después, es perceptible bajo otras denominaciones. Es una opera prima, no por ser su primer escrito, sino porque con él hace la valija para el largo viaje. Opta por lo que toma y lo que deja, saldando cuentas con largos años de aprendizaje, y en cierto modo proclamando su propia voz.

9Sin embargo, este libro de iniciación no puede dejar de ser tributario del momento en que se escribe. El foco del texto es una crítica epistemológica que señala los límites del discurso teórico al uso sobre la comunicación masiva y la búsqueda de un nuevo lugar desde donde enunciarlo, en el que se tenga en cuenta la entonces llamada problemática de dominación y dependencia latinoamericana. De ahí surgen nuevas preguntas que apuntan hacia lo que deberá ser una teoría de la massmediación, las que se plantean desde el paradigma multidisciplinario del lenguaje. Al señalar “la tendencia a la ontologización y reificación de la estructura” de la lingüística de Saussure, invierte los términos ubicando la arbitrariedad del signo en la lengua y no en el habla. Es su empatia con Roland Barthes la que lo lleva a dejar de lado el estudio de la literalidad del texto para asumir otra actitud, de vigilancia semiótica y de lucha contra la ilusión de la claridad y de la transparencia, a través de la cual el análisis de lo que se comunica pasa a ser el de su funcionamiento en la historia, en tanto discurso social. Lo que implica valorar aquello que el segundo Wittgenstein llamó “el lenguaje ordinario”, el formado de retazos, empedrado de ambigüedad con que hablamos y oímos en la vida diaria. Este deslinde semio-lingüístico es una catapulta para lanzarse hacia otras dimensiones de la experiencia humana en las que problematiza la constructividad de la realidad como producción de sentido, es decir como circulación de discursos y figuras que organizan y median las relaciones sociales. Dado su carácter selectivo y combinatorio, la actividad discursiva no permea o traduce lo “real” o lo “objetivo”; le es inherente en cambio un ubicuo ejercicio del poder, una instauración de desigualdades con infinitas e inevitables expresiones en el universo de la cultura: visiones del mundo y de la historia, retóricas políticas, sistemas educativos, dispositivos de la comunicación masiva, etc. que de un modo u otro lo ponen en escena. Pero tal como rastrea mediante los textos de Foucault las huellas de la dominación en América Latina, trabajará igualmente en ese primer libro —inspirándose en el psicoanálisis lacaniano y en los textos de Deleuze y Guattari, entre otros— otra articulación, la del Deseo en el discurso, el des-velamiento del sujeto pulsional. A la constructividad del objeto le acompaña la del sujeto, que ocurre en medio de carencias y de ambivalencias que hablan sin ser dichas en todo proceso de simbolización. Por ello, comprender la producción y el consumo significantes remite a conocer los imaginarios sociales que los instituyen.

III

10El conjunto de esta reflexión teórica de Martín-Barbero pone en marcha la última paite de ese primer libro, dedicada a los dispositivos de la información periodística y del espectáculo televisivo. Después de la relectura, me quedo con la impresión de que el autor ha dejado varias pistas de investigación abiertas y que no pueden concluirse en ese texto. Hasta ahí el autor había diseñado una trama pero se había quedado sin trabajar los personajes, pues el verdadero objeto del libro eran los textos con los que armaba el andamiaje crítico. Sin embargo, la continuidad ya estaba dada en la postura deconstructiva, con la que proseguirá en De los medios a las mediaciones.

11Por el contrario, destacaré tres importantes cambios o rupturas. El primero es la presentación de un actor, el sensorium popular de la urbe latinoamericana moderna. Éste nos sitúa ante un libro que se deja leer más bien como relato que como análisis conceptual, porque su espina dorsal es una historia cultural recompuesta de sus fragmentos. De ella nacen el concepto de mediación, el rechazo al dualismo y muy particularmente su gran fresco etno-historiográfico de masificación de lo popular. Es el segundo elemento de ruptura. Y alrededor de esta historia se anuda la démarche teórica deconstructiva, ahora con mucho mayor comodidad y anclaje que en el libro anterior. La tercera, es la ruptura con el rigorismo estructuralista, los grandes sistemas y las connotaciones de ciencia dura. Pienso que es decisiva menos por razones estrictamente teóricas o metodológicas que por una estrategia personal. Al entrar en crisis los paradigmas de las ciencias sociales, la “pérdida del objeto” exige lógicamente su búsqueda en las penumbras de lo que él mismo llama los “mapas nocturnos”, cuyo nombre en el fondo no se debe —y él sabrá mejor que yo— sólo a la exploración a tientas de la terra incognita, sino al magnetismo y a la seducción del autor para con el tema. El conocimiento se elabora con emoción, desde la tensión entre la escritura y el concepto, con cierta dramatización de lo tratado que en mi opinión le devuelve la gravedad que el comercio le niega.

12Nada de esto es ajeno a los autores que visita con más insistencia durante los años ochenta, los que como Walter Benjamín se ocupan de lo marginal y también exploran mapas nocturnos. Valorizar los procesos de recepción y/o consumo en Martín-Barbero siguiendo la pista de Benjamín, no tiene precisamente nada que ver con los trabajos funcionalistas de Lazarsfeld y Katz. La definición de la mediación como articulación de las prácticas comunicativas con los movimientos sociales rescató al estudio de la comunicación tanto de los determinismos del “efecto” como del empirismo metodológico, que limita el consumo mediático al aquí y ahora del acto de recepción del mensaje. En cambio, inspirándose en intuiciones como las de Benjamín, situadas a medio camino entre las protociencias sociales y la filosofía del arte, o en la reflexión sobre el vivir cotidiano como producción positiva de sentido o art de faire de Michel de Certeau, desplaza los procesos comunicativos a la densa madeja del conjunto de la cambiante y ambigua experiencia del sujeto, entre cuyos componentes hay insólitos puentes tendidos, logra tematizar vigorosamente ciertos rasgos de las culturas modernas de América Latina. Así, tal como la aparición de los imaginarios de las grandes ciudades se concatena con las culturas del populismo, la eclosión de los géneros musicales y de ficción narrativa consagra mitos que cierran la brecha del destiempo entre Estado y nación, y el parentesco entre religiosidad popular y adhesión electoral surte efectos en el funcionamiento del sistema político.

IV

13Un texto posterior a De los medios a las mediaciones, Auge tecnológico y malestar en la teoría, anuncia una nueva etapa en el autor. No basta, como plantea la critica de la razón dualista, con reconocer que el pasado tradicional nunca fue una arcadia pretecnológica. La mezcla cultural —desde el uso de armas de fuego y del arado hasta las iglesias electrónicas, pasando por los instrumentos musicales adaptados, las fiestas, los mítines políticos, el sentido del color y los melodramas audiovisuales— supuso siempre una apropiación de los instrumentos técnicos. Pese a la vigencia de esta lógica, habríamos llegado a un punto de inflexión en virtud no directamente de la innovación en materia de información y comunicación, sino por las transformaciones de la subjetividad con las que parece concluir el largo período de modernización de cuyo sentido habrían sido portadores los movimientos sociales. Tal como en su primer libro hay más discurso que actores, en el segundo de un modo u otro vemos a un actor casi exacerbado, el pueblo, por cierto no hipostasiado en proletariado marxiano ni naturalizado, pero sí depositario de un pasado acumulado y mensajero de un desarrollo singular. Precisamente el destiempo de los procesos de la modernidad latinoamericana y la desjerarquización de los relatos y las artes, mencionados más arriba, le dan continuidad a una reflexión que pasa a ocuparse de la condición posmoderna. Más aún, la doble evidencia de la formación de una cultura moderna latinoamericana articulada por la massmediación, por un lado, y la de la ciudad como teatro de operaciones de hibridación, por otro, pasan a ser los referentes para abordar la desterritorialización de las culturas y una nueva relación de lo público con lo privado.

14El agotamiento de las artes, el fin de los grandes metarrelatos, o simplemente la era del vacío, que sustentan Huyssens, Lyotard, Lipovetski y otros, anuncian el advenimiento del sensorium de una edad de redes, terminales e hipertexto en la que una idea única de'Verdad'como centro, asociada a las civilizaciones del texto, está siendo puesta en crisis. Pero todo ello significa una nueva concepción de la comunicación intercultural, en la que cuando menos se desubstancializa el sujeto-pueblo que tan cómodamente se articulaba con las prácticas comunicativas. En este tercer momento es tan difícil ubicar a los actores en el centro de la escena, como darles un libreto de historia cultural. Los imaginarios del realismo mágico y de los nuevos cines, que a mi parecer provinieron de una veta vecina a la de Jesús Martín-Barbero, parecen perder el aliento. Lo difícil consiste en que —gracias a la incesante innovación tecnológica— se necesita repensar el vínculo entre realidad y virtualidad al mismo tiempo que vivimos en América Latina (lo digo por la experiencia peruana), un proceso de descomposición social y política. Es asumir simultáneamente lo novísimo cargando el fardo de lo irresuelto. Efectivamente, el autor exhuma oportunamente una frase de La pregunta por la técnica de Heidegger para indicar que “la técnica define a toda una cultura”, dada “la ausencia de vínculos entre tecnología y herencias culturales”. Grave afirmación. Pienso que esta última ruptura en la obra de MartínBarbero guía su razonamiento sobre el descentramiento cultural, y le permite salir de cierto esencialismo identitario que —pese a que él lo niegue explícitamente— perfumó sus escritos.

15Pero con ello también se abre lo que en mi opinión es una vía posible para el futuro de los estudios culturales latinoamericanos, mencionada al margen en un texto último, Comunicación globalizada g descentramiento cultural Es cierto que con la globalización del intercambio comercial, del consumo y de los flujos de información interactiva en tiempo real, se diseña un nuevo mapa de las diferencias, para usar la expresión de Néstor García Canclini. Esto ocurre mediante un mecanismo de disyunción creciente entre simbólicas, política y economía, con dos corolarios. Por un lado, el declive del Estado-nación como principio articulador de la vida social; por otro, la consecuente exposición del individuo a la intemperie cultural, la secularización radical, a menudo con su comunidad desvertebrada por las reconversiones industriales, agitado, seducido y abandonado por los vientos de la mediatización mundializada, desconectado por la viitualización del lazo social, con referentes de ciudadanía tan adelgazados como el espacio público. Pero no es menos cierto que las particularidades sobreviven reciclándose, a veces muy penosamente y a contrapelo de lo que acertadamente Martín-Barbero denomina un etnocentrismo civilizatorio. La racionalidad del mercado, que no conoce fronteras, se ha superpuesto a la del orden jurídico-político para superarlo, pero postulando los valores y la cultura del bloque más poderoso. La creciente americanización del cine mundial seria un buen ejemplo. La cuestión de la universalidad está por lo tanto puesta sobre el tapete, sin que se estén cuestionando los principios emancipadores de la Ilustración como tal, sino el rostro oculto que se enmascara con él para negar la particularidad. Martín-Barbero propone la idea de una universalidad descentrada para lo cual “las redes informacionales se configuran así en escenario estratégico de la lucha por descentralizar la mundialización”.

16Es una idea a la que debe suscribirse, pero no basta; debe ser acompañada de otra. Como lo he sostenido antes, pienso que América Latina no puede ni debe seguir mirando hacia adentro, buscándose en esencias que se desvanecen ante nuestros ojos. Siglos de particularidades nos han sido legados y éstas sobrevivirán, aun a nuestro pesar, por lo cual me adhiero a mi compatriota Vargas Llosa cuando dice “no hay que tener miedo de perder la identidad”. Al contrario, el futuro nos obliga a mirar hacia afuera y a conocernos por la diferencia para descubrir nuestra parte de universalidad en el diálogo con otras culturas o civilizaciones. Universalidad descentrada que implica otra interrogación crítica, sin sentimientos de subaltemidad, lanzada a la mundialización desde los márgenes; entendidos estos últimos no como periferia geográfica o económica dependiente, sino como faceta ocultada, pero plenamente integrante del proceso. La globalización es también el renacimiento de fundamentalismos religiosos, búsqueda de nuevos enemigos y chivos expiatorios, violencia étnica, instauración de universales fantasmáticos para suplir el vacío comunitario (Touraine, 1996). Desde éstos cobran sentido nuevas preguntas para pensar desde la cultura el actual despliegue de geoestrategias: ¿cómo se distinguen nuestra modernidad y nuestra crisis de las de los países islámicos? ¿cómo evaluamos la calidad de nuestra condición ciudadana con respecto a la de otras zonas del mundo? ¿Cuál es el significado del elemento cristiano que aún nos habita, con su lastre de magia y de culpa, pero también de paz y solidaridad, confrontado al confucianismo de la otra ribera del océano, disciplinario y eficaz? ¿Qué será del Asia oriental cuyo panasiatismo postoccidental ya se vislumbra frente a nosotros? ¿Cuánto valen nuestro mestizaje, los siglos de hibridación y de resistencia, de paciente aprendizaje de la tolerancia frente al encierro étnico-cultural de otras latitudes? ¿Hemos quizá asimilado, seguramente a golpes, más de la Ilustración de lo que creímos? He ahí algunos asuntos que para mí se desprenden de las pistas que Jesús Martín aporta y que yo desearía que los latinoamericanos tratásemos en el futuro, y no sólo por un prurito académico. Cara a un mundo intercomunicado, pero articulado por bloques regionales competitivos, es probable que se diferencien no sólo por su desigual potencial económico, sino por el ethos que éstos viven en las zonas más profundas de su subjetividad.

17Para América Latina los estudios culturales no deben desanclar nuestros actuales problemas de sus contextos históricos para ubicarlos en un limbo antropológico, como ha sido sostenido (Mattelart, 1997). Implican una pesada responsabilidad para sus autores dado que se trata de luchar contra estereotipos para ganar en lucidez frente a nuevas realidades, lo que es tarea solitaria e ingrata. Mantener el afán interpretativo alerta exige una entrega de cuerpo y alma, que choca con las falsas certidumbres y las modas. El oficio del intelectual en esto consiste, en hacer aparente todo aquello frente a lo que muchos son ciegos por ser demasiado obvio. Sabe escuchar dentro de los silencios de una época, pega el oído a la tierra para escuchar la comentes subterráneas, el rumor insignificante confundido con el mido para comprender su sentido: he ahí su sensibilidad para captar lo esencial. Lo que me lleva finalmente a un reconocimiento de la fuerza moral que, además de su ideas, expresa en su trabajo, que al ser inyectada en gente de muchos países profesa una vocación genuinamente universalista.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

BENJAMIN, Walter, “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”, en: Discursos interrumpidos I, Madrid, Taurus, 1987.

DE CERTEAU, Michel, L'invention du quotidien, 1. Arts de faire, París, UGE-10/18, 1980.

FOUCAULT, Michel, Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión, Buenos Aires, Siglo XXI, 1991.

GARCÍA CANCLINI, Néstor, Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización, México, Grijalbo, 1995.

LIPOVETSKI, Gilíes, La era del vacío, Barcelona, Anagrama, 1986.

MARTÍN-BARBERO, Jesús, Comunicación masiva: discurso y poder, Quito, CIESPAL, 1978.

—, De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía en América Latina, Barcelona, Gustavo Gilí, 1987.

MATTELART, Armand y Erik NEVEU, “La institucionalización de los estudios de comunicación. Historia de los cultural studies”, en: Telos (Madrid, Fundesco), No. 49 (1997).

TOURAINE, Alain, “Vrais et faux problèmes. Les conditions de la communication interculturelle”, en: M. Wieviorka (comp.), Une societé fragmentée? Le multiculturalisme en débat, París, Odile Jacob, 1996.

WITTGENSTEIN, Ludwig, Observaciones, México, Siglo XXI, 1981.

Auteur

Director del Postgrado en Comunicaciones en la Escuela de Postgrado de la Universidad de Lima. Doctor en Sociología por la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París. Profesor de Procesos Interculturales y de Comunicación Política, se interesa actualmente por los conflictos identitarios y tensiones interétnicas dinamizadas por la mundialización

© Siglo del Hombre Editores, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr