Version classiqueVersion mobile

Légiférer dans la ville médiévale

 | 
Jean-Marie Cauchies
, 
Éric Bousmar

La práctica de la policía en Castilla a través de los fueros, ordenanzas y bandos de buen gobierno durante los siglos XIII al XVI

Pedro Andrés Porras Arboledas

Texte intégral

1La invasión musulmana de la Península Ibérica va a abrir un largo período de singularidad con respecto al resto del Occidente europeo; desde luego, en los núcleos cristianos de reconquista que se establecen en el extremo norte peninsular, se va a producir una situación especial, en la que los nobles visigodos, pertenecientes a la facción derrotada, van a tener que convivir con la población autóctona, la cual contaba con un grado de romanización distinto en cada zona, aunque suficiente para permitir la simbiosis política entre ambas comunidades.

  • 1 Un planteamiento general el de Aquilino Iglesia Ferreirós, Derecho Municipal, Derecho Señorial, De (...)

2La situación de extrema inseguridad, la realización del propio derecho y la inoperancia del poder real permitirán que en los territorios cristianos se vaya formando, junto a la pervivencia más o menos Virtual del antiguo Derecho visigodo, un conjunto de malos usos o abusos, impuestos por la minoría dirigente al resto de la población. Pues bien, la reacción contra estas malas costumbres va a ser la primera forma de creación de Derecho dentro de la España altomedieval1.

3Efectivamente, las difíciles circunstancias por las que atravesaban las posiciones cristianas en los inicios de la Edad Media, en las que era preciso primar a la población para que acudiera a repoblar las zonas fronterizas recién conquistadas a los musulmanes, determinan que se produzca una política de concesión de disposiciones privilegiadas, aboliendo dichos malos usos, tales como el pago de tributos señoriales, satisfacción de prestaciones en especie o penas colectivas en caso de no constar la personalidad del criminal.

4De este modo van a aparecer ya desde el siglo IX distintos textos privilegiados, concedidos por reyes, señores y abades a los sujetos que se atreviesen a acudir a repoblar territorios fronterizos bajo su control; bien entendido que estas cartas de población o fueros breves eran unos textos mixtos en cuanto a su contenido, por cuanto incluían no solo disposiciones que subvertían el statu quo previo - aboliendo los malos usos insertos dentro de los ámbitos originarios-, sino que, además, suponían una especie de contrato agrario, en el que los pobladores recibían tierras y solares para viviendas, con el fin de radicar firmemente una comunidad en los lugares repoblados que velase por la defensa del territorio frente a los musulmanes.

5Esta sería tipológicamente la primera clase de textos a tener en cuenta. Por tanto, fueros breves y cartas de población serían privilegios otorgados por reyes y señores para comunidades locales incipientes, desde luego, sin personalidad jurídica y con una capacidad autonormativa muy limitada; como mucho, cabe pensar que estarían capacitados para regular cuestiones de convivencia de la comunidad y la ordenación de la explotación económica del territorio, aunque la ausencia de datos no permite corroborar estas presunciones.

6Se trataría, así pues, de normativa no escrita de obligado cumplimiento solo para los miembros de la comunidad. Junto a este conjunto de disposiciones lógicas, destinadas a favorecer la convivencia y ordenar cultivos y pastoreo de ganado, pronto se debió sentir la necesidad de crear, así mismo por vía consuetudinaria, reglas de autodefensa a falta de una autoridad efectiva que garantizase la paz pública; a mi modo de ver, no sería indispensable que para que esto se produjese existiera previamente una organización municipal como tal. No pocas de las fazañas que se nos han conservado en épocas posteriores abundan en este mismo sentido: ante los abusos de los señores nada mejor que tomarse la justicia por su mano. De modo que, lo que podríamos llamar un incipiente Derecho Penal va a ir tomando cuerpo de un modo casi inaprensible. Un buen ejemplo de ello pueden ser las adiciones contenidas en el Fuero de Castrojeriz, donde las actuaciones de los vecinos contra los abusos de hombres de nobles e, incluso, miembros de la casa real, van a ser contundentes, siendo posteriormente aprobadas por los condes y monarcas castellanos.

7La lenta formación durante los siglos XI y XII de las nuevas instituciones concejiles en Castilla va a permitir una potenciación de estas capacidades normativas hasta entonces apenas desarrolladas o, cuando menos, insuficientemente conservadas para nosotros. Aun cuando en esta época e, incluso, en las posteriores van a seguir concediéndose cartas de población y fueros breves - la necesidad de repoblar territorios se continua durante la Edad Moderna-, lo cierto es que a partir de estos momentos la mayor complejidad de la vida administrativa local va a determinar que las disposiciones de los concejos crezcan, plasmándose dicho crecimiento en la aparición de fueros cada vez más amplios en cuanto a su tamaño y en cuanto a los temas que recogían.

8Entre los que denominamos fueros breves y fueros extensos, de una forma un tanto simplista, cabe distinguir una gran variedad de textos jurídicos de la Extremadura castellana - zona fronteriza del Duero - que tienen unas dimensiones intermedias y que partiendo de los temas contemplados tradicionalmente (organización local interna, organización de pastos, cultivos y montes y disposiciones heterogéneas de Derecho penal, además de la abolición de parte de los malos usos subsistentes), van a ir incorporando, hasta donde la crítica textual nos permite alcanzar, nuevas disposiciones y materias, llegando a contar con una gran complejidad. La técnica jurídica utilizada en estos casos es bastante simple, pudiendo denominarse como «de acarreo», ya que los compiladores no siguen en muchas ocasiones criterio alguno, tan solo copian más o menos ordenadamente la carta-puebla o el fuero breve, privilegios reales, sentencias de la justicia local, ordenamientos del municipio y otras disposiciones de distinto origen; como mucho, cabe esperar un cierto criterio cronológico en la redacción, como ocurre en el fuero viejo de Alcalá de Henares.

9En el orden material, las cuestiones ya recogidas en los fueros más antiguos son reproducidas y adaptadas a las exigencias de los tiempos, pero también empiezan a introducirse fragmentariamente nuevas cuestiones, tales como disposiciones de derecho privado, de derecho mercantil o de «derecho laboral» y, por supuesto, de derecho procesal, eso sí, encadenadas a las normas de derecho sustantivo que vienen a complementar.

10En cualquier caso, el panorama que presentan la mayoría de estos fueros, que van camino de convertirse en extensos, es el de unos textos que en absoluto tienden a contener todo el ordenamiento jurídico aplicable dentro de una localidad. Ello plantea el problema del Derecho aplicable en los casos no contemplados en los textos escritos; podría interpretarse en un doble sentido: bien desde el ángulo de la existencia de un derecho consuetudinario totalizador, bien desde el punto de vista de un texto legal previo, en este caso, del Liber Iudiciorum visigótico. La opinión común hoy día dentro de los cultivadores españoles de la Historia del Derecho se inclina mayoritariamente por esta segunda posibilidad.

11No obstante, en mi opinión, no es esta una cuestión en absoluto pacífica: si aceptamos la vigencia efectiva del Liber como derecho supletorio de los fueros castellanos nos podemos encontrar con una paradoja difícil de explicar; en efecto, como más arriba afirmaba, el nucleo principal de no pocos de estos fueros suele ser una regulación de materia penal, la cual presenta un aspecto muy novedoso respecto a las disposiciones penales visigóticas, herederas directamente de las tardoimperiales; si a esto añadimos que en un muy alto porcentaje el contenido del Liber es de cuestiones penales, resulta que los materiales supletorios del texto visigodo respecto de los fueros son muy escasos. Añadamos, además, que en la propia traducción romance de dicha norma se vio la necesidad de incluir un capítulo medieval de disposiciones penales sobre tema de injurias.

12La cuestión, por tanto, puede considerarse como no resuelta.

13La recepción progresiva del Derecho común en los territorios hispánicos viene a añadir un contrapunto en toda esta realidad; la penetración de las nuevas corrientes en el mundo del Derecho se muestra de una forma nítida en los años centrales del siglo XIII, coincidiendo con el reinado de Alfonso X el Sabio. Este culto monarca luchará por implantar las nuevas concepciones jurídico-políticas en Castilla, reclamando para sí la capacidad legislativa en exclusiva, de acuerdo con los postulados romanísticos. Ello se tradujo en una doble vía de actuación: por una parte, y en vista del apego que los castellanos sentían hacia sus fueros, el monarca decidió crear un texto de carácter conservador, tanto en cuanto a su extensión como en cuanto a las novedades adoptadas; en realidad, el Fuero Real fue un texto que por su presentación podía ser aceptado como texto municipal y por su contenido representaba una transacción entre el antiguo derecho - en realidad, la tradición romanística del Liber - y el nuevo derecho que deseaba implantar el rey Sabio.

  • 2 Pedro Andrés Porras Arboledas, El Derecho de Frontera durante la Baja Edad Media. La regulación de (...)

14Si esta fue una vía de introducción de las nuevas corrientes jurídicas que podríamos denominar como moderada, un segundo modo pretendía ser mucho más contundente; esto se intentó con la elaboración del Código de las Siete Partidas, donde, además de insertarse a veces a la letra disposiciones de los fueros extensos - véase lo recogido en la segunda Partida a propósito de la guerra terrestre2 -, se da entrada de una forma evidente a disposiciones del lus Commune, constituyéndose, por tanto, en un verdadero monumento a la cultura jurídica de la Recepción, como es bien sabido.

15La reacción nobiliaria de 1272 dio al traste, al menos en el piano oficial, con toda esta política reformista, volviéndose a los anteriores fueros extensos. Sin embargo, de acuerdo con indicios diversos, más parece que se dio en el futuro una concurrencia entre el derecho real - en especial, el Fuero Real - y los viejos fueros.

16Si hablamos de fueros extensos, en realidad estamos hablando del Fuero de Cuenca, el más ampliamente extendido por Castilla y León; dicho fuero es una verdadera compilación de derecho municipal castellano, producto del decantamiento de toda una tradición jurídica de orígenes, al menos, plenomedievales. En el Fuero de Cuenca y textos derivados suyos (forman lo que algunos llaman una familia de fueros) cabe encontrar una clara aspiración a contener todo el espectro material de la época, desde derecho privado a derecho de la guerra, pasando por derecho penal, procesal, mercantil, etc. En resumidas cuentas, se trata de textos de un contenido muy amplio que, en teoría, presentan pocas lagunas de ley.

17No obstante, lo más interesante probablemente es el momento y el motivo de su confección; según se ha dicho en más de una ocasión, los fueros extensos, al igual que sucede con el derecho de las zonas sin derecho escrito el del antiguo Condado de Castilla, correspondiente a la actual provincia de Burgos, son redactados entrado el siglo XII y sobre todo las centurias XIII-XIV para reaccionar contra los embates del derecho de la Recepción. En efecto, en la compilación conquense se aprecia la mano de una persona formada en las nuevas corrientes jurídicas, en especial a la hora de articular las distintas materias que la componen; a pesar de lo cual el contenido es más una reliquia del pasado, que se pretende conservar por esta vía, que un derecho con vocación de futuro.

18Es justamente lo contrario que sucede con las Costums catalanas el equivalente a los fueros extensos castellanos: redactadas a partir del siglo XIII de acuerdo con los postulados del derecho de la Recepción, fueron textos que sobrevivieron con mucho a la Edad Media, en tanto que los fueros castellanos difícilmente pudieron sustraerse a la influencia del derecho regio, que progresivamente les va dejando obsoletos y vacíos de contenido, ya que la legislación real atraía hacía sí cada vez más cuestiones, ocasionando a fines de la Edad Media que los viejos fueros se convirtieran en letra muerta.

  • 3 Pedro A. Porras, LOS Fueros de Alcalá de Henares. Introducción histórico-jurídica, en Homenaje al (...)

19Esto resulta evidente cuando se comparan textos aplicados en un mismo lugar en distintos momentos históricos; tomemos como ejemplo el citado caso de los fueros de Alcalá de Henares3. El Fuero Viejo de Alcalá es un texto plenomedieval - su núcleo inicial procede de 1135-, con sucesivas capas cronológicas, fiel al derecho de su época; es, por tanto, un conjunto de disposiciones que alcanzan todas las materias de un fuero extenso dentro de las concepciones jurídicas de su momento. Existe en sus más de 300 artículos un tratamiento detallado de las normas de derecho privado, penal, procesal y «administrativo».

20Cuando en 1509 el Cardenal Cisneros, arzobispo de Toledo, promulgue el Fuero Nuevo de esta ciudad de su señorío, mantendrá la misma denominación de «Fuero» para lo que, en realidad, era una cosa diferente, pues no en vano los tiempos y las concepciones jurídicas habían cambiado ostensiblemente; ya no cabe encontrar bajo aquella rotulación un producto omnicomprensivo de todo el ordenamiento jurídico de los años iniciales del siglo XVI. En realidad, si se respetó el nombre del texto como «Fuero» fue tan solo para que los vecinos de Alcalá no sintieran que los privilegios incluidos en su antiguo fuero habían sido ultrajados en el nuevo.

21¿Qué diferencias presentaba el Fuero Nuevo respecta al Viejo? Llama la atención, en primer lugar, la reducción del número de disposiciones casi a un tercio (solo tiene 133 artículos el Nuevo). Es evidente que se ha respetado el envoltorio, manteniendo incluso antiguallas tales como el fonsado, pero se ha reformado profundamente su contenido.

22La diferencia más sensible se aprecia en la sustitución del principio acusatorio por la persecución de oficio de los delitos cometidos (principio inquisitivo), al tiempo que todo el procedimiento judicial, tanto civil como criminal, sufre importantes alteraciones. En suma, el derecho procesal del Fuero Nuevo poco tiene que ver con el del Viejo, si se exceptúa el tema de las prendas judiciales. En cuanto a las cuestiones de derecho privado, se aprecia solo una pequeña reducción del número de disposiciones, reflejando un cierto respeto por la autonomía privada.

23Es, sin embargo, en el campo del derecho penal y del «administrativo» donde se aprecian más variaciones; de hecho, ambas ocupan en el Fuero Viejo más del 70% de los 304 artículos que lo componen. En cambio, en el Nuevo la materia penal queda drásticamente reducida, en tanto que lo «administrativo» alcanza el 54%. En Derecho penal, además, se reducen considerablemente las figuras delictivas contempladas, y las recogidas sufren un proceso de «administrativización», por cuanto se asimilan a los supuestos incluidos dentro del ámbito sancionador del municipio en materia de policía rural; así mismo, las penas del Fuero Nuevo tienen carácter accesorio, y a que las «penas de fuero» se imponen sin perjuicio de las «penas de derecho», procedentes éstas del derecho regio.

24El fenómeno más interesante, no obstante, es el del Derecho «administrativo»; aquí se aprecia una mayor pervivencia del viejo derecho, pues no en vano es la materia fundamental contenida en las ordenanzas municipales de la época moderna. Existe una gran similitud entre las normas dedicadas al gobierno municipal, si bien los oficios son bien diferentes de una época a otra. La mayor innovación se produce en el campo de la policía rural, ya que la urbana es casi olvidada. En la policía rural se han incluido grandes novedades.

25En suma, la asunción por parte del Estado Moderno de las distintas facultades públicas ha incidido muy poderosamente en el Fuero Nuevo: si se respetan las disposiciones de Derecho privado, en el campo penal y procesal los cambios no pueden ser más tajantes: el proceso penal altomedieval es abandonado en su práctica totalidad, quedando directamente en desuso buena parte de las normas penales, que, además, pasan a tener un carácter accesorio. Por el contrario, en temas administrativos se guardan las disposiciones anteriores al tiempo que se completan de forma decidida supuestos antes no contemplados.

26Por todo ello, el interés jurídico del Fuero Nuevo es muy relativo en comparación con el contenido del Fuero Viejo, en primer lugar, porque la normativa conservada queda notablemente desvirtuada y reducida y, en segundo lugar, porque la elevada presencia de disposiciones administrativas induce a considerar el Fuero Nuevo más como unas ordenanzas municipales que como un verdadero fuero.

27En efecto, al menos desde mediados del siglo XIV estamos asistiendo a la paulatina desaparición en Castilla de los antiguos fueros, cada vez más obsoletos por la atracción por parte del poder real de las distintas esferas del Derecho (privado, penal y procesal) y a la consiguiente sustitución de los mismos por las ordenanzas municipales. Dicho de otro modo, a los municipios ahora solo les va a quedar la posibilidad de legislar y compilar disposiciones procedentes prácticamente en exclusiva del campo administrativo en su vertiente mas localista.

28Si revisamos los contenidos de las ordenanzas municipales, abundantísimas en Castilla desde el siglo XV hasta nuestros días, veremos cuánto se ha reducido desde un comienzo su campo de acción; salvo excepciones concretas, ahora los municipios solo se muestran interesados en aprobar ordenanzas puntuales sobre el gobierno municipal, en las que se incluyen cuestiones religiosas, tales como la obligatoria asistencia a la misa dominical, y normas de funcionamiento interno, como elección de oficiales, competencias de los mismos, proceso de toma de decisiones, actividades económicas, etc.; además, se recogen minuciosamente normas extraordinariamente casuísticas sobre aprovechamientos forestales y ganaderos, protección de cultivos y persecución de los daños causados tanto por personas como animales. Y es que, desde la época de los Reyes Católicos, su actividad administrativa cada vez estuvo más sometida al control del poder central, incluso en los temas de su competencia, que solo lo era, además, en ausencia de la iniciativa regia.

29A tenor del desarrollo urbano de no pocos municipios comienza a aparecer también una regulación detallada de cuestiones de policía urbana: licencias de obras, protección de la propiedad pública, limpieza de lugares comunes, salvaguarda del abastecimiento de productos alimenticios, obras públicas, etc.

30Se trata, pues, de una situación más cercana a lo que hoy conocemos de las competencias del órgano local, pero que contrasta poderosamente con el statu quo anterior, de casi plena capacidad autonormativa.

  • 4 Pedro A. Porras, Algunos documentas medievales riojanos, en Espacio, Tiempo y Forma, XIV, 2001 (en (...)

31El tránsito de los fueros extensos a las ordenanzas, contra lo que pudiera parecer, no es fácil de documentar ni de detallar, aunque conozcamos perfectamente los dos momentos extremos; esto, a mi juicio, es debido al momento en que se produce esta transformación, es decir, al siglo XIV, época de la que en Castilla estamos especialmente mal informados por falta de documentación. Con todo, es posible ofrecer alguna noticia al respecto. En efecto, entre 1366 y 1399 conservamos un texto riojano (de la villa de Sajazarra)4 que se halla a caballo entre ambos tipos de textos: en cinco momentos diferentes el concejo aprobó un conjunto de 38 disposiciones, que versan sobre dos materias: derecho penal y policía rural.

32Dentro de la normativa criminal destacan de forma apabullante los preceptos que se refieren a las injurias inferidas de distintas formas, incluyendo también disposiciones sobre lesiones y posesión de armas. En el ámbito rural se recogen diversas conductas relativas al incumplimiento de obligaciones comunales, daños causados por personas y animales en fincas ajenas, etc.

33Pero el documento resulta particularmente interesante desde el punto de vista de la tipología del texto: dado el modo de promulgarse estos preceptos y el órgano del que surgieron, podrían clasificarse como ordenanzas; sin embargo, teniendo en cuenta parte de las materias que se insertan, bien podrían considerarse como un fuero, por cuanto la materia penal, salvo excepciones, no era una cuestión que en estas épocas siguiera quedando acometida a los municipios. Es por ello por lo que creo que se trata de una mixtura de ambos documentos; se trataría por tanto de un momento de transición en el que los concejos siguen conservando alguna capacidad normativa en el campo penal, formulándose como ordenanzas municipales.

  • 5 Pedro A. Porras, Fueros, privilegios y ordenanzas de la Villa de Jódar. Cinco siglos de Derecho Mu (...)

34Pasado un siglo encontramos otro eslabón en las ordenanzas de Jódar5. Efectivamente, en octubre de 1486 Día Sánchez de Carvajal, señor de la villa, promulgó una serie de 30 ordenanzas, doce de las cuales versaban sobre derecho penal, incluyendo supuestos de homicidio, lesiones, disturbios, violación de domicilio, injurias, denegación de auxilio a la justicia, juegos prohibidos o incendio provocado. Desde luego, se trata de un caso especial, por tratarse de una posición militar avanzada, con una población de homicianos - reos de delitos graves que conmutaban su pena por servicio militar en la frontera - importante. En cualquier caso, nos habla, al igual que el caso de Sajazarra, de una resistencia por parte de concejos y señores a dejar en manos del poder real las competencias criminales.

35En cualquier caso, a pesar de éstas y otras resistencias, lo cierto es que desde el momento en que se recibieron en Castilla los postulados teóricos en los que se basaba el Estado Moderno (constatables fehacientemente desde el reinado de Juan II y de forma evidente en el período de los Reyes Católicos, ya a fines del siglo XV) el poder real no deja de fortalecerse frente a los municipios, que solo conservan la capacidad de dictar ordenanzas dentro de su reducido ámbito de competencias; pero, además, dicha capacidad se verá constreñida por el progresivo control que señores y reyes ejercerán a partir de siglo XVI sobre las mismas ordenanzas, que deberán preceptivamente ser aprobadas o, en su caso, enmendadas por el Consejo Real.

36En realidad, el poder municipal nunca había sido nada distinto del poder real, puesto que la autonomía de los concejos provenía del deseo del monarca de dotarse de instituciones locales fuertes; así lo fueron mientras los reyes fueron incapaces de hacer valer sus prerrogativas e imponerse tanto a los señores como a los municipios. Si éstos presentaron durante bastante tiempo el aspecto de ser cuasi-soberanos es, primero, por la dejación y, luego, por la imposibilidad regia de ocupar el papel que le correspondía a la monarquía. En este sentido se aprecia la evidencia durante el reinado de los Reyes Católicos de que, cuando así les convenía, avocaban las decisiones administrativas de los concejos, sustituyendo la voluntad política de éstos y, consecuentemente, su capacidad de maniobra. Naturalmente, debe tenerse en cuenta que la mayoría de las decisiones municipales eran de escasa trascendencia política o económica, razón por la que los monarcas no solían inmiscuirse en tales casos, salvo que quisieran actuar a instancia de parte para privilegiar a alguna persona o grupo social.

37Se trataba, por tanto, de una autonomía tolerada por la monarquía; desde el momento en que ésta decidió asumir plenamente sus poderes, progresivamente a partir del siglo XVI, la capacidad autonormativa local quedó más y más restringida y controlada.

38De hecho, a partir de mediados del siglo XVI junto a las ordenanzas vamos a ver surgir otra nueva forma de crear normas locales: los llamados autos o bandos de buen gobierno, la figura textual menos conocida de las que venimos tratando.

39Mediante la emisión de pregones o la fijación de bandos escritos en los lugares públicos, los alcaldes y corregidores establecían una serie de normas de obligado cumplimiento dentro del ámbito de su jurisdicción; se trataba de normas de carácter contingente tomadas por la autoridad como reacción a situaciones muy determinadas y que abarcaban un amplio abanico de posibilidades, dentro de un alto grado de discrecionalidad. En unos casos se trataba de medidas dictadas por el sentido común del alcalde mayor o del corregidor, pero en otros se recordaba la necesidad de respetar el contenido de alguna pragmática real.

40No había, por regla general, un momento específico para la promulgación de los bandos de buen gobierno, de modo que podían pregonarse cuando se planteaba una situación o conducta a combatir; sin embargo, existía una ocasión especial en que si se solían aprobar estas normas: me refiero al momento en que finalizaban los juicios de residencia tomados a las justicias salientes por sus sucesores. En no pocas ocasiones, aunque solo puedo documentarlo a partir del siglo XVIII, al finalizar la residencia, y a la vista de los vicios encontrados por la justicia entrante, el juez de la residencia solía dictar sus bandos de buen gobierno, que son ilustrativos de los males que se pretendía evitar y, en cierto modo, de la política que se pensaba seguir en adelante.

41En cualquier caso, el concepto «buen gobierno» cala entre los contemporáneos y desde el siglo XVII al menos no pocas de las ordenanzas municipales elaboradas suelen justificarse explícitamente en función del buen gobierno que aspiran a alcanzar.

  • 6 Pedro A. Porras, LOS medios de gestión económica en el municipio castellano a fines de la Edad Med (...)

42La terminología ha ido introduciéndose, pues, muy lentamente en el lenguaje administrativo y popular; términos como «policía» y «gobierno» comienzan a aparecer en Castilla desde el siglo XV, aunque la recepción de los conceptos que les caracterizan pueden rastrearse en la obra de Alfonso X, de mediados del siglo XIII6. Sin embargo, el respeto por el interés común es muy anterior a la introducción de las ideas del Derecho Común; como se ha podido apreciar en lo dicho con anterioridad, la reacción contra los malos usos de los años iniciales de la Reconquista ya está indicando como lo público ha entrado, aunque débilmente, en pugna con la preeminencia abusiva de los señores de la tierra. En este sentido, los fueros breves ya indican un deseo incipiente de búsqueda a nivel local del bien común.

43Los fueros extensos, encuadrados claramente dentro del proceso de aparición y fortalecimiento de los centros urbanos plenomedievales, suponen un paso más decidido en este mismo camino. La introducción del Derecho de la Recepción, de manos del poder real, viene a consagrar este mismo impulso de consolidación de lo público; sólo que, a partir de ahora, la tutela de ese bien común queda en manos de la monarquía en detrimento de los poderes locales.

44En lo sucesivo, monarquía y municipios, cada cual en su propio ámbito competencial, seguirán en esa vía, a pesar del notable peso de la nobleza en la vida del hombre bajomedieval y moderno.

Notes

1 Un planteamiento general el de Aquilino Iglesia Ferreirós, Derecho Municipal, Derecho Señorial, Derecho Regio, en Historia. Instituciones. Documentas, IV, 1977, pp. 115-197.

2 Pedro Andrés Porras Arboledas, El Derecho de Frontera durante la Baja Edad Media. La regulación de las relaciones fronterizas en tiempo de treguas y de guerra, en Estudios dedicados a la memoria del Profesor L.M. Díez de Salazar, I, Bilbao, 1992, pp. 261-287.

3 Pedro A. Porras, LOS Fueros de Alcalá de Henares. Introducción histórico-jurídica, en Homenaje al Profesor Alfonso García-Gallo, II-2, Madrid, 1996, pp. 131-186.

4 Pedro A. Porras, Algunos documentas medievales riojanos, en Espacio, Tiempo y Forma, XIV, 2001 (en prensa).

5 Pedro A. Porras, Fueros, privilegios y ordenanzas de la Villa de Jódar. Cinco siglos de Derecho Municipal, en Historia. Instituciones. Documentos, XXI, 1994, pp. 402-404.

6 Pedro A. Porras, LOS medios de gestión económica en el municipio castellano a fines de la Edad Media, en Cuadernos de Historia del Derecho, III, 1996, pp. 52-57.

Auteur

Departamento de Historia del Derecho, Universidad Complutense, Madrid

© Presses de l’Université Saint-Louis, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search