Version classiqueVersion mobile

Légiférer dans la ville médiévale

 | 
Jean-Marie Cauchies
, 
Éric Bousmar

Las ordenanzas antiguas de Toledo. Siglos XIV y XV

María Asenjo González

Texte intégral

Introducción

  • 1 Archivo Municipal de Toledo (A. M. de Toledo): Ordenanzas Municipales de Toledo, Alacena 2, leg. 6, (...)

1El presente trabajo se propone abordar el estudio de las Ordenanzas antiguas u Ordenanzas Viejas de Toledo, un documento inédito en su totalidad, aunque conocido en parte, y en el que algunas de sus normas y disposiciones se remontan a 1326 y llegan hasta 1469. Este conjunto normativo sirvió de base de la organización municipal toledana y es el más antiguo de los otros conservados en el archivo de la ciudad. Por su amplitud, la variedad de asuntos tratados y las repercusiones de sus leyes este documento se considera fundamental para conocer la historia de la ciudad a fines de la Edad Media1.

  • 2 A.González Palencia, Los mozárabes de Toledo en los siglos XII y XIII, 4, Madrid, 1929-1930; J.-P. (...)
  • 3 M.-L. Alonso, La perduración del Fuero Juzgo y et derecho de los castellanos de Toledo, en Anuario (...)

2Toledo fue uno de los enclaves más importantes de la Castilla medieval, conquistado en 1085 fue el primer núcleo urbano de entidad y habitado que se incorporé a los dominios del rey de Castilla. La ciudad, tras la invasión musulmana, no había perdido la memoria de su historia y de la brillantez que alcanzó bajo los reyes visigodos, cuando desempeñó un papel protagonista en la política del reino. Tras la conquista cristiana, el rey de Castilla pasó a ser la autoridad máxima y a su figura quedó vinculada Toledo, adoptándose posteriormente las armas del rey como símbolo de la ciudad y recibiendo en su recinto a las personas que como agentes regios eran nombrados para gobernar la ciudad. También se instaló en ella el arzobispo de Toledo, máxima jerarquía eclesiástica del reino y primado de España. Desde fines del siglo XI, en la ciudad convivían tres núcleos de población cristiana: mozárabes, habitantes cristianos que habían vivido en Toledo y su territorio bajo el dominio musulmán, castellanos y francos, cada uno de ellos mantenía un ordenamiento jurídico diferente, y además habitaban allí judíos y mudéjares (moros) con sus culturas y códigos propios. Esa diversidad de origen perduró en los siglos siguientes incluso en los códigos y fueros de la población cristiana, si bien el derecho de la población franca no llegaría a consolidarse a diferencia del resto que los mantuvo con sus señas de identidad hasta el siglo XV2. A sa población cristiana mantuvo dos códigos: el Fuero de los Castellanos y el Fuero Juzgo, éste último era la ley de la población mozárabe y se remontaba a legislación de origen visigodo a la que se refería. Sabemos que el derecho privado de los habitantes de la ciudad no estaba aún formulado a mediados del siglo XII, quedando regulado solamente en usos y costumbres de origen diverso. Ahora bien, la dualidad de jurisdicciones llegó hasta fines del siglo XV3.

  • 4 J.F. Rivera Recio, Reconquista y pobladores del antiguo reino de Toledo, en Anales Toledanos, 1, 19 (...)
  • 5 En muchos aspectos Toledo participa de la organización social y política de las ciudades de la Coro (...)

3La sociedad urbana surgió de la convivencia de cinco grupos de origen y religión diversa que formaban los recién llegados y los antiguos habitantes, para constituir una curiosa aglomeración que habitaba en gran parte en el recinto de la ciudad y poseía importantes propiedades en el territorio de su jurisdicción. Aunque estos grupos de pobladores pertenecían a culturas y religiones diferentes tenían necesidades y amenazas comunes4. La más destacada pudo ser la frontera con las tierras de Al-Andalus, que se mantuvo en las proximidades del río Tajo desde 1086 hasta el siglo XIII, y que supuso para la ciudad un difícil reto que tuvo que afrontar y participar de la responsabilidad de la defensa de la zona. Esta posición de frontera que mantuvo Toledo durante casi dos siglos explica la importancia que alcanzaron los caballeros en la sociedad urbana y su protagonismo como hombres armados que servían al rey, y que se responsabilizaban del mantenimiento de caballo y armas, a cambio de una parte del botín y del beneficio de privilegios y exenciones. Debido a las necesidades defensivas de la ciudad, los caballeros pasaron muy pronto a formar parte de una pequeña aristocracia urbana y a disfrutar de patrimonios destacados, lo que les aproximaba al grupo de los llamados hombres buenos. Estos constituían, en origen, otro sector destacado con capacidad jerárquica en la ciudad y en su tierra, contaban con importantes patrimonios y gozaban de otras características de prestigio social. Todos ellos constituían los elementos sociales más representativos de la ciudad, cuyos vecinos se reconocían en el común, y por esa condición se beneficiaban también de privilegios de exención que, junto a ciertas ventajas jurisdiccionales y económicas concedidas por los reyes, hacían que su condición jurídica resultase deseada por el resto de los habitantes de Toledo y en particular por los moradores, gentes no afincadas en la ciudad, y los campesinos que habitaban en el territorio de su demarcación5.

  • 6 R. Izquierdo Benito, Privilegios reales..., p. 17.
  • 7 Para conocer estos conflictos: E. Benito Ruano, Pero Sarmiento y la rebelión toledana de 1449, en R (...)

4En el curso de los siglos XII y XIII se formó el complejo entramado normativo de la ciudad, construido a partir de la concesión de los privilegios regios, que supuso la base jurídica de convivencia para Toledo6. Con el mismo se buscaba el afianzamiento de la población en la zona y se proporcionaban incentivos para atraer a nuevos pobladores, otorgando garantías a las personas que se instalaran y a sus bienes, al tiempo que se facilitaba el abastecimiento de los habitantes. Los privilegios y concesiones se añadían a los fueros respectivos, y al derecho y práctica consuetudinaria con los que se resolvían los asuntos y pleitos cotidianos. Tras el reinado de Fernando IV (1295-1312) no se concederían nuevos privilegios a la ciudad y sus sucesores procederían solo a la confirmación de los ya existentes. A partir de entonces se mantuvo la base jurídica, ratificada en las sucesivas confirmaciones y, en ella apenas se introdujeron cambios, si bien la monarquía se vio obligada a realizar determinadas concesiones y a aceptar peticiones requeridas por los vecinos, al tiempo que se desarrolló, en muchas ocasiones, una política intervensionista y en particular durante el período trastámara, desde 1369 y durante los enfrentamientos civiles del siglo XV7.

  • 8 Recogemos una mención que presenta a la ciudad como señor colectivo: A. M. de Toledo, Orden. Munici (...)
  • 9 H. Casado Alonso, Las relaciones poder real-ciudades en Castilla en la primera mitad del siglo XIV,(...)

5Con los privilegios otorgados, el total de los vecinos alcanzó un estatus de diferenciación notable que les equiparaba al conseguido por los caballeros-villanos y miembros de los cabildos catedralicios en otras ciudades castellanas, ya que podían quedar exentos de pedidos, servicio, yantar, fonsado y fonsadera, martiniega y marzadga, impuestos y gravámenes que cobraba el rey, y de los cuales otorgaba exención a los vecinos de Toledo y la hacía extensiva a sus vasallos y apaniaguados que, en su condición de encomendados, se repartían por diferentes lugares del territorio. Todos esos impuestos que podían ser cobrados por el rey quedaban en suspenso y con la exención se favorecía el distanciamiento jurídico, social y económico necesario para asegurar formas permanentes de jerarquización social, a favor de los vecinos de la ciudad que, de forma conjunta, se convertían en una comunidad de notables respecto al resto de los habitantes de la tierra que, de un modo u otro, quedarían sujetos a su dominio. Si las ventajas para los vecinos de la ciudad resultan evidentes también era cierto que esa equiparación entre ellos, sostenida durante siglos por las necesidades de la frontera, facilité la aparición de un sentimiento colectivo de naturaleza jerárquica que les llevó a intitularse como «señores Toledo», apelativo referido a la ciudad que se utilizó frecuentemente desde mediados del siglo XIV, y así figura insistentemente en las Ordenanzas Viejas que estudiaremos a continuación8. Esa misma notoriedad nobiliaria de los vecinos en su conjunto que exhibían colectivamente, se convirtió en algo sólido y firme que pervivió hasta bien entrado el siglo XIV y actuó como una rémora importante que dificultó la instauración del regimiento que era el modelo de gobierno oligárquico difundido en Castilla por la monarquía desde 1345 y que a Toledo no llegaría hasta 1422, tras numerosos conflictos y tensiones9.

6Por lo demás, se puede afirmar que los fueros mantuvieron su vigencia en el marco del Derecho privado, tal como se confirma en las Ordenanzas Viejas de Toledo, y quedaron fuera de su alcance las cuestiones de gobierno y organización de la ciudad y de su territorio, que se resolverían en el marco de su propio gobierno. Las decisiones y las disposiciones que se acordaban para la gobernación de la ciudad constituyen el aporte más destacado de los asuntos recogidos en las Ordenanzas Viejas.

1. Las Ordenanzas de Toledo. Características generales del conjunto normativo

  • 10 A. M. de Toledo, Archivo Secreto, alacena, 2, leg.6, no 5.
  • 11 Ibid., Ordenanzas, Los títulos se inician en el f° 1 1r: Título primero del escrivano de Toledo, y (...)
  • 12 En las propias ordenanzas viejas de Toledo se dice que fueron recopiladas el 12 de julio de 1400, s (...)

7A comienzos del siglo XV, se redactaron las Ordenanzas de Toledo y se pusieron por escrito en un código organizando las leyes, los ordenamientos y privilegios que la ciudad tenía sobre diferentes asuntos desde 132610. Se trataba de compilar en un libro, sin organización previa, un conjunto de disposiciones de origen diverso que servían para el mejor gobierno de la ciudad. Dicho libro aún se conserva en el Archivo Municipal de Toledo en un volumen de 160 folios numerados con caracteres romanos, escritos en letra cortesana de la misma época con amplios márgenes, y algunas leyes y disposiciones figuran en su desarrollo organizadas en títulos que no se continúan en un orden seriado11. Por el contenido de este libro sabemos que pudieron ser redactadas hacia 1413, si bien la documentación contenida se remonta, en algún caso, a 1326 y también contiene un último folio numerado y fechado en 146912.

  • 13 Las ordenanzas de Toledo de 1500 se encuentran copiadas en diferentes archivos desde Bilbao a Medin (...)
  • 14 El ordenamiento fue publicado por E. Sáez Sanchez, Ordenamiento dado a Toledo por el Infante don Fe (...)

8El período de vigencia plena de las ordenanzas se localizaría en los primeras decenios del siglo XV y se prorrogaría incluso hasta mediados de siglo, durante los primeras anos del gobierno del regimiento. Si bien, habría que haber prescindido de aplicar algunas de las disposiciones tales como los nombramientos de cargos y competencias para adaptarlas a las competencias del nuevo poder. Se puede deducir fácilmente que su vigencia se mantuvo también en algunos capítulos y títulos que fueron copiados, codificados, ampliados y reunidos en otro libro a comienzos del siglo XVI, cuyas copias se difundieron por todo el reino13. El periodo de redacción de las ordenanzas se relaciona con una etapa crítica de luchas por el poder y cambios políticos que afectaron al gobierno de la ciudad, y culminaron en la concesión del Ordenamiento de 1411, que fue otorgado cinco años después del fallecimiento de Enrique III, por el entonces regente y hermano del fallecido rey, el Infante don Fernando de Antequera, en calidad de tutor del joven rey Juan II, ante la ineficacia del gobierno local. Dicho ordenamiento supuso el primer paso hacia el reconocimiento institucional de un proceso de oligarquización política creciente, iniciado en la segunda mitad del siglo XIV14, y su concesión favoreció el acuerdo y el consenso para asegurar y mantener en vigencia durante algunos años más la compilación de las llamadas Ordenanzas Viejas.

9En el estudio de las ordenanzas hemos procedido a organizar su información con medios informáticos, valiéndonos de una base de datos, en formato MS-Office Access 2000. Su contenido se ha agrupado en 93 títulos de los cuales los 34 primeras figuraban en el original y llevaban numeración romana, y el resta reúnen leyes y disposiciones sobre un mismo asunto aunque no constan como tales. La información la hemos analizado atendiendo a su contenido temático de equivalencia a los títulos y a cada uno le hemos asignado un número. Los ficheras se han realizado con criterio nominal y temático de clasificación, ateniéndonos a la pauta propuesta por los organizadores del coloquio, señores J.-M. Cauchies y E. Bousmar, tal y como se refleja en el guión de desarrollo del trabajo.

1.1. Su origen. Las circunstancias de su redacción

  • 15 Μ. A. Ladero Quesada, Las ordenanzas locales. Siglos XIII al XVIII, en En la España Medieval, 21, 1 (...)
  • 16 Sobre la figura de escribanos y notarios ver: F. Arribas Arranz, Los escribanos públicos en Castill (...)
  • 17 Ibid., Título 64, f° 100r/Toledo 15 de mayo 1394. El rey hace saber que atendiendo la petición hech (...)
  • 18 Ibid., Título 54, f° 82r, Toledo viernes 4 abril [1386] 1349, en la iglesia de Santa María. Se esta (...)

10Las Ordenanzas Viejas constituyen el primer código para los vecinos y moradores de Toledo y su tierra, de vigencia y aplicación general, que se redacta en los primeras años del siglo XV. La redacción de las Ordenanzas Viejas de Toledo sintoniza con el proceder de otras ciudades, que se volcaron en la compilación de estas normativas de uso local desde mediados del siglo XIII y en el curso de los siglos XIV al XVI15. Así, se han conservado las leyes que servían para el gobierno de la ciudad y de su territorio, sin otros precedentes de base jurídica salvo los mencionados fueros, los privilegios reales y la práctica consuetudinaria de los que se servían; además del derecho regio, recogido en el Fuero Real y las Partidas, tal y como habían acordado las Cortes en el Ordenamiento de Alcalá de 1348. De ese modo, la difusión y el conocimiento del derecho común se lograban por el uso de las Partidas al tiempo que los notarios y estudiosos del Derecho lo aprendían en las Universidades. También habría que destacar la importancia que adquirieron los universitarios, expertos en leyes, y su posible influjo en la redacción de normativas y disposiciones locales, ya que estos expertos en el registro y uso de la palabra, junto con los escribanos, formaban el conjunto de expertos cuya función era, entre otras, validar y poner por escrito muchos los acuerdos y disposiciones de la ciudad16. En cuanto a la precisión del momento elegido para llevar a cabo la redacción de las ordenanzas, nos plantea en primer lugar la dificultad de fijar una cronología exacta, dado el carácter acumulativo de las mismas que incluye documentación fechada entre 1326 hasta 1460, y no todos los títulos llevan fecha ni tampoco se organizan por orden cronológico. Es posible que la redacción de las ordenanzas llevase varios años y, durante más de un decenio, se utilizase como libro abierto en el que se incluían disposiciones de muy diverso origen, algunas recuperadas de otras normativas, junto a algunos de los privilegios regios y las ordenanzas de oficios. Tal es el caso del privilegio de concesión de ferias de 139417 o la regulación del oficio de escribanos de la ciudad fechada en 134818. Lo cual hace que este documento normativo presente el doble interés de conocer los diferentes y variados asuntos tratados en él, junto a la diversidad de las leyes y normas incluidas, que proporcionan un variado y rico conjunto a la par que ilustrativo del procedimiento legal utilizado.

  • 19 P. Vilar, Historia del Derecho, Historia total, en Economía, Derecho, Historia, Barcelona, Ariel, 1 (...)
  • 20 Alfonso XI en 1346 concede un ordenamiento para que los caballeros de Toledo no provocasen altercad (...)
  • 21 Al parecer el breve reinado de Juan I (1379-1390) no tuvo especial significado para la vida polític (...)

11Ante la oportunidad de estudiar un documento de esta calidad e importancia, pensamos que cabría hacer una propuesta metodológica que entrara en considerar el hecho de que en cada análisis histórico el fenómeno a estudiar es también un signo que nos lleva a preguntarnos por las causas del mismo y a realizar el análisis, en tanto que refleja la estructura socioeconómica en la que se inserta, lo mismo que a insertarlo en una sincronía de hechos y acontecimientos. Luego, el fenómeno normativo también debe de ser visto como consecuencia, es decir como producto de las mismas modificaciones de la sociedad estudiada, y finalmente como factor o como causa, porque no hay ningún fenómeno histórico que no se convierta a su vez en causa de otros. De ese modo se descubre que el derecho y su proyección normativa son el signo de una sociedad, y también el producto de la misma historia, para finalmente ser causa de la misma, con tendencia a organizar, estructurar y cristalizar las relaciones existentes y también las posteriores19. Así, al atender a la primera cuestión advertimos que las ordenanzas representan la prueba de la capacidad de acuerdo y del esfuerzo compartido por los grupos que ocupaban el poder de la ciudad, y de aquellos que se reconocían en el ayuntamiento. En la segunda mitad del siglo XIV, esos grupos eran: caballeros, hombres buenos y común de los vecinos que hasta mediados del siglo XIV se conocían como: «el comun et los cavalleros et los ommes buenos». La convivencia en el seno de la ciudad y de su tierra se había visto afectada por las rivalidades surgidas entre hombres buenos y caballeros, que pugnaban por alcanzar cargos y exenciones en exclusividad, y por los propios caballeros enfrentados entre sí y organizados en facciones desde mediados del siglo XIV20. Durante los años de la guerra civil (1366-1369) Toledo permaneció del lado de Pedro I pero se produjeron divisiones que erosionaron la vida política de la ciudad y las heridas no quedaron reparadas hasta el reinado de Enrique III (1390-1406)21.

  • 22 Ordenamientos de Cortes de los antiguos reinos de León y de Castilla publicadas por la Real Academi (...)
  • 23 Ibid., p. 504. Sobre la preservación de fueros y privilegios existe constancia de un largo camino d (...)

12La pacificación de la ciudad y el clima de consenso pudieron estar relacionados con la nueva propuesta política del joven rey que, al subir al trono, opté en las Cortes de Madrid de 1391 por el nombramiento de un Consejo por el que habría de regirse el reino durante la menor edad del rey. Esta fórmula reconocía mayor capacidad a las ciudades para contar con su participación de en los asuntos de gobierno del reino que, según lo propuesto por el monarca, adquiría una estructura feudovasallática y piramidal al trente de la cual se colocaba el propio «rregno en Cortes», que nombraba a un Consejo, y recibiría el pleito homenaje de nobles y ciudades22. Según el ordenamiento de las Cortes de Madrid, el Consejo nombrado recibía veintiuna competencias o cometidos de gobierno, al tiempo que se le otorgaba reconocimiento para veinte años, pero se disponía que al cumplir el rey Enrique los dieciséis años no se renovaría el Consejo formado, salvo que el reino mandase otra cosa. El punto fundamental de acuerdo era el compromiso de respetar privilegios, fueros, usos y costumbres a las villas y ciudades del reino, y también a los caballeros e hidalgos23. Este acuerdo de Cortes facilitaba el entendimiento entre rey y ciudades, y es de suponer que se reflejaría en la vida política de muchas ciudades, en las que se beneficiarían de un período de calma extraordinariamente útil para la compilación y la redacción de leyes cono las Ordenanzas Viejas de Toledo. El origen de esta primera normativa de ordenamiento que la ciudad se da a sí misma pudo estar en la disposición colaboradora que se logró a fines del siglo XIV, y que siempre resulta necesaria en la redacción de normas de una envergadura tan notable como para exigir unas bases de consenso entre los miembros del patriciado, a fin de proceder a su redacción. Así, en estas circunstancias, se redacta un variado conjunto de leyes que prueban la capacidad del gobierno de la ciudad, todavía constituido en ayuntamiento, al promulgar un código que nunca fue sancionado en su totalidad por el poder regio.

2. Fuentes normativas y aspecto material

  • 24 J. Azcárraga, de y J.M. Pérez Prendes, Lecciones de Historia del Derecho español, Madrid, Edit. Cen (...)
  • 25 R. Izquierdo Benito, Privilegios reales..., doc. 85, p. 180: «Otrosy a lo que nos pidieron por merÿ (...)
  • 26 J. R. Palencia Herrejón, Los Ayala de Toledo: desarrollo e instrumentos de poder de un linaje nobil (...)
  • 27 Ibid., p. 44. Fue Gómez García de Hoyos quien se mantuvo como corregidor en 1421-1422, enviado por (...)

13La transformación del derecho local en Castilla tiende, a partir del siglo XIII, hacia la elaboración de amplios conjuntos normativos que completan y, en ocasiones, sustituyen a los fueros, especialmente en lo referente al derecho privado, penal y procesal. Así, van surgiendo las ordenanzas municipales que excluyen casi todo lo relativo al derecho privado, penal y procesal y se centran en tratar los asuntos administrativos24. En este sentido, conviene recodar que las ciudades castellanas desarrollaron una gran autonomía legislativa, respecto a otros poderes como la Monarquía o las Cortes, lo que ponía de manifiesto el grado de independencia y autoridad legal de las mismas. Había, desde los días de la repoblación cristiana, tres representantes regios en Toledo: el Alcalde Mayor de la justicia, el Alcalde Mayor ordinario, ambos con competencias judiciales, y el Alguacil Real que actuaba como guardián del orden público. Todos participaban en los Ayuntamientos y podían representar los intereses regios pero, debemos recordar, que hasta principios del siglo XV Toledo luchó porque esos tres cargos fuesen ocupados por hombres buenos o caballeros de la ciudad25. A partir de 1411, se fortaleció la presencia regia en el Ayuntamiento de Toledo porque el Alcalde Mayor de la justicia pasó a ser presidente del mismo y porque los tres oficiales reales se convirtieron en los únicos miembros estables en él, ya que los seis fieles que lo constituían se relevaban en el cargo cada dos años26. Recordemos que Toledo no tuvo corregidor, por deseo expreso de su oligarquía, y solo aceptó su presencia en 1421 en una situación especial27.

2.1. Tipología: leyes, estatutos, bandos y otros

14El conjunto de los títulos que se agrupan en las ordenanzas ofrece una gran variedad de normativas y, ciertamente, resulta difícil distinguir unas formas legales de otras, debido a que no hay una caracterización específica ni en el tratamiento de los asuntos, ni en la expresión concreta de la ley. No obstante, atendiendo a criterios generales, encontramos en el conjunto de los 93 títulos de las ordenanzas un predominio de estatutos (35 títulos), de leyes (26) y ya en un número menor: ordenamiento (12), disposiciones (5), leyes/ordenamiento (4), bandos (12), denuncias (1) y sentencias (1).

Relatión de Títulos

Fuentes-Tipología

12

bando

1

denuncia

5

disposición

35

estatuto

26

ley

4

ley/ordenamiento

2

mandato

12

ordenamiento

1

sentencia

15La asignación tipológica realizada en cada uno de los 93 títulos de las ordenanzas arroja un resultado que nos confirma el uso de una tipología variada de leyes que se ajustaba bien a las necesidades normativas de la ciudad. La distinción y asignación a cada una de las categorías propuestas se ha hecho a partir de las expresiones utilizadas, el contenido de las mismas y las formulas al so. El carácter del término «leyes» que podría aplicarse a casi todo lo incluido en las ordenanzas se ha querido matizar en el sentido propuesto. Así, la formulación en «bandos» se prefiere para cuestiones relacionadas con administración y fiscalidad, en menor medida para asuntos económicos y también se utiliza para atender a aspectos de defensa y urbanismo. La «disposición» sirve también para asuntos económicos, de urbanismo y defensa. El «estatuto» se ajusta mejor a las cuestiones económicas y de hecho es utilizado en 24 títulos, también para administración y fiscalidad, utilizado en 3, defensa en 2 y organización judicial. Los veintiséis títulos en «leyes» se vuelcan en estructuras políticas y derecho constitucional, con 4, organización judicial con uno, orden público tiene 3, administración y fiscalidad es el apartado más atendido con 9, y finalmente el económico con 6. Las «leyes/ordenamiento» y el «mandato» van dirigidos a regular aspectos de administración y fiscalidad. Los ordenamientos parecen muy versátiles ya que se utilizan para regular estructuras políticas, en un caso, organización judicial, en dos, y administración, fiscalidad y asuntos económicos en siete. Finalmente, con un carácter más expeditivo se utilizan en administración y fiscalidad dos mandatos y una sentencia.

3. Origen de la normativa

16En este apartado hemos tratado de desvelar el origen de la normativa para saber si responde a la tradición y conservación del derecho, procede del derecho oral, de la práctica administrativa, o si se trata del desarrollo de una técnica legislativa. También trataremos de seguir la pista de aquellas normas que se hacen costumbre.

Relación de títulos

Fuentes-Tradición y conservación

1

acuerdo

26

costumbre

1

denuncia

44

prâctica administrativa

12

técnica legislativa

  • 28 A. Iglesias Ferreiros, La creación del Derecho. Una historia del derecho español. Lecciones, Barcel (...)

17En este caso solo hemos podido asignar algún referente de origen a 84 de los 93 títulos incluidos, por lo que nueve de ellos han quedado sin calificación. No obstante, la relación permite observar la importancia de la práctica administrativa en la redacción de ordenanzas que se convierte en el principal referente, seguido de la costumbre. Se ha dicho también que la costumbre, hecha ley, es la manifestación de la normalidad normativizada y que para distinguirla de la ley es preciso recordar que se trata de la norma de derecho establecida por la actuación general y constante de las personas que, de ese modo, acomodan su conducta a la norma. No obstante, para reconocer a la costumbre como fuente creadora de derecho se exige, de un lado, la repetición de una determinada conducta y de otro la conciencia de que esa conducta observada es conforme a derecho. Se trataría así de una norma impuesta por el uso social28.

18Por otra parte, no tenemos referentes relativos a la presencia del derecho oral en las ordenanzas y por eso esta forma de derecho resulta difícil de seguir en el texto, pero se puede admitir que buena parte de las costumbres se reconocían y transmitían por vía oral. En cuanto a la técnica legislativa, pudo estar en el origen de muchas normas si bien cabe señalar la posibilidad de que esa práctica también procediera de otros ámbitos de la administración, traída por escribanos y expertos en leyes.

  • 29 A partir del contenido normativo de las ordenanzas se ha tratado de reconstruir la actividad panera (...)

19Por último, cabe decir que resulta difícil reconocer expresamente la procedencia de la mayor parte de las leyes, porque el esfuerzo del legislador en las Ordenanzas Viejas de Toledo era dar una presencia de ley a todo lo ordenado. Solo se mencionaban con entidad propia y origen normativo distinto los privilegios reales incluidos en las mismas, que se transcribían al completo incorporando la disposición regia en el asunto tratado con fuerza de ley, quizás para reforzar su aplicación, o bien para dar un mayor peso a lo establecido. Pero en el caso de las ordenanzas de oficios que se incluyen no se menciona el origen de esas disposiciones que regulaban las pautas de fabricación del producto y que, en algunos casos, detallaban tan minuciosamente los pormenores de fabricación. Y esto, en un tipo de ley en la que parece obvio que se esté tomando de esas descripciones del trabajo artesano hecho y perfeccionado a través de la costumbre29.

3.1. Cronología de fuentes

  • 30 R. Izquierdo Benito, Privilegios reales..., doc. 85, p. 178-183: Toledo 11 de mayo de 1369. En este (...)
  • 31 Ibid., doc 87, p. 184-188: Burgos, 15 febrero 1367. En esta ocasión las peticiones eran muy similar (...)
  • 32 El interés histórico de documentos como el mencionado ha sido destacado por J. Carretero Zamora, La (...)

20Los precedentes, en cuanto a afinidad formal de las Ordenanzas Viejas de Toledo, podrían ser las peticiones hechas por los caballeros y hombres buenos de la ciudad al futuro Enrique II en 1366, antes de ser rey30. De hecho, se presenta la solicitud por una parte de los toledanos que quieren recuperar los términos territoriales perdidos y exponen en su alegación otras demandas, relacionadas con el buen gobierno y la gestión de los asuntos internos. También se pedía entonces que no se reclamasen las rentas de propios de los años pasados y que no se enviase corregidor a la ciudad. A todo ello accede el monarca, pero Toledo era entonces un núcleo «petrista» que apoyaba al rey legítimo Pedro I, y resistió más de un año de asedio de Enrique hasta que se produjo la rendición de la ciudad y su sometimiento, después de haber luchado hasta el final por la causa del rey Pedro y serle fiel hasta su muerte. Otra ocasión de referir los asuntos de interés político preferente para la ciudad se ofreció en las Cortes de Burgos de 1367 a las que Toledo presento un cuaderno de peticiones particulares que se nos ha conservado31. Esas peticiones, que beneficiaban al grupo oligárquico, nos proporcionan información interesante sobre el sentir político de la ciudad, al tiempo que nos muestran una relación de cuestiones que se presentan de un modo ordenado32.

  • 33 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 52, f° 79v: Lunes 20 marzo 1395. Para poner fin a las co (...)

21Las ordenanzas aluden a la vigencia de los fueros, según una disposición fechada en 1395, en la que se establecía la vigencia de ambos: el Fuero de los Castellanos y el Fuero Juzgo, para que si algún castellano, o del fuero castellano que morase en Toledo, fuese demandado, con o sin carta, ante los alcaldes y éste pidiese ser juzgado por su fuero que se lo otorgasen. También se acuerda que todos los vecinos de Toledo que fuesen demandados ante los alcaldes castellanos y pidiesen su fuero, si éste fuese el Fuero Juzgo que los alcaldes castellanos se lo otorguen sin otra condición, aunque la demanda fuese hecha por cartas y el demandado hubiese renunciado previamente a hacer uso de su fuero33.

3.2. Aspectos diplomáticos

  • 34 Los privilegios reales incluidos en las ordenanzas fueron publicados por R. Izquierdo Benito, Privi (...)
  • 35 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 64, f° 100r: Toledo 15 de mayo 1394. El rey hace saber q (...)
  • 36 Ibid., Título 2, F5r: (s.l.) 2 de febrero 1326. Confirmadas en 1328. Por ellas concede la exención (...)
  • 37 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 2, f° 5r, Toledo 1 de mayo 1409. Confirmación del de Tol (...)
  • 38 Ibid., Título 62, f" 95v: Toledo, viernes 4 febrero 1401: Reunidos los señores Toledo en Ayuntamien (...)

22Otra característica de las ordenanzas es el variado carácter de las normativas incluidas y la diversidad de las leyes y disposiciones contenidas en ellas. Destacamos, no obstante, algunos modelos que podrían encajar en la relación propuesta. Los bandos que divulgaban y difundían lo dispuesto por la ciudad, las cartas que se asociaban a concesiones de privilegios reales34, los pregones voceados por la ciudad y que se convertían en otra forma de derecho oral, si bien en este caso a posteriori de la promulgación de la ley. Los privilegios de concesión regia, como la concesión de ferias a la ciudad35, y finalmente, las dos concesiones de Toledo hechas a favor de las villas de Alcocer36 y de Yébenes que, como privilegios, fueron otorgados por la ciudad en 1409 y eran confirmación de otro de 125637. Por último, un proceso judicial sobre el cobro de la renta del almojarifazgo a unos recueros forasteros que habían comprado vino a un vecino de Toledo y dio pie a una demanda que al ser incluida permite incorporar los resultados de la sentencia con fuerza de ley38.

Relación de títulos

Fuentes-Aspectos Diplomáticos

4

bandos

12

cartas

7

pregones

3

privilegios

1

proceso

4. Relación de asuntos tratados

23Lo tratado en las ordenanzas puede agruparse, por títulos, en siete de las diez opciones propuestas, que resumen todo lo que puede ser útil al bien común y al provecho de la ciudad. De hecho, de las diez propuestas dadas por los organizadores de estas jornadas solamente siete se encuentran reflejadas en los 93 títulos que forman las Ordenanzas Viejas de Toledo. Los apartados propuestos que no han encontrado reflejo en el contenido normativo de las ordenanzas son: la asistencia médica y los medios sanitarios, en especial en períodos de epidemia, lo relativo a la vida social y cultural, y la tutela de los orfelinatos y, finalmente, los asuntos de derecho privado que en Toledo se regulaban por el Fuero. A continuación, presentamos en un cuadro el reparto de los asuntos tratados, organizados en tres columnas, de tal modo que en el centra figuren los asuntos por el orden y la numeración sugerida, a la izquierda la relación de títulos y a la derecha la proporción de lo tratado, respecto al total. Hay que señalar que en este asunto, como en el relativo a fuentes, la asignación de algunos títulos presentaba problemas debido a la ambigüedad de su contenido y por su posible ubicación en dos o más apartados, pero hemos optado por la opción más evidente a fin de conseguir la valoración cuantitativa que se refleja en el siguiente cuadro:

Relación de títulos

Números y asuntos propuestos

Tanto %

5

1 Estructuras políticas

5.1

5

2 Organización judicial

5.2

6

3 Orden público

6.2

27

4 Administración y fiscalidad

28.4

5

5 Defensa, obras públicas

5.3

49

6 Asuntos económicos

52.5

1

8 La vida social y cultural

1.1

241) Las estructuras políticas y el derecho constitucional (5,1%).

252) La organización judicial (5,2%).

263) Orden público, leyes suntuarias, represión de la violencia (5,2%).

274) Administración y fiscalidad (28,4%).

285) La defensa, obras públicas y urbanismo (5,3%).

296) Asuntos económicos (oficios, moneda, comercio, agricultura) (52,6%).

307) La asistencia pública y las medidos sanitarias, en especial en períodos de epidemias

318) La vida social y cultural, la tutela sobre los orfelinatos. (1,1%).

329) La vida religiosa y cultural; fiestas y procesiones: no se mencionan.

3310) El derecho privado: no se aborda.

34El reparto de los asuntos confirma la importancia de los aspectos económicos que constituyen más de la mitad de lo tratado, seguido de la administración y fiscalidad que eran básicos para el funcionamiento de la ciudad. Por último, la defensa, las obras públicas y el urbanismo se regulan en estas ordenanzas y al igual que los aspectos de orden público, y también figuran las conocidas leyes suntuarias que controlaban el lujo y las formas de vida asociadas al gasto excesivo, que no se correspondieran con la condición social.

4.1. Organización de estructuras políticas y el derecho constitucional

  • 39 Para que se pueda cumplir esto mejor manda Toledo que los fieles de cada parroquia sepan y se infor (...)
  • 40 Ibid., Título 67, f® 108r: Soria, 23 septiembre 1410. Se denuncia ante el rey que los Ayuntamientos (...)
  • 41 E. Sáez Sanchez, El libre del juramento del Ayuntamiento de Toledo, en Anuario de Historia del Dere (...)
  • 42 J.R. Palencia Herrejón, Los Ayala de Toledo..., op. cit., p. 42.
  • 43 La ciudad de Toledo se mantuvo al margen de la reforma municipal que se había iniciado en Castilla (...)

35Atendiendo con más detalle a los asuntos propuestos, se observa que estos se abordaron en cinco títulos que atendían, entre otros asuntos, a la condición de vecino en la ciudad y disponían que los fieles de cada parroquia llevasen cuenta de quienes realmente eran vecinos de la ciudad, a fin de que no se cometiesen algunos fraudes y abusos en el disfrute de los privilegios39. También se trató la cuestión de cómo se debían hacer las convocatorias de los Ayuntamientos para que acudieran todos al acto y evitar que no se respetase la costumbre de que fuese anunciado por toda la ciudad, porque de otro modo se corría el riesgo de que se hiciesen a escondidas, lo cual suponía un grave perjuicio para todos. Se pidió entonces la intervención regia para poner fin a estas prácticas40. En este caso, la demanda de Toledo reflejaba un problema de actitudes exclusivistas que estaba, al parecer, en el origen del regimiento como forma de gobierno oligárquico de las ciudades castellanas, desde mediados del siglo XIV. Esa actitud de preferencia y ventaja a favor de algunos de los que mantenían el poder de la ciudad, anunciaba el cambio hacia un poder más oligarquizado que culminé) en el caso de Toledo en 142241, con la implantación de la reforma municipal que supuso la creación de dos cuerpos de gobierno, el de los regidores, formado por caballeros, y el de los jurados por hombres buenos, a imitación del modelo de Sevilla42. La solicitud de la intervención regia y la prohibición de hacer Ayuntamientos apartados, incluidas en las ordenanzas prueban los intentos de distanciamiento del grupo oligárquico, que pronto se erigiría en solitario al frente del gobierno de la ciudad43.

  • 44 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 2, f-’1 lv. Con fecha de 1398, asegura la ciudad que al (...)

36Otro de los asuntos afrontados en 1398 fue la elección de los tres fieles mayores, que eran entonces la máxima autoridad del gobierno de Toledo, junto con los Alcaldes Mayores y el Alguacil Mayor, todos eran nombrados por el rey de entre los hombres buenos y caballeros de la ciudad. En esta disposición se prueba que la ciudad, disfrutando de la paz y con el acuerdo que proporcionaba el consenso exigido en estos casos, procedía a la redacción de unas condiciones para la elección de los fieles que más tarde quedarían ampliadas en el llamado Ordenamiento de 1411, otorgado por el Infante don Fernando de Antequera a la ciudad44. Se prueba así que Toledo mantenía un gobierno de tres con competencias ejecutivas que se completaba con la convocatoria de Ayuntamiento para asuntos más delicados, que se iría cerrando hasta la constitución del regimiento en 1422.

  • 45 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 58. f° 92v y 93v.

37Por último, las concesiones de privilegios otorgados a Alcocer y Yébenes, lugares de la tierra de Toledo, sujetos a la jurisdicción de la ciudad que la reconocían como «señor Toledo»45. Con ellas se prueba el poder de la ciudad que actúa sobre los campesinos de su tierra, con atribuciones amplias de señor jurisdiccional. En este sentido, la ciudad desarrollaba capacidades normativas plenas similares a las de la nobleza laica o eclesiástica.

4.2. La organización judicial

  • 46 Ibid., Título 04, f° 9v.
  • 47 Ibid., Título 35, f 61 r.
  • 48 Ibid., Título 52, f° 79v: Lunes 20 marzo 1395.
  • 49 Ibid., Título 54, f° 81v: Toledo viernes 4 abril [1386] 1349, en la iglesia de Santa María. F° 82r- (...)
  • 50 Ibid., Título 86, f°138v: Talavera, 24 febrero 1400. Traslado de una carta del rey para que los vec (...)

38En las ordenanzas, lo relativo a la organización judicial se reduce a establecer los derechos que corresponden a los fieles de las caloñas o multas cobradas en los procesos judiciales46 y también dispone que los juicios que se relacionen con el trabajo de tejedores, perailes o tintoreros fuesen resueltos por algunos hombres buenos, informados por los veedores que eran supervisores de los oficios nombrados por la ciudad, pero que estos no pudiesen dirimirlos. También estipula que los veedores no realizasen avenencias con los acusados, sin conocimiento y licencia de Toledo47. Las competencias de los jueces para resolver los pleitos y aplicar el Fuero de los Castellanos o el Fuero Juzgo se dispusieron y fijaron en el título 5248, y las responsabilidades y obligaciones de los escribanos también se incluyen49. Por último, hay una cláusula relativa a la vigencia del fuero de Toledo que ya ratifica el rey y que figura en las ordenanzas50.

4.3. El orden público

  • 51 Ibid., Título 2, f° 5r-9r.

39En cuanto al orden público, la cuestión de cuándo aparece el término policía y cuales eran sus competencias se puede contestar diciendo que la ciudad contaba desde antiguo con alguaciles vigilantes del orden publico que, bajo la autoridad del Alguacil Mayor de Toledo nombrado por el rey, patrullaban las calles de la ciudad y acompañaban a los representantes de la justicia para detener a los acusados. También quedaba bajo su competencia la vigilancia y el mantenimiento de la prisión de Toledo. En algunas ocasiones de inseguridad, causadas por revueltas y desórdenes urbanos, como se indica en la ley de los títulos 58 y 59, se pedía ayuda a los vecinos para que fuesen ellos quienes de forma organizada vigilasen las calles y evitasen los excesos de los violentos y los vagabundos51. Hasta el titulo 62 se abordaban cuestiones de orden público, leyes suntuarias, de vigilancia y represión de la violencia, tanto en las calles como en el interior de los mesones.

4.4. La administración y fiscalidad

  • 52 Μ. A. Ladero Quesada, Las haciendas concejiles en la Corona de Castilla, en Finanzas y fiscalidad m (...)
  • 53 Estos aspectos han sido estudiados con detalle por J.-P. Molenat, Campagnes et monts de Tolède du X (...)

40Estos aspectos constituyen una parte muy importante del contenido de las ordenanzas por afectar al meollo financiero de la ciudad y por tener también repercusiones en la fiscalidad regia52. En ese sentido, cabe admitir que muchas ordenanzas se redactaron en las ciudades castellanas para resolver cuestiones administrativas y de fiscalidad. Esos veintisiete títulos, que representan un 28,4 por ciento del total de títulos de las mismas, suponían un elevado número de folios dedicados a cuestiones, que no eran sino las relativas a arrendamientos de bienes de propios, la regulación de sus rentas y el nombramiento de veedores que, como oficiales, se encargarían de la supervisión de las ordenanzas de oficios. También atenderían a la organización de las ferias, la regulación de la actividad de los cambistas o banqueros en la ciudad y la recaudación de las rentas de corredurías y almojarifazgo, impuestos que cobraba Toledo sobre el tráfico de mercancías. La ciudad disponía también de una riqueza en bienes de propios, que explotaba por arrendamiento, y que justificaban todo el esfuerzo de procedimientos orientados hacia la gestión y preservación de los mismos, para evitar posibles abusos y tropelías. Toledo disponía también de grandes extensiones de tierras llamadas de baldíos, en particular en los conocidos «Montes de Toledo», cuyo uso podía gestionar y también cambiar, a fin de atender a las suplicas de campesinos y ganaderos para que fueran entregadas a los vecinos y, según el caso, proceder a su roturación y explotación agropecuaria, ya fuera por razones de hambre y necesidad o bien para favorecer la creación de nuevas pueblas y el aumento de la población en su señorío jurisdiccional53.

  • 54 A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 74, Ibid.: f° 115 r. Que se publique durante nueve das (...)
  • 55 Ibid., Título77, f° 119v. Se dice de la dehesa de Villanueva de Seruela «que a nos pertenesÿenpor e (...)
  • 56 Ibid., Título 78, f° 23v: Toledo 16 marzo 1405. Los arrendadores de las rentas de Guadiana allende (...)

41Se concentran así los títulos relativos a esta cuestión a partir del número 74 donde se establecen las condiciones para arrendar las rentas y los derechos de las tierras que estaban más allá del río Guadiana54. Los derechos de la ciudad significaban también obligaciones fiscales para los moradores de la tierra y las gentes de paso, que debían pagar portazgo y montazgo, al cruzar con mercancías y ganado por su tierra. En algún caso, la ciudad exhibía su condición de señor jurisdiccional, lo que le permitía cobrar determinadas rentas55. Se colectaban así derechos por tráfico de mercancías y ganado que llegaran en tránsito a través de la tierra de Toledo, y de ese modo se beneficiarían las arcas de la ciudad gracias a su buen emplazamiento, en la ruta que unía las zonas del Norte con Burgos y con los puertos del Cantábrico lo mismo que con Andalucía56.

  • 57 Ibid., Título 79, f° 126r a 131 v. Se incluye la relación de posadas yermas en los Montes de Toledo
  • 58 Ibid., Título 80, f° 131r-v. Las posadas pobladas vivas en los Montes de Toledo son 17.
  • 59 Estas circunstancias de ocupación ilustrarán en alguna medida acontecimientos posteriores: M. R. We (...)

42El título 79 nos indica otra particular forma de bienes de propios, la entrega de posadas a los vecinos que iba asociada a la cesión del usufructo de aquellas tierras que la ciudad concedía, a cambio de unos derechos en dinero o en especie que en las ordenanzas no se especifican. Se mencionan individualmente un total de 168 posadas, cada una de ellas con su nombre de reconocimiento y el de su ocupante, si bien algunas de ellas figuraban asignadas a los herederos de su antiguo ocupante, lo que nos indica que se había logrado en ellas la trasmisión de derechos de concesión hereditaria, mientras otras aparecían ya adjudicadas a algunos propietarios colectivos como la Hermandad o a los beatos de la Sisla. También cabe destacar que personas particulares e instituciones acumulaban varias posadas57, lo que unido a la mención de un elevado número de posadas despobladas contrastaba con las llamadas posadas vivas que se decía que solo eran diecisiete58. Esta peculiar forma de establecimiento humano y de ocupación, más o menos transitoria, del terreno se explica por las características de aridez del suelo en algunos lugares de la extensa tierra toledana. Estas concesiones se entenderían como los primeros pasos de colonización y asentamiento que se podrían estabilizarse o no, dependiendo de las favorables condiciones de infraestructura y de las circunstancias económicas del momento elegido para que se llevase a cabo la ocupación59.

  • 60 A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 81, f°131 v. Se enumeran y describen las tierras de las (...)
  • 61 Ibid., Título 81, f° 133v y 134v. Son doce despoblados de entre una legua y media legua.
  • 62 Ibid., Título 81, f°134r. Se enumeran las posadas de colmenas que según Pascual García del Pulgar s (...)

43Otra interesante forma de poblar y ocupar tierras era la organización de posadas de colmena para la cría de abejas y la explotación de la miel, que se entregaban a los vecinos en los Montes de Toledo60. También se daba cuenta en las ordenanzas de los despoblados61 y, al igual que las posadas de colmena, se mencionaba que se habían perdido porque Toledo las había vendido a Talavera, en un período impreciso que oscilaba entre diez y treinta años62.

  • 63 Ibid., Título 81, f° 1 35r: Toledo 8 marzo 1398. Confirmación de una carta dada por el rey Enrique (...)

44Tras la mención de estas pérdidas se sigue con la inclusión en las ordenanzas de una disposición regia, a petición de la ciudad y que sería recogida en una carta de 1397, en la que se prohibía a los caballeros, escuderos, alcaldes y alguaciles tomar en arrendamiento las rentas de Toledo porque, según se decía, después no pagaban lo convenido y no se podían cobrar. Tampoco se les permitiría figurar como deudores ni fiadores porque eso perjudicaba a las rentas ciudad ya que se presentaban como inmunes en las causas y por lo tanto insolventes, por lo que resultaban perjudiciales para la ciudad, a efectos de una posible reclamación de la justicia63.

45Por último, vuelven a aparecer menciones en las ordenanzas a exenciones y condiciones de arrendamiento para algunos vecinos, en los títulos 89,90 y 91 que llevan casi hasta el final de la redacción de estas ordenanzas la preocupación por la gestión de los bienes de propios, asociada al interés por preservar las rentas y la riqueza en bienes inmuebles que tenía Toledo.

4.5. La defensa y obras públicas

  • 64 El contenido de estas ordenanzas en este asunto ya fue publicado por R. Izquierdo Benito, Un espaci (...)
  • 65 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 17, f-’44r y 45r. Que las bestias muertas se saquen de l (...)

46Este asunto solo ocupa seis títulos que se centran en cuestiones de urbanismo y salubridad de la ciudad de Toledo64. Resulta interesante la mención de los vecinos en el mantenimiento de la salubridad urbana y de la limpieza de las calles, ya que se dice expresamente que allí donde hubiese muladares se saneasen y que los vecinos del barrio fuesen los encargados de mantener limpias las calles65. La otra preocupación en esta línea era el deseo de impedir la libre circulación de los cerdos por las calles de la ciudad, unida al deseo de acabar con las molestias que causaban algunos oficios tenidos como insalubres como los pellejeros, curtidores y otros, a quienes se mandaba que no sacasen las pieles a las calles porque producían mal olor.

4.6. Los asuntos económicos

  • 66 Ibid., Título 56, f° 90r. Manda Toledo que todos los que viniesen a morar a la ciudad y a los lugar (...)
  • 67 Ibid., Título 12, f° 40v. Toledo calcula lo que cuestra producir 1 quintal que se obtiene en cuatro (...)

47Este era el aspecto más tratado y se abordaba en una gran variedad de cuestiones y en un conjunto de títulos que suponía un 52,6 por ciento y un total de 49 títulos. El peso de lo económico parece pues abrumador, en el conjunto de las ordenanzas, que, por sectores de producción, suponía que el sector primario solo agrupaba trece títulos, lo que equivale casi un tercio del total. De ese modo, las actividades agrarias tienen una mínima presencia y solo figurarían para conducir el deseo de querer equilibrar las plantaciones de vides o majuelos con la de cereal, a fin de que los nuevos vecinos no abusasen de los privilegios que amparaban a la producción de vino de los vecinos de Toledo66. Casi todos los otros asuntos que se refieren a la producción agraria se abordan con criterios de asegurar el abastecimiento de la ciudad y la preservación de los montes con su caza, madera y pescado. La producción del hierro recibía, como cabía esperar, una atención especial ya que la ciudad establecía un control de precios y calidad sobre la producción de metal y de sus derivados67.

  • 68 R. Izquierdo Benito, La industria textil de Toledo en el siglo XV, Toledo, Caja de Toledo, 1989.
  • 69 M. Asenjo Gonzalez, Transformación de la manufactura de paños en Castilla. Las Ordenanzas Generales (...)

48En cuanto al sector secundario, contaba con otros trece títulos desarrollados que abarcaban las actividades de los diferentes sectores productivos más destacados de la ciudad. Con una presencia notable figuran los artesanos de los paños, que cuentan con ocho títulos dedicados a sus actividades y se incluían también normas para tejedores jubeteros, y fabricantes de tocas y de mantas. En cuanto a la actividad artesana se disponía la obligación de proceder a la división de oficios y se daban algunas pautas para evitar fraudes y engaños en las diferentes fases de fabricación. El interés de estas normativas para paños es que eran de las primeras que se habrían conservado en la Corona de Castilla y, aunque no son muy detalladas y precisas, si proporcionan un ejemplo muy ilustrativo de la organización y del grado de desarrollo de las formas de producción manufactureras68. Falta por conocer, no obstante, la evolución de la industria textil en Toledo a lo largo del siglo XV y principios del XVI, después de la promulgación de las Ordenanzas Generales de paños de 1500 y 151169.

  • 70 A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 20, P45v. Que los «pergamineros» hagan buen papel, reci (...)

49Otros oficios como alfareros, fabricantes del ladrillo, teja y papel también se regulan en las ordenanzas, pero de ellos se hace una mención general y poco precisa, en cuestiones de trabajo, y parece que, en estos casos, se observa más el deseo de definir unas normas básicas de proceder en las respectivas actividades más que la redacción exhaustiva y pormenorizada de unas ordenanzas de oficio70. La intervención de Toledo en los procesos de organización y trabajo artesano de los diferentes oficios se puede comprender a partir de la escasa organización que estas asociaciones de artesanos habían alcanzado, en la Castilla del siglo XV, si bien a partir de esta centuria el desarrollo manufacturera se impuso de tal modo que obligó a las autoridades urbanas a regular algunos aspectos de la producción, a fin de garantizar unos mínimos de calidad en la elaboración del producto.

  • 71 La actividad de las ferias y su relevancia en el desarrollo económico urbano ha sido valorada por S (...)

50Por último, en el sector terciario se centraron el resto de los 23 títulos, con la preocupación de garantizar y asegurar el abastecimiento de la ciudad para lo cual aseguraban las ocasiones del comercio, en ferias y mercados, y garantizaban la paz y la salvaguarda de los productos y las personas, al tiempo que se proporcionaban pesas y medidas fiables para la realización de los intercambios. Se trataría así de acabar con los abusos y el mal abastecimiento, y para ello se propusieron evitar las acumulaciones de mercancías y el acaparamiento de diferentes productos del mercado, por lo que prohibió a los llamados regateros y regateras que comprasen bienes hasta que no se hubiesen abastecido los vecinos de Toledo71.

  • 72 En este sentido hemos considerado que actuaron las ordenanzas en las ciudades de la Corona de Casti (...)

51Vemos que el peso de lo económico invitaría a un estudio más minucioso de las cuestiones propuestas y es indicativo del compromiso de los fieles, en tanto que oficiales que vigilaban el mercado; y del Ayuntamiento de Toledo de hacer una ciudad más próspera y mejor abastecida, potenciando el papel centralizador de la ciudad, para convertirla en polo y enclave productivo de la zona, y en un núcleo económico que abarcaba y superaba los límites de la propia tierra de Toledo. Es muy posible que las medidas tomadas en las Ordenanzas Viejas de Toledo pusieran las bases de ese despegue y del desarrollo económico que conoció la ciudad en los siglos XV y XVI72.

4.7. Vida social y religiosa

  • 73 L. Martz, Poverty and Welfare in Habsburg Spain: The Example of Toledo, Cambridge, Cambridge Univ. (...)

52Es preciso señalar que los aspectos relacionados con la vida social y la vida religiosa no se regulaban en las ordenanzas, lo que puede ser interpretado como consecuencia de que estos asuntos quedaban en la esfera privada y, por lo tanto, no correspondía a los legisladores marcar ningún modelo de actuación, ya que sería competencia de la Iglesia con una presencia destacada en la ciudad, donde había diversas asociaciones religiosas y de caridad, y en cuanto al derecho privado era la competencia de los antiguos fueros anteriormente mencionados73.

  • 74 Ibid., Título 45, f° 70r. Que ningun cristiano pueda comprar came para compartir con judío o con mo (...)
  • 75 J.M. Nieto Soria, Iglesia y génesis del Estado Moderno en Castilla (1369-1480), Madrid, Univ. Compl (...)

53Sólo hemos encontrado un título que pudiera encajar en el apartado de la vida social y cultural y es el que regulaba las relaciones entre judíos, moros y cristianos, y establecía una prohibición de consumir la misma carne74. Esa oposición, que iba más allá de lo económico, quería imponer nuevas normas de convivencia en la ciudad de las tres culturas y se amparaba en los aires de intransigencia que para estos asuntos traería a Castilla la normativa eclesiástica, en el curso del siglo XV75.

  • 76 Una reflexión sobre los acontecimientos de la vida política de la ciudad en: E. Benito Ruano, Toled (...)

54Al final, podríamos reflexionar acerca de la diversidad y amplitud de los asuntos recogidos en las ordenanzas y en qué medida estas Ordenanzas Viejas de Toledo reflejarían los cambios habidos en la sociedad urbana del período. En este sentido, hay que reconocer que pudieron ser un buen reflejo de la misma, ya que fueron redactadas a partir de una situación de consenso inicial, establecido entre los miembros del Ayuntamiento, en él que sus miembros, con el propósito de sentar bases de acuerdo, adoptaron el consenso necesario para facilitar la tarea de gobierno y evitar las tensiones y conflictos que tan frecuentes habían sido en la vida de la ciudad durante este periodo76. Desde esa posición de concierto se comprende la gran variedad y amplitud de temas tratados, siendo algunos de ellos de los más espinosos, tal y como serían los que disponían las pautas de elección de los fieles y su rotación en el cargo, según hemos visto.

5. La elaboración normativa

55Los actos legislativos en la ciudad de Toledo se realizaban en el Ayuntamiento y allí se hacían valer las razones y los argumentos de las partes. No hay que olvidar que la ciudad se sirvió de diferentes modelos normativos que se incorporaban y procedían de las leyes y normas de la nobleza señorial y de la monarquía, lo mismo que tomaba los pertinentes a los oficios y asociaciones artesanales, para regular la actividad artesa de donde se incluyen unas once ordenanzas en este código.

  • 77 A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 53, f° 80v. Toledo jueves 19 junio 1395. Reunidos en Ay (...)

56Esa elaboración realizada en el Ayuntamiento por los representantes de la ciudad en presencia de los fieles, el Alcalde Mayor y el Alguacil Mayor de Toledo prueba la necesidad de buscar consenso y equilibrio entre los grupos de poder que se disputaban el dominio de la ciudad y que debían amortiguar las intervenciones de los reyes en las cuestiones de la urbe. El Ayuntamiento, formado por caballeros, hombres buenos y común, que se denominaban «señores Toledo», gobernaba la ciudad y disfrutaba de una amplia capacidad normativa y legisladora, tal y como se confirma en las propias disposiciones. Pero este conjunto legal tan variado no permite hablar de una sola vía de publicación y difusión del acto legislativo y, en cuanto a los sistemas normativos concurrentes, el único que podía colocarse por encima de la ciudad era el rey, ya que la ciudad se situaba en una posición equiparada a la de otros poderes señoriales laicos y eclesiásticos. La influencia de señores laicos debió de ser bastante grande en una sociedad aristocrática imbuida de un modelo de nobleza que por antonomasia representaban los grandes nobles. Pero nos resulta difícil precisar en qué aspectos de la capacidad y el desarrollo normativo se detecta esa influencia y aunque la denominación «señores Toledo» indicase una disposición favorable a las actitudes y manifestaciones señoriales, todavía no podríamos precisar, en términos formales de derecho, la similitud de esa comparación. La influencia de los señores eclesiásticos tampoco se deja traslucir de un modo especial, aunque conviene recordar que la sociedad medieval estaba muy condicionada por todo lo religioso. Así, se toman medidas que indican una influencia de origen eclesiástico, como en el caso de las disposiciones acerca de cómo debían de celebrarse los entierros, aunque se tratara también de leyes suntuarias77.

  • 78 Ibid., Título 39, f° 66r: que todos los escribanos hagan registros detallados de todo lo que pasase (...)
  • 79 Ibid., Título 67, f° 108r: Soria 23 septiembre 1410. Se denuncia ante el rey que los Ayuntamientos (...)
  • 80 Ibid., Título 69, f° 109v: Soria 23 junio 1413. Dice el rey que por la carta que envió Toledo vio q (...)
  • 81 Ibid., Título 84, f° 135r: Toledo 8 marzo 1398. Confirmación de una carta dada por el rey Juan en 3 (...)
  • 82 Ibid., Título 85, P 137r: Talavera 24 febrero 1400. El rey concede a los vecinos de los concejos de (...)
  • 83 Ibid., Título 86, P 138v: Talavera 24 febrero 1400. Traslado de una carta del rey para que los veci (...)

57Son también muy significativas las ocasiones en las que se incorporan a las ordenanzas disposiciones emanadas del poder regio, como las referentes a los escribanos, que trataban de crear unas condiciones aceptables de desarrollo de la administración y gobierno, a escala de todo el reino78. El Ayuntamiento elegía a los «fieles» y estos se mantenían en funciones de gestión y de gobierno, al tiempo que se encargaban de convocar el Ayuntamiento y organizar un convite con motivo de esa reunión. Así, se recogía en las propias ordenanzas cuando se solicitaba del rey que mantuviese este uso e interviniera para impedir que ciertos hombres se pudieran reunir en privado para dirimir los asuntos de la ciudad79. Gracias también a la intervención regia, Toledo ampliaba sus bienes de propios e introducía en ellos la renta de la correduría que gravaba las transacciones comerciales y que equivalía a una alcabala80. Otra de las intervenciones del rey fue dirigida a evitar que caballeros y poderosos arrendasen las rentas de la ciudad, porque si lo hacían no habría garantías de poder cobrarlas y la ciudad saldría perjudicada81. A partir de estos datos se puede afirmar que la ciudad recurriría a la intervención regia para contener los abusos del grupo de los poderosos, que con sus actitudes ponían en peligro la estabilidad política y la correcta recaudación de las rentas de la ciudad. Esas normas regias se incluyeron en las propias ordenanzas con el propósito de asegurar la durabilidad y el respeto de las mismas. Otra de las disposiciones regias se manifiesta como una reivindicación de la ciudad frente al poder del arzobispo de Toledo para permitir que los ganados de los vecinos pudiesen pacer en los lugares en los que éste tenía sus tierras82. La garantía del respeto al fuero también se confirmaba con otra concesión en un privilegio del rey83.

Conclusión

58Las Ordenanzas Viejas de Toledo son un documento original de gran interés para el conocimiento de la historia de la ciudad porque representan el esfuerzo primero de proyección normativa realizado por la institución del Ayuntamiento, a comienzos del siglo XV. Se trata de un testimonio único para conocer detalles de la organización política de Toledo en la desconocida etapa del Ayuntamiento, justo en el período anterior a su constitución en regimiento, por lo que los aspectos coyunturales también se dejan traslucir en sus contenidos. Todo ello en una ciudad muy vinculada al poder monárquico que siempre actuó en ella como valedor y referente en la vida política. En este sentido, cabe decir que los privilegios concedidos por el rey, que se copiaron e incluyeron en las ordenanzas, constituían lo más destacado que el monarca podía hacer por la ciudad, a juicio de los gobernadores y redactores de las mismas, ya que gracias a esas concesiones Toledo conseguía que se respetasen sus fueros y que se mejorasen sus rentas de propios, al tiempo que obtenía la concesión de ferias o la garantía de defensa ante las manipulaciones de los poderosos de la ciudad; sin olvidar que también contaban con el beneficio del arbitraje regio para permitir la entrada de los ganados de sus vecinos en las tierras del arzobispo. Esto hace que mantengamos la idea de que la inclusión de estos documentos regios no era tanto una manifestación de autoridad por parte del poder monárquico sobre la ciudad, como la constatación de unos derechos y beneficios que Toledo había logrado y que quedaban reconocidos expresamente, copiando el documento de la concesión regia como parte de la normativa. Al mismo tiempo, la ciudad exhibía sus flancos más vulnerables.

  • 84 Ibid., Título 52, f° 79v: Lunes 20 marzo 1395. Se dice que para poner fin a las contiendas que cada (...)

59Encontramos también un referente de origen jurisdiccional en el proceso legislativo relativo a la opinión de los jueces, acerca de una contienda entablada entre los alcaldes por la vigencia de los dos fueros de Toledo, el de los castellanos y el Fuero Juzgo. En este caso se dice que oídos los alcaldes se había llegado a la determinación propuesta, gracias a una aportación que no se recoge en su argumentación pero sí en el resultado. Lo cual es indicativo de esa reflexión teórica, oculta en este caso, que parecía estar detrás del argumento jurídico propuesto84.

60Queda por referir que en cuanto a doctrina jurídica las ordenanzas carecen de reflexiones y comentarios que permitan un análisis de este asunto. No obstante, eso no significa que hubiese una radical separación en este siglo entre el derecho común culto que se ensenaba en las Universidades y el derecho local más familiarizado con los asuntos cotidianos y sencillos, y con una gran capacidad de actuación.

61Por último, cabe recordar que la capacidad normativa de Toledo responde a ese consenso interno que vivió la ciudad durante el reinado de Enrique III y representa el canto de cisne de una forma política destinada a la desaparición en el curso de los siguiente años. No obstante, su aportación fue notable por influir en las futuras redacciones de ordenanzas realizadas en la ciudad y también se proyectaría en las de otras ciudades castellanas y en particular de las ciudades andaluzas de Córdoba y Sevilla. Con esta última mantuvo semejanzas muy estrechas. Si a esta capacidad legislativa que la ciudad ejerció se une el dominio económico y jurisdiccional de los habitantes de un extenso territorio, podremos comprender el grado de autogobierno y las ambiciones de poder por las que pugnaban, tanto en el seno de su oligarquía urbana como entre los miembros de la nobleza laica y eclesiástica.

Notes

1 Archivo Municipal de Toledo (A. M. de Toledo): Ordenanzas Municipales de Toledo, Alacena 2, leg. 6, no 4; también en Ordenanzas Municipales (A: 1400). Servicio Nacional de Microfilm, no 3342/rollos 3830-37, (en adelante Orden. Municipales). Conocidas en parte por la transcripción y el estudio de algunos temas realizados por E. Sáez Sánchez, J.-P. Molenat, Y R. Izquierdo Benito. Lo cierto es que este interesante documento se desconoce en su conjunto por lo que ha sido necesario realizar la transcripción de los 160 folios para a continuación proceder a su estudio.

2 A.González Palencia, Los mozárabes de Toledo en los siglos XII y XIII, 4, Madrid, 1929-1930; J.-P. Molenat, L'arabe à Tolède, du XIIe au XVIe siècle, en Al-Qantara, 15, 1994, p. 473-496.

3 M.-L. Alonso, La perduración del Fuero Juzgo y et derecho de los castellanos de Toledo, en Anuario de Historia del Derecho Español, 48, 1978, p. 342 y 349. La escasa documentación conservada sobre su aplicación hace difícil conocer la precisión de competencias de ambos códigos, asunto que ha preocupado a los especialistas, tal y como se recoge en este trabajo.

4 J.F. Rivera Recio, Reconquista y pobladores del antiguo reino de Toledo, en Anales Toledanos, 1, 1967, p. 1-55.

5 En muchos aspectos Toledo participa de la organización social y política de las ciudades de la Corona de Castilla si bien presenta la peculiaridad del factor multicultural de sus pobladores y el importante peso social, económico y político de la minoría mozárabe. Sobre estas cuestiones se han centrado los trabajos de: J.-P. Molenat, La noblesse tolédane du XVème siècle et ses origines, en Les sociétés urbaines en France méridionale et en Péninsule Ibérique au Moyen Age. Actes du Colloque de Pau, 21-23-IX-1988. Paris, (C.N.R.S.), 1991, p. 203-218 y L'oligarchie municipale de Tolède au XVème siècle, en Tolède et l’expansion urbaine en Espagne (1450-1650), Paris, 1991, p. 159-177; R. Izquierdo Benito, Privilegios reales otorgados a Toledo durante la Edad Media (1101-1494), Toledo, 1990, p. 16-17.

6 R. Izquierdo Benito, Privilegios reales..., p. 17.

7 Para conocer estos conflictos: E. Benito Ruano, Pero Sarmiento y la rebelión toledana de 1449, en Revista de la Universidad de Madrid, 19, 1956, p. 345-346; Don Pero Sarmiento, repostero mayor de Juan II de Castilla, en Hispania, 17, 1957, p. 483-504; Et memorial del bachiller Marcos García de Mora contra los conversos, en Sefarad, 17, 1957, p. 314-351 y La «sentencia-Estatuto» de Pero Sarmiento contra los conversos toledanos en Revista de la Universidad de Madrid, 6, 1957, p. 277-306.

8 Recogemos una mención que presenta a la ciudad como señor colectivo: A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 36, f° 62r: «Et luego los dichos señores Toledo dixieron que por quanto les fuera dicho e denunciado e querellado por algunos de los vesinos de Toledo en commo algunas personas asy desta ÿibdad commo de fuera della, non temiendo a Dios nin a la justiÿia de nuestro señor el Rey, que yvan a las heredades e rrios e sotos de los herederos e vesinos de Toledo que han e tienen asy en el rrio de Tajo commo en el rrio de Guadarrama e Quedaxaras e otros rrios e arroyos que son del término de Toledo en que los dichos señores o herederos han parte».

9 H. Casado Alonso, Las relaciones poder real-ciudades en Castilla en la primera mitad del siglo XIV, en A. Rucquoi (ed.), Génesis medieval del Estado Moderno-Castilla y Navarra (1250-1370), Valladolid, ámbito, 1987 p. 193-215. Sobre la instauración del regimiento en el caso de Toledo ver: J.R. Palencia Herrejón, Ciudad y oligarquía de Toledo a fines del Medievo (1422-1522), Tesis doctoral, Univ. Complutense de Madrid, 1999, p. 359-400.

10 A. M. de Toledo, Archivo Secreto, alacena, 2, leg.6, no 5.

11 Ibid., Ordenanzas, Los títulos se inician en el f° 1 1r: Título primero del escrivano de Toledo, y se mantienen hasta el f° 71: Título XXXV De los pellejeros. Para un estudio comparado y profundo del contenido normativo hemos extendido el carácter de título al resto de las leyes o conjuntos de leyes que se referían a una misma temática con el fin de facilitar su localización y análisis, y también para incluir cada uno de ellos en la base de datos. Sobre las ordenanzas de Toledo aún sigue siendo útil el trabajo de A. Martin Gamero, Ordenanzas para el buen régimen y gobierno de la muy noble, muy leal e imperial ciudad de Toledo, Toledo, 1858, p. 5-8, que fue el primero en acercarse con un criterio de documentalista paleógrafo y diplomático al complejo asunto de las diferentes copias de ordenanzas de la ciudad que se conservan en Toledo.

12 En las propias ordenanzas viejas de Toledo se dice que fueron recopiladas el 12 de julio de 1400, si bien en su interior algunos privilegios y ordenamientos van fechados antes y después de esa fecha. La mayoría se localizan a comienzos del siglo XV y también hay algunos documentos de fines del siglo XIII y el folio suelto y numerado como 160rv recoge disposiciones de 1469. Aunque para las Ordenanzas Viejas se había dado una cronología más tardía, que llevaba a 1492 la fecha de su redacción-Ver: R. Izquierdo Benito, La industria textil de Toledo en el siglo XV, Toledo, Caja de Toledo, 1989, p. 17-debido a que tenía la imagen del escudo de los Reyes Católicos en las pastas. Esta fecha tan tardía no se corresponde con el contenido de las mismas ni con los elementos institucionales que actuaban en ellas.

13 Las ordenanzas de Toledo de 1500 se encuentran copiadas en diferentes archivos desde Bilbao a Medina del Campo y Madrid, ver: D. Barra Atance, El códice de las Ordenanzas de Toledo (siglo XV), en Signe. Revista de Historia de la Cultara, 5, 1998, p. 217-223.

14 El ordenamiento fue publicado por E. Sáez Sanchez, Ordenamiento dado a Toledo por el Infante don Fernando de Antequera, tutor de Juan II, en 1411, en Anuario de Historia del Derecho Español, 15, 1944, p. 499-556.

15 Μ. A. Ladero Quesada, Las ordenanzas locales. Siglos XIII al XVIII, en En la España Medieval, 21, 1998, p. 307.

16 Sobre la figura de escribanos y notarios ver: F. Arribas Arranz, Los escribanos públicos en Castilla durante el siglo XV, Madrid, Colegio de Notarios, 1964 y en J. Bono, Historia del Derecho notarial español. I: Edad Media. I: Introducción preliminar y fuentes, Madrid, Junta de Decanos de los Colegios notariales de España, 1979. En el caso concreto de Toledo se manda que todos los escribanos hagan registros detallados de todo lo que pasase por sus manos. Que cada escribano público señalase con su señal en el dorso de la carta o documenta que hiciese y pusiese la fecha. Ver: A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 39, f° 66r.

17 Ibid., Título 64, f° 100r/Toledo 15 de mayo 1394. El rey hace saber que atendiendo la petición hecha en las Cortes de Madrid, el 1 de septiembre del año anterior, para que concediese treinta días libres de feria dos veces al año, durante los primeros días de septiembre porque era cuando se acababan las ferias de Alcalá de Henares. Así se otorga y se dispone que durante esos días las mercancías fuesen exentas del pago de peaje, portazgos y almojarifazgo f° 100v so pena de 600 mrs.

18 Ibid., Título 54, f° 82r, Toledo viernes 4 abril [1386] 1349, en la iglesia de Santa María. Se establece como deben actuar los 30 escribanos públicos de Toledo y los 10 de las audiencias de los alcaldes de Toledo, según se concedió en la carta del rey don Alfonso. F° 82v: por mandata regio se nombran a los 16 escribanos que ocuparán la escribanía pública de Toledo. Figuran con nombre propio junto al nombre de su progenitor. Declaran que su cometido era dejar constancia en las escrituras de lo que dispusiesen las partes y velar porque lo dispuesto fuese secreto y no lo descubriesen, salvo que se tratase de algo contra el rey o contra Toledo.

19 P. Vilar, Historia del Derecho, Historia total, en Economía, Derecho, Historia, Barcelona, Ariel, 1983, p. 119.

20 Alfonso XI en 1346 concede un ordenamiento para que los caballeros de Toledo no provocasen altercados en la ciudad ni en su término, Madrid 6 de octubre de 1346. En 1352, durante el reinado de Pedro I, los conflictos continuaron hasta amenazar al Alcalde Mayor y a los alguaciles puestos por el Alguacil Mayor con lo que no se podía cumplir la justicia del rey: R. Izquierdo Benito, Privilegios reales..., doc. 64, p. 160 y p. 51.

21 Al parecer el breve reinado de Juan I (1379-1390) no tuvo especial significado para la vida política de la ciudad de Toledo: Ibid., p. 63.

22 Ordenamientos de Cortes de los antiguos reinos de León y de Castilla publicadas por la Real Academia de la Historia, Madrid, 1863, vol. 2, p. 483-507.

23 Ibid., p. 504. Sobre la preservación de fueros y privilegios existe constancia de un largo camino de reivindicación que las ciudades emprenden colectivamente, organizadas en Hermandades, desde 1282, año del reinado de Alfonso X el Sabio. Ver: M. Asenjo Gonzalez, Ciudades y hermandades en la Corona de Castilla. Aproximación sociopolítica, en Anuario de Estudios Medievales, 27, 1997, p. 103-146.

24 J. Azcárraga, de y J.M. Pérez Prendes, Lecciones de Historia del Derecho español, Madrid, Edit. Centra de estudios Ramón Areces, Madrid, 1997, p. 243.

25 R. Izquierdo Benito, Privilegios reales..., doc. 85, p. 180: «Otrosy a lo que nos pidieron por merÿed que los alcalles e alguasil mayores de Toledo et los que por ellos fueren que sean naturales de Toledo et non de fuera della».

26 J. R. Palencia Herrejón, Los Ayala de Toledo: desarrollo e instrumentos de poder de un linaje nobiliario en el siglo XV, Toledo, Exmo Ayunt. de Toledo, 1995, p. 36-37.

27 Ibid., p. 44. Fue Gómez García de Hoyos quien se mantuvo como corregidor en 1421-1422, enviado por Juan II para colocarse al frente de la ciudad tras el episodio de rebeldía de Pero López de Ayala, Alcalde Mayor, y de los Carrillo, sus colaboradores. Cuando en 1428 regresó en un breve intervalo que coincide con la retirada del valido don Alvaro de Luna, tuvo que volver a dejar su cargo a Pero López. Su salida ha sido interpretada como una claudicación del monarca ante la determinación de la ciudad, que no estaba dispuesta a admitir la intromisión del poder regio.

28 A. Iglesias Ferreiros, La creación del Derecho. Una historia del derecho español. Lecciones, Barcelona, Editorial Gráficas Signo, 1987, p. 230-231.

29 A partir del contenido normativo de las ordenanzas se ha tratado de reconstruir la actividad panera en Toledo. Ver: R. Izquierdo Benito, La industria textil de Toledo en el siglo XV, Toledo, Caja de Toledo, 1989.

30 R. Izquierdo Benito, Privilegios reales..., doc. 85, p. 178-183: Toledo 11 de mayo de 1369. En este documento además de pedir seguridad para los privilegios y exenciones de la ciudad y para las vidas, las honras y patrimonios de caballeros, escuderos, dueñas y doncellas de Toledo, se presentan otros asuntos.

31 Ibid., doc 87, p. 184-188: Burgos, 15 febrero 1367. En esta ocasión las peticiones eran muy similares a las anteriores a las que se añadía algunas más por lo que podría tratarse de una vía más de garantizar su cumplimiento, si bien aquí se incluyen más asuntos de carácter general como la solicitud de que circulasen libres sus ganados o la de poder construir un puente, p. 58.

32 El interés histórico de documentos como el mencionado ha sido destacado por J. Carretero Zamora, Las peticiones particulares de Cortes, fuente para el conocimiento de la vida concejil castellano, en La ciudad hispánica durante los siglos XIII al XVI, 1985, 1, p. 105-124.

33 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 52, f° 79v: Lunes 20 marzo 1395. Para poner fin a las contiendas que cada día tenían lugar entre los alcaldes de la alcaldía de Gutierre Ferrandes, Alcalde Mayor de Toledo y la alcaldia de Gonzalo Ferrandes, Alcalde Mayor de Toledo. Fue encomendado por Gutierre Fernandes a Diego Gonÿales, su alcalde y por parte de Gonzalo Ferrandes a Ruy Gonÿales, su alcalde, que viesen por qué derecho deben guiarse los alcaldes y las partes.

34 Los privilegios reales incluidos en las ordenanzas fueron publicados por R. Izquierdo Benito, Privilegios reales..., doc. 123, Soria, 23 septiembre de 1380, p. 227-228; doc. 124. (s.l.) 30 mayo 1387, p. 228-229; doc. 132, Toledo 15 mayo 1394, p. 238-239; doc. 136, Toledo 8 de marzo 1398, p. 241-242; y 137 y 138 con la misma fecha: Talavera 24 febrero 1400.

35 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 64, f° 100r: Toledo 15 de mayo 1394. El rey hace saber que atendiendo la petición hecha por Toledo en las Cortes de Madrid el 1 de septiembre para que concediese treinta días libres dos veces al año, los primeros días de septiembre, porque es cuando se acaban las de Alcalá de Henares. Que durante esos días las mercancías sean quitas de peaje, portazgos y almojarifazgo 100v/so pena de 600 mrs.

36 Ibid., Título 2, F5r: (s.l.) 2 de febrero 1326. Confirmadas en 1328. Por ellas concede la exención de moneda a los nuevos pobladores, capacidad de elección de cargos y Toledo los confirma y otras como la opción a plantar vinas, exención de marzadga los seis primeras años, ajustada al patrimonio en bienes e incenlivos a los hombres armados. Los fueros de Puebla de Alcocer y Yebenes fueron publicados por E. Saez Sanchez, Fueros de Puebla de Alcocer y Yébenes, en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 54/1, 1948, p. 109-116.

37 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 2, f° 5r, Toledo 1 de mayo 1409. Confirmación del de Toledo 24 septiembre [1298] 1256. Que escojan en el concejo dos alcaldes y un alguacil, establece la obligación de pechar según fortuna, responsabilidades fiscales de los alcaldes y exención para los caballeros con patrimonio de hasta 200 mrs. Señala la capacidad obligada de plantar vinas con compensación a Toledo de 200 mrs. y que los alcaldes puedan librar pleitos de hasta 50 mrs.. Que los moradores no vendan sus bienes salvo a labradores pecheros. También conceden al concejo capacidad normativa siempre que no vaya en contra de lo mandado por la ciudad. Establecen que un tercio de las caloñas fuese para Toledo y la vigencia del fuero de Toledo en pleitos y demandas. Se reconoce la enemistad de las parentelas en caso de muerte

38 Ibid., Título 62, f" 95v: Toledo, viernes 4 febrero 1401: Reunidos los señores Toledo en Ayuntamiento por convite de sus fieles se presentó Alvar Rodriguez para denunciar que había vendido ciertas cargas de vino a unos recueros para llevarlo a Sevilla y los arrendadores de la renta del almojarifazgo les pedían a los dichos recueros 3 mrs. por cada carga. Para que pudiesen salir de la ciudad Alvar Rodriguez se hizo responsable del pago pero él entendía que era nuevo y contrario a la costumbre de Toledo, por eso lo denunciaba ante los «senores Toledo». Los alcaldes y fieles mayores «se metieron» a librar el pleito y encargaron Gonzalo Alvarez, procurador de Toledo que tomase la voz del pleito.

39 Para que se pueda cumplir esto mejor manda Toledo que los fieles de cada parroquia sepan y se informen de cuantas y quienes son estas personas que desde cinco años a esta parte habían venido a vivir a Toledo. Que pongan por escrito a los que están en cada parroquia y se lo den a Gonzalo Véles, escribano de Toledo, para que proceda en ello. Manda que en todo colaboren los fieles de las parroquias con los fieles de Toledo, so pena de 600 mrs. en A. M. de Toledo, Orden. Municipales, f'89v.

40 Ibid., Título 67, f® 108r: Soria, 23 septiembre 1410. Se denuncia ante el rey que los Ayuntamientos en la ciudad se hacen escondidos, en casas particulares y no se respeta la costumbre de anunciarlos y convocarlos para que todos acudan. F° 108v: Piden que se mantenga la formulo de que acudan todos por convite de los fieles, tal y como se solía hacer, y que no se hagan las reuniones en casas apartadas o particulares F° 109r: que no se hagan ayuntamientos en otros lugares so pena de 10.000 mrs.

41 E. Sáez Sanchez, El libre del juramento del Ayuntamiento de Toledo, en Anuario de Historia del Derecho Espahol, 16, 1945, p. 579-624.

42 J.R. Palencia Herrejón, Los Ayala de Toledo..., op. cit., p. 42.

43 La ciudad de Toledo se mantuvo al margen de la reforma municipal que se había iniciado en Castilla en el primer cuarto del siglo XIV y derivó en las concesiones de regimiento otorgadas por Alfonso XI a partir de 1345. La ciudad del Tajo procedió a algunas reformas recogidas en las Ordenanzas pero no llegó a tener regimiento hasta 1422. M. Asenjo Gonzalez, Oligarquías urbanas en Castilla en la segunda mitad del siglo XV, en Actas del Congresso Internacional «Bartolomeu Dias e a sua época», Oporto, 1989, vol. 4. p. 413-436.

44 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 2, f-’1 lv. Con fecha de 1398, asegura la ciudad que al no recibir las condiciones para nombrar a los fieles acordaron como hacerlo: f° 12r/Que fueran fieles 2 caballeros y 2 hombres buenos que Toledo ordenase y que los fuesen por dos anos. Se disponía que fuese imposible repetir en el cargo hasta pasados diez años de haberlo ocupado. Ver: E. Sáez Sanchez, Ordenamiento dado a Toledo..., op. cit., p. 499-510.

45 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 58. f° 92v y 93v.

46 Ibid., Título 04, f° 9v.

47 Ibid., Título 35, f 61 r.

48 Ibid., Título 52, f° 79v: Lunes 20 marzo 1395.

49 Ibid., Título 54, f° 81v: Toledo viernes 4 abril [1386] 1349, en la iglesia de Santa María. F° 82r-v: de como deben usar los 30 escribanos públicos de Toledo y los 10 de las audiencias de los alcaldes de Toledo, según se concedió en la carta del rey don Alfonso.

50 Ibid., Título 86, f°138v: Talavera, 24 febrero 1400. Traslado de una carta del rey para que los vecinos no sean emplazados y se mantenga el fuero y privilegio que establecía que ningún vecino de Toledo fuese sacado por pleito a la corte ni fuera de la ciudad, sin primeramente ser demandado por el dicho fuero. Se quiere enmendar el hecho de que algunas personas últimamente han ganado cartas de emplazamiento fuera de la ciudad. Se manda revocar esas cartas y mantener el fuero de Toledo.

51 Ibid., Título 2, f° 5r-9r.

52 Μ. A. Ladero Quesada, Las haciendas concejiles en la Corona de Castilla, en Finanzas y fiscalidad municipal, V Congreso de Estudios Medievales, León, Fundación Sanchez Albornoz, 1997, p. 45-51

53 Estos aspectos han sido estudiados con detalle por J.-P. Molenat, Campagnes et monts de Tolède du XIIe au XVe siècle, Madrid, Casa de Velazquez, 1997, p. 262-302.

54 A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 74, Ibid.: f° 115 r. Que se publique durante nueve das o más que se quiere arrendar las rentas y derechos de Toledo Guadiana allende y la dehesa de Lande y la de Cijara con todos sus derechos, y las dehesas de Alcoÿerejo, Rincón y Juan Remón. Sin los hornos de pan de la Puebla que son de Gonzalo Ferrandes, escribano de Toledo, y sin la escribanía de Ferrara. A partir de este folio se indican los plazos para hacer público el arrendamiento de las dehesas y se pormenorizan las condiciones de explotación de las mismas como la del título 75: f° 117r. Que el arrendador de los derechos de Milagro con los puertos y con la pasada del Guadiana 1 17v: que tenga todos los derechos y rentas que hubiesen tenido los otros que lo arrendaron en el pasado. Título 76, f° 118v: Arrendamiento de las dehesas de Penaguilera, Rehertada, Malamoneda y Dos Hermanas con todos sus derechos y con todas las rentas y caloñas, sin el montazgo y la roda de los ganados; Título 77, f° 119v: Se publica con nueve días el arrendamiento de la dehesa de Villanueva de Seruela que es lugar de Toledo con su término.

55 Ibid., Título77, f° 119v. Se dice de la dehesa de Villanueva de Seruela «que a nos pertenesÿenpor el senorio», con el portazgo, almijarifazgo, escribanía publica y el diezmo de los ganados que entrasen allí con todas las rentas y derechos que Toledo tiene en el lugar.

56 Ibid., Título 78, f° 23v: Toledo 16 marzo 1405. Los arrendadores de las rentas de Guadiana allende se hicieron presentes para reclamar que ellos acostumbraban a tomar los derechos de portazgo que se cobraban en Milagro y Maches, y presentaron la escritura en pergamino en la que no se especificaban los derechos. 124r/Pedían que el dicho arancel de los derechos, que se conocía y se presentaba se hiciese público. A continuación figuraban los derechos sobre los diferentes productos mencionados que dan una idea de todo lo que se movía en la zona. 125v: De todos esos derechos quedaban exentos los vecinos de Toledo y sus vasallos.

57 Ibid., Título 79, f° 126r a 131 v. Se incluye la relación de posadas yermas en los Montes de Toledo.

58 Ibid., Título 80, f° 131r-v. Las posadas pobladas vivas en los Montes de Toledo son 17.

59 Estas circunstancias de ocupación ilustrarán en alguna medida acontecimientos posteriores: M. R. Weisser, The peasants of the Montes. The mots of rural rebelion in Spain, Chicago, Chicago Univ. Press, 1976.

60 A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 81, f°131 v. Se enumeran y describen las tierras de las que se dan las dimensiones, y posadas de colmenas que estaban ocupadas en la tierra y extremos de Toledo. De 1 a 3 leguas de tierra y las rentas se pagan en piezas de caza: conejos y perdices, en catidades que oscilas entre 30 a 60 pares de conejos y perdices. Otras veces son 200 mrs. Son en total 28 las parcelas descritas en este apartado.

61 Ibid., Título 81, f° 133v y 134v. Son doce despoblados de entre una legua y media legua.

62 Ibid., Título 81, f°134r. Se enumeran las posadas de colmenas que según Pascual García del Pulgar solían pechar a Toledo pero que ahora las han comprado los de Talavera y ellos las poseen desde hace entre diez años y treinta años. Enumera cinco parcelas y pone a varios testigos para que lo confirmen.

63 Ibid., Título 81, f° 1 35r: Toledo 8 marzo 1398. Confirmación de una carta dada por el rey Enrique en 30 de mayo de 1397.

64 El contenido de estas ordenanzas en este asunto ya fue publicado por R. Izquierdo Benito, Un espacio desordenado: Toledo a fines de la Edad Media. Toledo, Diputación Provincial, 1996.

65 A.M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 17, f-’44r y 45r. Que las bestias muertas se saquen de la ciudad el mismo día que muriesen. Si la echase en la calle que peche 12 mrs. al almotacén. Que los vecinos del barrio se ocupen de mantener las calles limpias de estiércol. Si el almotacén lo advirtiese que dispongan de tres días para limpiar y si no que paguen 12 mrs. Allí donde hubiese muladares que los vecinos del barrio fuesen los encargados de mantener limpia la calle, bajo pena de un sueldo por libra de estiércol, so pena de 600 mrs.

66 Ibid., Título 56, f° 90r. Manda Toledo que todos los que viniesen a morar a la ciudad y a los lugares de su Tierra y su jurisdicción por cada 10 aranzadas de majuelos (vides) f° 90v que hubiese plantado que se obligue a tener para la labranza del pan un par de acémilas, de bueyes o de asnos para cada ano, y sea obligado a labrar para pan hasta treinta aranzadas a fin de que la ciudad y los lugares de su término se abastezcan y evitar los fallecimientos y grandes mortandades que se habían producido en los tiempos pasados.

67 Ibid., Título 12, f° 40v. Toledo calcula lo que cuestra producir 1 quintal que se obtiene en cuatro días 12 mrs.. Tirar un quintal a 4 mrs. la arroba vale 16 mrs., por lo que suma en total 99 mrs.

68 R. Izquierdo Benito, La industria textil de Toledo en el siglo XV, Toledo, Caja de Toledo, 1989.

69 M. Asenjo Gonzalez, Transformación de la manufactura de paños en Castilla. Las Ordenanzas Generales de 1500, en Historia, Instituciones y Documentas, 18, 1991, p. 1-37.

70 A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 20, P45v. Que los «pergamineros» hagan buen papel, recio, blanco y que no se quiebre, so pena de 72 mrs. Que el alamín ponga el sello para saber quien lo hizo. Pena de 72 mrs. a repartir entre el alamín, el Alcalde Mayor y el acusador.

71 La actividad de las ferias y su relevancia en el desarrollo económico urbano ha sido valorada por S. Epstein, Regional fairs, institutional innovation and economic growth in late medieval Europe, en Economic History Review, 47/3, 1994, p. 459-482. Sobre ferias en la Corona de Castilla ver: M. A. Ladero Quesada, Las ferias de Castilla. Siglos XIII al XV, en Cuadernos de Historia de España, 67-68, 1982, p. 269-347, y sobre Toledo en particular: R. Izquierdo Benito, Ordenanzas de las ferias de Toledo fundadas por Enrique III, en En la España Medieval, 4, 1984, p. 433-445.

72 En este sentido hemos considerado que actuaron las ordenanzas en las ciudades de la Corona de Castilla: M. Asenjo Gonzalez, La vida económica de las ciudades de la Corona de Castilla a través de sus ordenanzas. Siglos XIII-XVI, en S. Cavaciocchi (ed.), Potere economici e potere politici secc. XIII-XVIII, Firenze, Le Monnier, 1999, p. 591-605.

73 L. Martz, Poverty and Welfare in Habsburg Spain: The Example of Toledo, Cambridge, Cambridge Univ. Press, 1983; J.-P. Molenat, Quartiers et communautés à Tolède (XIIe-XVe siècles), en En la España Medieval, 12, 1989, p. 163-189; J. Porres Martin-Cleto, La ciudad de Toledo a mediados del siglo XV, en Tolède et l'expansion urbaine en Espagne (1450-1650), Madrid, Casa de Velázquez, 1991, p. 17-25.

74 Ibid., Título 45, f° 70r. Que ningun cristiano pueda comprar came para compartir con judío o con moro so pena de perder la came para los presos y pagar 72 mrs. de multa.

75 J.M. Nieto Soria, Iglesia y génesis del Estado Moderno en Castilla (1369-1480), Madrid, Univ. Complutense, 1993, p. 239 y ss.

76 Una reflexión sobre los acontecimientos de la vida política de la ciudad en: E. Benito Ruano, Toledo en el siglo XV. Vida Política, Madrid, C.S.I.C., 1961. Sobre ferias en la Corona de Castilla ver: Μ. A. Ladero Quesada, Las ferias de Castilla. Siglos XIII al XV, en Cuadernos de Historia de España, 67-68, 1982, p. 269-347, y sobre Toledo en particular: R. Izquierdo Benito, Ordenanzas de las ferias..., op. cit., p. 440-445.

77 A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 53, f° 80v. Toledo jueves 19 junio 1395. Reunidos en Ayuntamiento en la iglesia de San Salvador ordenaron sobre la honra de los enterramientos y sobre que no hiciesen llanto ni vistiesen duelo por los finados. Que no hagan llanto por ningún hombre ni mujer de Toledo y de su término, ni vistan paños de duelo ni se rasquen las mujeres. Que a la honra del finado lleven capas negras aquellos que quisiesen (siguen otras disposiciones sobre este mismo asunto).

78 Ibid., Título 39, f° 66r: que todos los escribanos hagan registros detallados de todo lo que pasase por sus manos. Que cada escribano público señale con su señal en el dorso de la carta o documento que hiciese y pusiese la fecha. Toledo viernes 4 abril (1386] 1349, en la iglesia de Santa María. También hay disposiciones regias en el título 54. F° 82v: De cómo deben usar los 30 escribanos públicos de Toledo y los 10 de las audiencias de los alcaldes de Toledo, según se concedió en la carta del rey don Alfonso. F° 82v: Por mandato regio se nombran a los 16 escribanos que ocuparán la escribanía pública de Toledo. Figuran con nombre propio junto al nombre de su progenitor. Declaran que su cometido es dejar constancia en las escrituras de lo que dispusiesen las partes. Que lo dispuesto fuese secreto y no lo descubriesen salvo que se tratase de algo contra el rey o contra Toledo. Que residan y sirvan cada día su oficio (continua sobre esto hasta el folio 88r). Al final aparece otra disposición que lleva una fecha muy anterior: A. M. de Toledo, Orden. Municipales, Título 66, f° 107v:Aguilarde-Campoo 13mayo[1386] 1348. Dispone en las Cortes de Alcalá que Toledo tenga treinta escribanos además de los que esta con los alcaldes, diez más de los que tenían antes.

79 Ibid., Título 67, f° 108r: Soria 23 septiembre 1410. Se denuncia ante el rey que los Ayuntamientos en la ciudad se hacen escondidos, en casas particulares y no se respeta la costumbre de anunciarlos y convocarlos para que todos acudan. F° 108v: Piden que se mantenga la formulo de que acudan todos por convite de los fieles, tal y como se solía hacer, y que no se hagan las reuniones en casas apartadas o particulares. F° 109r: que no se hagan Ayuntamientos en otros lugares so pena de 10.000 mrs.

80 Ibid., Título 69, f° 109v: Soria 23 junio 1413. Dice el rey que por la carta que envió Toledo vio que la renta de correduría que querían arrendar era tanto como alcabala. Manda que los corredores que pusiese Toledo fuesen tantos como había y que pudiese arrendar los cargos y que puedan ejercer su cometido tal y como hasta entonces se hizo llevando los mismos derechos que se llevaban. Ver también: Título 68, f° 109r: Madrid 30 abril 1413. El rey accede a la petición de los alcaldes, alguacil, caballeros, hombres buenos y común de Toledo de que las corredurías de la ciudad pasasen a ser un bien de propios, ante las peticiones presentadas al rey cuando estuvo en la ciudad. Las corredurías que siempre habían sido de Toledo y que ahora las querían convertir en un bien de propios de Toledo 109v: se arrendarían en sus cargos y lo recaudado sería para las obras de puentes y muros y todo lo que fuese menester.

81 Ibid., Título 84, f° 135r: Toledo 8 marzo 1398. Confirmación de una carta dada por el rey Juan en 30 de mayo de 1397 en la que prohibía a los caballeros, escuderos, alcaldes y alguaciles tomar en arrendamiento las rentas de la ciudad porque después no pagaban lo convenido y no había forma de hacérselo cobrar. Tampoco se les debía tomar ni por deudores ni fiadores porque eso perjudicaba a la ciudad.

82 Ibid., Título 85, P 137r: Talavera 24 febrero 1400. El rey concede a los vecinos de los concejos de Toledo el poder mantener el privilegio de entrar con sus ganados en las tierras del arzobispo donde tienen sus heredades para que puedan pacer sus ganados ya que desde el arzobispado de 137v don Pero Tenorio este les había impedido que lo continuasen haciendo. 138r: Se confirmo el traslado de la carta original ante el notario Gonzalo Veles, el sábado 10 de junio de 1402.

83 Ibid., Título 86, P 138v: Talavera 24 febrero 1400. Traslado de una carta del rey para que los vecinos no sean emplazados y se mantenga el fuero y privilegio que establecía que ningún vecino de Toledo fuese sacado por pleito a la corte ni fuera de la ciudad, sin primeramente ser demandado por el dicho fuero. Se quiere enmendar el hecho de que algunas personas últimamente han ganado cartas de emplazamiento fuera de la ciudad. Se manda revocar esas cartas y mantener el fuero.

84 Ibid., Título 52, f° 79v: Lunes 20 marzo 1395. Se dice que para poner fin a las contiendas que cada día tenían lugar entre los alcaldes de la alcaldía de Gutierre Ferrandes, Alcalde Mayor de Toledo y la alcaldía de Gonzalo Ferrandes, Alcalde Mayor de Toledo. Fue encomendado por Gutierre Fernandes a Diego Gonÿales, su alcalde y por parte de Gonzalo Ferrandes a Ruy Gonÿales, su alcalde, que viesen por qué derecho deben guiarse los alcaldes y las partes. Se acordó así entre los dos encargados que: F° 80r Si algún castellano o del fuero castellano que morase en Toledo fuese demandado, con o sin carta, ante los alcaldes del Fuero Juzgo y este pidiese su fuero que se lo otorguen.
- Todos los vecinos de Toledo que fuesen demandados ante los alcaldes castellanos y pidiesen su fuero que es el Fuero Juzgo que los alcaldes castellanos se lo otorguen sin otra condición, aunque la demanda sea por cartas y el demandado haya renunciado previamente a hacer uso de su fuero.
- Que los labradores del término de Toledo puedan ser demandados ante cualquier alcalde, ya sea del Fuero Juzgo como del Fuero de los Castellanos, salvo si la demanda fuese hecha por carta y en ella se contenga que el demandador pueda demandar ante cualquier alcalde.
- Si el castellano o el labrador, o el del fuero castellano fuesen ante el alcalde del Libro Juzgo por demanda de alguno del libro o por moro o por judío, y el demandado pidiese el fuero del demandador, si la demanda fuese sin carta, que el alcalde castellano se lo envíe ante los alcaldes del Fuero Juzgo. Pero si la demanda fuese por carta que aunque pida el fuero del demandador ante los alcaldes castellanos que no se lo otorguen.
- F° 80v/ Si alguno del Fuero Juzgo o judío o moro fuese emplazado ante el alcalde castellano y compareciese ante él que envíe a decir al juez del Fuero Juzgo que no es su juez (renuncia expresa). Pero si dijese que quiere comparecer ante él que lo haga.
- Aquel que acceda a llevar su pleito ante cualquiera de los alcaldes que una vez iniciado no pueda cambiar para pedir su fuero en aquel pleito y el alcalde que inicie el pleito que lo acabe. Que solo pueda declinar la jurisdicción y pedir el fuero del alcalde antes de contestar el pleito.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/pusl/docannexe/image/20500/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 139k

© Presses de l’Université Saint-Louis, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search