Versión clásicaVersión móvil

Droit et religion en Europe

 | 
Philippe Auvergnon
, 
Françoise Curtit
, 
René de Quenaudon
, 
et al.

Troisième partie. Relations églises-états

Dios en las constituciones y constituciones sin Dios

Iván C. Iban

Texto completo

I. Conceptos, método y fuentes

1En un trabajo de la naturaleza del que se pretende acometer aquí, resulta imprescindible realizar una serie de opciones conceptuales y metodológicas, en la plena consciencia de que otras alternativas hubieran sido igualmente válidas. Pero un mínimo de honestidad profesional obliga a explicar al eventual lector cuales han sido tales. Será lo que se trate de hacer en estas primeras líneas.

  • 1 La información ha sido tomada de: http://www.un.org/es/members/. Más adelante se indicará cuales so (...)
  • 2 Mi desconocimiento del Derecho público británico es prácticamente total, no obstante ello, me avent (...)

2Decidir que sea un país dotado de un Estado no es tarea exenta de dificultades. He optado por considerar como tales aquellos que formaban parte de la Organización de Naciones Unidas, según la información de la propia organización, en diciembre de 20101. Soy plenamente consciente de que quedarán así fuera de mi análisis algunos territorios que podrían aportar datos de interés a los efectos pretendidos. Quedarán fuera supuestos tan singulares desde el punto de vista del Derecho internacional como el Estado de la Ciudad del Vaticano. Olvidaremos realidades tan controvertidas como Kosovo y, especialmente, Palestina. Ignoraremos un territorio con un peso en la realidad internacional muy superior al de varios de los considerados, como es el caso de Taiwán. Desde luego, no tendremos en cuenta aquellos territorios que son tenidos por algunos como naciones o países, pero que están integrados con claridad en el ámbito de un Estado, tal sería, sin buscar ejemplos más exóticos, el caso del País de Gales o de Cataluña. Desde luego no entraremos en polémicas del estilo de si el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte constituye propiamente un Estado, o no lo es como pretenden un amplio número de autores británicos2. No creo que sea necesario indicar que, a nuestros efectos, no consideremos como Estado aquellas realidades que incluso en su indiscutida denominación oficial incluyen dicho término, tal el caso, por ejemplo, de los que componen los Estados Unidos de América o, y se trata de un caso solo aparentemente similar, Puerto Rico.

3Pero ni con tales reglas las cosas quedan suficientemente precisadas. Al redactar estas líneas (marzo de 2011) ya sabemos que en julio de 2011 habrá un nuevo país: Sudán del Sur. No está garantizado que la Cirenaica no constituya un Estado independiente de Libia. Los ejemplos imaginables son numerosos, pero sin duda la realidad nos sorprenderá con situaciones no imaginadas. En resumen: me atengo a lo que señalé al principio, analizaré los textos constitucionales de aquellos países/estados que formaban parte de la ONU como miembros de pleno derecho en el momento indicado. Eso sí, siendo plenamente consciente de que ni tan siquiera tal solución puede ser considerada como definitiva.

4Pero si fijar un concepto de Estado es tarea compleja, el intentar precisar uno de constitución es, sencillamente, imposible. La doctrina gusta de utilizar todo tipo de expresiones en la búsqueda de una definición: constitución en sentido formal, constitución en sentido material, etc. Con mayor grado de tecnificación se alude a algunas de las características que tiene que tener un texto normativo para caracterizarlo como tal. Que su superioridad jerárquica, en el sentido de que una disposición normativa será nula de pleno Derecho si contradice lo establecido por ella, esté expresamente señalada. Que exista un organismo que tenga como esencial competencia verificar lo anterior (vg: Tribunal constitucional), o, cuando menos, que se habilite a un órgano previsto para otras finalidades para que realice esa tarea de control de constitucionalidad (vg: Tribunal supremo). Que el ordenamiento establezca unos mecanismos que permitan la actuación de dicho órgano con tal finalidad (vg: recurso de inconstitucionalidad). Pero ni tan siquiera con ello bastaría para pasar todos los posibles filtros imaginables: ¿que ocurre si el órgano de control de la constitucionalidad no es independiente del poder legislativo y del ejecutivo?, ¿cómo se mide esa independencia? ¿Y si el procedimiento de control queda vacío de contenido porque en la práctica resulta imposible ponerlo en funcionamiento? El catálogo de preguntas podría prolongarse indefinidamente. Pero no se trataría de un mero divertimento doctrinal, sino de la descripción de algunos modelos reales.

5Obviamente, el recurso al puro nominalismo es perfectamente inútil. Hay textos que se denominan como tales y que distan mucho de reunir los requisitos mencionados en el último párrafo, mientras que otros, que nadie dudaría en calificar como constituciones, no incluyen tal expresión en su denominación oficial (vg: Grundgesetz für die Bundesrepublik Deutschland).

  • 3 Sería el caso de Arabia Saudita, en el que en la ley que tendremos por tal se establece expresament (...)
  • 4 Y no me estoy refiriendo a eventuales incumplimientos “antijurídicos” por parte del poder, me estoy (...)
  • 5 Por vía de ejemplo: Act of Settlement 1700: “Person and Persons that then were or afterwards should (...)

6Así pues, deberemos hacer numerosas ficciones para considerar que todos los países a los que nos referiremos están dotados de una constitución. Incluiremos textos en los que en los mismos se establece que no lo son3. Desde luego tendremos en cuenta algunos que considerados como tales, entiendo que, al menos en algunos de sus preceptos, no son realmente aplicados4. En realidad, con tan laxos criterios manejados, solo habrá, en estas líneas, un país sin constitución; en concreto Centroáfrica, en que claramente se establece por una norma (¿constitucional?) que la Constitución de 14 de enero de 1995 queda suspendida. Hay otra singularidad. Me refiero al Reino Unido. Mi capacidad de ficción tiene un límite. No hay constitución escrita, pero hay numerosos textos legislativos que si son constitucionales. Pero no hay procedimiento comprensible para un jurista continental europeo para determinar cuales son ellos, así que, lamentándolo mucho, no atenderé a ese país, aunque ello me obligue a renunciar a analizar textos de singular interés (y singular contenido5).

7Pero no son esas las únicas ficciones que me he obligado a hacer. No basta con decidir con escaso fundamento que determinados textos los consideraré como constituciones, sino que ni tan siquiera podré asegurar que están vigentes. Y no me refiero a vigencia real (eso es casi imposible de determinar: si las normas constitucionales son respetadas por el poder en determinados países), sino a la, en principio, más sencilla tarea de determinar su vigencia formal. Entramos así en cuestiones de método.

  • 6 No se me oculta que pueda parecer absurdo que maneje un texto en inglés de la Constitución francesa (...)

8Creo que la opción metodológica clave de estas líneas ha sido el tomar partido entre dos posibilidades: la exactitud o la exhaustividad. Simultanear ambas en su grado máximo resulta prácticamente imposible para una solo persona en un tiempo razonable. Una posibilidad hubiera sido restringir mi análisis a un cierto número de países: los que considerase más “importantes”. Con un relativamente reducido grupo se podría haber intentado ser absolutamente exacto. Pero el problema era fijar ese criterio delimitador: ¿superficie?, ¿número de habitantes?, ¿número de nacionales?, ¿producto interior bruto?, ¿renta per capita? Ante la imposibilidad de fijar un criterio razonable, opté por incluir todos los indicados anteriormente. Pero fijada la lista de países se hacía necesario el recopilar la totalidad de los textos constitucionales. Pretender manejar los textos originales era, obviamente, imposible por razones idiomáticas. Primar unos idiomas sobre otros por el simple hecho de que el autor de estas líneas fuera capaz de comprenderlos me parecía sustituir el intento de objetividad por la más caprichosa arbitrariedad. Como quiera que estas páginas iban a ser redactadas en español, en aquellos casos en que el texto original lo era en español, he acudido al mismo. Supuse que era posible encontrar todos los textos en inglés. Lo he logrado en un número elevado de casos. Pero en algunas ocasiones me ha sido necesario acudir a textos en francés. Pero no bastaba con limitar el número de idiomas. Se hacía necesario el intentar acudir a un número reducido de fuentes, a los efectos de la búsqueda de una cierta homogeneidad en las traducciones. Por ello, en la medida de lo posible, he intentado utilizar una página Web de la Universidad de Berna, una de la de Georgetown y otra de Derecho francófono. No bastó con ello y, tal vez, el resultado pueda no ser considerado como satisfactorio6. Pero volvamos a la cuestión de la vigencia de los textos constitucionales. No se puede estar seguro de que lo que aparece en sitios de prestigiosas Universidades sea exacto. No me refiero ya solo en que resulta prácticamente imposible determinar el contenido exacto, por ejemplo, de la Constitución de Austria, sino que cuestiones no discutibles aparecen sencillamente de forma errada. Basten dos ejemplos: en el momento de la consulta (no así en este momento), la Universidad de Berna no recogía el texto vigente de la Constitución Suiza, aunque una importante reforma constitucional en nuestra materia se había realizado muchos meses antes. O la Constitución de Venezuela que aparecía en el sitio de la Universidad de Georgetown sencillamente era una que no estaba ya en vigor. Se comprenderá que si tan prestigiosas instituciones incurren en errores de bulto, el autor de estas líneas habrá incurrido en muchos más.

9Alguna precisión metodológica en cuanto al contenido de estas líneas. A partir del tema que se me ha indicado y teniendo en cuenta el probable contenido de otras ponencias he acotado mi búsqueda del siguiente modo. No he tenido en cuenta las referencias a la libertad religiosa, su proclamación como derecho fundamental, las técnicas de protección del mismo. Tampoco a las genéricas y reiteradas proclamaciones de la no discriminación por motivo de religión. Tampoco a lo que podríamos llamar “sistemas de relación iglesia-Estado”. Lo que he pretendido es buscar cualquier referencia a Dios, a una religión, a la laicidad, etc. Lo que he pretendido señalar es lo que podríamos calificar como principios constitucionales en materia de religión, divinidad, etc. Junto a ello, he analizado aquellos supuestos en que el “dato religioso” tiene una trascendencia jurídica: pertenecer a una determinada religión para desempeñar ciertos cargos, prohibición de acceder a los mismos a quienes estén dotados de un determinado estatuto religioso, etc.

  • 7 Esa exclusividad en la selección de fuentes impresas, es consecuencia de una opción metodológica ya (...)
  • 8 Robbers, Gerhard (ed.), Encyclopedia of World Constitutions, tres volúmenes, Facts On File, Inc., N (...)
  • 9 Vega Gutiérrez, Ana María (ed.), Religión y libertades fundamentales en los países de Naciones Unid (...)
  • 10 Voir en annexe.

10Antes de comenzar no queda sino el explicitar cuales han sido mis fuentes. Sobre mi escritorio han estado exclusivamente7 dos excelentes obras impresas: una de ellas8 no la he consultado apenas, la otra9 no la he consultado en absoluto. Pero me producía gran seguridad el tenerlas próximas a mi. Lo que he utilizado han sido diversas páginas Web10.

II. Dios en las constituciones

  • 11 Afganistán, Albania, Alemania, Arabia Saudita, Argelia, Argentina, Bahamas, Bahrein, Bangladesh, Ba (...)
  • 12 También se refiere a la “Most Holy Trinity” el preámbulo de la Constitución de Irlanda. Y resulta p (...)
  • 13 También encontramos una referencia a la madre de Dios en Perú (Disposición final y transitoria duod (...)

11Dios aparece expresamente citado en más de un centenar de constituciones11. Creo que a esa lista podría añadirse el caso de Grecia en que se refiere (Preámbulo y 33.2) a la “Santa y consubstancial e indivisible Trinidad”, y que, a los efectos de ese país, debería considerarse sinónimo de Dios, aunque ciertamente, eso significa una toma de posición, digamos, teológica, que no me corresponde a mi realizar12. Opción de igual naturaleza hay que realizar a los efectos de incluir en este elenco a Andorra, pues allí se alude a la madre de Dios (Disposición transitoria primera)13. Y continuando en tan confuso campo parece que únicamente en una constitución se realiza una opción politeísta, se trata de la de Bhután en la que se alude a “our guardian deities” (Preámbulo).

12Mayores dificultades ofrece el incluir en este elenco a Corea del Norte, en la que, en referencia a Kim II Sung, se recuerda su máxima de que “the people are my God” (Preámbulo). Eso sí, es el único caso en que encontramos una definición de lo que Dios sea, que, sin embargo, no pienso sea utilizable para el resto de las constituciones.

13No creo que sea posible establecer una regla que explique la presencia o la ausencia de una mención expresa de Dios en los textos estudiados. Podría decirse que, en términos generales, tiende a mencionarse en los países musulmanes, o en aquellos que formaron parte del Imperio británico (generalmente en las fórmulas de juramento establecidas), o que tiende a no aparecer en los antiguos países comunistas, o que es más frecuente en los países cristianos protestantes que en los católicos. Pero en todos los casos hay excepciones.

  • 14 Como tal aparece caracterizado en los constituciones de Afganistán (Preámbulo y 63), Bahrein (33 a (...)
  • 15 Bahamas (Preámbulo), Belice (Preámbulo), Brunei (Preámbulo y parte final. Los términos empleados so (...)
  • 16 Sin pretender ser, en modo alguno, un experto en Derecho constitucional comparado, y menos del de o (...)
  • 17 Afganistán (63), Arabia Saudita (Preámbulo), Argelia (Preámbulo), Brunei (Preámbulo). Comoras (13), (...)
  • 18 Afganistán (19.4), Arabia Saudita (3), Indonesia (Preámbulo) e Irán (2.1).
  • 19 Dominica (Preámbulo), Emiratos (Preámbulo), Granada (Preámbulo), Madagascar (Preámbulo) y Trinidad (...)
  • 20 Nauru (Preámbulo) y Tuvalu (Preámbulo).
  • 21 Kiribati (Preámbulo).
  • 22 Noruega (9.1).

14Pero si, con la excepción no generalizable de Corea del Norte, no encontramos una definición de lo que Dios sea, sin embargo con alguna frecuencia encontramos referencias a los atributos de Dios. El más frecuentemente reseñado es el de su calidad de todopoderoso (“Almighty”)14. No entraré en la eventual distinción entre ser todopoderoso u ocupar una posición de supremacía, si bien esta parece ser más limitada, en todo caso, su supremacía es reconocida en algunas constituciones15; me parece significativo señalar que todas ellas son de países que, en uno u otro modo han formado parte del Imperio británico16 También, en los países musulmanes, es misericordioso y compasivo (“Merciful”, “compassionate”)17. Su unicidad es característica reconocida en algunos textos también de tal tipo de países18. La condición de creador aparece recogida en algún otro texto19. La cualidad de eternidad es recogida en dos ocasiones20, y en una la de padre21 y la de la omnisciencia22. Pero tales atributos de Dios no permiten dar una definición de que sea tal (a salvo, naturalmente, de la muy precisa definición dada por la Constitución de Corea del Norte; que no resulta de gran utilidad a nuestros efectos, pues no se trata de una definición normativa, sino tan solo el concepto que maneja una persona en concreto). Tal vez permita aproximarnos a ello, si analizamos algunas de las, llamémoslas así, competencias y actuaciones de Dios.

  • 23 Alemania (Preámbulo), Guinea Ecuatorial (Preámbulo), Irán (1.6), Polonia (Preámbulo), República Dem (...)
  • 24 Argelia (Preámbulo), Bahrein (Preámbulo), Brunei (Preámbulo), Egipto (Preámbulo), Gambia (Preámbulo (...)
  • 25 Bhután (Preámbulo), Brasil (Preámbulo) e Islas Salomón (Preámbulo).
  • 26 Belice (Preámbulo), Dominica (Preámbulo), Granada (Preámbulo), Islas Marshall (Preámbulo), Santa Lu (...)

15En algunas constituciones23, aquellos que tienen la competencia de promulgar un texto constitucional, consideran que en el ejercicio de la misma tienen una responsabilidad ante Dios. Otros24 parece que han recibido un mandato de origen divino a los efectos de redactar el texto correspondiente, ya que en su nombre viene promulgado. En ocasiones25 no se produce ese “apoderamiento” por parte de la divinidad, sino que esta se limita a apoyar la tarea constituyente. En un conjunto de países que formaron parte del Imperio británico26, parece que la función de Dios es mucho más ‘técnico-jurídica’, pues es la divinidad quien ha conferido unos derechos (fundamentales) a los hombres; la fundamentación iusnaturalista de los derechos humanos en esas cartas constitucionales es clara.

  • 27 Liechtenstein (Preámbulo), Mónaco (Preámbulo) y Suecia (Ley de Sucesión: Preámbulo).

16Mucha mayor concreción encontramos a la hora de fundamentar en la divinidad la titularidad de un poder. Los antecesores de tres monarcas reinantes europeos, fueron titulares del poder por decisión divina, cabe suponer que tal sigue siendo la fundamentación de la posición jurídica de los actuales monarcas27. Coincidirían en ello con el monarca de Brunei (Preámbulo) y con los parlamentarios constituyentes tunecinos (Preámbulo).

17Pero la divinidad no solo ha legitimado determinas dinastías, también ha realizado otro tipo de funciones: ha protegido siempre a las islas Fiji (Preámbulo), ha apoyado a los irlandeses durante siglos (Preámbulo), ha hecho de las Seychelles uno de los países más bellos del mundo (Preámbulo) o ha colaborado a la felicidad y el bienestar de los habitantes de Tuvalu (Preámbulo).

18Sin embargo no ha desdeñado el realizar tareas más políticas y técnicas. Así, ha asignado la titularidad de las riquezas naturales al Estado de Arabia Saudita (6); ha colaborado (junto a la Pachamama) a refundar Bolivia (Preámbulo); ha configurado a Liberia como un Estado libre, soberano e independiente (Preámbulo); y ha permitido alcanzar un tratado de paz en Sudán (Preámbulo).

  • 28 No es el caso de extenderse sobre la cuestión, pero en los propios textos constitucionales tal circ (...)

19Podrían darse otros ejemplos, pero me parece innecesario. Sin duda, buena parte de estas afirmaciones son meramente retóricas, y no tienen ningún alcance práctico en el plano jurídico, ni aun en el político. Quiero decir que el que el pueblo alemán se considere responsable ante Dios, o que la Constitución sea proclamada en su nombre, tal vez permita calificar (con exageración, me permitiría decir) a tales textos constitucionales como teístas, pero no creo que de ello se siga consecuencia alguna. Ahora bien, en otros casos no creo que sea así. La fundamentación iusnaturalista teísta de los derechos fundamentales, tiene un evidente alcance práctico; en cierta medida supone una limitación del propio ordenamiento jurídico. Como tiene notable trascendencia la fundamentación divina de la titularidad del poder en las dinastías reinantes en Brunei, Liechtenstein o Mónaco, pues ello significa que la soberanía no radica en el pueblo28. Como no se puede ignorar, que la titularidad estatal de las riquezas naturales en Arabia Saudita, y a partir de la concepción que de Estado se tiene allí, implica unas soluciones concretas en campo económico y, más concretamente, de distribución de la renta nacional.

  • 29 Kenya (Preámbulo), Fiji (Preámbulo), Sudáfrica (Preámbulo) y Seychelles (Preámbulo).
  • 30 Afganistán (Preámbulo), Argentina (Preámbulo), Bahrein (Preámbulo), Colombia (Preámbulo), Egipto (P (...)
  • 31 Me limitaré a dar algunos, pocos, ejemplos, de solicitud de ayuda a Dios por parte de quien accede (...)

20Pero si Dios ha “hecho”, también se le pide que haga en el futuro. En algunos casos29, se pide su bendición. En otros30, con unas u otras palabras, se solicita su ayuda con carácter genérico, para todo el país, la población, etc. Más adelante habrá ocasión de referirse a los juramentos, pero, por el momento, baste con señalar que son numerosísimos los casos en que la fórmula del mismo incluye una solicitud de ayuda a Dios por parte de quien lo presta31. En Gambia (Preámbulo) se le pide que el pueblo se mantenga leal a la nación, y la mera subsistencia de la misma es para lo que se pide su apoyo en Liberia (Preámbulo).

21Con lo hasta ahora visto, no sorprenderá que, aunque tenga difícil encaje en un texto jurídico, se le solicite que prolongue la vida de Juan II de Liechtenstein (In fine), o la de Carlos XIII de Suecia (Ley de Sucesión: Preámbulo), o la del comisario, médico o maestro de San Marino (1, respectivamente XXXI, XXXII y XXXIII).

22Corresponde ahora, como se ha venido anunciando, el referirse a los juramentos. Históricamente me parece claro que el juramento implicaba la creencia en la existencia de la divinidad, y que el quebrantamiento del mismo suponía una sanción por parte de esta. No creo que tal sea el modo en que se concibe en la actualidad con carácter general. La primera dificultad que se encuentra al estudiar esta cuestión es el del significado de las palabras, agravado por la circunstancia de que buena parte de los textos utilizados son traducciones. En el Derecho español es claro que el empleo de la fórmula “juramento” implica la creencia, por parte de quien lo presta, en la existencia de Dios, mientras que el término “promesa” implicaría la creencia en su inexistencia, o su voluntad de mantener su opción en el fuero interno, o aún el considerar “incompetente” a Dios para tales menesteres. Ambas fórmulas son legalmente posibles en mi país pero, una vez más, resulta imposible generalizar. “Oath”, “promise”, “serment”, “Je jure”, “I oath”, etc., son expresiones que encontramos de continuo en textos constitucionales, sin que yo pretenda considerar que su contenido resulta preciso para mi. Hecha esa salvedad, pasemos a la cuestión.

  • 32 Aquellos países en que no he encontrado alusiones a tal cuestión son los siguientes: Bosnia y Herze (...)

23La mayoría de los países contienen referencias a este tema, con lo que en realidad la excepción son los países que no establecen constitucionalmente la exigencia del juramento, promesa, etc., en determinadas ocasiones32. Al margen de que probablemente en la legislación ordinaria de algunos de esos países haya alusiones a la cuestión, y de que se pueda encontrar una explicación de la ausencia en cada caso concreto, me parecería una ficción el intentar hallar rasgos comunes, de cualquier naturaleza, entre los mismos.

  • 33 Albania, Alemania, Andorra, Antigua y Barbuda, Argentina, Australia, Austria, Bahamas, Bangladesh, (...)

24Hay un conjunto de países33, en los que, de un modo u otro, se establece con claridad que existe la opción, empleando la terminología española, de “jurar” o de “prometer”. Podría intentar establecerse dos bloques de entre estos. De una parte aquellos en que la que se considera la primera opción es el juramento, y la promesa es la excepción, tal el caso de Alemania, en que tras establecer la formula de juramento del presidente (56) y del canciller y de los ministros (64.2), con expresa referencia a Dios, se afirma que “the oath may also be taken without religious affirmation”. De otra, aquellos con el planteamiento contrario, tal el caso de Austria, en que, entre otros cargos, el presidente (62) y los miembros del Gobierno (72.1), deben prometer, pero se establece que “the addition of a religious assertion is admisible”. Pero no creo que pudieran extraerse trascendentales conclusiones de tal diferenciación. Por lo que toca a las eventuales características comunes de tales países, también aquí los encontramos de todo tipo, pero si puede señalarse como, en términos generales, la mayor parte de los que formaron parte del Imperio británico, se inclinan por esta fórmula opcional. En todos ellos, los preceptos destinados a los juramentos y sus precisas fórmulas tienden a ser muy numerosos y prolijos. Imagino que tendrá una explicación en su común origen, ya señalado, del Derecho británico que, ciertamente, yo desconozco.

  • 34 Angola, Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Bélgica, Bhután, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Burkina Faso, (...)

25Aunque sin establecerse de un modo evidente, entiendo que, por una serie de razones deducibles de las propias constituciones y que no procede aquí explicitar, otro grupo de países34 permiten la opción entre juramento y promesa, difícil resulta también imaginar elementos comunes entre los mismos.

26Un reducido número de países optan por obligar a ambas cosas, jurar y prometer, así deberá hacerlo el presidente de Colombia (192), los funcionarios públicos de Costa Rica (194), el rey de Noruega (9.1) y es la fórmula general en Papua (7).

27También es reducido el grupo de los que parece que no ofrecen otra fórmula que el de la promesa, es decir, excluyen un juramento teísta. Es el caso de Chipre (42.1, 59.4, 69 y 100), Etiopía (59), Finlandia (56), Israel (Ley básica del Gobierno: 14) y México (87). Sí puede intentarse el buscar algo en común entre estos países: el hecho de la importancia que la “cuestión religiosa” tiene en los mismos. La coexistencia de dos bloques religiosos, no exenta de tensiones, en Chipre y Etiopía; la presencia institucional relevante de dos iglesias cristianas en Finlandia; el origen indudablemente de raíz religiosa de Israel; la vocación institucional laica de un país marcadamente católico como México. Es decir, se busca una neutralidad en la fórmula de promesa, probablemente para evitar fricciones de carácter religioso.

  • 35 Más adelante habré de referirme a la composición de dicho Parlamento teniendo en cuenta las adscrip (...)
  • 36 Es evidente que en ambos casos se tiene un concepto de religión restringida a las llamadas “religio (...)

28Procede ahora referirse a aquellos países en los que parece que se exige una formula de juramento que pasa por la adhesión de quien lo presta a una creencia religiosa: Irán y Níger. En ambos se exige a quien presta juramento la adhesión a un credo religioso, pero no a uno en concreto, si no a cualquiera. Así, en Irán, tras señalar una fórmula de juramento para los miembros del Parlamento ante el Corán, se indica que “members belonging to the religious minorities will swear by their own sacred books” (67.2)35. Una referencia no muy distinta encontramos en la fórmula de juramento del presidente de Níger: “prête serment sur le Livre-Saint de sa confesión” (39)36. Es, también, con alguna diferencia, el caso de Indonesia. En este país se admite que el presidente y el vicepresidente opten por la promesa o el juramento, y en este segundo caso “shall swear and oath in accordance with their respective religions” (9.1).

  • 37 Afganistán, Arabia Saudita, Argelia, Bahrein, Benin, Comoras, Egipto, Emiratos, Georgia, Grecia, Ha (...)

29Entiendo, aunque en algunos casos no está establecido de un modo indubitado, que en otros países37, se exige una fórmula de juramento que implica la adhesión a una concreta religión. El que buena parte de entre ellos sean países que podríamos calificar como musulmanes, no es algo que me sorprenda.

III. Las conceptualizaciones humanas de Dios: las religiones

  • 38 Ni la expresión religión, ni ninguna otra relacionada con ella aparece en la Constitución de este p (...)
  • 39 Y en la Ley de 13 de marzo de 2003, mediante la que se organizan provisionalmente los poderes del E (...)

30Nada más lejos de mis aptitudes (y de mis actitudes, si se me permite) que el intentar definir que sea la religión. Parece, sin embargo, que los constituyentes de los distintos países conocen que sea tal categoría, pues la utilizan con profusión. En realidad solo hay una constitución para la que la religión no existe o, cuando menos, es fenómeno constitucionalmente irrelevante, se trata de la República Checa38. Podría añadirse el caso de Centroáfrica, en la medida que, como ya se indicó, su Constitución está suspendida39. Pero eso es todo. En el resto de los textos constitucionales aparecen alusiones a la religión, a una religión en concreto, etc. No nos referiremos ahora a todas ellas. De una parte, ya señalamos que obviamos en este trabajo cualquier alusión a lo que genéricamente podríamos llamar “derecho fundamental de libertad religiosa”. Por otra parte, no mencionaremos, por el momento, las referencias a una religión o a una confesión en concreto. Atenderemos por ahora a aquellos casos en que la religión aparece en las constituciones con carácter genérico.

  • 40 “A Pan South African Language Board established by national legislation must…promote…Arabic, Hebrew (...)

31En Vietnam se reconoce que entre los que han colaborado a la formación de lo que parece ejercer funciones de partido único (Vietnam Fatherland Front), se encuentran las religiones (9. 1). La reina de Camboya deberá proteger los intereses religiosos (16.2). Tal tarea corresponde al Estado irlandés (44.1) y al de la República Dominicana (7). Y a todos los tailandeses (66) y yemeníes (60). Los lugares sagrados deberán ser protegidos en Israel (Ley Básica Jerusalén, Capital de Israel: 3). La religión sirve hasta para proteger la difusión de ciertas lenguas, tal es el caso de Sudáfrica40, o quedar exento del pago de tributos en Uruguay (297.7). Y una vinculación de carácter religioso implica un trato distinto al previsto por el Derecho común, en cuestiones tan diversas como la legislación aplicable en el caso de declaración del estado de emergencia en Singapur (150.5.iii), o la normativa en materia de radiodifusión sueca (Ley Fundamental de Libertad de Expresión: 1.8).

  • 41 Cabo Verde (35.2), Costa de Marfil (12), Hungría (65.1), Malí (12), Montenegro (44) y Perú (37).

32La persecución por motivos religiosos en el país que reclame la extradición, es razón suficiente para que constitucionalmente se establezca el derecho de asilo de los extranjeros41. Y la religión es causa suficiente para quedar exento de obligaciones militares en Brasil (143.1), Eslovenia (123.2), Estonia (124.2), Montenegro (48), Polonia (85.3), Serbia (45.1) y Ucrania (35), países, con la excepción del primero, ex comunistas. Aunque también hay supuestos en que se establece exactamente lo contario, tal es el caso de Chad (54) y Grecia (13.3).

  • 42 Es el caso de Bulgaria (11.4), Cabo Verde (125.2), Djibouti (6), Gambia (60.2), Ghana (55.4 y 7. c) (...)
  • 43 Guinea Bissau (45.3) y Portugal (55.4).

33Pero si la religión, o la genérica adscripción religiosa, es motivo de tratamiento favorable, también lo es en algunas ocasiones de trato desfavorable. Es el caso de la no infrecuente prohibición del establecimiento de partidos políticos con base, denominación, etc., de carácter religioso42, o de sindicatos de similar naturaleza43. Aunque sea arriesgado el generalizar, tales países son de dos tipos, o aquellos que son sociológicamente cristianos o aquellos de reciente independencia que corren riesgo de ser, admítaseme la falta de corrección política, “islamizados”.

  • 44 Costa Rica (28), Honduras (77), Myanmar (156. c) y Turquía (24.5).

34Aunque sin prohibición expresa de partidos políticos de base confesional, en algunos países existe una genérica prohibición de utilizar la religión con finalidad política44. En línea no muy diversa, en Corea del Norte se establece que “religion must not be used as a pretext for drawing in foreign forces or for harming the State or social order” (68.2).

35En otros casos se pretende que la religión sencillamente no sea tenida en cuenta a efectos políticos. Tal es el caso de Estados Unidos (VI.3) o Filipinas (III.5).

  • 45 Emiratos (15), Libia (3), Kuwait (9), Quatar (21) y Yemen (26)
  • 46 Aunque en términos diversos, me parece que es el caso de Costa Rica: “Con el fin de robustecer…su v (...)

36Sin que sea capaz de intuir cual sea el alcance jurídico de lo que sigue, procedo a continuación a reseñar aquellos casos en que se considera que la familia está basada en la religión: cinco países musulmanes45 y uno católico46.

  • 47 La identificación entre religión y confesión religiosa (“religious denomination”), me parece que es (...)

37Pero son mucho más abundantes las referencias a una religión en concreto, o a lo que, provisionalmente, podríamos llamar confesiones religiosas47. Por ello, inmediatamente nos referiremos a ellas.

38No mencionaremos ahora los supuestos en que una religión se declara como estatal. Más adelante habrá un apartado específico sobre la cuestión. Tampoco a los casos en que se exige el profesar una concreta religión a los efectos de acceder a un determinado cargo público, o de tener unos determinados derechos.

  • 48 “L’État respecte et protège les activités légales des pratiquants de la religion bouddhique et des (...)

39En algún caso se hace referencia a una religión con la finalidad de señalar el calendario aplicable, tal es el caso de Tailandia en el que se indica que a efectos de la datación de la Constitución se emplea el calendario budista (Preámbulo), o el de Brunei en que se data, y así se indica expresamente, de conformidad al calendario cristiano (In fine). También hay una referencia al budismo en Laos, sin que ello implique tratamiento de favor alguno48.

40Pero más que a una religión en general, lo que suele encontrarse son referencias a lo que podríamos llamar “confesiones religiosas”. Como ya se indicó, los textos manejados, salvo en buena parte de los de países musulmanes, tienden a identificar la religión, a sus efectos, con su formalización en una confesión religiosa. Las referencias genéricas a confesiones son muy numerosas; señalaré alguna de ellas.

41Daremos algunos ejemplos en los que parece que las confesiones recibirán un trato favorable con respecto a otros tipos de entidades asociativas. En Brasil sus templos quedarán exentos de tributación (150.VI), al igual que en Chile (19). Queda prohibida la erección de colegios a no nacionales en Filipinas, salvo que lo sean por una confesión (XIV.4.2). En Ghana, las confesiones estarán representadas en el Consejo de prisiones (206.h). En Lituania se reconocerán las “tradicional Lithuanian churches” (43.1). Un tercio del Senado de Madagascar será designado por el presidente de entre representantes de diversos grupos sociales, entre ellos las confesiones (77.1). Y el gobernador de Santa Lucía podrá designar senadores previa audiencia a las confesiones (24.2.c). Las confesiones de las minorías recibirán un apoyo del Estado en Montenegro (79.6). Recibirán financiación pública en los Países Bajos (Artículo adicional 4). Y habrá representantes de las confesiones en una Comisión para la protección de las minorías en Sudáfrica (186.2.a).

42En algunas ocasiones las constituciones manifiestan un temor hacia la ingerencia exterior por vía de las confesiones, y establecen algunas restricciones, tal es el caso de Bielorrusia (16.2), China (36.4) y Kazajstán (5.5). Y se establecen ciertos condicionantes en su acceso a la propiedad, o su ejercicio, en México (27. II) y Tonga (108).

43La categoría de confesión es difícilmente utilizable fuera del ámbito cristiano, no obstante ello, y forzando el concepto, tal vez se pueda considerar como tales las menciones a las “hindu religious institutions” en India (25.2. b), a una determinada interpretación del islam en Irán (12) o Maldivas (73. a. 3) o la referencia a los lugares sagrados de los indígenas en Ecuador (57.12).

44Sin duda es la Iglesia romano católica la que en mayor número de ocasiones aparece expresamente citada en los textos constitucionales. En unas pocas ocasiones, y se verá más adelante, para proclamarla como oficial del Estado. Me referiré ahora a las otras menciones, aunque sobre algunas de las habrá que volver, pues se sitúan muy próximas a la declaración de la misma como oficial. En Andorra, se garantiza “el mantenimiento de… relaciones de colaboración especial” (11.3). En Argentina “el gobierno federal sostiene el culto católico apostólico y romano” (2) e implícitamente establece un sistema concordatario (72.22). También parece establecerse constitucionalmente un sistema concordatario en Luxemburgo (22). Y lo mismo ocurre en Polonia (25.4). En España se mantendrán “relaciones de cooperación con la Iglesia católica” (16.3). Su personalidad jurídica y mecanismos específicos para el reconocimiento del derecho de propiedad inmobiliaria es reconocida en Guatemala (37). También Uruguay se hace referencia al dominio sobre los templos de la Iglesia católica (5). Para señalar su independencia del Estado, es mencionada específicamente en Italia (7.1). El reconocimiento de los colegios parroquiales en Palau, parece que no puede ser a otros que a los católicos (IV.1). Independencia, cooperación y autonomía son las bases de la relación del Estado con la misma en Paraguay (24). “El Estado reconoce a la Iglesia católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú, y le presta su colaboración” (50). En Timor “the State acknowledges and values the participation of the Catholic Church in the process of national liberation” (11).

45Otras iglesias cristianas aparecen mencionadas en textos constitucionales, asi en Armenia “the Republic… recognizes the exclusive historical mission of the Armenian Apostolic Holy Church” (8.1). En Bulgaria, “Eastern Orthodox Christianity is considered the traditional religion” (13.3). Un estatus especial es reconocido a la Iglesia ortodoxa en Chipre (110.1). La correspondiente Iglesia ortodoxa puede establecer colegios en Macedonia (19.3). Una mención expresa a la Iglesia evangélica luterana encontramos en Finlandia (76.1). El Estado en Georgia “shall recognize the special role of the Apostle Autocephalus Orthodox Church of Georgia” (9.1). Las confesiones protestantes designarán un miembro del Consejo electoral de Haití (289.8). Y la Iglesia de Suecia será depositaria de una serie de documentos oficiales (Ley de Libertad de Prensa: 2.17).

IV. Los hombres de Dios: profetas, santos y demás

46No es infrecuente el que en el ámbito de las religiones se considere que algunos personajes históricos (en ocasiones, pseudohistóricos), han desarrollado una tarea de especial importancia. En algunos casos son una especie de intermediarios entre Dios y los humanos (profetas), en otros son especialmente venerables por su ensalzable comportamiento en clave religiosa o han realizado actuaciones supra-humanas solo explicables a partir de su religiosidad (santos), etc.

47No me siento capaz de extraer consecuencia jurídica alguna de las mismas, pero es un hecho cierto que algunos de tales personajes aparecen mencionados en las constituciones de algunos países. Ya en las denominaciones de los mismos aparecen esos nombres. Así es posible que las Islas Salomón reciban tal denominación en recuerdo del personaje bíblico rey Salomón. El Salvador, con toda probabilidad, hace referencia a Jesucristo, tenido por encarnación de la divinidad por alguna religión y como profeta por otras. El catalogo de santos es relativamente numeroso: Saint Kitts, San Marino, Santa Lucia, Santo Tomé y San Vicente. Da la impresión que todas esas denominaciones traen su origen de las potencias colonizadoras cristianas y que, por lo tanto, reflejan más la idiosincrasia religiosa de estas que las del propio país, pero, en todo caso, aún después de su independencia mantienen los nombres.

48Pero si las denominaciones “religiosas” de países parece ser monopolio de los cristianos, al acudir a los textos constitucionales, observamos que la mayoría de referencias a esos “hombres de Dios” las encontramos en los países musulmanes. Comenzando por el caso de Iraq, en el que encontramos una mención nominal de Adán, junto con una genérica a “apóstoles y profetas” y una específica a Mahoma (Preámbulo). Este último aparece citado en Afganistán (19.4), Arabia Saudita (1 y 3), Brunei (In fine), Emiratos (Preámbulo), Irán (17 y 121), Pakistán (203.D.1 y 260.2.a) y Yemen (160).

  • 49 Salvo que se quiera incluir aquí la fórmula de juramento del presidente de Benín, pues se establece (...)

49Por lo que se refiere a textos constitucionales de países cristianos nos encontramos con que Jesucristo aparece citado en Fiji (Preámbulo), Grecia (3.1) e Irlanda (Preámbulo). En Hungría encontramos una referencia a San Esteban a la hora de describir el escudo nacional (76.2) y en Seychelles a varios santos a la hora de reseñar las islas que lo componen, pues, sin duda también aquí por obra de los colonizadores, varios toponímicos son de tal naturaleza (Anexos 1.1 y 2.11). Con ello quedaría completado el cuadro49.

V. Los hombres de una religión y sus funcionarios: adscripción confesional y “ministros de culto”

50En el epígrafe anterior nos hemos referido a una serie de menciones a personas en concreto, pero se trata, si se me admite la expresión, de pura retórica. En principio, el que un país tenga la denominación de un santo cristiano, o que la constitución de otro mencione a un profeta o a un personaje bíblico, ya lo hemos dicho, carece de relevancia jurídica. Ahora nos vamos a referir también a personas concretas, pero en este caso el elemento religioso se sitúa en el núcleo de su relevancia jurídica. La exigencia de profesar una religión para acceder a un cargo, o la prohibición de ejercerlo por ser “ministro de culto” son ejemplos típicos. De todo ello encontramos en las constituciones vigentes.

  • 50 Candidatos a presidente (62.1) o vicepresidente (62.3).
  • 51 Candidato a presidente (73.1).
  • 52 Primer ministro (4.5).
  • 53 Rey, cuyos padres también deben ser musulmanes (28.e).
  • 54 Príncipe heredero, cuyos padres también deben ser musulmanes (4.5).
  • 55 Parlamentario (73.a.3), presidente (109.b), ministro (130.a.3) y juez (149.b.1). Se especifica que (...)
  • 56 Presidente (23).
  • 57 Sultán, cuyos padres también deben ser musulmanes (5).
  • 58 Presidente (41.2) y primer ministro (91.3). Es de reseñar que en este caso se reservan algunos pues (...)
  • 59 Presidente (3.1).
  • 60 Presidente (38) y candidato a presidente (40.1).
  • 61 Candidato a miembro del Parlamento (64.2.d) y a presidente (107.d). En ambos casos se exige, además (...)
  • 62 Deberá ser miembro de la Iglesia luterana evangélica (6).
  • 63 Deberá profesar la religión evangélico luterana (4). Y más de la mitad de los miembros de un Consej (...)
  • 64 Se especifica que será “the pure evangelical faith, as adopted and explained in the unaltered Confe (...)

51Comencemos por los supuestos en que es necesario profesar una determinada religión para acceder a un cargo público en concreto. La mayoría de los casos son relativos a los supuestos en que es necesario profesar la religión del islam: Afganistán50, Argelia51, Brunei52, Jordania53, Kuwait54, Maldivas55, Mauritania56, Omán57, Pakistán58, Siria59, Túnez60 y Yemen61. Pero en campo cristiano también encontramos algunos ejemplos: rey de Dinamarca62, rey de Noruega63 y rey o heredero de Suecia64. No me parece que los ejemplos cristianos sean equiparables a los musulmanes. Los tres monarcas nórdicos carecen prácticamente de poder de conformidad a las leyes, a no ser de modo puramente simbólico. No es tal el caso de buena parte de los cargos que quedan reservados a musulmanes en países de tal religión.

52Mención aparte merece el muy singular caso de Chipre. La división de cargos entre la comunidad griega y la comunidad turca es estricta y precisa: siete ministros serán griegos y tres turcos (46), el presidente será griego (48.a) y el vicepresidente turco (49.a), lo mismo ocurre, respectivamente, con el presidente y el vicepresidente del Parlamento (7.1). Pero lo que podía ser considerado como una división étnica, lo es también religiosa, ya que para pertenecer a la primera comunidad basta con pertenecer a la Iglesia ortodoxa griega (2.1) y con ser musulmán para estar encuadrado en la segunda (2.2).

53Fuera del mundo de la cristiandad y del islam, solo he encontrado un caso de exigencia de profesar una concreta religión para ocupar un cargo público: el jefe de Estado de Bhután (Drug Gyalpo) debe ser budista (2.2).

54Pero la pertenencia religiosa no afecta únicamente a los efectos de acceder a un determinado puesto en el ámbito público, junto a ello encontramos otros ejemplos. El ser musulmán es un requisito para acceder a la nacionalidad en Maldivas (109). Defender esa religión es una obligación de todo ciudadano saudí (34). Y la pertenencia a esa religión da derecho a acudir a unos tribunales específicos en varios supuestos, así en Gambia (137.4), Kenya (24.4), Nigeria (262.2. e), Somalia (30.2), etc. Y casi sorprende que haya algún país, es el caso de Sudán, en el que se establece que “the judicial discretion of courts to impose penalties on non-Muslims shall observe the…principle that non-Muslims are not subject to prescribed penalties” (156. d).

55Pero, aunque en ocasiones sea simbólico, en el punto en que más claramente se unen “lo político” y “lo religioso” es cuando, en razón de su cargo, autoridades políticas ejercen funciones religiosas o a la inversa. Uno de los dos copríncipes de Andorra es el obispo de Urgel (43.2). El rey de Arabia Saudita es el custodio de las dos mezquitas (Preámbulo). El rey de Bahrein es el “leal protector de la religión [musulmana]” (33. a). Los titulares del poder religioso son los máximos responsables del poder político en Irán (Passim). El jefe del Estado (Yang di-Pertuan Agong) de Malasia es el jefe de la religión musulmana en Malasia (3.3). En Marruecos el rey es el comendador de los creyentes (19.1). Caso singular es el de Bhután, en el que su jefe de Estado será el protector de “todas las religiones” (3.2) y no muy distinto el de Tailandia cuyo rey es “Upholder of religions” (9).

  • 65 Presidente (151) y vicepresidente (153), magistrado de la Corte suprema (176) o de las Cámaras de s (...)
  • 66 Los ministros de culto no podrán ser diputados (55.VI), ni presidente o vicepresidente (82.IV) y “n (...)

56Ya hemos visto numerosos ejemplos en los que el profesar una determinada religión es requisito para acceder a un determinado cargo público. Enunciaré seguidamente aquellos casos en que el ocupar una posición cualificada en una confesión implica una limitación de sus derechos políticos. En Argentina los “eclesiásticos regulares no pueden ser miembros del Congreso… ni gobernadores” (73). Cabe entender que se refiere también a ministros de culto la prohibición de que “religious men” accedan al Parlamento de Azerbaiyán (85.2). Igualmente quedan imposibilitados de acceder a dicho órgano en Barbados los que hayan recibido órdenes sagradas o sean ministros religiosos (44.1). En Bolivia “no podrán acceder a cargos públicos electivos… los ministros de cualquier culto religioso” (238.5). Deben ser seglares el presidente y vicepresidente de la República (131.2) y del Parlamento (115), así como los ministros (142.3) y magistrados (159.3), en Costa Rica. En Dominica la prohibición afecta a los ministros de culto para ser senadores (32.1). Mucho más amplias son las restricciones en El Salvador, en donde “los ministros de cualquier culto religioso… no podrán pertenecer a partidos políticos ni optar a cargos de elección popular. Tampoco podrán realizar propaganda política en ninguna forma” (82), y por si no fuera suficiente, se exige de modo específico para acceder a diversos cargos65 el que se debe pertenecer al “estado seglar”. Tampoco el presidente o vicepresidente (186.f), los ministros (197.e) o los magistrados y jueces (207), en Guatemala podrán ser ministros de culto. Tenor muy similar al de la prohibición general establecida en El Salvador encontramos en Honduras (77), con referencia específica a la necesaria condición de “seglares” de los diputados (198.4) y presidente y vicepresidente (238.4). La prohibición de acceder al Parlamento de los ministros de culto también se encuentra en Israel (Ley básica el Knesste: 7.7). Muy similar a las ya vistas de El Salvador y Honduras es la situación en México66. La restricción de los miembros de ordenes religiosas en total en Myanmar, en donde no podrán concurrir a elecciones, ni tan siquiera votar (178.a). En Nicaragua, los ministros de culto ni podrán ser candidatos a diputado (134.2.b), ni a presidente o vicepresidente (147.e). La restricción es menor, pero, entiendo, de notable dificultades de precisar en su alcance, en Panamá, ya que allí “sólo podrán ejercer los cargos públicos que se relacionen con la asistencia social, la educación o la investigación científica” (45). En la línea más tradicional de buena parte de Latinoamérica, en Paraguay no podrán ser ni parlamentarios (197.5), ni presidente o vicepresidente (235.5). La prohibición de ser parlamentario también aparece en Saint Kitts y Nevis (28.1), en Santa Lucía (26.1.b y 32.1.b) y en San Vicente (26.1.b). Por fin, en Tailandia, no podrán votar en las elecciones generales los “buddhist priest, novice, monks or clergy” (106). Antes de aludir a otras referencias constitucionales a “ministros de culto”, tal vez resulte de algún interés el detenerse mínimamente en este conjunto de prohibiciones.

  • 67 Definiciones prácticamente idénticas encontramos en Saint Kitts y Nevis (28.6), Santa Lucía (26.5 y (...)

57Antes de realizar alguna valoración de carácter “político”, me permito apuntar un problema técnico, entiendo que, no resuelto: la fijación del concepto de “ministro de culto”. Si analizamos la lista de países del último párrafo, no será difícil llegar a la conclusión de que la mayoría de ellos se insertan en la tradición cristiana, cuando no específicamente católica. En el Derecho canónico el determinar que sea un ministro de culto o un religioso es tarea extraordinariamente sencilla, existen unos mecanismos jurídicos precisos para acceder a ese estatus. Inevitablemente se tiene la impresión de que se parte del concepto de clérigo (y, en ocasiones, no siempre, de religioso) propio del Derecho canónico y que se pretende ampliar por mor del principio de igualdad a los restantes cultos. Pero en ese punto surge el problema: no es fácil precisar, por ejemplo, en campo musulmán que sea un “ministro de culto”. Naturalmente al llegar a los textos de origen británico encontramos un intento de definición, pero se verá lastrado por ese origen cristiano. Así en Dominica “‘minister of religion’ means any person in holy orders and any other person the function of whose principal occupation include teaching or preaching in any congregation for religious worship” (32.6)67. La referencia a las órdenes sagradas no requiere de mayores comentarios, pero la ampliación por la vía de la enseñanza y de las oraciones resulta imprecisa al máximo. ¿Un profesor en un colegio perteneciente a una orden religiosa quedaría allí incluido?

58Pero esas dudas técnico-jurídicas tienen un claro origen político y de concepción de las relaciones poder político-poder religioso. En el ámbito musulmán aparece como evidente la vocación de identificar el Estado con la religión; la exigencia de profesar esa religión para el ejercicio de derechos políticos es una prueba (de entre las muy numerosas) de ello. En ámbito cristiano, o si se quiere ser más preciso, en ámbito cristiano con un pasado colonial, es clara la vocación de separar ambos poderes. La prohibición de que “ministros de culto” (cristianos, y singularmente católicos, en su origen; otros no existían) ejerzan cargos públicos, parece una consecuencia de la muy intensa presencia política de las jerarquías eclesiásticas durante los periodos coloniales. La separación entre “la Iglesia” y el Estado, es un principio (teóricamente) de origen cristiano, pero es también un elemento de la autoafirmación nacional.

  • 68 En el Consejo electoral habrá un representante de la Conferencia episcopal y otro de los “cultes re (...)
  • 69 Podrán consultar directamente al Consejo constitucional, sobre ciertas materias, “the officially re (...)
  • 70 Los componentes del Senado deberán cooptar a otra serie de senadores, entre ellos deberá incluirse (...)

59Veamos ahora algunas otras referencias a ministros de culto difícilmente clasificables. En Laos parece que se tiene una visión favorable de los mismos, en la medida que “l’Etat…mobilise et encourage les bonzes, bonzillons ainsi que les prêtes des autres religions à participer aux activités servant a les intérêts de la Patrie et du peuple” (9). En otros lugares parece que se tiene esa misma actitud, tal es el caso de Haití68, Líbano69 y Malawi70. Es opinable si se puede considerar como una ventaja, pero en Tonga, “ministers of religion shall be exempt from serving on juries” (28). Sí lo es el que en los Países Bajos puedan recibir un estipendio público (Artículo adicional 4), al igual que en Luxemburgo (106). Sin embargo, en Filipinas queda prohibida tal tipo de financiación (VI. 29.2). En Bélgica, recordando tal vez los excesos regalistas del XVIII, se establece que el Estado no intervendrá en materia de nombramiento de “ministros de culto” (21.2), mientras que en Luxemburgo se remite al legislador ordinario para regular tal cuestión (22). Una posición contraria aparece en Kazajstán, ya que “appointment of heads of religious associations… by foreign religious centres shall be carried out in coordination with… the Republic” (5.5).

VI. Un Dios legislador

  • 71 No creo que todo lo anterior deba producir escándalo alguno. Intenta ser solo una clara puesta sobr (...)

60A los efectos que nos ocupan, resulta perfectamente irrelevante el manifestar cuales sean mis opciones ideológicas, políticas o religiosas. No obstante ello, a la hora de acometer la redacción de este apartado, y a los efectos de su recta comprensión (y relativización, como, sin duda, procede) resulta exigencia ineludible el fijar las coordenadas, llamémoslas así, en las que me muevo. Soy un jurista continental europeo, y entiendo que, como tal, el Derecho no es otra cosa que la manifestación de la voluntad del legislador. Sin duda, el legislador puede establecer ámbitos de interpretación, por vía jurisprudencial, acuerdo entre las partes, etc., pero también puede restringirlas. El legislador puede establecer autolimitaciones (la constitución es el ejemplo típico), pero que siempre podrá eliminar (la constitución podrá ser modificada por el legislador constitucional). Se que todo lo anterior es una respuesta en exceso simplista de una cuestión esencial desde el punto de vista iusfilosófico; pero no soy capaz de dar otra. Me parece que a eso hemos llegado tras siglos de evolución y yo soy un mero producto de ello. Se observará que hasta ahora he empleado un término absolutamente aséptico, “legislador”. ¿Y quien es tal?: se trata de una cuestión de hecho, no de una cuestión jurídica. Lo es quien tenga la capacidad de imponer su voluntad. Por ello no he utilizado la expresión “democracia”. En modo alguno entiendo que la democracia esté en la base de la juridicidad de la norma (deseo que lo esté, pero eso es una constatación de mi opción política; acaso mejor, ética); tal vez esté en la base de la justicia, pero entiendo que tal valor, una vez más, no es propiamente jurídico71. Me parecía imprescindible realizar estas afirmaciones antes de proseguir, pues así se comprenderá mi sorpresa ante determinadas soluciones constitucionales. No me corresponde a mi determinar si Dios existe o no, pero entiendo que si existe, lo que es claro es que no legisla (salvo que acudamos a la analogía o, mejor, a la metáfora).

61La cuestión que subyace a lo largo de todo este apartado es muy concreta: ¿consideran algunas constituciones que existe un sistema normativo de orden superior al que de ella se deriva? Si así fuere, y lo es, como veremos seguidamente, en numerosos casos, eso significa que no nos encontramos ante un ordenamiento soberano en sentido propio.

  • 72 Quiero decir que haberlo calificado como “derecho fundamental” o “derecho humano” hubiera tenido el (...)
  • 73 Parece que la “ética laica” se formula como alternativa normadora de una eventual “ética religiosa”
  • 74 Las “naciones y pueblos indígenas…gozan [del derecho]…al ejercicio de sus sistemas…jurídicos” (30.I (...)
  • 75 El que el concordato sea una exigencia constitucional no supone un sometimiento a una autoridad nor (...)

62En algunos textos constitucionales encontramos referencias al llamado Derecho natural, así cuando en Burundi (30) o Chad (38) se proclama que el derecho de los padres a educar a sus hijos es un “derecho natural”. Como quiera que en modo alguno se indica cual sea el corpus normativo en que tal Derecho aparece enunciado, me parece que se trata de una norma sin alcance práctico alguno72. Tampoco creo que tengan relevancia de tal naturaleza el considerar que “la ética laica… [es] sustento del… ordenamiento jurídico” en Ecuador (3.4)73. O la consideración en Bolivia de que los pueblos indígenas tendrían un ordenamiento jurídico al margen del estatal y que les es reconocido74. Pero no solo en el campo del “indigenismo” encontramos limitaciones (teóricas) a la juridicidad del ordenamiento por parte de otros sistemas normativos. En un país tan desarrollado como Liechtenstein, en campo educativo, se proclama la “inviolabilidad de la doctrina de la Iglesia [católica]” (16.1). Dudo que eso suponga una limitación en la práctica. Del mismo modo que estimo que no estamos ante tal tipo de planteamientos autolimitadores en aquellos países en los que parece que la concordatización de las relaciones del Estado con la Iglesia católica está constitucionalmente asegurada: Argentina (75.22) y Polonia (25.4)75. No son de naturaleza muy distintas las previsiones danesa (66) y finlandesa (76.1), en el sentido de prefijar en que modo se establecerá la normativa aplicable a las respectivas iglesias nacionales.

  • 76 The determination in detail of regimes of the Aghion Oros entities and the manner of operation the (...)

63Mención separada merecen dos países ortodoxos. Aquí ya empezamos a aproximarnos a las consideraciones de la existencia de un “Derecho religioso” distinto del estatal y reconocido por este. En Chipre se establece que determinadas cuestiones relativas a la propiedad, etc., de monasterios y mezquitas serán reguladas por los respectivos Derechos religiosos (110), así como en materia de Derecho de familia (111). En Grecia encontramos la peculiar cuestión del régimen de Aghion Oros, que aunque debe contar con la aprobación de autoridades eclesiásticas, deberá ser aprobado por el Parlamento76.

  • 77 Así en Sudáfrica: “This section does not prevent legislation recognizing…systems of personal and fa (...)
  • 78 Etiopía (34.5 y 78.5), Indonesia (24.2), Israel (Ley básica del Poder Judicial: 1.b.1 y 15. c.4) y (...)

64Hay otro caso en que parece que se reconoce fuerza normativa a disposiciones religiosas, como cuando en Tonga se establece la nulidad radical de cualquier pacto suscrito en Sabbath (6). En ocasiones parece admitirse la posibilidad de que se produzca una remisión a los sistemas religiosos77, o de que se establezcan tribunales religiosos78. Pero, como no sorprenderá, allí donde encontramos ejemplos más evidentes es en campo de países musulmanes.

  • 79 Entiendo que debemos considerar la traducción al inglés como oficialmente reconocida, en la medida (...)
  • 80 En modo alguno puede considerarse como una proclamación teórica, ya que en el propio texto de la le (...)

65Las cosas aparecen con claridad meridiana en Arabia Saudita: “Its constitution is Almighty God’s Book, The Holy Qur’an, and the Sunna (Traditions) of the Prophet” (1). Se utiliza una expresión, “constitución”79, que, en nuestros días, tiene un alcance jurídico bastante preciso, para que no haya lugar a dudas80. Si fuera admisible en la actualidad, que no lo es, la distinción entre ordenamientos jurídicos primarios y derivados, es claro que el saudí debería incluirse en el segundo grupo.

  • 81 “No law can be contrary to the beliefs and provisions of the sacred religion of Islam” (3). En plen (...)
  • 82 “All existing laws shall be brought in comformity with the Injunctions of Islam as laid down in the (...)
  • 83 “No law may be enacted that contradicts the established provisions of Islam” (2.1.A).
  • 84 “No law contrary to any tenet of Islam shall be enacted” (10.b y 70.b.2). Y se produce el curioso c (...)
  • 85 “Islamic Shari’ah is the source of all legislation” (3). La economía se basará en aquellos principi (...)
  • 86 “Precepts of Islam, the sole source of law” (Preámbulo).
  • 87 Se matiza, pues es solo “una” fuente principal: “The Islamic Shari’a is a principal source of legis (...)
  • 88 “Principal source of legislation is Islamic jurisprudence (Sharia)” (2).
  • 89 También relativizada: “Islamic Sharia shall be a main source of legislation” (2).
  • 90 “The Islamic Shariah is the basis of legislation” (2). Específicamente regulará el Derecho de suces (...)
  • 91 También relativizada: “Shari’a law shall be a main source of its legislation” (1). También regulará (...)
  • 92 “The doctrine of Islam shall be the main source of the laws of the State” (50). En la misma línea 3 (...)
  • 93 “Sudan shall have as its sources of legislation Islamic Sharia and the consensus of the people” (5. (...)

66La superioridad jerárquica de la normativa religiosa aparece con toda claridad en Afganistán81, Pakistán82, Iraq83, Maldivas84, Yemen85, Mauritania86, Bahrein87, Egipto88, Kuwait89, Omán90, Quatar91, Somalia92 y, aunque de modo compartido, en Sudán93. De modos diversos (y con “intensidades” diversas) en todos estos países se establece como superior al ordenamiento estatal un ordenamiento netamente religioso.

67Mención separada merece el caso de Irán. Su Constitución no se limita a plantear la superioridad de una religión con respecto al ordenamiento del Estado, sino que establece de un modo preciso la superioridad de las jerarquías religiosas sobre las políticas. Para no transformar este apartado en una monografía de Derecho constitucional iraní, me limitaré a transcribir una parte de su preámbulo: “The Constitution provides for the establishment of leadership by a holy person possessing the necessary qualifications…such leadership will prevent any deviation by the various organs of State from their essential Islamic duties”.

  • 94 Desconozco cuál sea el alcance práctico, pero resulta necesario destacar que en Jordania se admite (...)

68Visto lo anterior, algunos ordenamientos de países musulmanes parecen casi laicos. Así Libia que se limita a establecer que el Derecho sucesorio se regulará por la Sharia (8). Gambia, que prevé la aplicación a musulmanes del Derecho islámico en materia de familia y sucesiones (173.4), al igual que lo hace Jordania (105)94, Kenya (24.4 y 170.5) o Nigeria (240, 244.1, 260.1, 261.1, 2621 y 2.e y 275). O Brunei, que exime de determinados controles a los impuestos musulmanes (69).

69La conclusión es sencilla, hay algunos países de tradición cristiana en los que se hace referencia a valores religiosos, pero ello no supone que los sistemas normativos que de ellos se pudieran derivar constituyan un ordenamiento jurídico al que el estatal deba subordinarse. Por el contrario, en buena parte de los sistemas musulmanes, el Derecho islámico se sitúa como ordenamiento jerárquicamente superior al estatal que, en consecuencia, queda sometido a él.

VII. Los estados que creen en un determinado Dios: la estatalidad de la religión

70El tener una creencia religiosa, el profesar una creencia religiosa, es una actividad intelectual y, por lo tanto, exclusiva del ser humano. Un Estado no puede profesar una religión, es un absurdo conceptual. Pero es frecuente, lo veremos seguidamente, que los textos constitucionales proclamen la estatalidad de una religión. Las formulas de tales declaraciones son variadas, y se corresponden a cada tradición histórica concreta. La utilización de categorías pretendidamente técnicas (estatalidad de la religión, confesionalidad del Estado, iglesia de Estado, etc.), no resuelven el problema de precisar el específico alcance de la cuestión. Me parece imprescindible para calificar un ordenamiento estatal el acudir a normas de rango inferior al constitucional, pero, naturalmente, eso no puede ser hecho ahora. Ateniéndonos al ámbito normativo en el que se enmarcan estas líneas, es difícil extraer unas conclusiones precisas de cual sea el alcance real de tales proclamaciones de estatalidad de una religión. En todo caso, siempre podrán utilizarse como base justificatoria de normas discriminadoras a favor de esa concreta creencia.

71Ya vimos que resultan bastante frecuentes las referencias específicas a Dios en los textos constitucionales. Pero en otros casos parece que se atribuye a la divinidad un carácter fundante, sea del propio Estado, sea de su ordenamiento jurídico. Así “the people of the Fiji Islands acknowledge that worship and reverence of God are the source of good government and leadership” (5). O en Indonesia en donde “the State shall be based upon the belief in the One and Only God” (29.1). O en San Vicente en que “the Nation is founded on the belief in the supremacy of God” (Preámbulo). Pero se trata de referencias a Dios, no a una concreta conceptualización humana del mismo, con lo cual, entiendo, eso no supone la puesta en posición de ventaja de una determinada creencia religiosa.

  • 95 “La Constitución garantiza a la Iglesia católica…el mantenimiento de…relaciones de colaboración esp (...)
  • 96 “El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano” (2).
  • 97 “Se reconoce que la religión católica es la de la mayoría de los panameños” (35). La configuración (...)
  • 98 “The State acknowledges and values the participation of the Catholic Church in the process of natio (...)
  • 99 Son cuestiones de matiz, pero he preferido no incluir aquí las referencias expresas que se realizan (...)
  • 100 “Eastern Orthodox Christianity is considered the traditional religion” (13.2).
  • 101 “Buddhism is the spiritual heritage of Bhutan” (3.1).
  • 102 Es muy singular el modo en que elude la proclamación de la estatalidad del islam, pero haciendo ref (...)

72En otros casos hay menciones que suponen una toma en consideración de una determinada religión, o de su formalización estructurada en una confesión, pero que no creo que pueda considerarse que suponga una estatalización de las mismas. Así en campo católico el caso de Andorra95, Argentina96, Panamá97, Timor98, etc.99. En la ortodoxia sería el caso de Bulgaria100. Bhután para el budismo101. Y para el islam en Emiratos102. Pero vayamos a las proclamaciones expresas y claras de estatalidad de una religión.

73El primer caso resulta problemático, y yo no conozco su solución, Israel se proclama como un Estado judío (Ley Básica de Dignidad y Libertad Humana: 1 y Ley Básica de Libertad de Ocupación: 3). ¿Es, en ese contexto, la referencia al judaísmo una referencia a la religión?, ¿a la raza?

  • 103 “Buddhism is the State religion” (43.3). Además con un compromiso de promoción del sistema educativ (...)
  • 104 “The Republic… shall give to Buddhism the foremost place” (9). Además estableciéndose mecanismos re (...)
  • 105 Ciertamente muy matizada por su ampliación a todas las religiones: “The State shall patronize and p (...)

74Parece que tres países se declaran budistas. De modo muy claro Camboya103. De modo menos evidente Sri Lanka104 y Tailandia105.

  • 106 “La Religión Católica, Apostólica, Romana, es la del Estado” (75).
  • 107 “The Roman Catholic Church is the State Church” (37.2). Desconozco si se trata de un problema de tr (...)
  • 108 “The religion of Malta is the Roman Catholic Apostolic religion” (2.1).
  • 109 “La religion cattholique, apostolique et romaine est religión d’Etat” (9).

75El catolicismo es religión oficial en cuatro estados de reducidas dimensiones: Costa Rica106 Liechtenstein107, Malta108 y Mónaco109.

  • 110 Aunque extraordinariamente matizado por el hecho de que en el mismo párrafo (8.1) se establece que (...)

76En Armenia, “the Republic…recognizes the…Armenian Apostolic Holy Church as a national church”110. Por su parte, en Grecia, “the prevailing religion…is that of the Eastern Orthodox Church of Christ” (3.1).

  • 111 “The Evangelical Lutheran Church shall be the Established Church…, and, as such, it shall be suppor (...)
  • 112 “The Evangelical Lutheran Church shall be the State Church … and, as such, it shall be supported an (...)
  • 113 “The Evangelical-Lutheran religion shall remain the official religion of the State”. Añadiendose en (...)

77Tres países protestantes del norte de Europa proclaman sendas iglesias como estatales: Dinamarca111, Islandia112 y Noruega113

  • 114 Además, el Estado promoverá los valores islámicos (10), la educación tendrá el mismo objetivo (13), (...)
  • 115 Además, en ese punto la Constitución no puede ser alterada (178.3).
  • 116 Además, con un mecanismo reforzado para la reforma de ese precepto (142).
  • 117 Además, uno de los objetivos del Gobierno es la expansión y fortalecimiento del islam (3.15), así c (...)
  • 118 Además, en determinados territorios podrá prohibirse el proselitismo religioso entre los musulmanes (...)
  • 119 Además, la educación tendrá como objetivo el promover la obediencia del islam (35.c) y es obligació (...)
  • 120 Además, toda la normativa constitucional en materia religiosa es inalterable (100).
  • 121 Además, queda prohibido todo proselitismo religioso no islámico (29).

78Pero donde parece regla casi unánime es en el mundo musulmán. No transcribiré los preceptos en que se proclama la estatalidad del islam, para no hacer en exceso tediosa esta parte: Afganistán (2.1), Arabia Saudita (1)114, Argelia (2)115, Bahrein (1.a y 2), Bangladesh (5)116, Brunei (3.1), Egipto (2), Irán (12 y passim)117, Iraq (2.1), Libia (2), Jordania (2), Kuwait (2), Malasia (3.1)118, Maldivas (2)119. Marruecos (6)120, Mauritania (5), Omán (2), Pakistán (2), Quatar (1), Somalia (1.3)121, Túnez (1) y Yemen (2).

VIII. Constituciones sin Dios: el Estado laico

79Simétrica a la categoría anterior, sería la de aquellos estados que se proclaman laicos. Probablemente la más auténtica laicidad sería la ausencia de cualquier referencia a la religión o a la secularidad, pero eso es muy infrecuente en los textos constitucionales. Sin duda, la historia pesa de modo extraordinario en estas declaraciones de laicidad o secularidad, y, en buena medida, son reacción a situaciones históricas superadas. Pero no corresponde aquí el analizar el origen de los datos normativos, sino el exponer cuales son tales. Veamos seguidamente cuales son los países que se declaran expresamente como laicos, seculares, etc.

  • 122 Además, “political parties shall…contribute to… the defense of…the secular nature of the State” (4. (...)
  • 123 Además, “the State educational system is secular” (18.1), y la secularidad del Estado no podrá ser (...)
  • 124 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (156).
  • 125 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (225).
  • 126 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (178.5).
  • 127 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (127).
  • 128 Además, sea cual fuere su significado, es deber del Estado “garantizar la ética laica como sustento (...)
  • 129 Además, se establece un mecanismo reforzado de modificación de tal precepto (135.1).
  • 130 Además, “tout acte portant atiente à la…laïcité de l’État…constitue un crime de haute trahison” (7)
  • 131 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (91).
  • 132 Aunque tal previsión del Preámbulo no será de aplicación en los estados de Jammu y Cachemira (Apénd (...)
  • 133 Aunque, contradictoriamente, en su Preámbulo se establece que el pueblo cree en Dios el Creador.
  • 134 Además, “le Peuple…s’engage solennellement à defendre…la laïcité de l’Etat” (Preámbulo), los partid (...)
  • 135 Aunque en el Preámbulo se afirme: “Conscients de nos responsabilités devant Dieu”.
  • 136 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (154.b).
  • 137 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (144), eso sí, en el Preámbulo el pueblo se si (...)
  • 138 Además, el sistema educativo público será secular (12).
  • 139 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (4), las limitaciones de derechos y libertades (...)

80Angola (8.1)122, Azerbaiyán (7.1)123, Benin (2)124, Burundi (1), Camerún (Preámbulo y 1.2), Chad (1)125, Congo (1)126, Costa de Marfil (30)127, Ecuador (1)128, Rusia (14.1)129, Francia (2.1), Gabón (2)130, Guinea (1)131, Guinea Bissau (1), Guyana (1), India (Preámbulo)132, Kazajstán (1.1), Madagascar (1.1)133, Malí (25)134, Mozambique (120), Namibia (Preámbulo y 1.1), República Democrática del Congo (1)135, Nepal (4.1), Santo Tomé (8)136, Serbia (11.1), Togo (1)137, Turkmenistán (Preámbulo y 1)138 y Turquía (Preámbulo y 2)139.

  • 140 “The National Flag: The upper yellow half…symbolizes the secular tradition… The lower orange half… (...)

81Aunque no se proclama la laicidad del Estado, en algunos países se hace referencia a que la enseñanza deberá serlo: Honduras (151), Lituania (40.1), México (3.1) y Nicaragua (124). Y para concluir esta enumeración indicaré, casi a título de anécdota, el caso de Bhután, en el que al describir su bandera hace referencia tanto a la tradición laica como a la espiritual140.

82Si repasamos la anterior lista observaremos, creo que sin sorpresa alguna, que la mayor parte de los países que en ellos aparecen forman parte del área jurídico-cultural francesa, o bien han formado parte de la Unión soviética.

IX. Las definiciones negativas

83Sin duda una definición de carácter negativo dista de ser elegante desde un punto de vista del estilo, pero eso importa poco aquí. Desde una perspectiva jurídica, que es lo que aquí resulta relevante, tal tipo de definición tiende a la imprecisión. Son numerosos los textos constitucionales que, en nuestra materia, optan por tal tipo solución. Me parece que lo que subyace en este punto es que, paradójicamente, tampoco las definiciones positivas son un modelo de precisión jurídica. Entiendo que la proclamación de un Estado como laico o como confesional, en realidad, no tiene porque tener una automática consecuencia jurídica. Por ello, pienso, encontramos una larga lista de países que, rechazando la simple abstención, optan por estas fórmulas. No me atrevería a decir que se sitúan en el punto intermedio entre el Estado laico y el confesional, pues eso, en realidad, dependerá de la totalidad del ordenamiento. Sea como fuera, comencemos por aquellos países que proclaman que ninguna religión tendrá carácter oficial, ello con una u otra fórmula, pero siempre negativa.

  • 141 Aunque también adopta una definición positiva, del tipo de las que analizaremos más adelante: “Stat (...)
  • 142 Cabe decir lo mismo que de Etiopía (II. 6).
  • 143 En una compleja prescripción: “Parliament shall have no power to enact a law to establish or author (...)
  • 144 Aunque en el propio artículo hace también una referencia a la separación religión-Estado.
  • 145 En el propio artículo se establece también que “church and state are to be separated”.
  • 146 En el mismo artículo también se establece la separación entre las “religious organizations” y el Es (...)
  • 147 En el mismo artículo se establece la separación entre “the Church and religious organizations” y el (...)
  • 148 La formula es distinta, y tal vez, pueda dársele otro alcance: “El Estado no sostiene religión algu (...)

84Albania (10.1), Australia (116), Eslovaquia (1), Estados Unidos (Enmienda 1), Etiopía (11.2)141, Filipinas (III. 5)142, Gambia (100.2. b), Ghana143, Kenya (8), Kirguistán (8.1), Liberia (14)144, Lituania (43.7), México (24), Micronesia (IV. 2), Nicaragua (14), Nigeria (10), Palau (IV. 1), Corea del Sur (20.2)145, Seychelles (21.6), Tayikistán (8)146, Ucrania (35)147, Uganda (7) y Uruguay148.

  • 149 “There is no state church” (137.1 de la Constitución de Weimar, en vigor en virtud de 140).
  • 150 Se refiere a “cultos e iglesias” (19).
  • 151 Se refiere a “confesiones” (16.3).
  • 152 Se refiere a “iglesia”.
  • 153 Se refiere a “organizaciones religiosas” (20.2). Además, se prohíbe la financiación pública de las (...)
  • 154 Se refiere a “confesión” (24).
  • 155 Se refiere a “cultos religiosos” (29.5).

85En otros países, el punto de referencia para la negación no es la religión, sino una organización (iglesia, confesión, etc.). No creo que ello implique diferencias significativas con respecto a los anteriores. En todo caso son los siguientes: Alemania149, Brasil150, España151, Estonia152, Japón153, Paraguay154 y Rumania155.

86Mención separada merece el caso del Líbano. Por razones bien conocidas, en dicho país se produce un complejo equilibrio social, no exento de dificultades que traen su origen de diversidades religiosas. Ello ha llevado a su Constitución a equiparar la representación de cristianos y musulmanes en su Parlamento (24.1.a y b). Tal sistema no es considerado como deseable, y por ello se establece que “the abolition of political confessionalism is a Basic national goal and shall be achieved according to a gradual plan” (Preámbulo h).

X. El Estado no quiere relaciones con la religión o sus organizaciones: el separatismo

87El “separatismo” es una fórmula doctrinal acrisolada para definir un modo de (no) relación de las confesiones religiosas con el Estado. Curiosamente, son escasos los textos constitucionales que acogen esta fórmula de un modo textual, es decir, que emplean exclusivamente tal término para estructura su sistema de Derecho eclesiástico. Son los siguientes.

  • 156 Además, no cabe modificar mediante referéndum tal precepto (108.3).
  • 157 Además, no cabe reforma constitucional en este punto.
  • 158 “Eastern Orthodox Christianity is considered the traditional religion” (13.3).
  • 159 “Although religion and the State are separate, the people of the Fiji Island acknowledge that worsh (...)

88Bolivia (4), Cabo Verde (48.3)156, Croacia (41.1), Cuba (8), Eslovenia (7.1), Hungría (60.3), Letonia (99), Montenegro (14), Níger (4)157 y Uzbekistán (61). No creo que sea casual el que varios de ellos sean enmarcables en el ámbito del catolicismo. Afirmación similar encontramos en Bulgaria (13.2), aunque matizada por una referencia a una religión en concreto158. Y algo de naturaleza relativamente similar ocurre en Fiji159.

  • 160 “Churches and religious communities are independent of the State” (41.4).
  • 161 “The religious worships shall be…independent from the State” (31.4).
  • 162 “Se garantiza…la independencia y la autonomía de las iglesias y confesiones religiosas” (59).

89Aunque no empleen el término preciso de separación, creo que cabe encuadrar en esta categoría los casos de Portugal160, Moldavia161 y Venezuela162.

  • 163 “State and catholic church are…independent” (7.1).
  • 164 “Dentro de un régimen de independencia… el Estado reconoce a la Iglesia católica como elemento impo (...)
  • 165 “The State…shall recognize the special role of the Apostle Autocephalous Orthodox Church of Georgia (...)

90Caso distinto es el de aquellos países en que se proclama la independencia en relación a una concreta iglesia. Me parece que el hecho de referirla a una sola, en cierta medida está marcando que la separación no es total. Es el caso en lo que toca a la Iglesia católica de Italia163 y Perú164. Y en campo ortodoxo el de Georgia165.

XI. Conclusiones no conclusivas. O de cómo lo establecido en las constituciones no es necesariamente Derecho y de lo preferible que resulta, en nuestra materia, no precisar demasiado

91Si al principio de estas líneas me referí a los diversos recursos doctrinales para calificar un texto como constitucional, corresponde ahora destinar un instante a otras construcciones doctrinales de los constitucionalistas. Son aquellas referidas al contenido del objeto principal de su estudio. Cuando se habla de valores constitucionales, de principios constitucionales, etc., en realidad, a mi modo de ver, lo que se trata es de introducir unas categorías técnicas que concluyen por dificultar la compresión de lo que un texto constitucional sea.

92Con mi evidente, y creciente, afán por la simplificación (tal vez, simplicidad), pienso que, en nuestros días, una constitución desempeña tres funciones, que se mueven en un nivel claramente distinto. De una parte, la constitución pretende ser la norma organizadora de un Estado. Para cumplir esa función, está repleta de mandatos normativos en sentido propio (si se me permite: es Derecho indubitadamente). Cuando se establece que habrá un Parlamento bicameral, se señala el modo de designación de sus componentes, se indica una ciudad como capital del Estado, o se establece cuales sean las competencias municipales, estamos ante un catalogo de normas jurídicas, si se me permite la expresión, muy poco emotivas. Generalmente su contenido no es conocido por la mayoría de la población ni aún de forma aproximada, y no se producen “conmemoraciones” de dichas regulaciones. Como no se producen “conmemoraciones” de otros textos normativos que probablemente inciden en mucha mayor medida en la vida cotidiana de los ciudadanos.

  • 166 Permítaseme, y por vía de ejemplo referido a mi país, tratar de explicitar lo que pretendo poner de (...)

93En el extremo opuesto se sitúa lo que yo llamaría función simbólica. La constitución puede ser el símbolo de la independencia frente a la metrópoli colonizadora, del establecimiento de un sistema democrático, de la unificación de dos estados, de la abolición del sistema monárquico, etc. Los textos constitucionales están repletos de proclamaciones de esa índole (y no exclusivamente en sus preámbulos), que, en si mismas, no creo que sean precisa y exactamente normas jurídicas. Cuando se señala que los poderes públicos promoverán el bien común, que los ciudadanos serán libres, que el sistema será democrático, etc., se están realizando afirmaciones que quedan vacías de contenido, a no ser que se produzca su concreción en un nivel propiamente normativo (legislación ordinaria, jurisprudencia, etc.). Este conjunto de proclamaciones si son conocidas y “conmemoradas” por los nacionales, aunque muy poca incidencia directa tengan en su vida cotidiana166.

94A mitad de camino de las dos anteriores me parece que se desenvuelve la tercera función que desempeña una constitución: la proclamación de los derechos fundamentales. La categoría de “derecho fundamental” es una categoría técnica precisa, pero simultáneamente ejerce una función simbólica. En términos generales (en casi todos los países “democráticos”, pero también en los que no lo son), se ha optado por incluir dicha categoría en los textos constitucionales. Probablemente la razón de ello es el aprovechar el “prestigio simbolizador” de tales textos. Sea por la razón que fuere, allí se encuentran el reconocimiento de tales derechos, su catalogo, en ocasiones, las técnicas de protección de los mismos, etc. Pero, con frecuencia, no basta con ello para que sean plenamente operativos. Quiero decir, la proclamación de, por ejemplo, la libertad de manifestación, en si misma no garantiza su ejercicio, pues puede ocurrir que el legislador ordinario o las autoridades administrativas realicen una regulación de dicha libertad, o la apliquen en un determinado modo, que, de hecho, la deje vacía de contenido.

95Pues bien, de todo lo anterior encontramos en la materia que ha sido objeto de nuestra atención en las líneas anteriores. Sin duda el “derecho fundamental de libertad religiosa” aparece recogido en numerosos textos constitucionales, pero, como ya indicamos, no corresponde aquí referirse a ello. Por ello, pasaremos directamente a las otras dos funciones: la estrictamente normativa y la simbólica.

  • 167 Entiéndaseme bien (y he buscado un ejemplo en que las cosas no son evidentes, a los efectos de que (...)

96Me parece que no ofrece duda alguna que cuando en Argentina se prohíbe que los eclesiásticos regulares sean miembros del Congreso estamos ante una norma jurídica en sentido propio. Como tampoco me parece que sea discutible la misma naturaleza de la exigencia de que el primer ministro de Brunei sea musulmán. Dudo, sin embargo, que tenga alcance jurídico alguno el que se reconozca que las religiones han colaborado a la formación del “Vietnam Fatherland Front”, y carece de trascendencia jurídica real el que se autorice que al acceder al Gobierno austriaco un ministro pueda añadir una formula religiosa en su juramento. Los dos últimos casos me parece que son referencias de carácter “político”, no jurídico167.

97Si fuera mi función, que ciertamente no lo es, el detectar cuales son las constituciones más respetuosas con los derechos de los individuos, más “democráticas”, más “laicas” (o más “confesionales”; es indiferente), sin duda renunciaría a realizar un análisis de aquellos preceptos que carecen de un alcance jurídico práctico inmediato. O mejor, tales preceptos serían la guía que debería utilizar para acudir a la legislación ordinaria (o a la jurisprudencia) a los efectos de caracterizar el modelo de una u otra manera. Pero aquí no cabe descender del plano constitucional.

98Así pues, trataré de realizar una simplificada valoración de conjunto de los preceptos constitucionales relativos a la religión que tienen una trascendencia jurídica inmediata. Cerraré con una breve reflexión de cual es el alcance de las solemnes proclamaciones genéricas de “secularidad”, “confesionalidad”, etc.

99Con la brevedad que me he impuesto, entiendo que, en términos generales, dos tipos de cuestiones son reconducibles a la primera categoría: de una parte cuando una calificación religiosa supone una alteración de los derechos del individuo; de otra, cuando un sistema jurídico religioso se sitúa por encima del sistema estatal. Antes de proseguir, parece necesario poner un dato que aparece como evidente, con algunas excepciones, las dos religiones que actúan en estos niveles son el cristianismo y el islam.

100Por lo que toca al individuo, diremos que hay dos tipos de cuestiones relevantes. De una parte la exigencia de profesar una determinada religión a los efectos de poder acceder al ejercicio de un determinado cargo público. Con algunas pocas (e irrelevantes, dicho sea con todo el respeto) excepciones en campo cristiano (rey de Noruega, rey de Suecia, etc.), todos los casos los encontramos en el mundo musulmán. Se trata de toda una concepción de la función de la religión y de la sumisión del individuo a la misma (independientemente de que la comparta en su fuero interno).

101La segunda cuestión en el plano individual sería la prohibición de que las personas dotadas de un determinada estatus religioso accedan a un cargo público. Este supuesto parece ser casi exclusivo de los países cristianos, y de los que, en términos generales, tienen un pasado colonial y en los que la potencia colonizadora era marcadamente “confesionalmente cristiana” (España, Reino Unido), a los que, a efectos de casi exhaustividad, habría que añadir aquellos que han sido dependencias coloniales de Francia (la explicación aquí podría ser sucesiva y contradictoria: primero una potencia colonial “confesional”, luego “laica”. En la primera versión sería una reacción; en el segundo una fuente de inspiración). Todo lo explica la historia, pero las explicaciones no son necesariamente justificaciones. Probablemente sería ya el momento de olvidar que hubo un día una iglesia que colaboró con la metrópoli.

  • 168 Quiero decir que numerosas reflexiones vienen a mi mente (la desaparición del Estado, la sumisión a (...)

102Pero donde las excepciones prácticamente no existen, es a la hora de situar en un plano jurídico superior los preceptos religiosos (el Derecho religioso) al Derecho estatal. Eso es un fenómeno musulmán. Se trata de una concepción de la función de la religión y de la sumisión del Estado a la misma (independientemente de que signifique, en cierta medida, la desaparición del propios Estado). Es un fenómeno que no soy capaz de comprender y, en consecuencia, estoy imposibilitado para referirme a él168.

103Para concluir, y como ya señalé, no puedo obviar el realizar alguna reflexión acerca de las proclamaciones constitucionales que pretenden definir la posición del Estado en materia de religión, sin que las mismas parezca que puedan ser consideradas de aplicación jurídica directa. Es decir, las proclamaciones de “laicidad”, “confesionalidad”, etc.

104Entiendo que tal tipo de proclamaciones, en si mismas, no tienen trascendencia jurídica propia. Es necesaria la actuación de otros niveles normativos (o administrativos) para que se vean dotadas de contenido. Por vía de ejemplo entiendo lograré explicitar mi posición al respecto. Francia es un Estado que se proclama constitucionalmente “laico”, de hecho, es considerado por algunos como un prototipo de tal modo de concebir el fenómeno religioso. Por su parte, Italia, sin ser un Estado confesional, desde luego tiene en especial consideración a la Iglesia católica, pues la Constitución italiana no solo la menciona expresamente, sino que en ese mismo texto (7.2) se hace referencia a los concretos instrumentos de relación con la misma vigentes en el momento de su entrada en vigor (Pactos de Letrán). Pocos temas hay más sensibles en materia religión-Estado que los relativos a la enseñanza religiosa, pues bien, el modelo francés de financiación pública de la enseñanza religiosa católica es mucho más generoso que el italiano, sin que la “laicidad” aparezca como un obstáculo para ello.

  • 169 “The construction of minarets is prohibited” (72.3).
  • 170 ¿Qué es un minarete?, ¿es una categoría jurídica que define el Derecho helvético?, ¿se produce una (...)

105Ahora bien, no creo tampoco que tales proclamaciones de “laicidad”, “confesionalidad”, etc., sean en sí mismas meras proclamaciones retóricas. Tienen una función jurídica práctica, no automática pero potencial. Continuaré por la vía de ejemplos y acudiré, también una vez más, al caso francés. La Constitución francesa agota sus referencias a lo religioso con la proclamación de su laicidad. Sin embargo, en el ordenamiento francés recientemente se ha introducido una normativa con un evidente alcance religioso: la prohibición que en determinados lugares las mujeres porten una determinada vestimenta a la que según su religión vienen obligadas. Pues bien, la justificación constitucional última no es otra que ese principio de laicidad. Acudamos a un lugar geográficamente contiguo: Suiza. En los últimos tiempos la mayor polémica de carácter jurídico en campo religioso ha sido la prohibición constitucional de ciertas edificaciones con carácter religioso: los minaretes169. Al margen de los, imagino, extraordinarios problemas de técnica jurídica para delimitar con precisión la aplicación de la norma170, ello introduce una rigidez en el sistema que creará notables dificultades en la práctica: cualquier adecuación de la norma a una realidad cambiante exigirá el acudir a los complejos sistemas de reforma de la Constitución helvética. Sin emitir mi juicio a propósito de la norma francesa en materia de burka, o de la suiza en materia de minaretes, lo que me parece claro es que la solución francesa supone una aproximación más flexible (mejor: potencialmente flexible) a la resolución de un problema. Naturalmente, la solución helvética resulta más precisa, más clara, pero no estoy convencido que eso sea una virtud a la hora de regular materias tan sensibles. En definitiva, y a mi modo de ver, las proclamaciones de “valores”, “principios”, etc., en materia de religión ejercen una función básica: ofrecer apoyo constitucional a soluciones normativas propuestas por el legislador ordinario o por la jurisprudencia (y, en un primer término, por la Administración pública).

106Y eso es todo. Tal vez me sea exigible el establecer alguna conclusión. No soy capaz de otra que constatar, una vez más, una obviedad: en materia de regulación jurídica, en la actualidad, y acerca de cualquier cuestión (desde la expropiación forzosa a la letra de cambio; desde el recurso contencioso administrativo al régimen de filiación; etc.), todo se explica en base a dos coordenadas: la historia y cual se entienda deba ser la función del Estado. No es nuestro tema una excepción.

Anexos

Annexe

Afganistán: http://www.servat.unibe.ch/​icl/​ [ICL]; Albania: ICL; Alemania: ICL; Andorra: http://www.principadodeandorra.com/​constitucion_andorra.htm; Angola: ICL; Antigua y Barbuda: http://pdba.georgetown.edu/​Constitutions/​constudies.html [G]; Arabia Saudita: http://www.saudiembassy.net/​about/​countryinformation/​laws/​The_Basic_Law_Of_Governance.aspx; Argelia: ICL; Argentina: http://www.cervantesvirtual.com/​portal/​constituciones/​constituciones.shtml; Armenia: http://www.parliament.am/​parliament.php?id=constitution&lang=eng; Australia: ICL; Austria: ICL; Azerbaiyán: ICL; Bahamas: http://www.thebahamasguide.com/​facts/​constitution.htm; Bahrein: ICL; Bangladesh: http://www.banglaembassy.com.bh/​Constitution.html; Barbados: G; Belarús [Bielorrusia]: ICL; Bélgica: ICL; Belice: G; Benin: http://www.unhcr.org/​refworld/​country,,NATLEGBOD,,BEN,,3ae6b57d4,0.html; Buthán: http://www.constitution.bt/​; Bolivia: G; Bosnia y Herzegovina: ICL; Botswana: http://www.botswanaembassy.org/​files/​constitution_of_botswana.doc; Brasil: ICL; Brunei Darussalam: http://www.copac.org.zw/​downloads/​category/​6-constitutions-of-the-world.html?start=20; Bulgaria: ICL; Burkina Faso: http://www.presidence.bf/​constitution.php?sid=22&page=19; Burundi: http://www.chanrobles.com/​burundi.htm; Cabo Verde: http://portail.droit.francophonie.org/​listeRegions.d [F]; Camboya: ICL; Camerún: F; Canadá: ICL; Chad: F; Chile: G; China: ICL; Chipre: ICL; Colombia: G; Comoras: http://www.beitsalam.km/​article.php3?id_article=34&artsuite=3; Congo: ICL; Costa Rica: G; Côte d’Ivoire [Costa de Marfil]: F; Croacia: ICL; Cuba: G; Dinamarca: ICL; Djibouti: http://www.adi.dj/​constitut/​constitut_dj.htm; Dominica: http://www.da-academy.org/​DA_Constitution.html; Ecuador: G; Egipto: http://www.egypt.gov.eg/​english/​laws/​constitution/​chp_five/​part_three.aspx; El Salvador: G; Emiratos Árabes Unidos: www.worldstatesmen.org/uae_const.doc ; Eritrea: http://www.eritrea-unmission.org/​constitution.asp; Eslovaquia: ICL; Eslovenia: ICL; España: http://www.boe.es/​aeboe/​consultas/​bases_datos/​doc.php?id=BOE-A-1978-31229 ; Estados Unidos de América: ICL; Estonia: ICL; Etiopía: ICL; Ex República Yugoslava de Macedonia: ICL; Federación de Rusia: ICL; Fiji: ICL; Filipinas: https://www.lawphil.net/​consti/​cons1987.html; Finlandia: ICL; Francia: ICL; Gabón: F; Gambia: http://www.ncce.gm/​files/​constitution.pdf; Georgia: ICL; Ghana: http://www.parliament.gh/​chapter_twenty-five_amendment_constitution.html; Granada: G; Grecia: http://www.concourt.am/​armenian/​legal_resources/​world_constitutions/​constit/​greece/​greece-e.htm; Guatemala: G; Guinea: F; Guinea Bissau: www.icrc.org/ihl-nat.nsf/.../$-FILE/Constitution%20Guinea%20Bissau.doc; Guinea Ecuatorial: http://www.law.yale.edu/​RCW/​rcw/​jurisdictions/​afm/​equatorialguinea/​Eq_Guinea_Const_Span.htm; Guyana: G; Haití: G; Honduras: G; Hungría: ICL; India: ICL; Indonesia: http://aps.indonesiaottawa.org/​indonesia/​constitution/​fourth_amendment_const; Irán (República Islámica del): ICL; Iraq: www.uniraq.org/documents/iraqi_constitution.pdf; Irlanda: ICL; Islandia: https://www.government.is/​Publications/​Legislation/​Lex/​?newsid=89fc6038-fd28-11e7-9423-005056bc4d74; Islas Marshall: www.paclii.org/mh/legis/consol_act/cotmi363/; Islas Salomón: http://www.paclii.org/​sb/​legis/​consol_act/​c1978167/​; Israel: http://www.knesset.gov.il/​laws/​special/​eng/​basic14_eng.htm; Italia: ICL; Jamahiriya Árabe Libia: ICL; Jamaica: G; Japón: ICL; Jordania: http://www.kinghussein.gov.jo/​constitution_jo.html; Kazajstán: http://www.kazakhstan.orexca.com/​kazakhstan_constitution.shtml#9; Kenya: ICL; Kirguistán: http://aceproject.org/​ero-en/​regions/​asia/​KG/​kyrgyzstan-constitution-1993-2007/​view; Kiribati: http://www.parliament.gov.ki/​constitution.html; Kuwait: ICL; Lesotho: http://www.lesotho.gov.ls/​documents/​Lesotho_Constitution.pdf; Letonia: ICL; Líbano: ICL; Liberia: ICL; Liechtenstein: http://www.liechtenstein.li/​en/​pdf-fl-staat-verfassung-sept2003.pdf; Lituania: ICL; Luxemburgo: ICL; Madagascar: ICL; Malasia: http://confinder.richmond.edu/​admin/​docs/​malaysia.pdf; Malawi: http://web.parliament.go.th/​parcy/​sapa_db/​cons_doc/​constitutions/​data/​Malawi/​Malawi.pdf; Maldivas: http://www.maldivesinfo.gov.mv/​home/​upload/​downloads/​Compilation.pdf; Malí: F; Malta: ICL; Marruecos: ICL; Mauricio: F; Mauritania: ICL; México: G; Micronesia (Estados Federados de): http://fsmlaw.org/​fsm/​constitution/​constitution.htm; Mónaco: F; Mongolia: ICL; Montenegro: http://www.legislationline.org/​download/​action/​download/​id/​929/​file/​b4b8702679c8b42794267c691488.htm/​preview; Mozambique: http://confinder.richmond.edu/​admin/​docs/​moz.pdf; Myanmar: http://www.thailawforum.com/​ data base1/constmyanmar.html; Namibia: ICL; Nauru: http://www.naurugov.nr/​parliament/​constitution.html; Nicaragua: https://www.scribd.com/​doc/​33790393/​Constitucion-Nicaragua-Actual; Níger: F; Nigeria: http://www.nigerialaw.org/​ConstitutionOfTheFederalRepublicOfNigeria.htm#Chapter_1; Noruega: ICL; Nueva Zelandia [Zelanda]: ICL; Omán: ICL; Países Bajos: ICL; Pakistán: http://www.pakistani.org/​pakistan/​constitution/​; Palau: http://www.paclii.org/​pw/​legis/​consol_act/​cotrop359/​; Panamá: G; Papua Nueva Guinea: http://www.nefc.gov.pg/​Constitution%20of%20PNG%20FINAL.pdf; Paraguay: G; Perú: G; Polonia: ICL; Portugal: http://www.copac.org.zw/​downloads/​category/​6-constitutions-of-the-world.html?start=120; Quatar: ICL; Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte: http://www.legislation.gov.uk/​aep/​Will3/​12-13/​2; República Árabe Siria: ICL; República Centroafricana [Centroáfrica]: F; República Checa: ICL; República de Corea [ del Sur]: ICL; República de Moldava [Moldavia]: http://www.constcourt.md/​const_en/​index.html; República Democrática del Congo: F; República Democrática Popular Lao [Laos]: F; República Dominicana: G; República Federal Democrática de Nepal: http://www.worldstatesmen.org/​Nepal_Interim_Constitution2007.pdf; República Popular Democrática de Corea [ del Norte]: ICL; República Unida de Tanzania: ICL; Rumania: ICL; Rwanda: ICL; Saint Kitts y Nevis: G; Samoa: http://www.paclii.org/​ws/​legis/​consol_act/​cotisows1960535/​; San Marino: https://www.consigliograndeegenerale.sm (italiano); Santa Lucía: G; Santo Tomé y Príncipe: http://www.parlamento.st/​ (portugués); San Vicente y las Granadinas: G; Senegal: F; Serbia: ICL; Seychelles: F; Sierra Leona: http://www.sierra-leone.org/​Laws/​constitution1991.pdf; Singapur: ICL; Somalia: http://www.copac.org.zw; Sri Lanka: http://www.priu.gov.lk/​Cons/​1978Constitution/​Introduction.htm; Sudáfrica: ICL; Sudán: http://www.sudan-embassy.de/​c_Sudan.pdf; Suecia: http://www.riksdagen.se/​templates/​R_Page____5562.aspx; Suiza: https://www.admin.ch/​opc/​en/​classified-compilation/​19995395/​index.html#a15; Suriname: G; Swazilandia: http://aceproject.org/​ero-en/​regions/​africa/​SZ/​CONSTITUTION%20OF%20THE%20KINGDOM%20OF%20SWAZILAND%202005.pdf/​view?set_language=en; Tailandia: ICL; Tayikistán: http://unpan1.un.org/​intradoc/​groups/​public/​documents/​untc/​unpan003670.htm; Timor-Leste: http://www.wipo.int/​wipolex/​es/​text.jsp?file_id=196270; Togo: F; Tonga: http://www.paclii.org/​to/​legis/​consol_act/​cot238/​; Trinidad y Tobago: G; Túnez: ICL; Turkmenistán: http://legislationline.org/​documents/​section/​constitutions/​country/​51; Turquía: ICL; Tuvalu: http://www.tuvaluislands.com/​const_tuvalu.htm; Ucrania: http://www.president.gov.ua/​en/​content/​constitution.html; Uganda: http://www.ugandaembassy.com/​Constitution_of_Uganda.pdf; Uruguay: G; Uzbekistán: https://www.gov.uz/​en/​constitution; Vanuatu: http://www.parliament.gov.vu/​constitution.html; Venezuela (República Bolivariana de): http://www.ucv.ve/​fileadmin/​user_upload/​auditoria_interna/​Archivos/​Material_de_Descarga/​Constitucion_de_la_Republica_Bolivariana_de_Venezuela_-_36.860.pdf; Viet Nam [Vietnam]: ICL; Yemen: http://www.unhcr.org/​refworld/​category,LEGAL,,,-YEM,3fc4c1e94,0.html; Zambia: ICL y Zimbabwe: http://aceproject.org/​ero-en/​regions/​africa/​ZW/​zimbabwe-constitution-of-zimbabwe-2008-1.

Los países aparecen en esta nota en el orden en que se encuentran en la página Web de la ONU que ya ha sido reseñada. Anteriormente puse de relieve mi perplejidad por el modo en que allí aparecen denominados los distintos países. Sencillamente, se tiene la impresión de que se carece de criterio. Daré algunos ejemplos. No se alcanza la razón de que a Costa de Marfil se la denomine en francés. Son numerosos los países que en su denominación oficial incluyen el término “república”, pues bien, tal dato se omite en numerosas ocasiones, en otras se incluye directamente (vg: República Árabe Siria), mientras que en algunos se incluye entre paréntesis tras el nombre usualmente utilizado (vg: Iraq o Venezuela). A veces se utiliza el nombre de uso común (vg: Alemania), en otros el nombre oficial que nadie utilizaría (vg: Libia). Así que he optado por respetar solo parcialmente las denominaciones con las que aparecen, marcando en negrita aquellas que utilizaré y en el caso en que se altere o se añada algo ello se ha incluido entre corchetes.

Lo que se encuentre en las páginas Web más arriba indicadas será lo que, a nuestros efectos, tendremos por constitución. Omito los detalles de su denominación, fecha, etc. A efectos de cita indicaré los dígitos necesarios para la localización del precepto de referencia, sin indicar si se trata de artículo, sección, etc. Para concluir con estas precisiones a los efectos del modo de citar: en aquellos casos en que sean una pluralidad de textos los que conforman lo que hemos considerado constitución (vg: Israel o Suecia), se citará nominalmente dicho texto.

Como ya indiqué anteriormente, en la medida de lo posible, he procurado obtener los datos de tres páginas Web en concreto; a saber: En primer lugar he acudido a la elaborada en la Universidad de Berna con la denominación “International Constitutional Law”; para los países americanos lo he hecho a la de la Universidad de Georgetown titulada “Political Database of the Americas”; de extraordinaria utilidad para los países francófonos, y no solo para ellos, ha sido la tercera utilizada denominada “droit francophone”.

Notas

1 La información ha sido tomada de: http://www.un.org/es/members/. Más adelante se indicará cuales son tales y se pondrá de relieve la sorpresa que, en ocasiones, produce el modo en que son denominados.

2 Mi desconocimiento del Derecho público británico es prácticamente total, no obstante ello, me aventuro a apuntar que el Reino Unido reúne con claridad evidente las características propias de un Estado. A no ser que queramos entrar en matizaciones sin fin, que nos llevarían a configurar tantos conceptos de Estado como realidades con apariencia de tal existan.

3 Sería el caso de Arabia Saudita, en el que en la ley que tendremos por tal se establece expresamente que la constitución es el Corán

4 Y no me estoy refiriendo a eventuales incumplimientos “antijurídicos” por parte del poder, me estoy refiriendo, por vía de ejemplo, a exigencias constitucionales tales como las previstas en San Marino de que, los días festivos, al menos dos “piazzari” acompañarán a los capitanes al templo para asistir a misa.

5 Por vía de ejemplo: Act of Settlement 1700: “Person and Persons that then were or afterwards should be reconciled to or shall hold Communion with the See or Church of Rome or should profess the Popish Religion or marry a Papist should be excluded and are by that Act made for ever [X1incapable] to inherit possess or enjoy the Crown”.

6 No se me oculta que pueda parecer absurdo que maneje un texto en inglés de la Constitución francesa, en tanto que manejo uno en francés de países en los que dicha lengua no es oficial. Tampoco se corresponde con la metodología que me propuse, por ejemplo, que la Constitución de Andorra utilizada sea un texto en español. En todo caso, solo he utilizado los idiomas español, inglés y francés y, en únicamente en una ocasión, el portugués.

7 Esa exclusividad en la selección de fuentes impresas, es consecuencia de una opción metodológica ya reseñada. Resulta de todo punto evidente que estoy familiarizado con la doctrina de algunos países, en otros casos tengo algún conocimiento de la misma, en algunos, aunque todo lo ignoro, no me resultaría difícil acceder a las fuentes que me permitirían un cierto conocimiento, por último, en la inmensa mayor parte de los casos me resultaría absolutamente imposible ni tan siquiera conocer cuales sean tales fuentes impresas (si es que existe, que en muchos casos es muy improbable). Así pues, para dar un “trato igual” a todos los textos constitucionales, opto sencillamente por no tener en cuenta no solo lo que ignoro, sino también lo que conozco.

8 Robbers, Gerhard (ed.), Encyclopedia of World Constitutions, tres volúmenes, Facts On File, Inc., New York, 2007.

9 Vega Gutiérrez, Ana María (ed.), Religión y libertades fundamentales en los países de Naciones Unidas: textos constitucionales, Editorial Comares, S.L., Granada, 2001.

10 Voir en annexe.

11 Afganistán, Albania, Alemania, Arabia Saudita, Argelia, Argentina, Bahamas, Bahrein, Bangladesh, Barbados, Belice, Benin, Bolivia, Brasil, Brunei, Canadá, Colombia, Comoras, Costa Rica, Dinamarca, Dominica, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos, Fiji, Filipinas, Gabón, Gambia, Georgia, Granada, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Haití, Honduras, India, Indonesia, Irán, Iraq, Irlanda, Islas Marshall, Islas Salomón, Jamaica, Jordania, Kenya, Kiribati, Kuwait, Lesotho, Líbano, Liberia, Liechtenstein, Madagascar, Malawi, Maldivas, Malí, Malta, Marruecos, Mauritania, Mónaco, Namibia, Nauru, Nicaragua, Níger, Nigeria, Noruega, Nueva Zelanda, Omán, Países Bajos, Pakistán, Palau, Panamá, Papua, Paraguay, Perú, Polonia, Quatar, Siria, República Democrática del Congo, República Dominicana, Rumania, Rwanda, Saint Kitts y Nevis, Samoa, San Marino, Santa Lucía, San Vicente, Senegal, Seychelles, Sierra Leona, Somalia, Sudáfrica, Sudán, Suecia (Ley de Sucesión), Suiza, Suriname, Swazilandia, Timor, Togo, Tonga, Trinidad y Tobago, Túnez, Tuvalu, Uganda, Vanuatu, Venezuela, Yemen y Zimbabwe.

12 También se refiere a la “Most Holy Trinity” el preámbulo de la Constitución de Irlanda. Y resulta probable que en la denominación del país Trinidad y Tobago la primera parte se corresponde con ese mismo concepto.

13 También encontramos una referencia a la madre de Dios en Perú (Disposición final y transitoria duodécima).

14 Como tal aparece caracterizado en los constituciones de Afganistán (Preámbulo y 63), Bahrein (33 a y 78), Bangladesh (Preámbulo), Emiratos (Preámbulo y 73), Filipinas (Preámbulo), Gambia (Preámbulo), Irlanda (12.8 y 34.5.1), Jordania (43), Kenya (Preámbulo), Kiribati (Preámbulo), Líbano (50), Maldivas (Anexo 1), Mauritania (Preámbulo), Nauru (Preámbulo), Noruega (44.1), Omán (7 y 50), Países Bajos (11), Pakistán (Preámbulo), Perú (Preámbulo), Quatar (10, 74,92 y 119), Siria (7), Rwanda (Preámbulo, 41, 56.2 y 60.2), Saint Kitts y Nevis (Preámbulo), Samoa (Preámbulo y anexo tercero), Santa Lucía, Seychelles (Preámbulo), Sudán (Preámbulo, 56,71 y 89), Suecia (Ley de Sucesión: Preámbulo), Suiza (Preámbulo), Suriname (Preámbulo y 65), Swazilandia (Preámbulo), Tonga (34), Tuvalu (Preámbulo), Uganda (Anexo cuarto) y Yemen (160).

15 Bahamas (Preámbulo), Belice (Preámbulo), Brunei (Preámbulo y parte final. Los términos empleados son “Lord of the Universe” y “King of Kings”), Dominica (Preámbulo), Emiratos (Preámbulo), Granada (Preámbulo a), Kenya (Preámbulo), Líbano (9. La dicción, entiendo que equivalente, es “most high”), Pakistán (Preámbulo: “Sovereignty over the Universe belongs to”), Samoa (Preámbulo. Idéntica expresión a la de Pakistán), Santa Lucía (Preámbulo), San Vicente (Preámbulo) y Trinidad y Tobago (Preámbulo).

16 Sin pretender ser, en modo alguno, un experto en Derecho constitucional comparado, y menos del de origen anglosajón, me parece que es suficiente el haber prestado la mínima atención que he destinado a las constituciones de los distintos países para la realización de este trabajo para poder extraer alguna conclusión de carácter general en referencia a la de los países que han formado parte del Imperio británico; resumo mis conclusiones directamente. Con frecuencia, son considerados como constituciones de los referidos países los textos (de origen británico) por los que se le cede la soberanía en el momento de alcanzar su independencia. Pero esos textos parten, sin duda, de un borrador común, con lo que las similitudes son extraordinarias. Tales similitudes permanecen aún en los textos de países independientes desde hace décadas, en los que ha habido constituciones y reformas constitucionales ulteriores. Dos características comunes destacaré. En primer lugar, una estrictamente formal, que trae su causa de la otra, la extraordinaria longitud de las mismas, con centenares de artículos, algunos de ellos con numerosos apartados y subapartados. En segundo lugar, su minuciosidad (lo que provoca la desmesurada extensión); por vía de ejemplo las prescripciones destinadas al modo de regular los procedimientos de obtener la nacionalidad prevén todos los supuestos imaginables. Tal minuciosidad (y extensión) resulta perfectamente explicable por las circunstancias de las que traen su origen; es más discutible que su pervivencia lo sea. En otros casos resulta menos justificable la extensión en las regulaciones que llegan a niveles propios de un reglamento, para probarlo basta con acudir a las muy detalladas fórmulas de juramento; cuestión a la que se atenderá más adelante. En breve: hay decenas de de países que tienen constituciones de rasgos muy comunes, pues su punto de partida ha sido un documento de cesión de soberanía por parte del Reino Unido (¿Carta otorgada?) y esas constituciones son extraordinariamente extensas. No deja de resultar paradójico que, simultáneamente, el Reino Unido no esté dotado de una constitución, en sentido propio, escrita.

17 Afganistán (63), Arabia Saudita (Preámbulo), Argelia (Preámbulo), Brunei (Preámbulo). Comoras (13), Irán (67.1), Iraq (Preámbulo), Kuwait (Preámbulo), Pakistán (Anexo tercero), Somalia (Preámbulo) y Túnez (Preámbulo).

18 Afganistán (19.4), Arabia Saudita (3), Indonesia (Preámbulo) e Irán (2.1).

19 Dominica (Preámbulo), Emiratos (Preámbulo), Granada (Preámbulo), Madagascar (Preámbulo) y Trinidad y Tobago (Preámbulo).

20 Nauru (Preámbulo) y Tuvalu (Preámbulo).

21 Kiribati (Preámbulo).

22 Noruega (9.1).

23 Alemania (Preámbulo), Guinea Ecuatorial (Preámbulo), Irán (1.6), Polonia (Preámbulo), República Democrática del Congo (Preámbulo) y Gabón (Preámbulo).

24 Argelia (Preámbulo), Bahrein (Preámbulo), Brunei (Preámbulo), Egipto (Preámbulo), Gambia (Preámbulo), Grecia (Preámbulo), Iraq (Preámbulo), Kuwait (Preámbulo) y Suiza (Preámbulo).

25 Bhután (Preámbulo), Brasil (Preámbulo) e Islas Salomón (Preámbulo).

26 Belice (Preámbulo), Dominica (Preámbulo), Granada (Preámbulo), Islas Marshall (Preámbulo), Santa Lucía (Preámbulo) y Trinidad y Tobago (Preámbulo).

27 Liechtenstein (Preámbulo), Mónaco (Preámbulo) y Suecia (Ley de Sucesión: Preámbulo).

28 No es el caso de extenderse sobre la cuestión, pero en los propios textos constitucionales tal circunstancia viene claramente establecida en preceptos que en modo alguno pueden ser calificados como retóricos. Por lo demás, el funcionamiento “ordinario” de dichos estados dejan claras las cosas.

29 Kenya (Preámbulo), Fiji (Preámbulo), Sudáfrica (Preámbulo) y Seychelles (Preámbulo).

30 Afganistán (Preámbulo), Argentina (Preámbulo), Bahrein (Preámbulo), Colombia (Preámbulo), Egipto (Preámbulo), El Salvador (Preámbulo), Emiratos (Preámbulo), Honduras (Preámbulo), Kiribati (Preámbulo), Nauru (Preámbulo), Panamá (Preámbulo), Togo (Preámbulo), Tuvalu (Preámbulo) y Venezuela (Preámbulo).

31 Me limitaré a dar algunos, pocos, ejemplos, de solicitud de ayuda a Dios por parte de quien accede a un cargo mediante la fórmula de juramento: El presidente de Albania (88.3), los “rulers of the country” en Arabia Saudita (5), el primer ministro de Barbados (34), los miembros del “Privy council” de Brunei (5.4), los miembros de las Fuerzas armadas filipinas (XVI.5.1), el gobernador general de Granada (21.2), los miembros del Parlamento iraní (67.1), los jueces irlandeses (34.5.1), el presidente del Senado de Jamaica (V.1), los ministros de Lesotho (94), el vicepresidente de Malawi (81.1), los viceministros de Namibia (38), el gobernador de un estado en Nigeria (185.1), el rey noruego (9.1), los miembros del Parlamento de Nueva Zelanda (11.1.A), el regente en los Países Bajos (37.4), los militares pakistaníes (244), el presidente de Polonia (130), los miembros del Gobierno rumano (103.1), los miembros de la Comisión de servicios públicos de Saint Kitts y Nevis (77.10), el secretario del vicepresidente de Sierra Leona (69.2), los parlamentarios de Suriname (65), los que devengan nacionales de Swazilandia (45.4), el secretario del Gabinete ugandés (111.5), los jueces de la corte suprema de Zimbabwe, etc.

32 Aquellos países en que no he encontrado alusiones a tal cuestión son los siguientes: Bosnia y Herzegovina, China, Cuba, Dinamarca, Djibouti, El Salvador, Macedonia, Francia, Guatemala, Guinea Bissau, Libia, Japón, Marruecos, Mauritania, Mónaco, Myanmar, Nicaragua, Palau, Perú, Laos, Suecia, Suiza, Tailandia, Uruguay, Vanuatu y Vietnam.

33 Albania, Alemania, Andorra, Antigua y Barbuda, Argentina, Australia, Austria, Bahamas, Bangladesh, Barbados, Belice, Bostwana, Brunei, Chile, Dominica, Fiji, Filipinas, Gambia, Ghana, Granada, Guyana, India, Indonesia, Irlanda, Islandia, Islas Marshall, Islas Salomón, Jamaica, Kenya, Kiribati, Lesotho, Letonia, Liberia, Malasia, Malta, Mauricio, Namibia, Nauru, Nigeria, Países Bajos, Panamá, Paraguay, Polonia, Saint Kitts y Nevis, Samoa, Santa Lucia, San Vicente, Seychelles, Sierra Leona, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suriname, Swazilandia, Trinidad y Tobago, Tuvalu, Uganda, Zambia, y Zimbabwe.

34 Angola, Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Bélgica, Bhután, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camboya, Camerún, Canadá, Chad, Congo, Costa de Marfil, Croacia, Ecuador, Eritrea, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Rusia, Gabón, Guinea, Guinea Ecuatorial, Honduras, Hungría, Italia, Kazajstán, Kirguistán, Lituania, Luxemburgo, Madagascar, Malawi, Micronesia, Mongolia, Montenegro, Mozambique, Portugal, República Checa, Corea del Sur, Moldavia, Nepal, Corea del Norte (¿), Tanzania, Santo Tomé, Serbia, Tayikistán, Turkmenistán, Turquía, Ucrania, Uzbekistán y Venezuela.

35 Más adelante habré de referirme a la composición de dicho Parlamento teniendo en cuenta las adscripciones religiosas de los candidatos a ser miembros del mismo, y se comprenderán entonces las razones de esta solución normativa.

36 Es evidente que en ambos casos se tiene un concepto de religión restringida a las llamadas “religiones del Libro”.

37 Afganistán, Arabia Saudita, Argelia, Bahrein, Benin, Comoras, Egipto, Emiratos, Georgia, Grecia, Haití, Iraq, Jordania, Kuwait, Líbano, Liechtenstein, Maldivas, Malí, Nueva Zelanda, Omán, Pakistán, Quatar, Siria, República Democrática del Congo, República Dominicana, Rumania, Rwanda, San Marino, Senegal, Somalia, Sudán, Timor, Togo, Tonga, Túnez, y Yemen.

38 Ni la expresión religión, ni ninguna otra relacionada con ella aparece en la Constitución de este país. No hay referencias ni tan siquiera a la libertad religiosa. Tal vez con un punto de exageración, podríamos afirmar que se trata de la única constitución auténticamente laica: irrelevancia del fenómeno religioso. Desde luego, como ya se señaló, aparecen numerosas referencias a juramentos (23.1, 2 y 3; 55; 59.1 y 2; 69.1 y 2; 85.1 y 2 y 93), pero en ningún caso aparece fórmula teísta alguna, por línea de ejemplo la prevista para los parlamentarios reza: “I pledge allegiance in…accordance with my best conviction and conscience”.

39 Y en la Ley de 13 de marzo de 2003, mediante la que se organizan provisionalmente los poderes del Estado, no encontramos ninguna referencia directa o indirecta a la religión.

40 “A Pan South African Language Board established by national legislation must…promote…Arabic, Hebrew, Sanskrit and other languages used for religious purposes” (6.5.a.ii).

41 Cabo Verde (35.2), Costa de Marfil (12), Hungría (65.1), Malí (12), Montenegro (44) y Perú (37).

42 Es el caso de Bulgaria (11.4), Cabo Verde (125.2), Djibouti (6), Gambia (60.2), Ghana (55.4 y 7. c), Guinea (3), Guinea Ecuatorial (9), Kazajstán (5.4), Kenya (91.2. a), Kirguistán (8.5), Liberia (79), Níger (9), Nigeria (222. e), Panamá (181), Portugal (51.3), Nepal (142.4; en realidad en este caso lo que se prohíbe son los partidos “that it would disturb the religious…harmony”), Tanzania (20.2. a. i), Senegal (4), Sierra Leona (35.5), Turkmenistán (30) y Uzbekistán (57).

43 Guinea Bissau (45.3) y Portugal (55.4).

44 Costa Rica (28), Honduras (77), Myanmar (156. c) y Turquía (24.5).

45 Emiratos (15), Libia (3), Kuwait (9), Quatar (21) y Yemen (26)

46 Aunque en términos diversos, me parece que es el caso de Costa Rica: “Con el fin de robustecer…su vida…religiosa…la familia recibirá del Estado la más amplia protección posible” (8).

47 La identificación entre religión y confesión religiosa (“religious denomination”), me parece que está implícita en numerosos textos constitucionales. Pero está explicitada en buena parte de los países que formaron parte del Imperio británico, por línea de ejemplo: Barbados (19.7), Islas Salomón (11.8), Lesotho (13.3.7), Papua (45.5), Saint Kitts y Nevis (11.6), Santa Lucía (9.6), San Vicente (9.6), Tuvalu (23.9) y Zimbabwe (19.6).

48 “L’État respecte et protège les activités légales des pratiquants de la religion bouddhique et des autres religions” (9).

49 Salvo que se quiera incluir aquí la fórmula de juramento del presidente de Benín, pues se establece que el mismo se inicie del siguiente modo: “Before God, the Manes [spirits] of the ancestors”. (53). En la línea de las curiosidades se puede indicar que de un modo indirecto la constitución de Emiratos se refiere a un pontífice católico, Gregorio XIII, al indicar que el mandato del presidente y del vicepresidente es de “five Gregorian years” (52).

50 Candidatos a presidente (62.1) o vicepresidente (62.3).

51 Candidato a presidente (73.1).

52 Primer ministro (4.5).

53 Rey, cuyos padres también deben ser musulmanes (28.e).

54 Príncipe heredero, cuyos padres también deben ser musulmanes (4.5).

55 Parlamentario (73.a.3), presidente (109.b), ministro (130.a.3) y juez (149.b.1). Se especifica que en concreto debe ser “a follower of a Sunni school of islam”.

56 Presidente (23).

57 Sultán, cuyos padres también deben ser musulmanes (5).

58 Presidente (41.2) y primer ministro (91.3). Es de reseñar que en este caso se reservan algunos puestos para los no musulmanes: diez puestos en la Asamblea nacional (51.4), cuatro en el Senado (59.1.f) y en las Asambleas provinciales (106.1). Tal vez no sea excesivo inferir que el resto serán musulmanes. Con el característico gusto de los textos constitucionales de origen británico por las definiciones, se ofrece una de no musulmán: “’non Muslim’means a person who is not a Muslim and includes a person belonging to the Christian, Hindu, Sikh, Buddhist or Parsi community, a person of the Quadiani Group or the Lahori Group who call themselves Ahamadis or by any other name or a Bahai, and person belonging to any of the Scheduled Castes”. Las opciones no teístas son, sencillamente, inexistentes.

59 Presidente (3.1).

60 Presidente (38) y candidato a presidente (40.1).

61 Candidato a miembro del Parlamento (64.2.d) y a presidente (107.d). En ambos casos se exige, además, que cumpla con sus obligaciones religiosas.

62 Deberá ser miembro de la Iglesia luterana evangélica (6).

63 Deberá profesar la religión evangélico luterana (4). Y más de la mitad de los miembros de un Consejo real que designará el monarca deberán serlo también (12.2).

64 Se especifica que será “the pure evangelical faith, as adopted and explained in the unaltered Confession of Ausburg and in the Resolution of the Uppsala Meetin of the year 1593” (Ley de Sucesión: 4).

65 Presidente (151) y vicepresidente (153), magistrado de la Corte suprema (176) o de las Cámaras de segunda instancia (177) o de primera (179), juez de paz (180), fiscal general y procurador general (192) o gobernador (201).

66 Los ministros de culto no podrán ser diputados (55.VI), ni presidente o vicepresidente (82.IV) y “no podrán desempeñar cargos políticos. Como ciudadanos tendrán derecho a votar, pero no a ser votados… No podrán asociarse con fines políticos ni realizar proselitismo a favor o en contra de candidato, partido o asociación política alguna” (130. d y e).

67 Definiciones prácticamente idénticas encontramos en Saint Kitts y Nevis (28.6), Santa Lucía (26.5 y 32.6) y San Vicente (26.5).

68 En el Consejo electoral habrá un representante de la Conferencia episcopal y otro de los “cultes reformés” (289.2 y 8).

69 Podrán consultar directamente al Consejo constitucional, sobre ciertas materias, “the officially recognized heads of religious communities” (19).

70 Los componentes del Senado deberán cooptar a otra serie de senadores, entre ellos deberá incluirse a “representatives of the major religious faths in Malawi” (68.2).

71 No creo que todo lo anterior deba producir escándalo alguno. Intenta ser solo una clara puesta sobre el tapete de las reales “reglas de juego”. Derecho es lo que es; no lo que quisiéramos que fuese.

72 Quiero decir que haberlo calificado como “derecho fundamental” o “derecho humano” hubiera tenido el mismo alcance.

73 Parece que la “ética laica” se formula como alternativa normadora de una eventual “ética religiosa”.

74 Las “naciones y pueblos indígenas…gozan [del derecho]…al ejercicio de sus sistemas…jurídicos” (30.II.14). De la lectura del resto de la Constitución se puede concluir que no estamos ante una proclamación normativa en sentido propio.

75 El que el concordato sea una exigencia constitucional no supone un sometimiento a una autoridad normativa independiente del Estado. La fuerza normativa del concordato exige el acuerdo con el mismo.

76 The determination in detail of regimes of the Aghion Oros entities and the manner of operation thereof is effected by the Charter of Aghion Oros which, with the cooperation of the State representative, shall be drawn up and voted by the twenty Holy Monasteries and ratified by the Ecumenical Patriarchate and the Parliament of the Hellenes” (105.3).

77 Así en Sudáfrica: “This section does not prevent legislation recognizing…systems of personal and family law under any tradition, or adhered to by persons professing a particular religion” (15.3.a.ii).

78 Etiopía (34.5 y 78.5), Indonesia (24.2), Israel (Ley básica del Poder Judicial: 1.b.1 y 15. c.4) y Sri Lanka (105.4).

79 Entiendo que debemos considerar la traducción al inglés como oficialmente reconocida, en la medida que la fuente es una embajada de ese país.

80 En modo alguno puede considerarse como una proclamación teórica, ya que en el propio texto de la ley se establece que la autoridad del Gobierno se deriva de ese libro y esas tradiciones, que son “the ultimate source of reference for this Law and the other laws” (7); los tribunales deberán aplicar la Sharia (48); y el rey deberá reinar de conformidad a la misma (55), siendo este y los ministros los encargados de implementarla (57).

81 “No law can be contrary to the beliefs and provisions of the sacred religion of Islam” (3). En plena coherencia, el curriculum educativo se basará en esa religión (45), el Estado se ocupará de que en el ámbito familiar se eliminen las tradiciones contrarias a la misma (54.2), el presidente deberá salvaguardarla (63), etc.

82 “All existing laws shall be brought in comformity with the Injunctions of Islam as laid down in the Holy Quran and Sunnah… and no law shall be enacted which is repugnant to such Injunctions” (227.1). Se establece incluso un tribunal y un procedimiento para decretar la “inconstitucionalidad” de las normas no respetuosas con lo anterior (203.D).

83 “No law may be enacted that contradicts the established provisions of Islam” (2.1.A).

84 “No law contrary to any tenet of Islam shall be enacted” (10.b y 70.b.2). Y se produce el curioso caso de que tales preceptos son simultaneamente fuente “constitucional” y Derecho supletorio: “When deciding matters on which the Constitution or the law is silent, Judges must consider Islamic Shari’ah” (142).

85 “Islamic Shari’ah is the source of all legislation” (3). La economía se basará en aquellos principios (7), el Estado recaudará los tributos religiosos (21), las herencias se regularán por tal sistema (23), así como los derechos de las mujeres (31) o la normativa penal (47).

86 “Precepts of Islam, the sole source of law” (Preámbulo).

87 Se matiza, pues es solo “una” fuente principal: “The Islamic Shari’a is a principal source of legislation” (2). Aunque a ella deberá atenerse la normativa sobre la mujer y las herencias (5.b y d) y la propiedad, capital y trabajo (9.a).

88 “Principal source of legislation is Islamic jurisprudence (Sharia)” (2).

89 También relativizada: “Islamic Sharia shall be a main source of legislation” (2).

90 “The Islamic Shariah is the basis of legislation” (2). Específicamente regulará el Derecho de sucesiones (11).

91 También relativizada: “Shari’a law shall be a main source of its legislation” (1). También regulará el Derecho de sucesiones (51).

92 “The doctrine of Islam shall be the main source of the laws of the State” (50). En la misma línea 302.2 y 98.1.

93 “Sudan shall have as its sources of legislation Islamic Sharia and the consensus of the people” (5.1).

94 Desconozco cuál sea el alcance práctico, pero resulta necesario destacar que en Jordania se admite la posibilidad de que se constituyan tribunales de otras religiones para resolver cuestiones relativas al estatuto personal (99, 108 y 109.i).

95 “La Constitución garantiza a la Iglesia católica…el mantenimiento de…relaciones de colaboración especial con el Estado” (11.3).

96 “El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano” (2).

97 “Se reconoce que la religión católica es la de la mayoría de los panameños” (35). La configuración de un dato estadístico como (pretendida) norma jurídica no deja de resulta chocante: ¿Cuál es el mandato normativo?, ¿qué ocurre si las estadísticas no coincidiesen con la proclamación constitucional?

98 “The State acknowledges and values the participation of the Catholic Church in the process of national liberation” (11). Mutatis mutandis, proceden los mismos comentarios que en el caso anterior.

99 Son cuestiones de matiz, pero he preferido no incluir aquí las referencias expresas que se realizan en los textos constitucionales de, por ejemplo, España (16.3), Italia (7.1), Perú (50), etc., por entender que tales países se mueven más bien en el ámbito del separatismo.

100 “Eastern Orthodox Christianity is considered the traditional religion” (13.2).

101 “Buddhism is the spiritual heritage of Bhutan” (3.1).

102 Es muy singular el modo en que elude la proclamación de la estatalidad del islam, pero haciendo referencia a su importancia, y no de un modo sencillamente ornamental: “The foreign policy of the Union shall be directed towards support for… Islamic causes and interests” (12).

103 “Buddhism is the State religion” (43.3). Además con un compromiso de promoción del sistema educativo budista (68.2).

104 “The Republic… shall give to Buddhism the foremost place” (9). Además estableciéndose mecanismos reforzados para la reforma de dicho precepto (83.a).

105 Ciertamente muy matizada por su ampliación a todas las religiones: “The State shall patronize and protect Buddhism and other religions” (73).

106 “La Religión Católica, Apostólica, Romana, es la del Estado” (75).

107 “The Roman Catholic Church is the State Church” (37.2). Desconozco si se trata de un problema de traducción, pero si no fuera tal, estamos ante un supuesto conceptualmente sin sentido. En campo cristiano, la idea de estatalidad de una iglesia es propia del protestantismo. Los intentos de estatalización de la Iglesia por parte del regalismo en el XVIII, cuando se aproximaron a ello, estuvieron al borde de la ruptura: galicanismo. Desde luego, aunque algunos residuos regalistas restan en algunos sistemas jurídicos, la doctrina no pervive.

108 “The religion of Malta is the Roman Catholic Apostolic religion” (2.1).

109 “La religion cattholique, apostolique et romaine est religión d’Etat” (9).

110 Aunque extraordinariamente matizado por el hecho de que en el mismo párrafo (8.1) se establece que “the church shall be separate from the state” (8.1).

111 “The Evangelical Lutheran Church shall be the Established Church…, and, as such, it shall be supported by the State” (4).

112 “The Evangelical Lutheran Church shall be the State Church … and, as such, it shall be supported and protected by the State” (62). Se establece un mecanismo de reforma específico (79).

113 “The Evangelical-Lutheran religion shall remain the official religion of the State”. Añadiendose en el propio artículo la siguiente sorprendente (en Europa) prescripción: “The inhabitants professing it are bound to bring up their children in the same” (2.2).

114 Además, el Estado promoverá los valores islámicos (10), la educación tendrá el mismo objetivo (13), deberá propagar el islam (23) y su civilización (29) y corresponderá a las Fuerzas armadas el defender tales principios (33).

115 Además, en ese punto la Constitución no puede ser alterada (178.3).

116 Además, con un mecanismo reforzado para la reforma de ese precepto (142).

117 Además, uno de los objetivos del Gobierno es la expansión y fortalecimiento del islam (3.15), así como de su política exterior (3.16), sus Fuerzas armadas serán islámicas (144), los requisitos para ser juez se fijarán con criterios religiosos (163) y, desde luego, todos esos preceptos serán inalterables (177.5).

118 Además, en determinados territorios podrá prohibirse el proselitismo religioso entre los musulmanes (11.4) y toda la regulación en materia religiosa es inalterable (161.e.2.d).

119 Además, la educación tendrá como objetivo el promover la obediencia del islam (35.c) y es obligación de todo ciudadano preservar y proteger dicha religión (67.g).

120 Además, toda la normativa constitucional en materia religiosa es inalterable (100).

121 Además, queda prohibido todo proselitismo religioso no islámico (29).

122 Además, “political parties shall…contribute to… the defense of…the secular nature of the State” (4.2) y se establece un mecanismo reforzado de modificación de tal precepto (159. e).

123 Además, “the State educational system is secular” (18.1), y la secularidad del Estado no podrá ser objeto de reforma por vía de referéndum (155).

124 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (156).

125 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (225).

126 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (178.5).

127 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (127).

128 Además, sea cual fuere su significado, es deber del Estado “garantizar la ética laica como sustento del quehacer público y el ordenamiento jurídico” (3.4) y la educación será laica (28).

129 Además, se establece un mecanismo reforzado de modificación de tal precepto (135.1).

130 Además, “tout acte portant atiente à la…laïcité de l’État…constitue un crime de haute trahison” (7).

131 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (91).

132 Aunque tal previsión del Preámbulo no será de aplicación en los estados de Jammu y Cachemira (Apéndice II.1.a).

133 Aunque, contradictoriamente, en su Preámbulo se establece que el pueblo cree en Dios el Creador.

134 Además, “le Peuple…s’engage solennellement à defendre…la laïcité de l’Etat” (Preámbulo), los partidos deben respetar dicho principio (28) y no cabe reforma constitucional en este punto (118).

135 Aunque en el Preámbulo se afirme: “Conscients de nos responsabilités devant Dieu”.

136 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (154.b).

137 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (144), eso sí, en el Preámbulo el pueblo se sitúa “sous la protection de Dieu”.

138 Además, el sistema educativo público será secular (12).

139 Además, no cabe reforma constitucional en este punto (4), las limitaciones de derechos y libertades en determinados supuestos no pueden afectar al carácter secular del Estado (13) y los programas de los partidos políticos no podrán oponerse a tal carácter (68.4).

140 “The National Flag: The upper yellow half…symbolizes the secular tradition… The lower orange half… symbolizes the spiritual tradition” (Anexo 1).

141 Aunque también adopta una definición positiva, del tipo de las que analizaremos más adelante: “State and religión are separate” (11.1).

142 Cabe decir lo mismo que de Etiopía (II. 6).

143 En una compleja prescripción: “Parliament shall have no power to enact a law to establish or authorize the establishment of a body or movement with the right or power to impose on the people of Ghana a common program or a set of objectives of a religious or political” (56).

144 Aunque en el propio artículo hace también una referencia a la separación religión-Estado.

145 En el propio artículo se establece también que “church and state are to be separated”.

146 En el mismo artículo también se establece la separación entre las “religious organizations” y el Estado.

147 En el mismo artículo se establece la separación entre “the Church and religious organizations” y el Estado.

148 La formula es distinta, y tal vez, pueda dársele otro alcance: “El Estado no sostiene religión alguna” (5).

149 “There is no state church” (137.1 de la Constitución de Weimar, en vigor en virtud de 140).

150 Se refiere a “cultos e iglesias” (19).

151 Se refiere a “confesiones” (16.3).

152 Se refiere a “iglesia”.

153 Se refiere a “organizaciones religiosas” (20.2). Además, se prohíbe la financiación pública de las mismas (89).

154 Se refiere a “confesión” (24).

155 Se refiere a “cultos religiosos” (29.5).

156 Además, no cabe modificar mediante referéndum tal precepto (108.3).

157 Además, no cabe reforma constitucional en este punto.

158 “Eastern Orthodox Christianity is considered the traditional religion” (13.3).

159 “Although religion and the State are separate, the people of the Fiji Island acknowledge that worship and reverence of God are the source of good government and leadership” (5).

160 “Churches and religious communities are independent of the State” (41.4).

161 “The religious worships shall be…independent from the State” (31.4).

162 “Se garantiza…la independencia y la autonomía de las iglesias y confesiones religiosas” (59).

163 “State and catholic church are…independent” (7.1).

164 “Dentro de un régimen de independencia… el Estado reconoce a la Iglesia católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú” (50).

165 “The State…shall recognize the special role of the Apostle Autocephalous Orthodox Church of Georgia in the history of Georgia and its independence from the state” (9.1).

166 Permítaseme, y por vía de ejemplo referido a mi país, tratar de explicitar lo que pretendo poner de relieve. La Constitución española de 1978 es objeto de conmemoración anual: el día en que fue aprobada mediante referéndum es festivo, con tal ocasión se celebran concursos escolares sobre la misma, las sedes de las Cámaras parlamentarias son abiertas al público, se celebran recepciones oficiales, etc. La Constitución, por esa vía, se ha transformado en un símbolo, en el mismo modo que lo sea el himno nacional o la bandera. Si nadie repara en si la combinación de colores en la bandera es adecuada o no desde un punto de vista estético, si no se valoran los eventuales méritos musicales del himno, tampoco en esa Constitución-símbolo se tiene en cuenta (se conoce, tan siquiera) su contenido normativo. Sin duda son mucho más relevantes las normas incluidas en el Código civil (nacionalidad, propiedad, arrendamientos, matrimonio, filiación, etc.) para cada español, pero a nadie se le ha ocurrido realizar una celebración anual para honrar dicho texto legal.

167 Entiéndaseme bien (y he buscado un ejemplo en que las cosas no son evidentes, a los efectos de que mi posición quede clara): es claro que el propuesto como miembro del Gobierno de Austria tiene un “derecho subjetivo”, reconocido constitucionalmente, ha añadir una proclamación religiosa en su fórmula de juramento y que en la hipótesis de que no se le autorizase a ello podría acudir a los tribunales para reclamar el ejercicio de ese derecho y que, sin duda, le sería reconocido por estos. En ese sentido estamos ante una clara norma jurídica. Ahora bien, me parece que la inclusión de dicho derecho en el texto constitucional tiene una vocación simbólica: no tiene porque declarar cual sea su religión, ni tan siquiera si profesa alguna, pero si quiere puede hacerlo. A los efectos del ejercicio de la función a la que va referida carece absolutamente de relevancia. Más evidente: las en ocasiones detalladísimas definiciones de las banderas nacionales son normas jurídicas, pero lo que se está regulando es un símbolo; el que la bandera sea esa u otra carece de alcance jurídico, aunque lo tiene, y mucho, político o, si se prefiere, simbólico.

168 Quiero decir que numerosas reflexiones vienen a mi mente (la desaparición del Estado, la sumisión a un poder externo, la inconcreción del contenido de la norma, la falta de seguridad jurídica, etc.), pero son reflexiones de un jurista continental europeo en el año 2011: inútiles por no comprender la base del modelo. Un colega del siglo XVIII español probablemente lo hubiera entendido.

169 “The construction of minarets is prohibited” (72.3).

170 ¿Qué es un minarete?, ¿es una categoría jurídica que define el Derecho helvético?, ¿se produce una remisión al Derecho islámico a los efectos de recibir dicha categoría?, ¿define el Derecho islámico tal concepto con precisión?, ¿lo deberá hacer el suizo por vía reglamentaria?, etc.

Autor

Université Complutense de Madrid.

© Presses universitaires de Strasbourg, 2014

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search