Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La phénoménale ventrée du marquis de Ruchestinto

 | 
Euloxio R. Ruibal

La descomunal panzada del marqués Ruchestinto

Mascarada en un planto y pico

Euloxio R. Ruibal

Texte intégral

Personajes

1El marqués Ruchestinto, simplemente marqués
Criada primera, gemela de la segunda
Criada segunda, calcada de la primera
Mayordomo, a secas
Milmañas, curandero
El hijo, más joven del marqués

2El marqués Ruchestinto, de cuclillas sobre señorial sillón, lucha tenazmente con el espectro de su muerte. Dos rechonchas criadas, como presagiando fatal derrota de su señor, comienzan ya ritual planto.

3Criada 1a. — Ay, ¿quién me pellizcará a mí ahora?

4Criada 2a. — Ay, ¿quién me palpará los tocinos?

5Criada 1a. — Ay, ¿quién me estirará la nariz?, ¡ay!

6Criada 2a. — Ay, ¿quién me morderá los jamones?, ¡ay!

7Las dos. — ¡Ay, ay-ay-ay, ayyyyyyy!

8Criada 1a. — Ay ¿quién chupará mi sangre, quién?

9Criada 2a. — Ay, ¿quién me despellejará otra teta, quién?

10Criada 1a. — Ay, ¿quién me amasará el culo, quién?

11Criada 2a. — Ay, ¿quién besará mi hígado, quién?

12Criada 1a. — Ay, ¿quién lamerá mis cachas, quién?

13Las dos. — ¡¿Quién, quién-quién-quién, quién?!

14Criada 1a. — Le lavé los pies… ¡y me abandona!

15Criada 2a. — Le limpié las uñas… ¡y me deja!

16Criada 1a. — Le pinté las partes… ¡y se marcha!

17Criada 2a. — Le fregué los dientes… ¡y se aleja!

18Criada 1a. — Le barrí los pulmones… ¡y se va!

19Criada 2a. — Le estrujé la vejiga… ¡y emigra!

20Criada 1a. — Le compuse los huesos… ¡y se larga!

21Criada 2a. — Le roí los intestinos… ¡y se esfuma!

22Criada 2a. — Le enjaboné el corazón… ¡y se pira!

23Criada 2a. — Le harté el estómago… ¡y se fuga!

24Criada 1a. — ¡Se va el señor!

25Las dos. — ¡Agoniza, agoniza, agoniza!

26Criada 1a. — ¡El gran marqués!

27Las dos. — ¡Agoniza, agoniza, agoniza!

28Criada 1a. — ¡Para siempre…!

29Las dos. — ¡Agoniza, agoniza, agoniza!

30Criada 2a. — ¡A ningún otro serviré!

31Criada 1a. — ¡A ningún otro daré pan blanco con miel!

32Criada 2a. — ¡A ningún otro afeitaré el pecho!

33Criada 1a. — ¡A ningún otro arrancaré las canas!

34Criada 2a. — ¡A ningún otro fregaré los ojos!

35Criada 1a. — ¡A ningún otro pintaré los dientes!

36Criada 2a. — ¡A ningún otro coseré la lengua!

37Criada 1a. — ¡A ningún otro peinaré la espalda!

38Criada 2a. — ¡A ningún otro limpiaré la baba!

39Las dos. — ¡Sólo al marqués!

40Criada 1a. — ¡Sólo él era merecedor! Pero vase…

41Criada 2a. — ¡Para siempre…!

42Criada 1a. — ¡Para la cueva!

43Criada 2a. — ¡Para la negra noche eterna!

44Criada 1a. — ¡Para la vida de los muertos!

45Criada 2a. — ¡Para su palacio del cementerio!

46Criada 1a. — ¡Para su ataúd de oro fino!

47Criada 2a. — ¡Para junto su padre!

48Criada 1a. — ¡Para junto sus hijos embrujados!

49Criada 2a. — ¡Ay, ay, nuestro gran señor, ayyyy!

50Las dos. — ¡Ay, ay, nuestro gran marqués, ayyyy!

51Criada 1a. — ¡Se helará de frío…!

52Criada 2a. — ¡Lo comerán los gusanos!

53Criada 1a. — ¡Se le pudrirá su linda lengua azul…!

54Criada 2a. — ¡Se la comerán los gusanos!

55Criada 1a. — ¡Sus labios negros tendrán sed…!

56Criada 2a. — ¡Se los comerán los gusanos…!

57Criada 1a. — Sus ojos amarillos…

58Criada 2a. — ¡séran comidos por los topos!

59Criada 1a. — Su nariz verde…

60Criada 2a. — ¡será comida por las arpías!

61Criada 1a. — Sus orejas crespas…

62Criada 2a. — ¡serán comidas por los basiliscos!

63Criada 1a. — Su arrogante cuerpo…

64Criada 2a. — ¡será un enjambre de gusanos!

65Criada 1a. — Sus cojonazos rojos…

66Criada 2a. — ¡comidos serán por gusanos y escorpiones!

67Criada 1a. — Su alma blanca…

68Criada 2a. — ¡comida será…!

69Criada 1a. — ¡Asús…! ¡Arreniégote, Satanás!

70Criada 2a. — Pecadazo…

71Criada 1a. — Pecadazo, pecadazo. Padre Nuestro, Padre Nuestro, Padre Nuestro.

72Criada 2a. — Ave María.

73Criada 1a. — No os llevéis a este lucero.

74Criada 2a. — Trescientos años cumpliría en julio.

75Las dos. — ¡Pobre! ¡Infeliz!

76Criada 2a. — En lo mejor de su vida nos lo arrebatáis.

77Criada 1a. — ¿Qué suerte correrán ahora sus cuatro mil hijos?

78Criada 2a. — ¡Huérfanos de padre!

79Las dos. — ¡Con madres pindongas!

80Criada 2a. — ¿Qué será de estas tierras, sin amo y señor?

81Súbitamente, el marqués salta de su sillón y corretea como una gallina clueca por el escenario.

82Marqués. — Co, co-co-co, co, co-co-co, co, co-co-co, co…

83Las dos. — ¡Ay, pobrecito!

84Criada 2a. — ¡Desdichado!

85Criada 1a. — ¡Ya le dio otra vez!

86Criada 2a. — ¡Lástima que no ganase las oposiciones a cardenal!

87Criada 1a. — Lástima… ¡Un cardenal jamás enferma!

88Marqués. — Co, co-co-co, co-co-co, co-co-co, cocococococo…

89Con modales ceremoniosos y coquetos, hace su brillante entrada el mayordomo y pregona con voz amaricada:

90Mayordomo. — Noble y caballeroso, santo y poderoso marqués Ruchestinto: el curandero de su dulce y generosa persona.

91El marqués, después de un instante de perplejidad, vuela hacia el mayordomo – co, co, co– y lo muerde (ñan, ñan, co, guau, guau) en una pierna. El mayordomo aguanta impasible. Y es ahora cuando surge el curandero Milmañas, con su característico culón demasiado hacia atrás y la cabeza excesivamente hacia adelante. Ruchestinto salta y cacarea de nuevo por el escenario.

92Mayordomo. — He ahí, insigne doctor, al mayor personaje de la historia sufriendo tan desagradable dolencia que mucha es la pena que causa verlo.

93Milmañas. — ¡Curioso! Curioso, ¡recuerno!, curioso.

94El marqués persigue ahora a la criada 1a y la embiste en las nalgas. Ella huye y Ruchestinto arremete contra la criada 2a.

95Criada 1a. — ¡Pobre el señor! Sufre por no tener cuernos!

96Criada 2a. — ¡Isca, isca, perica, isca!

97Criada 1a. — ¡Churra, churra, churriña!

98Criada 2a. — ¡Isca, isca!

99Criada 1a. — ¡Así reviente quién lo embrujó!

100Mayordomo. — Se supone, insigne doctor, que fue picado por una gallina rabiosa, clueca y revieja.

101Milmañas. — ¡La pucha! ¡Curioso, requetecurioso!

102El marqués se calma. Mira fijamente y como un bobalicón a su curandero.

103Marqués. — (Desmayándose, al suelo) ¡Fuera! Apartaros ya, asquerosas motas pecosas.

104Criada 1a. — Ay, ya se desmayó…

105Criada 2a. — Ay, que no aguanto con el miedo, ay, que caco mis calzones…

106Criada 1a. — ¡Cuánto le fatiga esa dolencia! ¡Pobrecito mío…!

107Milmañas. — Curioso, curioso…

108Criada 2a. — Póngale unos remiendos nuevos, doctor.

109Milmañas. — Le abriré morcillento pestillo para observar el mal que le corroe las entrañas.

110Mayordomo. — A usted levantaremos marmóreo monumento en el Puente de las Diarreas, insigne. Este pueblo no olvidará jamás su noble proceder con la vida del gran marqués Ruchestinto, palo de herejes, azote de extremistas…

111Las rechonchas gemelas toman en brazos a Ruchestinto y lo trasladan al señorial sillón, en donde lo recuestan ceremoniosamente. Milmañas comienza el reconocimiento. Revuelve con decisión en el interior del noble cuerpo y pronto extrae relojes, muñecos, bragas, cebollas, justillos, arbustos, papeles, pistolas, vejigas, escarabajos, flores, teléfonos, palomas…

112Criada 2a. — ¡Qué cerezas tan jugosas y bestiales!

113Criada 1a. — ¡Placer infinito produce el contemplárselas!

114Criada 2a. — ¡Me muero de deseos de arrancarle ese pelo de doscientos metros que le florece en las nalgas!

115Criada 1a. — Yo, por ese diamante de ochenta y ocho quilatos que le adorna el hígado.

116Milmañas. — Curioso, curioso y recurioso… ¡Todo, todo requetepodrido!

117Criada 2a. — Me encanta esa maravillosa culebra que le engulle las lombrices de la barriga.

118Mayordomo. — Buen tiento tuve siempre de recordarle-eso sí, con el debido respeto-que no le convenía refocilación cotidiana y consecutiva con diez hembras.

119Criada 1a. — A mí, esa verruga de cuatro kilos que luce en su pescuezo.

120Milmañas. — ¡La pucha! Tanto apesta que invita a recular.

121Criada 1a. — Huele como las flores de mayo.

122Milmañas. — ¡Pestífero, pestífero!

123Criada 2a. — Tiene la fragancia de las hojas y flores de romero.

124Milmañas. — ¡Hiede que asusta!

125Criada 2a. — ¡De las bolas de alcanfor!

126Mayordomo. — Le aconsejaba también, asimismo con el debido respeto, que no peregrinase los jueves de rodillas a la ermita de San Adriano.

127Milmañas. — ¡Uffff! ¡Cuánto apesta!

128Criada 2a. — ¡Huele como el centeno verde!

129Criada 1a. — ¡Como el perfume francés!

130Criada 2a. — ¡Como el viento florido del norte!

131El curandero finaliza el reconocimiento.

132Milmañas. — No tiene remedio.

133Criada 1a. — ¡Cómo la nieve aromática de febrero!

134Milmañas. — No hay solución, nada se puede hacer.

135Criada 2a. — ¡Cómo la luna lunera de marzo!

136Milmañas. — Muchas veces, la ciencia nada puede contra las leyes que rigen el universo.

137Criada 1a. — ¡Cómo el incienso húmedo!

138Mayordomo. — Con su licencia, doctor, eso no es posible. Forzosamente tiene que volver enseguida a su vida cotidiana. Muchas son las nobles obras que aún le quedan por realizar.

139Criadas. — ¡Ay!

140Mayordomo. — ¿Qué será de todos nosotros? Algún remedio tiene que haber…

141Criadas. — ¡Ay!

142Mayordomo. — Muy necesario es que medite rápido y adecuadamente, doctorcito. No vaya a ocurrir que los veladores hados personales del gran marqués lancen sobre el alma de usted sus calientes, lógicas y estremecedoras cóleras, iras y furias.

143Criadas. — ¡Ay, ayyyy!

144Mayordomo. — Grande es el riesgo, insigne. Medite, profundamente medite…

145Milmañas. — No existen medicamentos para esta desconocida dolencia.

146Criada 1a. — ¡Ay, nuestro gran señor…

147Criada 2a. — nos deja huérfanas,

148Criada 1a. — angustiadas!

149Mayordomo. — Suya es la responsabilidad.

150Milmañas. — ¡La pucha…! Será de las leyes del orbe… Eso bien lo saben sabios y juiciosos.

151Criadas. — ¡Ay, ay!

152Mayordomo. — (Haciendo mutis.) Haré pasar al representante de la prole del señor. Tiene usted la obligación de comunicarle la mala nueva.

153Criada 2a. — Dele unos polvos mágicos, doctor.

154Criada 1a. — Dele un bebedizo de hierbas, doctor.

155Criada 2a. — Dele un potaje de miel con cebollas, doctor.

156Mayordomo. — (Entrando.) Noble y caballeroso, santo y poderoso marqués Ruchestinto: el representante de sus cuatro mil hijos.

157Entra el hijo de Ruchestinto. Es un viejecito extaordinariamente cascado. Tiene cabeza de gallina, patas de cordero y una robusta cola de caballo. Hay quien piensa que, además, es chepudo. De vez en cuando, la cola se le encrespa, cosa que no debe agradarle, ya que, a fin de evitarlo, casi siempre la sujeta con una mano.

158Hijo. — ¿Sanó mi papá?

159Criadas. — ¡Ay, ayyyy!

160Milmañas. — Se me destroza el corazón al tener… al tener que comunicar a la abundante prole del augusto marqués que…, que no es posible luchar contra… el triste acontecimiento que se avecina… Usted, que será el vinculero…

161Criadas. — Es el más jovencito, doctor.

162Hijo. — Soy el pequeñico… A los demás ya no les resisten las piernas…

163Milmañas. — ¡Curioso, la pucha! Pues transmita con mucho tiento mi hondo pesar a los que aún vivan…

164Criadas. — Viven todos, doctor.

165Hijo. — Sólo murieron los veinte que nacieron sin cola y con cabeza y piernas de humanos. ¡Estaban embrujados!

166Criadas. — ¡Al nacer murieron!

167Criada 2a. — ¡Prodigiosa es la casta del marqués!

168Mayordomo. — Él tiene una varonil semilla que, con sutileza y suave caricia, con recio esfuerzo gemido, engendra animosa prole raudo y a menudo.

169Milmañas. — ¡Curioso, recuerno, curioso! Esto es una vejación a la ciencia.

170Criada 2a. — ¡Ay, aún ayer bailó una muiñeira,

171Criada 1a. — saltando ágilmente encima de la chimenea!

172Marqués. — (Despertando.) ¡Co, co-co-co, co! (Suelta un ensordecedor cuesco.) Ahí va ese huevo para los hambrientos de mis vasallos. (Pone un enorme huevo ante la admiración de los presentes.)

173Milmañas. — ¡La pucha!

174Criadas. — ¡Milagro, milagro de San Adriano!

175Mayordomo. — Poderes de su nobleza. No ultrajéis lo que le pertenece por derecho propio.

176Milmañas. — ¡Recuero, recuerno, rehuevo!

177Marqués. — ¡Cococó, turbión de manteca, cococó, berzas de melón, cococó, colas de maíz! ¡Co, cococó, co! (Salta hacia su hijo y le olisquea las partes.)

178Hijo. — ¡Soy yo, papá! ¿No me conoces?

179Criada 1a. — ¡Infelices!

180Criada 2a. — ¡Pena da verles!

181Milmañas. — En verdad, la escena es emotiva, ¡recuerno!

182El marqués deja de olfatear a su hijo y se queda pasmado.

183Hijo. — ¿Te acuerdas de Maruxa das Ameixas, papá? ¿Recuerdas aquel pajar de espinas, aquel resplandor de cohetes?

184Criada 1a. — ¡Juntos en el último almanaque!

185Milmañas. — ¡La puchita, recuerno-cáspita-recórcholis!

186Criada 2a. — Mi corazón estalla.

187Mayordomo. — Sucesos hay en la vida que el hado trajo de siempre y sabiamente los lanza contra la nunca trágica situación del continuamente.

188Hijo. — ¿Recuerdas, papá? Fue cuando menguaba la luna, un atardecer del treinta de mayo… ¿Recuerdas? Palpaste sus cosquillas, pringándote en los untos… ¿Recuerdas? Entre olas de aliento y volteretas, penetraste sangre de luto en el largo y ultrajado pozo de silbante espuma. Lágrimas madrugaron, aullidos sonaron a lo lejos…

189Criada 2a. — ¡Mollera de poeta!

190Milmañas. — ¡Me embarga el ánimo!

191Criada 1a. — ¡Chola de superior pensamiento!

192Mayordomo. — Heredada de noble cuna. Le tocó la mejora en rifa sacrosanta.

193Milmañas. — ¡La pucha del recuerno!

194Hijo. — ¿Recuerdas, papá? Pues “aquello”… ¡“aquello” soy yo! El humilde fruto del señorial esparcimiento, del ultrajante juego, de la carismática meada…

195El marqués le huele nuevamente las partes a su benjamín. Con el nerviosismo, al hijo se le escapa la cola y se le encrespa, dándole de lleno en plenos morros al progenitor, que se cabrea y reacciona a picotazos. El hijo huye y Ruchestinto lo persigue a galope y relinchando como un caballo desbocado.

196Marqués. — ¡Iiiiiiiiih…! Ciruelas templadas mías! ¡Mías, mías! Iiiiih! Mis lágrimas, alientos míos! ¡Untos fritos, cosquillas espumeantes, lunas verdes, mías, míos! ¡Iiiiiiiiihhhh! ¡Mías, míos, mías, mías! – ¡Iiiiiiiiihhhhhhh! ¡Para mí vuelvan pellejos nuevos, pellejos calientes! – ¡Iiiiiiiihhhhhhh!

197Hijo. — ¡Despacio, mi padre, despacito! ¡Mis riñones ya no resisten! El fruto siempre es de la semilla, papaíto.

198Marqués. — ¡Iiiiiiih, iiiiiiiiiihhhhh!

199Criada 1a. — Pobre… ¡Le hierven las entrañas…!

200Criada 2a. — ¡Quiere recuperar sus arrebatos robados!

201Criada 1a. — ¡Su alma desespera!

202Criada 2a. — ¡Se intranquiliza en su cajita de plata!

203Milmañas. — ¡Recuernos de pucha ahumada! Esto rebasa la patología paquiderma.

204Ruchestinto (iiiiiiiiih) le arranca la cola a su hijo, que huye gritando:

205Hijo. — ¡Acudid, compañeros; acudid, hermanos; acudid camaradas! ¡Nuestro padre ya no respeta las heredadas anaanatom�as! ¡Acudid, acudid! (Sale.)

206El marqués observa escrutadoramente la cola caballar y seguidamente la incorpora a sus propias anatomías.

207Marqués. — ¡Ihhhhhhh!

208Mayordomo. — ¡Cuánto duele, insigne doctor, observar con que vigor se aferra a la vida que, precisamente, se le escurre! Mismo está en las últimas…

209Criadas. — Ay, ay…

210Marqués. — ¡Iiiiihh!

211Milmañas. — ¡La pucha, pucha-puchita! ¡Eureka rica! Rayos de esperanza iluminan mi cabeza. ¿Cabe alguna duda de que es lo mismo? Muy seguro, ¡segurísimo! ¡Cuánto se aprende de la tradición, de los viejos curanderos indios, de la todopoderosa natura!

212Mayordomo. — ¿Acaso oyeron bien mis oídos o intuyeron mejor mis entendederas? Ah, medite, doctor, continúe en su profunda cavilación. Concéntrese, concéntrese… Cerraré puertas y ventanas, pues no deseo que algo pueda molestarle. (Sale de escena.)

213Milmañas quedó ensimismado en su profunda meditación. Cacarea el marqués; después, relincha. Eso parece disgustarle, se cabrea, lucha consigo mismo. Los relinchos van subiendo de intensidad; los cacareos, bajando hasta desaparecer. Las criadas acuden en su ayuda. Al poco tiempo, los relinchos comienzan también a perder intensidad.

214Criada 1a. — ¡El marqués está fatigado!

215Criada 2a. — ¡Mucha es la agonía que tiene que sufrir!

216Criada 1a. — Conveniente será que se acueste.

217Criada 2a. — Le lavaré los pies con vino y manteca.

218Criada 1a. — Le daré masajes con ortigas.

219Las dos. — ¡Así dormirá mejor…!

220Criada 1a. — ¡En la gloria!

221Criada 2a. — ¡Sin barullo!

222Criada 1a. — ¡Fuera del tiempo

223Criada 2a. — y de esta nuestra miseria!

224Las dos. — Venga el señor, venga el marqués a su heredada cuna.

225Lo llevan al majestuoso sillón. Más que relinchar, ahora el marqués parece estornudar. Se le abre mucho la boca; queda como un pasmón. Las criadas se la cierran. Se le vuelve a abrir y ellas se la cierran nuevamente. Se le abre considerablemente un ojo. Ellas se lo cierran. Otra vez la boca. Se la cierran. Y así…

226Criada 1a. — ¡Nuestro divino ángel!

227Criada 2a. — ¡Nuestra hartura y contento!

228Criada 1a. — ¡Mucha es el hambre que debe tener!

229Milmañas. — Nada de lomo ni tocino.

230Criada 2a. — ¡Era de tan buen diente!

231Criada 1a. — ¡Se le ve el cielo en las pupilas de los ojos!

232Milmañas. — Mucho reposo, paz infinita: éxito habitual en mi brillante currículum.

233Criada 2a. — ¡Horas lleva sin probar bocado!

234Criada 1a. — ¡Lloran sus tripas mordiendo aire florido!

235Criada 2a. — ¡Se me encoje el corazón al verlo así!

236Criada 1a. — ¡Pobrecito!

237Criada 2a. — ¡Ya expulsa baba de colorines!

238Criada 1a. — ¡Su lengua venga a chupar y chupar!

239Criada 2a. — ¡Venga a chupar y chupar sus labios!

240Criada 1a. — ¡La baba riega su cuerpo entero!

241Criada 2a. — ¡Mi dulce bien!

242Criada 1a. — ¡Mi tesoro!

243Criada 2a. — ¡Morirá de hambre!

244Criada 1a. — ¡El doctor lo asesina!

245Criada 2a. — ¡Llamaré al cura!

246Criada 1a. — ¡Ay, él pudo ser cardenal!

247Criada 2a. — ¡No soporto más esto!

248Criada 1a. — ¡Tampoco yo!

249Criada 2a. — ¡Le daré la teta!

250Criada 1a. — ¡Yo se la daré! ¡Lo tranquiliza tanto…!

251Criada 2a. — ¡La mía le gusta más!

252Criada 1a. — ¡Tu leche tiene gusanos!

253Criada 2a. — ¡Pero es blanquísima!

254Criada 1a. — ¡Le da náuseas!

255Criada 2a. — Tus caídas tetas amarillentas tienen pus ponzoñoso.

256Criada 1a. — Pero le hacen cosquillas en la campanilla. ¡Envidiosa!

257Criada 2a. — ¡Las tienes podridas!

258Criada 1a. — ¡Quién te diera…! Siempre me pellizca en el grano más abultado.

259Criada 2a. — ¡Tienes la leche desnatada! ¡Yo lo alimento más…!

260Criada 1a. — Siempre vomita después de mamar en ti. ¡Sólo le sientan bien mis gusanos!

261Criada 2a. — Hoy me toca a mí. ¡Toma, mi pequeño!

262Criada 1a. — ¡Mientes…! ¡A mí me guiñó el ojo!

263Criada 2a. — ¡Quita, puerca!

264Criada 1a. — ¡Toma, mi rey! ¡Chupa con fuerza!

265Milmañas. — ¡Basta ya, arpías! ¿Es que queréis rematarlo?

266Criada 1a. — ¡No, señorito!

267Criada 2a. — ¡No, insigne!

268Las dos. — ¡Espantarle el hambre pretendemos!

269Milmañas. — ¿Para qué sirven mis órdenes? Nada de comida. Mucha tranquilidad para el señor marqués.

270Mayordomo. — (Entrando.) ¡Obedeced al doctor, deslendeslenguadas! ¡Insolentes…!

271Criadas. — Obedeceremos, señoría, obedeceremos, obedeceremos…

272Milmañas. — Cuando enloquezca de hambre, dadle un huevecito para que se entretenga. ¿Está claro?

273Criadas. — Muy claro, insigne, ¡clarísimo!

274Milmañas. — Pues no volváis a interrumpir el recto discurrir de mis pensamientos.

275Mayordomo. — Acatad las órdenes o tendré que volver a adornaros el pescuezo con cadenas.

276Criada. — Usted manda, señorito, usted ordena.

277Muy sumisas, se arrodillan y caminan a gatas por el suelo.

278Mayordomo. — Continúe con sus altos y geniales pensamientos, doctor.

279Milmañas. — Cavilaba en una remota posibilidad de solución para esta terrible enfermedad.

280Mayordomo. — ¡Qué alegría llena mi corazón, doctor! ¿Supone entonces que…?

281Milmañas. — Supongo, supongo… Creo, espero, confío…

282Mayordomo. — ¡Qué capital, asombroso y milagroso acontecimiento para la humanidad, para la ciencia!

283Milmañas. — Sería, en verdad… Pero no. ¡No es justo! Soy un hombre demasiado religioso.

284Mayordomo. — Confíeme sus problemas de conciencia, doctor. Dos seremos a soportarlos en esta vital peregrinación.

285Las criadas toman el huevazo que el marqués tuvo a bien poner y caminan procesionalmente con él. Luego se lo ofrecen a Ruchestinto, que lo toma, examina y, a continuación, abraza con deleite y apetito. Ellas se revuelcan, retuercen y retozan jadeantes por el suelo.

286Mayordomo. — Ánimo, doctor. Me abrasan los ardientes deseos de conocer ese esperanzador remedio.

287Milmañas. — Yo bien quisiera… ¡Lo primero es el marmarqu�s! Mas mi alma se opone…¡Si yo no tuviese tan nobles sentimientos…!

288Mayordomo. — (Obligándole.) ¡Lo primero, nuestro señor el marqués! Vayamos a guardar tan excelso secreto.

289Milmañas. — ¡Qué sacrificio!

290Mayordomo. — ¡Qué triunfo, qué gloria!

291Salen. Crecen en intensidad los masoquistas suspiros de las criadas.

292Criadas. — Ah, aah, aaaaaaaah.

293Criada 2a. — ¡Chupa, liba, aah!

294Criada 1a. — ¡Aspira mi galán!

295Criada 2a. — ¡Ah, otra gota, aaah!

296Criada 1a. — ¡Otra pizca, aaahhh!

297Criada 2a. — ¡Aah, treinta y dos!

298Criada 1a. — ¡Ah, cuarenta y nueve!

299Criada 2a. — ¡Aaaah, aleja ese rabo!

300Las dos. — ¡Aah, ah, aaaaaaaaah!

301Criada 2a. — ¡Aah, hasta el fondo!

302Criada 1a. — ¡Aah, acude al hervidero!

303Criada 2a. — ¡Ah, alto, alto!

304Criada 1a. — ¡Ah, de prisa, de prisa!

305Criada 2a. — ¡Ah, dale a la rueda! ¡Ahhhh!

306Criada 1a. — ¡Aah, lánzalo fuera, aah!

307Criada 2a. — ¡Aah, una, dos, ah!

308Criada 1a. — ¡Aah, tres cuatro, aah!

309Criada 2a. — ¡Ciento veinte, aah!

310Criada 1a. — ¡Setecientos ocho, aaaahhhhh!

311Criada 2a. — ¡Dale al columpio!

312Criada 1a. — ¡Revuelve las papas!

313Criada 2a. — ¡Retoma el genio!

314Criada 1a. — ¡Aprieta la manteca!

315Criada 2a. — ¡Aaaaaaah, ah, ahhhhhh!

316Criada 1a. — ¡Aaaah, ah, ahhhhhhhhhh!

317Las dos. — ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaah!

318Criada 1a. — ¡Tírale del pie!

319Criada 2a. — ¡Arráncale el pellejo!

320Criada 1a. — ¡Suéltame el estímulo!

321Criada 2a. — ¡Arriba, mi galán!

322Criada 1a. — ¡Estira ese diente!

323Criada 2a. — ¡Ábreme el cerrojo!

324Criada 1a. — ¡Lléname el bandullo!

325Criada 2a. — ¡Aah, friega y refriega!

326Criada 1a. — ¡Aah, rasga con braveza!

327Criada 2a. — ¡Aah, palpa el nido, aah!

328Criada 1a. — ¡Aah, palpa el pozo, aah!

329Criada 2a. — ¡Aah, aah-aah-aah, aaaaaaaaaah!

330Criada 1a. — ¡Aah, aaah-aaah, aaaaaaaaah!

331Criada 1a. — ¡Aaaaaaah, aaaaah, aaaaaaaaaaaaaaaaah!

332Se relajan. El marqués lanza su gigantesco huevo al suelo, que tiñe, al romper, todo el escenario con sus verdes claras y sus yemas verdes.

333Vesdoscurece.

334Ruchestinto duerme. Entran las dos criadas con sendas calaveras llenas de un caldo humeante y ejecutan grotesca y ritual danza en torno al marqués.

335Criada 1a. — ¡Despierte el marqués!

336Criada 2a. — ¡Despierte, mi rey, despierte!

337Criada 1a. — ¡Aquí viene el caldo!

338Criada 2a. — ¡Habrá buena manutención!

339Criada 1a. — ¡Alegría en el palacio!

340Criada 2a. — ¡Milagro habrá!

341Criada 1a. — ¡Sanará el marqués!

342Criada 2a. — ¡Le haremos el esconjuro!

343Criada 1a. — ¡Después del mágico bebedizo!

344Criada 2a. — ¡Bendito!

345Criada 1a. — ¡Jarabe infinito!

346Criada 2a. — ¡Mezclado con el óptimo manjar!

347Criada 1a. — ¡Genio e ingenio del doctor!

348Criada 2a. — ¡Bendita sea la ciencia!

349Criada 1a. — ¡Eternidad para el marqués!

350Criada 2a. — ¡Por los siglos de los siglos!

351Criada 1a. — ¡Empacho!

352Criada 2a. — ¡Gloria a su persona!

353Criada 1a. — ¡Empacho infinito!

354Criada 2a. — ¡Volverá a gobernar!

355Criada 1a. — ¡Atracón!

356Criada 2a. — ¡Volverá a horadar mozas!

357Criada 1a. — ¡Atracón infinito!

358Criada 2a. — ¡Volverá a hacer guerras!

359Criada 1a. — ¡Empacho, empacho!

360Criada 2a. — ¡Volverá a jugar al fútbol!

361Criada 1a. — ¡Empacho!

362Criada 2a. — ¡Volverá a acaparar relojes de oro!

363Criada 1a. — ¡Empacho, empacho!

364Criada 2a. — ¡Volverá a cazar palomas!

365Criada 1a. — ¡Empacho!

366Criada 2a. — ¡Volverá a perseguir navajas rebeldes!

367Criada 1a. — ¡Empacho! ¡Empacho infinito!

368Criada 2a. — ¡Volverá a mear en las chimeneas!

369Criada 1a. — ¡Atracón múltiple!

370Criada 2a. — ¡Volverá a bailar en el retrete!

371Criada 1a. — ¡Panzada!

372Criada 2a. — ¡Será cardenal!

373Criada 1a. — ¡Panzada, panzada múltiple y descomunal!

374Criada 2a. — ¡Ángeles en la huerta tendrá!

375Criada 1a. — ¡Será el más grande cardenal!

376Criada 2a. — ¡El salvaguarda de la moralidad!

377Criada 1a. — ¡La justicia humana y divina!

378Criada 2a. — ¡El rey de la caridad!

379Las dos. — ¡El señor marqués, sublime y simplemente!

Despierte el marqués:
lamerá calaveras
para huir de las tinieblas
Y ser buen caciqués.
Despierte,
despierte,
galope,
galope,
con suerte,
con suerte,
y embista,
y embista,
a la muerte,
a la muerte.
Beberá buen jarabe,
le crecerá el bandujo,
meará vino tinto,
ciscará pedo de brujo.
Con la tralla,
con la medalla,
con el plomo
de la metralla
y fuerza en la caralla
ganará
la batalla.

Llama por los reyes,
tira del pendón,
tira del pendón,
ahoga los bueyes.

Nuestro marqués
llegará al millón,
al millón de años,
al millón de hijos,
al millón de hijos,
al millón de hijos,
al millón de castraciones
de un millón de vidas.

380Marqués. — (Despertando.) ¡Ki-ki-ri-kí! ¡Un can de era y pajar! ¡Ki-ki-ri-có! ¡Una bruja en el cielo!

381Las criadas comienzan a darle cucharadas del caldo. Ruchestinto las toma con gran avidez y deleite.

382Criada 2a. — ¡Tripada de sesos!

383Criada 1a. — ¡Sesos de sus furcias!

384Criada 2a. — ¡Sesos de sus hijos!

385Criada 1a. — ¡Sesos de las madres de sus hijos!

386Criada 2a. — ¡Sesos de sus santas beatitas!

387Criada 1a. — ¡Sesos de sus pecadoras putangas!

388Criada 2a. — ¡Sesos, sesos!

389Criada 1a. — ¡Sabrosísimo caldo de sesos!

390Marqués. — ¡Iiiiiiih! ¡Hambre mía! ¡Co-co-co-co, co! ¡Mi sueño dorado! ¡Kikiriki, ñan, ñan!

391Criada 2a. — ¡Sesos tiernos para el histerismo!

392Criada 1a. — ¡Sesos de niño bien nacido!

393Criada 2a. — ¡Sesos de mujer preñada!

394Criada 1a. — ¡Sesos correudos para las almorranas!

395Criada 2a. — ¡Sesos de hombre forzudo

396Criada 1a. — para el raquitismo agudo!

397Criada 2a. — ¡Sesos de cabeza caliente

398Criada 1a. — para el corazón indolente! ¡Sesos de mozas robustas!

399Criada 2a. — ¡Sesos de mozos airosos!

400Criada 1a. — ¡Sesos de niñas en flor!

401Criada 2a. — ¡Sesos de viejas lagarteras!

402Marqués. — ¡Chu-chu-chú, juguete de miel; chuchuchú, jarabe de cuernos! ¡Chuuuuuuuuuuuuuuuuu!

403Criada 1a. — ¡Meollos rojos,

404Criada 2a. — de los piojos

405Criada 1a. — a manojos

406Criada 2a. — para los mariscalojos!

407Criada 1a. — ¡Meollos blancos de los mancos

408Criada 2a. — para los santos!

409Criada 1a. — ¡Meollos amarillos,

410Criada 2a. — de los diablillos

411Criada 1a. — a montones

412Criada 2a. — para los cogorzones!

413Criada 1a. — ¡Meollos negros

414Criada 2a. — de los clérigos

415Criada 1a. — para las fiebres!

416Criada 2a. — ¡Meollos grises

417Criada 1a. — para la tisis! ¡Meollos de criadillas

418Criada 2a. — para las caídas de paletillas!

419Criada 1a. — ¡Meollos podridos

420Criada 2a. — para los por víboras mordidos! ¡Meollos mil

421Criada 1a. — para el ovario ruin! ¡Meollos deliciosos

422Criada 2a. — para los cánceres sarnosos!

423Marqués. — ¡Iiiiiih-cocó-chuuuuu-kiiiiiii! Papas de vieja pedorreando centellas!

424Criada 2a. — ¡Meollos de Jaime,

425Criada 1a. — ahorcado para salvar al señor!

426Criada 2a. — ¡Meollos de María,

427Criada 1a. — que se tiró al tren por el señor! ¡Meollos de Jacinta

428Criada 2a. — que se ahogó por el señor! ¡Sesos del ratero

429Criada 1a. — ajusticiado para el señor!

430Criada 2a. — ¡Sesos de los soldados que servían al señor!

431Criada 1a. — ¡Sesos de los vasallos que servían y servirán al marqués!

432Criada 2a. — ¡Sesos, sesos, sesos!

433Criada 1a. — ¡Sesos a montones!

434Criada 2a. — ¡Puñados de sesos!

435Criada 1a. — ¡Cantidad de meollos!

436Criada 2a. — ¡Sesos de meollos y meollos de sesos!

437Las dos. — ¡Toneladas de criadillas de los vasallos bestias!

438Marqués. — ¡Iiiiiiiih, cocococó, chuuuuuuuu, kikiriki! ¡Que se pudran las uvas en los perales! ¡Chuchuchú!! Que mamen ternerillas en hierbas amarillas! ¡Chuchuchúuuuuuuu!

439Criada 1a. — ¡Apriétale el diente!

440Criada 2a. — ¡Sóplale en la vejiga!

441Marqués. — ¡Chu-chu-chuuuuuuuu! ¡Robaron mi yegua! ¡Chuchuchú! ¡El molino muele fino!

442Criada 2a. — ¡Arráncale besos!

443Criada 1a. — ¡Mámale las uñas!

444Marqués. — ¡Chu-chuuuuu-chuuuuu! ¡El pájaro me teme! ¡Chuchuchú! ¡Estoy en la cúspide del viento! ¡Chuuuuuu-chuuuuuuuuu!

445Criada 2a. — ¡Despedácele el bigote!

446Criada 1a. — ¡Estállele el virgo!

447Marqués. — ¡Chu-chu-chuuuuu! ¡Voy de romería a la luna. Chuuuuuu!

448Criada 1a. — ¡Sese el meollo! ¡Chuuuuuuuuu!

449Criada 2a. — ¡Chuuuuuuuu!

450Marqués. — ¡Chuuuuuuuuuuuu! ¡Un ángel tiene diarrea! ¡Chuuuuuuu!

451Criada 2a. — ¡Meolle la criadilla del seso! ¡Chuuuuuuuu!

452Marqués. — ¡Chuuuuuuuuu! ¡Mañana pariré luciérnagas!

453Criada 1a. — ¡Chuuuuuuuuu!

454Criada 2a. — ¡Chuuuuuuu!

455Marqués. — ¡Chuuuuuuuu! ¡Quiero un mollete de nabos! ¡Chuuuuuu! ¡Quiero un cuervo del sol! ¡Chuuuuuuuu! Los tres. — ¡Chuuuuuuuuuu-chuuu-chuuuuuuuuuuu uuuu!

456Mayordomo. — (Que entra con un enorme carro cargado hasta los topes de cráneos plenos del milagroso caldo.) Noble y caballeroso marqués Ruchestinto, he aquí vuestra medicinal cena: sesos de doscientos treinta y nueve niños huérfanos de padre y madre, y de veinte tullidos de pecho y barriguita. Tengo el placer de comunicarle, asimismo, que mañana no tendremos que ajusticiar a nadie, puesto que contamos ya con veinte mil veintisiete valientes voluntarios para donar sus milagrosas materias grises por la salvación del señor. Buen provecho y, con su licencia, retírome. (Sale.)

457Los tres. — ¡Chuuuuuuuuuu!

458Las gemelas le dan a Ruchestinto el sesudo caldo de los nueve cráneos, el ritmo de la sesada ceremonia gastronómica aumentará hasta hacerse vertiginoso, ya que el marqués parece tener cada vez más feroz apetito. Ellas, a veces, le introducen el medical preparado por los ojos, nariz, ombligo, culo, orejas, etc. rematan dándole un gran baño, después del cual Ruchestinto se relamerá jubiloso, saltando en su noble sillón.

459Criada 1a. — ¡Vienen tiernos, fresquitos!

460Criada 2a. — ¡Directamente del molino!

461Criada 1a — ¡Orgía!

462Criada 2a. — ¡Terapéutica

463Criada 1a. — hipnótica

464Criada 2a. — pragmática

465Criada 1a. — matemática

466Criada 2a. — hambrienta

467Criada 1a. — ecuménica

468Criada 2a. — judía

469Criada 1a. — pantagruélica

470Criada 2a. — jesuítica

471Criada 1a. — demoníaca

472Criada 2a. — brujística

473Criada 1a. — señorítica

474Criada 2a. — noblesca

475Criada 1a. — orgiástica!

476Las dos. — ¡Orgio-orgiástica-orgística!

477Finaliza la gastroterapia.

478Criada 2a. — La cena ha sido servida, tomada y sorbida.

479Criada 1a. — ¡Que el señor la descanse bien!

480Criada 2a. — ¡Que el señor bien la digiera!

481Las dos. — ¡Dulces y angelicales sueños para el señor marqués!

482Se retiran. el marqués parece despertar de un prolongado sueño y desciende ceremoniosamente de su sillón con ademanes muy señoriales. Súbitamente, da una voltereta.

483Marqués-Platón. —… «su sueldo sólo consiste en el alimento y además de esto y de que no tienen paga como las tropas ordinarias y, por lo tanto, que no pueden salir de los límites del estado, ni regalar a libertinas, ni disponer de nada a su gusto, como hacen los ricos y los que presumen de dichosos. ¿Por qué no pasas en silencio estos capítulos de acusación y otros semejantes?»

484Cabriola.

485Marqués-Maquiavelo. — «Para que los tributos se repartan con igualdad, es menester que las leyes, y no los hombres, hagan su repartición.»

486Marqués-Platón. — «A mi parecer, hubiéramos podido llevar a este punto la evidencia más alta aún, si sólo de esta cuestión hubiéramos tenido que tratar, y si no tuviéramos que recorrer otras muchas para saber en qué difiere la condición del hombre justo de la del hombre malo.»

487Pirueta.

488Marqués-Maquiavelo. — «El populacho es atrevido, pero en el fondo es debilísimo.»

489Cabriola.

490Marqués-Platón. — «Podríamos, si quisiéramos, vestir a nuestros labradores con trajes talares, cargar sus vestidos de oro y no hacerles trabajar la tierra sino por placer.»

491Voltereta.

492Marqués-Maquiavelo. — «Por esto piensan muchas gentes que un príncipe sabio debe, siempre que le es posible, proporcionarse algún enemigo a fin de que atacándolo y reprimiéndole resulte un aumento de grandeza para él mismo.»

493Cabriola.

494Marqués-Balmes. — «No hay fuerzas que basten a apagar la antorcha de la moral ni en el individuo ni en la sociedad; en el individuo sobreviene a todos los crímenes, en la sociedad resplandece aún después de los mayores trastornos; en el individuo culpable reclama sus derechos con la voz del remordimiento, en la sociedad por medio de elocuentes protestas y de ejemplos heroicos.»

495Voltereta.

496Marqués-Maquiavelo. — «El príncipe que con sus ejércitos va a llenarse de botín, saqueos, carnicerías, y disponer de los caudales de los vencidos, está obligado a ser pródigo con sus soldados, porque sin esto no le seguirían ellos. Puedes mostrarte entonces ampliamente generoso, supuesto que das lo que no es tuyo ni de tus soldados, como lo hicieron Ciro, César, Alejandro; y este dispendio que en semejante ocasión haces con el bien de los otros, lejos de perjudicar a tu reputación le añade una más sobresaliente. La única cosa que puede perjudicar es gastar el tuyo.»

497Pirueta.

498Marqués-Balmes. — «Sí; la humildad cristiana, en cambio de algunos sacrificios, produce grandes ventajas hasta en los asuntos más distantes de la devoción.»

499Cabriola.

500Marqués-Platón. — «Tengamos entonces cuidado de que no nos suceda esta desgracia y nos dejemos influir por la idea de que nada sano existe en el razonar.»

501Voltereta.

502Marqués-Balmes. — «La virtud es difícil, mas no imposible…»

503Marqués-Maquiavelo. — «El deseo de adquirir es, a la verdad, una cosa ordinaria y muy natural; y los hombres que adquieren, cuando pueden hacerlo, serán alabados y nunca vituperados por ello; pero cuando no pueden ni quieren hacer su adquisición como conviene, en esto consiste el error y motivo de vituperio.»

504Cabriola.

505Marqués-Balmes. — «En todas las cuestiones hay un punto de vista principal dominante; en él se coloca el genio. Allí tiene la clave, desde allí lo domina todo.»

506Pirueta.

507Marqués-Platón. — «¿Quién es el hombre tiránico cuya alma muestra los vicios del gobierno tiránico? Es aquél que, después de haber perdido todo sentimiento de pudor, se ha puesto, por decirlo así, a la cabeza de sus deseos más crueles, más insaciables, más desenfrenados, y cuyos esfuerzos todos sólo tienden a la intemperancia y a la satisfacción de la carne.»

508Cabriola.

509Marqués-Maquiavelo. — «Es difícil que un pueblo que, después de haber tenido el hábito de vivir bajo un príncipe, cayó, por alguna casualidad eventual, bajo un gobierno republicano, permanezca en él.»

510Marqués-Platón. — «Y si queremos que los defensores de nuestra república tengan horror a las disensiones y discordias, tampoco les hablaremos de los combates de los dioses…»

511Voltereta.

512Marqués-Maquiavelo. — «Un pueblo corrompido que se puso en república no puede mantenerse en ella más que con una suma dificultad.»

513Marqués-Platón. — «Así es que en las oligarquías, los magistrados, por su negligencia y por la anchura que dan al libertinaje, han reducido muchas veces a la indigencia a hombres bien nacidos.»

514Cabriola.

515Marqués-Maquiavelo. — «El que te pide la neutralidad no es jamás amigo tuyo, y que, por el contrario lo es el que solicita que te declares en favor suyo y tomes las armas en defensa de su causa.»

516Voltereta.

517Marqués-Balmes. —… «Hay en esta oposición mucha variedad de combinaciones, que dan excelentes resultados. El amor de los placeres se neutraliza con el amor de la propia dignidad; el exceso de orgullo se templa con el temor de hacerse aborrecible; la vanidad se modera por el miedo al ridículo; la pereza se estimula con el deseo de la gloria; la ira se enfrena por no parecer descompuesto; la sed de venganza se mitiga o extingue con la dicha y la honra que resultan de ser generoso. Con esta combinación, con la sagaz oposición de los sentimientos buenos a los sentimientos malos, se debilitan suave y eficazmente muchos de los gérmenes de mal que abriga el corazón humano, y el hombre es virtuoso sin dejar de ser sensible.»

518Quédase por un intante paralizado y luego retorna a sus actitudes y ademanes habituales.

519Marqués. — ¡Iiiiiiiih! ¡Co, co-co-co, co! ¡Kiiiikiiiiiiiriiiikíiiiii! ¡Chuuuuuuuuu! ¡Chuuuuuuchuuuuuuuu!

520Entran las criadas, portando cada una un cráneo rebosante de milagroso caldo.

521Criadas. — Chuuuuuuuuuu…

522Criada 1a. — ¡Campanas repicaron para el tiempo medicinal!

523Criada 2a. — Pero ni alegres ni esperanzadoras son las noticias…

524Criada 1a. — El señor tendrá que extender sus dominios.

525Marqués. — Chuuuuuuuuuuu…

526Criada 2a. — La producción actual de sesos y criadillas no basta para el milagro.

527Criada 1a. — El señor tendrá que sementar más vástagos para la manutención,

528Criada 2a. — traer mozas paridoras de otras tierras.

529Las dos. — ¡Se acabó la cosecha!

530Marqués. — ¡Chuuuuuuuu… chuuuuuuuuuuuuu!

531Se apodera de las calaveras y traga su contenido en cuatro sorbos.

532Criada 2a. — ¡Ay, se agotó el mágico jarabe!

533Criada 1a. — Pobre doctor, ¡qué cráneo tan pequeñajo el suyo!

534Criada 2a. — ¡Y pensar que el mayordomo tenía los sesos totalmente podridos!

535Criada 1a. — Pero hicieron loable sacrificio para el bien del señor.

536Criada 2a. — ¡Lo mismo que dos mártires!

537Marqués. — ¡Chuuuuuuuuuu…!

538Criada 1a. — ¡Cuánto cariño le tenían al señor!

539Criada 2a. — ¡Póstumas medallas merecen!

540Marqués. — ¡Chuuuuuchuuuuuuchuuuuuu…!

541Criada 1a. — ¡Ay, qué haremos ahora para salvar al señor!

542Criada 2a. — Llenas están las arcas del pazo. Compraremos siete millones de voluntarios extranjeros para ir tirando.

543Criada 1a. — No llegarán a tiempo. Nada tenemos ya para su merienda de hoy.

544Criada 2a. — ¡Cuánta desgracia azota este país!

545Marqués. — ¡Chuuuuuuuchuuuuuuchuuchuuuuuuu uuuuchuuchu!

546Criada 1a. — ¡Aayy, cuánto le quería su pueblo!

547Criada 2a. — ¡Desinteresadamente sus almas donaron al señor!

548Criada 1a. — ¡Entregándose al marqués en sacrosanto caldo!

549Criada 2a. — ¡Ay, ay!

550Marqués. — ¡Chuuuu! ¡Regad mi raíz, chuuu! ¡Derretid su fruto en la garganta! ¡Chuuuuu, míos, míos, chu, mías, mías, chuuchuuuu!

551Criada 1a. — ¡Ay, ay, lo ataca de nuevo!

552Marqués. — ¡Co, co-co-co, cooooo…! ¡Ordeñad palomas blancas!

553Criada 2a. — ¡Jarabe necesitamos!

554Criada 1a. — ¡Urgentemente!

555Las dos. — ¡Ay, ay, ay!

556Criada 1a. — ¡Arráncame los sesos, hermana! ¡No soporto más este dolor!

557Criada 2a. — ¡Los míos le daré primero!

558Criada 1a. — Soy la mayor. ¡Ese honor me corresponde!

559Criada 2a. — ¡Derecho de la más joven!

560Criada 1a. — ¡Descastada, traidora! ¡Siempre de la mayor! ¡Mucho antes que tú atravesé el ponzoñoso coño!

561Criada 2a. — ¡Yo te empujé con la tetaza derecha! ¡Bien lo recuerdo!

562Criada 1a. — ¿Ahora me lo quieres cobrar? ¡Si me hacías cosquillas en las plantas de los pies! ¡Tuya es la culpa de que naciera riendo! Y esa cruz quiero abandonar. ¡Las costillas me duelen de cargar con ella!

563Criada 2a. — ¡Asquerosa puerca! ¡Siempre gozaste de venventajas! A menudo mamá te estiró más los pelos del pecho que a mí. ¡Bruja, arpía!

564El marqués observa plácidamente la lucha entre las rechonchas moles.

565Marqués. — Chuuuuuuuuuuuuu…

566Criada 1a. — ¡Me corresponde a mí y se acabó! Esta verruga en la lengua me da privilegio.

567Criada 2a. — ¡Yo tengo un diente en una cacha y una oreja en la otra!

568Criada 1a. — ¡Yo, una rodilla en la espalda!

569Criada 2a. — ¡Chepuda!

570Criada 1a. — ¡Desdentada!

571Criada 2a. — ¡Eso no te lo consiento! Nunca más te azotaré aunque me lo pidas riendo y arrodillada en la joroba.

572Criada 1a. — ¡Pues yo a ti jamás te afilaré la nariz!

573Criada 2a. — ¡Aun con ella estropeada huelo bien las salamandras amarillas! Voy por el cuchillo. ¡Para el señor serán mis sesos!

574Criada 1a. — ¡Tú ganas, ratera! Te ayudaré… ¡No los extraigas tú sola, que te lastimarás! (Vanse las dos corriendo.)

575Marqués. — (Con voz angelical.) La espadaña da la semana corta la rama de la almorrana por la mañana de la nana con la rana juana se encarama en la lana para galbana siega la enana y sube silvana con la pana bebiendo avellana de la plana fuera de la nirvana que sana la hermana y mana una alana llana como la sábana de mengana que tiene fulana en la cana de la manzana cristiana que humana peste insana malsanaromanaultramontana otomanaalmuedanacortesana…

576Entra la criada 1a portando un cráneo. Ruchestinto se lo arrebata y bebe con suma avidez; después, se repantinga en su sillón. Pronto comienza a hipar, y cada vez más violentamente, hasta retorcerse y desplomarse. La criada 1a lo observa impasible. Fuertes contracciones del marqués. Aparece la criada 2a y lo observa también. Ruchestinto se metamorfosea lentamente en una extraña víbora. Le cesa el hipo al transformarse por entero y, arrastrándose, sale de escena.

577Criada 1a. — ¡Pobre señor!

578Criada 2a. — ¡Desgraciado!

579Criada 1a. — ¡Mal le sentaron los sesos de víbora!

580Criada 2a. — ¡Y el verde jugo de la milagrosa lengua!

581Criada 1a. — ¡Ya la suya zumba como la de la culebra!

582Criada 2a. — ¡Ay, y se va para el infierno!

583Criada 1a. — ¡Ay, para junto el diablo!

584Criada 2a. — ¡Ay, será un demonio de buen corazón!

585Criada 1a. — ¡Ay, un ángel en el averno!

586Criada 2a. — ¡Ay, ay, con lo bueno que era, pobrecillo!

587Criada 1a. — ¡Ay, ¿qué será de nosotras ahora? ¡Ay!

588Las dos. — ¡Ay, solas en este triste mundo!

589Se sientan en el señorial sillón.

590Criada 1a. — ¡Ay, se fue el señor marqués!

591Criada 2a. — ¡Para siempre jamás!

592Criada 1a. — ¡Sin dejar herederos!

593Criada 2a. — ¡Sin hacer el testamento!

594Las dos. — ¡Ay, se fue, se fue el gran señor! ¡Ay, ayyyyy! ¡Nos dejó en la angustia! ¡Ay, ayyyyyyy!

595Criada 1a. — Tenía…

596Criada 2a. — cuatro mil hijos…,

597Criada 1a. — millones de vasallos…,

598Criada 2a. — un leal mayordomo…,

599Criada 1a. — un sabio curandero…,

600Las dos. — dos Criadas…

601Criada 2a. — Tenía…

602Criada 1a. — Tenía…

603Las dos. — Tenía…

604Oscurece

© Presses universitaires de Strasbourg, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540