Version classiqueVersion mobile

Théâtre et Métathéâtre dans l’œuvre de Luis Riaza

 | 
Carole Egger

Annexes

Annexe 1. Retrato de dama con perrito… 35 ans plus tard

Luis Riaza

Texte intégral

1¿Qué representa Retrato de dama con perrito en el conjunto de tu producción dramática? ¿Cómo valoras la obra casí treinta y cinco años después de su creación

2Retrato de dama con perrito, según el sabio criterio de críticos y catedráticos, es la obra menos mala de R. y, por ello, R. espera que se le permita a R. que se extienda un poco más para aproximarla a la eterna teatralidad, o anti-teatralidad, de sus obras. El teatro en el teatro, ahora, es un balneario o, si se quiere, las ruinas de un balneario donde antiguamente las duquesas

3(Dama es una de ellas o algo así)

4acudían a tomar las aguas purificadoras, las aguas reparadoras, las aguas trasverberadoras. Pero más que a trasberberarse Dama acudía para ser vista. Ya se sabe que el teatro es el sitio en el cual, más que ir a ver teatro se va a que le vean a una, con prismáticos o con el rabioso rabillo del ojo. Pero del antiguo esplendor del acuoso establecimiento sólo restan pingajos del tiempo perdido, cuando todavía no se hallaba repodrido del todo, sólo restan huesos por los suelos y muebles enfundados sin que por ello, se libren del polvo inmemorial. Hay que repintar y hacer repuntar todo aquello. Para ello Dama se vale de un escenógrafo particular, alguien que cazó en Zaragoza

5(sitio elegido para poder repetir las zetas)

6Cazó en Zaragoza o algo así. Alguien que se ganaba la vida arrimando sus partes al culo de las duquesas. Alguien que fue inscrito en una Escuela de Arte de poesía escenográfica, para proporcionarle una punta de refinamiento. Antaño se hacía llamar Pepe, “el puto”, hogaño es rebautizado por Dama como Marcelo, por Proust, Rainer María, por Rilke, Arthur, por Rimbaud y Artista Adolescente, por Joyce. Alcanzan los residuos del balneario y, durante gran parte de la primera parte de la pieza, se dedican a restañarlo. Como ya sucede en otras obras de R., el teatro en el teatro es abastecido de actores y de actrices de cualquier material menos de carne y hueso. Palitroques con levita para figurar que son Don Mercedón, el marqués del distrito, esposo de otro “palitroca” con severo y elegante vestido de ir al teatro, llamada Doña Mercedes

7(seguramente el nombre de Dama)

8y padre de varias Merceditas de palo con vestidos trasparentes de amplio escote y poca tela sobre las escápulas, idóneos no solamente para asistir a la función tea-treril sino para atrapar señoritos mercédicos que han tenido la misma teatral idea de solazarse. A todos ellos se les planifican sendas máscaras, todas semejantes a la que se le sacaría al cadáver de Dama, para ser recordada por los siglos de los siglos. Todos los mercedos y mercedas son colgados de un hilo tendido desde el proscenio hasta el foro. Ya montado el tinglado se pasa al intríngulis del asunto. Dama finge su muerte con la seguridad de que, al final del truco, como en el teatro sólo se muere de mentirijillas, ya se ha dicho, ella se alzará rediviva para ser aclamada por sus iguales y sus igualas. Pero no cuenta con que en el fondo de todo perro lamerón, como su iluminador, se posa el rencor, también se ha dicho, por tener que lamer. Que de la lametada se puede pasar a la dentellada. El artista adolecente corta la cuerda que sostenía los fantoches y todo se derrumba entre estripo y polvo que relevanta el polvo antiguo. Porque el ciclo de todo poder consiste en la violenta furia del fundador que se hace nombrar duque, luego en la época de belleza ducal sostenida a troche y moche por la fascinación y por el arte (el teatro), luego en la rotura de la cuerda porque el poder corrompe y acaba por romper su propio sostén. Y, como todo regresa, renace la acción directa, el fascismo y el porquesí. Ahora, dando la vuelta al asunto como a un calcetín y terminando por el principio, se dirá que se había olvidado que la obra comienza con un fascista; Benito? Nombre musoliniano donde los haya, es un criado del balneario que imita a Dama

9(hay clases dominantes y clases imitantes aprendiendo el arte de dominar)

10Que imita a Dama y trasmite la humillación que sufre como criado sobre la última mona del circo, una criada del balneario, una especie de proletario o, mejor, de proletaria, que simboliza, aquí todo son símbolos, la posibilidad de hacer la revolución y acabar con los dominadores de todos los balnearios habidos y por haber. Pero esa posibilidad es ambigua porque no se sabe si Francisca

11(así se llama la monita en homenaje a la de le temps perdu)

12Si Françoise guarda en su arqueta secreta un cuchillo de degollar a los mandamases o las muselinas que casi sin usar le ha regalado Dama.

13(por cierto que esa ambigüedad permite conocer la manera política de pensar del montador de la pieza, cada vez que se ha hecho: cuchillo cuando izquierdoso, trapos cuando derechuzo)

14Le ha regalado Dama, se decía, y, por ello, no se sabe si se trata de una asesinanta o de otra imitanteja. Y volviendo al final se dirá que, en el mismo, el Artista termina con la Dama. Pero se trata de un falso final, de un final de teatro, en el final de verdad donde termina la pieza teatral, es Benito el que se lleva el último gato al agua. Acabará con el adolescente si éste no se pliega a hacer teatro para el Nuevo Régimen. El eterno retorno se cumple, la bestialidad de las falanges fascistas retoman el mando. Sólo queda la esperanza de que Francisca guarde en la arqueta una metralleta. Lo que no es seguro.

15Visto lo visto y, mejor, oído lo oído, R. se ha afiliado al partido de no decir ni pío. R. no imitará a Hamlet cuando soltó aquello de “el resto es silencio” porque el príncipe danés se refería a la ultratumba y R. lo expresa como postre o epílogo de su propia pretumba. R. sin más historias, se auto-tilda de exdramaturgo. Ni escribe teatro, ni va al teatro y, cuando ojea un rotativo, pasa de las hojas de la cartelera y pasa rápidamente a las hojas chorreando la sangre-sangre, nada teatrera de la actualidad. Se hace cierto eco de lo dijo desde Salamanca el ínclito catedrático Don Miguel, con aquello de “¡qué inventen ellos!”. Sólo que su berrido particular es el de “¡Qué teatralicen ellos!” sin referirse ahora a los aborrecidos extranjeros sino a los queridos compatriotas. Y, siguiendo las pautas del último teatro, termina por retirarse al refugio, al establo del ailleurs total que no es otro que el silencio o, si quiere otra manera de acabar con todo esto, se dirá que obedece al ángel, o al diablo, que le ordena “¡Respira y calla!”.

 

16Propos recueillis en octobre 2012 à Strasbourg.

© Presses universitaires de Strasbourg, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search