Version classiqueVersion mobile

Télécomédie

 | 
Leo Maslíah

Telecomedia

Anthologie d’extraits en langue espagnole (Uruguay)

Note de l’éditeur

Version espagnole
Leo Maslíah, Telecomedia y otras teatreces,
Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 2001

Cette pièce a remporté le Prix National de Littérature du Ministère de l’Éducation et de la Culture d’Uruguay dans la catégorie Comédie (2000).

Texte intégral

1

1Consultorio del doctor Simón Felizardo. Éste, sentado tras su escritorio, examina con atención unos documentos. Entra Sabrina.

2Sabrina. Perdón, papá.

3El doctor. ¡Sabrina! ¿Qué haces aquí? ¡Te hacía en casa de Virginia, preparando tu examen de gramática!

4Sabrina. Descuida, papá, no voy a robarte mucho tiempo. Pero estoy preocupada, realmente preocupada. Y quiero que tú disipes mis temores.

5El doctor. Dime pronto de qué se trata, hija. No puedo verte en ese estado de ansiedad. Además realmente dispongo de poco tiempo. Tengo que arreglar estos papeles. (Saca de un cajón del escritorio un rollo de cinta adhesiva.)

6Sabrina. Sí, papá. Sucede que en cierto momento en que estábamos estudiando, con Virginia, hicimos una pausa para tomar el té, y entonces… (Sabrina adopta una expresión de honda congoja.)

7El doctor. ¿Qué ocurrió, hija? ¿Acaso el té no estaba en buen estado?

8Sabrina. Oh, sí, papá. No se trata de eso. Nos sirvieron un té de muy buena calidad. Creo que era Black and Crosswell.

9El doctor. Ah, sí, hija, puedes estar tranquila, porque es una buena marca. Tú sabes, son fabricantes conscientes, que se preocupan por lo que ofrecen al consumidor.

10Sabrina. Sí. Además ellos distribuyen su té por varios países, ¿no es verdad? Creo que tanto en los Estados Unidos como en países tan apartados como Laos o Guyana, muchas personas eligen ese té.

11El doctor. Es cierto. Y no es porque no tengan otras marcas entre las cuales escoger.

12Sabrina. ¿Qué marcas hay, papá?

13El doctor. Bueno, está por ejemplo el Linstop, el… pero… Sabrina, no dejaste tus estudios para venir a conversar conmigo sobre marcas de té, ¿verdad?

14Sabrina. No, papá. Discúlpame, es que… el tema que me ha traído hasta aquí me resulta particularmente… penoso.

15El doctor. Lo comprendo, hija, pero debes sobreponerte a eso y confiarme tu problema. Nunca han habido secretos entre nosotros, ¿no?

16Sabrina. No. Lo siento, papá, pero acabas de expresarte mal. No se dice «han habido» sino «ha habido». Debiste decir «nunca ha habido secretos entre nosotros». O sino, para evitar el hiato, también podías haber dicho «nunca hubo secretos entre nosotros».

17El doctor. Está bien, Sabrina, trataré de expresarme con mayor corrección en el futuro. Pero ahora te suplico que vayas al punto, porque si no termino hoy de arreglar estos papeles (corta un trozo de cinta adhesiva y pega con él dos mitades de hoja) corro el riesgo de verme en problemas serios.

18Sabrina. ¿Qué problemas, papá?

19El doctor. Escúchame, hija: no es que yo quiera ocultarte nada, pero preferiría no confiarte mis problemas en este momento, puesto que tú eras quien estaba a punto de hacerme partícipe de los tuyos.

20Sabrina. Es cierto, papá. Olvido constantemente el objeto de mi visita. Es que estoy muy dispersa, muy distraída.

21El doctor. ¿Qué es lo que te pone así, Sabrina? ¿Se trata de algún… muchacho?

22Sabrina. ¡No, papá, por Dios! ¿Qué idea te has formado de mí?

23El doctor. No debes inquietarte, Sabrina. No sería nada malo que a tu edad empezaras a interesarte por algún chico. ¿Son de esta naturaleza tus inquietudes?

32

24El consultorio. Cintia y Martín están abrazados, sentados en la camilla.

25Cintia. ¿Entiendes, Martín? El principio de incertidumbre establece que no se puede determinar al mismo tiempo el impulso de una partícula y su posición.

26(Entra Virginia.)

27Virginia. ¡Martín!

28Martín.¡Virginia! (Suelta a Cintia.) ¿Qué haces aquí?

29Virginia. Qué, ¿acaso no puedo venir? Esto es un consultorio médico, y cualquiera puede venir a atenderse, ¿no?

30Cintia. ¿Quién es ésta, Martín?

31Martín. (A Virginia.) ¿Me seguiste hasta aquí, Virginia? Dime una cosa. ¿Por qué vienes a buscarme aquí, si me dejaste en el living de mi casa?

32Virginia. Yo no te dejé plantado. Tú te quedaste plantado, que es otra cosa. Si querías hablar conmigo, ¿por qué no me seguiste, cuando me fui?

33Cintia. Señorita, usted no tiene ningún derecho a entrar acá. El doctor no está, y si usted quiere pedir hora para una consulta con él, tiene que dirigirse a mí.

34Virginia. ¿Y para consultas con Martín? ¿También tengo que pedirte permiso a ti?

35Martín. Virginia, vete de aquí. Mañana, si quieres, te llamo por teléfono y conversamos.

36Virginia. Creí que hoy cuando me besaste eras sincero, Martín. Pero veo que me equivoqué.

37Cintia. (A Martín) ¿Tú besaste a esta enredadera, Martín? Creí que tenías buen gusto para las mujeres.

38Martín. Ah, vamos, Cintia, no empieces a meter lío tú también.

39Cintia. Meter lío no. (Va hacia Virginia.) Yo lo que voy a hacer es terminar con el que armó ésta. (Empuja a Virginia.) ¡Vete de aquí, bruja!

40Virginia. (Resiste los empujones.) ¡Pero… pero… Martín! ¿No vas a hacer nada para defenderme?

41Cintia. (Sigue empujando.) ¡Sal de aquí, gamberra! ¡Pelandusca!

44

42El living de los Felizardo. Liset está bariendo. Entra Matilde, furiosa.

43Matilde. ¡Me echó! ¡Me hizo echar por esa relojera barata!

44Liset. ¡Señora Matilde!

45Matilde. ¡Liset, me echó! ¿Te das cuenta? ¡Mi marido me puso de patas en la calle!

46Liset. Pero señora, usted está acá, en su casa.

47Matilde. ¡Sí, pero me echó de su consultorio! ¡Yo no quería estar acá, quería estar allá!

48Liset. Lo siento mucho, señora Felizardo.

49Matilde. ¡Ni siquiera me sacó él! ¡Dejó que esa zurriburri me pusiera las manos encima!

50Liset. ¿La golpeó, señora?

51Matilde. ¡Me pegó, me zamarreó, me arrastró! ¡Me sacó del consultorio que Simón compró con el dinero de mi familia. (Llora.)

52Liset. (Se le acerca y la abraza.) Bueno, señora, todo se va a arreglar.

53Matilde. Sí, yo lo voy a arreglar a ése. Le voy a enseñar lo que es destratar a la persona que le dio todo lo que tiene.

54Liset. Sí, señora. Hay que darle una lección.

55Matilde. (Llorando aún.) ¿Tú estás conmigo en esto, Liset querida?

56Liset. Sí, señora. Claro.

57Matilde. (Abraza a Liset.) Es un canalla, Liset. Ese hombre es un canalla. ¡No me puede echar como si yo fuera un vendedor molesto, o un cobrador!

58Liset. Sí. Tiene que ser muy mal pagador para hacer una cosa así. Cuente conmigo si necesita ayuda, señora Felizardo.

59Matilde. (Suelta a Liset) Ah, sí, Liset. ¿Sabes lo que necesito? Que me saques la ropa de los armarios y le pases un trapito con nafta a la madera, porque está empezando a agarrar humedad.

60Liset. (De mal talante.) Sí, señora. Ya voy.

61Matilde. Y yo no sé qué voy a hacer. ¿Por dónde puedo empezar? ¡Me tengo que vengar de ese desvergonzado!

62Liset. Cuente con mi ayuda, Madam.

63Matilde. ¿Y qué podrías hacer tú, Liset, una simple empleada doméstica?

64Liset. Bueno usted se acuerda de que el doctor… me había pedido de ir a verlo a su consultorio.

65Matilde. Sí. Porque tú necesitas atención médica. Le ganaste una partida de aje Drez a mi hijo, Liset. Eso no es normal en alguien de tu condición. Como tampoco es normal que leas a Kant y a Schopenhauer.

66Liset. Yo no leo a Shopenhauer, señora. Me parece que lo que él hizo fue una vulgarización animista del trascendentalismo de Kant. Una vulgarización tautológica, además porque eso de decir que la «cosa en sí» es la voluntad, y definir la voluntad dando a esa palabra un uso diferente del corriente, es hacer trampa.

67Matilde. Pero Liset, ¡entonces tú leíste a Schopenhauer!

68Liset. Sí, claro, en su momento lo leí.

69Matilde. ¿Te das cuenta cómo desvarías, Liset? Primero dices que no lees a Schopenhauer, y luego dices que sí lo lees y te pones a disertar sobre su credo. Tu desequilibrio es evidente, Liset, y te tienes que hacer ver. Y dado que mi marido, el doctor, tuvo la amabilidad de ofrecerse para recibirte en consulta, yo creo que debes ir. Fuera de tus horas de trabajo, claro, pero debes ir.

45

70El consultorio del doctor. Éste se encuentra en su escritorio, y tiene frente a sí a José Roberto Lagos.

71J. R. Lagos. Sí, doctor. Quiero que se quede tranquilo de que di a Judith Fernández exactamente el escarmiento que habíamos convenido usted y yo. Pero no vine a hablarle de eso. Vine a hablar con usted no en su calidad de padre de Sabrina, sino en su calidad de médico.

72El doctor. Muy bien, entonces dejemos lo demás a un lado, por ahora. Dígame qué le sucede. Qué mal le aqueja.

73J. R. Lagos. Eso prefiero que lo diagnostique usted, doctor. Yo no he cursado estudios de medicina.

74El doctor. Perfecto, señor Lagos. Le confieso que detesto a los pacientes que se autodiagnostican.

75J. R. Lagos. Sin embargo, por su proceder sospecho que usted mismo les estimula ese tipo de conductas.

76El doctor. ¿A qué vino usted, señor Lagos? ¿A hacerse revisar por mí, o a criticar mis métodos?

77J. R. Lagos. Discúlpeme, doctor. Es que este asunto es realmente serio, y hasta me atrevería a decir que pone en juego toda mi vida. Y me refiero no solamente a la parte de esta vida que me queda por vivir, sino que literalmente le estoy hablando de TODA mi vida, incluyendo la parte que ya viví.

78El doctor. Señor Lagos, sus problemas parecen no ser de índole orgánica sino más bien… filosófica.

79J. R. Lagos. Escupe usted fuera del tarro, doctor. Lo que a mí me pasa es muy concreto. Siento que soy un hombre y que a la vez… no lo soy.

80El doctor. Nunca fui hábil para despejar paradojas, señor Lagos, así que explíquese mejor, se lo suplico.

81J. R. Lagos. En otras palabras, siento atracción por las personas de mi mismo sexo. Lo siento, doctor, pero no encuentro forma más diplomática de decírselo.

82El doctor. Bueno, no puedo ayudarlo en eso, porque todas las formas que a mí se me ocurren son bastante menos diplomáticas que la que eligió usted.

83J. R. Lagos. No le pido ayuda en ese plano, doctor. Sólo quiero que me diga si puede ayudarme a resolver mi problema.

84El doctor. ¿Me está proponiendo usted de alguna forma que yo… me convierta en su pareja?

85J. R. Lagos. ¡No, carajo! ¡Quiero su dictamen médico! ¡Quiero saber si esto es normal, si puede ser algo pasajero, o no, y a qué obedece, y si puedo llevar ese tipo de vida sin temer ningún riesgo, o qué, en fin, quiero que me dé algún consejo!

86El doctor. Señor Lagos, en principio yo le diría que siga los dictados de su corazón. Pero por si le resulta poca cosa ese consejo a cambio de los ciento cincuenta dólares que cuesta la consulta, voy a hacerle un chequeo general. Desvístase.

© Presses universitaires de Strasbourg, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search