Version classiqueVersion mobile

Bestiaire d’amour

 | 
José Manuel Corredoira Viñuela

Version espagnole

El papagayo ciego

Texte intégral

Personajes

1El novio Fadrique
La novia Liudmila
El toro Ferdinando
Marco Aurelio, papagayo arco iris

El papagayo ciego

2El novio FADRIQUE entra con sigilo vestido de fraque, chistera, clavellina en el ojal, y zapaticos de charol. Frisaba el purili en los sesenta. Al mismo tiempo, por el lateral opuesto, entra la novia LIUDMILA en actitud pareja: Abrileña y venusta, coronada de herrén y mugrones, viste tul blanco de jazmines y adelfas. Por momentos, hablará con un ligero acento eslavo. En mitad del escenario, gayola de pájaros cubierta con un crespón.

3FADRIQUE. — ¿Está dormido?

4LIUDMILA. — No lo sé.

5FADRIQUE se dirige a la jaula y retira el crespón. En su interior encontramos a MARCO AURELIO, papagayo arco iris.

6FADRIQUE. — ¡Marco Aurelio! ¿Cómo está mi zapoyolito? 

7MARCO AURELIO. — (Tristón.) ¡Agggh! ¡Agggh!

8FADRIQUE. — Está más triste que ayer, Liudmila.

9LIUDMILA. — ¿Tú crees?

10FADRIQUE. — Sí. ¿No ves que ha estado llorando? Le lloran mucho los ojos últimamente. Sufre mucho mi zapoyolito. (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín! Está muy peor, Marco Aurelio.

11LIUDMILA. — Tiene conjuntivitis crónica, Fadrique. Está chungaló, Marco Aurelio.

12FADRIQUE. — Yo creo que es más grave. Ayer lloró sangre. (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín!… Nada. Está como traspuesto. Se le caen las plumas a Marco Aurelio. Está despeluchado mi zapoyolito…

13MARCO AURELIO. — (Tristón.) ¡Agggh! ¡Agggh!

14LIUDMILA. — A lo mejor tiene hambre…

15FADRIQUE. — ¿No te han dado de merendar tu pastel de guayaba con puches, Marco Aurelio? (Mohína de gritos.) ¡Liudmila! ¿Ha hecho sus necesidades? ¿Cómo eran: duras o blandas? 

16LIUDMILA. — Duras como perdigones, del color del agua estancada.

17FADRIQUE. — Es un mal presagio. ¡Cielo santo! Está muy malucho mi pobre zapoyolito, ¿verdad que sí? (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín! Ahora tendremos que hacerte una magnetoencefalografía.

18LIUDMILA. — ¡Pero si ya le han hecho tres esta semana!

19FADRIQUE. — ¡No son suficientes!… Marco Aurelio se está quedando ciego. Pobrecito mío… Tenemos que evitarlo a todo trance. ¿Por qué tienes que poner siempre reparos a la recuperación de mi zapoyolito? ¿Verdad que tu amita no te quiere nada, nada?… Siempre has menospreciado la inteligencia de Marco Aurelio, Liudmila. Sólo yo te quiero, Marco Aurelio. (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín! Yo soy para ti y tú eres para mí. Liudmila es mala. Ella no te quiere. Mi zapoyolito… Le supuran los ojos…

20LIUDMILA. — Te pasas todo el santo día platica que te platicares con el loro, Fadrique.

21FADRIQUE. — (Garba de gritos.) ¡Te tengo dicho una y mil veces que Marco Aurelio no es un loro: es un papagayo arco iris! Un ave tropical del orden de las psitaciformes… Eres una insensata, Liudmila. No le quieres… porque no comprendes su psicología.

22MARCO AURELIO. — (Tristón.) ¡Agggh! ¡Agggh!

23FADRIQUE. — (Hacía la cucamona.) No llores, pichín. Sabes que no es cierto. ¿Verdad que no es cierto lo que dice Liudmila? Tu amita es una mentirosilla. Precisamente el otro día lo hablábamos Marco Aurelio y yo, ¿verdad, pichín? Anda, anímate… No sé qué hacer, Liudmila. Me desespera verlo sufrir. Sufre mucho mi zapoyolito. Está muy pachucho. Sufre…

24LIUDMILA. — Yo también sufro, Fadrique.

25FADRIQUE. — ¿Tú?

26LIUDMILA. — No te importa verme sufrir. ¡A mí, que tanto proclamas amarme detrás de los biombos!

27FADRIQUE. — (Frondío el tío.) ¿Sufrir, tú? ¡No me hagas reír! Tú no sabes lo que es sufrir. Tienes más de lo que puede desear una novia en su palacio: sedas, alcorques, la bata de guata blanca que te regaló mamá por Navidad (símbolo de la pureza), el futbolín, los consoladores… ¡Qué sé yo! En cambio, mi pobre zapoyolito se está quedando ciego. ¡Ciego! ¿Sabes lo que eso significa? No pareces darte cuenta, Liudmila… Pero Marco Aurelio será un papagayo sabio… Ciego, pero sabio, como Borges.

28LIUDMILA. — Fadrique, Borges no estaba ciego. Hacía que estaba ciego para darse empaque delante de las visitas. Lo sabía todo el mundo, Fadrique.

29MARCO AURELIO. — (Tristón.) ¡Agggh! ¡Agggh!

30FADRIQUE. — Eres una imprudente, Liudmila. (Hacía la cucamona.) ¡Mi pobre zapoyolito ciego! ¡Pichín, pichín! Tu amita es mala. Ella no te quiere como te quiero yo. Mi papagayo sabio… A ver, pichín, demuéstrales a tus amitos lo que sabes hacer.

31MARCO AURELIO. — ¡Grrrr, guau, guau!

32FADRIQUE. — ¡Muy bien! ¿Has visto, Liudmila? Ahora estaba imitando al perro asirio del vecino.

33LIUDMILA. — ¡Qué mono!

34FADRIQUE. — Sí, mono sí que es, ¿verdad, zapoyolito? (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín! ¡Le quiero yo más… que a la bailarina de los crótalos!

35MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Guau, guau!

36FADRIQUE. — Mi perrito pequinés, mi monosabio… Está muy pachucho… Sufre. Yo sé que sufre una barbaridad. Marco Aurelio sufre, y tú no pareces darte cuenta del sufrimiento de Marco Aurelio, de mi zapoyolito, de mi pichín…

37MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh!

38FADRIQUE. — Claro, mi zapoyolito…

39LIUDMILA. — Fadrique…

40FADRIQUE. — (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín! Te vas a curar; ya verás como te curas de la conjuntivitis muy pronto. Ya no se te volverán a caer las plumas. Ya no te quedarás despeluchado…

41LIUDMILA. — ¿Me puedo quitar el vestido?

42MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh!

43LIUDMILA. — El traje de novia, Fadrique… Las costuras me hacen daño.

44FADRIQUE. — ¡Ni pensarlo, Liudmila! Una promesa es una promesa, y las promesas son para cumplidas.

45LIUDMILA. — Ya sé que prometí no quitármelo nunca, nunca. Pero es que me aprieta mucho, Fadrique. Además, ¡me están saliendo unas varices muy gordas!

46FADRIQUE. — Eres una desconsiderada, Liudmila. Sabes que es un regalo de mamá. Y los regalos de mamá son sagrados como el arrope y el calabazate…

47LIUDMILA. — Es que se me ha infectado un punto…

48MARCO AURELIO. — ¡Miau! ¡Marramiau! ¡Marramaquiz!

49FADRIQUE. — Ahora no, Marco Aurelio.

50LIUDMILA. — Me duele mucho la tripita.

51FADRIQUE. — Será provisional, hasta que se te sequen los puntos.

52LIUDMILA. — ¡Me sale pus y agüilla, Fadrique!

53FADRIQUE. — Como dice Marco Aurelio, “en el pensamiento del hombre que se ha disciplinado y purificado a fondo, nada purulento ni manchado ni mal cicatrizado podrías encontrar”.

54Soltaba una risotada.

55MARCO AURELIO. — (Nervioso.) ¡Agggh! ¡Agggh!

56FADRIQUE. — Lo que estás logrando es que Marco Aurelio se ponga nervioso. ¡No pongas nervioso a mi zapoyolito! Ven aquí, pichín… (Hacía la cucamona.) ¡Hola! ¡Hola! ¡Liolá! ¡A que burr, a que burr! ¡Tirolá, tirolé! 

57LIUDMILA. — ¡No quiero tener más las bragas cosidas a la tripita!

58FADRIQUE. — Esa fue una maravillosa idea de mamá. Sabes que yo no tuve nada que ver. Ahora que, si quieres saber la verdad, a mí no me pareció del todo mal. ¡Marco Aurelio! (Hacía la cucamona.) ¡Tusín! ¡Tusín!

59LIUDMILA. — (Quejicosa.) Es que a ti nunca te parece mal nada de lo que dice tu madre. Ni si quiera lo de las bragas. Pero es que ahora es diferente, porque se me ha infectado un punto y me duele mucho la tripita, Fadrique.

60FADRIQUE. — Te quejas sin motivo, Liudmila. El traje de novia no te lo puedes quitar. Es una costumbre hondamente arraigada en nuestra familia. Yo tampoco me puedo quitar el fraque, la chistera ni los zapaticos de charol por mucho que lo desee. Tenemos que aprender a convivir en una nueva realidad para todos los siempres, Liudmila…

61LIUDMILA. — Pero yo así no puedo vivir, Fadrique. Me duele mucho la tripita.

62FADRIQUE. — Marco Aurelio dice: “Sírvete de esta dificultad para otra virtud”. (Jollín de risas.) ¿Te has dado las friegas de romero y oropéndola?

63LIUDMILA. — Sí, pero no han servido de nada. Me duele mucho, Fadrique. Creo que tengo fiebre.

64FADRIQUE. — Déjame ver. (Le aplica la mano sobre la frente.) En efecto, tienes fiebre. Pero eso es de lo más natural en estas circunstancias. No hablemos más del asunto, Liudmila.

65Ahora Marco Aurelio requiere toda nuestra atención, ¿verdad, pichín? Mi zapoyolito…

66MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh!

67FADRIQUE. — Sí, ya sé que es la hora de tu lección. ¡Pero qué listo es mi zapoyolito! (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín! Liudmila, acércame el libro que está sobre la repisa. Ése no, mujer. Ése es El burrito pegacoces. ¡El libro de lomos dorados como róbalos! Vamos a estudiar juntos para que el día de mañana Marco Aurelio sea un papagayo ilustrado, y nadie tenga nada que decir de mi pobre zapoyolito. Serás el primer miembro de la familia que se doctore en la Universidad ¡cum laude! con una tesis sobre el psiquismo de los psitácidos en cautividad: ¡el mentidero de los ociosos!, ¡la desecación de todas las lagunas de la envidia!…

68LIUDMILA. — Me duele la tripita; me duele mucho, Fadrique.

69FADRIQUE. — Marco Aurelio, vamos a leer a Marco Aurelio.

70MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh!

71FADRIQUE. — (Abriendo el libro que le ha entregado LIUDMILA.) Marco Aurelio, la lección de Marco Aurelio, de mi zapoyolito, de mi pichín… (Lee.) « El que ama la fama considera bien propio la actividad ajena; el que ama el placer, su propia afección; el hombre inteligente, en cambio, su propia actividad ». (Cierra el libro.) ¿Lo has comprendido, pichín? Espero que no se te olvide. Repítelo para ti, zapoyolito, en el penetral de tus adentros…

72MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

73FADRIQUE. — (Leyendo.) « La dicha del hombre consiste en hacer lo que es propio del hombre. Y es propio del hombre el trato benevolente con sus semejantes, el menosprecio de los movimientos de los sentidos, el discernir las ideas que inspiran crédito, la contemplación de la naturaleza del conjunto universal y de las cosas que se producen de acuerdo con ella. » (Cierra el libro.) ¡Maravilloso pensamiento, Marco Aurelio! ¿No te parece?

74MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Borracho! ¡Bebe leche! ¡Bebe leche! ¡Agggh!

75FADRIQUE. — (Leyendo.) « No te es posible leer. Pero sí puedes contemplar tu arrogancia; puedes estar por encima del placer y del dolor; puedes menospreciar la vanagloria; puedes no irritarte con insensatos y desagradecidos; incluso más, puedes preocuparte de ellos ».

76LIUDMILA. — Me duele la tripita, Fadrique. Creo que se me ha desprendido otro punto.

77FADRIQUE. — ¡Ahora no! La lección de Marco Aurelio, la lección de mi zapoyolito… (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín!

78LIUDMILA. — Marco Aurelio puede esperar, Fadrique. Llévame al hospital. Me duele mucho.

79MARCO AURELIO. — ¡Borracho! ¡Bebe leche! ¡Bebe leche! ¡Agggh! ¡Agggh!

80FADRIQUE. — Marco Aurelio. Estábamos en Marco Aurelio. (Leyendo muy nervioso.) « Borra las imaginaciones diciéndote a ti mismo de continuo: Ahora de mí depende que no se ubique en esta alma ninguna perversidad, ni deseo, ni, en suma, ninguna turbación; sin embargo, contemplando todas las cosas tal como son, me sirvo de cada una de ellas de acuerdo con su mérito. Ten presente esta posibilidad acorde con tu naturaleza ». (Cierra el libro.) ¿Lo has entendido, Marco Aurelio? ¿Está fatigado, mi zapoyolito? ¿Podemos continuar? (Leyendo.) « Alguna vez viste una mano amputada, un pie o una cabeza seccionada yacente en alguna parte lejos del resto del cuerpo. Algo parecido hace consigo, en la medida que de él depende, el que no se conforma con lo que acaece y se separa, o el que hace algo contrario al bien común. Tú de alguna manera te has excluido de la unión con la naturaleza, pues de ella formabas parte por naturaleza. Pero ahora tú mismo te cercenaste. Sin embargo, tan admirable es aquélla, que te es posible unirte de nuevo a ella. A ningún otro miembro permitió Dios separarse y desgajarse, para reunirse de nuevo ». (Cierra el libro.) ¡Sublime pensamiento! ¿No te parece, Marco Aurelio? Espero que no se te vuelva a olvidar. Mañana proseguiremos con la lección.

81MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

82FADRIQUE. — (Hacía la cucamona.) Mi pobre zapoyolito… ¡Pichín, pichín! ¡A que burr, a que burr! ¡Liolá, liolé! Marco Aurelio se va a poner bueno. Ya no llora. ¡Se le han secado las fontanillas de los ojos…!

83LIUDMILA. — Fadrique…

84FADRIQUE. — Liudmila… Marco Aurelio…

85LIUDMILA. — Llévame al hospital, Fadrique… Me siento remal.

86FADRIQUE. — Enseguida. Mi pobre zapoyolito se va a poner bueno. Ya no lagrimea. Es una bendición que ya no lagrimee, Liudmila. Marco Aurelio, mi papagayo sabio…

87MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Bebe leche! ¡Bebe leche! ¡Borracho! ¡Bebe leche!

88LIUDMILA. — Ya no lagrimea, Fadrique.

89FADRIQUE. — No, Liudmila, ya no lagrimea.

90LIUDMILA. — Fadrique, Marco Aurelio ya no lagrimea. Llévame al hospital.

91MARCO AURELIO. — ¡Bebe leche! ¡Bebe leche! ¡Agggh! ¡Borracho! ¡Bebe leche!

92FADRIQUE. — Verás qué pronto te llevo al hospital, Liudmila. Mi zapoyolito ya no llora. ¡Por fin se le han secado las hontanedas del llanto!

93LIUDMILA. — ¡Al hospital, al hospital, dragons of the night! Se me ha soltado otro punto. ¡Y ya van tres, Fadrique! Marco Aurelio ya no llora porque se está quedando ciego.

94FADRIQUE. — Te llevaré al hospital cuando Marco Aurelio ya no lagrimee.

95LIUDMILA. — Ya no lagrimea, Fadrique. ¡Está más ciego que Tiresias! Ya no lagrimea porque se ha quedado ciego. ¡Llévame al hospital! ¡Está más ciego que mi abuela caucasiana! Se le ha secado el remanal de los ojos…

96FADRIQUE. — Tu abuela era ciega de nacimiento, Liudmila. No es lo mismo. Marco Aurelio se está quedando ciego, pero no es culpa de tu abuela. Tu abuela era una gata ciega; le nacieron los gatitos muertos.

97LIUDMILA. — Fadrique, llévame al hospital, al sifilicomio, aunque sea a ciegas. Tiene que ser ahora, maguer por el camino me quede ciega, Fadrique.

98FADRIQUE. — ¡Me pides cotufas en el golfo, Liudmila! Primero tenemos que observar cómo evoluciona Marco Aurelio, mi zapoyolito ciego. (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín!

99LIUDMILA. — Podemos llevarlo al hospital con nosotros. No se va a quedar ciego en el entretanto, Fadrique. Mi abuela no se quedó ciega de camino al hospital.

100FADRIQUE. — ¡Tu abuela era ciega de solemnidad, Liudmila!

101MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

102LIUDMILA. — Nació en una aldea del Cáucaso, Fadrique. Allí todos eran ciegos. No sólo está ciego Marco Aurelio. Cuando la llevaron al hospital comprobaron que era ciega de nacimiento.

103FADRIQUE. — ¡Marco Aurelio, mi pobre zapoyolito, no es ciego de nacimiento! La conjuntivitis crónica le está afectando a las meninges. ¡Le acabará matando si no lo remediamos, Liudmila! Sufre mucho por ello. ¡Una enormidad! Pronto le haremos una magnetoencefalografía y se pondrá bueno. ¿Verdad que sí, Marco Aurelio? (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín! No estés triste, zapoyolito…

104LIUDMILA. — (Con espasmo histérico.) ¡Ciego! ¡Marco Aurelio, el papagayo sabio, se está quedando ciego! El hospital está demasiado lejos. No podrán curarle porque no llegaremos a tiempo.

105FADRIQUE. — No digas eso, Liudmila, hija del Cáucaso. Te sacaré los ojos si vuelves a repetirlo. (Hacía la cucamona.) Mi pobre zapoyolito, mi Marco Aurelio querido… Si fuera necesario le llevaremos al Hospital de los Venerables. Allí se pondrá bueno.

106LIUDMILA. — (Ríe histéricamente.) ¡Se me ha soltado otro punto! ¡Fadrique, se me ha soltado otro punto! A este paso no tendrás que llevarme al hospital. Marco Aurelio se va a quedar por fin ciego.

107FADRIQUE. — ¿Qué estás diciendo, Liudmila, ave de la estepa? Mi zapoyolito se va a curar…

108MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

109LIUDMILA. — (Histérica.) ¡Agoniza de la ceguera! ¡Agoniza de la conjuntivitis! Ya no lagrimea porque está ciego. ¡Se le han secado las lagunas de Ruidera! Compruébalo tú mismo, Fadrique. Está más ciego que mi abuela cuando se iba de montería por los cáucasos de la pradera. ¡Mi abuela estaba cegaluta!

110FADRIQUE. — No agoniza, mi zapoyolito no agoniza, Liudmila. Son figuraciones tuyas. Son figuraciones de tu mente enferma. La fiebre te hace delirar como de costumbre. Marco Aurelio agoniza de la cabeza, pero no de la ceguera. ¡De la ceguera, no! No es lo mismo estar ciego que estar chaveta. Mi zapoyolito está contento. ¡Tienes que estar loca para pensar de esa manera! Lo que pasa es que no le quieres; lo que ocurre es que no le entiendes. Ya no se le caen las plumas, ya no está despeluchado. Mi pichín es muy valiente. Sufre mucho, pero se va a poner bueno. (Hacía la cucamona.) ¿A que sí, Marco Aurelio? ¡A que burr, Marco Aurelio! ¡A que burr! Dime algo, pichín. Dile algo a tu amito que te quiere…

111MARCO AURELIO. — ¡Miauuuuuuuuuu! ¡Marramiauuuuuuu!

112FADRIQUE. — ¿Has visto, Liudmila? Eres una descreída. Ahora mismo estaba imitando al gato de Cheshire. Mi pobre zapoyolito está bueno, tiene unas rabiosas ganas de vivir. Sufre mucho, pero eso no es intrínsecamente malo. El sufrimiento ennoblece y dignifica a las almas bellas como Marco Aurelio. Tú te quejas, no dejas de quejarte, pero deberías aprender más de Marco Aurelio, de mi zapoyolito… (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín!

113LIUDMILA. — Me vuelves tarumba, Fadrique. Ya no me quieres. Has dejado de quererme. Ya no soy tu belleza esteparia, tu plenilunio caucasiano, tu álamo cimbreante a la luz de la arena…

114FADRIQUE. — Estás muy nerviosa, Liudmila. No sabes lo que dices. Nunca dejarás de ser mi torbellino ondeante de lágrimas, mi anhelo cósmico de estrellas fugitivas…

115MARCO AURELIO. — ¡Guauuuuuuuuu! ¡Guauuuuuuuu!

116LIUDMILA. — Siempre pensé que tu mayor ilusión consistía en zambullirte en mi alborada de rosas y cometas, devorar la carnosidad afelpada de mi ombligo mullido de hormigas y alacranes, remontarte a los alcores de mi pensamiento y hacer noche en las cañadas de mi deseo. Pero ahora veo que todo era un espejismo alado y contagioso, mortífero y fecundante…

117FADRIQUE. — Liudmila, los designios del amor son como los recorridos de ese tren que se aleja por el horizonte con su velita de humo chisporroteante, Liudmila… Ahora nos debemos más que nada a Marco Aurelio. ¡Él nos necesita más que la semilla del sorgo al sol de medianoche! Está muy malito y despeluchado mi pobre zapoyolito. ¿Es que apenas te das cuenta, crudelísima Liudmila, mi tormento fugitivo de las estepas? 

118MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

119FADRIQUE. — ¿Lo ves? Sufre mucho mi zapoyolito… Está muy peor, Marco Aurelio… (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín!

120LIUDMILA. — Fadrique, llévame al hospital de los podridos, al hospital de damas de amor heridas. Marco Aurelio ya no tiene remedio y a mí me duele mucho la tripita.

121FADRIQUE. — No digas eso, Liudmila. Mi zapoyolito se va a curar. Eres cruel, Liudmila, ¡como los cosacos de la estepa! ¡Tu corazón es de hierro batido, Liudmila!

122MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

123FADRIQUE. — No digas nada. No oses decir nada de mi pobre zapoyolito, de mi papagayo arco iris. (Hacía la cucamona.) Yo soy para ti y tú eres para mí, ¿verdad que sí, pichín? Háblame, Marco Aurelio, dime algo… Le estás angustiando, Liudmila. Le estás haciendo sufrir. Tiene una crisis de nervios en este momento, mi zapoyolito… ¡Habrá que administrarle el pantopón, Liudmila, y las duchas eléctricas!

124Suena el teléfono móvil de LIUDMILA.

125MARCO AURELIO. — (Voz de LIUDMILA.) ¡Ferdinando, Ferdinando! ¡Hola, Ferdinando! ¡Agggh! ¡Agggh!

126FADRIQUE. — El teléfono, Liudmila. Está sonando el teléfono. Contesta, Liudmila. Marco Aurelio se está poniendo muy nervioso. Mi pobre zapoyolito tiene los nervios deshechos como manojos de camelias…

127LIUDMILA, muy azorada, cancela la llamada.

128LIUDMILA. — No era nadie.

129FADRIQUE. — ¿No era nadie? Marco Aurelio está nervioso. Has logrado que Marco Aurelio se ponga nervioso. ¿No era nadie, Liudmila?

130LIUDMILA. — No era nadie, Fadrique. Un pobre. Nonadie, Fadrique.

131FADRIQUE. — ¿Un pobre? ¿Y qué quería ese pobre, Liudmila?

132LIUDMILA. — Los pobres nunca quieren nada, Fadrique.

133Vuelve a sonar el teléfono móvil de LIUDMILA.

134MARCO AURELIO. — (Voz de LIUDMILA.) ¡Ferdinando, Ferdinando! ¡Hola, Ferdinando! ¡Agggh! ¡Agggh!

135 LIUDMILA, muy azorada, cancela de nuevo la llamada.

136FADRIQUE. — ¿Era el pobre, Liudmila? Marco Aurelio…

137LIUDMILA. — Sí, era el pobre. Es que es un pobre muy pesado.

138FADRIQUE. — Si vuelve a llamar, Liudmila, dile que no vuelva a llamar. Está poniendo nervioso a Marco Aurelio. No quiero que molesten a mi zapoyolito en estas circunstancias. ¿Lo ha comprendido, Liudmila?

139LIUDMILA. — Sí, Fadrique. ¿Podemos irnos de una vez al hospital? Me duele mucho la tripita. Los puntos me están tirando una barbaridad, Fadrique, padre de mis hijos, corazón aureolado de mis desgracias, compañero trágico de mis infortunios… Por última vez, te lo ruego…

140FADRIQUE. — ¿El pobre se llamaba Ferdinando, Liudmila? Marco Aurelio…

141MARCO AURELIO. — (Excitado. Voz de LIUDMILA.) ¡Ferdinando, hola Ferdinando! ¡Agggh! ¡Agggh!

142LIUDMILA. — Sí, creo que se llamaba así. ¿Qué importancia tiene eso ahora, Fadrique? Mi corazón se está anegando en la flor de la amargura…

143FADRIQUE. — (Almofalla de gritos.) ¡No conozco a ningún Ferdinando, Liudmila! De hecho, tampoco conozco a ningún pobre. Marco Aurelio, ¿conoces tú a algún pobre? (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín!

144MARCO AURELIO. — (Molto agitato.) ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

145FADRIQUE. — ¿No? Es lo mismo, pichín. No te excites, zapoyolito…

146Suena el teléfono móvil de LIUDMILA.

147MARCO AURELIO. — (Excitadísimo. Voz de LIUDMILA.) ¡Hola, cariño! ¡Hola, cariño! ¡Agggh! ¡Agggh!

148LIUDMILA se apresura a apagar el teléfono móvil, embarazadísima.

149FADRIQUE. — (Demudado.) ¿Hola, cariño? Liudmila, Marco Aurelio ha dicho: ¡Hola, cariño! ¿Lo has oído? ¿Qué ha querido decir? ¡Hola, cariño! ¡Hola, cariño! Liudmila, ¿qué está pasando? ¿Era el pobre de nuevo? ¿Se llama Ferdinando, el pobre?… Liudmila… Marco Aurelio… ¿Ferdinando?… ¡Marco Aurelio!

150LIUDMILA. — (Encarnada como la almagra.) ¡Tienes que creerme, Fadrique, no conozco a ningún pobre!

151MARCO AURELIO. — (Excitado como culo de mona. Voz de LIUDMILA.) ¡Ferdinando! ¡Hola, cariño! ¡Hola, Ferdinando!

152FADRIQUE. — Hola, Ferdinando… Yo no conozco a ningún pobre, pero ahora que lo pienso conozco a un Ferdinando, Liudmila. A lo mejor es el mismo: ¡el toro Ferdinando! ¡Dime que no es cierto, Liudmila! (Rebujal de gritos.) ¡Me horrorizo y me enardezco, Liudmila…! Marco Aurelio, mi zapoyolito…

153LIUDMILA. — (Ocultando el rostro entre las manos.) ¡Oh, Fadrique, qué desgraciada soy! (Llora.)

154MARCO AURELIO. — (Excitadísimo. Voz de LIUDMILA.) ¡Hola, cariño! ¡Te quiero, cariño! ¡Agggh! ¡Agggh!

155FADRIQUE. — ¡Marco Aurelio, zapoyolito… !

156MARCO AURELIO. — (LIUDMILA. Cachondeado.) ¡Así, así! ¡Más, más! ¡Sí, sí! ¡Qué bien! ¡Coño, qué bien! ¡Eres divino, Ferdinando! ¡Agggh! ¡Agggh!

157FADRIQUE. — Liudmila, mi álamo soledoso, eres como la brisa ahogada del arrecife. Una llamarada de niebla se extiende por el horizonte…

158LIUDMILA. — Fadrique, mi eterno rosario de lágrimas, Fadrique…

159MARCO AURELIO. — (LIUDMILA. Frenético.) ¡Ferdinando, tu verga es divina, Ferdinando! ¡Tu verga, Ferdinando! ¡Azótame con tu verga! ¡Agggh! ¡Agggh!

160FADRIQUE. — Haz que se calle, Liudmila. ¡No lo soporto más ahora a mi pobre zapoyolito! ¿Qué le sucede a Marco Aurelio? ¿Se ha vuelto loco Marco Aurelio, Liudmila?

161LIUDMILA. — (Risa histérica.) Fadrique…

162FADRIQUE. — Liudmila… Marco Aurelio se ha vuelto loco, mi apóstol de amor, mi zapoyolito…

163LIUDMILA. — (Risa histérica.) Fadrique…

164FADRIQUE. — Yo no sufro, Liudmila. Sufre más mi pobre zapoyolito. Fíjate, Liudmila, está sangrando de nuevo. Los ojos le sangran mucho últimamente. (Almajaneque de gritos.) ¡No es la conjuntivitis ni el niño muerto, Liudmila! ¡Son los gatos ciegos del Calabar!

165MARCO AURELIO. — (Toro FERDINANDO.) ¡Ferdinando, Ferdinando! ¡Muuuuuuuuuu! ¡Soy el toro Ferdinanandoooooooo! ¡Ferdinanandooooooooo! ¡Agggh! ¡Agggh!

166LIUDMILA. — (Histérica.) Confieso que fui yo, Fadrique. Liudmila, tu perla del Cáucaso…

167FADRIQUE. — ¿Qué quieres decir? Habla claro, carape. Marco Aurelio…

168LIUDMILA. — (Lunática y perlática.) Sucedió en una noche oscura. Yo portaba unas tijeras de sastre en bandolera. Levanté ligeramente el crespón que cubría la gayola, y comencé a pinchorretear salvajemente a troche y moche. ¿No es así como decís en España? (Risa salvaje caucasiana.) ¡Un revolico de alas! ¡Garridos arrullos! Lo tenías que haber visto, Fadrique… No es para contar, Fadrique… Luego le sajé las plumas… ¡Sangraba como un cochón!… Tu papagayo sabio, tu pichín encebollado, tu zapoyolito en pepitoria, Fadrique…

169MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

170FADRIQUE. — ¡Tú nos has sido capaz de hacerle pinchadillo a mi pobre zapoyolito, Liudmila! Dime que no es cierto lo que están oyendo mis ojos, Liudmila. Marco Aurelio tiene conjuntivitis crónica y el azúcar un poco subido. ¡Incluso los índices de bilirrubina son normales! (Hacía la cucamona.) ¡Pichín! ¡Marco Aurelio!…

171LIUDMILA. — Tu pequeña Liudmila, Fadrique, tu salvajina… (Rejolguete de risas.)

172FADRIQUE. — Júrame que no es cierto, Liudmila. Todavía podemos ser felices… los tres, Liudmila. ¡Marco Aurelio!…

173MARCO AURELIO. — (LIUDMILA.) ¡Torito, torito! ¡Agggh! ¡Mi torito! ¡Agggh! ¡Mi torito!

174LIUDMILA. — ¡Eh, toro! ¡Eh, toro! (Capotes de risa.)

175FADRIQUE. — Liudmila, tú no me puedes hacer una cosa así… Yo no soy el toro Ferdinando, Liudmila. Tú no me puedes torear de esta manera. Me atraviesas el corazón con un estoque, Liudmila… Yo no puedo resistir por más tiempo esta situación… ¡Marco Aurelio!

176LIUDMILA. — Fadrique, mi novio de la muerte, dame un beso…

177FADRIQUE. — Liudmila, se me revuelven los intestinos de pensar que Marco Aurelio, mi pobre zapoyolito, haya podido asistir…

178MARCO AURELIO. — (Toro FERDINANDO. Molto giocoso.) ¡Simoneta, oh Simoneta! ¡Soy tu semental! ¡Ven que te la meta!

179LIUDMILA. — (Lasciva.) Aquí me tienes, Fadrique. Soy toda tuya. Tómame, españolito de ultramar… ¡Demuéstrame lo que sabes, torero!

180FADRIQUE. — Liudmila, ante todo yo soy un caballero, Liudmila. Marco Aurelio, mi zapoyolito…

181LIUDMILA. — (Magreos.) No irás a escandalizarte ahora, mi caballerito español… ¡Bésame, bruno!

182FADRIQUE. — ¿Qué me está sucediendo, Liudmila? Siento como si un bálamo de anchoas me recorriera todo el cuerpo…

183MARCO AURELIO. — (LIUDMILA.) ¡Mi torito! ¡Mi semental! ¡Agggh! ¡Agggh!

184LIUDMILA. — Fadrique, tu lengua de toro me enloquece… ¡Viva la tauromaquia!… (Zahora de risas.)

185FADRIQUE. — Liudmila, no está bien esto que haces… Marco Aurelio… ¡No está nada bien!

186MARCO AURELIO. — (Toro FERDINANDO. Resollando.) ¡Muuuuuuuu! ¡Simoneta! ¡Muuuu!¡ Soy el toro Ferdinanandoooooo! ¡Soy el toro Ferdinanandooooooo! (Pedorretas.)

187LIUDMILA. — (Corriendo.) ¡Huye, Fadrique, que viene el torico… !

188MARCO AURELIO. — (Toro FERDINANDO.) ¡Que soy el torico! ¡Que sus como! ¡Que sus voy a comer! ¡Agggh! ¡Agggh! (Aleteos. Pedorretas. Garridos arrullos.)

189FADRIQUE. — ¿Qué farsa estamos representando, Liudmila? ¿Quién es Simoneta? (Corriendo.)

190LIUDMILA. — ¡Saca la verga, Fadrique! ¡Defiende a tu dama, mi caballero español! ¡Demuestra lo que sabes hacer, Fadrique! ¡Esta es la hora de España, la hora de los valientes! ¡Ahora o nunca, Fadrique! ¡Con la verga, no con la cabeza, farrapo! 

191MARCO AURELIO. — (LIUDMILA.) ¡Qué bueno! ¡Coño, qué bueno! ¡Qué hombre eres, Ferdinando! ¡Qué hombre! ¡Por el culo! ¡Por el culo! ¡Agggh! ¡Agggh! (Pedorretas.)

192FADRIQUE. — (Caballero español.) ¿Dónde has aprendido esas cosas, Marco Aurelio, mi zapoyolito ciego? (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, eso no se dice! No es nada bueno, pichín… Zapoyolito… Mi monosabio… Liudmila…

193MARCO AURELIO. — (Toro FERDINANDO.) Simoneta, oh Simoneta, eres la perla del Guadalhorce; te adoro, Simoneta, me haces el toro más feliz del planeta… ¡Agggh! ¡Agggh! 

194Garridos arrullos. Pedorretas. Revolico de alas.

195LIUDMILA. — (Esposa ideálica.) Yo también te adoro, mi bravo, mi caballerito español, mi Fadrique por los montes y las vegas…

196FADRIQUE. — Liudmila, detente; Liudmila, te lo suplico… Esto no es decente… ¡Así no se hacen las cosas en España! Son costumbres bárbaras, mi pequeño álamo… Marco Aurelio… ¡Pichín!… ¡Zapoyolito!

197MARCO AURELIO. — ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh! (Pedorretas. Aleteos. Garridos arrullos.)

198LIUDMILA. — ¡Esta es la hora de la verdad, Fadrique, la hora de los valientes! Hay que ponerle cerco a los deseos; eres el novio de la muerte, Fadrique… Así se ganan las batallas… (Corriendo.)

199FADRIQUE. — No te sigo, Liudmila; Liudmila, no te sigo. Ya no estoy para estos trotes, carape. ¡Yo soy un caballero español, no una acémila!

200LIUDMILA. — ¡Ay, Fadrique, qué poca cuerda! Parece que no tienes sangre en las venas…

201FADRIQUE. — Liudmila, me ahogo; me ahoga tu displicencia… ¡Con todo lo que yo he hecho por beneficiar a tus hermanas! Marco Aurelio…

202LIUDMILA. — Déjate de perlimplinadas, Fadrique. ¡Oh, mi caballerito español, mi alado cuatrimotor! 

203MARCO AURELIO. — (LIUDMILA.) ¡Volaremos alto, muy alto, Ferdinanandooooooooooooo! ¡Agggh! ¡Agggh! (Toro FERDINANDO.) ¡Muuuuuuuuuy altooooooooooo, marela, ángel de amor, mi boquirrubia! (Pedorretas. Revolico de alas. Garridos arrullos.)

204Runrún de trotes menudos. Sofiones. Bramidos.

205FADRIQUE. — Liudmila, oigo pasos, rumores, inquietudes. Alguien se acerca, Liudmila…

206LIUDMILA. — Es el viento, Fadrique, que se arremolina entre las cañas, esposo mío, mi ricodueño…

207FADRIQUE. — Te equivocas, Liudmila. ¡Juro por mi honor de caballero que no es el viento! Son los amores imposibles, Liudmila… ¡Marco Aurelio!…

208MARCO AURELIO. — (LIUDMILA.) ¡Amor eterno! ¡Juro amor eterno, ante el altar de los justos, ante el altar de los posesos! ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Agggh!

209LIUDMILA. — ¡Qué suerte tienes, Fadrique! Yo no oigo nada; estoy sordita, Fadrique, y me voy a morir para toda la vida…

210MARCO AURELIO. — ¡Oscuro amor, piedra henchida! ¡Oscuro amor, piedra henchida! ¡Agggh! ¡Agggh!

211FADRIQUE. — No digas eso, Liudmila. Aunque seas la novia de la muerte, no te da derecho a pensar cosas tan tristes. Nosotros te queremos, Liudmila. Un día nos moriremos todos y ya no tendrás que pensar en esas cosas. (Chirrichoflas de risas.) Ya verás qué bien te sientes, tesoro mío, mi estrella bipolar. Nos reuniremos en el firmamento de los justos; será la apoteosis zodiacal. ¡Nos coronaremos borrachos de sol y polvo de molusco en Malpaís de Tía Seca, Liudmila!… (Cuchinfarrones de gritos.) ¡Marco Aurelio… !

212LIUDMILA. — ¿Tú crees? (Zarambeque de risas.)

213FADRIQUE. — Pues claro. No temas… La muerte es una cosa, y la vida eterna, ¡un granizado de sensaciones! (Hacía la cucamona.) ¿Verdad que sí, Marco Aurelio, zapoyolito? 

214Vibrátil el timbre. Tabaleos.

215MARCO AURELIO. — ¡Agggh!¡Agggh! ¡Agggh!

216FADRIQUE. — Ha sido Marco Aurelio, mi zapoyolito…

217LIUDMILA. — Es el viento. Penetra… Quiere entrar, Fadrique…

218Entra el toro FERDINANDO. Mozancón berrendo y atlético, lansaliño, viste de forzudo de barraca de feria. Mostachos, malla listada ceñida al cuerpo y cornamenta blanquiastada.

219FADRIQUE. — ¡El toro Ferdinando!

220LIUDMILA. — ¡Ferdinando! 

221FADRIQUE. — ¡Liudmila, es el toro Ferdinando!

222MARCO AURELIO. — ¡Ferdinanando! ¡Ferdinanando! ¡Agggh! ¡Agggh!

223FERDINANDO. — ¡Soy el toro Ferdinando!

224FADRIQUE. — ¡El toro Ferdinando! Marco Aurelio…

225FERDINANDO. — ¡El mismo! (Galleaba el paseíllo.)

226LIUDMILA. — Ferdinando, ¿qué estás haciendo aquí?

227FERDINANDO. — ¡Macarena!

228FADRIQUE. — Liudmila, ¿qué está haciendo el toro Ferdinando en nuestro nidito de amor? Marco Aurelio…

229MARCO AURELIO. — (Toro FERDINANDO.) ¡Ferdinanandooooooo! ¡Soy el toro Ferdinanandooooooo! ¡Agggh! ¡Agggh!

230FERDINANDO. — Simoneta, pasaba casualmente debajo de tu fenestra y me dije: voy a ver qué está haciendo mi marela.

231FADRIQUE. — ¿Simoneta? ¿Quién es Simoneta? ¿Qué farsa estamos interpretando, Liudmila? ¿Se acerca el fin de los tiempos, Liudmila y su parentela? Marco Aurelio…

232FERDINANDO. — (A FADRIQUE.) ¡Guárdame las vacas, amigo! (Alhaurín de risas.)

233LIUDMILA. — Has hecho mal en venir, Ferdinando. No es decente.

234FERDINANDO. — Pues claro que no es decente, marela, pero aquí el único astado soy yo.

235FADRIQUE. — ¿Qué ha querido decir, Liudmila? Estos encuentros inesperados ponen muy nervioso a mi zapoyolito, ¿verdad, pichín?

236MARCO AURELIO. — ¡Oscuro amor, piedra henchida! ¡Oscuro amor, piedra henchida! ¡Agggh! ¡Agggh!

237FADRIQUE. — (Hacía la cucamona.) Mi vate ciego, mi zapoyolito…

238FERDINANDO. — Simoneta, huyamos a través de los olivos, disipemos la espesura de nuestros temores…

239FADRIQUE. — (Aparte.) ¿Habrá venido a comer de mogollón?

240LIUDMILA. — Sabes que nuestro amor es imposible, Ferdinando…

241FERDINANDO. — (Vitulo.) ¡Muuuuuuuuuu, marela! ¡Muuuuuuuuuuu, Simoneta! (Rodaba un lagrimón.)

242LIUDMILA. — (Vitula.) No llores, papito. Con lo cuantísimo que yo te quiero…

243FERDINANDO. — ¡No tal!

244LIUDMILA. — ¡Sí tal!

245FADRIQUE. — Caballero, ya ha oído a la señorita. El amor entre ustedes representa un imposible, así que yo le rogaría que nos dejase a solas como antes de que usted apareciera. Es una intromisión en la vida privada su presencia en estos términos. Mi zapoyolito…

246FERDINANDO. — ¡Muuuuuuuuuu, Simoneta! Yo me muero sin tu amor, mi perla del Guadalhorce… Ya estoy muerto sin tus besos, sin tus abrazos, sin el arrope y el calabazate, marela…

247FADRIQUE. — (Aparte.) Está visto que a este caballero hay que repetirle las cosas dos veces.

248MARCO AURELIO. — (Toro FERDINANDO.) ¡Muuuuuuuuuu, marela! ¡Marela, muuuuuuuuu! ¡Agggh! ¡Agggh!

249LIUDMILA. — Ferdinando, ¿es que no lo comprendes? ¡Yo soy ahora una honrada mujer de mi casa!

250FERDINANDO. — ¡Con lo que a ti te gusta la avena, mi boquirrubia, ángel de amor… ! 

251FADRIQUE. — Ya ha oído a la señorita, señor Ferdinando. Si no se marcha, me veré obligado a llamar a la policía. Y aquí los chicos de la policía son muy malos, señor Ferdinando. Se lo advierto por su bien. Marco Aurelio… (Aparte.) ¡Qué cócora!

252LIUDMILA. — Haz lo que te dice Fadrique, papito. Los chicos de la policía son unos señores muy malos, malísimos, y te harán pupa si no te marchas enseguida. Hazme caso, cariño.

253MARCO AURELIO. — ¿No estaba claro? ¿No estaba claro? ¡Agggh! ¡Agggh!

254FERDINANDO. — Te vienes conmigo, marela. Surcaremos mares de honduras, chapotearemos al son de trenos divertidísimos. ¿Qué te parece, Simoneta? ¿Qué me dices, Simoneta, mi bayadera fugitiva?

255FADRIQUE. — (Se quita un guante y abofetea al toro FERDINANDO.) Señor Ferdinando, yo soy un caballero español y esto no se lo consiento. Nos batiremos en duelo. Elija usted las armas.

256FERDINANDO. — (Husmaba las flores de un búcaro.) Elijo la clavija que me aprisiona el cor, señor Fadrique.

257LIUDMILA. — Fadrique, no cometas una locura.

258FADRIQUE. — No sirve. Tiene que ser con alfanje, cimitarra o espolín. Escoja, señor Ferdinando. ¿A qué está esperando para decidirse? Tú no te metas en esto, Liudmila. Esto es un lance entre caballeros. Nos vemos en el campo del honor, señor Ferdinando. ¡Marco Aurelio!

259MARCO AURELIO. — ¡El espolín, el espolín! ¡Agggh!¡Agggh!

260LIUDMILA. — ¡No, el espolín, no, Ferdinando! ¡No elijas el espolín, per carità! No sabes lo peligroso que puede llegar a ser el espolín en manos de Fadrique…

261MARCO AURELIO. — ¡Per carità, per carità! ¡Agggh! ¡Agggh!

262FERDINANDO. — Elijo la zanfoña.

263FADRIQUE. — ¡No sirve, carape! Señor Ferdinando, seamos serios. (Cicatero.) El espolín es una buena opción. Yo en su lugar elegiría el espolín, señor Ferdinando. ¿No te parece, Liudmila, que el espolín es una buena opción para batirse, Liudmila? ¿Qué me responde? (Garapullos de gritos.) ¡Responda de una vez, Ferdinando! Está agotando nuestra paciencia, ¿verdad que sí, Marco Aurelio? (Hacía la cucamona.) Mi zapoyolito… ¡Pichín, pichín! ¡A que burr, a que burr! ¡Liolá, liolé!…

264FERDINANDO. — Usted lo ha querido: elijo el ceclavín.

265FADRIQUE. — Veo que no lo ha comprendido. Se lo tendré que explicar de nuevo…

266FERDINANDO. — ¡Muuuuuuuuuuuuu, marela! ¡Muuuuuuuuuuuuu, Simoneta! ¡Vayámonos lejos! ¡No resisto más esta espera! Me muero, me consumo, marela…

267LIUDMILA. — (Acariciábale el cerviguillo.) Mi torito guapo, qué niño eres…

268FADRIQUE. — Nuestro asunto no admite interrupciones, señor Ferdinando. Como veo que no se decide, elegiré yo. Después de meditarlo mucho tiempo, me decido por… (Risita.) ¡el espolín!

269FERDINANDO. — Que me place, señor Fadrique.

270LIUDMILA. — (Lambiscaba del pestorejo.) ¡Estás perdido, amor mío! Fadrique juega con ventaja: ¡es maestro internacional en el arte del espolín!

271FERDINANDO. — (Enjugándose una lagrimilla.) No me importa, marela. ¡Muuuuuuuuuuu, no me importa nada! ¡Ya lo ves! ¡A mí no se me da un ardite, Simoneta, con tal de que me sigas queriendo! ¡Muuuu, no sabes cuánto te amo, marela! Nunca he dejado de quererte desque te vi por vez primera, orillas del Guadalhorce, mi boquirrubia, contoneándote… ¡Ay, mi cascabelera! Nuestros corazones hicieron tolón, tolón… ¡Tolondrean las estrellas en tu presencia, Simoneta!

272FADRIQUE. — Esto no es serio, Liudmila. Seamos serios, carape. (Aparte.) ¡El día más impensado me da un torozón! Marco Aurelio, pichín…

273MARCO AURELIO. — ¡Tolón, tolón! ¡Tolón, tolón! ¡Agggh! ¡Agggh!

274FERDINANDO. — ¡Venga el espolín, señor Fadrique! Estoy dispuesto a cualquier cosa con tal de recuperar a mi Simoneta. Ella lo es todo para mí. La vida es ceniza, destierro, mariposas de acero sin ella…

275FADRIQUE. — Con el espolín no tiene usted la menor oportunidad, amigo mío. Queda advertido. Así, Liudmila nunca será suya. (Risita infantil.) Liudmila, tráeme el juego de espolines que guardo en mi aposento. (Hacía la cucamona.) Marco Aurelio, mi zapoyolito…

276LIUDMILA sale en busca de los espolines.

277FERDINANDO. — (Jimplidos.) Ante todo, le debo una disculpa, señor Fadrique, por haberme introducido en su hogar de antuvión, sin previo aviso.

278FADRIQUE. — No es momento de disculparse. Ahora tenemos que pasar a la acción, ¿verdad, Marco Aurelio? (Hacía la cucamona.) ¡Pichín, pichín! Mi zapoyolito… Este joven y yo nos vamos a batir por el amor de tu amita. ¿No te parece emocionante?

279MARCO AURELIO. — ¡Evacuar, evacuar! ¡No tengo dónde evacuar! ¡Agggh! ¡Agggh!

280FADRIQUE. — (Hucheos.) ¡Non turbati, Marco Aurelio!…

281FERDINANDO. — (Lloramicos.) Yo soy para ella y ella es para mí, señor Fadrique. No concibo la existencia sin mi marela. ¡Muuuuuu, marela, mi bayadera… ! ¿Ha visto cómo baila y qué bien torneadas tiene las piernas? Si quiere, cuando regrese le diré que se las muestre… ¡Qué corvas! ¡Y qué dengues! ¡Volverían loco a un becerro! (Rebufes. Jadeos.) ¡Uf, uf, uf, uf, uf! ¡Muuuuuuuuuuu, Simoneta! Sé que me amas, sé que me adoras, sé que me sueñas, marelita, marela; tengo el pálpito de que me quieres cuando me miras con esos tus ojos de vaquillona. ¡Voy de vuelo, mi boquirrubia, mi carunchela!

282LIUDMILA regresa con el juego de espolines.

283LIUDMILA. — Los espolines, Fadrique. Mira bien no vayáis a haceros daño, que donde dices digo, dice dónde, y luego ya nos conocemos… ¡Vamos!

284FADRIQUE. — Descuida, Liudmila, mi urraquita de los mares. (Abriendo el estuche en un arrobo místico.) Amigo Ferdinando, ha elegido usted vivir en el mejor de los mundos posibles. El arte del espolín es… ¿cómo se lo describiría yo?… de una sublimidad sublime, y de una delicadeza sin par. Este juego de espolines que contemplan asombrados sus ojos es un presente que la zarina Catalina la Grande hizo a mi antepasado Fadrique de Bracamonte durante un viaje de negocios a la corte de los Romanov. Como todo el mundo sabe, los Bracamonte se han dedicado afanosamente durante generaciones a la confección de ropa interior de encaje destinada exclusivamente a cubrir la demanda de las mejores casas europeas: ¡braguitas de rasoliso, calzones de polisón, sostenes de merinillo y enaguas de pitiflor!… Catalina la Grande, llamada así debido al tamaño de las calzas que la ornaban, hizo donación a mi bisabuelo, en prenda de estimación, de este juego de espolines reales engastados en oro con incrustaciones de diamantes, aljófares y rubíes… (De repente, era un grito.) ¡Marco Aurelio, Marco Aurelio!

285MARCO AURELIO. — ¡No tengo dónde evacuar! ¡Agggh! ¡Agggh! ¡Evacuar, evacuar!

286FADRIQUE. — ¡No, non turbati, zapoyolito!… Estoy trabajando. (Soltaba una risotada.)

287FERDINANDO. — (Jaquetón.) Podemos empezar cuando lo desee. Estoy preparado.

288FADRIQUE. — Es lo que más me gusta de usted. Verá cómo nos acabamos entendiendo a la perfección. Liudmila, tortolita, no es preciso que asistas al duelo. ¿Por qué no nos preparas unos canapés mientras tanto? (Un puritísimo grito.) ¡Marco Aurelio!

289LIUDMILA. — ¡Ay, Fadrique, deja que me quede! Con lo que a mí me gustan los duelos y los lances de honor…

290FADRIQUE. — Pero siempre te mareas cuando ves sangre, mariposilla mía. Marco Aurelio…

291LIUDMILA. — En esta ocasión prometo no desmayarme, Fadrique. Anda, sé bueno…

292FADRIQUE. — Está bien, pero luego no digas que no te lo he advertido. (Rosmaba entre dientes.) ¡Grrrrrr! ¡Marco Aurelio! ¡Grrrrrr!

293FERDINANDO. — (Bostezando.) Pero bueno, ¿empezamos o qué?

294FADRIQUE enarbolaba los espolines: resultaban ser dos agujetas del tamaño de un dedil.

295FERDINANDO. — (Utilizando el espolín de mondadientes.) ¡Caray, sí que es fino!

296FADRIQUE. — (Atufado del Apocalipsis.) ¡Pero qué se ha creído usted! ¡Devuélvamelo inmediatamente! Liudmila, explícale a este animal de cuatro orejas para qué sirve el espolín. ¡El espolín se puede mellar si lo introduce en los dientes! Es una delicadísima pieza de orfebrería real… ¡Cromañón! ¡Mazaroca! (Hacía la cucamona.) Mi pobre zapoyolito…

297LIUDMILA. — ¡Ay, Ferdinando, qué ocurrencias tienes! ¡Qué gracioso eres, hijo! ¡Ja, ja, ja!… ¡Ay, que me descachifollo, Ferdinando! Mira la cara que ha puesto Fadrique… ¡Ja, ja, ja!…

298MARCO AURELIO. — ¡Cromañón! ¡Mazaroca! ¡Agggh! ¡Agggh!

299FERDINANDO. — En guardia, señor Fadrique.

300El cornúpeta avanza unos pasos en dirección a FADRIQUE blandiendo la guja. Bravean los contendientes.

301FADRIQUE. — (Apocalíptico del atufo.) ¡Ahora vas a saber quiénes somos los Pelayos! (Pega un respingo chotuno y se sitúa detrás del toro FERDINANDO.) ¡Defiéndete, zabalón! (Y espicha en el trasero con el estilete a modo. Enfurrusque de gritos.) ¡Marco Aurelio! ¡Marco Aurelio!

302FERDINANDO. — (Transido del cagalar.) ¡Ahhhhhhhhhhhhh, felón! 

303FADRIQUE. — (Hacía la moringueta.) ¡Hereje! ¡Mancilladoncellas! ¡Bodoque! Marco Aurelio, Emperador de los guisantes…

304LIUDMILA. — (Aplaudiendo la charlotada.) ¡Ole! ¡Bravo! ¡Vivan los Pelayos! Sigue así, Fadrique, lo estás haciendo pero muy requetebién. ¡Tenía que estar casada con la monarquía asturiana!

305Amusgado, el morlaco se revuelve. Apercibe la testuz morocha, y acomete a tolondrones con un derrote. FADRIQUE saltaba por los aires como vejiga de puerco.

306FERDINANDO. — (Adementado.) ¡¡Muuuuuuuuuuuu!!… Mí no ser hereje… Mí ser el amante de mi marela… Mí ser donjuán…

307LIUDMILA. — ¡Súper! ¡Qué bien! ¡Qué hombre, señor! ¡Pero qué hombre! ¡De los que no hay, señora, de los que no quedan! ¡Ay, qué Ferdinando éste, y qué buen mozo! ¡Viva la zafacoca!

308FADRIQUE. — (Matamoros.) ¡Ahhhhhhh! ¡Santiago, cierra, cierra! ¡Toma, malsín, toma! ¡Aleve! ¡Te voy a hacer pinocha! (Le cose el cuero a garrochazos.)

309MARCO AURELIO. — ¡Santiago, cierra, cierra! ¡Santiago y cierra España! ¡Agggh! ¡Agggh!

310FERDINANDO. — (Resollaba bezudo.) Eso no ser nada para mí… Eso ser cosquillas y vergajazos de conchibamba para mí, señor Fadrique, capón… Mi estar acostumbrado a los rejoncillos del picador, a las banderillas del Niño de la Capea, a las clavellinas olorosas a aguardiente y a pan de azuquiqui… ¡Puyazos a mí!

311FADRIQUE amaga un sosquín de torito marrajo, y asesta una ráfaga de espolinazos a barullo.

312LIUDMILA. — Eso es, cariño, pégale duro… Ahí, ahí es donde le duele, en el cagalar, en el tejeringo… ¡Viva España y los que la hacen posible! ¡Mi caballerete, mi caballerote, mi caballerito!

313MARCO AURELIO. — ¡Mi caballerete, mi caballerote, mi caballerito! ¡Viva España! ¡Viva España! ¡Agggh! ¡Agggh!

314FERDINANDO. — ¡Ríndete, Fadrique! Es tu última oportunidad… Simoneta, ven conmigo, huyamos juntos a lomos de mi grupa… Fadrique no te merece y yo estoy muy triste… ¡Muuuu, marela! ¡Muuuuuuuuuuu, Simoneta! ¡Muuuuuuu, pericona! 

315Acomete. Jadeos. Sollidos.

316FADRIQUE. — (Muletazos de tiroliro.) No le escuches, Liudmila… Eran cantos de serenas… Marco Aurelio…

317LIUDMILA. — ¡Qué hombres! ¡Ay, pero qué hombres! ¡Son de lo que no hay! ¡De lo que no queda, señores! ¡Si lo sabré yo…! ¡Estos son los hombres castellanos, tierra de conquistadores!

318FADRIQUE. — ¡Ateísta! ¡Longobardo!

319FERDINANDO. — ¡Puto, que no dices más que bellaquerías!… Señor Fadrique, apartemos a un lado nuestras diferencias y resolvamos cuantiantes este pleito entre caballeros. Simoneta es para mí y yo sólo para ella…

320FADRIQUE. — Amigo Ferdinando, está usted equivocando la perspectiva y las ganas de vivir. El corazón de Liudmila me pertenece puesto que estamos casados… ¡Relapso! ¡Perdulario! Marco Aurelio…

321FERDINANDO. — Distingo: le pertenece su alma, ¡pero no su cuerpo glorificado! Es a mí a quien ama. Vuestro soy, Simoneta. Decídselo vos, ricahembra, renculillo de mis entretelas…

322LIUDMILA. — ¡Qué hombres! ¡Pero qué hombres! ¡Ay, yo no sé nada! ¡Yo no sé nada, pardiez! ¡Yo estoy transportada! ¡Yo estoy como transportada con el vuelo de estos hombres! ¡Me sumen en un arrobo… ! ¡Qué hombres! ¡Pero qué hombres! ¡Ni los tercios de Flandes… ! 

323LIUDMILA tomaba las afufas como quien trasiega un batido de frutas.

324FADRIQUE. — Desista, señor Ferdinando… Liudmila está casada conmigo. Yo soy su esposo del alma. ¡Lo dicta el Sacramento, carape! (Revesaba su grito.) ¡Marco Aurelio… !

325FERDINANDO. — La niña me quiere a mí… A la sombra del sicamor yo soy su perennal amante.

326FADRIQUE. — ¡Ah, ah, ah, pero eso no tiene ninguna validez ante un tribunal, pollastre! (Hacía la cucamona.) Marco Aurelio, pichín, zapoyolito…

327FERDINANDO. — (Señalábase el pecho con el gañivete.) Señor Fadrique, el único tribunal que en el mundo importa es éste. Aquí se resuelven todos los pleitos de amor, señor Fadrique… Me pone usted un dogal en el cuello si no me entrega a mi Simoneta…

328FADRIQUE. — Liudmila no es libre. Legalmente ya tiene dueño. (Hacía la grita.) ¡Marco Aurelio!

329FERDINANDO. — ¿Cuál es su precio, señor Fadrique? Dígame cuál es su precio y yo la manumito, yo la fideicomiso, señor Fadrique, que estoy muy loco y puedo cometer una locura de las gordas. La vida no tiene sentido sin mi marela. ¡Muuuuuuuuuu, marela, qué triste se queda la vida sin ella, sin mi Simoneta del alma! ¡Nos fugaremos como rauda de lava por la alameda!…

330MARCO AURELIO. — ¡Muuuuuuu, marela! ¡Marela, muuuuuuuuu! ¡Agggh! ¡Agggh!

331FADRIQUE. — (Hacía la cucamona.) Marco Aurelio, mi zapoyolito… Nos habíamos olvidado de ti completamente, ¿verdad que sí, pichín? ¡Dónde tendré yo puesta la cabeza mía! No sé cómo vamos a capear este temporal, pichín, zapoyolito… ¡No lo sé, Liudmila!… Pero aquí regresa tu amita…

332LIUDMILA tresnaba un fardel en una mano mientras oculta algo detrás de la espalda.

333FERDINANDO. — ¡Simoneta querida!

334FADRIQUE. — (Aljubarrota de gritos.) ¡Liudmila! ¡Marco Aurelio!

335LIUDMILA. — ¡Fadrique! ¡Ferdinando! (Saca de la espalda un pistolete de la guerra de Abisi nia.) ¡Arriba las manos, paraguayos!

336FERDINANDO Y FADRIQUE. — ¿Para qué?

337LIUDMILA. — ¡Paraguayos! ¡Conmigo vais listos! Manos arriba, y a ponerse de rodillas, ¡marciales!

338MARCO AURELIO. — ¡Arriba las manos! ¡Arriba las manos! ¡Agggh!¡Agggh!

339LIUDMILA. — (A MARCO AURELIO.) Ahora estoy contigo, preciosidad.

340FADRIQUE. — (Fito de hinojos.) Liudmila, ¿a qué estamos jugando, niña? Ten cuidado con ese instrumento musical, que se puede disparar solo. (Aparte.) Las armas las carga el diablo, como los violones de viento… ¡Marco Aurelio!

341FERDINANDO. — (Hinojos fitos.) Simoneta, ángel de amor, ninfa de los cielos, ¿estás adementada, Simoneta?

342LIUDMILA. — ¡Punto en boca! Ahora os vais a ir quitando la ropa… ¡Os quiero ver a la cordobana, mamelucos!

343FADRIQUE. — Tú no puedes estar hablando en serio, Liudmila… Yo soy un caballero español… Me siento mal, Liudmila… Liudmila, el pantopón… ¡El pantopón, Liudmila! (Levante de gritos.) ¡Marco Aurelioooooo!

344FERDINANDO. — ¡Ah, correntona!… Que bien sé yo lo que me quieres; pero aquí, no, marela; aquí, no… ¿¡Qué me quieres, Simoneta!?

345LIUDMILA. — ¡Os vais a quitar hasta el fajín, melones!

346FADRIQUE. — (Desnudándose.) Liudmila… Marco Aurelio, mi zapoyolito…

347LIUDMILA. — Del loro ya me encargo yo… (Apunta a MARCO AURELIO con el pistolo. MARCO AURELIO, papagayo arco iris, guiñaba los ojos con maniática reincidencia. Revolico de alas. Garridos arrullos.)

348MARCO AURELIO. — ¡Que me mata, que me mata! ¡Agggh! ¡Agggh!

349FADRIQUE. — ¡Marco Aurelio! ¡Desalmada! ¡No se te ocurra hacerle nada a mi pobre zapoyolito! ¡Está ciego, Liudmila! ¿Es que no te da pena de un lisiado?

350FERDINANDO. — (Desnudándose.) ¡Muuuuuuu, marela!.. ¡Muuuuuuuu, Simoneta!… Zagala… ¡Qué ocasión! ¡Pero qué ocasión!.. Esto me pone, marela, ¡me cachondeo como un niño pera! Y el cordojo del alma, y la pena, ¡han desaparecido del todo! ¡Hurra!

351LIUDMILA. — Daos prisa, que me espera mi novio.

352FADRIQUE. — ¿Qué noticias me traes y me llevas, Liudmila? ¿Tu novio? Yo soy tu eternal esposo… Marco Aurelio…

353FERDINANDO. — Estás bromeando, ¿verdad que sí, Simoneta? ¿A que estás jugando conmigo, marela? Claro, son los juegos del amor…

354LIUDMILA. — (Soltaba una risotada.) Daos prisa, mandriles, que me espera mi novio en el correo de las once… ¡Sacha, mi novio!… (Madrigal de risas.) Cuando estéis coritos del todo, metéis la ropa en la talega. ¡Andando, mequetrefes!

355MARCO AURELIO. — ¡Mequetrefes! ¡Mequetrefes! ¡Agggh! ¡Agggh!

356FADRIQUE. — (Calzones de polisón.) Liudmila, desalmada… Lo que tú cometes con nosotros es una indecencia y una tropelía. (Pavana de gritos.) ¡Marco Aureliooooo!

357FERDINANDO. — (Justillo gaitero. Rehala de risas.) ¡Ja, ja, ja! ¡Qué bien dabas el pego, Simoneta! ¡Ja, ja, ja! ¡Sacha! ¡Se llamaba Sacha, el interfecto! ¡Ja, ja, ja! ¡Muuuuuuuuuuuuu, yo estoy muy triste y me voy a morir, marela! ¡Ja, ja, ja! ¡Qué divertido! ¡Me escacho, me escacho! ¡Herido de amor, muerto de amor, mi ombligo de Venus! ¡Ja, ja, ja!

358LIUDMILA hace un lío con la ropa y lo guarda en el costal. Apuntaba con el pistolo.

359LIUDMILA. — ¡Ahorita os vais a fregar en el piso sin decir oste ni moste!

360FADRIQUE. — Esto no te lo perdono, Liudmila… Encima que me casé contigo por que arreglases los papeles… ¡Lo que tú nos haces es una gorrinada, Liudmila! (Recova de gritos.) ¡Marco Aurelio!

361LIUDMILA. — ¡Ni Marco Aurelio ni Octavio Augusto! Ahora mismo me cargo al loro, por éstas que me lo cargo, Fadrique… (Borneaba del pistolo.) ¡Lo mato! ¡Lo mato y lo mato!

362MARCO AURELIO. — ¡Me mata, Fadrique! ¡Fadrique, me mata! ¡Agggh! ¡Agggh!

363FADRIQUE. — (Arrojándosele al cuello.) ¡Mi zapoyolito! ¡Deja en paz a Marco Aurelio, que no te ha hecho nada, el infelice!… Es porque no entiendes su psicología, Liudmila… ¡Eres una envidiosa y una eslavófila!

364Tracamundana. Revolico de alas. Pedorreras.

365FERDINANDO. — (Corazón fendido.) ¡Venga, niño, al sagrario, que Jesús llamando está! ¡Ja, ja, ja, ja, ja! ¡Se van a matar! ¡A este paso se matan! ¡Esto es la caraba, padre, la caraba! ¡Y es que a mí me da mucha pena y me voy a morir! ¡Mira cómo cerdeo, Simoneta! (Somatén de llantos.)

366FADRIQUE. — ¡Me clavas el estoque, Liudmila! ¡Me entierras la puntilla!

367LIUDMILA. — Esto sanseacabó. Esto sanseacabado, Fadrique como Ferdinando. (Risadas a bocajarro.)

368FADRIQUE. — (Alcaravaca de cruces.) ¡Un bel morir tutta la vita honora, Marco Aurelio, pichín, zapoyolito!

369LIUDMILA apuntaba con el pistolo sucesivamente a FADRIQUE, al toro FERDINANDO y a MARCO AURELIO, papagayo arco iris. De repente, MARCO AURELIO, papagayo arco iris, comienza a declamar una letanía acaso antaño aprendida en las clases de retórica romana. Comparecían los presentes fincados de hinojos, a portagayola, las manos enclavijadas, rendidos los ojos, la cabeza ladeada como fantoches de feria, fascinados por el sonido percutiente y penetrante de las palabras pronunciadas por MARCO AURELIO, papagayo arco iris.

370MARCO AURELIO. — Breve es la vida. Amargo es el pepino. Dentro de poco, ceniza o esqueleto, y o bien un nombre o ni siquiera un nombre; y el nombre, un ruido y un eco. Las cosas más estimadas en la vida son vacías, podridas, pequeñas, perritos que se muerden, idas y venidas de ratoncillos asustados, niños que aman la riña, que ríen y al momento lloran, títeres movidos por hilos… ¿Te sientes molesto con el que huele a macho cabrío? ¿Te molestas con el hombre al que le huele el aliento? ¿Y respecto a la relación sexual, que es una fricción del intestino y eyaculación de un moquillo acompañado de cierta convulsión?… Todo es pequeño, mutable, caduco. La misma vida humana, mortecina y efímera, hedor y sangre mezclada con polvo en un pellejo, desperdicios podridos, cadáver y humo. ¡¡¡E incluso los más ignorantes comprenden mis palabras!!! ¡¡¡AGGGH!!! ¡¡¡AGGGH!!!

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search