Version classiqueVersion mobile

Bestiaire d’amour

 | 
José Manuel Corredoira Viñuela

Entretien avec José Manuel Corredoira Viñuela

Entrevista con José Manuel Corredoira Viñuela (version originale)

Pierre-Jean Lombard

Texte intégral

Pregunta. (P.) — ¿Qué lugar ocupa Bestiario en el conjunto de tu obra?

José Manuel Corredoira Viñuela. (C.) — Un lugar principal. Fue el primer libro que publiqué, lo apadrinó Fernando Arrabal, y a partir de entonces todo se incendió a mi alrededor con un fuego de pavesas (las palabras) y espejismos (la luz del mundo).

P. — ¿Cuáles son para ti los rasgos definitorios de tu escritura dramática? ¿No son la lengua, o mejor dicho las lenguas, el amor a las palabras y el gusto por toda suerte de juegos lingüísticos diacrónicos la esencia y el motor de tu escritura dramatúrgica?

C. — Diría que sí. Cultivo un teatro del verbo, barroquizante, en la estela de los grandes escritores de nuestra lengua. En el principio de mi obra estaba la palabra, la palabra estaba conmigo y yo con ella. También destacaría el papel del humor en mis textos (sátira y parodia). Jean Canavaggio se refirió a Diferencias sobre la muerte como « un modelo de fantasía verbal (negra), digna de Quevedo y de Valle-Inclán ».

P. — ¿Cómo definirías entonces tu humor?

C. — Absurdo y elocuente, sutil y trascendente, procaz y poético…

P. — Arrabal ha escrito el prólogo de tu obra. ¿Cómo te sitúas con respecto a su teatro?

C. — Arrabal es, en mi opinión, el mayor dramaturgo español de la segunda mitad del siglo XX. Representa la vanguardia teatral (los tres avatares de la modernidad: surrealismo, pánico, patafísica) y la continuación de la tradición literaria barroca española, la más rica del mundo. En ese sentido me considero su continuador.

P. — Si decimos de ti que eres “un poeta dramático” subversivo, ¿qué nos contestas?

C. — Me parece una buena definición. “Subvertir” viene del latín subvertere, ‘volver cabeza abajo’, ‘destruir’. Pero cuando uno destruye lo establecido tiene que construir de nuevo sobre los despojos. No soy un iconoclasta. Hay que destruir para luego construir (como en la dialéctica platónica). Me gustaría creer que he puesto “patas arriba” el teatro español actual, pero eso no deja de ser más que un deseo, una fantasía que difícilmente puede traducirse en una realidad palpable, dado que mis aportaciones a la escena no han tenido ninguna repercusión. Sólo mis libros son subversivos.

P. — ¿Con qué corrientes del teatro actual te sientes más identificado?

C. — Con ninguna en especial. Me gustan algunos autores del “posdramático textual”, como Novarina o Lagarce; también Sarah Kane o Heiner Müller. Pero somos muy diferentes. Para decirlo con Platón (El sofista, 254 d): « Cada uno de nosotros es distinto de los demás y es idéntico a sí mismo ».

P. — Háblanos un poco de Bestiario de amor. ¿Cómo surgió la idea de escribir tus “fábulas animalísticas”?

C. — De manera completamente fortuita, como la vacuidad del desierto o la errancia de las estrellas. Nunca pienso con antelación qué voy a escribir. Las ideas surgen por generación espontánea, como los estromatolitos del Precámbrico. Las obras se escriben por sí solas (sin notas ni aparatajes).

P. — ¿Qué pregunta te harías a ti mismo en el marco de esta entrevista?, o ¿qué pregunta te hubiera gustado que te hicieran los estudiosos de tu teatro y que no te han hecho aún?

C. — Echo de menos que me pregunten por el papel de la música y la plástica en mis obras. No creo que nadie en España (y acaso en el mundo) utilice una paleta de colores tan extensa como la mía.

Auteur

Enseignant d'espagnol à l'université de Strasbourg, notamment à l’ITIRI, traducteur de l’espagnol vers le français.

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search