Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Le sel de la Baie

 | 
Jean-Claude Hocquet
, 
Jean-Luc Sarrazin

Première partie. Les sels marins avant les marais salants

La salina romana de « O Areal », Vigo (Galice)

Juan C. Castro Carrera

Entrées d'index

Géographique :

France

Texte intégral

1El objetivo de este texto es dar a conocer una salina marina de evaporación solar de época romana localizada en el norte de la Península Ibérica, por tanto en una situación septentrional no habitual para este tipo de instalaciones. La práctica total ausencia de este tipo de estructuras en el mundo romano hacen del hallazgo algo excepcional. Además, el buen estado de conservación de la porción de esta estructura que centrará nuestra exposición permite un buen acercamiento a su sistema constructivo.

2La intervención arqueológica que permitió documentar esta salina se llevó a cabo en varias fases, entre los años 1998 y 2000, en el marco de una obra pública, la construcción de un centro de salud financiado – al igual que los trabajos arqueológicos – por la Consellería de Sanidade de la Xunta de Galicia. Se realizó una primera fase de sondeos manuales, en cumplimiento de la normativa legal vigente en materia de protección del patrimonio arqueológico, que derivó en una posterior excavación en área. El hallazgo provocó una importante reforma del proyecto constructivo destinada a conservar los vestigios arqueológicos in situ, de cara a una futura musealización (la salina se conserva en el sótano -2 del edificio). En el marco de esa musealización, se prevé una nueva fase de intervención arqueológica que permita completar la actuación y dar respuesta a cuestiones puntuales.

3La actuación arqueológica que centrará la descripción de la salina fue dirigida por quien subscribe, y ejecutada por la empresa de trabajos arqueológicos Anta de Moura, S.L.

4Trataremos en este texto tan sólo de ofrecer los datos básicos de esta estructura arqueológica, de una manera descriptiva, para pasar más brevemente a apuntar la relevancia del hallazgo, su significación y las líneas de trabajo futuras. No pretendemos por tanto, y los datos no lo permiten, acercar una interpretación definitiva de esta salina ; sobre su interpretación general en lo relativo fundamentalmente a su funcionamiento y significación histórica, estamos trabajando y en el futuro esperamos aportar conclusiones más contrastadas.

Contexto geográfico

5Vigo se sitúa en el interior de la ría de Vigo, en su margen sur. El yacimiento arqueológico que nos ocupa se emplaza geográficamente en la franja litoral, si bien separado del mar por los rellenos que a partir del último tercio del siglo xix se sucedieron en paralelo al proceso de crecimiento urbano de la ciudad, a fin de favorecer su ensanche y el acondicionamiento de un puerto comercial. El resultado fue la ocultación de la playa que recorría toda la ensenada de Vigo. Al tiempo, el emplazamiento coincide con la base de la ladera norte del monte que domina la ciudad, « O Monte do Castro », y que explica la presencia de sedimentos de origen continental que han tenido una relevancia fundamental en las historia de este yacimiento y que, además, son el primer responsable de que la salina romana se halla conservado hasta la actualidad en un buen estado de conservación.

Contexto histórico : el yacimiento de « O Areal »

  • 1 Filgueira Valverde J., García Alén A., « Materiales para la carta arqueológica de la provincia de (...)
  • 2 Álvarez Blázquez J. Mª., Bouza Brey F., « Inscripciones romanas en Vigo », Cuadernos de estudios G (...)

6Las primeras referencias sobre la existencia en la zona de vestigios arqueológicos datan de mediados del siglo xix : restos de hornos romanos, molinos de mano, fragmentos de ánfora y tégulas, escorias de fundición, muros, etc.1. El primer gran descubrimiento se produjo en la década de los 50 del pasado siglo xx ; se trata del hallazgo casual de 29 estelas funerarias y 1 ara romana durante la construcción de una vivienda, en el año 19532. Varias décadas mas tarde, ya en los años 90, con motivo de las obras de urbanización de este sector de la ciudad, se llevaron a cabo distintas intervenciones arqueológicas que permitieron contrastar definitivamente todos los indicios anteriores, y confirmaron la existencia en el lugar de asentamientos y necrópolis de los momentos romano y medieval. Todos estos hallazgos supusieron un giro radical en el conocimiento del Vigo romano y por añadidura del mundo romano y altomedieval en Galicia.

7A grandes rasgos, en este yacimiento se suceden las siguientes etapas crono-culturales para la época antigua :

  • Época Republicana-Altoimperial (ss. ii-i a.C.-s. i d.C.) : uso portuario de la zona en el marco de tráfico comercial. Se documentan numerosos fragmentos de ánfora en las arenas marianas.
  • Época altoimperial (ss. I-II d.C.) : continúa el uso portuario y se produce la construcción e instalación de una salina en la zona, que parece relacionarse con una factoría de salazón de esa época recientemente documentada. No hay datos que permitan hablar con certeza de un asentamiento relacionado con estas instalaciones, que en su defecto habría que situar en exclusividad en el poblado galaicorromano de « O Castro », en uso según distintos autores hasta los siglos ii-iii d.C3.
  • Época bajoimperial-tardorromana (ss. iii-vi d.C.) : existencia de una población en esa franja litoral, con unas estructuras de hábitat por el momento muy mal conocidas y una extraordinaria y extensa necrópolis. Esta situación la podríamos llevar hasta el s. vii d.C.

Hábitat y necrópolis

  • 4 Pérez Losada F., Entre a cidade e a aldea. Estudio arqueohistorico dos « algomerados secundarios » (...)
  • 5 Ibidem, p. 264.

8A partir del siglo iii d.C. tenemos un aglomerado secundario que podría ser un vicus, de considerable entidad en los momentos bajoimperial y tardorromano, pero que quedó en el anonimato de las fuentes clásicas, quizás porque la capital administrativa de la comarca fuese Tude4, si bien parece evidente que el centro de actividad económica y comercial era Vigo. En este sentido es significativo el dato de que la zona de Galicia con mayor concentración de restos anfóricos y de hallazgos subacuáticos relacionados con el tráfico marítimo es la ría de Vigo5. Ya en este momento existe un nuevo patrón de asentamiento, abandonando definitivamente el poblado de la edad del hierro galaicorromano para pasar a ocupar las zonas litorales y de valle. Si bien las zonas de habitación están aún insuficientemente caracterizadas, si conocemos bien la necrópolis. La necrópolis de « O Areal », además de tener una considerable superficie, tiene también una larga perduración temporal ; al menos desde el siglo iii d.C. hasta los siglos vi-vii. d.C. Su evolución refleja los cambios culturales que se fueron produciendo ; rituales de incineración, inhumación con ajuar y finalmente las inhumaciones sin ajuar cristianas.

La intervención arqueológica en el solar del centro de salud

9Pasamos ahora a concretar el contexto histórico del solar donde se documentó la porción de salina que posteriormente describiremos en detalle. Los datos generados en las intervenciones arqueológicas desarrolladas en el solar que nos ocupa, en conjunto con los aportados por las intervenciones arqueológicas realizadas en otros solares y calles de este yacimiento, nos permite establecer la siguiente secuencia en la evolución del solar del centro de salud, por el momento provisional, pues aún están en estudio una gran parte de las actuaciones llevadas a cabo.

  • 6 Naveiro J. L., el comercio antiguo en el noroeste peninsular, Monografías Urxentes do Museu, n° 5, (...)

10Se han documentado distintos momentos de ocupación a lo largo de la historia. Varios de ellos se corresponden culturalmente al mundo romano, abarcando un arco cronológico que podría ir desde el siglo i a.C. hasta los siglos vi-vii d.C. El más antiguo es un nivel de playa, situada justo debajo de la salina. En este momento se realizaría un uso portuario de la zona, desde el s. ii-i a.C. hasta el I d.C. En la arena de la playa se documentan abundantes fragmentos de ánfora, predominando las vinarias. El material encontrado en las arenas de la playa es casi en su totalidad anfóreo, con la vinaria itálica Dressel 1 y mucho mejor representada la vinaria bética Haltern 70. La datación para estas ánforas es entre los siglos ii a.C y I d.C. Resulta de interés citar que para la Haltern 70 se propone una datación de entre el último tercio del I a.C. y fines del I d.C., si bien en el NO de la Península Ibérica parece concentrarse en las primeras décadas del I d.C.6.

11Con posterioridad, sobre la playa se construye la salina, si bien el uso portuario de la zona permanece una vez construida y en fase de explotación. Datamos el uso de esta estructura preferentemente en el lapso temporal de los siglos i-ii d.C., si bien no podemos descartar que funcionara hasta los inicio del III d.C. La salina fue construida sobre una barra de playa de origen marino afectada por la erosión eólica, y al sur de la cual existía una marisma formada en la trasplaya por los aportes de ladera y las corrientes de agua dulce (regatos) y salada (mareas).

12En el límite oeste, una vez acaba la salina, el estrato de arena de playa que se sitúa bajo ella tiene pendiente en esa dirección y a una cota más baja, donde están las grandes piedras hincadas, la arena queda cubierta por limos originados en la sedimentación natural de la marisma. Estos estratos junto con la salina son contemporáneos, y dan cuenta de ese biotopo que conformaba la playa y la marisma de la trasplaya. En uno de esos estratos de limos se documentaron restos de materia orgánica (madera…) que sin duda permitirán un mejor conocimiento de las condiciones medioambientales de la zona. La excavación de este estrato está pendiente de una futura fase de trabajos.

  • 7 Martínez Cortizas A., Costas Casais M., « Indicios de variaciones del nivel del mar en la ría de V (...)

13El abandono del uso de la salina coincide – o quizás fue provocado – por una bajada del nivel del mar, y la progresiva sedimentación natural sobre ella y la marisma, de tierras y arcillas procedentes de ladera, a tenor de los datos aportados por un estudio edafológico de la zona7. Se ha propuesto el inicio de esa fase regresiva, coincidente con la « regresión Wisant » para una fecha del 1 900 BP, interpretando también los autores que el proceso sedimentario se pudo ver acelerado por la acción antrópica (deforestación, agricultura), algo que consideramos perfectamente coherente con los cambios en el patrón de asentamiento que se está produciendo en esos momentos, vinculado al proceso de romanización, y quizás en especial a la creación y explotación de una gran área industrial (salina, salazón, puerto) en la ensenada de Vigo. Sin embargo, los datos arqueológicos posteriores a este estudio parecen indicar un momento más temprano para el inicio de esta fase regresiva, y que en un primer momento permitió la construcción de la salina. A esta fase regresiva precedió otra transgresiva denominada « transgresión Dunkerkiense », durante el subatlántico (3 000-2 000 BP), que para Galicia varios autores sitúan entre 2 300 y 1 700 BP. Esta fase parece estar relacionada con las ánforas existentes en las arenas marinas sobre las que se construye la salina, en una zona entonces de dominio intermareal.

14Una vez la salina y la marisma de la trasplaya se cubrieron por los sedimentos continentales, el sector que ocupaba tendrá un nuevo uso, el de necrópolis antes citado, al menos entre los ss. iii-vii d.C. En el solar del centro de salud no se conservaron evidencias concluyentes de este uso.

  • 8 Dato aportado por D. Antonio Martínez Cortizas, Departamento de Edafología y Química Agrícola, Fac (...)

15El primer estrato de sedimentación natural sobre la salina es muy arcilloso, predomina la materia inorgánica. Sus características (color, compacidad…) varían según el sector del área excavada. Su espesor se incrementa hacia el sur ; es lógico si tenemos en cuenta que es allí donde estaba la marisma y por tanto estamos en cotas más bajas que las de la salina. El material mueble documentado en este estrato es romano, en posición secundaria, escaso y muy erosionado. Los tipos documentados son los siguientes : ánfora (entre la que se puede reconocer tenemos Haltern 70) ; tégula ; cerámica común ; Terra Sigillata Hispánica Drag. 37 ; imitación rojo pompeyano ; vidrio y clavos de hierro. El siguiente estrato de sedimentación natural localizado sobre el antes descrito, tiene características similares, si bien con un porcentaje menor de arcillas en su composición, lo que también supone una menor compacidad, y un colar algo más oscuro. El material documentado en este estrato es romano, más tardío – lógicamente – que el del estrato precedente, en posición secundaria y mal estado de conservación ; muy fragmentado y erosionado. Los tipos documentados son los siguientes : ánfora ; tégula ; cerámica común ; Late roman Hayes 3 ; Terra Sigillata Paleocristiana gris y naranja ; Terra Sigillata Clara D ; Paredes finas ; imitación rojo pompeyano ; vidrio y clavos de hierro. Finalmente sobre el estrato anterior tenemos el estrato relacionable con la necrópolis. El alto contenido en materia orgánica y los huecos atribuibles a raíces que se documentaron, permiten interpretarlo como suelo8. Los materiales muebles documentados son muy abundantes y mayoritariamente cerámicos. El material está en posición secundaria y su estado de conservación no es bueno ; muy fragmentado y erosionado. Los tipos documentados son los siguientes : ánfora (destaca la presencia de fragmentos del tipo de ánforas comúnmente conocidas como « bizantinas » o « palestinianas », con estriado exterior que se vienen interpretando como procedentes de los talleres de Siria, Palestina y Egipto) ; tégula ; cerámica común de cocina y mesa ; Late roman Hayes 3 ; Terra Sigillata Paleocristiana gris y naranja ; Terra Sigillata Clara D de tradición africana de finales del s. IV a principios del S.VII. ; Terra Sigillata Hispánica tardía ; cerámica pintada (escasa) ; vidrio (además de cuencos, platos, etc., también se documentaron cuentas de collar y un fragmento de pulsera, resultando muy significativa la aparición de escorias de vidrio, que podrían ser indicio de un taller) y clavos de hierro.

16Con posterioridad a ese momento tardorromano-altomedieval, continuó el proceso de sedimentación natural de origen continental que incrementó el desarrollo estratigráfico del suelo del solar. No se vuelven a encontrar evidencias de la ocupación humana hasta época contemporánea ; lo que no excluye que el lugar no se utilizara – por ejemplo – coma tierra de labor, teniendo en cuenta las evidencias del hábitat en otros sectores excavados del mismo yacimiento.

Descripción de la estructura de la salina en el solar del centro de salud

17Ocupa en planta la mitad norte del solar. En sección, su localización estratigráfica está debajo de un nivel de sedimentación natural y sobre la arena de la playa que existía en el momento de construcción de esta estructura. Es importante destacar la contemporaneidad de los distintos niveles (escalones) en los que se articula la salina, como se desprende del registro estratigráfico elaborado, descartando así la posibilidad de distintos momentos de uso.

Descripción general

  • 9 En adelante lo denominaremos parcela 14, como se denominó urbanísticamente este solar, en la Unida (...)

18Centramos este artículo en el solar del Centro de Salud9 en tanto trabajamos en una síntesis del conjunto de información generada en distintas intervenciones arqueológicas de distintos solares, a su vez realizadas por distintos directores y empresas de arqueología. Si bien tenemos este trabajo bastante avanzado, la gran fragmentación de la información y el gran número de actuaciones arqueológicas a considerar (lógicamente tanto las que documentaron la salina como las demás realizadas en el entorno), nos obliga a ser prudentes en cuanto a los resultados y conclusiones finales. Debemos tener en cuenta, en todo caso, que la porción de salina descubierta en el solar que nos ocupa es la más grande y la que presentaba un mejor estado de conservación, a la vez que la que presentaba una mayor variabilidad constructiva. De todas formas, sí aportamos ahora unos datos generales que nos permiten tener una idea del conjunto de la estructura de la salina. El conjunto hasta ahora conocido de la salina se ha documentado en intervenciones arqueológicas realizadas en 4 solares urbanos distintos ; cabe considerarlo como una información muy fragmentaria. A la vista de los datos existentes actualmente, la salina se extiende en un eje aproximado E.SE-O.NO, en una longitud de unos 150 metros, y en un ancho (eje N-S) de unos 65 metros. Los límites oeste y sur podemos considerarlo como definitivos a la vista de los datos disponibles de otras intervenciones arqueológicas donde no se documentó la salina y de la configuración topográfica de la zona en la época. En cuanto al límite este, resultan aún insuficientes las actuaciones arqueológicas realizadas como para poder concluir algo razonablemente preciso. Al respecto del límite norte ocurre otro tanto, pero en este eje norte-sur la estructura de la salina consideramos no debería superar una longitud de 100-110 (como máximo). Por tanto podemos hablar de una superficie mínima de salina (hablando de la instalación en su conjunto) de unos 8 500 m2, que podrían llegar a ser prácticamente el doble en un supuesto de máximos. Repetimos que se dispone de datos muy fragmentarios para lo que puede ser la superficie definitiva de la salina, que en cualquier caso estamos seguros supera los 10 000 m2.

19Podemos avanzar la posibilidad de un uso coetáneo para todas las superficies de salina hasta ahora documentadas, con una cronología que siempre se fija en el lapso I-II d.C., es decir, época altoimperial, si bien podría llegar a incluirse los inicios del III d.C. La cronología de la salina es relativa, no tenemos indicadores directos ; materiales asociados a su uso, etc., ni de momento tampoco dataciones radiocarbónicas. Los materiales aparecidos en la playa bajo la salina son mayoritariamente fragmentos de ánforas vinarias, en especial la itálica Dressel 1 y mucho mejor representada la bética Haltern 70. Como ya se apuntó, en general la datación para estas ánforas y otros tipos aparecidos en otras solares se sitúa entre los siglos ii a.C y I d.C. Es importante recordar lo anteriormente apuntado al respecto de una perduración sólo hasta las primeras décadas del s. I d.C. para la Haltern 70 en el NO de la Península Ibérica. Por arriba de la salina tenemos la necrópolis que debió comenzar a funcionar durante el siglo III d.C. No tenemos estudios edafológicos que nos permitan avanzar el lapso de formación del estrato de sedimentación natural que cubre la salina y sobre el que se excavarán las tumbas de la necrópolis.

La salina en el solar del Centro de Salud

  • 10 Rutilius Namatianus, De reditu suo, I, 475-484.

20Quiero citar antes la única descripción conocida de una salina por un autor clásico, pues resulta emotivo volver a hacer una descripción de una salina romana tantos siglos después, aunque no sea de una manera tan poética. Hablamos de la que hizo Rutilio Namaciano, refiriéndose a una salina cercana a Roma en el siglo iv d.C.10 :

« […] Me entretengo en observar unas salinas situadas al pie de la finca, pues con este nombre se designa una laguna salada en la que entra el mar por unos canales en pendiente cavados en la tierra y en que una fosa pequeña reparte el agua a unas albercas de muchas secciones. Pero cuando aplica Sirio su fuego ardiente, cuando palidece la hierba, cuando está sediento el campo todo, entonces se cierra el paso al mar con las compuertas de las represas para que, abrasada, la tierra endurezca las aguas allí retenidas. La masa coagulada que surge de forma natural recibe la fuerza punzante de Febo y con el calor del verano se cuaja una pesada costra, de un modo que no difiere en absoluto de cuando el hórrido Histro queda endurecido por el hielo y permite, al solidificarse, el arrastre de carros enormes. »

21El sector de la salina de Vigo documentado en el solar del centro de salud está orientado en la dirección del conjunto, E.SE-O.NO. Ocupa una superficie de casi 300 m2, dispuestos en una franja de aproximadamente 28 x 11 m. Se articula en 3 niveles, progresivamente a cotas más bajas en dirección este. Su estado de conservación es en general muy bueno, si bien el pavimento de la mitad este está parcialmente desaparecido.

  • 11 En adelante lo denominaremos parcela 13, como se denominó urbanísticamente este solar, en la Unida (...)
  • 12 Prieto Robles S. (anta de moura, S.L.), Informe valorativo de la Excavación arqueológica en área e (...)

22La estructura de la salina queda definida por las alineaciones de piedras hincadas y los pavimentos (de arcilla y losas) que se extienden entre ellas, y que en conjunto conforman las cubetas o recintos en las que se decantaría la sal por evaporación solar del agua del mar. Las características de estos pavimentos son distintas según el escalón de la salina. Así, en el escalón situado más al oeste, el mejor conservado y el situado a una cota más alta, las cubetas son aproximadamente rectangulares, con unas dimensiones en torno a 2,4 x 4,6-4,7 m. Se conservan 7 cubetas completas y otras 3 incompletas (una de ellas casi completa). En el siguiente escalón en dirección este, situado a una cota en torno 35 cm más baja, existe una única cubeta, que pudo tener también divisiones, como parecen indicar algunas piedras hincadas existentes inmediatas a su límite este. El mal estado de conservación de esta posible línea no permite asegurar con total certeza la existencia de esa división, pero parece muy probable. La longitud de este segundo escalón en la dirección aproximada oeste-este se puede medir en la alineación de piedra hincadas que lo delimitan por el sur, entre los límites este y oeste de la cubeta ; tiene 11,7 m ; las cubetas documentadas en el solar contiguo por el este11 tenían unas dimensiones de 6 x 10 m12.

  • 13 Rodríguez Saiz E. (anta de moura, S.L.), Informe valorativo de la ampliación da intervención de so (...)

23El tercero escalón se corresponde con la superficie de salina excavada en la parcela 13. Es poca la superficie de esta escalón conservada en la parcela 14, no llega a 14 m2. La cota del pavimento de este escalón está en torno a 20-25 cm más baja que el anterior. A su vez este escalón tiene continuidad en el solar de la calle Oporto nº 14, también a la misma cota13. En este solar de la calle Oporto se documenta un nuevo escalón, al sur del anterior y a una cota más baja de 20 cm. Así pues, en estos tres solares y en un tramo de algo más de 60 m en la dirección aproximadas E-O, documentamos hasta 4 escalones distintos, progresivamente a cotas más bajas en dirección este, de forma que la diferencia de cota entre el escalón más alto y el más bajo es de 80 cm.

24La salina, en el solar de la parcela 14 tiene – por tanto – continuidad hacia el este y hacia el norte, en esa dirección continuaría bajo las naves existentes que, probablemente, no afectaron en su construcción a los vestigios eventualmente conservados. Por el sur el límite sería la marisma, y por el oeste el límite queda establecido por la topografía original del terreno : la playa sobre la que se construyó la salina caía en esa zona hacia el oeste. Los limos existentes son indicio de la existencia de un entrante de la marisma y no de un regato, como se deduce de su análisis. Ese límite topográfico quedó arquitecturado mediante la construcción de una estructura que interpretamos como muro de contención, conformado por una alineación de grandes losas de granito hincadas.

  • 14 Otro elemento sobre el que ahora non nos detendremos ahora son unos canales de arcilla con caída h (...)

25En síntesis, los elementos que definen la estructura de la salina son14 :

  1. Alineaciones de piedras hincadas. Es el elemento más notorio. Son piedras de esquisto y granito hincadas en la arena de la playa y sostenidas entre el pavimento de la salina y una arcilla colocada por el exterior en los laterales sur y oeste. Las dos alineaciones situadas entre los límites de los escalones son de mayores dimensiones que las otras, y sirven al tiempo como límite de las cubetas tanto del escalón superior como del inferior. En el escalón superior las piedras hincadas sobresalen sobre el pavimento tan solo entre 3-5 cm. ; permitirían una lámina de agua muy fina. En el siguiente escalón sobresalen mucho más, de media entre 15-20 cm.
  2. Pavimentos. El escalón más alto tiene un pavimento compuesto por un enlosado de piedras cubierto por una finísima capa de 2-3 milímetros de una argamasa de arcilla que es la misma que se utiliza en el rejunte de las losas (este pavimento sólo se ha documentado en este solar), que podría ser parte de la construcción, destinado a regularizar la superficie. Los otros escalones tienen un pavimento de gravas y arcilla compactadas. El estado de conservación de este segundo pavimento es en general deficiente, muy especialmente en la mitad sur.
  3. Arcilla exterior. Por el perímetro sur y oeste de las cubetas existe una capa de arcilla compactada (a modo de pavimento) que conforma una franja de aproximadamente 0,5 m. de ancho que parece haber sido construida con una finalidad estructural ; para dar consistencia y estabilidad a las piedras hincadas.
  4. Pequeñas cubetas interiores. Denominaremos así a tres estructuras, dos de ellas situadas en el escalón intermedio, inmediatas al límite de este con el escalón superior y la otra en el tercer escalón. Las tres tienen planta cuadrada, con unas dimensiones similares de en torno a 80 x 80 cm, con una superficie interior de en torno a 50-60 x 50-60 cm. Están formadas por piedras hincadas grandes y disponen de pavimento empedrado. En la Parcela 13 se localizó una de estas estructuras, con dimensiones similares, 60 x 60 cm, con pavimento formado por cuatro losas horizontales15. De momento no tenemos una interpretación que consideremos concluyente para la funcionalidad de estas estructuras, más allá de una opción que podríamos considerar lógica ; ser espacios utilizados para acumular la sal recogida diariamente y donde se escurriría y secaría, previo su traslado a algún espacio que funcionara como almacén, aunque para este uso parecen tener una superficie un tanto pequeña. Además tiene otro problema : teniendo en cuenta la presencia de estas estructuras al lado de cubetas de distintas características constructivas (pavimentos de losas o arcilla) y en distintos escalones, tendríamos que todas las cubetas funcionarían como critalizadores, lo cual no parece muy lógico. En fin, como antes se dijo, aún no podemos ofrecer una interpretación concluyente, y de hecho barajamos otras opciones.
  5. Alineación de grandes piedras hincadas exteriores. Está formada por grandes losas hincadas, situadas en el límite entre la playa y un entrante de la marisma situado en el extremo oeste del área excavada. Son piezas de un ancho en torno a 0,50-0,70 m. y una altura en torno a 1-1,20 m. Teniendo en cuenta la pendiente de la playa hacia el oeste en ese punto, la cabecera de estas losas está situada por debajo de la rasante (cota) de la salina. Parece clara su funcionalidad estructural, con sentido en la contención del talud de la playa existente entre el límite de la salina y las propias piedras, a fin de que esa arena no fuera arrastrada por el agua. Este tipo de alineación también se documentó en el extremo este de la salina en el estado actual de su conocimiento16, si bien el formato de sondeo no permite concluir si estamos ante la misma solución constructiva, aunque nos parece probable.
  • 17 Ver por ejemplo, Alonso Villalobos et al., « Antropización histórica de un espacio natural. Las sa (...)
  • 18 Herrero Lorenzo M. P., estudio de las salinas de la bahía de Cádiz, Universidad Complutense de Mad (...)
  • 19 Si suponemos una superficie de 10 000 m2 para el conjunto de la instalación, lo que conocemos por (...)

26Interpretación general. Distintos autores coinciden en un esquema básico en lo relativo a la organización de una salina de evaporación solar17, con la existencia de tres áreas principales que cumplen las funciones de depósito o decantador, donde se almacena y decanta el agua salobre liberándose de distintos materiales que lleva en suspensión ; las zonas de evaporación, en las que por exposición al sol aumenta la concentración salina, y los cristalizadores, donde se alcanza la máxima concentración de cloruros hasta la cristalización de la sal. Todas estas dependencias están comunicadas por medio de un complejo sistema de compuertas y canales a través de los cuales el agua llega hasta los cristalizadores. Para el caso que nos ocupa podríamos interpretar todas las cubetas como zonas de evaporación, si bien la especificidad constructiva de las del escalón más alto, con su pavimento enlosado y menores dimensiones de las cubetas, nos podrían hacer sospechar una diferenciación funcional. Podríamos interpretarlos como los cristalizadores, pero entonces el funcionamiento de la salina no sería por gravedad, y tendríamos que suponer un proceso de remonte del agua, mecánico o manual, del que en principio no tenemos indicios claros, si bien sabemos su existencia en otros casos. A modo de ejemplo citamos en salinas de Sicilia el uso de molinos de viento para accionar ruedas hidráulicas que remontaban el agua18. Como resulta evidente, el pequeño porcentaje que por ahora conocemos de la salina imposibilita una interpretación funcional más contrastada19.

  • 20 Martínez Cortizas A., Costas Casais M., op. cit., p. 23-47.

27Desde el punto de vista de la construcción de la salina y en relación con los pavimentos de arcilla, resulta de gran importancia el hallazgo bajo ellos de piedras y fragmentos de tégula que interpretamos como medios auxiliares en su construcción, a fin de conseguir su nivelación. Tanto las piedras como las tégulas estaban colocadas horizontalmente sobre la arena y bajo el pavimento de arcilla, formando un reticulado. Se documentaron tanto en el solar del centro de salud como en el contiguo por el este (parcela 13). Es este un sistema tradicional, cuya relevancia no radica tanto en su documentación sino en lo que esto representa : no estaríamos ante una salina construida mediante la roturación de una marisma, sino que se construiría sobre la playa, utilizando material de la marisma cercana (limos y fangos). Un primer análisis de esta estratigrafía en el solar donde se localizó la salina en su límite occidental20, interpretaba la opción habitual, es decir, la roturación de una marisma preexistente. Aunque para ese solar no podemos descartar esa opción, para el resto de los que nos ocupan la documentación de este sistema resulta definitiva, ya que su presencia sólo se puede explicar por cumplir la función antes descrita. Además de estas piedras, el límite entre escalones de cubetas que se excavó en el extremo NE de la parcela 14, permitió apreciar las características de la zanja abierta en la arena de la playa para la construcción de esta alineación de piedras hincadas, demostrando coherencia con el hecho de que no existía marisma al menos en lo que respecta a este solar y el contiguo.

  • 21 Podemos ver algunos ejemplos en el estupendo trabajo de Hocquet J.-C., Malpica A., Weller O., Homm (...)
  • 22 Quiero agradecer a D. Olivier Weller las informaciones facilitadas sobre distintas salinas y en pa (...)

28Desde el punto de vista de la arquitectura de esta salina, existen ejemplos históricos y etnográficos de similares recursos constructivos, en particular en lo relativo en las alineaciones de piedras hincadas que delimitan las cubetas o a los pavimentos empedrados21. Entre ellas citamos ahora la de La Malaha, en Granada, salina de interior que sorprende por las similitudes en las soluciones constructivas utilizadas en relación con la de Vigo22. En relación a las piedras hincadas que delimitan las cubetas, no sabemos si lo que vemos ahora es un « esqueleto », al que falta un recubrimiento de arcilla, o si simplemente se utilizaba arcilla para sellar las juntas entre piedras. Nos inclinamos hacia esta opción, a la vista de paralelos etnográficos, y de la alteración en la superficie de las piedras provocada por la sal.

Conclusiones

29Son varias las cuestiones que dotan de gran relevancia el descubrimiento de esta salina, al punto que nos hacen calificarlo de excepcional.

  • 23 En especial, Almeida C. A. B. de, « Salinas Medievais entre o Cávado e o Neiva », Bracara augusta, (...)
  • 24 Quiero agradecer a D. Carlos Alonso Villalobos y a D. Loïc Ménanteau los datos facilitados sobre s (...)

30Hasta su documentación, no existía en todo el ámbito geográfico del mundo romano ninguna salina marina de evaporación solar conservada, aunque sí se supiera de la existencia de muchas cuyos restos no han llegado hasta nuestros días, en el estado actual de conocimientos y otras de caracterización aún insuficiente o con vestigios puntuales, como las referencias del norte de Portugal23, las de la Bahía de Cádiz24 o las de Ostia. Aunque la superficie que conocemos de esta salina es pequeña en relación al tamaño total que suponemos para la instalación, permite que nos hagamos una idea de su arquitectura, que sin duda facilitará la correcta interpretación y caracterización de vestigios más fragmentarios registrados con anterioridad y ayudará en la identificación de nuevos restos en el futuro.

31Se trata además de una salina atlántica, con diferencias en su estructura con respecto a las mediterráneas, debidas a la existencia de mareas, menor insolación, etc. En este sentido la descripción de Rutilio Namaciano no se ajustaría a la realidad de la salina de Vigo en cuanto a la recogida de la sal. Esas diferencias se pueden concretar en aspectos concretos de su arquitectura, por ejemplo en una menor altura de las separaciones entre cubetas, debida a una menor cantidad de agua, a su vez determinada por una menor insolación.

  • 25 Los trabajos arqueológicos están siendo dirigidos por la arqueóloga V. Carmen Torres Bravo (anta d (...)
  • 26 Torres Bravo V. C. (anta de moura, S.L.), Informe Valorativo de la escavación arqueolóxica en área (...)
  • 27 Las referencias de autores clásicos a salazones de la península ibérica (Hispania) siempre se cent (...)

32Sin duda otro elemento de gran significación es la situación septentrional de esta salina, para la idea habitual de una localización en la mitad sur peninsular. Las dimensiones hipotéticas de la salina también son reveladoras de su entidad, superando claramente un ámbito de producción meramente local. En este sentido, como respuesta a la pregunta de qué hacía una salina de esta superficie tan al norte y funcionando en un momento tan temprano teniendo en cuenta el registro arqueológico con el que contábamos en el noroeste peninsular, estamos trabajando en la siguiente hipótesis. Hasta ahora con esta salina se producía una paradoja, ya que la mayoría de las instalaciones salazoneras de Galicia, abundantes por otra parte, tenían una cronología tardía, bajoimperial fundamentalmente (ss. III-IV d.C.), resultando clara la datación altoimperial de la salina, y su colmatación natural ya a partir del III d.C. Por tanto teníamos una producción de salazones tardía – mayoritariamente – y una producción de sal en gran cantidad para la que no se conocía destino. Recientemente hemos localizado una auténtica factoría de salazones situada a menos de 200 m. al oeste de la salina. Si bien esta excavación arqueológica, que se acomete en numerosas fases por cuestiones de seguridad, está aún en marcha25 y los datos en proceso de estudio, podemos adelantar su datación altoimperial26, coetánea por tanto de la salina. Estaríamos por tanto ante unas instalaciones de carácter industrial, compuesta por una serie de elementos bien documentados, y otros aún insuficientemente contrastados, pero que en su conjunto nos permiten pensar – en el estado actual de conocimiento – en la existencia en Vigo en un momento altoimperial de la primera área industrial galaicorromana de Galicia, en relación con el aprovechamiento de los recursos marinos27. En este sentido resulta necesario valorar la capacidad productiva de la factoría y de la propia salina, para caracterizar correctamente la actividad pesquera, el volumen de producción y su posible destino, la propiedad y explotación de las instalaciones, etc.

33Para finalizar apuntamos algunas líneas de trabajo futuras, en algunas de las cuales ya estamos trabajando, además de la anteriormente apuntada. En primer lugar aún no tenemos una explicación global para el funcionamiento de la salina y algunos de los elementos documentados. Como hemos dicho, resulta difícil conseguir este objetivo con el pequeño porcentaje de salina que conocemos, y quizás serán necesarios nuevos datos que aporten futuras excavaciones arqueológicas. También resulta necesario actualizar y profundizar en el estudio paleoambiental, al tiempo que en la reconstrucción de la topografía litoral antigua, para comprender mejor las condiciones en las que se construyó la instalación salinera y los procesos naturales y/o antrópicos que pudieran explicar su abandono. La existencia de restos de materia orgánica en los limos de la marisma coetánea al uso de la salina puede permitir realizar dataciones que concreten una cronología aún imprecisa. Con relación al funcionamiento y mantenimiento de la salina tenemos que considerar los trabajos que suponía ; la producción de sal, de carácter estacional (estival), y el mantenimiento de la instalación (trabajos de reparación y limpieza, etc.). Resulta de interés el estudio de la organización de estos trabajos y quiénes los realizaban, en qué medida podrían haber participar los habitantes del poblado de la edad del hierro aún habitado en ese momento, en su fase galaicorromana, teniendo en cuenta además que no se conoce todavía un asentamiento para época altoimperial en el litoral, y todo esto además en relación con el funcionamiento de la factoría de salazón.

Figura 1 : Localización geográfica (equidistancia curvas de nivel : 20 m)

Figura 1 : Localización geográfica (equidistancia curvas de nivel : 20 m)

Figura 2 : Solares urbanos en los que se ha documentado la salina romana

Figura 2 : Solares urbanos en los que se ha documentado la salina romana

Figura 3 : Planta de la salina en la parcela 14

Figura 3 : Planta de la salina en la parcela 14

Figura 4 : La salina en la parcela 14, vista desde el E

Figura 4 : La salina en la parcela 14, vista desde el E

Figura 5 : Vista del sector mejor conservado de la salina

Figura 5 : Vista del sector mejor conservado de la salina

Figura 6 : Detalle de las cubetas del escalón más alto de la salina

Figura 6 : Detalle de las cubetas del escalón más alto de la salina

Figura 7 : Vista desde el NW, se aprecia la playa bajo la salina

Figura 7 : Vista desde el NW, se aprecia la playa bajo la salina

Figure 8 : Detalle de las piedras hincadas

Figure 8 : Detalle de las piedras hincadas

Figure 9 : Pavimento enlosado en el escalón más alto de la salina

Figure 9 : Pavimento enlosado en el escalón más alto de la salina

Figura 10 : Grandes piedras hincadas y a su derecha los limos de la marisma

Figura 10 : Grandes piedras hincadas y a su derecha los limos de la marisma

Figura 11 : Escalón superior ; posibles cristalizadores

Figura 11 : Escalón superior ; posibles cristalizadores

Figura 12 : Sistema costructivo de la salina (nivelación pavimento) en la parcela 13

Figura 12 : Sistema costructivo de la salina (nivelación pavimento) en la parcela 13

Figure 13 : Perfil estratigráfico en la parcela 13

Figure 13 : Perfil estratigráfico en la parcela 13

Notes

1 Filgueira Valverde J., García Alén A., « Materiales para la carta arqueológica de la provincia de Pontevedra », el Museo de Pontevedra, Tomo VIII, Pontevedra, 1956, p. 199-200 ; Taboada y Leal N., Descripción topográfico-histórica de la ciudad de Vigo, su ría y alrededores, Vigo, 1977 (Santiago de Compostela, 1840), p. 171-173.

2 Álvarez Blázquez J. Mª., Bouza Brey F., « Inscripciones romanas en Vigo », Cuadernos de estudios Gallegos, Tomo XVI, Santiago, 1961, p. 5-42 y ss.

3 Carballo Arceo X. et al., Catálogo do Patrimonio arqueolóxico. Arqueoloxía de Vigo e a súa historia, Catálogos do Patrimonio 2, Concello de Vigo, Vigo, 1998, p. 87 ; Hidalgo Cuñarro J. M., « Castro de Vigo (Vigo, Pontevedra) », arqueoloxía/Informes 2. Campaña 1988, Consellería de Cultura, Xunta de Galicia, A Coruña, 1991, p. 47-49.

4 Pérez Losada F., Entre a cidade e a aldea. Estudio arqueohistorico dos « algomerados secundarios » romanos en Galicia, Brigantium, 13, A Coruña, 2002, p. 265-266.

5 Ibidem, p. 264.

6 Naveiro J. L., el comercio antiguo en el noroeste peninsular, Monografías Urxentes do Museu, n° 5, A Coruña, 1991, p. 66.

7 Martínez Cortizas A., Costas Casais M., « Indicios de variaciones del nivel del mar en la ría de Vigo durante dos últimos 3 000 años », Gallaecia, 16, Santiago de Compostela, 1997, p. 23-47.

8 Dato aportado por D. Antonio Martínez Cortizas, Departamento de Edafología y Química Agrícola, Facultad de Biología de la Universidad de Santiago de Compostela, a quien agradecemos la información facilitada y su amable colaboración.

9 En adelante lo denominaremos parcela 14, como se denominó urbanísticamente este solar, en la Unidad de Ejecución I-05 Rosalía de Castro 1.

10 Rutilius Namatianus, De reditu suo, I, 475-484.

11 En adelante lo denominaremos parcela 13, como se denominó urbanísticamente este solar, en la Unidad de Ejecución I-05 Rosalía de Castro 1.

12 Prieto Robles S. (anta de moura, S.L.), Informe valorativo de la Excavación arqueológica en área en la parcela nº 13 de la U.E. I-05 Rosalía de Castro 1, Vigo, 1997. Informe inédito depositado en la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia. Esta intervención arqueológica fue coproyectada y coordinada por Juan C. Castro Carrera.

13 Rodríguez Saiz E. (anta de moura, S.L.), Informe valorativo de la ampliación da intervención de sondaxes arqueolóxicas no solar do número 14 da rúa oporto, Vigo, 2003. Informe inédito depositado en la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia. Esta intervención arqueológica fue proyectada y coordinada por Juan C. Castro Carrera.

14 Otro elemento sobre el que ahora non nos detendremos ahora son unos canales de arcilla con caída hacia la marisma (sur), de funcionalidad aún dudosa, documentados en la parcela 13.

15 Prieto Robles S., op. cit.

16 Rodríguez Saiz E., op. cit.

17 Ver por ejemplo, Alonso Villalobos et al., « Antropización histórica de un espacio natural. Las salinas de la Bahía de Cádiz », PH. Boletín del Instituto andaluz del Patrimonio Histórico, 35, Consejería de Cultura, Junta de Andalucía, 2001, p. 172-185.

18 Herrero Lorenzo M. P., estudio de las salinas de la bahía de Cádiz, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 1981, p. 20.

19 Si suponemos una superficie de 10 000 m2 para el conjunto de la instalación, lo que conocemos por ahora supondría en torno al 12 % de ese total. Este porcentaje no llegaría al 9 % con una superficie – nada improbable – de 15 000 m2.

20 Martínez Cortizas A., Costas Casais M., op. cit., p. 23-47.

21 Podemos ver algunos ejemplos en el estupendo trabajo de Hocquet J.-C., Malpica A., Weller O., Hommes et paysages du sel, Ed. Actes Sud, Arles, 2001.

22 Quiero agradecer a D. Olivier Weller las informaciones facilitadas sobre distintas salinas y en particular sobre la de La Malaha, que me han permitido comprender mejor la salina romana objeto de este artículo.

23 En especial, Almeida C. A. B. de, « Salinas Medievais entre o Cávado e o Neiva », Bracara augusta, XXXIII, nº 7576 (87-88), Braga, 1979, p. 391-407.

24 Quiero agradecer a D. Carlos Alonso Villalobos y a D. Loïc Ménanteau los datos facilitados sobre su estudio de las salinas de la bahía de Cádiz en la antigüedad, y sobre la estructura de ánforas localizada interpretada como un elemento constituyente de la estructura de la salina.

25 Los trabajos arqueológicos están siendo dirigidos por la arqueóloga V. Carmen Torres Bravo (anta de moura, S.L.). El proyecto de intervención arqueológica y la coordinación de la actuación son de Juan C. Castro Carrera.

26 Torres Bravo V. C. (anta de moura, S.L.), Informe Valorativo de la escavación arqueolóxica en área nos solares do nº 41 e 43 da rúa Marqués de Valladares, Vigo, 2003. Informe inédito depositado en la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia ; Torres Bravo V. C. (anta de moura, S.L.), Informe de resultados de la escavación arqueolóxica en área nos solares do nº 41 e 43 da rúa Marqués de Valladares, Vigo. 3a e 4a fase, 2005. Informe inédito depositado en la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia.

27 Las referencias de autores clásicos a salazones de la península ibérica (Hispania) siempre se centran en las del sur y levante, además de reconocido prestigio.

Table des illustrations

Titre Figura 1 : Localización geográfica (equidistancia curvas de nivel : 20 m)
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-1.png
Fichier image/png, 396k
Titre Figura 2 : Solares urbanos en los que se ha documentado la salina romana
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-2.png
Fichier image/png, 1,7M
Titre Figura 3 : Planta de la salina en la parcela 14
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-3.png
Fichier image/png, 124k
Titre Figura 4 : La salina en la parcela 14, vista desde el E
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-4.png
Fichier image/png, 1,0M
Titre Figura 5 : Vista del sector mejor conservado de la salina
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-5.png
Fichier image/png, 1,1M
Titre Figura 6 : Detalle de las cubetas del escalón más alto de la salina
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-6.png
Fichier image/png, 1,1M
Titre Figura 7 : Vista desde el NW, se aprecia la playa bajo la salina
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-7.png
Fichier image/png, 1003k
Titre Figure 8 : Detalle de las piedras hincadas
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-8.png
Fichier image/png, 1,1M
Titre Figure 9 : Pavimento enlosado en el escalón más alto de la salina
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-9.png
Fichier image/png, 1,1M
Titre Figura 10 : Grandes piedras hincadas y a su derecha los limos de la marisma
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-10.png
Fichier image/png, 957k
Titre Figura 11 : Escalón superior ; posibles cristalizadores
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-11.png
Fichier image/png, 1,1M
Titre Figura 12 : Sistema costructivo de la salina (nivelación pavimento) en la parcela 13
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-12.png
Fichier image/png, 892k
Titre Figure 13 : Perfil estratigráfico en la parcela 13
URL http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/7600/img-13.png
Fichier image/png, 856k

Auteur

Anta de Moura, S.L.

© Presses universitaires de Rennes, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540