Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Circulations artistiques dans la Couronne d'Aragon

 | 
Julien Lugand

L'exemple de Gérone

Obispos y canónigos en la Girona de los siglos XVII y XVIII

Promoción artística y coleccionismo

Francesc Miralpeix Vilamala

Texte intégral

  • 1 Sabaté, 2011, p. 13.
  • 2 Mercader, 1966, p. 4.
  • 3 Sobre esta cuestión, véase el último estudio sobre Jaume Pasqual de Velasco, 2011, passim.
  • 4 De Rebus Gestis Ecclesiae Tarraconensis, Ms. Del Archivo Histórico de la Catedral de Tarragona. Fra (...)

1La necesidad de tener el archivo bien clasificado, ya fuera para una mejor organización del día a día de la comunidad de canónigos o para tener la documentación preparada ante los frecuentes pleitos y disputas, incentivó la realización de inventarios y índices a modo de eficaces instrumentos de ordenación de los documentos acumulados con el tiempo. Esta voluntad, surgida en muchos cenobios con el fin de preservar derechos y rentas obtenidos desde finales del régimen señorial, se intensificó con la Nueva Planta, que implicó la desaparición de instituciones que hasta entonces habían velado por el funcionamiento de las administraciones1. Pero también tenía que ver con “[...] l’entusiasme delirant per copiar documents i esbrinar arxius...” al que hacía referencia Joan Mercader en su análisis sobre la erudición en el siglo XVIII2. Ese afán clasificatorio, muy elocuente cuando se resiguen las tareas de los historiadores eclesiásticos avellanenses Caresmar, Pasqual o Martí3, lo expresaba con claridad el canónigo tarraconense Foguet a mediados de siglo XVIII: “La experiencia enseña ab quanta facilitat se olvidan las cosas més importants, y quantas ne perden los Comuns per falta de notícias. Per assò deuria formarse un llibre de Rebus Gestis Ecclesiae, y allí anotar los principals rams de què se compon, y las cosas que vajan succehint dignes de notarse sobre cada un dels assumptos”4.

  • 5 Jiménez, 1999, p. 188.
  • 6 Villanueva, 1850, p. 110-111.

2Girona no fue diferente. Como ha subrayado Montserrat Jiménez, los canónigos eran “[...] administradors d’uns apartats vastos i complexos, l’ordre era fonamental als clergues de la catedral que portaven puntual relació escrita de cada un d’aquells. En els llibres de resolucions capitulars, els canonges consignaven totes les decisions preses en les reunions periòdiques que mantenien per al bon funcionament de la institució”5. Por eso, las series de Resoluciones Capitulares, conservadas desde la baja Edad Media, fueron una herramienta valiosísima que guió los archiveros del cabildo gerundense en el pasado de la institución. Y lo fueron más cuando en la década de los años treinta del siglo XVIII, pasada la convulsa Guerra de Sucesión, que alteró y suprimió algunas de las administraciones que habían guiado los asuntos jurídicos y administrativos a lo largo de los siglos modernos, el canónigo y archivero Sulpici Pontich, sobrino del obispo de Girona y de Elna Miquel Pontich, redactó dos obras que el erudito Jaime Villanueva, a finales del siglo XVIII, tildó de sorpresivas: “Digo que no he visto en iglesia alguna semejante trabajo en que pueden y deben descansar los venideros”6. Se trata del Episcopologi y serie de prebendats y del Repertori per Alphabètic, ambas escritas antes de 1736.

  • 7 Archivo Capitular de Mallorca, Liber repertorium, sig. 3410. Agradezco a Bartomeu Martínez la indic (...)
  • 8 Escrito en tres volúmenes el 1783, el primero publicado el 1989. Cf. Jordà, 2006, p. 92. En el sigl (...)

3El Repertori per Alphabètic es una compilación manuscrita en tres volúmenes a modo de enciclopedia temática de las voces más empleadas o de uso más continuado de los asuntos del cabildo, parecido, a pesar de que es mucho más tardío, al Liber Repertorium del Archivo Capitular de Mallorca7. Su principal fuente son los acuerdos capitulares y los libros de las diferentes administraciones de la Sede. Es una obra de gran utilidad que se ha convertido en punto de partida de muchas investigaciones. En el Episcopologi y serie de prebendats, una fuente similar a la anterior –o a iniciativas parecidas, como el Nominum et actorum Archiepiscoporum Tarraconensium del archivero capitular tarraconense Marià Marí y Bas8– se recogen las biografías de los prebendados, es decir, aquellos miembros de la comunidad canonical que recibían prebendas. Están ordenados cronológicamente y por orden alfabético y la fuente principal para la recopilación de los datos son, nuevamente, los Acuerdos Capitulares, a pesar de que aquí haga falta también contar con los testigos literarios y la memoria oral. Se consignan informaciones sobre las fechas de nacimiento y muerte del biografiado, el lugar de su entierro, las donaciones y las obras de caridad que realizó, su ordenación, los beneficios de que disfrutó y de vez en cuando informaciones que tienen que ver con encargos de índole artística, como por ejemplo la construcción de retablos, el embellecimiento de capillas, las donaciones de cuadros, etc.

4Los Acuerdos o Resoluciones Capitulares, que recogían las disposiciones tomadas en las sesiones ordinarias y extraordinarias del cabildo gerundense, son la correa de transmisión para conocer el día a día de los asuntos del cabildo. Se conservan de forma ininterrumpida, exceptuando breves vacíos temporales, desde el fin del siglo XIV. Están escritos en latín y normalmente incorporan un pequeño resumen del tema tratado al margen del folio. La estructura suele ser invariable: la primera parte del texto alude al planteamiento de la cuestión a tratar y la segunda a la resolución tomada por la comunidad. Es una fuente sin demasiadas concesiones al por menor, pero se encuentran informaciones sobre peticiones de erección de retablos, gastos de la obra, adquisiciones y reparaciones, donaciones, permisos para sepulturas, etc. Se conservan también series de borradores de las actas, que responden a las notas que el escribano tomaba in situ. A pesar de que la letra suele ser de muy mal leer, a veces contienen datos más explícitos o a datos no recogidos en los libros mayores de Acuerdos.

5Otras dos series documentales son de gran utilidad en la investigación de materiales relacionados con el patronazgo artístico. La primera tiene que ver con las anotaciones de las entradas y salidas de moneda; es decir, los libros de los ingresos y de los gastos de la administración de la obra, encargada del mantenimiento del edificio –pero también de la capilla de canto, de montar y desmontar el Monumento de Semana Santa, etc. Las cuentas de uno o más años suelen religarse en libros donde se anotan por separado las entradas de dinero– limosnas, beneficios, misas, causas pías, etc.– y las salidas, que a la vez se ordenan en gastos ordinarios y extraordinarios. Estos últimos, los extraordinarios, suelen ser los más interesantes des del del punto de vista del encargo artístico. Se anotan aquellos gastos que requerían costes mayores y puntuales. A menudo se adjuntan recibos o albaranes –guardados en cajas diferentes, a pesar de que no están todos– o anotaciones relacionadas con causas pías y recibos. La otra gran serie es la correspondencia. A pesar de tratarse de una de las fuentes menos utilizadas y conocidas para el estudio de los encargos artísticos, constituyen una serie muy rica y variada de noticias. La mayor parte pertenecen a un tipo de correspondencia que podríamos denominar oficial y más solemne –decretos, pleitos, pragmáticas, bulas, etc.–, pero también abundan una tipología de cartas de carácter más íntimo y personal, en dónde los síndicos del cabildo enviados a Roma, Madrid o París se explayan sobre múltiples asuntos de la vida social, política y cultural de su entorno y de su momento. Se encuentran promociones del culto a san Narciso, gestiones para construir órganos, adquisiciones de cuadros, envío de diseños, etc.

  • 9 Véase Miralpeix, 2007-2008, p. 194-195.
  • 10 Miralpeix, 2007-2008, p. 206.

6Del Archivo Capitular de la catedral de Girona también son muy interesantes otras series documentales, como la de la administración del Vestuario de Mallorca. Esta administración de rentas provenientes de las posesiones en la isla de Mallorca –una causa pía fundada el 1245 por el canónigo Bernat de Vilafreser destinada a vestir pobres– fue una de las más fecundas en entrada de dinero. Y también una de las más codiciadas, hasta el punto que el obispo Sever Tomàs Auter la aplicó a la obra de la fachada el 16809. De aquí, por ejemplo, que se trajera un control regular de las partidas destinadas a esta empresa, mayoritariamente anotadas en los libros de la administración de la obra. El desvío de estas rentas fue causa de pleito con el arcediano de Besalú Benet Vadella, que denunció el secuestro de dichas rentas ante la Curia Romana. El pleito se alargó más de veinte años10.

  • 11 Matas, 1989, p. 59-73.

7A pesar de la existencia de otros fondos y series del propio archivo –libros de causas pías, muy poco explorados; o libros de las sacristías mediana y común–, el seguimiento de la actividad artística de la Sede gerundense pasa necesariamente por la consulta de los manuales de los notarios reales y públicos –pocas veces por los manuales de los notarios de la Curia, reservados a la actividad de los obispos. El Archivo Histórico de Girona, heredero del antiguo Archivo Histórico Provincial, es depositario de los protocolos notariales des de el Decreto de 12 de noviembre de 1931 que obligaba al depósito de los protocolos notariales de más de cien años de antigüedad en archivos provinciales11. Entre los más de más veintiséis mil volúmenes notariales de entre los siglos XIII y XX, hay una serie específica, al margen de los Manuale y los Notularum, que recoge los actos del cabildo gerundense ante notarios de la ciudad: son los Manuales del Cabildo, donde se pueden encontrar contratos, recibos, visuras, censales, etc. relacionados con la financiación artística. Se puede reseguir, por ejemplo, toda la contratación relacionada con la construcción y finalización de la fachada barroca o los pagos que el cabildo extendió para fortificaciones de la ciudad. La documentación extraída de los protocolos notariales se puede complementar con las informaciones de las series documentales antes mencionadas.

8Desgraciadamente, los testamentos y los inventarios, una de las fuentes más interesantes para el estudio de la financiación y del coleccionismo artístico, son de difícil seguimiento si no se parte de una exploración exhaustiva de las series notariales. A diferencia de Tarragona, que cuenta con uno de los mejores estudios del nivel de vida de los canónigos, Girona tiene pendiente la localización de buena parte de los testamentos e inventarios de los canónigos gerundenses. Algunos de los que se han localizado, que comentaré más adelante, son una fuente utilísima para el seguimiento de los intereses artísticos de este estamento eclesiástico. De vez en cuando, hay notarios que tienen series específicas de libros de testamentos, con la consiguiente facilidad para su estudio, pero lo más habitual es encontrarlos dispersos entre los manuales notariales. Hay que tener en cuenta, por otro lado, que muchos canónigos y obispos tenían un origen noble o de pequeña y mediana burguesía ennoblecida, la documentación de las familias de los cuales pocas veces nos han llegado. Pasa lo mismo con los obispos, muchos de los cuales estuvieron de paso por Girona o no eran naturales de la ciudad, con la consiguiente dificultad para rastrear según qué documentación.

9También el Archivo Municipal de Girona contiene series de gran utilidad para el estudio de la práctica artística promovida por los canónigos y por los obispos. La institución de la Mesa de Cambio, con los libros de registro de los depósitos monetarios, es una fuente extraordinaria para el seguimiento de las partidas de dinero. No menos interesantes son los libros de Acuerdos Municipales y las series de Correspondencia, en las cuales afloran la relación y participación de la ciudad en algunas de las grandes obras emprendidas por el cabildo. Sin ir más lejos, se encuentran las licencias de obras, los archivos de algunas de las cofradías, tasas, etc.

EL PROTAGONISMO DE LOS OBISPOS

  • 12 Cf. Vilallonga, 2008; Marquès, 2000, p. 11-87.
  • 13 Algunos aspectos relacionados con el patronazgo arquitectónico llevado a cabo por los obispos han s (...)

10En el contexto gerundense, la tarea promotora de los obispos suele asociarse al recuerdo del cardenal Margarit o al del obispo Tomás de Lorenzana12. Este último se tiene que enmarcar en la política de los llamados obispos ilustrados que, como Josep Climent o Gabino Valladares en Barcelona o Artalejo en Vic, fueron responsables de un auténtico impulso artístico y arquitectónico en sus respectivas diócesis13. Es mucho menos conocida, no obstante, la tarea de otros prelados que también ocuparon la mitra gerundense y que habría que señalarlos como responsables de la dinámica económica de la ciudad gerundense en contextos históricos no especialmente favorables.

il. 1-Fachada principal de la catedral de Girona (1680-1733).

  • 14 Miralpeix, 2007-2008, p. 206.
  • 15 ACG, Sulpici Pontich, Episcopologi y série de prebendats, manuscrito, c. 1736, folio 222; ACG, Sulp (...)
  • 16 ACG, Sulpici Pontich, Episcopologi..., op. cit. folio 103.
  • 17 Merino; La Canal, 1826, p. 180. Sobre Auter véase también Muñoz, 2004. 113-126.
  • 18 Miralpeix, 2004, p. 75-80.

11Sin duda, uno de los grandes olvidados en este aspecto es el obispo Francisco Arévalo de Zuazo, impulsor de la finalización de los últimos tramos de la nave gótica de la catedral de Girona y del comienzo del primer rellano de la escalinata monumental a finales del siglo XVI. Pero lo son todavía más, de omisos, los obispos Francesc Pijoan y Sever Tomàs Auter, cuyas acciones contribuyeron definitivamente a dejar acabada la construcción de la fachada que cerraría definitivamente la nave [il. 1]. Francesc Pijoan tendría que pasar a la historia por haber nombrado a la administración de la obra como heredera universal de sus bienes, el 1659, gracias a los cuales saldría adelante el proyecto definitivo14. En 1680, viendo que las rentas eran insuficientes, su sucesor en la silla episcopal, el obispo Sever Tomàs Auter, aplicó los cuantiosos dividendos de la administración del Vestuario de Mallorca para emprender las obras, una decisión que ratificó el obispo Pontich en 1698, un año antes de su traspaso15. La generosidad de Auter no se acabó aquí. Sabemos por Sulpici Pontich que “[...] per la obra del frontispici o portalada no sols aplicá el vestuari a 6 de juliol de 1680, sinò també pagá per dit effecte 50 doblas a 28 juliol 1682, però encara desde Tortosa [promocionó a obispo de Tortosa el 1685] offerí 100 doblas a 4 agost 1698”16. El altruismo de Auter no pasó por alto a Merino y La Canal, que dijeron que “[...] en su testamento manifestó que no tenia olvidada á esta iglesia [de Girona], pues mandó que se la diesen 1000 libras para obras”17. Una iniciativa parecida tuvo al obispo de Tortosa Josep Fajeda, que también lo fue de Girona, que en 1675 regaló una gran tela con el Milagro de san Narciso y las moscas a la colegiata de San Félix, todavía conservada in situ [il. 2]18.

il. 2 - Joaquim Juncosa?, Milagro de las moscas de san Narciso, iglesia de San Félix de Girona.

  • 19 Coll, 1738. p. 231.
  • 20 A raíz de la desamortización, los bienes muebles del hospital pasaron a la Comisión de Monumentos y (...)
  • 21 Moli, 2009, p. 326.

12Más conocida es la tarea del franciscano Miquel Pontich, que ocupó la silla episcopal entre 1686 y 1699, sustituyendo a Auter. Uno de los primeros biógrafos del obispo, el cronista de la provincia franciscana Jaime Coll, dio informaciones muy concretas de su amplia tarea promotora. Según Coll, Pontich reedificó la iglesia de Castellfollit de la Roca, destruida por las tropas francesas y, para el convento gerundense de su orden, mandó: “[...] hazer y dorar el Retablo, y reliquiario de las Santas Vírgenes, en que gastó dos mil libras. Hizo en esta misma iglesia dorar el sumptuoso retablo de el Altar mayor, que costó mil libras”19. También anotó regalos de ropas litúrgicas para el convento de Reus, la realización de un aposento en el convento de Escornalbou, un donativo de un Niño Jesús de plata para los cartujanos de Montealegre y la que parece la obra más ambiciosa después de las escaleras de la catedral de Girona: puso la primera piedra para la edificación del convento de Santa Clara de la ciudad, una obra para la cual legó siete mil libras. Tampoco no se olvidó del nuevo hospital de Santa Caterina de Girona, al que legó ocho mil libras para construir un aposento para los soldados enfermos, ni del Hospital de Roses, que financió con tres mil libras barcelonesas más. Un retrato de Miquel Pontich del Museu d’Art de Girona, el único conocido, podría ser el que estuvo en el hospital de Santa Caterina [il. 3]20, puesto que según Montserrat Moli, en la nueva sala del hospital proyectada por Bartomeu Soriano y Joan Alesma–la que promovió el obispo–“[...] se posà la igura o retrato de Pontich entre los benefactors”21.

il. 3 - Anónimo, Retrato del obispo Miquel Pontich, Fondos de reserva del Museu d’Art de Girona.

  • 22 Merino, La Canal, 1826, p. 184.
  • 23 Miralpeix, 2007-2008, p. 211.
  • 24 Dorico, 2011, p. 400.

13Fueron Canal y Merino, no obstante, quienes subrayaron una de las principales empresas que Pontich emprendió recién llegado a Girona: “Su primera propuesta fue la de hacer de nueva planta la obra de la escalera que sube á la iglesia; y esto á costa suya. En 14 de Abril de 1690 excitó al cabildo á unir el coro con el presbiterio, ofreciendo por su parte costear las rejas y la silla episcopal; lo que á lo menos sirvió para que se hiciese esta obra á devoción del ca nónigo Agustin Prats. En 98 ofreció hacer la gran vidriera que llaman de la O, que se había hecho pedazos en el bombeo del año de 94, dando para ello 200 doblas: que se hizo después en 1706, y costó 1 000 libras, y en memoria del señor obispo se pintó en ella á san Miguel su patrono [...]”22. Efectivamente, la obra más ambiciosa y recordada de Pontich fue la conclusión de las escaleras de la catedral de Girona, empezadas por su antecesor Francisco Arévalo de Zuazo a inales del siglo XVI. La obra fue encargada a Pere Cases el 15 de julio de 1690 mediante un contrato entre el contratista y el obispo, que modiicaron el 24 de enero del año siguiente23. La obra, que conectaba como una grandiosa colada de lava el promontorio de la sede con el llano de la actual casa Pastors, la culminó el maestro de casas Bartomeu Soriano24 [il. 4].

il. 4 - Pere Cases y Bartomeu Soriano, Escalinata de la catedral de Girona.

  • 25 Moli, 2010, p. 405-406.

14Por otro lado, en ningún caso hay que atribuir al obispo Miquel Pontich la empresa de la fachada ni mucho menos el amueblamiento de las capillas; es decir, los retablos. Según Montserrat Moli, “[...] la fachada interior de la Catedral, es habilitada por el cansado Joan Miquel de Taberner en el curso de la visita pastoral de 1718-1719 ignorada por la historiografía. En ella certifica aunque no da su opinión, que Pau Costa ha terminado seis de los retablos propiciados por Pontich (Sant Miquel, Sant Iu, l’Anunciació, la Concepció, San Narcís y los Dolores de la Virgen)”25. Nada más lejos de la realidad, Pontich en ningún caso fue el promotor de los retablos, ni de la fachada, ni del desahucio de la contrafachada, como asegura sin ningún fundamento la autora. Ya hemos visto que la promoción de la fachada fue posible gracias al obispo Pijoan, verdadero artífice de la empresa gracias a la causa pía que fundó y a la desviación de las rentas del la administración del Vestuario de Mallorca. En cuanto a los retablos, estos serían una iniciativa exclusiva de los canónigos, el más temprano de los cuales, el de San Miguel, empezó a construirse el 1715 y el más tardío, el de los Dolores, se acabó el 1733; Miquel Pontich murió en 1699.

EL PAPEL DE LOS CANÓNIGOS

  • 26 Casanovas, 1932.
  • 27 No es mi intención proponer una selección exhaustiva, pero son de gran utilidad e interés los estud (...)
  • 28 Madurell, 1954, p. 5-48.
  • 29 Madurell, 1958.
  • 30 Dorico, 1997, p. 221-251. Sobre Francesc Valeri y su inmensa fortuna es imprescindible el estudio d (...)
  • 31 Mercader, 2006-2007, p. 101-124.

15En 1932, el padre Ignasi Casanovas pronunció una conferencia sobre la cultura catalana del siglo XVIII que supuso un hito reivindicativo del papel de los eclesiásticos catalanes como impulsores de la cultura, al menos hasta la expulsión de los jesuitas26. Casanovas hizo hincapié en las cátedras de la Universidad de Cervera como embrión de un renacimiento cultural, sin dejar de subrayar que aquel legado provenía de los estudios generales suprimidos, de las bibliotecas y archivos de las órdenes religiosas y de los cabildos catedralicios y cenobios de la fama del de Bellpuig de les Avellanes. Pero cuando Casanovas reflexionó sobre la cultura, la disciplina de la historia del arte –y todavía menos el enfoque social de la historia del arte como indicador del nivel cultural y económico de los individuos y de las sociedades– todavía tenía que empezar a andar por sí sola. En la actualidad, y a pesar de que la historia del arte como disciplina autónoma ya hace años que está consolidada, los trabajos sobre consumo artístico siguen siendo escasos, si bien es verdad que se ha avanzado en la detección de fuentes y herramientas para su estudio27. Aún así, vale la pena tener presentes, por ejemplo, los ya lejanos estudios de Josep Maria Madurell sobre el presbítero Vicenç Massanet, impulsor de las obras de embellecimiento de la iglesia de Rupià y de la capilla de San Paciano de la catedral de Barcelona28; o los del mismo Madurell sobre el papel de Diego Girón de Rebolledo en la construcción de la espléndida capilla de la catedral de Tarragona dedicada a la Purísima Concepción, proyectada por Fray Josep de la Concepción y con la participación de los escultores Francesc Grau y Domènec Rovira29. Pero también los de Carles Dorico dedicados al canónigo Francesc Valeri, promotor del retablo de las Almas del Purgatorio de la catedral de Barcelona, con escultura de Marià Montanya y pinturas de Joan Gallart30; o de Santi Mercader sobre la promoción del retablo de San Bernardino pagado por Jeroni de Magarola y supervisado por el canónigo de la catedral metropolitana Miquel Joan de Magarola y Gualbes31. El mismo Jeroni de Magarola dejó escrita la voluntad de pagar un retablo dedicado a san Antonio y san Francisco Javier para la iglesia barcelonesa de los santos Justo y Pastor, que el autor da por desmantelado ya en el siglo XIX, aunque habría que “recuperar” el espléndido San Francesco Javier yacente ubicado en una vitrina de época posterior, que el autor no acierta a identificar como tal pero que debería pasar como una obra barroca muy cercana al arte de Lluís Bonifaci para la capilla de la Casa de Convalecencia o a los más conocidos “yacentes” de Andreu Sala.

16El papel promotor de los canónigos fue igual de relevante en Girona. Gracias a las obras de Sulpici Pontich y de las investigaciones de los últimos años, se conocen la mayoría de las promociones artísticas que realizaron en las capillas de la Sede gerundense. Desde principios del siglo XVII, cuando los tramos de la bóveda de la gran nave gótica quedaron completados, la iniciativa privada de los canónigos sirvió para embellecer con retablos, pinturas y ajuar litúrgico las nuevas capillas. No sólo seguían la tradición de sus antecesores –los Margarit, Agullana, Pau, Dalmau y compañía–, sino que se aseguraban un espacio de entierro digno para ellos y para sus familias, casi siempre imbricadas en la pequeña y mediana nobleza catalana. Por las páginas de la Episcopologi y serie de prebendats de Pontich figuran muchas de estas acciones llevadas a cabo ad maiorem dei gloriam, pero con una clara voluntad de pasar a la posteridad habiendo dejado una impronta muy visible de su paso terrenal.

il. 5 - Anónimo romano, San Miguel Arcángel, retablo de San Miguel, catedral de Girona.

il. 6 - Traza de retablo con la heráldica del canónigo Pasqual Puig, Archivo Capitular de Girona.

  • 32 Los datos relativos a los canónigos provienen, básicamente, de los estudios de Masiá de Ros, 19140- (...)
  • 33 Moli, 2010, p. 410-421. A pesar del alud de informaciones extraídas de archivo, muchas de las inter (...)
  • 34 Para la lápida de Pasqual Puig véase Marquès, 2009, p. 239.
  • 35 La heráldica de la capilla Gregoriana la dedujo Calzada, 1975, p. 30.

17La acción decidida de muchos de ellos, con el beneplácito de sus compañeros de cabildo, contribuyó a introducir el lenguaje y la estética del barroco mediante suntuosos muebles de escultura dorada y pinturas de santos y santas encargados a los más reputados pintores locales, pero también adquiriendo y haciéndose traer de Italia y de Francia obras de notable valor artístico. Seguramente, el caso más conocido es el del canónigo Miquel Català, que se hizo traer de Roma una copia del San Miguel Arcángel de Guido Reni –pintada el 1635 para la iglesia de los capuchinos de Santa Maria della Concezione–, para instalarla en el retablo del arcángel sufragado por él mismo [il. 5]32. Recientemente, Montserrat Moli ha atribuido una traza de retablo conservada en el archivo capitular al escultor Pau Costa, que la autora relaciona con el retablo de San Miguel del canónigo Català [il. 6]33. En realidad, la traza es mucho más tardía y trae la heráldica del canónigo Pasqual Puig y Morer, enterrado en el deambulatorio34. Son igual de relevantes, también, las iniciativas del canónigo Ignasi Boill, que emprendió la construcción del retablo de la capilla de los santos Ivo y Honorato (1709); de Cristòfol Rich, que hizo lo mismo con el de la Purísima Concepción (1710-1719); de Agustí Prats Combelles, que se hizo grabar su heráldica en el retablo y en los marcos de las pinturas de la capilla Gregoriana35; de Josep Çanou, que impulsó el de los Santos Cuatro Mártires; de Jaume Codolar, que pagó el de la Encarnación; y de Cristòfol Pagès, que el 1717 impulsó el de los Dolores; y todavía Narcís de Font y de Llobregat, que pagó el retablo de San Narciso, con pinturas de Antoni Viladomat y escultura de Pau y Pere Costa [il. 7].

il. 7 - Retablo de San Narciso de la catedral de Girona. Pinturas de Antoni Viladomat y escultura de Pau y Pere Costa.

il. 8 - Anónimo, San Jacinto ante la Virgen, proveniente de la capilla del Rosario, c. 1670, catedral de Girona.

  • 36 ACG, Resolucions Capitulars, libro 27, s. f.: 12 noviembre 1650.
  • 37 Aunque inicialmente la adscribí como de escuela italiana (Miralpeix, 2008), una mirada más atenta m (...)
  • 38 AHG, notario Pere Roselló, Llibre de 1672, ref. Gi-08-501, 6 de agosto de 1672.
  • 39 ACG, Resolucions Capitulars, llibre 32 (1677-1678), fol. 246, 20 febrero de 1677. Véase un análisis (...)

18Las adquisiciones de pinturas también constituyen un capítulo importante. El canónigo Andreu Çanou pidió permiso para construir un retablo dedicado a la Virgen del Rosario y para hacer pintar “[...]in un latero imaginem grandem S. Hiacinthi, in altero Sti. Antonÿ de Padua”36: El deseo de Çanou no sería especial ni diferente del de los otros si no fuera porqué el San Jacinto [il. 8] es una versión de la famosa composición de Ludovico Carracci (1555-1619) La Virgen con san Jacinto (Museo del Louvre), seguramente realizada por algún pintor hispánico de primerísimo nivel37. La fecha del dorado de los marcos, realizado por el barcelonés Francesc Mas el 1672, nos puede facilitar una cronología más plausible para el encargo38. El San Antonio, en cambio, es una versión local del otro cuadro, que le haría de pendant; sirve, no obstante, para dibujar el impacto que causaría en los artíices locales la llegada de una obra de estas características y calidad. No se tiene que descartar, además, que la peculiar isionomía del santo no esconda el retrato del canónigo Çanou. Pocos años después, el 1677, el canónigo Josep Ardèvol recibió el permiso del cabildo para acabar un retablo para la capilla de Santa Caterina con una pintura que fuera de “[...] bona et boni artificis [...]”, que encargó al barcelonés Joan Arnau, un pintor que había trabajado para Juan José de Austria39.

  • 40 Véase Cornudella, 2001, p. 139-149. El autor extrae la cita de Pio, 1724 (1977), p. 195.
  • 41 Bosch, 1990, p. 149.
  • 42 ACG, Llibre de comptes de l’obra de la Seu, 1679-1700, fol. 76.
  • 43 Cornudella, 2001, p. 139-149.

19Otros testimonios ligados a la adquisiciones de obras de arte relacionadas con los canónigos gerundenses nos hablan del envío de dos pinturas del romano Placido Costanzi: una Virgen de la leche con san Bernardo y una Santa Teresa con el ángel, que parece que no llegaron nunca40. O de las pinturas que el canónigo Ignasi Bofill tenía en su residencia, una de las cuales era un retrato del papa Inocencio XI, y que en las disposiciones testamentarias quiso que lo heredasen las monjas clarisas de la ciudad41. O de las del integraban la colección del canónigo Guanter: en 1684, el cabildo adquirió en la almoneda de sus bienes “[...] 15 quadros, ço es lo apostolat i dos altres [...]”42, algunos de los cuales podrían ser los que se guardan dispersos en las salas del Seminario Diocesano [il. 9]. Y aún de la más que posible compra por parte de algún canónigo de la tela de escuela romana postmarattesca con san Bernardo recibiendo la leche de la Virgen de la capilla de la Purísima43, que tiene el mismo marco que un hermoso cuadro con el Martirio de San Esteban de la capilla contigua.

  • 44 AHG, notario Andreu Ferrer, Llibre segon de Testaments, ref. Gi-06-817, s. f. (18 de diciembre de 1 (...)
  • 45 Ibidem.

20Dos últimos capítulos, por su relevancia, merecen una atención especial. El primero tiene que ver con los bienes del canónigo de la catedral de Girona Miquel Català, el mismo que trajo de Roma la tela del San Miguel Arcángel para el retablo homónimo. El año 1726, cuando murió, el inventario de sus bienes incluía: “Item altre retrato del señor emperador Joseph empe.[rador] sens guarnicio/Item los dos retratos del emperador Carlos y la Emperatris ab guarnicions doradas ÿ jaspeadas”44. Los cuadros son un testimonio único de la filiación austriacista del canónigo, con la causa del cual debió de guardar lealtad hasta los últimos días de su vida, pero también de su gusto por la pintura. Entre los dos retratos regios había, además, “[...] altre retrato de tot cos del señor canonge Cathala ab guarnicio dorada”45.

il. 9 - Anónimo, San Juan Evangelista?, Archivo del Seminario Diocesano de Girona.

  • 46 AHG, notario Gislè Martorell, Llibre del capítol de la catedral, 1740-1743, ref. Gi-11-567, fol. 26 (...)

21Más ilustrativo del gusto por el coleccionismo es el episodio protagonizado por el canónigo Francesc Dorca. El 17 de junio de 1741, su heredero, el boticario Bonifaci Dorca, extendió un recibo de pago al cabildo gerundense por anticipo de los gastos de traslado de los veinticinco cuadros que su pariente legaba para decorar el aula capitular. El inventario nos describe los temas con detalle: “Tres medallas, la una de St Joseph y en las dos las quatre virtuts, dos loreras grans, sinch pahissos grans, quatro quadros grans, un del transit de Sant Joseph, un de sant Esteve, altre de la Concepció y altre de Christo en la agonia en lo hort, dos grans quadros, el de un de St. Joan Batista ÿ altre de la Madalena, dos quadrets un de sant Geroni y altre de Sant Bruno, dos loreras xicas. Un quadro gran de fruytas, dos quadros, un de Sant Pere ÿ altre de Santa Magdalena y dos retratos de Rey i Reyna”46.

il. 10 - Copias de Benedetto Luti, Justicia y Fortaleza y Prudencia y Templanza, Museo del Tesoro de la catedral de Girona.

  • 47 La página Web de la Galleria los mantiene como obras romanas del XVII, pero Moschini, 1923, p. 89-1 (...)
  • 48 Miralpeix, 2009a. Una edición digital del artículo con las imágenes se puede consultar en http://ww (...)

22La mayoría de estas obras, en gran parte de origen italiano, se han conservado hasta hoy dispersas por el recinto catedralicio. Sin ir más lejos, las tres medallas con san José y las cuatro virtudes se pueden identiicar con los tres tondi expuestos en el Museo del Tesoro como de escuela española. En realidad, los temas Justicia y Fortaleza y Prudencia y Templanza [il. 10] son copias u obras de taller de dos pinturas atribuidas al lorentino Benedetto Luti, depositadas en la Galleria Nazionale de la Liguria (Palazzo Spínola, Génova) [Ilustración]47. El tercero tondo, una Sagrada Familia –que se correspondería con el San José–, es de una mano diferente a la de los dos anteriores, pero el estilo hace pensar en la escuela romana de los primeros años del siglo XVIII. La Magdalena, el Sant Pedro, el San Juan Bautista y el otro cuadro de la Magdalena se corresponderían también con cuadros de procedencia italiana conservados48. Pero hasta ahora no habían sido identiicados los restantes. El Tránsito de san José y la Concepción –dos copias de composiciones conocidas de Carlo Maratti– es probable que sean las dos telas de la capilla de la Virgen del Sagrado Corazón, seguramente atribuibles a algún pintor local [il. 11].

il. 11 - Tránsito de San José y Inmaculada. Capilla de la Virgen del Sagrado Corazón, catedral de Girona.

il. 12 - Copia de Pietro da Cortona, Martirio San Esteban, Seminario Diocesano de Girona.

  • 49 La pintura lleva un número en el bastidor. También lo llevan las otras obras susceptibles de perten (...)
  • 50 Ninguna de les obras aparece en los grandes repertorios compilados por Pérez Sánchez, 1965 o Urrea, (...)

23El San Jerónimo podría tratarse del cuadro que se encuentra expuesto en el Museo del Tesoro. El San Esteban, que parte del famoso grabado de Cornelius Cort, podría asociarse a la bellísima composición recientemente restaurada de la capilla actual de la Purísima Concepción, pero hay que dejar la puerta abierta a que pudiera tratarse de una pintura de tema homólogo del Seminario Diocesano49, copia de la composición de Pietro da Cortona del Museo del Hermitage [il. 12]50.

  • 51 Barraquer, 1915-1918, p. 283. Es muy recomendable, también el estudio sobre su biblioteca de Casas, (...)
  • 52 Cf. Casanovas, 1932.
  • 53 Las documenta Avellí, 2006, p. 193.
  • 54 ACG, Actas Capitulares, 1951-1955, 23 de julio de 1953 (cf. Avellí, 2006, not. 81).
  • 55 AHG, notario Pere Rosselló, Segundo libro de testamentos, 1670-1678, ref. Gi-08-580, fol. 248: 9 ab (...)
  • 56 Ibidem.

24La colección de Francesc Dorca es sintomática, en deinitiva, del gusto por el coleccionismo de los eclesiásticos gerundenses. Y aunque a priori no son comparables con otras colecciones similares y de gran eco historiográico, como la del padre agustino fray Juan Izquierdo51 o la del canónigo tarraconense Ramon Foguet –con obras de Ribalta, Ribera, Carducho, Murillo, etc.52–, no por ello deberían ser consideradas menores o de poca relevancia. Debe destacarse, en este sentido, que las habituales temáticas religiosas convivieran con cuadros de flores y “pahisos”–que debieron tratarse de naturaleza o cuadros de género con predominancia del paisaje–, uno de los cuales seguramente figuraba expuesto en la sobrepuerta del Museo del Tesoro en el año 1953: se trataba de un bellísimo cuadro apaisado con flores y frutas y putti jugando, a la manera de algunas obras romanas y napolitanas de los primeros decenios del siglo XVIII [il. 13]. Quizás el desnudo de aquellos putti debió de resultar incómodo a los ojos de sus propietarios y propició su venta, puesto que en 1953 se documenta un peritaje de bienes del cabildo realizado por Josep María Gudiol, por aquel entonces director del Instituto Amatller de Arte Hispánico.53 El paquete número 15 de su tasación correspondía a un lienzo con “[...] Dos ángeles desnudos en la habitación de los cuadros: dos mil pesetas”54. Igualmente, tampoco hay rastro alguno de los retratos de reyes ni de los restantes cuadros de “género”, si no es que un lienzo de Carlos II y otro de María Luïsa de Orleans del fondo de reserva del Museo Diocesano de Girona se correspondieran con alguno de ellos. Sea como fuere, la colección de Dorca fue a parar en bloque a una institución que el canónigo creyó que sabría apreciar y preservar su legado. No todos lo vieron siempre del mismo modo: décadas atrás, el canónigo Agustí Cassart, que pagó de su bolsillo la construcción de la nueva iglesia del Hospital de Santa Caterina, legó toda su biblioteca a los jesuitas del colegio de San Martín. Solo ponía una condición: que no se incluyeran “[...] las balas que de pnt[present] estan previngudes en Lió que es en lo any de 1674 perquè son llibres recomanats a molts [...]”55. Cassart también dio permiso a Joan de Rocabertí para que escogiese los libros que más le gustasen, con la condición que ninguno de ellos fuese “theolech escolastich moral ni positiu”56.

il. 13 - Imagen del año 1953 de una de las salas del Museo del Tesoro de la catedral de Girona. Archivo Mas, G-30775.

Bibliographie

Avellí, 2006: Avellí, Teresa, “Noves aportacions al catàleg d’obra de Jacint Morató Soler: el retaule major de Sant Lluc de Girona”, Locus Amœnus, 8 (2005-2006).

Barraquer, 1915-1918: Cayetano Barraquer, Los religiosos en Cataluña durante la primer mitad del siglo XIX, Barcelona, Imp. Altés, 1915-1918, vol. I.

Bosch Ballbona, 1990: Joan Bosch Ballbona, “Pintura del segle XVIII a la seu de Girona: d’Antoni Viladomat i de les suggestions de la pintura barroca italiana”, Estudi General, X, 1990, p. 141-166.

Bowron, 1979: Edgars Peters Bowron, The painting of Benedetto Luti (1666-1724), Ph. D. diss, New York, New York University-Institute of Fine Arts, 1979.

Burgos, 1996: Javier Burgos, “Los libros privades del clero. La cultura del libro del clero barcelonès en el siglo XVIII”, Manuscrits, 14 (1996), p. 231-258.

Calzada, 1975: José Calzada, Las claves de bóveda de la catedral de Gerona, Gerona, Editorial escudo de oro, 1975.

Casanovas, 1932: P. Ignasi Casanovas, La cultura catalana del segle XVIII, Discurs llegit en la segona festa d’Unió Interacadèmica haguda el dia 20 de desembre de 1932 en la Universitat de Barcelona, Barcelona, Balmes, 1932.

Casas, 1998: Montserrat Casas, “Los fondos italianos de la biblioteca del convento de San Agustí de Barcelona (segunda mitad del siglo XVIII)”, a Conventos Agustinos, X Congreso Internacional de Historia de la Orden de San Agustín (Madrid, 20-24 octubre 1997), Roma, Institutum Historicum Agustinianum, 1998, p. 213-241.

Chaubel, 1995: M. Ángeles Chaubel, La clerecia lleidatana del Setcents, Universitat de Lleida, Lleida, 1995.

Coll, 1738: Jaume Coll, Chronica serafica de la santa provincia de Cathaluña de la regular observancia de Nuestro padre S. Francisco, Imprenta de los Herederos de Juan Pablo y Maria Martí, 1738.

Cornudella, 2001: Rafael Cornudella, “Una obra de joventut de Placido Costanzi al Museu Nacional d’Art de Catalunya: Sant Bernat rebent la llet de la Mare de Déu”, Butlletí del Museu Nacional d’Art de Catalunya, 5 (2001), p. 139-149.

Dorico, 1997: Carles Dorico,” El Llegat del canonge Francesc Valeri i el retaule de la capella de les Ànimes de la Catedral de Barcelona”, Estudis Històrics i Documents dels Arxius de Protocols, XV (1997), p. 221-251.

Dorico, 2009: Carles Dorico, “L’activitat del taller vigatà de l’escultor Pau Costa entre els anys 1692 i 1704”, Ausa, XXIV-164 (2009), p. 343-384.

Dorico, 2011: Carles Dorico, “El mestre de cases Bartomeu Soriano: de Tortosa a Girona”, Annals de l’Institut d’Estudis Gironins, 52 (2011), p. 369-434.

Fatjó, 1993: Pedro Fatjó, “El comportamiento económico de una élite eclesiàstica del XVII: los capitulares de la Seo de Barcelona”, I Congrés d’Història de l’Església Catalana. Des dels orígens fins ara, Solsona, 1993, vol. I, p. 343-356.

Fernández, 1990: Pedro Fernández, “La clerecia catalana en el Setecientos”, Església i societat a la Catalunya del segle XVIII, Cervera, U.N.E.D., 1990, vol. I, p. 23-118.

Jiménez, 1999: Montserrat Jiménez, “La catedral de Girona en el segle XVIII. Reflexions sobre un procés de recerca”, Annals de l’Institut d’Estudis Gironins, XL (1999), p. 187-203.

Jordà, 1993: Antoni Jordà, Església i poder a la Catalunya del segle XVII. La Seu de Tarragona, Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1993.

Jordà, 2006: Antoni Jordà, Història de la ciutat de Tarragona, Valls, Cossetània edicions, 2006.

Lencina, 1993: Xavier Lencina, “Aspectes de l’entorn quotidià dels preveres barcelonins (1597-1604)”, I Congrés d’Història de l’Església Catalana. Des dels orígens fins ara, Solsona, 1993, vol. II, p. 367-375.

Madurell, 1954: Josep Maria Madurell, “El presbitero Vicente Massanet, la iglesia de Rupià y la capilla de S. Paciano de la Seo de Barcelona”, Anales del Instituto de Estudios gerundenses, 9 (1954), p. 5-48.

Madurell, 1958: Josep Maria Madurell, La Capilla de la Inmaculada Concepción de la Seo de Tarragona, Tarragona, Diputación Provincial de Tarragona-Instituto de Estudios Tarraconenses “Ramon Berenguer IV”, Sección de Arqueología e Historia, 1958.

Marquès, 2000: Josep Maria Marquès, “Tomàs de Lorenzana, bisbe de Girona, un funcionari benefactor (1775-1796)”, Bisbes, Illustració i Jansenisme a la Catalunya del segle XVIII, Vic, Eumo, 2000, p. 11-87.

Marquès, 2009: Josep Ma Marquès, Inscripcions i sepultures de la catedral de Girona, Girona, Diputació de Girona, 2009.

Masiá de Ros, 1940-1941: Ángeles Masiá de Rosa, “Contribución al estudio del Barroco: Pablo y Pedro Costa en la Catedral de Gerona”, Archivo Español del Arte, vol. XIV (19140-1941), p. 542-547.

Matas, 1989: Josep Matas, “Arxiu Històric de Girona”, Guia dels Arxius Històrics de Catalunya, Barcelona, Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, 1989, p. 59-73.

Mercader, 1966: Joan Mercader, Historiadors i erudits a Catalunya i a València en el segle XVIII, Barcelona, Rafael Dalmau, 1966.

Mercader, 2006-2007: Santi Mercader, “El retaule barroc de Sant Bernardí de la catedral de Barcelona: noves dades a l’entorn de D. Jeroni de Magarola”, Materia: Revista d’art, 6-7 (2006-2007), p. 101-124.

Merino i La Canal, 1826: Antolín Merino i José de la Canal, Espana Sagrada: theatro geographico-historico de la Iglesia de Espana. Origen, divisiones, y terminos de todas sus provincias, Madrid, Impremta de José Collado, 1826, tomo XLIV.

Miralpeix, 2004: Francesc Miralpeix, “Algunes observacions sobre pintures gironines d’època barroca de temàtica satnarcisiana”, Revista de Girona, Dossier. Tradició i llegenda. Sant Narcís i les mosques, 226 (2004), p. 75-80.

Miralpeix, 2007-2008: Francesc Miralpeix, “L’acabament de la Seu de Girona. Projectes i fases de construcció de la façana barroca (1680-1733)”, Locus Amœnus, 9 (2007-2008), p. 189-227.

Miralpeix, 2008: Francesc Miralpeix, “Pintors i pintures del Set-cents en terres gironines: estat de la qüestió i noves aportacions”, Pedralbes. Revista d’Història Moderna, I-28 (2008), p. 729-747.

Miralpeix, 2009: Francesc Miralpeix “Addenda a la biografia i l’obra del pintor Joan Arnau Moret (1603-1693)”, Butlletí de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi, 22 (2009), p. 21-44.

Miralpeix, 2009a: Francesc Miralpeix, “Episodis de pintura barroca al bisbat de Girona durant el primer terç del segle XVIII. Joan Casanoves II, Joan Pau Casanoves i Fernando de Segovia”, Annals de l’Institut d’Estudis Gironins, 50 (2009), p. 253-302.

Moli, 2009: Montserrat Moli, “Retaules mullats. El pintor ripollès Josep Germà (1651-1705) a Girona”, Annals de l’Institut d’Estudis Gironins, 50 (2009), p. 303-332.

Moli, 2010: Montserrat Moli, “Miquel Pontic y las fachadas de la catedral de Girona: Pau Costa y Bartomeu Soriano”, Actas del III Congreso Internacional “El Franciscanismo en la Península Ibérica”, Córdoba, El Almendro, 2010, p. 395-410.

Moli, 2010: Montserrat Moli, “Pau Costa i Guido Reni a la catedral de Girona. Miquel Català Vinyolas i el retaule de Sant Miquel i els Arcàngels”, Miscellània en honor de Josep Maria Marquès, [Girona], Diputació de Girona-Abadia de Montserrat, 2010, p. 410-421.

Moschini, 1923: Vittorio Moschini, “Benedetto Luti”, L’Arte, XXVI, 1923, p. 89-114.

Muñoz, 2004: Joan Hilari Muñoz, “Les relacions artístiques entre l’escultor Isidro Espinalt i el bisbe de Tortosa fra Sever-Tomàs Auther”, Recull de treballs El Baluard, 3er. Sarral, El Baluard, 2004, p. 113-126.

Pérez Sánchez, 1965: Alfonso E. Pérez Sánchez, Pintura italiana del siglo XVII en España, Madrid, 1965.

Pérez Santamaria, 1997: Aurora Pérez Santamaría, “Els retaules barrocs de la catedral”, Girona a l’abast IV-V-VI (1986-1989): El Barroc a Girona, Girona, Bell-lloc del Pla, 1997, p. 79-95.

Pio, 1724 (1977): N. Pio, Le vite di pittori, scultori et architetti, 1724, ed. de C.R. Engass, Ciudad del Vaticano, 1977.

Rovira y Dasca, 1990: Jordi Rovira y Andreu Dasca, “La cultura i l’estament eclesiàstic de Tarragona durant la segona meitat del segle XVIII”, Església i societat a la Catalunya del segle XVIII, Cervera, U.N.E.D., 1990, p. 407-417.

Sabaté, 2011: Flocel Sabaté, “Reivindicació de Jaume Pasqual i el seu entorn en la història cultural de Catalunya”, Alberto Velasco, Jaume Pasqual, antiquari i col· leccionista a la Catalunya de la Illustració, LLeida, Edicions de la Universitat de Lleida, 2011, p. 11-22.

Urrea, 1977: Jesús Urrera, La pintura italiana del siglo XVIII en España, Valladolid, Universidad de Valladolid, 1977.

Velasco, 2011: Alberto Velasco, Jaume Pasqual, antiquari i col· leccionista a la Catalunya de la Il· lustració, LLeida, Edicions de la Universitat de Lleida, 2011.

Vilallonga, 2006: Mariàngela Vilallonga, El cardenal Margarit i l’Europa quatrecentista: actes del Simposi Internacional, Universitat de Girona, 14-17 de novembre de 2006, Roma, “L’ERMA” di Bretschneider, 2008.

Villanueva, 1850: Jaime Villanueva, Viaje literàrio a las Iglesias de España, Madrid, Imp. de la Real Acadèmia de la Historia, 1850, vol. XII.

Notes

1 Sabaté, 2011, p. 13.

2 Mercader, 1966, p. 4.

3 Sobre esta cuestión, véase el último estudio sobre Jaume Pasqual de Velasco, 2011, passim.

4 De Rebus Gestis Ecclesiae Tarraconensis, Ms. Del Archivo Histórico de la Catedral de Tarragona. Fragmento del prólogo citado de Rovira; Dasca, 1993, p. 411.

5 Jiménez, 1999, p. 188.

6 Villanueva, 1850, p. 110-111.

7 Archivo Capitular de Mallorca, Liber repertorium, sig. 3410. Agradezco a Bartomeu Martínez la indicación.

8 Escrito en tres volúmenes el 1783, el primero publicado el 1989. Cf. Jordà, 2006, p. 92. En el siglo XVII, el canónigo Josep Blanch también redactó uno.

9 Véase Miralpeix, 2007-2008, p. 194-195.

10 Miralpeix, 2007-2008, p. 206.

11 Matas, 1989, p. 59-73.

12 Cf. Vilallonga, 2008; Marquès, 2000, p. 11-87.

13 Algunos aspectos relacionados con el patronazgo arquitectónico llevado a cabo por los obispos han sido estudiados ampliamente por Maria Garganté.

14 Miralpeix, 2007-2008, p. 206.

15 ACG, Sulpici Pontich, Episcopologi y série de prebendats, manuscrito, c. 1736, folio 222; ACG, Sulpici Pontich, Episcopologi..., op. cit., folio 91.

16 ACG, Sulpici Pontich, Episcopologi..., op. cit. folio 103.

17 Merino; La Canal, 1826, p. 180. Sobre Auter véase también Muñoz, 2004. 113-126.

18 Miralpeix, 2004, p. 75-80.

19 Coll, 1738. p. 231.

20 A raíz de la desamortización, los bienes muebles del hospital pasaron a la Comisión de Monumentos y de ésta al Museo Provincial, embrión del actual Museu d’Art.

21 Moli, 2009, p. 326.

22 Merino, La Canal, 1826, p. 184.

23 Miralpeix, 2007-2008, p. 211.

24 Dorico, 2011, p. 400.

25 Moli, 2010, p. 405-406.

26 Casanovas, 1932.

27 No es mi intención proponer una selección exhaustiva, pero son de gran utilidad e interés los estudios de Fernández, 1990, p. 23-118; Fatjó, 1993, p. 343-356; Chaubel, 1995; Lencina, 1993, p. 367-375; Jordà, 1993; Burgos, 1996, p. 231-258.

28 Madurell, 1954, p. 5-48.

29 Madurell, 1958.

30 Dorico, 1997, p. 221-251. Sobre Francesc Valeri y su inmensa fortuna es imprescindible el estudio de Fatjó, 1993, p. 349, passim.

31 Mercader, 2006-2007, p. 101-124.

32 Los datos relativos a los canónigos provienen, básicamente, de los estudios de Masiá de Ros, 19140-1941, p. 542-547; Bosch Ballbona, 1990, p. 141-166; Pérez Santamaria, 1997, p. 79-95; Miralpeix, 2008, p. 729-747; Dorico, 2009, p. 343-384; Marquès, 2009; Miralpeix, 2009, p. 21-44.

33 Moli, 2010, p. 410-421. A pesar del alud de informaciones extraídas de archivo, muchas de las interpretaciones que hace la autora son erróneas. De entrada, confunde Miquel Català Alrà, el canónigo que está enterrado a la capilla, con Miquel Català Vinyolas. Las conexiones con el contexto y la pintura italiana son, por otro lado, insostenibles. Justo es decir también que las pinturas laterales de la capilla, que la autora atribuye a Narcís Rius, cuya obra es completamente desconocida, son un falso supuesto. En realidad, las pinturas son de Joan Pau Casanovas Feixes. Sobre este último aspecto, véase Miralpeix, 2009, p. 253-302.

34 Para la lápida de Pasqual Puig véase Marquès, 2009, p. 239.

35 La heráldica de la capilla Gregoriana la dedujo Calzada, 1975, p. 30.

36 ACG, Resolucions Capitulars, libro 27, s. f.: 12 noviembre 1650.

37 Aunque inicialmente la adscribí como de escuela italiana (Miralpeix, 2008), una mirada más atenta me sugiere acercarla el contexto pictórico español de 1660-80, quizás no demasiado lejos del estilo de Juan Carreño de Miranda.

38 AHG, notario Pere Roselló, Llibre de 1672, ref. Gi-08-501, 6 de agosto de 1672.

39 ACG, Resolucions Capitulars, llibre 32 (1677-1678), fol. 246, 20 febrero de 1677. Véase un análisis in extenso a Miralpeix, 2009, p. 21-44.

40 Véase Cornudella, 2001, p. 139-149. El autor extrae la cita de Pio, 1724 (1977), p. 195.

41 Bosch, 1990, p. 149.

42 ACG, Llibre de comptes de l’obra de la Seu, 1679-1700, fol. 76.

43 Cornudella, 2001, p. 139-149.

44 AHG, notario Andreu Ferrer, Llibre segon de Testaments, ref. Gi-06-817, s. f. (18 de diciembre de 1726).

45 Ibidem.

46 AHG, notario Gislè Martorell, Llibre del capítol de la catedral, 1740-1743, ref. Gi-11-567, fol. 261: 17 de junio de 1741.

47 La página Web de la Galleria los mantiene como obras romanas del XVII, pero Moschini, 1923, p. 89-114 i Bowron, 1979, p. 263 (reproducidas en el núm. de cat. 149 y 150 de la p. 392) las atribuyen al catálogo seguro de Luti.

48 Miralpeix, 2009a. Una edición digital del artículo con las imágenes se puede consultar en http://www.raco.cat/index.php/Pedralbes/article/view/234194

49 La pintura lleva un número en el bastidor. También lo llevan las otras obras susceptibles de pertenecer a la misma colección.

50 Ninguna de les obras aparece en los grandes repertorios compilados por Pérez Sánchez, 1965 o Urrea, 1977.

51 Barraquer, 1915-1918, p. 283. Es muy recomendable, también el estudio sobre su biblioteca de Casas, 1998, p. 213-241.

52 Cf. Casanovas, 1932.

53 Las documenta Avellí, 2006, p. 193.

54 ACG, Actas Capitulares, 1951-1955, 23 de julio de 1953 (cf. Avellí, 2006, not. 81).

55 AHG, notario Pere Rosselló, Segundo libro de testamentos, 1670-1678, ref. Gi-08-580, fol. 248: 9 abril de 1674.

56 Ibidem.

Table des illustrations

Légende il. 1-Fachada principal de la catedral de Girona (1680-1733).
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Légende il. 2 - Joaquim Juncosa?, Milagro de las moscas de san Narciso, iglesia de San Félix de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 516k
Légende il. 3 - Anónimo, Retrato del obispo Miquel Pontich, Fondos de reserva del Museu d’Art de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 404k
Légende il. 4 - Pere Cases y Bartomeu Soriano, Escalinata de la catedral de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 448k
Légende il. 5 - Anónimo romano, San Miguel Arcángel, retablo de San Miguel, catedral de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Légende il. 6 - Traza de retablo con la heráldica del canónigo Pasqual Puig, Archivo Capitular de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Légende il. 7 - Retablo de San Narciso de la catedral de Girona. Pinturas de Antoni Viladomat y escultura de Pau y Pere Costa.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 368k
Légende il. 8 - Anónimo, San Jacinto ante la Virgen, proveniente de la capilla del Rosario, c. 1670, catedral de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
Légende il. 9 - Anónimo, San Juan Evangelista?, Archivo del Seminario Diocesano de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Légende il. 10 - Copias de Benedetto Luti, Justicia y Fortaleza y Prudencia y Templanza, Museo del Tesoro de la catedral de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 468k
Légende il. 11 - Tránsito de San José y Inmaculada. Capilla de la Virgen del Sagrado Corazón, catedral de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Légende il. 12 - Copia de Pietro da Cortona, Martirio San Esteban, Seminario Diocesano de Girona.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Légende il. 13 - Imagen del año 1953 de una de las salas del Museo del Tesoro de la catedral de Girona. Archivo Mas, G-30775.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/8002/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 140k

© Presses universitaires de Perpignan, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540