Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Circulations artistiques dans la Couronne d'Aragon

 | 
Julien Lugand

Évêques, chanoines, commandes, collections et modèles : Quelles voies de diffusion et de réception ?

De arzobispo de Valencia a presidente del Consejo de España en Viena

El perfil cultural de Antonio Folch De Cardona (1657-1724)1

Yolanda Gil Saura

Texte intégral

  • 1 Este trabajo está incluido dentro del proyecto de investigación I + D HAR 2009-13302, forma parte d (...)
  • 1 Alcoberro, 2009. El mejor panorama del ambiente cultural de los exiliados en León Sanz, 2002.

1El importante papel cultural de los exiliados austracistas españoles en Viena apenas comienza a ser estudiado: los estudios de Antonio Mestre, centrados sobre todo en la publicación de la correspondencia de Antonio Mayans con los austracistas, los trabajos de Virginia León y de Agustín Alcoberro, han puesto en evidencia la importancia de la presencia española en Viena y las dificultades de su estudio. Personalidades como la condesa de Althan, el duque de Uceda, el conde de Cervellón o el propio Antonio Folch de Cardona debieron tener un papel protagonista en la corte de Carlos VI en los años en los que se define lo que ha venido denominándose Reichstil o Kaiserstil. Apenas nada sabemos de las obras que ese grupo promovió en el Monasterio de los benedictinos de Montserrat en la Schwarzspanier Strasse, el de los Trinitarios descalzos, la iglesia de los franciscanos menores o el Hospital de los Españoles con su iglesia construida por Anton Ospel. Más complicado todavía resulta el estudio de las propiedades acumuladas por los austracistas en el exilio, sus colecciones, sus palacios, y las obras que patrocinaron1.

Retrato de Antonio Folch de Cardona, Catedral de Valencia, Evaristo Muñoz, 1724.

ANTONIO FOLCH DE CARDONA

2La personalidad del franciscano Antonio Folch de Cardona (1657-1724), arzobispo de Valencia desde 1700, exiliado en Viena donde siguió a la corte del archiduque y ocupó el cargo de presidente del Consejo de España, ha permanecido oscurecida precisamente por el carácter escindido, demediado, de su biografía. Con una fuerte personalidad política, el franciscano estuvo estrechamente vinculado a la reina Mariana de Neoburgo en los años anteriores a la muerte de Carlos II y fue un celoso defensor de los intereses de la iglesia, lo que le llevó a enfrentarse tanto a la Orden de Montesa como a Rafael de Macanaz, al que llegó a excomulgar. En Viena como presidente del Consejo de España se convirtió en uno de los más odiados representantes del partido español, enfrentado tanto al denominado partido alemán dirigido por Eugenio de Saboya, como a gran parte de los exiliados españoles.

  • 2 La única visión de conjunto de su biografía es la de León Sanz, 2009, p. 103-147.
  • 3 Testamento de D. Antonio Folch de Cardona. Viena, 10 de julio de 1724. A.H.N. Sección Nobleza. Fern (...)

3La biografía de Antonio Folch de Cardona está aún por escribir2, en este caso solamente nos proponemos acercar la mirada a sus inquietudes culturales y las imágenes que le rodearon, valiéndonos en gran medida de su testamento redactado en Viena3 y dando a conocer un retrato inédito, única imagen suya en la etapa vienesa. Ávido bibliófilo, acumuló sendas bibliotecas, ambas confiscadas después de su exilio o su muerte, que han llegado a ser consideradas el germen de las bibliotecas nacionales de España y Austria, en sus años valencianos llegaría a encargar una galería de retratos para la biblioteca del palacio arzobispal al pintor Gaspar de la Huerta, en Viena habitó uno de los más bellos palacios de la ciudad que amplió y para el que encargó obras a Francisco Solimena y compró otras de Tiziano o Durero. Podemos contemplar ahora el retrato que le realizaron en Viena poco antes de su muerte y acercarnos a una personalidad compleja, protector de hombres de letras, sin duda amante del lujo, un perfil cultural que todavía presenta importantes lagunas y que por ahora solamente pretendemos empezar a plantear.

LOS PRIMEROS AÑOS

  • 4 En la documentación del nombramiento como arzobispo de Valencia en 1699 un testigo dice que era “hi (...)
  • 5 Todos los entrecomillados proceden del Proceso criminal, 1788, p. 47-50. Aquí se presenta la biogra (...)

4Antonio Folch de Cardona había nacido en Valencia en 1657, era hijo natural del V marqués de Guadalest y almirante de Aragón, Francisco Folch de Cardona, y de una dama de la nobleza valenciana4. Su infancia está vinculada al castillo de Guadalest y la villa de Ondara, “con la más primorosa educación; pues aprendidos los primeros rudimentos de las letras, no hubo habilidad que no se le enseñase, y que no aprendiese”. Al fallecer su padre se trasladó a la Corte junto a su hermano Felipe, heredero del título, “donde lo bien agestado, el lleno de sus prendas, junto con ser hijo de tal padre, le hicieron bastante lugar con los más principales de esta corte” y “frecuentaba con su hermano ociosamente el Palacio y los paseos”. Intentó hacer carrera militar, sabemos que ingresó en el regimiento de la Chamberga a las órdenes del Almirante de Castilla y que participó como capitán en las campañas de Galicia y Portugal. De manera inesperada abandonó el ejército para ingresar en la orden franciscana en el convento de Palencia, “acabó los estudios con admiración de sus contemporáneos, ayudándole para sus adelantamientos una robusta salud y gran memoria, con un entendimiento claro y despejado”, llegó a ser comisario o vicario general de su orden para España y las Indias hasta que en 1699 fue nombrado arzobispo de Valencia. La mejor descripción de su carácter es la realizada por Lorenzo Folch de Cardona: “en los Claustros le tenían por extático; en las funciones literarias por maestro; en las ciudades y corte por refinado político, como también por perfecto cortesano”5.

LA BIBLIOTECA Y LA GALERÍA DE RETRATOS DEL PALACIO ARZOBISPAL

  • 6 Durante el episcopado de Folch de Cardona se debió realizar una pequeña remodelación del palacio ep (...)
  • 7 Villanueva, 1806, p. 235-236
  • 8 Sobre esto Martín Gaite, 1988 p. 90.

5Poco sabemos de la actividad de Folch de Cardona al frente de la archidiócesis antes de que se iniciase el conflicto sucesorio, pero aunque mal conocidos, en esos años no debieron escasear los proyectos culturales6. A ese respecto es significativa la apreciación de Joaquín Lorenzo Villanueva: “No era un sabio el arzobispo de Valencia D. Fr. Antonio Folch de Cardona y sin embargo con su protección florecieron allí Corachán, Tosca y otros”7. La actividad de Corachán o Tosca y con ellos de los novatores valencianos es muy anterior a la llegada a Valencia de Folch de Cardona, y probablemente fue el arzobispo el que de alguna manera debió imbuirse del ambiente de renovación que vivía la ciudad en esos años. Fue por entonces cuando se inició la construcción de la fachada de la catedral según el modelo del austríaco Conrad Rudolf para lo que mediaron informes de Tosca, Corachán y Falcó de Belaochaga. Si no se puede achacar a Folch de Cardona el origen de la renovación de las ciencias y las artes que vivía la Valencia de esos años, sí que permitió y tal vez favoreció que esta se desarrollara. Un buen ejemplo de ello es la protección que según Macanaz ejerció el arzobispo sobre un miembro del cabildo que había participado como ingeniero en la fortificación de Xàtiva y al que el arzobispo mantuvo con las mismas dignidades después de la victoria borbónica8.

  • 9 Esta es la biblioteca analizada en García Gómez, 1996.
  • 10 García Gómez, 1996b, p. 345-386.
  • 11 A esas compras habría que añadir otros pequeños lotes, como trasluce la correspondencia entre el ar (...)

6El interés de la personalidad del arzobispo se pone en evidencia por la magnitud de sus bibliotecas. Cuando llegó a Valencia ya era poseedor de 2114 volúmenes de los que realizó inventario en 1699 antes de tomar posesión del arzobispado9, pero después de instalarse en Valencia llevó a cabo una política sistemática de adquisiciones. Al poco de llegar se hizo con la biblioteca de su pariente el arcediano José Cardona, de 900 volúmenes10 y entre 1700 y 1710 realizó una serie de compras a los libreros Lasso de la Vega de Madrid y los hermanos Anisson de París por valor de 3 500 libras11. La suma de esos tres conjuntos daría lugar a la biblioteca que fue requisada cuando el arzobispo se sumó a la causa austracista en 1710 y cuya pérdida aún lamentaba el arzobispo en su testamento.

  • 12 Pradells, 1984, p. 149-187.
  • 13 No todos los libros quedarían definitivamente en la Biblioteca Nacional. En los años siguientes hic (...)

7Conocemos el contenido de esa biblioteca por el inventario realizado cuando fue requisada para ser trasladada a la corte en 1712 publicado por Pradells. Se embalaron 6 630 volúmenes, más las colecciones de medallas y mapas, en 161 cajas y 13 líos donde se incluían las estanterías, con un peso total de 1373 arrobas y 25 libras que se dirigían en 11 galeras hacia la Corte12. Fue así como la biblioteca valenciana de Antonio Folch de Cardona se convirtió, como las de otros destacados austracistas, en el origen de la Real Biblioteca y la posterior Biblioteca Nacional de España13.

  • 14 Rodriguez, p. 208.
  • 15 La primera referencia en Montoya Beleña, 2003 y López Azorín, 2006, p. 55.

8Sabemos por que la biblioteca no incluía solamente libros, sino también colecciones de medallas y mapas, como era común en algunas de las bibliotecas de su tiempo. También la biblioteca del marqués de Villatorcas se caracterizaba por la “hermosura de globos, mapas y esferas”14, en ambos casos se une a la bibliofilia el interés por las antigüedades, la numismática y la geografía. Pero a los libros, medallas y mapas aún habría que unir otro conjunto que no llegó a ser trasladado a la Corte, la galería de retratos encargada por el arzobispo al pintor Gaspar de la Huerta para ser situada en la biblioteca arzobispal. Al igual que sucedió con los libros encargados en Madrid o París, el arzobispo no llegó a satisfacer su importe y en 1706 el pintor reclamaba su cobro. Así sabemos que el 24 de julio de 1704 el arzobispo había encargado al pintor Gaspar de la Huerta 32 lienzos de “tres o cuatro palmos” que en 1706 se hallaban en la librería del palacio. Los temas eran “los seis doctores de la iglesia latina, los seis doctores de la iglesia griega (...) otro de la Concepción con el padre Escoto; otro del Patriarca, Santo Domingo y San Francisco, otro de la impresión de las llagas de este, otro de San Antonio de Padua, otro de San Bernardino de Sena, otro de San Juan de Capistrano, otro del Papa Sixto quinto, otro del Papa Sixto quarto, otro de Nicolas quarto, otro del Papa Alejandro quinto, otro del Cardenal Cisneros, otro del Cardenal Muro, otro del Cardenal Aureolo, otro del cardenal Pisano, otro del Padre Alejandro de Ales, otro del Padre Nicolas de Lira, otro de Ocampo, otro de Mayna, otro de Ricardo de Mediavila, otro de Poncio Carbonelo, otro de Capreolo y otro de Raymundo Lulio (...)”15.

9El hecho de que el arzobispo encargase las pinturas destinadas a la biblioteca arzobispal junto a la compra sistemática de libros pone de manifiesto lo decidido de su empeño creando una biblioteca en la que la escritura y las imágenes quedasen asociadas siguiendo precedentes que van desde los studiolos renacentistas a la colección de retratos encargada por Federico Borromeo para la Biblioteca Ambrosiana de Milán. Los personajes representados ponen de manifiesto que Folch de Cardona sigue siendo por encima de todo un franciscano e invitan a ver su biblioteca y la galería de retratos que la acompaña más que como la biblioteca arzobispal valentina, como se la ha denominado en ocasiones, como la biblioteca personal de un franciscano. En los temas se evidencia el respeto a la tradición legislativa de la iglesia, los santos y las devociones franciscanas, papas franciscanos y teólogos y eruditos en la mayoría de los casos también franciscanos o próximos a la orden.

10Gaspar de la Huerta se hace cargo de la realización de la serie como antes lo había hecho de otras galerías de retratos, con toda probabilidad de la galería genealógica de la familia Cervellón realizada en torno a 1674 y en 1699 la galería de diez santos y reyes de Valencia para la capilla de la Virgen de los Desamparados, sin duda el taller de Gaspar de la Huerta había alcanzado una cierta especialización en este tipo de trabajos.

LA GUERRA DE SUCESIÓN

11La posición del prelado a lo largo de la Guerra de Sucesión sigue siendo un tema controvertido, su inicial –aunque no sabemos si sincero– acatamiento de la autoridad borbónica y su posterior adhesión a la causa del archiduque tradicionalmente atribuido a su durísimo enfrentamiento con Macanaz, sigue siendo objeto de estudio.

  • 16 Escartí, 2007, p. 95.
  • 17 Escartí, 2007, p. 265.
  • 18 Sobre el enfrentamiento con Macanaz, véase Martín Gaite, p. 90-148.

12El arzobispo permaneció en Valencia, en principio fiel a la autoridad borbónica hasta que la ciudad y el palacio arzobispal fueron tomados por los austracistas. El 2 de enero de 1706 abandonó la ciudad16 instalándose temporalmente en Biar y trasladándose posteriormente a la Corte. El arzobispo no volvería a Valencia hasta el 24 de mayo de 170817, pero la abolición de los antiguos fueros y la imposición de los decretos de Nueva Planta pronto le originaron conflictos con las autoridades. Su oposición a las pretensiones de Macanaz, nombrado juez de confiscaciones de Valencia, celoso defensor del regalismo, desembocó en acusaciones mutuas de falta de respeto a la religión y deslealtad al rey que se dirimían en la chancillería de Valencia y que supusieron la excomunión del político18.

  • 19 Martín Gaite, p. 148.

13Coincidiendo con la polémica, el arzobispo se trasladó a la Corte en marzo de 1709 para asistir al juramento del príncipe de Asturias y allí se encontraba aún en septiembre cuando se produjo la entrada de los partidarios del archiduque. El 26 de septiembre el archiduque Carlos llegó a Madrid y el arzobispo fue uno de los primeros que se presentó a besar su mano, a partir de ese momento su biografía quedaría unida al pretendiente austríaco. Cuando el archiduque tuvo que abandonar Madrid en dirección a Barcelona el arzobispo marchó con él. La retirada no debió ser fácil, las memorias de Macanaz afirman que perdió sus equipajes y joyas en la huída tras la batalla de Villaviciosa el 10 de diciembre de 171019. Tras una breve estancia en Barcelona, cuando el archiduque partió rumbo a Italia el 27 de septiembre de 1711 para ser coronado emperador en Frankfurt como Carlos VI, el arzobispo abandonó España con él para nunca volver.

EL EXILIO EN VIENA

  • 20 La bibliografía sobre el ambiente político de los españoles en Viena comienza a ser abundante, son (...)
  • 21 Citado por Alcoberro, 2003, p. 125.

14Si polémico había sido el papel de Folch de Cardona en el arzobispado de Valencia por su enfrentamiento con Macanaz, no lo iba a ser menos su exilio vienés. El arzobispo asumió la presidencia del Consejo de España, debió encabezar una de las facciones del denominado partido español y ello le supuso el enfrentamiento al grupo liderado por el marqués de Rialp20. Es en ese contexto en el que hay que entender algunas de las descripciones de su carácter que en todo caso ayudan a definir el ambiente del que se rodeó el prelado. Francesc de Castellví llega a decir de él que “al llegar el arzobispo a Viena tenía en dos baulicos llamados tigres 18 mil doblones, joyas, servicio de plata de valor”21, estas acusaciones de vivir rodeado de lujos y riquezas eran especialmente dolorosas pues el arzobispo como presidente del Consejo de España era el encargado de repartir las ayudas a los españoles que habían tenido que exiliarse después de la guerra y que en muchos casos vivían casi en la miseria.

  • 22 Negri, 1816, p. 275-276.
  • 23 Altra volta l’Imperatore gli disse: So che spesso siete a pranzo dall’Arcivescovo di Valenza mio pr (...)
  • 24 “Ha lasciato un Nome infamissimo per le tante ribalderie, e scelleragini, che si sono scoverte dopo (...)

15Pese a las críticas que recibió, el arzobispo fue alabado por artistas y literatos. Uno de ellos, el erudito veneciano que ocupaba el cargo de cronista o poeta cesáreo, Apostolo Zeno, tenía la costumbre de comer con él todos los viernes de Cuaresma22, esa relación llegó a llamar la atención del emperador que interrogó a Zeno a propósito del arzobispo, al que Carlos VI consideraba un hombre docto pero que tenía el defecto de hacerse odiar por todo el mundo23. El juicio del emperador de Folch de Cardona como un hombre odiado por todos no parece exagerado si lo comparamos con el de Pietro Giannone que hace referencia a las canalladas y perversiones descubiertas tras su muerte, “non si ricorda morte cotando gradita da tutti universalmente”24.

16El arzobispo debió estar rodeado en Viena de un numeroso grupo de exiliados con los que compartía lazos familiares. El más cercano de ellos era sin duda el conde de Cervellón, al que llama sobrino y considera su heredero y del que recuerda en su testamento “lo que le he devido en tantos y tan prolijos viajes caminando unidos en nuestras largas peregrinaciones”, pero también cita como sus sobrinos a los condes de Sástago y de Eril, como primo al príncipe de Cardona y como parientes a la condesa Carafa, la marquesa de la Casta y la condesa de Eril además de la propia condesa de Cervellón.

Palacio del Arzobispo de Valencia en Viena, Vera et accurata delineatio... Salomon Kleiner, 1725 (versión coloreada).

EL PALACIO DEL ARZOBISPO DE VALENCIA EN VIENA

  • 25 El “Prospectus atrii, et aedificii ad hortum Archi-Episcopi de Valentia”, delineado por Salomon Kle (...)

17Como presidente del Consejo de España en Viena, el arzobispo se convirtió en uno de los más altos dignatarios de la corte, con un sueldo de 30.000 florines al año que le permitió comprar en 1716 el antiguo palacio Strozzi, conocido a partir de ese momento como palacio del arzobispo de Valencia. Un grabado de Salomón Kleiner nos ha dejado la imagen del edificio en esos años25 y un vivo retrato de cual debió ser el ambiente de refinamiento en que se movió Folch de Cardona.

  • 26 Sobre el palacio véase ahora Lorenz, Rizzi, 2007.

18El palacio era una villa o residencia de verano construida entre 1699 y 1702 para la condesa Katharina Strozzi en medio de un gran jardín26. La condesa murió en 1714 y su sobrino, el conde Johann Ludwig von Khenvenhüller, la vendió al arzobispo.

Palacio Strozzi, Viena, antes de ser adquirido por el arzobispo (1704-16).

Estado actual del palacio del arzobispo de Valencia en Viena, fachada principal.

19El palacio Strozzi, hoy totalmente modificado, presentaba una fachada a la calle precedida por una “cour d’honneur” a la francesa, y otra posterior que daba a un amplísimo jardín también cuidadosamente ordenado. La fachada principal estaba presidida por una magnífica escalinata mixtilínea que permitía el acceso al “piano nobile” bajo la que se situaba el acceso a la “sala terrena” con una pintura al fresco de motivos vegetales recientemente redescubierta. Una escalera similar –aunque mucho más discreta– se situaba en la fachada posterior.

Estado actual del palacio del arzobispo de Valencia en Viena, fachada trasera.

20La localización de unos planos de la disposición original del edificio y su comparación con el grabado de Kleiner han permitido confirmar la ampliación del edificio realizada por el arzobispo probablemente al poco tiempo de adquirirlo. En su testamento Folch de Cardona hace un legado a D. Joseph Muñoz “respecto de lo mucho que a travajado en perficionar dicha casa y su obra” dejándole “los campos que compré en el jardín y la casa de enfrente de dicho jardín”. El arzobispo debió ampliar el palacio con dos alas laterales ligeramente adelantadas respecto al cuerpo principal respetando el mismo vocabulario de la arquitectura preexistente que ha sido puesta en relación con Johann Lucas von Hildebrandt. Estas alas presentan sendos accesos a la planta baja del edificio. Sabemos que el palacio estaba distribuido de forma regular, tenía una capilla y una sala adornada con estucos y habitaciones revestidas con mármoles.

  • 27 Pisani, 1998.

21Es difícil saber qué tipo de obras de arte albergaba al palacio y cuales fueron adquiridas por Folch de Cardona. En 1721 el arzobispo intercambiaba correspondencia con el pintor napolitano Francesco Solimena a propósito del encargo de dos pinturas de las cuales solamente conocemos el tema de una de ellas, “S. Francesco nelle Stigmate nella Rocca di Alvernia”, sin duda se trataba de dos lienzos de tema franciscano que debían formar una pareja o pendant27. Solimena era uno de los pintores napolitanos cuya obra era solicitada con más frecuencia desde la corte vienesa, Nápoles era por entonces un territorio bajo la jurisdicción austriaca gobernado precisamente a través del Consejo de España presidido por Folch de Cardona.

22Poco sabemos del resto de la colección pictórica del arzobispo, el testamento se limita a establecer que se vendiesen “todos los muebles de mi casa de la ciudad”, “como son plata, tapicerías y demás menaje de casa, como también coches, caballos, guarniciones y demás cosas pertenecientes a la caballeriza y generalmente todas las alajas que encontraren”. Solamente aparecen en el testamento las donaciones concretas, al emperador cede dos cuadros, “uno de Nuestra Señora con varios santos que se dize ser del Tiziano y otro del Descendimiento de la Crus que se tiene por de Tintoretto”, al marqués de Rialp le cede “la imagen de Nuestra Señora que está en el jardín en la pieza alta donde yo dormía enfrente de la cama y se compro del Duque de Useda” y al conde de Zavalla cede “las dos imágenes pequeñas que compré del Duque de Useda y disen ser de Alberto Duro”.

  • 28 En el inventario post mortem de Uceda aparecían “tapices, cortinas y alfombras, instrumentos de mús (...)

23La posesión de obras de Tiziano, Tintoretto o Alberto Durero pone en evidencia el ambiente de exquisitez en que se movía el arzobispo y el grupo de exiliados españoles. La pintura veneciana, en este caso Tiziano y Tintoretto, estaba ampliamente difundida en Viena y una buena muestra de la consideración que despertaba es el hecho de que los dos lienzos se regalen al emperador. Por desgracia, la vaguedad de la descripción nos impide identificar las obras concretas y su posible permanencia en las colecciones vienesas. Llama la atención que entre las pinturas que cita el arzobispo se aluda a dos que habían sido propiedad del duque de Uceda, fallecido en Viena en julio de 1718. Juan Francisco Pacheco Téllez Girón, IV duque de Uceda por su matrimonio, era embajador ante la Santa Sede cuando se sumó a la causa austracista. Uceda era tan aficionado a los libros como el arzobispo y al igual que a éste, su biblioteca le había sido confiscada y pasaría a engrosar los fondos de la Biblioteca Nacional de España. En Viena fue nombrado encargado de la Tesorería General del Consejo de España y allí reunió una nueva biblioteca dedicada especialmente a las matemáticas y la astronomía y una importantísima colección de pinturas28. El arzobispo debió comprar algunas de estas obras a la muerte del duque, al menos la imagen de Nuestra Señora y dos imágenes pequeñas atribuidas a Durero.

24En la primera versión de su testamento, el arzobispo donó “la casa y jardín en que oy vivo y estoy con todos los muebles y con todas las circunstancias con que yo la poseo” a las hijas de los condes de Cervellón, Maria Antonia y Laura Mariana, cediendo el usufructo a sus padres. Esa disposición es revocada un día después, “haviendo bien considerado y echa refleccion a las obligaciones muchas de conciencia que tengo” sustituyéndola por una manda o legado de 15.000 florines sobre la venta del palacio. El arzobispo debía haber acumulado una importante deuda ya que establece que el conde de Cervellón puede quedarse con el jardín “pero con la obligación de pagar a la ciudad todo lo que se le debe. De esta manera el palacio acabó pasando, al igual que la biblioteca, a manos del emperador, la emperatriz Maria Teresa lo cedería años más tarde al conde de Chotek, y en 1840 pasó a ser una propiedad pública que desde entonces ha sido objeto de diferentes ampliaciones y remodelaciones según sus sucesivas funciones y que hoy lo hacen casi irreconocible.

LA BIBLIOTECA VIENESA

  • 29 Alcoberro, 2003, p. 126.

25La bibliofilia del arzobispo de Valencia, que le había llevado a acumular una importante biblioteca confiscada en España no iba a decaer en el exilio. En Viena el arzobispo continuó adquiriendo libros, formando una copiosa biblioteca que a partir de 1717 estuvo a cargo del exiliado Joan Castells29. En su testamento, Folch de Cardona pone en evidencia su preocupación por esta biblioteca, “que está en el cuartel de la ciudad que yo abito”. La intención del arzobispo era que se trasladase “al convento de San Francisco de Palencia”, insistiendo en que “no se pierda ni defraude libro alguno” y hace alusión a la persona que debía encargarse de ella “Don Juan Antonio de Biesma” que debía encargarse de realizar el inventario o catálogo. El arzobispo se dirige expresamente al emperador para que no se contravenga su voluntad, ya que “ya tuve las facultades apostólicas necesarias para la formación y dedicación de esta librería” recordando que “me tomaron una librería mucho más copiosa que ésta que tenía en la casa arzobispal de Valencia”, “bien entendido que si S. Magestad gustare de servirse de algunos libros de esta librería elija por si mismo (...) los libros que se dignare de admitir de mi humilde reconocimiento executandose con los demás lo que tengo dispuesto”.

Indice de la Bibliotheca Cardoniana, Österreichische Nationalbibliothek, Cod. 11.890, fol. 3r.

  • 30 Grosse Bibliophile 1969; Nieto Nuño, 1987.
  • 31 Nieto Nuño llega incluso a insinuar la posibilidad de que el emperador intentase comprar también lo (...)

26El arzobispo tenía razones para desconfiar, su intención de que la biblioteca fuera inventariada, encajonada y conducida a uno de los puertos de Italia para ser trasladada a España no se llevará a cabo y los libros pasarán a formar parte de la Biblioteca Imperial Austriaca. Según las investigaciones de Nieto Nuño30 el emperador mostró interés en hacerse con la biblioteca, comprándola al convento de San Francisco de Palencia, éste pidió permiso para disponer de los libros y el 13 de marzo de 1725 la Sacra Congregación del Concilio de Trento en Roma dictó un decreto favorable a la petición. Los libros fueron tasados en 8 226 florines y la venta se realizó el 27 de febrero de 1726. En representación del emperador actuó el Prefecto de la Biblioteca Palatina, Pio Nicolás Garelli31.

Modelo de la Biblioteca Imperial, decoración al fresco de la Prunksaal de la Biblioteca, Daniel Gran, 1730.

  • 32 Nieto Nuño, 1987, p. 231-235.

27El catálogo de la biblioteca del arzobispo suma 3 769 obras, algunas de ellas de varios volúmenes, aproximadamente la mitad son libros religiosos, abundan los manuscritos, incunables y ediciones de los primeros tiempos de la imprenta32. Nieto Nuño ha reproducido el inventario completo de este fondo donde aparecen los libros de aquellos a quienes el arzobispo había querido ver representados en la galería de retratos del palacio arzobispal valenciano como es el caso de los doctores de la iglesia, el cardenal Cisneros, Nicolás de Lira, Alejandro de Hales, Florián de Ocampo, Ramón Llull o Juan Duns Scoto, sorprende la abundancia de libros de Cornelis Jansen, muestra su inclinación por libros exquisitos como las reconstrucciones del templo de Salomón de Prado y Villalpando o Flavio Josefo. Abundan los textos españoles, incluso los publicados muy recientemente en un tiempo en que las relaciones entre el Imperio y la corona española aún no se habían normalizado y se hace especial incidencia en la historia valenciana, es el caso de Zurita, Escolano, Beuter o Diago. Evidentemente abundan los clásicos como Plinio, Tito Livio, Suetonio o Julio César y tienen un protagonismo importante las obras alusivas a la geografía, desde el Theatrun Orbis Terrarun de Ortelius a las Civitates Orbis Terrarum. Entre sus contemporáneos destacan obras históricas como las de Mabillon y Muratori, obras numismáticas como las de Goltzius o de antigüedades como Montfauçon.

28La biblioteca cardoniana fue depositada en una galería del palacio imperial hasta que en 1736 se trasladó al nuevo edificio construido por Fischer von Erlach. El caso peculiar de Cardona no es el de uno de tantos bibliófilos del siglo XVIII, tanto su biblioteca española como la vienesa tenían la suficiente importancia como para ser consideradas la génesis de las bibliotecas nacionales de España y Austria.

UN RETRATO EN VIENA

  • 33 Joane Baptista Carusio había publicado en 1720 la Historie Saracenico-Sicule con una carta dedicato (...)
  • 34 Cusani, 1864, p. 230-231, Cremonini, 1997.

29El arzobispo Folch de Cardona debió cultivar en Viena amistad con intelectuales y eruditos atraídos tanto por su fama de bibliófilo como por las posibilidades de promoción que suponía la cercanía al presidente del Consejo de España. El escritor veneciano Apostolo Zeno que ostentó el cargo de poeta cesareo entre 1718 y 1729, lo calificaría como “persona, che quanto è gloriosa per la sua singolare dottrina, altretanto favorisce e protege le persone dotte e le cose loro”33. Zeno tenía motivos para alabar al arzobispo, formaba parte de su círculo íntimo y obtuvo de él algunos favores. En 1721 un grupo de nobles milaneses creó la denominada Società Palatina, que se reunía en el palacio del conde de Tainate, Carlo Archinto. Una de las finalidades de la sociedad, a medio camino entre la editorial y la academia erudita, iba a ser la difusión de la obra de Ludovico Muratori y singularmente la publicación de la monumental obra Rerum Italicarum Scriptores. Apostolo Zeno había sido uno de los impulsores de la iniciativa pero no fue el único de los implicados en el proyecto relacionados con el arzobispo. Carlo Archinto era consejero del emperador Carlos VI, Grande de España y Caballero del Toisón de Oro, y mantenía una buena relación con Folch de Cardona. Al parecer el arzobispo asumió un papel de intermediario entre el emperador, el gobernador de Lombardía Gerolamo Colloredo y la sociedad. Fue a través suyo como el emperador autorizó a la sociedad a denominarse “palatina” y a instalar su tipografía en el Palacio Real34.

30La publicación de los Rerum Italicarum Scriptores de Muratori fue una de las grandes empresas editoriales del siglo XVIII que la Società quiso agradecer al presidente del Consejo de España. Fue esta la razón por la que el tercero de los tomos fuese dedicado al arzobispo –el anterior lo había sido al emperador y el siguiente se dedicaría a Eugenio de Saboya–, encabezado por el retrato de Folch de Cardona realizado por Antonio Daniele Bertoli y seguido de la dedicatoria redactada por Filippo Argelati, bibliotecario boloñés, prefecto de la biblioteca ambrosiana y socio fundador de la sociedad, de la que era el encargado de la dirección tipográfica.

  • 35 Alcolea, 1777, p. 314, el libro incluye una pequeña biografía de Folch de Cardona “En todos estos p (...)
  • 36 Samek Ludovici, 1975.
  • 37 El sello de Folch de Cardona en Olmos Canalda, 1949, p. 225.

31Hasta ahora el único retrato conocido del arzobispo era el de la galería de retratos de la catedral de Valencia realizado por Evaristo Muñoz. Sabemos de la existencia de otro del cual desconocemos el paradero, se trataba de un retrato de cuerpo entero situado en la escalera del Colegio Mayor de San Pedro y San Pablo de Alcalá de Henares, del cual Folch de Cardona fue colegial mayor35. La iniciativa de la Società Palatina nos permite contemplar su efigie en los últimos años de su vida. El retrato, realizado por Antonio Daniele Bertoli y grabado por Andrea Zucchi36, se presenta en un marco ovalado sobre una sencilla repisa. El arzobispo aparece en una posición ligeramente escorzada, ataviado con la muceta abotonada en la que destaca solamente el pectoral y cubierto con el solideo. Es el retrato de un hombre en la edad madura, de ojos cansados, nariz prominente y largos cabellos pero todavía arrogante. En la parte inferior del marco se sitúa el escudo del arzobispo, ligeramente diferente del utilizado en su sello de la catedral de Valencia y en el retrato de la galería arzobispal37. Se repiten los tres cardos de los Cardona, las barras de Aragón, la cadena de oro puesta en cruz, aspa y orla propia de Navarra, las águilas del reino de Sicilia y las vacas pasantes de Bearn. Encima se sitúa un sobeescudo con la impresión de las llagas de San Francisco, haciendo alusión a la condición de franciscano, la corona y la cruz trebolada, timbrado con el capelo de diez nudos propio de los arzobispos.

  • 38 Österreichische Nationalbibliothek. Bildarchiv., Sig. PORT_00081571_01.

32El retrato descansa sobre una repisa con un espacio en blanco, conocemos otra versión suelta del grabado conservada en la Biblioteca Nacional Austriaca en la cual ese espacio vacío ha sido ocupado por una inscripción: “Fr. Antonius Folch Cardonius Archiep. Valentinus, Carolo VI Imp. A. Penitior. Consiliis Hispanici consessus Praeses”38.

Retrato de Antonio Folch de Cardona en Rerum italicarum scriptores tomus tertius, 1723, diseñado por Antonio Daniele Bertoli y grabado por Andrea Zucchi.

EL ENTERRAMIENTO

  • 39 Nieto Nuño, 1987, p. 197-199.
  • 40 Don Pedro Morrás, marqués de Onrrubia, destacado militar austracista y embajador en Turín, se había (...)
  • 41 Juan Antonio de Alvarado fue secretario para la negociación de Nápoles del Consejo de España, Alcob (...)

33El arzobispo murió en su palacio el 22 de julio de 1724. El Wienerisches Diarium del día 26 ofrecía una narración de sus exequias. La carroza fúnebre con los restos del arzobispo fue conducida desde su palacio a la puerta de Carinthia, desde allí tomo el camino de la iglesia de San Jerónimo de los franciscanos reformados donde se celebrarían las funciones religiosas39. Este era el lugar donde, según su testamento, debía depositarse temporalmente su cuerpo hasta que en cuanto fuese posible se trasladase al “convento y iglesia de Ntra. Sra. de los Angeles en Porciuncula”. La basílica de Santa María de los Angeles se había construido cerca de Asís a partir de 1569 para preservar la memoria de los lugares santos vinculados a la vida de San Francisco, las capillas de la Porciúncula, el Tránsito y el Rosal. Folch de Cardona había deseado trasladarse allí en vida, D. Pedro Morras, marqués de Onrubia40 y D. Juan Antonio de Alvarado41 habían sido los intermediarios para organizar el traslado, pero éste no llegó a realizarse “por los embargos y estorvos que se interpusieron”.

34El convento de la Porciuncula iba a recibir 4 000 florines para la realización de 2 000 misas por el alma del difunto y cinco misas cantadas cada año. Se destinarían al convento “los ornamentos nuevos que he hecho haser en Milan”, esperando que pudiesen admitirse a pesar de su coste “porque en España para la sacristías y para la iglesia, no hay límite en la preciosidad de los paramentos sacros”. También encargaba que se compusiese un relicario con sus “muchas y varias reliquias” destinado al mismo convento y especialmente cedía la reliquia de Santa Rosalía que le había regalado la ciudad de Palermo, las dos de San Carlos Borromeo y la del glorioso San Pedro Regalado.

  • 42 Pérez Sánchez, 1997, p. 59.

35No sabemos que sucedió con el resto del legado, pero los ornamentos encargados en Milán nunca debieron llegar a su destino, con toda seguridad aun no estaban pagados, tal vez por ello o porque la basílica de Asís no quiso aceptarlos, su historia se tornó más compleja. En 1727 llegaba a Murcia un enigmático personajes que se titulaba barón, Jerónimo Sanz, de origen valenciano. Austracista exiliado en Lombardía, se presentaba como Secretario de Guerra del emperador Carlos VI en la ciudad de Milán. Su presencia en Murcia tenía por objetivo vender a la catedral un terno encarnado de raso liso bordado en plata y oro, además de otros ornamentos, que se habían fabricado en Milán para don Antonio Folch de Cardona y que después de su muerte habían quedado sin destinatario. El conjunto fue adquirido por doce mil reales de vellón, con un descuento de 1 500 reales respecto a la cantidad pedida en principio. Los propios canónigos hicieron alusión a la gran oportunidad de adquirir unos ornamentos espléndidos primorosamente bordados por un precio realmente bajo, ya que el vendedor necesitaba desprenderse de la pieza. El cabildo utilizó como argumento para bajar el precio el hecho de que fuese necesario suprimir las armas del arzobispo Folch de Cardona por las de la catedral de Murcia42. La azarosa peripecia de ese terno hoy perdido es casi una metáfora de las complejas vicisitudes del exilio austracista.

  • 43 Guasti, 1882.

36A la hora de hacer referencia a su sepultura en Asís, el arzobispo pedía en su testamento “una pobre y humilde sepultura entre los demás religiosos de dicho convento, sin ninguna distinción, ornato, ni vanidad, sino como al mas humilde de sus religiosos”. Según Cesare Guasti el sepulcro finalmente construido se limitó a “due putti piagnenti e spegnenti una face” realizados en estuco por Gioachinno Grampini, un especialista en el trabajo del estuco de Foligno43, por desgracia, también ese sepulcro se perdió en las reformas realizadas en la basílica.

  • 44 La redacción de este epitafio suscitó una interesante correspondencia entre el conde de Cervellón, (...)

37El traslado del cuerpo a Asís no debió realizarse hasta 1727, fue entonces cuando el conde de Cervellón, su pariente, heredero y fiel acompañante en los años de Viena, redactó la inscripción que debía figurar en la tumba y la envió a Valencia a través de su hermano para ser revisada por el deán Martí. El texto de la inscripción fue duramente criticado por el deán que encontró numerosas incorrecciones en el latín del aristócrata, estas correcciones debieron mostrarse después a Jose Manuel Miñana que les quitó importancia y las atribuyó a la maledicencia de Martí, el conde contestó al deán sintiendo no poder complacerle totalmente en la corrección de los errores, pero esto fue suficiente para que el deán diese por rota la amistad44 y la correspondencia, la relación solamente se reanudaría años después a través de Mayans. Una muestra más de las complejas pero nunca interrumpidas relaciones entre el exilio vienés y el ambiente valenciano.

EL LEGADO A LA CATEDRAL DE VALENCIA

38El arzobispo no se olvidó en su testamento de la ciudad de Valencia, además de “los demás roquetes, albas y otros paramentos sacros” que quiso se enviasen “a mi iglesia de Valencia”, el obispo destinó doce mil florines a “la fábrica y adorno” de la capilla de San Luis Obispo en la catedral. El administrador de la obra debía ser D. José Castelví Coloma, arcediano y canónigo, hermano del conde de Cervellón, siempre sujetándose a la idea del cabildo.

  • 45 La capilla albergaba los restos del santo que habían sido llevados a Valencia como botín de guerra (...)
  • 46 Sanchis Sivera, 1909, p. 283, A.C.V. Pahoner. Especies Perdidas, T. XI, p. 115.

39Las obras de la capilla de San Luis Obispo no se acometerían hasta mucho después. La capilla se hallaba pendiente de una renovación desde que en 1696 se había decidido intercambiar su emplazamiento con la capilla de San Pedro45. Por entonces su altar había quedado reducido a un retablo de talla sin dorar que mandó hacer el canónigo D. Ramón Mascarell. En 1762 el cabildo cobró los atrasos de algunos censos correspondientes a la etapa del arzobispo Folch de Cardona y decidió iniciar la remodelación de la capilla. Estas obras consistentes en una capilla cupulada con camarín construida por Felipe Rubio, el dorado del retablo, la construcción de una reja y la colocación de unos lienzos encargados a José Vergara iban a tener una vida muy efímera, pues desaparecerían con la remodelación de la catedral comenzada en 1774 por Antonio Gilabert46.

  • 47 A.C.V., Legajo 56:2.

40En el archivo de la catedral de Valencia se conserva el inventario del legado del arzobispo, los paramentos incluyen tres pontificales completos de tisú, casullas de seda y damasco con galones de oro, túnicas, medias, mitras o roquetes. Pero el volumen más importante de legado era el de las joyas, las cruces pectorales, anillos y cadenas, con diamantes, rubíes, esmeraldas, amatistas de Bohemia, brillantes, zafiros o topacios. Todas las joyas fueron cuidadosamente desmontadas y pesadas en 1729 antes de ser remitidas a Valencia47, un voluminosísimo legado del que por desgracia tampoco sabemos su destino final.

Encabezamiento de la dedicatoria al arzobispo en Rerum italicarum scriptores tomus tertius, 1723.

EL RETRATO PÓSTUMO

41El único retrato con el que contábamos hasta ahora de Don Antonio Folch de Cardona era el conservado en la galería de retratos de obispos de la Sala Capitular de la catedral de Valencia, del que se conoce también alguna copia. Como venía siendo habitual, esos retratos se encargaban una vez el arzobispo abandonaba la sede valenciana y se atenían al modelo que estableció Juan de Juanes al iniciar la serie en el siglo XVI. En el caso Antonio Folch de Cardona, éste siguió siendo arzobispo de Valencia hasta su muerte en Viena, solamente entonces se designó un sucesor y se encargó un retrato suyo para colocar en la galería.

  • 48 Sanchis Sivera, 1909, p. 538. Cots Morató, 2007.

42Fue Sanchis Sivera quien apuntó por primera vez el nombre del autor del retrato, Evaristo Muñoz, y recientemente Francisco Cots ha publicado la noticia documental48. Muñoz, continuador de la academia creada por su maestro Conchillos en Valencia, fue uno de los pintores más prolíficos de la primera mitad del siglo XVIII y no es extraño que se le encargase el retrato que como ya hemos apuntado seguía el modelo y el tamaño de los que había iniciado Juan de Juanes dos siglos antes, con las vestiduras y ornamentos propios del cargo, el arzobispo aparece de frente y en actitud de bendecir, el letrero en la parte inferior expone en torno a su escudo, una escueta biografía.

43El retrato se realizó en 1724, y no sabemos si para llevarlo a cabo el pintor pudo contar con algún tipo de modelo, pues aunque la fisonomía del arzobispo podía ser recordada por muchos valencianos, hacía quince años que había salido de España. De esa manera, la que hasta ahora ha sido considerada única imagen del arzobispo no es también sino una imagen figurada, evocada desde la distancia, probablemente deformada y poco entendida, la manera en la que a lo largo de los años se ha ido construyendo la biografía escurridiza de Antonio Folch de Cardona.

Bibliographie

Alcoberro, 2003: A. Alcoberro, L’exili austracista (1713-1747), 2 vol., Barcelona, 2003.

Alcoberro, 2009: A. Alcoberro, “Conseqüències de la Guerra de Successió en el patrimonio artístic i cultural: repressió interior i continuïtat en el exili”, en SOCIAS, I. (ed.), Conflictes bèl· lics, espoliacions, col· leccions, Universitat de Barcelona, Barcelona, 2009, p. 13-30.

Alcolea, 1777: N.A. Alcolea, Seminario de nobles, taller de venerables y doctos, el colegio mayor de S. Pedro y S. Pablo, fundado en la Universidad de Alcala de Henares..., Madrid, 1777.

Barrio Gozalo, 2003: M. Barrio Gozalo, “Los obispos del reino de Valencia en los Siglos Modernos (1556-1834). Aspectos Sociológicos”, Revista de Historia Moderna. Anales de la Universidad de Alicante, 21, 2003, p. 7-55.

Cots Morató, 2007: F. Cots Morató, “Plateros en la catedral de Valencia durante el siglo XVIII”, en J. Rivas Carmona (coord.), Estudios de Platería, San Eloy 2007, Universidad de Murcia, Murcia, 207, p. 65-89.

Cremonini, 1997: Cinzia Cremonini, “L.A. Muratori e la società Palatina. Considerazioni su cultura e politica a Milano tra Sei e Settecento”, en M.B. Castellotti, E. Bressan y P. Vismara (eds.), Politica, vita religiosa, carità. Milano nel primo Settecento, Jaca Book, 1997, p. 185-212.

Cusani, 1864: F. Cusani, Storia di Milano dall’origine ai nostri giorni, vol. 3-4.

Das florierende Wien. Vedutenwerk in vier Teilen aus den Jahren 1724-37, Harenberg, Dortmund, 1979.

Escartí, 2007: V.J. Escartí, El diario (1700-1715) de Josep Vicent Ortí i Major. Estudio y edición, Bancaja, Valencia, 2007.

García Gómez, 1996a: Maria Dolores García Gómez, La biblioteca de Antonio Folch de Cardona, Universidad de Alicante, 1996.

García Gómez, 1996b: Maria Dolores García Gómez, “La biblioteca del canónigo de Valencia Don Joseph de Cardona”, Revista de Historia Moderna, 15, 1996, p. 345-386

Giornale de’letterati d’Italia, t. XXXV, 1723.

Grosse Bibliophile des 18. Jahrhunderts. Prinz Eugen von Savoyen, Georg Wilhelm von Hohendorf, Antonio Folch de Cardona. Ausstellungskatalog. Wien, Österr. Nationalbibliothek 1969.

Guasti, 1882: Cesare Guasti, La basílica de Santa Maria degli Angeli presso la città d’Assisi, 1882.

Laurencín, 1919: F. R. de Uhagón, Marqués de Laurencín, “Los almirantes de Aragón: datos para su cronología”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 74, 1919, p. 306-375.

León, 2002: M. Virginia León Sanz, “Cultura española y poder político en la Corte de Viena del emperador Carlos VI (1711-1740)”, Reales Sitios, 152, 2002, p. 30-47.

León, 2003: Virginia León, Carlos VI. El emperador que no pudo ser rey de España, Aguilar, Madrid, 2003.

León, 2009: Virginia León Sanz, “Fray Antonio Folch de Cardona, un arzobispo valenciano en la presidencia del Consejo de España en Viena (1657-1724”, Callado Estela, E. (ed.), Valencianos en la historia de la iglesia III, Facultad de Teología San Vicente Ferrer, Valencia, 2009, p. 103-147.

López Azorín, 2006: Maria José López Azorín, Documentos para la historia de la pintura valenciana en el siglo XVII, Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, Madrid, 2006.

Lorenz, Rizzi, 2007: H. Lorenz, W. G. Rizzi, “Das Barocke Gartenpalais Strozzi in Wien”, Österreichische Zeitschrift für Kunst und Denkmalpflege, 4, 2007, p. 439-455.

Martín Gaite, 1988: Carmen Martín Gaite, El proceso de Macanaz. Historia de un empapelamiento, Anagrama, Barcelona, 1988 (1a ed. 1969).

Martín Velasco, 2006: M. Martín Velasco, “La documentación histórica y la publicística del siglo XVIII. El IV Duque de Uceda y su correspondencia con don Félix de la Cruz Aedo”, Documentación de las Ciencias de la Información, 2006, 29, 141-164.

Mayans y Siscar, 1973: Gregorio Mayans y Siscar, Epistolario, Vol. III, Mayans y Martí, Valencia, 1973.

Montoya Beleña, 2003: Santiago Montoya Beleña, “Algunas pinturas de Gaspar de la Huerta Martínez (1645-1714) en la Comunidad Valenciana. Gandía, Caudiel y Segorbe”, Archivo de Arte Valenciano, 84, 2003, p. 55-73.

Negri, 1816: F. Negri, La vita di Apostolo Zeno, Venezia, 1816.

Pisani, 1998: S. Pisani, “Uno sconosciuto comittente di Francesco Solimena a Vienna”, Paragone, 49 (581), 1998, p. 60-75.

Nieto Nuño, 1987: M. Nieto Nuño, Fondos hispánicos en la Biblioteca Nacional de Viena, Tesis doctoral leída en la Universidad Complutense de Madrid, 1987.

Olmos Canalda, 1949: Elías Olmos y Canalda, Los prelados valentinos, CSIC, 1949.

Pérez Sánchez, 1997: M. Pérez Sánchez, La magnificencia del culto. Estudio histórico-artístico del ornamento litúrgico en la Diócesis de Cartagena, Murcia, 1997.

Pradells, 1984: Jesús Pradells, “Notas sobre los orígenes de la Biblioteca Nacional: Las bibliotecas del arzobispo de Valencia Antonio Folch de Cardona”, en Revista de Historia Moderna: Anales de la Universidad de Alicante, 4, 1984, p. 149-187.

Proceso criminal fulminado contra el Rmo. P. M. Fray Froylan Diaz (...) que tuvo principio en el año pasado de 1698 y se concluyo en el de 1704, Blas Roman, Madrid, 1788.

Rodríguez, 1747: Josef Rodriguez, Biblioteca Valentina, Valencia, 1747.

Ruiz García, García-Monge Carretero, 2001: E. Ruiz García, M. I. García-Monge Carretero, “Las bibliotecas del IV Duque de Uceda”, Torre de los Lujanes, 43, 2001, p. 219-238.

Samek Ludovici, 1975: S. Samek Ludovici, “Gli illustratori dei “Rerum Italicarum Scriptores”, L.A. Muratori Storiografo. Atti del convengo Internazionale di Studi Muratoriani, Modena, 1972, v. 2, Firenze, 1975, p. 139-150.

Sanchis Sivera, 1909: J. Sanchis Sivera, La catedral de Valencia, Valencia, 1909.

Villanueva, 1806: Joaquín Lorenzo Villanueva, Viaje literario a las iglesias de España, T. V, Madrid, 1806, p. 235-236.

Notes

1 Alcoberro, 2009. El mejor panorama del ambiente cultural de los exiliados en León Sanz, 2002.

2 La única visión de conjunto de su biografía es la de León Sanz, 2009, p. 103-147.

3 Testamento de D. Antonio Folch de Cardona. Viena, 10 de julio de 1724. A.H.N. Sección Nobleza. Fernán-Nuñez C. 154, Doc. 31. Dado el carácter de esta publicación, hemos prescindido del apéndice documental, que se publicará en una versión ampliada de este trabajo.

4 En la documentación del nombramiento como arzobispo de Valencia en 1699 un testigo dice que era “hijo natural del Exmo. Sr. D. Francisco Folch de Cardona, Marqués de Guadalest y Almirante de Aragón, y de una señora de lo más principal de Valencia; y que no fue habido de legítimo matrimonio por el impedimento con que se hallaban, aunque es notorio que es hijo de dicho señor Almirante y de dicha señora, y que como tal fue criado y alimentado y reconocido por dicho señor Almirante”. Citado por Barrio Gozalo, 2003, p. 7-55. La genealogía de los Almirantes de Aragón en Laurencín, 1919, p. 306-375.

5 Todos los entrecomillados proceden del Proceso criminal, 1788, p. 47-50. Aquí se presenta la biografía más completa que conocemos de los años previos a su traslado a Valencia, interesante por sus jugosos comentarios sobre la personalidad de Folch de Cardona y su papel en la Corte en los últimos años de Carlos II cuando diferentes grupos de poder intentan hacerse con la voluntad del rey a propósito de la sustitución del confesor real, parece ser que entonces la reina propone como Inquisidor General a Folch de Cardona “que siempre le había sido grato”. El texto anónimo se supone redactado por Lorenzo Folch de Cardona, consejero de la Inquisición, miembro del Consejo de Castilla, medio hermano de Antonio Folch de Cardona y participante como él en las intrigas palaciegas.

6 Durante el episcopado de Folch de Cardona se debió realizar una pequeña remodelación del palacio episcopal, probablemente motivada por la instalación de su biblioteca, que deberá ser objeto de un estudio más detenido en otro lugar.

7 Villanueva, 1806, p. 235-236

8 Sobre esto Martín Gaite, 1988 p. 90.

9 Esta es la biblioteca analizada en García Gómez, 1996.

10 García Gómez, 1996b, p. 345-386.

11 A esas compras habría que añadir otros pequeños lotes, como trasluce la correspondencia entre el arzobispo y D. Nicolás Bas, que en carta de 31 de agosto de 1702 afirma: “Estimo asi mesmo a V. la buena diligencia de haber facilitado el que de Nápoles vengan a Valencia los libros que contine la lista que V. me remite, y en llegando haremos elección de los que parecieren más selectos y que me faltan”. BUV, Mss. 166(26)

12 Pradells, 1984, p. 149-187.

13 No todos los libros quedarían definitivamente en la Biblioteca Nacional. En los años siguientes hicieron sucesivas reclamaciones los franciscanos de Castilla La Vieja que recuperaron parte de sus libros, una sobrina del arcediano José Cardona que consiguió que se le reembolsase el valor de la biblioteca de su tío y los libreros que reclamaban el pago de los libros que el arzobispo no había satisfecho.

14 Rodriguez, p. 208.

15 La primera referencia en Montoya Beleña, 2003 y López Azorín, 2006, p. 55.

16 Escartí, 2007, p. 95.

17 Escartí, 2007, p. 265.

18 Sobre el enfrentamiento con Macanaz, véase Martín Gaite, p. 90-148.

19 Martín Gaite, p. 148.

20 La bibliografía sobre el ambiente político de los españoles en Viena comienza a ser abundante, son imprescindibles los abundantes trabajos de Virginia León Sanz y el más reciente de Agustí Alcoberro. Con carácter general puede citarse León, 2003.

21 Citado por Alcoberro, 2003, p. 125.

22 Negri, 1816, p. 275-276.

23 Altra volta l’Imperatore gli disse: So che spesso siete a pranzo dall’Arcivescovo di Valenza mio primo ministro. È desso un uomo dotto? E il Zeno: Sì, rispose. Veramente, seguitò il Sovrano, è un uomo grande. Egli in venti righe espone un fatto od un consiglio meglio ch’altri non farebbe in trenta periodi; ma ha un difetto. –Un difetto, rispose Apostolo, non è poi molto.– Il difetto è, riprese, che si fa odiare da tutti. E l’altro: Se la risposta è permessa, disse, io credo, che ciò sia non tanto difetto del ministro, quanto necessità del ministero. Carlo con gran senso ammirò il detto, e si tacque. Negri, 1816, p. 284.

24 “Ha lasciato un Nome infamissimo per le tante ribalderie, e scelleragini, che si sono scoverte dopo la di lui morte. Non si ricorda morte cotanto gradita da tutti universalmente, e dagli stessi spagnoli, che questa, ed un cavaliere valenzano argutamente disse quella mattina che fu esposto in il suo cadavere, che quella era stata la prima volta, che S. E. avea data udienza”. Citado por Pisani, 1998, p. 60-75.

25 El “Prospectus atrii, et aedificii ad hortum Archi-Episcopi de Valentia”, delineado por Salomon Kleiner y grabado por Johann August Corvinus, formó parte de la “Vera et accurata delineatio omnium temporum et coenobitorum quae tam in caesarem urbe ac sede Vienna Austrae”. El conjunto de láminas grabadas fue publicado en cuatro entregas entre 1724 y 1737. La vista del palacio del arzobispo de Valencia formó parte de la segunda entrega publicada en 1725. Reproducidos en Das florierende Wien, 1979.

26 Sobre el palacio véase ahora Lorenz, Rizzi, 2007.

27 Pisani, 1998.

28 En el inventario post mortem de Uceda aparecían “tapices, cortinas y alfombras, instrumentos de música, objetos de plata, cristalería, una linterna mágica, dos microscopios, varios instrumentos matemáticos, un compás, un tablero de ajedrez con las piezas de ébano y marfil, juegos de café, té y chocolate compuesto por jícaras, jarras, esquifes, etc., un reloj, una cadena de oro, sellos de oro y plata con mango de marfil, recados de escribir, una piedra bezoar, relicarios, un agnus dei, y un conjunto valioso de dibujos y cuadros, la mayoría de ellos de artistas italianos como Bernini, Caravaggio, Anibal Carracci, Correggio, Pietro de Cortona, Domenicino, Giorgione, Lorenzo Loti, Andrea Mantegna, Miguel Angel, Palma el Joven, Parmigianino, Pietro Perugino, Rafael de Urbino, Giulio Romano, Andrea del Sarto, Luca Signorelli, Tintoretto, Tiziano, Giorgio Vasari, Veronés, Leonardo da Vinci, Daniel Volterra, etc.”, Ruiz García, García-Monge Carretero, 2001, y Martín Velasco, 2006.

29 Alcoberro, 2003, p. 126.

30 Grosse Bibliophile 1969; Nieto Nuño, 1987.

31 Nieto Nuño llega incluso a insinuar la posibilidad de que el emperador intentase comprar también los libros de la biblioteca valenciana del arzobispo que habían sido confiscados, llevados a la biblioteca nacional y de allí otra vez al convento de Palencia. Apunta incluso la posibilidad de que uno de los libros ahora custodiados en la Biblioteca Nacioanl de Viena, un códice de la época de Carlos el Calvo de Francia con la anotación “Canon Missae ex. Bibl. Valentina N. 3” proceda en realidad de la biblioteca arzobispal valenciana, aunque probablemente sea sencillamente un libro transportado por el arzobispo.

32 Nieto Nuño, 1987, p. 231-235.

33 Joane Baptista Carusio había publicado en 1720 la Historie Saracenico-Sicule con una carta dedicatoria a Folch de Cardona. Apostolo Zeno hace referencia a la obra en el Giornale de’letterati d’Italia e incluye el comentario sobre el arzobispo. Giornale, 1723, p. 479.

34 Cusani, 1864, p. 230-231, Cremonini, 1997.

35 Alcolea, 1777, p. 314, el libro incluye una pequeña biografía de Folch de Cardona “En todos estos puestos honoríficos, y empleos de tanta monta lucio su talento, prudencia, y literatura. Esta su retrato de cuerpo entero en medio de la espaciosa escalera de este su colegio, para honor suyo”.

36 Samek Ludovici, 1975.

37 El sello de Folch de Cardona en Olmos Canalda, 1949, p. 225.

38 Österreichische Nationalbibliothek. Bildarchiv., Sig. PORT_00081571_01.

39 Nieto Nuño, 1987, p. 197-199.

40 Don Pedro Morrás, marqués de Onrrubia, destacado militar austracista y embajador en Turín, se había retirado al monasterio de Asís en 1719. Alcoberro, 2003, p. 91-93.

41 Juan Antonio de Alvarado fue secretario para la negociación de Nápoles del Consejo de España, Alcoberro, 2003, p. 195.

42 Pérez Sánchez, 1997, p. 59.

43 Guasti, 1882.

44 La redacción de este epitafio suscitó una interesante correspondencia entre el conde de Cervellón, Manuel Martí y Miñana. La inscripción, las anotaciones de Martí, las de Miñana y la contestación del conde de Cervellón a Martí en Mayans y Siscar, 1973, p. 426-434.

45 La capilla albergaba los restos del santo que habían sido llevados a Valencia como botín de guerra por Alfonso el Magnánimo y la antigua capilla se había construido entre 1446 y 1466. Sanchis Sivera, 1909, p. 267-270

46 Sanchis Sivera, 1909, p. 283, A.C.V. Pahoner. Especies Perdidas, T. XI, p. 115.

47 A.C.V., Legajo 56:2.

48 Sanchis Sivera, 1909, p. 538. Cots Morató, 2007.

Notes de fin

1 Este trabajo está incluido dentro del proyecto de investigación I + D HAR 2009-13302, forma parte de una investigación más amplia sobre el uso de las imágenes por parte del exilio austracista en Viena, parte de la investigación pudo llevarse a cabo durante una estancia en Viena financiada por la Universitat de València en el verano de 2010. Mi agradecimiento al profesor Friedrich Edelmayer que me acogió en el Institut für Geschichte de la Universität Wien y al personal del Haus-, Hof-und Staatsarchiv y la Österreichische Nationalbibliothek.

Table des illustrations

Légende Retrato de Antonio Folch de Cardona, Catedral de Valencia, Evaristo Muñoz, 1724.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 320k
Légende Palacio del Arzobispo de Valencia en Viena, Vera et accurata delineatio... Salomon Kleiner, 1725 (versión coloreada).
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 452k
Légende Palacio Strozzi, Viena, antes de ser adquirido por el arzobispo (1704-16).
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 416k
Légende Estado actual del palacio del arzobispo de Valencia en Viena, fachada principal.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 396k
Légende Estado actual del palacio del arzobispo de Valencia en Viena, fachada trasera.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Légende Indice de la Bibliotheca Cardoniana, Österreichische Nationalbibliothek, Cod. 11.890, fol. 3r.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Légende Modelo de la Biblioteca Imperial, decoración al fresco de la Prunksaal de la Biblioteca, Daniel Gran, 1730.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 456k
Légende Retrato de Antonio Folch de Cardona en Rerum italicarum scriptores tomus tertius, 1723, diseñado por Antonio Daniele Bertoli y grabado por Andrea Zucchi.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Légende Encabezamiento de la dedicatoria al arzobispo en Rerum italicarum scriptores tomus tertius, 1723.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7987/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 236k

Auteur

Universitat de València

© Presses universitaires de Perpignan, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540