Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les échanges artistiques entre la France et l’Espagne, xve-fin xixe siècles

 | 
Julien Lugand

Architecture

La estereotomia. Relaciones entre Valencia y Francia durante los siglos XV y XVI

Mercedes Gómez-Ferrer

Texte intégral

  • 1 Gómez-Ferrer, 1998.

1Cuando me propusieron la participación en la jornada de estudios “Intercambios entre Francia y España en la arquitectura de época moderna” celebrado en noviembre de 2007 en la Universidad de Toulouse-Le Mirail, no dudé en aceptar porque precisamente llevaba un tiempo trabajando en un tema que se adecuaba al propósito e intenciones de la jornada. Este tema estaba basado en el análisis de la arquitectura construida en el medio valenciano durante la segunda mitad del siglo XV y completaba una visión que había centrado anteriores investigaciones más enfocadas en la arquitectura renacentista del siglo XVI1. Para ello se anticipaban las fechas del análisis y sobre todo se rompía una división más de laboratorio que real, que clasificaba artificialmente el paso al siglo XVI estableciendo una cesura con respecto a lo anterior. La arquitectura de la segunda mitad del siglo XV se ubica en un episodio de difícil catalogación, pues para gran parte de la historiografía se define como arquitectura tardogótica, aunque sus modos y formas constructivas superan con creces el sentido tradicional del término gótico y entran en una consideración que podemos enclavar plenamente en la llamada arquitectura de época moderna. Y por otro lado, la arquitectura realizada en el siglo XVI en el medio valenciano, tampoco se puede considerar completamente una arquitectura renacentista, en el sentido italocéntrico del término. Obviando por tanto planteamientos de tipo taxonómico, que encasillan en compartimentos estancos la producción artística, el propósito de esta investigación establecía un hilo conductor, una relación de clara continuidad desde las obras realizadas en el segundo cuarto del siglo XV hasta las ejecutadas bien entrado el siglo XVI.

  • 2 Arturo Zaragozá inicia una serie de publicaciones que demuestran el interés reciente por el capítul (...)
  • 3 Recientemente, colaboramos en la redacción de varios textos que se van publicando y en otros que aú (...)
  • 4 Zaragozá; Gómez-Ferrer, 2007b.

2Iniciados los estudios sobre este episodio de la arquitectura valenciana, por parte del profesor Arturo Zaragoza2, quien comenzó su investigación a partir de la figura del arquitecto Francesc Baldomar (activo de 1425 a 1476), otros investigadores nos hemos ido sumando a esta línea de trabajo3. Recientemente, la publicación del libro sobre el arquitecto Pere Compte4 (activo de 1454 a 1506), ha demostrado la amplia trayectoria de este maestro y cómo las derivaciones de su enseñanza ofrecen un gran capítulo abierto, que deberemos continuar. Aquí se enclavaría la obra de sus discípulos y el círculo de maestros que se forma con él, cuya arquitectura se adentra ya en pleno siglo XVI. El propósito de la continuación de estos trabajos es precisamente el análisis de las realizaciones de arquitectos formados en el entorno de estas dos grandes figuras, para alimentar una relación de continuidad que sale del medio valenciano y se ramifica por tierras castellanas, catalanas, aragonesas, italianas y también francesas.

  • 5 Algunas de las conclusiones que se avanzaron en noviembre en la jornada de Toulouse ya han sido rec (...)

3Ante esta perspectiva, en pleno proceso de elaboración y que de momento avanza algunas líneas de trabajo, la participación en esta jornada se concretaba en las relaciones arquitectónicas entre Valencia y el sur de Francia en los años que van de mediados del siglo XV a mediados del siglo XVI, fundamentalmente desde el punto de vista de las técnicas constructivas y de la estereotomía, estudiando realizaciones arquitectónicas que se producen en plena época moderna pero que beben de fuentes anteriores, dando a conocer algunas de las investigaciones que se hallan en transcurso de realización5.

4Precisamente, entre los objetivos que se planteaban para este encuentro se evidenciaba la necesidad de presentar un estado de la cuestión historiográfica y de abrir nuevas vías para futuras investigaciones. La propia posibilidad de dar respuesta a una serie de interrogantes que ya se habían trazado desde la historiografía francesa y que hasta ahora no habían sido respondidos, animaban a participar. Toda vez, que se reconocía que para seguir avanzando en esta búsqueda era necesario dar a conocer una serie de aspectos sobre los que recientemente se estaba profundizando desde la vertiente española, y en concreto la valenciana, evidenciando que era de nuevo absolutamente imprescindible seguir completando los estudios desde Francia, para no interrumpir este flujo de comunicación que está permitiendo llegar a conclusiones de interés común. En una sociedad cada vez más compartimentada y fragmentaria con una historiografía a veces de tipo microscópico, excesivamente vuelta sobre sí misma y sobre áreas geográficas muy reducidas, este tipo de iniciativas abre la posibilidad de compartir experiencias, y presenta como vía de trabajo una mirada amplia sobre la arquitectura. Sólo desde un profundo conocimiento de lo que se está estudiando desde uno y otro lado, se podrán establecer los nexos comunes y se unirá lo que hasta el momento, figuraba de forma inconexa y aislada.

PREMISAS

  • 6 Para un estado de la cuestión general sobre la arquitectura de esta época en Valencia, ver Zaragozá (...)

5A comienzos del siglo XVI en Valencia seguían en plena vigencia los modos y formas de la renovación arquitectónica operada desde mediados del siglo anterior. Las complejas soluciones en piedra a base de atrevidas bóvedas aristadas, sinuosas escaleras de caracol de ojo abierto, estilizadas columnas entorchadas o bóvedas estrelladas de variados perfiles estaban en auge, fruto de la lección aprendida a partir de los grandes arquitectos tardogóticos como Francesc Baldomar y Pere Compte. Muchas de las obras maestras de esta arquitectura acababan de terminarse o estaban aún en construcción. Algunos de los grandes portales de la ciudad como el Portal de Quart o el Portal Nou hacía poco que se habían concluido, algunos puentes estaban reformándose, la catedral acababa de unir su último tramo con la torre campanario del Miguelete y el Aula Capitular pero seguía construyendo espacios como la librería y la sacristía; muchos de los grandes monasterios aún estaban en pleno proceso de configuración, algunos con interesantes ejemplos de este tipo de soluciones arquitectónicas como el monasterio de la Trinidad. Los principales palacios nobiliarios se estaban renovando, algunos tan suntuosos y espléndidos como el de los Borja, las sedes de destacadas instituciones públicas se encontraban también en obras, como la casa de la Diputación conocida en la actualidad como el Palau de la Generalitat. También seguía en obras, el que sin duda se puede considerar el buque insignia de esta arquitectura, el edificio de la Lonja de Mercaderes, uno de los que mejor ejemplifica este proceso. La sala de contratación acababa de cerrar las bóvedas en 1498 y avanzaba en estos años el cuerpo del Consulado del Mar. Todo este bullir de obras y construcciones había proporcionado un lugar de formación a los arquitectos que venían desde todas partes a buscar trabajo en Valencia y a emplearse en ellas6.

  • 7 Esta relación fue claramente advertida por Joaquín Bérchez, 1993.

6El campo de aprendizaje de algunos maestros en la ciudad de Valencia pronto se va a extender por el resto de la geografía. Grandes empresas arquitectónicas se ubican en las propias inmediaciones de la capital, tanto en monasterios como en edificaciones de tipo civil. La cartuja de Portaceli, el Monasterio de la Murta, el Monasterio de Cotalba, el castillo de Benisanó, la cartuja de ValldeCrist y un largo etcétera son ejemplo de cómo se extiende la actividad arquitectónica por la provincia de Valencia. Pero también en zonas algo más alejadas que se sumarían al proceso emprendido en la ciudad y su entorno. Hacia el sur, observamos las huellas de Pere Compte en las tierras alicantinas, en ciudades como Villena y Orihuela, donde dan comienzo algunas obras, incluso proyectadas en los últimos años de vida por el propio maestro, como la catedral de Orihuela, aunque ejecutadas por sus discípulos. Y en la propia Murcia, en algunos de los grandes edificios impulsados a comienzos del siglo XVI como reflejan partes de la catedral, en concreto la bóveda de la torre sobre la sacristía7, que de nuevo demuestra ese conocimiento de lo experimentado en la ciudad de Valencia. También hacia el norte, en tierras de Castellón, con la presencia del propio Pere Compte en Vilarreal, o en tierras de Tarragona, con la participación del maestro en las trazas de la catedral de Tortosa, y la actividad de sus discípulos con posterioridad, en éstas y en otras áreas catalanas, que confirman también la conexión con el medio valenciano, como el monasterio de Bellpuig (Lérida).

7Y es en este marco y proceso arquitectónico donde debe estudiarse la relación entre algunos de los modelos arquitectónicos que a comienzos del siglo XVI se realizan en la zona del sur de Francia, para plantear la conexión y la posible influencia que pudieron tener a partir de los ejemplos valencianos. Solamente nos vamos a centrar en dos ejemplos que manifiestan una clara relación entre la arquitectura realizada en el medio valenciano y la construida en Francia. Y esto lo haremos atendiendo exclusivamente a dos tipologías de por sí complejas. Por un lado, las bóvedas aristadas de cantería, que tienen en Valencia algunas de las ejecuciones formales más interesantes, y por otro, las escaleras, en este caso en lugar de escaleras de caracol de ojo abierto o las derivaciones de la vis-de-saint-Gilles, se analiza una forma peculiar de escalera, también muy presente en tierras valencianas, la escalera de bóvedas suspendidas en planta cuadrangular.

  • 8 Jean-Marie Pérouse de Montclos, 1982, reedición de 2001. Pérouse, desde su particular visión de la (...)
  • 9 Tollon, 1992, p. 97-106.

8Este análisis procede de la consideración de dos ejemplos franceses, la capilla funeraria de Galiot de Genouillac en Assier (Lot) (entre 1546 y 1550) y la desaparecida escalera del Capitole de Toulouse (1531-1536). Estas dos grandes piezas de estereotomía ya fueron puestas en evidencia y sometidas al análisis historiográfico por parte del profesor Pérouse de Montclos8. Inicialmente, fue sagazmente advertido que sus características arquitectónicas eran ajenas a los modelos franceses y que había que buscar sus raíces en otras arquitecturas. Para el caso de la bóveda de Assier las similitudes eran bastante claras y la referencia inmediata era la capilla de los Reyes del convento de Santo Domingo de Valencia, construida a partir de 1439 por el arquitecto Francesc Baldomar. La escalera de Toulouse, sin embargo, presentaba mayores problemas de adscripción, quizá por el análisis parcial de los precedentes españoles. Se trataba de una escalera suspendida sobre tramos rectos, siguiendo el modelo que en Valencia se conoce como “escales de voltes”, es decir, escaleras sobre bóvedas escarzanas, que conectan por medio de aristas sus múltiples tramos, generalmente realizados con las hiladas de piedra perpendiculares al muro. Reconociendo que se trataba de un modelo que nuevamente remitía al quehacer de la estereotomía española, no encontraba un precedente tan claro como para la capilla anteriormente mencionada, quizá por la falta de un conocimiento preciso de las escaleras españolas de esta tipología. Se consideraba a la escalera francesa mucho más evolucionada que éstas, opinión que actualmente hay que matizar, a tenor de los avances historiográficos actuales sobre la arquitectura española, y en concreto valenciana. Por otro lado, la publicación de nuevas referencias respecto a la autoría de la escalera de Toulouse abría una vía de investigación interesantísima. Tenida por obra de Sébastien Bouguerau, que es en efecto quien se encarga de construirla, sabemos ahora a partir de la publicación de Bruno Tollon que éste siguió un proyecto de otro maestro de obras, Benoît Augier, que es quien dio la traza para la construcción de la escalera9. Este dato ha cobrado fuerza y a partir del conocimiento de la autoría de este maestro es de dónde surge toda una nueva línea de profundización, que tratará de determinar el porqué de una obra de estas características en el medio francés.

ill. 1 - Capilla funeraria de Galliot de Genouillac, Assier (Lot).

ill. 2 - Capilla Real del Convento de Santo Domingo de Valencia, 1439-1460.

LA CAPILLA FUNERARIA DE GALIOT DE GENOUILLAC

9Empezaremos mencionando el caso de la capilla funeraria de Galiot de Genouillac en Assier (Lot) [ill. 1], que a pesar de que parecía seguir un modelo que no ofrecía tanta duda, presenta en el momento actual de los estudios mayores diicultades que el caso de la escalera de Toulouse. Aunque se conocen las fechas presumibles de su construcción, que se presuponen posteriores al fallecimiento en 1546 del prestigiosísimo noble francés, Galiot de Genouillac (1465‑1546), militar y diplomático de valor excepcional, quien manda su construcción, son muchos los datos que se escapan sobre esta obra. Principalmente, se desconoce su posible autor, y por tanto, esto plantea interrogantes sobre la decisión de la elección de un modelo constructivo ajeno por completo a la tradición francesa y directamente vinculado con los modos arquitectónicos vigentes en Valencia, casi un siglo antes. No cabe duda y ha sido ya generalmente aceptado que el modelo inmediato es la capilla Real del convento de santo Domingo en Valencia [ill. 2], obra capital de la arquitectura valenciana del cuatrocientos, y de su maestro Francesc Baldomar. Pero el análisis de la capilla de Assier será uno de los temas que en la medida de lo posible haya que acometer desde Francia para intentar ir descifrando muchos de los interrogantes que continúa planteando. Seguimos en el terreno de una serie de hipótesis en las que se ha profundizado poco, sobre las posibles conexiones entre su mecenas y el medio valenciano.

10Realmente, se parte de la sola referencia de la propia igura del noble que la manda construir, Galiot de Genouillac, capitán general de la artillería del ejército francés, que había participado en casi todas las campañas francesas de Flandes e Italia. Fue hecho prisionero junto al rey Francisco I en la batalla de Pavía, y conducido a España. Presumiblemente formaba parte del séquito real, que acompañaba al rey prisionero cuando desembarcó en Valencia en 1525. Pero ciertamente esta referencia no deja de ser muy anecdótica, ya que la estancia valenciana fue muy corta, y el rey y su séquito después de pasar dieciocho días en el castillo de Benisanó (cerca de Valencia) fue inmediatamente transferido a Madrid. Por tanto, junto a este endeble nexo de conexión con el medio valenciano, habrá que seguir indagando en otros posibles motivos que justifiquen la elección de este modelo para su capilla funeraria, y que quizá no se encuentran en función de una elección personal, si es que además se plantea con una cronología posterior a su fallecimiento, que también cabría revisar, sino más bien en función del autor de la traza arquitectónica, que es el que por el momento desconocemos.

  • 10 Las referencias documentales sobre esta obra se encuentran en Zaragozá, 1996.

11Lo cierto, es que si no él, alguien de su entorno o algún maestro arquitecto, que pasó por Valencia y que luego trabajó en el medio francés se dejó impactar enormemente por la capilla de los Reyes del convento dominico. Evidentemente, se trata de uno de los grandes ejemplos de la estereotomía europea para las fechas en que está ejecutada, pues es obra comenzada en 1439 y terminada hacia 1460, con el posible propósito de ser destinada a capilla funeraria del rey Alfonso el Magnánimo10. Aunque no acabara siendo capilla real y en 1535 fuera entregada a la familia de los marqueses de Zenete, grandes nobles que sí que la convirtieron en panteón funerario, era una de las capillas más importantes de la ciudad de Valencia. Esta capilla de planta rectangular está ejecutada con muros de gran espesor que al carecer de contrafuertes y pilastras, recogen los empujes de su magistral bóveda aristada. Se trata de una bóveda de cantería realizada con la durísima piedra azul de las canteras de Sagunto, de tres tramos entre los cuales se forman, en dos tramos, las curvaturas de los plementos de una complicada bóveda de crucería con terceletes pero sin nervios. El tramo de la cabecera se resuelve de la misma forma pero ochavando la línea de arranques de la bóveda y dejando dos triángulos con bóvedas aristadas en las esquinas. Detrás de la cabecera se sitúa la sacristía, a la que se accede a través de un portal dispuesto en esviaje respecto al muro. La sacristía se cubre con una bóveda de aristas simple, también de cantería y de complicado enjarje al ser su planta trapezoidal. De la sacristía parte una escalera helicoidal de dos subidas y doble revolución con una espiral dentro de otra en los primeros tramos, y un caracol de ojo abierto, o de Mallorca, en los últimos.

  • 11 Hipótesis expuestas por Arturo Zaragozá en el marco del curso “Arquitecturas en construcción” celeb (...)

12Aún disponiendo de documentación, el proceso constructivo sigue planteando problemas. El costosísimo apeo de maderas que requería la construcción de la bóveda, al carecer de nervios, hace pensar que debió ser ideada para ser ejecutada mediante otros artificios que facilitaran y abarataran su construcción. De hecho la bóveda arranca desde unos potentes “tas de charge”, o enjarjes, que alcanzan casi un tercio de la bóveda. Tras estos, un ingenioso despiece de las bóvedas dispone a las dovelas formando anillos romboidales en cada tramo. A partir del punto en el que los anillos de cada tramo se completan la bóveda quedaría estáticamente cerrada en cada hilada, aligerando considerablemente el apeo. De hecho, el sistema de realización de la bóveda se encuentra en proceso de estudio, y el propio profesor Arturo Zaragozá está a punto de publicar una sugerente hipótesis basada en un sistema de medidas a partir de enormes varas o antenas que marcarían el compás de la bóveda y la necesaria realización de dibujos y despieces geométricos precisos para cada una de las piezas que la cierran11.

13Esto plantea la duda de que alguien que realizara una bóveda de estas características, además de haberla visto ya construida debía de haber seguido también su proceso constructivo, en un tipo de saber que se transmitía aún en estas fechas de formal oral, fundamentalmente. Como ha sido señalado, la formalización escrita de este saber para este tipo de bóvedas es mucho más tardía y se produce a fines del siglo XVI, en el tratado manuscrito de Vandelvira. Por eso, esta tradición de aprendizaje de la cantería en estas fechas parte aún de la transmisión del saber en el seno de un grupo de canteros formados a pie de obra con un maestro. Esto en el medio valenciano no plantearía tanto problema, porque el de la capilla real es un ejemplo monumental, de una larga serie donde se repiten este tipo de soluciones. Bóvedas de similares características se encuentran en la catedral de Valencia, en las torres de acceso a la ciudad, en palacios civiles y en la propia Lonja valenciana.

  • 12 Estos maestros en el libro de Zaragozá; Gómez-Ferrer, 2007b.

14De hecho podríamos señalar que la capilla de Assier tiene una deuda grande con respecto a la capilla de los Reyes, pero también plantea relación con otra bóveda que hasta ahora era menos conocida, pero que es igualmente importantísima, que fue la bóveda de la llamada cárcel de comerciantes situada en el primer piso de la torre de la Lonja valenciana, y finalizada hacia 1492 [ill. 3]. Realizada sobre una planta cuadrada, esta bóveda masiva de piedra secierra por hiladas concéntricas de un despiece similar al de la capilla de Assier. La principal diferencia es la resolución del paso de la planta cuadrangular a la bóveda, que en la Lonja valenciana, se hace por medio de las primeras pechinas esféricas de la arquitectura española, mientras que la resolución de las esquinas de Assier conecta con la capilla real, porque resuelve por medio de trompas igualmente aristadas. Obra del discípulo de Baldomar, Pere Compte, no se puede entender la de la Lonja, sin el precedente inmediato de la capilla real, pero quizá la de Assier participa de las dos. Debemos también considerar que en estos años la Lonja valenciana fue un hervidero de canteros venidos de todas partes en busca de trabajo, ya que en determinadas fases del proceso constructivo, especialmente en los momentos de cerramiento de bóvedas, llegó a emplear más de 50 canteros diariamente. La presencia de nombres de muy variada procedencia nos demuestra la multitud de las tierras de origen. Y entre estos son muchos los de ascendencia francesa que aparecen trabajando durante varios años en la Lonja valenciana, escultores como Lorenzo Picardo, y canteros como Esteve Lemosí, Joan Lemosí (ambos de Limoges) o Joan de Bordeus, jalonan las listas de pagos por obras en las décadas de los 80 y 90 del siglo XV12.

ill. 3 - Bóveda de la torre de la cárcel de la Lonja de Valencia, 1498.

15Otro elemento de relación que conecta de nuevo la capilla de Assier con el medio valenciano es el de la extraordinaria presencia de ventanas en esviaje en la capilla francesa. Este es otro de los elementos arquitectónicos que caracteriza la arquitectura valenciana de la época, y que también en la capilla real, se encuentra presente en la puerta de acceso a la sacristía, pero que tiene otros extraordinarios ejemplos ejecutados por el mismo Baldomar, y también por su discípulo y sucesor Pere Compte. Innecesarios esviajes en ventanas y puertas construidas siguiendo los dictados de la perspectiva arquitectónica jalonan por doquier muchos de los edificios mencionados con anterioridad, siendo seña de identidad del quehacer de estos arquitectos. Por si solo no constituiría motivo de relación con el medio valenciano, pero asociado al tipo de bóveda presente en la capilla, son prueba más de esta conexión.

16A esta bóveda de Assier que parecía única en el medio francés, recientemente se ha añadido otro ejemplo mencionado en la segunda edición del libro de Pérouse de Montclos, en la abadía de Beaulieulès-Loches (Indre-et-Loire), del cual no se publica fotografía. Se indica que un abad venido del mismo sudoeste y quizá abierto a las relaciones con España, pudo tener que ver en este ejemplo. Nuevamente, esta vía precisa de una investigación que solamente se podrá hacer desde Francia y que trate de ver si existe una conexión con la bóveda de Assier, toda vez que se determine también la cronología, características y autoría de este ejemplo. Y si a partir de estos modelos surgen otros, que aún no han sido puestos de relieve.

17Por el momento y teniendo en cuenta el estado de la cuestión actual, por tanto solamente podemos concluir en la posibilidad de que el maestro que construyó la bóveda de Assier pudiera haber conocido los modelos valencianos y que la bóveda francesa se debe a algún maestro de formación valenciana, trasladado luego a Francia, siguiendo quizá un ejemplo paralelo al que ya sí con total seguridad podemos afirmar para la escalera de Toulouse sobre el que nos vamos a centrar con mayor detenimiento.

ill. 4 - Escalera de la torre del Donjon del Capitole de Toulouse.

ill. 5 - Escalera de la torre del Donjon del Capitole de Toulouse.

LA ESCALERA DEL CAPITOLE DE TOULOUSE

18La escalera construida en el ediicio del Capitole de Toulouse de acceso al depósito de los archivos y a la tesorería, en la denominada torre del Donjon, ha sido comúnmente considerada como un caso particular en la tipología de escaleras suspendidas sobre bóvedas en Francia. Esta escalera, a pesar de haber sido demolida en 1885, es conocida a partir de una serie de grabados que demostraban la realización de los cortes de sus bóvedas publicados en los “Relevés de monuments historiques” de A. de Baudot [ill. 4‑5], y planteaba para el medio francés uno de los ejemplos más tempranos de construcción de escalera sobre bóvedas escarzanas unidas por aristas.

19Para la historiografía francesa quedaba en evidencia que se trataba de un modelo que partía de precedentes españoles, de los que se habían citado algunos ejemplos catalanes y castellanos. Realmente sólo a partir de un análisis más exhaustivo, que había que realizar desde España, se podrían demostrar precedentes más concretos, que implicaran una relación más directa tanto en los modos como en las características de su traza. Por un lado, por tanto, el estudio se podía centrar en los precedentes españoles de este tipo de escaleras, que no se encontraban en los lugares citados sino en el medio valenciano, donde se están dando a conocer ejemplos también desaparecidos y otros conservados, anteriores a la cronología de la construcción francesa. Y por otro lado, se abría la posibilidad de intentar encontrar el nombre de su autor, que también podría ofrecer alguna luz en este proceso de análisis. Y que así como para la bóveda de Assier ha resultado por el momento infructuoso, para el caso de la escalera de Toulouse sí que era conocido.

  • 13 Un estudio de la evolución de esta tipología de escaleras en Gómez-Ferrer, 2005, p. 113-141.

20Por tanto, en primer lugar, ha quedado plenamente demostrado que no hay que acudir únicamente a referencias catalanas o castellanas para este tipo de escaleras, que tienen algunos modelos que pueden resultar interesantes, pero que por cronología o resolución concreta, se encuentran más alejados de la escalera de Toulouse. Sino precisamente acudir a los ejemplos valencianos que resultan mucho más próximos en cronología y ejecución, y que además tiene una calidad de labra y de resolución del problema estereotómico de construcción, mucho más brillante que cualquier otro de los ejemplos construidos. Ha quedado ampliamente demostrado que este tipo de escaleras procede de la evolución de las escaleras sobre bóvedas escarzanas situadas en el interior de los patios abiertos de las casas señoriales y palacios ampliamente distribuidos por la geografía de la Corona de Aragón13. Este modelo de escalera, que generalmente se construía sobre un solo tramo y como se ha señalado, a cielo abierto, durante el siglo XV, plantea a fines de este siglo y comienzos del siguiente, una transformación de su tipología. Las escaleras que con anterioridad, casi siempre se construían con un primer tramo macizo y con una gran tirada sobre bóveda de subida paralela al muro del edificio, se complica para construirse a partir de la unión de varios tramos. Pasa a estar formada por dos o más tramos de escalones sobre bóvedas unidos de dos maneras diferentes: con una serie de dovelas cuyo despiece es en forma de V, mediante la solución que emplea la unión en arista entrante o mediante la unión en arista saliente. Esto va a permitir la multiplicación de los tramos, y la posterior reclusión de estas escaleras entre los muros de una caja.

21En esta evolución de nuevo pasa a ser un autor clave, el maestro Pere Compte a quien se atribuyen los primeros ejemplos. Algunos de ellos, desaparecidos, pero clarísimamente documentados, como el de la escalera del palacio Borja en Valencia, construida en 1485, que planteaba ya la unión de las bóvedas de la escalera por medio de aristas. Y otros que se conservan y donde se observa tanto la solución en arista saliente, como el palacio de los condes de Faura [Ill. 6] o en arista entrante como el Palacio de los Mercader en la calle caballeros de la ciudad de Valencia, realizados a fines del siglo XV o comienzos del siglo XVI por maestros de su entorno. Por tanto, es a partir de estos ejemplos, que son numerosísimos en el medio valenciano y que conducirán a desarrollos espectaculares como el de la escalera del convento de santo Domingo de Orihuela, ya de mediados del siglo XVI o la escalera del colegio del Patriarca, de fines del siglo XVI, por citar algunos de los más significativos, donde hay que buscar los precedentes.

ill. 6 - Escalera del Palacio de los Condes de Faura.

  • 14 Corraze, 1937, p. 129-145.

22Por otro lado, esta aseveración que se fundamenta en el análisis de la propia escalera y de otras escaleras anteriores, se va a ver confirmada por el estudio de los autores de la obra. Inicialmente, la escalera de Toulouse se atribuía al maestro de obras Sébastien Bouguerau14, quien trabajaba en ella desde 1531. A partir de este dato, se había tratado de establecer la conexión de este maestro con el medio español. Un maestro, un tanto oscuro, del que se sabía activo en Zaragoza antes de 1510, pero que apenas ofrecía una pista clara, más bien se podría decir que había incluso despistado, ya que los ejemplos localizados en la ciudad de Zaragoza no se encontraban dentro de la estela de este tipo de escaleras.

23La publicación del contrato completo con el nombre del verdadero tracista y diseñador de la escalera, ha abierto una nueva vía de investigación que es la que realmente debemos seguir y que es la que creemos que puede aportar nueva luz en este proceso de análisis de las relaciones entre la arquitectura española y francesa. La escalera, si bien ejecutada por Bouguereau estuvo trazada por otro maestro, el maestro Benoît Augier. El nombre de este maestro es el que ha permitido realmente establecer el nudo de unión entre la escalera de Toulouse y la arquitectura valenciana de la época.

EL MAESTRO BENOIT AUGIER, OGER, OCHER, OTGER

24El punto de inflexión en este estudio ha sido el haber podido hacer coincidir el maestro de las escalera de Toulouse con un maestro presente en el territorio catalán y valenciano, cuyo nombre aparecía con distintas grafías, y haber podido unificar su personalidad, llegando a la conclusión de que se trata del mismo maestro itinerante, que hace un recorrido de ida y vuelta entre Francia y España.

  • 15 Esta referencia se conocía desde la publicación del documento por parte de Llaguno, 1829, p. 290. d (...)

25Posiblemente se trata de uno de tantos maestros franceses, que a comienzos del siglo XVI se desplazan a España en busca de trabajo, y que al contrario de lo que sucede en la mayor parte de los casos documentados no se asentaron en tierras españolas sino que regresaron a su tierra natal. Por lo que conocemos, el maestro de la escalera de Toulouse se puede identificar con el maestro Benedicto Oger, de la ciudad de Lyon, (Alió en la documentación original), maestro de hacer iglesias que en 1510 firmaba contrato para la construcción de la iglesia parroquial de San Pedro de Reus (Tarragona)15. Este maestro no hubiera tenido ninguna repercusión si hubiera permanecido exclusivamente en el medio tarraconense porque tal y como se desprende de la construcción realizada en Reus, ésta seguía un modelo absolutamente tradicional de iglesia de naves de crucería, sin mayores pretensiones. Quizá el único elemento algo más particular de esta obra es la torre campanario exagonal con cresta y pináculos que en 1529 aún estaba en construcción.

26En 1518, llega un correo a Reus, para obtener información sobre qué clase de maestro era este Oger y qué tipo de obras había hecho. Estas cartas procedían de una población más al sur, situada ya en el territorio valenciano, la ciudad de Ontinyent, donde se pensaba reconstruir su iglesia parroquial. Esta próspera ciudad situada a unos 80 km al sur de la ciudad de Valencia, se encontraba en pleno proceso de obras, y remodelaba entonces la parroquia y algunos de los más importantes palacios.

ill. 7 - Bóveda de la iglesia de Ontiyent.

27Quizá movido por las posibilidades que esto implicaba y conocedor de la importante colonia de maestros franceses que estaban ya asentados en estas tierras, Oger decide dejar Reus, cuya iglesia estaba inacabada, y se traslada a Ontinyent.

  • 16 Estos datos proporcionados por el archivero municipal de Onteniente Vicent Terol i Reig, ya habían (...)

28Entre al menos 1518 y 1523, Oger estuvo vinculado a las obras de la iglesia de Ontinyent, aunque ésta sufrió la paralización de casi dos años motivada por la guerra de las Germanías16. Oger no fue el tracista de la obra de la iglesia de Ontinyent, sino que llega cuando ésta ya se había comenzado. Se sabe que al menos desde 1516, hay acuerdos por parte del Consell de la ciudad para la construcción de las capillas laterales por lo que la obra por tanto ya debía estar bastante avanzada en esta fecha.

29El conocimiento de las características de esta iglesia es además bastante reciente, fruto de una intensa labor de restaura‑ ción que ha ido eliminando los añadidos barrocos que enmascaraban su primitiva estructura. Ésta ha mostrado una iglesia de nave única con tres tramos abovedados, los dos de los pies sobre planta cuadrada, y el tercero rectangular. Los dos últimos tramos de la nave de la iglesia de Ontinyent son la correspondiente versión esférica de una bóveda de crucería. [Ill. 7]. El peril de la bóveda que conforma la plementería constituye un perfecto rampante redondo, conformando una bóveda casi de formas vaídas con nervios. Uno de los tramos dispone los nervios con el conocido dibujo de la Lonja de la retícula con diagonales, aunque esta vez la retícula no se tiende desde los enjarjes sino desde largos terceletes. También el tipo de soporte era similar al empleado en muchas obras valencianas. Aunque se encuentra prácticamente destruido por los añadidos posteriores, se pueden aún observar los arranques de un tipo de pilastras entorchadas. Son muy similares a las de la Lonja valenciana, aunque en Ontinyent se alternan pilastras a arista viva y baquetonadas.

30A pesar de que para el comienzo de la construcción carecemos del nombre del maestro, cabe inscribir esta iglesia en el entorno de Pere Compte. Aunque el maestro había fallecido en 1506, presumiblemente las directrices de esta iglesia se deben a alguien cercano a su estrecho círculo de aprendizaje. Por tanto, se trataba ya de una iglesia muy diferente a la realizada en Reus, una iglesia que se adscribía plenamente a los planteamientos de la estereotomía moderna, y que aunque no está cerrada con bóvedas aristadas, lo hace con bóvedas de crucería de rampante redondo, en los que la retícula de nervios, es un añadido ornamental a una estructura de sillería, que funciona a modo de gran bóveda vaída. Esta iglesia por tanto, se sitúa en el ámbito de la renovación arquitectónica que entrado el siglo XVI, continúa profundizando en las pautas de los anteriores grandes maestros del gótico final valencianos. Como muchas obras realizadas entrado el siglo, perpetúa unos modos arquitectónicos que son impensables sin una sólida formación en la estereotomía. Y esta es la que presuponemos para cualquiera de los maestros que trabajaran en ella.

31A pesar de que el nombre de Benet Oger había sido publicado como el de uno de los maestros que trabajan en la iglesia de Ontinyent no se había producido una identificación clara de su personalidad, y ésta había quedado relegada a un segundo plano, sin que se apreciara realmente el alcance de su participación y su posible conexión con otras obras. Era un nombre más que había quedado asociado a la iglesia de Ontinyent, sin que se hubiera hecho un análisis más profundo que permitiera realmente conocer y valorar su periplo vital y laboral, para situarlo en el contexto de la arquitectura a comienzos del siglo XVI.

32Así hoy podemos destacar con seguridad tras las recientes investigaciones de archivo que un maestro que en el ámbito valenciano aparece nombrado como Benet Oger, se considera el maestro de la obra de la iglesia de Ontinyent, al menos con seguridad desde 1520, aunque como se ha indicado la iglesia se obraba con anterioridad. En 1520 se tenía necesidad de derribar paredes y arcos para proseguir la obra, con lo que se sobreentiende que por tanto es una obra comenzada, que Oger debe proseguir. En ella participa “el Mestre Benet Oger, pedrapiquer de la obra de la sglésia; Johan de Roria, pedrapiquer; Gracià Solbez, Pere Revert, Johan Revert e Johan Jolià, obrers de vila, e Anthoni Johan, fuster”. Esta obra estaba en marcha en junio de 1521, pero debió de interrumpirse como consecuencia de la guerra de Germanías. En marzo de 1523, el consejo de la ciudad pactaba su prosecución, alegando que había estado interrumpida por espacio de casi dos años y el maestro que se comprometía a continuarla volvía a ser Benet Oger. También debemos tener en cuenta que la prosecución de la iglesia de Onteniente, en la zona de la cabecera y sacristía, la realizará años más tarde, a partir de 1537, otro maestro francés, Johan de Batea, quien estaba asentado en la región desde muchos años antes, junto al también francés Johan de Aymar. Es decir, que la tradición de la presencia de maestros franceses se perpetúa en la zona, como demuestra su actividad posterior en otras iglesias de este medio.

33Como consecuencia de todo esto podemos aceptar con total rotundidad la vinculación de Oger con las obras de la iglesia de Ontinyent, y pasar a plantearnos su relación con otras obras en la ciudad, puesto que a pesar de la interrupción de la iglesia por la guerra, permanece en la población.

ill. 8 - Escalera del palacio de los condes de Torrefiel en 1950.

ill. 9 - Escalera actual del palacio de los condes de Torrefiel.

34A juzgar por la obra posterior realizada en Francia, nos interesaba localizar si en Ontinyent podía haber algún precedente que le hubiera servido para aprendizaje en la construcción de escaleras. En la villa de Ontinyent se conservan algunos palacios interesantes, algunos de gran importancia histórica como el conocido Palau de la Vila o palacio de la Duquesa de Almodóvar, que tiene una intensa remodelación en el siglo XV como denotan algunos de sus elementos, entre ellos la gran escalera del patio. Pero esta escalera pertenecía la tipología anterior, más tradicional de una sola tirada, sobre amplia bóveda escarzana. No obstante, había también otros palacios que demostraron que la actividad arquitectónica se sucedió con gran ímpetu a comienzos del siglo XVI. Entre ellos destaca el palacio de los Sancho, actualmente conocido como Palacio de los condes de Torrefiel y sede del ayuntamiento de la ciudad de Ontinyent [ill. 8 & ill. 9]. En este palacio, encontramos ya un ejemplo de un tipo más evolucionado de escalera, una escalera que sí que sirve de precedente claro de la que estamos tratando. Actualmente, la escalera y el palacio en su conjunto han sufrido una drástica restauración, pero los restos mantenidos así como algunas fotografías antiguas, permiten analizar con más detalle su tipología arquitectónica.

35El palacio pertenece a una cronología que se sitúa en el quicio de los siglos XV al XVI, a juzgar por los restos arquitectónicos de las portadas con arcos conopiales y por la propia escalera. Ésta se sitúa en el patio con dos tramos de bóvedas escarzanas que se unen entre sí por la solución de arista entrante. El perfil entorchado de las columnillas que se disponían jalonando el antepecho de la escalera y que actualmente han desaparecido pero que se conocen por las citadas fotografías, conectan directamente esta escalera con otras ejecutadas en la ciudad de Valencia, atribuidas al entorno de Pere Compte. Es particularmente evidente la similitud entre estos pilarcillos entorchados y los que se encontraban en la escalera sita en el palacio que actualmente ocupa la sede del círculo de Bellas Artes de la ciudad de Valencia. Por tanto, podemos concluir que este palacio pudo ser suficiente lugar de aprendizaje para un Benet Oger que reside en la población de Ontinyent o está vinculado a ella durante unos años, y que por causas que desconocemos, se vuelve a Francia. Allí en 1531 aparece dictando las disposiciones para la construcción de la escalera del Capitole de Toulouse, que ejecutará no sin dificultades el maestro Bouguerau. Precisamente, la escalera de Toulouse demora su construcción muchísimo por los problemas que plantea la talla de sus dovelas, hecho que remite a la complejidad de la ejecución para maestros sin la adecuada formación, a pesar de que Augier hubiera entregado las plantillas y las trazas para la obra. No sabemos porqué no la ejecuta él personalmente, pero posiblemente se encontraba ya embarcado en otro tipo de encargos. En estos años aparece relacionado con el obispo de Mirepoix. Quizá una nueva vía de investigación sea el patrocinio de obras por parte del obispo de Mirepoix, Philippe de Levis, quien se pone en contacto con Augier, y quien mantenía estrechas relaciones con el mundo mediterráneo. Se sabe que en el momento de dar las trazas y capítulos de la escalera, Augier estaba vinculado a Mirepoix, y quizá sea ésta otra de las posibilidades de investigación.

36En cualquier caso y a pesar de todos los interrogantes que continúan abiertos y que fundamentan la necesidad de insistir en esta vía de investigación, ahora estamos en disposición de relacionar la obra de este Benet Oger en tierras valencianas con el maestro vinculado a la escalera del capitolio de Toulouse. A partir de estas afirmaciones convendrá insistir en las repercusiones de este tipo de obras en la zona sur de Francia, tratar de analizar otros posibles ejemplos y quizá resolver las dudas que Assier sigue planteando.

Bibliographie

Bérchez, 1993: Joaquín Bérchez, Arquitectura renacentista valenciana, Valencia, 1993.

Corraze, 1937: Raymond Corraze «Sebastián Bouguerau, maître-maçon toulousain» Revue Historique de Toulouse, XXIV, 1937, p. 129-145.

Gómez-Ferrer, 1998: Mercedes Gómez-Ferrer, Arquitectura en la Valencia del siglo XVI. EL Hospital General y sus artífices, Albatros, Valencia, 1998.

Gómez-Ferrer, 2005: Mercedes Gómez-Ferrer, «Patios y escaleras de los palacios valencianos en el siglo XV» Historia de la ciudad IV, ICARO, Valencia, 2005, p. 113-141.

Liaño, 1929: Emma Liaño, La prioral de sant Pere de Reus. El último gótico ante la llegada del renacimiento, Tarragona, 1992.

Terol; Ferre, 1997: Vicent Terol y Josep Ferre, «Els constructors d’esglésies: la introducció del nou llenguatge renaixentista i l’activitat dels pedrapiquers i mestres d’obra bascos i francesos a la Vall d’Albaida (segles XVI-XVII)» Actes del Primer Congrès d’Estudis de la Vall d’Albaida, Aielo de Malferit, 1997, p. 829-835.

Llaguno, 1829: Eugenio Llaguno, Noticia de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, Madrid, 1829, tomo I, p. 290.

Pérouse de Montclos, 1982: Jean-Marie Pérouse de Montclos, Architecture à la française, Picard, Paris, 1982.

Tollon, 1992: Bruno Tollon, «L’escalier de Toulouse ou la vis des archives revisitée» Mémoires de la Societé archeologique du Midi de la France, LII, 1992, p. 97-106.

Zaragozá, 1996: Arturo Zaragozá, La capella reial d’Alfons el Magnànim de l’antic monestir de predicadors de Valencia, Conselleria de Cultura, Valencia, 1996-97.

Zaragozá, 2000: Arturo Zaragozá, Arquitectura gótica Valenciana, Generalitat Valenciana, Valencia, 2000.

Zaragozá, 2008: Arturo Zaragozá, El arte del corte de piedras en la Valencia del Cuatrocientos. Un estado de la cuestión, Academia de Bellas Artes de San Carlos, Valencia, 2008.

Zaragozá; Gómez-Ferrer, 2007a: Arturo Zaragozá y Mercedes Gómez-Ferrer «Francesc Baldomar» «Pere Compte» Gli ultimi independenti, a cura di Marco Nobile, Edizioni Caracol, Palermo 2007, p. 95-129.

Zaragozá; Gómez-Ferrer, 2007b: Arturo Zaragozá y Mercedes Gómez-Ferrer, Pere Compte, arquitecto, Valencia, Generalitat-Ayuntamiento de Valencia, 2007.

Notes

1 Gómez-Ferrer, 1998.

2 Arturo Zaragozá inicia una serie de publicaciones que demuestran el interés reciente por el capítulo de la estereotomía valenciana del siglo XV. Son sus numerosas obras las que han abierto las miras por este campo historiográfico.

3 Recientemente, colaboramos en la redacción de varios textos que se van publicando y en otros que aún están pendientes de publicación. Zaragozá; Gómez-Ferrer, 2007a, p. 95-129. Este trabajo no hubiera sido posible sin contar con su apoyo.

4 Zaragozá; Gómez-Ferrer, 2007b.

5 Algunas de las conclusiones que se avanzaron en noviembre en la jornada de Toulouse ya han sido recogidas por el prof. Arturo Zaragozá en su discurso de ingreso en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, cf. Zaragozá, 2008.

6 Para un estado de la cuestión general sobre la arquitectura de esta época en Valencia, ver Zaragozá, 2000.

7 Esta relación fue claramente advertida por Joaquín Bérchez, 1993.

8 Jean-Marie Pérouse de Montclos, 1982, reedición de 2001. Pérouse, desde su particular visión de la arquitectura, centrada en los modelos nacionales, permitió, no obstante, abrir una línea de trabajo que ha instado a otros estudiosos a buscar las peculiaridades, relaciones directas e indirectas de la arquitectura francesa con la de sus propios países, y en el caso español, ha servido de aliciente para nuevos estudios. A partir de la publicación de su texto se ha incentivado el interés por algunos elementos de la arquitectura, que antes habían estado en un segundo plano.

9 Tollon, 1992, p. 97-106.

10 Las referencias documentales sobre esta obra se encuentran en Zaragozá, 1996.

11 Hipótesis expuestas por Arturo Zaragozá en el marco del curso “Arquitecturas en construcción” celebrado en noviembre de 2007 en la Universidad Menendez Pelayo de Valencia en la ponencia titulada “Geometría de las bóvedas aristadas de Francesc Baldomar y Pere Compte”.

12 Estos maestros en el libro de Zaragozá; Gómez-Ferrer, 2007b.

13 Un estudio de la evolución de esta tipología de escaleras en Gómez-Ferrer, 2005, p. 113-141.

14 Corraze, 1937, p. 129-145.

15 Esta referencia se conocía desde la publicación del documento por parte de Llaguno, 1829, p. 290. donde se encuentra el contrato firmado con Benet Oger “mestre de fer esglesies” de 18 de junio de 1510. Sobre la iglesia de Reus, véase Liaño, 1992.

16 Estos datos proporcionados por el archivero municipal de Onteniente Vicent Terol i Reig, ya habían sido publicados en Terol; Ferre, 1997, p. 829-835, pero no habían sido puestos en conexión, con el maestro de Toulouse. Tanto el profesor Arturo Zaragozá como yo misma agradecemos a Vicent Terol las fotografías antiguas de la escalera del palacio de los Sancho.

Table des illustrations

Légende ill. 1 - Capilla funeraria de Galliot de Genouillac, Assier (Lot).
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 368k
Légende ill. 2 - Capilla Real del Convento de Santo Domingo de Valencia, 1439-1460.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
Légende ill. 3 - Bóveda de la torre de la cárcel de la Lonja de Valencia, 1498.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Légende ill. 4 - Escalera de la torre del Donjon del Capitole de Toulouse.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Légende ill. 5 - Escalera de la torre del Donjon del Capitole de Toulouse.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Légende ill. 6 - Escalera del Palacio de los Condes de Faura.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Légende ill. 7 - Bóveda de la iglesia de Ontiyent.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 416k
Légende ill. 8 - Escalera del palacio de los condes de Torrefiel en 1950.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Légende ill. 9 - Escalera actual del palacio de los condes de Torrefiel.
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/7773/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 207k

© Presses universitaires de Perpignan, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540