Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'imaginaire religieux gréco-romain

 | 
Joël Thomas

Chapitre I. Racines, fondations

El sentido iniciatico del viaje de Heracles

Hugo Francisco Bauzá

A Gilbert Durand

Texte intégral

  • 1 Olímpica II 1.
  • 2 379c ss.

1Según leemos en Píndaro1 los griegos del período clásico establecían una distinción entre tres tipos de seres: dioses, héroes y hombres; Platón, en el Crátilo2 agrega un cuarto tipo, los daímones, una suerte de dioses inferiores.

  • 3 Ilíada, XII23.
  • 4 Erga, 159.

2Si bien la frontera semántica entre cada una de estas categorías varía según autores y épocas, lo que si puede afirmarse como denominador común es que consideraban a los héroes diferentes de los hombres y, por cierto, de los dioses. Para una vertiente interpretativa los héroes parecen situados a mitad de camino entre el hombre y el dios por lo que la épica acuñó, para estos seres singulares, el apelativo hemítheoi 'semidioses' tal como refieren Homero3 y Hesíodo4 A diferencia del común de los mortales estos seres singulares cuentan con haber nacido de la unión de una divinidad y de un ser mortal.

  • 5 Así, por ejemplo, para J.Jeanmaire ; ad hoc cf. Couroi et Courètes, Lille, 1939.

3Como rasgos distintivos del héroe genuino se destacan, por un lado, ser en el fondo un solitario y, por el otro, mostrar una acentuada disposición por lo místico y por lo misterioso, lo que se aprecia con claridad en la figura de Heracles; estos dos últimos rasgos han servido de base a diversos autores para sostener que el mito heroico no sería más que la proyección de las prácticas iniciáticas5.

4Por otra parte conviene destacar que para el imaginario clásico el común de los héroes no sólo goza de la inmortalidad, sino que a muchos de ellosse les atribuye una existencia feliz en el más allá; por esa causa se venera a estos seres singulares y se les rinde culto. En el caso de Heracles la mitología refiere que el héroe no contento con ascender al Olimpo, se casa con Hebe, la Juventud, se reconcilia con Hera y es adoptado por esta diosa y deviene, en consecuencia, una divinidad que mora con las restantes deidades en la sede olímpica.

5Además, hay que advertir que en la idea de héroe acunada por los griegos se distinguen dos categorías, diferenciadas en sus orígenes aunque luego se confundan e influyan mutuamente : una, que llamaremos la de los héroes míticos, esto es, los nacidos de la referida unión mixta ; la otra, que denominaremos de los héroes históricos, delineada por los helenos sobre el testimonio acunado por la tradición - mitad histórico, mitad fantástico-de unos antepasados ilustres, la mayor parte de las veces epónimos de ciudades de los que, la evocación de sus acciones, con el correr de los siglos, se fue deformando hasta alcanzar relieves fantásticos ; de esos seres se veneraban sus tumbas y se les tributaba culto. Con todo, corresponde subrayar que estas dos variantes -la de los héroes míticos y la de los héroes históricos- se interfieren entre sí ; de ese modo, si bien por un lado se enriquecen mediante un intercambio de acciones y funciones, por el otro desdibujan los contornos que separan la realidad de la fantasía.

  • 6 Gli eroi greci. Un problema storico-religioso, Roma, Ed. dell'Ateneo, ristampa 1978.

6A. Brelich en un sugestivo trabajo6 tratando de indagar la morfología integral de la figura del héroe da cuenta de las numerosas funciones particulares que constituyen esta peculiar categoría de seres.

  • 7 La muerte heroica como premio es también otro motivo folklórico.

7De entre esas funciones existen dos de carácter sobresaliente-la iniciación y la muerte heroica7 -, estrechamente conectadas entre sí y que, en el caso de Heracles, poseen un contorno netamente definido.

8De acuerdo con la mitología en Heracles-hijo de Zeus y de Alcmena, una mortal- la iniciación no se da de una manera puntual sino que constituye un largo proceso que opera en el héroe ya por designio de los dioses (así, por ejemplo, el amamantamiento "involuntario" que recibe por parte de la misma Hera, la educación que Éurito le proporciona sobre la iniciática actividad del tiro del arco o también la iniciación que Cástor, uno de los Dióscuros, le brinda sobre el manejo de las armas, la surveillance que en todo momento le proporciona Atenea, la custodia y consejos de Hermes en su condición de dios psicopompo o bien, entre los más notorios, el mandato del oráculo délfico), ya merced a su propio esfuerzo ; en este aspecto cabe destacar que la realización de los trabajos por parte de Heracles va dando pautas de una progresiva iniciación que alcanza su punto culminante en las tres últimas labores.

  • 8 II 20.

9Por otro lado, la muerte singular que el Destino depara al personaje se muestra como la culminación de ese proceso iniciático que en verdad lo constituye la vida misma de Heracles. Las traquinias de Sófocles (vv.1162/1178) y el Hercules Oetaeus de Séneca (v. 1963/1976, especialmente el último de estos versos en el que el héroe, antes de desaparecer, exclama inferna uici rursus Alcides loca), aluden a esta suerte de muerte inmortalizante que el héroe asume voluntariamente como la última y, sin duda, más difícil de todas las fatigas que le ha impuesto el Destino, lo que explica las palabras con que Cicerón, en sus Tusculanas8 recuerda el doloroso trance de Heracles : cum immortalitatem ipsa morte quaerebat.

10Por lo demás, al margen del ciclo de los doce trabajos, tanto las hazañas que lleva a cabo independientemente del citado ciclo, cuanto las aventuras secundarias que le suceden, dan cuenta también de ese ritual proceso de iniciación.

  • 9 493a.
  • 10 62b.

11Por un lado, los trabajos constituyen pruebas que los héroes deben cumplir para liberarse del aspecto imperfecto o mortal de su naturaleza ; por el otro, los viajes simbolizan una suerte de exilio que recuerda -more Pythagorica- el exilio de las almas respecto de los cuerpos. Merced a esos trabajos y a esos viajes los héroes pueden alcanzar la liberación y obtener la condición de athánatoi 'inmortales' que los dioses poseen habiéndola logrado sin ningún esfuerzo y de la que gozan en una suerte de eterno presente. En una exégesis mística esas fatigas representan las pruebas que el alma debe sortear para liberarse de la prisión de la materia ; en esa interpretación pesan ecos órfico-pitagóricos recogidos por Platón, entre otras obras significativas, en el Gorgias9 y en el Fedón10.

12Heracles, preso de un estado de locura infligido por Hera, da muerte a los hijos que había tenido con Mégara y a dos de los de su concuñado Ificles. La tradición varia en la forma cómo los mató : para algunos autores los arrojó al fuego, según otros perecieron a flechazos.

13Se trata, en verdad, de un phónos akoúsios 'muerte involuntaria' que es uno de los motivos clave de los mitos heroicos, tal como se aprecia también en la leyenda de tantísimos héroes de los que, al azar, evocamos los nombres de Edipo y Aristeo. Esa muerte exige un exilio - el viaje-y una compensación -los trabajos-.

14Para expiar esos crímenes el héroe debió realizar ese itinerario "penitencial" y llevar a cabo un conjunto de fatigas (la versión canónica habla de doce, la variante de Apolodoro sólo le atribuye diez), las que ejecutó a las órdenes de Euristeo, una suerte de deus otiosus según una lectura simbólica del discurso mítico.

15De esos trabajos prestaremos atención a los tres últimos en los que con más fuerza se aprecia el sentido iniciático del viaje de Heracles.

El X trabajo

16La X tarea (llevar a Euristeo los bueyes de Geriones) que en sí misma, y por las variadas peripecias de ese itinerario, constituye una suerte de nueva Odisea, tiene como escenario una región situada en el extremo Occidente, una tierra cuyos contornos pertenecen más a una geografía mítico-poética que a una real y que, por lo fabulosa, parece preludiar el ámbito en el que sucederán las dos últimas fatigas.

  • 11 Prairies et Jardins de la Grèce Antique. De la Religion à la Philosophie, Bruxelles, 1973.

17Se trata de un marco singular en el que crecen fértiles praderas y Jardínes cargados de potencia taumaturgica que el imaginario griego expresó en términos como leimón 'pradera' o kêpos 'jardín'. Esos sitios maravillosos, y en los que Heracles se desplaza sin dificultad, fronterizos no sólo entre lo configurado y lo inconfigurado, sino también entre el mito y la realidad, están marcados por la muerte, dado que es un sitio en el que se renace a otra dimensión de la existencia según el sugestivo análisis que sobre esas comarcas nos propone A.Motte11.

18Para cumplir con esta tarea la primera dificultad que el héroe debió sortear fue el cruce del Océano para lo cual tuvo que munirse de la copa del Sol, en la que Helios se embarcaba diariamente a fin de retornar a su palacio situado en el Occidente del mundo; la logra merced a que amenaza al astro-dios con arrojarle sus flechas en caso de no conseguir dicho objeto; también bajo idéntica amenaza consigue que Océano aquiete sus aguas hasta que el héroe haya arribado a la costa de Eritia. En ambas circunstancias se destaca la figura de Heracles en su condición de "arquero" lo que rubrica uno de los aspectos iniciáticos de su figura, pues el adoctrinamiento en esa actividad cargada de simbolismo lo había recibido del mítico Éurito quien contaba, entre sus ancestros, con Apolo, el arquero divino.

19Su arribo a la isla de Eritia más allá del recuerdo de la conquista del vértice occidental del finis terrae, en la semántica de la iniciación, simboliza la conquista de un país trascedente, de un ámbito prohibido. Merced a las fatigas del héroe el limes 'umbral'deja de ser una barrera que separa el cosmos del caos, para convertirse en un espacio de metánoia y de circulación. Advertimos que no se trata ya de una geografía ordinaria, sino de una fantástica en la que no son válidos los parámetros de la realidad cotidiana, sino que todo es posible pues nos movemos en el mundo del mito. Vemos así, por ejemplo, que en ese ámbito, entre otras cosas maravillosas, los bueyes de Geriones son cuidados por el pastor Euritión con la ayuda de Ortro, el mítico can hermano de Cerbero, en tanto que hijo de Tifón y de Equidna.

20Previo al cumplimiento de su misión Heracles debe dar muerte a ese monstruo, que sabemos infernal entre otras cosas a causa de su extraña anatomía, acción que rubrica, una vez más, su categoría heroica y su condición de iniciado, dado que sólo al héroe o al iniciado le es dado vencer a las potencias infernales.

  • 12 W.Burkert ("Heracles and the Master of Animais", en Structure and History in Greek Mythology and R (...)
  • 13 Cf. Mythes et dieux des germains, Paris, 1939.

21Por lo demás, es de destacar que la mayor parte de los animales vencidos por Heracles no pertenece al mundo de la realidad, sino al de la fantasía, lo que alude al aspecto simbólico del combate del que el héroe sale siempre victorioso12. Otro tanto ocurre en la lucha con Geriones, el monstruo tricefálico, Victoria que el héroe lleva a cabo y en la que G.Dumézil cree descubrir el recuerdo de una prueba iniciática de los guerreros indoeuropeos13.

22También importa advertir que no lejos del sitio en que Euritión apacienta los bueyes de Geriones otro pastor -Menetes- apacienta el rebaño de Hades.

23Para llevar a cabo esta tarea Heracles ha debido abandonar la geografía conocida, trascender el limes demarcatorio entre lo conocido y lo desconocido y penetrar en el zóphos 'tiniebla, oscuridad' o, en sentido estricto, los infiernos.

24El hecho de que Heracles pueda regresar -y más aún, victorioso pues retorna con el trofeo-de esa comarca infernal, es una prueba más de la iniciación que debe de haber recibido el héroe y sin la cual no podría haber regresado de las tinieblas a la luz o, en otro lenguaje, del ámbito de la muerte al de la vida.

  • 14 Les origines de l'Hercule romain, Paris, E. de Boccard, 1926 y también en Herclé. Étude Critique d (...)
  • 15 VIII 32,2.

25Ese motivo nos permite hablar de Heracles como de un héroe de la mediación lo que explica el hecho no azaroso, sino natural y lógico, de que a partir de entonces, en diferentes circunstancias, el mito lo mencione junto a Hermes psicopompo. Eso se explica por el carácter ctonio, y por ende iniciático, e incluso funerario del personaje, tal como ha demostrado J. Bayet14 y justifica también el hecho de que los altares en su honor hayan sido erigidos próximos a los de Hermes, según nos transmite Pausanias15.

El XI trabajo

26El sentido iniciático de su viaje se aprecia con mayor relieve en el XI trabajo: el descenso a los infiernos para llevar a Euristeo desde allí al can Cerbero.

27El héroe no habría salido airoso de esa prueba si, como refiere el mito, no hubiese contado con el beneplácito de Zeus quien, en su ayuda, envía a Hermes y a Atenea.

28La primera acción ejecutada por Heracles para poder descender vivo a los infiernos-y luego ascender desde esa comarca tenebrosa-es iniciarse en los misterios eleusinos, misterios que adoctrinaban a sus acólitos acerca de cómo lograr, en el más allá, una vida de bienaventuranza.

29Una vez cumplida esa ceremonia Heracles se convierte no sólo en un mystes sino, en la esfera del mito, en el modelo o prototipo del iniciado en Eleusis.

30Esa iniciación no sólo significa finalmente el triunfo del héroe sobre la Muerte, representada en este caso en la figura de Hades, sino que también nos alecciona sobre la evolución del sentimiento religioso en Grecia y sobre la manera cómo el imaginario de este pueblo ideó el modo de trascender el aspecto mortal que conlleva la existencia.

31Si bien la leyenda ofrece diferentes versiones respecta del lugar por donde penetró al mundo de los muertos, en lo que sí coinciden es que entre otras figuras que se le presentaron en el ámbito infernal se encuentran Medusa y Meleagro. Frente a la Gorgona desenvainó la espada pero, alertado por Hermes de que sólo era una vana sombra, desistió de su propósito; algo similar ocurrió con Meleagro, que logró enternecerlo con su relato, por lo que Heracles, conmovido, le prometió casarse con una hermana suya -Deyanira-, lo que hizo más tarde y con lo que dio cumplimiento a un compromiso contraído en los Infiemos. A partir de entonces todas las acciones que emprenda el héroe estarán determinadas por lo acaecido en ese viaje iniciático al más allá.

32Tras liberar a Teseo y a Ascálafo se presentó a Hades a quien le pidió permiso para llevarse a Cerbero, el dios consintió siempre que pudiera dominarlo por sus propios medios, lo que Heracles pudo hacer; más tarde lo condujo hasta Euristeo pero éste, temeroso, rehusó aceptarlo por lo que el héroe lo llevó nuevamente a los Infiernos.

33El referido viaje al mundo post mortem, tras el que Heracles alcanza una suerte de plenitud, implica por un lado una katábasis iniciática y, por el otro, una anábasis revelatoria ; por lo demás, corresponde destacar que ese viaje -y las diversas peripecias todas ellas extraordinarias que en él se suceden-muestran un aspecto significativo del mito de Heracles : la lucha del héroe por trascender su aspecto humano y, de ese modo, tener acceso a la inmortalidad. La explicación obedece a que ese viaje -visto desde la lente de la iniciación- le permite superar el tiempo ordinario y adscribirse a una atemporalidad en la que es posible vivir en estado de plenitud.

El XII trabajo

34La XII labor -recoger las manzanas de oro de las Hespérides- significa de igual modo transportar al héroe a un ámbito mítico-legendario -el famoso Jardín-, también de discutida localización geográfica.

35Es tarea estéril ubicar el sitio donde se erigía ese Jardín. Los mitógrafos han pretendido situarlo, inútilmente según nuestra opinión, ya al oeste de Libia, ya al pie de los montes Atlas; otra vertiente legendaria intenta ubicarlo en la lejana y mítica tierra de los hiperbóreos, pero esos propósitos han sido vanos pues, en verdad, nos hallamos ante una geografía fantástica, cargada de simbolismo.

36Se trata, por cierto, del mundo del Poniente -del sitio donde se acuesta el Sol- tal como lo sugiere la semántica de los nombres de las Hespérides: Egle, Eritia y Hesperaretusa, respectivamente, la 'Resplandeciente', la 'Roja' y la 'Aretusa del Poniente'.

  • 16 Héraclès aux portes du soir, Paris, "Les Belles Lettres", 1989, pp.545/6.

37Estamos ante un ámbito singular, eminentemente mítico, en el que ha tenido lugar la hierogamia entre Hera y Zeus, como inteligentemente señala C.Jourdain-Annequin16. Es. por otra parte, un espacio de conjunción de los extremos, donde lo conocido se encuentra con lo desconocido, el día, con la noche o, en un piano trascendente, la vida con la muerte.

  • 17 Ad hoc cf. Virgilio, Bucólica VI 13/19, en que dos niños apresan al anciano Sileno somno uidere ia (...)

38A fin de cumplir con este trabajo el primer escollo que debió sortear el héroe fue localizar dicho Jardín. Para ello, tras realizar diversas acciones que, en lenguaje mítico-simbólico, son pruebas iniciáticas que el héroe debe vencer, se adentra en el Erídano, cuyas ninfas le refieren que sólo Nereo puede informarle acerca de la localización de ese Jardín. Tras maniatar al dios marino al que halla dormido -otro tópos de la mitología heroica17 - Heracles, por su Victoria frente al dios de cambiante figura, es iniciado en la localización de ese sitio maravilloso. A partir de esa circunstancia, las leyendas varían y las acciones extraordinarias que el héroe debe llevar a cabo se multiplican: lucha con Anteo, episodio de Busiris, liberación de Prometeo y nueva iniciación, esta vez por parte del Titán, acerca de cómo el héroe debía recoger esos frutos.

  • 18 "Epopée et initiation. Le sens du voyage et le 'tissage' de l'espace-temps du héros dans l'Eneide" (...)

39Con la búsqueda de esas manzanas, según apunta con razón Joël Thomas18, "Héraklès accomplit un de ses travaux les plus difficiles et les plus 'alchimiques': la possesion des Pommes d'Or, prélude à son apothéose par le feu".

40También la manera según la cual se apoderó de esos áureos frutos ponía de relieve, a los ojos del imaginario griego, que sólo un iniciado podía cumplir con esa gesta singular que debía dar por resultado la muerte y posterior catasterización del dragón que cuidaba a las Hespérides y la metamorfosis de las tres ninfas del atardecer en olmo, sauce y álamo. El cumplimiento de esta labor no sólo nos pone frente a la conquista de una tierra situada más allá del límite de los mortales, sino también el logro de un objeto prohibido: los frutos que no corresponden a los seres humanos, sino a los dioses.

41Por lo demás, a esos frutos se los ha visto ya como alegoría de la belleza o del amor o, por sincretismo con otros cultos de procedencia oriental, como símbolo de inmortalidad. La conquista de los mismos por parte de Heracles significa que el héroe ha trascendido su condición de mortal en tanto que ha logrado apropiarse de esos frutos áureos.

42Por otra parte alcanzar el oro, en la perspectiva alquímica, simboliza también una suerte de iniciación.

43El mito evoca que Heracles se apodera de esas manzanas mediante un ardid del que, como hemos señalado, lo aleccionara Prometeo, y cumple con la fatiga impuesta por Euristeo llevándole las doradas manzanas; mas como éste no sabía qué hacer con ellas, finalmente las entregó a Atenea quien, cumpliendo con lo determinado por el Destino, las restituyó al jardín donde antes se encontraban.

  • 19 Heracles nombre que, según una etimología ya atestiguada por los antiguos (cf. Apolodoro II 73 ; D (...)

44Siguiendo con el proceso de iniciación que estamos considerando, también es forzoso considerar el cambio de nombre del personaje. Ahora es Heracles, i.e. el que actúa por 'la gloria de Hera'19.

  • 20 II 12; cito por la versión de M. Rodríguez de Sepúlveda (Madrid, Gredos, 1985, p. 103).

45Es éste el nombre que por consejo de Apolo utilizará el héroe en lo sucesivo en lugar del gentilicio Alcides con que antes se lo conocía en recuerdo de su abuelo Alceo. Apolodoro, en su Biblioteca20, refiere : "La Pitia entonces lo llamó por primera vez Heracles, pues antes era conocido por Alcides, y le dijo que habitara en Tirinto sirviendo a Euristeo doce años y que realizara los diez trabajos que le impondrían ; y añadió que, una vez terminados, sería inmortal".

46A partir de la asunción de ese nombre sucede lo que Nietzsche llama el principium individuationis del héroe.

  • 21 En Glotta, 8, pp. 121 ss., cit. por C. Jourdain-Annequin, op.cit., p. 87, nota 256.

47Por otra parte, según apunta P. Kretschmer, el nombre Heracles debía de ser un nombre theóphoros 'inspirado por un dios' extendido en Argos antes de ser aplicado singularmente a este héroe argivo21.

  • 22 Op.cit., p. 157.

48Es prudente recordar, tal como sugiere la citada Jourdain-Annequin22, que en época micénica la díada Heracles/Hera debía de constituir una pareja divina; para esa conjetura la estudiosa se apoya en la asimilación y sincretismo de Heracles/Hera con la pareja divina del panteón fenicio de Melqart/Astarté, homóloga de la anterior.

49Los áthloi que han sido impuestos al héroe por la diosa, a causa de los celos de ésta por el hijo que su esposo tuvo con una mortal, asumidos voluntariamente por el héroe, son los que, en definitiva, le confieren grandeza y el hecho singular de poder gozar, con justicia, del significativo nombre de Heracles.

50Por lo demás, todas las gestas llevadas a cabo por el héroe conducen a Argos donde finalmente se aprecia a Heracles no como enemigo de Hera, sino como servidor de la diosa, una deidad por cuya gloria se ha esforzado, Y es precisamente en homenaje a esta divinidad que el héroe conduce el rebaño de Geriones con destino a una fiesta (hecatómbaia) que se celebraba en honor de Hera, advocada en ella como Prosymnaía.

El fin del viaje y la apoteosis por el fuego

51El proceso iniciático de Heracles ofrece un nuevo testimonio en el monte Eta, donde tiene lugar la apoteosis final por el fuego lo que permite al héroe eliminar la parte mortal y, de ese modo, dejar en libertad lo que Heracles tiene de divino. En ese aspecto lo sublime del personaje es la serena aceptación de su Destino y el hecho de que es el mismo Heracles el que explica a su hijo la manera como debe hacérsele la pira funeraria, a la vez que le ruega la encienda. Sabemos que éste rehúsa ese sacrificio que, por piedad, lo ejecuta Filoctetes.

52De ese modo Heracles se convierte en el héros theós tal como lo define Píndaro en la Nemea III (v.22), cuando rememora sus hazañas. La culminación de ese proceso se da con su arribo al Olimpo en calidad de dios y, muy especialmente, en su boda con Hebe con quien gozará de la felicidad eterna junto a los restantes dioses.

53Con la cremación de su cuerpo Heracles logra la modificación radical de su ser pues, al anular la parte mortal, ha dejado en libertad la parte divina de su naturaleza. Esa mutación de su ser la ha logrado merced al proceso iniciático en el que, al contemplar la Muerte, se le ha hecho patente el sentido de la Totalidad a la que, en lo sucesivo, aspira.

54La muerte "iniciática", entrevista por Heracles en su katábasis al mundo infernal, le ha permitido apreciar el otro lado de la realidad -i. e., el de la vida post mortem-; de ese modo, al regresar de ese viaje fatal el héroe ya no es él mismo pues por haber contemplado los misterios del otro mundo, por haber tomado conciencia de la Unidad fundamental, se ha convertido en un iniciado. Y es por esa circunstancia que para A. Brelich, en el ensayo que hemos citado, Heracles llega a ser el héroe por excelencia dado que ha recorrido no sólo el mundo de los hombres, sino también el de las potencias infernales e, incluso, el de los dioses.

  • 23 Hercule et le Christianisme, Paris-Strasbourg, 1955 ; en la misma línea véase también D.E.Aune "He (...)

55Esas circunstancias explican también por qué la misma antigüedad consideró a Heracles un iniciado ; en efecto, fue Pródico - según refiere Jenofonte en Los Memorables II 1 - e1 primera que vinculó a Heracles con la iniciación. Ese hecho dio lugar, posteriormente, a que se relacionara el sentido simbólico de su gesta con el orfismo y con otras religiones de cuno soteriológico y llevó también a M.Simon a relacionar a Heracles con Cristo, en un sugestivo trabajo en el que el estudioso delinea la historia de la morfología de la idea de la divino humanidad23.

56Por otra parte el citado tránsito iniciático explica también por qué Heracles ha podido vencer a monstruos y animales maravillosos, e incluso a seres infernales. En este último aspecto es llamativa la manera cómo el héroe ha podido enfrentarse en particular con figuras conectadas con el mundo marino -Océano, Posidón, Nereo, entre tantas otras-a las que vence.

57Los exegetas han querido ver en este inabarcable ponto que abraza todo el universo, la imagen de un ámbito infranqueable, inaprehensible, amorfo y en perpetuo movimiento, ¿acaso uno de los rostros de la misma Muerte? que Heracles ha podido vencer al lograr, en sus viajes, atravesar su corriente, corriente a la que sólo a los iniciados les está permitido franquear.

Notes

1 Olímpica II 1.

2 379c ss.

3 Ilíada, XII23.

4 Erga, 159.

5 Así, por ejemplo, para J.Jeanmaire ; ad hoc cf. Couroi et Courètes, Lille, 1939.

6 Gli eroi greci. Un problema storico-religioso, Roma, Ed. dell'Ateneo, ristampa 1978.

7 La muerte heroica como premio es también otro motivo folklórico.

8 II 20.

9 493a.

10 62b.

11 Prairies et Jardins de la Grèce Antique. De la Religion à la Philosophie, Bruxelles, 1973.

12 W.Burkert ("Heracles and the Master of Animais", en Structure and History in Greek Mythology and Ritual, Berkeley and Los Angeles, Univ. of California Press, 1979, pp.78/98) destaca el aspecto victorioso de este héroe, al que considera la "incarnation of the beautiful victory, kallínikos" (p.78).

13 Cf. Mythes et dieux des germains, Paris, 1939.

14 Les origines de l'Hercule romain, Paris, E. de Boccard, 1926 y también en Herclé. Étude Critique des principaux monuments relatifs à l'Hercule Étrusque, Paris, E. de Boccard, 1926.

15 VIII 32,2.

16 Héraclès aux portes du soir, Paris, "Les Belles Lettres", 1989, pp.545/6.

17 Ad hoc cf. Virgilio, Bucólica VI 13/19, en que dos niños apresan al anciano Sileno somno uidere iacentem (v.14) para que éste entone un canto cosmogónico que, por otra parte, también presenta aspectos iniciáticos (cf.vv. 27/28).

18 "Epopée et initiation. Le sens du voyage et le 'tissage' de l'espace-temps du héros dans l'Eneide", en L'imaginaire de l'espace et du temps chez les latins, 5 (Automne 1985), p.41).

19 Heracles nombre que, según una etimología ya atestiguada por los antiguos (cf. Apolodoro II 73 ; Diodoro, I 24,4 y IV 10,1) procedería de Hera y de cléos, esto es 'la gloria de Hera'; sobre el particular, cfr. C.Jourdain-Annequin, op.cit., p.62 y, en especial, nota 256 de pp. 86/87.

20 II 12; cito por la versión de M. Rodríguez de Sepúlveda (Madrid, Gredos, 1985, p. 103).

21 En Glotta, 8, pp. 121 ss., cit. por C. Jourdain-Annequin, op.cit., p. 87, nota 256.

22 Op.cit., p. 157.

23 Hercule et le Christianisme, Paris-Strasbourg, 1955 ; en la misma línea véase también D.E.Aune "Heracles and Christ. Heracles Imagery in the Christology of Early Christianity", en Greeks, Romans, and Christians, edited by D.Balch, E.Ferguson y W.Meeks, Minneapolis, Fortress Press, 1990, pp.1/19.

Auteur

Université de Buenos Aires

© Presses universitaires de Perpignan, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540