Version classiqueVersion mobile

Giginta

 | 
Alexandre Pagès

Miguel de Giginta. La pasión moderna por la Mirada

José García Molina

Texte intégral

1«Tanto para aquel que la utiliza como para aquel que es su objeto, la mirada es amenaza. Hurga, penetra, agrede, delata el deseo de quien la dirige y, como en las religiones animistas, hace pesar el peligro de ser poseído sobre la persona cuya imagen se capta» (Pierre Rey, Una temporada con Lacan.).

2El texto avanza algunas reflexiones respecto a los orígenes de las prácticas de institucionalización de la infancia. Propone para ello un análisis articulado alrededor de dos ejes. Por un lado, a través de la figura de Miguel de Giginta, reconstruye una parte de la historia de la emergencia de las prácticas de internamiento. Por otro, destaca la lógica de vigilancia y moralización de ciertas poblaciones constituyente de los imaginarios institucionales.

3Se trata, en general, de articular una reflexión que toma como eje transversal el concepto de mirada institucional. Señalamos una nueva concepción de la mirada y, sobre todo, su utilidad en el escenario configurador de lo social. La mirada institucional se quiere, en algún punto, una mirada técnica y tecnificada. Temática que no aspira tanto a aportar nuevos conocimientos como generar un debate acerca de la novedosa lógica institucional imaginada por Giginta, desarrollada por Jeremy Bentham, y que persiste hasta nuestros días a través de los modernos sistemas de vídeo-vigilancia institucional o de los espacios públicos.

1. Introducción

4Nos dedicamos entonces a avanzar lo que, definitivamente, debiera ser tratado con mayor nivel de profusión y profundidad por historiadores y estudiosos de las relaciones de poder, dominación, socialización, educación y subjetivación en instituciones convertidas en dispositivos de encierro, educación y control social. Por último, podría también interesar a personas preocupadas por conocer algo más acerca de los antecedentes de esa constelación de discursos y prácticas que se fue conformando bajo el epígrafe «educación especializada» y que, en la España de nuestros días, recibe el nombre de Educación Social.

  • 1 Robert. CASTEL, «De la peligrosidad al riesgo» en Materiales de sociología crítica, Madrid, La Piqu (...)

5Creemos también importante que pedagogos y educadores sociales puedan ampliar su conocimiento acerca de lo que podría llamarse «sus orígenes» (en el bien entendido en que no pensamos el origen como momento fundador y originario, sino como encrucijada en la que se incorporan y materializan nuevas prácticas o discursos al imaginario social). Por ello, si conseguimos que al final de estas líneas el lector se sienta movido, si algo se vuelve extraño en su forma de ver, reflexionar o ejercer la práctica educativa, quedaremos más que satisfechos. Entre otras cosas porque con cada resonancia y recuerdo que evita la devastación total del olvido, se sigue pagando la deuda que la historia tiene pendiente con la memoria de «las gentes sin historia». Gentes que se vieron y se siguen viendo atrapadas en viejas y nuevas formas de marginación o vulnerabilidad que asignan «destinos sociales diferentes a los individuos en función de su capacidad para asumir las exigencias de la competitividad y de la rentabilidad1» Gentes sobre los que se lanza una particular mirada que los convierte, a veces en víctimas, y siempre en culpables.

6Encontramos en estos dispositivos las primeras huellas de lo que han acabado acomodándose en el imaginario de la cultura occidental, especialmente en la época de las luces ilustradas, como «la ilusión de la trasparencia»; ilusión que en modalidades diversas persiste hasta nuestros días. La ilusión de la trasparencia señala el imposible esfuerzo de la modernidad, de sus revoluciones científicas y sociales, por acabar con el desorden, por acceder a una mirada total del individuo y sus recorridos que permitiera generar sujetos trasparentes, predecibles y transformables, hechos a la medida de los proyectos de las ciudades ideales.

2. Consideraciones históricas sobre recogimiento y encierro institucional

  • 2 Una excepción importante, apuntada por Santolaria (1997, p. 33), la encontramos en 1407, año en el (...)

7Realizaremos un rápido recorrido por distintas legislaciones y dispositivos de recogimiento de pobres et de infancias con la intención de mostrar que la infancia desamparada ha estado sometida, con ciertas diferencias, a un proceso muy similar al que han seguido las prácticas de recogimiento y encierro en el mundo adulto prácticamente hasta el siglo XX.2 El internamiento y las prácticas educativas en las instituciones que acogían a la infancia desamparada o delincuente ejemplifican un constante esfuerzo de articulación donde caridad, beneficencia, asistencia, educación y necesidad de control social convergen y chocan en espacios particulares de actuación. Cada una de esas categorías ha ido cobrando significación en el imaginario de la época y ha visto proliferar a su alrededor un amplio espectro de técnicas materiales y conceptuales, que no siempre han estado a la altura de los ideales humanos y sociales a los que se decía aspirar. Sin embargo, tras la significación particular de cada época y las respuestas dadas a ésta en forma de nacimiento de instituciones, hay una práctica que cuenta con siglos de existencia: la protección de la infancia. Cambian los nombres y los modos de intentar solucionar los problemas (caridad, beneficencia, asistencia social, huérfanos, expósitos, abandono, desamparo, hospital, asilo, casa, hogar, colectivos, etc.), pero lo que se desprende del estudio es que, especialmente desde el siglo XVI, se consolida una preocupación latente por el recto crecimiento espiritual, moral y social de lo que en cada momento histórico se ha considerado como infancia. Las diferencias en la concepción no han impedido que (desde la óptica del siglo XXI) el resultado haya sido el internamiento como medida protectora, socializadora, controladora y educativa.

Los inicios

  • 3 Peter BROWN, La antigüedad tardía. In Philippe ARIES y Georges DUBY, Historia de la vida privada, M (...)
  • 4 Félix SANTOLARIA, Marginación y educación. Historia de la educación social en la España moderna y c (...)

8La extensión e implantación del cristianismo por Europa llevó de la mano el mensaje de lo que Brown ha denominado la moral de los vulnerables3. El compadecimiento de los débiles y necesitados, la caridad hacia los pobres de Dios, anticipa lo que llegará a ser la práctica de internamiento en el ámbito de la asistencia. El establecimiento y progresiva consolidación de la iglesia, tanto como centro de poder religioso y social (la curia) como de las parroquias y las órdenes mendicantes o regulares, va paralela a esta historia que es, todavía hasta los albores del siglo XVI, la de una separación no demasiado explícita entre los pobres que han elegido la vida austera como modus vivendi y la pobreza real: los pobres vergonzantes, la pobreza de los enfermos, desvalidos e indigentes en los hospitales, asilos, etc. Estos pobres, tal como indica Santolaria4 no han tenido nunca el mismo reconocimiento social y moral que los pobres de elección. La pobreza real parece ir siempre ligada a una visión negativa del que la sufre: castigo divino, insuficiencia personal, fingimiento, etc. son algunos de los significantes asociados a esta situación. Sin embargo, pensamos que, hasta los albores del siglo XVI, la iglesia tiene competencias casi exclusivas en la asistencia de la pobreza y marginación dentro de su desempeño de la virtud de la caridad y la misericordia. También, pensamos que se atiende prácticamente por igual a unos y otros pobres. Sólo con la entrada en la modernidad el discurso de la asistencia a los pobres va ir girando hacia la necesidad de un tratamiento donde empezará a jugarse la duplicidad de la caridad, para con los que sufren la pobreza por causa de desgracias, y el castigo, para los que la fingen para ganarse un sustento sin trabajar.

  • 5 Pedro CARASA SOTO, Pauperismo y revolución burguesa. Burgos 1750-1900, Universidad de Valladolid, 1 (...)
  • 6 Encarna MAZA MORILLA, Pobreza y asistencia social en España. Siglos XVI al XX, Universidad de Valla (...)

9La asistencia a los pobres y desamparados, empieza a consolidarse como campo de encuentro y disputa entre los discursos de humanistas, teólogos y juristas del siglo XVI. La asistencia a los pobres, la cuestión social, se va constituyendo como un espacio donde confluyen las aspiraciones del nuevo orden burgués y la evangelización propuesta después del Concilio de Trento5. Orden social, con el trabajo como principal valor, y orden moral, contra la herejía protestante, trabajan en favor de un efecto de control de la población que va a encontrar en el encierro y la reeducación sus canales de transmisión más eficaces. El internamiento de las masas pauperizadas pretende su inserción su en la cadena de productividad y asegura el nuevo orden social, evitando la mendicidad indiscriminada y la delincuencia6

  • 7 Michel CAVILLAC, La reforma de la beneficencia en la España del siglo XVI: la obra de Miquel Gigint (...)

10Si bien es cierto que, a partir de ese momento y especialmente a partir del siglo XVIII, el papel jugado por la Iglesia en ese ámbito pierde poder en lo que respecta a las grandes decisiones, la totalidad de la asistencia y educación va a seguir pasando por sus manos. El Estado asume la responsabilidad última de las instituciones y la iglesia se ve obligada a abandonar, en muchos casos, el gobierno y la administración. Este proceso afectará de una manera más evidente a los hospitales, en los que la medicina y sus doctores se encargan de la higiene pública, de la vigilancia y control de los enfermos y de las buenas costumbres, no sólo higiénicas sino de modus vivendi de las clases bajas7. Por el contrario la iglesia refuerza su dominio en escuelas, instituciones para huérfanos y expósitos, jóvenes delincuentes, madres vergonzantes, ancianos y pobres de solemnidad, en las que cuenta con una larga tradición y prestigio. Si esto fue posible, se debe, en gran parte, a que el ideario de formación y moralización católica refuerza, en la mayoría de las ocasiones, la interiorización de los sujetos de este nuevo orden de las cosas. De esta manera, las órdenes religiosas continuán acaparando la mayoría de las iniciativas que en estos ámbitos se han dado hasta nuestros días.

El cambio de mirada hacia los pobres

  • 8 Según Félix Santolaria la entrada en la modernidad viene también marcada por factores coyunturales (...)

11Entre los siglos XV-XVI acontecen una serie de descubrimientos científicos, escritos filosóficos, teológicos y políticos que modifican profundamente los imaginarios sociales y los modos de vida de las ciudades y sus ciudadanos. Por otra parte, la generalización de la vida en las ciudades, el aumento de la pobreza ligado a las migraciones y, la crisis de subsistencias que sufre casi toda Europa, van a ir consolidando un cambio de sensibilidad de los individuos y los gobiernos. Se gesta el principio de un cambio respecto a temas que, hasta el momento, habían tenido una consideración diferente, como lo es la propia pobreza.8 Este cambio de sensibilidad, y la necesidad imperiosa de hacer algo ante la nueva situación, va a propiciar la aparición y progresiva consolidación de políticas de recogimiento, moralización y represión de la pobreza y la mendicidad. Todo «resto social» (lo que no es productivo) va a ir ocupando un lugar importante en las preocupaciones de los gobernantes.

12El nacimiento de los internados, como establecimientos dependientes de los Estados y sus administraciones públicas, podría fecharse hacia mediados del siglo XVI, en el periodo entre el reinado de Carlos I y el de Felipe II. A partir de este momento aparece y se consolida una nueva red social, que tenderá a intensificarse bajo el auspicio del gobierno de los ilustrados del siglo XVIII. Esta red nace con finalidades sociales concretas, el tratamiento y eliminación de la pobreza pero, como tantas veces, más que incidir sobre las causas estructurales de la pobreza y la marginación se acaba focalizando el trabajo con y sobre los pobres y marginados.

  • 9 Idem, p. 45
  • 10 MAZA Morilla op. cit., p. 81.

13Los primeros discursos teóricos de relevancia que critican lo indiscriminado de la caridad cristiana como medio eficaz de combatir la pobreza, sobre todo la pobreza fingida, los encontramos en el primer cuarto del siglo XVI. De gran relevancia es la obra de Vives «De subventione pauperum» escrita en Brujas, en 1526, y en la que se pone por escrito, por primera vez, la necesidad de que los gobiernos se hagan cargo de sus pobres. Las argumentaciones de Vives se basan en diferentes criterios. Por un lado subsiste una preocupación real por el exagerado crecimiento del pauperismo, provocado de nuevo por una fuerte crisis de las cosechas en el ámbito europeo9. Vives incita a los gobernantes a la acción: cualquier ciudad que quiera ser próspera y desarrollarse sin problemas de revueltas no puede consentir este desajuste social. El gobierno debe intervenir para arbitrar medidas que protejan a las personas de la pobreza y la depravación moral y a la ciudad del triste espectáculo que suponen las masas de indigentes que pueblan sus calles. Tal como apunta Maza Morrilla10:

«Vives da normas muy concretas para la organización de la asistencia como un servicio público y sugiere toda una gama de recursos para su financiación (...), convencido que de todo ello sólo pueden derivarse ventajas (quietud; tranquilidad social, desaparición de los mendigos, disminución de los vicios y delitos)».

  • 11 Lucien FEBVRE, Erasmo, la Contrarreforma y el espíritu moderno, Barcelona, Orbis, 1970.
    Marcel BATAI (...)
  • 12 Vives mostró expresa preocupación por la infancia en general, y propuso gran cantidad de normas par (...)

14Está presente en Vives, de manera explícita la moderna mentalidad y moral burguesa, impulsada ya desde las concepciones protestantes de Lutero, de austeridad, orden y trabajo11. Es esta nueva moral de regeneración por el trabajo la que impulsa la necesidad imperiosa, que sobrevivirá a lo largo de siglos, de distinguir entre pobres verdaderos y fingidos y la consolidación de «un nuevo sentimiento de indignación»: el que produce ver a pobres que pueden ser válidos para el trabajo aprovecharse de la caridad que correspondería a los verdaderos impedidos y necesitados. Como ya hemos apuntado, cae en desuso el sentido tradicional y cristiano de la pobreza (la sacralización de los pobres como pobres de espíritu), iniciándose un verdadero proceso de racionalización de ésta. La pobreza empieza a contemplarse como una actitud individualmente culpable que pone en jaque el anhelo de orden, como medio de alcanzar la felicidad que muestran tanto las ciudades particulares como los incipientes estados-nación.12

15Comienza entre los siglos XVI y XVIII, coincidiendo con la emergencia y progresiva consolidación del mercantilismo, la práctica de reclusión de los quienes molestan y alteran el orden que trata de imponer el nuevo régimen. Prácticas de recogimiento que no son sino el espejo del gran confinamiento anglosajón o francés. Actuación orientada en una doble dirección. Por un lado, la erradicación de la pobreza o, al menos, la evitación de sus posibles peligros derivados. Por otro, convertir a los pobres, lisiados y mendicantes en fuerza activa de trabajo. Distintos reformistas aportarán visiones, tratados, fórmulas mediante las que el Estado alcance a eliminar las causas y consecuencias de la pobreza. Propuestas que, de modo general, contemplan la creación de organismos e instituciones (hospicios, talleres, prisiones...) para el control de las poblaciones atendidas. Dos de los más importantes pioneros son Miguel de Giginta y Cristóbal Pérez de Herrera.

16Al amparo de la luz de Vives y de las teorías erasmistas Giginta, destacado defensor del intervencionismo estatal en el ámbito de la pobreza, piensa que los pobres mendigan porque no tienen otro medio de subsistir. Si se les atendiera en un lugar donde su libertad quedase restringida, los pobres fingidos se negarían al internamiento y ellos mismos se seleccionarían. Se hace necesario construir, en cada ciudad importante del reino, lugares destinados a la atención de los realmente necesitados. Tras la aprobación de sus propuestas, comienzan a aparecer las Casas de Misericordia: edificio en forma de cruz, lugar de producción y moralización, un pequeño mundo cerrado para pobres, desamparados y enfermos a los que alojará guardando la debida separación por sexo y edades. Las mismas comienzan a funcionar, en los años ochenta, en ciudades como Barcelona, Granada o Madrid, aprovechando establecimientos ya existentes y readaptados a su nueva función.

17La idea de Giginta «condena» al internamiento de los pobres verdaderos para evitar así a los fingidos quienes, en aras de no perder su libertad, no consentirán el internamiento y se obligarán a una vida digna. La asistencia vigilada, la utilidad y el automantenimiento constituyen los elementos de una hipotética promoción social al interior de un espacio cerrado; el trabajo de los internos en la producción manufacturera (siempre en la medida de sus posibilidades), la limosna y la contribución de los poderosos, las fuentes de subsistencia institucional. Trabajo remunerado que ayudará a erradicar la mendicidad, además de proveer de cierta cantidad de dinero y promoción a los internos.

  • 13 Cristóbal PÉREZ de HERRERA, citado por Maza ZORRILLA, op. cit., p. 81.
  • 14 SANTOLARIA, 1997, op. cit., 147-149.

18Algo más tarde, entre 1595 y 1598, emerge la figura de Cristóbal Pérez de Herrera, médico de Felipe II, quien elabora un complejo Plan general de amparo de pobres que combina medidas tradicionales de asistencia a los pobres verdaderos y vergonzantes (parroquias, hospitales y albergues) con la represión y el control social y policial de los pobres fingidos. La obra en la que se desarrolla dicho plan, el Discurso del amparo de los legítimos pobres, y reducción de los fingidos: y de la fundación y principio de los Albergues destos Reynos, y amparo de la milicia della13 plantea que el objetivo a cumplir no es la supresión de la pobreza, sino controlarla y regenerarla mediante el trabajo. En este sentido la propuesta no se diferencia en demasía de la anterior, pero Pérez de Herrera propone la creación de los Albergues que, a diferencia de las Casas de Misericordia, contemplan la perspectiva de régimen abierto para los pobres verdaderos. Los pobres pueden entrar y salir !para trabajar y comer ¡donde quieran, siempre que consigan el dinero para ello. Se trata casi de dormitorios en los que una de las pocas obligaciones es escuchar misa por las mañanas y aprender doctrina cristiana. En lo relativo a los pobres fingidos se pasa a un doble control. Por un lado control social, mediante la recuperación y creación de las figuras del padre de mozos y del padre de trabajadores que les buscaban trabajo, mediaban en la concertación de salarios y evitaban la ociosidad. Por otro, control policial ejercido por el alguacil de vagabundos, agente sancionador de los vagos14.

19Pérez de Herrera realiza una interesante propuesta para la atención a la infancia, en la línea de posibilitar la acogida de los niños abandonados, menores de siete años, en familias decentes y con recursos, y la alternancia de esta medida con el internamiento en los Albergues. Pasada esta edad y hasta los 10 años se les enviará a talleres donde aprenderán un oficio o se incorporarán al servicio doméstico. Entre los 10 a los 14 años las salidas de la institución eran por varias vías: desde la incorporación a la armada o a fábricas, hasta la creación de seminarios especiales en oficios útiles a la república. A pesar del interés que despertó en la época la propuesta no pudo llevarse a cabo de manera eficaz en su momento. La muerte de Felipe II, su principal valedor, dio al traste con las esperanzas de este plan general conservador e innovador a la vez, práctico y utópico en sus propuestas. Encontraremos claras evocaciones a las teorías del reformador en el siglo XVIII, especialmente en las medidas tomadas bajo los reinados de Carlos III y Carlos IV.

  • 15 Real Orden del 30 de abril de 1745 (en Novisíma Recopilación de todas las leyes de España, Madrid, (...)
  • 16 Jacques DONZELOT, La policía de las familias, Valencia, Pre-Textos, 1979. Jacques DONZELOT, La inve (...)

20El creciente proceso de penalización y judicialización de la pobreza, homogéneo en gran parte de Europa, alcanza un punto culminante con la aparición de una nueva figura jurídica: el vago.15 La nueva figura legal, existente en la literatura de la pobreza, es nombrada mediante cariñosos epítetos, tales como: malentretenidos, viciosos, parásitos, haraganes, sopistas, pícaros, etc. El vago es directamente asociando con la delincuencia. Ya no se trata de proteger al pobre, sino de proteger a toda la sociedad de los inútiles y los ociosos. Los que no tienen casa ni oficio constituyen un lamentable espectáculo a ojos de los nuevos poderes. Su falta de producción y los gastos que comportan representan una lacra social inadmisible. Nos encontramos de lleno en la emergencia de lo social16.

3. El nuevo dispositivo de la modernidad: la mirada

21La inevitable consulta al diccionario apunta que la noción dispositivo remite a dos acepciones. Es relacionado, en su primera acepción, a «un mecanismo dispuesto para obtener un resultado automático» y en segundo lugar «al despliegue o el orden militar en que se encuentran las tropas para cumplir una misión determinada». Dispositivo que nos remite entonces a un aparato o mecanismo que permite realizar una tarea sin necesidad de implicación o actividad de persona alguna. Su virtud es, en cualquier caso, la de una economía física y/o psíquica del responsable de la acción a realizar. Si vinculamos, además, su funcionamiento al orden de la estrategia podemos definir el dispositivo como un instrumento material o conceptual que permite la realización de una tarea de forma automática, lo que a todas luces consigue una economía de medios y fuerzas. Así puede entenderse por dispositivo desde el texto normativo o prescriptivo hasta la arquitectura y/u organización institucional (dispositivos físicos o espacio-temporales).

22La cuestión que nos convoca es ¿qué papel juega la creación de dispositivos en el tratamiento institucional de cierto tipo de poblaciones adjetivadas? La progresiva incorporación de una asociación que identifica la pobreza con la ociosidad, la inmoralidad, la peligrosidad y el riesgo social tienen como consecuencia el nacimiento, en los principales países europeos, de diversas instituciones con finalidades de control y encierro de estas poblaciones, así como la creación de dispositivos específicos para su vigilancia y tratamiento. Dispositivos que, en los casos que sirven como referentes, facilitan y potencian una vigilancia prolongada más allá de la mera presencia del vigilante, celador o maestro.

  • 17 Una muestra bien representativa de ello son los grabados que reproducen los dispositivos arquitectó (...)

23Bajo este título se podría articular una genealogía partiendo y tomando como eje transversal de análisis el objeto: mirada institucional. Una nueva conceptualización sobre la mirada y, sobre todo, una nueva utilidad aparece en el escenario del tratamiento de sectores de población definidos. No hablamos de la mirada estética que se confunde y se agota en el éxtasis de la belleza de lo observado, ni tampoco de la calmada observación del mundo que nos había propuesto la cultura griega. La mirada institucional es una mirada técnica y tecnificada que intenta alcanzar los espacios públicos y, más si cabe, la interioridad de los sujetos internados. Se impone la ilusión de una transparencia que no se agota en la mirada panóptica, sino que genera nuevos mecanismos de control.17

24Definitivamente, uno de los ensayos de esa modernidad emergente, o al menos de ciertas modalidades artísticas y científicas de las que se fue dotando el proyecto moderno, pasó por intentar ver bajo la piel, descubrir el interior, hacer traslúcido y transparente el cuerpo, mostrar la verdad última de la frontera que parecía ser el ámbito de lo indivisible y de lo propio. Cabría preguntarse si en el proceso de despellejamiento del cuerpo, en su continuo sometimiento a procedimientos y técnicas de penetración quirúrgica o visual en busca de lo interior, no se acabó consiguiendo justo lo contrario de lo que se pretendía. Cabría preguntarse si más allá de la piel y de lo que su porosidad oculta y a la vez deja intuir, no hemos descubierto por fin lo que sospechábamos que efectivamente siempre había estado con y en nosotros: un universo de músculos y huesos, la secreción de los fluidos, un universo de carne y vísceras que nos provoca tanta fascinación como espanto.

25La mirada como dispositivo nos lleva a pensar, con Foucault, que el observador – el vigilante sólo dirige la mirada hacia alguien en tanto se encuentra en el lugar de objeto. El sujeto es apenas una añadidura a su presupuesto que no sorprende porque la mirada institucional sólo observa justo aquello que espera ver. Los ojos del vigilante apresan, obligan a entrar en el cuadro que enmarca su discurso acerca del vigilado, asignan un lugar fijo y obligatorio. Una clarividente transparencia viene a certificar la invisibilidad de las «perversiones» vueltas visibles, en tanto codificadas, para el vigilante. Por lo mismo, el autor de Vigilar y castigar no estudia los mecanismos de vigilancia y punición como métodos específicos para hacer cumplir las reglas del derecho, sino como «técnicas específicas del campo más general de los procedimientos de poder».

26Con Giginta se inaugura una nueva tecnología política del cuerpo, de los medios de su buen encauzamiento. Estamos en ese momento histórico que abomina del encierro total o del aislamiento en la oscuridad del calabozo. La corrección, la reforma o curación de las almas es posible siempre que se sepa introyectar en los sujetos el sentimiento de un poder tan visible como inverificable. Principio que Foucault reencuentra en el proyecto panóptico de Jeremy Bentham y que culmina el moderno proyecto de la omnipresencia del poder. Principio sociopolítico de máxima vigilancia y máxima economía.

27La hipótesis que defendemos aquí es que las Casas de Misericordia, ideadas por Miguel de Giginta en el tercer cuarto del siglo XVI, constituyen el antecedente directo de tal dispositivo arquitectónico.

4. Miguel de Giginta: el Panóptico anticipado

28Giginta vive una época de inversión de ciertas convicciones, costumbres y creencias, de resquebrajamiento de la omnipotencia de la religión católica y en la que se juega la salida de los particularismos y la entrada en el universalismo que impone la edad de la razón. La mirada que empieza a institucionalizarse en las modernas sociedades europeas viene a sustituir, mediante un creciente proceso de tecnificación, a la ya titubeante omnipresencia de la mirada divina. Si toda institución tiende a institucionalizar y reproducir algo del imaginario social (y de sus luchas) que la crea, las instituciones de recogida de pobres, mendigos, huérfanos, enfermos, lisiados ponen en juego los últimos aletazos del control moral que la religión había ejercido hasta el momento. Las instituciones nacen justo en el momento en que la modernidad puede decantarse por una idea de sujeto identificado a un espacio social (concretamente al nuevo poder político) o transformarse en principio de libertad (libre arbitrio) y de responsabilidad personal. La nueva mirada revaloriza la conducta personal, teniendo por más elevada aquella que acuerda al individuo con el nuevo orden del mundo. En otras palabras, la conducta del individuo cobra utilidad social y valor productivo.

  • 18 No en vano Nietzsche acusa a Lutero de ser el salvador del cristianismo. Su profunda crítica reaviv (...)

29El efecto de revolución en las mentalidades que supuso el descubrimiento «del otro» (la llegada a América), y la pregunta por su condición; el descubrimiento de la redondez de la tierra; o el importantísimo avance en ciencias como la medicina, la física y la astronomía que posibilitaron la apertura de «un mundo cerrado al universo infinito», tuvo también un efecto de sospecha respecto a los dogmas de la religión. Algunas voces achacan el nuevo desorden social a la relajación de las obligaciones religiosas y la pérdida del temor a un Dios castigador. Las personas empiezan a preocuparse más por esta vida, por su cotidianidad que por la futura vida eterna. La conciencia de que la otra vida quizá sólo exista en ésta? y la falta de un garante y/o autoridad trascendente18, tiene como respuesta la creación de lugares donde se reproduzca «esa sociedad que ya no existe». Se conjuga así la necesidad de un nuevo orden social basado en la lógica del trabajo y la producción, que necesita de cuerpos y almas dóciles, pero que no puede obviar las resistencias que el sujeto opone a este proceso.

30Y en esta tesitura, el Tratado de remedio de pobres de Miguel de Giginta, propone instaurar un dispositivo de vigilancia «humano demasiado humano», pero sustituto de la declinante mirada divina. Del mismo modo que la mirada divina no se ve pero se percibe, el dispositivo de Giginta promueve poder vigilar sin que el vigilante sea visto. Se trata, a imagen y semejanza de la mirada divina, de que todo interno se sienta vigilado aun en ausencia del vigilante. Dispositivo que debería asegurar al tiempo el control de las conductas de los internos (incluso el autocontrol) y una economía de medios (materiales y personales) en instituciones generalmente carentes de los mismos.

31Reproducimos ahora el fragmento de texto en el que Giginta contesta a la imaginaria pregunta acerca de la posibilidad de que los internos lleven a cabo tantas «perdiciones y desordenes» (en referencia explícita a las relaciones sexuales) dentro como fuera de las Casas de Misericordia.

  • 19 Miquel de Giginta, Tratado de remedio de pobres. Coïmbra, 1579 (fac símil)

«Han de estar repartidos en resatorios y dormitorios distintos, como está dicho, rasos sin tesuiques ni colgadiso alguno, en sendas camillas con sus lamparas encendidas de noche. Y la casa del mayordomo avra de tener una pieça sobre la capilla del cruzero, con ventanilla para cada ataraçana, y sendas celosias en cada una, dende las quales podra ver siempre quanto en todas las ataraçanas passare: con lo qual no avra mover un pie, jugar, golfear, reñir, loquear ni hazer otra cosa, que no pueda verla sin ser visto. En las quales celosias pensaran que esta de ordinario el u otro azechandoles: y temiendo de otra parte en tanta claridad, y descubierto cada uno a todos los otros, como sobre estantes y espias del mayordomo, tendran sin mas diligencia, todo sosiego, aunque basta el señoríao de las celosías que lo señorean todo [...] porque quitado el ocio y la ocasión acontecen pocas desgracias, mas en casa ningun hombre de razon podra negar, que no solo no podra ser esso, por la disposición y orden de las ataraçanas, su luz sobrestantes y celosias, como esta dicho. Pero aunque estuviessen en un mismo dormitorio hombres y mugeres, durmiendo como an de dormir cada uno en su camilla, no osarian passar de una a otra, ellos y ellas por lo dicho, ni cabrian, y no lo digo en caso illicito, y durmiendo separados en tan limitadas camas, mas aun en caso licito que estuviessen por pares de marido y muger en cada cama juntos, y fuessen las camas sobradas de grandes, no osarian pagarle la deuda del matrimonio en tanta publicidad de las celosias, y tantos ojos que tanto se recelan despiertos, aunque parescan adormidos, por la venguença natural que en eso se halla, hasta en los peores hombres, elephantes, y algunos otros animales»19.

32Las celosías y la permanente luz delatora anticipan la idea panóptica de Jeremy Bentham, no tanto por el diseño arquitectónico, claramente diferenciado, sino por la finalidad. De esta manera el vigilado lo es permanentemente, sin necesidad de que el vigilante se halle en su puesto. Es imposible tener certeza de su presencia o ausencia. Vuelve a escena un ojo vigilante, omnipotente, capaz de escapar a los cálculos de ocultación del interno. La suposición de una vergüenza natural – que no permitiría a los internos realizar conductas indecentes – no es óbice para suponer la falta de criterio moral y de auto-sujeción de los mismos. Por ello, al dispositivo vigilante se añaden otras disposiciones de limitación física (por ejemplo el tamaño e incomodidad de las camas) que ayuden a borrar todo intento de desorden o inmoralidad.

5. A modo de cierre

33Han pasado siglos desde la gestación de estas propuestas. Sin embargo, algunas de sus huellas perviven en nuevos juegos de lenguaje y nuevas formas de significar. De una u otra manera parecemos reencontrarlas en todo tipo de instituciones residenciales y/o de internamiento. En ellas, todavía es pertinente que nos preguntemos si no se estará dedicando más tiempo a la observación de las conductas que a buscar alternativas de valor social para las personas atendidas. Quizás los centros residenciales y penitenciarios de hoy en día ya no estén dispuestos de forma panóptica, pero aún podríamos preguntarnos qué ven los educadores cuando miran a los individuos (es decir, de qué presupuesto parten); qué distribución de espacios se hace y cuáles son los motivos; a qué responde la organización horaria y la normativa de funcionamiento institucional…

  • 20 Aun está por realizarse un profundo análisis que vinculase a estos tres autores y sus modelos basad (...)

34Valgan estas pinceladas, claramente faltas de sistematización, como adelanto de posibles investigaciones que profundizasen en las condiciones de emergencia y consolidación de este tipo de dispositivos, así como los usos para los que son ideados. Genealogía que podría delimitar un recorrido que atravesase la España del siglo XVI, la Francia del XVII y la Inglaterra del XVIII. Una genealogía que se hiciera eco de las propuesta de pensadores, reformistas y pedagogos como Miguel de Giginta, Juan Bautista de la Salle o Jeremy Bentham.20

35Las propuestas de control a través de la tecnificación y totalización de la mirada siguen teniendo plena vigencia en nuestros días. Los circuitos electrónicos y las cámaras de video conforman las asépticas técnicas de control y vigilancia actual. Técnicas de subjetivación despersonalizadas en las que la presencia del vigilante se ha desvanecido a favor de una mirada (sin cuerpo) omnipresente. He aquí las nuevas versiones del Ojo de Dios, del panóptico, del Gran Hermano de Orwell. La ilusión de la transparencia sigue viva en nuestros días, en nuestras calles y en nuestros pensamientos.

Bibliographie

BATAILLON Marcel. Erasmo y el erasmismo. Madrid: Crítica, 1978.

BENTHAM Jeremy. El Panóptico. Madrid: La Piqueta, 1989.

BROWN Peter. La antigüedad tardía. In Philippe ARIES y Georges DUBY (ed.), Historia de la vida privada. Madrid: Taurus, 1991.

CARASA SOTO Pedro. Pauperismo y revolución burguesa. Burgos 1750-1900. Universidad de Valladolid, 1987.

CASTEL Robert. De la peligrosidad al riesgo. In Materiales de sociología crítica. Madrid: La Piqueta, 1986.

CAVILLAC Michel. La reforma de la beneficencia en la España del siglo XVI: la obra de Miquel Giginta. In Estudios de Historia Social, n° 10-11 (1979), p. 7-59.

DONZELOT Jacques. La policía de las familias. Valencia: Pre-Textos, 1979.

DONZELOT Jacques. La invención de lo social. Buenos Aires: Nueva visión, 2007.

FEBVRE Lucien. Erasmo, la Contrarreforma y el espíritu moderno. Barcelona: Orbis, 1970.

FOUCAULT Michel. Vigilar y castigar. Madrid: Siglo XXI, 1994.

GIGINTA. Tractado de Remedio de Pobres. Coimbra: Antonio Mariz Impresor (Facsímil), 1579.

GÓMEZ de LIAÑO Ignacio. Athanasius Kircher, itinerario del éxtasis o las imágenes de un saber universal: Madrid: Siruela, 1986.

MAZA MORILLA Encarna. Pobreza y asistencia social en España. Siglos XVI al XX. Universidad de Valladolid, 1987.

NOVISÍMA RECOPILACIÓN DE TODAS LAS LEYES DE ESPAÑA, Madrid: 1805.

RUIZ Cándido y PALACIOS Irene. Pauperismo y educación. Siglos XVIII y XIX. Apuntes para una historia de la educación social en España. Valencia: Universitat de València, 1995.

SANTOLARIA Félix. Marginación y educación. Historia de la educación social en la España moderna y contemporánea. Barcelona: Ariel, 1997.

TOURAINE Alain. Crítica de la modernidad. Madrid: Temas de Hoy, 1993.

VIVES Juan Luis. Del socorro de los pobres, Obras sociales y políticas. Madrid: Ediciones Españolas, 1960.

Notes

1 Robert. CASTEL, «De la peligrosidad al riesgo» en Materiales de sociología crítica, Madrid, La Piqueta, 1986, p. 241.

2 Una excepción importante, apuntada por Santolaria (1997, p. 33), la encontramos en 1407, año en el que Martín el Humano crea la figura de un juez de menores y un tribunal propio separado del Justicia en lo criminal. Esta figura judicial propia, ligada a la jurisdicción tutelar del Padre de Huérfanos, parece adelantarse quinientos años a los Tribunales Tutelares de Menores que aparecen en Barcelona en 1921.

3 Peter BROWN, La antigüedad tardía. In Philippe ARIES y Georges DUBY, Historia de la vida privada, Madrid, Taurus, 1991.

4 Félix SANTOLARIA, Marginación y educación. Historia de la educación social en la España moderna y contemporánea, Barcelona, Ariel, 1997.

5 Pedro CARASA SOTO, Pauperismo y revolución burguesa. Burgos 1750-1900, Universidad de Valladolid, 1987.

6 Encarna MAZA MORILLA, Pobreza y asistencia social en España. Siglos XVI al XX, Universidad de Valladolid, 1987.

7 Michel CAVILLAC, La reforma de la beneficencia en la España del siglo XVI: la obra de Miquel Giginta, Estudios de Historia Social, n° 10-11 (1979), p. 7-59.

8 Según Félix Santolaria la entrada en la modernidad viene también marcada por factores coyunturales y accidentales. Entre ellos, la inflación, la crisis de subsistencias y las grandes migraciones campo-ciudad, que empiezan a consolidar el modo de vida urbano frente a la predominancia absoluta de lo rural hasta ese momento. (SANTOLARIA, 1997, op. cit. p. 7-17),

9 Idem, p. 45

10 MAZA Morilla op. cit., p. 81.

11 Lucien FEBVRE, Erasmo, la Contrarreforma y el espíritu moderno, Barcelona, Orbis, 1970.
Marcel BATAILLON, Erasmo y el erasmismo, Madrid, Crítica, 1978.

12 Vives mostró expresa preocupación por la infancia en general, y propuso gran cantidad de normas para la correcta crianza y educación que van a ser guía de todo esfuerzo pedagógico posterior. No hay que dejar de leer su obra «Diálogos» en los que se ensalza la necesidad y gran conveniencia de la asistencia a la escuela. Las palabras de Vives traen ecos de lo que después Kant defenderá como la verdadera función de la educación, y de la disciplina que ésta comporta la diferencia entre la bestia y el hombre, el paso de «la animalidad a la humanidad».

13 Cristóbal PÉREZ de HERRERA, citado por Maza ZORRILLA, op. cit., p. 81.

14 SANTOLARIA, 1997, op. cit., 147-149.

15 Real Orden del 30 de abril de 1745 (en Novisíma Recopilación de todas las leyes de España, Madrid, 1805). Salvo que se señale lo contrario, a partir de este momento, todas las referencias se extraen de esta misma fuente.

16 Jacques DONZELOT, La policía de las familias, Valencia, Pre-Textos, 1979. Jacques DONZELOT, La invención de lo social, Buenos Aires, Nueva visión, 2007.

17 Una muestra bien representativa de ello son los grabados que reproducen los dispositivos arquitectónicos ideados por Athanasius Kircher (recogido en GÓMEZ de LIAÑO, 1986).

18 No en vano Nietzsche acusa a Lutero de ser el salvador del cristianismo. Su profunda crítica reavivó a una Iglesia que hubiera perecido víctima de una enfermedad que ella misma se había provocado.

19 Miquel de Giginta, Tratado de remedio de pobres. Coïmbra, 1579 (fac símil)

20 Aun está por realizarse un profundo análisis que vinculase a estos tres autores y sus modelos basados en la vigilancia de una mirada institucionalizada arquitectónicamente. Estudio que enlazaría la doctrina pedagógica del patrono de los maestros, y su particular manera de entender la función del educador, la resistencia al «cambio de hábito», la imposición del silencio y el control sobre el cuerpo en el aula, con las propuestas pedagógicas de Jeremy Bentham expuestas en su Chrestomathia. Manual pedagógico que no llegó a tener demasiada relevancia social, pero que posibilita entender los principios vectores de una educación fruto de una época y una episteme singular. En cualquier caso, está pendiente de realización un estudio que desvele y articule estos intentos de totalización a través de una mirada tecnificada y autónoma que apresa el cuerpo y elimina la palabra. Queda pendiente un estudio de estos dispositivos de subjetivación del sujeto moderno.

Auteur

Professeur de Pédagogie Sociale à la Faculté de Sciences Sociales de Talavera de la Reina, Université de Castilla-La Mancha. En qualité de chercheur invité, il a réalisé différents séjours aux universités UQUM (Montréal, 2004 et 2005), FLACSO (Buenos Aires : 2006 et 2007), Paris X Nanterre (2008) et Paris V Descartes (2009). Ces dernières années, il a publié : Dar (la) Palabra (Gedisa : 2003) ; Pedagogía Social (Alianza : 2006), avec J. Sáez Carreras, et Imágenes de la distancia (Laertes, 2008). José García Molina a coordonné des œuvres collectives comme : De Nuevo, La Educación Social (Dykinson : 2003) ; Multiculturalidad y Educación (Alianza : 2005) ; Exclusión social/exclusión educativa (Diálogos : 2005) ; Metáforas del educador (NAU Llibres : 2011) et Pensar mirar, exponerse (NAU Llibres : 2012)

© Presses universitaires de Perpignan, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search