Version classiqueVersion mobile

Giginta

 | 
Alexandre Pagès

Las formas de la reforma asistencial. El nacimiento de los lazaretos y de los hospitales renacentistas

Quim Bonastra

Texte intégral

  • 1 Investigación realizada con fondos del proyecto La organización del espacio y el control de los in (...)

1Los arquetipos de hospital y lazareto renacentistas nacieron en el contexto de toda una serie de reformas y revoluciones en los campos de la asistencia y de la cultura que se dieron en el norte de Italia durante el quattrocento. En este texto relacionaremos los aspectos morfológicofuncionales de los nuevos modelos de edificio con las nuevas ideas que se estaban desarrollando en estos campos1.

  • 2 Lo explica sucintamente I lazzaretti de Dubrovnik (Ragusa) en Nelly-Elena VANZAN MARCHINI, Rotte m (...)
  • 3 Cuando hablamos de modelos arquitectónicos o de modelos de edificio no lo estamos haciendo con una (...)

2Durante la primera oleada de peste negra dos de las principales potencias marítimas, Ragusa y Venecia, ingeniaron y desarrollaron el espacio cuarentenario. Se trataba de un dispositivo sanitario que permitía continuar con el tráfico comercial incluso en los momentos de crisis epidémica. Esto se conseguía mediante la incomunicación temporal de personas y mercancías que se solía realizar en un lugar o un recinto aislado que recibía el nombre de lazareto. A menudo, en los primeros tiempos de la andadura de esta sistema antiepidémico, los recintos que se utilizaron como lugar de cuarentena fueron o bien edificios construidos con otra finalidad -un buen ejemplo de ello es el Lazzaretto Vecchio de Venecia, superpuesto al espacio de un monasterio situado en una isla de la laguna véneta- o bien construcciones fabricadas con materiales perecederos, como solía ocurrir en Ragusa antes de la erección del conocido lazareto que preside la entrada del puerto2. Se tuvo que esperar hasta la segunda mitad del cuatrocientos para que los aspectos morfológicos y funcionales de la arquitectura cuarentenaria tomaran un rumbo claro y en ciertas ciudades del norte de la península itálica se empezara a configurar lo que se puede denominar como el modelo3 renacentista de lazareto.

  • 4 Esa categoría tan ambigua que englobaba a todo tipo de enfermos y de pobres.

3La gestación de este tipo de infraestructura preventiva estuvo fuertemente involucrada en una serie de reformas y cambios que se estaban operando a distintos niveles. Por un lado, nos encontramos con las transformaciones que se empezaban a intuir en las concepciones urbanísticas y el modo de gestionar la ciudad, en la cual las cuestiones de higiene y salubridad, su representación y su control tomarían una importancia cada vez más notable. Por otro lado, estaba cambiando la manera de organizar y encargarse de la asistencia a los necesitados4, produciéndose una dinámica que, como sabemos, tendía a centralizar y laicizar el servicio. En otro orden de cosas, se estaba produciendo una revolución estilística que afectaba notablemente a la arquitectura y de la que no escaparon los edificios «funcionales», en los que se desarrollaba la asistencia mencionada.

4En las páginas que siguen vamos a ver cómo este modelo de lazareto tenía fuertes lazos con este nueva idea de ciudad que se estaba gestando, al menos teóricamente, en el norte de la península itálica, con el principio de la reforma, la centralización y la laicización de la asistencia y con las nuevas tipologías arquitectónicas de hospitales, hospicios y lugares de encierro en general. Veremos, además, cuáles eran las principales características del modelo e intentaremos trazar una genealogía de las múltiples fuentes de las que bebió.

1. El nuevo marco físico e institucional de la ciudad

  • 5 Ver, al respecto, de Cesare SETA, La ciudad Europea del siglo XV al XX, Madrid, Istmo, 2002, p. 39
  • 6 Leonardo BENEVOLO, La ciudad Europea. Barcelona, Crítica, 1993, p. 90.
  • 7 Víctor MINGUEZ y Inmaculada RODRIGUEZ, Las ciudades del absolutismo. Arte, urbanismo y magnificenc (...)

5La ciudad italiana del quattrocento, a pesar de la paulatina entrada en vigor de la nueva cultura artística que, con sus continuidades y rupturas, se venía desarrollando desde finales de la centuria anterior5, sufrió bien pocos cambios en lo que a realizaciones de envergadura se refiere. Como explica Benevolo, el hilo conductor de la mayoría de actuaciones urbanas fue el «acabado de los organismos urbanos estabilizados en sus dimensiones y en sus funciones»6 y la mayor parte de las ciudades continuaba anclada en su trama medieval. De todos modos, las ciudades renacentistas recuperaron en este periodo una situación privilegiada como centro de gobierno y en algunos lugares se empezaron a apreciar los primeros intentos de creación de un espacio urbano unitario. Un espacio que tenía que representar la voluntad de afirmación del poder de sus gobernantes, convertirse en el espejo en el cual éstos reflejaran su grandeza y encarnar el nuevo orden político y social7.

  • 8 De hecho en esta época, tal como apunta Garin, «los tratados de urbanística se convierten en trata (...)
  • 9 Como el lector puede imaginar nos estamos refiriendo, respectivamente, a los tratados en la línea (...)
  • 10 Miriam DEGANI, Aldo GORLA, Angelo A. MASTINU, Recinti machine ed altri disegni. Spazio e territori (...)
  • 11 FILARETE, Trattato di Architectura. Milano, Il Polifilo, 1972, p. 166.

6En este sentido, para hacernos una idea de esta tendencia conviene recurrir, en primer lugar, a la tratadística urbana8 de la época y, en especial, a aquella que formulaba un modelo integral de ciudad9, aunque también existía una línea que propugnaba la adecuación de ciertos aspectos de la existente. El ejemplo paradigmático de los tratados urbanos del quattrocento fue, sin lugar a duda, el de Filarete, en el que se describía la ciudad de Sforzinda. De algún modo, la urbe propuesta en estos tratados de arquitectura -racional, constante, homogénea e higiénica -proyectaba y escenificaba el programa de poder de esta generación de gobernantes educados por los humanistas. Un poder centralizado y unificado internamente gracias a toda una serie de dispositivos y regulaciones10 que en Sforzinda se encontraba representado en el centro de la vida ciudadana con la colocación central, en la plaza que Filarete preveía en medio de la ciudad, de toda una serie de edificios públicos desde los cuales se debía ejercer dicho poder. En ambos costados del eje principal de la plaza rectangular colocaba el palacio real y la iglesia mayor, símbolos máximos, respectivamente, del poder temporal y el religioso. Subordinadas al poder del príncipe, que quería mostrarse centralizado y jerarquizado, Filarete situaba en un segundo plano, y alrededor de la plaza, las instituciones municipales: el palacio del capitán, desde donde se ejercería el poder militar; el del podestà, depositario del civil i judicial; el palacio de la razón, custodio del municipal; la prisión, valedora del penal; el erario, desde donde se practica el poder económico y la aduana, con su jurisdicción sobre el comercio. Además, esta centralización del poder adquiría aùn más relevancia con una disposición radial de la trama urbana en la que tanto las calles principales, provenientes de las puertas de la ciudad, como las secundarias, con su origen en las torres de la muralla, desembocaban en este centro simbólico11.

7Como se ha dicho, aparte de esta representación escenográfica, que era el patrimonio casi exclusivo de la tratadística urbana, esta unificación del poder de los gobernantes se debía conseguir a través de regulaciones y dispositivos diversos de los cuales nos ocuparemos a continuación. Empezaremos por aquellas cuyo objetivo era el mantenimiento de la salud del conjunto de la población.

Figura 1. -Plano de Sforzinda. Fuente: Filarete. Tratado de arquitectura, siglo XV

  • 12 Miriam DEGANI, Aldo GORLA, Angelo A. MASTINU, op. cit., p. 108; Michel FOUCAULT, Surveiller et pun (...)

8La aplicación de las ideas cuarentenarias a partir del último cuarto del trescientos permitió a las ciudades que lo adoptaron el paso, en lo tocante a lucha contra las epidemias, de un paradigma defensivo a uno preventivo. En el primer caso, la ciudad acechada por la peste se aislaba completamente de todo el territorio para evitar que el mal entrara en su interior, nadie podía entrar ni salir, los extranjeros podían ser alejados y los barcos, incluso, quemados. En cambio, la ciudad cuarentenaria aplicaba un mecanismo más sutil, se protegía en todo momento, aplicaba a todo el cuerpo social la categoría de sospechoso y, poco a poco, desarrollaba y matizaba una gradación del riesgo basada en la observación y el control de todos los ciudadanos, y en un conocimiento del estado de salud de las ciudades y territorios con los que se mantenían relaciones. En este sentido, la ciudad empezaba a convertirse en un espacio organizado y disciplinario12, con el estricto control que se ejercía sobre las entradas y salidas tanto de personas como de bienes. De este modo, el control sanitario sobre la vida de los individuos que el nuevo dispositivo permitía fue uno de los primeros eslabones de la apropiación total y orgánica del espacio agregado que era la ciudad medieval y la ayudaría, paulatinamente, a convertirse en un espacio estructuralmente unificado en su interior.

  • 13 Sobre estas magistraturas de sanidad en algunas ciudades del norte de Italia, ver CIPOLLA Carlo Ma (...)
  • 14 Este proceso de unificación de la asistencia en un ente centralizado fue, en esta época, una const (...)

9En la misma línea, las magistraturas sanitarias, creadas como reacción a ciertos episodios epidémicos, empezaron a tornarse permanentes, reforzando, por una parte, el citado paradigma preventivo frente al defensivo y, por otra, el carácter coercitivo que, en cierto modo, se podía suponer inherente al control de la salud del conjunto del cuerpo social. Y tanto más cuando estas magistraturas tenían una jurisdicción, unos tribunales, un cuerpo de policía y unas prisiones propias13. De manera paralela, y en estrecha relación con las crisis epidémicas, en algunas ciudades del norte de Italia se inició un proceso de unificación, centralización y laicización de la asistencia hospitalaria14.

  • 15 Lo explica, para el caso de Milán: ALBINI Giuliana, Guerra, fame, peste, crisi di mortalità e sist (...)
  • 16 El Ospedale Maggiore es doblemente interesante para el conjunto del libro y para el artículo. Por (...)

10Una de las razones principales de esta voluntad de arrebatar la asistencia caritativa de manos de la iglesia era el problema del pauperismo que había alcanzado, ya a finales del trescientos, unas dimensiones alarmantes y se había convertido en un problema social que la estructura de caridad existente, controlada por la iglesia, era incapaz de gestionar15. En este contexto, se empezaron a construir los edificios que representaran y gestionaran esta asistencia unificada. En Milán, el ejemplo paradigmático de este tipo de edificios fue el Ospedale Maggiore diseñado por Filarete, que se erigiría en la ciudad como el símbolo de esta voluntad reformadora16. Como podemos apreciar, en esta nueva ciudad deseada por las generaciones de gobernantes humanistas los grandes cambios no se produjeron tanto en el ámbito urbanístico como en el institucional. A pesar de ello, conviene recordar que, a pesar de quedarse sobre el papel, proyectos como los de Sforzinda plasmaban esta voluntad de representar el poder centralizado y absoluto del nuevo tipo de príncipe. En el plano institucional nos interesa, sobre todo, esta entrada en escena en el terreno de la asistencia entendida laxamente que, entre otros, tuvo como corolario la creación de nuevas formas arquitectónicas en el campo de los hospitales y de los lazaretos. De todo ello nos ocuparemos a continuación.

2. El modelado de los nuevos espacios de asistencia

11Mucho se ha escrito sobre la historia de los hospitales renacentistas y, en particular, sobre el Ospedale Maggiore de Milán. Es por eso que, centraremos el discurso en analizar sus principales características morfológico-funcionales y elucidar los distintos linajes que podemos encontrar en su genealogía para enlazarlo después con los lazaretos y ver cuáles son sus principales puntos de unión.

12La ciudad de algunos de los tratadistas renacentistas que ya hemos citado más arriba intentaba romper con una estructura urbana amorfa, indiferenciada, acumulativa y hacinada. En el mismo sentido, tenemos que entender el nuevo tipo de hospital surgido en este periodo como un intento de aportar al entramado asistencial características muy parecidas a las mencionadas en el apartado anterior.

  • 17 Como ya se ha dicho, esta tendencia no era privativa del ducado de Milán, sino que en otras ciudad (...)
  • 18 Ver, entre otros, Luciano PATETTA, L’architettura del quattrocento a Milano, Milano, Clup, 1987.
  • 19 Ibid., p. 281.
  • 20 Se trataba de un edificio de planta rectangular que medía cuatrocientos brazos en la fachada por c (...)

13Así, la centralización de la asistencia, necesidad percibida en Milán desde finales del trescientos17, se materializaba, por un lado, en la creación de una nueva administración creada ad hoc y, por otro lado, en la erección de una nueva infraestructura hospitalaria que tenía que relevar en sus funciones a los más de treinta pequeños hospitales que estaban en funcionamiento en la ciudad durante este periodo18. Hospitales de cuyas instalaciones conviene añadir que tenían a menudo condiciones viles y miserables, no se tenía en cuenta ninguna norma de higiene y estaban colocados en cualquier sitio de la ciudad, en edificios ideados para otros fines. El nuevo hospital, debía cumplir la función de relevo de los obsoletos lugares en los que se dispensaba la asistencia caritativa y, al mismo tiempo adecuarse a la grandeza del poder ducal de los Sforza19. Es por ello que, el edificio tenía que ser grande y magnificente20, al igual que la ciudad que lo cobijaba y del príncipe que lo promovía.

  • 21 Leonardo Da VINCI, Manuscrit B de l’Institut de France, Grenoble, Roissard, 1960, p. 47-49.
  • 22 De hecho uno de los fines de la reforma de la asistencia a la que ya se ha aludido era dibujar con (...)
  • 23 L.B. ALBERTI, Los Diez Libros de Architectura de… Madrid, Alonso Gomez, 1582, p. 135-136. Algunos (...)
  • 24 DEGANI, GORLA, MASTINU, op. cit., p. 35.

14Por otra parte, en el edificio se practicaba la clasificación y la segregación espacial de los internos, hombres y mujeres, curables e incurables, pobres y peregrinos… De hecho en las utopías urbanas referidas nos encontramos con una idéntica voluntad de zonificar el espacio urbano, de segregar a sus individuos según su clase social o las tareas a las que se dedicaran. Solamente hace falta fijarse en los ejemplos de Sforzinda, en la que todo estaba colocado en el sitio que le correspondía siguiendo un plano muy estudiado, o en la ciudad que describía da Vinci en el Manuscrito B del Institut de France, en la cual distinguía las calles de los gentilhombres de aquellas para la «pobretería», llegando incluso a proponerlas discurriendo a diferentes niveles de altura21. Del mismo modo el hospital renacentista se nos presenta como un lugar de segregación. Una segregación que en el proyecto filaretiano se ejemplificaba solamente en la construcción de dos recintos separados para hombres y mujeres. De todos modos su diseño en forma de cruz griega permitía un mayor desarrollo de esta separación y ordenación de los internos del hospital22. En este sentido, vemos que en otros tratados de arquitectura, como en el de Alberti, se insistía en la necesidad de esta separación entre hombre y mujeres, pero también entre pobres y enfermos. Y entre los últimos también hacía una distinción entre los útiles, los inútiles y, finalmente, los contagiosos, cuyo recinto sería expulsado de la ciudad23. Por otro lado, la centralización de la gestión de un buen número de hospitales, que en Milán funcionarían a partir de entonces como agregados al hospital central, permitía su especialización y que a cada uno se le destinaran distintas categorías de enfermos24.

Figura 2. -El Ospedale Maggiore Fuente: Filarete. Tratado de arquitectura, s. XV

  • 25 La literatura sobre este tema es muy extensa y es de sobras conocida, por lo que no nos vamos a ex (...)

15No es necesario insistir mucho en que una de las preocupaciones de los administradores ciudadanos de esta época era la higiene de la ciudad. Avalaban la necesidad de mantener un ambiente puro todas aquellas teorías que, en último término, ponían en relación la suciedad, y los vapores que podía emanar, con las pestilencias. De hecho, en este caso el discurso sobre la salubridad urbana no se nos presenta solamente en el campo de las ideas sino que se trataba de una realidad que se estaba gestando y empezaba a dar sus frutos con la aplicación de medidas tendentes a mejorar el medio urbano25.

  • 26 Filarete describió el hospital que ya había construido en Milán y que propone para Sforzinda en el (...)
  • 27 En Sforzinda, Filarete también proponía la instalación de una red de navegación fluvial, ver el li (...)
  • 28 Dankwart LEISTIKO, Edificios hospitalarios de Europa durante diez siglos. Historia de la arquitect (...)

16Obviamente, estas ideas las encontramos también en el diseño de edificios y, de manera muy particular, en el del Ospedale Maggiore el cual, como ya se ha dicho, se convirtió en el ejemplo paradigmático del nuevo tipo de institución asistencial renacentista. De hecho, la higiene de este edificio se percibe en el Tratado de Arquitectura26 como una de las prioridades de Filarete. Por eso no ahorró explicaciones en su descripción del método que había ideado para evitar los malos olores en su interior, que como hemos dicho, se asimilaban con la podredumbre y ésta con las pestilencias. Lo vemos, por un lado, en el sistema de evacuación de suciedades y deyecciones que empezaba con la ubicación del edificio al lado del Naviglio, un canal urbano que servía en Milán para el tráfico de mercancías27. Esto que aseguraba un suministro constante y abundante de agua. Alrededor de cada una de las cruces correspondientes a los dos sexos, Filarete dispuso un canal que traía el agua desde el Naviglio y al cual descargaban directamente la gran profusión de excusados, situados detrás de las cabeceras de las camas en los contrafuertes de la pared. Además, gracias a un buen plan de ingeniería hidráulica conseguía que la corriente del agua fuera lo suficientemente fuerte, “capaz de hacer moler a un molino”, para que este canal interior se mantuviera siempre limpio y nunca emanara ningún olor de él. En el mismo orden de cosas, el canal desaguaba en el Naviglio muy cerca de su lecho y, como el hospital se encontraba bastante cerca de las murallas, sacaba la suciedad fuera de la ciudad sin causar ningún problema a sus ciudadanos. Por otro lado, se preveía un sistema de evacuación de malos olores a través de unas canalizaciones en terracota que subían hacia el tejado aprovechando también el espacio de los contrafuertes que se limpiarían gracias a la canalización del agua pluvial. Además, las amplias dimensiones, la gran altura de las salas y las dos chimeneas que tenían que colocarse en cada ala, y que tenían que estar siempre encendidas, tenían que evitar la acumulación de vapores malignos y mantener un aire puro en su interior28.

  • 29 Wladyslaw TATARKIEWICZ, Historia de la estética III. La estética moderna, 1400-1700. Madrid, Akal, (...)

17Como hemos explicado en el apartado anterior, en el nuevo tipo de ciudad teorizada por los tratadistas quedaba muy bien definido el centro físico y simbólico, cosa que, además quedaba escenificado con la disposición y la jerarquización de ciertos edificios. En el nuevo tipo de hospital surgido en el renacimiento, y en otros tipos de edificio de esta época, encontramos de manera muy marcada la búsqueda de un centro simbólico que articulase el edificio. Esta planta ideal venía dictada por varias razones de índole simbólica. En primer lugar por razones religiosas, si se trataba de una iglesia, puesto que, siendo la casa de Dios, ésta debía tener la forma más perfecta. De este modo, eran útiles todas aquellas plantas que aseguraran la centralidad, ya fuera las circulares, las cuadradas o alguna de las soluciones intermedias, como el octógono o la cruz griega. Tenemos, en segundo lugar, las razones metafísicas, puesto que estas figuras centrales eran imitación del universo y respondían a la construcción del mundo. Y, finalmente, las razones estéticas, puesto que el círculo y el cuadrado eran considerados las formas más perfectas29.

  • 30 Sobre esta asistencia espiritual en los hospitales renacentistas de Florencia puede consultarse el (...)
  • 31 Sobre Giginta y el sistema de vigilancia panóptica ideado para las Casas de Misericordia ver Pedro (...)
  • 32 LEISTIKOW, op. cit., p. 67.

18El hospital típico del renacimiento tenía forma de cruz griega. Así, este punto simbólico se encontraba, necesariamente, situado en el centro del crucero, en la intersección de las dos naves que servían de salas para los internos. La puesta en marcha de una corriente que tendía a laicizar la gestión de la asistencia no significaba que se expulsase a Dios del hospital. De hecho la asistencia espiritual seguía siendo un pilar del encierro hospitalario y, en consecuencia, en este centro simbólico solemos encontrar un altar visible desde las cuatro alas reservadas a los internos30. Como sabemos, este punto central, se convirtió más adelante en lugar de vigilancia desde el cual se podía observar sin ser observado31, pero por el momento serviría, del mismo modo que ocurría en los hospitales basilicales medievales, para el consuelo espiritual de los hospedados, aunque, no debemos olvidarlo, también como un lugar desde el cual se podían ir moldeando las voluntades. Al fin y al cabo el efecto escenográfico del altar, de los frescos moralizantes que se encontraban en algunos de estos hospitales y los sermones de los capellanes, debían ejercer un efecto disuasivo entre los reclusos. Finalmente, conviene indagar en la genealogía de estos hospitales para ver, más tarde, que puntos de union tenían con los lazaretos. De hecho, los elementos que configuraban estos hospitales no eran ninguna novedad. Encontramos, por un lado, la planta de cruz griega que se utilizaba para las salas de enfermos y los patios con columnas que solían cerrar la cruz y convertirla en un cuadrado más o menos perfecto. Sobre el patio con columnas, para Leistikow no existen muchas dudas de que proviene de la arquitectura antigua y que llegó hasta el renacimiento a través de los claustros monacales32. Lo encontramos convertido en enfermerías en los planos del monasterio de Saint-Gall, pero también tenían esta forma los hospitales de las órdenes de caballeros cristianos en el próximo oriente. Lo que plantea más dudas es la planta final en forma de cruz con el altar en el crucero. Somos conscientes de que es muy difícil, a falta de un testimonio de época que exponga de manera clara y concisa las intenciones y el porqué de todo en la configuración de un edificio, discernir los orígenes exactos y los factores que influyeron a la hora de idear esta solución arquitectónica.

  • 33 Thomas S. Kuhn explica cómo algunas ideas y respuestas pueden reproducirse al mismo tiempo en luga (...)
  • 34 Filarete, cuando en el libro XI de su Tratado es inquirido sobre si conoce los hospitales de Santa (...)

19Lo que está claro, y en eso estamos de acuerdo con Kuhn33, es que en esta zona del norte de Italia las condiciones estaban, durante el cuatrocientos, lo suficientemente maduras para que surgiera el tipo de hospital que se mantendría en vigor hasta, al menos, el setecientos. En numerosas ciudades se produjo esta tendencia de centralización y laicización de la asistencia, en todas estaba entrando con fuerza la nueva cultura artística e igualmente todas compartían un poso cultural común que las hacía aptas para que en ellas floreciera una misma idea al mismo tiempo, o con pocos años de diferencia. Consideremos estas razones suficientes para que en toda una zona se fuera conformando y asentando la nueva tipología, aunque somos conscientes de que es muy probable que, paralelamente, se produjera un proceso de difusión de la misma. Aunque esto es siempre mucho más difícil de demostrar34 y, de intentar, los puentes concretos que unían unas ideas con otras suelen ser muy estrechos y a menudo carecen de barandilla. Además, conviene añadir que las nuevas soluciones arquitectónicas que se estaban aplicando en este periodo en el campo de los edificios de asistencia fueron evolucionando con el paso del tiempo y, si bien es cierto que encontramos una de sus concreciones más evidentes en el Ospedale Maggiore de Milán, otros ejemplos menos evolucionadas o incompletos también nos sirven como asidero a la hora de intentar explicar la evolución de de este hospital cruciforme.

  • 35 Ya que algunos historiadores sostienen que la planta cruciforme es el resultado de la superposició (...)

20Nuestra hipótesis es que, entre otras influencias35, una de las referencias importantes a la hora de dibujar el nuevo tipo de planta cruciforme con el altar en el centro es el hospital medieval de planta basilical. Como sabemos, éste constaba de una nave en el fondo de la cual se encontraba el altar. De este modo, la cruz resultaría de superponer cuatro naves basilicales cada noventa grados por la parte de la capilla que, como se ha dicho, era uno de los elementos fundamentales del hospital. Después se le añadirían los claustros en las esquinas. Avalan esta idea algunos ejemplos de hospital en los que algún motivo obligó a realizar construcciones parciales del modelo y, a pesar de ello, la edificación conservaba intacta su manera de funcionar. En estos hospitales, como el romano del Santo Spirito in Sassia o la primera fase constructiva del Grande y Real Hospital de Santiago de Compostela, nos damos cuenta de que, a pesar de tener forma de tau, funcionaban como si fueran cruciformes, con su punto de centralidad en el altar, sus tres naves superpuestas por ese punto y los dos claustros, en lugar de cuatro, llenando las esquinas. El mismo Filarete, para su parte femenina del Ospedale Maggiore, proyectaba, cerrar una de las alas de la cruz y hacerla funcionar como una tau, con su altar en el cruce de las tres naves, al considerar que utilizarían el hospital menos mujeres que hombres.

3. Los lazaretos renacentistas

  • 36 Para los artistas renacentistas, además de dibujo, el término disegno significaba proyecto, intenc (...)
  • 37 Los pormenores de la construcción de sus exponentes más importantes, a saber, los lazaretos de Mil (...)

21En este ambiente de cambio institucional, de introducción de una nueva cultura filosófica y artística, de desarrollo de nuevas concepciones sobre como deberían ser las ciudades, de diseño de nuevas formas en la gestión y en el acogimiento de la asistencia, y en estrecha relación con todo ello, surgió el arquetipo de lazareto renacentista. Por todo ello, no es nada extraño que este tipo de lazaretos, además de incorporar la idea de disegno36, tuviera una difusión de una relativa importancia. Sobre todo si tenemos en cuenta que el lugar en el que las condiciones para que todo esto ocurriera era, básicamente, el norte de la península italiana, y que la construcción de lazaretos, en comparación con la de otras infraestructuras sanitarias y de asistencia, como, por ejemplo, los hospitales, tenía un peso relativamente bajo. Así, el modelo se difundió, a partir del último tercio del cuatrocientos, en el Ducado de Milán y en la Serenísima República37. En el apartado anterior hemos visto cómo el nuevo tipo de hospital renacentista estaba del todo imbricado en este contexto de cambio que, a bastantes niveles, se estaba produciendo en el área indicada. En este apartado, siguiendo más o menos el mismo esquema, haremos lo mismo con los lazaretos. El campamento base será de nuevo la ciudad de Milán, aunque nos pasearemos también por distintas ciudades vénetas.

  • 38 Lo mismo ocurría en Bérgamo, lo explica: BERTA, op. cit, p. 73 y ss.
  • 39 El lazareto no se empezó a construir hasta el último tercio del siglo siguiente. Patetta da cuenta (...)
  • 40 Se han ocupado de ello BELTRAMI, op. cit., p. 17-25; DEGANI y otros, op. cit., p. 127-132.
  • 41 Quim BONASTRA, Ciencia, sociedad y planificación territorial en la institución del lazareto, Tesis (...)
  • 42 Sobre ello puede consultarse CARMICHAEL en Renaissance Quarterly, 1991, vol. 44, n° 2, p. 213-256.
  • 43 Nos vamos a ocupar solamente de aquellas características morfológicas y funcionales que consideram (...)

22La construcción del lazareto de Milán obedecía, y esto estaba del todo conectado con la reforma asistencial de la que ya se ha hablado38, a una centralización de las operaciones de protección contra las epidemias en un solo punto. Desde finales del trescientos la defensa se ejercía en edificios dispersos a las afueras de la ciudad, aunque prontamente fue tomando la forma de erigir un lazareto que concentrase los procedimientos preventivos en un solo edificio39. La idea que había detrás de todo ello era conseguir una gestión más eficiente de la profilaxis contra las pestilencias que habían azotado la ciudad una veintena de veces desde el trescientos40. Como ya he explicado en otra parte41, para aplicar la «tecnología» de las cuarentenas hacía falta que, de algún modo, se tuviese una noción contagiosa de las epidemias. De todos modos era bastante corriente que este contagionismo no siempre fuera del todo puro y pudieran mezclarse en la definición de contagio explicaciones procedentes de la tradición hipocrático-galénica que abogaba por una causación ambiental de las pestilencias de la que, por otra parte, ya se ha hablado en relación con la salubridad urbana. Además existía una diferenciación bastante neta entre la teorización del contagio, bastante difícil de discernir a la luz de las pruebas de que se disponía, y las prácticas defensivas llamadas contagionistas utilizadas por los oficiales sanitarios42. Así, la forma de los edificios43 y el lugar en el que se emplazaron tenían mucho que ver con estas concepciones.

  • 44 Centraremos la explicación en el lazareto de Milán.
  • 45 Normalmente presentaban plantas que eran cuadrados casi perfectos, salvo en el caso del lazareto d (...)
  • 46 Ver Pro loco infirmorum contagiones pestis construendo. 1488. Archivio dell’Ospitale Maggiore di M (...)
  • 47 El lazareto de Milán tenía trescientos setenta y cinco metros de lado, por lo que la aireación de (...)

23De este modo el lazareto renacentista44 estaba diseñado de manera que no representara un peligro para la salud pública ni pudiera contagiar a aquellos que transitaran por sus cercanías. La solución venía de nuevo de la combinación de medidas que utilizaban el agua y el aire como medios de purificación. Así, el edificio en forma de claustro45 se encontraba rodeado por un foso ancho y profundo en el que descargaban las comunas de las celdas. Es por eso que se consideraba que este foso debía tener una abundante corriente de agua, ya que de este modo no sería perjudicial para los habitantes de la ciudad. De hecho en un proyecto escrito sobre cómo debía ser el lazareto se preveían dos corrientes separadas de agua, una para el foso y otra que se llevaría a lo lejos las inmundicias de los internos. El texto no daba soluciones técnicas concretas, solamente que debía pasar canalizado por debajo del redefosso a un pozo muerto y, de allí, a la red de evacuación de la ciudad46. Por otro lado, el recinto debía purificarse gracias a la acción del viento. Contribuían a ello el gran patio que permitía que el fluido circulara libremente y entrara en las celdas47. Éstas contaban con dos aperturas: la puerta, que daba hacia la galería porticada, y las ventanas, orientadas hacia el exterior. Las rejas que cerraban ambos orificios permitían el libre paso del viento por las habitaciones y ayudaban a la purificación de su atmósfera de manera natural. Esto se conseguía, además, gracias a la separación en celdas, que debía evitar la acumulación excesiva de vapores malignos, con la instalación de una gran chimenea en cada celda, que debía ayudar a disiparlos, y por la desinfección con fuego de las celdas en caso de fallecimiento.

  • 48 DEGANI y otros, op. cit., p. 133.
  • 49 El alcance de un tiro de ballesta.

24De igual importancia que su disposición era la elección de su emplazamiento. Su elección fue atentamente evaluada, puesto que su inserción en la ciudad debía observar una estrecha concordancia con la economía sanitaria de la misma48. En Milán se escogió un lugar cercano a la puerta oriental, situado a una balestrata49 del foso. Como podemos imaginar, esta excesiva cercanía inquietaba a las autoridades, pero esta colocación estaba más que justificada. Según los conocimientos médicos de la época, los únicos vientos capaces de corromper el aire o de arrastrar aquel que estuviese corrompido eran los procedentes de occidente. El lazareto, que se encontraba en el nordeste de la ciudad, quedaría, más o menos, a sotavento de ésta cuando la bañara el viento occidental y a barlovento cuando soplara el boreal, que al ser frío y seco purificaba la atmósfera de la cuarentena y la tornaba inofensivo para la capital.

Figura 3: El claustro del lazareto de Milán
Fuente: Beltrami. Il lazzaretto di Milano, 1899

  • 50 CAMERLENGO, op. cit.
  • 51 Venezia e la Peste, 1348-1797. Venecia, Marsilio Editori, 1979, p. 173. Para una explicación más d (...)

25Como podemos imaginar la manera de alojar y de separar a los cuarentenistas era, en un lazareto, un asunto de vital importancia. Para evitar la difusión del contagio convenía no mezclar a aquellos que acababan de llegar al lazareto con los que ya estaban en una fase avanzada de la cuarentena. Siguiendo esta tendencia ordenadora que ya hemos avisto en los hospitales, y en aras de la salud pública, en los lazaretos renacentistas nos encontramos con los primeros ensayos de segregación y de clasificación de los internos. Estas operaciones se aplicaban a dos niveles. Por una parte, los internos ocupaban celdas separadas, cosa que debía evitar los contactos entre unos y otros. Por otra parte, tres de las cuatro alas del recinto servían para las diferentes categorías de cuarentenarios, a saber, los sospechosos, los contagiados de peste y los convalecientes. La cuarta ala, encarada hacia el muro de la ciudad, serviría para el personal de servicio. En el lazareto de Milán esta separación funcional entre los cuarentenistas era meramente nominal, no existía una separación física que la marcara. En cambio en el lazareto de San Pancracio de Verona, aparte de levantar muros desde, más o menos, el centro de cada uno de los lados del edificio, cada uno de los cuatro departamentos resultantes se reservaba para los arribados desde las cuatro rutas principales que cruzaban el lazareto: Adice, Caneva, Verona y Pomellara50. De todos modos, en esta ciudad existía otro lugar de cuarentena separado, el sborro, que servía para los comerciantes y sus mercaderías51. En otros recinto que seguía, más o menos este modelo, como el Lazzaretto Nuovo de Venecia, la clasificación de los internos se hacía también contando con las instalaciones del Vecchio.

  • 52 Esta capilla central no se encuentra en todos los edificios. En el lazareto nuevo de Venecia, que (...)
  • 53 En otros lazaretos la caseta del vigía se superponía a la capilla. Un ejemplo paradigmático de ell (...)

26Ocupémonos, finalmente, de los elementos simbólicos que encontramos en la disposición de este modelo de lazaretos. Como ya hemos explicado más arriba, la arquitectura renacentista gustaba de realizar edificios de planta central en la que se viera representado, ya fuera el cosmos, ya fuera el poder de Dios. Normalmente, con pocas excepciones, este centro estaba ocupado por un altar o capilla que prestaba a los recintos asistenciales su punto de unión con lo sacro. Lógicamente, estas referencias no pasaron de largo en los lazaretos renacentistas que incluyeron templetes en el centro de sus patios52. Capillas desde las que se oficiaba la misa, que marcaban, de algún modo, el ritmo del lazareto, el ritmo excepcional de la cuarentena. No olvidemos que la elección de este periodo de aislamiento obedecía, básicamente, a la aplicación de la simbología judeo-cristiana, puesto que en las sagradas escrituras este lapso de cuarenta días se solía asociar con los periodos de purificación. Es por eso que este lugar central, aunque no fuera aún el lugar desde el que se vigilaba53, tenía que servir como elemento de disuasión. Además, las paredes de la galería del lazareto milanés, al igual que las del crucero del hospital, debían estar pintadas con pasajes de los evangelios, cosa que ayudaba a mantener este aire de gravedad y de vigilancia ultraterrena.

27En lo tocante a los modelos que de algún modo pudieron inspirar el edificio, es bastante evidente que el claustro del monasterio medieval fue un antepasado legítimo de este tipo de lazaretos. Esta forma permitía a la vez el encierro y la higiene. La separación en celdas, también prestada del ámbito monástico, permitía la segregación de los cuarentenarios y sus diferentes alas, como también ocurría en el hospital, ayudaban a su clasificación. Otro punto de unión morfológico-funcional con los lugares de asistencia, era la articulación del edificio en torno a un punto simbólico central, el altar y el templete que servía de puente con la divinidad y, al mismo tiempo marcaba el tempo de ambas instituciones.

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA

ALBERTI Leon Battista. Los diez libros de Architectura de… Madrid: Alonso Gomez, 1582.

ALBINI Giuliana. Guerra, fame, peste, crisi di mortalità e sistema sanitario nella Lombardia tardomedievale. Bologna: Cappelli editore, 1982.

BELTRAMI Luca, Il lazzaretto di Milano. Milano: Umberto Allegretti, 1899.

BENEVOLO Leonardo, La ciudad Europea. Barcelona: Crítica, 1993.

BERTA Anna. Il lazzaretto di Bergamo: peste, sanità e institutioni dal 1450 al 1630. Venezia: Tesi di Laurea dell’Universita ca’Foscaria di Venezia, 2005.

BONASTRA Quim. Ciencia, sociedad y planificación territorial en la institución del lazareto. Barcelona: Tesis doctoral, Departamento de Geografia Humana, Universidad de Barcelona, 2006.

BORELLI Giorgio (ed.). Una città e il suo fiume. Verona e l’Adige. Verona: Banca Popolare di Verona, 1977.

CAMERLENGO Lia, Il lazzaretto a San Pancrazio e l’ospedale della Misericordia in Bra. Le forme dell’architectura. In PASTORE Alessandro, L’ospedale e la città. Verona: Cierre, 1996.

CARMICHAEL Ann G. Contagion Theory and Contagion Practice in Fifteenth-Century Milan. In Renaissance Quarterly, vol. 44 (1991), n° 2, p. 213-256.

CASATI Carlo. Il lazaretto di Milano. Milano: Levino Robecchi, 1880.

CIPOLLA Carlo Maria. Public Health and the Medical Profession in the Renaissance. Cambridge: Cambridge University Press, 1976.

Da VINCI Leonardo. Manuscrit B de l’Institut de France. Grenoble: Roissard, 1960.

DEGANI Miriam, GORLA Aldo, MASTINU Angelo A. Recinti machine ed altri disegni. Spazio e territorio delle institutioni. Milano: Edizioni Unicopli, 1982.

FILARETE. Trattato di Architectura. Milano: Il Polifilo, 1972.

FOUCAULT Michel. Surveiller et punir. Naissance de la prison. Paris: Gallimard, 1975

FRAILE Pedro. El vigilante de la atalaya. La génisis de los espacios de control en los albores del capitalismo. Lérida: Ed. Milenio, 2005.

GARIN Eugenio. La revolución cultural del renacimiento. Barcelona: Crítica, 1984.

HENDERSON John. Healing the body and saving the soul: hospitals in Renaissance Florence. In Renaissance Studies, vol. XV (2001), n° 2, p. 188-216.

JANEKOVIĆ RÖMER, Zdenka. I lazzaretti de Dubrovnik (Ragusa). In VANZAN MARCHINI Nelly-Elena, Rotte mediterranee e baluardi di sanità. Venezia e i lazzaretti mediterranei. Milano: Skira, 2004.

KAUFMANN Emil. La arquitectura de la Ilustration. Barcelona: Gustavo Gili, 1974.

KUHN Thomas S. La tensión esencial. Estudios selectos sobre la tradición y el cambio en el ámbito de la ciencia. Madrid: Fondo de Cultura Económica, 1983.

LEISTIKOW Dankwart. Edificios hospitalarios de Europe durante diez siglos. Historia de la arquitectura hospitalaria. Ingelheim am Rhein: C. H. Boehringer Sohn, 1967.

MINGUEZ Victor, RODRIGUEZ Inmaculada. Las ciudades del absolutismo. Arte, urbanismo y magnificiencia en Europa y América durante los siglos XV-XVIII. Castellon: Publicacions de la Universitat Jaume I, 2006.

PATTETA Luciano. L’architettura del quattrocento a Milano. Milano: Clup, 1987.

SETA Cesare. La ciudad Europea del siglo XV al XX. Madrid: Istmo, 2002.

TATARKIEWICZ Wladyslaw. Historia de la estética III. La estética moderna, 1400-1700. Madrid: Akal, 1991.

VANZAN MARCHINI Nelly-Elena. Rotte mediterranee e baluardi di sanità. Venezia e i lazzaretti mediterranei. Milano: Skira, 2004.

Notes

1 Investigación realizada con fondos del proyecto La organización del espacio y el control de los individuos. Ciudad y arquitectura en el diseño y las prácticas de regulación social en la España de los siglos XVII a XIX (CSO2011-27941) financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

2 Lo explica sucintamente I lazzaretti de Dubrovnik (Ragusa) en Nelly-Elena VANZAN MARCHINI, Rotte mediterranee e baluardi di sanità. Venezia e i lazzaretti mediterranei, Milano, Skira, 2004, p. 246-249.

3 Cuando hablamos de modelos arquitectónicos o de modelos de edificio no lo estamos haciendo con una rigidez de miras, sino más bien de una manera laxa, adoptando y adaptando las afirmaciones de Kaufmann cuando, hablando de los sistemas arquitectónicos, explica que éstos «dependen por completo, o mejor, derivan de una manera directa de la actitud mental de una época determinada» y que el concepto de sistema «no implica la idea de consumación. Tan sólo señala una tendencia. Ningún sistema cumple por completo en momento alguno sus conceptos específicos sobre la interrelación de las partes». Ver Emil KAUFMANN, La arquitectura de la Ilustración, Barcelona, Gustavo Gili, 1974, p. 96.

4 Esa categoría tan ambigua que englobaba a todo tipo de enfermos y de pobres.

5 Ver, al respecto, de Cesare SETA, La ciudad Europea del siglo XV al XX, Madrid, Istmo, 2002, p. 39.

6 Leonardo BENEVOLO, La ciudad Europea. Barcelona, Crítica, 1993, p. 90.

7 Víctor MINGUEZ y Inmaculada RODRIGUEZ, Las ciudades del absolutismo. Arte, urbanismo y magnificencia en Europa y América durante los siglos XV-XVIII, Castellón, Publicacions de la Universitat Jaume I, 2006, p. 25.

8 De hecho en esta época, tal como apunta Garin, «los tratados de urbanística se convierten en tratados de política y subrayan la necesidad de proceder a una racionalizacion de la ciudad tanto en el plano legislativo como en el arquitectónico». Eugenio GARIN, La revolución cultural del renacimiento, Barcelona, Crítica, 1984, p. 113.

9 Como el lector puede imaginar nos estamos refiriendo, respectivamente, a los tratados en la línea de Filarete, de di Giorgio, o de da Vinci, en los que se plantea una ciudad de nueva planta que supone un rompimiento con los escenarios urbanos medievales, y a tratados como el de Alberti, en el se adecua la ciudad heredada. De todos modos, somos conscientes de que el único de estros tratados que vio la luz durante el quattrocento y, por tanto, tuvo una mayor influencia, fue el De re aedificatoria de Alberti, aunque esto no significa que la otra tendencia se encontrara soterrada. Ver, para más información, de Cesare SETA, op. cit., p. 40-54.

10 Miriam DEGANI, Aldo GORLA, Angelo A. MASTINU, Recinti machine ed altri disegni. Spazio e territorio delle istituzioni. Milano, Edizioni Unicopli, 1982, p. III.

11 FILARETE, Trattato di Architectura. Milano, Il Polifilo, 1972, p. 166.

12 Miriam DEGANI, Aldo GORLA, Angelo A. MASTINU, op. cit., p. 108; Michel FOUCAULT, Surveiller et punir. Naissance de la prison. Paris: Gallimard, 1975, p. 137-230.

13 Sobre estas magistraturas de sanidad en algunas ciudades del norte de Italia, ver CIPOLLA Carlo Maria, Public Health and the Medical Profession in the Renaissance. Cambridge University Press, 1976.

14 Este proceso de unificación de la asistencia en un ente centralizado fue, en esta época, una constante en toda la Italia meridional: en Brescia en 1427, en Turín y en Casale Monferrato en 1440, en Pavía en 1449, en Mantua en 1450, en Cremona en 1451, en Regio Emilia en 1453, en Milán en 1458, en Bergamo y en Lodi en 1459, en Como y en Cremona en 1468, en Piacenza y en Génova en 1453, en Parma en 1472 y en Novara en 1482.

15 Lo explica, para el caso de Milán: ALBINI Giuliana, Guerra, fame, peste, crisi di mortalità e sistema sanitario nella Lombardia tardomedievale, Bologna, Capppelli editore, 1982, p. 63-78.

16 El Ospedale Maggiore es doblemente interesante para el conjunto del libro y para el artículo. Por un lado, debido a que su estructura arquitectónica en forma de cruz griega con una capilla en el centro del crucero, que se convertiría a partir de entonces en el arquetipo de planta hospitalaria, tuvo algo que ver en el diseño de las Casas de Misericordia de Giginta. Por otro lado, la creación de un espacio que unificara y ordenara la asistencia significaba necesariamente la segregación de la pestilencia de la nueva infraestructura y, al mismo tiempo, su concentración en una de nueva creada ad hoc, el lazareto. La cosa se pone doblemente interesante cuando vemos que en el diseño y construcción de ambos edificios estuvieron involucradas casi las mismas personas.

17 Como ya se ha dicho, esta tendencia no era privativa del ducado de Milán, sino que en otras ciudades, como Florencia o Siena, se había desarrollado incluso un poco antes.

18 Ver, entre otros, Luciano PATETTA, L’architettura del quattrocento a Milano, Milano, Clup, 1987.

19 Ibid., p. 281.

20 Se trataba de un edificio de planta rectangular que medía cuatrocientos brazos en la fachada por ciento setenta y seis de ancho.

21 Leonardo Da VINCI, Manuscrit B de l’Institut de France, Grenoble, Roissard, 1960, p. 47-49.

22 De hecho uno de los fines de la reforma de la asistencia a la que ya se ha aludido era dibujar con trazos firmes la línea, hasta entonces muy borrosa, que separaba pobres de enfermos. Ver ALBINI, op. cit., p. 68.

23 L.B. ALBERTI, Los Diez Libros de Architectura de… Madrid, Alonso Gomez, 1582, p. 135-136. Algunos autores encuentran en Alberti una ascendencia de ciertas ideas desarrolladas en el Ospedale Maggiore. Ver PATETTA, op. cit., p. 278.

24 DEGANI, GORLA, MASTINU, op. cit., p. 35.

25 La literatura sobre este tema es muy extensa y es de sobras conocida, por lo que no nos vamos a extender aquí más de lo necesario, puesto que alargaría innecesariamente el discurso.

26 Filarete describió el hospital que ya había construido en Milán y que propone para Sforzinda en el libro XI de su Tratado de Arquitectura.

27 En Sforzinda, Filarete también proponía la instalación de una red de navegación fluvial, ver el libro VI del Tratado.

28 Dankwart LEISTIKO, Edificios hospitalarios de Europa durante diez siglos. Historia de la arquitectura hospitalaria, Ingelheim am Rhein, C. H. Boehringer Sohn, 1967, p. 70.

29 Wladyslaw TATARKIEWICZ, Historia de la estética III. La estética moderna, 1400-1700. Madrid, Akal, 1991, p. 143.

30 Sobre esta asistencia espiritual en los hospitales renacentistas de Florencia puede consultarse el texto siguiente: John HENDERSON Healing the body and saving the soul: hospitals in Renaissance Florence, Renaisance Studies, vol. XV, n° 2, 2001, p. 188-216.

31 Sobre Giginta y el sistema de vigilancia panóptica ideado para las Casas de Misericordia ver Pedro FRAILE, El vigilante de la atalaya. La génesis de los espacios de control en los albores del capitalismo, Lérida, Milenio, 2005.

32 LEISTIKOW, op. cit., p. 67.

33 Thomas S. Kuhn explica cómo algunas ideas y respuestas pueden reproducirse al mismo tiempo en lugares sin una relación entre sí siempre que las condiciones hayan madurado lo suficiente en ambos. Ver Kuhn, Thomas S. La conservación de la energía como ejemplo de descubrimiento simultáneo. En Thomas S. KUHN, La tensión esencial. Estudios selectos sobre la tradición y el cambio en el ámbito de la ciencia, Madrid, Fondo de Cultura Económica, 1983, p. 91-128.

34 Filarete, cuando en el libro XI de su Tratado es inquirido sobre si conoce los hospitales de Santa Maria Nuova de Florencia y de Siena, responde afirmativamente e incluso explica que le muestra a su pupilo, el heredero de los Sforza, un dibujo que improvisa en ese momento. Seguidamente el niño los desestima por no ser tan idóneos como él hubiera deseado y también porque quería superarlos. Está claro que se trata de una crítica velada a ambos hospitales, lo que se nos escapa es en que grado influyó realmente la configuración del proyecto filaretiano.

35 Ya que algunos historiadores sostienen que la planta cruciforme es el resultado de la superposición ortogonal de claustros.

36 Para los artistas renacentistas, además de dibujo, el término disegno significaba proyecto, intención, propósito, ver TATARKIEWICZ, op. cit., p. 40. Debemos tener en cuenta que siempre ha sido moneda corriente utilizar edificios construidos con una finalidad concreta para fines que nada tienen que ver.

37 Los pormenores de la construcción de sus exponentes más importantes, a saber, los lazaretos de Milán, Bérgamo y Verona, ya han sido ampliamente estudiados, por lo que nos centraremos en el análisis de sus aspectos morfológico-funcionales. Para más información sobre el lazareto de Milán, ver, entre otros: Carlo CASATI, 1880; Luca BELTRAMI, 1899; Luciano PATETTA, 1986, p. 25-42 y p. 314-328. Sobre el lazareto de Bérgamo, ver. BERTA op. cit. Sobre el de Verona, se puede consultar: Il lazzaretto a San Pancrazio e l’ospedale della Misericordia in Bra. Le forme dell’architectura in Alessandro PASTORE, L’ospedale e la città. Verona, Cierre, 1996.

38 Lo mismo ocurría en Bérgamo, lo explica: BERTA, op. cit, p. 73 y ss.

39 El lazareto no se empezó a construir hasta el último tercio del siglo siguiente. Patetta da cuenta de las vicisitudes hasta la aprobación final de un lazareto y de las características del primer proyecto en PATETTA, op. cit.

40 Se han ocupado de ello BELTRAMI, op. cit., p. 17-25; DEGANI y otros, op. cit., p. 127-132.

41 Quim BONASTRA, Ciencia, sociedad y planificación territorial en la institución del lazareto, Tesis Doctoral, Departamento de Geografía Humana, Universidad de Barcelona, 2006. Se puede consultar en línea en [http://www.tdx.cesca.es/TDX-0728106-122030/]

42 Sobre ello puede consultarse CARMICHAEL en Renaissance Quarterly, 1991, vol. 44, n° 2, p. 213-256.

43 Nos vamos a ocupar solamente de aquellas características morfológicas y funcionales que consideramos interesantes para este texto. Para una descripción detallada del edificio en su configuración original, ver: BELTRAMI, op. cit., p. 29-43. Para una descripción detallada de su evolución, ver CASATI, op. cit.

44 Centraremos la explicación en el lazareto de Milán.

45 Normalmente presentaban plantas que eran cuadrados casi perfectos, salvo en el caso del lazareto de San Pancrazio de Verona que era rectangular. Parece que un recorte de presupuesto impidió cerrar el cuadrado. Ver CAMERLENGO, op. cit.

46 Ver Pro loco infirmorum contagiones pestis construendo. 1488. Archivio dell’Ospitale Maggiore di Milano. Reproducido tanto por Casati como por Beltrami en sus respectiva obras.

47 El lazareto de Milán tenía trescientos setenta y cinco metros de lado, por lo que la aireación de su interior quedaba casi siempre asegurada. De todos modos, se trata de un caso exagerado, ya que los otros lazaretos que seguían este modelo tenían unas dimensiones más modestas sin dejar de ser importantes. El lazareto de Bérgamo, por ejemplo, medía 132 metros de lado.

48 DEGANI y otros, op. cit., p. 133.

49 El alcance de un tiro de ballesta.

50 CAMERLENGO, op. cit.

51 Venezia e la Peste, 1348-1797. Venecia, Marsilio Editori, 1979, p. 173. Para una explicación más detallada del sborro como establecimiento comercial ver Preto, Paolo, Il regime fiscale e le dogane in epoca veneta. In Giorgio BORELLI (Ed.), Una città e il suo fiume. Verona e l’Adige, Verona, Banca Popolare di Verona, 1977.

52 Esta capilla central no se encuentra en todos los edificios. En el lazareto nuevo de Venecia, que se empezó a construir unos veinte años antes que el de Milán y que, por las descripciones que tenemos de su forma original, entraba bastante bien en el modelo descrito, la capilla se encuentra en una de las alas cerca de la esquina.

53 En otros lazaretos la caseta del vigía se superponía a la capilla. Un ejemplo paradigmático de ello es el proyecto de lazareto que, a finales del siglo XVIII, dibujó Pompeo Schiantarelli para Messina.

Table des illustrations

Légende Figura 1. -Plano de Sforzinda. Fuente: Filarete. Tratado de arquitectura, siglo XV
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/3606/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 137k
Légende Figura 2. -El Ospedale Maggiore Fuente: Filarete. Tratado de arquitectura, s. XV
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/3606/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Figura 3: El claustro del lazareto de MilánFuente: Beltrami. Il lazzaretto di Milano, 1899
URL http://books.openedition.org/pupvd/docannexe/image/3606/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 199k

Auteur

Docteur en géographie humaine, il a soutenu à Barcelone une thèse portant sur la société et la planification territoriale à l’époque des lazaretos. Enseignant au département de sociologie et de géographie de l’Université de Lérida, il s’intéresse à l’architecture, à la naissance de l’hygiénisme et à l’histoire de l’aménagement urbain. Avec Pédro Fraile, Celeste Arella et Gabriela Rodríguez, il a récemment publié un ouvrage portant sur les systèmes de maintien de la tranquilité publique : Seguridad, temores y paisajes urbanos (Barcelone : Ediciones del Serbal, 2010)

© Presses universitaires de Perpignan, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search