Version classiqueVersion mobile

Giginta

 | 
Alexandre Pagès

Más sobre Giginta en la corte del rey católico

Alfredo Alvar Ezquerra

Texte intégral

  • 1 La historia de la edición de este texto es como sigue: se presentó en la reunión científica de Elna (...)

1Hace ahora cinco años durante la primera de las sesiones dedicadas a Giginta en «los veranos de Perpiñán», dediqué mi ponencia a tres aspectos fundamentales del canónigo de Elna: la Reformación de usos y costumbres en tiempos de Felipe II, Giginta arbitrista y los orígenes del Hospital General de Madrid. Hoy vengo a tratar, a grandes rasgos, los mismos aspectos, con reflexiones nuevas. Digamos que mi ponencia será una reivindicación de aquellos días1.

2Acabamos de iniciar una nueva etapa sobre los estudios de Giginta, teórico social, gran desconocido. Los denodados esfuerzos de Cavillac por darnos a conocer los rasgos de su vida habían sido pioneros y referentes durante décadas. Sin embargo, a partir del 2000 y gracias al trabajo de Félix Santolaria, se abrieron nuevos espacios a la investigación. En ese año, efectivamente, se hizo la primera edición moderna de uno de los textos clásicos de Giginta, el Tratado de remedio de pobres. Luego, tuvo lugar el congreso de Perpiñán y la publicación de sus ponencias en Miguel de Giginta, Canónigo de Elna.

3Aprovechando el tirón, en la primavera de 2003 la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, tan vinculada a las reflexiones sobre la extinción de la pobreza y cuyo lema es «Socorre enseñando», celebró una serie de conferencias y una mesa redonda, sobre La pobreza y sus remedios. Teoría y práctica (siglos XVI al XVIII). Los resultados de aquellas jornadas se editaron en el número 51 (2003) de la revista Torre de los Lujanes.

4De entonces acá, cualquier manual de historia social de la Edad Moderna ha tenido que hacer alusión a Giginta. Ha ocurrido en los libros de Historia (Domínguez Ortiz y Alvar Ezquerra, La sociedad española en la Edad Moderna, Madrid, 2005) o en los de Historia de la Educación (Santolaria, Marginación y educación…, Barcelona, 2000) e incluso más, se han debido refrescar las interpretaciones sobre la polémica de la pobreza en España, gracias al trabajo de Santolaria: El gran debate sobre los pobres en el siglo XVI.

5En conclusión, Giginta es ya sujeto historiográfico, como lo venían siendo Joan Lluís Vives o Cristóbal Pérez de Herrera. Dicho sea de paso que tanto en el caso de Giginta como en el de Pérez de Herrera, la responsabilidad intelectual de Michel Cavillac es inmensa. De entre las muchas inquietudes que me suscita el conocimiento de Giginta, una de ellas es el poder sistematizar su existencia. Algunas las he ido resolviendo; otras, las voy respondiendo. Ahora pienso que su vida la podemos dividir en tres fases.

1. Fase iniciática (hasta el otoño de 1580)

  • 2 El trabajo de Cavillac me sirve de guía, e incluso de atalaya para otear la vida de Giginta (Michel (...)

6Que sus escritos nacen al calor de aquella Junta de Reformación constituida en los años 70 y que en uno de sus puntos estaba cómo remediar la pobreza, es innegable y ya hice hincapié en ello. Quiero decir que Giginta no escribió porque sí, sino al calor de una llamada regia para que los vasallos que creyeran tener algún remedio para algunos males, lo debían comunicar en Palacio. Y allí apareció el Canónigo de Elna, que llevaba más o menos desde 1574 sin aparecer por su abadía2. No creo, pues, que le moviera sólo el escribir al ver cómo llegaban los harapientos del Norte de España a la Corte, como él narra en la Atalaya de la caridad.

7En Giginta resulta muy interesante su capacidad de relación social, sobre lo cual avisó en su día Cavillac y han sido recordadas por Santolaria, pero no creo que sea baladí insistir sobre ello. El Tratado de remedio de pobres de 1579 está dedicado a don Antonio Mauricio Rodríguez de Pazos y Figueroa, Presidente del Consejo Real de Castilla (1578-1582 y obispo de Córdoba 1583-1586); el Cadena de Oro de 1584, a don Gaspar Quiroga, Arzobispo de Toledo, Inquisidor General, Consejero de Estado (entre 1573-1592). En 1582 pide al virrey de Nápoles, luego ayo de Felipe III pasar a ese Reino. En fecha incierta manda al conde de Chinchón, Consejero de Estado, su tratado sobre San Lorenzo. En su día traté de sus lazos con Henrik Cock, un humanista católico holandés, que fue cronista de sus archeros y hombre cercano a Granvela. Giginta se movió, o intentó acercarse a todos. Al final, claro, ninguno.

8En efecto, teniendo en cuenta que a la altura de los años 80, mandar en Toledo o en Córdoba y no en Madrid, podría ser un síntoma de decadencia en las formas cortesanas, podríamos concluir que Giginta, alrededor de los años 80 no eligió bien a sus mentores.

  • 3 «Hoy se juntaron aquí los de la Reforma y habiendo visto el papel que Francisco Celenque dio a Vues (...)
  • 4 Así lo declara él mismo en la dedicatoria a Mouriño de Pazos y Cavillac In Michel CAVILLAC, op. cit (...)

9En cualquier caso, Giginta era un arbitrista de los que pululaban por Palacio. Había un tal Francisco Celenque que en 1579 ya hablaba de lo de recoger pobres3. ¡A saber si hubo mala historia por ahí! Sea como fuere, nuestro hombre se estableció cerca de la actual Puerta del Sol, en las inmediaciones del Hospital Real4.

  • 5 Alfredo ALVAR EZQUERRA. Giginta, la Corte y el arbitrismo castellano del siglo XVI. In Miquel de Gi (...)
  • 6 Sobre ello, véase la voz Arbitrismo en la Gran Enciclopedia Cervantina, vol. I, Madrid: Ed. Castali (...)

10Amén de lo expuesto en su día5, puede ampliarse la consideración de Giginta arbitrista leyendo ese texto manuscrito suyo origen de todo lo demás. Lo encabeza como otros muchos arbitristas, «El canónigo Miguel Giginta de Elna dize que…» y expone sus ideas partiendo de una reflexión nacida de la propia experiencia, «Discurriendo sobre el remedio que para esto podría haber, piensa haber hallado un modo hasta aquí no advertido, tan compendioso en remediar pobres…» Es más, llega incluso a usar el término, «los fingidos pobres se retirarían a tomar otro arbitrio de vivir…», y promete poco menos que la piedra filosofal que resuelva el mal, «Con este memorial y orden se alcanzará el deseo de muchas Cortes pasadas como se ve que lo desearon según las leyes 19,24 y 25 del Títulos «De los pobres» en la Nueva Recopilación». En conclusión, «El intento de este memorial es para remediar…» Memorial y remediar. Dos claves de la mentalidad arbitrista6.

11Giginta pudo defender sus propuestas en las Cortes de Castilla que desde 1576 hasta 1578 estaban celebrándose en Madrid. Al concluir, en la petición LXXIII que fue la última, los procuradores pidieron al rey que se pusiera en marcha lo de Giginta, pero lo pidieron como si aceptaran un compromiso, sin muchas ganas:

  • 7 Actas de las Cortes de Castilla, vol. V, Madrid, 1865, p. 80 y 81. Remito a CAVIL-LAC, 1979, p. 14.

«Considerando la gran necesidad y obligación que hay de socorrer y remediar a los verdaderos pobres y atajar y obviar el vicio con que […] viven los fingidos y vagamundos, ha tratado el Reino de entender en estas Cortes el remedio que para esto podría haber […] y habiendo visto un discurso que para este efecto le propuso el canónigo Miguel Jiginta de Elna y tomado sobre ello pareceres de muchas personas de ciencia y conciencia y experiencia que lo han aprobado como el remedio más conveniente que hasta ahora se ha ofrecido para conseguir tan santo y necesario propósito, acordó [el Reino] de suplicar a Vuestra Majestad fuese servido de mandar facultad para que se pudiese poner en efecto en las ciudades y otros lugares destos reinos que tuvieren comodidad para ello y lo quisieren hacer, sin obligar ni apremiar a ninguno».7

12Las respuestas del rey fueron hechas ley en 31 de diciembre de 1578 y las peticiones del Reino se hicieron públicas el 17 de enero de 1579.

  • 8 Fermin HERNÁNDEZ IGLESIAS. La beneficencia en España, Madrid: Imprenta Minuesa, 1876, p. 1169-1176.
  • 9 CAVILLAC Michel, op. cit., p. 14, siguiendo la Atalaya. En las Cortes no se registra acuerdo en ese (...)

13Era propio de los arbitristas más obstinados o bien realizar varias copias de sus propuestas, o incluso llegar a publicarlas máxime si tenían que ir a defenderlas ante algún consejero o ante las Cortes. A veces, lograban que fueran las Cortes las que editaran el arbitrio. Giginta es el caso: En julio de 2002 traje a Perpiñán reproducidas la copia manuscrita y la impresa del primer texto redactado por Giginta. El manuscrito 18653-12 de la BNE, publicado en 1876 por Hernández Iglesias8 que no sé por qué se dice que es de 1576 o de 1577 (aunque lo sea), es otra copia manuscrita más del mismo texto. En cualquier caso, esas copias manuscritas anduvieron por Madrid: no sólo es locuaz el hecho de que en el archivo real se guardaran una manuscrita y dos impresas, sino que también un secretario real la catalogó escribiendo a la vuelta de uno de los folios «Representación para que se remedien los pobres n° 26» (según consta en el ejemplar de la BNE). Al parecer el Reino decretó que se imprimieran 500 ejemplares9.

14En cualquier caso, lo que se imprimió se hizo con un leve añadido al final en el que se ponderaba la generosidad de Madrid:

«En esta Villa de Madrid hay ya quien se ofrece a dar una parte de una casa, otro presta quinientos ducados para comenzar la obra, muchos ladrilleros ofrecen a dos mil ladrillos el que menos, y diversos labradores ofrecen ayudar con carros, bestias de carga y jornales. Un señor de título, que suele hacer grandes limosnas, se ofrece también de ayudarle. Otras personas principales tienen ofrecido de no faltar. Otros ofrecen el suelo donde se haga. Un hidalgo, un barbero y dos hombres que saben hacer frazadas, se ofrecen por donados…»

  • 10 Procede esta referencia de un censo a favor de Pedro Díaz Laso con Giginta para quedarse con cuatro (...)

15Dejando al margen lo que pueda haber de laudatoria exhortación, lo cierto es que ya en 1577 Giginta había firmado documentos en Madrid para empezar a construir a su costa «una casa hospital de pobres de todas suertes» sobre cuatro solares. En la capilla del hospital, se enterraría el propio Giginta10.

16En cualquier caso, ese su primer arbitrio y la petición de 1577 de ser escuchado por algún ministro desocupado, ponen de manifiesto que aún no había entablado cerrada cooperación con sus patronos. Pero era cuestión de semanas porque el Tratado de 1579 ya va bien dedicado.

  • 11 Sígase a CAVILLAC, 1979, op. cit., p. 15.

17Además, se edita en Coimbra: Giginta abandonó Madrid, tal vez porque sólo había promesas y se fue a Portugal. Cuando allí se estaba gestando un buen ambiente, ocurrió la muerte de don Sebastián. Probablemente cuando ya pensaba volver a Castilla, murió don Enrique, justo cuando le habían llamado a Évora para poner en marcha una Casa de Misericordia. Salió apresuradamente del reino vecino11.

  • 12 Propongo esta bibliografía sobre Giginta :
    1. [Título facticio del arbitrio]: El canónigo Miguel Gig (...)
  • 13 AGS, Consejo y Juntas de Hacienda, 184-22-23, datado en 8-XI-1577 y publicado íntegramente por Alva (...)

18Por lo tanto, en el proceso de elaboración de las obras12 de Giginta y de su pensamiento, podemos apuntar una fase anterior a 1580 compuesta por el arbitrio copiado varias veces e impreso, por la petición que hace para presentar otros más13 y, al fin, por su primera obra de porte, el Tratado de remedio de pobres compuesto en diálogo, (Coimbra, 1579), recientemente reeditado por Santolaria.

  • 14 El subrayado es nuestro.

19Por cierto, al principio de su Tratado incluye ¡otra vez! su arbitrio clásico, el que fue de mano en mano manuscrito e impreso. Eso sí, lo incluye en sumario, o como él mismo declara, «síguese el memorial en que va fundada esta obra, resacados algunos preámbulos que están en el que va impreso por sí solo»14. Ese arbitrio es, pues, el sostén de sus ideas que las elaborará más por extenso en el Tratado.

  • 15 Las preocupaciones por la limosna y la pobreza habían calado en palacio. Véase Apéndice.

20Para suerte de Giginta, aquel otoño de 1580 fue trágico. Hubo peste pulmonar y el rey cayó enfermo. La propia Ana de Austria, que no se separó de su marido, falleció camino de Portugal el 16 de octubre. Había que ejecutar tantas reflexiones teológicas sobre la pobreza o la Reformación15.

2. Fase dorada (1580-1584)

21En 1580, Giginta se volvió a establecer en Madrid y Toledo. Reanudó contactos con el Presidente Pazos; fue a Toledo a hablar con Quiroga.

22Es el momento del gran impulso a Giginta con la construcción del Hospital de la Misericordia de Toledo y, por supuesto, con el General de Madrid y la Reducción de hospitales, que fracasó. Estamos pasando de 1581 a 1582. No tuvo tiempo para preocuparse por la impresión en Madrid de su Exhortación…

  • 16 ACTAS, VI, pp. 655 y 656. También CAVILLAC, 1979, p. 19.

23El 19 de julio de 1581, puesto en marcha el Hospital de la Misericordia de Toledo, don Fernando Gaitán y don Luis de Mendoza defendieron calurosamente las propuestas de Giginta en las Cortes de Castilla, amparándose en la bibliografía del elnense y en las experiencias de recogimiento de pobres de Toledo y Roma16.

  • 17 ACTAS, VI, pp. 656 a 667. También CAVILLAC, 1979, p. 19.

24El 21 de julio de 1581 los procuradores discutían sobre la coveniencia o no de mandar al rey unos memoriales, porque Felipe II había dicho que no quería más papeles «por estar muy ocupado». La reunión derivó hacia la conveniencia o no de mandarle al rey el memorial de Giginta, y volvieron a verse las posiciones: si se canalizaba por Hernando Niño, se dilataría todo; si no, no17.

  • 18 ACTAS, VI, pp. 672 a 674, en concreto p. 673. También CAVILLAC, 1979, p.

25El 28 de julio comunicaban al Reino tanto don Fernando Gaitán y don Luis de Mendoza que se habían reunido con don Hernando Niño y que les había hablado de su contento de que el Reino se inmiscuyera en este asunto y que él propiamente ya había hablado con el Corregidor de Madrid y el Vicario, pero que en el Consejo Real se habían visto algunos problemas para su puesta en práctica porque «no había iglesia» (catedral se sobreentiende), ni prelado ni tan ricos y numerosos caballeros oriundos como en otros lugares. Que esas eran las causas por las que consideraba en «dilatar algo el ejecutarlo en este lugar, donde es tan justo que permanezca, estando aquí su Majestad y sus Consejos». Al día siguiente, convocado el Reino, la reunión se convirtió en un refrendo a don Hernando Niño, de quien se llegó a opinar que no era intermediario en esta materia. Se llegó a votar y a aprobar la propuesta de Hernando de Almansa, procurador por Sevilla: que los comisarios traigan el informe ante el Reino para que lo vea «y den cuenta al señor Presidente de la intención del Reino y le supliquen, pues la obra es tan santa lo favorezca con su Majestad y lo envíe por su mano»18.

26Las Cortes a favor de Giginta, el Arzobispo de Toledo también, el Ayuntamiento de Madrid también. La oposición del Consejero don Hernán Niño no parecía suficiente. El Hospital de Madrid y la apertura de la propuesta a otras ciudades era un hecho…, pero el fracaso parcial también.

27El fragor gigantesco de aquellos días debió ser sofocante: el mismísimo 28 de julio de 1581 fray Juan Murúa, Corrector del Convento de la Victoria de Madrid dio la «Aprobación» a la Exhortación a la compasión y remedio de pobres… de Giginta, «obra muy católica y muy allegada ala doctrina de los santos y muy provechosa para los pobres». Igualmente, el 13 de noviembre de 1581 y desde Lisboa, Felipe II concedía la licencia de impresión de la obra a Giginta, por diez años y para Castilla a Giginta. No he podido ver ningún ejemplar impreso en Madrid. Sin embargo, continuando con los liminares de la Exhortación…, el 21 de enero de 1583 Jerónimo Roca, Rector del Colegio de la Compañía de Jesús de Barcelona, a instancias del obispo de Barcelona, daba su «Aprobación» a la obra. Es decir, que tal vez no se imprimió en Castilla porque no hubiera tiempo para dedicarle atención a la impresión, y Giginta se fue a Barcelona, en donde logró el visto bueno del censor jesuita y los dineros de Sansó Arbús (el mismo que editará la Cadena de Oro) y el negocio del librero Francesc Trinxer. Tan es así que, finalmente la dedicó a los Consellers de Barcelona. Parece que en nadie como en Giginta hay una idea tan moderna de España, la de la solidaridad, la de la imitación positiva: «com en Castella tingué esta obra per protector al senyor President de aquell regne […] he volgut que també en Catalunya hot ara se tracta ho sihen V. M. que ses particulars parts són en lo càrrech que administren tanta llum y exemple de tot bon regiment».

28Sobre los primeros años de vida del Hospital General de Madrid ya traté en Perpiñán, 2003. Sobre las solemnes fiestas de inauguración, no.

  • 19 Archivo General de Simancas, Cámara de Castilla, 541.

29El 19-I-1582 se dio pregón para hacer una procesión el día de la Purificación, de pobres verdaderos para recogerlos en el recién construido Hospital General «fabricado en unas casas que son las últimas de la calle y carrera que va a San Jerónimo»19, es decir, el solar del hotel Palace actual. De allí se llevó todo al Albergue – nacido de las propuestas de Pérez de Herrera-, en Atocha.

  • 20 [1-IX-1581] «En este ayuntamiento se acordó que se libren a Guillermo Droy, impresor, 15 reales de (...)

30Y aunque el ayuntamiento había dado orden a finales de 1581 de que se pagaran los costes de impresión de los anuncios que tenían que colocarse por Madrid20-probablemente con muchas alegrías pues ese día se había leído en el ayuntamiento la bendición desde Toledo para poner en marcha el Hospital General-, los últimos detalles de la participación del ayuntamiento en aquella procesión se adoptaron a finales de enero de 1582.

  • 21 Archivo de Villa, Madrid, Libros de Actas, 29-I-1582.

[29-I-1582] «En este ayuntamiento se acordó que en la procesión general que el viernes día de la Purificación de Nuestra Señora se ha de celebrar, para recoger y llevar en ella los pobres mendigos al hospital General que para ellos esta Villa ha fundado, esta Villa se halle sin faltar ninguno de los señores regidores de ella y de los demás oficiales. Y los doseles de este ayuntamiento se cuelguen en la capilla del dicho hospital y el palio si fuere necesario para servicio de la imagen de Nuestra Señora que en ella hubiere de ir se dé y que en la procesión vayan los ministriles de esta Villa y los trompetas y atabales de Su Majestad, los cuales concierte el señor Nicolás Suárez y Luis Calderón, el cual lo pague de los propios de esta Villa por libranza del dicho señor Nicolás Suárez, el cual, asimismo, provea de los cantores que le pareciere para ir en la dicha procesión y sirvan asimismo en la misa que el día siguiente se ha de decir en el dicho hospital, y se les gratifique y pague por la misma orden que a los demás. Y que en el dicho oficio se halle asimismo la Villa y que el dicho señor Nicolás Suárez provea, asimismo, que Marañón, cerero, dé las velas que fueren necesarias para que cada pobre lleve una de cuatro onzas amarilla»21.

  • 22 CAVILLAC, 1979, op. cit., p. 19 siguiendo, ciertamente la dedicatoria a Quiroga de Cadena de Oro.

31Logrado el éxito en las ciudades más importantes de España, Giginta acaricia un sueño: exportar sus ideas y sus hospitales a otras partes de la Monarquía Católica. Mientras tanto, no funcionan bien las cosas: en Granada había fundación, pero en Jaén no; tampoco en Sevilla, Burgos, Valladolid, Santiago y Oviedo22. Efectivamente, en 1582 lo propone al virrey de Nápoles. Creo que es la primera vez que sale a la luz este documento, que está en Ginebra.

  • 23 Bibliothèque de Gèneve, Collection Edouard Favre. Libro 22, fols. 57r-58v. La investigación en Gine (...)

«Ilustrísimo Señor. Creo que vuestra señoría tendrá noticia de lo que se ha hecho en Toledo y esta Corte cerca del remedio de los pobres con aprobación de Su Majestad, que muestra con sus cartas quedar muy satisfecho de ello y por la caridad que confío en vuestra señoría y la devota inclinación de esa ciudad me ha parecido enviarle la orden que aquí se guarda referida en el libro que va junto, suplicando a vuestra señoría quiera ganar su parte del mérito con procurar que en su tiempo se haga ahí cosa de tanto servicio de Dios y tan deseada de Su Majestad y de todo el pueblo muchos años ha. Aunque tampoco faltaron creo que émulos que so color de celo por no sé qué respetos lo quieran estorbar con razones aparentes, la satisfacción de las cuales va en el dicho libro hecho para en tal caso. Sobre todo, es necesario que este negocio se tome por sola caridad pura y no política ni para quitar el enfado a los ricos ni permita vuestra señoría ningún rigor con los indefensos pobres porque no sepa a castigo en lugar de misericordia ni a cárcel con título de hospital y no sea opresión de pobres en nombre de su remedio ni para otros fines con apellido de esta piedad todo lo cual está en guardar o no guardar la orden del dicho libro demás de que certifico a vuestra señoría que me parece ser imposible que dure ni en Roma ni en Toledo ni aquí ni en otra parte si hicieren otra cosa salvo en todo mejor parecer si todavía quedare alguna dificultad lo mejor será romper por ella para acabar y Nuestro Señor la Ilustrísima persona y estado de vuestra señoría felicite como puede, de Madrid a 4 de enero de 1582 años. Ilustrísimo Señor, besa las manos de vuestra señoría, su capellán y servidor. El canónigo Miguel Giginta.
[A la vuelta] Madrid, 1582. El canónigo Miguel Giginta, 4 de enero, [recibida] en 19 de febrero. Al Ilustrísimo señor el vicerrey de Nápoles, mi señor»23.

32Esta propuesta tiene lugar entre enero y febrero de 1582, es decir, en medio del triunfo por la reciente inauguración del hospital de Madrid. No sé decir si Giginta pasó a Nápoles, aunque no lo creo, porque a lo largo de 1582 se produjo el relevo de virreyes de Nápoles: Zúñiga fue substituido por Osuna. Adjunto a la documentación de esa «Carta», no hay ningún libro. Pero los Zúñiga y los Requesens y un obispo de Perpiñán eran, según tengo entendido, del mismo linaje.

33En 1583 Giginta editaba la Exhortación a la compasión y misericordia de los pobres…. Es verdad que sus aprobaciones y demás eran de 1581. Pero de julio y noviembre. Es decir, que de haberse impreso, se tendría que haber dado a las planchas a lo largo de aquel ajetreado año de 1582, en el que, además, viajó a Barcelona: la «Aprobación» barcelonesa es de primeros de 1583. Por tanto, no creo que hubiera impresión madrileña.

34Aquel 1582 pasó entre cartas a virreyes, impresión de la vida de san Lorenzo, procesiones, festejos y viaje a Barcelona…

35En cualquier caso, esta fase de los albores de los años 80 sería la del Giginta triunfante, no sin obstáculos, que ve cómo en Toledo y en Madrid han florecido sus propuestas.

36En medio de todo eso, en Madrid es posible que estuviera a punto de institucionalizarse una procesión, la de la Candelaria, que salía del Hospital General, pocas veces llamado de la Misericordia:

[28-I-1583] «Acordóse que esta Villa por Villa se halle el día de Nuestra Señora de la Candelaria en la misa y sermón y fiesta que [se ha de hacer de] la fundación de la casa del Hospital General de la Misericordia de Nuestro Jesucristo y procesión que se ha de hacer aquella tarde y se avise para ello (roto) regidores de esta Villa».

  • 24 He manejado el ejemplar de la Biblioteca Nacional de España, R-7446 y el de la Biblioteca Real de E (...)

37Pero hubo algunos obstáculos aludidos antes, que los combatió Giginta con su Cadena de Oro de 158424, en verdad texto claro, duro, sin cortesanías porque se jugaba mucho. Como es de sobra sabido, dedica Cadena de Oro (Perpiñán, Sansó Arbús, 1584) a Gaspar Quiroga, a la sazón Arzobispo de Toledo (1577-1594), Inquisidor General (1573-1594), Consejero de Estado (1573-1594) y Gobernador del Consejo de Italia (1567-1571 y 1586-1594)

38Adviértase que Arbús había editado en 1583 en Barcelona la Exhortación a la compasión y que un año después, como si se hubiera trasladado con las prensas de ciudad tras su héroe Giginta (¿lo sería?), editaba en Perpiñán el Cadena de Oro.

39En la dedicatoria le agradece los favores que le ha dispensado y el apoyo que ha dado en la inauguración del Hospital de los Mendigos de Toledo, en el que en tiempos de esa epístola había recogidos unos 600 pobres. Asimismo le agradece el apoyo dado para sacar adelante los hospitales de Madrid, Granada y Barcelona. En el primero de ellos, llegó a haber 900 pobres, según propia declaración de Giginta en esa dedicatoria y cifra exacta comentada en sesión del ayuntamiento de Madrid.

40Dedicar en aquel 1584 Cadena de Oro a Quiroga, no era mala cosa. Por supuesto que Giginta tenía muy estrechos lazos con el cardenal de Toledo (de los que surgió su relación con Cock), pero también era bueno contar con su bendición en estas materias tan comprometidas, toda vez que en 1583 acababa de aparecer el Index Librorum prohibitorum de Quiroga.

  • 25 Ciertamente no sé si Giginta se quedaría con «al que tiene se le dará y abundará; pero a quien no t (...)

41En Cadena de Oro, Giginta nos aparece ya como reformador radical, pues en varias ocasiones utiliza un tono similar a este: «Es mejor obedecer a Dios que en muchas partes de la Sagrada Escritura manda que no se calle lo que se debe advertir al pueblo» y también, que los mandatos cristianos «reprehenden rigurosamente […] a los que hacen fría o tibiamente para complacer y no desgustar a los mundanos». Por su parte, en el Prólogo «Al lector» expone sus razones para escribir el libro. Su fuente de partida es San Mateo 2525 y para evitar malos mayores, que en aquellas décadas finales del XVI Europa andaba algo revuelta con los temas de la caridad y el trabajo, insiste explícitamente en que su obra se ajusta a la ortodoxia católica, «conformándome con la declaración de la Santa Madre Iglesia Católica Romana a cuya corrección me sujeto con la presente obra y todas las otras mías en todo y por todo».

42Igualmente, alude también a los hospitales de mendigos de Madrid, Granada y Barcelona e implícitamente a las obras que ha escrito sobre la materia, «y pienso decirlo mejor en otras».

43Por otro lado, no acepta los problemas derivados de la falta de dinero para mantener todos los hospitales de las ciudades, pues Dios proveerá para que haya para todos. De tal manera que está aludiendo a algún obstáculo surgido con algún ayuntamiento, a lo que sólo investigaciones locales nos podrán dar respuesta.

44El texto, en verdad no es melífluo: en el capítulo dedicado a «Los Letrados», describe y vitupera a algunos. Los hay – dice-que por vía indirecta aprueban la «poca caridad que en el mundo se usa con los pobres, inventando, colorando y defendiendo excusas para los que huyen de cumplir su obligación con los pobres […] Notad cuáles son los letrados que defienden las tales excusas y achaques y por ventura hallaréis las excusas que comúnmente dan los que faltan más de su obligación con los pobres…» (114r-114v.). Y sigue: «Pero no pueden ignorar que también hay infierno para los letrados sin caridad ni temor de Dios por más apariencias y letras que tengan, como hay Paraíso para los letrados de caridad no fingida» (115r.).

45Por su parte, exhorta a los ricos a que «miren por tanto por sus almas con tiempo, y no esperen a arrepentirse y enmendarse cuando ya no hay dinero» (fol. 134r.).

46A estas alturas de 1584, difundidos sus arbitrios por escrito e incluso dados a la imprenta, editado el Tratado de remedio de pobres, defendidas sus tesis de viva voz en las Cortes y en algún ayuntamiento, con los hospitales de Toledo y Madrid – por lo menos – abiertos, Giginta está pletórico, crecido… y puede ser radical e imprudente para provocar contra sus opositores.

3. Fase de retirada (1584-1588)

47Sin embargo, pronto llegó el tiempo de la retirada. Debió empezar inmediatamente después de 1584, sino es que el Cadena de Oro fuera una apuesta muy fuerte, que le salió mal. Parece ser que en enero de 1583 está en Barcelona negociando la apertura de una Casa de Misericordia y la edición de la Exhortación… Luego, un fulgurante viaje a Perpiñán y la edición de la Cadena de Oro en 1584. En 1585 está presente en la llegada de Felipe II a Barcelona y cierra lazos con García de Loaisa, el cardenal de Toledo que, entre otras muchas cosas, compró la biblioteca de Henrik Cock cuando este murió. De Barcelona, Giginta pasó a Zaragoza y allí dio forma a la biografía de San Lorenzo: por eso se la dedicó al Conde de Chinchón, para robustecer su presencia política en ese reino.

48Ante la escasa incidencia de sus prédicas, opta por volver a Madrid. Corre el año de 1586.

49El caso es que entre Cadena y Atalaya transcurren poco más de dos años y el tono es diferente. En Atalaya expone su vida, como si de una autoexaltación se tratara, o una autoexaltación defensiva.

  • 26 Como he dicho antes (vid. supra nota 12) manejo un ejemplar rarísimo-que no sé si es el único que q (...)
  • 27 «El Impresor a los piadosos lectores» en Real Biblioteca de El Escorial, 23-VI-7

50En 1588 editó su Discurso en prueba de que el glorioso mártir san Lorenzo fue Cardenal de la Santa Iglesia de Roma (Zaragoza, Lorenzo y Diego de Robles, 1588)26, que está en la Biblioteca de El Escorial. Se lo dedicó a don Diego Fernández de Bobadilla, conde de Chinchón, Mayordomo Mayor de Felipe II y Tesorero de Aragón. El «impresor», Lorenzo y Diego de Robles, explican a los lectores que se decidieron a editar esa hagiografía porque «Haviendo visto la copia de una carta, que va entre algunos curiosos, escrita por el canónigo Miguel Giginta al Conde de Chinchón, en prueba de cómo el bienaventurado san Lorenzo fue Cardenal de la Iglesia de Roma, me pareció imprimirla…», etc.27 Por suerte, he manejado el original manuscrito que Giginta remitió al mismísimo conde de Chinchón, en incierta fecha. Disfrutar manejando de la misma obra con el manuscrito y el impreso es un placer que raras veces se nos da. Bien es verdad que el manuscrito que he manejado contiene variantes destacables con respecto al impreso de los Robles. A veces, como debía ocurrir, se pierde la pista de la autoría de Giginta en el impreso de Robles. Y creo que el manuscrito es auténtico de Giginta, porque va con enmiendas.

  • 28 Bibliothèque de Gèneve, Collection Edouard Fàvre, Libro 69, Fols. 88r-92v.

51En verdad que Giginta quiere ponerse al servicio del Conde y le implora su favor ante Felipe II, ya que aprovecha la situación para decirle que, al confirmar que san Lorenzo fue cardenal en Roma, «esta relación ha traído consigo forzadamente haber de tratar de pobres a cuyo remedio nos corre a todos precisa obligación como parece particularmente en el capítulo 25 del Evangelio de San Mateo. Suplico a vuestra señoría […] me favorezca con Su Majestad en las cosas que por pobres y para remedio de ellos trato y procuro muchos años ha continuamente y por diversas vías y provincias…»28

52En efecto, llevaba muchos años – le dice – ocupándose de los pobres y su remedio, por muchas ciudades y provincias. También dedicándose a cultivar a los grandes personajes vinculados al control de Italia, como lo era por estos años don Diego de Cabrera y Bobadilla III conde de Chinchón. Adviértase la relación buscada de Giginta con los órganos del poder político.

  • 29 Discurso en prueba de que San Lorenzo…, fol. B3.

53La razón de meter a San Lorenzo en este discurso político era clara. Llevemos a San Lorenzo a Roma; recordemos el fervor laurentino de Felipe II; démosele al santo en la Ciudad Eterna una buena prebenda; veamos cómo acercarlo a nuestra política de pobres… Y Giginta es claro. Tras trazar la hagiografía conveniente y pertinente, va concluyendo: San Lorenzo fue el más importante de los arcedianos de Roma, «y así a él solo le tenía encomendados el Papa San Sixto los Tesoros de la Iglesia y él los repartía a los pobres»29

54Por otra parte, en las Cortes de Castilla de 1587 que se celebraban en Madrid, se decidió someter a consulta de las ciudades la posibilidad de abrir o no hospitales de pobres y las respuestas de unos u otros llevaron a donde se podría esperar: problemas para la implantación de hospitales de pobres y problemas para la política de reducción en todas partes.

  • 30 Remito a ACTAS, VIII, p. 349 a 350 y IX, passim. También Cavillac, 1979, p. 23, para ambos párrafos
  • 31 ACTAS, X, pp. 184 a 191.

55Giginta, como todas las dignidades eclesiásticas, era conminado a presentarse en su plaza, aunque el Reino solicitaba del Nuncio una licencia para que pudiera permanecer temporalmente en la Corte30. En 1588 empezaron los zarandeos contra el Hospital General de Madrid, coincidiendo, entre otras cosas, con la desaparición de la escena pública de Giginta. Aquel hospital quedó languideciente. Pero los filos de las tijeras se abrieron: menos recursos para el hospital; más inmigración depauperada a Madrid a raíz de las crisis de los años 90 en adelante. Todo ello coincidía con las últimas apariciones de Giginta ante las Cortes en el verano de 1588, en donde habría de oponerse a contradictores abiertos y claros31. Su estrella se apagaba. Tal vez se retiró a Elna.

  • 32 He hecho edición facsímil de los que tienen que ver con el traslado de la Corte en El Cartapacio de (...)

56Una década después aparecieron los escritos de otro pensador social Cristóbal Pérez de Herrera, sujeto también de la avisada pluma de Cavillac32.

4. El cierre del Hospital (1603)

57En 1601 el duque de Lerma, el mayor ladrón de España que se vistió de colorado para no morir ahorcado, se llevó la Corte a Valladolid. Madrid, descabezada, dejaba de ser una ciudad interesante. O tal vez descabezada sólo temporalmente. Eso no lo sabía más que Lerma. Porque Madrid sin Corte, era una ciudad sin empuje. Arruinada. Así ocurrió lo que tenía que ocurrir. En su día pude calcular que entre 1601 y 1602 salieron de Madrid decenas de miles de personas y la Villa quedó con unas 30.000 personas de las 90.000 que había llegado a tener.

58Pero cuarenta años de Corte estable, eran muchos. Las obras y embellecimientos hechos alrededor del Prado de San Jerónimo, hacían de aquella parte de Madrid, una Villa muy agradable. Mucho más si en esa ciudad seguía habiendo un Palacio Real. Sabemos que Lerma movió la Corte para su triunfo político personal, pero al hurgar en los archivos, resulta sorprendente lo que maquinó.

59En el tránsito de 1602 a 1603, estando los cortesanos en Valladolid, Lerma sintió extraño interés por los alrededores del Hospital General. A primeros de octubre de 1602 el ayuntamiento de Madrid autorizó al duque de Lerma a que hiciera unas obras en sus casas de la carrera de San Jerónimo, pero ya que iba a gastar dinero en beneficio del ornato y policía de Madrid, será la Villa la que corra con una parte de los gastos (¡!).

60En los meses siguientes, se fueron adoptando acuerdos municipales cada cual más sorprendente:

[8-IV-1603] «Acordóse que atento que el Señor Duque de Lerma ha comprado la casa del prior don Fernando y quiere hacer para ornato una galería y grande obra así en la casa que ha comprado, como en la que antes tenía y para hacerlo es necesario incorporar la calle que está entre la huerta del señor Duque y la casa del dicho Prior don Fernando […] se acordó que las callejuelas que toman todas las dichas casas y huertas se cierren y se le den al dicho señor duque para que así mismo las incorpore y meta en la dicha su casa y huerta. Y para hacer y cumplir todo lo suso dicho y para abrir una callejuela que está sin salida que sale al prado frontero de las espaldas del Hospital General, que se acuerda que se abra…».

61Es decir, el Ayuntamiento regalaba unas calles al Duque, para que tuviera sus inmensas huertas. Pero eso tenía un problema: rozaba con las tapias de la casa del Duque el Hospital General. Así que

«que se suplique a su Majestad sea servido de mandar que el Hospital General que es en ese [lugar se] quite de donde está y se mude al Albergue por ser obra tan grande…»

62…y porque en el Albergue cabían mejor los muertos que en el Hospital y que…

[18-IV-1603] «el sitio a donde ahora está el Hospital General, se venda»

  • 33 23-IV-1603, Archivo de Villa de Madrid (AVM), Lib. 26, fols. 40v-41r.

63Unos días después (23-IV-1603) se decidió que para que la fachada del Duque fuera «a cordel […] lo que fuere menester para ello de calle, se tome» (o sea, el ayuntamiento expropia para hacer el palacio de Lerma)33.

  • 34 24-VI-1603, AVM, Lib. 26, fol. 50v.

64El 24-VI-1603 se nombró una comisión presidida por el Corregidor para que «se mude el Hospital General al sitio y casa que está comenzado del Albergue y porque es necesario que esta casa se comience…» se nombró comisión34. Luego, se anunció la intención de Felipe III de visitar la depauperada ciudad de Madrid y hubo que acometer obras rápidas de adecentamiento.

65Todo ello se hacía aún a pesar de no tener mucho dinero («se libre de cualesquier maravedíes que tuviere» el pagador Gregorio Sánchez) y bajo dos excusas confesables: «para la venida de Su Majestad y mudanza del Hospital General». Claro que si Lerma no anduviera de por medio, no hubiera mudanza del Hospital General, el cual, por lo demás, tenía ya las horas contadas:

  • 35 7-XI-1603, AVM, Lib. 26, fols. 82v.-83r. Es una sesión que no tiene desperdicio, desde luego.

[7-XI-1603] «En este ayuntamiento habiéndose entendido lo mucho que su Excelencia del señor Duque de Lerma ha adornado este lugar en el edificio que ha hecho en la calle Real que baja a la calle y Prado de san Jerónimo, en la delantera de sus casas y porque es justo que esta villa agradezca este beneficio, se acordó que si en algún tiempo a las casas donde está hecho el Hospital General que hora se muda al del Albergue, si viniere algún monasterio de frailes recoletos o monjas que fuere iglesia parroquial se le da licencia a su Excelencia para que desde sus casas pueda hacer pasadizo a la dicha iglesia o monasterio para en él oír misa y los oficios divinos haciendo con ornato y como convenga de forma que esté en altura que conviene»35.

  • 36 21-V-1603, AVM, 26, fol. 45r., 16-VI-1603, AVM, 26,, fol. 49r. y 20-VI-1603, AVM, 26, fol. 50r.

66Casualmente, entre mayo y junio de 1603 las monjas recoletas franciscanas habían pedido permiso para abrir un monasterio en Madrid: se convocó ayuntamiento extraordinario para ver qué hacer con la petición y, finalmente, se decidió apoyarlas36.

67Mas volvamos a la mudanza del lugar del Hospital General: así fue cómo entró en quiebra la ejecución de los proyectos de Miguel de Giginta.

68El 12 de noviembre de 1603 aquel ayuntamiento decidía acabar con su propia esencia: si en enero de 1582 se había pregonado a los cuatro vientos la apertura del Hospital, ahora tocaba cerrarlo. Ese día

  • 37 12-XI-1603, AVM, Lib. 26, fol. 84r.

«que se haga la procesión para llevar el Santísimo Sacramento desde el Hospital General hasta el Hospital del Albergue a donde se muda, el domingo primero que viene y se hable al señor vicario y se llame a la clerecía y monasterios»37.

69Con el Santísimo Sacramento en su interior, era necesario adornar el exterior:

  • 38 4-II-1604, AVM, Lib. 26, fol. 94v.

«que se pongan dos escudos con sus letreros en la iglesia del Albergue en la parte y forma y manera que se ordenare»38.

  • 39 4-XI-1605, AVM, Lib. 26, fol. 237r.

70La Corte volvió en 1606. Sin embargo, a primeros de noviembre de 1605 el ayuntamiento, ante la avalancha de pobres de Toledo y Valladolid, decidía que a los «que fueren verdaderos se les dé una insignia para que estos pidan y se les dé limosna y no a otros ningunos y los vagamundos se vayan a sus tierras». Se mandó hacer 300 tablillas39.

71El Hospital de Giginta había aguantado 21 años, de los que con vigor, sólo los cinco o seis primeros. De nuevo en 1636 se abrió un Hospital General, pero ya en otro lugar: en esa glorieta que, aún hoy, rezuma por todas partes ser espacio extramuros de la ciudad, aunque esté ya en el centro: Atocha.

5. Colofón, con otras reflexiones

  • 40 Aprobados por las Naciones Unidas, son: Erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñan (...)

72A lo largo de los últimos años el debate tradicional a favor o en contra de la ayuda al desarrollo ha revivido, como consecuencia, por un lado, de los Objetivos de Desarrollo del Milenio40 y la aparición o resurgimiento de actores privados (las ONG) y, por otro, como consecuencia del llamado «cansancio de los donantes».

73Economistas hay en ambos campos, pero los que han alcanzado más notoriedad son Jeffrey Sachs y William Easterly, que han publicado recientemente sendos libros de divulgación apoyando sus tesis.

  • 41 Estoy manejando la edición The end of poverty. How we can make it happen in our lifetime (Londres: (...)

74Sachs propugna que la ayuda sirve, pero no en su forma ni en su cantidad actual, y que necesitamos una masa crítica capaz de generar un impacto duradero e identificable. Para ello propone que, de cara al 2025, hay que comprometerse a acabar con la pobreza, a hacerla historia. En segundo lugar, que se debe adoptar un plan de acción entre todos los países y que se cumpla; que se debe escuchar la voz de los pobres más de lo que se hace; se debe robustecer y rediseñar el papel de las Naciones Unidas; debe involucrarse al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial; se debe aprovechar una ciencia global; se debe promover el desarrollo sostenible; se necesitan los compromisos personales41.

75Por su parte, Easterly plantea las soluciones desde otra perspectiva. La ayuda no sólo no sirve para nada, sino que, además, distrae la atención de los verdaderos problemas que causan la pobreza y tiene efectos muy perversos, como la corrupción. En efecto, la ayuda para el desarrollo en los términos actuales, paradójicamente no produce crecimiento económico, y por tanto, reducción de la pobreza, porque la ayuda es incapaz de modificar los incentivos que tiene la gente para invertir en su propio desarrollo. Por mucho dinero que demos, por ejemplo, para escuelas, si los maestros no van a clase, carecen de formación o, sencillamente, el currículum no esté adaptado a las necesidades de la economía, entonces esa ayuda se malgasta; es más, su gestión drena recursos y atenciones de la administración receptora. Igualmente, si donamos para un hospital, pero el país es incapaz de pagar los repuestos, la formación de los profesionales o asegurar un flujo eléctrico continuo, poco podremos hacer a largo plazo (que es el horizonte temporal en el que se reduce la pobreza) por aliviar el sufrimiento.

  • 42 William EASTERLY, The White Man’s Burden: Why the West’s Efforts to Aid the Rest Have Done So Much (...)

76La clave del subdesarrollo no es «la falta de medios», sino la incapacidad de generar esos medios, incapacidad que, a su vez, se produce por la falta de incentivos de los agentes (¿para qué llevar ocho años al niño al colegio si luego no va a encontrar trabajo o no le sirve de nada a la hora de arar el campo?; mejor que empiece ya a ayudar en casa) y de instituciones adecuadas que permitan que sea el sector privado el que invierta42.

77Leídos Vives, Giginta y Pérez de Herrera, formando parte de la Junta Directiva de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, fundada en 1775 y aún viva (introductora en España del pensamiento ilustrado, que por lo demás ha sorprendido ahora a Sachs, en «Hacia una globalización Ilustrada» en pp. 358-9 y citas interiores) y creyendo en el lema de esa bicentenaria institución que es «Socorre enseñando», y por ende, interpreto que hay que socorrer enseñando y no dando limosnas, y naturalmente me posiciono en contra de las corruptelas nacidas de las subvenciones para conseguir votos.

78Educación sí, para que crezcan las personas en el ser humanos y en libertad; no una socialización que conduzca a hacer, en palabras de Sartori, del ciudadano un feliz Homo videns televisivo. Obviamente, no concibo la Historia como una sucesión de acontecimientos, ni al historiador como un fedatario de lo que nos ha transmitido la documentación. Trabajar sobre algunos temas del Siglo de Oro, me enriquece en tanto que ciudadano.

79Cuando en 30 de septiembre de 1584 Henrik Cock acaba la dedicatoria al cardenal Granvela de sus versos Ursuaria Carpetana, describe así el ambiente hospitalario de Madrid:

¡Oh Mantua! Al desvalido y miserable
Acoges cariñosa en tu regazo
Remedias en su mal a los enfermos
Y hospedaje les das cabe tus muros
Que fuego lanzan y doquier predican
Tu amor inagotable hacia los pobres»

Bibliographie

ALVAR EZQUERRA Alfredo. El nacimiento de una capital moderna, Madrid entre 1561 y 1601. Madrid: Turner, 1989.

ALVAR EZQUERRA Alfredo. Giginta, la Corte y el arbitrismo castellano del siglo XVI. In Miquel de Giginta, Chanoine d’Elne, Perpiñan: Éditions des Estivales de Perpignan, 2003.

ALVAR EZQUERRA Alfredo. Los traslados de Corte, de 1601 y 1606. Madrid: Imprenta Artesanal del Ayuntamiento, 2006.

CAVILLAC Michel. La reforma de la beneficiencia en la España del siglo XVI: la obra de Miquel Giginta. In Estudios de Historia Social, 1979, n° 10-11, p. 7-59.

GIGINTA Miguel de. Tratado de remedio de pobres; Coimbra, Antonio de Mariz, 1579, (éd. por SANTOLARIA SIERRA Félix, Barcelona: Ariel Historia, 2000).

GIGINTA Miguel de. Cadena de Oro; Perpiñan: Sansó Arbús, 1584.

GIGINTA Miguel de. Atalaya de caridad. Zaragoza: Simón de Portonaris, 1587.

EASTERLY William. The White Man’s Burden: Why the West’s Efforts to Aid the Rest Have Done So Much Ill and So Little Good. Londres: Penguin Books, 2006.

HERNANDEZ IGLESIAS Fermín. La beneficencia en España. Madrid: Imprenta Minuesa, 1876.

SACHS Jeffrey. The end of Poverty. How we can make it happen in our life time. Londres: Penguin Books, 2005.

Annexes

• APÉNDICE I •

Las propuestas de Giginta, además del ambiente general de reformación que se vive en la Corte, promueven no sólo la creación del Hospital General, sino también una «reducción» o concentración de hospitales. Sobre ello se debate en el Ayuntamiento de Madrid. Igualmente, a la altura de 1580, en palacio ya hay conciencia de que el ejercicio de la limosna ha de ser empleado también para el recogimiento de los pobres. No digo, en absoluto, que antes no hubiera limosna desde palacio: se ha conservado el libro del limosnero de Isabel la Católica y es cierto que en la Corte había ese cargo palatino de limosnero mayor asistido por otros limosneros comunes. Lo que nunca había ocurrido era que la limosna fuera pareja a la supervivencia de un tan gran plan de hospitalidad. Digamos que se sistematizó el dar limosna. Si a ello unimos la mala salud del rey, la muerte de la reina y la peste pulmonar, podemos imaginar un cierto estado de exaltación colectiva. Se editan en extracto algunos acuerdos municipales de aquel dramático otoño de 1580.

En Madrid, este dicho día en la tarde [9-IX-1580]

Se juntaron en el dicho ayuntamiento los señores Luis Gaitán de Ayala, Corregidor, y Velázquez de la Canal, Pedro de Medina, don Francisco de Herrera, Nicolás Suárez, San Juan de Sardaneta, Pedro Rodríguez Portocarrero, Pedro Rodríguez de Alcántara, don Alonso Ramírez, Antonio Díaz de Navarrete, Gregorio de Usátegui, San Juan de Sardaneta.

Comisión de limosnas de presidentes y consejeros

En este ayuntamiento se cometió a los señores Pedro Rodríguez de Alcántara y Antonio Díaz Navarrete que vayan en nombre de esta Villa a todos los señores presidentes y señores de los consejos y les pidan limosna para el remedio del curar a los pobres, así de sus limosnas particulares como de las que han de mandar dar en sus consejos.

Hospital de la Merced

En el hospital de la Merced se han de armar ocho camas, las dos ha de armar dos camas y la Villa ha de poner seis, para ocho enfermas y sustentar todas ocho camas con médico y botica y mantenimiento y es comisario el señor San Juan de Sardaneta. El señor Velázquez de la Canal se ofreció a dar el mantenimiento de las dos camas.

Hospital de los Peregrinos

En el hospital de los Peregrinos se pueden armar cuarenta camas, hay mantas para ellas y de las que se armaren aquí han de cuidar los señores Gregorio de Usátegui y Pedro Rodríguez Portocarrero. Ha de proveer esta Villa del mantenimiento, ropa, médico y botica.

Antón Martín

En el hospital de Antón Martín se han de armar diez y siete camas. Hay en él ropa y enfermeros. Ha de proveer la Villa de mantenimiento, botica y médico. Han de acudir a esto los señores Pedro de Medina y don Hernando de Peñalosa.

La Latina

En lo tocante en el hospital de La Latina, de las camas que allí se armaren han de ser administradores los señores don Alonso Ramírez y el licenciado Matienzo y hacer proveer de lo necesario, camas y ropas, médico y botica y bastimento ha de ser para tratar que en el hospital de la Corte se acrecienten hasta cien camas y las que se armaren ahora de nuevo ha de acudir la Villa a proveerlas como está dicho.

Comisión plena del señor Corregidor y regidores

Que los señores Velázquez de la Canal y Nicolás Suárez se junten con el señor Corregidor y hagan todas las diligencias necesarias para la buena hospitalidad, abrigo y recogimiento de los pobres y para coger la limosna y distribuirla y para hacer comprar la ropa y camas y proveer de médicos, boticas y bastimentos y de todo lo necesario. Y los dichos señores comisarios, o cualquiera de ellos, con el dicho señor Corregidor, hagan y provean todo lo que para este efecto sea necesario, anejo y dependiente, y por sus cédulas y libranzas que fueren necesarias se distribuyan y hagan todo lo susodicho y se guarde, cumpla y ejecute lo que ellos ordenaren sobre este particular y juntamente con ellos se junte el señor don Lope Zapata y los dos con el señor Corregidor.

Comisión de los caballeros del hospital de San Ginés

Que el señor Velázquez de la Canal haga juntar la hermandad de los caballeros del hospital de San Ginés y proponga en él que se encargue de hacer visita general a los enfermos pobres que tienen casa y cama y carecen de todo lo demás necesario, y que esta Villa para esta caridad ayudará a la hermandad en todo lo necesario para remedio de los dichos pobres necesitados y acuda a hacer relación a los dichos señores Corregidor y comisarios de lo que hubiere para que provean todo lo necesario.

Carta a Su Majestad

En este ayuntamiento se acordó que se dé cuenta a Su Majestad por una carta suplicándole sea servido ayudar a esta Villa con su limosna para ayuda a esta necesidad y otra43 para el ilustrísimo cardenal de Toledo la minuta de las cuales se hizo en este ayuntamiento, las cuales mandaron se escriban y envíen.

[Rubricado por los asistentes]

En Madrid, lunes, 12 de septiembre de 1580 años

Se juntaron en el ayuntamiento de la dicha Villa los señores Luis Gaitán de Ayala, Corregidor en ella por Su Majestad, y Bartolomé Velázquez de la Canal, don Juan de Vitoria, Marcos de Almonacid, Nicolás Suárez, Pedro Rodríguez de Alcántara, Gregorio de Usátegui, Pedro Rodríguez Portocarrero, Gaspar de Medina, Antonio Díaz Navarrete, don Pedro de Vozmediano, San Juan de Sardaneta, don Juan Zapata.

Comisión de médicos

Acordóse que los señores Velázquez de la Canal y Nicolás Suárez, juntamente con el señor Corregidor, hagan llamar a los diez y nueve médicos que se han puesto por lista en este ayuntamiento y juntos les encarguen los pobres de las parroquias para que los curen, y les ofrezcan por el trabajo que se les dará y hará gratificación.

Carta a Su Majestad de la Reina nuestra señora

Acordóse que se escriba una carta a Su Majestad de la Reina, nuestra señora, por el tenor de la que se escribió a Su Majestad y un memorial para Su Majestad del mismo tenor y otra carta44 para el señor conde de Barajas a quien vayan dirigidas las de Sus Majestades y otra carta45 a don Luis Manrique, limosnero mayor, por el mismo tenor.

En este ayuntamiento se acordó que se pida licencia en el Consejo para ayuda a socorrer estas necesidades presentes, siendo como son tan urgentes y necesarias, se dé licencia a esta Villa para que de sus tercias, pósito o propios o sobras de rentas pueda, de lo que mejor les pareciere que se pueda sacar con menos daño, hasta en cantidad de 2.500 ducados, consumiéndolos en este ministerio.

[Rubricado por los asistentes]

En Madrid, miércoles, 14 de septiembre de 1580 años

Se juntaron en el ayuntamiento de la dicha Villa los señores Luis Gaitán de Ayala, Corregidor en ella por Su Majestad, Gaspar de Medina, San Juan de Sardaneta, Antonio Díaz Navarrete, Pedro Rodríguez Portocarrero, don Lope Zapata, Marcos de Almonacid.

En esta ayuntamiento se vio46 una carta del ilustrísimo cardenal de Toledo, que la trajo Jerónimo de Valcárcel, a quien esta Villa envió a darle cuenta de la necesidad que padecen los pobres a causa de la general enfermedad que hay en esta villa. Y visto por los dichos señores, se acordó que se escriba otra carta al dicho ilustrísimo dándole cuenta en particular de las enfermedades que en esta villa hay y de los muchos pobres que mueren a causa de la gran necesidad que padecen y vayan con ella los señores San Juan de Sardaneta y Antonio Díaz Navarrete, y le den cuenta y refieran lo que esta república padece y la obligación que su señoría ilustrísima tiene de ocurrir a ella siendo su pastor y prelado y teniendo su dignidad tan grandes rentas para este efecto, y vaya el señor Navarrete solo.

En este ayuntamiento se acordó que se trate con Gregorio de Paz, mayordomo del pósito de esta Villa, que [en blanco].

Vióse en este ayuntamiento la petición que en nombre de esta Villa se dio en el Consejo de Su Majestad conforme a lo por él acordado en el ayuntamiento pasado y lo proveído y decretado a ella por los señores del Consejo de Su Majestad que lo uno y lo otro es del tenor siguiente:

Muy poderoso Señor.

La Villa de Madrid dice que ya a vuestra alteza les es notorio la universal enfermedad que esta república ha padecido y padece y la extrema necesidad que a esta causa padecen los pobres, los cuales mueren en tanta cantidad sin ningún regalo y remedio que no se puede encarecer y además de la caridad que obliga a dárselo esta Villa está con recelo de que se podrán corromper los aires si no se reparase con tiempo, para lo cual ha acordado de fundar nuevos hospitales y armar mucho número de camas y proveer de todo lo necesario a este ministerio. Y aunque ha hecho y hace todas las diligencias necesarias y ha escrito sobre ello al cardenal arzobispo de Toledo, es de tan poco fruto para el mucho gasto que se hace, que si la dicha Villa no socorre a ello, aunque con la mucha necesidad que tiene, cesará esta obra y no se conseguirá el fin que se pretende para lo cual ha acordado de dar 2.500 ducados tomados de los propios o pósito o de sobras de tercias o rentas, o de aquello que con menos daño de su hacienda se pueda sacar, pues es cosa que tanto importa y ninguna más. Por tanto a vuestra alteza suplica sea servido de favorecer una obra tan piadosa y darle licencia, para ello que además de recibir Nuestro Señor tan gran servicio esta Villa recibirá muy gran merced. Por Madrid, Francisco Martínez.

En las espaldas de la dicha petición dice lo siguiente:

La Villa de Madrid. Señor Gallo. Por ahora tomen 1.000 ducados de donde los hubiere para gastar en esto y gastados lo acuerden. Juan Gallo. En Madrid, a 14 de septiembre de 1580.

Y acordaron que se guarde, cumpla y ejecute lo proveído a la dicha petición, y en cumplimiento de ello, Gregorio de Paz, mayordomo del pan del pósito de esta Villa, entregue los 1.000 ducados contenidos en el dicho decreto de cualesquier maravedís de su cargo a Gregorio Sánchez, receptor y depositario de la dicha limosna, en virtud de un testimonio de este acuerdo, sin otro recaudo alguno, tomando la razón el contador de esta dicha Villa. Los cuales se tomen ahora prestados del dicho depósito hasta que esta Villa, conforme al dicho decreto, ordene de dónde se han de sacar y que los dichos 1.000 ducados se gasten en la distribución de la cura de los pobres con libranza de los dichos señores Corregidor y comisarios, los pague el dicho Gregorio Sánchez.

Iglesia de las Arrepentidas

En este ayuntamiento que, atento que el señor vicario de esta villa ha procedido contra ella por censuras sobre decir que profanan la iglesia que fue de las Arrepentidas poniendo trigo en ella, y para remediar esto acordaron que en aquel aposento donde era iglesia se pongan y guarden las figuras de los gigantes y otras cosas de esta Villa tocantes a la fiesta del Santísimo Sacramento.

[Rubricado por los asistentes]

En Madrid, lunes, 19 de septiembre de 1580 años

Se juntaron en el ayuntamiento de la dicha Villa los señores Luis Gaitán de Ayala, Corregidor en ella por Su Majestad, y don Pedro de Vozmediano, don Francisco de Herrera, Nicolás Suárez, Marcos de Almonacid, Pedro Rodríguez Portocarrero, Gregorio de Usátegui, Pedro Rodríguez de Alcántara, licenciado Matienzo.

Vestido de Nuestra Señora de Atocha

En este ayuntamiento, habiéndose considerado la merced tan señalada que Nuestro Señor ha hecho a la Cristiandad de lo de dar salud a Su Majestad del Rey nuestro señor, según se ha entendido por los avisos que ha traído el correo que hoy llegó, que está sin ninguna calentura, de que esta Villa particularmente tiene el contentamiento que debe. Y es justo y cree que una de las más principales intercesiones por donde se ha alcanzado esta merced es la rogativa que a Nuestra Señora se ha hecho trayendo en procesión de su casa a la iglesia mayor de esta villa su santísima imagen de Atocha, a la cual deseando servir en algo en reconocimiento de esta merced, acordaron que se sirva a Nuestra Señora y se le dé un vestido de saya y manto de tela de oro carmesí, pudiéndose hallar con la guarnición mejor que se pudiere hacer, presupuesto que este vestido ha de llevar Nuestra Señora puesto cuando vuelva de la iglesia mayor donde está a su casa. Y nombraron al señor don Francisco de Herrera para que, juntamente con el señor Corregidor, hagan hacer este vestido y compren la tela que les pareciere, y no hallándose la color señalada, señalen otra y echen la guarnición que les pareciere y comuniquen con el señor presidente esta ofrenda que esta Villa ha acordado de hacer para que con licencia y aprobación del Consejo se haga. Y que esto se provea y gaste de donde se señalare y acordare y proveyere lo demás que se gasta en la cura general de los pobres que esta Villa hace, y por libranza de los susodichos.

Misa de Nuestra Señora

Acordóse en este ayuntamiento que todos los días que la imagen de Nuestra Señora de Atocha estuviere en Santa María se diga cada día una misa solemne, en la cual se halle en la Villa.

Procesión

Y asimismo, se trató en este ayuntamiento que, teniendo por cierta la salud de Su Majestad, y asegurándose más con la nueva que se le pretende con el correo ordinario que vendrá el jueves, que parece que convendrá que se devuelva la imagen de Nuestra Señora a su casa con procesión generalísima de gran solemnidad y regocijo, en la cual se den las gracias a Nuestro Señor por la salud que ha dado a Su Majestad y a esta república, y que ésta se celebre cuan solemne fuere posible con toda la música, danzas, ministriles y cantores que se pudieren haber, la cual ordenen y hagan las diligencias necesarias el señor don Francisco de Herrera y el señor Marcos de Almonacid y Nicolás Suárez. Y que asimismo provean que aquella noche se hagan las luminarias en la forma que está acordado y guardando aquella orden, y se pregonen la licencia de las máscaras. Y lo que se gastare en ello, se pague por libranza del señor Corregidor y comisario, o de cualquiera de ellos. [Rubricado por los asistentes]

En Madrid, este dicho día, mes y años susodichos

En este ayuntamiento de la dicha Villa, digo en casa del señor Corregidor, los señores Luis Gaitán de Ayala, Corregidor de esta dicha Villa y su Tierra por Su Majestad, y Francisco de Herrera y Saavedra y Marcos de Almonacid y Nicolás Suárez y Gaspar de Medina, Gregorio de Usátegui, Pedro Rodríguez de Alcántara y Pedro Rodríguez Portocarrero, regidores.

En este ayuntamiento se recibió una carta del señor conde de Barajas respondiendo a la que esta Villa le escribió sobre lo de la limosna y con ella una libranza de la Reina, nuestra señora, en que hace merced para ayuda a ella de 1.000 ducados, librados en Juan Fernández de Espinosa, su tesorero general. Y juntamente con ella, otra carta que el señor don Luis Manrique, limosnero mayor de Su Majestad, escribe a esta Villa de otros 2.500 ducados que Su Majestad hace merced para ayuda a la dicha limosna, con que los 1.000 ducados que da la Reina, nuestra señora se distribuyan y repartan entre los pobres más necesitados que hubiere en la dicha villa. Y los repartan el señor Corregidor y administrador del hospital de esta Corte, y los 2.500 ducados de Su Majestad se repartan de los entre los hospitales que esta Villa cría de nuevo y en las hospitalidades de ellos a parecer del dicho Corregidor y administrador. Y por los dichos señores visto, se acordó que se responda a los dichos señores conde de Barajas y don Luis Manrique dándoles las gracias y de la merced que esta Villa y pobres recibieron por su intercesión y de la voluntad con que hicieron lo que esta Villa les suplicó. Y que asimismo se les avise como, mediante la misericordia de Dios y el reparo y beneficios que esta Villa ha hecho a los enfermos y pobres de ella, la universal salud se ha mejorado de manera que es en poca cantidad lo que [plegarán] y que el secretario tenga cuidado de acordar cuando la Villa escribiere a su merced dándoles el parabién de su salud, se les bese las manos con la merced y limosna que hicieron a esta villa y pobres de ella, y se les informe del remedio y beneficio que con ello se recibió para que reciban el contentamiento que se cree de su gran cristiandad.

En esta junta el señor Corregidor y hizo relación que al señor presidente ha parecido que para que se continúen las plegarias y rogativas por la salud de Su Majestad y por ser las más eficaces e importantes las que se hacen con la intercesión de la imagen de Atocha, se haga mañana martes y el miércoles dos precesiones con la misma imagen, la una, al monasterio de Santo Domingo el Real, donde quede 24 horas y otra de allí al monasterio de las Descalzas, y desde éste, hasta que vaya a su casa [que la Villa lo sepa]. Y visto por los dichos señores, acordaron se haga así, y el señor presidente informe al señor vicario de lo que está ordenado para que aperciba a todas las órdenes, capillas y clero y cofradías. Y la primera procesión vaya de Santa María a San Salvador y de allí a Santiago y Santa Clara y puerta de Valnadú y a Santo Domingo el Real, y desde Santo Domingo el Real vaya a la puerta de Santo Domingo y baje por la casa de don Gabriel de Mújica, y desde allí, por la casa de Álvaro de Luján a las Descalzas, y desde allí salga a la calle Mayor, y desde allí por donde se ordenare.

[Rubricado por los asistentes]

En Madrid, a 22 de septiembre de 1580 años

Se juntaron47 en el ayuntamiento de la dicha Villa los señores Luis Gaitán de Ayala, Corregidor de esta Villa y su Tierra por Su Majestad, y Nicolás Suárez y Gabriel de Galarza y Gaspar de Medina y San Juan de Sardaneta y Pedro Rodríguez Portocarrero y Antonio Díaz Navarrete, regidores.

En este ayuntamiento se acordó que si fuere necesario despachar correo al ilustrísimo cardenal de Toledo sobre lo de los 1.000 ducados que da de limosna para que se distribuyan por la forma que esta Villa tiene dada, se le despache por la forma que pareciere a los señores comisarios y Corregidor.

[Rubricado por los asistentes]

En Madrid, viernes, 23 de septiembre de 1580.

Se juntaron en el ayuntamiento de la dicha Villa los señores Luis Gaitán de Ayala, Corregidor en ella por Su Majestad, y Marcos de Almonacid y Nicolás Suárez, don Juan Zapata, don Pedro de Vozmediano.

En este ayuntamiento se trató y confirió la orden que se ha de tener en la continuación de la limosna y hospitalidades que esta Villa ha hecho y hace. Y habiendo tenido relación y entendido que los 2.500 ducados de que Su Majestad el Rey, nuestro señor, hizo merced para esta limosna es necesario que se empleen en sustentar las camas y hospitalidades que esta Villa fundó. Y así, tienen intento de hacerlo los señores Corregidor y administrador del Hospital de la Corte, a quien se remitió la distribución de este dicho dinero, y los 1.000 ducados que la Majestad de la Reina nuestra señora hizo merced ha parecido que será parte de ellos muy bien empleados en vestir pobres desnudos y será forzoso pagar deudas que la Villa ha hecho en confianza de estas limosnas en curar pobres enfermos muy necesitados en las parroquias de ella, pues con esto se cumple y guarda la intención que Su Majestad en su libranza declara. Y porque presupuesto lo dicho y que de las limosnas de Sus Majestades y de las de esta Villa por estar consumidas y gastadas no se puede continuar ni hay de dónde la limosna y visita general que se hace a todos los pobres de las parroquias y, también, porque se tiene relación que ya no es tan necesario por la gran mejoría de salud que Nuestro Señor ha sido servido de dar universalmente y porque los 1.000 ducados que el ilustrísimo cardenal de Toledo ha mandado repartir entre los pobres de esta villa enfermos, los señores fiscal de la Inquisición y vicario a quien remitió su señoría la distribución de estos 1.000 ducados, quieren hacerla en estos pobres enfermos de las parroquias y así quedan con este refugio para acabar de sanar y convalecer, acordaron la Villa que desde luego cese la visita y limosna general que por su orden se hacía y se notifique a los comisarios y médicos y enfermeros nombrados, este acuerdo, y el señor Corregidor lo mande notificar y hacer la cuenta de lo que se debe pagar a los dichos médicos y boticarios para que se les libre, y así lo proveyeron y acordaron. Y que también se haga relación de este acuerdo y causas de él a los dichos señores fiscal y vicario para que acudan con su limosna.

[Rubricado por los asistentes]

En Madrid, miércoles, 28 de septiembre de 1580 años

Se juntaron en el ayuntamiento de la dicha Villa los señores Luis Gaitán de Ayala, Corregidor en ella por Su Majestad, y Nicolás Suárez, Gaspar de Medina, Pedro Rodríguez Portocarrero, licenciado Matienzo, Marcos de Almonacid, Galarza, Usátegui, don Pedro de Vozmediano, Leonardo de Cos, Marcos de Vega, don Alonso Ramírez, Navarrete, don Juan Zapata, Alcántara.

50 escudos de albricias al correo Ruesga

En este ayuntamiento se acordó que a Martín de Ruesga, correo de Su Majestad que trajo a esta Villa la buena nueva de la salud de Su Majestad por carta del señor don Juan de Tassis, se le den 50 escudos de albricias y se paguen de los demás gastos que se han hecho en estas cosas. Enmendóse, escudos.

Salario de Antonio de Navarrete, se le libre de la ida de Toledo

Acordóse que se libre al señor Antonio Díaz de Navarrete 52 reales que gastó en la jornada de Toledo, que fue a llevar la segunda carta al ilustrísimo cardenal.

En Madrid, a 14 días del mes de noviembre de 1580 años

Cuentas de Gamboa

En este ayuntamiento se vieron las cuentas que el señor Corregidor y comisarios de las parroquias para lo de los pobres se han tomado de Alonso de Gamboa, vecino de esta Villa, que tuvo orden de esta Villa para recibir y gastar la limosna con los dichos pobres y parece que recibió 353.600 maravedís y gastó 354.688 maravedís y alcanza por 32 reales, los cuales se le han de pagar de lo procedido de lo susodicho. Y esta Villa le da por libre y quito de los maravedís del dicho cargo a él y a sus bienes y le da de ello carta de pago y finiquito cuán bastante derecho se requiere y, por el trabajo que el dicho Gamboa ha tenido en lo susodicho, mandan se le den 200 reales de lo procedido de las limosnas.

• APÉNDICE II •

En la primavera de 1581 el Ayuntamiento de Madrid acepta la orden real por la cual se han de aplicar las propuestas de Giginta. Sin embargo, don Hernando Niño de Guevara (Consejero de Castilla entre 1580 y 1583), que habla de que ya ha habido una Junta sobre el tema, expone sus dudas a que las arcas municipales puedan sufragar todos los gastos que se deriven de tan ingente esfuerzo. Pronto empezaba a poner obstáculos. La estrategia que sigue no es la reenfrentarse frontalmente con Giginta, pues no conseguiría nada (por los buenos apoyos del canónigo), sino hacer acudir al Ayuntamiento a pedir ayuda financiera a las Cortes de Castilla, al Reino. De ello se deriva que algunos miembros del Consejo Real andaban entre sí enfrentados y que se cometió a Niño de Guevara para que evitase que el tema del control de la pobreza quedara en manos de Ayuntamientos y Arzobispados y que fuera materia genérica de las Cortes. La excusa para quitar a Madrid protagonismo es que de la Villa de Madrid dependerían sólo los pobres que hubiera mientras estuviera la Corte del rey.

[Archivo de la Villa de Madrid. Libros de Acuerdos, sesión de 25-IV-1581]

«El señor Corregidor dijo48 que ya a sus señorías de esta villa les es notorio el buen medio que el canónigo Giginta ha propuesto al Consejo y al Reino estando en Cortes junto y en particular en esta villa y otras ciudades de él para que se recoja y reforme los pobres mendigos que son verdaderos y se castigue los que son fingidos y vagabundos.
Y últimamente ahora, habiéndose tomado experiencia por verse esta obra puesta en ejecución en la ciudad de Toledo lo mucho que con ella se sirve Nuestro Señor y el beneficio que la república recibe, el Consejo ha mandado que en ésta [léase, res-pública de Madrid] se haga y ponga en efecto y [se ha] nombrado para ello al señor don Hernando Niño y mandaron que se junten con él para tratar y efectuar este negocio el señor Alvar García de Toledo y el señor vicario de esta villa y el dicho señor Corregidor.

Y ayer, domingo, se hizo la primera Junta en la cual significó el señor don Hernando la voluntad del Consejo, que es la que ha referido, y que sólo resta el dar buena forma y orden para que esto se haga y, entre otras que se le han ofrecido, y en la Junta propuso le parece que, pues esta villa no tiene fuerzas ni hacienda ni obligación de acudir enteramente al remedio de todos los pobres que en ella hay, sino de la parte que es considerada respecto que no estuviera aquí la Corte, la cual y su vecindad como es de paso no tiene otro dueño, si no es a Su Majestad y al Reino como patria común, que será muy justo que el Reino, pues está ahora junto en Corte, socorra y ayude para la mayor parte de esta obra y que es necesario que Madrid nombre personas que se informen y se lo represente. Que entiende que serán muy bien recibidas porque el Reino tiene inclinación y deseo de que esto universalmente se haga y conoce la obligación que tiene a remediar los pobres de la Corte. Que la villa trate de esto y acuda a ello como hace en todas las demás cosas que son de tanta importancia.

Y vista la dicha proposición por los dichos señores, dijeron49 que la obra es tan santa y conveniente que esta villa quisiera tener fuerzas para poderla hacer con sola su hacienda sin ayudarse de otra ninguna, pues la de Su Majestad y del Reino son tan grandes, es muy justo acudir a ellas con todos los remedios posibles. Y así acordaron que los señores Velázquez de la Canal y don Gabriel de Mújica vayan en nombre de esta villa a informar al Reino de lo referido en esta proposición y lo demás que les pareciere que conviene, haciendo mucha instancia con aquellos señores para que lo favorezcan en cuanto fuere posible».

Luego, antes de la sesión del 2 de agosto de 1581, Giginta presentó sus ideas ante el Ayuntamiento de Madrid. En ese día, la corporación dio el visto bueno a la ejecución de las propuestas, incitado a ello por el Corregidor50.

• APÉNDICE III •

En 1588 ya empieza la desafección del Ayuntamiento de Madrid en relación con el Hospital General. Las deudas arrastradas, la mala situación cerealera de Castilla y el crecimiento demografico fueron los causantes de ello. Había también cierta reorganización política, que no se le escapaba a Giginta, que había cambiado de mentor.

[28-IX-1588] En este ayuntamiento el señor Corregidor propuso y dijo que en las dos casas del Hospital General hay de presente 900 pobres que se curan y mantienen en ellas, además de los ministros y oficiales que los sirven, y a causa de haber faltado la limosna de las comedias y las otras limosnas que en su fundación se recogían y las que allegaban las cofradías y personas que administraban estos pobres cuando estaban divididos en hospitales antes de la reducción del Hospital General tienen tan extrema necesidad que es forzoso desampararlos o socorrérsela y porque esta cree que ha de ir creciendo cada día mas por ser tan universal el recogimiento de todos los pobres de esta república a estas dos casas y que la villa, aunque tiene tan gran celo de su remedio, no tiene fuerzas para poderla sustentar y el no hacerlo sería de notable inconveniente y, así, le parece que con particular atención y cuidado se debe en este ayuntamiento tratar de la orden y forma que se podría dar para que permaneciese esta universal hospitalidad, pues es fuerza que se le ha de consignar y señalar alguna parte cierta para su sustento o volver a encargar los dichos pobres a las cofradías y congregaciones que los tenían a su cargo o dar algún medio mejor. Y para conseguirlo, esta Villa a Su Majestad en su real persona y a los señores de su Real Consejo y al Reino, que de presente está junto en Cortes, que es interesado en esta obra pía por hacerse en patria tan común y al señor cardenal de Toledo, como a nuestro prelado, debe informar muy particularmente por este negocio y suplicarles por el remedio y entretanto socorrer esta necesidad presente, haciendo merced y limosna esta villa a los dichos pobres de alguna buena cantidad de pan, de lo que tiene en su alholí dado o prestado, con que se puedan sustentar este invierno, lo cual todo le suplica de parte de los dichos pobres y suya traten y resuelvan, como se espera de su gran cristiandad. Y además de esto, les da noticia que Su Majestad se ha resuelto en la elección que se dudaba del sitio y parte donde esté y permanezca el dicho Hospital General y ha mandado que los pobres de males contagiosos estén y se queden en el hospital de Antón Martín, y los mendigos y de enfermedades y llagas curables en el que solían estar los convalecientes, según el señor don Pedro Portocarrero lo ha referido en la Junta que se hace en el dicho hospital. Y así, se habían de vender las casas y sitio donde ahora está y de su parecer, si la Villa no tuviere otro, convendrá que del precio en que se vendieren se desempeñen los censos a que está obligada y lo que sobrare se podrá gastar en reparos del Hospital de los Convalecientes.

Y vista por los dichos señores la dicha proposición, acordaron que se hagan todas las diligencias que en ella se proponen, así con Su Majestad como con los demás, informando por palabra y por escrito y pidiendo y suplicando en nombre de esta villa todo lo que para el buen efecto fuere necesario. Y que asimismo se haga instancia para que, si se enajenaren las casas y sitio donde ahora está el Hospital General, se rediman ante todas cosas los censos que sobre ellas hay y para socorrer y ayudar a la dicha necesidad que a la villa le es notoria, entretanto que Su Majestad la manda proveer más cumplidamente, acordaron que se den al dicho Hospital 2.000 fanegas de trigo de lo que esta villa tiene en su alholí dado o prestado, como los señores del Consejo de Su Majestad más les pareciere que conviene, con cuya licencia se ha de hacer la dicha limosna y no de otra manera, en la cual se refiera y diga que esta Villa la pide para prestarle las dichas 2.000 fanegas o dárselas por una vez en limosna, presupuesto que, si se le prestan, se tiene por casi imposible cobrarlas por su gran necesidad y el poco remedio que hay para ella y el poco que el dicho Hospital General ha tenido para pagar a esta Villa el dinero, trigo y harina que esta Villa le ha prestado con licencias y ordenes del dicho Real Consejo, que ha sido en cantidad de más de 10.000 ducados, sin los 6.000 ducados que se les dieron para el remedio de los pobres de la Mancha. Y para ejecución y cumplimiento de todas las diligencias contenidas en el dicho acuerdo, se nombraron por comisarios a los señores Nicolás Suárez, don Jerónimo de Barrionuevo y Melchor de Matutes.

Los señores Pedro Rodríguez de Alcántara y Antonio Díaz Navarrete dijeron que son en todo lo contenido en este acuerdo, excepto en la limosna de las 2.000 fanegas de trigo, que no son en que se le den ni presten.

El señor don Francisco de Alfaro dijo que es en que se presten las dichas 2.000 fanegas de pan, dando fiadores llanos que se obliguen dentro de un año a pagar esta cantidad, caso que el dicho Hospital General no tenga para pagar. El señor Diego de Urbina dijo que, de mandar dar esta villa las 2.000 fanegas de trigo al Hospital General, se le sigue inconveniente. En consecuencia para lo de adelante, porque lo que hasta aquí se le ha prestado no lo han vuelto ni hay de quién cobrarlo, además de lo cual esta Villa tiene tanta necesidad y deudas que no puede dar las dichas 2.000 fanegas de pan y asimismo hace y da otras muchas limosnas en trigo y dinero, que por lo que tiene dicho esta Villa se pone en más necesidad y así no es de parecer ni es en que se dé la dicha limosna.

[Rubricado por los asistentes.]

Notes

1 La historia de la edición de este texto es como sigue: se presentó en la reunión científica de Elna. Hubo cambios en la gestión cultural y pasaron los años sin que se publicara. Tampoco recibía certezas de que fuera a editarse. Opté, pues, por publicar el trabajo en Torre de los Lujanes (Madrid), 2011, n ° 68, p. 37-69. Nada más publicarse el texto, quiso la casualidad que se contactara conmigo porque se iba a editar el coloquio. Advertí de lo que ocurría y se decidió la reedición del texto, toda vez que los públicos serían diferentes. No quiero que nadie se llame a engaño, lo de Torre de los Lujanes y este artículo son lo mismo.

2 El trabajo de Cavillac me sirve de guía, e incluso de atalaya para otear la vida de Giginta (Michel CAVILLAC. La reforma de la beneficencia en la España del siglo XVI: la obra de Miguel Giginta. In Estudios de Historia Social, 1979, n° 10-11, p. 7-59).

3 «Hoy se juntaron aquí los de la Reforma y habiendo visto el papel que Francisco Celenque dio a Vuestra Majestad se ordenó que yo juntase aquí al vicario e algunos curas desta Villa para saber dellos los pobres envergonzantes que hay y que llamase al Celenque [un renglón ilegible] acomodar pobres vagantes e dellos me informase de lo que les parece que convendrá hacer para remedio de ello y así lo haré como quedó acordado. Platicóse algo de lo de reforma y hay tantos memoriales que ver, que son ojearlos todos no se podrá pasar a otros nuevos y así se continuará el jueves y otros días, pero temo lo que otras veces he dicho que el Consejo no gusta de esto...»
Felipe II al margen: «Está bien y podríades saber los que se juntaban con el Presidente pasado para juntar ahora los mismos y dar prisa en ello». El Presidente Pazos a Felipe II. 31 de marzo de 1579. Archivo General de Simancas, Patronato Eclesiástico, leg. 10.

4 Así lo declara él mismo en la dedicatoria a Mouriño de Pazos y Cavillac In Michel CAVILLAC, op. cit., 1979, p. 13.

5 Alfredo ALVAR EZQUERRA. Giginta, la Corte y el arbitrismo castellano del siglo XVI. In Miquel de Giginta, chanoine d’Elne, Perpiñàn: Éditions des Estivales de Perpignan, 2003, p. 57-93.

6 Sobre ello, véase la voz Arbitrismo en la Gran Enciclopedia Cervantina, vol. I, Madrid: Ed. Castalia-Centro de Estudios cervantinos, 2005.

7 Actas de las Cortes de Castilla, vol. V, Madrid, 1865, p. 80 y 81. Remito a CAVIL-LAC, 1979, p. 14.

8 Fermin HERNÁNDEZ IGLESIAS. La beneficencia en España, Madrid: Imprenta Minuesa, 1876, p. 1169-1176.

9 CAVILLAC Michel, op. cit., p. 14, siguiendo la Atalaya. En las Cortes no se registra acuerdo en ese sentido.

10 Procede esta referencia de un censo a favor de Pedro Díaz Laso con Giginta para quedarse con cuatro solares en la calle de Flandes…, según Pérez Pastor, Bibliografía madrileña, vol. 3, p. 377. 19 de octubre de 1577. Al mes siguiente, en 15 y 19 de noviembre de 1577, se ceden los solares para hacer las casas a fray Bernardino de Obregón.

11 Sígase a CAVILLAC, 1979, op. cit., p. 15.

12 Propongo esta bibliografía sobre Giginta :
1. [Título facticio del arbitrio]: El canónigo Miguel Giginta para el remedio de los miserables pobres mendigos, Biblioteca Nacional de España, Manuscrito 18653-12 (editado por Hernández Iglesias). Hay otro original en Archivo General de Simancas, Cámara de Castilla, legajo 434. Sin fecha. Hay versión impresa con una variante importante, al dedicar la parte final a Madrid, en Archivo General de Simancas, Cámara de Castilla, 434 (junto a la copia manuscrita) y en AGS, CC, 435/61. Pérez Pastor en Bibliografía madrileña, vol. 3, «Adiciones», p. 313, data esas hojas en 1577; cita otro original, pero no ha visto los 434 y 435/61. PALAU, 101869 lleva todo lo inherente a Giginta a confusión extrema.
2. Tratado de remedio de pobres, Coimbra, Antonio de Mariz, 1579. He manejado el ejemplar BNE, R-11590 y el de la Real Biblioteca de El Escorial, 21-V-32. Hay edición moderna por Félix SANTOLARIA SIERRA, Barcelona: Ariel Historia, 2000.
3. Exhortación a la compasión y misericordia de los pobres y al conveniente remedio de sus cuerpos y almas para ayudar a salvar las nuestras, Barcelona, Sansón Arbús, 1583. Es comentada por Michel Cavillac (1979, op. cit., p. 18). He utilizado el ejemplar de la Biblioteca Real de El Escorial, 21-VI-36, en volumen facticio. La signatura me la ha proporcionado Michel Cavillac. Son 160 pp. en 16°. El tosco grabado de la portada (una miniatura por el tamaño del libro) va flanqueado por sendas sentencias de Mateo 25: «Yd, malditos, porque tuve hambre y no me dísteis de comer. Venid benditos, porque tuve hambre y me dísteis de comer». Algunos especialistas se han planteado que pudiera haber habido una princeps en Madrid, en 1581. No lo creo, tal y como explica en texto de este trabajo lo explico. Palau cita una inexistente Exhortación a la compasión con los pobres, Zaragoza: 1584. Referencia: PALAU, 101867. Yo no he visto ningún ejemplar.
Tampoco la reseña PÉREZ PASTOR, C.: Bibliografía madrileña, vol. I, 1891, he revisado la entrada de 1581.
No consta en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español. Dudo de su ex
istencia. Y dudo más porque la referencia la saqué de PALAU que en lo referido a Giginta no hiló fino.
4. Tratado intitulado Cadena de Oro, Perpiñán: Sansó Arbús, 1584. He manejado el ejemplar BNE, R-7446 y el de la Real Biblioteca de El Escorial, 20-VI-11. PALAU dice, en la entrada dedicada a Giginta-que es un mar de confusiones-, «Parece que esta obra apareció primero bajo el título Tratado de remedio de pobres», etc. 5. Atalaya de la caridad, Zaragoza: Simón de Portonaris, 1587. Hay un ejemplar en la Biblioteca de la Universidad de Barcelona, B. 31-5-19. 6. Discurso en prueba de que el glorioso Mártir San Lorenzo fue cardenal de la santa Iglesia de Roma, Zaragoza: Lorenzo y Diego de Robles, 1588. No hay referencias en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español (lo cual, a día de hoy, sospecho que no quiere decir nada). Conozco un ejemplar manuscrito que mandó Giginta al Conde de Chinchón en Ginebra, Favre, 69, Fol. 88r-92v. He usado la signatura Biblioteca Real de El Escorial, 23-VI-7, que me pasó Michel Cavillac.

13 AGS, Consejo y Juntas de Hacienda, 184-22-23, datado en 8-XI-1577 y publicado íntegramente por Alvar en Miguel de Giginta…, p. 90: «Miguel Giginta, dize, que él a dado algunos auisos a Vuestra Magestad, y de ninguno a resçebido merçed, y por quanto tiene agora dos ynportantes a su Real Hazienda, sin prejuizio de terçero, supplica a Vuestra Magestad, que si le parecerá seruirse dellos, le remita ad algún Ministro sesocupado que le oiga y le señale, para en su caso algún bien que el lo abría menester, y esto, porque ay muchos Ministros que con sus ocupaçiones no pueden atender a todo, si no es con alguna horden expresa o táçita, que para ello tengan que ello [etc]»

14 El subrayado es nuestro.

15 Las preocupaciones por la limosna y la pobreza habían calado en palacio. Véase Apéndice.

16 ACTAS, VI, pp. 655 y 656. También CAVILLAC, 1979, p. 19.

17 ACTAS, VI, pp. 656 a 667. También CAVILLAC, 1979, p. 19.

18 ACTAS, VI, pp. 672 a 674, en concreto p. 673. También CAVILLAC, 1979, p.

19 Archivo General de Simancas, Cámara de Castilla, 541.

20 [1-IX-1581] «En este ayuntamiento se acordó que se libren a Guillermo Droy, impresor, 15 reales de una resma de los papeles e instrucciones que se hicieron sobre el recogimiento de los pobres, lo cual pague y se libre en Calderón, tomando la razón, el contador de esta Villa lo pague con este acuerdo».

21 Archivo de Villa, Madrid, Libros de Actas, 29-I-1582.

22 CAVILLAC, 1979, op. cit., p. 19 siguiendo, ciertamente la dedicatoria a Quiroga de Cadena de Oro.

23 Bibliothèque de Gèneve, Collection Edouard Favre. Libro 22, fols. 57r-58v. La investigación en Ginebra la pude realizar gracias a una ayuda del CSIC para estancias breves en centros de investigación, en septiembre de 2007.

24 He manejado el ejemplar de la Biblioteca Nacional de España, R-7446 y el de la Biblioteca Real de El Escorial, 20-VI-11.

25 Ciertamente no sé si Giginta se quedaría con «al que tiene se le dará y abundará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará» (Mateo 25, 29) o, por el contrario, «En verdad os digo que cuando dejásteis de hacer eso con uno de estos pequeñuelos, conmigo no lo hicísteis…» (Mateo 25, 45; en realidad todo el juicio final). Tras ver la Exhortación a la compasión…, no tengo dudas de a qué se refiere. Vid. supra, nota 12.

26 Como he dicho antes (vid. supra nota 12) manejo un ejemplar rarísimo-que no sé si es el único que queda-en la Real Biblioteca de El Escorial, 23-VI-7. La pista me la proporcionó M. Cavillac. Es un volumen en 8º facticio y por ello muy heterogéneo. La hagiografía y sus «anejos» ocupan 59 pp., aunque lo de San Lorenzo es un breve texto de 19 pp. Va seguido de una exhortación de otro autor, Gaspar de Bolas a los munícipes de Güesca [sic] para que abran hospitales. «En muchas ciudades de España hay Ospitales: como es en Lisboa, Sevilla, Toledo, Madrid y ahora en Calatayud […] sería justo se tratase [en Huesca] de establecer casa donde los pobres fuesen remediados…» Adviértanse varias cosas: el concepto de España; la existencia de hospital de pobres en Calatayud. En «Dedicatoria», fol. A3

27 «El Impresor a los piadosos lectores» en Real Biblioteca de El Escorial, 23-VI-7

28 Bibliothèque de Gèneve, Collection Edouard Fàvre, Libro 69, Fols. 88r-92v.

29 Discurso en prueba de que San Lorenzo…, fol. B3.

30 Remito a ACTAS, VIII, p. 349 a 350 y IX, passim. También Cavillac, 1979, p. 23, para ambos párrafos.

31 ACTAS, X, pp. 184 a 191.

32 He hecho edición facsímil de los que tienen que ver con el traslado de la Corte en El Cartapacio del cortesano errante. Los traslados de Corte de 1601 y 1606, Ayuntamiento de Madrid, 2006.

33 23-IV-1603, Archivo de Villa de Madrid (AVM), Lib. 26, fols. 40v-41r.

34 24-VI-1603, AVM, Lib. 26, fol. 50v.

35 7-XI-1603, AVM, Lib. 26, fols. 82v.-83r. Es una sesión que no tiene desperdicio, desde luego.

36 21-V-1603, AVM, 26, fol. 45r., 16-VI-1603, AVM, 26,, fol. 49r. y 20-VI-1603, AVM, 26, fol. 50r.

37 12-XI-1603, AVM, Lib. 26, fol. 84r.

38 4-II-1604, AVM, Lib. 26, fol. 94v.

39 4-XI-1605, AVM, Lib. 26, fol. 237r.

40 Aprobados por las Naciones Unidas, son: Erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el SIDA, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; fomentar la asociación mundial para el desarrollo. Cfr. en http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/(18-IV-2012).

41 Estoy manejando la edición The end of poverty. How we can make it happen in our lifetime (Londres: Penguin Books, 2005), y para este resumen, me centro solo en su propuesta para el fututo, p. 365-368.

42 William EASTERLY, The White Man’s Burden: Why the West’s Efforts to Aid the Rest Have Done So Much Ill and So Little Good, Londres: Penguin Press, 2006.

43 [Al margen:] carta al cardenal.

44 [Al margen:] carta para el conde.

45 [Al margen:] carta para don Luis Manrique.

46 [Al margen:] carta al señor cardenal.

47 [Al margen]: Extraordinario.

48 [Al margen:] Que se recojan los pobres.

49 [Al margen]: Idem.

50 En este punto, se debe enlazar con mi trabajo de Perpiñán, 2003. Por errores de transcripción se editó el acuerdo municipal de 2 de agosto de 1581 haciendo referencia al «canónigo de Sigüenza» en vez de «canónigo Giginta».

Auteur

Professeur en histoire, Alfredo Alvar Ezquerra poursuit et dirige des recherches au sein du CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científica) qui est le principal organisme de recherche publique en Espagne. Spécialiste de l’histoire de Madrid à l’époque moderne, ses travaux concernent l’histoire des institutions politiques

© Presses universitaires de Perpignan, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search