Version classiqueVersion mobile

Géographies du vertige dans l'œuvre d'Enrique Vila-Matas

 | 
Mar Garcia
, 
Anne-Lise Blanc
, 
Alain Badia

Cartographies vila-matiennes

Encuentro en Saint-Sulpice1

Alfredo Guzmán Tinajero

Texte intégral

  • 1 Este estudio se realizó con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Pr (...)

A man who does not exist,
A man who is but a dream.
W. B. Yeats
Lo visible es un adorno de lo invisible.
Roberto Juarroz

  • 2 «What really interests me much more than reality is truth. I believe that fiction is the only thing (...)

1Enrique Vila-Matas no es un escritor, es varios. Es un provocador irónico, diseminado en múltiples rostros dominados por tres en concreto: el narrador, el articulista y el conferenciante. Cada una de estas inflexiones está gobernada por la incertidumbre y la ruptura de los límites entre realidad y ficción. Su literatura es un mecanismo transtextual que desvanece la autoría en una diversidad de personificaciones a las cuales sólo el estilo, el savoir-faire vilamatiano, supedita en la búsqueda una verdad personal basada en la escritura2. Sus personajes, entre ellos él mismo, son exploradores en una pugna constante por narrar y procurarse un sentido mediante la literatura: existir en el reflejo de una escritura pletórica de referencias.

2El Vila-Matas narrador elude la unidad de la voz falseándose continuamente y posicionándose en la periferia para bordear y segmentar la realidad; su perspectiva y representación del mundo discurren por el contacto con el espacio. Los protagonistas de sus libros deambulan por espacios quebrantados, ciudades sin orden lógico, adecuándose fácilmente a mapas inestables como respuesta a la conciencia escindida que encarnan. Sin embargo, en la escritura de artículos, columnas y crónicas, Vila-Matas ha elaborado una unidad reflexiva estable con una voz consolidada a lo largo de más de treinta años, lo que crea dos modos discursivos contrapuestos. En este sentido, el espacio tangible (las ciudades, los barrios, las plazas) juega un papel primordial. Mientras en su narrativa el espacio enuncia y consiente la disgregación de los personajes y de su persona, en los artículos es excusa discursiva y detonador de la memoria intelectual que edifica una mirada de voyeur de la contemporaneidad.

3A pesar de esta distinción, ambas escrituras concurren en geografías reconocibles, cosa que Vila-Matas utiliza para transformar el espacio en un lugar narrativo. Para entender mejor este término, es necesario recordar la diferenciación que efectúa el geógrafo Yi-Fu Tuan entre espacio y lugar. En su libro Space and Place: The Perspective of Experience, explica que el espacio es el sitio físico y que el lugar es el que cobra forma a través del conjunto de acciones vividas o ejecutadas en dicho espacio. En consecuencia, el lugar narrativo correspondería al conjunto de prácticas literarias relacionadas con un espacio determinado, conocido o inventado, que lo modulan y lo singularizan.

  • 3 Valeria de los Ríos. «Desde la ciudad nerviosa: La ciudad mediada de Enrique Vila-Matas». Bifurcaci (...)
  • 4 Ana Rodríguez Fisher. «El paseante Shandy». ABC. P. 23.
  • 5 Enrique Vila-Matas. «Intertextualidad y metaliteratura».
  • 6 José María Pozuelo Yvancos. «Vila-Matas en su red literaria». Enrique Vila Matas. P. 38.

4Por tanto, en la obra de Vila-Matas en la que «la experiencia urbana está mediada por la literatura e incluso por el cine»3, la determinación de su lugar narrativo se basa en una proyección diegética/física de «su biblioteca oscura, la de uso personal»4. El lugar narrativo vilamatiano se sostiene esencialmente en la representación de sus lecturas en el horizonte de sus textos, en los paisajes de sus historias. Por consiguiente, su idea de que «escribimos siempre después de otros»5 se manifiesta como vehículo de recuperación espacial. Los autores y obras que lo inspiran forman parte literal del escenario desde donde relata, creando una red literaria «que se concibe como tejido de textos comunicados, que llevan de uno a otro»6.

5Vila-Matas funda sus lugares narrativos a través de la repetición de motivos y de la descripción de espacios reconocibles que conviven bajo la misma geografía. París o Barcelona dejan de ser únicamente el referente hipotextual; se vuelven el París y la Barcelona de Vila-Matas, en donde sus personajes cruzan contextos propios que van más allá de los inmuebles famosos, emitiendo conexiones intratextuales que unifican el espacio en un lugar. Así, los escenarios del barrio barcelonés de Gracia representados en varios textos pueden cohesionarse bajo un mismo lugar narrativo, el Gracia vilamatiano, por donde caminan por igual el narrador de Dietario Voluble, el de Desde la ciudad nerviosa y Barnola de Impostura.

6Vila-Matas no sólo ha creado lugares narrativos particulares, también ha recurrido a los de otros, como el Dublín de Joyce o el París de Hemingway, para alterarlos introduciendo sus propios paisajes literarios. Aunque esto es más común en su narrativa, también lo ha hecho de manera más puntual en su obra periodística, en la cual da cabida a lugares más pequeños y específicos como la Plaza de Rovira i Trias. El ejemplo más notable aparece en los artículos dedicados a la plaza Saint-Sulpice, en los que toma prestado el lugar narrativo de Georges Perec hasta combinarlo con el suyo.

7Saint-Sulpice no es sólo la plaza histórica que acoge a la iglesia del mismo nombre, sino que también es un espacio que alberga un lugar narrativo singular, instaurado en el imaginario literario por Perec con Tentative d’épuisement d’un lieu parisien. En este texto el miembro del OuLiPo se trazó como objetivo capturar todo lo infraordinario que ocurriera en la plaza durante tres días de octubre de 1974. El resultado fue un listado de objetos y eventos mínimos, por medio de los cuales Perec se apropió de la plaza para indagar en lo cotidiano los rastros de su pasado y el del espacio. Como consecuencia de esta búsqueda sistemática Perec estableció una poética propia al lugar narrativo que se superpone al espacio real de París. Bernard Magné apunta a partir del texto de Perec:

  • 7 Bernard Magné. «La place Saint-Sulpice: Lieu parisien ou lieu perecquien?». Une œuvre indisciplinai (...)

je serai assez tenté de voir dans ce «lieu parisien», non seulement un espace urbain précis, mais encore et surtout un «lieu rhétorique parisien», bref, pour paraphraser Perec, un espace d’écriture où il va tenter d’épuiser «tout ce que l’on peut dire à propos» d’un lieu parisien7.

8Y más que un lugar parisino, un espacio al que llama un lugar perecquiano.

9En varios textos, primordialmente en «Café Perec», Vila-Matas se adentra en el ejercicio diseñado por Perec. Pretende situarse en el interior de las fronteras de este famoso lugar narrativo para modificarlo y proponer el suyo utilizando la intertextualidad que para Vila-Matas es el uso:

  • 8 Enrique Vila-Matas. «Intertextualidad y metaliteratura».

de ideas y frases de otros que adquieren otro sentido al ser retocadas levemente, hay que añadir una operación paralela y casi idéntica: la invasión en mis textos de citas literarias totalmente inventadas, que se mezclan con las verdaderas8.

  • 9 Para este trabajo utilizaré el texto aparecido en la edición de la hemeroteca digital de El País.
  • 10 Exposición de la cual Vila-Matas realizó una extensa reseña titulada «Georges Perec en el laberinto (...)
  • 11 Esta frase citada por Vila-Matas en «¿Qué vemos cuando creemos ver algo de verdad?» permite observa (...)

10Ciertamente, no se requiere demasiado esfuerzo para advertir que Vila-Matas ha estudiado y admirado desde hace tiempo la obra de Perec. Basta notar que el nombre de columna que mantiene en El País proviene del texto en el que aquí centro mi atención. «Café Perec» fue publicado por primera vez el 24 mayo de 2008 en El País. Posteriormente, a finales de 2011, se incluyó una versión en la última edición de El viajero más lento bajo el título «Café Benabou» con algunas líneas de más9. No obstante, ya había reaparecido previamente; en 2010 formó parte del catálogo de la exposición Pere(t) c10 presentada en La Coruña como «El menhir verde» e igualmente se editó una traducción al francés en el número de enero de 2012 de la revista Europa dedicada a Perec. La reiterada aparición del texto, tanto escrita como oral, hace pensar que para Vila-Matas se trata de un tópico importante que debe de ser retomado perseverantemente incluso en la repetición de un mismo texto. Vila-Matas trata de observar el espacio y ver lo qué veía/describía/enumeraba Perec, apropiándose por un instante de su mirada e intentando, para usar palabras de Perec tomadas por muestro autor, «ver de verdad»11 la plaza.

  • 12 Enrique Vila-Matas. «Tentativa de agotar la plaza de Rovira». Desde la ciudad nerviosa. P. 48.
  • 13 Ibíd. P. 49.
  • 14 Ibíd. P. 50.

11Este texto no es el único ejemplo de la atracción de Vila-Matas por Perec ni tampoco el primero que lo lleva a Saint-Sulpice. El acercamiento a la plaza se remonta a principios de septiembre de 1996 con «Tentativa de agotar la plaza de Rovira», texto con el que traslada el ejercicio realizado por Perec en París a la histórica plaza del barrio de Gracia. En el texto, antes del ejercicio, se cuenta cómo la idea de imitación se originó «en ese Café de la Mairie, elegido como punto de observación de la plaza, donde Georges Perec escribió Tentativa de agotar un lugar parisino»12. Esto crea una conexión base con el texto de Perec que se mantendrá siempre que Vila-Matas se refiere al sitio. Paralelamente elabora un sistema de atracción, de desplazamiento y de integración; se apropia de la idea, la lleva a casa y la adapta al nuevo contexto (literario): «En el café de la Mairie me propuse repetir en cuanto llegara a Barcelona, el intento en la plaza de Rovira»13. Empero, al final se encuentra con la imposibilidad de aplicar el dispositivo perecquiano y desiste: «no sólo mi tentativa de apuntarlo todo ha fracaso, sino que me he quedado agotado»14.

  • 15 Enrique Vila-Matas. «Muerte y silencio de una vocal». Revista de Libros. P. 39.
  • 16 Ibíd. P. 39.
  • 17 Enrique Vila-Matas. «Nueva tentativa de agotar la plaza Rovira». Desde la ciudad nerviosa. P. 134.

12Dos años después, el 16 de noviembre de 1999, lo intenta una vez más en «Nueva tentativa de agotar la plaza Rovira». No sin antes recordar Saint-Sulpice en la reseña de El secuestro (La disparition) publicada en la Revista de libros; en ella alude a la plaza mediante otro de los dispositivos perecquianos, el célebre me acuerdo (Je me souviens): «Me acuerdo de Perec sentado en el Café de la Mairie»15. Aunque este modelo fue inventado por Joe Brainard en 1970 en I remember, el homenaje-versión de Perec, Je me souviens de 1978, es incluso más popular, al grado de volverse una forma propia. En este caso, Vila-Matas acepta el origen de la influencia del segundo: «Me acuerdo (je me souviens, por decirlo a su aire) de Georges Perec…»16. De esta manera, Vila-Matas crea una recurrencia que nutre la correspondencia entre la plaza, la conciencia literaria del autor y Perec. La segunda tentativa de inventariar la plaza de Rovira resulta exitosa debido a que comprende el funcionamiento de la escritura topográfica de Perec, al menos estructuralmente. Mientras en su primer texto cometió el error de describir las acciones y no observar en el vacío, en esta segunda tentativa entiende lo que Perec entendía por infraordinario: «tal vez a esos sórdidos pequeños dramas silenciosos se refería Perec cuando hablaba de inventariarlo todo, incluso lo que pasa cuando aparentemente no pasa nada»17, en este caso, el recuerdo intelectual del cineasta Victor Erice.

  • 18 El original dice: «… décrire le reste: ce que l’on ne note généralement pas, ce qui ne se remarque (...)

13La última parte de la cita anterior es un préstamo velado a Perec con el que consiguientemente Vila-Matas se integra al motivo de todos estos textos. Este último queda expuesto en la cita completa de Tentative d’épuisement d’un lieu parisien que repite de forma literal o mediante paráfrasis en todos los textos relacionados con la plaza. Estas líneas («… describir el resto: lo que generalmente no se anota, lo que no se nota, lo que no tiene importancia: lo que pasa cuando no pasa nada, salvo tiempo, gente, autos y nubes»)18 que, según Vila-Matas, pueden resumir perfectamente el mundo del autor de Les Choses, funcionan como eje vinculante entre ambos textos. Incluso hasta el punto de que Vila-Matas «omite» en varias ocasiones las comillas para difuminar el referente y volver el concepto del texto una condición del espacio.

  • 19 Enrique Vila-Matas. «El código Saint-Sulpice». Letras Libres. P. 52.

14Después de formular su lugar narrativo en la plaza Rovira adaptando la técnica de Perec a su mirada intelectualizada, Vila-Matas decide hacerlo in situ y acude a la plaza parisina. En mayo de 2005, en su columna de la revista Letras Libres, publica «El Código Saint-Sulpice» en el que expone sus obsesiones y una parte de su historia con el espacio: «Durante un largo tiempo, en mis viajes a París de los años ochenta y noventa, iba muchas veces a la plaza de Saint-Sulpice a rendir homenaje a Perec»19. El recuento (auto) biográfico de su experiencias en la plaza establece una relación de intimidad que es indispensable para observar lo ausente, pero también para comprender los cambios de significación de una tradición con la que no está de acuerdo. Vila-Matas considera la plaza como un lugar venerable, digno de rituales, que en el texto observa como vulnerado por un nuevo estado de las cosas que le impiden recrear su imaginario:

  • 20 Idem.

Quizás exagero, pero de algo estoy seguro: la plaza funciona como metáfora espeluznante de la decadencia de la gran literatura en las dos últimas décadas. Naturalmente, no voy a la plaza para regocijarme de esto. Voy, en primer lugar, porque he ido siempre. Y ahora, además, porque la plaza se ha convertido en el más terrorífico espectáculo del mundo, y es importante para mí que observe la evolución que sigue20.

15Estando en la plaza, Vila-Matas advierte, con molestia, que en el sitio ya no sólo conviven él y Perec; por lo que con este texto realiza una defensa literaria. Un intento de reivindicación de lo que considera un agravio contra su intimidad con el escritor francés.

  • 21 Idem.
  • 22 Idem.
  • 23 Idem.

16En «El Código Saint-Sulpice» también se muestra la forma en que Vila-Matas toma físicamente el espacio: «… acudía a sentarme en su Café-Tabac y de ser posible en su misma silla y a anotar mentalmente todo lo que veía allí que me parecía que no era importante»21. Al ocupar el supuesto punto original de observación, Vila-Matas se sitúa en el lugar perecquiano y se da cuenta de que en la plaza acontece la literatura. A pesar de sus esfuerzos, fracasa en juntar los dos lugares porque la visión de la literatura decadente hace que se levante y entre en la iglesia en busca de una respuesta: «No sé por qué, di dos pasos de más y entré en ella»22. Este acto le ayuda a percibir nuevamente la estética del espacio pero, simultáneamente, le lleva a romper la regla central impuesta por Perec; no describir lo que tantas veces se ha descrito, lo que está sobre todo, «suficientemente catalogado, inventariado, fotografiado, contado enumerado»23. Si bien logra, como en el resto de sus lugares narrativos, proyectar un paisaje intelectual con referencias a las pinturas de Delacroix y al genial organista Daniel Roth, al aspirar a ocupar el lugar de Perec, el incumplimiento de la restricción desmantela su construcción.

  • 24 «Ya de nuevo en la terraza de Perec espero, en vano como siempre, a que pase Catherine Deneuve» Enr (...)
  • 25 Enrique Vila-Matas. «Georges Perec en el laberinto». El Pais.

17Un segmento de este texto se reprodujo el año siguiente en «El Factor Francés» con un párrafo extra que altera este evento presentado como factual. En esta versión de los hechos, Vila-Matas alega haber visto esa misma tarde a Catherine Deneuve, quien vive en la plaza y con quien ha esperado encontrarse siempre24. Esta transformación del relato original es relevante no porque delate la manipulación de la verdad (acto que Vila-Matas realiza habitualmente), sino porque al reconstruir el texto, reformula el lugar narrativo, experimentando así un uso más cercano al de Perec. Vila Matas logra distinguir lo que pasa en la ausencia de acción: «Quedo mudo de la sorpresa y me pregunto si por unos momentos Deneuve no ha sido «lo que pasa cuando no pasa nada»»25. Una vez más se percibe el vínculo directo con el original a través del fragmento de la cita. Vila-Matas se encuentra con lo infraordinario característico del lugar de Perec a través de uno de los elementos de su estilo, la transformación de los textos.

18El recorrido consistente en poblar el Saint-Sulpice de Perec culmina en «Café Perec». Vila-Matas se traslada una vez más al sitio de su obsesión para introducirse de lleno en la visión perecquiana y convertir el espacio en un lugar narrativo propio y compartido. Vila-Matas comienza con lo establecido por sus textos anteriores; utiliza la cita acostumbrada para introducir la clave de reconocimiento intertextual y, simultáneamente, posicionarse sin vacilación en el lugar de Perec:

  • 26 Enrique Vila-Matas. «Café Perec». El País.

Estoy en el mismo lugar de observación desde el que Georges Perec, en los años setenta, se dedicaba a catalogar esta plaza y anotar de ella muy especialmente «lo que generalmente no se anota, lo que se nota, lo que no tiene importancia, lo que pasa cuando no pasa nada, salvo tiempo, gente, autos y nubes».26

19En Tentative d’épuisement d’un lieu parisien estas líneas introducen el listado de cosas clasificadas por Perec, una transcripción en busca de la memoria. En «Café Perec» funciona de forma parecida; es el punto de partida para el escrutinio vilamatiano, que no es más que un listado de recuerdos literarios. Si en los textos anteriores la motivación y la consecuencia fueron la imitación y la oposición al nuevo orden cultural, en esta ocasión Vila-Matas ejecuta un acto de impostura para ver como veía Perec y establecer, a partir de ahí, su propio lugar narrativo.

20Para lograr esto, por un lado se sitúa una vez más en el punto «real» desde donde Perec elaboró su texto; esa silla que no existe pero a la que Vila-Matas ha dado el valor de referencial a través de la iteración a lo largo de todos los textos aquí revisados. Esta enunciación para ubicarse en el sitio donde alguna vez estuvo Perec, es relevante ya que en lo que resta del texto Vila-Matas no ejecutará acciones fuera de ahí; únicamente beberá café, observará, tomará notas de lo que pasa, incluso, dentro de su mente.

21Por otro lado, utiliza la correspondencia directa con el texto de Perec. Este texto no es, como sus antecesores, una reescritura ni una parodia; Vila-Matas acondiciona el discurso de Perec utilizando su fórmula favorita: la apropiación. Recurre a Tentative d’épuisement d’un lieu parisien y toma elementos significativos, algunos de ellos encubiertos para que se entiendan como actuales o captados por él. Por ejemplo, las rutas de los autobuses 98 y 96 son utilizadas con naturalidad y, aunque es evidente que siguen circulando por el sitio, para cualquier lector del texto de Perec forman parte fundamental de su enunciación. También recurre a la cita velada o paráfrasis oculta en el compendio de elementos que describe en el cuarto párrafo:

  • 27 Ibíd.

Pasa un autobús de la línea 63, y lo anoto –como todo– meticulosamente. Pasa luego uno de la línea 96, que va a Montparnasse. Frío seco, cielo gris. Pasa una mujer elegante llevando tallos en alto, un gran ramo de flores. […] Un rayo de sol. Viento. Un mehari verde. Lejano vuelo de palomas. Instantes de vacío. Ningún coche27.

  • 28 El siguiente es un esquema con las referencias al texto de Perec (Tentative d’épuisement d’un lieu (...)
  • 29 Suponiendo que la falta de una «m» sea una error tipográfico y sea Brummell y no Brumell.
  • 30 Ibíd.

22Todos los elementos apuntados y algunos otros a lo largo del texto, son extraídos fielmente del libro de Perec28. Al no ponerlos entre comillas el lector pierde el referente. Como Vila-Matas desea situarse en el lugar de Perec, lo hace parte de su escritura, difuminando así los limites de su procedencia. En el texto aparecen citados/apropiados dos elementos que evocan claramente el lugar perecquiano a partir de su situación temporal: el mehari verde y el camión Printemps Brumell. El primero es un modelo de vehículo que se dejó de producir en 1988. El segundo29 refiere a una tienda de la cadena Printemps que cambio su nombre en 1999. Estos dos objetos son improbables en la contemporaneidad del registro de Vila-Matas, cosa que provoca un anacronismo. Sin embargo, el autor no pretende romper con la realidad del espacio, sino evocar el lugar perecquiano en el presente, mediante la proyección de sus recuerdos en el sitio. De este modo, no se hace diferenciación entre ambos sino que se superponen los dos momentos, el de 1974 y el del 2008. Vila-Matas rememora con la palabra un ayer que se muestra en el presente; y así lo explica en la línea final del texto: «Se acumula el pasado y al mismo tiempo el vértigo del vacío».30 La nada del presente que él llena con imágenes literarias.

23En «Café Perec», el intento de situarse en el lugar del otro funciona cabalmente y le permite a Vila-Matas realizar una mirada conjunta del espacio para proyectar sus imágenes y crear un lugar narrativo. La geografía se vuelve un hipotexto que navega en la incertidumbre referencial y se despliega como un hipertexto de su memoria al mismo tiempo que discurre como palimpsesto al texto de Perec. Vila-Matas ve la plaza del pasado, la toma con su estilo y le da otra intención. Mientras que Perec encuentra fragmentos de su memoria en el gesto de capturar lo infraordinario, Vila-Matas halla, a través de lo ausente, como siempre, la literatura.

  • 31 David Roas. «El silencio de la escritura (A propósito de Bartleby y compañía)». Enrique Vila Matas. (...)

24Esta apropiación y transformación pasa por un mecanismo de desdoblamiento y un concepto de extensión intertextual; Vila-Matas utiliza la mirada perecquiana para instaurar su dispositivo de proyección intelectual interior. Como he mencionado, Vila-Matas explora la literatura como un espejo y se constituye a través de ella, de la reproducción de su memoria literaria en los espacios. Su mundo, es un lugar narrativo habitado por una suerte de enfermad literaria que lo lleva, como diría Roas, «a ese vicio de citar que inocula los textos»31 que habla con otros desde la asignación a veces correcta. La obra de Vila-Matas se ejecuta a modo de diálogo, o juego postmoderno, interno y externo con su biblioteca, ya sea a través de las referencias textuales, la alusión o simplemente la representación directa, los encuentros o la evocación de autores. Es por medio de estas presencias fantasmales que las diversas variantes de la plaza aparecen unidas al texto de Perec.

  • 32 Enrique Vila-Matas. «Café Perec». El País.

25Al observar la plaza de Perec, Vila-Matas recuerda y ve a sus autores fetiche. En esa nada infraordinaria, dice Vila Matas: «termina uno a veces por acordarse de los orígenes de su fascinación por las tramas no convencionales y recuerda cuando descubrió que se podían construir libros libres, de estructuras inéditas, con asociaciones y cavilaciones en torno a centros ausentes»32. Esas novelas son el origen de su obra y de sí mismo. Descubre que en ese entorno, desplegado como lienzo, no sólo él y Perec coinciden; también lo hacen el resto de autores que él atrae por medio de la reminiscencia, manifestada en forma de citas y explicaciones que hacen desaparecer a los que no tolera e instaurando su tradición, su visión del mundo. La plaza se vuelve un lugar narrativo plenamente vilamatiano no sólo porque en él deambulan sus colegas y maestros (Kafka, Roussel, Flaubert, Vonnegut o Bolaño) sino porque cruzan el horizonte hablando del estilo en el arte de escribir, de su querida metaliteratura.

26Al final, este pequeño texto condensa la visión espacial de Vila-Matas porque se comunica con la gran mayoría de sus influencias y extiende esa gran red literaria que es su escritura. La plaza de Saint-Sulpice reúne su vida y su literatura, que parecen lo mismo, en un lugar. Sin los autores que evoca, Vila-Matas no existe, pero, sin el espacio, el recuerdo de su biblioteca no se manifiesta. En su narrativa, como consecuencia de irrumpir y reflexionar sobre otras voces, su búsqueda tiene el sentido de la coexistencia como eje de una verdad. Al catalogar la plaza, Vila-Matas presta atención al mundo que nutre sus lugares narrativos. Sentándose en el punto de observación de Perec crea una ventana propia hacia lo ordinario para ver lo que ocurre en el vacío. En la Café de la Mairie, Vila-Matas ve de verdad lo que pasa cuando no pasa nada, salvo un 96, un menhir verde, nubes y literatura.

Bibliographie

DE LOS RIOS, Valeria. «Desde la ciudad nerviosa: La ciudad mediada de Enrique Vila-Matas». Bifurcaciones 8, verano 2008. Ene. 2012 (<http://www.bifurcaciones.cl/008/DelosRios.htm>)

MAGNE, Bernard. «La place Saint-Sulpice: Lieu parisien ou lieu perecquien?». Caroline Désy, Véronique Fauvelle, Viviana Fridman et Pascale Maltais. Une œuvre indisciplinaire: Mémoire, texte et identité chez Régine Robin. Quebec: Presses de l’Université Laval, 2007, p. 133-148.

PEREC, Georges. [1975] Tentative d’épuisement d’un lieu parisien. Paris: Christian Bourgois, 2008.

POZUELO YVANCOS, José María. «Vila-Matas en su red literaria». Andrés-Suarez, Irene y Casas, Ana. eds. Enrique Vila Matas. Cuadernos de Narrativa. Madrid: Arco Libros, Université de Neuchâtel, 2007, p. 33-47.

RODRÍGUEZ FISHER, Ana. «El paseante Shandy». ABC, 4 nov. 2000, p. 23.

ROAS, David. «El silencio de la escritura (A propósito de Bartleby y compañía)». Andres-Suarez, I. y Casa, A. ed. Enrique Vila-Matas. Cuadernos de Narrativa. Madrid: Arco Libros, Université de Neuchâtel, 200, p. 141-152.

TUAN, Yi Fu. Space and Place: The Perspective of Experience. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1977.

VILA-MATAS, Enrique. «Muerte y silencio de una vocal». Revista de Libros, n. 6 jun. 1997, p. 39.

VILA-MATAS, Enrique «¿Qué vemos cuando creemos ver de verdad algo». Letras libres, nov. 2002, p. 92.

VILA-MATAS, Enrique París no se acaba nunca. Barcelona: Anagrama, 2003.

VILA-MATAS, Enrique «Tentativa de agotar la plaza de Rovira». Desde la ciudad nerviosa. Barcelona: Alfaguara, 2004, p. 48-50.

VILA-MATAS, Enrique «Nueva tentativa de agotar la plaza Rovira». Desde la ciudad nerviosa. Barcelona: Alfaguara, 2004, p. 132-134.

VILA-MATAS, Enrique «El código Saint-Sulpice». Letras Libres, may. 2005, p. 52.

VILA-MATAS, Enrique «El factor francés». El País, 8 enero 2006.

VILA-MATAS, Enrique «Intertextualidad y metaliteratura». 01 ago. 2008. 11 ene. 2012 (<http://www.enriquevilamatas.com/textos/textmonterrey.html>)

VILA-MATAS, Enrique «Café Perec». El País, 24 mayo 2008.

VILA-MATAS, Enrique «Georges Perec en el laberinto». El Pais, 20 noviembre 2010.

VILA-MATAS, Enrique «Entrevista con Scott Esposito». Paris Review, 6 junio 2011. (<http://www.theparisreview.org/blog/2011/06/06/enrique-vila-matas-on-never-any-end-to-paris>)

Notes

1 Este estudio se realizó con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Programa de Becas para Estudios en el Extranjero

2 «What really interests me much more than reality is truth. I believe that fiction is the only thing that brings me closer to the truth that reality obscures». Enrique Vila-Matas «Entrevista». Paris Review.

3 Valeria de los Ríos. «Desde la ciudad nerviosa: La ciudad mediada de Enrique Vila-Matas». Bifurcaciones. P. 12.

4 Ana Rodríguez Fisher. «El paseante Shandy». ABC. P. 23.

5 Enrique Vila-Matas. «Intertextualidad y metaliteratura».

6 José María Pozuelo Yvancos. «Vila-Matas en su red literaria». Enrique Vila Matas. P. 38.

7 Bernard Magné. «La place Saint-Sulpice: Lieu parisien ou lieu perecquien?». Une œuvre indisciplinaire. P. 138.

8 Enrique Vila-Matas. «Intertextualidad y metaliteratura».

9 Para este trabajo utilizaré el texto aparecido en la edición de la hemeroteca digital de El País.

10 Exposición de la cual Vila-Matas realizó una extensa reseña titulada «Georges Perec en el laberinto», en 2010. En ella hace referencia a las que, como se leerá más adelante, son las líneas claves de su relación con Tentative d’épuisement d’un lieu parisien.

11 Esta frase citada por Vila-Matas en «¿Qué vemos cuando creemos ver algo de verdad?» permite observar otro elemento de su relación con Perec, al punto de volverlo el eje principal de la columna, que ejemplifica su concepción de la literatura como productora de una verdad: «También vi de verdad al mismísimo Perec. Fue a mediados de 1974, el año en que publicó Especies de espacios. Le había visto en muchas fotografías, pero ese día le vi entrar en la presentación de un libro de Philippe Sollers y hacer cosas muy extrañas que ahora no vienen al caso. Lo cierto es que durante un rato, impresionado de verle de verdad, le espié con tan gran atención que, en un momento determinado, tuve su cara a un palmo de la mía. Perec observó esa anomalía –un extraño con aspecto de pasmado y, además, a un palmo de su barba y barbilla– y reaccionó comentando en voz alta, como tratando de indicarme que fuera con mi cara a otra parte: “El mundo es grande ¿Qué vemos cuando creemos ver de verdad algo?». Letras libres. 92. / París no se acaba nunca. P. 39.

12 Enrique Vila-Matas. «Tentativa de agotar la plaza de Rovira». Desde la ciudad nerviosa. P. 48.

13 Ibíd. P. 49.

14 Ibíd. P. 50.

15 Enrique Vila-Matas. «Muerte y silencio de una vocal». Revista de Libros. P. 39.

16 Ibíd. P. 39.

17 Enrique Vila-Matas. «Nueva tentativa de agotar la plaza Rovira». Desde la ciudad nerviosa. P. 134.

18 El original dice: «… décrire le reste: ce que l’on ne note généralement pas, ce qui ne se remarque pas, ce qui n’a pas d’importance: ce qui se passe quand il ne se passe rien, sinon du temps, des gens, des voitures et des nuages». Georges Perec. Tentative d’épuisement d’un lieu parisien. P. 9.

19 Enrique Vila-Matas. «El código Saint-Sulpice». Letras Libres. P. 52.

20 Idem.

21 Idem.

22 Idem.

23 Idem.

24 «Ya de nuevo en la terraza de Perec espero, en vano como siempre, a que pase Catherine Deneuve» Enrique Vila-Matas. «El factor francés». El País.

25 Enrique Vila-Matas. «Georges Perec en el laberinto». El Pais.

26 Enrique Vila-Matas. «Café Perec». El País.

27 Ibíd.

28 El siguiente es un esquema con las referencias al texto de Perec (Tentative d’épuisement d’un lieu parisien). Primero, se indica el texto de Vila-Matas («Café Perec». El País) y entre paréntesis figura el original y la página:
– «Pasa un autobús de la línea 63» («Un 63 passe». [16])
– «Pasa luego uno de la línea 96 que va a Montparnasse». («Le 96 va à la gare Montparnasse». [12])
– «Frío seco, cielo gris». («Froid sec. Ciel gris». [10])
– «Pasa una mujer elegante llevando tallos en alto, un gran ramo de flores».
(«Passe une femme élégante tenant, –tiges en haut, un grand bouquet de fleurs». [45])
– «Un rayo de sol. Viento». («Un rayon de soleil. Du vent». [49])
– «Un mehari verde». («Méhari verte» [13])
– «Lejano vuelo de palomas». («Lointain vol de pigeons».
[43])
– «Instantes de vacío». («Instants de vide» [45])
– «Ningún coche». («Aucune voiture» [44])

29 Suponiendo que la falta de una «m» sea una error tipográfico y sea Brummell y no Brumell.

30 Ibíd.

31 David Roas. «El silencio de la escritura (A propósito de Bartleby y compañía)». Enrique Vila Matas. P. 152.

32 Enrique Vila-Matas. «Café Perec». El País.

Auteur

Alfredo Guzmán Tinajero estudió Literatura Inglesa en la Universidad Autónoma de México (Premio Colin White al mejor trabajo de titulación). Realizó un Master en Literatura Comparada en la Universidad Autónoma de Barcelona en la cual cursa actualmente el doctorado en Teoría Literaria con una beca del FONCA-CONACyT. Codirige la revista de estudios pop ¡Plop!

© Presses universitaires de Perpignan, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search