Version classiqueVersion mobile

Hommage à Robert Jammes

 | 
Francis Cerdan

Volume II

En torno a la Jocoseria de Luis Quiñones de Benavente

Abraham Madroñal Durán

Texte intégral

  • 1 Por supuesto, muy matizada por los estudiosos de Benavente y, en particular, por Bergman en los dif (...)

1En 1645 aparece la Jocoseria, una recopilación de piezas breves de Luis Quiñones de Benavente que, al parecer, había recogido su amigo don Manuel Antonio de Vargas, casi contra la voluntad del autor, según aquel. Es nuestro propósito demostrar en las líneas que siguen que es incierta esta opinión1 y que el proyecto de editar parte del teatro del gran entremesista toledano le venía rondando a este unos cuantos años antes. Por otra parte, la aparición de una serie de versos en un manuscrito de la Biblioteca Nacional de Madrid nos aporta nuevos detalles para el conocimiento de esta obra y de los avatares de la vida de su autor, el entremesista más famoso de su época.

  • 2 «Vida y versos de Luis Quiñones de Benavente», RFE, LXXIII, 1993, pp. 329 a 356Véase también los da (...)
  • 3 Véase nuestro trabajo citado «Vida y versos de L. Q. de B.».

2Sobre la vida de Luis de Benavente, como era conocido generalmente en su época, ya nos hemos pronunciado en otro lugar2. Sabemos que desde 1617 está en Madrid, lo apurado de su situación económica en Madrid, también que tenía su ocupación como clérigo al frente de una o varias capellanías, que participaba en congregaciones de tipo religioso; pero también estamos empezando a analizar su vertiente como poeta de justas y academias, especialmente en las celebradas en el Buen Retiro en los años 1637 y 1638, y ahora en otras cercanas al año 1640. Generalmente con este motivo compuso Benavente su obra lírica, que forma una docena de poesías de no desdeñable valor literario3.

  • 4 De uno de esos años es el primer poema conocido de nuestro autor, el soneto que dedica a la Justa l (...)
  • 5 Ahora publicado por M° Luisa Lobato, «El testamento de L. Q. de B.», en BCom, 44, n° 2, 1992, pp. 2 (...)

3Los poemas que publicamos a continuación son interesantes, pues, por la información biográfica sobre Benavente que aportan. Sabemos ahora que Luis de Benavente vino directamente de Toledo a Madrid, que empezó su obra allá por los años 1609 o 16104, que empezó a trabajar para Felipe IV nada más comenzar este su reinado, sin duda aficionado como era a los bailes y entremeses del toledano; que era hombre «celebrado» y pobre, aunque esto ya lo anticipaba en sus propias obritas y lo sabíamos por su testamento5. Sabemos también que su madre aún vivía en 1640 y que senda por ella un cariño extraordinario. Por último, sabemos que Benavente era capellán de don Diego Contreras, y que el monto de su capellanía lo pedía anticipado con cierta regularidad para compensar su difícil situación económica allá por los años de 1640.

  • 6 Por supuesto, todos estos datos derivan de los fundamentales estudios de la mejor conocedora del to (...)
  • 7 Citado por Bergman, op. cit., p. 61. Se refiere a la Academia burlesca en Buen Retiro, de 1637.

4No es nada nuevo decir que por esas fechas Luis de Benavente era el entremesista de más éxito de toda la corte. Es justo en la década de los 30 cuando su carrera parece llegar a la cima y sus entremeses se los disputan todas las compañías6. Contra su costumbre, Benavente participa en justas, certámenes, academias, junto con otros nombres significativos que valoran su trabajo y llegan a calificarle de «pontífice de los bailes y entremeses», como decía de él Luis Vélez de Guevara, gran amigo suyo7. Proveedor habitual del Rey, este debía de gustar mucho de sus entremeses y siempre parece que le trató con deferencia.

  • 8 Quizá don Diego Contreras Sotelo, tesorero de la Contaduría Mayor de Cuentas, como figura en la Pom (...)

5El hecho es que en 1645 publica la Jocoseria. No es la primera vez que un entremesista recoge su producción en un libro, ya cinco años antes Francisco de Navarrete y Ribera había impreso su Flor de sainetes (Madrid, Catalina del Barrio y Angulo, 1640), donde publica doce entremeses, dos novelas y alguna poesía. Pero el caso es que este entremesista debió de ganarle por la mano a Luis de Benavente, porque por lo menos desde 1638, es decir, cuando – según nuestras conjeturas – debió de empezar a pensar en abandonar el teatro, Benavente concibe la idea de publicar parte de sus entremeses. Así escribe su amigo y pariente don Diego Contreras8:

  • 9 Ms. 3799 de la BNM, [Poesías de D. Diego Contreras], f. 52v°. Reproducimos íntegramente el poema en (...)

A las graçias de Luis de Benabente, que dijo quería imprimir p[ar]te dellas y le embié las dos déçimas sig[uien]tes p[ar]a el principio de su libro por ag[os]to de 1638.9

  • 10 En su manuscrito [Poesías de D. Diego Contreras], ms. 3799 de la BNM, recoge varios poemas que se r (...)
  • 11 Citamos la obra por la Colección de piezas dramáticas, entremeses, loas y jácaras escritas por el l (...)

6Contreras, muy claramente vinculado con Toledo10, escribe en su cuaderno varios poemas, que va modificando hasta alcanzar los que le parecen definitivos, son justamente los que formarán parte de los preliminares de la Jocoseria, como «De un amigo a los escritos de Luis de Benavente y impresión dellos por D. Manuel de Vargas»11.

  • 12 Es la opinión de la profesora Bergman en su obra Luis Quiñones de Benavente. New York, Twayne Publi (...)
  • 13 «Dedicatoria» de la Jocoseria, en Colección de piezas dramáticas ed. por don Cayetano Rosell, vol. (...)

7Así pues, Benavente mismo se encarga de pedir las poesías preliminares y es más que lógico pensar que la selección que Vargas hizo de sus entremeses debió de contar con la anuencia del autor, que quizá le proporcionó también los textos12. La referencia de don Manuel Antonio de Vargas en la dedicatoria a don Mario Mastrillo, según el cual la modestia de Benavente se vio «alterada por haberle estampado estas obras contra el dictamen suyo»13 o es una manera de captar la benevolencia del lector o quiere decir que nuestro ingenio había desistido de su publicación seis años después de que lo intentara. También es posible que Benavente abandonara su propósito ante la calumnia de un mal intencionado que le acusaba de ser «menos modesto en sus escritos y más esparcido en sus papeles» cuando su autor:

  • 14 «Prólogo al lector», en Jocoseria, ed. Cayetano Rosell, pp. XX-XXI.

no pasó jamás a lo inmodesto, no digo la voz, pero ni aun la intención. Verá también que la reprehensión para en los vicios, sin llegar nunca a las personas.14

  • 15 Véase H. E. Bergman, «Una caricatura de Juan Ruiz de Alarcón», NRFH, VIII, 1954, pp. 419-422.
  • 16 Véase nuestro trabajo cit. en la nota 2.

8Vargas no dice toda la verdad, hoy sabemos que por lo menos Ruiz de Alarcón15 y Quevedo resultaron satirizados en los entremeses del toledano de una forma bastante directa16. Puede que, si no ellos mismos, sí alguno cercano a su círculo de amistades arremetiera contra los escritos y los papeles de Benavente.

  • 17 Datos publicados por N. D. Shergold, A History of the Spanish Stage from Medieval Times until the E (...)

9Y es que el éxito del entremesista no debió de sentar bien a todos sus contemporáneos. Benavente estaba en su apogeo en los años 1636-1639. Parece que a nuestro autor le pagaban doscientos reales por cada baile que escribía. Según los datos que nos aporta la Relaçión quarta de gastos hechos en el Sitio Real de Buen Retiro en los años 1636 y 1637 por órdenes de Su Mag[esta]d pagados del din[ero] de gastos secretos y según la Relagión quinta correspondiente a los años 1637-1639, en 1636 le pagan 400 reales por dos bailes, en 1637 1200 por seis, en 1637 250 por un baile y un entremés y en 1638 y 1639 200 reales por dos bailes cada vez. Otros poetas comparten con él la composición de estas obritas, como son Calderón, Batres, Pantaleón de Borja, Jusepe Díaz (estos últimos, músicos), pero es Benavente el que con más frecuencia visita los libros de los gastos secretos por estos conceptos, por lo menos hasta el año 163917.

  • 18 Sobre esta obra puede verse el trabajo de Gregorio Torres Nebrera, «Sobre los entremeses contenidos (...)
  • 19 Lo con que empezó Roque de Figueroa, p. 533a. Citamos las piezas de la Jocoseria por la ed. de Cota (...)

10Pero independientemente de todas estas razones, que afectan a lo personal, parece igualmente razonable pensar que el acicate para publicar su libro estuviera en la aparición unos años antes, en 1635, de la controvertida Segunda parte de comedias del maestro Tirso de Molina (Madrid, 1635), que como sabemos incluye además de las doce comedias otros tantos entremeses, uno de ellos, Los coches, con atribución expresa a nuestro entremesista y otros, aunque sin atribución, también debidos a su pluma, como La malcontenta. El negro, Los alcaldes (cuatro partes)18. El éxito de esta iniciativa debió de ser grande, pues sólo cinco años después aparece Entremeses nuevos de diversos autores (Zaragoza, Pedro Lanaja, 1640), que recoge dos entremeses atribuidos expresamente a Benavente (Los cuatro galanes. El juego del hombre), otros de Persio Bertiso, Belmonte, Julio de la Torre y Francisco de Ribera y los doce que publica la Segunda parte de Tirso de la misma manera que aparecieron allí, dando noticia también del autor de compañía que representó cada uno. Los editores empezaban a vislumbrar la rentabilidad de los tomos de entremeses sin comedias, y sabían también que los más interesantes eran sin duda de aquel autor que «más suele escribirlos», porque «hay pocos que los hagan»19, como se refiere a sí mismo, en varias ocasiones, Luis Quiñones de Benavente.

  • 20 Alude a ello Bergman en su obra Luis Quiñones de Benavente, cit., p. 132.

11Otras colecciones del momento siguen dando entrada a sus obras, Donaires del gusto (1642), por ejemplo, contiene cuatro piezas de nuestro autor; Entremeses nuevos de diversos autores para honesta recreación (Alcalá, Francisco Ropero, 1643) publica catorce piezas de Benavente; Navidad y Corpus Christi festejados por los mejores ingenios de España (Madrid, Ioseph Buendía, 1664) recoge dieciséis piezas (curiosamente, ninguna aparece en la Jocoseria, como si el editor mismo se hubiese encargado de seleccionar las que no se publicaron en esta colección) que llama «entremeses representados en esta corte» de Luis de Benavente; Doze comedias, las más grandiosas qve hasta aora han salido de los mejores y más insignes poetas. Segunda parte (Lisboa, Pablo Craesbeeck, 1647) recoge dos pieza atribuidas a Benavente, las cuatro partes de Los alcaldes, y otros entremeses. Curiosamente, La mejor flor de entremeses que hasta oy ha salido. Recopilados de varios autores (Zaragoza, Diego Donner, 1679) publica veinticinco piezas de la Jocoseria, prácticamente entremeses y bailes, pues suprime casi todas las loas y las jácaras20.

12Es decir, que los entremeses debían de venderse bien impresos y solos, y quizá fue esa la razón por la que empezaron a proliferar las impresiones de volúmenes de entremeses. Quiñones de Benavente debió de comprender que era rentable publicar parte de sus obras en un libro, que, dado lo apurado de su situación económica, podía granjearle algunos beneficios. Así lo declara en un romance que se puede fechar en diciembre de 1640 (cf. infra), cuando todavía no había conseguido sacar su libro y, como garantía de unos dineros que pedía, ofrecía:

pues p[ar]a pagallos tengo
un libro que saldrá a luz
a más tardar por enero.

13Benavente se relacionaba en esos momentos con la corte literaria madrileña, y como tal participó en justas, certámenes y academias que se celebraban en 1637 y 1638 en el Buen Retiro, y era aclamado como juez supremo de bailes y entremeses. El reconocimiento de sus compañeros de profesión, añadido al que ya tenía del público y del Rey, debió de ser una razón más para animarse a publicar su obra. De hecho, Vargas escribe en su «Prólogo al lector» que Benavente había sido:

  • 21 Jocoseria, ed. de Cayetano Rosell, cit., p. XVII.

persuadido muchas veces de los amigos, y importunado de los hombres curiosos y bien entendidos a que no dejase sin estampar obras que tanto han aplaudido los presentes.21

  • 22 Véase el ms. 3799 de la BNM, f. 59v°: «A una dama que comiendo unas natillas se le cayó un diente e (...)

14El caso es que entre los poetas que le dedican versos de alabanza en los preliminares no hay primeras figuras de la poesía, con la excepción de Vélez de Guevara, sino poetas de segunda y tercera fila que debían de pertenecer con Benavente a alguna de las muchas academias que por aquel entonces se celebraban en Madrid. Tanto José Bolea, como Luis Vélez, Manuel López de Quirós, Sebastián de Olivares y don Cristóbal de Herrera, autores todos de estas poesías, colaboran también en las Exeqvias reales qve Felipe el Grande [...] mandó hazer en San Felipe de Madrid a los Soldados que murieron en la batalla de Lérida (Madrid, Diego Díaz de la Carrera, 1644), es decir, que parece que entre ellos había algún tipo de relación, y es muy probable que juntos asistieran a las academias que se celebraban en casa del contador Agustín de Galarza, el cual el día de San Agustín gustaba de reunir a varios ingenios (Benavente incluido), como sabemos que ocurrió al menos en los años de 1640 y 164122.

15Al menos uno de estos panegiristas, don Gil López de Armesto y Castro, era también compositor de entremeses (como lo era también Luis Vélez) y quizá influido por su amigo Benavente concibió bastante tiempo después la misma idea de su amigo y acaso maestro, la de recopilar algunas de sus obras en libro. Así publicó Armesto Saynetes y entremeses representados y cantados (1674), donde uno de los autores de versos preliminares, el también poeta dramático Lanini Sagredo le compara con Quiñones de esta manera:

Don Gil, en tus saynetes no limitas
tu genio al ser humano, pues sagrado
en gracias, en frescuras y tablado
a Benavente en ellos resucitas.

  • 23 Gil López de Armesto y Castro, Saynetes y entremeses representados y cantados. Madrid, Roque Rico d (...)

Sin imitarle su primor imitas
con donayre tan puro y elevado
de que aplausos mayores coronado
de más doctos aciertos acreditas.
23

16Pero Quiñones no debió de encontrar mecenas que aceptara le dedicaran la obra, entre otras cosas porque la dilación entre el intento de imprimir la Jocoseria y su consecución coincidió con la supresión de las comedias en 1644. Pero se dio la feliz circunstancia de que el 14 de julio de 1644:

  • 24 José Pellicer y Tobar, Avisos históricos, aviso de 14 de julio de 1644, en Semanario erudito de don (...)

Se declaró la residencia de la Señora Archiduquesa de Inspruch en Don Mario Mastrillo, caballero Napolitano, dándole las mismas preeminencias que los residentes de Saboya, Mantua, Módena y Parma, en honor de ser aquella Señora de la Augustísima casa de Austria por su marido y sus hijos; y ha puesto ya las armas a la puerta de su casa, como los demás embaxadores de Reyes y Repúblicas.24

  • 25 Según nos comunica D. Jaime Moll, la «suma del privilegio» (que no pasa a los preliminares del libr (...)

17Muy poco tiempo después, en agosto, se pidieron las tres aprobaciones correspondientes a fray Juan de Aguilera Ángel, Luis Vélez de Guevara y fray Francisco de Santa Ana y el libro debió de entrar en las prensas. Don Manuel Antonio de Vargas justificaba la elección del caballero napolitano por los grandes beneficios que le debía el autor, Luis de Benavente25.

  • 26 Remitimos a nuestro trabajo «Vida y versos de L. Q. de B.», RFE, LXXIII, 1993, p. 337. El dato de s (...)
  • 27 «Este ingenio, o atento a sus enfermedades o distraído de sus cuidados, ha retirado del teatro la p (...)
  • 28 Jocoseria, ed. cit., p. XXIII. Se trata de la «Dedicatoria a don Mario Mastrillo Beltrán».

18Quizá la fecha «ad quem» para todas estas piezas recogidas en la Jocoseria sea ese año 1640, al que se alude más abajo, que pudo ser de los últimos en que Benavente se dedicó a escribir entremeses para entretener al Rey y al público en general. Sabemos que por esas fechas ya estaba enfermo26, como también confirma su editor, don Manuel Antonio de Vargas27. Una de las razones que este esgrimía para dar publicidad a estas piececitas era precisamente que los entremeses, según su opinión, «no fueron tan penetrados como aplaudi[d]os»28.

  • 29 Coronas del Parnaso y platos de las musas (Madrid, 1635), p. 126: «Empeçó la novia Tropeçona y Soru (...)
  • 30 Quevedo parece criticar a Benavente, a quien llama «poeta de los picaros». Tanto Fernández Guerra ((...)

19Vargas incide en la carga moral de los entremeses, algo que quizá todo el público no fue capaz de apreciar, pero que sí distinguía las composiciones de Benavente para otros contemporáneos, como Salas Barbadillo29. Sin embargo, tampoco hay que olvidar su vertiente puramente festiva, que servía de entretenimiento a gran parte del público30. De ahí el título que se pone a la colección Jocoseria. Bvrlas veras, o reprehensión moral y festiua de los desórdenes públicos, que parece querer decir a los lectores que lo de menos es el entretenimiento y lo más importante la enseñanza y el provecho moral en un momento en que el teatro está poco menos que proscrito.

  • 31 Eugenio Asensio, Itinerario del entremés. 2a ed. revisada. Madrid, Gredos, 1971, p. 132.
  • 32 Véase el trabajo de Luis Estepa, «Versiones primeras de dos obras de Q. de B.», RLit, LIV, 1992, pp (...)

20Destacados especialistas como Bergman y Asensio31 mantienen que las piezas recogidas en esta recopilación son posteriores a 1627, y quizá a 1629 también, es decir, que comprenderían solo una antología de los mejores logros de nuestro entremesista en la década de los 30. Ello no quiere decir que Benavente escribiera las piezas en ese momento, sino que se representaron en esas fechas piezas compuestas antes y otras compuestas en esos años. Hoy conocemos algunas obras con su forma primera y con la que pasaron a la Jocoseria, que es como se representarían en los teatros de la corte. Las diferencias a veces son bastante significativas32.

21En lo que se refiere a las piezas concretas que se publican en la colección, tenemos que apuntar las notas siguientes, que vienen a matizar o ampliar lo aportado por la gran estudiosa del autor, la profesora Bergman.

  • 33 Op. cit., pp. 349.
  • 34 Ms. 15957. La Jácara ocupa el primer lugar en el manuscrito, ff. 7 a 8v°.
  • 35 Datos que tomamos de Bergman, op. cit., p. 530. Hemos consultado también Hugo A. Rennert, The Spani (...)

22La Jácara que se cantó en la compañía de Bartolomé Romero, que Bergman fecha en 1638 con interrogante, tiene una versión manuscrita que no pudo ver la citada estudiosa, aunque sospechaba de su existencia por una cita de La Barrera33. Como intuía Bergman, la Jácara nueba de Luis de Benabente, que se inicia «Mientras se viste una moça», es la misma que esta primera Jácara para Romero. Se encuentra en la Biblioteca Nacional de Madrid, junto con otras dos piezas que, curiosamente, sí cita Bergman, Baile del mundo y Baile del remediador34. Esta versión manuscrita de la Jácara no presenta los nombres de los actores, sino los de Gracioso, Graciosa, Músico, Vejete...; tampoco tiene acotaciones, pero sí tiene escritos en los márgenes, y con letra diferente, textos que luego pasaron a la Jocoseria. No es más incorrecta que la versión impresa y tiene algunas variantes significativas, la más importante de todas es la que sustituye el nombre de Rufinica por el de «Bernardilla», pero repite los de Tomás [Enríquez] y Valcázar. Dado que Bernarda Ramírez, la famosa Bemardilla o Bernardica, actúa como niña desde 1628, está como tal con Figueroa en 1632 y 163535, quizá esta versión sería anterior a la publicada en la Jocoseria, cuando aparece el nombre de Rufina en su lugar.

  • 36 Se trata del ms. 14834/5.

23Con respecto a la Jácara que cantó en la compañía de Bartolomé Romero Francisca de Paula, tampoco parece conocer Bergman un manuscrito de la misma Biblioteca, letra del siglo XVIII, que no añade nada importante a la versión impresa36.

  • 37 Ms. 15957/3, ff. 12v° a 18, que sí cita Bergman, p. 343.

24En lo que se refiere a El remediador, el manuscrito de la Biblioteca Nacional37 presenta una versión distinta a la que trae la Jocoseria, pues en lugar de Juan Rana, el famoso Cosme Pérez, interviene otro gracioso con nombre Carrizal, el cual menciona:

  • 38 Ms. cit., f. 12v°

Carriçal soy castellano,
que en Madrid faltando el pan
yo me boy de pueblo en pueblo
con mi rrocino alaçán.
38

  • 39 . Bergman, op. cit., p. 509.
  • 40 The Spanish Stage, cit., s/v Carrizales.

25Igualmente, en esta versión aparece otra sustitución significativa, en lugar de «Bartolillo, mide vino», que es lo que pasó a la Jocoseria, leemos (aunque tachado) «Beatricilla, mide bino» y bastante más adelante (y también tachado) «Beatriz, echa bino». Es decir, que se está aludiendo aquí a una versión preparada para Beatriz, la hija de Juan de Montemayor, que estaba con Avendaño de 1632 a 1634 y que desde entonces a 1635 era considerada «niña»39. Luego esta versión también parece anterior a la impresa, contra la opinión de Bergman, que aporta el dato (tomado de Rennert) de que será quizá de 1643 o 45, cuando aparece en escena un actor llamado Juan de Carrizales40.

  • 41 Op. cit., pp. 276-279.
  • 42 Véase su descripción en el trabajo de John V. Falconieri, «Comedie Manuscripts in Rome», BCom, 33, (...)

26La capeadora, entremés famoso en dos partes, tenía, según la profesora Bergman, una fecha amplia, que planteaba «ab quo» 1621 y «ad quem» 164341. Por otra parte, sabía que la segunda parte la representó Vallejo y suponía que la primera también la habría puesto en escena el cómico Manuel Vallejo. Lo cierto es que, en efecto, la pieza la representó Manuel Vallejo, con toda probabilidad el año 1632, junto con otra pieza, esta poco conocida, también de Benavente que se tituló El ventero (curiosamente, identificado por su descubridor, Jones, con El remediador) y que, como la otra, se conserva manuscrita junto a la comedia con la que se representó, Las doncellas de Madrid, de don Antonio Sigler de Huerta. La comedia y sus dos entremeses se conservan manuscritos en la Biblioteca Vaticana. La primera parte de La capeadora presenta variantes con respecto a la versión incluida en la Jocoseria, y en el manuscrito vaticano se aporta el dato de que «Dalmuzio le a de hazer el graciosso», probablemente se refiera a Zamudio, gracioso de Vallejo42.

  • 43 Véase Luis Estepa, «Versiones primeras de dos obras de Quiñones de Benavente», RLit, LIV, 107, 1992 (...)

27Del entremés Las manos y cuajares conocemos hoy día una versión manuscrita, probablemente anterior a la publicada en la Jocoseria. Se halla en el manuscrito Sequeira, cartapacio recopilado por mano portuguesa desde 1625, el cual presenta bastantes versiones de bailes de Benavente y Suárez Deza. Las variantes de este entremés han sido publicadas recientemente por el descubridor y dueño del manuscrito, que también contiene una versión que sirvió de base para la Jácara de doña Isabel la ladrona, que azotaron y cortaron las orejas en Madrid y otras obras, como son Doctor Juan Rana, baile; Licenciado y Bachiller, baile y El soldado, baile43.

  • 44 Ms. 23/110. Debemos noticia de su existencia a la generosidad de Antonio Carreira.

28Del entremés La paga del mundo también conocemos una nueva copia manuscrita, la existente en la Fundación Lázaro Galdiano44. Se trata de una versión del siglo XVIII, que copia también entremeses como Las civilidades, El retablo de las maravillas (que presenta como «de un yngenio de esta corte jamás visto ni representado») y una jácara que se titula Baile de los forzados a galeras, que no se atribuye a nuestro autor, como tampoco las piezas antedichas ni otras del códice, tales como el Entremés del sacristán hechicero. En el cartapacio aparecen otros entremeses con atribución expresa al licenciado don Alonso de Anaya y Espinosa, Benegasi y Luján y don Sebastián Matías Álvarez.

  • 45 Op. cit., p. 283.
  • 46 L. Q. de B., Entremeses, ed. de Christian Andrès. Madrid, Cátedra, 1991, pp. 248-249.

29Del entremés titulado Los cuatro galanes existe un copia del siglo XVII, ya conocida por Bergman45, que se debe a la mano del actor y autor Matías de Castro, más conocido como «Alcaparrilla», también compositor de alguna pieza de teatro breve, como La negra. La copia del entremés benaventino presenta bastantes variantes con respecto a la versión de la Jocoseria. Sin duda, la más importante es que cambia el baile final por otro nuevo, como señala su moderno editor, Christian Andrés46. No nos parece del todo ocioso publicarlo aquí, ya que tampoco este último estudioso lo reproduce íntegramente:

Don Candor de los Albores,

Encontró con una moça

pulidísimo galán,

que afeytándose la faz

Damas busca como el alba

burla açiéndole a su esposa,

quando sale a madrugar.

así le quiso engañar.

30Puesto que Matías de Castro nace en 1629 y parece que empezó a actuar hacia mitad de siglo, y dado que Simón Aguado, el actor que aparece aquí, actuaba hacia 1662, podemos conjeturar que la copia debe de ser cercana a esos años, quizá posterior a 1673, cuando el primero tenía ya compañía propia.

  • 47 Op. cit., p. 276. Sacamos la misma conclusión después de la lectura del entremés.

31Señalaba ya la profesora Bergman que una parte de El borracho la copiaba el doctor Mira de Amescua en su único entremés titulado Los sacristanes burlados47. Dado que el guadijeño marchó de la corte en 1632, quizá esa sería la fecha última para el entremés de Benavente.

  • 48 Figura en los folios 123 a 127 de la citada obra.
  • 49 Luis Quiñones de Benavente y sus entremeses, cit., p. 308.
  • 50 Ociosidad entretenida. Madrid, 1668, f. 123 a 127.

32En lo que se refiere a la Loa con que empezó Lorenzo Hurtado en Madrid la segunda vez, señalaba Bergman –citando a Salvá– que se incluyó en Ociosidad entretenida (1668) con el título Loa famosa con que entró en la corte Bernardo de Prado48 y que sería «una refundición completa, porque el original contiene tantas alusiones al Madrid teatral de 1631 que debía resultar casi ininteligible tantos años después»49. Consultada la obra, que figura efectivamente en la fuente citada50, resulta que esta cambia sólo los nombres de algunos interlocutores (María, Bartolomé y Gracioso no aparecen en la Jocoseria, en cambio aquí Cintor, Pinelo y Piñero son ahora Cisneros, Pineda y Piñol). Contra la opinión de Bergman, la obra no es una refundición, sino la misma pieza con muy pocas variaciones (un cambio de orden, muy pocas sustituciones de una palabra por otra y dos versos que se añaden son todas las diferencias).

  • 51 Ms. 16415 de la BNM. La cita de Bergman en la p. 361.

33El Entremés famoso de Turrada tiene una copia manuscrita que se titula Entremés del despedido y Turrada, que cita Bergman en su estudio51. Dicha copia suprime la mención a Bartolomé Romero y, en cambio, aporta un buen número de variantes con respecto a la versión reproducida en la Jocoseria, en particular algunas referidas a las acotaciones («habla gordo», «habla como mujer», etc.). Otra copia en la HSA se atribuye a Hurtado de Mendoza.

  • 52 Es el ms. 16950, copia del siglo XVII, según la propia Bergman.
  • 53 Ya advertía Bergman, p. 345, que en la última hoja hay una dirección: «A Juan de la Torre, familiar (...)

34Del Entremés famoso: El retablo de las maravillas conoce la gran estudiosa una copia existente en la Biblioteca Nacional52, pero no menciona que dicha copia tiene una distribución de papeles interesante, que es como sigue: «Alcalde, Cristóbal García; papel de sacristán a Diego Montalvo; el Regidor, el Espadero; Diego Romero a Teresa; María de la Sema, Pilonga; escribano, Bernardo de Cuenca.» No encontramos referencia a estos cómicos, que probablemente eran representantes aficionados de provincia, tal vez relacionados con Huete53. La versión no difiere prácticamente en nada a la contenida en la Jocoseria.

  • 54 L. Q. de B., Entremeses, selección., pról. y notas de Hannah E. Bergman. Salamanca, Anaya, 1968, pp (...)

35No parece caber duda de que Benavente escoge la versión que mejor le parece para incluirla en su libro. Tampoco parece que haya operado sobre las obras escogidas censurando aquellos aspectos más escabrosos y de entretenimiento, aunque quizá sí fuera un criterio para escoger sus entremeses el del provecho moral que se podía extraer de algunos de ellos. No obstante, la presencia de jácaras y bailes en la selección que es la Jocoseria parece apuntar hacia una primacía de los criterios artísticos, unido al interés por atenerse al orden de representación54. Da la impresión de que al tiempo de querer retirarse de los escenarios el autor quiso legar lo mejor de su obra a los que vinieran detrás de él.

Annexes

APÉNDICE

Publicamos a continuación varios poemas del manuscrito 3799 de la Biblioteca Nacional de Madrid [Poesías de Diego Contreras], que hacen referencia a la Jocoseria de Luis Quiñones de Benavente. Dicho manuscrito transcribe versos de D. Diego Contreras, junto con otros de Benavente, Bocángel, etc. Todos los que se pueden leer a continuación pertenecen a Contreras, con la excepción del romance y el billete que pertenecen a Benavente, el segundo de los cuales-al parecer-acaba con firma autógrafa del entremesista.

[f. 63v°]

De Luis de Benabente, que embió este romanze pidiendo unos dineros.

Señor d[on] Di[eg]o Contreras
mi amigo, ques más que deudo,
aunque por bentura mía
ambas cosas en bos tengo.
[5] Cuyo agrado y cortesía,
cuyo delicado injenio
en poca edad os dan nombre
de cortesanaço biejo.
Vos, que os serbís de las musas
[10] tan acaso y tan a tiempo
que imanándoos a tratarlas
no os an perdido el respeto.
Vos, que honrrando mis escritos
me abéis dado en beinte bersos
[15] más fama que en treinta años
alcanzaron todos ellos.
Y bos, en fin, tan preçiado
de que franco y limosnero
el que llega a buestra puerta
[20] no conozca al desconsuelo, [f. 64]
escuchad en confesión
a este aficionado buestro,
porque los pobres honrrados
se alientan con el secreto.
[25] Yo, el hombre más zelebrado
que se a bisto en nuestros tiempos
pues todas mis pretensiones
dan conmigo de zelebro,
sirbiendo a Su Majestad
[30] diez y nuebe años enteros
en las fiestas que an causado
su real entretenim[ien]to,
al s[eño]r protonotario
abrá dos meses y m[edi]o
[35] pedí una ayuda de costa
y él me prometió de haçerlo;
mas, como esto del comer
es mandamiento de apremio
y en dilatándolo un día
[40] matan a un hombre por ello, [f. 64v°]
y como las deudas mías
no saben si yo pretendo,
si no embían un notario
con un precepto solbendo,
[45] mientras me haçen merçed
prométaos, s[eño]r d[on] Diego,
que un real ¿qués un real?
ni aun una blanca poseo.
Diréis que en qué se an gastado
[50] los çiento y quarenta vuestros;
a qüenta del alquile[r]
se los llebó un fraile lego y agora me bengo a aliar
con pascuas y sin dineros.
[55] Mirad con quién y sin quién
para pagar lo que debo
métanme por lo que resta,
y así umildem[en]te os ruego
p[ar]a pagar y comer
[60] me prestéis otros docientos.
Ya bistes cómo cumplí,
aunque en dilatado tiempo,
con los treçientos pasados
que etemam[en]te agradezco, [f. 65]
[65] Estos no serán así,
pues p[ar]a pagallos tengo
un libro que saldrá a luz
a más tardar por enero.
Tengo el ayuda de costa
[70] que presto surtirá efeto
y en casa os tenéis la prenda,
si no quedáis satisfecho.
Con aquesto me hacéis hombre
ymitando al mismo çielo,
[75] que haçe los hombres de nada
y resuçita a los muertos.
Doleos de mí, ansí beais
entre feliçes suçesos
coronada vuestra mesa
[80] de hermosos ánjeles nietos.
No permitáis que esta pascua
tenga tan poco remedio
que no se le pueda dar
a una madre a quien benero.
[85] Si no, mirad en mi estado,
como tan grande sujeto,
que pobreça no es bileza
con birtud y sufrim[ien]to.

[f. 65v°]

El villete

S[eño]r, bien beo mi grandísimo atrebim[ien]to, pero yo no tengo otra persona a quien bolber los ojos. Mi neçesidad aun es mucho más de lo que significo y mi aflicçiôn es mayor, si no tubiera a V[uestra] M[erce]d por mi amparo. Suplícole lo haga y me saque de tanto aprieto, que toda mi bida seré esclabo de V[uestra] M[erce]d, siendo pregonero de su mucha caridad, a quien Dios dé lo que mereze y yo deseo. De casa oy biemes a 14 de di[ziemb]re de 1640.

De V[uestra] M[erce]d el menor criado

Luis de Benabente y Quiñones [rúbrica]

Respuesta.

Señor Luis de Benabente,
mi deudo con çircustançia,
que más parezéis mi deuda
pues me emprestilláis el alma.
[5] Cuyo agrado ycortesía
en buestra edad me dan causa
a deçiros que tenéis
debajo toda la maña. [f. 66]
Vos a quien sirben las musas
[10] y con ser buestras criadas
nunca os enojáis con ella<i>s,
antes las tratáis con graçias.
Bos, que honrrando mis escritos
queréis en dos epigramas
[15] diga lo que todo el mundo
p[ar]a alabaros no basta.
Y bos, en fin, tan astuto
que sin deçirme palabra
entre limosna y lisonja
[20] me dais el consejo a manchas.
Escuchad en boz o en grito
mi confesión, pues da causa
a quien da lo que le piden
dar boçes una semana.
[25] Yo, el hombre más benturoso,
pues que no pretendo nada,
muy seguro quel zelebro
no dé conmigo en las brasas,
sirbiendo a su Majestad
[30] estoy con tanta ignorançia
que me espanto no me ocupen
en un puesto de importançia. [f. 66v°]
Del s[eño]r protonotario
me encubro sin arrogancia,
[35] pues darme ayuda de costa
será pedirme la plata.
Y como p[ar]a comer
no a quedado más bianda
cada uno, si la tiene,
[40] la bella haçe retirada.
Y como los deudos míos
son tantos, me dan en cara
que un preçepto condenando
aun más que un solbendo agraba.
[45] Mientras bolbéis a pedirme,
Benabente, es cosa clara
bente le diré a la bena
si en prosa no daros basta.
Pedirle a un hombre tentado
[50] de poeta, baya, baya,
pero darle baya es
pedirle en berso o moatra.
Pedir en berso qualquiera
por pedir se desemmaña
[55] pero dar en berso quien
si no quien ser suegro aguarda, [f. 67]
De la bendiçión de nietos
traslasdo doy a mi ama,
porque sepa que en abuela
[60] se le a combertido el mama.
Por no echaros a perder
quisiera no daros blanca,
que ofiçio de pregonero
aun es malo en alabanza.
[65] Yo quedo con el cuydado
de que comáis esta pascua
para que la tengáis buena
y yo no la tenga mala.

V[i]llete

Señor mío, no lleban los doçientos porque es mal número p[ar]a ser pregonero mío, y así lleban çiento y quarenta y siete, que a ninguno en el mundo se an dado si no es a V[estra] M[erce]d, que tan más merezidos los tiene cada año, y porque lo monta la capellanía del que se sigue de quarenta y uno, muchos biba V[uestra] M[erce]d, que yo se los adelantaré siempre, rogando a N[uestr]o S[eño]r se los alargue con la salud y vida que deseo. De casa oy 14 de di[ciemb]re de 640.

V.l.m. de V[uestra] M[erce]d

Don Diego de Contreras [rúbrica]

[f. 52v°]

A las graçias de Luis de Benabente, que dijo quería imprimir p[ar]te dellas y le embié las dos déçimas sig[uien]tes p[ar]a el principio de su libro por ag[os]to de 1638. Después le embié la 3a. Después la sig[uien]te y después las que sirbieron. Están en este a 98.

Déçimas
Madrid y çielo es deçir,
Benabente, que a de aber
Toledo para naçer
y Madrid para vibir.
[5] Tú fuiste tal que al salir
de Toledo a M[adri]d fuiste
y tan bien en él vibiste
muy debido a tu desbelo
que a Madrid, Toledo y çielo
[10] diçen que te pareziste.
Toledo te dio prinçipio,
M[adri]d el medio te dio,
tu pluma su fin sacó [f. 53]
del más graçioso ejerçiçio,
[5] ya que sin perjuiçio
tantas betas graçejaste
y ellas moraliçaste.
Pinçipio, medio y pensar
bien me puedo asegurar
[10] que fin para el çielo aliaste.

Otra a lo mismo

En Toledo comenzaste
y Madrid el medio te dio,
tu pluma su fin sacó y tu fama eternizaste.
[5] Las burlas moralizaste
y ofreçiendo lo que das
a todo el mundo dirás
pródigo de tu saber
solo yo e podido hazer
[10] ber en lo menos lo más.

[f. 53v°]

Juntó sus bersos don Manuel López de Quirós [sic]

Qué bien, Benabente, aliaste
en un amigo fiel,
qué bien más que a d[on] Manuel
pues con él te eternizaste.
[5] Las burlas moraliçaste
y él con tus conçeptos buenos
hizo callar los ajenos
pues juntando tus primores
de un ramillete de flores
[10] hizo lo más con lo menos.

Otra a lo d[ic]ho

A don Manuel la memoria
desta gloria se le debe
que a todos juntos excede
recopilar una istoria
[5] désele pues la bitoria
que siendo para sí fiel
a juntado don Manuel
obstentando sus primores
de Benabente las flores
[10] por todos, por sí y por él.

[f. 98]

A los escritos de Luis de Benabente y Quiñones, impresión que dellos hizo don Manuel de Bargas.

Benabente, ya que aliaste
tanto deçir y pensar,
no puede nadie dudar
que tu fama eternizaste.
[5] Las burlas moraliçaste
y ofreçiendo lo que das
a todo el mundo dirás
(pródigo de tu saber)
sólo yo e podido haçer
[10] ver en lo menos lo más.
A don Manuel la memoria
desta gloria deber quiero,
pues recopiló primero
de barias flores la istoria.
[5] Désele, pues, la bictoria,
que siendo para sí fiel
a juntado Don Manuel
(obstentando sus primores)
de Benavente las flores,
[10] por todos, por sí y por él.

Notes

1 Por supuesto, muy matizada por los estudiosos de Benavente y, en particular, por Bergman en los diferentes trabajos que ha dedicado al gran entremesista y que iremos citando oportunamente.

2 «Vida y versos de Luis Quiñones de Benavente», RFE, LXXIII, 1993, pp. 329 a 356Véase también los datos aportados en nuestro trabajo «Un romance de Quevedo atribuido a L. Q. de B. y notas sobre las relaciones entre ambos», Manuscrt. Cao, V, 1993, pp. 15 a 24.

3 Véase nuestro trabajo citado «Vida y versos de L. Q. de B.».

4 De uno de esos años es el primer poema conocido de nuestro autor, el soneto que dedica a la Justa literaria... a la beatificación del glorioso padre Ignacio, fundador de ¡a Compañía de Jesús, que se halla recogida en el libro de Mateo Fernández Navarro, Floresta espiritual (Toledo, Thomás de Guzmán, 1613), f. 167. Véase nuestro trabajo cit. en la nota 2.

5 Ahora publicado por M° Luisa Lobato, «El testamento de L. Q. de B.», en BCom, 44, n° 2, 1992, pp. 253 a 259.

6 Por supuesto, todos estos datos derivan de los fundamentales estudios de la mejor conocedora del toledano, la profesora Hannah. E. Bergman, especialmente Luis Quiñones de Benavente y sus entremeses. Madrid, Castalia, 1965.

7 Citado por Bergman, op. cit., p. 61. Se refiere a la Academia burlesca en Buen Retiro, de 1637.

8 Quizá don Diego Contreras Sotelo, tesorero de la Contaduría Mayor de Cuentas, como figura en la Pompa fvneral, Honras y Exequias en la muerte de la muy Alta y Católica Señora Doña Isabel de Borbón. Madrid, Diego Díaz de la Carrera, 1645, f. 45v°.

9 Ms. 3799 de la BNM, [Poesías de D. Diego Contreras], f. 52v°. Reproducimos íntegramente el poema en nuestro apéndice.

10 En su manuscrito [Poesías de D. Diego Contreras], ms. 3799 de la BNM, recoge varios poemas que se refieren a Toledo, como el que empieza en el f. 9 «Loa para la villa de Mascaraque», o el que aparece en el f. 12: «A dos hermanos que en Toledo llaman los gansos».

11 Citamos la obra por la Colección de piezas dramáticas, entremeses, loas y jácaras escritas por el licenciado L. Q.de B. y sacadas de varias publicaciones o de manuscritos recientemente allegados por don Cayetano Rosell, Madrid, Librería de los Bibliófilos, 1872, vol. 1. El poema se encuentra en la p. X de los preliminares.

12 Es la opinión de la profesora Bergman en su obra Luis Quiñones de Benavente. New York, Twayne Publishers, 1972, p. 22.

13 «Dedicatoria» de la Jocoseria, en Colección de piezas dramáticas ed. por don Cayetano Rosell, vol. 1, p. XXVIII.

14 «Prólogo al lector», en Jocoseria, ed. Cayetano Rosell, pp. XX-XXI.

15 Véase H. E. Bergman, «Una caricatura de Juan Ruiz de Alarcón», NRFH, VIII, 1954, pp. 419-422.

16 Véase nuestro trabajo cit. en la nota 2.

17 Datos publicados por N. D. Shergold, A History of the Spanish Stage from Medieval Times until the End of the Seventeenth Century. Oxford, 1967.

18 Sobre esta obra puede verse el trabajo de Gregorio Torres Nebrera, «Sobre los entremeses contenidos en la «Segunda parte de comedias» de Tirso de Molina», AEF, II, 1979, pp. 293-322.

19 Lo con que empezó Roque de Figueroa, p. 533a. Citamos las piezas de la Jocoseria por la ed. de Cotarelo en Colección de entremeses, loas, bailes, jácaras y mojigangas desde fines del siglo XVI a mediados del XVIII, Madrid, 1911, vol. 2.

20 Alude a ello Bergman en su obra Luis Quiñones de Benavente, cit., p. 132.

21 Jocoseria, ed. de Cayetano Rosell, cit., p. XVII.

22 Véase el ms. 3799 de la BNM, f. 59v°: «A una dama que comiendo unas natillas se le cayó un diente en presencia de su galán. Asunto que me dieron en la fiesta y academia que se hizo en casa del contador Galarza día de S[an] Agustín, año 1640». También se alude a ella, en el año siguiente, en el f. 70.

23 Gil López de Armesto y Castro, Saynetes y entremeses representados y cantados. Madrid, Roque Rico de Miranda, 1674, preliminares. La idea de editar la producción teatral breve no era muy frecuente en los autores, aparte de los ya mencionados Javier Huerta señala también el caso de Manuel Coelho Rebello en su Musa entretenida de varios entremeses (1658). Véase «Los géneros teatrales menores en el Siglo de Oro: Status y prospectiva de la investigación», en El teatro menor en España a partir del siglo XVI, Madrid, CSIC, 1983, p. 27.

24 José Pellicer y Tobar, Avisos históricos, aviso de 14 de julio de 1644, en Semanario erudito de don Antonio Valladares, t. XXXIII, Madrid, 1790, pp. 203-204.

25 Según nos comunica D. Jaime Moll, la «suma del privilegio» (que no pasa a los preliminares del libro) se otroga a Luis de Quiñones de Benavente para su libro Burlas-veras en San Lorenzo de El Escorial el 31 de octubre de 1644 por diez años.

26 Remitimos a nuestro trabajo «Vida y versos de L. Q. de B.», RFE, LXXIII, 1993, p. 337. El dato de su enfermedad lo publica también N. D. Shergold en su reseña al libro de Bergman en BUS, XLV, 1968, p. 60.

27 «Este ingenio, o atento a sus enfermedades o distraído de sus cuidados, ha retirado del teatro la pluma» (Prólogo al lector, en Jocoseria, ed. Cayetano Rosell, p. XVIII).

28 Jocoseria, ed. cit., p. XXIII. Se trata de la «Dedicatoria a don Mario Mastrillo Beltrán».

29 Coronas del Parnaso y platos de las musas (Madrid, 1635), p. 126: «Empeçó la novia Tropeçona y Soruedora a entonar vna inmensa copia de seguidillas picantes, agudas y de buen aire: estas olían al Licenciado Benauente, porq[ue] tiniendo muy buen chiste, sal y garauato, no se profanauan con indecencias, no eran desacatadas ni desatacadas».

30 Quevedo parece criticar a Benavente, a quien llama «poeta de los picaros». Tanto Fernández Guerra (Obras, I. Madrid, 1876, BAE XXIII, pp. 370-372) como modernamente P. Jauralde (Obras festivas. Madrid, Clásicos Castalia, 113, 1981, pp. 177-178) identifican a este poeta con nuestro entremesista.

31 Eugenio Asensio, Itinerario del entremés. 2a ed. revisada. Madrid, Gredos, 1971, p. 132.

32 Véase el trabajo de Luis Estepa, «Versiones primeras de dos obras de Q. de B.», RLit, LIV, 1992, pp. 335 a 362, el cual edita las primeras versiones del entremés Manos y cuajares y de la Jácara de doña Isabel, según el ms. Sequeira.

33 Op. cit., pp. 349.

34 Ms. 15957. La Jácara ocupa el primer lugar en el manuscrito, ff. 7 a 8v°.

35 Datos que tomamos de Bergman, op. cit., p. 530. Hemos consultado también Hugo A. Rennert, The Spanish Stage in the Time of Lope de Vega. New York, 1909. Según Jean Sentaurens, Séville et le théatre de la fin du Moyen Age à la fin du XVIIe siècle. Bordeaux, 1984, vol. 2, p. 1240, sigue con Pedro de la Rosa en 1639.

36 Se trata del ms. 14834/5.

37 Ms. 15957/3, ff. 12v° a 18, que sí cita Bergman, p. 343.

38 Ms. cit., f. 12v°

39 . Bergman, op. cit., p. 509.

40 The Spanish Stage, cit., s/v Carrizales.

41 Op. cit., pp. 276-279.

42 Véase su descripción en el trabajo de John V. Falconieri, «Comedie Manuscripts in Rome», BCom, 33, 1981, pp. 13 a 38. Este mismo autor ha editado recientemente la comedia de Sigler de Huerta (Kassel, Reichenberger, 1993).

43 Véase Luis Estepa, «Versiones primeras de dos obras de Quiñones de Benavente», RLit, LIV, 107, 1992, pp. 335 a 362.

44 Ms. 23/110. Debemos noticia de su existencia a la generosidad de Antonio Carreira.

45 Op. cit., p. 283.

46 L. Q. de B., Entremeses, ed. de Christian Andrès. Madrid, Cátedra, 1991, pp. 248-249.

47 Op. cit., p. 276. Sacamos la misma conclusión después de la lectura del entremés.

48 Figura en los folios 123 a 127 de la citada obra.

49 Luis Quiñones de Benavente y sus entremeses, cit., p. 308.

50 Ociosidad entretenida. Madrid, 1668, f. 123 a 127.

51 Ms. 16415 de la BNM. La cita de Bergman en la p. 361.

52 Es el ms. 16950, copia del siglo XVII, según la propia Bergman.

53 Ya advertía Bergman, p. 345, que en la última hoja hay una dirección: «A Juan de la Torre, familiar del Santo Oficio en Huete».

54 L. Q. de B., Entremeses, selección., pról. y notas de Hannah E. Bergman. Salamanca, Anaya, 1968, pp. 12-13.

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search