Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dramaturgia y reescritura en el teatro de Diego Sánchez de Badajoz

 | 
Françoise Cazal

II. La adaptación de la biblia

Un cuadro vivo: la Farsa en que se representa la salutación de Nuestra Señora

Texte intégral

1Esta breve farsa escenifica uno de los episodios más representados del Nuevo Testamento: la Anunciación, relatada únicamente en el Evangelio de San Lucas. El fragmento adaptado corresponde a Luc 1, 26-38 por lo esencial y 39-56 para algunos detalles.

26) In mense autem sexto, missus est ángelus Gabriel a Deo in civitatem Galileae, cui nomen Nazaretb,

26) Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado de Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,

27) ad virginem desponsatam viro, cui nomen erat Ioseph, de domo David, et nomen virginis María.

27) A una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David: y el nombre de la virgen era María.

28) Et ingressus angelus ad eam dixit: Ave gratia plena: Dominus tecum: benedicta tu in mulieribus.

28) Y entrando el ángel a donde estaba, dijo, ¡Salve, muy favorecida! el Señor es contigo: bendita tú entre las mujeres.

29) Quae cum audisset, turbata est in sermone eius, et cogitabat qualis esset ista salutatio.

29) Mas ella, cuando le vió, se turbó de sus palabras, y pensaba qué salutación fuese ésta.

30) Et ait angelus ei: Ne timeas María, invenisti enim gratiam apud Deum:

30) Entonces, el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia cerca de Dios.

31) ecce concipies in utero, et paries filium, et vocabis nomen eius IESUM:

31) Y he aquí, concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.

32) hic erit magnus, et Filius Altissimi vocabitur, et dabit illi Dominus Deus sedem David patris eius: et regnabit in domo Iacob in aeternum,

32) Éste será grande, y será llamado Hijo del Altísimo: y le dará el Señor Dios el trono de David su padre:

33) et regni eius non erit finís.

33) Y reinará en la casa de Jacob por siempre; y de su reino no habrá fin.

34) Dixit autem María ad angelum: Quomodo fiet istud, quoniam virum non cognosco?

34) Entonces María dijo al ángel: ¿cómo será esto? porque no conozco varón.

35) Et respondens angelus dixit ei: Spiritus sanctus superveniet in te, et virtus Altissimi obumbrabit tibi. Ideoque et quod nascetur ex te sanctum, vocabitur Filius Dei.

35) Y respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra; por lo cual también lo Santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

36) Et ecce Elisabetb cognata tua, et ipsa concepit filium in senectute sua: et hic mensis sextus est illi, quae vocatur sterilis:

36) Y he aquí, Elisabet tu parienta, también ella ha concebido hijo en su vejez; y éste es el sexto mes a ella que es llamada la estéril:

37) quia non erit impossibile apud Deum omne verbum.

37) Porque ninguna cosa es imposible para Dios.

38) Dixit autem María: Ecce ancilla Domini, fíat mibi secundum verbum tuum. Et discessit ab illa angelus.

38) Entonces María dijo: he aquí la sierva del Señor; hágase a mí conforme a tu palabra. Y el Ángel partió de ella.

39) Exsurgens autem María in diebus illis abiit in montana cum festinatione, in civitatem luda:

39) En aquellos días levantándose María, fue a la montaña con priesa, a una ciudad de Judá;

40) et intravit in domum Zachariae, et salutavit Elisabetb.

40) Y entró en casa de Zacarías, y saludó a Elisabet.

41) Et factum est, ut audivit salutationem Mariae Elisabetb, exsultavit infans in utero eius: et repleta est Spiritu Sancto Elisabetb:

41) Y aconteció, que como oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo,

42) et exclamavit voce magna, et dixit: Benedicta tu Ínter mulieres, et benedictas fructus ventris tui.

42) Y exclamó a gran voz, y dijo: bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre.

43) Et unde hoc mibi ut veniat mater Domini mei ad me?

43) ¿Y de dónde esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?

44) Ecce enim ut facía est vox salutationis tuae in auribus meis, exsultavit in gaudio infans in utero meo.

44) Porque he aquí, como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.

45) Et beata, quae credidisti, quoniam perficientur ea, quae dicta sunt tibi a Domino.

45) Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirán las cosas que le fueron dichas de parte del Señor.

46) Et ait María:
Magníficat anima mea Dominum:

46) Entonces María dijo:
Engrandece mi alma al Señor;

47) Et exsultavit spiritus meus in Deo salutari meo.

47) Y mi espíritu se alegró en Dios mi Salvador.

48) Quia respexit humilitatem ancillae suae: Ecce enim ex hoc beatam me dicent omnes generationes.

48) Porque ha mirado a la bajeza de su criada;
Porque, he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.

49) Quia fecit mibi magna qui potens est: Et sanctum nomen eius.

49) Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso;
Y santo es su nombre,

50) Et misericordia eius a progenie in progenies
Timentibus eum.

50) Y su misericordia de generación a generación
A los que le temen.

51) Fecit potentiam in brachio suo: Dispersit superbos mente coráis sui.

51) Hizo valentía con su brazo; Esparció los soberbios del pensamiento de su corazón.

52) Deposuit potentes de sede, Et exaltavit humiles.

52) Quitó los poderosos de los tronos, Y levantó a los humildes.

53) Esurientes implevit bonis: Et divites dimisit inanes.

53) A los hambrientos hinchió de bienes; Y a los ricos envió vacíos.

54) Suscepit Israel puerum suum, Recordatus misericordiae suae.

54) Recibió a Israel su siervo, Acordándose de la misericordia,

55) Sicut locutus est ad paires nostros, Abraham et semini eius in saecula.

55) Como habló a nuestros padres, A Abraham y a su simiente para siempre.

56) Mansit autem María cum illa quasi mensibus tribus et reversa est in domum suam.

56) Y se quedó María con ella como tres meses; después se volvió a su casa.

2Este capítulo de San Lucas relata el anuncio de la concepción y nacimiento de Juan Bautista hijo de Elisabet, mujer del sacerdote Zacarías, y, luego, la Anunciación del Ángel Gabriel a María seis meses después y la concepción de Jesús. La Anunciación por el Ángel Gabriel a María se inserta en medio del relato de la concepción milagrosa del futuro Juan Bautista, personaje destinado a «aparejar al Señor un pueblo apercibido» (Luc 1,17). Esta concepción ocurre en las entrañas de una mujer vieja y estéril, milagro que prefigura el de la concepción por María.

3No se contenta Diego Sánchez con escenificar el famoso diálogo de la Anunciación en la parte central de la farsa, sino que algunos elementos sueltos sacados del texto de Lucas aparecen ya en los comentarios del Pastor que preceden y siguen, en la farsa, a la escena propiamente dicha de la Anunciación.

4El regocijo que manifiesta el Pastor es un eco de otro fragmento bíblico, en el que se relata el gozo de los pastores anunciadores, la noche de la Natividad (Luc 2, 8-20).

5Esta propensión a la alegría es, al mismo tiempo, un rasgo tradicional del Pastor bobo, que el dramaturgo suele activar en numerososo introitos de sus farsas. Sin embargo, podemos pensar también que el gozo del Pastor se impuso a Diego Sánchez tanto más cuanto que, en los versículos centrados en la esposa de Zacarías, el primer ángel anunciador le profetiza al sacerdote: «Y tendrás gozo y alegría, y muchos se gozarán de su nacimiento» [de Juan]. (1, 1-14).

6El dramaturgo, como vimos al estudiar la interlocución en esta farsa, deja aparente el andamiaje de la pieza y alude explícitamente a la fuente bíblica:

Pastor

unas viejas nuevas trayo
que holguéis de las oyer. (vv. 3-4)

7Ese momento de las efemérides en las que se representa la farsa, la Navidad, permite evocar de nuevo la noticia del Nacimiento, ensalzando el misterio de la Encarnación, como lo declara el Pastor en el introito:

Pastor

¿qué mayor prazer y groria
que traelle a lamemoria
la divina Encarnación?: (vv. 10-12)

8Consciente de que la sempiterna repetición de una escena bíblica muy conocida puede resultar aburrida para el espectador, el Pastor presentador rebate de antemano el posible reproche que le pudieran hacer:

Pastor

Por mucho que se repitan,
tales nuevas alesprito
no deven poner ahíto, (vv. 17-19)

9Sin embargo, a pesar de que sea provechoso hacerse el eco de la buena nueva, Diego Sánchez se siente revestido del deber de presentar de forma renovada estos manjares espirituales, merced a la introducción de cierta variedad formal:

Pastor

Pues tal manjar no enpalague
de qualquier formaguisado:
dicho, rezado y cantado,
por cien mill modos se trague; (vv. 25-28)

10Entre estos «cien mill modos», el dramaturgo prefiere valerse de la escena teatral, y así invita a los parroquianos «a lo ver y a lo escuchar» (v. 30).

11La parte de la farsa adaptada del Evangelio se extiende sólo por veinticuatro versos (vv. 41-65). Ninguna acotación precisa los movimientos de los dos personajes, como tampoco se precisa nada, en la didascalia inicial, sobre su aspecto físico. Quizás el respeto a lo que es un personaje sagrado tan importante como la Virgen, o a un ser espiritual como el Ángel (cf. la representación de los tres Ángeles en la Farsa de Abraham), o el deseo de no apartarse de la ortodoxia, hagan que el dramaturgo no adapte con libertad este fragmento. Pero esta carencia de acotaciones pudiera explicarse por haber sido eventualmente este texto uno de los primeros redactados, en la categoría de las farsas adaptadas de la Biblia.

12El resultado es el de un retablo animado, más que de un auténtico diálogo, tanto más cuanto que parte de las frases pronunciadas se encuentran grabadas en la memoria de todos los espectadores por haber inspirado conocidas oraciones:

Ángel

¡Dios te salve! Llena eres
de gracia y Dios escontigo,
bendita entre las mugeres, (vv. 41-43)

13Todos los elementos narrativos circunstanciales presentes en la Biblia se dejan de lado (el que aquello ocurra en el sexto mes de la preñez de Elisabet, y el que el Ángel Gabriel sea «enviado a una ciudad de Galilea llamada Nazaret», 1, 26, «a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David», 1, 27). Diego Sánchez se circunscribe al fragmento que existe ya bajo forma dialogada en el texto bíblico. Sin embargo, el dramaturgo introduce algunas modificaciones: el «salve» (1, 28) se transforma, en la farsa, en una formulación más larga, que las conocidas oraciones derivadas del texto-fuente han hecho familiar, «Dios te salve». El «llena eres de gracia» puede considerarse indiferentemente como la traslación de la oración o como traducción literal del «gratia plena» del Evangelio. Los versos 41-43, que abren el diálogo entre el Ángel y María, son pues una traducción más que una adaptación. Como en la Biblia, la escena se organiza dramáticamente de la manera siguiente:

  • El Ángel anuncia una noticia sorprendente.
  • María le pide aclaraciones.
  • El Ángel la tranquiliza.
  • María acepta que se cumpla la voluntad divina.

14Las dudas de María expresadas en el versículo 29 («Mas ella, cuando le vió, se turbó de sus palabras, y pensaba qué salutación fuese ésta») tampoco se traducen en el diálogo de la farsa. El día de la representación, podemos imaginar que el mozo que representaba probablemente el papel de María subrayaba, en su expresión escénica, las manifestaciones de esta turbación del personaje, y, en este caso, el versículo quedaría trasladado al texto dramático “segundo”, funcionando como una acotación que el dramaturgo no tendría siquiera que transcribir. Diego Sánchez pasa, pues, directamente al versículo 30: «Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia cerca de Dios». La parte narrativa del versículo se transforma en acotación implícita (“El Ángel dice”). En cuanto a las palabras del Ángel, contienen una transformación mínima exigida por la versificación: «no tengas, Virgen, temor» (v. 46). La frase «Porque has hallado gracia cerca de Dios», en la fuente bíblica, desaparece por ser un elemento repetitivo con el «Llena eres/de gracia» (vv. 41-42), y Diego Sánchez prefiere que la apostrofe a la madre de Dios sea: «Virgen», antes que «María», menos solemne.

31) Y he aquí, concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.

15Diego Sánchez prefiere traducir «in utero» por «vientre», palabra más sencilla que la que escogería más tarde Casiodoro de Reina (seno), y añade la imagen del parto sin dolor (v. 48), uno de los milagros más preciados en la tradición popular. A la orden divina de llamar a aquel hijo «Jesús», orden que se reproduce literalmente en la farsa, Diego Sánchez añade otro vocablo («Salvador») que amplía la perspectiva:

Ángel

parirás al Salvador
y Jesús le llamarás. (vv. 49-50)

16En contraste con la conversión íntegra del versículo 31 en el texto de la farsa, el 32 desaparece por completo:

32) Éste será grande y será llamado Hijo del Altísimo: y le dará el Señor Dios el trono de David su padre.
33) Y reinará en la casa de Jacob por siempre; y de su reino, no habrá fin.

17La resonancia específicamente judaica de estos últimos versículos citados pudo ser responsable de que el dramaturgo los haya descartado a ambos.

34) Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? porque no conozco varón.

18El dramaturgo traduce literalmente la parte dialogada de este versículo, después de haberle antepuesto una apostrofe que clarifica la identificación de los personajes por el público, y añade más solemnidad:

María

Ángel, dime la razón
desta divinal verdad:
¿cómo será en mí estedon,
pues no conozco varón,
que guardo virginidad? (vv. 51-55)

19La intervención del dramaturgo consiste, pues, al revés, en amplificar la formulación con un “relleno” que permite destacar mejor al final de la estrofa la parte seleccionada en la letra bíblica. Así puede terminar la frase con el vocablo «virginidad», que no figura explícitamente en el versículo. En tan pocos versos, Diego Sánchez se las ingenia para repetir tres veces el término, («Virgen», v. 46; «Virginidad», v. 55; «Virgen», v. 57), subrayándose, aún más que en el Evangelio, esta virtud de María y dándole así mayor protagonismo. En efecto, notamos que, del mismo modo que fueron cortados los versículos 32 y 33 que se referían a Jesús, en el versículo 35, los elementos descartados también remiten a él, lo que sólo puede explicarse como intención de centrar estéticamente la farsa en María.

35) Y respondiendo el ángel, le dijo: el Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra; por lo cual también lo Santo que nacerá, será llamado hijo de Dios.

20Si comparamos con el pasaje correspondiente de la farsa:

Ángel

El Espíritu del cielo
sobre ti, Virgen, vendrá;
no tengas ningún recelo,
que sombra, guarda y consuelo
el muy Alto te hará. (vv. 56-60)

21comprobamos que la única ampliación consiste en insertar de nuevo lo que apareció ya en el verso 46 («No tengas, Virgen, temor»). El dramaturgo procede con cautela y sólo realiza amplificaciones autorizadas por el texto bíblico. Estas repeticiones se inscriben muy naturalmente en la estética dramática, que exige redundancia.

22Asimismo, la protección divina sugerida por «te hará sombra» (versículo 35) se triplica y se glosa de modo más expresivo en la obra de Diego Sánchez:

Ángel

que sombra, guarda y consuelo
el muy Alto te hará. (vv. 59-60)

23El contenido de los versículos 36 y 37, que se relacionan con la concepción de un hijo en el seno de Elisabet, desaparece, de modo lógico, para mantener la unidad temática.

24María, en el Evangelio, expresa sumisión y humildad (versículo 38). Diego Sánchez conserva ambos elementos, pero reforzándolos.

María

a) Pues que mi Diosdetermina
b) que este hecho sea ansí, (sumisión)
c) ves aquí la sierva yndina, (humildad)
d) la su voluntad divina
e) se cumpla del todo en mí. (sumisión) (vv. 61-65)

25Como en la estrofa anteriormente pronunciada por María (vv. 51-55), la amplificación se sitúa en los versos a-b, y los versos c-d-e son una casi traducción literal de Lucas.

26El efecto metafórico de «sierva» se ve, además, aumentado, en la farsa, por un adjetivo enfático, «sierva yndina» (v. 63).

27La continuación del texto bíblico evoca la visita de María a Elisabet que la acoge con una bendición, porque cuando vio a María, «la criatura saltó de alegría» en su seno. Sigue una oración formulada por María en agradecimiento a las bondades del Señor (Luc 1, 46-55), de la que algunos detalles serán aprovechados por el dramaturgo, como veremos más adelante.

28La parte del texto estrictamente adaptada de la Biblia ha terminado. Como el Pastor no nos dice que el Ángel y María se van, podemos suponer que se contentan con volver a representar un papel silencioso, y permanecerán probablemente visibles en las tablas.

29El final del versículo 38: «y el Ángel partió de ella» no se traduce de forma explícita, en el texto de Diego Sánchez, y queda la duda de saber si el Ángel hace un mutis no señalado.

30En lo que queda de la farsa, Diego Sánchez escribe a partir de los dos temas presentes en el texto bíblico ya recalcados en la farsa, o sea la virginidad y la humildad, después de algunos versos de alegría que son expresión de uno de los rasgos tipificados del carácter del Pastor bobo en el teatro de farsa (vv. 66-69).

31En los versos 70-73 de la pieza:

Pastor

¿Pudo ser más amistijo,
de amigo más quepariente,
que por ensalmar la gente
abaxar Dios a su hijo? (vv. 70-73)

32no podemos sino reconocer, como lo señalamos más arriba, una influencia del texto del Evangelio que enuncia la oración de María:

46) Engrandece mi alma el Señor.
48) Porque ha mirado a la bajeza de su criada.

33Incluso en las palabras del Pastor:

Pastor

Dios ser hombre agora, os digo,
pues que se hizo Manuel
que emos todos de yr con Él,
y el tiempo os doy por testigo. (vv. 78-81)

34la última frase parece aludir a la sucesión de generaciones mencionada en el versículo 48: «desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones».

35También otro fragmento de la farsa parece recuperado de la letra bíblica:

Pastor

Sería muy necio ciego
el que oy no huese a lagroria:
comiendo pan y cebolla
yo yré también como el crego;
no ay favores, juro a Diego,
que en fin, an dir, yo os aviso,
el buen pobre al parayso
y el mal rico arder al fuego, (vv. 82-89)

36Aplicación del principio evocado antes, según el cual Dios ensalza a los pobres virtuosos y rebaja a los ricos, los versos citados son un eco de los versículos bíblicos:

52)

Quitó los poderosos de los tronos,
Y levantó a los humildes.

53)

A los hambrientos hinchió de bienes;
Y a los ricos envió vacíos.

  • 82 La temática social aparece en varias farsas de Diego Sánchez, pero nunca de modo tan precisamente (...)

37En la farsa, se da una traducción popular y chistosa de la noción de pobre en “Pastor comedor de pan y cebolla”. Se hace además un guiño al espectador que se divertiría al oír al que representaba el papel del Pastor (algunos opinan que era el mismo Diego Sánchez) decir «yo iré también como el crego» (v. 85)82.

38También se organizan en relación con la persona del cura los pasajes siguientes, en los que el Pastor hace dos preguntas:

Pastor

Ora os pregunto yo a vos:
¿por qué a su Hijo Dios Padre
le buscó virgen la madre?
¡Por algo hu, juri a nos!
¿Y por qué el Hijo de Dios
quijo madre tan humillde?: (vv. 90-95)

  • 83 Mayorales de rebaños o sea aquí obispos.

39Tales virtudes de la Virgen han de encontrar su aplicación en los «cregos y rabadanes83», que han de ser […] «Toda gente virgen / limpios como unos sanjuanes» (vv. 112-113), y han de ser también humildes «contra los que ynfingen» (v. 99), o sea, los orgullosos.

  • 84 Lo declara explícitamente el Pastor al final de la farsa:

40Así, en una perspectiva de mejora del nivel moral del clero, muy típica de la Contrarreforma, Diego Sánchez utiliza la escena de la Anunciación, cristalizándola en sus elementos esenciales, para hacer de ella una figura de lo que habrían de ser las virtudes fundamentales del clérigo ideal: humildad y castidad84.

41El respeto manifestado hacia el texto bíblico y la tendencia a limitarse a lo esencial y a reforzar la expresividad de los elementos básicos seleccionados, no se deben necesariamente a la inexperiencia propia de un dramaturgo incipiente, sino posiblemente también a la estilización de un episodio destinado a denunciar implícitamente la ausencia, en la vida real y en algunos sacerdotes, de las dos virtudes principales evocadas.

Notes

82 La temática social aparece en varias farsas de Diego Sánchez, pero nunca de modo tan precisamente autorizado por la fuente evangélica.

83 Mayorales de rebaños o sea aquí obispos.

84 Lo declara explícitamente el Pastor al final de la farsa:

Pastor

Luego quijo pravisar
a nustra torpesimpreza;
nótelo vuestra nobreza,
que porque esto agrada al Padre
prejuntó Dios en su madre
humildad con la limpieza.
Ansí que el cierto dechado
por quien los santos se rigen
hu la madre humillde y virgen
en quien hu Dios encarnado, (vv. 132-141)

© Presses universitaires du Midi, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.