Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dramaturgia y reescritura en el teatro de Diego Sánchez de Badajoz

 | 
Françoise Cazal

II. La adaptación de la biblia

Selección y amplificación de los elementos favorables a la dramatización: la adaptación de la Biblia en la Farsa del rey David

Texte intégral

1Diego Sánchez escenifica la historia de David y Goliat que figura, en la Biblia, en una serie de capítulos del libro 1 de Samuel dedicados al Rey Saúl. El principio de la historia, o sea el capítulo de 1 Sam 16, en el que el Rey Saúl, agitado por el espíritu malo que le envía Jehová, encuentra alivio al escuchar el arpa tañida por David, su nuevo protegido, no aparece en la adaptación al teatro. Diego Sánchez saca, en cambio, lo esencial de su material bíblico de 1 Sam 17, que cuenta el desafío de Goliat al ejército de Israel, y la visita de David a sus hermanos en el campo de batalla. El joven David oye el desafío del gigante y propone sus servicios al rey Saúl para vencer a Goliat, se prepara, triunfa de él y se presenta victorioso ante el rey. La historia continúa, en la Biblia, en el capítulo 18: 6-9 y 11; 19: 1-24, 20, etc., en los cuales se traba estrecha amistad entre David y Jonatás, hijo del Rey Saúl, al mismo tiempo que nace la envidia de Saúl frente a David, por la fama alcanzada por sus hazañas. El odio inextinguible de Saúl ocupa una larguísima serie de versículos oscuros, hasta el capítulo 24 en el que sus interminables persecuciones militares acaban en una reconciliación, y finalmente en su muerte (27). Diego Sánchez se limita, pues, a escenificar el capítulo 17 y parte del 18, a pesar de que no sean imprescindibles en el argumento de la farsa los elementos sacados de éste último capítulo, sintiendo quizá el dramaturgo la necesidad de conservar dichos elementos (odio y envidia de Saúl) por la importante cantidad de capítulos bíblicos dedicados a este asunto.

Sam 17: 1-58

Traducción

1) Congregantes autem Philisthiim agmina sua in praelium, convenerunt in Socho ludae: et castrametati sunt Ínter Socho et Azeca in finibus Dommim.

1) Y los Filisteos juntaron sus ejércitos para la guerra, y congregáronse en Sochô que es de Judá, y asentaron el campo entre Sochô y Azeca, en Ephesdammim.

2) Porro Saúl et filii Israel congregati venerunt in Vallem terebinthi, et direxerunt aciem ad pugnandum contra Philisthiim.

2) Y también Saúl y los hombres de Israel se juntaron, y asentaron el campo en el valle del Alcornoque, y ordenaron la batalla contra los Filisteos.

3) Et Philisthiim stabant super montem ex parte hac, et Israel stabat supra montem ex altera parte: vallisque erat ínter eos.

3) Y los Filisteos estaban sobre el un monte de la una parte, e Israel estaba sobre el otro monte de la otra parte, y el valle entre ellos:

4) Et egressus est vir spurius de castris Philisthinorum nomine Goliath, de Geth, altitudinis sex cubitorum et palmi:

4) Salió entonces un varón del campo de los Filisteos que se puso entre los dos campos, el cual se llamaba Goliath, de Gath, y tenía de altura seis codos y un palmo.

5) et cassis aerea super caput eius, et lorica squamata induebatur. Porro pondus loricae eius, quinqué millia siclorum aeris erat:

5) Y traía un almete de acero en su cabeza, e iba vestido con corazas de planchas: y era el peso de la coraza cinco mil siclos de metal:

6) et ocreas aereas habebat in cruribus: et clypeus aereus tegebat humeros eius.

6) Y sobre sus piernas traía grebas de hierro, y escudo de acero a sus hombros.

7) Hastile autem hastae eius erat quasi liciatorium texentium: ipsum autem ferrum hastae eius sexcentos siclos habebat ferri: et armiger eius antecedebat eum.

7) El asta de su lanza era como un enjullo de telar, y tenía el hierro de su lanza seiscientos siclos de hierro: e iba su escudero delante de él.

8) Stansque clamabat adversum phalangas Israel, et dicebat eis: Quare venistis parati ad praelium? Numquid ego non sum Philisthaeus, et vos serví Saúl? Eligite ex vobis virum, et descendat ad singuiare certamen.

8) Y paróse, y dió voces a los escuadrones de Israel, diciéndoles: ¿Para qué salís a dar batalla? ¿No soy yo el Filisteo, y vosotros los siervos de Saúl? Escoged de entre vosotros un hombre que venga contra mí:

9) Si quiverit pugnare mecum, et percusserit me, erimus vobis serví: si autem ego praevaluero, et percussero eum, vos serví eritis, et servietis nobis.

9) Si él pudiere pelear conmigo, y me venciere, nosotros seremos vuestros siervos: y si yo pudiere más que él, y lo venciere, vosotros seréis nuestros siervos y nos serviréis.

10) Et aiebat Philisthaeus: Ego exprobravi agminibus Israel hodie: Date mihi virum, et ineat mecum singuiare certamen.

10) Y añadió el Filisteo: Hoy yo he desafiado el campo de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo.

11) Audiens autem Saúl, et omnes Israelitae, sermones Philisthaei huiuscemodi, stupebant, et metuebant nimis.

11) Y oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del Filisteo, conturbáronse, y tuvieron gran miedo.

12) David autem erat filius viri Ephrathaei, de quo supra dictum est, de Bethlehem luda, cui nomen erat Isai, qui habebat octo filios, et erat vir in diebus Saúl senex, et grandaevus ínter viros.

12) Y David era hijo de aquel hombre Ephrateo de Beth-lehem de Judá, cuyo nombre era Isaí, el cual tenía ocho hijos; y era este hombre en el tiempo de Saúl, viejo, y de grande edad entre los hombres.

13) Abierunt autem tres filii eius maiores post Saúl in praelium: et nomina trium filiorum eius, qui perrexerunt ad bellum, Eliab primogenitus, et secundas Abinadab, tertiusque Samma.

13) Y los tres hijos mayores de Isaí habían ido a seguir a Saúl en la guerra. Y los nombres de sus tres hijos que habían ido a la guerra, eran, Eliab el primogénito, el segundo Abinadab, y el tercero Samma.

14) David autem erat minimus. Tribus ergo maioribus secutis Saulem,

14) Y David era el menor. Siguieron pues los tres mayores a Saúl.

15) abiit David, et reversas est a Saúl, ut pasceret gregem patris sui in Bethlehem.

15) Empero David había ido y vuelto de con Saúl, para apacentar las ovejas de su padre en Beth-lehem.

16) Procedebat vero Philisthaeus mane et vespere, et stabat quadraginta diebus.

16) Venía pues aquel Filisteo por la mañana y a la tarde, y presentóse por cuarenta días.

17) Dixit autem Isai ad David filium suum: Accipe fratribus tuis ephi polentae, et decem panes istos, et curre in castra, ad fratres tuos,

17) Y dijo Isai a David su hijo: Toma ahora para tus hermanos un epha de este grano tostado, y estos diez panes, y llévalo presto al campamento a tus hermanos.

18) et decem formellas casei has deferes ad tribunum: et fratres tuos visitabis, si recte agant: et cum quibus ordinati sunt, disce.

18) Llevarás asimismo estos diez quesos de leche al capitán, y cuida de ver si tus hermanos están buenos, y toma prendas de ellos.

19) Saúl autem, et illi, et omnes filii Israel, in Valle terebinthi pugnabant adversum Philisthiim.

19) Y Saúl y ellos y todos los de Israel, estaban en el valle del Alcornoque, peleando con los Filisteos.

20) Surrexit itaque David mane, et commendavit gregem custodi: et onustus abiit, sicut praeceperat ei Isai. Et venit ad locum Magala, et ad exercitum, qui egressus ad pugnam vociferatus erat in certamine.

20) Levantóse, pues, David de mañana, y dejando las ovejas al cuidado de un guarda, fuése con su carga, como Isai le había mandado; y llegó al atrincheramiento del ejército, el cual había salido en ordenanza, y tocaba alarma para la pelea.

21) Direxerat enim aciem Israel, sed et Philisthiim ex adverso fuerant praeparati.

21) Porque así los Israelitas como los Filisteos estaban en ordenanza, escuadrón contra escuadrón.

22) Derelinquens ergo David vasa quae attulerat, sub manu custodis ad sarcinas, cucurrit ad locum certaminis, et interrogabat si omnia recte agerentur erga fratres suos.

22) Y David dejó de sobre sí la carga en mano del que guardaba el bagaje, y corrió al escuadrón; y llegado que hubo, preguntaba por sus hermanos, si estaban buenos.

23) Cumque adhuc Ule loqueretur eis, apparuit vir ille spurius ascendens, Goliath nomine Philisthaeus, de Geth, de castris Philistbinorum: et loquente eo haec eadem verba audivit David.

23) Y estando él hablando con ellos, he aquí aquel varón que se ponía en medio de los dos campos, que se llamaba Goliath, el Filisteo de Gath, salió de los escuadrones de los Filisteos, y habló las mismas palabras; las cuales oyó David.

24) Omnes autem Israelitae, cum vidissent virum, fugerunt a facie eius, timentes eum valde.

24) Y todos los varones de Israel que veían aquel hombre, huían de su presencia, y tenían gran temor.

25) Et dixit unus quispiam de Israel: Num vidistis virum huno, qui ascendit? ad exprobrandum enim Israelí ascendit. Virum ergo, qui percusserit eum, ditabit rex divitiis magnis, et filiam suam dabit ei, et domum patris eius faciet absque tributo in Israel.

25) Y cada uno de los de Israel decía: ¿No habéis visto aquel hombre que ha salido? Él se adelanta para provocar a Israel. Al que le venciere, el rey le enriquecerá con grandes riquezas, y le dará su hija, y hará franca la casa de su padre en Israel.

26) Et ait David ad viros, qui stabant secum, dicens: Quid dabitur viro, qui percusserit Philisthaeum bunc, et tulerit opprobrium de Israel? quis enim est hic Pbilisthaeus incircumcisus, qui exprobravit acies Dei viventis?

26) Entonces habló David a los que junto a él estaban, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este Filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este Filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?

27) Referebat autem ei populus eumdem sermonem, dicens: Haec dabuntur viro, qui percusserit eum.

27) Y el pueblo le respondió las mismas palabras, diciendo: Así se hará al hombre que lo venciere.

28) Quod cum audisset Eliab frater eius maior, loquente eo cum aliis, iratus est contra David, et ait: Quare venisti, et quare dereliquisti pauculas oves illas in deserto? Ego novi superbiam tuam, et nequitiam cordis tui: quia ut videres praelium, descendisti.

28) Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, Eliab se encendió en ira contra David, y dijo: ¿Para qué has descendido acá? ¿Y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la malicia de tu corazón, que para ver la batalla has venido.

29) Et dixit David: Quid fecif numquid non verbum est?

29) Y David respondió: ¿Qué he hecho yo ahora? Estas, ¿no son palabras?

30) Et declinavit paululum ab eo ad alium: dixitque eumdem sermonem. Et respondit ei populus verbum sicut prius.

30) Y apartándose de él hacia otros, habló lo mismo; y respondiéronle los del pueblo como primero.

31) Audita sunt autem verba, quae locutus est David, et annuntiata in conspectu Saúl.

31) Y fueron oídas las palabras que David había dicho, las cuales como refiriesen delante de Saúl, él lo hizo venir.

32) Ad quem cum fuisset adductus, locutus est ei: Non concidat cor cuiusquam in eo: ego servus tuus vadam, et pugnabo adversus Philisthaeum.

32) Y dijo David a Saúl: No desmaye ninguno a causa de él; tu siervo irá y peleará con este Filisteo.

33) Et ait Saúl ad David: Non vales resistere Philisthaeo isti nec pugnare adversus eum: quia puer es, hic autem vir bellator est ab adolescentia sua.

33) Y dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel Filisteo, para pelear con él; porque tú eres mozo, y él un hombre de guerra desde su juventud.

34) Dixitque David ad Saúl: Pascebat servus tuus patris sui gregem, et veniebat leo, vel ursus, et tollebat arietem de medio gregis:

34) Y David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor en las ovejas de su padre, y venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada,

35) et persequebar eos, et percutiebam, eruebamque de ore eorum: et illi consurgebant adversum me, et apprehendebam mentum eorum, et suffocabam, interficiebamque eos.

35) Y salía yo tras él, y heríalo, y librábale de su boca: y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y mataba.

36) Nam et leonem et ursum interfeci ego servus tuus: erit igitur et Philistbaeus hic incircumcisus, quasi unus ex eis. Nunc vadam, et auferam opprobrium populi: quoniam quis est iste Philistbaeus incircumcisus, qui ausus est maledicere exercitui Dei viventis?

36) Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; pues este Filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente.

37) Et ait David: Dominus qui eripuit me de manu leonis, et de manu ursi, ipse me libreabit de manu Philisthaei huius. Dixit autem Saúl ad David: Vade, et Dominus tecum sit.

37) Y añadió David: Jehová que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este Filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve y Jehová sea contigo.

38) Et induit Saúl David vestimentis suis, et imposuit galeam aeream super caput eius, et vestivit eum lorica.

38) Y Saúl vistió a David de sus ropas, y puso sobre su cabeza un almete de acero, y armóle de coraza.

39) Accinctus ergo David gladio eius super vestem suam, coepit tentare si armatus posset incedere: non enim habebat consuetudinem. Dixitque David ad Saúl: Non possum sic incedere, quia non usum babeo.

39) Y ciñó David su espada sobre sus vestidos, y probó a andar, porque nunca había probado. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y echando de sí David aquellas cosas,

40) Et deposuit ea, et tulit baculum suum, quem semper habebat in manibus: et elegit sibi quinqué limpidissimos lapides de torrente, et misit eos in peram pastoralem, quam habebat secum, et fundam manu tulit: et processit adversum Philisthaeum.

40) Tomó su cayado en su mano, y escogióse cinco piedras lisas del arroyo, y púsolas en el saco pastoril y en el zurrón que traía, y con su honda en su mano vase hacia el Filisteo.

41) Ibat autem Philisthaeus incedens, et appropinquans adversum David, et armiger eius ante eum.

41) Y el Filisteo venía andando y acercándose a David, y su escudero delante de él.

42) Cumque inspexisset Philisthaeus, et vidisset David, despexit eum. Erat enim adolescens, rufus, et pulcher aspectu.

42) Y como el Filisteo miró y vió a David, túvole en poco; porque era mancebo, y rubio, y de hermoso parecer.

43) Et dixit Philisthaeus ad David: Numquid ego canis sum, quod tu venís ad me cum báculo? Et maledixit Philisthaeus David in diis suis:

43) Y dijo el Filisteo a David: ¿Soy yo perro para que vengas a mí con palos? Y maldijo a David por sus dioses.

44) dixitque ad David: Veni ad me, et dabo carnes tuas volatilibus caeli et bestiis terrae.

44) Dijo luego el Filisteo a David: ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo, y a las bestias del campo.

45) Dixit autem David ad Philisthaeum: Tu venís ad me cum gladio, et hasta, et clypeo: ego autem venio ad te in nomine Domini exercituum, Dei agminum Israel, quibus exprobrasti

45) Entonces dijo David al Filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y escudo; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el dios de los escuadrones de Israel, que tú has provocado.

46) hodie, et dabit te Dominus in manu mea, et percutiam te, et auferam caput tuum a te: et dabo cadavera castrorum Philisthiim hodie volatilibus caeli, et bestiis terrae: ut sciat omnis térra quia est Deus in Israel:

46) Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y quitaré tu cabeza de ti: y daré hoy los cuerpos de los Filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra: y sabrá la tierra toda que hay Dios en Israel.

47) et noverit universa ecclesia haec, quia non in gladio, nec in hasta salvat Dominus: ipsius enim est bellum, et tradet vos in manus nostras.

47) Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y lanza; porque de Jehová es la guerra, y él os entregará en nuestras manos.

48) Cum ergo surrexisset Philisthaeus, et veniret, et appropinquaret contra David, festinavit David, et cucurrit ad pugnam ex adverso Philisthaei.

48) Y aconteció que, como el Filisteo se levantó para ir y llegarse contra David, David se dió priesa, y corrió al combate contra el Filisteo.

49) Et misit manum suam in peram, tulitque unum lapidem et funda iecit, et circumducens percussi Philisthaeum in fronte: et infixus est lapis in fronte eius, et cecidit in faciem suam super terram.

49) Y metiendo David su mano en el saco, tomó de allí una piedra, y tirósela con la honda, e hirió al Filisteo en la frente; y la piedra quedó hincada en la frente, y cayó en tierra sobre su rostro.

50) Praevaluitque David adversum Philisthaeum in funda et lapide, percussumque Philisthaeum interfecit. Cumque gladium non haberet in manu David,

50) Así venció David al Filisteo con honda y piedra, e hirió al Filisteo y matólo, sin tener David espada en su mano.

51) cucurrit, et stetit super Philistbaeum, et tulit gladium eius, et eduxit eum de vagina sua: et interfecit eum, praeciditque caput eius. Videntes autem Philisthiim quod mortuus esset fortissimus eorum, fugerunt.

51) Mas corrió David y púsose sobre el Filisteo, y tomándo la espada de él, sacándola de su vaina, matólo y cortóle con ella la cabeza. Y como los Filisteos vieron su gigante muerto, huyeron.

52) Et consurgentes viri Israel et luda vos ciferati sunt, et persecuti sunt Philisthaeo usque dum venirent in vallem, et usque ad portas Accaron, cecideruntque vulnerad de Philisthiim in via Saraim, et usque ad Geth, et usque ad Accaron.

52) Y levantándose los de Israel y de Judá, dieron grita, y siguieron a los Filisteos hasta llegar al valle, y hasta las puertas de Ecrón. Y cayeron heridos de los Filisteos por el camino de Saraim, hasta Gath y Ecrón.

53) Et revertentes filii Israel postquam persecuti fuerant Philisthaeos, invaserunt castra eorum.

53) Tornando luego los hijos de Israel de seguir los Filisteos, despojaron su campamento.

54) Assumens autem David caput Philisthaei, attulit illud in lerusalem: arma vero eius posuit in tabernáculo suo.

54) Y David tomó la cabeza del Filisteo, y trájola a Jerusalem, mas puso sus armas en su tienda.

55) Eo autem tempore, quo viderat Saúl David egredientem contra Philistbaeum, ait ad Abner principem militiae: De qua stirpe descendit hic adolescens, Abner? Dixitque Abner: Vivit anima tua, rex, si novi.

55) Y cuando Saúl vió a David que salía a encontrarse con el Filisteo, dijo a Abner, general del ejército: Abner ¿de quién es hijo aquel mancebo? Y Abner respondió: Vive tu alma, oh rey, que no lo sé.

56) Et ait rex: Interroga tu, cuius filius sit iste puer.

56) Y el rey dijo: Pregunta pues de quién es hijo aquel mancebo.

57) Cumque regressus esset David, percusso Philisthaeo, tulit eum Abner, et introduxit coram Saule, caput Philisthaei habentem in manu.

57) Y cuando David volvía de matar al Filisteo, Abner lo tomó, y llevólo delante de Saúl, teniendo la cabeza del Filisteo en su mano.

58) Et ait ad eum Saúl: De qua progenie es, o adolescens? Dixitque David: Filius serví tui Isai Bethlehemitae ego sum.

58) Y díjole Saúl: Mancebo, ¿de quién eres hijo? Y David respondió: Yo soy hijo de tu siervo Isaí de Beth-lehem.

  • 29 Estas indicaciones de vestimenta se oponen a la figura del «gigante Golías armado».

2En la didascalia inicial: «Farsa del rey David. Son interlocutores seys figuras: un Pastor, y el rey Saúl y su hijo Jonatás, y el rey David como pastor, y el gigante Golías armado», se magnifica ya al personaje de David, dándole su título de rey, aunque la farsa escenifica un episodio en el que aún no tiene aquella dignidad. Por otra parte, con la expresión «el rey David como pastor», la acotación alude no sólo al aspecto de su traje escénico29 sino que le relaciona con el personaje del Pastor presentador.

3Frecuentemente, en los introitos, no aparece nada de la adaptación bíblica, sino elementos relacionados con el mensaje doctrinal o moral de la farsa. El Pastor sermonea al público, reprochándole no servir correctamente a Dios (vv. 31-80), y esto le permite pasar con lógica a la presentación del personaje de David, resumiendo su característica moral principal, y su trayectoria vital:

Pastor

porque con alma sujecta
supo contentar a Dios,
que siendo un pobre pastor
alcanzó tal dinidad
de ser rey y gran señor,
habrando con gran dulzor
y obrando con humilldad. (vv. 84-90)

4Este retrato sintético de David que aparece en el introito de la farsa no es la traslación de un versículo de la Biblia, sino la reinterpretación global del personaje, a propósito del cual el texto bíblico repite varias veces que «era muy prudente» (Sam 18: 5, 14, etc.). En la Biblia, la confianza absoluta de David en Dios se observa, en el episodio del combate, en las razones que formula el joven héroe para demostrar a Saúl que será capaz de enfrentarse con el gigante: «Jehová que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este Filisteo» (Sam 17: 37). También aparece más lejos, en las palabras de David a Golías: «Entonces dijo David al Filisteo: tú vienes a mí con espada y lanza y escudo; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, que tú has provocado […]» (Sam 17: 45).

5En cuanto al «dulgor y humildad» que Diego Sánchez atribuye a su héroe, procedería de las palabras de David a Saúl que lo persigue: «Juzgue Jehová entre mí y ti, y véngueme de ti Jehová: empero mi mano no será contra ti» (Sam 24: 12).

6En la obra de teatro se trata, pues, de una síntesis de informaciones e impresiones difusas que pertenecen tanto al libro primero de Samuel como al libro segundo, dedicado al reino de David.

7En este breve resumen de las características del personaje de David, el dramaturgo insiste en la suavidad de expresión del personaje, acorde con la crítica formulada en el introito de la farsa a propósito de los juramentos pecaminosos:

Pastor

Antes tenemos por mañas
de ofrecer con mili zaherios
con nuestras lenguas tacañas
a Dios brasfemias estrañas
y al próximo, vituperios;
pues si en habrar solamente,
que no vos cuesta chichota,
ofendéys tan sueltamente,
¿queréys que Dios os contente
con lengua tan mala y rota?
Pues si tan torpes offrendas
de las lenguas ofrecemos,
bien está cralo, a sabiendas,
que de cuerpos y haziendas
muy menos lie serviremos; (vv. 61-75)

8Más que por la presencia de este rasgo de carácter en el texto bíblico, la insistencia de Diego Sánchez en el hablar suave de David se justifica por el deseo de atenuar la grosera agresividad blasfematoria de los parroquianos.

9A continuación, el Pastor presentador designa a los demás personajes que son Saúl y Jonatás; la caracterización de cada uno es breve:

Pastor

¿Veyslo? ¿Veys? Con gran ardid
rey Saúl es el que vien,
es el suegro de David;
deve venir de la lid
que con los gigantes tien;
y aquel que viene detrás
tan gentilhombre donzel,
es su hijo Jonatás;
aquel hu siempre jamás
de David amigo fiel (vv. 91-100)

10El sistema de referencias es doble. Los personajes ocupan el espacio escénico según un orden significativo. Si se menciona primero a David «el gran propheta / que ora veréys aquí vos» (vv. 81-82), los primeros en aparecer físicamente en el escenario son Saúl y Jonatás, éste en segundo lugar, por seguir el orden de precedencia:

Pastor

y aquel que viene detrás,
[…]
es su hijo Jonatás; (vv. 96-98)

11Además de las informaciones básicas de una escena de exposición (centrada en los lazos de parentesco entre el padre, Saúl, y el hijo, Jonatás), y de la alusión al contexto histórico de la lucha contra los Filisteos, se encuentran elementos que remiten a otro sistema de referencia, ético esta vez. La pauta moral de los demás personajes es la figura de David:

El Rey Saúl

– combate a los filisteos.
– es suegro de David.

Jonatás

– es hijo de su padre.
– es «de David amigo fiel».

12La perspectiva turiferaria de Diego Sánchez respecto al personaje de David se manifiesta, pues, en la manera de presentar a los demás protagonistas, extendiéndose la información de parentesco a la mención de que Saúl es «el suegro de David», lo que, respecto al relato que va a seguir, es un anacronismo: David sólo será yerno de Saúl, cuando, como premio de sus hazañas contra los Filisteos, se case con la hija del rey. Esto muestra que, en el introito, los elementos de presentación se sitúan aún fuera del tiempo dramático instalado en el cuerpo de la farsa.

13Otro efecto de contaminación debido a la perspectiva turiferaria es la mención de que Saúl:

Pastor

Debe venir de la lid
que con los gigantes tien; (vv. 94-95)

14Los Filisteos no poseen varios gigantes, en su ejército, sino uno solo. Esta multiplicación épica de los gigantes confiere más importancia al asunto bélico y se repercute en la opinión que pueden tener los espectadores de los héroes capaces de vencer tal chusma.

Pastor

El campo de filisteos
allá huera está furioso,
gigantes grandes y feos; (vv. 101-103)

15Se dibuja un espacio dramático marcado afectivamente: en el escenario visible a los ojos de los espectadores están los hebreos (Saúl, Jonatás). «Allá fuera» es el espacio del enemigo, el espacio de la exclusión y del rechazo. El combate va a ocurrir en un lugar designado como “espacio hebreo del campo de batalla”, lo que equivale doblemente a centrar la representación en David.

16Diego Sánchez escribe:

Pastor

El campo de filisteos
allá huera está furioso, (vv. 101-102)

17Esta furia no se menciona en la Biblia, que sin embargo dice: «Porque así los Israelitas como los Filisteos estaban en ordenanza, escuadrón contra escuadrón» (Sam 17: 21). El dramaturgo habrá reforzado la furia del enemigo para hacer aceptar mejor el miedo del campo hebreo:

Pastor

y el campo de los hebreos
está, ¡mi fe!, temeroso, (vv. 104-105)

18Estos versos están directamente trasladados de la Biblia:

11) Y oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del Filisteo, conturbáronse, y tuvieron gran miedo: 17) Y todos los varones de Israel que veían aquel hombre, huían de su presencia y tenían gran temor.

19Diego Sánchez ha preferido esbozar primero, en el escenario, el espacio hebreo, posponiendo la mención del espacio filisteo y excluyéndolo del espacio dramático: esta elección estética, vectora de una visión afectiva, es obra propia del dramaturgo, ya que la Biblia menciona con imparcialidad los dos campos y empieza por citar a los Filisteos (Sam 17: 1):

1) Y los Filisteos juntaron sus ejércitos para la guerra, y congregáronse en Sochó y Azeca, en Ephes-dammim.
2) Y también Saúl y los hombres de Israel se juntaron, y asentaron el campo en el valle de Alcornoque, y ordenaron la batalla contra los Filisteos.
3) Y los Filisteos estaban sobre el un monte de la una parte, e Israel estaba sobre el otro monte de la otra parte, y el valle entre ellos.

20Tanto las menciones topográficas como toponímicas desaparecen en la adaptación teatral, por necesidad de simplificación, pero también porque el espacio bíblico permite imaginar una situación bélica simétrica alrededor de la línea divisoria del valle, mientras el espacio filisteo se expele «Allá fuera» en Diego Sánchez, quizás como expresión de un desprecio xenofóbico.

21El desafío de Golías se escenifica dos veces en esta farsa: una primera vez (vv. 106-110) resumiendo la situación de desafío (relato), otra (vv. 186-210) en forma de diálogo entre los protagonistas. La descripción del Gigante «grande como mil tarascas», escueta y expresiva en su referencia a ritos carnavalescos campesinos, sustituye las precisiones neutras del texto bíblico:

4) […] Goliat, de Gath, y tenía de altura seis codos y un palmo.
5) Y traía un almete de acero en su cabeza, e iba vestido con corazas de planchas: y era el peso de la coraza cinco mil siclos de metal.
6) Y sobre sus piernas traía grebas de hierro, y el escudo de acero a sus hombros.
7) El asta de su lanza era como un enjullo de telar, y tenía el hierro de su lanza seiscientos siclos de hierro, e iba su escudero delante de él.

22Diego Sánchez sintetiza fuertemente el texto bíblico, que sin embargo inspira literalmente los versos siguientes:

Pastor

Desafía cada día
a este rey y a su valía
haziendo muy fieras vascas, (vv. 108-110)

23 (cf. «Y paróse y dio voces a los escuadrones de Israel», Sam 17: 8, y «Venía pues aquel Filisteo por la mañana y a la tarde, y presentóse por cuarenta días», Sam 17: 16). Lo literal se matiza con la salvedad habitual de que las indicaciones de duración («Cuarenta días» repetido) y de frecuencia («Dos veces al día») desaparecen en la farsa, en beneficio de una vaguedad impuesta por la simplificación inherente a la adaptación teatral.

24La repetición de la escena del desafío, globalmente relatada primero por el Pastor, luego escenificada, no se debe sólo a un procedimiento técnico de exposición. Bien puede haber sido inducida por el hecho de que también en el texto bíblico se da dos veces seguidas esta escena. En la Biblia, apenas evocado el campo de batalla (Sam 17: 1-3) y descrito el gigante (Sam 17: 4-7), se expone, en tres versículos, el desafío (Sam 17: 8-10). Luego la Biblia reanuda con la historia de David que viene a visitar a sus tres hermanos en el campo de batalla, y de ese modo presencia uno de los desafíos lanzados por Goliat: «Y estando él hablando con ellos, he aquí aquel varón que se ponía en medio de los dos campos, que se llamaba Goliath, el Filisteo de Gath, salió de los escuadrones de los Filisteos, y habló las mismas palabras; las cuales oyó David» (Sam 17: 23).

25En la Biblia, la primera alusión al desafío consiste en contarlo como sucedía, cada día repetido, y la segunda vez, en contarlo íntegramente realizado en presencia de David. Diego Sánchez no hace sino escenificar esta manera de presentar.

26Sólo el segundo relato del desafío de Goliat, en la Biblia, va seguido de la enumeración de las recompensas prometidas por Saúl a quien venciere el gigante:

25) Y cada uno de los de Israel decía: ¿No habéis visto aquel hombre que ha salido? él se adelanta para provocar a Israel. Al que le venciere, el rey le enriquecerá con grandes riquezas, y le dará su hija, y hará franca la casa de su padre en Israel,

27versículo cuyo contenido respeta Diego Sánchez, aunque desplaza el orden de las promesas, terminando por la del casamiento, puesta de realce:

Pastor

¡Mi fe! El rey a pubricado
que a qualquier que lo vencier
lio hará muy llibertado,
y lio dará prosperado
a su hija por muger. (vv. 111-115)

28A partir del verso 110 se nota claramente, por la densidad de los elementos aprovechados, que Diego Sánchez sigue de cerca la fuente bíblica. El versículo evoca la reacción de David frente al desafío, y la reacción cobarde de sus compatriotas: dos veces los testigos reiteran a David las promesas de recompensa del Rey (versículos 27 y 30). Esto va compendiado en el único fragmento de la farsa que citamos ya (vv. 111-115). A Diego Sánchez le parece imprescindible conservar la reacción que tiene David en el texto bíblico, pero como, en el teatro, el personaje de David aún no ha sido presentado, a diferencia de lo que ocurre en la Biblia (cf. «Entonces habló David a los que junto a él estaban», Sam 17: 26), el dramaturgo siente la necesidad de designar a su personaje, y aprovecha la ocasión para describirle:

Pastor

¡Juri al preste de la ygreja!
¿Veyslo? Vien David aquí,
lia barva rufa, bermeja,
rebuelto en aca pelleja.
Saludallo he, juri a mí. (vv. 116-120)

29Esta descripción existe en el texto bíblico, pero mucho más lejos, en el versículo 42, cuando ante la inminencia del combate, Goliat contempla a David con desdén: «Y como el Filisteo miró y vió a David, túvole en poco; porque era mancebo, y rubio, y de hermoso parecer» (Sam 17: 42).

  • 30 Además de connotar la belleza, juventud y delicadeza, lo «rubio» evoca la extrañeza, la “diferenci (...)

30Diego Sánchez lleva a cabo aquí un desplazamiento del material de origen, y escoge el rasgo más visible, el pelo rubio, evocador al mismo tiempo de belleza y de juventud. Mientras la Biblia recalca los tres términos («mancebo», «rubio», «hermoso»), el dramaturgo se limita al rasgo estético que connota indirectamente a los otros dos30. Se dedica primero a una selección (un solo término), y luego lo amplifica.

31El papel de introductor que tiene el personaje del Pastor bobo, en los introitos de Diego Sánchez, es una de sus funciones más importantes. La parte adaptada del texto bíblico se reduce proporcionalmente, para dejar sitio a rasgos propios del personaje del Pastor presentador. La descripción de David viene enmarcada entre frases muy acentuadas en cuanto al sayagués:

Pastor

¡Mi fe! […]
[…]
¡Juri al preste del ygreja!
[…]
Saludado he, juri a mí. (vv. 111, 116, 120)

32La evocación del traje rústico en el que se presentará el personaje de David se hace con un tono de complicidad en el Pastor bobo, que parece encantado, con su acostumbrada sorna, al describir a su alter ego «rebuelto en aca pelleja» (v. 119).

33La identificación del personaje del Pastor bobo con David, también pastor, hace posible que se entable un diálogo entre ambos personajes:

Pastor

Saludado he, juri a mí.
¡Buena sea tu venida,
compañero, aquesta tierra!
¿Adónde vas, por tu vida?

David

A mis hermanos comida
traygo, que están en la guerra, (w. 120-125)

34Diego Sánchez ha prescindido de la presentación genealógica preliminar de David, en la que el texto bíblico insiste tanto:

12) Y David era hijo de aquel hombre Ephrateo de Beth-lehem de Judá, cuyo nombre era Isaí, el cual tenía ocho hijos; y era este hombre en el tiempo de Saúl, viejo, y de grande edad entre los hombres.
13) Y los tres hijos mayores de Isaí habían ido a seguir a Saúl en la guerra; y los nombres de sus tres hijos que habían ido a la guerra eran, Eliab el primogénito, el segundo Abinadab, y el tercero Samma.
14) Y David era el menor. Siguieron pues los tres mayores a Saúl.

35Ahora parte de este contenido genealógico se transforma en diálogo:

David

Siete hermanos tengo enteros,
todos siete cavalleros;
yo, el más chico, soy pastor, (vv. 128-130)

36Puede haber sido incitado Diego Sánchez a transferir en el diálogo parte de la información bíblica por el hecho de que, en la Biblia, en un diálogo en estilo directo, el viejo Isaí, padre de David, manda a su hijo visitar a sus hermanos en el campo de batalla:

17) Y dijo Isaí a David, su hijo: Toma ahora para tus hermanos un epha de este grano tostado y estos diez panes, y llévalo presto al campamento a tus hermanos.
18) Llevarás asimismo esto diez quesos de leche al capitán, y cuida de ver si tus hermanos están buenos […].

37Además de esta traslación, Diego Sánchez a la vez asimila y simplifica la información sobre los hermanos de David. En la Biblia, son ocho hermanos, David es el menor, y sólo los tres mayores están en la guerra, pero todo esto lo transforma el dramaturgo en «todos siete cavalleros».

38De todas maneras, el retrato de David hace que el dramaturgo vaya a buscar elementos que en el texto-fuente se encuentran o mucho después, o mucho antes, haciendo alarde de un arte de la combinación que hace que su tarea sea más que una simple translación del texto sagrado.

39La originalidad de Diego Sánchez no se manifiesta sólo en la utilización del material bíblico, sino en la inserción de fragmentos nacidos de su inventiva.

40La evocación de los nobles deudos de David, que contrasta con su humilde trabajo de pastor, da pie a una intervención burlesca del Pastor bobo que, mediante la activación de sus rasgos genéricos de “perezoso” y “ruin”, aconseja a David descuidarse de sus deberes de obediencia paterna:

Pastor

Si tan huerte emparentado
me viera, como tú estás,
de mi padre despreciado,
yo le dexara el ganado
y lo diera a Satanás.
¿No te abucha lia sentencia?
¿Por qué atapas lias orejas?

David

¿Tú no ves que de concencia
se deve al padre obediencia?
Mal consejo me consejas, (vv. 131-140)

41El dramaturgo buscó un intersticio en el texto bíblico en el que pudiera hacer una breve demostración efectiva del carácter íntegro de David. El intermedio (vv. 134-175) es de doble utilidad, sacándose partido a la vez de la comicidad del Pastor, y de la reacción virtuosa y moral de David que le lleva a pronunciar frases que se estampan en la memoria como:

David

es que Dios haz ensalmado
al bueno que más se humilla, (vv. 149-150)

42La duración de este intermedio entremesil (44 versos) muestra la libertad que toma Diego Sánchez con respecto a la letra bíblica. Al lado de fragmentos muy próximos a la fuente, hace unas adaptaciones libres que tienen una motivación funcional (introducción de un descanso cómico y de reflexiones moralizadoras), pero siempre partiendo de un elemento presente en la fuente. En esta breve parte entremesil, el dramaturgo hace así una glosa de la humildad y rectitud de David, pero también del miedo infundido por el gigante, repetidamente mencionado en los versos que indicamos más arriba.

43La introducción en el escenario del personaje de Goliat:

Pastor

¡O, grandes fatigas mías!
¿Veslo? Viene por detrás
aquel fiero Satanás
el gran gigante Golías. (vv. 177-180)

44se traduce por la inserción de otro breve intercambio dialogal, cuyo carácter burlesco resulta aún más marcado con las exclamaciones escatológicas del Pastor:

Pastor

¡Que me gurro, juri a mí!

David

No ayas miedo.

Pastor

¡Que me meo! (w. 184-185)

45Con la presencia escénica del gigante, se desarrolla el desafío en su versión en estilo directo. La fuente bíblica vuelve a recobrar una presencia dominante. Pero el dramaturgo inserta esta página bíblica trasladada con fidelidad en medio de la situación entremesil creada por la cobardía del Pastor bobo:

46vv. 176-185: Pastor cómico,
vv. 186-195: desafío de Golías.
vv. 196-200: Pastor cómico,
vv. 201-210: desafío de Golías.
vv. 211-215: Pastor cómico.

  • 31 Esto ocurre sin que se produzca nunca un contacto interlocutorio directo entre el Pastor y el Giga (...)

47Las intervenciones supradialogales del Pastor (exclamaciones, frases dirigidas a David)31 proporcionan un sabroso contraste con las amenazas de Golías. El poder escalofriante de sus declaraciones se encuentra así reforzado. Además, tanto en sus consejos ruines como en su miedo llamativo, el Pastor sirve para realzar las virtudes (rectitud, valor) de su doble bíblico, el pastor David.

48Las réplicas del Gigante (vv. 186-195) se inspiran en los versículos 17: 8-10, pero añadiéndole colorido:

8) Y paróse, y dió voces a los escuadrones de Israel, diciéndoles: ¿Para qué salís a dar batalla? ¿No soy yo el Filisteo, y vosotros los siervos de Saúl? Escoged entre vosotros un hombre que venga contra mí:
9) Si él pudiere pelear conmigo, y me venciere, nosotros seremos vuestros siervos: y si yo pudiere más que él, y lo venciere, vosotros seréis nuestros siervos y nos serviréis.
10) Y añadió el Filisteo: Hoy yo he desafiado el campo de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo.

Gigante

¿Óyesme, rey de Isrrael
con tu campo desastrado?
¿No avrá quien me salga dél
para firmar mi cartel,
pues os he desafiado?
¡Covardes, desventurados!
¿Dónde está vuestra valía?
¿Consentís ser afrentados,
mili vezes desafiados?
¡Grande es vuestra cobardía! (vv. 186-195)

49Diego Sánchez conserva el tono de la fuente y amplifica la necesidad de salir al combate. La cantidad de palabras insultantes se amplifica en el texto teatral. El destinatario (rey de Israel) se menciona con más precisión que en la Biblia (17: 8): «dio voces a los escuadrones de Israel» se transforma en: «¿Óyesme Rey de Isrrael» (v. 186), y «tú, rey, con todo tu honor» (v. 208). Los términos del desafío se modulan conforme a los rituales de justas caballerescas del siglo xvi («firmar mi cartel», v. 189).

50Mucho más fiel a la letra bíblica (versículo 9) es la segunda tirada del Gigante que fija los detalles técnicos del desafío:

Gigante

¿Ay alguien que salga ya (versículo 10)
desos más fuertes y fieros?, “
que si alguien me vencerá (versículo 9)
por esclavos nos tendrá “
a mí con mis compañeros; “
pero siendo vencedor “
este mi braço valiente, “
tú, rey, con todo tu honor, “
as de ser mi servidor “
y también toda tu gente, (vv. 201-210)

51En la utilización global de los dos desafíos proferidos por el Gigante, Diego Sánchez se libera del modelo bíblico: la Biblia detalla los pormenores del desafío en los versículos 8, 9, 10 y se limita, en el versículo 23 a recordar que Goliat «habló las mismas palabras». Al revés, Diego Sánchez enuncia a grandes rasgos, en un primer momento, la situación de desafío (vv. 106-110) antes de proponer el texto mismo del desafío in extenso, en los versos 186-195 y 201-210. El orden de exposición adoptado por Diego Sánchez es más coherente y se amolda al esquema, corrientemente utilizado en este teatro: exposición del argumento seguida del desarrollo del diálogo.

52Los versículos 26 y 27 están escenificados por el dramaturgo bajo la forma de un diálogo entre David y Jonatás:

  • 32 Noción de exclusión del «incircunciso» traducida quizás por Diego Sánchez mediante la exclusión de (...)

26) Entonces habló David a los que junto a él estaban, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este Filisteo y quitare el oprobio de Israel? Porque quién es este Filisteo incircunciso32, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?
27) Y el pueblo le respondió las mismas palabras, diciendo: así se hará al hombre que lo venciere.

53La opción de Diego Sánchez es transcribir en aquel momento de la farsa y de forma concreta la información del texto bíblico. En vez de la respuesta alusiva (27: «Así se hará al hombre que lo venciere»), tenemos en la farsa una respuesta precisa, y no por boca del «pueblo», detalle técnicamente imposible en el teatro, sino por boca de Jonatás:

David

Quién sabe qué le darán
a quien matare esta bestia.

Jonatás

Qualquiera que fuere osado
a quitarnos este infierno
hazerle a, el rey, libertado,
muy rico y muy prosperado,
y más le hará su yerno, (vv. 219-225)

54Así, Diego Sánchez repite el contenido de los versos (111-115) que habían sido pronunciados por el Pastor presentador en la “sinopsis” inicial de los acontecimientos.

55En la Biblia, los versículos 28-30 aluden a la exasperación de los hermanos de David ante su arrogancia. Diego Sánchez prescinde de esto, porque es un relato anejo de la historia principal, y quizás también porque las rencillas entre hermanos le parecerían de mal efecto, pudiendo resultar en menoscabo de David.

56El versículo bíblico 31 se traslada a la farsa de Diego Sánchez con una mínima modificación: en la Biblia, Saúl es quien hace venir a David, mientras que Diego Sánchez confiere a su héroe la iniciativa del desplazamiento. Comparemos: «Y fueron oídas las palabras que David había dicho, las cuales como refiriesen delante de Saúl, él lo hizo venir» (17: 31), con los versos:

David

Pues, señor, llevadme vos,
hablaremos a su alteza, (vv. 226-227)

57Mientras en la Biblia, se dan transiciones rápidas, Diego Sánchez, se permite introducir varias réplicas para trasladar al personaje de David del campo de batalla a la Corte, hecho que supone por consiguiente un desplazamiento en el escenario, en el que David va acompañado de Jonatás que le sirve de guía. El Pastor subraya un juego escénico en el que Jonatás lleva de la mano a David, en señal de amistad e igualdad. El Pastor recalca la distancia que existe entre su propio personaje de Pastor rústico y David:

Pastor

Pues, levaldo de la mano,
quenques pastor no es villano.
No curéys de fantasías, (vv. 233-235)

58El Pastor se afirma, al mismo tiempo, como familiar de David, y se muestra animado de un deseo de protección por el joven personaje con el cual está en estrecha relación interlocutoria, como pudimos comprobar varias veces, mientras subsiste una barrera invisible entre el Pastor y los demás personajes bíblicos. Con éstos no funciona íntegramente la interlocución (no hay nunca respuesta por parte de ellos a las apostrofes del Pastor), y frente a ellos el Pastor expresa su desconfianza.

59En los versículos 30 a 40 se desarrolla la entrevista de Saúl y David sin Jonatás. También reviste sus armas David sin su intervención. Sin embargo, Diego Sánchez atribuye a Jonatás un protagonismo mayor del que tenía en la Biblia. Aparece Jonatás en este fragmento nada menos que cuatro veces, y hasta pronuncia doce versos, sustituyéndose el Jonatás de Diego Sánchez al papel colectivo del “rumor público”: «Y fueron oídas las palabras que David había dicho» (27: 31).

Jonatás

Este mogo, según veo,
vuestra alteza ha de saber
que muestra esfuerzo y desseo
de salir al filisteo, (vv. 241-244)

60Al mismo tiempo, la presencia de Jonatás junto con David, permite ilustrar el tema de la perfecta amistad (tema que procede de Sam 18: 1):

Jonatás

Anda, vámonos los dos. (v. 228)
[…]

Jonatás

Ora, pues, vamos, hermano, […] (v. 231)

61Son declaraciones amistosas a las que se añade el juego escénico, indicado por el Pastor en el verso 233, según el cual Jonatás lleva a David de la mano.

62Los versículos 32 a 37 describen, en la Biblia, la entrevista de David con Saúl.

63Las dudas de Saúl (versículo 33: «Y dijo Saúl a David: no podrás tú ir contra aquel Filisteo, para pelear con él; porque tú eres mozo, y él un hombre de guerra desde su juventud») se condensan en la farsa primero en un solo verso: «Rey: ¿Tú piensas de lo vencer?» (v. 245), antes de que se utilicen los argumentos precisos emitidos por el Rey en las Sagradas Escrituras:

Rey

Tan mogo y sin uso cierto
de guerra, tengo temor
que saldrás vencido y muerto,
porque el gigante es esperto
de guerra y tien gran vigor, (vv. 251-255)

64El despliegue de dos réplicas y la ligera amplificación muestran en el dramaturgo el deseo de recalcar los obstáculos que se presentan ante su héroe y preparan la percepción favorable que ha de dar ulteriormente de él.

65David, en los versículos 34-37 argumenta su defensa, para convencer al rey de que puede ser un buen paladín, alegando los combates que sostuvo contra los leones y osos que venían a robarle el ganado. Esto da lugar a un buen ejemplo de estrecha adaptación del texto bíblico. Diego Sánchez se contenta con podar la verbosidad que caracteriza a menudo en este libro el estilo de la Biblia. Transforma los cuatro largos versículos:

34) Y David respondió a Saúl: tu siervo era pastor en las ovejas de su padre y venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada.
35) Y salía yo tras él y heríalo, y librábale de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y mataba.
36) Fuese león fuese oso, tu siervo lo mataba, pues este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado el ejército del Dios viviente.
37) Y añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este Filisteo […].

66en los versos siguientes, de estilo más conciso:

David

Contaré lo que he passado
(no se tome por blasón):
sabé, rey, que he desmembrado,
defendiendo mi ganado,
un gran osso y un león.
Pues veamos, ¿puede ser
que en el campo ni en el coso
Golías pueda tener
tan gran esfuerzo y poder
como aquel león o el oso?
Con el esfuerzo divino
de nuestro Dios de Ysrrael
yo tomo luego el camino:
este día determino
de dar fin y cabo dél;
y cesará este baldón
—que yo sé que Dios lo quiso—
de nuestro pueblo y nación,
deste hombre de maldición,
ydólatra incircunciso, (vv. 256-275)

67En este fragmento bíblico, el oso y el león se evocan en singular colectivo, pero Diego Sánchez, que lo adapta aquí con cierta estrechez de miras, reduce estas hazañas a un león y a un oso. Por otra parte, mientras que el David bíblico se contenta con anunciar que la suerte del Filisteo será la misma que la del león y del oso (razonamiento por analogía), el dramaturgo introduce en su personaje un razonamiento deductivo, que da una mayor complejidad:

David

Pues, veamos, ¿puede ser
que en el campo ni en el coso
Golías pueda tener
tan gran esfuerzo y poder
como aquel león o el oso? (vv. 261-265)

68También observamos que Diego Sánchez ha captado las posibilidades de puesta en escena de las hazañas expuestas en el discurso del David bíblico (34. Tu siervo era pastor […] y venía un león. […]; 35. Y salía yo tras él […]), lo cual se expresa en el texto de la farsa tanto en el orgulloso «Contaré lo que he passado» de David (v. 256), como en el modesto: «no se tome por blasón» (v. 257), debido quizás a que Diego Sánchez no quiere que se le pueda achacar a David una excesiva vanidad.

69Las palabras resueltas del David de la farsa:

David

Este día determino
de dar fin y cabo dél; (vv. 269-270)

70son una reelaboración del versículo 31 «Tu siervo irá y peleará con este Filisteo», y Diego Sánchez termina la tirada de su personaje sobre la expresión «idólatra incircunciso» que rebasa la fuerza expresiva de la expresión «Filisteo incircunciso» (versículo 36) empleada en la Biblia.

71El carácter de seriedad de las declaraciones belicosas de David exige, en la sutil mecánica dramática de Diego Sánchez, el recurso a un momento de distensión a cargo del siempre bienvenido Pastor, que introduce una grata nota de ternura y alegría:

Pastor

¡Qué buen esfuerzo y apetito!
Todo es corazón, en fin.
¡Hi de puta, Davidito!:
más vale bueno y chequito
que ser muy grande y royn. (vv. 276-280)

72Esta fantasía “diegosanchesca” introduce una dosis de amenidad. La frase de Saúl, en el texto bíblico (37), «Ve y Jehová sea contigo», se transforma en «nuestro Dios sea contigo» (v. 281), frase en la cual reconocemos un eco de la misa («Dotninus vobiscum»).

38) Y Saúl vistió a David de sus ropas, y puso sobre su cabeza un almete de acero, y armóle de coraza.
39) Y ciñó David su espada sobre sus vestidos, y probó a andar, porque nunca había probado. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y, echando de sí David aquellas cosas, 40) Tomó su cayado […].

73Diego Sánchez condensa eficazmente lo esencial de este fragmento bíblico de gran realismo descriptivo, pero conservando el protagonismo de Jonatás como adyuvante, y la sal burlesca del Pastor:

Rey

Mi ropa y armas te do.
Ármalo aquí, hijo, amigo.

Jonatás

Toma el yelmo.

Pastor

¡Papahígo!

Jonatás

Y la espada.

David

No, no, no,
esto no lo tengo usado.

Pastor

¡Súdale la paxarilla! (vv. 282-287)

74El dramaturgo prefiere no trasladar el fragmento bíblico en que David dice «Yo no puedo andar con esto», quizá para no reconocer inferioridad alguna en su personaje, o sencillamente porque el juego escénico puede mostrar que David se encuentra oprimido corporalmente por el peso de su armadura. La dirección escénica de Diego Sánchez puede haber servido para deslizar fragmentos de la Biblia no vertidos al diálogo.

75El versículo 40 de la Biblia describe los preparativos de David: «Tomó su cayado, en su mano y escogióse cinco piedras lisas del arroyo, y púsolas en el saco pastoril y en el zurrón que traía, y con su honda en su mano vase hacia el Filisteo», evocando con exactitud el armamento y anunciando el combate con sobriedad. Diego Sánchez prefiere subrayar este momento candente de la acción mediante la gesticulación entusiástica del Pastor que parece ocupar el espacio dramático bíblico, a falta de comunicar con los personajes de dicho espacio.

Pastor

¡Ea, apartar, buenas gentes!
¡Dios, que lleva listo ardid!
¡A ver, líos dos combatientes!
¡Ea!, todos pará mientes
a lo que haze David, (vv. 291-295)

76El Pastor reactiva la técnica de captación de la atención de la que se vale habitualmente en los introitos, y ejecuta un juego escénico que incluye al público (v. 291), fingiendo ahuyentar a los espectadores para disponer del espacio necesario para la escenificación del combate. Los espectadores se encuentran involucrados en la acción y transformados en figurantes bíblicos: así, el combate de David y Golías es palpable. En la farsa, la mención por David de sus armas toma en cuenta de manera precisa la fuente bíblica:

David

De mi honda y mi cayado
pienso ser aprovechado.

Pastor

No curar de armas de villa.
¡Ea, apartar, buenas gentes!
[…]

David

Estas cinco piedras quiero
echallas en mi çurrón.

Pastor

¡Jesuchristo verdadero:
cinco llagas del Cordero
y el çurrón, el corazón!
Quien lias truxere consigo
y el cayado, ques la cruz,
¡aosadas!, mirá que os digo
que vencido el enemigo
sus hechos salrrán a luz. (vv. 288-305)

77Da lugar además, a una interesante reivindicación del Pastor bobo sobre la eficacia de las armas rústicas, reminiscencia breve de la oposición entre la alabanza de aldea y el menosprecio de corte, que aparecía en el introito (vv. 21-25), y permite un precioso aprovechamiento lírico.

78Rusticidad, organización de la escenificación, gesticulación, exclamaciones y devoción lírica forman un rico conjunto de rasgos genéricos del Pastor. A esto se añade la interpretación simbólica y la glorificación de sus propios atributos, o sea el cayado y el zurrón.

79Como en la Biblia (versículos 42-44), el gigante mira de manera despectiva a David:

Gigante

¡O, triste pastor cuytado!
¿Vienes por burla o por yerro
con tu honda y tu cayado?;
esos que te an embiado
deven pensar que soy perro.

Pastor

Perro vellaco y astroso
bien craro está que soys vos,
y aun lobo más que ravioso.
¡Dios te haga vitorioso,
o, David, siervo de Dios!

Gigante

¿Tú no ves que soy tan fuerte?
¡He manzilla de tu afán!
Por tu desastrada suerte
tú te vienes a la muerte,
oy aves te comerán, (vv. 306-320)

80Diego Sánchez conserva lo más pintoresco de los insultos y amenazas del gigante bíblico («perro», «aves te comerán» etc.), y los amplifica con cierta redundancia (v. 306, v. 310), y mediante otra inserción del Pastor proteico, que se adapta cómicamente a la tonalidad dominante. Éste le espeta una ristra de insultos al Gigante, que resultan doblemente cómicos, primero por su exceso, y luego por la cobardía que manifestó poco antes el mismo Pastor Bobo (vv. 311-313). El Pastor añade luego, en perfecto contraste con estos insultos, dos versos en alabanza de David:

Pastor

¡Dios te haga vitorioso,
o, David, siervo de Dios! (vv. 314-315)

81La función contrastada de alabanza y vituperio que el dramaturgo despliega más arriba en sendas réplicas, va condensada aquí en la misma réplica. Por su colorido verbal y sus connotaciones cómicas produce un efecto de relajación y distanciación en medio de la “retransmisión” del texto bíblico. Diego Sánchez acerca físicamente la acción bíblica al público («apartar, buenas gentes»), pero se cuida de mantener un efecto de distanciamiento sin el cual no habría aprovechamiento didáctico: éste no es un espectáculo para vibrar al unísono, sino para impregnarse de la letra bíblica y de las lecciones que se desprenden de ella.

82En el versículo 45, David opone la fuerza de las armas que es la del Gigante a la fuerza espiritual que Jehovah le concede. Esto se traduce en un verso de Diego Sánchez, en boca de David: «que de mi Dios ayudado» (v. 328). Sin embargo, lo esencial de la respuesta de David al Gigante, en la farsa, se inspira en el versículo 46: «Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y quitaré tu cabeza de ti, y daré hoy los cuerpos de los Filisteos a las aves del Cielo y a las bestias de la tierra […]», lo que Diego Sánchez adapta en:

David

Oy avrán pago tus males,
bestial y fiera alimaña,
que a las aves y animales
daré las carnes brutales
tuyas y de tu conpaña.
Ya no cumple estar hinchado.
Haz lo que puedes, empieza,
que, de mi Dios ayudado
dese cuerpo desastrado
oy quitaré la cabera, (vv. 321-330)

83Conservando aquí también lo más llamativo de las amenazas bíblicas, Diego Sánchez refuerza lo familiar del apostrofe: «Oy avrán pago tus males» (v. 321), y hasta coloca un impertinente «Ya no cumple estar hinchado», de creación personal.

84La insistencia grandilocuente del David bíblico en la fuerza que le confiere Dios (que ocupa no sólo el versículo 46 citado, sino el 47 también) se reduce en el texto del dramaturgo a un solo verso por la necesaria concisión del género de la farsa. En cuanto al orden de aprovechamiento de los elementos bíblicos, Diego Sánchez prefiere desplazar la promesa que hace David de cortar la cabeza del gigante, situándola al final de la réplica para darle todo su relieve. Esto muestra que dista mucho su adaptación de ser un trabajo servil, con respecto al texto bíblico. Cada detalle parece pensado para surtir su mayor efecto, como por ejemplo la frase: «oy quitaré la cabera» que cobra un valor casi performativo en la farsa (v. 330).

85El comentario del Pastor que completa la tirada de David, es un comentario sobre el texto mismo, reflejo de la opinión de Diego Sánchez: «Mirá si responde [David] a son!» (v. 331). Está seguido de una reflexión general moral que es la lección principal de la farsa:

Pastor

Nunca falta el corazón
del hombre a quien Dios ayuda, (vv. 334-335)

86La frase del versículo 42 (ya utilizado en parte mucho antes): «El Filisteo miró y vio a David y túvolo en poco» da lugar a un desplazamiento en el texto de Diego Sánchez. El dramaturgo pospone esa idea a las promesas recíprocas de muerte, logrando así enfocar la atención del lector sobre la emocionante fragilidad física de David:

Gigante

¡O, de mis dioses maldito!
¿En qué piensas atreverte,
chico y triste pastorcito,
que vienes como un mosquito
a tomar tan breve muerte? (vv. 336-340)

87Este tipo de declaraciones apiadadas y desdeñosas por parte del Gigante tendrían mucho éxito entre los espectadores, que conocen el desenlace.

88Diego Sánchez ha descuartizado el versículo 42 para utilizarlo sucesivamente en los versos 118-180 y 337-339. El versículo 43 ya transcrito, en lo que concierne al «¿Soy yo perro…?», en los versos 309-310, queda en parte sin utilizar («Y maldijo a David por sus dioses», versículo 43). El dramaturgo subsana pues aquí esta carencia trasladando dicho elemento al diálogo directo: «Gigante: ¡O, de mis dioses maldito!».

89La evocación de la tierna juventud de David, hecha ya por el Pastor presentador, se repite aquí para concitar la simpatía del público por el héroe, en el momento crucial del enfrentamiento. Diego Sánchez desplaza los elementos bíblicos y se vale de la necesaria redundancia para poner de relieve, con gran habilidad dramática, los elementos que le parecen de mayor importancia.

90El relato bíblico consta ya de partes dialogadas, hecho que parece haber sido decisivo a la hora de adaptar los otros episodios bíblicos que figuran en su obra. Pero el dramaturgo no se contenta con lo que está ya dialogado, y pasa al diálogo parte de lo que se presenta en la Biblia como relato.

91Una regla también observada en otras adaptaciones es la reducción del número de personajes. El versículo 41 nos dice que Goliat iba precedido de su escudero, personaje secundario que aquí desaparece.

92En el momento clave del combate, el relato bíblico es mucho más detallado que el texto de la farsa, en la medida en que el juego escénico se encarga solo de expresar parte de la información bíblica. Cuatro versículos (48 a 51) describen la victoria de David, y se reduce esto a una breve declaración en la farsa:

David

Tente, bestia, tente atrás,
que la tuya es la perdida.
En nonbre de Dios del cielo
toma, bruto.

Gigante

¡Ay, ay de mí!

Pastor

¿Veyslo? ¿Veyslo? ¡Al suelo, al suelo! (vv. 344-348)

93Parece también poco factible escenificar el detalle de la piedra que se «hinca» en la frente del Gigante. Lo que se pierde en la descripción de los aspectos “deportivos” del suceso se gana en los comentarios suplementarios que el David de Diego Sánchez formula, al cortar la cabeza del Gigante derrumbado, mientras que su homólogo bíblico no se muestra tan hablador. La degollación se describe, pues, en la farsa, con una frase performativa pronunciada por David: «La cabera irá comigo» (v. 353), claro ejemplo de transferencia de elementos descriptivos bíblicos a elementos dialogales de la farsa. Pero este verso 353 también puede considerarse como adaptación de un versículo ligeramente posterior, el versículo 54: «Y David tomó la cabeza del Filisteo y trájola a Jerusalem…». Al colocar las palabras del verso 353 justo en el momento de cortar la cabeza, el dramaturgo logra un interesante escorzo narrativo.

94El final del episodio de la farsa se aleja mucho más de la fuente. El único elemento conservado es la presentación de la cabeza a Saúl. David dice: «He aquí, señor, la cabera» (v. 383), adaptación de «Y cuando David volvía de matar al Filisteo, Abner le tomó y llevóle delante de Saúl, teniendo la cabeza del Filisteo en su mano».

95Fuera de ello, la persecución del ejército Filisteo, el asolamiento de su campo (52, 53), y la pregunta del Rey Saúl al general Abner para inquirir quién es el vencedor del Gigante desaparecen. La persecución del ejército Filisteo por David se transforma, en la farsa, en el episodio entremesil en el cual el Pastor hace de Miles Gloriosus. En cuanto a las preguntas de Sául a Abner (versículos 55-58), además de obligar a introducir un personaje innecesario en la farsa, resultarían algo incongruentes, si se considera que Sául acaba de armar él mismo al joven David. Diego Sánchez borra, pues, esta aparente incoherencia del relato bíblico. Sin embargo, reemplaza eso por unos elementos inspirados en el capítulo siguiente de Sam (18: 1): «Y así que él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonathán fue ligada con la de David, y amóle Jonathán como a su alma».

96Esto se transforma, en la farsa, en:

Jonatás

¡O, David, mi gran amigo,
ate dado Dios la palma!
Desde aquí prometo y digo
que seré siempre contigo
amigo de cuerpo y alma. (vv. 361-365)

97La adaptación, muy libre, hace alternar las exclamaciones halagüeñas de Jonatás con las del Pastor-Bobo (vv. 356-360). Se mezclan recuerdos desordenados de fragmentos bíblicos ya utilizados. Cuando el Pastor se exclama ante el cadáver impresionante del Gigante: «¡Qué corpacho vellacazo!» (v. 366), Jonatás le hace coro:

Jonatás

Vaya, vaya a los milanos.

David

Y a los cuervos, el porcazo (vv. 367-278)

98Esto es un resurgimiento de los dos versículos en los que los adversarios se deseaban esta triste suerte.

99La familiaridad entusiástica del Pastor hacia David, ya notable anteriormente (v. 278), vuelve a manifestarse aquí:

Pastor

Davidito, Davidazo,
daca, besarte e las manos, (vv. 369-370)

100El lirismo popular del Pastor, que se expresaba ya en el verso 299, vuelve a aparecer en: «Pastor, ¡amores, amores!» (v. 373), y la distinción entre el mundo de la aldea y el de la Corte, también señalado dos veces anteriormente, se expresa por tercera vez:

Pastor

No hazen cosas como estas
los bravazos de la villa, (vv. 376-377)

101Por fin, la moraleja central de la farsa se expresa de nuevo: (Jonatás) «Alça Dios a quien se humilla» (v. 380). El final del cuerpo de la farsa, o sea de la parte dedicada a la adaptación del texto bíblico, se hace, pues, el eco múltiple de puntos fuertes esparcidos anteriormente a lo largo de la pieza.

102La parte entremesil que sigue, aunque alejada del texto sagrado, puede sin embargo considerarse como ampliación del versículo 52, en el que los Hebreos persiguen a los Filisteos.

103Esta farsa permite confirmar varios procedimientos de adaptación intertextual empleados por Diego Sánchez de Badajoz. Respecto a la utilización de los elementos de información transmitidos por la fuente, emplea ora unos elementos difusos, procediendo por síntesis (como en el retrato que figura en el Introito), ora unos elementos precisos puntualmente trasladados.

104El dramaturgo efectúa una transferencia o bien de partes dialogadas bíblicas a diálogos de la farsa, o bien del relato bíblico al diálogo de la farsa, o bien del relato bíblico al juego escénico. El texto, respecto a la fuente, resulta lagunar, lo que apoya la hipótesis de una dirección escénica encargada de completar el texto dramático, y supone que la dirección haya sido realizada por el mismo dramaturgo.

105Diego Sánchez ejerce una depuración que elimina los elementos poco favorables a la gloria de David (envidia de David frente a sus hermanos, excesiva vanidad de David, y torpeza de éste armado con las armas de Saúl).

106Procede globalmente por simplificación del prolijo texto bíblico evitando la descripción genealógica que figura en las Sagradas Escrituras. Suprime las indicaciones topográficas (la acción se desarrolla en un “aquí en el escenario”). Estiliza las nociones de tiempo (ritmo del desafío). Suprime los personajes accesorios (el general de Saúl, el escudero de Goliat, la «gente», sustituida por Jonatás). Selecciona y amplifica los rasgos descriptivos.

107Procede también por condensación (el armamento de David).

108Da mayor colorido y efectismo a los elementos seleccionados, amplificando el impacto verbal (densificación de los insultos en el desafío).

109En la adaptación realizada por Diego Sánchez, el orden de introducción de los personajes, diferente del que figura en la Biblia, es significativo de un nivel en la jerarquía entre los personajes o de lazos de parentesco: a Saúl le sigue Jonatás. Se supedita la evocación de los personajes secundarios a la del héroe, David. En esta perspectiva “afectiva”, todo detalle es aprovechable para ensalzar a David y así parte de las funciones del Pastor se organizan alrededor de este propósito.

110Se dan deformaciones épicas del relato (amplificación de la «furia» de los Filisteos).

111Se concede un sitio a los Hebreos, en el espacio escénico, pero se excluye de él a los Filisteos.

112Respecto a la fuente, procede el dramaturgo con cierta libertad: por ejemplo, enriquece el personaje de Jonatás, esencialmente constituido de elementos procedentes del capítulo 17 de la Biblia, con elementos extraídos del capítulo 18.

113Más allá de las obligaciones que impone la adaptación de un texto bíblico, se afirman en el teatro de Diego Sánchez unos procedimientos propios, como la alternancia tensión/distensión, o la doble moraleja: aquí se aconseja primero ser tan devoto como David. La segunda moraleja es una llamada a desconfiar de la naturaleza humana. En este caso, hasta existe una tercera moraleja: se advierte al espectador que, en la vida, las cosas no salen como se espera.

114Merece subrayarse la inserción del público en el espacio dramático, para involucrarlo en la acción (el Pastor ahuyenta a los espectadores para hacer sitio al combate de los personajes). Simétricamente, el Pastor, medio actor, medio espectador preserva el distanciamiento necesario para favorecer el aleccionamiento. Esto, combinado con la identificación entre el Pastor y el público, en el introito (referencia a la experiencia vivida común) subraya el papel de indispensable mediación en la transmisión del mensaje bíblico desempeñado por este personaje aparte sobre el cual se construye todo el teatro de Diego Sánchez.

Notes

29 Estas indicaciones de vestimenta se oponen a la figura del «gigante Golías armado».

30 Además de connotar la belleza, juventud y delicadeza, lo «rubio» evoca la extrañeza, la “diferencia” que señala al héroe.

31 Esto ocurre sin que se produzca nunca un contacto interlocutorio directo entre el Pastor y el Gigante; véase nuestro estudio, en la primera parte, de la interlocución en esta farsa: «El equilibrio entre dos figuras cómicas: la Farsa de David», pp. 255-270.

32 Noción de exclusión del «incircunciso» traducida quizás por Diego Sánchez mediante la exclusión del espacio filisteo fuera del escenario.

© Presses universitaires du Midi, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.