Version classiqueVersion mobile

Regards croisés sur la guerre sainte

 | 
Daniel Baloup
, 
Philippe Josserand

Guerra Santa y Tierra Santa en el pensamiento y la acción del rey Jaime I de Aragón

Damian J. Smith

Texte intégral

Agradezco a Martín Alvira Cabrer y Anne Duggan su ayuda y consejos a este articulo.

  • 1 Aunque desgraciadamente no hay ninguna síntesis reciente sobre la vida del Conquistador, si existe (...)
  • 2 La mejor edición del texto del manuscrito del año 1343 elaborado en el monasterio de Poblet es Llib (...)

1La intención de este artículo es estudiar los temas de la guerra, la ideología y la religión en la Península Ibérica y la Tierra Santa desde una perspectiva única. No la perspectiva de un clérigo sentado en su scriptorium, sino la de un rey; y no un rey cualquiera, sino un rey que participó en más cruzadas que cualquier otro; un rey nacido pocas semanas después del asesinato de Pedro de Castelnau1; un rey que perdió a su padre en la batalla de Muret cuando tenía cinco años; que lanzó un ataque contra los moros de Peñíscola cuando tenía diecisiete; un rey que conquistó brillantemente Mallorca cuando tenía 21; que metódicamente, y durante muchos años, conquistó el reino de Valencia; que conquistó (quizás aquí puedo decir que reconquistó) el reino de Murcia; un rey que en su vejez lanzó una cruzada a Tierra Santa; y no solamente un rey de tantas cruzadas, sino, además, un rey que fue autor de un libro, y no de un libro cualquiera, sino de un libro acerca de sus campañas: un libro acerca de la guerra y de Dios, El Libro de los Hechos2.

  • 3 Sobre la autoría del Llibre dels Fets, Ferran Soldevila, Les quatre grans cròniques, Barcelona, 197 (...)
  • 4 Sobre la construcción del texto del Llibre y la tradición manuscrita, puede consultarse Antonio Bad (...)
  • 5 Joan Pau Rubiés y Josep Salrach, « Entorn de la mentalitat i la ideologia del bloc de poder feudal (...)

2A pesar de las dudas razonables de historiadores tan distinguidos como Jerónimo Zurita y Auguste Molinier, y aunque hay un consenso general en que no actuó enteramente sin ayuda, hoy hay pocas dudas de que la autoría del Llibre dels Fets o Libro de Hechos pertenece al rey Jaime I de Aragón. No sólo porque nadie salvo Jaime podía ser el autor ( ¿quién sería si no el autor? ¿por qué lo habría escrito? ¿por qué lo habría escrito como si fuera el rey? ¿quién tendría conocimiento suficiente de todos los detalles de la vida de Jaime? ¿quién podía tener tal imaginación?), sino porque los sucesos contados, la manera en la que son contados, el detalle con el que son contados, la perspectiva desde la que son contados y la intimidad con la que son contados, son argumentos formidables en favor de la autoría del rey3. En realidad, podemos estar mucho más seguros de la influencia de Jaime I en la construcción del Llibre dels Fets que ¡de la influencia de InocencioIII en la producción de las cartas de Inocencio III4! El problema del Llibre dels Fets no es la autoría, sino más bien el autor. La autobiografía de Jaime I sólo puede ser utilizada con mucho cuidado si queremos describir la historia de su reinado. El rey algunas veces nos dice la verdad, pero raramente nos dice toda la verdad, y a veces nos dice todo excepto la verdad. No obstante, a pesar de estos obstáculos, Jaime a menudo nos revela la mentalidad de su época y, por lo tanto, puede informarnos sobre la ideología, la guerra y la religión de su tiempo. Tenemos que seguir siendo prudentes. En su libro, cuando cuenta su vida a sus sucesores, Jaime (que se presenta siempre bajo la mejor de las luces) a veces no les dice exactamente lo que pensaba en tal o cual acontecimiento, sino lo que pensaba que debía haber pensado; y, en otras ocasiones, no les dice lo que dijo, sino lo que habría querido decir5.

  • 6 Martín Ríos Saloma, « De la Restauración a la Reconquista: la construcción de un mito nacional. (Un (...)
  • 7 Llibre dels Fets..., 1, p. 184.
  • 8 Llibre dels Fets..., cap. 47, 50, 50, 50, 52, 53, 79, 89, 97, 106, 112, 113, 115.
  • 9 Llibre dels Fets..., cap. 128, 128, 128, 237, 237, 241, 241, 275, 292, 295, 408.
  • 10 Llibre dels Fets..., cap. 426, 426, 426.
  • 11 Llibre dels Fets..., cap. 341, 341, 345.
  • 12 Llibre dels Fets..., cap. 415.
  • 13 Llibre dels Fets..., cap. 482: « poríem ab ells ensemps conquerir lo Sepulcre ».
  • 14 Llibre dels Fets..., cap. 56: « E nós anam en est viatge en fe de Déu e per aquels que no·l creen; (...)
  • 15 Documentos correspondientes al reinado de Sancho Ramírez, ed. José Salarrullana y Eduardo Ibarra, Z (...)

3De una “reconquista”, Jaime, evidentemente, no sabe nada. En realidad la palabra Reconquista no existió en el siglo XIII y por lo que sabemos últimamente “la Reconquista” nos dice más acerca de los historiadores y los políticos del siglo XIX en España y fuera de España que de la época que se llama (con problemas todavía) Edad Media6. La palabra conquesta aparece 14 veces en el Llibre y conquerir 18 veces7. Estas palabras son utilizadas especialmente para describir las conquistas de Mallorca (13 veces)8, Valencia (11 veces)9 y también la conquista de Murcia (3 veces)10; la expresión nostra conquesta es utilizada tres veces para describir las tierras que disputó con el infante Alfonso de Castilla (Alfonso el Sabio) en la jurisdicción de Játiva11, y la conquesta del rey de Castella para describir Alicante cuando Jaime entró allí en 126512, y, en 1269, conquerir una vez màs cuando los mensajeros del Ilkan prometieron a Jaime que « podríamos con ellos conquistar el Sepulcro»13. Aunque la palabra reconquesta no forma parte del vocabulario de Jaime, él es consciente de la restauración de la fe cristiana en las tierras donde esa fe había existido antes. Hablando de Mallorca en la corte de Barcelona en 1228, Jaime dice: « Nos emprendemos este viaje confiando en Dios y en busca de los que no creen en Él; al ir a buscarlos, dos son los objetivos que nos mueven: primero, convertirles o destruirles; y luego, devolver aquel reino a la fe de nuestro Señor»14. Así, se acomoda a los deseos expresados por el rey Sancho Ramírez (1092) en la donación de la iglesia de Montemayor al monasterio de San Juan de la Peña: « ad recuperandam et dilatandam Xristi ecclesiam, pro destructione paganorum, Christi inimicorum, atque edificatione vel profectu Xristicolarum, ut regnum ab Ismaelitas invasum et captivatum, Xristi liberaretur ad honorem et servicium »15.

  • 16 Llibre dels Fets..., cap. 361: « a nós plau molt qui alí on longament és cridat e invocat lo nom de (...)
  • 17 Llibre dels Fets..., cap. 3, 5-9, 11, 18, 21, 25, 27, 31, 48, 307, 323, 537 (PedroII); cap. 2, 5, 7 (...)
  • 18 Llibre dels Fets..., cap. 562 (David y Salomón). Sobre su conocimiento de la Biblia, Josep María Pu (...)
  • 19 Llibre dels Fets..., cap. 6, 21, 33, 34, 105, 146, 237, 380, 389, 389, 392, 392, 392, 478, 478, 535
  • 20 Llibre dels Fets..., cap. 6: « Nostre pare, lo rey En Pere, fo lo pus franch rey que anch fos en Es (...)
  • 21 Llibre dels Fets..., cap. 392: « Cathalunya, que és lo meylor regne d’Espanya ». Sobre la guerra en (...)
  • 22 Llibre dels Fets..., cap. 535: « Barons, anar-nos-en podem, que huy és honrada tota Espanya ».
  • 23 Llibre dels Fets..., cap. 318: « e semblà’ns que no tan solament per Don Pere Alcalà devíem nós ven (...)
  • 24 Llibre dels Fets..., cap. 366: « si per aventura e peccat de christians vengués .I. temps que s’aco (...)
  • 25 Rodrigo Xímenez de Rada, Historia de rebvs Hispanie sive Historia Gothica (CCCM, 72), ed. Juan Fern (...)
  • 26 Llibre dels Fets..., cap. 368, 453; José Pou y Martí, Visionarios, Beguinos y Fraticelos Catalanes (...)

4Si bien Jaime es consciente de que sus tierras han estado en manos de los sarracenos durante mucho tiempo, que en Játiva « el nombre de Mahoma ha sido proclamado e invocado largamente»16, en general su conocimiento del pasado no parece impresionante. Es consciente, aunque no está muy bien informado, del tiempo de su padre, PedroII, de su abuelo, AlfonsoII, y de su bisabuelo, Ramón BerenguerIV, y también sabe de la existencia de su linaje durante 14 generaciones17. Sabe también algo de la Biblia, especialmente del Nuevo Testamento, y que en el Antiguo Testamento, los reyes David y Salomón habían reinado durante muchos años, como el propio Jaime18. Es consciente de España. Se refiere a Espanya 16 veces en su texto19; a modo de ejemplo, consideró a su padre « el rey más generoso que jamás hubo en España»20; en 1264, antes de la guerra en Murcia, dijo a la nobleza aragonesa que « Cataluña es el mejor reino de España»21 (hubo una guerra con la nobleza aragonesa después); salió triunfalmente del II Concilio de Lyon diciendo: « Ya podemos irnos, porque hoy toda España ha sido honrada»22. También está enterado de algo más amplio: crestianisme en capítulo 318 o christianisme en el capítulo 366 (la cristiandad). Jaime debe ganar Játiva por cristianismo23; advierte a sus nobles del daño que sufriría cristianismo si los sarracenos de Valencia meridional se sublevaran24. Pero en la época de Don Rodrigo y de Don Lucas, el rey de Aragón parece saber muy poco de la historia de España y menos aún de la historia del mundo25. Y en una época de visiones escatológicas, el único futuro en el que piensa Jaime es en el de unos moros, traidores e indomables, sublevándose contra él26.

  • 27 ACA, cancelleria, Reg. 14, fol. 76v.; Robert I. Burns, « The Many Crusades of Valencia’s Conquest ( (...)
  • 28 José Goñi Goztambide, Historia de la bula de la cruzada en España, Vitoria, 1958, p. 169.
  • 29 Llibre dels Fets..., cap. 4, 10 (InocencioIII); 130, 140 (GregorioIX); 366 (InocencioIV); cap. 523- (...)
  • 30 Llibre dels Fets..., cap. 4 (Marie), 10 (Pedro de Benevento). Damian Smith, InnocentIII and the Cro (...)
  • 31 La documentación pontificia de HonorioIII (1216–1227), ed. Demetrio Mansilla, Roma, 1965, n. 94, 10 (...)
  • 32 La documentación pontificia de HonorioIII..., n. 404, 419.
  • 33 Documentos de GregorioIX (1227–1241) referentes a España, ed. Santiago Domínguez Sánchez, León, 200 (...)
  • 34 Documentos de GregorioIX..., n. 210, 311-312, 623-624, 626-629, 631, 636-637, 639, 641, 669, 735, 8 (...)
  • 35 Robert Burns, « A Lost Crusade: Unpublished Bulls of InnocentIV on al-Azraq’s revolt in Thirteenth (...)
  • 36 Documentos de ClementeIV (1265–1268) referentes a España, ed. Santiago Domínguez Sánchez, León, 199 (...)
  • 37 La documentación pontificia de HonorioIII..., n. 1-2, 35; Documentos de GregorioIX ..., n. 56, 73, (...)

5Jaime no habla de la cruzada, aunque la palabra croatam fue utilizada en su documentación en relación con la guerra en el reino de Murcia27. Lo que más preocupa, y preocupó mucho al profesor Goñi, es que Jaime « en su crónica – como escribió el propio Goñi – jamás menciona el apoyo recibido de los papas»28. Menciona el papado, aunque pocas veces, y por supuesto no hablando del papa sino del apostoli, demostrando la conexión íntima en su pensamiento entre la persona del papa y la persona de San Pedro29. Pero las únicas cartas papales que Jaime podía recordar eran, en primer lugar, una mezcla del decreto Per Venerabilem de InocencioIII y la carta que protegía los derechos de su madre en Montpellier en 1213, y, en segundo lugar, las cartas de Inocencio llevadas por Pedro de Benevento a Simón de Montfort en 1214 por las que Jaime fue liberado y volvió a Aragón30. Sobre las bulas de HonorioIII acerca de la Cruzada contra los Albigenses31, sobre las bulas de Honorio para protegerle de la amenaza de los moros32, sobre las bulas de GregorioIX en 1229 para la cruzada de Mallorca33, sobre las bulas de Gregorio para la cruzada de Valencia34, sobre las bulas de InocencioIV para sostener la guerra contra al-Azraq35, sobre las bulas de ClementeIV en la campaña de Murcia36, sobre todas las bulas desde HonorioIII hasta GregorioX para animar la participación en las guerras en la Tierra Santa, Jaime no dice ni una sola palabra37.

  • 38 Llibre dels Fets..., cap. 537: « car tant havíem nós servit a Déu e a la Església de Roma ». Sobre (...)
  • 39 Robert I. Burns, « The Many Crusades of Valencia’s Conquest… », pp. 167-177. Aunque podemos ver que (...)
  • 40 Llibre dels Fets..., cap. 174: « E ab la ajuda de Déu e ab aquels qui tenen nostres feus en Cathalu (...)
  • 41 Llibre dels Fets..., cap. 52 (arzobispo de Tarragona), 53 (obispo de Barcelona).
  • 42 Llibre dels Fets..., cap. 69. Sobre la vida de Miquel de Fabra, Marsili, Crónica latina..., II, ch. (...)
  • 43 Christoph Maier, Preaching the Crusades: Mendicant friars and the Cross in the thirteenth century, (...)
  • 44 Por ejemplo, Documentos de GregorioIX..., n. 312, 626 (al obispo de Barcelona también).
  • 45 Llibre dels Fets..., cap. 236, « Per què us en volets anar? Que molt hinc sots necessari: una, per (...)
  • 46 Llibre dels Fets..., cap. 365: « E, quan los hòmens del regne nostre e de les altres terres sabran (...)

6¿Por qué no? Es muy posible que afectaran al tema de su soberanía. Quizá no deseaba que el papado recibiera demasiado mérito por sus acciones. Jaime nos dice que, en el II Concilio de Lyon, había estado entusiasmado por su coronación de manos del propio papa, pero que había rechazado la condición de GregorioX de pagar los atrasos del censo prometido por su padre Pedro el Católico en 1204, porque « habíamos servido muy bien a Dios y a la Iglesia de Roma»38. Pero también puede ser que Jaime diera por sentada la institución de la cruzada, porque era algo normal y omnipresente; que la razón por la que está ausente es que siempre estaba ahí. Y siempre estuvo ahí. A veces, las campañas fueron instigadas por el papado, pero en general lo fueron por el propio Jaime, siendo Jaime quien buscó en Roma la bula de cruzada. Como ha demostrado Robert Ignatius Burns, en las cruzadas de Jaime I había indulgencias papales, la toma de la Cruz, los votos, los privilegios de protección y a veces el apoyo de legados39. Si sólo hay indicios de todo esto en el Llibre dels Fets, por ejemplo cuando Jaime se refiere al arzobispo y a los obispos que tomaron la cruz en su presencia en Monzón en 123640, sobre las predicaciones realizadas antes y durante sus campañas nos dice algo más, especialmente en relación con la conquista de Mallorca, donde podemos oír parte de los sermones del arzobispo de Tarragona y del obispo de Barcelona en la corte de Barcelona de 122841; y también podemos conocer la conmovedora predicación en Mallorca de Miquel de Fabra y Berenguer de Castellbisbal (antes de que Jaime le cortara la lengua en 1244)42. Aunque Christoph Maier ha sugerido que las campañas de predicación fueron restringidas a las cruzadas fuera de la Península, parece que no es del todo así43. En general, las bulas papales enviadas a las provincias del sur de Francia para animar la predicación de la cruzada en Valencia también fueron enviadas al arzobispo de Tarragona, y si no sabemos mucho de la predicación en la provincia de Tarragona, tampoco sabemos mucho de la predicación en Francia44. Como Jaime nos dice, estando en el Puig de Santa Maria, en 1238, cuando los nobles desearon abandonar la campaña y, por tanto, la conquista de la propia ciudad de Valencia, él consideró la continuación de las predicaciones de los frailes dominicos, dirigida por fray Pere de Lleida, algo esencial para el éxito de su empresa45. Asimismo, al lanzar la guerra contra al-Azraq, a fines de 1247, Jaime dijo al obispo y a los nobles de Valencia: « Cuando los hombres de nuestro reino y de otras tierras sepan y oigan que tenemos esta buena propuesta para servir a Dios, vendrán tantas personas que no será necesario llamar al ejército»46. Esto parece sugerir que Jaime estaba esperando una importante campaña de predicación en sus propias tierras.

  • 47 Don Rodrigo habló del bellum Domini (De rebus Hispanie, Lib. 8, cap. 9).
  • 48 Sobre la reconquista, O’Callaghan (Reconquest and Crusade in Medieval Spain, Philadelphia, 2004, pp (...)
  • 49 Llibre dels Fets..., cap. 86: « E els altres sarraïns, quan viren que aquel loch havien esvaït los (...)
  • 50 Llibre dels Fets..., cap. 194: « E dixem-los con la cosa era faedora, que y podíem tirar; e, quant (...)
  • 51 Alexander Pierre Bronisch, Reconquista und Heiliger Krieg: Die Deutung des Krieges im Christlichen (...)
  • 52 Llibre dels Fets..., cap. 1: « E per tal que·ls hòmens coneguessen e sabessen, can hauríem passada (...)
  • 53 Llibre dels Fets..., cap. 52: « E axí plàcia a nostre Seyor, qui aquest cort ha així ajustada ». Ja (...)
  • 54 Llibre dels Fets..., cap. 105: « pus Déus nos ha feyta tanta de gràcia que·ns ha donat regne dins e (...)
  • 55 Llibre dels Fets..., cap. 129.
  • 56 Llibre dels Fets..., cap. 174: « Mas nostre Seyor Jhesuchrist sap les coses con se deuen fer e con (...)
  • 57 Llibre dels Fets..., cap. 266: « .I. balester tirà’ns e de part lo capel de sol e·l batut donà’ns e (...)
  • 58 Llibre dels Fets..., cap. 451.
  • 59 Sobre su vida y su influencia, Oliver Brachfeld, Violante de Hungría, Barcelona, 1942.

7Jaime no habla de una guerra santa y la frase bellum sanctum no aparece en su documentación. En realidad guerra santa no aparece en fuentes españoles antes del siglo XV47. Por supuesto, hay una objeción moral a esta terminología, porque la táctica favorita de Jaime en sus guerras era la destrucción de cosechas para provocar el hambre en una población sitiada48; Jaime masacró a la población musulmana de Palma de Mallorca49; y en el sitio de Cullera apuntó su maquina de sitio para que si los proyectiles no destruían el castillo, golpearan a las mujeres y los niños50. Pero, indudablemente, podemos incluir las guerras de Jaime en muchas de las categorías de la “guerra santa medieval” tal como han sido definidas en tiempos modernos, por ejemplo por Bronisch51. Jaime se siente un instrumento de Dios. Él compuso su libro « para que todos los hombres pudieran reconocer y saber (...) los actos que hemos hecho con la ayuda del Señor Todopoderoso, en quien es verdadera Trinidad»52. Complació al Señor reuniendo la corte de Barcelona de 1228 que decidió la conquista de Mallorca53. Dios dio a Jaime tal gracia que Él le dio a cambio un reino dentro del mar54. Dios deseó que Jaime emprendiera la conquista del reino de Valencia55. En el sitio de Burriana, Jesucristo permitió que Jaime tomara el pueblo sin recibir daño o herida alguna56. En el sitio de Valencia, un arquero disparó contra Jaime y la flecha « apuntando al capel de sol y al almófar, nos alcanzó en el borde de la cabeza, cerca de la frente », pero « Dios quiso que no traspasara el cráneo, aunque la punta de la flecha sobresalía en medio de la cabeza»57. Al entrar la catedral de Murcia, después de la conquista de la ciudad, « nos entró tal devoción por la gracia y merced que Dios nos había otorgado a ruegos de su bendita madre»58. No hay nada excepcional en todo esto salvo su exclusividad. Quizá con la única excepción de su segunda esposa, Violante59, para Jaime casi toda la ayuda que recibió, la recibió de Dios y de Santa María. Una reflexión quizá triste acerca de la vida de un hombre que perdió a sus padres cuando tenía cinco años y no pudo confiar en sus consejeros hasta después de una minoría larga y agitada.

  • 60 Llibre dels Fets..., cap. 19, 22, 31, 61-63, 83-84, 122, 139, 156, 183, 194, 201, 217, 224, 230, 23 (...)
  • 61 Llibre dels Fets..., cap. 224, 426.
  • 62 Bernat Desclot, Crònica, ed. Miquel Coll i Alentorn, Barcelona, 1999, cap. 36: « Déus és ab nos e d (...)
  • 63 B. Desclot, Crònica..., cap. 47: « E tuit anaren oir les misses, e confessaren e combregaren ».
  • 64 Llibre dels Fets..., cap. 62: « E devets fer aquest comte: que aquels qui en aquest feyt pendran mo (...)
  • 65 Llibre dels Fets..., cap. 207: « Si Déus vos lexa complir aquel servici que nós vos manam que·ns fa (...)
  • 66 Llibre dels Fets..., cap. 84: « E, segons que·ls sarraïns nos comtaren, deÿen que viren entrar prim (...)
  • 67 Por ejemplo, Llibre dels Fets..., cap. 388, 390.
  • 68 Llibre dels Fets..., cap. 56.
  • 69 Llibre dels Fets..., cap. 275.
  • 70 Llibre dels Fets..., cap. 361.
  • 71 Llibre dels Fets..., cap. 48, 76. Sobre P. de Castronolo, ciudadano de Barcelona y testigo de la co (...)
  • 72 B. Desclot, Crònica..., cap. 14; también M arsili, Crónica latina..., II, cap. 29, p. 194.

8Las guerras estaban reguladas por la Iglesia. En el Llibre, la Misa era un suceso regular para el rey y sus tropas, y todo el mundo recibía la comunión o antes de la campaña o antes de la batalla60. El rey se confesaba con regularidad y ciertamente esperaba a sus hombres para confesarse y hacer penitencia61. Según Desclot, bien informado sobre la conquista de Mallorca, y como ha mostrado Alvira, Jaime aconsejó a sus tropas antes de la batalla de Portopí que « cada uno debe pensar en confesarse y hacer penitencia por sus pecados»62; y en el día de Navidad y de fin de año, el rey y su ejército oyeron Misa, confesaron sus pecados, y recibieron la comunión63. En el Llibre, los soldados reciben las promesas firmes de los obispos y del propio Jaime de que obtendrán el paraíso si mueren en la batalla. El obispo Berenguer de Barcelona, en su sermón antes de la batalla de Portopí, les promete que « los que mueran en esta acción, morirán por nuestro Señor y alcanzarán el paraíso, donde tendrán gloria eterna para siempre»64. El mismo Jaime, mandando al desgraciado Bernat Guillem d’Entenza a una muerte inevitable en El Puig, alienta a su primo: « Si Dios os permite cumplir el servicio que os mandamos que nos hagáis, yo os haré el hombre más venerado de mi reino; y si morís en servicio de Dios y nuestro, no puede fallar que obtengáis el paraíso»65. Hay que decir que los santos, por lo general, están ausentes de las campañas de Jaime, salvo en la toma de Palma, donde Jaime nos informa que se apareció San Jorge, aunque él no lo vio66. Aunque las guerras fueran combatidas « al servicio de Dios » y « por el honor de Dios », como Jaime dice muchas veces67, y aunque el rey expresa su deseo « de convertir o destruir a los que no creen en Dios»68, al mismo tiempo las justificaciones de sus guerras eran a menudo más mundanas. En el sitio de Valencia, Jaime declaró que había ido contra Zaén porque « cuando fuimos a Mallorca para conquistarlo, vino a atacar nuestra tierra»69. Jaime fue muy feliz cuando algunos de sus caballeros fueron capturados cerca de Játiva, porque tuvo una excusa para romper todos sus tratados y atacar la ciudad70. En Mallorca, el mensajero del rey dijo al gobernador musulmán que le había ofendido porque había robado uno de sus barcos, y es cierto que aunque Jaime subrayó sus motivos religiosos en la corte de Barcelona, un testigo de esta misma corte recordó que Jaime había hablado, sobre todo, de su barco perdido71. Y este motivo lo confirma Desclot72. Lo que dice el rey y lo que habría querido decir no son siempre la misma cosa.

  • 73 Llibre dels Fets..., 1, p. 281
  • 74 Llibre dels Fets..., cap. 476, 523, 526, 527.
  • 75 Llibre dels Fets..., cap. 526: « E dix [GregorioX] que havia gran goyg de nostra venguda e que havi (...)
  • 76 Llibre dels Fets..., cap. 476, 482, 527.
  • 77 Josep Gudiol i Cunill, « De peregrins i peregrinatges religiosos Catalans », Analecta Sacra Tarraco (...)
  • 78 Colección diplomática de Pedro I de Aragón y Navarra, ed. Antonio Ubieto Arteta, Zaragoza, 1951, n. (...)
  • 79 Regesta Pontificum Romanorum, ed. Philipp Jaffé, revised by Samuel Loewenfeld, Leipzig, 1885, n. 58 (...)
  • 80 Sobre la vida de Oleguer, España Sagrada, 19, pp. 472-492; Gener Gonzalvo i Bou, Sant Oleguer (1060 (...)
  • 81 Alan Forey, The Templars in the Corona de Aragón, Londres, 1973; María Bonet, La Orden del Hospital (...)
  • 82 Por ejemplo, Cronicó de Perpinyà, ed. Josep Moran, Montserrat, 1998, pp. 11-12; Chronicon alterum R (...)
  • 83 ACA, perg. Pere I, n. 242; Johannes Vincke, « Der Eheprozess PetersII von Aragon (1206–1213) », Ges (...)
  • 84 Llibre dels Fets..., cap. 282: « E, quan vim nostra senyera sus en la torre, descavalgam del caval (...)

9Jaime habla de la Tierra Santa. Generalmente habla de Oltramar (19 veces) y una vez habla de Oltramer73. Habla cuatro veces de la sancta terra de Oltramar (la tierra santa de Ultramar)74, y en el capitulo 526 se refiere a la terra sancta sin referencia a Oltramar75. ¡Así que Tierra santa existía!; en otras tres ocasiones Jaime se refiere específicamente al Sepulcro76. La Biblia que tenían en España era la misma que tenían en todas partes. Los Evangelios que leían en la Misa cada domingo eran los mismos evangelios. Jesucristo nació, creció, predicó, sufrió su pasión, murió y resucitó en los mismos lugares. Por esta razón, el entusiasmo por los Santos Lugares era el mismo, el deseo por verlos era el mismo, la reverencia por ellos era la misma. Por eso, los peregrinos de Cataluña visitaron Tierra Santa durante muchos siglos77. Por eso, PedroI de Aragón en 1100 aceptó la cruz para ir a Jerusalén78. Por eso, cuando PascualII prohibió a los españoles luchar en la Tierra Santa, los testamentos de Urgell nos muestran un aluvión de peregrinos que marchan a Oriente79. Por eso, San Oleguer, y otros, como Diego Gelmírez de Compostela, ligaron la guerra en España con la batalla por la Tierra Santa80. Por eso tenemos los vínculos entre los Templarios, los Hospitalarios, y, por supuesto, la Orden del Santo Sepulcro en Aragón y sus homólogos en Oriente81. Por eso casi todas las crónicas catalanas de la época hablan de la captura de Jerusalén y todas hablan de su pérdida en 118782. Por eso, PedroII de Aragón intentó casarse con María de Montferrato en 1206, prometiendo ayuda militar a la Tierra Santa83. Por eso, cuando JaimeI capturó la ciudad de Valencia en 1238, al ver su estandarte en lo alto de una torre, se apeó del caballo, miró hacia Oriente, y, con lágrimas en los ojos, besó la tierra por la gran merced que Dios le había hecho84.

  • 85 Documentos de GregorioIX..., n. 414; La documentación pontificia de InocencioIV..., 1, n. 88, 94, 1 (...)
  • 86 La documentación pontificia de InocencioIV…, 1, n. 285; Robert Burns, « The Loss of Provence. King (...)
  • 87 Ernest Marcos Hierro, Die Byzantinisch-Katalanischen Beziehungen im 12. und 13. Jahrhundert unter b (...)
  • 88 Colección de documentos inéditos del Archivo de la Corona de Aragón, ed. Prospero de Bofarull y Mas (...)
  • 89 Documentos de Jaime I…, 4, n. 1200; Diplomatarium of the Crusader-Kingdom of Valencia: The Register (...)
  • 90 Llibre dels Fets..., cap. 487.
  • 91 F. Soldevila, Pere el Gran…, 1, pp. 122-123.
  • 92 Documentos de ClementeIV…, n. 127, 171. En una carta al rey Luis de 14 de enero de 1268 (Potthast, (...)
  • 93 E. Marcos Hierro, Die Byzantinisch-Katalanischen Beziehungen…, pp. 346-357; William Chester Jordan, (...)

10Ya en 1234 GregorioIX pidió a los reyes cristianos de España su ayuda para Tierra Santa, e InocencioIV repitió esa llamada a Jaime en el I Concilio de Lyon de 124585. En aquella ocasión, Jaime estuvo más influenciado por la apelación del Emperador Latino y mostró su deseo de acudir a Constantinopla, por lo que Inocencio le otorgó la indulgencia de cruzada en 124686. Pero la guerra con al-Azraq terminó con estas ambiciones, y hasta que su archienemigo al-Azraq no fue derrotado, Jaime no comenzó a prepararse para ir a Oriente, en 1260-126187. En esta empresa fue desalentado por su yerno, AlfonsoX de Castilla88, pero con seguridad fue sostenido por el dinero de Lleida y Valencia « ad deffensionem Terre Sancte contra populum tartarorum »89. Esta expedición se frustró, al parecer, por causa del mal tiempo90, y a pesar de las negociaciones con los embajadores del rey de Armenia en enero de 126591, hasta después de la conquista de Murcia Jaime no renovó sus ambiciones de ir a Tierra Santa, con el estímulo de ClementeIV, quien, no obstante, dudó de la fibra moral y de los recursos financieros del rey92. Aunque el Papa tenía esa esperanza, una cruzada conjunta de JaimeI y LuisIX de Francia no era posible. Dada la hostilidad entre las dos coronas después de la Cruzada contra los Albigenses y el conflicto por Montpellier (ciudad natal de Jaime), en su política internacional LuisIX no esperaba de Jaime más que su neutralidad. Además, la situación especialmente peligrosa y complicada entre Carlos de Anjou y el infante Pedro de Aragón, marido de Constanza (la hija de Manfredo), anulaba toda posibilidad de una cruzada conjunta de ambos reyes93.

  • 94 Llibre dels Fets..., cap.. 476, 482; Odilo Engels, « El rey Jaime I y la política internacional del (...)
  • 95 Carlos de Ayala Martínez, « Reflexiones en torno a la cruzada Aragonesa de 1269 », en J. de la Vill (...)
  • 96 Llibre dels Fets..., cap. 481; C. de Ayala Martínez, « Reflexiones... », pp. 25-26 remarca que, de (...)
  • 97 Joaquín Miret i Sans, Itinerari de Jaume I ‘El conqueridor’, Barcelona, 1918, pp. 418-434; José Mig (...)
  • 98 Charles Dufourcq, « Vers la Méditerranée orientale et l’Afrique », CHCA, X, pp. 8-9; también hubo r (...)

11Para 1267, los mongoles del Ilkan Abaqa y las tropas del suegro de Abaqa, el emperador bizantino Miguel, eran los aliados más importantes de Jaime, mientras que Baybars era su enemigo principal, seguido de Carlos de Anjou94. Un aliado secundario, AlfonsoX de Castilla y León, a pesar de sus dudas sobre la expedición y especialmente sobre los mongoles, se entusiasmó también por los Santos Lugares y por una alianza antiangevina – como ha explicado Ayala –, de modo que dio dinero (aunque no todo el que Jaime esperaba) y caballos para esta cruzada95. En cambio, las órdenes militares, según Jaime, prometieron mucho y dieron poco96. Después de un período intensivo de reclutamiento en Aragón, Cataluña y las Baleares en 1269, el año de su reinado en el que viajó más, Jaime creyó que la expedición estaba preparada para embarcar97. Aparte de las ambiciones religiosas del rey, la campaña poseyó una lógica interna que incluía los éxitos militares de la Corona fuera de la península, abrir nuevas rutas comerciales para los comerciantes catalanes, y dotar con tierras a los hijos bastardos del rey, Pedro Fernández de Híjar y Fernando Sánchez de Castro98.

  • 99 Francesch Carreras i Candi, « La creuada a Terra Santa (1269–1270) », CHCA, I, 1, pp. 106- 138; Rei (...)
  • 100 Llibre dels Fets..., cap. 484.
  • 101 Llibre desl Fets..., cap. 485.
  • 102 Llibre dels Fets..., cap. 485-486.
  • 103 Llibre dels Fets..., cap. 488.
  • 104 Llibre dels Fets…, cap. 490-494.

12Los detalles de la expedición han sido bien tratados en los estudios de Röhricht, Carreras y, más recientemente, en la tesis de Ernest Marcos Hierro sobre las relaciones entre Cataluña y el Imperio Bizantino en el siglo XIII, leída en Munich99. Jaime embarcó en Barcelona el miércoles 4 de septiembre de 1269100. El 5 de septiembre, con el consejo de Ramon Marquet, Jaime regresó a tierra brevemente porque ya fue separado del resto de la flota y no podría encontrarla en el mar101. Después de dos días de buen tiempo, el 7 de septiembre la flota se vio atrapada por las tempestades y los barcos se dispersaron102. Durante los siguientes cinco días, Jaime no pudo prácticamente avanzar, de modo que el obispo de Barcelona y los maestres de los Templarios y los Hospitalarios, con mucha otra gente, aconsejaron a Jaime que no continuara el viaje103. Jaime dudó e intentó continuar cuando el tiempo mejoró, pero después de unos breves momentos de esperanza, incapaz de seguir avanzando, Jaime abandonó la aventura y volvió a Montpellier el 17 de septiembre, regresando después a Cataluña104.

  • 105 F. Carreras i Candi, « La creuada... », p. 121.
  • 106 ACA, Reg. 17, fol. 117-144; F. C arreras i Candi, « La creuada... », pp. 123-38.
  • 107 F. Carreras i Candi, « La creuada... », p. 122; J. Goñi Gaztambide, Historia de la bula..., p. 214.
  • 108 The ‘Templar of Tyre’: Part III of the ‘Deeds of the Cypriots, trad. Paul Crawford, Aldershot, 2003 (...)
  • 109 The ‘Templar of Tyre’…, cap. 350, p. 53.
  • 110 The ‘Templar of Tyre’…, cap. 351, pp. 53-54.
  • 111 J. Miret i Sans, Itinerari..., p. 447.
  • 112 J. Miret i Sans, Itinerari..., p. 464.
  • 113 Eracles…, p. 457.
  • 114 « Annales de Terre Sainte… », p. 454; Eracles…, p. 457; The ‘Templar of Tyre’…, cap. 351, p. 54. Ib (...)
  • 115 The ‘Templar of Tyre’…, cap. 351, pp. 53-54.

13Sus hijos, sin embargo, con unos 11 barcos y unos 440 caballeros, 20 arqueros de caballo y 163 arqueros de a pie105, continuaron hasta Tierra Santa (al final, la fuente quizás más interesante de esta expedición es el Llibre de Racions, que proporciona detalles sobre las necesidades del ejército)106. En Acre, recibieron ayuda financiera del emperador Miguel107. La reducción en el número de tropas de Pedro Fernández, ahora jefe de la expedición, entre septiembre y diciembre puede ser indicativa de una acción militar, aunque lo cierto es que el 18 de diciembre de 1269, en Acre, hubo una acción significativa entre el ejército del sultán Baybars y los caballeros de la cruzada, que podemos reconstruir gracias a El Templario de Tiro, L’estoire de Eracles y los Annales de Terre Sainte108. Desde una colina situada cerca de las murallas de Acre los hijos de Jaime pudieron ver un ejército de 3.000 sarracenos e incitaron a los Templarios y los Hospitalarios que estaban con ellos a atacarlos, pero las órdenes militares rechazaron esta propuesta109. Y no sin razón, ya que al mismo tiempo los caballeros de Robert de Crésèques y Oliver de Termes, que regresaban de una correría contra Montfort, quedaron atrapados en una emboscada por una fuerza mucho mayor de Baybars, un ejército que había sido escondido a la visión que los hijos de Jaime tenían desde Acre. Contra el consejo de Oliver, Robert insistió en luchar contra la fuerza superior de los sarracenos110. Sabemos que dos caballeros de la Corona lucharon, porque en marzo de 1271 Jaime compensó a Galceran de Pinós y a la familia de su hermano, el fallecido Ramon de Saguàrdia, « pro bestiis mularibus quas dicti milites amisserunt in praelio quod cum sarracenis habuerint »111, y otra vez en marzo de 1272 por sus pérdidas « in bello quod cum sarracenis habuerint in partibus Accone »112. Desde Acre los Templarios y los Hospitalarios, los caballeros alemanes y Pedro Fernández pudieron ver la batalla y quisieron intervenir, pero Pedro Fernández, reconociendo la superioridad numérica de los sarracenos, decidió no entrar en combate con sus tropas y las órdenes militares para salvar la vida de unos pocos hombres113. Murieron más de 200 cristianos, incluidos Robert, y el hermano de Oliver de Termes114. Parece que dos sobrinos de Oliver fueron capturados y, con ellos, un caballero catalán llamado Cordate, aunque no es posible identificar este nombre en el Llibre de Racions. Cordate escapó, volvió a Acre y pudo informar el patriarca del número de tropas del sultán, gracias a lo cual se supo que si las fuerzas cristianas hubieran entrado en combate con el ejército que habían visto, sin duda habrían sido masacradas115.

  • 116 J. Miret i Sans, Itinerari..., pp. 437-443.
  • 117 Alcuni fatti riguardanti Carlo I. Di Angiò, 1252–1270, Naples, 1874, 97, 104-105, 110; Riccardo Fil (...)
  • 118 Llibre dels Fets..., cap. 476-493.
  • 119 Eracles…, p. 457; Guillaume de P uylaurens, Historia Albigensium, RHGF, 20, cap. 50, p. 774.
  • 120 Documentos de ClementeIV..., (05/07/1266) n. 74.
  • 121 Diplomatarium..., 3, n. 817, 838, 893, 903, 976; Alicante y su territorio en la época de JaimeI de (...)
  • 122 Santiago Hernández, « La maltempsada de la Mare de Déu de Setembre de 1269 », Acta Mediaevalia, 10  (...)

14Pedro Fernández y sus caballeros volvieron a Cataluña en el verano de 1270 sin gloria116, mientras que Fernando Sánchez ofreció sus servicios a Carlos de Anjou, una alianza que le costaría la vida al ganarse la enemistad implacable del infante Pedro, que le ahogó en el río Cinca en 1275117. Lo interesante aquí es que el fracaso de Jaime no solamente aparece en el Llibre dels Fets, sino que hay 18 capítulos y casi 4.000 mil palabras dedicadas a la participación de Jaime en esta expedición118. Además de todos los pequeños indicios sobre la autoría del rey, éste es quizás el dato más importante. Nadie que hablara de los hechos de Jaime habría incluido este fracaso salvo el propio rey. ¿Y por qué lo hizo? Porque fue herido. Fue herido, no como en el sitio de Valencia, sino en su corazón. Porque había rumores sobre la razón por la que había regresado. Es probable que el continuador de Guillermo de Tiro reflejara una opinión popular al sugerir que Jaime regresó por el amor de Doña Berenguela, y quizás Guillermo de Puylaurens no fue tampoco el único que murmuró al decir que el rey se había vuelto « consilio mulieris »119. Probablemente Jaime recordaba las palabras que ClementeIV le había escrito sobre sus relaciones con Berenguela « tantorum victor hostium, a propria carne sic vinceris »120. Incluso la documentación es contraria al rey, porque hay evidencia de donaciones enormes de Jaime a su amada Berenguela en estos años121. Pero Jaime sabía que los rumores eran injustos. Y los rumores eran injustos, aunque Jaime no podía explicar por qué eran injustos. La expedición de Jaime fracasó porque había demasiado entusiasmo y poca planificación. Jaime estaba acostumbrado a campañas en tierra, a sitios y negociaciones, y verdaderamente sabía muy poco del mar. Se dio prisa con el reclutamiento de las tropas y después esperó la llegada de más tropas. Por eso se embarcó en una época del año y por una ruta que invitaban al desastre, como Santiago Hernández ha explicado sabiamente, y Jaime sólo se salvó de un desastre aún mayor gracias a sus marineros122.

  • 123 Llibre dels Fets..., cap. 528-542; en Julio de 1275 GregorioX recordó a Jaime sus propuestas critic (...)
  • 124 Llibre dels Fets..., cap. 56: « pus en nom d’él anam, havem fiança en él que nos guiarà ».
  • 125 Llibre dels Fets..., cap. 487: « sembla-nos que nostre Seyor no vol que nós passem en Oltramar ».
  • 126 Llibre dels Fets..., cap. 426.

15Sin embargo, el entusiasmo de Jaime por la cruzada a la Tierra Santa no disminuyó y en el II Concilio de Lyon mostró otra vez su deseo de ser el líder de una expedición, planes de nuevo frustrados, en opinión de Jaime, por la falta de ayuda de las órdenes militares123. Pero ¿qué le había ocurrido al instrumento de Dios en 1269? Durante la travesía a Mallorca en septiembre de 1229, se produjo una tormenta y los marineros quisieron volverse. Jaime respondió: « Ya que vamos en el nombre de Dios, tenemos confianza en que Él nos guiará»124. Y continuó hacia Mallorca. Durante la travesía a Tierra Santa, en septiembre de 1269, hubo otra tormenta, esta vez más dura y prolongada. Los marineros quisieron volverse. Jaime dudó, pero al final decidió que « a mi me parece que Nuestro Señor no quiere que Nos pasemos a Ultramar»125. Y Jaime se volvió. Dios quiere lo que Jaime puede hacer, y Dios no quiere lo que Jaime no puede hacer. No es posible que Dios quiera algo y no suceda, porque si fuera así, no sería Dios. Y no puede ser que Dios quiera algo y Jaime no pueda hacerlo, porque Jaime sería el culpable del fracaso. La falta de éxito vino porque Dios no quería el viaje del rey a Tierra Santa. Aunque era muy normal en las crónicas de la época, Jaime no aceptaba que sus pecados pudieran ser un obstáculo a sus campañas. Ya en diciembre de 1265, antes de la conquista final de la ciudad de Murcia, Jaime se había confesado a fray Arnau de Segarra. Le confesó el asunto de Doña Berenguela, pero como no prometió romper con ella, fray Arnau no le dio la absolución. Y Jaime le respondió: « entraremos en la batalla con esa fe, y nos liberaremos del pecado mortal de una manera o de otra, y serviremos a Dios tan bien ese día y en esa conquista que Él nos perdonará. No dirigimos mala voluntad contra nadie en nada, y eso es suficiente para Dios»126. Jaime ganó en Murcia y en 1269, en realidad, no fue “el pecado de Berenguela” el que destruyó su cruzada, sino un comandante imprevisible y con fuerzas incalculables: el mar.

Notes

1 Aunque desgraciadamente no hay ninguna síntesis reciente sobre la vida del Conquistador, si existe al menos una literatura abundante: Ferran Soldevila, Els primers temps de Jaume I, Barcelona, 1968; Id., Vida de Jaume I el Conqueridor, Barcelona, 1969; Id., Jaume I, Pere el Gran, Barcelona, 1985; Id., Pere el Gran, Barcelona, 1995, 2 vol.; Ernest Belenguer, Jaume I a través de la història, Valencia, 1984, 2 vol.; Martín Alvira Cabrer, El Jueves de Muret, Barcelona, 2002, pp. 509-592; Robert Ignatius Burns, Jaume I i els valenciens del segle XIII, Valencia, 1981; Charles de Tourtoulon, Jacme Ier le Conquérant, Montpellier, 1863; Francis Darwin Swift, The Life and Times of James the First, Oxford, 1894; I Congreso de historia de la Corona de Aragón (CHCA), Barcelona, 1908-1909, 3 vol.; CHCA, X, Zaragoza, 1979-1982, 3 vol., incluido Luis Fernández Suárez, « Historiografía y fuentes del reinado de Jaime I, desde 1909 hasta 1975 », 1, pp. 313-340.

2 La mejor edición del texto del manuscrito del año 1343 elaborado en el monasterio de Poblet es Llibre dels Fets del rei en Jaume, ed. Jordi Bruguera, Barcelona, 1991, 2 vol.; hay traducciones recientes en catalán, castellano, inglés y, sobre la conquista de Mallorca, en francés: Llibre dels Fets de Jaume I, trad. Antoni Ferrando i Vicent Josep Escartí, Barcelona, 1995; Jaime I, Libro de los Hechos, trad. Julia Butiñá Jiménez, Madrid, 2003; The Book of Deeds of James I of Aragon: A Translation of the Medieval Catalan Llibre dels Fets, trad. Damian Smith y Helena Buffery, Aldershot, 2003; Agnès et Robert Vinas, La conquête de Majorque, Perpignan, 2004, pp. 24-127. También existió una traducción en latín realizada por fray Pere Marsili en 1313 (La crónica latina de Jaime I: edición crítica, estudio preliminar e índices, ed. María de los Desamparados Martínez San Pedro, Almería, 1984).

3 Sobre la autoría del Llibre dels Fets, Ferran Soldevila, Les quatre grans cròniques, Barcelona, 1971, pp. 36-37; Josep Pujol, « Cultura eclesiàstica o competència retòrica? El Llatí, La Bíblia i El Rei En Jaume », Estudis Romànics, 23 (2001), pp. 147-172; Stefano Asperti, « Il re e la storia. Proposte per una nuova lettura del Libre dels Feyts di Jaume I », Romanistische Zeitschrift für Literaturgeschichte, 3/4 (1983), pp. 275-297; The Book of Deeds..., pp. 5-6; A. y R. Vinas, La conquête de Majorque..., pp. 129-130; Jerónimo Zurita, Anales de la Corona de Aragón, ed. Ángel Canellas López, Zaragoza, 1975-1980, 9 vol., 1, II, 63; Auguste Molinier, Les sources de l’histoire de France des origines aux guerres d’Italie (1494), París, 1903, 3, p. 163; Jaume Riera, « La personalitat eclesiàstica del redactor del Llibre dels feits », CHCA, X, 3, pp. 575-589.

4 Sobre la construcción del texto del Llibre y la tradición manuscrita, puede consultarse Antonio Badia, Coherència i arbitrarietat de la substitució lingüística dins la “Crònica” de Jaume I, Barcelona, 1987; Josep María Pujol i Sanmartin, Sens i conjuntures del Llibre del Rei en Jaume, tesis doctoral, Universitat de Barcelona, 1991; Id., « The Llibre del rei En Jaume: A matter of style », en Alan Deyermond (ed.), Historical Literature in Medieval Iberia, Londres, 1996, pp. 35- 37; Stefano Asperti, « Indagini sull’Llibre dels Feyts di Jaume I: Dall’originale all’archetipo », Romanistisches Jahrbuch, 33 (1982), pp. 269-285; Id., « La tradizione manoscritta del Libre dels Feyts », Romanica Vulgaria, 7 (1984), pp. 107-167; Lola Badia, « Llegir el Llibre del Rei Jaume », Serra d’Or, 385 (1992), pp. 53-56; Llibre dels Fets..., pp. 9-10. Sobre la autoría de las cartas de InocencioIII, Wilhelm Imkamp, Das Kirchenbild Innocenz’ III (1198–1216), Stuttgart, 1983, pp. 87-9, y sobre la construcción de los registros pontificios, Othmar Hageneder, « Probleme des päpstlichen Kirchenregiments im hohen Mittelalter (Ex certa scientia, non obstante), Registerführung », Lectiones eruditorum extraneorum in facultate philosophica universitatis Carolinae Pragensis factae, 4 (1995), pp. 49-77.

5 Joan Pau Rubiés y Josep Salrach, « Entorn de la mentalitat i la ideologia del bloc de poder feudal a través de la historiografia medieval fins a les quatre grans cròniques », en J. Portella (ed.), La formació i expansió del feudalisme català. Actes del col·loqui organitzat pel Col·legi Universitari de Girona (8-11 de gener de 1985), Girona, 1985-1986, pp. 467-510; Raquel Homet, « Caracteres de lo político en el Llibre dels Fets de Jaime el Conquistador », Res Gesta, 32 (1993), pp. 171-194; Robert I. Burns, « The Spiritual Life of James I the Conqueror, King of Aragon-Catalonia, 1208-1276: Portrait and self-portrait », Catholic Historical Review, 62 (1976), pp. 1-35; Donald Kagay, « The Line between Memoir and History: James I of Aragon and the Llibre del Feyts », Mediterranean Historical Review, 11 (1996), pp. 165-176; The Book of Deeds..., pp.6-9.

6 Martín Ríos Saloma, « De la Restauración a la Reconquista: la construcción de un mito nacional. (Una revisión historiográfica. Siglos XVI-XIX) », En la España medieval, 29 (2005), pp.379-414.

7 Llibre dels Fets..., 1, p. 184.

8 Llibre dels Fets..., cap. 47, 50, 50, 50, 52, 53, 79, 89, 97, 106, 112, 113, 115.

9 Llibre dels Fets..., cap. 128, 128, 128, 237, 237, 241, 241, 275, 292, 295, 408.

10 Llibre dels Fets..., cap. 426, 426, 426.

11 Llibre dels Fets..., cap. 341, 341, 345.

12 Llibre dels Fets..., cap. 415.

13 Llibre dels Fets..., cap. 482: « poríem ab ells ensemps conquerir lo Sepulcre ».

14 Llibre dels Fets..., cap. 56: « E nós anam en est viatge en fe de Déu e per aquels que no·l creen; e anam sobr·éls per . II. coses: o per convertir-los ho per destruhir-los e que tornen aquel regne a la fe de nostre Seyor ».

15 Documentos correspondientes al reinado de Sancho Ramírez, ed. José Salarrullana y Eduardo Ibarra, Zaragoza, 1904-1913, 2 vol., 1, n. 48, pp. 187-189.

16 Llibre dels Fets..., cap. 361: « a nós plau molt qui alí on longament és cridat e invocat lo nom de Mahomet serà-y appellat lo nom de nostre Seyor Jhesuchrist ».

17 Llibre dels Fets..., cap. 3, 5-9, 11, 18, 21, 25, 27, 31, 48, 307, 323, 537 (PedroII); cap. 2, 5, 7, 18 (AlfonsoII); cap. 18, 47, 50, 51 (Ramon BerenguerIV); cap. 31 (14 generaciones).

18 Llibre dels Fets..., cap. 562 (David y Salomón). Sobre su conocimiento de la Biblia, Josep María Pujol, « Cultura eclesiàstica... », passim.

19 Llibre dels Fets..., cap. 6, 21, 33, 34, 105, 146, 237, 380, 389, 389, 392, 392, 392, 478, 478, 535.

20 Llibre dels Fets..., cap. 6: « Nostre pare, lo rey En Pere, fo lo pus franch rey que anch fos en Espanya ».

21 Llibre dels Fets..., cap. 392: « Cathalunya, que és lo meylor regne d’Espanya ». Sobre la guerra en Murcia, Juan Torres Fontes, La Reconquista de Murcia en 1266 por Jaime I de Aragón, Murcia, 1966; Josep-David G arrido, Jaume I i el regne de Múrcia, Barcelona, 1997.

22 Llibre dels Fets..., cap. 535: « Barons, anar-nos-en podem, que huy és honrada tota Espanya ».

23 Llibre dels Fets..., cap. 318: « e semblà’ns que no tan solament per Don Pere Alcalà devíem nós venir sobre Xàtiva ab nostra ost, mas per haver lo castell per crestianisme ».

24 Llibre dels Fets..., cap. 366: « si per aventura e peccat de christians vengués .I. temps que s’acordassen los sarraïns qui són delà mar e deçà mar e que·s levassen los pobles dels sarraïns de cada .I. de les viles, tants castells nos tolrien, a nós e al rey de Castela, que tot hom qui u hoís se’n maraveylaria del gran dan que pendria christianisme ».

25 Rodrigo Xímenez de Rada, Historia de rebvs Hispanie sive Historia Gothica (CCCM, 72), ed. Juan Fernández Valverde, Turnhout, 1987; Lucas de Túy, Chronicon Mundi (CCCM, 74), ed. Emma Falque, Turnhout, 2003.

26 Llibre dels Fets..., cap. 368, 453; José Pou y Martí, Visionarios, Beguinos y Fraticelos Catalanes (Siglos XIII–XV), Alicante, 1996.

27 ACA, cancelleria, Reg. 14, fol. 76v.; Robert I. Burns, « The Many Crusades of Valencia’s Conquest (1225-1280): An Historiographical Labyrinth », en D. Kagay y T. Vann (ed.), On the Social Origins of Medieval Institutions: Essays in Honor of Joseph F. O’Callaghan, Leiden, 1999, p. 176.

28 José Goñi Goztambide, Historia de la bula de la cruzada en España, Vitoria, 1958, p. 169.

29 Llibre dels Fets..., cap. 4, 10 (InocencioIII); 130, 140 (GregorioIX); 366 (InocencioIV); cap. 523- 537, 542, 547 (GregorioX).

30 Llibre dels Fets..., cap. 4 (Marie), 10 (Pedro de Benevento). Damian Smith, InnocentIII and the Crown of Aragon: the limits of papal authority, Aldershot, 2004, cap. 4-5; Martí Aurell, Les Noces del Comte, Barcelona, 1998, pp. 405-442.

31 La documentación pontificia de HonorioIII (1216–1227), ed. Demetrio Mansilla, Roma, 1965, n. 94, 106-107, 597.

32 La documentación pontificia de HonorioIII..., n. 404, 419.

33 Documentos de GregorioIX (1227–1241) referentes a España, ed. Santiago Domínguez Sánchez, León, 2004, n. 90, 108, 150, 157, 160, 222; Jaime Villanueva, Viage literario a las iglesias de España, Madrid, 1803-1852, 22 vol., 21, p. 252 (28 Noviembre 1229).

34 Documentos de GregorioIX..., n. 210, 311-312, 623-624, 626-629, 631, 636-637, 639, 641, 669, 735, 814, 833, 844-845.

35 Robert Burns, « A Lost Crusade: Unpublished Bulls of InnocentIV on al-Azraq’s revolt in Thirteenth century Spain », Catholic Historical Review, 74 (1988), pp. 440-449; La documentación pontificia de InocencioIV (1243–54), ed. Augusto Quintano Prieto, Roma, 1987, 2 vol., n. 557-559, 616, 619-620.

36 Documentos de ClementeIV (1265–1268) referentes a España, ed. Santiago Domínguez Sánchez, León, 1996, n. 20, 37, 41, 43, 47, 74.

37 La documentación pontificia de HonorioIII..., n. 1-2, 35; Documentos de GregorioIX ..., n. 56, 73, 79, 122, 414, 503, 521; La documentación pontificia de InocencioIV..., n. 94; Documentos de ClementeIV ..., n. 127, 171; Documentos de GregorioX, ed. Santiago Domínguez Sánchez, León, 1997, n. 75, 192.

38 Llibre dels Fets..., cap. 537: « car tant havíem nós servit a Déu e a la Església de Roma ». Sobre este tema, hay Bonifacio Palacios Martín, « La bula de InocencioIII y la coronación de los reyes de Aragón », Hispania, 29 (1969), pp. 485-504; Id., La Coronación de los Reyes de Aragón 1204–1410: Aportación al estudio de las estructuras medievales, Valencia, 1975; Damian Smith, « Motivo y significado de la coronación de PedroII de Aragón », Hispania, 204 (2000), pp. 163- 179.

39 Robert I. Burns, « The Many Crusades of Valencia’s Conquest… », pp. 167-177. Aunque podemos ver que hubo participación internacional en las guerras de Valencia y en su repoblación (Enric Guinot, Els fundadors del regne de València, Valencia, 1999, 2 vol.), la internacionalidad no forma parte, en general, de la definición de cruzada (Jonathan Riley-Smith, What were the Crusades?, Londres, 1992). Sobre la conquista de Valencia podemos recomendar el magnífico estudio de Pierre Guichard, Al-Andalus frente a la Conquista Cristiana: Los Musulmanes de Valencia (Siglos XI–XIII), Valencia, 2001.

40 Llibre dels Fets..., cap. 174: « E ab la ajuda de Déu e ab aquels qui tenen nostres feus en Cathalunya e honors en Aragó e l’archabisbe e els bisbes (que·ns prometeren ajuda quan faem la cort en Montsó e·ns croam…) ».

41 Llibre dels Fets..., cap. 52 (arzobispo de Tarragona), 53 (obispo de Barcelona).

42 Llibre dels Fets..., cap. 69. Sobre la vida de Miquel de Fabra, Marsili, Crónica latina..., II, ch. 24, p. 187; Robert I. Burns, The Crusader Kingdom of Valencia, Harvard, 1967, 2 vol., 1, pp. 203-204. Sobre Berenguer y Jaime, La documentación pontificia de Inocencio IV..., 1, n. 285, 304; Documentos de Jaime I de Aragón, ed. Ambrosio Huici Miranda y María Cabanes Pecourt, Valencia-Zaragoza, 1976-1982, 5 vol., 2, n. 432-433, 443-444.

43 Christoph Maier, Preaching the Crusades: Mendicant friars and the Cross in the thirteenth century, Cambridge, 1994, p. 82; José Manuel Rodríguez García, « Historiografía de las cruzadas », Espacio, Tiempo y Forma, Serie III, 13 (2000), p. 395.

44 Por ejemplo, Documentos de GregorioIX..., n. 312, 626 (al obispo de Barcelona también).

45 Llibre dels Fets..., cap. 236, « Per què us en volets anar? Que molt hinc sots necessari: una, per prehicar-los, l’altra, que, si negú hi venia a hora de mort, mils los sabríets vós dar penitència que .I. capelà, que no y sabria re ».

46 Llibre dels Fets..., cap. 365: « E, quan los hòmens del regne nostre e de les altres terres sabran e hoiran que nós havem aquest bon propòsit en servir a Déu, e de la gent que y venrà, que no·ns cal cridar ost ne cavalacada, més n’aurem que si fayýem cridar ost ne cavalcada de la nostra gent e de la altra ».

47 Don Rodrigo habló del bellum Domini (De rebus Hispanie, Lib. 8, cap. 9).

48 Sobre la reconquista, O’Callaghan (Reconquest and Crusade in Medieval Spain, Philadelphia, 2004, pp. 9-10) ha escrito recientemente: « Such a war may be described as a holy war, though to do so is surely a travesty. War, which of its very nature entails the destruction of life, the infliction of extreme harm on human beings, and the ruination of crops, homes, churches, temples, and other structures, is not holy or sacred. The type of war of which we are speaking was not holy but rather religious ».

49 Llibre dels Fets..., cap. 86: « E els altres sarraïns, quan viren que aquel loch havien esvaït los cavalers ab cavals armats e·ls hòmens de peu, anaren-se amagar per les cases, cascú con mils podia; e no s’amagaren tant bé que . XX. míllia no n’i morissen a l’entrar, sí que, cant nós fom a la porta de la Almudayna, trobam-ne bé . CCC. morts que, cant se cuydaven recuylir en la Almudayna, los altres tancaven la porta, e venien los nostres christians e oceÿen-los ».

50 Llibre dels Fets..., cap. 194: « E dixem-los con la cosa era faedora, que y podíem tirar; e, quant la pedra erràs lo castell, que no ferís, ferria de la part on nós érem, que era tot ple de fembres e d’infants e de bestiar ».

51 Alexander Pierre Bronisch, Reconquista und Heiliger Krieg: Die Deutung des Krieges im Christlichen Spanien Von den Westgoten bis ins frühe 12. Jahrhundert, Münster, 1998, pp. 201-234; Jean Flori, Guerre sainte, jihad, croisade: Violence et religion dans le christianisme et l’islam, Paris, 2002.

52 Llibre dels Fets..., cap. 1: « E per tal que·ls hòmens coneguessen e sabessen, can hauríem passada aquesta vida mortal, ço que nós hauríem feyt ajudan-nos lo Seyor poderós, en qui és vera trinitat, lexam aquest libre per memòria ».

53 Llibre dels Fets..., cap. 52: « E axí plàcia a nostre Seyor, qui aquest cort ha així ajustada ». Jaime puso el pensamiento en la boca del arzobispo de Tarragona, Aspàreg.

54 Llibre dels Fets..., cap. 105: « pus Déus nos ha feyta tanta de gràcia que·ns ha donat regne dins en mar ».

55 Llibre dels Fets..., cap. 129.

56 Llibre dels Fets..., cap. 174: « Mas nostre Seyor Jhesuchrist sap les coses con se deuen fer e con deu ésser: a aquels qui ben vol fa’ls fer lo meylor; e aytal se fes a nós, que no volch que preséssem mal ni colp, e presem la vila ».

57 Llibre dels Fets..., cap. 266: « .I. balester tirà’ns e de part lo capel de sol e·l batut donà’ns en lo cap ab lo cayrel, prop del front. E, Déus que ho volch, no trespassà lo test, e exí’ns bé a la maytat de la testa la punta de la sageta ».

58 Llibre dels Fets..., cap. 451.

59 Sobre su vida y su influencia, Oliver Brachfeld, Violante de Hungría, Barcelona, 1942.

60 Llibre dels Fets..., cap. 19, 22, 31, 61-63, 83-84, 122, 139, 156, 183, 194, 201, 217, 224, 230, 232, 259, 303, 314, 321, 361, 364, 376, 380, 445, 451, 474, 539, 562.

61 Llibre dels Fets..., cap. 224, 426.

62 Bernat Desclot, Crònica, ed. Miquel Coll i Alentorn, Barcelona, 1999, cap. 36: « Déus és ab nos e desbaratar-los hem. E cascú pens de confessar e de penetenciar de sos pecats, e treball-se per nostre Senyor, que Ell soferí molt gran treball per nós, tro a la mort »; Martín Alvira Cabrer, « La conquista de Mallorca según la Crònica de Bernat Desclot », En la España Medieval, 19 (1996), pp. 37-50.

63 B. Desclot, Crònica..., cap. 47: « E tuit anaren oir les misses, e confessaren e combregaren ».

64 Llibre dels Fets..., cap. 62: « E devets fer aquest comte: que aquels qui en aquest feyt pendran mort, que la pendran per nostre Seyor, e que hauran paradís hon auran glòria perdurabla per tots tems; e aquels qui viuran hauran honor e preu en sa vida e bona fi a la mort ».

65 Llibre dels Fets..., cap. 207: « Si Déus vos lexa complir aquel servici que nós vos manam que·ns façats, jo us faré el pus honrat hom del meu regne; e, si vós morits en servici de Déu e nostre, parayýs no us pot falir que vós no l’hajats ».

66 Llibre dels Fets..., cap. 84: « E, segons que·ls sarraïns nos comtaren, deÿen que viren entrar primer a caval .I. cavaller blanch ab armes blanques; e açò deu ésser nostra creença que fos sent Jordi, car en estòrias trobam que en altres bataylas l’an vist de christians e de sarraïns moltes vegades ».

67 Por ejemplo, Llibre dels Fets..., cap. 388, 390.

68 Llibre dels Fets..., cap. 56.

69 Llibre dels Fets..., cap. 275.

70 Llibre dels Fets..., cap. 361.

71 Llibre dels Fets..., cap. 48, 76. Sobre P. de Castronolo, ciudadano de Barcelona y testigo de la corte de 1228, Donald Kagay, « The Emergence of “Parliament” in the Thirteenth-Century Crown of Aragon: A View from the Gallery », On the Social origins of Medieval Institutions... (n. 27), p. 237.

72 B. Desclot, Crònica..., cap. 14; también M arsili, Crónica latina..., II, cap. 29, p. 194.

73 Llibre dels Fets..., 1, p. 281

74 Llibre dels Fets..., cap. 476, 523, 526, 527.

75 Llibre dels Fets..., cap. 526: « E dix [GregorioX] que havia gran goyg de nostra venguda e que havia esperança en Déu que, ab nós e ab los altres, Déus li daria son conseyl, tal, que a la Sancta Terra seria profitós, e per aquel se goanyaria ».

76 Llibre dels Fets..., cap. 476, 482, 527.

77 Josep Gudiol i Cunill, « De peregrins i peregrinatges religiosos Catalans », Analecta Sacra Tarraconensia, 3 (1927), pp. 93-119.

78 Colección diplomática de Pedro I de Aragón y Navarra, ed. Antonio Ubieto Arteta, Zaragoza, 1951, n. 6; Antonio Ubieto Arteta, « La participación navarro-aragonesa en la primera cruzada », Principe de Viana, 8 (1947), pp. 357-383; Marcus Bull, Knightly Piety and the Lay Response to the First Crusade, Oxford, 1993, p. 96.

79 Regesta Pontificum Romanorum, ed. Philipp Jaffé, revised by Samuel Loewenfeld, Leipzig, 1885, n. 5812, 5863; Cebrià Baraut, « Els documents, dels anys 1101-1150, de l’Arxiu Capitular de la Seu d’Urgell », Urgellia, 9 (1988-1989), n. 1191, 1197, 1218, 1233, 1244, 1261, 1265, 1280, 1281, 1292, 1337, 1395, 1396, 1452, 1467, 1478.

80 Sobre la vida de Oleguer, España Sagrada, 19, pp. 472-492; Gener Gonzalvo i Bou, Sant Oleguer (1060-1137): Església i Poder a la Catalunya Naixent, Barcelona, 1998. Sobre Diego Gelmírez y las cruzadas, Historia Compostellana (CCCM, 70), ed. Emma Falque, Turnhout, 1988, lib. 2, cap. 78; Richard A. Fletcher, Saint James’ Catapult. The Life and Times of Diego Gelmírez of Santiago de Compostela, Oxford, 1984.

81 Alan Forey, The Templars in the Corona de Aragón, Londres, 1973; María Bonet, La Orden del Hospital en la Corona de Aragón. Poder y gobierno en la castellanía de Amposta (siglos XII-XV), Madrid, 1994; Nikolas Jaspert, Stift und Stadt. Das Heiliggrabpriorat von Santa Anna und das Regularkanonikerstift Santa Eulàlia del Camp im mittelalterlichen Barcelona, 1145-1423, Berlin, 1996; Id., « Capta est Dertosa clavis Christianorum: Tortosa and the crusades », en J. Phillips y M. Hoch (ed.), The Second Crusade: Scope and Consequences, Manchester, 2001. En 1172, en el acuerdo entre los hermanos de Santiago y Ávila, se acordó que, después de la derrota de los musulmanes en España, cruzarían a África para avanzar hacia Jerusalén (J. O’Callaghan, Reconquest and Crusade..., p. 54).

82 Por ejemplo, Cronicó de Perpinyà, ed. Josep Moran, Montserrat, 1998, pp. 11-12; Chronicon alterum Rivipullense, en Jaime Villanueva, Viage literario a las iglesias de España (VL), Madrid, 1803-1852, 22 vol., 5, p. 249; Alterum Chronicon Rotense, VL, 15, p. 332-335; Cronicon Dertusense I, VL, 5, p. 234; Cronicon Dertusense II, VL, 5, pp. 236, 240.

83 ACA, perg. Pere I, n. 242; Johannes Vincke, « Der Eheprozess PetersII von Aragon (1206–1213) », Gesammelte Aufsätze zur Kulturgeschichte Spaniens, 5 (1935), n. 1, pp. 164-166.

84 Llibre dels Fets..., cap. 282: « E, quan vim nostra senyera sus en la torre, descavalgam del caval e endreçam-nos ves horient e ploram de nostres uyls e besam la terra per la gran mercè que Déus nos havia feyta ».

85 Documentos de GregorioIX..., n. 414; La documentación pontificia de InocencioIV..., 1, n. 88, 94, 104; J. G oñi Gaztambide, La bula de la cruzada..., pp. 178-183.

86 La documentación pontificia de InocencioIV…, 1, n. 285; Robert Burns, « The Loss of Provence. King James’s Raid to Kidnap its Heiress (1245): Documenting a Legend », CHCA, XII, Montpellier, 1987-1988, 3 vol., 3, pp. 195-231.

87 Ernest Marcos Hierro, Die Byzantinisch-Katalanischen Beziehungen im 12. und 13. Jahrhundert unter besonderer berücksichtigung der Chronik Jakobs I von Katalonien-Aragon, München, 1996, pp. 217-218; Robert Burns, « The Crusade against al-Azraq: A Thirteenth-Century Mudejar revolt in International Perspective », American Historical Review, 93 (1988), pp. 80-106.

88 Colección de documentos inéditos del Archivo de la Corona de Aragón, ed. Prospero de Bofarull y Mascaró, Barcelona, 1847-1910, 47 vol., 6, 153-154; F. S oldevila, Pere el Gran..., 2, p. 95.

89 Documentos de Jaime I…, 4, n. 1200; Diplomatarium of the Crusader-Kingdom of Valencia: The Registered Charters of Its Conqueror, Jaume I, 1257-1276, ed. Robert Burns, Princeton, 1985-2001, 3 vol., 2, n. 360a.

90 Llibre dels Fets..., cap. 487.

91 F. Soldevila, Pere el Gran…, 1, pp. 122-123.

92 Documentos de ClementeIV…, n. 127, 171. En una carta al rey Luis de 14 de enero de 1268 (Potthast, 20222), Clemente expresó sus dudas sobre los recursos financieros de Jaime: « ad regem Aragonum legatum mittere cardinalem, nec decet, nec expedit, quia tenuis esset legatis et angusta, nec regnorum suorum decima ad X. millia, prout dicitur, librarum ascendit. Paratus tamen rex esset ad transitum, si pecunia non deesset ».

93 E. Marcos Hierro, Die Byzantinisch-Katalanischen Beziehungen…, pp. 346-357; William Chester Jordan, LouisIX and the Challenge of the Crusade, Princeton, 1979, pp. 31-32, 199-200.

94 Llibre dels Fets..., cap.. 476, 482; Odilo Engels, « El rey Jaime I y la política internacional del siglo XIII », CHCA, X, 1, p. 238. En 1269, hubo negociaciones entre los representantes de los mongoles, Miguel, el papado, Luis y Carlos (Annales Ianuenses, MGH, 18, p. 264: « Ipso etiam anno venerunt ad civitatem istam legati soldani Babilonie et nuncii Tartarorum et imperatoris Grecorum causa loquendi cum summo pontifice et cum regibus Francorum et Sicilie, et in hac civitate steterunt per multos dies, et postea discesserunt ad partes sicut creditur ad quas missi fuerant: quid autem fecerint vel quid proposuerint, notum non fuit omnibus »). En 1265, en un tratado entre Venezia y el Imperador, Miguel había considerado Jaime un enemigo potencial (Gottlieb Tafel y Georg Thomas, Urkunden zur älteren Handels- und Staatsgeschichte der Republik Venedig 2-3, Vienna, 1856-1857, 3, p. 79).

95 Carlos de Ayala Martínez, « Reflexiones en torno a la cruzada Aragonesa de 1269 », en J. de la Villa (ed.), Dona Ferentes: Homenaje a F. Torrent, Madrid, 1994, p. 23; Llibre dels Fets, cap. 480: « Rey, esta vostra ida que vos queredes fer, Déus lo sabe que nos pesa d’una part e nos plaç d’otra. Pésa-nos porque a tan gran ventura queredes meter vostre cuerpo e con tan terribla gent e tan luny. E plaçnos, si vós tan gran bé podedes haver per christianos como vos cuydades; e assí placia a Dios que sia. E, pus non lo vos podemos destorbar (tanto lo havedes a coraçó), non quero que vos hi vaades menos de mi aiuda, car assí lo feystes vós a mi quant menester m’era, que m’aiudades; e aiudarvos he de .C. mil morabetins d’oro e de .C. cavalos ». En 1269, Alfonso y el infante Pedro de Aragón estaban negociando alianzas en Italia para disminuir el poder de Carlos de Anjou (Annales Placentini, MGH, 18, p. 535: « Eodem tempore rex Castelle et infans dom Petrus primogenitus regis Aragonensis transmiserunt in Lombardiam Raymundinum de Mastagiis, civem Cremone, cum litteris credencie ad amicos imperii in Lombardia et in Tuscia in malum et decrementum regis Karoli comitis Provincie. Ille rex Castelle propter regem don Anricum fratrem suum, quem in carceribus detinet, et infans dom Petrus propter regem quondam Manfredum socerum eius quem ipse Karolus occidit aufferrendo sibi regnum Sicilie, quod ad se dicit pertinere pro uxore eius. Qui tantum operatus est in Lombardia pro ipsis regibus, quod amici omnes imperii de Lombardia suos syndicos et procuratores ad regem Castelle et ad infantem dom Petrum pro factis et imperii transmiserunt, scilicet Gualterium Rignam civem Papie »).

96 Llibre dels Fets..., cap. 481; C. de Ayala Martínez, « Reflexiones... », pp. 25-26 remarca que, de hecho, Jaime recibió ayuda de las órdenes dentro y fuera del reino de Aragón.

97 Joaquín Miret i Sans, Itinerari de Jaume I ‘El conqueridor’, Barcelona, 1918, pp. 418-434; José Miguel Gual López y Juan Zafra Serrano, « Nuevas aportaciones al itinerario de Jaime I el Conquistador », CHCA, X, 2, pp. 86-87; Jesús Ernesto Martínez Ferrando, La tragica storia dei re di Maiorca, Cagliari, 1993, p. 44; C. de Ayala Martínez, « Reflexiones... », p. 25, n. 21; R. Burns, Diplomatarium..., 3, n. 981; E. Marcos Hierro, Die Byzantinisch-Katalanischen Beziehungen..., pp. 376-390.

98 Charles Dufourcq, « Vers la Méditerranée orientale et l’Afrique », CHCA, X, pp. 8-9; también hubo rumores sobre que Jaime quería casar a una de sus hijas con el rey de los mongoles: Annales Placentini..., p. 536: « Eodem tempore de mense Augusti proxime preterito rex Aragoni cum quantitate militum armatorum transivit ultra mare pro danda filia sua in uxorem regi Tartarorum sicut publice ferebatur, set propter turbationem maris reversus est ad propria quod non potuit ire ».

99 Francesch Carreras i Candi, « La creuada a Terra Santa (1269–1270) », CHCA, I, 1, pp. 106- 138; Reinhold Röhricht, « Der Kreuzzug des Koenigs JacobsI. von Aragonien », Mitteilungen des österreichischen Instituts für Geschichtsforschung, 11 (1890), pp. 372-395; E. Marcos Hierro, Die Byzantinisch-Katalanischen Beziehungen..., n. 86.

100 Llibre dels Fets..., cap. 484.

101 Llibre desl Fets..., cap. 485.

102 Llibre dels Fets..., cap. 485-486.

103 Llibre dels Fets..., cap. 488.

104 Llibre dels Fets…, cap. 490-494.

105 F. Carreras i Candi, « La creuada... », p. 121.

106 ACA, Reg. 17, fol. 117-144; F. C arreras i Candi, « La creuada... », pp. 123-38.

107 F. Carreras i Candi, « La creuada... », p. 122; J. Goñi Gaztambide, Historia de la bula..., p. 214.

108 The ‘Templar of Tyre’: Part III of the ‘Deeds of the Cypriots, trad. Paul Crawford, Aldershot, 2003; L’estoire de Eracles Empereur et la conqueste de la Terre d’Outremer (RHC-HOc, 2), Paris, 1859; Reinhold Röhricht y Gaston Raynaud (ed.), « Annales de Terre Sainte », Archives de l’Orient Latin, 2 (1884), pp. 427-461; E. Marcos Hierro, Die Byzantinisch-Katalanischen Beziehungen…, pp. 425-429.

109 The ‘Templar of Tyre’…, cap. 350, p. 53.

110 The ‘Templar of Tyre’…, cap. 351, pp. 53-54.

111 J. Miret i Sans, Itinerari..., p. 447.

112 J. Miret i Sans, Itinerari..., p. 464.

113 Eracles…, p. 457.

114 « Annales de Terre Sainte… », p. 454; Eracles…, p. 457; The ‘Templar of Tyre’…, cap. 351, p. 54. Ibn al-Furatī, (Ayyubids, Mamluks and Crusaders. Selections from the Tarāikh al-Duwal Wa’l-Muluāk of Ibn al-Furatā, trad. Ursula y Malcolm C. Lyons, Cambridge, 1971, 2 vol., 1, p. 173, 2, p. 138) habla de la muerte de un sobrino del rey Jaime, pero no hay ninguna mención de esto en las fuentes cristianas.

115 The ‘Templar of Tyre’…, cap. 351, pp. 53-54.

116 J. Miret i Sans, Itinerari..., pp. 437-443.

117 Alcuni fatti riguardanti Carlo I. Di Angiò, 1252–1270, Naples, 1874, 97, 104-105, 110; Riccardo Filangieri, I registri della cancelleria angioina, Naples, 1950-2003, 47 vol., III, 109; IV, 60, 130; B.D esclot, Crònica..., cap. 70; Llibre dels Fets..., cap. 550; Deno John Geanakoplos, Emperor Michael Palaeologus and the West 1258-1282: a study in Byzantine-Latin relations, Harvard, 1959, pp. 219-220; F. Soldevila, Pere el Gran…, 1, pp. 360-375; R. Röhricht, « Der Kreuzzug des Koenigs JacobsI… », p. 380.

118 Llibre dels Fets..., cap. 476-493.

119 Eracles…, p. 457; Guillaume de P uylaurens, Historia Albigensium, RHGF, 20, cap. 50, p. 774.

120 Documentos de ClementeIV..., (05/07/1266) n. 74.

121 Diplomatarium..., 3, n. 817, 838, 893, 903, 976; Alicante y su territorio en la época de JaimeI de Aragón, ed. José Martínez Ortiz, Alicante, 1993, n. 455, 465-6, 471, 482, 488, 503, 506-7.

122 Santiago Hernández, « La maltempsada de la Mare de Déu de Setembre de 1269 », Acta Mediaevalia, 10 (1989), pp. 489-516. Las fuentes musulmanas contemplaron la intervención divina en los vientos que destruyeron las ambiciones de Jaime (Ayyubids, Mamluks and Crusaders…, 1, p. 173, 2, 137: « But God, great and glorious, sent down troublesome winds which wrecked a number of their ships, after which no more was heard of them »; al-Maqriīzī, Histoire des sultans Mamlouks de l’Egypte, trad. Étienne Quatremère, París, 1837-1845, 2 vol., p. 77: « Mais Dieu fit souffler un vent violent, que détruisit un grand nombre de ces bâtiments; et l’on n’entendit plus de parler des autres vaisseaux, ni des hommes qui les montaient »).

123 Llibre dels Fets..., cap. 528-542; en Julio de 1275 GregorioX recordó a Jaime sus propuestas criticando al mismo tiempo la vida privada del rey (Documentos de GregorioX..., n. 192).

124 Llibre dels Fets..., cap. 56: « pus en nom d’él anam, havem fiança en él que nos guiarà ».

125 Llibre dels Fets..., cap. 487: « sembla-nos que nostre Seyor no vol que nós passem en Oltramar ».

126 Llibre dels Fets..., cap. 426.

© Presses universitaires du Midi, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search